A.  REOONSTRUOCION Y FRACASO DE UN
GOBIERNO CENTRAL (1820-1827)

 

 

 

Retrato _'_fÏ)7II¡7 de Estanislao López. 
Luego ...
Tucuman se declaró
independiente de (ór-
doba y organizo una
república presidido por
Bernabé Ardoz,  coronel
que se desemp...
LA PROVINCIA
DE BUENOS AIRES

  
 

Ihstlefnes de 1820, Martín Ro-
úfipxsz fue el gobernador de la
¡milicia de Buenos Aires...
Buenos Aires experimentaba un desarrollo económico creciente como
resultado de la expansión de la ganadería y de las expor...
IA GUERRA

CON EL BRASIL Y LA
INDEPENDENCIA DE
LA BANDA ORIENTAL

 
  

   

En 1817, los portugueses habian
mundo Montevi...
LÍMITES DE LA CAPITAL FEDERAL
Martín García

a.  Ley del año 1887
Ley del uño 1853
í- Ley del año 1826

BUENOS A| RES

 

...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Provincia unidas 1820 1827

2.168 visualizaciones

Publicado el

Editorial Aique

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
2.168
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
637
Acciones
Compartido
0
Descargas
14
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Provincia unidas 1820 1827

  1. 1. A. REOONSTRUOCION Y FRACASO DE UN GOBIERNO CENTRAL (1820-1827) Retrato _'_fÏ)7II¡7 de Estanislao López. Luego de la batalla de Cepeda. Lopez esrribio’ al Cabildo de Buenos Aires: “ÏVaesTras pretensiones son justas, y sin ellas no bay libertad: desaparezca de entre ¡Iosotros el Congreso y el Directorio de Buenos Aires para que, libre aquel pueblo benemérito de la lzorrorosa opresión a que se balla reducido. ¿’llj/ Ï nn gobierno que pueda irtordar ton las otras provincias cuanto tamil/ sta al bien de todos. De lo rontrario la guerra continuar/ í con znaÍs empeño. En 277710 sera’ que se hagan reformas‘ por la tzdnzilzistraeiazz, que se ana/ en constitaciozzes. que se admita nn sistema federal; todo es inútil si no es la obra del pueblo en conzpleta libertad. ” PARA PENSAR C2529 e‘ punto de vista de Ló- . : ‘ es son Ias razones que d. “ Z0 LA DISOLUCIÓN DEL GOBIERNO CENTRAL EN I820 Después del Z5 de Mayo de 1810 —y en Varias oportunidades más hasta 1820—, los revolucionarios porteños convocaron a los representantes de las ciudades interiores del Virreinato para organizar un nuevo gobiemo central. Éste debia reemplazar a las autoridades virreinales y contar con la adhesión del conjunto de las Provincias Unidas del Rio de la Plata. Sin embargo, la organización de este gobierno central enfrentó obstáculos que tenían diferentes orígenes: hasta 1816, no estuvo definida la relación de dependencia o independencia con España; y por otra parte, los intereses de Buenos Aires resultaban opuestos a los de las provincias interiores del Vi- rreinato, y las dos partes se propusieron la organización de un gobierno central que favoreciera sus intereses particulares. En 1819, la sanción de una Constitución centralista que favorecia los intereses de Buenos Aires, provocó la reacción de los jefes provinciales de Santa Fe —Estanislao López— y de Entre Ríos -—Francisco Ramírez——. Las fuerzas militares del Litoral avanzaron sobre la ciudad de Buenos Aires y el l‘-’ de febrero de 1820 derrotaron —en la localidad de Cepeda— al ejército del gobierno central. Los vencedores disolvieron el congreso de represen— tantes de las provincias que habia sancionado la Constitución de 1819 ——y que era el mismo que había declarado la independencia de España en 1816—, y suprimieron el