MERCÈ MAURE
Ramoncín tenía seis años y un gran amor por
los delfines.
Se pasaba el día dibujando
delfines:
Delfines que nadaban,
Delfines que saltaban
por encima del agua,
Delfines que jugaban a la pelota…
Como los delfines le gustaban tanto,
hablaba de ellos continuamente.
A su madre mientras tendía la ropa:
-Mamá, ¿Tú sabes cuántos años
viven los delfines’?
-¡Ay ,hijo! Ahora no lo sé. Luego, en cuanto tenga
un momento lo miramos en la enciclopedia,
a ver si está.
También lo intentaba con su padre,
que freía el pescado.
-Papá, ¿Cómo es que los delfines
hablan? ¿Y cómo lo hacen?
¿Como nosotros?
No, Ramoncín, como nosotros no. Es otro
lenguaje, con sonidos. Anda,
sal de la cocina que no te salpique el aceite.
Despué...
Y Ramoncín salía de la cocina y se sentaba a escribir
una lista de preguntas sin respuestas.
Ni el padre ni la madre tenía...
Ramoncín tenía una tía que lo quería mucho, la tía
Rosalía. Cuando Ramoncín cumplió siete años,
la tía Rosalía le hizo un ...
-¡Felicidades, Ramoncín! – dijo la tía Rosalía-Te he
traído un libro de delfines.
-¡Un libro de delfines! ¡Yuuppii!
Muchas gracias, tía, me encanta.
Y se fue a la habitación a leérselo
de cabo a rabo.
El libro se llamaba “El delfín Berlín”. Era la
historia de un delfín llamado Berlín
muy amigo de un niño; el niño le ayuda...
Pero Ramoncín cogió su lista de preguntas
sobre delfines y resultó que el libro
de su tía Rosalía no respondía a ninguna.
“Los libros no sirven para nada- pensó- No explican
las cosas que interesan.
¡Qué birria!”Y, muy enfadado tiró el libro al...
La vocecita salía del libro. Ramoncín
lo abrió; era Berlín que hablaba:
-¡Me has hecho daño! ¡Qué manera de tratar
a los libros es esa! Me has dañado la
cubierta. ¡Un poco más de respeto a mi
li...
-Lo siento, yo no creía que… - Intentó
excusarse Ramoncín.
-No importa, ya está hecho – respondió el
delfín-¿Pero se puede...
-Perdóname; me he enfadado porque en tu
libro no salen las cosas que yo quiero
saber.
-¡Ah! ¿Así que no te ha interesado m...
-No, no- dijo Ramoncín-, me pareces muy mono.
Pero tu libro no explica lo que quiero
saber de los delfines. Y leyó su list...
-Lo comprendo. Esas cosas no se explican en
mi libro porque no hacen falta.
Pero no digas que los libros no sirven para na...
-¿Qué quieres decir?
-Mira, hay libros que explican historias
inventadas, como el mío,
Y hay otros que explican cosas de verdad:
son los que sirven para saber más cosas.
- ¿Y qué libros son esos? ¿Dónde están?...
-Mañana, al salir del colegio, vete a la
biblioteca. Mira entre los libros que tienen un
adhesivo de color verde en el lom...
Al día siguiente, Ramoncín se fue a la biblioteca.
Había libros con adhesivos de distintos colores:
amarillo, verde, rojo, azul…
Ramoncín se puso a buscar entre los títulos,
cuando dio con la ballena
Lena .
-Vengo de parte de Berlín- dijo Ramoncín.
-¡...
-Claro que sí. Dime qué
cosas quieres saber. --
-Quiero saber todo sobre
los delfines.
-Esto es muy fácil-dijo Lena –.Ve a los libros que
tienen números en el lomo y busca entre los del
59. Allí encontrarás lo...
Ramoncín empezó a mirar los estantes hasta que
encontró un cartel que ponía:
“59 ANIMALES”. Todos los libros de aquel esta...
No le costó mucho dar con un libro de delfines.
-¡ Ya lo tengo! –pensó.
Se sentó y empezó a mirar: Era un libro con dibujos
y fotos que explicaba todas, todas
las cosas que Ramoncín quería saber.
Aquella tarde Ramoncín se la pasó
leyendo en la biblioteca.
Cuando terminó, junto a la lista de
preguntas, tenía otra de r...
EL LIBRO INFORMATIVO EN LA
BIBLIOTECA ESCOLAR
Las preguntas de ramoncín.po1werpoint   copia
Las preguntas de ramoncín.po1werpoint   copia
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Las preguntas de ramoncín.po1werpoint copia

1.691 visualizaciones

Publicado el

Libros informativos en una Biblioteca Pública

Publicado en: Educación
0 comentarios
1 recomendación
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
1.691
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
1.194
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
1
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Las preguntas de ramoncín.po1werpoint copia

