VIENTOS DE OTOÑO
I




Ya es otoño y sin tí, estornino,
el viento se escucha a sí mismo en el vértigo girar del mundo.


Todavía no hay bai...
II      .




¡Estorninos, como perlas de aceite sois!
Robáis olivas silvestres
y lubricáis el oxígeno al compás de una pu...
III




De tu impuesta presencia se nutre el cielo, estornino.
De tu vuelo, nosotros, escribanos,
saciamos el pálpito escu...
IV




Y llegas, estornino,
con tu contraste de baile, histeria y huella
para dar reposo a los olivos descargados
y te vas...
V




Ahora que habéis tamizado las sobras del olivo
y devuelto el poso que la lluvia se llevó por las alcantarillas,
dejá...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Vientos De OtoñO

239 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Tecnología
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
239
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
19
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Vientos De OtoñO

  1. 1. VIENTOS DE OTOÑO
  2. 2. I Ya es otoño y sin tí, estornino, el viento se escucha a sí mismo en el vértigo girar del mundo. Todavía no hay baile en los cielos y ya han vuelto los poetas con su pisar de almas. Han soltado el manto del letargo y puestos a secar su piel al sol, remueven la herida del ascua hambrienta; no caben en su ansia. Mientras tanto, los olivos rebosantes dejan rodar su fruto confundido entre las cabras.
  3. 3. II . ¡Estorninos, como perlas de aceite sois! Robáis olivas silvestres y lubricáis el oxígeno al compás de una pulsión. Como pulmón ensanchado y en flexible disciplina abrís pasillos celestes. ¡Estornino, en la estación alfombrada ya canta contigo el viento, las nubes bailan y el cielo dibuja!
  4. 4. III De tu impuesta presencia se nutre el cielo, estornino. De tu vuelo, nosotros, escribanos, saciamos el pálpito esculpido en nuestras yemas, yermas en tu espera.
  5. 5. IV Y llegas, estornino, con tu contraste de baile, histeria y huella para dar reposo a los olivos descargados y te vas imperceptible desplegando la memoria del olivo colgado en el eco de otro viento y de esta suerte loar la impronta de tu vuelta.
  6. 6. V Ahora que habéis tamizado las sobras del olivo y devuelto el poso que la lluvia se llevó por las alcantarillas, dejáis las ramas, las ramblas, como un manto en aspaviento, estorninos, ¡bálsamo imposible! Y así, hartos de lecturas desde el cielo, giráis los ojos para ver, vosotros, por fin vosotros, hormiguero invertido; imposible baile de lo etéreo.

×