cargo de Director Supremo. A partir de ese momento, Buenos Aires se constituyó como provincia autónoma, eligió un gobernador y renunció a la conducción de todo el país. En 1820 se cerró un primer ciclo de la revolución. Durante diez años, la realidad demostró a todos los grupos sociales y politicos que la organización de un gobierno central no era suficiente para constituir el nuevo país y or- ganizar un nuevo Estado. LOS NUEVOS GOBIERNOS PROVINCIALES (I 820-I 824) Luego de la disolución del gobierno central, las grandes unidades ad— ministrativas del interior del país —las intendencias de Litoral, Córdoba, Tucumán y Cuyo- terminaron de desintegrarse y constituyeron unidades más pequeñas independientes entre sí. Las nuevas provincias que comenza— ron a organizarse después de 1820 no eran como las conocemos hoy. Sus te» rritorios se fueron definiendo e integrando a lo largo de muchos años. Los núcleos que dieron origen a las provincias fueron las ciudades más irnpor— tantes y las regiones vecinas que podían controlar. Fueron esos núcleos ur— banos los que proclamaron su autonomía politica y económica.
  2. 2. Tucuman se declaró independiente de (ór- doba y organizo una república presidido por Bernabé Ardoz, coronel que se desempeñaba como gobernador inten- dente. En un primer momento incluyó o San- tiago del Estero y a (ata- marco. Soho Jujuyse habían separa o e la gober- nación intendencia de Ïurumún en i815. Perma- necieron unidos hasta i834. luego de la muerte de Güemes, causado por los realistas, los terrate- nientes mús poderosos se hicieron cargo del go- biemo. Catamarca también se separó de la república tucumona. Desde 182i, tropas solteñas y sontiogueñas uchoron en Catamarca contro Ardoz. lo Itipila se separó de Córdoba luego e la tomo del poder por Bustos. Son Juon, San luis y Mendoza deiaron de formar la provincia de tuyo —que se había separado de Io gobernación intendencia de Córdoba en 18M- y se tronslormoron en provin- cias independientes y autó- nomas. Córdoba ero la segunda provincia en cantidad oltilontes luego de Buenos Aires y compelía con ésta como centro organizador , del futuro pois. Desde I820, su gobernador lue Juon B. liustos, apoyado por comerciantes y ga- naderos cordobeses. Los nuevos gobiernos provinciales. Santiago del Estero se independizo de tucuman ‘fue gobernado por acendodo de lo zona Felipe Ibarra, ganadera, durante los siguientes 30 años. Corrientes también de declaró provincia autó- nomo. Des ués de I820 la unión de los Pueblos Libres, lide- roda por Artigas, se desin- tegró. Fstonis oo lópez fue nombrado gobernador de ‘r Santa Fe. Francisco Romírel proclamó lo independencia de la república de Entre ° Rios. Aspiró a ser el con- ductor politico de lo región y derrotó a Artigas. Pero murió en I820, derrotado * por López y Bustos. Desde ¿ ‘_ entonces, Entre Rios se mon- dentro de sus limites provinciales y baio uno permanente in uenciu de los gobiernos de Buenos Aires. l ÍUVD Buenos Aires. Después de Cepeda se sucedieron varios gobernadores. Finalmente, Martín Rodríguez, apoyado por los hacendodos e lo provincia gue encoberobo Juon Manuel dhllánsos, ue gobernador entre I820 y l . J LA DESUNIÓN DE LAS PROVINCIAS "Desaparecido el régimen que las unía, cada una de las provincias buscó su propio camino. Los grandes terratenientes, los fuer- tes caudillos, los comerciantes poderosos y los grupos populares que gravitaban en la