La iglesia MaranathaLa Palabra “Maranata” se compone de dos palabras del arameo que significan “El Señor viene” o “Señor,¡...
2:10).1.2. Toda Obra de edificación tiene como base un proyecto. Si queremos construir con seguridad y de acuerdo ala volu...
3.1.2. Basado en esa sangre ofrecida como sacrificio por los pecados de la humanidad, El Espíritu Santo operahoy la Obra d...
3.4.3. La causa de la dificultad de entendimiento de muchos pasajes de la Palabra de Dios es que sin larevelación (ilumina...
también llena del Espíritu (Ef. 5:18-21). A semejanza de lo ocurrido con las vírgenes fieles, la Iglesia que seráarrebatad...
La iglesia maranatha
La iglesia maranatha
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

La iglesia maranatha

952 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Meditación
0 comentarios
2 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
952
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
1
Acciones
Compartido
0
Descargas
4
Comentarios
0
Recomendaciones
2
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

La iglesia maranatha

  1. 1. La iglesia MaranathaLa Palabra “Maranata” se compone de dos palabras del arameo que significan “El Señor viene” o “Señor,¡ven pronto!”. En el Nuevo Testamento, el apóstol Pablo utiliza esa Palabra en I Corintios, 16:22. Al final dellibro del Apocalipsis, la misma expresión es utilizada como una oración o petición, en esta ocasión en lenguagriega, y traducida por: “Ven, Señor”.La Palabra “Maranata” también era utilizada en los cultos para invocar la presencia del Señor en la Cena yexpresar el deseo de su regreso para establecer su Reino. Equivale a la petición hecha por la Iglesia en laoración dominical: “Venga tu Reino”. Con relación a la venida del Señor Jesús, “Maranata” tenia un doblesentido: era una oración – “Ven, Señor” – e una expresión de fe – “¡El Señor está volviendo!”.El uso de esa Palabra en el tiempo del Nuevo Testamento indicaba la fuerte expectación de los creyentes de queel Señor Jesús volvería. Esa fe y la disposición de anunciar la venida del Señor Jesús eran reforzadas por elpoder, por los dones espirituales y por las señales que el Señor operaba en su medio, demostrando que ¡Élestaba vivo en medio de Su pueblo!En el tiempo del Antiguo Testamento, el Rey viajaba para hacer justicia. Un atalaya iba delante de el tocando latrompeta y advirtiendo el pueblo: “¡El Rey está viniendo!”. Aquellos que esperaban por justicia deseaban lavenida del Rey. El pueblo de la tierra que seria visitada se preparaba para Su llegada, limpiaba y reparaba loscaminos, demostrando así obediencia y deseo de agradar al Rey.De la misma manera, hoy la Iglesia que vive en Comunión con el Señor y experimenta la manifestación de supoder con dones espirituales y señales que confirman la predicación de la Palabra aguarda con anhelo la venidaen gloria del Señor Jesús para arrebatar a la Iglesia, sin cansarse de proclamar que “El Señor Jesús volverá” yde clamar: “¡Maranata! Ven, Señor.HistoriaLos años 60 en Brasil, como en otras partes del mundo, fueron una época de un avivamiento espiritualprofundo. La experiencia del bautismo con el Espíritu Santo y la manifestación de los dones espiritualesultrapasó los limites establecidos por las Iglesias pentecostales más antiguas. En la vida de muchos creyentes eIglesias evangélicas se cumplió la profecía de Joel, que la Iglesia apostólica experimentó en el Pentecostés: “Yen los postreros días, dice Dios, derramaré de mi Espíritu sobre toda carne…” (Hechos 2:17-18).Fue en ese