Untitled Presentation

103 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
103
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2
Acciones
Compartido
0
Descargas
0
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Untitled Presentation

  1. 1. Rev Parcial-2.indd 1 09/04/2014 12:13:01
  2. 2. EDITORIAL La revista “History” tiene el gusto de realizar la entrega de su 10º número, en esta ocasión con énfasis en la Mitología, temática que ha causado mucha polémica y entretenimiento a lo largo de los años debido a los complejos y enigmáticos mundos místicos creados en la historia. La mitología es una forma diferente de contar la historia y de educar a las personas por medio de relatos divertidos que bajo su análisis nos dejan lecciones de vida y pistas de antiguas civilizaciones que tuvieron auge hace ya varios años atrás. Este número está dedicado a toda aquella persona que disfruta desde su niñez de leer este tipo de literatura y que incluso en la actualidad se mantiene buscando información novedosa con respecto a este mundo mágico plasmado en numerosas aventuras. Hasta el próximo número. Ozevely Encarnación Cuevas. HISTORY Rev Parcial-2.indd 2-3 09/04/2014 12:13:01
  3. 3. I N D I C E HISTORY 3. Criaturas Famosas Del mundo 5. Dioses Importantes De diferentes culturas 11. Superhéroes Mitología Moderna 17. Turismo Mitológico Mundial 20. Libros de Mitología Recomendaciones 25. Good of War Videojuego de Mitología [NOTICIAS] Criaturas Famosas Así como en Hollywood podemos distinguir a los actores y actrices más populares del año, aquí podemos encontrar a las criaturas que han dejado huella a lo largo de los siglos. El Kraken es una criatura marina de la mitología escandinava y finlandesa descrita comúnmente como un tipo de pulpo o calamar gigante que, emergiendo de las profundidades, atacaba barcos y devoraba a los ma-rinos. La leyenda puede realmente haberse originado de avistamientos de calamares gigantes reales que tendrían estimadamente de 13 a 15 metros de largo, incluyendo los tentáculos. Kraken es la forma en artículo definitivo de krake, una palabra escandinava que designa un animal enfermizo, o algo retorcido. En el alemán moderno, Krake (plural y declinado en singular: Kraken) significa pulpo, pero puede también referirse al legendario Kraken. EL KRAKEN Las hadas forman parte de una enorme comunidad internacional de seres inmortales y sobrenaturales que sólo se dejan ver de vez en cuando. Aun-que su apariencia más conocida es la que se describe en el folklore británi-co, estas criaturas mágicas son per-sonajes destacados de los cuentos populares de todo el mundo, desde Suecia a Irán o China. Muchos de no-sotros conocemos a las hadas a partir de cuentos infantiles modernos, don-de suelen aparecer como personillas simpáticas de corazón generoso. Pero en el pasado, entre las hadas se contaba una inmensa variedad de se-res grandes y pequeños, antipáticos y amables, temibles y divertidos, her-mosos y horripilantes. HADAS E l unicornio es un hermoso animal que habita en los bosques del norte de Europa. Este caballo luce un cuerno y, cuándo es adulto, su piel es un blanco purísimo, aunque al principio los potrillos son dorados y se vuelven plateados antes de alcanzar la ma-durez. El cuerno la sangre y el pelo tienen cualidades mágicas muy poderosas. En general evitan el contacto con los seres humanos, se muestran mas dispuestos a dejar que se les acerque una bruja a un mago, y tienen un galope tan veloz que es muy difíciles de capturar. UNICORNIO Rev Parcial-2.indd 4-5 09/04/2014 12:13:02