plaza públi- ca procuraron imponer sus pun- tos de vista y provocaron, con sus encontrados intereses, situacio- nes muy tensas hasta que alguien logró imponer su autoridad con firmeza. Y según quién fuera y qué intereses representara, cada v‘. fV""" r4: ' '. u iJÁ¡/ A&. l PLÜVIÑCIBS c’ das, pero no la indestructible convic- ción de la unidad nacional. " Breve Historia de la Argentina, de Jose’ Luis Romero, 1965. PARA PENSAR ¿Cuáles de las actuales prOvir- cias de la República Argentr: no están señaladas en el . Issa ¿Por qué razón? Z1
  3. 3. LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES Ihstlefnes de 1820, Martín Ro- úfipxsz fue el gobernador de la ¡milicia de Buenos Aires y Ber- mrrino Rivadavia su ministro de gobiemo. Desde ese cargo, Riva- davia puso en práctica un conjun- to de medidas que favorecieron la expansión ganadera en la provin- cia de Buenos Aires. Con el objeti- vo de aumentar la representación de los hacendados en el gobierno de la provincia —-con los votos de sus peones—— sancionó una ley de elecciones que consagraba el principio de sufragio universal. También se sancionaron uncon- junto de leyes relacionadas con el avance de la frontera y el discipli- namiento de la mano de obra ru- ral (ley de vagos, de administra- ción de justicia por jueces de paz en distritos rurales). Durante su gobiemo también comenzó la en- trega de tierras a través del siste- ma de enfiteusis. Además, Rivada- via eliminó algunos privilegios que la iglesia mantenía desde la época colonial, y propuso reformas en el ejército para lograr disciplina y efi- cacia. Aumento el número de las escuelas primarias; modernizó los programas y métodos de estudios del bachillerato, y fundó la Uni- versidad de Buenos Aires. El grupo ilustrado que apoyaba Ia acción de Rivadavia estaba inte- grado por Julián Segundo de Agüero, Juan Cruz Varela, Este- ban de Luca, Manuel Moreno y Gane Argench, entre otros. To- úisemi miembros de la Sociedad liioañ y eipresaban sus ideas a ¡[fiat hs periódicos "El Ar- gnyfiyflaflm Argentina”. Z2 Algunas de las nuevas provincias establecieron constituciones, regla- mentos o leyes fundamentales para establecer un orden en su interior. Aunque se proponian la organización del gobierno y la sociedad sobre la base de principios liberales, la pobreza de la mayor parte de los nuevos go- biernos provinciales dificultó la consolidación de este propósito. La fuerza militar —necesaria para controlar a los adversarios del interior y de las pro- vincias vecinas— se convirtió en el fundamento de la autoridad para ejer- cer y mantener el gobierno provincial. LAS RELACIONES ENTRE LAS PROVINCIAS: PACTOS Y TRATADOS Después de 1820, los gobiernos de Buenos Aires, Córdoba y las pro- vincias del Litoral firmaron una serie de pactos y tratados. Estos acuerdos expresaban los propósitos de reunir un congreso con representantes de to- das las provincias, dictar una constitución y sancionar jurídicamente la unidad politica del nuevo pais. Sin embargo, cada uno de los tratados tuvo objetivos específicos para regular las relaciones entre las provincias o para enfrentar la amenaza de una potencia extranjera. El Tratado del Pilar, firmado en febrero de 1820 entre Buenos Aires, San- ta Fe y Entre Rios, tuvo como primer objetivo poner fin a la guerra contra Buenos Aires. En noviembre de ese mismo año, en el Tratado de Benegas, Buenos Aires y Santa Fe acordaron pacificar sus