contexto que un pequeño grupo de hermanos experimento la maravillosa bendición delderramamiento del Espíritu Santo. Uno de los resultados más notables de ese avivamiento fue que el Señorcomenzó a revelarse a través de los dones espirituales. De pronto aquel pequeño grupo comenzó a entender queestaba delante de un serio problema: se acomodarían a la nueva bendición con su estructura eclesiásticatradicional (vino nuevo en odres viejos), o darían oídos a la voz del Espíritu Santo permitiendo que el Señor losdirigiese creando una nueva estructura espiritual en medio de ellos (vino nuevo en odres nuevos). Fue en esemomento que aquellos pocos hermanos tomaron la decisión que sellaría su futuro: la de pasar a obedecer alSeñor, dando a Cristo verdaderamente el lugar de Cabeza del Cuerpo (Efesios 5:23). Y así comenzaron unrecorrido por un nuevo camino, que no conocían porque hasta entonces nunca lo habían recorrido (Josué 3:4), yque perdura hasta hoy.1 El Proyecto para la Edificación de la Iglesia (Mar. 16:15-18)1.1. El Señor Jesús tiene una Obra para ejecutar: la edificación del Cuerpo de Cristo (Mt. 16:18; Mar.16:15-18).El Señor opera por medio de la Iglesia (Mat. 18:18-20). El Señor usa una Iglesia constituida de siervosdispuestos a negarse a si mismos (Mat. 16:24) y a ejecutar la voluntad revelada del Señor con fidelidad (Apo.
  2. 2. 2:10).1.2. Toda Obra de edificación tiene como base un proyecto. Si queremos construir con seguridad y de acuerdo ala voluntad del arquitecto, tenemos que seguir el proyecto con fidelidad (I Cor. 3:9-11). Para realizar la Obra deedificación del Cuerpo de Cristo, de igual manera, tenemos que conocer el proyecto de Dios. De lo contrario norealizaremos Su Obra, sino nuestra Obra, la Obra de nuestra denominación, de nuestra Unión de iglesias.1.3. El Señor no acepta de los creyentes cualquier trabajo realizado para Él. No basta trabajar con sinceridad. Esnecesario trabajar usando los recursos espirituales que Él ha puesto a Disposición de la Iglesia y edificarobedeciendo fielmente Su proyecto. El Espíritu Santo (representado como fuego en las Escrituras) probará todolo que hiciéremos y el Señor aprobará o rechazará nuestro trabajo por mas sincero que haya sido (I Cor. 3:12-15).1.4. Un ejemplo bíblico claro es la edificación del Templo, figura de la iglesia, por Salomón (II Cor. 6:16). Laconstrucción del Templo es una figura de la Obra de edificación de la Iglesia (I Cor. 3:9-10; 16-17). De lamisma manera que David entregó a Salomón todo el material (I Crôn. 29:1-2) y los planos (I Crôn. 28:11-19)para la construcción del Templo, el Señor Jesús entrega al Espíritu Santo todas las instrucciones y el materialnecesario para la edificación de la Iglesia (Juan 16:7-15).1.5. Nadie puede conocer el proyecto de Dios para la edificación de la Iglesia a no ser por revelación delEspíritu Santo (I Cor. 2:9-12). La Obra de Dios no coincide con nuestra “visión”, nuestro entendimiento,nuestro sentimiento, nuestros planes, ni con los proyectos de nuestra denominación o Unión de iglesias (Isa.55:8-9). El Espíritu Santo dirige la Iglesia a cada paso, revelando lo que no agrada al Señor (Isa.30:21; 42:16).1.6. El Espíritu Santo revela el proyecto de Dios a través de las Sagradas Escrituras (II Tim. 3:15-16) y a travésde los dones espirituales (Hch. 9:10-16; 10:2-5). La Iglesia necesita buscar la voluntad del Señor en oración(Hechos 13:2 e Luc.11:9-13).2. El propósito del Bautismo con El Espíritu Santo2.1. El Señor Jesús bautiza con El Espíritu Santo los creyentes para que estos