SlideShare una empresa de Scribd logo
1 de 4
Descargar para leer sin conexión
ASPARIN
Ricooooo y Delicioso! Repite a diario Asparin
durante su jornada laboral en las calles del
barrio El Restrepo, donde se gana la vida
promocionando diferentes restaurantes del
sector.
Es un payaso de nacimiento. Desde pequeño
creció rodeado de malabaristas, animales,
maquillaje y zapatos grandes. Su techo
siempre fue una carpa y todos lo conocen
como Asparin. Es más, cuando era un niño solo
se vino a enterar de que su verdadero nombre
es Luis Eduardo Giraldo en el momento en que
fue a sacar la tarjeta de identidad.
“La vida de los cirqueros es una vida muy
bonita muy especial, porque uno viaja, conoce
mucha gente y hace amigos en todos partes.
Realmente, uno vive feliz”, dice Asparin,
aunque no recuerda a qué edad fue la primera
vez que se pintó. Jamás olvida que era algo
que hacían en familia, en el Circo Cóndor.
A la edad de 8 ocho años murió su padre y,
por esta razón, se fue con un tío a otro circo y
recorrió gran parte de Colombia. En su
adolescencia, buscó su rumbo solo y llega al
circo en su casa en televisión, con Pacheco,
Pernito y Bebe. “Fueron épocas muy bellas”,
dice Asparin.
Aunque toda su vida ha estado rodeado de
carcajadas y chistes su corazón no es el más
feliz: se ha enamorado 3 veces en su vida
pero, igualmente, le han roto el corazón en
estas relaciones. Tiene 6 hijos a los cuales les
ha ayudado económicamente con el sudor de
su nariz roja.
Aunque ahora, a sus 62 años, vive en un
pequeño cuarto lleno de trajes y pelucas no
deja de afrontar la vida con una sonrisa. Su
jornada laboral comienza a las 10 am con un
recorrido de 10 kilómetros en bicicleta para
llegar al restaurante y empezar a promocionar
el menú del día. Con su megáfono, intenta
atraer clientes por mas de 3 horas seguidas
utilizando la psicología, como dice el. Porque
no es solo pintarse la cara y vestirse de
colores; hay que saber llegar a las personas,
sin ofenderlas y ofreciéndoles siempre una
sonrisa. Por eso, dice, es que he durado tanto
en éste negocio.
Luis Eduardo reconoce que ser payaso ya no
es como antes, que esta profesión se ha ido
deteriorando porque ya cualquier persona que
se pone una nariz es un payaso. Sin embargo,
él seguirá siendo Asparin hasta cuando la vida
se lo permita. Según él, la vida del payaso... es
reír llorando.
Juan Manuel Vargas
Reportero gráfico de ELTIEMPO

Más contenido relacionado

Similar a La vida de Asparin, el payaso de 62 años que recorre las calles de Bogotá

Similar a La vida de Asparin, el payaso de 62 años que recorre las calles de Bogotá (20)

Gaceta golondrinas 014
Gaceta golondrinas 014Gaceta golondrinas 014
Gaceta golondrinas 014
 
Hoy quiero confesar... que mi marido es el rey, David Enguita (primeras páginas)
Hoy quiero confesar... que mi marido es el rey, David Enguita (primeras páginas)Hoy quiero confesar... que mi marido es el rey, David Enguita (primeras páginas)
Hoy quiero confesar... que mi marido es el rey, David Enguita (primeras páginas)
 
Crónica Vendedores de chuzos
Crónica Vendedores de chuzosCrónica Vendedores de chuzos
Crónica Vendedores de chuzos
 
Entrevista coco
Entrevista cocoEntrevista coco
Entrevista coco
 
Microrrelatos
MicrorrelatosMicrorrelatos
Microrrelatos
 
A boneca
A bonecaA boneca
A boneca
 
Os morcegos
Os morcegosOs morcegos
Os morcegos
 
Varios en español
Varios en españolVarios en español
Varios en español
 
Plesiosaurio n.° 11, vol. 2
Plesiosaurio n.° 11, vol. 2Plesiosaurio n.° 11, vol. 2
Plesiosaurio n.° 11, vol. 2
 
Libro feria y fiestas fontanar 2017
Libro feria y fiestas fontanar 2017Libro feria y fiestas fontanar 2017
Libro feria y fiestas fontanar 2017
 
