SlideShare una empresa de Scribd logo
el alma me roba el alma me roba me roba el amor.
Con tus ojos lindos, Jesús mírame
y sólo con eso y sólo con eso me confortaré.
La vida bien mío y el alma también
te ofrezco gustoso, te ofrezco gustoso rendido a tus pies.
De mi no te ausentes pues sin ti que haré
me muero de ganas me muero de ganas
de verte junto a mí.
11. CAMPANA SOBRE CAMPANA
Campana sobre campana y sobre campana una,
asómate a la ventana y verás al Niño en la cuna.
BELÉN, CAMPANAS DE BELÉN QUE LOS ÁNGELES TOCAN,
QUÉ NUEVAS ME TRAÉIS (2)
Recogido tu rebaño, ¿a dónde vas, pastorcito?
Voy a llevar al portal requesón, manteca y vino.
Campana sobre campana y sobre campana dos,
asómate a la ventana porque está naciendo Dios.
12. LA MARIMORENA.
En el Portal de Belén hacen fuego los pastores
para calentar al niño que ha nacido entre las flores.
ANDE, ANDE, ANDE, LA MARIMORENA
ANDE, ANDE, ANDE QUE ES LA NOCHEBUENA. (2)
En el Portal de Belén hay estrellas, Sol y Luna,
la Virgen y San José, y el Niño que está en la cuna.
Una estrella se ha perdido y en el cielo no aparece,
se ha metido en el Portal y en Su rostro resplandece.
En el Portal de Belén hay un hombre haciendo guacha
con la cuchara en la mano convidando a las muchachas.
NOVENA DE NAVIDAD
36
- Las oraciones son propias de la Novena Tradicional de Navidad.
- Meditaciones redactadas por el misionero sacerdote Verbum Dei
Venancio Ancajima.
- Imágenes de dominio público tomadas de internet.
- Villancicos populares.
Diciembre 2016
Piura, Perú.
¿Por qué, mañana tras mañana,
no pierdes la esperanza y te mantienes fiel, si mi respuesta es un "tal vez"?
¿Qué más decir?, tal vez callar,
a un Dios tan pobre yo no puedo abandonar. Señor, te quiero abrir.
Querido huésped, mi hogar es para ti,
toma mi vida, mi libertad.
8. CHOLITO JESÚS
Lara Lárala, Lara Lárala, Uy (2),
Lara Lárala, Lara Lárala, Lara Láralala, Uy, Lala Lalala
Al niño Dios le llevamos un ponchito de color (2)
un chullito muy serrano zapatitos de algodón (2)
Todos te gritarán: ¡Cholito!,
¿Dónde llegaste tú? ¡Cholito!
Todos te creerán ¡Cholito!, Que naciste en el Perú.
Lara Lárala, Lara Lárala, Uy (2),
Lara Lárala, Lara Lárala, Lara Láralala, Uy
A la Virgen le llevamos un mantón abrigador (2)
a San José una quena un charango y un tambor (2)
Los indiecitos pastores trigo y quinua llevarán (2)
José y la Virgen maría buena chicha tomarán (2)
9. NAVIDAD EN EL PERÚ
RUEDA, RUEDA POR LA MONTAÑA BLANCA LUZ DEL SOL.
LLEGA (2), CHOLO, CHOLITO, QUE ES LA NAVIDAD (2)
Vuela, vuela blanca paloma, sigue más allá,
lleva, lleva la buena nueva que es la Navidad.
Llevaremos la buena nueva: es Navidad.
Que esta noche, a medianoche Jesús nacerá.
10. NIÑO LINDO
NIÑO LINDO, ANTE TI ME RINDO,
NIÑO LINDO ERES TÚ MI DIOS (2)
Esa tu hermosura, ese tu candor,
2 35
Es tan lindo el chiquito que nunca podra ser,
que su belleza copien el lapiz y el pincel,
pues el eterno Padre con inmenso poder
hizo que el Hijo fuera, excelso como Él,
excelso como Él.
6. EL TAMBORILERO
El camino que lleva a Belén
baja hasta el valle que la nieve cubrió,
los pastorcillos quieren ver a su Rey,
le traen regalos en su humilde zurrón.
Ropopompom, ropopompom, pom.
Ha nacido en un portal de Belén, el niño Dios.
Yo quisiera poner a tus pies
algún presente que te agrade, Señor;
mas tú ya sabes que soy pobre también
y no poseo más que mi viejo tambor, ropo pom pom....
En tu honor frente al portal tocaré con mi tambor.
El camino que lleva a Belén
yo voy marcando con mi viejo tambor,
nada mejor hay que te pueda ofrecer;
su ronco acento es un canto de amor, ropo pom pom.
Cuando Dios me vio tocando ante Él, me sonrió.
7. MI RAZON ERES TU (Verbum Dei)
Me acerco a Ti, respiro paz
y en el silencio surge una pregunta:
¿por qué?, ¿por qué...estás ahí?
Pequeño y frágil, te acercas a mí,
aún no te entiendo, dime por qué.
MI RAZON ERES TU, TU MI PORQUE.
MIRAME ENTRE ESAS PAJAS,
HECHO UN NIÑO POR TI.
MIRAME EN UN TROZO DE PAN
Y EN ESA CRUZ. ESTOY SOLO POR TI.
¿Qué tengo yo para que Tú, junto a mi puerta, pases noches frías de
ingratitud?
¿UNA NOVENA?
La novena (del latín "novem", nueve), es una devoción de
oración privada o pública de nueve días, donde nos reunimos como
Católicos, leemos la Palabra de Dios y hacemos oración para obtener
alguna gracia o intención especial. Ella no sólo es permitida sino
también recomendada por la autoridad eclesiástica, aun cuando no
tenga un lugar o sitio definido en la liturgia de la Iglesia.
En el sentir de la piedad de nuestro pueblo se rezan
diferentes novenas, pues son muchas las devociones y los santos
que celebramos y a los que pedimos su intercesión. Así, la Novena
de Navidad, resalta entre todas las demás por ser la que nos ayuda a
prepararnos y celebrar con gran gozo el gran acontecimiento de
nuestra Redención; pues, “por nosotros los hombres y por nuestra
salvación bajó del cielo y por obra del Espíritu Santo se encarnó de
María la Virgen y se hizo hombre”, profesamos en el Credo.
Esta Novena, con sus meditaciones preparadas
especialmente para la ocasión, quiere ser una ayuda para que
reunidos en familia y con los vecinos, en torno al pesebre que todos
colocamos en casa en estas fechas, vivamos nuestra Fe Católica,
preparemos nuestra vida para recibir a nuestro Salvador, recemos
juntos en familia dejando que Dios nos hable al corazón, nos
llenemos del auténtico gozo de la Navidad y nos hagamos como los
niños para entrar así en el Reino de los cielos.
Que San José y la Virgen María
nos ayuden a vivir estos días con su
mismo asombro, gratitud y gozo
profundo al ver cómo se hace carne el
Hijo de Dios por nosotros. Que nos den
el don de la contemplación de la
Palabra para ser protagonistas, y no
simples espectadores, de este magno
acontecimiento. Y sobre todo nos haga
también mensajeros de esta Buena
Noticia, de la gran alegría para el
mundo: “Hoy, en la ciudad de David,
les ha nacido un Salvador. El Mesías, el Señor”.
334
¿CÓMO REZAR ESTA NOVENA?
Invitar a toda la familia, vecinos y principalmente a los niños
para reunirse ante el pesebre que se ha construido en casa. Si el
pesebre aún no se ha bendecido (e incluso el árbol de navidad),
puede usarse el rito de bendición que está en el apéndice de este
libro.
Conviene preparar con anticipación los villancicos a cantar y
distribuir las lecturas y oraciones, de modo que participe el mayor
número de personas. Es clave sin embargo que cada quien prepare
muy bien su parte, sobre todo cuando se trata de niños pequeños.
Esto ayudará a que todos sintamos que estamos en lo que estamos:
haciendo oración.
Así, la novena se desarrolla de la siguiente manera:
1. Una vez reunidos iniciar cantando un villancico (Algunos
villancicos están al final del folleto).
2.- Oración para comenzar.
3.- Oración por la familia.
4.- Oración a la Virgen.
5.- Oración a San José.
6.- Lectura bíblica y Meditación del día (ir al texto propio de cada
día).
7.- Peticiones libres.
8.- Gozos.
9.- Oración al Niño Dios.
10.- Bendición final.
1. CANTEMOS Y REZEMOS.
Reunidos en torno al pesebre se entona un villancico.
EN EL ROSTRO DE LOS NIÑOS
QUE RIEN, JUGANDO
EN CADA ANCIANO QUE TENEMOS AL LADO.
CRISTO NACE CADA DÍA,
Y POR MUCHO QUE QUERAMOS MATARLO.
NACERÁ DIA TRAS DIA,
MINUTO A MINUTO EN CADA HOMBRE
QUE QUIERA ACEPTARLO.
Hay mucha tierra sembrada,
el tiempo traerá su fruto.
Ya vendrá quien lo recoja,
de momento trabajemos
y si el mundo se acobarda,
nosotros no callaremos.
4. МI BURRITO SABANERO
Con mi burrito sabanero voy camino de Belén
si me ven si me ven voy camino de Belén
TUQUI TUQUI TUQUI TUQUI TUQUI TUQUI TUQUI TA
APÚRATE MI BURRITO QUE YA VAMOS A LLEGAR (2)
El lucerito mañanero ilumina mi sendero
si me ven si me ven voy camino de Belén
Con mi cuatrico voy cantando mi burrito va trotando
si me ven si me ven voy camino de Belén
5. VAMOS PASTORES
VAMOS PASTORES VAMOS, VAMOS A BELÉN
A VER EN AQUEL NIÑO, LA GLORIA DEL EDÉN (2)
LA GLORIA DEL EDÉN, LA GLORIA DEL EDÉN.
OH que precioso Niño, yo me muero por Él,
sus ojitos me encantan, su boquita también.
El padre lo acaricia, la madre mira en Él
y los dos extasiados, contemplan aquel ser,
contemplan aquel ser.
4 33
¡FELIZ NOCHEBUENA, FELIZ NAVIDAD!.
Tú que vives solo, tú que vives triste,
sonríe con ganas porque es Navidad.
Estrena optimismo y mira de frente,
que a Dios, de hombre a hombre,
le puedes hablar.
Tú que estás cansado, tú que estás hundido,
levanta tu palma y aprende a esperar.
Confía en la estrella que anuncia al Dios vivo,
olvida la pena y empieza a cantar.
Tú que estás tan harto,
tú que estás vencido,
levanta tu alma y empieza a luchar
y dile a la gente que Dios es Amigo,
por eso en la tierra hoy es Navidad.
Tú que ya no quieres ni tener amigos
no olvides que Dios está en los demás,
que no somos islas, que somos hermanos,
pues Dios ha fundado la fraternidad.
3. CRISTO NACE CADA DIA
Habrá tierra que sembrar,
habrá mies que recoger,
por muchos años que pasen,
no cambiará nuestra fe.
La vida es de los que luchan
por su propio yo vencer.
Habrá peces que pescar
y manos para faenar,
no importará la tormenta,
pues Cristo la calmará;
seguiremos en la lucha
por un mundo de hermandad.
CRISTO NACE CADA DÍA
EN LA CARA DEL OBRERO CANSADO,
2. ORACIÓN PARA COMENZAR.
En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.
Amén.
Oremos.
Dios de infinita misericordia que nos haz amado tanto y que
nos diste en tu Hijo la mejor prenda de tu amor, para que,
encarnado y hecho nuestro hermano en las entrañas de la Virgen,
naciese en un pesebre para nuestra salud y remedio; te damos
gracias por tan inmenso beneficio. En retorno te ofrecemos, Señor,
el esfuerzo sincero para hacer de este mundo tuyo y nuestro, que
nos has dado como “Casa Común”, un mundo más justo, más fiel al
gran mandamiento de amarnos como hermanos. Concédenos,
Señor, tu ayuda para poderlo realizar.
Te pedimos que esta Navidad, fiesta de paz y alegría, sea
para nuestra familia, (Iglesia, Parroquia o comunidad), un estímulo,
a fin de que, viviendo como hermanos, busquemos más y más los
caminos de la verdad, la justicia, el amor y la paz. Amén.
(Se reza Gloria al Padre)
3. ORACIÓN POR LA FAMILIA.
Señor, haz de nuestro hogar un sitio donde reine tu amor.
Sin injurias porque Tú nos haces comprensivos. Sin amarguras
porque Tú nos bendices. Que no haya egoísmos porque Tú nos
alientas. Sin rencores porque Tú nos das el perdón. Que no haya
ningún tipo de abandono porque Tú estás con nosotros siempre.
Que unidos como familia caminemos hacia ti en nuestro diario vivir.
Que cada día que amanezcamos con vida sea para más entregarnos.
Que no nos vayamos a descansar guardando enojos.
Haz Señor con nuestras vidas, que quisiste unir en el amor,
sea ejemplo que en Ti podemos amarnos hasta el final. Haz Señor de
nuestros hijos lo que anhelas; ayúdanos a educarlos, orientarlos por
tu camino. Que nos esforcemos en ser uno para el otro un gran
apoyo. Que hagamos del amor un motivo para amarte más. Que
532
nuestro hogar te glorifique y que cuando amanezca el gran día de ir
a tu encuentro nos concedas el hallarnos unidos para siempre en ti.
Amén.
(Se reza un Padrenuestro, un Avemaría y un Gloria)
4. ORACIÓN A LA VIRGEN.
Soberana María, te pedimos por
todas las familias de nuestro país; haz
que cada hogar de nuestra patria y del
mundo sea fuente de comprensión, de
ternura, de verdadera vida familiar. Que
estas fiestas de Navidad, que nos
reúnen alrededor del pesebre donde
nació tu Hijo, nos unan también en el
amor, nos hagan olvidar las ofensas y
nos den sencillez para reconocer los
errores que hayamos cometido.
Madre de Dios y Madre Nuestra, intercede por nosotros.
Amén.
(Se reza tres veces el Avemaría)
5. ORACIÓN A SAN JOSÉ.
San José, esposo de María y padre adoptivo del Señor, tú
fuiste escogido para hacer las veces de padre en el hogar de
Nazaret. Ayuda a los padres de familia; que ellos sean siempre en su
hogar imagen del Padre Celestial, a ejemplo tuyo; que cumplan
cabalmente la gran responsabilidad de educar y formar a sus hijos,
entregándoles, con un esfuerzo continuo, lo mejor de sí mismos.
Ayuda a los hijos a entender y apreciar el abnegado esfuerzo de sus
padres. San José modelo de esposos y padres intercede por
nosotros. Amén.
(Se reza un Padrenuestro)
que nos concedes recordar con fe
en estos días de Navidad
los misterios del nacimiento de Jesucristo.
Concédenos, a quienes hemos adornado este árbol
y lo hemos embellecido con luces,
vivir también a la luz
de los ejemplos de la vida santa de tu Hijo
y ser enriquecidos con las virtudes
que resplandecen en su santa infancia.
Gloria a él por los siglos de los siglos.
R. Amén.
III. VILLANCICOS
1. VAMOS A PREPARAR EL CAMINO AL SEÑOR
VAMOS A PREPARAR EL CAMINO AL SEÑOR,
VAMOS A CONSTRUIR LA CIUDAD DE NUESTRO DIOS.
VENDRÁ EL SEÑOR CON LA AURORA ÉL BRILLARÁ EN LA MAÑANA
PREGONARÁ LA VERDAD. VENDRÁ EL SEÑOR CON SU FUERZA,
ÉL ROMPERÁ LAS CADENAS, ÉL NOS DARÁ LA LIBERTAD.
Él estará a nuestro lado, Él guiará nuestros pasos.
Él nos dará la salvación. Nos limpiará del pecado,
ya no seremos esclavos, Él nos dará la libertad.
Visitará nuestras casas, nos llenará de esperanza,
Él nos dará la salvación. compartirá nuestros cantos,
todos seremos hermanos, Él nos dará la libertad.
Caminará con nosotros, nunca estaremos ya solos,
Él nos dará la salvación. El cumplirá la promesa
y llevará nuestras penas, Él nos dará la libertad.
2. FELIZ NAVIDAD
DIOS ESTÁ CONTIGO
PORQUE SE HIZO HOMBRE
DIOS ES UN AMIGO, DIOS ES UNO MÁS;
ALEGRA ESA CARA Y CANTA CONMIGO:
6 31
nos ayuden a celebrar la Navidad con alegría
y a ver a Cristo presente
en todos los que necesitan nuestro amor.
Te lo pedimos en el nombre de Jesús,
tu Hijo amado,
que vive y reina por los siglos de los siglos.
R. Amén.
CONCLUSIÓN DEL RITO
El que dirige la celebración concluye el rito, santiguándose y diciendo:
Cristo, el Señor,
que se ha aparecido en la tierra
y ha querido convivir con los hombres
nos bendiga y nos guarde en su amor.
Todos responden.
Amén.
II. BENDICIÓN DEL ÁRBOL DE NAVIDAD
RITO DE LA BENDICIÓN
El ministro, al comenzar la celebración, dice:
Nuestro auxilio es el nombre del Señor.
Todos responden:
Que hizo el cielo y la tierra.
Uno de los presentes, o el mismo ministro, lee un breve texto de la sagrada
Escritura, por ejemplo:
Is 60, 13: “Vendrá a ti, Jerusalén, el orgullo del Líbano, con el ciprés
y el abeto y el pino, para adornar el lugar de mi santuario y
ennoblecer mi estado”.
Luego el ministro, si es sacerdote o diácono, con las manos extendidas, si es laico,
con las manos juntas, dice la oración de bendición:
Oremos.
Bendito seas, Señor y Padre nuestro,
6. MEDITACIONES.
DÍA 16 DE DICIEMBRE
LECTURA BIBLICA:
Lectura del libro de Isaías (Is 40, 3-5).
Una voz grita:
«En el desierto prepárenle un camino al Señor;
tracen en la llanura una senda para nuestro Dios;
que los valles se eleven, que todos los montes y las colinas se
abajen,
que lo torcido se enderece y lo escabroso se iguale.
Se revelará la gloria del Señor, y la verán todos los hombres juntos
—ha hablado la boca del Señor—.»
Palabra de Dios.
MEDITACIÓN. “SE MANIFESTARÁ LA GLORIA DEL SEÑOR”
Iniciamos con gran alegría la novena de preparación para el
nacimiento de Jesús, nuestro Salvador, escuchando el grito de Isaías:
“En el desierto prepárenle un camino al Señor”. Ya viene, ya está
cerca y es preciso preparar su llegada. Es nuestro Dios que se hace
hombre por nosotros, que se abaja a esta vida mortal para elevarnos
a la vida eterna, que nos ama mostrándonos cuánto nos ama Dios
nuestro Padre, que hecho un niño aleja nuestros miedos para
acercarnos con confianza y cariño a nuestro Dios, que nos muestra
nuestra identidad de hombres amados y se hace nuestro modelo de
vida.
Trazar una senda es disponernos de corazón a que el Señor
llegue hasta mí, que entre con su palabra y amor a lo más hondo,
que no haya caparazones que le impidan entrar. Que permita elevar
mi vida a sus planes y proyectos, que no me conforme con lo ya
conseguido, dejarme levantar de donde me hallo postrado, que este
mundo no me ate para elevarme a los bienes del cielo.
Hay que hacerse como niño frente al niño que nos nacerá,
hay que abajarse de toda soberbia, orgullo, prepotencia,
730
autosuficiencia y entrar en la sencillez, en la humildad del que sabe
que sin Dios no es nada, ni puede nada. No puedo vivir sin Dios y eso
me hace grande. Soy dependiente de Dios y esa es mi mayor
libertad. Me siento profundamente amado y como un niño en las
manos de su madre duermo tranquilo en Dios. Vivo la felicidad del
niño.
Precisamos enderezar nuestros caminos que están torcidos
fuera de Dios. Que su palabra sea antorcha para nuestros pasos y luz
en nuestros senderos, que no me sigan guiando los valores del
mundo. Recibir a Jesús pide un deseo sincero de cambio de vida,
pues la transformación total, el ser hombres nuevos nos lo da Él.
Permitamos que se manifieste la gloria de Dios, como dice
san Ireneo: “La gloria de Dios consiste en que el hombre viva, y la
vida del hombre consiste en la visión de Dios”. El Hijo de Dios viene
para que vivamos y no de cualquier manera, sino en plenitud (cf. Jn
10,10), en eso manifiesta Él su gloria. Pero esa vida plena está en la
vida y amistad con Dios. Él mismo se hace cercano, amigo, hermano
haciéndose hombre. No nos perdamos este gran don de su inmensa
misericordia. ¡Preparémonos bien!
DÍA 17 DE DICIEMBRE
LECTURA BIBLICA:
Lectura del santo evangelio según san Mateo (Mt 1, 1-17).
Genealogía de Jesucristo, hijo de David, hijo de Abraham:
Abrahám engendró a Isaac, Isaac a Jacob, Jacob a Judá y a sus
hermanos. Judá engendró, de Tamar, a Farés y a Zara; Farés a Serón;
Serón a Aram; Aram a Aminadab; Aminadab a Naasón; Naasón a
Salmón; Salmón engendró, de Rahab, a Booz; Booz engendró, de
Rut, a Obed; Obed a Jesé, Jesé engendró a David, el rey.
David, de la mujer de Urías, engendró a Salomón; Salomón a
Roboam; Roboam a Abías; Abías a Asaf; Asaf a Josafat; Josafat a
Joram; Joram a Ozías; Ozías a Joatán; Joatán a Acaz; Acaz a Ezequías;
Ezequías engendró a Manases; Manasés a Amós; Amós a Josías;
En aquellos días, José, que era de la casa y familia de David, subió
desde la ciudad de Nazaret, en Galilea, a la ciudad de David, que se
