VÍDEO DE HOY:
Pueblo de Dios - Sillas para la libertad
Banteay Prieb es un proyecto de los jesuitas en Camboya. En sus ins...
En América Latina, uno de cada cinco vive en situación
de pobreza crónica.
El factor psicológico es clave para salir de es...
Y si bien el intercambio comercial está en un gradual declive, sigue siendo
sustancial, pese a las más recientes declaraci...
Pero también ha caído el monto total de barriles de petróleo venezolano
exportado a EE.UU.
Pese a esfuerzos por diversific...
venezolano. Que bajen las exportaciones venezolanas ya no es un problema estratégico
como lo era hace 10 o 15 años", le di...
los aplausos de los presentes, que hoy es el 57 aniversario de su ingreso a la vida religiosa.
“No olvidémoslo jamás - ins...
(RV).- En su catequesis de la audiencia general, celebrada el segundo miércoles de marzo en la
Plaza de San Pedro, el Papa...
¡es una riqueza! Una gran inyección de sabiduría también para la entera sociedad humana: sobre todo
para aquella que está ...
(©Ansa)
(©Ansa) Francisco y su amor por la gente
El Pontífice en Santa Marta: lo dice Jesús: «Quien no
está conmigo, está ...
Y los santos, añadió, «son los que no tienen miedo de dejarse acariciar por la misericordia de Dios. Y por
esto los Santos...
Si se consideran además los grupos de Fe y Luz, el movimiento fundado por Vanier para promover la
fraternidad entre los di...
rémora cultural que desaparecerá pronto también de la Iglesia, sino meramente como la
otra cara de la sorpresa de Adán, nu...
Acaba de publicar, junto con Ángela Lorena Fuster, Más allá de la filosofía.
Escritos sobre cultura, arte y literatura (Tr...
suficientemente conocidas? Por ejemplo, el CSIC acaba de publicar algunos de los
escritos más importantes de Marie de Gour...
de intervenir.
■ Texto: Carlos Javier González Serrano
Simone Weil, una filósofa socialmente
comprometida
Escrito por Marí...
opresión y la pesantez moral se perpetúan. Simone Weil es un caso raro y excepcional de intelectual
idealista, comprometid...
los otros penetró en mi carne y en mi alma. No podía separarme de ella y difícilmente podía imaginar la
posibilidad de sob...
“Cada vez que bato un récord mi reacción es de horror”. Gerhard Richter, el artista
europeo vivo más cotizado, retrata su ...
después, con un cepillo de madera o de metal, las barre. De esta forma levanta zonas de óleo y color. Un
mecanismo que per...
son peores y peores. No puede imaginarse la cantidad de basura que ofrecen a unos
precios que suben todo el tiempo”, criti...
Fernández Cordero, María Jesús
Categoría: Propio Adjunto de la Facultad de Teología, Departamento de
Sagrada Escritura e H...
La Biblioteca Nacional inaugura la mayor exposición
del V Centenario de Santa Teresa
Especial Santa Teresa
PAULA ACHIAGA |...
Las moradas, 1701
"El verso de Teresa de Jesús, La prueba de mi verdad, resume lo que pretende ser esta muestra sobre su
v...
Portada de la edición de Las moradas de 1701
Las cuatro esquinas
Son cuatro los libros esenciales que marcan la vida de la...
Romero será beatificado el 23 de mayo
"Hoy me puedo explicar el por qué de tantos atrasos:
Dios esperaba al Papa Francisco...
revelen los pormenores del acto.
Por la tarde visitará la tumba de Romero, en la que junto con los
jerarcas de la Iglesia ...
Editado por
Peio Sánchez Rodríguez
Cuando ya está señalada la fecha de la beatificación del arzobispo de San Salvador,
Mon...
dubitativo. Esta forma de ser contrasta con la valentía de sus palabras, su disposición a acoger a tantos y
la fuerza de s...
Hay o debería haber (Editorial)
Es evidente que algo no existe por el mero hecho de decirlo. Mucho menos por reiterarlo. C...
religiosos descubren, vitalmente, la comunidad como ámbito de realización y misión y no como pesar.
Es el signo lo que val...
cosas que nos hagan bien, que nos pongan luminosidad en el rostro. Así serían las de
Jesús. Sabemos que también sucede, tr...
Estamos ante una guerra del capitalismo contra el capitalismo, del capitalismo de
la exclusión contra el capitalismo de la...
Madrid a 8 de Marzo de 2015
Estimado señor arzobispo, don Carlos Osoro:
Como le anunciábamos en la carta que le hicimos ll...
La posada del silencio nº 67, curso vi
La posada del silencio nº 67, curso vi
La posada del silencio nº 67, curso vi
La posada del silencio nº 67, curso vi
La posada del silencio nº 67, curso vi
La posada del silencio nº 67, curso vi
La posada del silencio nº 67, curso vi
La posada del silencio nº 67, curso vi
La posada del silencio nº 67, curso vi
La posada del silencio nº 67, curso vi
La posada del silencio nº 67, curso vi
La posada del silencio nº 67, curso vi
La posada del silencio nº 67, curso vi
La posada del silencio nº 67, curso vi
La posada del silencio nº 67, curso vi
La posada del silencio nº 67, curso vi
La posada del silencio nº 67, curso vi
La posada del silencio nº 67, curso vi
La posada del silencio nº 67, curso vi
La posada del silencio nº 67, curso vi
La posada del silencio nº 67, curso vi
La posada del silencio nº 67, curso vi
La posada del silencio nº 67, curso vi
La posada del silencio nº 67, curso vi
La posada del silencio nº 67, curso vi
La posada del silencio nº 67, curso vi
La posada del silencio nº 67, curso vi
La posada del silencio nº 67, curso vi
La posada del silencio nº 67, curso vi
La posada del silencio nº 67, curso vi
La posada del silencio nº 67, curso vi
La posada del silencio nº 67, curso vi
La posada del silencio nº 67, curso vi
La posada del silencio nº 67, curso vi
La posada del silencio nº 67, curso vi
La posada del silencio nº 67, curso vi
La posada del silencio nº 67, curso vi
La posada del silencio nº 67, curso vi
La posada del silencio nº 67, curso vi
La posada del silencio nº 67, curso vi
La posada del silencio nº 67, curso vi
La posada del silencio nº 67, curso vi
La posada del silencio nº 67, curso vi
La posada del silencio nº 67, curso vi
La posada del silencio nº 67, curso vi
La posada del silencio nº 67, curso vi
La posada del silencio nº 67, curso vi
La posada del silencio nº 67, curso vi
La posada del silencio nº 67, curso vi
La posada del silencio nº 67, curso vi
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

La posada del silencio nº 67, curso vi

361 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
361
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
109
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

La posada del silencio nº 67, curso vi

  1. 1. VÍDEO DE HOY: Pueblo de Dios - Sillas para la libertad Banteay Prieb es un proyecto de los jesuitas en Camboya. En sus instalaciones hay casas para afectados por las minas anti persona, o la polio. También hay talleres de sillas de ruedas y de tallas de madera, electrónica, costura... para dar una formación a los afectados por las minas anti persona. Las PERSONAS inmigrantes irregulares Creado el 11 marzo 2015 por Darío Mollá Llácer Darío Mollá. … Porque el sustantivo es PERSONA, inmigrante es una situación vital (bastante dolorosa en la mayoría de los casos) e irregular es una situación administrativa. Tengo delante de mí la parte del programa que dedica a la inmigración irregular un partido al que las encuestas pronostican entrar en las Cortes Generales y en algunos parlamentos autonómicos, además de ayuntamientos. Y la lectura y relectura de este documento me mueve (y me mueve con fuerza) a escribir y compartir este post. 1. Los inmigrantes irregulares son PERSONAS, y como todas las personas tienen HISTORIA. Una historia de pocos años quizá a sus espaldas, pero de largos años en sus países y familias. Una historia que en la mayoría de los casos es historia de dolor, de explotación, de injusticia, de necesidad, de inhumanidad… Y es esa historia la que les obliga a salir y a convertirse en inmigrantes. Porque eso del “efecto llamada” suena a algo así como cuando nosotros atraídos por la publicidad decidimos hacer un placentero viaje a no se sabe dónde… Ciertamente quienes vienen de Mali o Senegal o Liberia hacia nosotros, en unos viajes plagados de explotación, incertidumbre y dolor no vienen ni a disfrutar de nuestras playas, ni a operarse de apendicitis ni “a poner en peligro el estado de bienestar, la convivencia y el progreso democrático de la sociedad” (sic, cita textual). 2. Los inmigrantes irregulares son PERSONAS, y como todas las personas tienen DERECHOS (Declaración Universal de Derechos Humanos). Derechos unidos a su condición de personas, e inalienables sea cual sea su situación laboral o legal. No sé, pues, por qué, a los autores de este documento les parece “paradójico… que se beneficien de los mismos derechos de sanidad, educación o ayudas sociales que quienes se encuentren legalmente o que los propios ciudadanos del país” (sic) ¡Y ojo, que la frase habla de “derechos”, no de formas de atención o asistencia! Pues sí: los derechos son los mismos, porque son seres humanos. De ahí a afirmar que la “asistencia sanitaria de urgencias o un servicio básico de atención social (¿?) ha de ser más limitado que el que se ofrezca a los extranjeros en situación legal o a los ciudadanos del país” hay medio paso. De educación, nótese, no se dice nada… 3. Los inmigrantes irregulares son PERSONAS, y como todas las personas tienen SENTIMIENTOS. ¡Vaya por Dios, sentimientos; lo que nos faltaba! El documento, apenas una página, utiliza tres veces la palabra “expulsión” y otra la expresión “repatriar de manera inmediata”. Claro, una vez que la policía o la guardia civil les ha colocado en el avión, asunto concluido: yo ya no veo más, yo ya no siento más, a mí no me importa más. Pues “expulsión” es dolor, humillación, sentimiento de fracaso, quiebra de proyectos personales y familiares, vuelta a la miseria… Sí, todo eso, al menos, está detrás de la palabra expulsión. Lo curioso es que el citado documento alerta sobre “la emergencia de discursos nacionalistas y xenófobos en buena parte de Europa”. Pues vaya… No hay “más” xenófobos y “menos” xenófobos; hay xenófobos y personas que creen en los derechos humanos de todas las personas. No hay xenófobos de guante blanco y guapos y xenófobos de uniformes y feos: hay xenófobos y personas que no consideran a las PERSONAS inmigrantes irregulares un “problema” sino seres humanos, sin más. Imagen extraída de: AfroXXI Las casas de los pobres más pobres
  2. 2. En América Latina, uno de cada cinco vive en situación de pobreza crónica. El factor psicológico es clave para salir de esta situación, afirman los expertos  ESPECIAL Termómetro económico y social de América Robert Valls Lima 11 MAR 2015 - 23:32 CET “Dejé de estudiar no porque pensaba que perdía el tiempo, sino que prefería salir a trabajar, limpiar vidrios, lavar autos. Hoy día evidentemente me doy cuenta que fue una mala idea”. “Yo soy conformista, no me gusta tener, tener, tener ¿para qué?”. “Yo me imagino que leer debe ser una cosa muy linda, porque ahora yo agarro un papel y no sé qué dice ese papel”. Estos son los comentarios de algunos de los pobres más pobres. En América Latina, uno de cada cinco viven en situación de pobreza crónica y es difícil que dejen de serlo, según un informe del Banco Mundial. Una combinación de educación, salud y programas sociales pueden ayudarlos a eliminar la creencia de que ellos y sus descendientes están condenados a ser pobres para siempre. El vídeo muestra algunas de sus historias. Con colaboración de Isabelle Schaefer, Mariana Ceratti, Mary Stokes, Victoria Ojea y Julio César Casma. Por qué Venezuela y USA siguen siendo grandes socios comerciales 12/03/2015 Para dos países que cada vez más se tratan como rivales políticos, Venezuela y Estados Unidos todavía hacen bastantes negocios juntos. Es la realpolitik al margen de declaraciones... Quince años de rencillas diplomáticas durante la era chavista no han podido superar el hecho básico que ha caracterizado la relación comercial entre esas dos naciones por más de medio siglo: cada una de ellas presenta un atractivo económico para la otra.