  4. 4. HISTORY HISTORY [CULTURA] DIOSES IMPORTANTES Griegos ZEUS Dios del cielo y soberano de los dioses olímpicos, se con-sideraba a Zeus padre de los dioses y de los mortales. No fue el creador de los dioses y de los hombres; era su padre, en el sentido de protector y soberano tanto de la familia olímpica como de la raza humana. Señor del cielo, dios de la lluvia y acumulador de nubes, blandía el terri-ble rayo, el cual era su arma principal, su ave, el águila, su árbol, el roble. Zeus presidía a los dioses en el monte Olimpo, en Tesalia. En varias historias se describen las aventuras amorosas de Zeus, sin distinción de sexo, y los recursos de que se sirve para ocultarlas a su esposa Hera. En la mitología an-tigua son numerosas sus relaciones con diosas y mujeres mortales, de quienes ha obtenido descendencia. HERA Es reina de los dioses, hija de los titanes Cronos y Rea, hermana y mujer del dios Zeus. Hera era la diosa del ma-trimonio y la protectora de las mujeres casadas. Era ma-dre de Ares, dios de la guerra, de Hefesto, dios del fuego, de Hebe, diosa de la juventud, y de Ilitía, diosa del alum-bramiento. Mujer celosa, Hera perseguía a menudo a las amantes y a los hijos de Zeus. Nunca olvidó una injuria y se la conocía por su naturaleza vengativa. Irritada con el príncipe troyano Paris por haber preferido a Afrodita, diosa del amor, antes que a ella, Hera ayudó a los griegos en la guerra de Troya y no se apaciguó hasta que Troya quedó destruida. Se suele identificar a Hera con la diosa romana Juno. ARTEMISA Es una de las principales diosas, equivalente de la diosa romana Diana. Era hija del dios Zeus y de Leto y hermana gemela del dios Apolo. Era la rectora de los dioses y dio-sas de la caza y de los animales salvajes, especialmen-te los osos, Ártemis era también la diosa del parto, de la naturaleza y de las cosechas. Como diosa de la luna, se la identificaba a veces con la diosa Selene y con Hécate. Aunque tradicionalmente amiga y protectora de la juven-tud, especialmente de las muchachas, Ártemis impidió que los griegos zarparan de Troya durante la guerra de Troya mientras no le ofrecieran el sacrificio de una don-cella. El monstruo del lago Ness, familiarmente llamado Nessie, es el nombre de una criatura legendaria que se dice habita en el lago Ness, un profundo lago de agua dulce (conocido en Escocia como Loch Ness) cerca de la ciudad de Inverness. Junto con Big Foot y el Yeti, Nessie es quizá el “misterio” más difundido de la criptozoología. La mayoría de los científicos y otros expertos afir-man que las pruebas que apoyan la existencia de Nessie no son convincentes, y consideran dichos in-formes fraudes o identificaciones erróneas de cria-turas reales. MONSTRUO DEL LAGO NESS Los hombres lobo son li-cántropos que tienen rasgos de humano y de lobo. Son los licán-tropos más temidos por su agresi-vidad y su naturaleza malvada. Un hombre lobo tiene tres formas de licantropía; la de humano, la híbrida entre humano y lobo, y la de lobo. En su forma humanoide es total-mente indistinguible del resto de los humanos. Su tamaño, inteligencia y demás características son las mis-mas que las de cualquier hombre. Un hombre lobo sólo puede ser heri-do por armas mágicas o de plata. La táctica del hombre lobo es el ataque por sorpresa, y aprovecha sus temi-bles dientes para morder y desga-rrar a sus víctimas. HOMBRE LOBO El fénix es un magnifico pájaro rojo, del tamaño de un cisne, con una gran cola dorada, pico y garras del mismo color. Anida en la cima de las montañas y se encuentra en Egipto, la India y China. El fénix puede llegar a vivir muchísimo tiempo, ya que se regenera, estalla en llamas cuando su cuerpo empieza a decaer y resurge de las cenizas como un polluelo. El fénix es una criatura amable, de las que nunca se ha sabido que matara, y solo come plantas. Como el Diricawl puede aparecer y desaparecer a voluntad. El canto del fénix es mágico: tiene la fama de aumentar el valor a los puros del corazón y de infundir temor a los impuros. Sus lágrimas tienen grandes propiedades