relaciones para —-jun- tas— enfrentar a Ramírez. Juan Manuel de Rosas garantizó personalmente el tratado y entregó 25.000 cabezas de ganado vacuno a la empobrecida Santa Fe. Las dos provincias también se comprometieron a convocar la reu- nión de un Congreso en Córdoba; pero éste fracasó porque Buenos Aires no envió sus diputados. E DE La UNIVERSIDJD l BUENoéïAYREs. D. Nadia Rodriguez Dfigddifl’ general. gobernador y capíllm genero! de Io pmnhtio de Buetw-Jym. neu. a m. a. me «mean upedodnlu ma. .." n .1 manana a. I. uameaaqnem riudnd. y I. m} "mueble ¡atom- a n‘. ¡el gobierno unan min mu. sepullndo en al o nda. nana: el mu. ..» amoo. .. ¡promo por lu mmm. .. a: mu. Eiudldl- , un, linanlu e. h ‘ amic. y programs de su pus. prop-ao u ¡no ¡»mi m m9 h creacion de en. establecimiento liunrio. y . - syiuee. qm s. mas. Ismmum fienhulc por: pued" l ui. por l‘ polo. «united us amm lx mapcruim i. ¡que! mm, nobel-ono y. .. colon de humedad i. e" ¡uan a; n. peonnirmno men». a mugre! ) ge ndhinó s. .. des. .. s I. m9.. “ ¡“donde _ _ qu no mua. .. han s l: eleccion. üdok I. . ¡mln previsional“ «I ‘nbïenn. y cuidando e. reniwln pnl t. amm. .. e I. pnacniesrol - num. . nlamidsdudel dominio I» ma. ..“ ma. .. tsllodoipnnto . e. valium. rm habiendo“ mi. una In. ..“ h I. ..» «¡uilidmd de I. mmm: - una d. ¡M primero: deben: ¿el gobwrm emm nuevo l «¡pam o. lo common past“, y ¡nom por n u. .. 5.. ... . . q. .. «mi. el n. .. nponuno pon mui. floreciente, i. mi. .. nnpqnd-¿o I. ningun, y debe deurrollnrio e| nuevo 6:61h. ent. ma. de un» «alineado mm ¡kn! lejzroeioa I. asoma. de I. Unrvtmdaod, y pau pour mu elycdnu I. . mednlaeeoadnafles i ene í-J um . I (¡Melvin y nda. dandole 1.. ¡gama necesaria! par: qu: plocndkvu. y una. ..“ i. «men; y en Arganda. merma. mandar men. .. pon ¡mm I. .. diepononmtoicminfim. a. un que u hmunvun tribunal compuesto i. nun fnttmumxfy d. I. .. doctores ¿venal . a. no. fxulhfi. y hbieodumc comunicado e. .. u s. . todo y- aya". .. y ordenada pan hasta institucion. y. .. a ¡encore pübbeo nin-s i . mu, m5.. e mmnyo u. .. uns-msm mayoreo Earn. y ymsakei. .. orndemkn. y (nobleza un solo gonnlde luciano, que nz eapldli de todoo lo: que hubieren obtenida d ¡nao de doctor ro lu duen Uuvznidotles, ¡nn monta de uu yrmncu, unidos e demostrado: ui , gus, y por h (¡tu que hy a. becomes. Juán inalriculadm como lala, por nn y m, los ¡un hnbíendo cable-nodo ¡una o. ¡mutua cn ¡H ¡uma msyumyn «¿me dooyoo: i. laemcio m a. m por «ma: amparan pon ejercer o facultad. u. cann- t m emma. i. «toma, y juríodxnon a. I. Universidad. el nomad cancelar», y mu: y ¡amianto q. .. ¡e “¡me aquellos, i quedarán nonpleamenu autorizado: pu) comen, y vuelvo! en (odos ln nooo. y uuu- del ¡uuu economico. las fnskodn ponscuhm de las ytrfictus m. mas. .. «I m. ..» m4.. no mean que I. .. deuda, peunoaïmmmn a. ma. mmm. .. u. peruano a ruda uno a. I. » drpulunonlas. Enlrndwndoce quo ¿me m. («tn ¡una m. Uni ' o, y m ¡asuma de lnquo mu. muy 5 lu un». Irmdudcx mtyom n. .. pnvilegudn, y este. (r: ¡mmm unha: ¡le león ho demon. num, dañan. mu. y demos que Inn una. ¡"plicokn ‘¡most-odios problema. ) han unido ¡un 50511501 Donaciones, 102mm. Tadolociul nando qu ¡i oo ¡nude y aqui: pantano. pu. Elizondo): me ram u. I. nin ¡"mi e. l: Lmvzménd ys. - el «¡otaku hay»: de (chema uu: - lo m quiten. A cuyo ¡(«to hire «mens, .i pum. .. lux-nodo a. m. mom, tallado con chollo a. h foam. .. y retxexidodo porn: mariano ¡e ¡sosa-u m Bulma-Ayna L 9 a. ¡‘una de ¡a2 tam. .. Hodnguun-Beraardm emana. .- n} un odio. - KEHHEÉÉÉEÉÜEHE na cian-urnas» - p. a, Edicto de creación de la Universidad de Buenos Aires del 12 de agosto de 1821.