llama Belén, en Judea, para inscribirse con su esposa María, que
estaba encinta. Y mientras estaban allí le llegó el tiempo del parto, y
dio a luz a su hijo primogénito, lo envolvió en pañales y lo acostó en
un pesebre.
Palabra del Señor.
Después de la lectura, según las circunstancias, puede cantarse un canto adecuado.
PRECES
Sigue la plegaria común:
En este momento en que nos hemos reunido toda la familia para
iniciar las fiestas de Navidad, dirijamos nuestra oración a Cristo, Hijo
de Dios vivo, que quiso ser también hijo de una familia humana;
digámosle: Por tu nacimiento, Señor, protege a esta familia
- Oh Cristo, por el misterio de tu sumisión a María y a José
enséñanos el respeto y la obediencia a quienes dirigen esta
familia. R.
- Tú que amaste y fuiste amado por tus padres, afianza a nuestra
familia en el amor y la concordia. R.
- Tú que estuviste siempre atento a las cosas de tu Padre, haz
que en nuestra familia Dios sea honorificado. R.
- Tú que has dado parte de tu gloria a María y a José, admite a
nuestros familiares, que otros años celebraban las fiestas de
Navidad con nosotros, en tu familia eterna. R.
ORACIÓN DE BENDICIÓN
Luego el ministro, si es sacerdote o diácono, con las manos extendidas, si es laico,
con las manos juntas, dice la oración de bendición:
Oh Dios, Padre nuestro,
que tanto amaste al mundo
que nos has entregado a tu único Hijo Jesús,
nacido de la Virgen María,
para salvarnos y llevarnos de nuevo a ti,
te pedimos que con tu bendición +
estas imágenes del nacimiento
8 29
10. BENDICIÓN FINAL.
El Señor nos bendiga, nos guarde de todo mal y nos lleve a la vida
eterna. Amén.
En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.
APENDICE
I. BENDICIÓN DEL BELÉN FAMILIAR
RITOS INICIALES
Reunida la familia, el padre o la madre de la misma dice:
En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.
Todos se santiguan y responden:
Amén.
El que dirige la celebración puede decir:
Alabemos y demos gracias al Señor,
que tanto amó al mundo que le entregó a su Hijo.
Todos responden:
Bendito seas por siempre, Señor.
Luego el que dirige la celebración dispone a los presentes para la bendición, con
estas palabras u otras semejantes:
Durante estos días contemplaremos asiduamente en
nuestro hogar este pesebre y meditaremos el gran amor del Hijo de
Dios, que ha querido habitar con nosotros. Pidamos, pues, a Dios
que el pesebre colocado en nuestro hogar avive en nosotros la fe
cristiana y nos ayude a celebrar más intensamente estas fiestas de
Navidad.
Uno de los miembros de la familia lee un texto de la sagrada Escritura.
Lc 2, 4-7a: María dio a luz a su hijo primogénito
Escuchad ahora, hermanos, las palabras del santo Evangelio según
san Lucas.
Josías engendro a Jeconías y a sus hermanos, cuando el destierro de
Babilonia.
Después del destierro de Babilonia, Jeconías engendro a Salatiel;
Salatiel a Zorobabel; Zorobabel a Abiud; Abiud a Eliaquín; Eliaquín a
Azor; Azor a Sadoc; Sadoc a Aquim; Aquim a Eliud; Eliud a Eleazar;
Eleazar a Matan; Matán a Jacob; y Jacob engendró a José, el esposo
de María, de la cual nació Jesús, llamado Cristo.
Así, las generaciones desde Abrahán a David fueron en total catorce;
desde David hasta la deportación a Babilonia, catorce; y desde la
deportación a Babilonia hasta el Mesías, catorce.
Palabra del Señor.
MEDITACIÓN. “LA NATIVIDAD DE JESUCRISTO ES REAL E
HISTÓRICA”
Aunque puede que nos perdamos un poco con esta
genealogía que nos narra Mateo, quiere expresarnos que el Cristo es
Dios y hombre verdadero, y como hombre tiene una ascendencia.
Jesús no es un mito, no es una invención de los cristianos. Como
hombre verdadero, es un ser histórico que pertenece al pueblo de
Israel. Así, San León Magno comenta: «De nada sirve reconocer a
nuestro Señor como hijo de la bienaventurada Virgen María y como
hombre verdadero y perfecto, si no se le cree descendiente de
aquella estirpe que en el Evangelio se le atribuye». Por ello
celebramos cada año la Natividad de nuestro Señor Jesucristo, como
acontecimiento histórico de nuestra fe.
Así, Dios está presente en toda nuestra historia, está en
medio de ella, es el “Dios con nosotros”, la acompaña totalmente
porque quiere llevarnos a la realización plena de sus promesas. Dios
prometió desde Abraham que serían, por su fe, bendecidas todas las
naciones. Y así lo manifiesta Mateo recordando a Tamar, Rahab, Rut
y la mujer de Urías, de las cuales ninguna es judía, “por tanto el
mundo de los gentiles entra a través de ellas en la genealogía de
Jesús, se manifiesta su misión a los judíos y a los paganos” –dice
Benedicto XVI. Él viene para todas las gentes. Ningún hombre ni
9
28
mujer puede sentirse fuera o excluido de este acontecimiento.
Nacerá para ti. La promesa de bendición es para ti.
El Hijo de Dios se hace carne y habitará entre nosotros (cf. Jn
1,14). “José es el padre legal de Jesús. Por él pertenece según la Ley,
«legalmente», a la estirpe de David. Y, sin embargo, proviene de otra
parte, de «allá arriba», de Dios mismo” (Benedicto XVI). María, la
humilde mujer de Nazaret, es su Madre; de quien toma toda su
carne. Ella le espera con gran ilusión y es quien nos acompañará
estos días a esperarlo y recibirlo. Dejar que nos traiga nuevamente
todos los bienes espirituales que el Padre nos ofrece en Él (cf. Ef 1,3-
14). Hoy somos parte de esta historia real, hoy es el día de la
salvación, hoy somos herederos de la promesa de Dios. Abramos la
vida para recibirla.
DÍA 18 DE DICIEMBRE
LECTURA BIBLICA:
Lectura del santo evangelio según san Mateo (Mt 1,18-24)
El nacimiento de Jesucristo fue de esta manera:
Estando María, su madre, desposada con José y, antes de vivir
juntos, resultó que ella esperaba un hijo por obra del Espíritu Santo.
José, su esposo, que era justo y no quería denunciarla, decidió
separarse de ella en secreto. Pero, apenas había tomado esta
decisión, se le apareció en sueños un ángel del Señor que le dijo:
—«José, hijo de David, no temas aceptar a María por esposa, pues la
criatura que hay en ella viene del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo, y
tú le pondrás por nombre Jesús, porque Él salvará a su pueblo de los
pecados.»
Todo esto sucedió para que se cumpliese lo que había dicho el Señor
por el Profeta:
«Miren: la Virgen concebirá y dará a luz un hijo y le pondrá por
nombre Emmanuel, que significa "Dios-con-nosotros".»
- Tú te hiciste Niño en una familia llena de ternura y calor humano.
Vivan los hogares aquí congregados, el gran compromiso del amor
cristiano.
Dulce Jesús mío…
- Del débil auxilio, del doliente amparo; consuelo del triste, luz de
desterrado. Vida de mi vida, mi Dueño adorado; mi constante
amigo, mi divino hermano.
Dulce Jesús mío…
- Ven ante mis ojos de ti enamorados, bese ya tus plantas, bese ya
tus manos. Prosternado en tierra te tiendo los brazos y aún más que
mis frases te dice mi llanto.
Dulce Jesús mío…
- Haz de nuestra patria una gran familia; siembra en nuestro suelo tu
amor y tu paz. Danos fe en la vida, danos esperanza y un sincero
amor que nos una más.
Dulce Jesús mío…
- Ven Salvador nuestro por quien suspiramos ven a nuestras almas,
ven no tardes tanto.
Dulce Jesús mío…
9. ORACIÓN AL NIÑO DIOS.
Señor, Navidad es el recuerdo de tu nacimiento entre
nosotros, es la presencia de tu amor en nuestra familia y en nuestra
sociedad. Navidad es certeza de que el Dios del cielo y de la tierra es
nuestro Padre, que tú, Divino Niño, eres nuestro hermano.
Que esta reunión junto a tu pesebre nos aumente la fe en tu
bondad, nos comprometa a vivir verdaderamente como hermanos,
nos dé valor para alejar el odio y sembrar la justicia y la paz. Oh
Divino Niño, enséñanos a comprender que donde hay amor y
justicia, allí estas tú y allí también es Navidad. Amén.
(Se reza Gloria al Padre)
10
27
7. PETICIONES LIBRES.
Después de la meditación puede hacerse un momento de silencio
para meditar lo que se ha escuchado y luego dar espacio para que
los presentes hagan algunas peticiones libres que nazcan desde el
corazón.
8.- GOZOS
Antífona: Dulce Jesús mío, mi Niño adorado. ¡Ven a nuestras
almas, niñito! ¡Ven, no tardes tanto!
- Oh sapiencia suma del Dios soberano, que a nivel de un niño te
hayas rebajado. Oh Divino infante, ven para enseñarnos la prudencia
que hace verdaderos sabios.
Dulce Jesús mío…
- Niño del pesebre, nuestro Dios y Hermano, Tú sabes y entiendes
del dolor humano; que cuando suframos dolores y angustias,
siempre recordemos que nos has salvado.
Dulce Jesús mío…
- Oh Luz del Oriente, sol de eternos rayos, que entre las tinieblas tu
esplendor veamos, Niño tan precioso, dicha del cristiano, luzca la
sonrisa de tus dulces labios.
Dulce Jesús mío…
- Rey de las naciones, Emmanuel preclaro, de Israel anhelo, Pastor
del rebaño. Niño que apacientas con suave cayado, a la oveja arisca,
al cordero manso.
Dulce Jesús mío…
- Ábrase los cielos y llueva de lo alto bienhechor rocío, como riego
santo. Ven hermoso niño, ven Dios humanado; luce hermosa
estrella, brota flor del campo.
Dulce Jesús mío…
Cuando José se despertó, hizo lo que le habla mandado el ángel del
Señor y recibió a María como esposa.
Palabra del Señor.
MEDITACIÓN. “JOSÉ, PADRE DEL HIJO DE DIOS”.
María estaba desposada con José, “el hombre justo”, que
por elección de Dios será el “Padre legal” de Jesús, el Hijo de Dios.
Benedicto XVI expresa que el Salmo 1 ofrece “un retrato de la figura
espiritual de san José… del hombre que hunde sus raíces en las aguas
vivas de la Palabra de Dios, que está siempre en diálogo con Dios y
por eso da fruto constantemente”. Él, después de descubrir que
María está embarazada, trata de “interpretar y aplicar la ley de
modo justo. Él lo hace con amor, no quiere exponer públicamente a
María a la ignominia. La ama incluso en el momento de la gran
desilusión”. Un hombre con una “finura para percibir lo divino y su
capacidad de discernimiento” que se nota al recibir el anuncio en
sueños. “Sólo a una persona íntimamente atenta a lo divino, dotada
de una peculiar sensibilidad por Dios y sus senderos, le puede llegar
el mensaje de Dios de esta manera. Y la capacidad de discernimiento
era necesaria para reconocer si se trataba sólo de un sueño o si
verdaderamente había venido el mensajero de Dios y le había
hablado”.
“Junto a la invitación de tomar con él a María como su
mujer, José recibe la orden de dar un nombre al niño, adoptándolo
así legalmente como hijo suyo. Es el mismo nombre que el ángel
había indicado también a María para que se lo pusiera al niño: el
nombre Jesús (Jeshua) significa YHWH es salvación. El mensajero de
Dios que habla a José en sueños aclara en qué consiste esta
salvación: «Él salvará a su pueblo de los pecados”. Luego, “refiere
que José se despertó y procedió como le había mandado el ángel del
Señor. Llevó consigo a María, su esposa, pero, «sin haberla
conocido», ella dio a luz al hijo. Así se subraya una vez más que el
hijo no fue engendrado por él, sino por el Espíritu Santo. Por último,
el evangelista añade: «Él le puso por nombre Jesús» (Mt 1,25)... Su
estar interiormente atento a Dios —una actitud gracias a la cual
11
26
puede acoger y comprender el mensaje— se convierte
espontáneamente en obediencia. Si antes se había puesto a cavilar
con su propio talento, ahora sabe lo que es justo y lo que debe hacer.
Como hombre justo, sigue los mandatos de Dios, como dice
el Salmo 1”.
José acepta valientemente y con alegría cumplir la misión
para la que el Señor le ha elegido. Él se presta a colaborar en todo lo
posible con la gracia divina. Así, hemos de pedir la intercesión de
San José por cada Padre de familia, les conceda Dios la valentía y la
alegría de vivir esa gracia y misión hermosa de ser esposo y padre.
Que colabore con la gracia de Dios, junto a su esposa, para que sus
hijos, vean en su amor de padre el reflejo del Amor de Dios Padre.
DÍA 19 DE DICIEMBRE
LECTURA BIBLICA:
Lectura del santo evangelio según san Lucas (Lc 1, 5-25).
En tiempos de Herodes, rey de Judea, había un sacerdote llamado
Zacarías, del turno de Abías, casado con una descendiente de Aarón
llamada Isabel.
Los dos eran justos ante Dios, y caminaban sin falta según los
mandamientos y leyes del Señor. No tenían hijos, porque Isabel era
estéril, y los dos eran de edad avanzada.
Una vez que oficiaba delante de Dios con el grupo de su turno,
según el ritual de los sacerdotes, le tocó a él entrar en el santuario
del Señor a ofrecer el incienso; la muchedumbre del pueblo estaba
fuera rezando durante la ofrenda del incienso.
Y se le apareció el ángel del Señor, de pie a la derecha del altar del
incienso. Al verlo, Zacarías se sobresaltó y quedó sobrecogido de
temor.
Pero el ángel le dijo:
—«No temas, Zacarías, porque tu ruego ha sido escuchado: tu mujer
Isabel te dará un hijo, y le pondrás por nombre Juan. Te llenarás de
redención”. Y corramos llenos de alegría como los Pastores hacia
Belén a llevarle nuestra vida, el mejor presente que le podemos
ofrecer hoy, a postrarnos a sus pequeños pies, adorarle y dejarnos
amar por Él.
“Hoy, queridos hermanos –predica San León Magno-, ha
nacido nuestro Salvador; alegrémonos. No puede haber lugar para la
tristeza, cuando acaba de nacer la vida; la misma que acaba con el
temor de la mortalidad, y nos infunde la alegría de la eternidad
prometida.
Nadie tiene por qué sentirse alejado de la participación de
semejante gozo, a todos es común la razón para el júbilo: porque
nuestro Señor, destructor del pecado y de la muerte, como no ha
encontrado a nadie libre de culpa, ha venido para liberarnos a todos.
Alégrese el santo, puesto que se acerca a la victoria; regocíjese el
pecador, puesto que se le invita al perdón; anímese el gentil, ya que
se le llama a la vida.
[…] Por eso, cuando nace el Señor, los ángeles cantan
jubilosos: Gloria a Dios en el cielo, y anuncian: y en la tierra paz a los
hombres que ama el Señor. Pues están viendo cómo la Jerusalén
celestial se construye con gentes de todo el mundo; ¿cómo, pues, no
habrá de alegrarse la humildad de los hombres con tan sublime
acción de la piedad divina, cuando tanto se entusiasma la
sublimidad de los ángeles?
Demos, por tanto, queridos hermanos, gracias a Dios Padre
por medio de su Hijo, en el Espíritu Santo, puesto que se apiadó de
nosotros a causa de la inmensa misericordia con que nos
amó; estando nosotros muertos por los pecados; nos ha hecho vivir
con Cristo, para que gracias a él fuésemos una nueva criatura, una
nueva creación”.
12 25
MEDITACIÓN. HOY LES HA NACIDO EL SALVADOR.
¡Feliz nochebuena que contempló el nacimiento del Hijo de
Dios! ¡Felices María y José al tener ya en sus brazos al Hijo, el
deseado de las naciones! ¡Felices los pastores que reciben la noticia
de una gran alegría: “Hoy, en la ciudad de David, les ha nacido un
Salvador: el Mesías, el Señor”! ¡Felices nosotros que en esta noche
también escuchamos esta Buena Nueva: “Encontrarán un niño
envuelto en pañales y acostado en un pesebre”! ¡Felices, porque hoy
celebramos la Natividad de Nuestro Señor Jesucristo!
Festejamos que Dios nos ama tanto que no duda en
enviarnos a su Hijo Amado para darnos la salvación; que nuestro
Dios, por amor, se ha hecho tan pequeño, tan frágil, un niño, por
puro amor y no temamos de ir a Él.
Esta noche hemos de ser como José que acompaña a su
esposa María en este acontecimiento tan grande y contempla
asombrado a su niño, a su hijo, al que le ha sido encomendado a su
cuidado. Seamos como María que envuelve, llena de ternura, al niño
en pañales, le protege, le ama y nos lo da, no se lo queda para sí, se
desprende desde el primer momento al colocarlo en el pesebre,
pues es para nosotros, es nuestro Salvador, ha venido a liberarnos, a
amarnos hasta el extremo.
Prestemos atención, como los pastores, a la Buena Noticia
de esta noche. Que la oscuridad que se cierne no sea impedimento
para escuchar la Palabra y que los ruidos de fiesta de hoy no
ensordezcan la verdadera alegría que ha de nacer en el corazón.
“Despiértate –exhorta San Agustín-: Dios se ha hecho hombre por
ti. Despierta, tú que duermes, levántate de entre los muertos, y
Cristo será tu luz. Por ti precisamente, Dios se ha hecho hombre.
Hubieses muerto para siempre, si él no hubiera nacido en el tiempo.
Nunca te hubieses visto libre de la carne del pecado, si él no hubiera
aceptado la semejanza de la carne de pecado. Una inacabable
miseria se hubiera apoderado de ti, si no se hubiera llevado a cabo
esta misericordia. Nunca hubieras vuelto a la vida, si él no hubiera
venido al encuentro de tu muerte. Te hubieras derrumbado, si él no
te hubiera ayudado. Hubieras perecido, si él no hubiera venido.
Celebremos con alegría el advenimiento de nuestra salvación y
alegría, y muchos se alegrarán de su nacimiento. Pues será grande a
los ojos del Señor: no beberá vino ni licor; se llenará de Espíritu
Santo ya en el vientre materno, y convertirá muchos israelitas al
Señor, su Dios. Irá delante del Señor, con el espíritu y poder de Elías,
para convertir los corazones de los padres hacia los hijos, y a los
desobedientes, a la sensatez de los justos, preparando para el Señor
un pueblo bien dispuesto.»
Zacarías dijo al ángel:
—«¿Cómo estaré seguro de eso? Porque yo soy viejo, y mi mujer es
de edad avanzada.»
El ángel le contestó:
—«Yo soy Gabriel, que sirvo en presencia de Dios; he sido enviado a
hablarte para darte esta buena noticia. Pero mira te quedarás mudo,
sin poder hablar, hasta el día en que esto suceda, porque no has
dado fe a mis palabras, que se cumplirán en su momento.»
El pueblo estaba aguardando a Zacarías, sorprendido de que tardase
tanto en el santuario. Al salir no podía hablarles, y ellos
comprendieron que había tenido una visión en el santuario. Él les
hablaba por señas, porque seguía mudo.
Al cumplirse los días de su servicio en el templo volvió a casa. Días
después concibió Isabel, su mujer, y estuvo sin salir cinco meses,
diciendo:
—«Esto es lo que el Señor ha hecho por mí, cuando decidió librarme
de lo que me avergonzaba ante los hombres.»
Palabra del Señor.
MEDITACIÓN. “JUAN, EL PRECURSOR DE JESÚS”.
“Tu mujer Isabel te dará un hijo, y le pondrás por nombre
Juan. Te llenarás de alegría y muchos se alegrarán de su
nacimiento”, es el anuncio que el ángel le hace a Zacarías. Es la