curativas EL FENIX El leviatán es asociado y a veces has-ta visto como un sinónimo del mismo Satanás, es también una bestia marina del An-tiguo Testamento y de la tradición judía. Pese a que en hebreo moderno su nombre simplemen-te significa “ballena” y pese a ser considerado una mera bestia bíblica por ciertos intérpretes, “Leviatán” ha sido y será siempre un nombre que en el imaginario popular y en la mente de algunos expertos traiga consigo cuestiones re-lacionadas con el mal y los demonios. LEVIATAN Los primeros habitantes de las aguas fueron dioses y diosas de antiguas civilizaciones, se les atribuye haber enseñado a los babilo-nios todas las artes y ciencias. A pesar de su agradable apariencia, la si-rena era a menudo presentada como una hechicera que arrastraba a los marinos ha-cia su muerte con su belleza y que retenía prisioneras a sus almas bajo las olas. SIRENA Rev Parcial-2.indd 6-7 09/04/2014 12:13:02
  5. 5. HISTORY HISTORY APOLO HADES POSEIDON AFRODITA Hijo del dios Zeus y de Leto, hija de un titán. Era también llamado Délico, de Delos, la isla de su nacimiento, y Pi-tio, por haber matado a Pitón, la legendaria serpiente que guardaba un santuario en las montañas del Parnaso. En la leyenda homérica, Apolo era sobre todo el dios de la profecía. Su oráculo más importante estaba en Delfos, el sitio de su victoria sobre Pitón. Solía otorgar el don de la profecía a aquellos mortales a los que amaba, como a la princesa troyana Casandra. Apolo era un músico dotado, que deleitaba a los dioses tocando la lira. Era también un arquero diestro y un atleta veloz, acreditado por haber sido el primer vencedor en los juegos olímpicos. Dios de los muertos. Era hijo del titán Cronos y de la titá-nide Rea y hermano de Zeus y Poseidón. Cuando los tres hermanos se repartieron el universo después de haber derrocado a su padre, Cronos, a Hades le fue concedi-do el mundo subterráneo. Allí, con su reina, Perséfone, a quien había raptado en el mundo superior, rigió el reino de los muertos. Aunque era un dios feroz y despiadado, al que no aplacaba ni plegaria ni sacrificio, no era maligno. En la mitología romana, se le conocía también como Plu-tón, señor de los ricos, porque se creía que tanto las co-sechas como los metales preciosos provenían de su reino bajo la tierra. El mundo subterráneo suele ser llamado Hades. Dios del mar, hijo del titán Cronos y la titánide Rea, y her-mano de Zeus y Hades. Poseidón era marido de Anfitrite, una de las nereidas, con quien tuvo un hijo, Tritón. Po-seidón, sin embargo, tuvo otros numerosos amores, es-pecialmente con ninfas de los manantiales y las fuentes, y fue padre de varios hijos famosos por su salvajismo y crueldad, entre ellos el gigante Orión y el cíclope Polife-mo. Poseidón y la gorgona Medusa fueron los padres de Pegaso, el famoso caballo alado. Poseidón desempeña un papel importante en numerosos mitos y leyendas grie-gos. Diosa del amor y la belleza, equivalente a la Venus roma-na. En la Iliada de Homero aparece como la hija de Zeus y Dione, una de sus consortes, pero en leyendas poste-riores se la describe brotando de la espuma del mar y su nombre puede traducirse como ‘nacida de la espuma’. En la leyenda homérica, Afrodita es la mujer de Hefesto, el feo y cojo dios del fuego. Entre sus amantes figura Ares, dios de la guerra, que en la mitología posterior aparece como su marido. Ella era la rival de Perséfone, reina del mundo subterráneo, por el amor del hermoso joven griego Adonis. [CULTURA] Nordicos ODÍN Es el rey de los dioses nórdicos. Principalmente es el dios de la guerra, pero también se le atribuyen la muerte, la poesía y la sabiduría. Pertenece a la raza de los Aesir, y es el padre de muchos de ellos. Odín se caracteriza por su búsqueda de la sabiduría. Sacrificó un ojo para poder beber del pozo