Lección 12 para el 19 de julio de 2010
“Y dijo Dios: He aquí que os he dado
toda planta que da semilla, que está
sobre toda la tierra, y todo árbol en
que hay fr...
“Y al hombre dijo: Por cuanto obedeciste a la voz de tu mujer, y
comiste del árbol de que te mandé diciendo: No comerás de...
“Todo lo que se mueve y vive, os será para
mantenimiento: así como las legumbres y plantas
verdes, os lo he dado todo. Per...
La diferencia entre
alimentos limpios e
inmundos ya era conocida
en tiempos de Noé.
“Y edificó Noé un altar a Jehová, y
to...
Aunque en el Nuevo Testamento se
hace referencia en diversos
momentos a los alimentos, no se
realiza ningún cambio en la d...
“Y les dijo: Vosotros
sabéis cuán abominable
es para un varón judío
juntarse o acercarse a
un extranjero; pero a mí
me ha ...
“Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros
tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a
espíritus engaña...
“Pero no en todos hay este conocimiento; porque algunos, habituados
hasta aquí a los ídolos, comen como sacrificado a ídol...
“No prescribimos un régimen definido, pero
decimos que en los países donde abundan las
frutas, los cereales y las nueces, ...
Dieta original
Después del
pecado
Después del
diluvio
En el tiempo
del fin
• Cereales
• Frutos secos
• Frutas
• Dieta orig...
Lapirámidedelosalimentos
Grupo 3: Comer poca cantidad
• Grasas
• Azúcar y dulces
Grupo 2: Comer con moderación
• Legumbres...
Debemos ser equilibrados en
nuestra forma de alimentarnos.
 No consumir demasiada grasa, sal
o azúcar.
 No comer en exce...
“Hay que mantener puro y sin contaminación el sagrado
templo del cuerpo, para que el Santo Espíritu de Dios
pueda morar en...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

La Nutricion en la Biblia

2.485 visualizaciones

Publicado el

Resumen de la lección #12 del folleto de Escuela Sabática. Abril - Junio 2010.

Publicado en: Meditación, Viajes, Empresariales
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
2.485
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
4
Acciones
Compartido
0
Descargas
78
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