promesa del nacimiento de un niño, que será regalo del Dios para el
cual no hay imposibles, a unos padres estériles. Así, Juan, “puesto
que proviene de Dios de un modo particular, pertenece totalmente a
1324
Dios y, por otro lado, precisamente por eso está enteramente a
disposición de los hombres para conducirlos a Dios” (Benedicto XVI).
También nuestra vida, podríamos decir que tiene estas
características: viene de Dios (cf. 2Mac 7,20-23), pertenece a Dios
(cf. Is 43,1) y está llamada a colaborar con Él en la misión de
salvación de la humanidad (cf. Jer 1,5).
Podemos percibir como el anuncio de este nacimiento está
en contraste con ese otro anuncio que es el del nacimiento de Jesús
nuestro Salvador, a María. “El contraste entre los dos escenarios no
podría ser más grande: por un lado, el sacerdote —el templo—, la
liturgia; por otro, una joven mujer desconocida, una aldea olvidada,
una casa particular anónima” (Benedicto XVI). Mientras Zacarías no
cree las palabras del ángel, la fe de María, su confianza y abandono
absoluto en Dios y sus planes, salta inmediatamente a la vista
alegrando el corazón de Dios y de la humanidad. Nacerá el Precursor
de una mujer casada pero estéril, mientras que de María, la Virgen,
nacerá el Mesías esperado por las naciones. El Bautista “se llenará
de Espíritu Santo ya en el vientre materno” y “muchos se alegrarán
de su nacimiento”; Jesús será concebido por obra del Espíritu Santo
(cf. Lc 1,35) y no todos se alegrarán de su nacimiento (cf. Mt 2,13).
Zacarías por su incredulidad y como signo que Dios cumple sus
promesas quedará mudo, pues Dios no se deja vencer por la
incredulidad humana. Por el contrario, María, escuchará el anuncio
gozoso de la maternidad de boca de su prima Isabel y ella misma
cantará feliz las maravillas de Dios realizadas en la humildad de su
esclava.
El anuncio del nacimiento de Juan nos coloca frente a las
promesas que Dios hace a la humanidad, que va a cumplir y nuestra
respuesta personal, la respuesta de fe o de incredulidad que
podemos darle. Ser como Zacarías o ser como María. Quedarnos
mudos y entristecidos, aunque viendo como Dios actúa a pesar
nuestro; o, cantar alegres las grandes obras de Dios y ser testigos
activos de como Dios actúa con nuestra humilde colaboración. ¡Tú
decides!
venir, por la alegría que nos trae la Navidad, de hacernos valorar
este don tan grande y no permitamos que a nadie se le robe.
DÍA 24 DE DICIEMBRE
LECTURA BIBLICA:
Lectura del santo Evangelio según San Lucas (Lc 2, 1-14).
En aquellos días salió un decreto del emperador Augusto,
ordenando hacer un censo del mundo entero.
Este fue el primer censo que se hizo siendo Cirino gobernador de
Siria. Y todos iban a inscribirse, cada cual a su ciudad.
También José, que era de la casa y familia de David, subió desde la
ciudad de Nazaret, en Galilea, a la ciudad de David, que se llama
Belén, en Judea, para inscribirse con su esposa María, que estaba
encinta. Y mientras estaban allí le llegó el tiempo del parto y dio a
luz a su hijo primogénito, lo envolvió en pañales y lo acostó en un
pesebre, porque no tenían sitio en la posada.
En aquella región había unos pastores que pasaban la noche al
aire libre, velando por turno su rebaño.
Y un ángel del Señor se les presentó; la gloria del Señor los
envolvió de claridad y se llenaron de gran temor.
El ángel les dijo:
—No teman, les traigo una buena noticia, una gran alegría para
todo el pueblo: hoy, en la ciudad de David, less ha nacido un
Salvador: el Mesías, el Señor. Y aquí tienen la señal: encontrarán un
niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre.
De pronto, en torno al ángel, apareció una legión del ejército
celestial, que alababa a Dios, diciendo:
“Gloria a Dios en el cielo, y en la tierra paz a los hombres que
ama el Señor”.
Palabra del Señor.
14 23
Zacarías, sus padres. Escribe San Ambrosio: «Isabel dio a luz a un
hijo, y sus vecinos se unieron en su alegría. El nacimiento de los
santos es una alegría para muchos, pues es un bien común, ya que la
justicia es una virtud social. En el nacimiento del justo se ven ya las
señales de lo que será su vida, y el atractivo que tendrá su virtud
está presagiado y significado en esa alegría de los vecinos».
Así, el nacimiento de un niño siempre es una gran alegría; es
el don más precioso que Dios da a los padres al ser co-creadores con
Él. La vida es expresión del gran amor misericordioso que Dios nos
tiene. Alegría de los padres y de todos los que le rodean. Cada niño
es una bendición de Dios para el hogar y digno de toda felicitación.
Bien lo sabían Isabel y Zacarías, Juan no es “suyo”, es un gran regalo
de Dios y Él lleva su vida. A ellos les toca ser padres, reflejo de Dios
Padre; amar, cuidar, educar y colaborar con Dios para que ese hijo
viva el proyecto que Dios ha soñado con Él.
Cada niño concebido, soñado y querido por Dios, lleva en sí
mismo un proyecto grandioso por descubrir y vivir. ¿Qué llegará a
ser este niño?, se preguntan de Juan. Pregunta que hemos de
hacerle a Aquel que nos ha dado la vida y el único que nos dará la
respuesta cierta, el proyecto de vida que soñó con cada uno. Dios
soñó con Juan que sea nada menos que el precursor de su Hijo, del
Mesías Salvador de la humanidad, el más grande de los nacidos de
mujer. Una hermosa y grande misión.
Por eso, el derecho a la vida, esa vida que Dios ha soñado
con un gran proyecto, no se lo podemos negar a nadie, así lo
expresaba San Juan Pablo II: “Todo ser humano, desde su
concepción, tiene derecho a nacer, es decir, a vivir su propia vida”.
Esto tiene una gran repercusión en la sociedad: “No sólo el
bienestar, sino también, en cierto modo, el ser mismo de la sociedad,
dependen de la salvaguardia de este derecho primordial. Si se niega
al niño por nacer este derecho, resultará cada vez más difícil
reconocer sin discriminaciones el mismo derecho a todos los seres
humanos".
Bendigamos al Señor junto con Zacarías por este don
precioso de la vida, por nuestros niños y todos los que están aún por
DÍA 20 DE DICIEMBRE
LECTURA BIBLICA:
Lectura del santo evangelio según san Lucas (Lc 1, 26-38)
A los seis meses, el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad
de Galilea llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre
llamado José, de la estirpe de David; la virgen se llamaba María.
El ángel, entrando en su presencia, dijo:
—«Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo.»
Ella se turbó ante estas palabras y se preguntaba qué saludo era
aquél.
El ángel le dijo:
—«No temas, María, porque has encontrado gracia ante Dios.
Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo, y le pondrás por
nombre Jesús. Será grande, se llamará Hijo del Altísimo, el Señor
Dios le dará el trono de David, su padre, reinará sobre la
descendencia de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin.»
Y María dijo al ángel:
—«¿Cómo será eso, pues no conozco a varón?»
El ángel le contestó:
-«El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y la fuerza del Altísimo te cubrirá
con su sombra; por eso el Santo que va a nacer se llamará Hijo de
Dios.
Ahí tienes a tu pariente Isabel, que, a pesar de su vejez, ha
concebido un hijo, y ya está de seis meses la que llamaban estéril,
porque para Dios nada hay imposible.»
María contestó:
—«Aquí está la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra.»
Y la dejó el ángel.
Palabra del Señor.
15
22
MEDITACIÓN. “EL SÍ DE MARÍA”.
Dios envía al ángel a María, con la petición de que sea la
Madre de su Hijo, que participe del plan de salvación de la
humanidad. No fuerza, no manda, no obliga… Dios propone y espera
la respuesta. Comenta San Bernardo: “Oíste, Virgen, que concebirás
y darás a luz a un hijo; oíste que no será por obra de varón, sino por
obra del Espíritu Santo. Mira que el ángel aguarda tu respuesta,
porque ya es tiempo que se vuelva al Señor que lo envió”. Pero, no es
sólo Dios quien espera esa respuesta. “También nosotros, los
condenados infelizmente a muerte por la divina sentencia,
esperamos, Señora, esta palabra de misericordia”. Esta humanidad
sumida en las tinieblas del pecado, espera tu “Si”.
“Se pone entre tus manos el precio de nuestra salvación; en
seguida seremos librados si consientes. Por la Palabra eterna de Dios
fuimos todos creados, y a pesar de eso morimos; mas por tu breve
respuesta seremos ahora restablecidos para ser llamados de nuevo a
la vida.
Esto te suplica, oh piadosa Virgen, el triste Adán, desterrado
del paraíso con toda su miserable posteridad. Esto Abrahán, esto
David, con todos los santos antecesores tuyos, que están detenidos
en la región de la sombra de la muerte; esto mismo te pide el mundo
todo, postrado a tus pies.
Y no sin motivo aguarda con ansia tu respuesta, porque de
tu palabra depende el consuelo de los miserables, la redención de los
cautivos, la libertad de los condenados, la salvación, finalmente, de
todos los hijos de Adán, de todo tu linaje.
Da pronto tu respuesta. Responde presto al ángel, o, por
mejor decir, al Señor por medio del ángel; responde una palabra y
recibe al que es la Palabra; pronuncia tu palabra y concibe la divina;
emite una palabra fugaz y acoge en tu seno a la Palabra eterna”.
Siempre hay temores a los planes de Dios, pues supone
cambios, abandono de mis proyectos por los suyos y no es fácil. Se
experimenta la fragilidad, la pequeñez ante tales iniciativas de Dios.
también lo son una María Magdalena, San Agustín, Rosa de Lima,
Francisco de Asís, Francisco Javier y otros muchos colaboradores del
Señor en la redención del mundo. ¿Y tú? ¿Te animas a colaborar con
Dios?
DÍA 23 DE DICIEMBRE
LECTURA BIBLICA:
Lectura del santo evangelio según san Lucas (Lc 1, 57-66)
A Isabel se le cumplió el tiempo del parto y dio a luz un hijo. Se
enteraron sus vecinos y parientes de que el Señor le habla hecho
una gran misericordia, y la felicitaban.
A los ocho días fueron a circuncidar al niño, y lo llamaban Zacarías,
como a su padre. La madre intervino diciendo:
—«¡No! Se va a llamar Juan.»
Le replicaron:
-«Ninguno de tus parientes se llama así.»
Entonces preguntaban por señas al padre como quería que se
llamase. El pidió una tablilla y escribió: «Juan es su nombre.» Todos
se quedaron extrañados.
Inmediatamente recuperó el habla y empezó a bendecir a Dios.
Los vecinos quedaron sobrecogidos, y corrió la noticia por toda la
montaña de Judea. Y todos los que lo oían reflexionaban diciendo:
—«¿Que va a ser este niño?»
Porque la mano del Señor estaba con él.
Palabra del Señor.
MEDITACIÓN. DIOS HA TENIDO COMPASIÓN.
“Dios ha tenido compasión” es el significado del nombre de
Juan. Todos se alegran con su nacimiento, sobre todo Isabel y
16 21
MEDITACIÓN. EL PODEROSO HA HECHO OBRAS GRANDES POR MI.
María canta exultante la grandeza del Señor, desborda de
alegría porque Dios todopoderoso ha tenido a bien mirar la
humildad de su esclava. Se sabe amada, elegida, predilecta; aun
cuando ella sabe que es nada delante de Él. “¿Qué es el hombre
para que te acuerdes de Él? ¿Qué el hijo de Adán para que pienses
en él?” (Sal 8,5). La encarnación de tu Hijo, Padre, es la expresión
maravillosa de tu amor por el hombre, pequeña creatura a la cual
amas por si misma; no te has prendado de nosotros porque seamos
perfectos o de grandes cualidades, sino por puro amor.
María reconoce con gozo que el Poderoso ha hecho grandes
obras en ella y por ella, pues por su frágil “Si” nacerá nuestra
Salvación, Cristo Jesús. En ella está actuando, haciéndola la Madre
del Salvador. Por ella, nosotros pecadores, seremos redimidos,
colmados de bienes, amados misericordiosamente. ¡Que
repercusión tan grande tiene una vida puesta en las manos de Dios y
colaborando con sus planes! ¡Que dicha manifiesta María en su
canto! ¡Qué envidia provoca en nuestro corazón y qué atractivo
despierta en el interior, para dejar también actuar a Dios en nuestra
vida! Los soberbios de corazón que piensan que Dios no puede
actuar en sus vidas o no lo necesitan. Que en una falsa humildad
piensan: “es que no soy digno”. Los que se creen poderosos y hasta
dioses de este mundo, autosuficientes que buscan su propia
felicidad sin contar con Él. Los que se sienten ricos, que ya lo tienen
todo, que están hartos en sus propias riquezas y no necesitan de
Dios. Ellos, no han comprendido el gran amor misericordioso de
Dios, se pierden el auténtico exultar de gozo.
María no duda en admitir e incluso sorprenderse que todos
los pueblos le llamarán Bienaventurada. Reconoce como una vida
tan pequeña puesta en las manos de Dios, que se dispone a
colaborar con todo su ser en la salvación de la humanidad; por
acción de Dios, tiene una repercusión inmensa hacia todas las
generaciones: “Los sabios brillarán como el esplendor del
firmamento, y los que guiaron a muchos por el buen camino,
resplandecerán como las estrellas por toda la eternidad” (Dan 12,3).
Así, hoy, nosotros llamamos a María Bienaventurada. Y como ella
Sin embargo, “¿por qué tardas? ¿Qué recelas? Cree, di que sí y
recibe. Que tu humildad se revista de audacia, y tu modestia de
confianza. De ningún modo conviene que tu sencillez virginal se
olvide aquí de la prudencia. En este asunto no temas, Virgen
prudente, la presunción; porque, aunque es buena la modestia en el
silencio, más necesaria es ahora la piedad en las palabras.
Abre, Virgen dichosa, el corazón a la fe, los labios al
consentimiento, las castas entrañas al Criador. Mira que el deseado
de todas las gentes está llamando a tu puerta. Si te demoras en
abrirle, pasará adelante, y después volverás con dolor a buscar al
amado de tu alma. Levántate, corre, abre. Levántate por la fe, corre
por la devoción abre por el consentimiento”.
Da tu respuesta María y yo contigo podré dar la mía.
También podré abrir el corazón a la fe, mis labios a decir que “Si” al
Señor y todo mi ser será suyo; para que la Palabra de Dios se
encarne hoy en mí, para que se hagan realidad sus planes en bien de
muchos.
“Aquí está —dice la Virgen— la esclava del Señor; hágase en
mi según tu palabra”. Y aquí estoy yo también Señor, para hacer tu
voluntad, cuenta conmigo para colaborar en la salvación de la
humanidad.
DÍA 21 DE DICIEMBRE
LECTURA BIBLICA:
Lectura del santo evangelio según san Lucas (Lc 1, 39-45).
Unos días después, María se puso en camino y fue aprisa a la
montaña, a un pueblo de Judá; entró en casa de Zacarías y saludó a
Isabel.
En cuanto Isabel oyó el saludo de María, saltó la criatura en su
vientre. Se llenó Isabel del Espíritu Santo y exclamó con voz fuerte:
—«¡Bendita tú entre las mujeres, y bendito el fruto de tu vientre!
17
20
¿Quién soy yo para que me visite la madre de mi Señor? En cuanto
tu saludo llegó a mis oídos, la criatura saltó de alegría en mi vientre.
Dichosa tú, que has creído, porque lo que te ha dicho el Señor se
cumplirá.»
Palabra del Señor.
MEDITACIÓN. MARÍA SALE PRESUROSA A SERVIR.
María llena de Dios, con Jesús en su vientre sale presurosa a
amar, a servir a su prima. El ángel le ha hecho ver que Isabel está
esperando un hijo y ella viendo más allá, entiende que está en
necesidad de una ayuda. María no se puede resistir, la presencia del
Hijo Amado en ella no le permite negarse a amar. Ha comprendido
que “el hombre, única criatura terrestre a la que Dios ha amado por
sí mismo, no puede encontrar su propia plenitud si no es en la
entrega sincera de sí mismo a los demás” (GS 24). Va a prisa, va
llevada por el amor, corre por la senda de un amor servicial.
¿Qué lleva María a Isabel? ¿Qué le ofrece en su amor? Es
ella misma la que se ofrece, su tiempo, su vida y sobre todo el
tesoro que lleva en su vientre: el Mesías esperado. Bien pronto se
nota los frutos de la llegada de María y la presencia del Señor, pues
al oír el saludo de María, saltó la criatura en su vientre e Isabel se
llenó del Espíritu Santo. María contagia la alegría de la salvación que
trae Jesús; Juan capta la presencia del Señor del cual será su
precursor; Isabel es colmada del Espíritu Santo, don por excelencia
del Hijo a través de María. Qué ejemplo maravilloso de amar dando
lo mejor de sí mismo a la persona amada. Darme a mí mismo y dar a
Dios, que es el más grande tesoro que puedo brindar a los demás.
“Salgamos –nos exhorta el Papa Francisco-, salgamos a ofrecer a
todos la vida de Jesucristo”.
“¿Quién soy yo para que me visite la madre de mi Señor?” -
Exclama Isabel. Ha captado la presencia del Señor en el vientre de
María. Comparte el gozo de María: dichosa tú que has creído. Es la
alegría propia de la salvación. Pues “la alegría del Evangelio llena el
corazón y la vida entera de los que se encuentran con Jesús… Con
Jesucristo siempre nace y renace la alegría” (EG 1). María es
portadora de la auténtica alegría: Cristo.
¡Bendita tú entre las mujeres María! Y benditos seamos
también nosotros al salir de nuestros egoísmos, movidos por Dios,
para salir al encuentro de nuestros hermanos y brindarles nuestro
servicio. Benditos, si hacemos todo lo posible por llevarles a Dios, a
través de nuestros gestos y palabras, si buscamos que todos se
puedan encontrar con Él, que es la mejor forma de amarles.
Benditos, si nuestro gozo de ser amigos de Dios, se une al gozo de
los que empiezan a conocerle por que los hemos evangelizado.
Benditos porque hemos creído que la mejor de amar a cada persona
es llevarles a Cristo.
DÍA 22 DE DICIEMBRE
LECTURA BIBLICA:.
Lectura del santo evangelio según san Lucas (Lc 1,46-56)
En aquel tiempo, María dijo:
—«Proclama mi alma la grandeza del Señor, se alegra mi espíritu en
Dios, mi salvador; porque ha mirado la humillación de su esclava.
Desde ahora me felicitarán todas las generaciones, porque el
Poderoso ha hecho obras grandes por mí: su nombre es santo,
y su misericordia llega a sus fieles de generación en generación.
Él hace proezas con su brazo: dispersa a los soberbios de corazón,
derriba del trono a los poderosos y enaltece a los humildes,
a los hambrientos los colma de bienes y a los ricos los despide
vacíos.
Auxilia a Israel, su siervo, acordándose de la misericordia
—como lo había prometido a nuestros padres— en favor de
Abrahán y su descendencia por siempre.»
María se quedó con Isabel unos tres meses y después volvió a su
casa.
Palabra del Señor.
18 19