de la sabiduría de Ymir, y se ahorcó du-rante nueve días en el árbol Ygdrassil. Estos sacrificios le permitieron conocer canciones y runas que le proporcio-naron una gran sabiduría. Además, Odín tenía la afición de camuflarse entre los mortales y recorrer por la tierra como un vagabundo. Odín es un dios muy importante en la trilogía nórdica. THOR Es el hijo mayor de Odín y dios del trueno. Su madre es Jord. La posesión más preciada de Thor es su martillo, Mjollnir, que fue fabricado por los enanos Brokk y Eitri. Cuando Thor lanzaba su martillo, éste volvía mágicamen-te a sus manos. Las tormentas se producían cuando Thor viajaba en un carro tirado por las cabras Tanngrisni y Tan-ngnost; los truenos y relámpagos aparecían cuando Thor lanzaba su martillo. Además, Thor poseía unos guantes que le permitían usar a Mjollnir, y un cinturón de la fuerza. LOKI Es hijo del gigante Farbauti y la giganta Laufey. A pesar de ello, también forma parte de los Aesir, ya que Odín le eligió como hermano adoptivo. Es descrito como hermo-so, pero también como malvado. Le gusta engañar a los dioses e incluso se enfrenta a ellos. Sin embargo, en otras ocasiones es su aliado, y comparte aventuras con Thor. Está relacionado con el fuego y la magia, y puede tomar la forma de varios animales. Rev Parcial-2.indd 8-9 09/04/2014 12:13:03
  6. 6. HISTORY HISTORY FRIGGA Es la diosa del amor, el matrimonio, la fertilidad y la ma-ternidad. Es la esposa de Odín, al que le ha dado muchos hijos: Balder, Hoder, Hermod, Bragi y Tyr. En algunos as-pectos, es similar a la diosa Freya. Tiene un palacio pro-pio en Asgard, llamado Fensalir. Su mensajera es Gna, quien viaja por el cielo montada en el caballo Hofvarpnir, que también puede cabalgar sobre el agua. Se dice que Frigga conoce el destino de todas las personas, pero que nunca lo revela. IDUN Es la esposa de Bragi. Es la diosa de la eterna juventud, y guarda en una caja las manzanas de oro que conceden vida y juventud eternas a los dioses. Cuando los dioses sienten que se acerca su envejecimiento, prueban un pequeño trozo de ellas y la juventud regresa a ellos. En una ocasión, Idun fue raptada por el gigante Thiazi, lo que hizo que los dioses envejecieran rápidamente. Finalmen-te, Loki la rescató, de modo que los dioses recuperaron su juventud. SKADI Es una diosa giganta del invierno. Su padre es Thiazi, quien murió mientras perseguía a Loki (que había recupe-rado las manzanas doradas) en forma de águila (Loki te-nía aspecto de halcón). Los dioses consiguieron quemar las alas de Thiazi, que cayó al suelo, momento aprove-chado por los dioses para matarlo. Skadi deseó vengarse, pero los dioses consiguieron reconciliarse con ella: Odín convirtió los ojos de Thiazi en estrellas, y permitió a Skadi casarse con uno de ellos. Sin embargo, sólo se le permitió elegir a su futuro marido mirando a los pies de los candi-datos. Ella eligió al poseedor de unos pies que le habían agradado pensando que se trataría de Balder, pero en realidad pertenecían a Njord. El nuevo matrimonio deci-dió vivir nueves días en Thrymheim (en las montañas), y nueve días en el mar, pero no les fue bien y finalmente Skadi abandonó a Njord por el dios Ull. Aztecas [CULTURA] TLALOC Es el dios de la lluvia, los truenos y los relámpagos. Lluvia tuvo un gran impacto en la vida cotidiana de los aztecas, ya que era una fuente de subsistencia para la agricultu-ra. Por lo tanto, los aztecas creían Tlaloc como uno de los dioses más importantes. Creían que Tlaloc se mani-festó a través de la lluvia y las tormentas en el cielo. Se le consideraba un dios generoso que llevó a la fertilidad, crecimiento, vida y sustento a la tierra , pero también ha creado temor entre la gente porque se podría producir inundaciones, tormentas y sequías. Los niños fueron sa-crificados en honor