«Hubo una vez un emperador que convocó a todos los solteros del reino, pues era tiempo debuscar pareja a su hija.Todos los...
Pregúntate qué hubieras hecho. Cuál hubiera sido tu comportamiento cuando, pasados unosdías, en tu maceta no hubiera creci...
ni aguas cristalinas. Las grandes lluvias lo habían convertido en una gran charca verdosa rodeada debarro.Todos comprendie...
Pasaron unas cuantas noches antes de que el ladrón volviera a actuar. Pero una mañana muy temprano elinspector llamó a Cac...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Hubo una vez un emperador que convocó a todos los solteros del reino

810 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
810
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
4
Acciones
Compartido
0
Descargas
13
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Hubo una vez un emperador que convocó a todos los solteros del reino

  1. 1. «Hubo una vez un emperador que convocó a todos los solteros del reino, pues era tiempo debuscar pareja a su hija.Todos los jóvenes asistieron, y el rey les dijo: “Os voy a dar una semilla diferente a cada unode vosotros. Al cabo de seis meses deberéis traerme en una maceta la planta que haya crecido, y la más bella ganará la mano de mi hija, y por ende el reino”. Así se hizo. Había un joven que plantó su semilla, y en vano esperó a que la planta brotara. Mientras tanto, todos los demás jóvenes del reino no paraban de hablar ymostrar las hermosas plantas y flores que habían sembrado en sus macetas. Cuandopasaron los seis meses, todos los jóvenes desfilaron hacia el castillo con hermosísimas yexóticas plantas.El joven estaba muy triste, pues su semilla nunca germinó; ni siquiera quería ir al palacio,pero su madre insistía en que debía ir. Con la cabeza baja, y muy avergonzado, desfiló elúltimo con su maceta vacía.Todos los jóvenes hablaban de sus plantas, y al ver a nuestro amigo, se rieron y se burlaronde él. En ese momento, el alboroto fue interrumpido por la entrada del rey. Todos hicieronuna reverencia mientras el rey se paseaba entre las macetas, admirando las plantas.Finalizada la inspección, hizo llamar a su hija. Convocó, de entre todos, al joven que llevó sumaceta vacía. Los pretendientes se quedaron atónitos.El rey dijo entonces: “Este es el nuevo heredero del trono, y se casará con mi hija. Os di unasemilla infértil, y habéis tratado de engañarme plantando otras plantas. Este joven tuvo elvalor de presentarse y mostrar su maceta vacía, siendo sincero, realista y valiente,cualidades que un futuro rey debe tener”».Reflexión:
  2. 2. Pregúntate qué hubieras hecho. Cuál hubiera sido tu comportamiento cuando, pasados unosdías, en tu maceta no hubiera crecido la semilla. Analízalo pensando que la prueba era sólopara ti. Sin contendientes. Y que la meta y los logros dependiesen de que tu semillagerminara.Ahora realiza la misma reflexión pensando que compites con un grupo de amigos ocompañeros. La maceta tiene la semilla sin germinar. Durante los seis meses has regado latierra y has procurado que le diera el sol. No has declinado en estos cuidados y la tierra hapermanecido yerma. Ahora debes defender el resultado ante tu rey. ¿Qué pensarías de timismo? ¿Cómo te sentirías?Ponte también en la situación de haber plantado otra semilla en mejor estado trascomprobar que la que te habían dado no brotaba. La semilla impostora ha crecido y tieneuna flor inmensa. Si te preguntan, estás dispuesto a guardar tu secreto. Lo importante esganar el premio.Quizá has agotado tu paciencia al cabo de unos días, y has tirado la maceta y la semilla,creyendo que no merecía la pena tanto esfuerzo.Ser sincero, realista y valiente son las características para ser un buen príncipe consorte.También para ser un buen profesional, excelente persona y muchas cosas más.Posiblemente, para ser exitosos sólo precisemos de la sencillez suficiente para ser sinpretender parecer. En esta semana disfrutemos del rol que tenemos en nuestro trabajo.Seamos auténticos con nuestras potencialidades, y aprendamos para incluir aquellas quemás admiramos y aún no tenemos. LAS HONRADAS MARIQUITAS Cuenta una extraña historia que las mariquitas perdonan, pero no olvidan. Según parece, al principio las mariquitas no tenían sus famosos puntitos negros. Poco antes todas estuvieron a punto dedesaparecer cuando guiadas por el famosísimo Cayus Insectus, una tormenta inundó el camino por el queviajaban. Las pocas que sobrevivieron tuvieron que elegir