Más contenido relacionado

La actualidad más candente

Novena de Navidad 2020
Novena de Navidad 2020Novena de Navidad 2020
Novena de Navidad 2020
Venancio Ancajima
 
Folleto orar en familia 2013
Folleto orar en familia 2013Folleto orar en familia 2013
Folleto orar en familia 2013
SERSO San Viator
 
Celebracion de Navidad - 2014 DIVINO MAESTRO OURENSE
Celebracion de Navidad - 2014 DIVINO MAESTRO OURENSECelebracion de Navidad - 2014 DIVINO MAESTRO OURENSE
Celebracion de Navidad - 2014 DIVINO MAESTRO OURENSE
joseflorencio
 
Misa 50 años eli y johnny
Misa 50 años eli y johnnyMisa 50 años eli y johnny
Misa 50 años eli y johnny
agustinaka
 
Programas de las misas del papa Francisco en la región.
Programas de las misas del papa Francisco en la región. Programas de las misas del papa Francisco en la región.
Programas de las misas del papa Francisco en la región.
Jesús Alanoca
 
Comuniones 2012 3
Comuniones 2012  3Comuniones 2012  3
Comuniones 2012 3
Tania Hernández
 
Eucaristia Milagrosa 2013
Eucaristia Milagrosa 2013Eucaristia Milagrosa 2013
Eucaristia Milagrosa 2013
psjpastoral
 
Villancicos populares
Villancicos popularesVillancicos populares
Villancicos populares
Opus Dei
 
Navidad 09
Navidad 09Navidad 09
Navidad 09
Brianjlv
 
Eucaristia comuniones fin de curso -
Eucaristia comuniones   fin de curso -Eucaristia comuniones   fin de curso -
Eucaristia comuniones fin de curso -
psjpastoral
 
Propuestas para trabajar el año liturgico
Propuestas para trabajar el año liturgicoPropuestas para trabajar el año liturgico
Propuestas para trabajar el año liturgico
mil61
 
7 octubre
7 octubre7 octubre
7 octubre
Tania Hernández
 
Oracion al entregar los dones
Oracion al entregar los donesOracion al entregar los dones
Oracion al entregar los dones
Wil Ivi
 
Ideas creativas
Ideas creativasIdeas creativas
Oración para Corona de Adviento
Oración para Corona de AdvientoOración para Corona de Adviento
Oración para Corona de Adviento
MJPIIF
 
Proponemos este esquema sencillo para orar al encender la vela de adviento
Proponemos este esquema sencillo para orar al encender la vela de advientoProponemos este esquema sencillo para orar al encender la vela de adviento
Proponemos este esquema sencillo para orar al encender la vela de adviento
Lucila de la Torre
 
Corona adviento i 2013
Corona adviento i   2013Corona adviento i   2013
Corona adviento i 2013
Sigifredo Sánchez Crisanto
 
Manual de Semana Santa para celebrarlo en familia Ciclo “a” 2020.
Manual de Semana Santa para celebrarlo en familia Ciclo “a” 2020.Manual de Semana Santa para celebrarlo en familia Ciclo “a” 2020.
Manual de Semana Santa para celebrarlo en familia Ciclo “a” 2020.
Maritza Pérez Hernández
 
Materiales fiesta-sagrada-familia-2018
Materiales fiesta-sagrada-familia-2018Materiales fiesta-sagrada-familia-2018
Materiales fiesta-sagrada-familia-2018
FRANCISCO PAVON RABASCO
 

La actualidad más candente (20)

Novena de Navidad 2020
Novena de Navidad 2020Novena de Navidad 2020
Novena de Navidad 2020
 
Folleto orar en familia 2013
Folleto orar en familia 2013Folleto orar en familia 2013
Folleto orar en familia 2013
 
Celebracion de Navidad - 2014 DIVINO MAESTRO OURENSE
Celebracion de Navidad - 2014 DIVINO MAESTRO OURENSECelebracion de Navidad - 2014 DIVINO MAESTRO OURENSE
Celebracion de Navidad - 2014 DIVINO MAESTRO OURENSE
 
Misa 50 años eli y johnny
Misa 50 años eli y johnnyMisa 50 años eli y johnny
Misa 50 años eli y johnny
 
Programas de las misas del papa Francisco en la región.
Programas de las misas del papa Francisco en la región. Programas de las misas del papa Francisco en la región.
Programas de las misas del papa Francisco en la región.
 
Comuniones 2012 3
Comuniones 2012  3Comuniones 2012  3
Comuniones 2012 3
 
12 enero
12 enero12 enero
12 enero
 
Eucaristia Milagrosa 2013
Eucaristia Milagrosa 2013Eucaristia Milagrosa 2013
Eucaristia Milagrosa 2013
 
Villancicos populares
Villancicos popularesVillancicos populares
Villancicos populares
 
Navidad 09
Navidad 09Navidad 09
Navidad 09
 
Eucaristia comuniones fin de curso -
Eucaristia comuniones   fin de curso -Eucaristia comuniones   fin de curso -
Eucaristia comuniones fin de curso -
 
Propuestas para trabajar el año liturgico
Propuestas para trabajar el año liturgicoPropuestas para trabajar el año liturgico
Propuestas para trabajar el año liturgico
 
7 octubre
7 octubre7 octubre
7 octubre
 
Oracion al entregar los dones
Oracion al entregar los donesOracion al entregar los dones
Oracion al entregar los dones
 
Ideas creativas
Ideas creativasIdeas creativas
Ideas creativas
 
Oración para Corona de Adviento
Oración para Corona de AdvientoOración para Corona de Adviento
Oración para Corona de Adviento
 
Proponemos este esquema sencillo para orar al encender la vela de adviento
Proponemos este esquema sencillo para orar al encender la vela de advientoProponemos este esquema sencillo para orar al encender la vela de adviento
Proponemos este esquema sencillo para orar al encender la vela de adviento
 
Corona adviento i 2013
Corona adviento i   2013Corona adviento i   2013
Corona adviento i 2013
 
Manual de Semana Santa para celebrarlo en familia Ciclo “a” 2020.
Manual de Semana Santa para celebrarlo en familia Ciclo “a” 2020.Manual de Semana Santa para celebrarlo en familia Ciclo “a” 2020.
Manual de Semana Santa para celebrarlo en familia Ciclo “a” 2020.
 
Materiales fiesta-sagrada-familia-2018
Materiales fiesta-sagrada-familia-2018Materiales fiesta-sagrada-familia-2018
Materiales fiesta-sagrada-familia-2018
 

Similar a Novena de Navidad 2016

Presentacion Del Coro
Presentacion Del CoroPresentacion Del Coro
Presentacion Del Coro
Ismael Gómez
 
Novena de navidad 2021
Novena de navidad 2021Novena de navidad 2021
Novena de navidad 2021
Venancio Ancajima
 
Canciones De Navidad
Canciones De NavidadCanciones De Navidad
Canciones De Navidad
Ismael Gómez
 
Cancionero Infantil
Cancionero InfantilCancionero Infantil
Cancionero Infantil
cristinamoreubi
 
CONECTATE 086: NAVIDAD
CONECTATE 086: NAVIDADCONECTATE 086: NAVIDAD
CONECTATE 086: NAVIDAD
Audioconéctate.org / Home
 
GUIÓN SIN CANCIONES DEL DOMINGO 2º DE NAVIDAD. CICLO B. DIA 4 DE ENERO DEL 2015
GUIÓN SIN CANCIONES DEL DOMINGO 2º DE NAVIDAD. CICLO B. DIA 4 DE ENERO DEL 2015GUIÓN SIN CANCIONES DEL DOMINGO 2º DE NAVIDAD. CICLO B. DIA 4 DE ENERO DEL 2015
GUIÓN SIN CANCIONES DEL DOMINGO 2º DE NAVIDAD. CICLO B. DIA 4 DE ENERO DEL 2015
FEDERICO ALMENARA CHECA
 
Villancicos para posadas de 6o a 11o grado tamaño carta 2016 (1)
Villancicos para posadas de 6o a 11o grado tamaño carta 2016 (1)Villancicos para posadas de 6o a 11o grado tamaño carta 2016 (1)
Villancicos para posadas de 6o a 11o grado tamaño carta 2016 (1)
adonai aleman
 
Villancicos para posadas de 6o a 11o grado tamaño carta 2016 (1)
Villancicos para posadas de 6o a 11o grado tamaño carta 2016 (1)Villancicos para posadas de 6o a 11o grado tamaño carta 2016 (1)
Villancicos para posadas de 6o a 11o grado tamaño carta 2016 (1)
Maria Jose
 
Novena navidad
Novena navidadNovena navidad
GUIÓN SIN CANCIONES DE LA NOCHEBUENA. CICLO B. 24 DE DICIEMBRE DEL 2014
GUIÓN SIN CANCIONES DE LA NOCHEBUENA. CICLO B.  24 DE DICIEMBRE DEL 2014GUIÓN SIN CANCIONES DE LA NOCHEBUENA. CICLO B.  24 DE DICIEMBRE DEL 2014
GUIÓN SIN CANCIONES DE LA NOCHEBUENA. CICLO B. 24 DE DICIEMBRE DEL 2014
FEDERICO ALMENARA CHECA
 
GUIÓN CON CANCIONES DE LA EUCARISTIA DE LA MISA DEL GALLO. CICLO C. DIA 24 DE...
GUIÓN CON CANCIONES DE LA EUCARISTIA DE LA MISA DEL GALLO. CICLO C. DIA 24 DE...GUIÓN CON CANCIONES DE LA EUCARISTIA DE LA MISA DEL GALLO. CICLO C. DIA 24 DE...
GUIÓN CON CANCIONES DE LA EUCARISTIA DE LA MISA DEL GALLO. CICLO C. DIA 24 DE...
FEDERICO ALMENARA CHECA
 
Guión de la Misa del gallo. Ciclo A
Guión de la Misa del gallo. Ciclo AGuión de la Misa del gallo. Ciclo A
Guión de la Misa del gallo. Ciclo A
FEDERICO ALMENARA CHECA
 
GUIÓN SIN CANCIONES DE LA MISA DE NAVIDAD. CICLO B. DIA 25 DE DICIEMBRE DEL 2014
GUIÓN SIN CANCIONES DE LA MISA DE NAVIDAD. CICLO B. DIA 25 DE DICIEMBRE DEL 2014GUIÓN SIN CANCIONES DE LA MISA DE NAVIDAD. CICLO B. DIA 25 DE DICIEMBRE DEL 2014
GUIÓN SIN CANCIONES DE LA MISA DE NAVIDAD. CICLO B. DIA 25 DE DICIEMBRE DEL 2014
FEDERICO ALMENARA CHECA
 
Corona de adviento, segundo domingo
Corona de adviento, segundo domingoCorona de adviento, segundo domingo
Corona de adviento, segundo domingo
Grupo de Oración María Auxiliadora
 