reciban poder para testificar delSeñor. (Hechos 1:8), o sea, con unción, con señales (Luc. 1:20) y manifestación de dones espirituales (ICor.14:24-25). No obstante también bautiza con el Espíritu para que pueda aconsejar y orientar a la Iglesia,guiándola a toda la verdad (Jn. 14:26; 16:13).2.2. No es suficiente ser bautizado con El Espíritu Santo. Es necesario entender el propósito de Dios al bautizarcon el Espíritu para que entonces se pueda vivir de acuerdo a ese propósito. El Espíritu Santo no fue derramadosobre la Iglesia para promover cultos emotivos, ni para que la Iglesia reciba más bendiciones, ni siquiera paraproyectar “grandes siervos de Dios”. En otras palabras, el bautismo con el Espíritu Santo no se destina aagradar a la Iglesia ni a exaltar los líderes de la Iglesia.2.3. El propósito del Bautismo con el Espíritu Santo es glorificar al Señor Jesús (Jn. 16:14), es capacitar a laIglesia para realizar la Obra de edificación del Cuerpo (I Cor. 14: 5, 12) a través de la predicación de la Palabracon autoridad (I Cor. 2:4-5) y con señales (Mar.16:20; I Cor. 14:23-25).2.4. Después del bautismo con el Espíritu, el Señor desea conceder a la Iglesia los 5 ministerios (Ef. 4:11) y los9 dones espirituales (I Cor. 12:8-10), pues todos son instrumentos necesarios para que el Señor pueda gobernarSu Iglesia y confirmar la predicación del Evangelio con señales.3. La Obra del Espíritu Santo3.1. El Espíritu Santo opera basado en la Sangre de Jesús3.1.1. El Señor Jesús completó la Obra que el Padre le había confiado cuando, después de nacer y vivir una vidasin pecado, murió en la cruz como el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo. La Biblia se refiere a susangre como símbolo de Su sacrificio por la Iglesia (Apo.5:9-10).
  3. 3. 3.1.2. Basado en esa sangre ofrecida como sacrificio por los pecados de la humanidad, El Espíritu Santo operahoy la Obra de Salvación, o sea, la Obra de edificación de la Iglesia. Para Jesús, la sangre derramada en la cruzrepresenta Su muerte; para nosotros, representa vida eterna, salvación (Jn 6:53-56).3.1.3 El Espíritu Santo hoy, tiene el poder de transmitir al hombre la vida eterna porque el Señor Jesúsconsumó la misión que el Padre le confió para la salvación de la humanidad, al derramar Su sangre en la cruz(Jn 19:30). Ese es el “material” que Jesús transmitió, El Espíritu Santo para la edificación de la Iglesia. Si elSeñor Jesús no hubiese muerto por la Iglesia y no hubiese resucitado, el Espíritu no nos podría transmitir vidaeterna, ni operar salvación en nosotros (I Cor. 15:17, 20-21).3.2. El Espíritu Santo conecta la Cabeza al Cuerpo3.2.1. Concierne al Espíritu Santo recibir las instrucciones del Señor Jesús y transmitirlas a la Iglesia (Jn 16:13-14). Cuando la Iglesia está oyendo lo que el Espíritu está transmitiendo, recibe toda la orientación de la Cabezade la Iglesia necesaria para Su edificación (Jn.10:16).3.2.2. El Espíritu Santo recibe del Señor y transmite a la Iglesia no solamente palabras de consuelo y estimulo(Jn.14:25-26), sino también todo tipo de instrucciones necesarias para la edificación de la Iglesia (“toda laverdad”, Jn. 16:13). El Señor Jesús cumple, así, su promesa de estar siempre con Su Iglesia (Mat.28:20) ymanifiesta su Gobierno sobre la Iglesia (Isa. 9:6, 7).3.2.3. Todas las orientaciones generales que el Señor Jesús tiene para su Iglesia, inclusive todas las doctrinas,están contenidas en las Escrituras del Antiguo y del Nuevo Testamentos (I Tim.3:15-17) - y de los donesespirituales. Ejemplo de una orientación general