  3. 3. Y si bien el intercambio comercial está en un gradual declive, sigue siendo sustancial, pese a las más recientes declaraciones de enfrentamiento político entre Washington y Caracas. El martes Estados Unidos declaró que Venezuela era una "amenaza para la seguridad nacional" e impuso sanciones a varios funcionarios de ese gobierno acusándolos de violaciones a los derechos humanos y corrupción. El gobierno de Venezuela respondió llamando a consultas a su encargado de negocios en Washington y descalificando las acciones del gobierno estadounidense. Días antes Caracas había anunciado la imposición de requisitos de visa a ciudadanos estadounidenses. Un intercambio importante Pese al deterioro en las relaciones políticas, Estados Unidos sigue siendo el principal socio comercial venezolano. Ni siquiera la creciente participación de China en la economía venezolana ha reemplazado al poder de compra de Estados Unidos. Venezuela, por su parte, es tercer socio comercial de Estados Unidos en América Latina -después de México y Brasil-, según información de la Oficina del Representante Comercial de Estados Unidos. No obstante, el intercambio comercial ha venido disminuyendo en los últimos años. Según la información contenida en el sitio web del Buró del Censo de EE.UU., en 2014 Venezuela exportó 30.219 de millones de dólares en bienes a Estados Unidos, e importó de la misma nación 11.339 millones. En 2013 Venezuela le había vendido ligeramente más, 31.997 millones de dólares. Y en 2012 la cifra alcanzaba los 38.722 millones. De modo que el comercio entre esas dos naciones viene cayendo, pero sigue siendo mayor, por ejemplo, que el de Estados Unidos con Colombia, considerado una de las naciones políticamente más cercanas a Estados Unidos en el hemisferio. Washington le compró en 2014 a Bogotá 18.000 millones de dólares en bienes, mucho menos que los 30.219 millones que le compró a Caracas. Petróleo en el centro Las cuentas de la relación comercial entre Venezuela y Estados Unidos, por supuesto, giran primordialmente en torno al petróleo, el producto que representa más del 90% de las exportaciones venezolanas. La caída del precio internacional del crudo ha hecho que el valor de la relación comercial entre Estados Unidos y Venezuela disminuya.
  4. 4. Pero también ha caído el monto total de barriles de petróleo venezolano exportado a EE.UU. Pese a esfuerzos por diversificar su destino, buena parte sigue dirigiéndose al mercado estadounidense. En 2014, según el gobierno estadounidense, Venezuela exportaba unos 740.000 barriles a Venezuela. El monto de las exportaciones petroleras entre los dos países ha caído en cerca de 50% frente a lo que era hace cerca de una década. Pero Venezuela sigue siendo el cuarto proveedor mundial de petróleo para Estados Unidos. El que más compra De modo que es un intercambio comercial provechoso para ambas partes. Y pese al discurso político de lado y lado, es previsible que continúe. ¿Quién necesita más del otro? Eso es materia de discusión. Venezuela, por supuesto, desde la época del fallecido presidente Hugo Chávez, anunció que uno de sus objetivos era diversificar el destino de sus exportaciones petroleras. En la actualidad las exportaciones a China llegan a 536.000 barriles diarios, y a India se dirigen 363.000 barriles, según indicó el ministro de petróleo Asdrúbal Chávez. Las ventas a esos países son todavía menores que lo que compra Estados Unidos. Pero diversas voces tienen interpretaciones distintas de lo que significan esas cifras en términos de dependencia de uno hacia el otro. "De muchas maneras, se entiende que no es que Venezuela dependa tanto de los mercados estadounidenses de petróleo, es Estados Unidos el que depende de ese petróleo. Estados Unidos sabe que si Venezuela cerrara el grifo, eso causaría una disrupción sustancial a su aprovisionamiento interno", le dice a BBC Mundo George Ciccariello-Maher, profesor de la Universidad de Drexel en Estados Unidos. Estados Unidos sabe que si Venezuela cerrara el grifo, eso causaría una disrupción sustancial a sus aprovisionamiento interno, dice George Ciccariello-Maher, Universidad de Drexel Harold Trinkunas, director de la Iniciativa Para América Latina en el Instituto Brookings, un centro de investigación estadounidense, tiene una visión opuesta. "Hay una sobreoferta de petróleo en el mercado internacional. Por eso es que han bajado los precios. Anteriormente las refinerías en partes de Estados Unidos estaban optimizadas para recibir petróleo venezolano, más pesado y sulfúrico. Pero ahora el petróleo que viene por riel de Canadá es del tipo que puede suplir al petróleo
  5. 5. venezolano. Que bajen las exportaciones venezolanas ya no es un problema estratégico como lo era hace 10 o 15 años", le dice el experto a BBC Mundo. El triunfo de la "racionalidad" Sin embargo, Trinkunas no cree que el gobierno estadounidense emprenda muchos esfuerzos para reducir las compras de petróleo venezolano. "Estados Unidos en los últimos años está mucho más comprometido con sanciones a personas e individuos y no hacia naciones o estados", dice el académico. Advierte que unas hipotéticas sanciones comerciales a Venezuela le crearían a Washington problemas similares a los que han tenido con Cuba, "una política que ha fallado". Tampoco ve mucho interés de Venezuela en reducir más el negocio con Estados Unidos. Estados Unidos paga precios de mercado, mientras que otros socios como Petrocaribe o Cuba no están pagando precios de mercado Harold Trinkunas, Instituto Brookings "El mercado estadounidense es el más rentable para Venezuela, porque los costos de transporte son bajos. Son dueños de la refinería estadounidense Citgo, con lo que pueden capturar algunas de las rentas de la refinación y no solo de la exportación del crudo. Además Estados Unidos paga precios de mercado, mientras que otros socios como Petrocaribe o Cuba no están pagando precios de mercado", asegura Trinkunas. George Ciccariello-Maher coincide en que "Venezuela no hará nada por fuera de la racionalidad económica" para reducir el monto del crudo que se dirige a Estados Unidos. "Venezuela, especialmente en este momento de precios bajos, no va a sacrificar estabilidad económica simplemente para hacer un gesto político", le dice a BBC Mundo. Autor: Luis Fajardo ¡No existe algún pecado que Dios no pueda perdonar! Dijo el Papa 2015-03-12 Radio Vaticana El Sacramento de la Reconciliación “hace presente con especial eficacia el rostro misericordioso de Dios, lo hace concreto y lo manifiesta continuamente”: fueron las palabras del Papa al recibir en la mañana de este jueves a los participantes en el curso anual sobre el Foro Interno, organizado por la Penitenciaria Apostólica, que tiene como fin pastoral el de ayudar a los nuevos sacerdotes y candidatos al Orden Sagrado a administrar rectamente el Sacramento de la Reconciliación. El Pontífice recordó, entre
  6. 6. los aplausos de los presentes, que hoy es el 57 aniversario de su ingreso a la vida religiosa. “No olvidémoslo jamás - insistió el Pontífice - ya sea como penitentes que como confesores: ¡no existe algún pecado que Dios no pueda perdonar! ¡Ninguno! Sólo lo que es sustraído a la divina misericordia no puede ser perdonado, como quien se sustrae al sol no puede ser iluminado ni reconfortado”. El Obispo de Roma subrayó, a la luz de este “maravilloso don de Dios”, tres necesidades: “vivir el Sacramento como medio para educar a la misericordia; dejarse educar por cuanto celebramos; custodiar la mirada sobrenatural”. Vivir el Sacramento como medio para educar a la misericordia El Papa explicó que vivir el Sacramento como medio para educar a la misericordia, “significa ayudar a nuestros hermanos a hacer experiencia de paz y de comprensión humana y cristiana”. “La confesión no debe ser una 'tortura', sino que todos deberían salir del confesionario con la felicidad en el corazón, con el rostro radiante de esperanza, aunque a veces – lo sabemos – mojado por las lágrimas de la conversión y de la alegría que de ella deriva”. Francisco precisó que el Sacramento y los actos del penitente no implica que este se transforme en un pesante interrogatorio, fastidioso e invasivo, sino que al contrario “debe ser un encuentro liberador y rico de humanidad, a través del cual poder educar a la misericordia, que no excluye, es más, incluye también el justo compromiso de reparar, en lo posible, el mal cometido”. Dejarse educar por lo que celebramos ¡Déjense educar por el Sacramento de la Reconciliación! Dijo el Pontífice dirigiéndose a los confesores. “¡Cuántas veces nos sucede que escuchamos confesiones que nos edifican! Hermanos y hermanas que viven una auténtica comunión personal y eclesial con el Señor y un amor sincero por los hermanos”. Y destacó cuánto se puede aprender de la conversión y del arrepentimiento de nuestros hermanos. “Ellos nos empujan – constató - a hacer también nosotros un examen de conciencia”: “¿Yo sacerdote, amo así al Señor como esta viejita? ¿Yo sacerdote, que he sido hecho ministro de su misericordia, soy capaz de tener la misericordia que hay en el corazón de este penitente? ¿Yo confesor, estoy disponible al cambio, a la conversión como este penitente, del cual he sido puesto al servicio?” Tener siempre la mirada interior dirigida al Cielo, a lo sobrenatural Finalmente, la tercera necesidad: “tener siempre la mirada interior dirigida al Cielo, al sobrenatural”. Francisco destacó la necesidad de reavivar la conciencia de que nadie está puesto en este ministerio por el propio merito, competencias teológicas y jurídicas, trato humano y psicológico sino que “somos ministros de la reconciliación por pura gracia de Dios, gratuitamente y por amor, es más, precisamente por misericordia”. “Somos ministros de la misericordia gracias a la misericordia de Dios, no debemos jamás perder esta mirada sobrenatural, que nos hace de verdad humildes, acogedores y misericordiosos hacia cada hermano y hermana que pide confesarse”. Y explicó que “por esto la Iglesia está llamada a iniciar a sus miembros – sacerdotes, religiosos y laicos – en el ‘arte del acompañamiento’, para que todos aprendan siempre a sacarse las sandalias ante la tierra sagrada del otro”. Cada fiel penitente que se acerca al confesionario es ‘tierra sagrada’ para ‘cultivar’ con dedicación, cuidado y atención pastoral”. Con el deseo de aprovechar este tiempo cuaresmal para la conversión personal y la escucha generosa de las confesiones, para que el pueblo de Dios pueda llegar purificado a la fiesta de Pascua, el Papa los invitó a confiarse a la intercesión de María, Madre de la Misericordia y Refugio de los pecadores y les impartió su Bendición Apostólica. Importancia de los abuelos en la familia y en la sociedad, catequesis del Papa 52 2617 Imprimir 2015-03-11 Radio Vaticana Los jóvenes encuentran en los abuelos un apoyo firme en su fe y sentido para su vida