GUIÓN SIN CANCIONES DEL BAUTISMO DEL SEÑOR. CICLO B. DIA 11 DE ENERO DEL 2015
GUIÓN SIN CANCIONES DEL BAUTISMO DEL SEÑOR. CICLO B. DIA 11 DE ENERO DEL 2015GUIÓN SIN CANCIONES DEL BAUTISMO DEL SEÑOR. CICLO B. DIA 11 DE ENERO DEL 2015
GUIÓN SIN CANCIONES DEL BAUTISMO DEL SEÑOR. CICLO B. DIA 11 DE ENERO DEL 2015
FEDERICO ALMENARA CHECA
 
PREGÓN DE NAVIDAD 2015 DE BAEZA
PREGÓN DE NAVIDAD 2015 DE BAEZAPREGÓN DE NAVIDAD 2015 DE BAEZA
PREGÓN DE NAVIDAD 2015 DE BAEZA
bcartas
 
Sagrada familiaorarfamilia
Sagrada familiaorarfamiliaSagrada familiaorarfamilia
Sagrada familiaorarfamilia
FAMILIASCADIZ
 
GUIÓN DE LA EUCARISTIA FAMILIAR DE LA NATIVIDAD DEL SEÑOR. CICLO A. DIA 25 D...
GUIÓN DE LA EUCARISTIA FAMILIAR DE LA NATIVIDAD DEL SEÑOR. CICLO A.  DIA 25 D...GUIÓN DE LA EUCARISTIA FAMILIAR DE LA NATIVIDAD DEL SEÑOR. CICLO A.  DIA 25 D...
GUIÓN DE LA EUCARISTIA FAMILIAR DE LA NATIVIDAD DEL SEÑOR. CICLO A. DIA 25 D...
federico almenara ramirez
 
VILLANCICOS.pdf
VILLANCICOS.pdfVILLANCICOS.pdf
VILLANCICOS.pdf
vicenteeduardoharo1
 
Pregón de navidad. texto
Pregón de navidad. textoPregón de navidad. texto
Pregón de navidad. texto
LuksCorso
 

Similar a Novena de Navidad 2016 (20)

Presentacion Del Coro
Presentacion Del CoroPresentacion Del Coro
Presentacion Del Coro
 
Novena de navidad 2021
Novena de navidad 2021Novena de navidad 2021
Novena de navidad 2021
 
Canciones De Navidad
Canciones De NavidadCanciones De Navidad
Canciones De Navidad
 
Cancionero Infantil
Cancionero InfantilCancionero Infantil
Cancionero Infantil
 
CONECTATE 086: NAVIDAD
CONECTATE 086: NAVIDADCONECTATE 086: NAVIDAD
CONECTATE 086: NAVIDAD
 
GUIÓN SIN CANCIONES DEL DOMINGO 2º DE NAVIDAD. CICLO B. DIA 4 DE ENERO DEL 2015
GUIÓN SIN CANCIONES DEL DOMINGO 2º DE NAVIDAD. CICLO B. DIA 4 DE ENERO DEL 2015GUIÓN SIN CANCIONES DEL DOMINGO 2º DE NAVIDAD. CICLO B. DIA 4 DE ENERO DEL 2015
GUIÓN SIN CANCIONES DEL DOMINGO 2º DE NAVIDAD. CICLO B. DIA 4 DE ENERO DEL 2015
 
Villancicos para posadas de 6o a 11o grado tamaño carta 2016 (1)
Villancicos para posadas de 6o a 11o grado tamaño carta 2016 (1)Villancicos para posadas de 6o a 11o grado tamaño carta 2016 (1)
Villancicos para posadas de 6o a 11o grado tamaño carta 2016 (1)
 
Villancicos para posadas de 6o a 11o grado tamaño carta 2016 (1)
Villancicos para posadas de 6o a 11o grado tamaño carta 2016 (1)Villancicos para posadas de 6o a 11o grado tamaño carta 2016 (1)
Villancicos para posadas de 6o a 11o grado tamaño carta 2016 (1)
 
Novena navidad
Novena navidadNovena navidad
Novena navidad
 
GUIÓN SIN CANCIONES DE LA NOCHEBUENA. CICLO B. 24 DE DICIEMBRE DEL 2014
GUIÓN SIN CANCIONES DE LA NOCHEBUENA. CICLO B.  24 DE DICIEMBRE DEL 2014GUIÓN SIN CANCIONES DE LA NOCHEBUENA. CICLO B.  24 DE DICIEMBRE DEL 2014
GUIÓN SIN CANCIONES DE LA NOCHEBUENA. CICLO B. 24 DE DICIEMBRE DEL 2014
 
GUIÓN CON CANCIONES DE LA EUCARISTIA DE LA MISA DEL GALLO. CICLO C. DIA 24 DE...
GUIÓN CON CANCIONES DE LA EUCARISTIA DE LA MISA DEL GALLO. CICLO C. DIA 24 DE...GUIÓN CON CANCIONES DE LA EUCARISTIA DE LA MISA DEL GALLO. CICLO C. DIA 24 DE...
GUIÓN CON CANCIONES DE LA EUCARISTIA DE LA MISA DEL GALLO. CICLO C. DIA 24 DE...
 
Guión de la Misa del gallo. Ciclo A
Guión de la Misa del gallo. Ciclo AGuión de la Misa del gallo. Ciclo A
Guión de la Misa del gallo. Ciclo A
 
GUIÓN SIN CANCIONES DE LA MISA DE NAVIDAD. CICLO B. DIA 25 DE DICIEMBRE DEL 2014
GUIÓN SIN CANCIONES DE LA MISA DE NAVIDAD. CICLO B. DIA 25 DE DICIEMBRE DEL 2014GUIÓN SIN CANCIONES DE LA MISA DE NAVIDAD. CICLO B. DIA 25 DE DICIEMBRE DEL 2014
GUIÓN SIN CANCIONES DE LA MISA DE NAVIDAD. CICLO B. DIA 25 DE DICIEMBRE DEL 2014
 
Corona de adviento, segundo domingo
Corona de adviento, segundo domingoCorona de adviento, segundo domingo
Corona de adviento, segundo domingo
 
GUIÓN SIN CANCIONES DEL BAUTISMO DEL SEÑOR. CICLO B. DIA 11 DE ENERO DEL 2015
GUIÓN SIN CANCIONES DEL BAUTISMO DEL SEÑOR. CICLO B. DIA 11 DE ENERO DEL 2015GUIÓN SIN CANCIONES DEL BAUTISMO DEL SEÑOR. CICLO B. DIA 11 DE ENERO DEL 2015
GUIÓN SIN CANCIONES DEL BAUTISMO DEL SEÑOR. CICLO B. DIA 11 DE ENERO DEL 2015
 
PREGÓN DE NAVIDAD 2015 DE BAEZA
PREGÓN DE NAVIDAD 2015 DE BAEZAPREGÓN DE NAVIDAD 2015 DE BAEZA
PREGÓN DE NAVIDAD 2015 DE BAEZA
 
Sagrada familiaorarfamilia
Sagrada familiaorarfamiliaSagrada familiaorarfamilia
Sagrada familiaorarfamilia
 
GUIÓN DE LA EUCARISTIA FAMILIAR DE LA NATIVIDAD DEL SEÑOR. CICLO A. DIA 25 D...
GUIÓN DE LA EUCARISTIA FAMILIAR DE LA NATIVIDAD DEL SEÑOR. CICLO A.  DIA 25 D...GUIÓN DE LA EUCARISTIA FAMILIAR DE LA NATIVIDAD DEL SEÑOR. CICLO A.  DIA 25 D...
GUIÓN DE LA EUCARISTIA FAMILIAR DE LA NATIVIDAD DEL SEÑOR. CICLO A. DIA 25 D...
 
VILLANCICOS.pdf
VILLANCICOS.pdfVILLANCICOS.pdf
VILLANCICOS.pdf
 
Pregón de navidad. texto
Pregón de navidad. textoPregón de navidad. texto
Pregón de navidad. texto
 

Último

la iglesia en tiempo medieval (como era la iglesia a.c)
la iglesia en tiempo medieval (como era la iglesia a.c)la iglesia en tiempo medieval (como era la iglesia a.c)
la iglesia en tiempo medieval (como era la iglesia a.c)
amiryhonatan034
 
Presentación vida de San Juan María Vianney.pptx
Presentación vida de San Juan María Vianney.pptxPresentación vida de San Juan María Vianney.pptx
Presentación vida de San Juan María Vianney.pptx
ClaudiaZapata74
 
COMO DEJAR EL ORGULLO SEGUN LA BIBLIA .pptx
COMO DEJAR EL ORGULLO SEGUN LA BIBLIA .pptxCOMO DEJAR EL ORGULLO SEGUN LA BIBLIA .pptx
COMO DEJAR EL ORGULLO SEGUN LA BIBLIA .pptx
EvangelistaOmarDiaz
 
El sentido de la vida.pdf Como ser ùtil en la vida
El sentido de la vida.pdf Como ser ùtil en la vidaEl sentido de la vida.pdf Como ser ùtil en la vida
El sentido de la vida.pdf Como ser ùtil en la vida
MayaJesseHidalgo
 
Antropología Filosófica facil de entender.ppt
Antropología Filosófica facil de entender.pptAntropología Filosófica facil de entender.ppt
Antropología Filosófica facil de entender.ppt
FacundoRiquel
 
Homo Deus, Breve historia del mañana, Yuval Noah Harari
Homo Deus, Breve historia del mañana, Yuval Noah HarariHomo Deus, Breve historia del mañana, Yuval Noah Harari
Homo Deus, Breve historia del mañana, Yuval Noah Harari
Moisés Granados
 
62 El Milenio 23.08.17 .pdf
62 El Milenio 23.08.17              .pdf62 El Milenio 23.08.17              .pdf
62 El Milenio 23.08.17 .pdf
FedericoSalvadorWads1
 
La Doctrina de la Trinidad, un pequeño librito
La Doctrina de la Trinidad, un pequeño libritoLa Doctrina de la Trinidad, un pequeño librito
La Doctrina de la Trinidad, un pequeño librito
Oscar M Briones- Silva
 
Francis Schaeffer HUYENDO DE LA RAZON.pdf
Francis Schaeffer HUYENDO DE LA RAZON.pdfFrancis Schaeffer HUYENDO DE LA RAZON.pdf
Francis Schaeffer HUYENDO DE LA RAZON.pdf
Oscar M Briones- Silva
 
DIOS SU NOMBRE ES PADRE, IGLESIA CED.pptx
DIOS SU NOMBRE ES PADRE, IGLESIA CED.pptxDIOS SU NOMBRE ES PADRE, IGLESIA CED.pptx
DIOS SU NOMBRE ES PADRE, IGLESIA CED.pptx
jenune
 

Último (10)

la iglesia en tiempo medieval (como era la iglesia a.c)
la iglesia en tiempo medieval (como era la iglesia a.c)la iglesia en tiempo medieval (como era la iglesia a.c)
la iglesia en tiempo medieval (como era la iglesia a.c)
 
Presentación vida de San Juan María Vianney.pptx
Presentación vida de San Juan María Vianney.pptxPresentación vida de San Juan María Vianney.pptx
Presentación vida de San Juan María Vianney.pptx
 
COMO DEJAR EL ORGULLO SEGUN LA BIBLIA .pptx
COMO DEJAR EL ORGULLO SEGUN LA BIBLIA .pptxCOMO DEJAR EL ORGULLO SEGUN LA BIBLIA .pptx
COMO DEJAR EL ORGULLO SEGUN LA BIBLIA .pptx
 
El sentido de la vida.pdf Como ser ùtil en la vida
El sentido de la vida.pdf Como ser ùtil en la vidaEl sentido de la vida.pdf Como ser ùtil en la vida
El sentido de la vida.pdf Como ser ùtil en la vida
 
Antropología Filosófica facil de entender.ppt
Antropología Filosófica facil de entender.pptAntropología Filosófica facil de entender.ppt
Antropología Filosófica facil de entender.ppt
 
Homo Deus, Breve historia del mañana, Yuval Noah Harari
Homo Deus, Breve historia del mañana, Yuval Noah HarariHomo Deus, Breve historia del mañana, Yuval Noah Harari
Homo Deus, Breve historia del mañana, Yuval Noah Harari
 
62 El Milenio 23.08.17 .pdf
62 El Milenio 23.08.17              .pdf62 El Milenio 23.08.17              .pdf
62 El Milenio 23.08.17 .pdf
 
La Doctrina de la Trinidad, un pequeño librito
La Doctrina de la Trinidad, un pequeño libritoLa Doctrina de la Trinidad, un pequeño librito
La Doctrina de la Trinidad, un pequeño librito
 
Francis Schaeffer HUYENDO DE LA RAZON.pdf
Francis Schaeffer HUYENDO DE LA RAZON.pdfFrancis Schaeffer HUYENDO DE LA RAZON.pdf
Francis Schaeffer HUYENDO DE LA RAZON.pdf
 
DIOS SU NOMBRE ES PADRE, IGLESIA CED.pptx
DIOS SU NOMBRE ES PADRE, IGLESIA CED.pptxDIOS SU NOMBRE ES PADRE, IGLESIA CED.pptx
DIOS SU NOMBRE ES PADRE, IGLESIA CED.pptx
 

