La Hechiceria Blanca y la diferencia con la brujeria
La magia blanca siempre y en toda circunstancia ha sido un fenómeno ...
San A. mantuvo que por contra, los sacerdotes de la iglesia no estaban trabajando para el beneficio,
sino por fe y compasi...
obstante también es verdad que los magos eran Balaam, M., D., S. y muchos otros personajes bÃ-
blicos, que emplearon las ...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

La Hechiceria Blanca y la diferencia con la brujeria

212 visualizaciones

Publicado el

La magia blanca siempre y en toda circunstancia ha sido un fenómeno sujeto a numerosas definiciones...

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
212
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
5
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

La Hechiceria Blanca y la diferencia con la brujeria

  1. 1. La Hechiceria Blanca y la diferencia con la brujeria La magia blanca siempre y en toda circunstancia ha sido un fenómeno sujeto a numerosas definiciones e interpretaciones, en su mayorÃa altamente contradictorias. Diferencia entre la magia blanca y la magia negra· Según el Código Teodosiano, existen nueve clases de magia y las actividades son: Conjeturas AstrologÃa La ejecución de obras en los templos paganos y los dioses paganos La posesión de libros mágicos secretos La producción y el uso de amuletos La necromancÃa El arte de encantamientos La magia de las palabras y sÃmbolos de uso ocultada Crear conjuros de amor En todos y cada uno de los casos, la magia blanca según el enorme teólogo San AgustÃn, es una práctica espiritual ligada a los espÃritus de los muertos y los espÃritus de las tinieblas. La iglesia, por el hecho de que siempre y en toda circunstancia ha considerado a cualquier forma de magia como algo malo, al paso que el arte de producir fenómenos sobrenaturales con la ayuda de los espÃritus inmundos o demonios, esto es en el fondo siempre y en todo momento reducido el fenómeno mágico todo a algo, a una cosa maligna y en consecuencia igual a la magia negra. Es engañado aquel que piensa que puede recurrir a alguna forma de magia blanca que es autorizada por la teologÃa, pensando que no está cometiendo un pecado, por el hecho de que en la doctrina no hay ninguna magia blanca buena, hay magia única y la magia es impura, sea su color. Al describir a magos, hechiceros y todos y cada uno de los practicantes de la magia, San A. afirmó que tipo de mÃsticos se caracterizaron por 2 cosas: Unión con los espÃritus repulsivos y una ansÃa sin precedentes. En verdad, conforme el teólogo histórico, la verdadera distinción entre los sacerdotes de la iglesia y los Reyes Magos o bien magos, residió en este punto exacto: -Mientras el sacerdote busca llevar una vida humilde, altruista y difiere en estricto cumplimiento a la voluntad de Dios, el hechicero busca fama, honores y riquezas. Asimismo en el libro apócrifo de Enoc, se puede leer que los magos y brujos obra «cortejo fama y ostentación (etc.). Y siempre se vanaglorian de conocer y tener más cosas de el resto.»
  2. 2. San A. mantuvo que por contra, los sacerdotes de la iglesia no estaban trabajando para el beneficio, sino por fe y compasión. Por otro lado, los espiritistas tienden a distinguir entre la magia blanca y magia negra. En General, significa la magia blanca como la magia que se hace para hacer el bien, al paso que la magia negra se logra con el mal de la práctica. Otros espiritistas preguntan y discuten: «El bien de una persona, es el mal del otro, puesto que es posible aseverar que alguien que practica magia blanca o negra, pero sólo sobre la base de la perspectiva subjetiva de cada uno de nosotros?» Por ejemplo: A través de la magia, una mujer logra al hombre amado. Para esta mujer que se benefició de este proceso espiritual, la magia era efectivamente blanca, pues trajo su amado. ¿Pero para otra mujer quien habÃa perdido a este hombre, ciertamente va a ser magia negra porque le llevo pérdida y soledad. Por el hecho de que los espiritistas que observan este fenómeno, tienden a centrarse en la definición de magia, (negra o blanca), otro aspecto del proceso mágico. Para éstos, la magia no es negra o blanca dependiendo de sus propósitos es buena o bien mala, (como hemos visto, esto es muy subjetivo), pero antes de la clase de entidades espirituales que invocan estas prácticas mágicas. Dirá que la magia es blanca al invocar a los espÃritus de luz para conversar con ellos, y la magia es negra al invocar a los espÃritus de las tinieblas para pedir el cumplimiento de ciertos fines. Claro esta, que siempre y en todo momento esta definición nos lleva a la pregunta original: estamos en un caso que trata con los espÃritus de la luz, o bien con los espÃritus oscuros, (malos), y de esta manera parece que todo vuelve a su forma inicial. Sin embargo, según esta definición, nos lleva a localizar otro problema de mayor complejidad: Hay muchos ejemplos bÃblicos de de qué manera la magia blanca se puede usar para fines altamente destructores. Se observan numerosos ejemplos en la Biblia, donde se efectuaron las invocaciones a los Á. para dezmar a las ciudades, o de destruir ejércitos, o bien para aniquilar a miles de personas. Otro ejemplo de esto, ver cuando se realizan las invocaciones a Dios, asà Dios manda a los malos espÃ- ritus a los contrincantes. Ejemplo más encontramos que, cuando a través de las invocaciones a los espÃritus de luz del Dios, o bien incluso el espÃritu de Dios, Moisés lanza asoladoras plagas sobre Egipto. Más ejemplos que vemos cuando los Reyes hebreos, a lo largo de más de una vez conjuraron al espÃritu de Dios, a dezmar personas o maldecir a otros reinos. Aunque es verdad que la Sagrada Escritura condena con severidad las prácticas de magia, no
  3. 3. obstante también es verdad que los magos eran Balaam, M., D., S. y muchos otros personajes bÃ- blicos, que emplearon las invocaciones de espÃritus divinos para lograr los fines deseados, quien hizo profecÃas, que conjuró los espÃritus, que tenÃan visiones, que estudió la piel extraños misterios.

×