  7. 7. (RV).- En su catequesis de la audiencia general, celebrada el segundo miércoles de marzo en la Plaza de San Pedro, el Papa Francisco continuó sus reflexiones sobre la familia, refiriéndose en esta ocasión, a la importancia que tienen los abuelos en la familia y en la sociedad. El Obispo de Roma se refirió a esta etapa especial de la vida que, en cierto sentido, dijo, es novedosa también para la espiritualidad cristiana, destacando que las personas mayores también tienen una misión que cumplir y una gracia especial que llevar a cabo siguiendo al Señor en cada circunstancia. El Papa Bergoglio destacó que el Evangelio de Lucas nos habla de los ancianos Simeón y Ana, siempre atentos en espera de la venida del Mesías, que cuando lo reconocieron recibieron nuevas fuerzas para bendecir a Dios con un hermoso cántico de alabanza. Y dijo que también los abuelos del tiempo actual están llamados a formar un coro permanente en el gran santuario espiritual de nuestro mundo, acompañando con su oración y testimonio a quienes luchan en la vida. Tras destacar que la oración de los mayores representa un gran don para la Iglesia, con la sabiduría de sus palabras, Francisco afirmó que el corazón de los abuelos, libre de resentimientos pasados y de egoísmos presentes, tiene un atractivo especial para los jóvenes, que esperan encontrar en ellos un apoyo firme en su fe y sentido para su vida. (María Fernanda Bernasconi - RV). Texto completo de la catequesis del Papa La familia: los abuelos Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días! En la catequesis de hoy proseguimos la reflexión sobre los abuelos, considerando el valor y la importancia de su rol en la familia. Lo hago identificándome en estas personas, porque yo también pertenezco a este grupo de edad. Cuando estuve en Filipinas, los filipinos, los habitantes de las Filipinas, el pueblo filipino me saludaba diciendo: “Lolo Kiko”, es decir, “abuelo Francisco”, “Lolo Kiko” decían. Es importante subrayar una primera cosa: es verdad que la sociedad tiende a descartarnos, pero ciertamente el Señor no, ¿eh? El Señor no nos descarta jamás. Él nos llama a seguirlo en cada edad de la vida y también la ancianidad contiene una gracia y una misión, una verdadera vocación del Señor. La ancianidad es una vocación. No es el momento todavía de “tirar los remos en la barca”. Este periodo de la vida es diverso de los precedentes, no hay dudas: debemos también “inventárnoslo” un poco, porque nuestras sociedades no están listas, espiritualmente y moralmente, para darle a éste, en este momento, su pleno valor. Una vez, en efecto, no era tan normal tener tiempo a disposición, hoy lo es mucho más. Y también la espiritualidad cristiana ha sido tomada un poco de sorpresa, y se trata de delinear una espiritualidad de las personas ancianas. ¡Pero gracias a Dios, no faltan los testimonios de santos y santas! Me ha impresionado mucho la “Jornada de los ancianos” que hicimos aquí en la plaza de San Pedro el año pasado, la plaza estaba llena: escuché historias de ancianos que se entregan por los otros. Y también historias de parejas, de matrimonios, que vienen y dicen: “pero hoy cumplimos 50 años de matrimonio”, “hoy cumplimos 60 años de matrimonio”…yo digo, pero: ¡háganlo ver a los jóvenes que se cansan rápido! El testimonio de los ancianos en la fidelidad. Y en esta plaza había tantos ese día. Es una reflexión para continuar, en ámbito ya sea eclesial que civil. Es la imagen de Simeón y Ana, de los cuales nos habla el Evangelio de la infancia de Jesús, compuesto por San Lucas. Eran ciertamente ancianos, el “viejo” y la “profetisa” Ana, que tenía 84 años. No escondía la edad esta mujer. El Evangelio dice que esperaban la venida de Dios, cada día, con gran fidelidad, desde hacía muchos años. Querían precisamente verlo aquel día, captar los signos, intuir el comienzo. Quizás estaban también ya un poco resignados a morir antes: pero aquella larga espera continuaba a ocupar toda su vida, no tenían compromisos más importantes que éste: esperar al Señor y rezar. Y bien, cuando María y José llegaron al templo para cumplir las prescripciones de la Ley, Simeón y Ana dieron un salto, animados por el Espíritu Santo (cfr. Lc 2, 27). El peso de la edad y de la espera desapareció en un momento. Ellos reconocieron al Niño y descubrieron una nueva fuerza, para una nueva tarea: dar gracias y dar testimonio por este Signo de Dios. Simeón improvisó un bellísimo himno de júbilo (cfr. Lc, 2, 29-32) – fue un poeta en aquel momento - y Ana se transformó en la primera predicadora de Jesús: “hablaba del Niño a cuantos esperaban la redención de Jerusalén” (Lc 2,38). Queridos abuelos, queridos ancianos, ¡pongámonos en la estela de estos viejos extraordinarios! Volvámonos también nosotros un poco ‘poetas de la oración’: tomémosle el gusto a buscar palabras nuestras, recobremos aquellas que nos enseña la Palabra de Dios. ¡Es un gran don para la Iglesia, la oración de los abuelos y de los ancianos! La oración de los ancianos y abuelos es un don para la Iglesia,
  8. 8. ¡es una riqueza! Una gran inyección de sabiduría también para la entera sociedad humana: sobre todo para aquella que está demasiado ocupada, demasiado absorbida, demasiado distraída. Alguien tiene que cantar, también para ellos; cantar los signos de Dios, proclamar los signos de Dios, ¡rezar por ellos! Miremos a Benedicto XVI, quien ha elegido pasar en la oración y en la escucha de Dios la última parte de su vida. ¡Esto es bello! Un gran creyente del siglo pasado, de tradición ortodoxa, Olivier Clément, decía: “Una civilización en la que ya no se ora es una civilización en la que la vejez carece de sentido. Y esto es aterrador, tenemos necesidad de ancianos que oren porque la vejez se nos da para esto”. Tenemos necesidad de ancianos que recen porque la vejez se nos da precisamente para esto. Es una bella cosa la oración de los ancianos. Nosotros podemos agradecer al Señor por los beneficios recibidos, y llenar el vacío de ingratitud que lo rodea. Podemos interceder por las expectativas de las nuevas generaciones y dar dignidad a la memoria y los sacrificios de aquellas pasadas. Nosotros podemos recordar a los jóvenes ambiciosos que una vida sin amor es árida. Podemos decirles a los jóvenes temerosos que la angustia del futuro se puede vencer. Podemos enseñar a los jóvenes demasiado enamorados de sí mismos, que hay más alegría en dar que en recibir. Los abuelos y abuelas forman el “coro” permanente de un gran santuario espiritual, donde la oración de súplica y el cántico de alabanza sostienen la comunidad que trabaja y lucha en el campo de la vida. La oración, finalmente, purifica incesantemente el corazón. La alabanza y la súplica a Dios previenen el endurecimiento del corazón en el resentimiento y el egoísmo. ¡Qué feo es el cinismo de un anciano que ha perdido el sentido de su testimonio, desprecia a los jóvenes y no comunica una sabiduría de vida! ¡En cambio qué bello es el aliento que el anciano logra transmitir al joven en busca del sentido de la fe y de la vida! Es verdaderamente la misión de los abuelos, la vocación de los ancianos. Las palabras de los abuelos tienen algo de especial para los jóvenes. Y ellos lo saben. Las palabras que mi abuela me dio por escrito el día de mi ordenación sacerdotal, las llevo todavía conmigo, siempre en el breviario, y las leo a menudo, y me hacen bien. ¡Cuánto quisiera una Iglesia que desafía la cultura del descarte con la alegría desbordante de un nuevo abrazo entre los jóvenes y los ancianos! Y esto es lo que hoy le pido al Señor: ¡este abrazo! (Traducción del italiano: María Cecilia Mutual, Griselda Mutual - RV) Resumen de la catequesis del Papa Francisco para los fieles de nuestro idioma: Queridos hermanos y hermanas: La catequesis de hoy está centrada en la importancia que los abuelos tienen en la familia y en la sociedad. Ciertamente, se trata de una etapa especial de la vida y, hasta cierto punto, novedosa, también para la espiritualidad cristiana. Pero el Señor nos llama a seguirlo en todos los momentos y circunstancias. Las personas mayores también tienen una misión que cumplir y una gracia especial para llevarla a cabo. El Evangelio de Lucas nos habla de los ancianos Simeón y Ana, que estaban en el Templo de Jerusalén, siempre atentos en espera de la venida del Mesías. Y, cuando lo reconocieron en el Niño Jesús, recibieron nuevas fuerzas para bendecir a Dios con un hermoso cántico de alabanza y anunciar la liberación a todo el pueblo. Como ellos, los abuelos de hoy están llamados a formar un coro permanente en el gran santuario espiritual de nuestro mundo, a sostener con su oración e infundir ánimo con su testimonio a cuantos luchan en el campo de la vida. La plegaria de los mayores es un gran don para la Iglesia; y sus palabras, una inyección de sabiduría para la sociedad, muchas veces ocupada en mil cosas y distraída de lo esencial. El corazón de los abuelos, libre de resentimientos pasados y de egoísmos presentes, tiene un atractivo especial para los jóvenes, que esperan encontrar en ellos un apoyo firme en su fe y sentido para su vida. Saludo a los peregrinos de lengua española venidos de España, Puerto Rico, Argentina, México y otros países latinoamericanos. Queridos hermanos, cuánto me gustaría que la Iglesia pudiera superar la cultura del descarte, promoviendo el reencuentro gozoso y la acogida mutua de las distintas generaciones. Recemos todos por esta intención. Gracias. Francisco: «O somos personas que aman o somos unos hipócritas y corruptos»
  9. 9. (©Ansa) (©Ansa) Francisco y su amor por la gente El Pontífice en Santa Marta: lo dice Jesús: «Quien no está conmigo, está en mi contra». No hay una vía intermedia, ni de compromisos Domenico Agasso jr Roma No existen compromisos para los cristianos, para los que dicen querer vivir según la Palabra de Dios. Si no nos dejamos condicionar por la misericordia del Señor, si no amamos al prójimo, como los santos, somos hipócritas que hacen el mal en lugar de hacer el bien. Lo afirmó Papa Francisco durante la homilía de la misa matutina en la capilla de la Casa Santa Marta, según indicó la Radio Vaticana. El Pontífice reflexionó sobre los tiempos de Abel y sobre el tercer milenio. La Lectura de hoy propone la voz de Jeremías, en quien está la Palabra de Dios mismo, que constata con desilusión que el pueblo elegido, a pesar de haber recibido beneficios, no lo escuchó ni lo siguió. El Señor «dio todo», dijo Bergoglio, pero solo recibió a cambio «cosas feas». «La fidelidad desapareció –subrayó el Papa–, ustedes no son un pueblo fiel: esta es la Historia de Dios. Parece que Dios estuviera llorando, aquí. “Te he amado tanto, te he dado tanto, y tú... Todo en mi contra”. También lloró Jesús viendo Jerusalén. Porque en el corazón de Jesús estaba toda esta historia en la que la fidelidad había desaparecido. Nosotros hacemos nuestra voluntad, pero, haciéndolo, en el camino de la vida seguimos una vía de endurecimiento: el corazón se endurece, de petrifica. Y la Palabra del Señor no entra. Y el pueblo se aleja. También nuestra historia personal puede volverse así. Y hoy, en este día cuaresmal, podemos preguntarnos: “¿Yo escucho la voz del Señor, o hago lo que quiero, lo que me gusta a mí?”». El Pontífice argentino observó que también el episodio del Evangelio de hoy muestra un ejemplo de «corazón endurecido»: el Hijo del Señor cura a un endemoniado y, a cambio, recibe una acusación: «Tú expulsas a los demonios en nombre del demonio. Tú eres un brujo demoníaco». He aquí, denunció Francisco, el pretexto típico de los «legalistas, que creen que la vida es regulada por las leyes que hacen ellos». Y esto «¡ha sucedido en la historia de la Iglesia!». El Papa elencó algunos casos paradójicos: «Pero, recuerden a la pobre Juana de Arco: ¡hoy es santa! Pobrecita: estos doctores la quemaron viva, porque decían que era hereje, acusaja de herejía... Pero eran los doctores, los que sabían la doctrina segura, estos fariseos: alejados del amor de Dios. Más cerca de nosotros, piensen en el Beato Rosmini: todos sus libros, al índice. No se podían leer, era pecado leerlos. Hoy es Beato. En la Historia de Dios con su pueblo, el Señor mandaba, para decirles que amaba a su pueblo, a los profetas. En la Iglesia, el Señor manda a los Santos. Son los Santos los que sacan adelante la vida de la Iglesia: son los santos. No son los poderosos, los potentes; no son los hipócritas. No: son los santos».
  10. 10. Y los santos, añadió, «son los que no tienen miedo de dejarse acariciar por la misericordia de Dios. Y por esto los Santos son hombres y mujeres que entienden muchas miserias, muchas miserias humanas, y acompañan al pueblo de cerca. No desprecian al pueblo. Jesús dice: “Quien no está conmigo está en mi contra”. Pero no hay una vía de compromiso, un poco de acá y otro poco de allá, ¿eh? No. O estás en la vía del amor –precisó para concluir Bergoglio– o estás en la vía de la hipocresía. O te dejas amar por la misericordia de Dios o haces lo que quieras, según tu corazón, que se va endureciendo cada vez más por esta vía. Los que no están conmigo están en mi contra: no hay una tercera vía de compromiso. O eres santo o vas por la otra vía. Los que no cultivan conmigo, dejan las cosas... No, es mucho peor, arruinan. Son unos corruptos. Corruptos que corrompen». Gana el premio Templeton 2015 Jean Vanier (©AP) (©AP) Jean Vanier Uno de los reconocimientos más importantes del mundo de las religiones fue otorgado al intelectual católico que desde 1964 vive con discapacitados mentales Giorgio Bernardelli Jean Vanier fundó la comunidad de El Arca y del movimiento Fe y Luz, y vive desde hace cincuenta años en primera línea en la asistencia a los discapacitados mentales. Acaba de ganar la edición 2015 del premio templeton, uno de los galardones más prestigiosos del mundo destinados a las personalidades religiosas. Lo anunció en Londres la homónima fundación que otorga el premio. En el pasado, el reconocimiento fue otorgado a personalidades como la Madre Teresa de Calcuta, Aleksandr Solzhenitsyn o Desmond Tutu. Laico católico de orígenes canadienses que nació en 1928, Vanier, desde que era un joven oficial de la Marina que buscaba una vida evangélica al servicio de la paz, decidió en 1964 ir a vivir a Trolsy, en la campaña francesa, para acoger en su casa a dos discapacitados mentales. Fue así como nació la experiencia de El Arca, una red de comunidades que se convirtió muy pronto en uno de los testimonios cristianos más significativos sobre el respeto de la dignidad de las personas afectadas por graves discapacidades mentales. Hoy El Arca cuenta con 147 comunidades residenciales en 35 países del mundo.