a Tláloc, porque sus lágrimas le ha-cían alegre y el trajo más lluvias a la región. HUITZILOPOCHTLI Es el otro dios que se representa en el Templo Mayor de Tenochtitlan. Huitzlopochtli es el dios de la guerra, el sol, y el sacrificio. Según la leyenda se cuenta que él llevó a los aztecas de su patria original Atzlan, al Valle de México, Tenochtitlan, donde encontraron un águila posada en un cactus como un signo del dios indicando que se queden allí. Huitzlopochtli es sin duda uno de los más elevado y celebrado de todos los dioses aztecas y, miles de sacrifi-cios se llevaron a cabo para este dios en guerra feroz con el fin de asegurar la supervivencia del sol en el ciclo del calendario largo de 52 años. Rev Parcial-2.indd 10-11 09/04/2014 12:13:03
  7. 7. HISTORY TEZCATLIPOCA QUETZALCOATL TONATIUH Tezcatlipoca, cuyo nombre puede ser traducido directa-mente como “espejo humeante”, era una deidad central en la cultura azteca. A pesar de ser uno de los cuatro dioses principales de la creación, también fue considerado el dios del cielo nocturno y el dios de los guerreros jóvenes y la guerra. Se le considera la encarnación del cambio a tra-vés del conflicto, especialmente a través de su relación con Quetzalcóatl, otro dios de la creación e importante deidad de los aztecasTezcatlipoca es siempre representado con rayas negras en la cara y también un espejo de obsidiana negro en el pecho o en la pierna derecha. Él se cree que es el dios que trajo la idea de los sacrificios humanos, prac-ticada específicamente para él una vez al año durante la Toxcatl, el quinto mes ritual. Tezcatlipoca, cuyo nombre puede ser traducido directamen-te como “espejo humeante”, era una deidad central en la cultura azteca. A pesar de ser uno de los cuatro dioses prin-cipales de la creación, también fue considerado el dios del cielo nocturno y el dios de los guerreros jóvenes y la guerra. Se le considera la encarnación del cambio a través del con-flicto, especialmente a través de su relación con Quetzal-cóatl, otro dios de la creación e importante deidad de los aztecasTezcatlipoca es siempre representado con rayas negras en la cara y también un espejo de obsidiana negro en el pecho o en la pierna derecha. Él se cree que es el dios que trajo la idea de los sacrificios humanos, practicada específicamente para él una vez al año durante la Toxcatl, el quinto mes ritual. El dios del quinto sol, que fue la época en la que los azte-cas vivían. Era un dios que proporcionó calidez y la fertili-dad, pero necesitaba la sangre del sacrificio para hacerlo. Superheroés: POR: CHRISTIAN BRONSTEIN Rev Parcial-2.indd 12-13 09/04/2014 12:13:04
  8. 8. HISTORY La psicología analítica nos ha enseñado que los mitos son las historias del alma. Si queremos comprender la psique occidental, tenemos que estudiar sus mitos. Patrick Harpur, El Fuego Secreto de los Filósofos ¿Quién no ha sentido nunca una emoción profunda al participar como lector o espectador (a través de la lite-ratura, el cine, el teatro o la televisión) de un relato heroico? ¿Quién, ante esas dramáticas representaciones épicas, no se ha sentido nunca transportado por su eco reverberante hacia las ondas distan-cias del mito y de los ideales más altos? ¿Quién no se ha identificado nunca con ese héroe, multifacético y perseverante, que bajo todas las formas de la realidad y la ficción, vuelve una y otra vez para inspirarnos? La figura del héroe, ese individuo extraordinario y semi-divino que lleva a cabo extraordinarias hazañas dotado de virtudes y poderes superiores a los de los simples mortales, es una constante histórica en todas las culturas. Sus primeras historias vivientes, los re-gistros extraordinarios de sus hechos, se remontan a la era mitológica. Zeus, Heracles, Sanson, Aquiles y Lancelot son algunos de los nombres más