Novena de Navidad 2016

  • 1. el alma me roba el alma me roba me roba el amor. Con tus ojos lindos, Jesús mírame y sólo con eso y sólo con eso me confortaré. La vida bien mío y el alma también te ofrezco gustoso, te ofrezco gustoso rendido a tus pies. De mi no te ausentes pues sin ti que haré me muero de ganas me muero de ganas de verte junto a mí. 11. CAMPANA SOBRE CAMPANA Campana sobre campana y sobre campana una, asómate a la ventana y verás al Niño en la cuna. BELÉN, CAMPANAS DE BELÉN QUE LOS ÁNGELES TOCAN, QUÉ NUEVAS ME TRAÉIS (2) Recogido tu rebaño, ¿a dónde vas, pastorcito? Voy a llevar al portal requesón, manteca y vino. Campana sobre campana y sobre campana dos, asómate a la ventana porque está naciendo Dios. 12. LA MARIMORENA. En el Portal de Belén hacen fuego los pastores para calentar al niño que ha nacido entre las flores. ANDE, ANDE, ANDE, LA MARIMORENA ANDE, ANDE, ANDE QUE ES LA NOCHEBUENA. (2) En el Portal de Belén hay estrellas, Sol y Luna, la Virgen y San José, y el Niño que está en la cuna. Una estrella se ha perdido y en el cielo no aparece, se ha metido en el Portal y en Su rostro resplandece. En el Portal de Belén hay un hombre haciendo guacha con la cuchara en la mano convidando a las muchachas. NOVENA DE NAVIDAD 36
  • 2. - Las oraciones son propias de la Novena Tradicional de Navidad. - Meditaciones redactadas por el misionero sacerdote Verbum Dei Venancio Ancajima. - Imágenes de dominio público tomadas de internet. - Villancicos populares. Diciembre 2016 Piura, Perú. ¿Por qué, mañana tras mañana, no pierdes la esperanza y te mantienes fiel, si mi respuesta es un "tal vez"? ¿Qué más decir?, tal vez callar, a un Dios tan pobre yo no puedo abandonar. Señor, te quiero abrir. Querido huésped, mi hogar es para ti, toma mi vida, mi libertad. 8. CHOLITO JESÚS Lara Lárala, Lara Lárala, Uy (2), Lara Lárala, Lara Lárala, Lara Láralala, Uy, Lala Lalala Al niño Dios le llevamos un ponchito de color (2) un chullito muy serrano zapatitos de algodón (2) Todos te gritarán: ¡Cholito!, ¿Dónde llegaste tú? ¡Cholito! Todos te creerán ¡Cholito!, Que naciste en el Perú. Lara Lárala, Lara Lárala, Uy (2), Lara Lárala, Lara Lárala, Lara Láralala, Uy A la Virgen le llevamos un mantón abrigador (2) a San José una quena un charango y un tambor (2) Los indiecitos pastores trigo y quinua llevarán (2) José y la Virgen maría buena chicha tomarán (2) 9. NAVIDAD EN EL PERÚ RUEDA, RUEDA POR LA MONTAÑA BLANCA LUZ DEL SOL. LLEGA (2), CHOLO, CHOLITO, QUE ES LA NAVIDAD (2) Vuela, vuela blanca paloma, sigue más allá, lleva, lleva la buena nueva que es la Navidad. Llevaremos la buena nueva: es Navidad. Que esta noche, a medianoche Jesús nacerá. 10. NIÑO LINDO NIÑO LINDO, ANTE TI ME RINDO, NIÑO LINDO ERES TÚ MI DIOS (2) Esa tu hermosura, ese tu candor, 2 35
  • 3. Es tan lindo el chiquito que nunca podra ser, que su belleza copien el lapiz y el pincel, pues el eterno Padre con inmenso poder hizo que el Hijo fuera, excelso como Él, excelso como Él. 6. EL TAMBORILERO El camino que lleva a Belén baja hasta el valle que la nieve cubrió, los pastorcillos quieren ver a su Rey, le traen regalos en su humilde zurrón. Ropopompom, ropopompom, pom. Ha nacido en un portal de Belén, el niño Dios. Yo quisiera poner a tus pies algún presente que te agrade, Señor; mas tú ya sabes que soy pobre también y no poseo más que mi viejo tambor, ropo pom pom.... En tu honor frente al portal tocaré con mi tambor. El camino que lleva a Belén yo voy marcando con mi viejo tambor, nada mejor hay que te pueda ofrecer; su ronco acento es un canto de amor, ropo pom pom. Cuando Dios me vio tocando ante Él, me sonrió. 7. MI RAZON ERES TU (Verbum Dei) Me acerco a Ti, respiro paz y en el silencio surge una pregunta: ¿por qué?, ¿por qué...estás ahí? Pequeño y frágil, te acercas a mí, aún no te entiendo, dime por qué. MI RAZON ERES TU, TU MI PORQUE. MIRAME ENTRE ESAS PAJAS, HECHO UN NIÑO POR TI. MIRAME EN UN TROZO DE PAN Y EN ESA CRUZ. ESTOY SOLO POR TI. ¿Qué tengo yo para que Tú, junto a mi puerta, pases noches frías de ingratitud? ¿UNA NOVENA? La novena (del latín "novem", nueve), es una devoción de oración privada o pública de nueve días, donde nos reunimos como Católicos, leemos la Palabra de Dios y hacemos oración para obtener alguna gracia o intención especial. Ella no sólo es permitida sino también recomendada por la autoridad eclesiástica, aun cuando no tenga un lugar o sitio definido en la liturgia de la Iglesia. En el sentir de la piedad de nuestro pueblo se rezan diferentes novenas, pues son muchas las devociones y los santos que celebramos y a los que pedimos su intercesión. Así, la Novena de Navidad, resalta entre todas las demás por ser la que nos ayuda a prepararnos y celebrar con gran gozo el gran acontecimiento de nuestra Redención; pues, “por nosotros los hombres y por nuestra salvación bajó del cielo y por obra del Espíritu Santo se encarnó de María la Virgen y se hizo hombre”, profesamos en el Credo. Esta Novena, con sus meditaciones preparadas especialmente para la ocasión, quiere ser una ayuda para que reunidos en familia y con los vecinos, en torno al pesebre que todos colocamos en casa en estas fechas, vivamos nuestra Fe Católica, preparemos nuestra vida para recibir a nuestro Salvador, recemos juntos en familia dejando que Dios nos hable al corazón, nos llenemos del auténtico gozo de la Navidad y nos hagamos como los niños para entrar así en el Reino de los cielos. Que San José y la Virgen María nos ayuden a vivir estos días con su mismo asombro, gratitud y gozo profundo al ver cómo se hace carne el Hijo de Dios por nosotros. Que nos den el don de la contemplación de la Palabra para ser protagonistas, y no simples espectadores, de este magno acontecimiento. Y sobre todo nos haga también mensajeros de esta Buena Noticia, de la gran alegría para el mundo: “Hoy, en la ciudad de David, les ha nacido un Salvador. El Mesías, el Señor”. 334
  • 4. ¿CÓMO REZAR ESTA NOVENA? Invitar a toda la familia, vecinos y principalmente a los niños para reunirse ante el pesebre que se ha construido en casa. Si el pesebre aún no se ha bendecido (e incluso el árbol de navidad), puede usarse el rito de bendición que está en el apéndice de este libro. Conviene preparar con anticipación los villancicos a cantar y distribuir las lecturas y oraciones, de modo que participe el mayor número de personas. Es clave sin embargo que cada quien prepare muy bien su parte, sobre todo cuando se trata de niños pequeños. Esto ayudará a que todos sintamos que estamos en lo que estamos: haciendo oración. Así, la novena se desarrolla de la siguiente manera: 1. Una vez reunidos iniciar cantando un villancico (Algunos villancicos están al final del folleto). 2.- Oración para comenzar. 3.- Oración por la familia. 4.- Oración a la Virgen. 5.- Oración a San José. 6.- Lectura bíblica y Meditación del día (ir al texto propio de cada día). 7.- Peticiones libres. 8.- Gozos. 9.- Oración al Niño Dios. 10.- Bendición final. 1. CANTEMOS Y REZEMOS. Reunidos en torno al pesebre se entona un villancico. EN EL ROSTRO DE LOS NIÑOS QUE RIEN, JUGANDO EN CADA ANCIANO QUE TENEMOS AL LADO. CRISTO NACE CADA DÍA, Y POR MUCHO QUE QUERAMOS MATARLO. NACERÁ DIA TRAS DIA, MINUTO A MINUTO EN CADA HOMBRE QUE QUIERA ACEPTARLO. Hay mucha tierra sembrada, el tiempo traerá su fruto. Ya vendrá quien lo recoja, de momento trabajemos y si el mundo se acobarda, nosotros no callaremos. 4. МI BURRITO SABANERO Con mi burrito sabanero voy camino de Belén si me ven si me ven voy camino de Belén TUQUI TUQUI TUQUI TUQUI TUQUI TUQUI TUQUI TA APÚRATE MI BURRITO QUE YA VAMOS A LLEGAR (2) El lucerito mañanero ilumina mi sendero si me ven si me ven voy camino de Belén Con mi cuatrico voy cantando mi burrito va trotando si me ven si me ven voy camino de Belén 5. VAMOS PASTORES VAMOS PASTORES VAMOS, VAMOS A BELÉN A VER EN AQUEL NIÑO, LA GLORIA DEL EDÉN (2) LA GLORIA DEL EDÉN, LA GLORIA DEL EDÉN. OH que precioso Niño, yo me muero por Él, sus ojitos me encantan, su boquita también. El padre lo acaricia, la madre mira en Él y los dos extasiados, contemplan aquel ser, contemplan aquel ser. 4 33
  • 5. ¡FELIZ NOCHEBUENA, FELIZ NAVIDAD!. Tú que vives solo, tú que vives triste, sonríe con ganas porque es Navidad. Estrena optimismo y mira de frente, que a Dios, de hombre a hombre, le puedes hablar. Tú que estás cansado, tú que estás hundido, levanta tu palma y aprende a esperar. Confía en la estrella que anuncia al Dios vivo, olvida la pena y empieza a cantar. Tú que estás tan harto, tú que estás vencido, levanta tu alma y empieza a luchar y dile a la gente que Dios es Amigo, por eso en la tierra hoy es Navidad. Tú que ya no quieres ni tener amigos no olvides que Dios está en los demás, que no somos islas, que somos hermanos, pues Dios ha fundado la fraternidad. 3. CRISTO NACE CADA DIA Habrá tierra que sembrar, habrá mies que recoger, por muchos años que pasen, no cambiará nuestra fe. La vida es de los que luchan por su propio yo vencer. Habrá peces que pescar y manos para faenar, no importará la tormenta, pues Cristo la calmará; seguiremos en la lucha por un mundo de hermandad. CRISTO NACE CADA DÍA EN LA CARA DEL OBRERO CANSADO, 2. ORACIÓN PARA COMENZAR. En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén. Oremos. Dios de infinita misericordia que nos haz amado tanto y que nos diste en tu Hijo la mejor prenda de tu amor, para que, encarnado y hecho nuestro hermano en las entrañas de la Virgen, naciese en un pesebre para nuestra salud y remedio; te damos gracias por tan inmenso beneficio. En retorno te ofrecemos, Señor, el esfuerzo sincero para hacer de este mundo tuyo y nuestro, que nos has dado como “Casa Común”, un mundo más justo, más fiel al gran mandamiento de amarnos como hermanos. Concédenos, Señor, tu ayuda para poderlo realizar. Te pedimos que esta Navidad, fiesta de paz y alegría, sea para nuestra familia, (Iglesia, Parroquia o comunidad), un estímulo, a fin de que, viviendo como hermanos, busquemos más y más los caminos de la verdad, la justicia, el amor y la paz. Amén. (Se reza Gloria al Padre) 3. ORACIÓN POR LA FAMILIA. Señor, haz de nuestro hogar un sitio donde reine tu amor. Sin injurias porque Tú nos haces comprensivos. Sin amarguras porque Tú nos bendices. Que no haya egoísmos porque Tú nos alientas. Sin rencores porque Tú nos das el perdón. Que no haya ningún tipo de abandono porque Tú estás con nosotros siempre. Que unidos como familia caminemos hacia ti en nuestro diario vivir. Que cada día que amanezcamos con vida sea para más entregarnos. Que no nos vayamos a descansar guardando enojos. Haz Señor con nuestras vidas, que quisiste unir en el amor, sea ejemplo que en Ti podemos amarnos hasta el final. Haz Señor de nuestros hijos lo que anhelas; ayúdanos a educarlos, orientarlos por tu camino. Que nos esforcemos en ser uno para el otro un gran apoyo. Que hagamos del amor un motivo para amarte más. Que 532
  • 6. nuestro hogar te glorifique y que cuando amanezca el gran día de ir a tu encuentro nos concedas el hallarnos unidos para siempre en ti. Amén. (Se reza un Padrenuestro, un Avemaría y un Gloria) 4. ORACIÓN A LA VIRGEN. Soberana María, te pedimos por todas las familias de nuestro país; haz que cada hogar de nuestra patria y del mundo sea fuente de comprensión, de ternura, de verdadera vida familiar. Que estas fiestas de Navidad, que nos reúnen alrededor del pesebre donde nació tu Hijo, nos unan también en el amor, nos hagan olvidar las ofensas y nos den sencillez para reconocer los errores que hayamos cometido. Madre de Dios y Madre Nuestra, intercede por nosotros. Amén. (Se reza tres veces el Avemaría) 5. ORACIÓN A SAN JOSÉ. San José, esposo de María y padre adoptivo del Señor, tú fuiste escogido para hacer las veces de padre en el hogar de Nazaret. Ayuda a los padres de familia; que ellos sean siempre en su hogar imagen del Padre Celestial, a ejemplo tuyo; que cumplan cabalmente la gran responsabilidad de educar y formar a sus hijos, entregándoles, con un esfuerzo continuo, lo mejor de sí mismos. Ayuda a los hijos a entender y apreciar el abnegado esfuerzo de sus padres. San José modelo de esposos y padres intercede por nosotros. Amén. (Se reza un Padrenuestro) que nos concedes recordar con fe en estos días de Navidad los misterios del nacimiento de Jesucristo. Concédenos, a quienes hemos adornado este árbol y lo hemos embellecido con luces, vivir también a la luz de los ejemplos de la vida santa de tu Hijo y ser enriquecidos con las virtudes que resplandecen en su santa infancia. Gloria a él por los siglos de los siglos. R. Amén. III. VILLANCICOS 1. VAMOS A PREPARAR EL CAMINO AL SEÑOR VAMOS A PREPARAR EL CAMINO AL SEÑOR, VAMOS A CONSTRUIR LA CIUDAD DE NUESTRO DIOS. VENDRÁ EL SEÑOR CON LA AURORA ÉL BRILLARÁ EN LA MAÑANA PREGONARÁ LA VERDAD. VENDRÁ EL SEÑOR CON SU FUERZA, ÉL ROMPERÁ LAS CADENAS, ÉL NOS DARÁ LA LIBERTAD. Él estará a nuestro lado, Él guiará nuestros pasos. Él nos dará la salvación. Nos limpiará del pecado, ya no seremos esclavos, Él nos dará la libertad. Visitará nuestras casas, nos llenará de esperanza, Él nos dará la salvación. compartirá nuestros cantos, todos seremos hermanos, Él nos dará la libertad. Caminará con nosotros, nunca estaremos ya solos, Él nos dará la salvación. El cumplirá la promesa y llevará nuestras penas, Él nos dará la libertad. 2. FELIZ NAVIDAD DIOS ESTÁ CONTIGO PORQUE SE HIZO HOMBRE DIOS ES UN AMIGO, DIOS ES UNO MÁS; ALEGRA ESA CARA Y CANTA CONMIGO: 6 31
  • 7. nos ayuden a celebrar la Navidad con alegría y a ver a Cristo presente en todos los que necesitan nuestro amor. Te lo pedimos en el nombre de Jesús, tu Hijo amado, que vive y reina por los siglos de los siglos. R. Amén. CONCLUSIÓN DEL RITO El que dirige la celebración concluye el rito, santiguándose y diciendo: Cristo, el Señor, que se ha aparecido en la tierra y ha querido convivir con los hombres nos bendiga y nos guarde en su amor. Todos responden. Amén. II. BENDICIÓN DEL ÁRBOL DE NAVIDAD RITO DE LA BENDICIÓN El ministro, al comenzar la celebración, dice: Nuestro auxilio es el nombre del Señor. Todos responden: Que hizo el cielo y la tierra. Uno de los presentes, o el mismo ministro, lee un breve texto de la sagrada Escritura, por ejemplo: Is 60, 13: “Vendrá a ti, Jerusalén, el orgullo del Líbano, con el ciprés y el abeto y el pino, para adornar el lugar de mi santuario y ennoblecer mi estado”. Luego el ministro, si es sacerdote o diácono, con las manos extendidas, si es laico, con las manos juntas, dice la oración de bendición: Oremos. Bendito seas, Señor y Padre nuestro, 6. MEDITACIONES. DÍA 16 DE DICIEMBRE LECTURA BIBLICA: Lectura del libro de Isaías (Is 40, 3-5). Una voz grita: «En el desierto prepárenle un camino al Señor; tracen en la llanura una senda para nuestro Dios; que los valles se eleven, que todos los montes y las colinas se abajen, que lo torcido se enderece y lo escabroso se iguale. Se revelará la gloria del Señor, y la verán todos los hombres juntos —ha hablado la boca del Señor—.» Palabra de Dios. MEDITACIÓN. “SE MANIFESTARÁ LA GLORIA DEL SEÑOR” Iniciamos con gran alegría la novena de preparación para el nacimiento de Jesús, nuestro Salvador, escuchando el grito de Isaías: “En el desierto prepárenle un camino al Señor”. Ya viene, ya está cerca y es preciso preparar su llegada. Es nuestro Dios que se hace hombre por nosotros, que se abaja a esta vida mortal para elevarnos a la vida eterna, que nos ama mostrándonos cuánto nos ama Dios nuestro Padre, que hecho un niño aleja nuestros miedos para acercarnos con confianza y cariño a nuestro Dios, que nos muestra nuestra identidad de hombres amados y se hace nuestro modelo de vida. Trazar una senda es disponernos de corazón a que el Señor llegue hasta mí, que entre con su palabra y amor a lo más hondo, que no haya caparazones que le impidan entrar. Que permita elevar mi vida a sus planes y proyectos, que no me conforme con lo ya conseguido, dejarme levantar de donde me hallo postrado, que este mundo no me ate para elevarme a los bienes del cielo. Hay que hacerse como niño frente al niño que nos nacerá, hay que abajarse de toda soberbia, orgullo, prepotencia, 730
  • 8. autosuficiencia y entrar en la sencillez, en la humildad del que sabe que sin Dios no es nada, ni puede nada. No puedo vivir sin Dios y eso me hace grande. Soy dependiente de Dios y esa es mi mayor libertad. Me siento profundamente amado y como un niño en las manos de su madre duermo tranquilo en Dios. Vivo la felicidad del niño. Precisamos enderezar nuestros caminos que están torcidos fuera de Dios. Que su palabra sea antorcha para nuestros pasos y luz en nuestros senderos, que no me sigan guiando los valores del mundo. Recibir a Jesús pide un deseo sincero de cambio de vida, pues la transformación total, el ser hombres nuevos nos lo da Él. Permitamos que se manifieste la gloria de Dios, como dice san Ireneo: “La gloria de Dios consiste en que el hombre viva, y la vida del hombre consiste en la visión de Dios”. El Hijo de Dios viene para que vivamos y no de cualquier manera, sino en plenitud (cf. Jn 10,10), en eso manifiesta Él su gloria. Pero esa vida plena está en la vida y amistad con Dios. Él mismo se hace cercano, amigo, hermano haciéndose hombre. No nos perdamos este gran don de su inmensa misericordia. ¡Preparémonos bien! DÍA 17 DE DICIEMBRE LECTURA BIBLICA: Lectura del santo evangelio según san Mateo (Mt 1, 1-17). Genealogía de Jesucristo, hijo de David, hijo de Abraham: Abrahám engendró a Isaac, Isaac a Jacob, Jacob a Judá y a sus hermanos. Judá engendró, de Tamar, a Farés y a Zara; Farés a Serón; Serón a Aram; Aram a Aminadab; Aminadab a Naasón; Naasón a Salmón; Salmón engendró, de Rahab, a Booz; Booz engendró, de Rut, a Obed; Obed a Jesé, Jesé engendró a David, el rey. David, de la mujer de Urías, engendró a Salomón; Salomón a Roboam; Roboam a Abías; Abías a Asaf; Asaf a Josafat; Josafat a Joram; Joram a Ozías; Ozías a Joatán; Joatán a Acaz; Acaz a Ezequías; Ezequías engendró a Manases; Manasés a Amós; Amós a Josías; En aquellos días, José, que era de la casa y familia de David, subió desde la ciudad de Nazaret, en Galilea, a la ciudad de David, que se llama Belén, en Judea, para inscribirse con su esposa María, que estaba encinta. Y mientras estaban allí le llegó el tiempo del parto, y dio a luz a su hijo primogénito, lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre. Palabra del Señor. Después de la lectura, según las circunstancias, puede cantarse un canto adecuado. PRECES Sigue la plegaria común: En este momento en que nos hemos reunido toda la familia para iniciar las fiestas de Navidad, dirijamos nuestra oración a Cristo, Hijo de Dios vivo, que quiso ser también hijo de una familia humana; digámosle: Por tu nacimiento, Señor, protege a esta familia - Oh Cristo, por el misterio de tu sumisión a María y a José enséñanos el respeto y la obediencia a quienes dirigen esta familia. R. - Tú que amaste y fuiste amado por tus padres, afianza a nuestra familia en el amor y la concordia. R. - Tú que estuviste siempre atento a las cosas de tu Padre, haz que en nuestra familia Dios sea honorificado. R. - Tú que has dado parte de tu gloria a María y a José, admite a nuestros familiares, que otros años celebraban las fiestas de Navidad con nosotros, en tu familia eterna. R. ORACIÓN DE BENDICIÓN Luego el ministro, si es sacerdote o diácono, con las manos extendidas, si es laico, con las manos juntas, dice la oración de bendición: Oh Dios, Padre nuestro, que tanto amaste al mundo que nos has entregado a tu único Hijo Jesús, nacido de la Virgen María, para salvarnos y llevarnos de nuevo a ti, te pedimos que con tu bendición + estas imágenes del nacimiento 8 29