es la orientación que se refiere a “Id por todo el mundo ypredicad el evangelio a toda criatura” (Mar. 16:15).3.2.4. En cuanto a las orientaciones particulares, el Señor las transmite a través de los dones espirituales (ICor.14:1-6, 24-31). Una orientación particular en el área de la predicación del Evangelio es dada a Pabloprohibiéndole de predicar en Asia y en Bitínia, y orientándole a ir para Macedonia (Hch. 16:6-10).3.3. El Espíritu Santo testifica del Señor Jesús glorificándole solo a Él3.3.1. Cuando El Espíritu Santo habla por medio de los dones espirituales (profecía, interpretación de lenguas ypalabra de ciencia – visiones, sueños y revelaciones), El no exalta siervos fieles, ni miembros de la familiahumana de Jesús, sino tan solo al Señor Jesús (Jn. 16:14).3.3.2. El Espíritu solamente glorifica a Jesús. Toda Su operación a través dos 5 ministerios o de los 9 donesespirituales tiene como objetivo proclamar que Jesús está vivo (el Pan vivo), está presente en medio de SuIglesia (Emanuel), es el Señor de Su Iglesia (la Cabeza), ama a Su pueblo (el Novio) y cuida de la Iglesia (elPastor). Leer Hch. 4:8-12.3.4. El Espíritu Santo revela la Palabra de Dios mas allá de la letra3.4.1. Hay partes en la Palabra cuyo profundo significado No es visible (Mat.13:10-17; Gál. 4:21-31). El Señorquiere, a través del Espíritu Santo, revelar (o iluminar) el significado de esos pasajes y riquezas ocultas En otrasEscrituras, para que la Iglesia sea edificada por toda la Palabra de Dios (I Cor.2:10-13). Por ejemplo, laenseñanza contenida en porciones de los libros de Daniel, Cantar de los Cantares y Apocalipsis, así como todoel significado de las parábolas de Jesús, solo pueden ser totalmente entendidas con la ayuda del Espíritu Santo.3.4.2. A la Iglesia se le dio conocer lo que va mas allá de la letra en la Palabra de Dios por la operación delEspíritu Santo (II Cor.3:5-6; Dan. 2:19-23). En el caso de que eso no ocurriera, la Iglesia estaría limitada adepender de estudiosos de la Biblia, cuyas interpretaciones son divergentes, y acabaría escéptica con relación ala posibilidad de entender el significado real de las Escrituras. En realidad, eso es lo que ocurre con muchosestudiosos en Seminarios donde El Espíritu Santo no está operando del todo.
  4. 4. 3.4.3. La causa de la dificultad de entendimiento de muchos pasajes de la Palabra de Dios es que sin larevelación (iluminación) del Espíritu Santo, no se consigue penetrar en los misterios de la Palabra de Dios. “Tealabo, Padre, porque…las revelaste a los niños” (Mat.11:25-26).3.4.4. Jesús abrió el entendimiento a los discípulos para entender mas allá de la letra mientras estuvo con ellos(Luc.24:25-27, 44-47). Hoy esa misión la hace el Espíritu Santo, incumbido por el Señor Jesús de guiarnos atoda la verdad (Jn.16:13).3.5. El Espíritu Santo y la Salvación3.5.1. El Espíritu opera salvación aplicando la Palabra de Dios al corazón del hombre, convenciéndole depecado (todos los hombres son pecadores), de la justicia (Jesucristo es nuestra justicia) y del juicio (el Señorjuzgara a los vivos y a los muertos) (Jn. 16:7-11). El nuevo nacimiento es resultado de la operación del EspírituSanto (Jn. 3:5-8).3.5.2. Los dones espirituales son instrumentos del Espíritu Santo para la salvación del hombre. A través de losdones el Señor revela los secretos del corazón del hombre para que crea y confirma la predicación de la Palabra(I Cor.14:24-25), convenciendo al hombre que Jesús es el Salvador, está vivo, ama al pecador y un día volverápra arrebatar Su Iglesia.Doctrinas básicas• Jesús, Cabeza de la Iglesia: El Señor Jesús es la Cabeza de la Iglesia (Ef. 5:23), que es Su Cuerpo. La Iglesiadebe vivir, practicar esa doctrina, buscando el consejo del Señor, pedir sus orientaciones, consultando al Señortodo lo que sea importante para la realizacion de la Obra de Dios y renunciando a propósitos humanos.