el sustituto de Cayus Insectus, desaparecidoentre las aguas, y decidieron que lo sería quien primero llegara al lago de la región sur y regresara paradescribirlo.Las mariquitas se lanzaron a la aventura, y poco a poco fueron regresando, contando lo bello que estabael lago en aquella época del año, con sus aguas cristalinas, lleno de flores y hierba fresca en sus orillas.Pero la última de todas ellas tardaba en llegar. La esperaron hasta 3 días, y cuando regresó, lo hacíacabizbaja y avergonzada, pues no había llegado a encontrar el lago. Todas criticaron la torpeza y lentitudde la joven mariquita, y se prepararon para continuar el viaje al día siguiente.Siguiendo al nuevo guía, caminaron toda la mañana hacia el Norte, hasta que al atravesar unas hierbasespesas y altas, se detuvieron atónitos: ¡frente a ellos estaba el Gran Lago! y no tenía ni flores, ni hierba,
  3. 3. ni aguas cristalinas. Las grandes lluvias lo habían convertido en una gran charca verdosa rodeada debarro.Todos comprendieron al momento la situación, pues al ser arrastrados por el río habían dejado atrás ellago sin saberlo, y cuantos salieron a buscarlo lo hicieron en dirección equivocada. Y vieron cómo, salvoaquella tardona mariquita, todos deseaban tanto convertirse en Gran Guía, que no les había importadomentir para conseguirlo; e incluso llegaron a comprobar que el nefasto Cayus Insectus había llegado aaquel puesto de la misma forma.Así pues la mariquita tardona, la única en quien de verdad confiaban, se convirtió en Gran Guía. Ydecidieron además que cada vez que una de ellas fuera descubierta engañando, pintarían un lunar negroen su espalda, para que no pudiera ni borrarlos, ni saber cuántos tenía.Y desde entoces, cuando una mariquita mira a otra por la espalda, ya sabe si es de fiar por el número delunares.Como las mariquitas, también las personas pintan lunares en la imagen de los demás cuando no muestransu honradez. Y basta con tener un sólo lunar negro para dejar de ser un simple insecto rojo y convertirseen una mariquita. Así que, por grande que sea el premio, no hagamos que nadie pueda pintarnos eselunar.EL LADRÓN DE LADRONES Caco Malako era ladrón de profesión. Robaba casi cualquier cosa, pero era tanhabilidoso, que nunca lo habían pillado. Así que hacía una vida completamente normal, y pasaba por serun respetable comerciante. Robara poco o robara mucho, Caco nunca se había preocupado demasiado porsus víctimas; pero todo eso cambió la noche que robaron en su casa.Era lo último que habría esperado, pero cuando no encontró muchas de sus cosas, y vio todo revuelto, sepuso verdaderamente furioso, y corrió todo indignado a contárselo a la policía. Y eso que era tan ladrón,que al entrar en la comisaría sintió una alergia tremenda, y picores por todo el cuerpo.¡Ay! ¡Menuda rabia daba sentirse robado siendo él mismo el verdadero ladrón del barrio! Caco comenzó asospechar de todo y de todos. ¿Sería Don Tomás, el panadero? ¿Cómo podría haberse enterado de queCaco le quitaba dos pasteles todos los domingos? ¿Y si fuera Doña Emilia, que había descubierto quellevaba años robándole las flores de su ventana y ahora había decidido vengarse de Caco? Y así con todoel mundo, hasta tal punto que Caco veía un ladrón detrás de cada sonrisa y cada saludo.Tras unos cuantos días en que apenas pudo dormir de tanta rabia, Caco comenzó a tranquilizarse y olvidarlo sucedido. Pero su calma no duró nada: la noche siguiente, volvieron a robarle mientras dormía.Rojo de ira, volvió a hablar con la policía, y viendo su insistencia en atrapar al culpable, le propusieroninstalar una cámara en su casa para pillar al ladrón con las manos en la masa. Era una cámaramodernísima que aún estaba en pruebas, capaz de activarse con los ruidos del ladrón, y seguirlo hasta suguarida.
  4. 4. Pasaron unas cuantas noches antes de que el ladrón volviera a actuar. Pero una mañana muy temprano elinspector llamó a Caco entusiasmado:- ¡Venga corriendo a ver la cinta, señor Caco! ¡Hemos pillado al ladrón!Caco saltó de la cama y salió volando hacia la comisaría. Nada más entrar, diez policías se le echaronencima y le pusieron las esposas, mientras el resto no paraba de reír alrededor de un televisor. En laimagen podía verse claramente a Caco Malako sonámbulo, robándose a sí mismo, y ocultando todas suscosas en el mismo escondite en que había guardado cuanto había robado a sus demás vecinos duranteaños... casi tantos, como los que le tocaría pasar en la cárcel.

×