  11. 11. Si se consideran además los grupos de Fe y Luz, el movimiento fundado por Vanier para promover la fraternidad entre los discapacitados, son más de 1,500 en 82 naciones. Lo que ofrece El Arca no es simplemente asistencia, sino un camino que considera a los discapacitados mentales como un valor que debe ser custodiado dentro de la Iglesia y de la sociedad. Esta idea, marcada por el descubrimiento cotidiano de la riqueza de muchas vidas concretas en esta periferia existencial, es el argumento de más de treinta libros escritos por el mismo Vanier y que se han convertido a lo largo de los años en “best-seller” de espiritualidad. Partiendo justamente de las fragilidades, el fundador de Fe y Luz (que fue durante varios años miembro del Pontificio Consejo para los Laicos), ha afrontado la pregunta sobre qué significa ser «plenamente humanos». «Antes de ser cristianos, judíos o musulmanes –fue su respuesta en el mensaje de agradecimiento por haber recibido el prestigioso premio–, antes de sufrir una discapacidad visible o invisible, todos somos seres humanos con un corazón capaz de amar». El arte de la vida 14,00 € El P. Rupnik trata en esta obra de evangelización y educación, exponiendo la orientación fundamental de su trabajo artístico. Es una profunda propuesta de educación cristiana, nutrida principalmente del Oriente cristiano y de los Ejercicios Espirituales de San Ignacio. Acierta a situarse en el hoy y trazar caminos para superar las graves dificultades que padecemos en la Iglesia para dar a Dios la última palabra sobre nuestra vida, para dejarnos vivificar por su gracia. Teología, seguimiento de Cristo, arte litúrgico, se unen en una síntesis sencilla que señala el camino de la fe. El arte de la vida es la propuesta clara y completa de una visión de la educación cristiana, ciertamente consciente de la fortaleza y la sencillez de la fe que se requiere para entrar en esta materia. El P. Marko Rupnik ha querido con este libro mostrar su más personal orientación de espíritu en su obra artística, bien conocida en España. El autor nos hace volver a un principio pedagógico que, por elemental que sea, hemos perdido de vista: la vida es más grande de lo que alcanzamos a pensar, por lo que la tarea educativa es siempre palabra introductoria a otra Palabra, la única decisiva porque sólo ella alcanza a dar la libertad a quien la escucha y sin la cual no es posible educar. Misterio y ministerios de la mujer “Resaltar el misterio de la mujer en toda su autenticidad y en todas sus exigencias” es la intención de L. Bouyer en el libro Misterio y ministerios de la mujer, que la Fundación Maior pone ahora al alcance del lector de lengua española. “Toda nuestra cultura, demasiado machista y demasiado técnica, olvida fácilmente su fundamento femenino”. Estas palabras de Hans Urs von Balthasar (en María hoy), que tradujo, prologó y publicó en alemán el pequeño ensayo de Luis Bouyer que ahora presentamos en español, se pueden reconocer también como punto de partida de las reflexiones del gran teólogo francés. No se trata de negar dignidad a la mujer, sino de recibir y -especialmente en el caso de Bouyer- defender en la Iglesia el lugar que Dios mismo ha dado a la mujer. Que ese lugar excluye el ministerio sacerdotal no es algo que se pueda interpretar como una
  12. 12. rémora cultural que desaparecerá pronto también de la Iglesia, sino meramente como la otra cara de la sorpresa de Adán, nunca superada, sorpresa también de Jesucristo, Nuevo Adán: esta sí es carne de mi carne, hueso de mis huesos… Autor: Louis Bouyer 112 páginas Fina Birulés:“Cultura es el deseo de añadir algo propio al mundo” Es una de las mayores expertas en la figura de la alemana Hannah Arendt, en el contexto y defensa de la producción filosófica femenina. Sin embargo, el pensamiento de Fina Birulés abarca mucho más. Hablamos con ella del papel social de la filosofía, de la teoría feminista en el pensamiento clásico, de su temporalidad y contingencia, y cómo no, de Arendt. (Foto: Eduard Punset) Fina Birulés es una de las más reconocidas especialistas en la obra de Hannah Arendt, a quien ha estudiado a través de los temas de investigación que más le interesan: historia, acción y subjetividad política, así como la teoría feminista y el estudio de la producción filosófica femenina. Editora y autora de diversos volúmenes (entre los que destacan su biografía filosófica de Arendt, disponible en Herder), ha publicado recientemente junto con Ángela Lorena Fuster en Trotta Más allá de la filosofía. Escritos sobre cultura, arte y literatura. A pesar de las reivindicaciones que se han dado en estos últimos meses, la filosofía, como disciplina puramente teórica, sigue amenazada por los planes de estudio y las postreras reformas educativas. ¿Qué papel ocupa –o cree debería ocupar– social y políticamente la filosofía? Vivimos en sociedades donde todo parece estar destinado a ser consumido rápidamente y a mostrar, mientras dure, su funcionalidad. De ahí que las humanidades parezcan tener poco espacio, ya que el terreno en el que nacen y crecen es el liberado de la utilidad, de la inmediatez de las urgencias: su tiempo es el postergado, el diferido. Las humanidades y el pensamiento tienen que ver con aplazamientos e interrupciones de los procesos naturales, sociales e históricos. Por ello, la cultura es algo más que el fruto de individuos que se viven a sí mismos en una suerte de plenitud autosuficiente, a la que no cabe aportar nada y en que no se echa en falta nada: la cultura es expresión del deseo de añadir algo propio al mundo o de la voluntad de pasar cuentas con lo heredado. Frente a la aspiración del conocimiento científico a obtener resultados y a llegar a verdades que se van revisando, el pensar trata de aclarar, desenredar, sin pretender determinar la decisión o la acción. Así, hay quien ha dicho que la filosofía es el arte de formar, inventar, de fabricar conceptos; los conceptos son centros de vibraciones de nuestra red discursiva y la tarea de quien se dedica al pensamiento es tratar de despertar un concepto dormido, representarlo de nuevo en un escenario inédito. Pensar es salir del círculo trazado, interesarnos por lo no dicho, atrevernos a ir más allá y, con ello, descubrimos una de las formas de movernos libremente en el mundo. De nuestra capacidad de pensar, de valorar afirmativa o negativamente lo que ocurre, de especular sobre lo desconocido o lo incognoscible, dependen, en última instancia, los principios a partir de los cuales juzgamos o actuamos. Quizá es el momento de decir que, a la pregunta “¿para qué sirve el pensamiento filosófico?”, no cabe ya contestar con aquello de que su grandeza radica en el hecho de que no sirve para nada, porque esto sería una muestra de coquetería o directamente de mala fe. Quizás tratar de responder reflexivamente nos obliga a interrogarnos sobre el concepto de utilidad, su lugar en nuestras redes conceptuales y su estatuto de criterio único de valoración en nuestro mundo.
  13. 13. Acaba de publicar, junto con Ángela Lorena Fuster, Más allá de la filosofía. Escritos sobre cultura, arte y literatura (Trotta, 2014), de Hannah Arendt. ¿Qué tienen en común y qué límites separan la filosofía de la literatura? Aun cuando poseen un método distinto, ¿persiguen la misma finalidad? Cuando, junto con Lorena Fuster, empezamos a preparar esta antología de artículos poco conocidos de Arendt, queríamos mostrar a través de su publicación que, para ella, el relato, el poema, son en muchas ocasiones caminos de aproximación a la vida y a los hechos históricos. De hecho, parece como si una de las fuentes de irrigación de su obra fuera la literaria, como si pensara con los narradores y los poetas. Incluso en los tiempos más difíciles, Arendt afirmaba que para ella Alemania era “la lengua materna, la filosofía y la poesía. De todo esto puedo y debo responder”. Así, a lo largo de su vida, parece haber preferido la compañía de artistas y escritores que, a pesar de ser conscientes de la impotencia de sus artes para cambiar lo real, empeñan su imaginación en captar una chispa de su verdad. Recientemente, Bérénice Levet ha escrito, refiriéndose a Arendt: “Preferir la compañía de artistas es ‘una cuestión de gusto’, de gusto en el sentido fuerte, noble y kantiano del término, es decir de juicio”. También investiga asuntos feministas y ha abogado por la defensa de la filosofía que llevan y han llevado a cabo diversas mujeres. ¿En qué momento se encuentran los estudios feministas? ¿Hacia dónde se encaminan? Junto con Rosa Rius y otras investigadoras, desde 1990 hemos trabajado en la recuperación de la obra y el pensamiento de las filósofas. Yo me he dedicado básicamente a pensadoras del siglo XX (Hannah Arendt, Simone Weil, Sarah Kofman, Rachel Bespaloff, Simone de Beauvoir, Françoise Collin…), la mayoría de las cuales difícilmente se pueden considerar feministas. Pero su pensamiento –situado en un lugar entre dentro y fuera de la tradición filosófica– nos ayuda a pensar, porque con sus interrogaciones nos aparta de la tentación de transitar con comodidad por los caminos más frecuentados. Por lo que respecta a la teoría feminista, en este momento está, por una parte, en un proceso de progresiva institucionalización, y por otra, se enfrenta a quienes hablan de “postfeminismo”. En cualquier caso, una de las cuestiones centrales e interesantes que interpela a la teoría feminista es la planteada por los discursos que enfatizan el lugar central que debería ocupar el cuestionamiento a la heteronormatividad y que ponen el acento en la desnaturalización del género y en un pensamiento crítico, un activismo que no excluya a nadie por motivos de género, raza o clase. Este reconocimiento de todas las diferencias parece dejar entrever que nos hallamos ante una nueva apuesta por la indiferencia de los sexos, o por la provocadora ‘mezcla de los sexos’, que socialmente siempre ha generado un cierto desasosiego. Precisamente hace no mucho publicó, con Rosa Rius, una excelente e imprescindible compilación de textos sobre Simone Weil (Lectoras de Simone Weil). En Reflexiones sobre las causas de la libertad y de la opresión social, explicaba que “el poder encierra una especie de fatalidad que se abate tan implacable sobre los que mandan como sobre los que obedecen; más aún, en la medida en que subyuga a los primeros, se sirve de ellos para aplastar a los segundos”. ¿Qué vigencia encierran todavía estas palabras de Weil, y en qué sentido? Simone Weil es otra pensadora irreductible a nuestro discurso político contemporáneo, pero, a la vez, en tiempos de privación, en que sentimos la necesidad de palabras que contengan verdad, sus escritos nos resultan imprescindibles. Ella recomendaba sentir desconfianza y recelo hacia las palabras adornadas con mayúsculas, nunca definidas y que empujan a los humanos a repetirlas y a derramar sangre sin obtener nada que les corresponda. Tanto Weil como Arendt se interesaron abierta y explícitamente por la cultura griega. ¿Cuán patente está el pensar y actuar griegos en su sentido más clásico? La polis griega seguirá existiendo en el fondo de nuestra existencia política siempre que sigamos usando la palabra ‘política’, nos recuerda Arendt. Ambas pensadoras, desde enfoques muy distintos, encuentran en el pensamiento y la poesía griegas alimento para su pensar y decir la experiencia de su propio tiempo, en la Ilíada o en la tragedia, por ejemplo. Y podríamos decir que en su obra asoma la pregunta: ¿si no somos griegos, qué clase de ciudadanos somos? ¿Qué pensadoras, a su juicio, habría que sacar a la palestra que aún no son