• Iglesia, Cuerpo de Cristo: Para que haya un despertamiento espiritual de la Iglesia, es necesario entender supapel como Cuerpo de Cristo. El apóstol Pablo (I Cor 12:27, Ef. 1:22, 23) afirma claramente que la Iglesia esel Cuerpo de Cristo.• El Poder de la Sangre de Jesús: La Iglesia tiene que aprender a usar el gran recurso que el Señor le concediópara disfrutar de plena protección, vida espiritual y Comunión con Dios: la sangre de Jesús. La sangre de Jesúsno puede continuar siendo apenas una doctrina objeto de la fe. La Iglesia necesita aprender a vivir esa doctrinay a beneficiarse de todo poder que hay en la sangre del Cordero, recibiendo, así, todas las bendiciones que elSeñor concedió a su pueblo a través del poder de esa sangre.La sangre de Jesús fue derramada una única vez en la cruz del Calvario pero es rociado continuamente sobrelos siervos de Dios, que son "elegidos según la presciencia de Dios Padre en santificación del Espíritu, paraobedecer y ser rociados con la sangre de Jesucristo" (I Ped. 1:2). ¡Aleluya!• Dones Espirituales y Ministerio: El bautismo con El Espíritu Santo no fue concedido apenas para transmitirunción (I Jo. 2:27) y alegría a la Iglesia (Rom. 14:17). El supremo propósito del Bautismo con El EspírituSanto es capacitar a la Iglesia a recibir dones espirituales y ministerios para su edificación. Es por ese motivoque, al prometer enviar El Espíritu Santo a todos sus siervos y siervas, el Señor reveló al profeta Joel (Joel2:28) que, como resultado del recibimiento del Espíritu, habría profecías, visiones y sueños, o sea, donesespirituales. Nótese que esas son manifestaciones de dones espirituales a través de los cuales el Señor revelacon mas exactitud Su voluntad a la Iglesia.• El Arrebatamiento de la Iglesia: Atenta al momento profético que vive actualmente, la Iglesia fiel debe deestar anunciando sin cesar la Venida del Señor Jesús para arrebatar a la Iglesia (Mat. 24:40-44), denominadaSu Novia en las Escrituras. El arrebatamiento es una doctrina mencionada claramente en las SagradasEscrituras (I Tes. 4:13-17). Cabe a la Iglesia fiel considerar las señales de los tempos, reconociendo que casiestán enteramente cumplidas las señales anunciadas por el Señor Jesús en su sermón profético (Mat. 24:3-14 e29-36), aunque no se sepa ni el día ni la hora.En estos días, la Iglesia debe procurar vivir en santificación, produciendo el fruto del Espíritu, en obediencia ala Palabra de Dios y a las determinaciones del Espíritu Santo, y anunciar sin cesar la Salvación que solo hay enJesucristo – por la gracia, por medio de la fe - y Su Venida gloriosa para arrebatar Su Iglesia (I Tes. 5:4-10).En los días actuales, la Iglesia fiel debe buscar no tan solo ser bautizada con El Espíritu Santo, sino vivir