  • 9. 10. BENDICIÓN FINAL. El Señor nos bendiga, nos guarde de todo mal y nos lleve a la vida eterna. Amén. En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén. APENDICE I. BENDICIÓN DEL BELÉN FAMILIAR RITOS INICIALES Reunida la familia, el padre o la madre de la misma dice: En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Todos se santiguan y responden: Amén. El que dirige la celebración puede decir: Alabemos y demos gracias al Señor, que tanto amó al mundo que le entregó a su Hijo. Todos responden: Bendito seas por siempre, Señor. Luego el que dirige la celebración dispone a los presentes para la bendición, con estas palabras u otras semejantes: Durante estos días contemplaremos asiduamente en nuestro hogar este pesebre y meditaremos el gran amor del Hijo de Dios, que ha querido habitar con nosotros. Pidamos, pues, a Dios que el pesebre colocado en nuestro hogar avive en nosotros la fe cristiana y nos ayude a celebrar más intensamente estas fiestas de Navidad. Uno de los miembros de la familia lee un texto de la sagrada Escritura. Lc 2, 4-7a: María dio a luz a su hijo primogénito Escuchad ahora, hermanos, las palabras del santo Evangelio según san Lucas. Josías engendro a Jeconías y a sus hermanos, cuando el destierro de Babilonia. Después del destierro de Babilonia, Jeconías engendro a Salatiel; Salatiel a Zorobabel; Zorobabel a Abiud; Abiud a Eliaquín; Eliaquín a Azor; Azor a Sadoc; Sadoc a Aquim; Aquim a Eliud; Eliud a Eleazar; Eleazar a Matan; Matán a Jacob; y Jacob engendró a José, el esposo de María, de la cual nació Jesús, llamado Cristo. Así, las generaciones desde Abrahán a David fueron en total catorce; desde David hasta la deportación a Babilonia, catorce; y desde la deportación a Babilonia hasta el Mesías, catorce. Palabra del Señor. MEDITACIÓN. “LA NATIVIDAD DE JESUCRISTO ES REAL E HISTÓRICA” Aunque puede que nos perdamos un poco con esta genealogía que nos narra Mateo, quiere expresarnos que el Cristo es Dios y hombre verdadero, y como hombre tiene una ascendencia. Jesús no es un mito, no es una invención de los cristianos. Como hombre verdadero, es un ser histórico que pertenece al pueblo de Israel. Así, San León Magno comenta: «De nada sirve reconocer a nuestro Señor como hijo de la bienaventurada Virgen María y como hombre verdadero y perfecto, si no se le cree descendiente de aquella estirpe que en el Evangelio se le atribuye». Por ello celebramos cada año la Natividad de nuestro Señor Jesucristo, como acontecimiento histórico de nuestra fe. Así, Dios está presente en toda nuestra historia, está en medio de ella, es el “Dios con nosotros”, la acompaña totalmente porque quiere llevarnos a la realización plena de sus promesas. Dios prometió desde Abraham que serían, por su fe, bendecidas todas las naciones. Y así lo manifiesta Mateo recordando a Tamar, Rahab, Rut y la mujer de Urías, de las cuales ninguna es judía, “por tanto el mundo de los gentiles entra a través de ellas en la genealogía de Jesús, se manifiesta su misión a los judíos y a los paganos” –dice Benedicto XVI. Él viene para todas las gentes. Ningún hombre ni 9 28
  • 10. mujer puede sentirse fuera o excluido de este acontecimiento. Nacerá para ti. La promesa de bendición es para ti. El Hijo de Dios se hace carne y habitará entre nosotros (cf. Jn 1,14). “José es el padre legal de Jesús. Por él pertenece según la Ley, «legalmente», a la estirpe de David. Y, sin embargo, proviene de otra parte, de «allá arriba», de Dios mismo” (Benedicto XVI). María, la humilde mujer de Nazaret, es su Madre; de quien toma toda su carne. Ella le espera con gran ilusión y es quien nos acompañará estos días a esperarlo y recibirlo. Dejar que nos traiga nuevamente todos los bienes espirituales que el Padre nos ofrece en Él (cf. Ef 1,3- 14). Hoy somos parte de esta historia real, hoy es el día de la salvación, hoy somos herederos de la promesa de Dios. Abramos la vida para recibirla. DÍA 18 DE DICIEMBRE LECTURA BIBLICA: Lectura del santo evangelio según san Mateo (Mt 1,18-24) El nacimiento de Jesucristo fue de esta manera: Estando María, su madre, desposada con José y, antes de vivir juntos, resultó que ella esperaba un hijo por obra del Espíritu Santo. José, su esposo, que era justo y no quería denunciarla, decidió separarse de ella en secreto. Pero, apenas había tomado esta decisión, se le apareció en sueños un ángel del Señor que le dijo: —«José, hijo de David, no temas aceptar a María por esposa, pues la criatura que hay en ella viene del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo, y tú le pondrás por nombre Jesús, porque Él salvará a su pueblo de los pecados.» Todo esto sucedió para que se cumpliese lo que había dicho el Señor por el Profeta: «Miren: la Virgen concebirá y dará a luz un hijo y le pondrá por nombre Emmanuel, que significa "Dios-con-nosotros".» - Tú te hiciste Niño en una familia llena de ternura y calor humano. Vivan los hogares aquí congregados, el gran compromiso del amor cristiano. Dulce Jesús mío… - Del débil auxilio, del doliente amparo; consuelo del triste, luz de desterrado. Vida de mi vida, mi Dueño adorado; mi constante amigo, mi divino hermano. Dulce Jesús mío… - Ven ante mis ojos de ti enamorados, bese ya tus plantas, bese ya tus manos. Prosternado en tierra te tiendo los brazos y aún más que mis frases te dice mi llanto. Dulce Jesús mío… - Haz de nuestra patria una gran familia; siembra en nuestro suelo tu amor y tu paz. Danos fe en la vida, danos esperanza y un sincero amor que nos una más. Dulce Jesús mío… - Ven Salvador nuestro por quien suspiramos ven a nuestras almas, ven no tardes tanto. Dulce Jesús mío… 9. ORACIÓN AL NIÑO DIOS. Señor, Navidad es el recuerdo de tu nacimiento entre nosotros, es la presencia de tu amor en nuestra familia y en nuestra sociedad. Navidad es certeza de que el Dios del cielo y de la tierra es nuestro Padre, que tú, Divino Niño, eres nuestro hermano. Que esta reunión junto a tu pesebre nos aumente la fe en tu bondad, nos comprometa a vivir verdaderamente como hermanos, nos dé valor para alejar el odio y sembrar la justicia y la paz. Oh Divino Niño, enséñanos a comprender que donde hay amor y justicia, allí estas tú y allí también es Navidad. Amén. (Se reza Gloria al Padre) 10 27
  • 11. 7. PETICIONES LIBRES. Después de la meditación puede hacerse un momento de silencio para meditar lo que se ha escuchado y luego dar espacio para que los presentes hagan algunas peticiones libres que nazcan desde el corazón. 8.- GOZOS Antífona: Dulce Jesús mío, mi Niño adorado. ¡Ven a nuestras almas, niñito! ¡Ven, no tardes tanto! - Oh sapiencia suma del Dios soberano, que a nivel de un niño te hayas rebajado. Oh Divino infante, ven para enseñarnos la prudencia que hace verdaderos sabios. Dulce Jesús mío… - Niño del pesebre, nuestro Dios y Hermano, Tú sabes y entiendes del dolor humano; que cuando suframos dolores y angustias, siempre recordemos que nos has salvado. Dulce Jesús mío… - Oh Luz del Oriente, sol de eternos rayos, que entre las tinieblas tu esplendor veamos, Niño tan precioso, dicha del cristiano, luzca la sonrisa de tus dulces labios. Dulce Jesús mío… - Rey de las naciones, Emmanuel preclaro, de Israel anhelo, Pastor del rebaño. Niño que apacientas con suave cayado, a la oveja arisca, al cordero manso. Dulce Jesús mío… - Ábrase los cielos y llueva de lo alto bienhechor rocío, como riego santo. Ven hermoso niño, ven Dios humanado; luce hermosa estrella, brota flor del campo. Dulce Jesús mío… Cuando José se despertó, hizo lo que le habla mandado el ángel del Señor y recibió a María como esposa. Palabra del Señor. MEDITACIÓN. “JOSÉ, PADRE DEL HIJO DE DIOS”. María estaba desposada con José, “el hombre justo”, que por elección de Dios será el “Padre legal” de Jesús, el Hijo de Dios. Benedicto XVI expresa que el Salmo 1 ofrece “un retrato de la figura espiritual de san José… del hombre que hunde sus raíces en las aguas vivas de la Palabra de Dios, que está siempre en diálogo con Dios y por eso da fruto constantemente”. Él, después de descubrir que María está embarazada, trata de “interpretar y aplicar la ley de modo justo. Él lo hace con amor, no quiere exponer públicamente a María a la ignominia. La ama incluso en el momento de la gran desilusión”. Un hombre con una “finura para percibir lo divino y su capacidad de discernimiento” que se nota al recibir el anuncio en sueños. “Sólo a una persona íntimamente atenta a lo divino, dotada de una peculiar sensibilidad por Dios y sus senderos, le puede llegar el mensaje de Dios de esta manera. Y la capacidad de discernimiento era necesaria para reconocer si se trataba sólo de un sueño o si verdaderamente había venido el mensajero de Dios y le había hablado”. “Junto a la invitación de tomar con él a María como su mujer, José recibe la orden de dar un nombre al niño, adoptándolo así legalmente como hijo suyo. Es el mismo nombre que el ángel había indicado también a María para que se lo pusiera al niño: el nombre Jesús (Jeshua) significa YHWH es salvación. El mensajero de Dios que habla a José en sueños aclara en qué consiste esta salvación: «Él salvará a su pueblo de los pecados”. Luego, “refiere que José se despertó y procedió como le había mandado el ángel del Señor. Llevó consigo a María, su esposa, pero, «sin haberla conocido», ella dio a luz al hijo. Así se subraya una vez más que el hijo no fue engendrado por él, sino por el Espíritu Santo. Por último, el evangelista añade: «Él le puso por nombre Jesús» (Mt 1,25)... Su estar interiormente atento a Dios —una actitud gracias a la cual 11 26
  • 12. puede acoger y comprender el mensaje— se convierte espontáneamente en obediencia. Si antes se había puesto a cavilar con su propio talento, ahora sabe lo que es justo y lo que debe hacer. Como hombre justo, sigue los mandatos de Dios, como dice el Salmo 1”. José acepta valientemente y con alegría cumplir la misión para la que el Señor le ha elegido. Él se presta a colaborar en todo lo posible con la gracia divina. Así, hemos de pedir la intercesión de San José por cada Padre de familia, les conceda Dios la valentía y la alegría de vivir esa gracia y misión hermosa de ser esposo y padre. Que colabore con la gracia de Dios, junto a su esposa, para que sus hijos, vean en su amor de padre el reflejo del Amor de Dios Padre. DÍA 19 DE DICIEMBRE LECTURA BIBLICA: Lectura del santo evangelio según san Lucas (Lc 1, 5-25). En tiempos de Herodes, rey de Judea, había un sacerdote llamado Zacarías, del turno de Abías, casado con una descendiente de Aarón llamada Isabel. Los dos eran justos ante Dios, y caminaban sin falta según los mandamientos y leyes del Señor. No tenían hijos, porque Isabel era estéril, y los dos eran de edad avanzada. Una vez que oficiaba delante de Dios con el grupo de su turno, según el ritual de los sacerdotes, le tocó a él entrar en el santuario del Señor a ofrecer el incienso; la muchedumbre del pueblo estaba fuera rezando durante la ofrenda del incienso. Y se le apareció el ángel del Señor, de pie a la derecha del altar del incienso. Al verlo, Zacarías se sobresaltó y quedó sobrecogido de temor. Pero el ángel le dijo: —«No temas, Zacarías, porque tu ruego ha sido escuchado: tu mujer Isabel te dará un hijo, y le pondrás por nombre Juan. Te llenarás de redención”. Y corramos llenos de alegría como los Pastores hacia Belén a llevarle nuestra vida, el mejor presente que le podemos ofrecer hoy, a postrarnos a sus pequeños pies, adorarle y dejarnos amar por Él. “Hoy, queridos hermanos –predica San León Magno-, ha nacido nuestro Salvador; alegrémonos. No puede haber lugar para la tristeza, cuando acaba de nacer la vida; la misma que acaba con el temor de la mortalidad, y nos infunde la alegría de la eternidad prometida. Nadie tiene por qué sentirse alejado de la participación de semejante gozo, a todos es común la razón para el júbilo: porque nuestro Señor, destructor del pecado y de la muerte, como no ha encontrado a nadie libre de culpa, ha venido para liberarnos a todos. Alégrese el santo, puesto que se acerca a la victoria; regocíjese el pecador, puesto que se le invita al perdón; anímese el gentil, ya que se le llama a la vida. […] Por eso, cuando nace el Señor, los ángeles cantan jubilosos: Gloria a Dios en el cielo, y anuncian: y en la tierra paz a los hombres que ama el Señor. Pues están viendo cómo la Jerusalén celestial se construye con gentes de todo el mundo; ¿cómo, pues, no habrá de alegrarse la humildad de los hombres con tan sublime acción de la piedad divina, cuando tanto se entusiasma la sublimidad de los ángeles? Demos, por tanto, queridos hermanos, gracias a Dios Padre por medio de su Hijo, en el Espíritu Santo, puesto que se apiadó de nosotros a causa de la inmensa misericordia con que nos amó; estando nosotros muertos por los pecados; nos ha hecho vivir con Cristo, para que gracias a él fuésemos una nueva criatura, una nueva creación”. 12 25
  • 13. MEDITACIÓN. HOY LES HA NACIDO EL SALVADOR. ¡Feliz nochebuena que contempló el nacimiento del Hijo de Dios! ¡Felices María y José al tener ya en sus brazos al Hijo, el deseado de las naciones! ¡Felices los pastores que reciben la noticia de una gran alegría: “Hoy, en la ciudad de David, les ha nacido un Salvador: el Mesías, el Señor”! ¡Felices nosotros que en esta noche también escuchamos esta Buena Nueva: “Encontrarán un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre”! ¡Felices, porque hoy celebramos la Natividad de Nuestro Señor Jesucristo! Festejamos que Dios nos ama tanto que no duda en enviarnos a su Hijo Amado para darnos la salvación; que nuestro Dios, por amor, se ha hecho tan pequeño, tan frágil, un niño, por puro amor y no temamos de ir a Él. Esta noche hemos de ser como José que acompaña a su esposa María en este acontecimiento tan grande y contempla asombrado a su niño, a su hijo, al que le ha sido encomendado a su cuidado. Seamos como María que envuelve, llena de ternura, al niño en pañales, le protege, le ama y nos lo da, no se lo queda para sí, se desprende desde el primer momento al colocarlo en el pesebre, pues es para nosotros, es nuestro Salvador, ha venido a liberarnos, a amarnos hasta el extremo. Prestemos atención, como los pastores, a la Buena Noticia de esta noche. Que la oscuridad que se cierne no sea impedimento para escuchar la Palabra y que los ruidos de fiesta de hoy no ensordezcan la verdadera alegría que ha de nacer en el corazón. “Despiértate –exhorta San Agustín-: Dios se ha hecho hombre por ti. Despierta, tú que duermes, levántate de entre los muertos, y Cristo será tu luz. Por ti precisamente, Dios se ha hecho hombre. Hubieses muerto para siempre, si él no hubiera nacido en el tiempo. Nunca te hubieses visto libre de la carne del pecado, si él no hubiera aceptado la semejanza de la carne de pecado. Una inacabable miseria se hubiera apoderado de ti, si no se hubiera llevado a cabo esta misericordia. Nunca hubieras vuelto a la vida, si él no hubiera venido al encuentro de tu muerte. Te hubieras derrumbado, si él no te hubiera ayudado. Hubieras perecido, si él no hubiera venido. Celebremos con alegría el advenimiento de nuestra salvación y alegría, y muchos se alegrarán de su nacimiento. Pues será grande a los ojos del Señor: no beberá vino ni licor; se llenará de Espíritu Santo ya en el vientre materno, y convertirá muchos israelitas al Señor, su Dios. Irá delante del Señor, con el espíritu y poder de Elías, para convertir los corazones de los padres hacia los hijos, y a los desobedientes, a la sensatez de los justos, preparando para el Señor un pueblo bien dispuesto.» Zacarías dijo al ángel: —«¿Cómo estaré seguro de eso? Porque yo soy viejo, y mi mujer es de edad avanzada.» El ángel le contestó: —«Yo soy Gabriel, que sirvo en presencia de Dios; he sido enviado a hablarte para darte esta buena noticia. Pero mira te quedarás mudo, sin poder hablar, hasta el día en que esto suceda, porque no has dado fe a mis palabras, que se cumplirán en su momento.» El pueblo estaba aguardando a Zacarías, sorprendido de que tardase tanto en el santuario. Al salir no podía hablarles, y ellos comprendieron que había tenido una visión en el santuario. Él les hablaba por señas, porque seguía mudo. Al cumplirse los días de su servicio en el templo volvió a casa. Días después concibió Isabel, su mujer, y estuvo sin salir cinco meses, diciendo: —«Esto es lo que el Señor ha hecho por mí, cuando decidió librarme de lo que me avergonzaba ante los hombres.» Palabra del Señor. MEDITACIÓN. “JUAN, EL PRECURSOR DE JESÚS”. “Tu mujer Isabel te dará un hijo, y le pondrás por nombre Juan. Te llenarás de alegría y muchos se alegrarán de su nacimiento”, es el anuncio que el ángel le hace a Zacarías. Es la promesa del nacimiento de un niño, que será regalo del Dios para el cual no hay imposibles, a unos padres estériles. Así, Juan, “puesto que proviene de Dios de un modo particular, pertenece totalmente a 1324