  14. 14. suficientemente conocidas? Por ejemplo, el CSIC acaba de publicar algunos de los escritos más importantes de Marie de Gournay. Me parece una muy buena noticia la edición de Marie de Gournay hecha por Montserrat Cabré y Esther Rubio, así como que haya sido publicada en la colección Clásicos del pensamiento del CSIC. Todavía hay que publicar y estudiar muchos textos importantes de pensadoras de todos los tiempos, pues en su recuperación no solo se juega el paliar una injusticia histórica (su exclusión de la cronología), sino el poder subsanar importantes lagunas teóricas del discurso dominante. De ahí que no baste con colocar la obra de las pensadoras como un apéndice en las historias del pensamiento, como si su estudio y análisis solo fuera un gesto epocal. En la introducción de Más allá de la filosofía. Escritos sobre cultura, arte y literatura, se explica que “toda acción acaece, pues, en una trama de relaciones y referencias ya existentes, de modo que siempre alcanza más lejos: pone en relación y movimiento más de lo que el propio agente podía prever”. ¿Nos aboca esta afirmación, en última instancia, a un determinismo difícil de salvar? Más bien se trata de partir de un hecho al que, a menudo, la filosofía no ha atendido: la temporalidad y la contingencia del estar con los demás es el contexto en el que actuamos. La propia Arendt afirma que la contingencia no es un modo deficiente de ser, como han creído los filósofos, sino el modo de ser de la comunidad política. Para explicarlo brevemente se puede decir que calificamos de contingente lo que podría ser de otra manera y que parece que podemos cambiar de forma intencionada, como por ejemplo que yo conteste a esta entrevista o no; pero contingente es también aquello que, a pesar de poder ser de otra manera, no está en nuestras manos cambiar, una muestra de ello serían los golpes de fortuna o el tipo de concepción del mundo en que nos ha tocado crecer; en este último caso, nos pasa algo que no hemos elegido ni deseado y que no nos es posible modificar de forma totalmente libre. Los humanos somos siempre más nuestras contingencias y casualidades que nuestras elecciones y es a partir del reconocimiento de este hecho que Arendt trata de repensar la libertad y la acción políticas. En la misma publicación de Trotta, Arendt dedica un extenso apartado a la poesía de Rilke. Ya conocemos la reticencia de Platón por la labor de los poetas en la polis (expresada, por ejemplo, en el diálogo Ion o de la poesía), pero más allá de las disputas por hacerse con el dominio cultural de una época, ¿supone la poesía, como la filosofía, un tipo de conocimiento? El artículo sobre Rilke, escrito junto con Günther Stern y publicado en 1930, nos sitúa en el inicio de una década en la que los acontecimientos interrumpieron la juventud de Arendt y la alejaron de la filosofía, pero no de la poesía. Como ha subrayado Lorena Fuster en otras de sus publicaciones, Arendt apreciaba la cualidad poética del pensamiento de Walter Benjamin, Franz Kafka o Martin Heidegger; sin embargo – como muestra el ejemplo de Heidegger–, el pensamiento poético puede desentenderse del mundo con facilidad, embelesado en su propia poética productiva. Por eso Arendt parece preferir otra relación con el mundo, la que además de pensarlo en su singularidad, lo cuida activamente a través de la atención hacia los seres y los objetos que ingresan en el espacio de apariencia, consciente de su precariedad. Las consideraciones arendtianas están habitadas por una tensión entre poiesis y praxis, quizás porque para ella la literatura, y cualquier arte, es entendida y valorada en términos de pensamiento político. De ahí que en últimos escritos subrayara la cercanía de lo poético y lo político. Teniendo en cuenta el aparente éxito de las nuevas alternativas políticas, ¿se ha modificado de alguna forma la noción que teníamos de cuerpo político, de comunidad, más allá de constituir un vasto e indiferenciado conglomerado de personas? ¿Es posible contrarrestar los perjuicios del neoliberalismo más agresivo a través de fórmulas políticas? Creo que hace ya algún tiempo que, no solo en nuestro país, muchos son los que han manifestado el cansancio con respecto a la política actual y la voluntad de experimentar nuevos caminos para el ámbito público. Además, se multiplican las protestas frente al predominio de las decisiones impuestas por supuestos “expertos” que presentan la crisis económica como un fenómeno de características casi- naturales y que tienen como efecto no solo el empobrecimiento de la población, sino también la desaparición de buena parte de las relaciones políticas y de los derechos adquiridos. Ante la alarmante emergencia de nuevas formas de servidumbre, entiendo que ciertamente hay que repensar la noción de espacio público, de comunidad política, pero básicamente hay que arriesgarse, tomar decisiones, y tratar
  15. 15. de intervenir. ■ Texto: Carlos Javier González Serrano Simone Weil, una filósofa socialmente comprometida Escrito por María Angustias Carrillo de Albornoz La historia nos reserva a veces pequeñas sorpresas a través de algunas vidas no suficientemente exploradas, que se convierten en objeto de atención para los que viven un momento diferente al suyo. Es el caso de Simone Weil, mujer de firme carácter, cuyo pensamiento nos llega más de un siglo después de que naciera. Además de ser una de las tres mujeres filósofas más importantes nacidas a comienzos del s. XX, junto con María Zambrano y Hannah Arendt, Simone Weil es la que estuvo más implicada en poner en práctica sus ideales de educación y de justicia para lograr una humanidad más sabia y más libre. Sus citas, rotundas y certeras, aparecen como referencias a su pensamiento, marcado por un itinerario vital e intelectual que se manifiesta en tres direcciones: una búsqueda continua y apasionada de la verdad, que la lleva a estudiar Filosofía y a interesarse por todas las manifestaciones religiosas; una marcada pureza natural que se asombra ante la contemplación de la belleza del mundo y del arte, en donde presiente la huella de Dios; y una vulnerabilidad ante la desgracia de las clases más desprotegidas de la sociedad, que la llevó a luchar por mejorar sus vidas. La mayor parte de lo que conocemos de su vida y su obra está diseminada en cuadernos escritos a mano, que sus familiares y amigos fueron recogiendo y editando después de su muerte. Su compasión por las condiciones esclavizantes de los trabajadores y su rebelión contra la ignorancia y la injusticia del orden social imperante, la hacían estar muy por encima de cuantos solo hablaban de teorías. Ningún intelectual de izquierdas, a cuyos líderes comenzó admirando, había intentado antes que ella experimentar la vida cotidiana de los obreros, su tristeza, su desesperación, su cansancio y sus angustias vitales. Cada día aumenta el número de sus admiradores, atraídos por su inclasificable y original personalidad, que sabe combinar de forma coherente el conocimiento y la honestidad intelectual con una ética personal, por la que se rige a través del compromiso consigo misma, una entrega generosa y una férrea voluntad que, a través de una disciplina implacable, le impide hacer nada superficialmente y sin una marcada finalidad. Pero no fue solo la trayectoria de su vida y su pensamiento filosófico, su identificación con los más débiles y su lucha sin tregua por ayudarles a mejorar sus existencias lo que hace de ella una mujer admirable. Es también constatar cómo su vida fue una continua ofrenda de puro amor hacia los demás, un ejemplo de dación y sacrificio en el mejor sentido de esta palabra. Renunció a una cómoda forma de vivir para hacerlo con absoluta austeridad, rechazando incluso, en los últimos meses de su vida, comer más de lo que le daban como ración a un compatriota en el frente de batalla; pasó de ser una profesora universitaria de prestigio y brillante porvenir a trabajar como obrera en una fábrica en condiciones infrahumanas; y de ser una preciosa niña mimada perteneciente a la alta sociedad, a convertirse en una miliciana austeramente vestida. Más de un siglo después de su nacimiento, Simone Weil sigue provocando una reflexión profunda para entender y buscar soluciones a los grandes problemas que aquejan a la humanidad. Filosofía y compromiso Según Ferrater Mora, los temas capitales de la filosofía de Simone Weil pueden resumirse en este aforismo suyo: «Dos fuerzas reinan en el universo: la luz y la gravedad» (la «pesantez»). La luz es lo sobrenatural, la gracia; la pesantez es la naturaleza. La luz ilumina la pesantez y la atrae hacia sí, elevándola. La pesantez se hace, en efecto, liviana por medio de la caridad, la cual es a la vez religiosa y humana, pues transforma las almas y a la vez las mismas condiciones de vida. La experiencia religiosa no es necesariamente algo que solamente pueden vivir los «intelectuales»; es algo que pueden vivir los humildes, los obreros. Por la originalidad de sus experiencias y la profundidad de sus reflexiones, muchas de absoluta actualidad, Simone Weil aporta claves para establecer un nuevo orden social basado en la justicia, lo que exige una primacía del deber moral sobre el derecho positivo. Ella aboga por un orden social en el que las necesidades del cuerpo y del alma queden satisfechas para todos, para lo cual es preciso que las colectividades sacien de luz sobrenatural aquellos rincones de nuestra constitución humana sin cuya luz la
  16. 16. opresión y la pesantez moral se perpetúan. Simone Weil es un caso raro y excepcional de intelectual idealista, comprometida y luchadora, en medio del ambiente positivista y ateo que la rodeó. Su familia proporcionó a Simone una exquisita y completa educación, y su mundo estuvo siempre enriquecido de profundas y variadas experiencias culturales, artísticas y científicas, desarrollando en ella una especial sensibilidad para la belleza, el arte y la música. Su vocación por la carrera de Filosofía, su interés por el estudio de las religiones y, en general, toda su trayectoria, es también una exploración de los más profundos abismos del ser humano. Fue una de las primeras mujeres que se graduaron en la prestigiosa École Normale Supériure de París, con el título de «agregée de philosophie», reservado solo a los graduados más brillantes. Su filosofía es difícil de clasificar; es una buscadora insaciable de la verdad, que intuye oculta detrás de todo lo que percibe, y persigue desesperadamente la unión mística con un Dios al que se siente pertenecer, y que concibe como un Todo Único, por encima de todas las creencias. Es una autora solitaria, sin tradición ni herederos, que fue casi olvidada tras su prematura muerte, pero que hoy nos fascina por su intensa biografía, por su forma de vincular sus ideas sociales, filosóficas y místicas a sus vivencias cotidianas. Aunque nunca llegó a pertenecer a ningún partido ni a ninguna religión, pues su idea de justicia estaba siempre muy por encima de las ideologías de su tiempo y de las religiones establecidas, siempre tuvo claro su compromiso en la defensa de los derechos humanos, del derecho de todos a la educación y a una vida digna. Experiencias místicas Durante el curso 1934-35, deseosa de conocer de primera mano la realidad del mundo de los trabajadores, renuncia a su cátedra de Filosofía, en donde tenía asegurada una brillante carrera, para entrar a trabajar en una fábrica de la compañía eléctrica Alsthom. Allí experimentó, como una operaria más, las durísimas condiciones de vida de los obreros de los años treinta. Esta experiencia le produce una fuerte conmoción interior que le cambia la vida, y que la conduce a una serie de experiencias místicas que la acercarán cada vez más a la figura de Cristo, al que admira profundamente como Dios que se ofrenda por la salvación de la humanidad. La primera de ellas es en 1935, cuando sus padres la llevaron a Portugal, y que ella misma relata en su correspondencia con el padre Perrin, la cual constituye una especie de autobiografía espiritual: « Después de mi año de fábrica, antes de volver a retomar la enseñanza, mis padres me llevaron a Portugal y un día los dejé para ir sola a un pequeño pueblo de pescadores. Tenía el cuerpo y el alma despedazados, aquel contacto con la desdicha había matado mi juventud. Hasta ese momento no había tenido otra experiencia de la desdicha que la mía propia que, al ser solo mía, me parecía de poca importancia y que, al ser biológica y no social, era solo una semidesdicha. Yo sabía bien que había mucha desdicha en el mundo – estaba obsesionada por ella–, pero nunca la había constatado de cerca y de forma prolongada. Al estar en una fábrica, confundida a los ojos de todos y a los míos propios con la masa anónima, la desdicha de