  5. 5. también llena del Espíritu (Ef. 5:18-21). A semejanza de lo ocurrido con las vírgenes fieles, la Iglesia que seráarrebatada no tendrá únicamente un poco de aceite, mas una reserva de aceite (Mat. 25:1-13). La Iglesia fielestá preparada para la venida del Señor, pues es una Iglesia gloriosa, sin mancha (pecado) ni arruga(envejecimiento espiritual), acorde con lo descrito en Efesios 5:26-27.La Iglesia no espera simplemente el regreso del Señor, sino que ama Su Venida (II Tim.4:8). Por su vez, laIglesia infiel critica esa espera y ese deseo de la Iglesia fiel (II Ped. 3:4), pues no está preparada para esemomento glorioso en la Historia de la Salvación. Sin embargo la Iglesia fiel está siendo edificando a cada día,poniendo su fe y su esperanza en la Venida del Señor Jesús, fortalecidas constantemente a medida que percibe(1) las señales que confirman la predicación del Evangelio, (2) la operación de los dones espirituales, y (3) losconsejos y orientaciones del Señor."Ciertamente vengo en breve. Sí, ven, Señor Jesús!" (Apo. 22:17, 20).Avivamiento EspiritualAntes de la venida del Señor Jesús en gloria para el arrebatamiento, el Señor estará derramandoabundantemente de Su Espíritu Santo sobre su pueblo fiel, a fin de preparar Su Iglesia para ese momento.Solamente llena del Espíritu Santo la Iglesia podrá estar lista, de la manera descrita en Efesios 5.A medida en que el derramamiento del Espíritu Santo llegue a las Iglesias, estas estarán experimentando unAvivamiento, que elevará los siervos del Señor a un nivel espiritual superior, caracterizado por: (a) más amor alSeñor y a los hermanos; (b) mayor Disposición en servir al Señor y a la Iglesia; (c) mayor interés en estudiar yoír la Palabra de Dios; (d) mayor unción de los pastores para la predicación de la Palabra y para laevangelización; (e) mayor satisfacción en participar de los cultos, adorando al Señor en Espíritu y en verdad; (f)una vida de santificación y obediencia a la Palabra de Dios.Los pastores que deseen preparar sus Iglesias para experimentar ese Avivamiento, deben instruirlas a (1) buscarla santificación y la obediencia a la Palabra de Dios, (2) buscar el bautismo con El Espíritu Santo y los donesespirituales, (3) usar los dones espirituales con sabiduría y discernimiento, y sumisión a los pastores, (4)someterse al Gobierno del Señor Jesús sobre la Iglesia e (5) vivir en amor y en Comunión los unos con losotros.Cabe notar que, si una congregación no aprende a "usar los dones espirituales con sabiduría y discernimiento",juzgando debidamente las manifestaciones espirituales para asegurarse de que proceden del Espíritu Santo, enel caso que un Avivamiento tenga empezado, cesará en poco tiempo. El motivo para que eso ocurra es sencillo:dones usados indebidamente son una fuente de problemas para las Iglesias, y los creyentes acaban perdiendo laconfianza en los dones. Si, al revés, una Iglesia aprende a usar los dones espirituales con sabiduría ydiscernimiento, juzgándolos e interpretándolos, y utilizándolos bajo la supervisión de sus pastores, el Señortendrá condiciones de gobernar a la Iglesia, y el Avivamiento durará hasta la venida del Señor Jesús.De ahí la necesidad de que los dones espirituales sean usados de la manera recomendada en las SagradasEscrituras. En otros apartados de esta página web, son transmitidas enseñanzas sobre la práctica de los donesespirituales con discernimiento, decencia y orden - conforme nos lo recomienda la Escritura en I Corintioscapítulo 14 - y sobre su aplicación con sabiduría. Por otro lado, para que el Señor pueda operar un Avivamientoen una determinada ciudad, región o país es importante que los pastores de esa localidad, región o país esténdispuestos a ser dirigidos por El Espíritu Santo a vivir en Comunión espiritual unos con otros. Esa Comuniónpuede comenzar con reuniones de oración, inclusive con ayunos, donde la prioridad sea buscar los donesespirituales y permitir que el Señor Jesús aconseje a esos pastores.

×