LA JALVIA edición 25 junio 2013
LA JALVIA edición 25 junio 2013LA JALVIA edición 25 junio 2013
LA JALVIA edición 25 junio 2013
 
2008 01 Info Asamblea
2008 01 Info Asamblea2008 01 Info Asamblea
2008 01 Info Asamblea
 
Toni Clusella, el mejor pastelero de España
Toni Clusella, el mejor pastelero de EspañaToni Clusella, el mejor pastelero de España
Toni Clusella, el mejor pastelero de España
 
Revista escolar diciembre de 2011
Revista escolar diciembre de 2011Revista escolar diciembre de 2011
Revista escolar diciembre de 2011
 
FOFITO. El humor que agita las conciencias. Por Juan Carlos Rodríguez. Fotos ...
FOFITO. El humor que agita las conciencias. Por Juan Carlos Rodríguez. Fotos ...FOFITO. El humor que agita las conciencias. Por Juan Carlos Rodríguez. Fotos ...
FOFITO. El humor que agita las conciencias. Por Juan Carlos Rodríguez. Fotos ...
 
Noticiero + 3
Noticiero + 3Noticiero + 3
Noticiero + 3
 
La Jalvia de Aldeasoña
La Jalvia de AldeasoñaLa Jalvia de Aldeasoña
La Jalvia de Aldeasoña
 
HISTORIAS EJEMPLOS
HISTORIAS EJEMPLOSHISTORIAS EJEMPLOS
HISTORIAS EJEMPLOS
 
Papatengo hambre
Papatengo hambrePapatengo hambre
Papatengo hambre
 
Stand ups
Stand upsStand ups
Stand ups
 

La vida de Asparin, el payaso de 62 años que recorre las calles de Bogotá

  • 1. ASPARIN Ricooooo y Delicioso! Repite a diario Asparin durante su jornada laboral en las calles del barrio El Restrepo, donde se gana la vida promocionando diferentes restaurantes del sector. Es un payaso de nacimiento. Desde pequeño creció rodeado de malabaristas, animales, maquillaje y zapatos grandes. Su techo siempre fue una carpa y todos lo conocen como Asparin. Es más, cuando era un niño solo se vino a enterar de que su verdadero nombre es Luis Eduardo Giraldo en el momento en que fue a sacar la tarjeta de identidad. “La vida de los cirqueros es una vida muy bonita muy especial, porque uno viaja, conoce mucha gente y hace amigos en todos partes.
  • 2. Realmente, uno vive feliz”, dice Asparin, aunque no recuerda a qué edad fue la primera vez que se pintó. Jamás olvida que era algo que hacían en familia, en el Circo Cóndor. A la edad de 8 ocho años murió su padre y, por esta razón, se fue con un tío a otro circo y recorrió gran parte de Colombia. En su adolescencia, buscó su rumbo solo y llega al circo en su casa en televisión, con Pacheco, Pernito y Bebe. “Fueron épocas muy bellas”, dice Asparin. Aunque toda su vida ha estado rodeado de carcajadas y chistes su corazón no es el más feliz: se ha enamorado 3 veces en su vida pero, igualmente, le han roto el corazón en estas relaciones. Tiene 6 hijos a los cuales les ha ayudado económicamente con el sudor de su nariz roja.
  • 3. Aunque ahora, a sus 62 años, vive en un pequeño cuarto lleno de trajes y pelucas no deja de afrontar la vida con una sonrisa. Su jornada laboral comienza a las 10 am con un recorrido de 10 kilómetros en bicicleta para llegar al restaurante y empezar a promocionar el menú del día. Con su megáfono, intenta atraer clientes por mas de 3 horas seguidas utilizando la psicología, como dice el. Porque no es solo pintarse la cara y vestirse de colores; hay que saber llegar a las personas, sin ofenderlas y ofreciéndoles siempre una sonrisa. Por eso, dice, es que he durado tanto en éste negocio. Luis Eduardo reconoce que ser payaso ya no es como antes, que esta profesión se ha ido deteriorando porque ya cualquier persona que se pone una nariz es un payaso. Sin embargo,
  • 4. él seguirá siendo Asparin hasta cuando la vida se lo permita. Según él, la vida del payaso... es reír llorando. Juan Manuel Vargas Reportero gráfico de ELTIEMPO