  17. 17. los otros penetró en mi carne y en mi alma. No podía separarme de ella y difícilmente podía imaginar la posibilidad de sobrevivir a tantas fatigas. Lo que allí sufrí me marcó para siempre (…) Allí recibí la marca de la esclavitud como la marca de hierro al rojo vivo que los romanos ponían en la frente de sus esclavos más despreciados. (…) Con este estado de ánimo y en unas condiciones físicas miserables, llegué a ese pequeño pueblo portugués, que era igualmente miserable, sola, por la noche, bajo la luna llena, el día de la fiesta patronal. El pueblo estaba al borde del mar. Las mujeres de los pescadores caminaban en procesión junto a las barcas; portaban cirios y entonaban cánticos, sin duda muy antiguos, de una tristeza desgarradora. Nada podría dar una idea de aquello. Jamás he oído algo tan conmovedor, salvo el canto de los sirgadotes del Volga. Allí tuve de repente la certeza de que el cristianismo es por excelencia la religión de los esclavos, de que los esclavos no podían dejar de adherirse a ella, y yo me sentí entre ellos». La segunda experiencia tuvo lugar dos años después en Italia, en la pequeña capilla románica de Asís donde tan a menudo rezó san Francisco. « Allí, algo más fuerte que yo me obligó, por primera vez en mi vida, a ponerme de rodillas». Al año siguiente experimentará de nuevo la presencia de Dios en la abadía benedictina de Solesmes, tras asistir a los oficios de Semana Santa: « Sentí una presencia más personal, más cierta, más real que la de un ser humano, inaccesible tanto a los sentidos como a la imaginación, análoga al amor que se transparentaría a través de la más tierna sonrisa de un ser amado. Desde ese instante, el nombre de Dios y el de Cristo se han mezclado de forma cada vez más irresistible en mis pensamientos». En los pocos años que vivió después, parece ser que sus experiencias místicas continuaron, pero ya no se refirió a ellas sino de pasada y con una gran discreción. Tampoco sus dolores de cabeza cedieron, ni sus accesos de melancolía, que la acompañaron siempre hasta su muerte y que ella trataba de superar achacándolos a la pereza que, curiosamente, consideraba uno de sus peores vicios. Sin embargo, son el esfuerzo y la atención los dos valores que destaca como los más necesarios para la vivencia interior y que ella trata de integrar continuamente en su vida. A ellos alude con frecuencia en sus escritos: «El deseo de luz produce luz, y hay verdadero deseo cuando hay esfuerzo y atención. Es realmente la luz lo que se desea cuando cualquier otro móvil está ausente. Aunque los esfuerzos de atención fuesen durante años aparentemente estériles, un día, una luz exactamente proporcional a esos esfuerzos inundará nuestra alma. Cada esfuerzo añade un poco más de oro a un tesoro que ya nada en el mundo nos puede sustraer». A pesar de su corta vida (1909-1943), Simone Weil vivió no solo las dos guerras mundiales del siglo XX en Europa, sino que también tomó parte en la guerra civil española, incorporándose como voluntaria a las filas republicanas. La guerra era para ella el peor de los males, pero consideró que, cuando ya no se puede impedir, cada cual debe tomar parte en esa calamidad con el grupo al que pertenece. Fue breve, pero muy dura, la experiencia vivida en España en 1936. A partir de entonces se hizo más independiente y liberal en sus posturas políticas, sin abandonar sus ideales ni su sentido del humor. A pesar de sus frecuentes jaquecas y su delicada salud, su fuerte personalidad se fue haciendo cada vez más calmada y dulce. Después de su muerte, en 1943, se difundieron sus escritos y se redimensionó su figura, convirtiéndola en un símbolo de resistencia frente a la mediocridad cultural, un ejemplo de coherencia entre pensamiento y vida, de conciencia crítica de una sociedad injusta y un referente obligado para los creyentes sin Iglesia. Más de cien años después de su nacimiento, filósofos, teólogos, sociólogos y lectores de todo el mundo se sienten atraídos por la autenticidad, lucidez y pureza del pensamiento de Simone Weil, y su compromiso consigo misma y con la humanidad. Bibliografía Vida de Simone Weil , Simone Pétrement. Ed. Trotta. Madrid, 1997. Simone Weil, la conciencia del dolor y de la belleza , edición de Emilia Bea (varios autores). Ed. Trotta. Madrid, 2010. El conocimiento sobrenatural, Simone Weil. Ed. Trotta. Madrid, 2003. Libros Gerhard Richter carga contra el mercado del arte Por: Miguel Ángel García Vega | 11 de marzo de 2015
  18. 18. “Cada vez que bato un récord mi reacción es de horror”. Gerhard Richter, el artista europeo vivo más cotizado, retrata su desconcierto. Lo hace en una extensa pieza que le dedica el periódico alemán Die Zeit. El pintor alemán, a sus 83 años, se queja del mercado, de la especulación que sufre su trabajo, de que cada vez se habla más de dinero y menos de arte y de lo poco que incluso él, una figura mundial, puede hacer para evitarlo. Un coleccionista privado pagó 41 millones de euros en Sotheby's por el cuadro de la serie 'Abstraktes Bild' que se ve en la imagen. Foto: Sotheby's. La gota que ha colmado el vaso ha sido la venta en Sotheby’s Londres de una tela de su serie Abstraktes Bild, fechada en 1986, por 41 millones de euros. Un precio que según el propio pintor multiplica por 5.000 el coste original de venta. Estas obras se vendían por 15.000 marcos (unos 7.500 euros actuales) de la época. Y son famosas porque Richter las produce siguiendo una técnica relativamente sencilla. Acumula capas de pintura sobre el lienzo y
  19. 19. después, con un cepillo de madera o de metal, las barre. De esta forma levanta zonas de óleo y color. Un mecanismo que permite producir cuadros con rapidez y que incluso tiene tutoriales en YouTube. Tutorial que enseña a pintar un cuadro a la manera de Richter. Da igual. El mercado ha fijado en él su atención y no hace rehenes. A pesar, incluso, de su propio criterio. Richter cree que pagar esa cantidad de dinero por su trabajo es absurdo y que los precios por sus obras se caerán “cuando el mercado se enmiende”. ¿Será así? Ni siquiera el pintor alemán, que reconoce en la entrevista saber tanto del mercado del arte como de “chino o física”, lo ve muy claro. Todo lo contrario. Ha tratado de enfriar sus propios precios y no lo ha conseguido. Hará un par de años lanzó una serie de cien pinturas de pequeño formato y precio reducido. Al poco tiempo, ya estaban en subasta y se revendían por el triple del coste original. “No puedes escapar del mercado”, observa Gerhard Richter. Tampoco el statu quo del sistema le facilita mucho las cosas. Hace poco había fijado en 2.000 euros una edición nueva de sus fotografías, pero un galerista le dijo: “No puedes venderlas a ese precio, al menos tienen que estar entre 10.000 y 20.000 euros”. Algo así como si vendes muy caro estás obligado a seguir vendiendo muy caro. Una persona contempla el cuadro 'Domplatz, Mailand', de Gerhard Richter. La obra se adjudicó en 29 millones de euros. Sin duda no deja de ser revelador acerca de cómo funciona estos días el mercado que incluso un artista de su fuerza no pueda, aunque se lo proponga, hundir sus propios precios. Recuerda Richter que sus piezas abstractas le parecían “bastante buenas” frente a otras, como, por ejemplo, la pintura Domplatz, Mailand (Plaza de la catedral, Milán), que se vendió el año pasado por 29 millones de euros en subasta. Es una de sus famosas foto-pinturas. El pintor replica una fotografía y, posteriormente, difumina el óleo fresco con pinceles de diverso tamaño. “Fue raro”, relata en Die Zeit. “No creo que la pintura sea tan buena… Cuando supe por cuanto se había vendido me pareció excesivo”. Documental de la directora Corinna Belz que muestra el proceso creativo de Gerhard Richter. Aun así, la fuerza del mercado y las subastas resulta innegociable. “Es muy preocupante, sobre todo cuando echas un vistazo a los catálogos. Siempre me los mandan y cada vez
  20. 20. son peores y peores. No puede imaginarse la cantidad de basura que ofrecen a unos precios que suben todo el tiempo”, critica el pintor. Las consecuencias de todo esto las sufren “las galerías serias” y los artistas jóvenes. Desde luego, con estas perspectivas está lejos de ser coleccionista. “No me gasto dinero en arte”, sostiene. “Me gusta ver pintura, pero para eso voy a un museo. No tengo la necesidad de poseerla”. ¿Quién le culpa? CÁTEDRA EXTRAORDINARIA DOMINGO DE SOTO Mª Jesús Fernández Cordero: "La espiritualidad de San Juan de Ávila"
  21. 21. Fernández Cordero, María Jesús Categoría: Propio Adjunto de la Facultad de Teología, Departamento de Sagrada Escritura e Historia de la Iglesia. La profesora Mª Jesús Fernández Cordero estudió en la Universidad Complutense de Madrid, donde se doctoró en Geografía e Historia. Realizó estudios de teología en la Universidad Pontificia Comillas de Madrid, donde obtuvo el grado de Licenciatura. En 2001 comenzó su docencia en la Universidad Pontificia Comillas, donde ha impartido clases de Historia de la Iglesia en la Edad Moderna (universal y de España) y de Arte cristiano. Publicaciones  "Vírgenes, mártires y doctoras. Los sermones de santas de Fr. Cristóbal de Avendaño (O. Carm., 1569-1629)", Estudios eclesiásticos, vol. 84, n. 330 (2009) 515-553. ISSN 0210-1610.  "Historia de la espiritualidad reparadora. Edad Moderna y Contemporánea", en MARTÍNEZ- GAYOL, N. (Dir.) Retorno de amor. Teología, historia y espiritualidad de la reparación, Ediciones Sígueme, Salamanca 2008, pp. 181-260. ISBN 978-84-301-1665-2.  "La predicación sobre la eucaristía en el siglo XVIII. Una divulgación de la teología", XX Siglos, 58 (2008) 72-91. ISBN: 1130-3948.  "La mujer en la predicación de San Juan de Ávila", en F. RIVAS REBAQUE - R. M. SANZ DE DIEGO (eds.), Iglesia de la historia, Iglesia de la fe. Homenaje a Juan María Laboa Gallego, Universidad Pontificia Comillas, Madrid 2005, 180-227. ISBN: 84-8468-176-9.  "Mujer y ministerios eclesiales", en E. BORILE - L. CABBIA - V. MAGNO (dirs.) ? L. RUBIO (DIR. ED. ESPAÑOLA), Diccionario de Pastoral Vocacional. Sígueme, Salamanca 2005, pp. 773-787. ISBN: 84-301-1574-9.  "La reforma de Lutero en la interpretación de Yves Congar. Revisión en la etapa postconciliar", en S. CASTRO, F. MILLÁN, P. RODRÍGUEZ PANIZO (eds.), Umbra, imago, veritas. Homenaje a los profesores Manuel Gesteira, Eusebio Gil y Antonio Vargas-Machuca. Universidad Pontificia Comillas, Madrid 2004, pp. 223-251.  "Sobre predicación y cultura. Desde la teología y la historia", XX Siglos 52 (2003) 74-96. ISBN: 1130-3948.  "La naturaleza eclesiológica de la retractación de Congar. De Jalones(1953) a Ministerios y comunión (1971)". (I) Estudios eclesiásticos 298 (2001) 329-382. (II) Estudios eclesiásticos 299 (2001) 539-591. ISSN 0210-1610. Teresa de Jesús marca el camino
  22. 22. La Biblioteca Nacional inaugura la mayor exposición del V Centenario de Santa Teresa Especial Santa Teresa PAULA ACHIAGA | 11/03/2015 Andrea Vaccaro: Visión del collar Cuadros de Rubens, Alonso Cano, Zurbarán, Rivera, un grabado de Durero... Lienzos y papeles de nuestros maestros que se unen en esta ocasión para dotar de imagen a una de las grandes voces de la literatura española. Teresa de Jesús llega a la Biblioteca Nacional a pocos días de celebrarse el V Centenario de su nacimiento (vino al mundo un 28 de marzo de 1515) y lo hace de la mano de dos de los mayores expertos en su obra: Rosa Navarro, filóloga y catedrática de Literatura Española de la Universidad de Barcelona, y Juan Dobado, carmelita descalzo, teólogo e historiador del arte que se ha especializado en la iconografía de la santa. Junto a los dos comisarios entramos en la exposición. Dispuesta en orden cronológico, la muestra narra la vida de Teresa de Jesús a partir de su obra escrita. De este modo, las páginas de sus libros se abren al público, convirtiendo sus palabras en imágenes, y acompañando todo el recorrido con su pensamiento. Junto a las pinturas, grabados y esculturas, libros, documentos y autógrafos componen un total de 110 piezas que dan buena cuenta de la riqueza de su vida, su labor como fundadora y, sobre todo, de la originalidad de su obra literaria. Recorriendo las salas se descubre su vinculación con importantes personalidades de la época, como el rey Felipe II o la duquesa de Alba. Su amistad con San Juan de la Cruz y la admiración que le profesaba Fran Luis de León, editor de sus obras y que, a pesar de todo, no llegó a conocer a la santa. El visitante se adentra en el mundo teresiano a través de su nacimiento e infancia, su entorno y sus primeros contactos con los libros. Tras esta etapa sucede su crisis física y emocional, la entrada en el convento y sus continuas lecturas de los padres de la Iglesia. La escritora, sus libros, la fundación de conventos y la extensión de su obra, son los siguientes escenarios, antes de llegar a sus últimos días y su fallecimiento en Alba de Tormes.
  23. 23. Las moradas, 1701 "El verso de Teresa de Jesús, La prueba de mi verdad, resume lo que pretende ser esta muestra sobre su vida y obra en la conmemoración del V centenario de su nacimiento", señala la comisaria. "El discurso de su vida marca el camino, y sus palabras ilustran ese transcurso vital que comienza un miércoles, 28 de marzo de 1515, y se apaga en octubre de 1582 para empezar a brillar desde entonces como ejemplo para todos". Publicadas por Fray Luis de León en 1588, algunas de las obras de Teresa de Jesús se convertirían en obligada referencia de la literatura mística de todos los tiempos. "Toda la vitalidad y la gracia con que fueron escritos se ha conservado íntegramente en textos tan señeros como el Libro de la Vida, que es su autobiografía, en donde habla de su apasionante y turbadora experiencia mística, pero donde también da cuenta de su primera fundación, la del convento de San José de Ávila. El Libro de las fundaciones, en el que describe su inmensa labor reformadora, el Camino de perfección, con valiosos consejos para sus seguidoras, o las Moradas, donde concibe alegóricamente el alma como un castillo compuesto por siete aposentos en el centro de las cuales se funde aquella con Dios", declara Rosa Navarro. No hay que perderse, advierte la comisaria, los autógrafos de la santa y el retrato que Rubens hizo de Teresa de Jesús que ha prestado el Museo Roitman de Rotterdam, "en el que aparece increíblemente bella", nos dice. De la colección de la Biblioteca Nacional pueden verse un ejemplar del Índice de libros prohibidos, un grabado de Durero o copias fundamentales de su epistolario. "Era una mujer especial y única, además de una escritora única, y su popularidad hoy es inmensa", añade. Su muerte, en Alba de Tormes, cierra inevitablemente el recorrido por la vida y obra de una mujer difícilmente superable. "Santa Teresa murió en soledad, como todos los grandes", explica Navarro. Su salud empeora en 1582, aunque eso no le impedirá fundar en Burgos un último convento. Morirá la noche de 4 de octubre de ese mismo año. La exposición, que podrá verse en la Biblioteca Nacional hasta el 31 de mayo, cuenta con el apoyo de Acción Cultural Española (AC/E).