conocidos que este héroe universal ha llevado desde la lejana era del mito y la leyenda. Para la mentalidad mítica, pre-lógica y pre-filosófica, el mito no era concebido como una expresión artísti-ca del pensamiento o el sentimiento humano ni como una fábula ni como un género de la literatura oral. Como señaló el psicólogo analítico Wolfgang Giege-rich: “el hombre no se había vuelto aún un hombre psi-cológico, no había sitio para la creencia o la fe en lo que los mitos cuentan. El mito era inmediatamente la verdad de la naturaleza y la vida, era el conocimiento de la naturaleza.” En tanto el hombre de las culturas orales no consideraba a su psique como separada de la naturaleza, el mito no era considerado una crea- Rev Parcial-2.indd 14-15 09/04/2014 12:13:04
  9. 9. HISTORY HISTORY ción humana y subjetiva, era objetivamente la voz de la naturaleza expresándose a través de los hombres. Porque, en las poéticas palabras del mitólogo Joseph Campbell: “los símbolos de la mitología no son fabri-cados, no pueden encargarse, inventarse o suprimirse permanentemente. Son productos espontáneos de la psique y cada uno lleva dentro de sí mismo la fuerza germinal de su fuente.” No fue hasta la invención de la escritura que las mi-tologías orales comenzaron a “registrarse” y sistema-tizarse, convirtiéndose en obras narrativas definidas, propias de un autor. Los mitos siguieron recreándose a partir de la épica y el teatro, pero su es-tatus de “verdad” ob-jetiva fue siendo gra-dualmente sustituido por la filosofía racio-nal. La introducción del nuevo medio de comunicación ba-sado en el ordena-miento y la abstrac-ción (la escritura), favoreció el surgi-miento paulatino de una nueva forma de pensar: el Logos. La escritura daría lugar a la lógica, las mate-máticas y la ciencia empírica, despla-zando poco a poco al mito como siste-ma de significación colectiva. Para la antropología clásica del siglo XIX, el “mito” como tal se extinguió cuando la mentalidad mítica de las culturas orales fue reemplazada por la mentalidad filosófico/ racional de las culturas basadas en la escritura. Sin embargo, los estudios sobre hermenéutica simbólica encabezados principalmente por Carl Gustav Jung y Mircea Eliade durante la primera mitad del siglo XX comenzaron a revelar un enfoque muy diferente sobre el mito. La razón de que los relatos míticos e imagina-tivos nunca hayan dejado de representarse a la cons-ciencia humana a pesar del desarrollo de la filosofía y de la ciencia, comprendió Jung, residía en que existe en estos relatos un valor simbólico – no literal – que constituye un alimento indispensable para la cultura. Fundamentalmente, la psicología junguiana había puesto al descubierto como los motivos esenciales de los mitos ancestrales constituían una serie de núcleos de sentido recurrentes que de ningún modo habían agotado sus representaciones en el mito primordial, sino que han seguido manifestándose como motivos esenciales de todas las expresiones humanas, de to-das las culturas y de todos los tiempos, tanto en la re-ligión, como en la literatura, tanto en la filosofía como en los sueños del hombre moderno. A estos motivos esenciales, Jung denominó arquetipos, las estructuras o moldes simbólicos fundamentales de la psique. Aunque los arquetipos en si mismos son irrepresen-tables, se manifiestan en la cultura a través de sím-bolos (imágenes y mitos) cambiantes, vistiéndose con la imagineria de la época y de la psique individual en la que emergen. El mito es, así, la versión narrativa de un símbolo arquetípico. Esto es, todo relato que posea una profunda significación simbólica para la conscien-cia. El poder del mito reside precisamente en la significa-ción simbólica que contiene, en su capacidad de resonar en nosotros emocionalmen-te, de dar sentido a nivel colectivo. Un