  4. 4. Buenos Aires experimentaba un desarrollo económico creciente como resultado de la expansión de la ganadería y de las exportaciones de produc- tos pecuarios (derivados de la ganadería). Su gobiemo no compartía, por el momento, el objetivo de organizar el país en una nueva unidad política. Sostenía que las provincias se debían unir, como Estados independientes y soberanos, en un pacto de confederación; y cada una debía organizarse constitucionalmente y mejorar su economía para obtener las rentas necesa- rias para pagar los gastos de su administración. En enero de 1822, los gobernadores de Buenos Aires, Santa Fe, Entre Ríos y Corrientes firmaron el Tratado del Cuadrilátero. En él se establecía una alianza ofensiva y defensiva y se reafirmaban los propósitos de coopera- ción y defensa mutua en caso de agresión extema. Frente a la amenaza del avance del Brasil en la Banda Oriental, el tema de la organización política del país quedó en un segundo plano. En el futuro, un congreso resolvería sobre la cuestión. Pero el tratado representaba un triunfo del federalismo: sus artículos establecían la libertad de comercio y la libre navegación de los ríos Paraná y Uruguay, tanto para las provincias del Litoral como para Bue- nos Aires. a; ¡«3- .0 ¿xsara a; rastas}; sat-i , %J{/ Ir“Í¿fÍ'VÍÍÍ'ÍÏ/ /ÍIÍ'IXÍÍr¿I fr’ [r ¿Ii/ d jÍ/ ¡‘f-Ï/ Í/¡l fi. 7 ¿ana e fl/ n/ ¡II rl ¡Á fr: ut/ Íí/ ¡Á/ Ir ¡"r ¡Lynn/ z t r ¡«Ifiu-E; E? f, »}/ /,‘/ ,,, , ¡I'll/ uh Ír/ rr/ rwa ¡- Ár/ rv/ z-z/ PI-I. En 1 823 comenzaran a Clïflllflï en Buenos Aires las primeros billetes de papel moneda del Banco de Buenos Aires. Los primeros billetes film-on inzpresas en Londres y los de la segunda emisión —de 1826-, en las Estados Unidos. En este billete puede observarse la efigie de George Washington —presídente de los Estados Unidos— inzpresa en la moneda. PARA PENSAR ¿Cuáles fueron los objetivos específicos de cada uno de los tres tratados in- terprovinciales mencionados? EL EMPRÉSTlTO BARING Y LA PRIMERA DEUDA EXTERNA ARGENTINA En i824, el gobierno de la provin- cia de Buenos Aires recibió en préstamo un millón de libras es- terlinas de la empresa inglesa Ba- ring Brothers Co. . Con ese dinero, Rivadavia proyectaba financiar la construcción del puerto de Bue- nos Aires, la instalación de un ser- vicio de aguas corrientes en la ciu- dad y la fundación de tres pue- blos en el sur de Ia provincia. De acuerdo con las condiciones im- puestas por los acreedores, el di- nero recibido fue sólo 3560000. Finalmente, no se destinó a la construcción de las obras proyec- tadas porque resultó necesario ut "zar el dinero parahacer frente a ía guerra con el Brasil. Ai térmi- no de su amortización, en 1904, se habia pagado doce veces el monto recibido. Además, como garantia ae esta deuda externa el gobierno de Buenos Aires hipote- có las trerras públicas de la provin- cia. Corro por este motivo las tie- rras no podian ser vendidas, se es- tableció un sistema de arrenda- miento, llamado enfíteusís. EI re- sultado no fue a cr. son de la tie- rra en pequeñas '_, medianas pro- piedades. Por e. contrario, los grandes terratenientes bonaeren- ses aprovecharon el sistema y con mínimos desembolsos acapararon enormes extensiones de tierra. De este modo, no avanzó la diversifi- cación de la producción rural y se consolidaron el latifundio ganade- ro y el poder económico y social de los hacendados bonaerenses. 23