  24. 24. Portada de la edición de Las moradas de 1701 Las cuatro esquinas Son cuatro los libros esenciales que marcan la vida de la santa. Cuatro títulos sirven como pilares estructurales a los comisarios a la hora de dibujar un recorrido por su vida y obra y que ahora pueden verse, en sus diferentes ediciones, en la Biblioteca Nacional. Libro de la Vida. Hondo ejercicio de introspección y, a la vez, historia de una mujer religiosa, inteligente y lectora del siglo XVI. Da cuenta de sus experiencias místicas, pero también de la fundación de su primer convento de descalzas, el de San José de Ávila. La primera redacción, de 1562, se ha perdido. Teresa de Jesús empieza la segunda y definitiva redacción -la que hoy se conserva- hacia 1564. Libro de las fundaciones. Escrito entre 1573 y 1582, con muchos períodos de inactividad. Comienza a sus 58 años y concluye meses antes de su muerte a los 67. En él se narran las vicisitudes de Teresa de Ávila a la hora de fundar distintos conventos de la orden carmelita. Quedan patentes aquí su espíritu de lucha, la capacidad organizativa y emprendedora, la prudencia y su habilidad para relacionarse con toda clase de personas, desde el Rey Felipe II hasta los más humildes mesoneros. Es un retablo único de la España del s. XVI. Libro de las Moradas o Castillo Interior. Una nueva petición de sus monjas y superiores le lleva a escribir un tratado de oración, que realiza en 1577. A su vida de oración en el convento se sumaban las labores de dirección y nuevas fundaciones, y debía sacar tiempo de donde no lo tenía para escribir. Comienza con una metáfora que explica sus dos títulos: "... considerar nuestra alma como un castillo, todo de un diamante o muy claro cristal, a donde hay muchos aposentos, así como en el cielo hay muchas moradas...". Camino de Perfección. Lo empieza a escribir en 1562, recién fundado el convento de San José, es una obra didáctica en donde Teresa describe cómo debe regirse la vida en el monasterio, señala los peligros que hay en ella y cómo deben evitarse. Al igual que sucede con el Libro de la Vida, escribe esta obra dos veces, pero en esta ocasión sí disponemos de los dos autógrafos, conocidos como el autógrafo de El Escorial y el de Valladolid, por el lugar donde se conservan, pues ambos fueron escritos en San José de Ávila en 1566 y 1567. Romero a los Altares 11 09:08:07 de marzo de 2015 Redacción R. y L.
  25. 25. Romero será beatificado el 23 de mayo "Hoy me puedo explicar el por qué de tantos atrasos: Dios esperaba al Papa Francisco" El obispo mártir de El Salvador, Óscar Arnulfo Romero, será beatificado el próximo 23 de mayo, según anunció, desde tierras salvadoreñas, el postulador de la causa, Vicenzo Paglia. El presidente del Pontificio Consejo para la Familia, que se encuentra en Centroamérica ultimando los detalles del evento, adelantó la fecha en la víspera del aniversario del asesinato de Rutilio Grande. "No se puede entender a Romero sin Rutilio", declaraba días antes. Paglia llegó ayer al país para reunirse con el presidente Salvador Sánchez Cerén y la alta jerarquía de la curia salvadoreña. El enviado del Vaticano tiene ya la fecha de beatificación definida y discutirá la organización del evento con ambos. Paglia, quien es presidente del Pontificio Consejo para la Familia y obispo emérito de la Diócesis de Terni-Narni-Amelia, en Italia, dará hoy una conferencia con el primer mandatario del país, donde se
  26. 26. revelen los pormenores del acto. Por la tarde visitará la tumba de Romero, en la que junto con los jerarcas de la Iglesia católica del país harán otra conferencia, luego oficiarán una misa de acción de gracias en la parroquia de San José de La Montaña. El obispo italiano es un convencido del martirio de su homólogo salvadoreño asesinado el 24 de marzo de 1980, por odio a la fe. Como postulador de la causa ahora cree que la demora en la beatificación solo confirma los designios de Dios. "Romero tenía que ser beatificado bajo el pontificado del primer papa latinoamericano. Hoy me puedo explicar en profundidad el porqué de tantos atrasos: Dios esperaba al papa Francisco. Dios ha escrito esta página con las líneas torcidas de los opositores", dijo antes de viajar a El Salvador. Paglia mostró ayer a su llegada su satisfacción por estar en el país nuevamente, el que no visitaba desde hace unos 10 años, dijo. "Tengo una emoción muy grande porque ahora tenemos un beato en el cielo que nos mira a todos", dijo el obispo italiano al salir del aeropuerto Monseñor Óscar Romero. El sacerdote no profundizó en los detalles sobre la beatificación y solamente aseguró: "Será más pronto de lo que ustedes piensan". Posteriormente, se supo la fecha. El prelado fue recibido por el nuncio apostólico en El Salvador León Kalenga Badikebele. Jon Sobrino: "Espero que la beatificación de Romero sirva para humanizar este mundo" ¿Quién fue monseñor Romero? -Fue un hombre de los pobres, hombre de su pueblo sufrido, hombre de Dios. Condenó la idolatría, la riqueza que es como un cable de alta tensión que el que lo toca se quema. Otra idolatría, en el caso de El Salvador, era la doctrina de la seguridad nacional y por último, decía que también podía ser idolatría la absolutización de las organizaciones populares. Monseñor Romero hablaba de Dios de una manera muy clara. Agencias - Religión Digital - Reflexion y Liberación 7 motivos para reconocer a Oscar Romero como patrono de los comunicadores cristianos
  27. 27. Editado por Peio Sánchez Rodríguez Cuando ya está señalada la fecha de la beatificación del arzobispo de San Salvador, Mons. Oscar Romero, queremos fijarnos en una faceta de su vida que ha podido pasar más desapercibida. Queremos resaltar la dimensión comunicativa de su misión pastoral. Así proponemos a Oscar Romero, en el tiempo de la comunicación digital, como patrono de la comunicación cristiana. Siendo paradigma de la palabra del testimonio evangélico que adquiere una significativa dimensión de veracidad, de representación de los desfavorecidos, de coherencia vivida desde la gratuidad no interesada y de lucidez de orientación en los fines y en los medios en el fragor los conflictos violentos de la desigualdad. 1. Escuchar en el clamor de los pobres la voz de Dios Sea por una conversión radical o por una evolución, como él mismo confesaba, los pobres se fueron transformando para Oscar Romero en el referente de su servicio episcopal. Ya en su etapa como obispo de Santiago de María y después como arzobispo de San Salvador descubrirá “que el pueblo es mi profeta”. La toma de contacto con la miseria, la escucha del sufrimiento, el asesinato de sus sacerdotes y de tanta gente le llevaron a esta opción preferente por los pobres. Antes de comunicador se convirtió en escuchador, en acompañador de su pueblo. Su palabra se fraguó tomando como punto de partida la realidad donde descubrió la presencia del Crucificado que le hablaba desde los hermanos más pequeños. 2. Comunicar con los pies descalzos y el Evangelio en la mano Con los pies descalzos en la realidad de los pobres comprendió que el Evangelio de Jesucristo era su mensaje, como propuesta y como denuncia en tantas ocasiones. El posicionamiento político no era su punto de partida sino la Buena Noticia de Cristo paciente y sufriente pero también luchador contra el mal, provocador de la fraternidad y forjador de vida. Desde ahí asumía las consecuencias sociales y políticas que el Evangelio suponía en aquel hoy, aquí y ahora. Éste era el centro de su mensaje comunicativo. 3. Dando voz a los que no tienen voz En la última parte de sus homilías en la catedral, que eran transmitidas radiofónicamente a todo el país, denunciaba los distintos abusos y asesinatos de la última semana. Allí su voz era prestada a un pueblo silenciado. Había comprendido que el clamor de su pueblo le usaba a él como altavoz. Eran las cartas recibidas de las víctimas o los relatos de sus sacerdotes compartidos en la mañana del sábado los que se enlazaban para pasarlos a su voz como instrumento de denuncia. 4. Con honestidad desde la fuerza en la debilidad Quienes conocieron a Óscar Romero señalaban que era de natural tímido, más bien solitario, y de talante
  28. 28. dubitativo. Esta forma de ser contrasta con la valentía de sus palabras, su disposición a acoger a tantos y la fuerza de sus decisiones. Esta distancia tenía que ver con la experiencia de gracia que le transformaba más allá de sus posibilidades. Como son testimonio sus diarios, el comunicador está sobrepasado por los acontecimientos pero procurar ser honesto y coherente con el momento y las personas que le toca acompañar, y se deja llevar por la voluntad de Dios. 5. La predicación como palabra comunitaria Romero había dirigido revistas y hablado por radio desde los primero años de ministerio y también en su etapa como secretario de la Conferencia Episcopal Salvadoreña y de los obispos de América Central. Estaba hecho al estilo directo marcando orientación de fondo. En su última época como arzobispo era solicitado frecuentemente para dar entrevistas que habitualmente negaba. Sin embargo convirtió la homilía en el momento comunicativo. Un texto que preparaba en común, siguiendo la regla de sentir con la iglesia, y que después hacía suyo en oración y escritura. Ya no era solo su palabra sino la palabra de la iglesia y del pueblo. Una palabra pronunciada personalmente pero articulada comunitariamente. 6. La comunicación como bienaventuranza En medio de la desolación su mensaje comunicativo era fuente de esperanza. Era consciente que la denuncia no bastaba. Que el Evangelio que llevaba en la mano era una fuerza de futuro. Consolar era una forma de abrir camino, trabajar por la paz ara una alternativa a la violencia, tener resonancia internacional era una protección frente a la represión política y militar. Por eso su mensaje era, en medio del desastre cada vez más radical, una fuente para soñar desde la fe en Jesucristo. Por eso fue para tantos la fuerza para poder resistir. 7. La palabra sellada Fue la crónica de una muerte anunciada. Incluso tuvo conciencia que aquellos podían ser sus últimos días. Psicológicamente tenía experiencia de la angustia y espiritualmente de la determinación. Quienes le mataron quisieron eliminar su palabra y su figura, quisieron sellar su boca y su mensaje. La muerte de Romero precipitó el comienzo de la guerra cuando ya no quedaba ningún mediador. Sin embargo, su palabra sellada con su sangre ha sido más escuchada que nunca. Su voz sigue sonando y es la muestra de que la palabra auténtica fructifica más allá de lo que alcanzamos a ver. Monográfico 12 marzo, 2015
  29. 29. Hay o debería haber (Editorial) Es evidente que algo no existe por el mero hecho de decirlo. Mucho menos por reiterarlo. Cuando el Papa Francisco afirma que donde hay religiosos hay alegría, está formulando un deseo y una necesidad. Porque un carisma de seguimiento como la vida religiosa no se entiende si no es desde la alegría. Una sociedad cansada Se ha hecho palpable que la sociedad del cansancio ha invadido también la vida de no pocos religiosos. Tiempos de muchos proyectos, bastantes cálculos y logros, han contribuido a crear, en algunas personas, la conciencia de estar “de vuelta”, evidentemente, sin estarlo. Una misión compleja y cualificada ha conllevado, asimismo, la dedicación en “cuerpo y alma” de las generaciones más jóvenes a su responsabilidad. Tanto que ha aparecido, con fuerza, el síndrome Burnout o del agotamiento creativo y que se explica, muy bien cuando percibimos la “auto referencialidad” de consumir mensajes sin integrarlos; hablar del cambio sin vivirlo o proyectar itinerarios, respondan éstos o no a un vivir consagrado. La cuestión es compleja, porque paralelamente aparece una constante y es la vida respondiendo a lo pactado o marcado, pero sin alegría. Sin mordiente de esperanza ni proyección vocacional. Nos parece muy preocupante sobre todo porque quien se estanca en estos procesos, descubre la justificación de los mismos en una suerte de autocomplacencia, que le lleva a creer que las cosas son así y, lo que es peor, tienen que ser así. Recuperar el yo cooperativo Uno de los logros de nuestro tiempo ha sido, sin duda, la recuperación de la persona. La riqueza plural de las familias religiosas constituye no solo la prueba objetiva de un amor de Dios que necesita la pluralidad para la misión, sino también la posibilidad de que los carismas adquieran un desarrollo sorprendente gracias a los dones y riquezas de cada persona. A lo peor de tanto afirmarnos personalmente, aparece un “yo no cooperativo” y si competitivo que mina la alegría. Se trata de ofrecernos pautas, inquietudes y retos que nos ayuden a hacer un viaje de vuelta hacia el otro para redescubrir un “nosotros” de posibilidad. Creemos que, en buena medida, la alegría anhelada, –la que centra la misión– y ofrece una explicación luminosa de qué significa darlo todo por el Reino, necesita un “nosotros” expresivo y creíble. “Donde hay religiosos hay alegría” es una máxima de verdad si estos