mito es, diría Jung, el resplandeciente dis-fraz de un arquetipo. A través de sus imaginativas fantasías, el mito está expre-sando metafóricamente las realidades arquetipales de la psique, así como las dra-máticas relaciones arquetipales que son significativas para la cultura y el momento histórico en que este se manifiesta y cobra forma. Pues es la existencia de es-tos arquetipos lo que hace que las fantasías más inve-rosímiles del mito sean sin embargo significativas para nuestra consciencia, ya que el arquetipo convierte a todo mito y a toda mitología en símbolos de una rea-lidad interior, metáforas de una realidad psíquica. La psicoterapeuta junguiana Francis Vaughan definió a los mitos como “sueños colectivos que reflejan la con-dición humana” (Sombras de lo Sagrado, 1996). En otras palabras, imágenes del alma. Por esta razón, como explicó Campbell, estos siste-mas míticos de significación colectiva que antes se manifestaban en la consciencia, al ser reemplazados por la forma lógica de ver el mundo, no fueron, de he-cho, anulados, sino que siguieron manifestándose en el inconsciente, que es su matriz y su fuente, tomando forma en los sueños del ser humano, y manifestán-dose en su vida consciente a través de su expresión estética y simbólica: el arte. El surgimiento de concep-tos seculares tales como “poesía”, “literatura” y “fic-ción” serían metáforas sociales aceptables para seguir expresando y recreando simbólicamente los motivos arquetipales del inconsciente de una forma que fuera admisible para el literalismo de la consciencia racional, al que tan difícil le es comprender y aceptar las reali-dades simbólicas de la psique. Vistos bajo esta luz, los mitos dejan de ser, como los imaginó la antropología clásica, esos relatos de tiempos primitivos y supersti-ciosos que hoy en día consumimos raramente como piezas de ficción para revivir en nuestra consciencia como un auténtico y resplandeciente panteón de sím-bolos. Uno de los arquetipos principales descubiertos por Jung es el del Héroe, y una de sus manifestaciones mitológicas más populares de los últimos setenta años es la de los superhéroes. Las historias de superhéroes no han dejado de multiplicarse desde que el primero de ellos, Superman, viera su aparición en Action Co-mics en 1938. Desde entonces, los héroes enfunda-dos en llamativas vestimentas, dotados de poderes celestiales y armados de elevadas virtudes morales, no han dejado de vivir aventuras interminables tanto en la imaginación de la sociedad moderna como en prácticamente todas las formas de representación estética: historieta, animación, cine, radio, televisión, teatro, incluso literatura, y su notable influencia como fenómeno cultural no parece estar disminuyendo con el tiempo, sino por el contrario, parece estar crecien-do. Hoy en día, los superhéroes parecen estar más vivos que nunca, sino tanto en las clásicas viñetas que los vieron nacer como en el cine, cuyas adaptaciones se han convertido, en los últimos años, en la mayoría de los estrenos cinematográficos más taquilleros del mundo, convocando al público de todas las edades para presenciar sus aventuras durante múltiples se-cuelas. Chris Claremont, el clásico guionista de los X-Men de los 80, fue el primero en decirlo: “los superhéroes qui-zá son la mitología de Estados Unidos, cuyos héroes -David Crokett, Buffalo Bili, G. A. Custer- y gestas más antiguas no tienen más de 200 o 300 años. Estados Unidos no tiene una mitología propia. Escandinavia tiene sus sagas y leyendas, Germania su épica, Espa-ña tiene al Cid. Nosotros no tenemos héroes mitológi-cos, nuestros héroes son muy jóvenes aún”. Sin embargo, si los superhéroes tuvieron sus cunas en el gran país del norte, su influencia pronto se tras-ladaría con fuerza prácticamente a todo Occidente, sin perder su