  5. 5. IA GUERRA CON EL BRASIL Y LA INDEPENDENCIA DE LA BANDA ORIENTAL En 1817, los portugueses habian mundo Montevideo. Artigas, sin el apoyo de Buenos Aires, fue vertido en Tacuarembó en 1820 y la Banda Oriental se incorporó al territorio del Brasil. el Brasil se mantuvo latente ya que los portugueses pretendían avanzar sus fronteras sobre las provincias litorales de las Provin- cias Unidas del Río de la Plata. Una expedición de treinta y tres orienta/ es al mando de Juan A. Lavalleja llegó a la Banda Oriental desde Buenos Aires y comenzó a organizar la resistencia. El 25 de agosto de 1825, los orientales reunidos en un congreso en La Florida declararon la independen- cia de la Banda Oriental del domi- nio brasileño y su reincorporación al territorio de las Provincias Uni- das del Rio de la Plata. Sólo Mon- tevideo, Maldonado y Colonia quedaron bajo dominio brasileño. En octubre el congreso reunido en Buenos Aires aceptó la incor- poración de la Banda Oriental, y en diciembre Brasil declaró la gue- rra. Luego de algunas victorias mi- litares, Rivadavia ofreció al Brasil —por intermedio del embajador Manuel José Garcia- la posibili- dad de que la Banda Oriental se üartsformara en un país indepen- diente. Pero García reconoció el derecha de Brasil sobre los territo- rios enrisprla y la Banda Oriental se hïrlsfimúm la Provincia Cis- platila. úalllqnio del Brasil. Fi- nalmeme, en agusto de 1828, con la merfinülmbiyaterra, se fimró h par. m» mtb con los témrirmrnqnnnsprhruxew da merhiha. d hd y hs Fro- vindas Unirk reunían h ir- dependencia de la [mía Oriental del Urugjay. Z4 Desde entonces, el conflicto con- EL CONGRESO DE i824 congreso de representantes de las Provincias Unidas. En diciembre de 1824 comenzó a sesionar en Buenos Aires, y las resoluciones que adoptó estuvie- ron estrechamente relacionadas con el desarrollo que tuvo el conflicto con el Brasil. _ Durante los primeros meses, el acuerdo entre las provincias pareció po- sible. En enero de 1825, el Congreso sancionó la Ley Fundamental. En ella, los representantes declaraban la voluntad unánime de mantener unidas las provincias y asegurar su independencia. Declaraban que el Congreso era constituyente pero que la futura Constitución sólo sería válida después de la aprobación de todas las provincias. Encomendaban en forma provisional al gobierno de Buenos Aires el manejo de las relaciones exteriores, y al mismo tiempo afirmaban el principio de las autonomías provinciales, ya que el gobierno de las provincias continuaba a cargo de sus propias institu- ciones hasta la aceptación de la nueva Constitución. Pero la iniciación de la guerra contra el Brasil hizo necesarias rápidas resoluciones. LA PRESIDENCIA DE BERNARDINO RIVADAVIA La guerra contra el Brasil justificó la creación de un Poder Ejecutivo nacional a cargo de un Presidente de las Provincias Unidas del Río de la Plata antes de la sanción y aceptación de la Constitución. En febrero de 1826, Bernardino Rivadavia fue elegido para el cargo y asumió como presidente. Sus primeras iniciativas ante el Congreso fueron la creación de un Banco Nacional y un Ejército Nacional. La gestión de gobierno de Rivadavia enfrentó fuertes oposiciones. La ley de capitalización