Nació en Madrid el 11 de marzo de
1914. Estudió Ingeniería de Caminos, a
la vez que trabajaba para ayudar a su
familia, e ...
En las enseñanzas de Álvaro
del Portillo encontramos
acentos específicamente
doctrinales, como el papel de
los laicos en l...
La Pontificia Universidad de la Santa
Cruz fue un proyecto que mons. Álvaro
del Portillo inició en 1983, siguiendo
un anti...
Don Alvaro del Portillo
Don Alvaro del Portillo
Don Alvaro del Portillo
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Don Alvaro del Portillo

273 visualizaciones

Publicado el

Aprende más sobre la vida de Don Alvaro y ojalá te animes a seguir su ejemplo

Publicado en: Meditación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
273
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
56
Acciones
Compartido
0
Descargas
2
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Don Alvaro del Portillo

  1. 1. Nació en Madrid el 11 de marzo de 1914. Estudió Ingeniería de Caminos, a la vez que trabajaba para ayudar a su familia, e impartía catequesis y atendía a familias indigentes. Más adelante cursaría Filosofía y Derecho canónico y recibió la ordenación sacerdotal el 25 de junio de 1944. En 1946, con san Josem|aría, se trasladó a Roma. Secundando al fundador del Opus Dei contribuyó a la difusión de la llamada universal a la santidad a través del trabajo, en todo el mundo. Trabajó en varios organismos de la Santa Sede. Participó en el Concilio Vaticano II. El 15 de septiembre de 1975, tras el fallecimiento del fundador, fue elegido para sucederle al frente del Opus Dei. Juan Pablo II le confirió la ordenación Episcopal, en 1991. Falleció en Roma el 23 de marzo de 1994. De su madre aprendió una oración a la Virgen, que repetiría hasta el final de su vida: “Dulce Madre, no me dejes, tu vista de mí no apartes, ven conmigo a todas partes y nunca solo me dejes. Ya que me proteges tanto, como verdadera Madre, haz que me bendiga el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.” El 7 de julio de 1935 fue un día decisivo: “Cuando tenía 21 años, conocí a nuestro Padre (san Josemaría). Fue entonces cuando me hablaron de la Obra, y recibí aquella gracia tumbativa que me llevó a responder: Señor, aquí estoy, yo quiero ser de la Obra.” El 25 de junio de 1944 Mons. Leopoldo Eijo y Garay, Obispo de Madrid-Alcalá, le preguntó: “Álvaro, ¿te das cuenta de que vas a perder la personalidad? Ahora eres un ingeniero prestigioso, y después vas a ser un cura más”. “Señor Obispo, respondió, la personalidad hace muchos años que se la he regalado a Jesucristo”.
  2. 2. En las enseñanzas de Álvaro del Portillo encontramos acentos específicamente doctrinales, como el papel de los laicos en la Iglesia, los fundamentos del ministerio sacerdotal o la unidad con el Papa y la jerarquía. Pero, sin duda, una característica general de su figura es la virtud de la fidelidad: fue un ejemplo de fidelidad a la Iglesia (primero como ingeniero, luego como sacerdote y finalmente como obispo), de fidelidad a los Papas con los que estuvo en contacto, de fidelidad a la vocación y, en fin, de fidelidad al fundador del Opus Dei. Vivió la fidelidad como una virtud creativa, que exige una continua renovación interior y exterior. Una virtud que no consiste solo en “conservar”, sino en extraer siempre nuevas cualidades del tesoro recibido. La fidelidad es la otra cara de la moneda de la felicidad. Y Álvaro del Portillo fue un hombre verdaderamente feliz.
  3. 3. La Pontificia Universidad de la Santa Cruz fue un proyecto que mons. Álvaro del Portillo inició en 1983, siguiendo un antiguo deseo de san Josemaría, fundador del Opus Dei. El Centro Académico Romano – primer nombre de la Universidad- inicio su actividad en octubre de 1984 con cuarenta alumnos y con la bendición y estímulo de Juan Pablo II. En estos casi treinta años han pasado por sus aulas 5.874 alumnos de 111 países. Los estudiantes proceden de 788 diócesis o pertenecen a 143 institutos religiosos. El primer Gran Canciller aspiraba a que la Universidad brindara a los alumnos una profunda formación científica y espiritual, y que se caracterizara por saber establecer un diálogo sincero con la cultura contemporánea en plena adhesión al magisterio de la Iglesia.

×