poder de fascinación en otras regiones y contextos. ¿Podemos afirmar que semejante influen-cia se explique meramente por el imperialismo cultural norteamericano o por los rasgos actuales de la cultura moderna, enajenada por el consumo de productos vi-suales sorprendentes, y por el escape al mundo de la fantasía y del espectáculo sin sentido? ¿Podemos afirmar que semejante influencia se explique meramente por el imperialismo cultural nortea-mericano o por los rasgos actuales de la cultura moderna, enajenada por el consumo de productos vi-suales sorprendentes, y por el es-cape al mundo de la fantasía y del espectáculo sin sentido? Rev Parcial-2.indd 16-17 09/04/2014 12:13:05
  10. 10. HISTORY HISTORY ¿O deberíamos suponer que la relevancia de estos personajes y estas figuras es tal porque tienen un sen-tido para nuestra cultura, porque, pese a todos sus simbolismos locales, parecen resonar en una univer-salidad de contextos? Guillermo del Toro, responsable de las dos adaptacio-nes cinematográficas de Hellboy, sostiene algo muy similar a esto: “El mundo necesita una nueva mitolo-gía, y ésa es la de los superhéroes… Hay una deman-da de una mitología fresca y aceptable para los jóve-nes. El superhéroe representa al Aquiles, al Héctor de nuestros días”. El hecho de que aparezcan cada vez más películas de superhéroes no se debe, sostiene del Toro, a una falta de imaginación, sino a “la necesidad de crear ficción en un mundo que progresivamente se olvida del aspecto espiritual, que no cree en la magia ni en las cosas abstractas y sólo en lo material y en lo inmediato… Este es un período política y humana-mente muy desconcertante, en el que se ha producido un serio retroceso en la línea ética de la hu-manidad como especie y se requiere de un replanteamiento de la exis-tencia en términos heroicos”. A los ojos de la psicolo-gía arquetipal, podría-mos decir que el mito del superhéroe, con una subjetividad cultural en parte norteamericana y en parte intrínse-camente posmo-derna y transcul-tural, se presenta actualmente como el símbolo más fuerte del arquetipo del héroe. No es una audacia suponer que el simbolismo arquetípi-co de los superhéroes es a fin de cuentas lo que hizo que lleguen a ser tan populares y que de a poco hayan ido abriéndo-se camino más allá de las páginas de las historietas y convertido, en el mundo de la imagen y de los productos culturales, en una forma colectiva de mitología moderna. Al igual que el mito, que se va constituyendo con di-ferentes versiones contadas de la misma historia, que va mutando y cambiando pero siempre manteniendo su motivos esenciales, esto ha tenido lugar también en los personajes del comics, muchos de los cuales han ido desarrollándose y adquiriendo el carácter de cada época, llegando a redescubrirse y reinventar-se a sí mismos, como si, en palabras del mitólogo Joseph Campbell, “la fuerza germinal de su fuente” fuera inagotable. Desde sus versiones más sencillas, ingenuas o infantiles hasta las que han expresado te-mas de gran complejidad y profundidad humanos, los superhéroes han desafiado los prejuicios de su género y se han abierto camino a la consciencia popular por la propia fuerza de su valor simbólico. La última película de Batman,The Dark Knight, de Christopher Nolan, ha entrado en la lista de films que más dinero han recaudado en la historia del cine, y ha sido aclamada de manera general tanto por el público como por la crítica como una auténtica “tragedia mo-derna”, elevando el listón para las futuras represen-taciones de estos personajes, demostrando que sus elementos esenciales siguen siendo tan significativos hoy para nosotros como lo fueron ayer y como pro-bablemente lo serán siem-pre. Rev Parcial-2.indd 18-19 09/04/2014 12:13:05
  11. 11. HISTORY Rev Parcial-2.indd 20 09/04/2014 12:13:05

×