de la ciudad de Buenos Aires —presentada por Riva- davia y aprobada por el Congreso— generó la oposición de los grupos por- teños más tradicionales —grandes comerciantes y ex funcionarios de la ad- ministración colonial- y la de los hacendados de la provincia. Estos gru- pos no estaban dispuestos a permitir que la ciudad y el puerto de Buenos Aires —principaI fuente de ingresos—- dejaran de pertenecer a Ia provin- cia. Además, la ley no respetaba la autonomía provincial de Buenos Aires al poner bajo la autoridad del Poder Ejecutivo central el resto del territorio provincial hasta la organización de las nuevas autoridades. Por otro lado, Rivadavia también enfrentó la oposición demuchos go- biernos provinciales luego de la sanción de la Constitución, en diciembre de 1826. Ésta fue rechazada por la mayoría de las provincias porque —co- mo Ia de 18l9—— proponía explícitamente que era el presidente quien ele- gía al gobernador de cada provincia y que éstos dependían directamente del presidente de la República. Finalmente, las tratativas diplomáticas realizadas para poner fin a la guerra con el Brasil debilitaron aún más el poder de Rivadavia. En junio de 1827 presentó su renuncia y el Congreso la aceptó. Fracasó así el intento de organizar un Estado centralizado, con una autoridad que controlara un ejército, un tesoro, una administración y un territorio. La amenaza del avance portugués aceleró la reunión del proyectado
  6. 6. LÍMITES DE LA CAPITAL FEDERAL Martín García a. Ley del año 1887 Ley del uño 1853 í- Ley del año 1826 BUENOS A| RES PARA PENSAR Aun cuando la Constitución de 1826 fue rechazada por las provincias, ¿por qué se puede afirmar que la labor del Congreso de 1824 significó avances en la organización de un estado centralizado en las Provincias Unidas? ELABORACIÓN DE UN EJE CRONOLÓGICO i. Dibuja’ en tu carpeta un eje cronológico correspondiente al período comprendido entre 1810 y 1830. 2. Revisá la información desarrollada en el punto A y señalá en el eje los acontecimientos que te permiten afirmar que entre 1820 y i827, en las Provincias Unidas del Río de la Plata tuvo lugar la reconstrucción y el fracaso de un gobierno central. 3. Con un color marca los hechos relacionados con la reconstrucción de un gobierno central, y con otro color diferencia los hechos que imposi- bilitaron esa reconstrucción. El‘: LT; . diferents: .. 75.1, ciudad de Bum: ocasiones en las «¡Its 5:’ A: ' j tramfirmariiíiz en Capít’ r : ;: r. la República Argentina: 1 ' _y I 880-87 ——derde ¿‘Il/ Uniofiï '- lofiie—. La ley de 1826 rigzzrrztxrzz: que dejaban defioimar" parte de ¡a provincia de Buenos A ire: la ciudad ti; Buenos Aires}: el territorio tompreizdido entre el rio Reconquista al norte, el río Santiago al 51H‘ y una límnz paralela al río de la Plata al oeste. TÉCNICAS DE TRABAJO CÓMO REALIZAR UN EJE CRONOLOGICO El eje cronológico permite situar acontecimientos, personajes, res- tos, culturas, pueblos y civilizacio- nes, de una forma ordenada y sis- temática a Io largo del tiempo, de mayor a menor antigüedad. Para realizarlo, deberás trazar un eje, mediante lineas paralelas, en el que ubicaras el período de tiempo que te interesa estudiar. Después, hay que dividir el eje en segmentos proporcionales en los que se indican los años, decer as. siglos, milenios, etc, sierrore c: - locados correlativamente. ,-": : a cada fecha, se señala e 32:: cc- rrespondiente. Z5

×