  1. 1. MERCÈ MAURE
  2. 2. Ramoncín tenía seis años y un gran amor por los delfines.
  3. 3. Se pasaba el día dibujando delfines:
  4. 4. Delfines que nadaban,
  5. 5. Delfines que saltaban por encima del agua,
  6. 6. Delfines que jugaban a la pelota…
  7. 7. Como los delfines le gustaban tanto, hablaba de ellos continuamente.
  8. 8. A su madre mientras tendía la ropa:
  9. 9. -Mamá, ¿Tú sabes cuántos años viven los delfines’?
  10. 10. -¡Ay ,hijo! Ahora no lo sé. Luego, en cuanto tenga un momento lo miramos en la enciclopedia, a ver si está.
  11. 11. También lo intentaba con su padre, que freía el pescado.
  12. 12. -Papá, ¿Cómo es que los delfines hablan? ¿Y cómo lo hacen? ¿Como nosotros?
  13. 13. No, Ramoncín, como nosotros no. Es otro lenguaje, con sonidos. Anda, sal de la cocina que no te salpique el aceite. Después, en cuanto tenga un momento, lo miramos en el libro de los animales que tenemos, a ver si está.
  14. 14. Y Ramoncín salía de la cocina y se sentaba a escribir una lista de preguntas sin respuestas. Ni el padre ni la madre tenían un momento para ayudarle a saber qué decían los libros de los delfines.
  15. 15. Ramoncín tenía una tía que lo quería mucho, la tía Rosalía. Cuando Ramoncín cumplió siete años, la tía Rosalía le hizo un regalo.
  16. 16. -¡Felicidades, Ramoncín! – dijo la tía Rosalía-Te he traído un libro de delfines.
  17. 17. -¡Un libro de delfines! ¡Yuuppii! Muchas gracias, tía, me encanta. Y se fue a la habitación a leérselo de cabo a rabo.
  18. 18. El libro se llamaba “El delfín Berlín”. Era la historia de un delfín llamado Berlín muy amigo de un niño; el niño le ayudaba a encontrar a su madre porque el delfín se había perdido. Era una historia muy bonita.
  19. 19. Pero Ramoncín cogió su lista de preguntas sobre delfines y resultó que el libro de su tía Rosalía no respondía a ninguna.
  20. 20. “Los libros no sirven para nada- pensó- No explican las cosas que interesan. ¡Qué birria!”Y, muy enfadado tiró el libro al suelo. Entonces se oyó una vocecita que gritaba:
  21. 21. La vocecita salía del libro. Ramoncín lo abrió; era Berlín que hablaba:
  22. 22. -¡Me has hecho daño! ¡Qué manera de tratar a los libros es esa! Me has dañado la cubierta. ¡Un poco más de respeto a mi libro, por favor! Es mi casa este libro.
  23. 23. -Lo siento, yo no creía que… - Intentó excusarse Ramoncín. -No importa, ya está hecho – respondió el delfín-¿Pero se puede saber a qué viene tanto mal humor?
  24. 24. -Perdóname; me he enfadado porque en tu libro no salen las cosas que yo quiero saber. -¡Ah! ¿Así que no te ha interesado mi historia? -No es eso. -¿No te gustan los dibujos? ¿Te parezco feo?
  25. 25. -No, no- dijo Ramoncín-, me pareces muy mono. Pero tu libro no explica lo que quiero saber de los delfines. Y leyó su lista de preguntas de cabo a rabo. Berlín después de escucharle le dijo:
  26. 26. -Lo comprendo. Esas cosas no se explican en mi libro porque no hacen falta. Pero no digas que los libros no sirven para nada: lo que pasa es que te has equivocado de libro.
  27. 27. -¿Qué quieres decir? -Mira, hay libros que explican historias inventadas, como el mío,
  28. 28. Y hay otros que explican cosas de verdad: son los que sirven para saber más cosas. - ¿Y qué libros son esos? ¿Dónde están? – preguntó Ramoncín.
  29. 29. -Mañana, al salir del colegio, vete a la biblioteca. Mira entre los libros que tienen un adhesivo de color verde en el lomo. Seguro que allí encontrarás alguien de mi familia que podrá ayudarte. Dile que te mando yo.
  30. 30. Al día siguiente, Ramoncín se fue a la biblioteca.
  31. 31. Había libros con adhesivos de distintos colores: amarillo, verde, rojo, azul…
  32. 32. Ramoncín se puso a buscar entre los títulos, cuando dio con la ballena Lena . -Vengo de parte de Berlín- dijo Ramoncín. -¡Vaya, mi primo!¡Me alegro!- exclamó Lena muy contenta- ¿Qué hace? ¿ Cómo está? -Muy bien. Me ha dicho que aquí en la biblioteca me ayudarías a encontrar libros que explican las cosas.
  33. 33. -Claro que sí. Dime qué cosas quieres saber. -- -Quiero saber todo sobre los delfines.
  34. 34. -Esto es muy fácil-dijo Lena –.Ve a los libros que tienen números en el lomo y busca entre los del 59. Allí encontrarás los que hablan de delfines.
  35. 35. Ramoncín empezó a mirar los estantes hasta que encontró un cartel que ponía: “59 ANIMALES”. Todos los libros de aquel estante tenían escrito en el lomo una cifra que empezaba por 59. ¡Serían los libros que había dicho Lena!
  36. 36. No le costó mucho dar con un libro de delfines.
  37. 37. -¡ Ya lo tengo! –pensó.
  38. 38. Se sentó y empezó a mirar: Era un libro con dibujos y fotos que explicaba todas, todas las cosas que Ramoncín quería saber.
  39. 39. Aquella tarde Ramoncín se la pasó leyendo en la biblioteca. Cuando terminó, junto a la lista de preguntas, tenía otra de respuestas.
  40. 40. EL LIBRO INFORMATIVO EN LA BIBLIOTECA ESCOLAR

×