  30. 30. religiosos descubren, vitalmente, la comunidad como ámbito de realización y misión y no como pesar. Es el signo lo que vale Cuesta aceptar que la mayor parte de nuestra vida resulta inútil a los ojos del mercado. Aceptar vocacionalmente ser solo signo, necesita alegría cuidada y recreada de la mano de Dios. El vértigo de ofrecer respuestas eficaces; la ingente red de presencias a las que hoy se les quiere dar vida; los procesos personales vividos con una notable independencia; las estructuras caducas… son frentes que están amenazando la alegría. Quizá, a diferencia de otras cuestiones, recuperar la alegría, –repartirla y extenderla–, solo dependa de si estamos dispuestos a renunciar, a perder o desaprender. No vendrá de una decisión voluntarista, ni de artificiales propuestas que nos “obliguen a ser felices”. Vendrá de una convicción interna, profunda y a la vez humilde, cuando intelectualmente nos digamos “ni en mis mejores sueños intuí un plan mejor para mi”; y vitalmente nos sorprendamos, en un cada día intenso, desvividos, sin un minuto para pensar en nosotros, y con todas las horas para escuchar la voz de Dios, compartirla con los hermanos, y gritarla en los areópagos de este siglo XXI. Se puede ser feliz en este mundo, por el que nos consagramos. Nos necesita alegres. Y tan sensible, como es, a lo que merece la pena o no… lo que más valora y le interpela es descubrir a alguien feliz y que, además, no lo apoya ni en tener, ni en mandar, ni en comprar. Sí, nuestro mundo positivista y complejo, todavía sigue dispuesto a dejarse inquietar cuando algunos ofrecen con convicción su alegría que nace de un Padre que se cuida del mundo. Y eso les basta. La bondad de las palabras 11 marzo, 2015 Nos juntamos en Estepa, una vez al mes, para tener las clases del internoviciado en el convento de los franciscanos. Se encuentran postulantes y novicios de Sevilla, Granada y Málaga y vienen algunos formadores, es una experiencia bien enriquecedora a nivel intercongregacional. Cuando regresaba de allí con las combonianas una de ellas me dijo «¿Por qué no cuentas en VR lo que nos has compartido hoy del poder de las palabras?». Les había relatado una anécdota simpática que había vivido hacia unas semanas. Una mujer de mi grupo de madres del colegio, al terminar y quedarmos solas, me dijo: «¿Tu corres? Es que te veo tipo de corredora». Me dio la risa porque no puede estar más lejos de la realidad… Ahí quedó la cosa hasta que una tarde, de las que suelo salir a caminar, me acordé de lo que me había dicho esta madre, aquello del «tipo de corredora», y comencé a correr, primero tímidamente y luego me fui entusiasmando, casi llegué a los quince minutos. Me reía yo sola porque este primer intento lo habían provocado sus palabras. Alguien confía en que hay algo bueno en ti y esa misma voz que te llega lo hace posible, de alguna manera lo despierta, lo da a luz, te lo provoca. Me emociona ver la bondad que pueden albergar nuestras palabras, la positividad que llegamos a generar con ellas. Ese poder que tenemos para decirnos
  31. 31. cosas que nos hagan bien, que nos pongan luminosidad en el rostro. Así serían las de Jesús. Sabemos que también sucede, tristemente, lo contrario que sin querer con las palabras podemos lastimarnos y apagarnos. Al menos pongámonos alguna señal que nos lo recuerde: ¿Cómo uso cada día este poder de mis palabras? ¿Cómo pongo en práctica su bondad? En ocasiones, cuando no tenemos a mano las palabras apropiadas hay una expresión del rostro que refleja esta bondad. Así lo expresa Teresa Guardans en este bello fragmento sobre la carmelita Cristina Kaufmann: «Cuando me pidieron que escribiera sobre ella, confesé que sólo conocía su sonrisa. Su sonrisa, tan elocuente, que es una muestra de cómo amar sin hacer nada que aparentemente trascienda de la vida normal […]. Sonreía a los árboles, a las flores, a los caminos, a las montañas, a las nubes, a los pobres, a los ricos, a los enfermos, a los que no saben por dónde van. A esa multitud de seres que somos nosotros, que buscamos sólo eso, una sonrisa que nos lleve con alegría al corazón de Dios». La sociedad del descarte: capitalismo de la expulsión. Editado por Bernardo Pérez Andreo Saskia Sassen nos acaba de regalar la mejor obra para comprender el mundo que se está construyendo a marchas forzadas, el mundo de las Expulsiones (Expulsiones. Brutalidad y complejidad en la economía global, Katz), la economía del descarte según Evangelii Gaudium. Se trata de una obra basal que será utilizada y citada en la próxima década para comprender correctamente las transformaciones que el capitalismo está sufriendo en los últimos ochos años, los mal llamados años de la crisis. Pues, la crisis actual del capitalismo no es sino el paso definitivo de un modelo de capitalismo inclusivo a otro excluyente, que no necesita una parte de la población y la excluye directamente, pero que, además, está también marcado por otras lógicas de expulsión, medioambiéntales, sociales, políticas y económicas. Se trata de una lógica subterránea que traspasa las fronteras conceptuales tradicionales y nos impide ver la realidad que está emergiendo. Sólo seremos conscientes de ello cuando ya esté plenamente desarrollado el modelo de capitalismo de la exclusión mediante la lógica de la limpieza económica, al modo de las limpiezas étnicas en las guerras de los Balcanes. En lo que llevamos de siglo ya hay varias obras que intentan comprender el proceso de transformación del capitalismo. Naomi Klein lo llama el capitalismo del desastre, pues su lógica es la de la destrucción. Puesto que la tasa de ganancia no puede aumentar por haber llegado a los límites de la producción, sólo la destrucción puede seguir aumentando el beneficio. Se trata de un proceso que se ha constatado tanto en las guerras propiciadas como en los desastres naturales convenientemente aprovechados para el lucro. Otros, desde el ámbito de la economía, nos dicen que hemos entrado en un capitalismo financierizado que reduce la economía global a una especie de casino donde todo se controla de forma centralizada y produce beneficios sin ningún tipo de responsabilidad. Esto entraría dentro de la lógica del neoliberlismo impulsado desde los años ochenta, que ha llevado a una economía virtualizada y deshumanizada, donde sólo importan los beneficios, a costa de lo que sea. Sin embargo, estos análisis adolecen de una visión global que Sassen nos propone acertadamente, pues da unidad a esa multitud de análisis particulares.
  32. 32. Estamos ante una guerra del capitalismo contra el capitalismo, del capitalismo de la exclusión contra el capitalismo de la inclusión de origen keynesiano. Tras 1945 se imponen en todo el mundo unas lógicas de inclusión e incorporación que recorren todos los modelos y sistemas. El capitalismo keynesiano crea las condiciones para que una ingente cantidad de obreros y clases medias se vean incluidas en una sociedad del bienestar que asegura la vida de sus miembros. Esta lógica se ve también en los países del bloque socialista, en los proyectos nacionalistas africanos y en el modelo de nacionalismo indio de corte socialista. En todo el planeta se pueden identificar estas lógicas de la inclusión y la incorporación. Con la llegada del neoliberalismo, en la década de los ochenta, la lógica de la inclusión empieza a mudarse en otra, la lógica de la exclusión, que llevará a la lógica de la expulsión. Se impone de forma sistemática en todo el planeta, por medio de las grandes corporaciones y las instituciones globales que en un principio se crearon para lo contrario, como el FMI y el BM. Esta lógica comienza por la debilitación de los estados y la reducción del bienestar, de modo que una parte de las poblaciones quedan excluidas de los servicios sociales básicos. Continúa con la exclusión del trabajo, generando grandes bolsas de desempleo. Pero, vence definitivamente cuando se producen la financierización de la economía y la complejidad de los procesos financieros. A partir de los noventa, la economía no se basa en producir manufacturas y en consumir los productos para ampliar los mercados y generar beneficios. La base será convertir todo en productos financieros que puedan generar riqueza para las corporaciones. Esto se debe a la digitalización de los procesos productivos que permite reducir la mano de obra y los costes de transporte. Se llega así a la economía terciarizada que no requiere de gran mano de obra y a la que, por tanto, le sobra un tercio de la población. Es necesario recordar que la fase actual de la crisis capitalista llega porque las medidas de inclusión del capitalismo keynesiano, como las ayudas a hipotecas a personas sin recursos, son introducidas en la lógica financiera y crea el monstruo de las hipotecas subprime, que no es más que convertir un producto malo en una ocasión de negocio mediante la titulización. Esto tenía que quebrar y los que lo hicieron lo sabían perfectamente. Ahí llegó la ocasión para transformar el modelo inclusivo en un sistema brutal de exclusión. Tras ocho años de crisis, una parte importante de la población de EE.UU, Grecia, España, Hungría y algunos países más, ha perdido su vivienda. Tras esto, vinieron las políticas de expulsión masiva de la ciudadanía de los recursos básicos y la destrucción del Estado de Bienestar. Sin embargo, lo importante es ser conscientes de que esta lógica de la expulsión está presente en más ámbitos, pues se trata de una lógica subterránea que impregna la realidad entera y acabará transformando radicalmente nuestro planeta. Junto a la expulsión del trabajo y la vivienda están la expulsión de la tierra y el agua mediante técnicas que destruyen los recursos, como el fracking, o mediante la compra masiva de tierras en países emprobrecidos que expulsan a los agricultures, o mediante la expulsión de los sistemas de integración social, como la educación o la sanidad, o bien, mediante la expulsión de lo social humano. Esta realidad se vive, de forma oculta aún para las categorías conceptuales actuales, en lugares como América del Norte, Europa, China, India y grandes zonas de África. Es una lógica que se ha impuesto por la necesidad que tiene el capitalismo de generar beneficios a toda costa y que explica de manera unitaria los procesos de transformación capitalista que vivimos desde hace treinta años. Estamos ante la segunda Gran Transformación polanyiana del capitalismo y nos hace falta comprender las fuerzas destructivas que cortan transversalmente nuestras fronteras conceptuales, dice Sassen, que nos permiten comprender la economía, la política, la nación y las ideologías. Estas fuerzas van más allá de la diferencia capitalismo y comunismo. Se trata de una nueva época, un capitalismo en fase de necrosis que acabará, si no lo remediamos, con la posibilidad de vivir en este planeta. Sassen cree que los espacios de los expulsados son los espacios para hacer una nueva política y una nueva realidad. Probablemente sea así, pero para eso debemos ser conscientes de esta realidad, aún subterránea. CARTA AL ARZOBISPO DE MADRID, D. CARLOS OSORO
  33. 33. Madrid a 8 de Marzo de 2015 Estimado señor arzobispo, don Carlos Osoro: Como le anunciábamos en la carta que le hicimos llegar el pasado diecisiete de diciembre, en nuestraAsamblea General de febrero estuvimos reflexionando sobre los retos que a nuestro juicio debiera afrontar la Diócesis de Madrid en su inmediato futuro. Cumpliendo lo que entonces le dijimos le informamos ahora de las conclusiones a las que hemos llegado. Nos gustaría tener ocasión de dialogar con usted sobre ellas cuando y donde quiera y del modo que le parezca más adecuado. Esto cobra especial sentido ahora que, de cara a la preparación de un Nuevo Plan Pastoral, usted mismo el pasado día 20 de febrero en la reunión que mantuvo en el Seminario con un nutrido grupo de personas que representaban a nuestra muy plural diócesis manifestó su voluntad de conocer y tener en cuenta lo que los católicos madrileños opinamos al respecto. Antes, sin embargo, de pasar a enumerarle nuestras propuestas, queremos hacerle saber que desde su nombramiento hasta el día de hoy está diciendo y haciendo cosas que nos agrada escuchar, y que nos mueven a concebir la esperanza de ver realizados algunos de los anhelos pastorales que venimos manteniendo desde hace décadas.

×