  • 14. Dios y, por otro lado, precisamente por eso está enteramente a disposición de los hombres para conducirlos a Dios” (Benedicto XVI). También nuestra vida, podríamos decir que tiene estas características: viene de Dios (cf. 2Mac 7,20-23), pertenece a Dios (cf. Is 43,1) y está llamada a colaborar con Él en la misión de salvación de la humanidad (cf. Jer 1,5). Podemos percibir como el anuncio de este nacimiento está en contraste con ese otro anuncio que es el del nacimiento de Jesús nuestro Salvador, a María. “El contraste entre los dos escenarios no podría ser más grande: por un lado, el sacerdote —el templo—, la liturgia; por otro, una joven mujer desconocida, una aldea olvidada, una casa particular anónima” (Benedicto XVI). Mientras Zacarías no cree las palabras del ángel, la fe de María, su confianza y abandono absoluto en Dios y sus planes, salta inmediatamente a la vista alegrando el corazón de Dios y de la humanidad. Nacerá el Precursor de una mujer casada pero estéril, mientras que de María, la Virgen, nacerá el Mesías esperado por las naciones. El Bautista “se llenará de Espíritu Santo ya en el vientre materno” y “muchos se alegrarán de su nacimiento”; Jesús será concebido por obra del Espíritu Santo (cf. Lc 1,35) y no todos se alegrarán de su nacimiento (cf. Mt 2,13). Zacarías por su incredulidad y como signo que Dios cumple sus promesas quedará mudo, pues Dios no se deja vencer por la incredulidad humana. Por el contrario, María, escuchará el anuncio gozoso de la maternidad de boca de su prima Isabel y ella misma cantará feliz las maravillas de Dios realizadas en la humildad de su esclava. El anuncio del nacimiento de Juan nos coloca frente a las promesas que Dios hace a la humanidad, que va a cumplir y nuestra respuesta personal, la respuesta de fe o de incredulidad que podemos darle. Ser como Zacarías o ser como María. Quedarnos mudos y entristecidos, aunque viendo como Dios actúa a pesar nuestro; o, cantar alegres las grandes obras de Dios y ser testigos activos de como Dios actúa con nuestra humilde colaboración. ¡Tú decides! venir, por la alegría que nos trae la Navidad, de hacernos valorar este don tan grande y no permitamos que a nadie se le robe. DÍA 24 DE DICIEMBRE LECTURA BIBLICA: Lectura del santo Evangelio según San Lucas (Lc 2, 1-14). En aquellos días salió un decreto del emperador Augusto, ordenando hacer un censo del mundo entero. Este fue el primer censo que se hizo siendo Cirino gobernador de Siria. Y todos iban a inscribirse, cada cual a su ciudad. También José, que era de la casa y familia de David, subió desde la ciudad de Nazaret, en Galilea, a la ciudad de David, que se llama Belén, en Judea, para inscribirse con su esposa María, que estaba encinta. Y mientras estaban allí le llegó el tiempo del parto y dio a luz a su hijo primogénito, lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre, porque no tenían sitio en la posada. En aquella región había unos pastores que pasaban la noche al aire libre, velando por turno su rebaño. Y un ángel del Señor se les presentó; la gloria del Señor los envolvió de claridad y se llenaron de gran temor. El ángel les dijo: —No teman, les traigo una buena noticia, una gran alegría para todo el pueblo: hoy, en la ciudad de David, less ha nacido un Salvador: el Mesías, el Señor. Y aquí tienen la señal: encontrarán un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre. De pronto, en torno al ángel, apareció una legión del ejército celestial, que alababa a Dios, diciendo: “Gloria a Dios en el cielo, y en la tierra paz a los hombres que ama el Señor”. Palabra del Señor. 14 23
  • 15. Zacarías, sus padres. Escribe San Ambrosio: «Isabel dio a luz a un hijo, y sus vecinos se unieron en su alegría. El nacimiento de los santos es una alegría para muchos, pues es un bien común, ya que la justicia es una virtud social. En el nacimiento del justo se ven ya las señales de lo que será su vida, y el atractivo que tendrá su virtud está presagiado y significado en esa alegría de los vecinos». Así, el nacimiento de un niño siempre es una gran alegría; es el don más precioso que Dios da a los padres al ser co-creadores con Él. La vida es expresión del gran amor misericordioso que Dios nos tiene. Alegría de los padres y de todos los que le rodean. Cada niño es una bendición de Dios para el hogar y digno de toda felicitación. Bien lo sabían Isabel y Zacarías, Juan no es “suyo”, es un gran regalo de Dios y Él lleva su vida. A ellos les toca ser padres, reflejo de Dios Padre; amar, cuidar, educar y colaborar con Dios para que ese hijo viva el proyecto que Dios ha soñado con Él. Cada niño concebido, soñado y querido por Dios, lleva en sí mismo un proyecto grandioso por descubrir y vivir. ¿Qué llegará a ser este niño?, se preguntan de Juan. Pregunta que hemos de hacerle a Aquel que nos ha dado la vida y el único que nos dará la respuesta cierta, el proyecto de vida que soñó con cada uno. Dios soñó con Juan que sea nada menos que el precursor de su Hijo, del Mesías Salvador de la humanidad, el más grande de los nacidos de mujer. Una hermosa y grande misión. Por eso, el derecho a la vida, esa vida que Dios ha soñado con un gran proyecto, no se lo podemos negar a nadie, así lo expresaba San Juan Pablo II: “Todo ser humano, desde su concepción, tiene derecho a nacer, es decir, a vivir su propia vida”. Esto tiene una gran repercusión en la sociedad: “No sólo el bienestar, sino también, en cierto modo, el ser mismo de la sociedad, dependen de la salvaguardia de este derecho primordial. Si se niega al niño por nacer este derecho, resultará cada vez más difícil reconocer sin discriminaciones el mismo derecho a todos los seres humanos". Bendigamos al Señor junto con Zacarías por este don precioso de la vida, por nuestros niños y todos los que están aún por DÍA 20 DE DICIEMBRE LECTURA BIBLICA: Lectura del santo evangelio según san Lucas (Lc 1, 26-38) A los seis meses, el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la estirpe de David; la virgen se llamaba María. El ángel, entrando en su presencia, dijo: —«Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo.» Ella se turbó ante estas palabras y se preguntaba qué saludo era aquél. El ángel le dijo: —«No temas, María, porque has encontrado gracia ante Dios. Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús. Será grande, se llamará Hijo del Altísimo, el Señor Dios le dará el trono de David, su padre, reinará sobre la descendencia de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin.» Y María dijo al ángel: —«¿Cómo será eso, pues no conozco a varón?» El ángel le contestó: -«El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y la fuerza del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el Santo que va a nacer se llamará Hijo de Dios. Ahí tienes a tu pariente Isabel, que, a pesar de su vejez, ha concebido un hijo, y ya está de seis meses la que llamaban estéril, porque para Dios nada hay imposible.» María contestó: —«Aquí está la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra.» Y la dejó el ángel. Palabra del Señor. 15 22
  • 16. MEDITACIÓN. “EL SÍ DE MARÍA”. Dios envía al ángel a María, con la petición de que sea la Madre de su Hijo, que participe del plan de salvación de la humanidad. No fuerza, no manda, no obliga… Dios propone y espera la respuesta. Comenta San Bernardo: “Oíste, Virgen, que concebirás y darás a luz a un hijo; oíste que no será por obra de varón, sino por obra del Espíritu Santo. Mira que el ángel aguarda tu respuesta, porque ya es tiempo que se vuelva al Señor que lo envió”. Pero, no es sólo Dios quien espera esa respuesta. “También nosotros, los condenados infelizmente a muerte por la divina sentencia, esperamos, Señora, esta palabra de misericordia”. Esta humanidad sumida en las tinieblas del pecado, espera tu “Si”. “Se pone entre tus manos el precio de nuestra salvación; en seguida seremos librados si consientes. Por la Palabra eterna de Dios fuimos todos creados, y a pesar de eso morimos; mas por tu breve respuesta seremos ahora restablecidos para ser llamados de nuevo a la vida. Esto te suplica, oh piadosa Virgen, el triste Adán, desterrado del paraíso con toda su miserable posteridad. Esto Abrahán, esto David, con todos los santos antecesores tuyos, que están detenidos en la región de la sombra de la muerte; esto mismo te pide el mundo todo, postrado a tus pies. Y no sin motivo aguarda con ansia tu respuesta, porque de tu palabra depende el consuelo de los miserables, la redención de los cautivos, la libertad de los condenados, la salvación, finalmente, de todos los hijos de Adán, de todo tu linaje. Da pronto tu respuesta. Responde presto al ángel, o, por mejor decir, al Señor por medio del ángel; responde una palabra y recibe al que es la Palabra; pronuncia tu palabra y concibe la divina; emite una palabra fugaz y acoge en tu seno a la Palabra eterna”. Siempre hay temores a los planes de Dios, pues supone cambios, abandono de mis proyectos por los suyos y no es fácil. Se experimenta la fragilidad, la pequeñez ante tales iniciativas de Dios. también lo son una María Magdalena, San Agustín, Rosa de Lima, Francisco de Asís, Francisco Javier y otros muchos colaboradores del Señor en la redención del mundo. ¿Y tú? ¿Te animas a colaborar con Dios? DÍA 23 DE DICIEMBRE LECTURA BIBLICA: Lectura del santo evangelio según san Lucas (Lc 1, 57-66) A Isabel se le cumplió el tiempo del parto y dio a luz un hijo. Se enteraron sus vecinos y parientes de que el Señor le habla hecho una gran misericordia, y la felicitaban. A los ocho días fueron a circuncidar al niño, y lo llamaban Zacarías, como a su padre. La madre intervino diciendo: —«¡No! Se va a llamar Juan.» Le replicaron: -«Ninguno de tus parientes se llama así.» Entonces preguntaban por señas al padre como quería que se llamase. El pidió una tablilla y escribió: «Juan es su nombre.» Todos se quedaron extrañados. Inmediatamente recuperó el habla y empezó a bendecir a Dios. Los vecinos quedaron sobrecogidos, y corrió la noticia por toda la montaña de Judea. Y todos los que lo oían reflexionaban diciendo: —«¿Que va a ser este niño?» Porque la mano del Señor estaba con él. Palabra del Señor. MEDITACIÓN. DIOS HA TENIDO COMPASIÓN. “Dios ha tenido compasión” es el significado del nombre de Juan. Todos se alegran con su nacimiento, sobre todo Isabel y 16 21
  • 17. MEDITACIÓN. EL PODEROSO HA HECHO OBRAS GRANDES POR MI. María canta exultante la grandeza del Señor, desborda de alegría porque Dios todopoderoso ha tenido a bien mirar la humildad de su esclava. Se sabe amada, elegida, predilecta; aun cuando ella sabe que es nada delante de Él. “¿Qué es el hombre para que te acuerdes de Él? ¿Qué el hijo de Adán para que pienses en él?” (Sal 8,5). La encarnación de tu Hijo, Padre, es la expresión maravillosa de tu amor por el hombre, pequeña creatura a la cual amas por si misma; no te has prendado de nosotros porque seamos perfectos o de grandes cualidades, sino por puro amor. María reconoce con gozo que el Poderoso ha hecho grandes obras en ella y por ella, pues por su frágil “Si” nacerá nuestra Salvación, Cristo Jesús. En ella está actuando, haciéndola la Madre del Salvador. Por ella, nosotros pecadores, seremos redimidos, colmados de bienes, amados misericordiosamente. ¡Que repercusión tan grande tiene una vida puesta en las manos de Dios y colaborando con sus planes! ¡Que dicha manifiesta María en su canto! ¡Qué envidia provoca en nuestro corazón y qué atractivo despierta en el interior, para dejar también actuar a Dios en nuestra vida! Los soberbios de corazón que piensan que Dios no puede actuar en sus vidas o no lo necesitan. Que en una falsa humildad piensan: “es que no soy digno”. Los que se creen poderosos y hasta dioses de este mundo, autosuficientes que buscan su propia felicidad sin contar con Él. Los que se sienten ricos, que ya lo tienen todo, que están hartos en sus propias riquezas y no necesitan de Dios. Ellos, no han comprendido el gran amor misericordioso de Dios, se pierden el auténtico exultar de gozo. María no duda en admitir e incluso sorprenderse que todos los pueblos le llamarán Bienaventurada. Reconoce como una vida tan pequeña puesta en las manos de Dios, que se dispone a colaborar con todo su ser en la salvación de la humanidad; por acción de Dios, tiene una repercusión inmensa hacia todas las generaciones: “Los sabios brillarán como el esplendor del firmamento, y los que guiaron a muchos por el buen camino, resplandecerán como las estrellas por toda la eternidad” (Dan 12,3). Así, hoy, nosotros llamamos a María Bienaventurada. Y como ella Sin embargo, “¿por qué tardas? ¿Qué recelas? Cree, di que sí y recibe. Que tu humildad se revista de audacia, y tu modestia de confianza. De ningún modo conviene que tu sencillez virginal se olvide aquí de la prudencia. En este asunto no temas, Virgen prudente, la presunción; porque, aunque es buena la modestia en el silencio, más necesaria es ahora la piedad en las palabras. Abre, Virgen dichosa, el corazón a la fe, los labios al consentimiento, las castas entrañas al Criador. Mira que el deseado de todas las gentes está llamando a tu puerta. Si te demoras en abrirle, pasará adelante, y después volverás con dolor a buscar al amado de tu alma. Levántate, corre, abre. Levántate por la fe, corre por la devoción abre por el consentimiento”. Da tu respuesta María y yo contigo podré dar la mía. También podré abrir el corazón a la fe, mis labios a decir que “Si” al Señor y todo mi ser será suyo; para que la Palabra de Dios se encarne hoy en mí, para que se hagan realidad sus planes en bien de muchos. “Aquí está —dice la Virgen— la esclava del Señor; hágase en mi según tu palabra”. Y aquí estoy yo también Señor, para hacer tu voluntad, cuenta conmigo para colaborar en la salvación de la humanidad. DÍA 21 DE DICIEMBRE LECTURA BIBLICA: Lectura del santo evangelio según san Lucas (Lc 1, 39-45). Unos días después, María se puso en camino y fue aprisa a la montaña, a un pueblo de Judá; entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel. En cuanto Isabel oyó el saludo de María, saltó la criatura en su vientre. Se llenó Isabel del Espíritu Santo y exclamó con voz fuerte: —«¡Bendita tú entre las mujeres, y bendito el fruto de tu vientre! 17 20
  • 18. ¿Quién soy yo para que me visite la madre de mi Señor? En cuanto tu saludo llegó a mis oídos, la criatura saltó de alegría en mi vientre. Dichosa tú, que has creído, porque lo que te ha dicho el Señor se cumplirá.» Palabra del Señor. MEDITACIÓN. MARÍA SALE PRESUROSA A SERVIR. María llena de Dios, con Jesús en su vientre sale presurosa a amar, a servir a su prima. El ángel le ha hecho ver que Isabel está esperando un hijo y ella viendo más allá, entiende que está en necesidad de una ayuda. María no se puede resistir, la presencia del Hijo Amado en ella no le permite negarse a amar. Ha comprendido que “el hombre, única criatura terrestre a la que Dios ha amado por sí mismo, no puede encontrar su propia plenitud si no es en la entrega sincera de sí mismo a los demás” (GS 24). Va a prisa, va llevada por el amor, corre por la senda de un amor servicial. ¿Qué lleva María a Isabel? ¿Qué le ofrece en su amor? Es ella misma la que se ofrece, su tiempo, su vida y sobre todo el tesoro que lleva en su vientre: el Mesías esperado. Bien pronto se nota los frutos de la llegada de María y la presencia del Señor, pues al oír el saludo de María, saltó la criatura en su vientre e Isabel se llenó del Espíritu Santo. María contagia la alegría de la salvación que trae Jesús; Juan capta la presencia del Señor del cual será su precursor; Isabel es colmada del Espíritu Santo, don por excelencia del Hijo a través de María. Qué ejemplo maravilloso de amar dando lo mejor de sí mismo a la persona amada. Darme a mí mismo y dar a Dios, que es el más grande tesoro que puedo brindar a los demás. “Salgamos –nos exhorta el Papa Francisco-, salgamos a ofrecer a todos la vida de Jesucristo”. “¿Quién soy yo para que me visite la madre de mi Señor?” - Exclama Isabel. Ha captado la presencia del Señor en el vientre de María. Comparte el gozo de María: dichosa tú que has creído. Es la alegría propia de la salvación. Pues “la alegría del Evangelio llena el corazón y la vida entera de los que se encuentran con Jesús… Con Jesucristo siempre nace y renace la alegría” (EG 1). María es portadora de la auténtica alegría: Cristo. ¡Bendita tú entre las mujeres María! Y benditos seamos también nosotros al salir de nuestros egoísmos, movidos por Dios, para salir al encuentro de nuestros hermanos y brindarles nuestro servicio. Benditos, si hacemos todo lo posible por llevarles a Dios, a través de nuestros gestos y palabras, si buscamos que todos se puedan encontrar con Él, que es la mejor forma de amarles. Benditos, si nuestro gozo de ser amigos de Dios, se une al gozo de los que empiezan a conocerle por que los hemos evangelizado. Benditos porque hemos creído que la mejor de amar a cada persona es llevarles a Cristo. DÍA 22 DE DICIEMBRE LECTURA BIBLICA:. Lectura del santo evangelio según san Lucas (Lc 1,46-56) En aquel tiempo, María dijo: —«Proclama mi alma la grandeza del Señor, se alegra mi espíritu en Dios, mi salvador; porque ha mirado la humillación de su esclava. Desde ahora me felicitarán todas las generaciones, porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí: su nombre es santo, y su misericordia llega a sus fieles de generación en generación. Él hace proezas con su brazo: dispersa a los soberbios de corazón, derriba del trono a los poderosos y enaltece a los humildes, a los hambrientos los colma de bienes y a los ricos los despide vacíos. Auxilia a Israel, su siervo, acordándose de la misericordia —como lo había prometido a nuestros padres— en favor de Abrahán y su descendencia por siempre.» María se quedó con Isabel unos tres meses y después volvió a su casa. Palabra del Señor. 18 19