La Nutricion en la Biblia

  1. 1. Lección 12 para el 19 de julio de 2010
  2. 2. “Y dijo Dios: He aquí que os he dado toda planta que da semilla, que está sobre toda la tierra, y todo árbol en que hay fruto y que da semilla; os serán para comer” Génesis, 1: 29 La dieta original dada al hombre cuando fue creado consistía en cereales, frutos secos y fruta. Esta dieta estaba complementada con el árbol de la vida.
  3. 3. “Y al hombre dijo: Por cuanto obedeciste a la voz de tu mujer, y comiste del árbol de que te mandé diciendo: No comerás de él; maldita será la tierra por tu causa; con dolor comerás de ella todos los días de tu vida. Espinos y cardos te producirá, y comerás plantas del campo” Génesis, 3: 17-18 “El castigo divino implicaba también un cambio parcial en el régimen alimentario. Es evidente que debemos deducir que los cereales, frutas oleaginosas y otras frutas que recibió el hombre originalmente se redujeron tanto en cantidad y calidad, como resultado de la maldición, que el hombre se vio obligado a recurrir a las plantas para su alimento diario. Este cambio también podría haberse debido, en parte, a la pérdida de ciertos elementos procedentes del árbol de la vida, a un cambio en el clima y quizá, principalmente, a la sentencia del duro trabajo del hombre para ganarse el sustento” (CBASD, sobre Génesis, 3: 18)
  4. 4. “Todo lo que se mueve y vive, os será para mantenimiento: así como las legumbres y plantas verdes, os lo he dado todo. Pero carne con su vida, que es su sangre, no comeréis” Génesis, 9: 3-4 Después del diluvio, Dios permitió que el hombre consumiera animales limpios, pero prohibió el consumo de la sangre.
  5. 5. La diferencia entre alimentos limpios e inmundos ya era conocida en tiempos de Noé. “Y edificó Noé un altar a Jehová, y tomó de todo animal limpio y de toda ave limpia, y ofreció holocausto en el altar” (Génesis, 8: 20) “De todo animal limpio tomarás siete parejas, macho y su hembra; mas de los animales que no son limpios, una pareja, el macho y su hembra” (Génesis, 7: 2)
  6. 6. Aunque en el Nuevo Testamento se hace referencia en diversos momentos a los alimentos, no se realiza ningún cambio en la dieta con respecto al Antiguo Testamento.
  7. 7. “Y les dijo: Vosotros sabéis cuán abominable es para un varón judío juntarse o acercarse a un extranjero; pero a mí me ha mostrado Dios que a ningún hombre llame común o inmundo” (Hechos, 10: 28) A Pedro se le mostró un lienzo con animales inmundos y, después de invitarle a matarlos y comerlos, se le dijo “lo que Dios limpió, no lo llames tú común” (Hechos, 10: 15) Pedro interpretó esta visión correctamente: no debía llamar inmundo a ninguna persona, pues el Evangelio también era para los gentiles.
  8. 8. “Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios; por la hipocresía de mentirosos que, teniendo cauterizada la conciencia, prohibirán casarse, y mandarán abstenerse de alimentos que Dios creó para que con acción de gracias participasen de ellos los creyentes y los que han conocido la verdad. Porque todo lo que Dios creó es bueno, y nada es de desecharse, si se toma con acción de gracias; porque por la palabra de Dios y por la oración es santificado” (1ª de Timoteo, 4: 1-5) La profecía dada aquí por Pablo habla de una herejía que se difundiría después de los tiempos de Pablo, que enseñaría el celibato y la abstención de alimentos limpios (en determinados días) por razones religiosas. A causa de esta herejía, Pablo quiere dejar claro que no se debe prohibir tomar los alimentos que Dios creó para el consumo humano (para Pablo, la sangre y los alimentos inmundos no servían para la alimentación del hombre)
  9. 9. “Pero no en todos hay este conocimiento; porque algunos, habituados hasta aquí a los ídolos, comen como sacrificado a ídolos, y su conciencia, siendo débil, se contamina. Si bien la vianda no nos hace más aceptos ante Dios; pues ni porque comamos, seremos más, ni porque no comamos, seremos menos. Pero mirad que esta libertad vuestra no venga a ser tropezadero para los débiles” (1ª de Corintios, 8: 7-9) Algunos comentarios de Pablo, como “de todo lo que hay en la carnicería comed” deben entenderse en el contexto de la discusión sobre la conveniencia o no de comer las carnes (limpias) que eran sacrificadas a los ídolos.
  10. 10. “No prescribimos un régimen definido, pero decimos que en los países donde abundan las frutas, los cereales y las nueces, la carne no es el alimento adecuado para el pueblo de Dios. Se me ha indicado que la carne propende a animalizar la naturaleza, a despojar a los hombres y mujeres del amor y la simpatía que debieran sentir por cada cual, y hace predominar las pasiones bajas sobre las facultades más elevadas del ser. Si el comer carne fue alguna vez saludable, no lo es ahora” Elena de White (Joyas de los testimonios, tomo 3, p. 359)
  11. 11. Dieta original Después del pecado Después del diluvio En el tiempo del fin • Cereales • Frutos secos • Frutas • Dieta original • Verduras • Dieta original • Verduras • Carne de animales limpios • Preferiblemente, dieta vegetariana
  12. 12. Lapirámidedelosalimentos Grupo 3: Comer poca cantidad • Grasas • Azúcar y dulces Grupo 2: Comer con moderación • Legumbres • Frutos secos • Huevos • Leche y derivados Grupo 1: Comer abundantemente • Fruta • Cereales • Hortalizas
  13. 13. Debemos ser equilibrados en nuestra forma de alimentarnos.  No consumir demasiada grasa, sal o azúcar.  No comer en exceso.  No tomar menos comida que la que se necesita.  Asegurarse la administración de la vitamina B12 necesaria para el cuerpo.  Si un alimento te sienta mal, aunque sea muy sano, no lo consumas.  …
  14. 14. “Hay que mantener puro y sin contaminación el sagrado templo del cuerpo, para que el Santo Espíritu de Dios pueda morar en él. Debemos conservar fielmente la propiedad del Señor, porque cualquier exceso que cometamos con nuestras facultades acortará el tiempo en que nuestra vida pueda ser usada para gloria de Dios. Tened presente que debemos consagrar todo, alma, cuerpo y espíritu, a Dios. Todo es la propiedad que él ha adquirido, y debemos usarla con discernimiento, a fin de conservar el talento de la vida. Al usar nuestras facultades en forma conveniente y al máximo con un propósito útil, al conservar sanos nuestros órganos, al mantener nuestro organismo en buenas condiciones de manera que la mente, los tendones y los músculos trabajen en armonía, podemos rendir valiosísimo servicio al Señor” E.G.W. (Dios nos cuida, 11 de febrero)

×