“DIOS ES UNA CONDICION”

¿BUSCAS RESPUESTAS?
HAZ LAS PREGUNTAS…
¡CORRECTAS!

TEORIA DEL TODO, TEORIA DE LA NADA.
SOY, LUEG...
“Todo debe estar basado en una simple idea. Finalmente, una vez que la hayamos
descubierto, será tan persuasiva, tan hermo...
Para ello vamos a saltar continuamente entre lo que sabemos en la actualidad y el
punto o el lugar en que todo empezó: Egi...
Cuenta la historia que Napoleón fue conducido hasta los pies de la Gran Pirámide
con la promesa de la revelación de algo e...
¿Nunca te has preguntado por qué las matemáticas son tan efectivas para describir
la realidad? ¿Por qué todas las leyes fí...
Estamos buscando un patrón, no lo olvides, una escala que conecte ambos mundos
y que también, en cada mundo por separado, ...
Algunas de las cosas que nos han contado simplemente no son ciertas. Henry
Lincoln, autor de “El enigma sagrado” ha afirma...
No es casualidad que diferentes culturas y creencias a lo largo de la Historia, hace
ya mucho tiempo, se decantaron por es...
Mi percepción es dual, incluso mi mente: todas mis experiencias o las
manifestaciones de la naturaleza de hecho lo son. Vi...
Si no somos capaces de conceptualizar ese mundo imaginario es porque nos han
despojado de nuestra divinidad, de nuestra co...
Fue Galileo Galilei quien expresó con extrema intuición: “No es posible leer el
universo mientras no hayamos aprendido su ...
Pero… tampoco podemos basarnos sólo en las matemáticas, con todo su código
técnico. Vuelvo a reiterarlo, hay que aplicar l...
“Cuando hayas eliminado lo imposible, aquello que quede por muy improbable que
sea debe de ser la verdad”, una frase, comb...
“Luego de milenios de investigación ese interrogante está al fin contestado por la
ciencia: se demuestra que las reglas y ...
Los números irracionales son especiales, no son números normales. En realidad no
son números, son relaciones; En otras pal...
Leonardo fue un teórico del arte de la pintura, y
un firme defensor de su imbricación con las
matemáticas. Su obra – Trata...
“Si estoy en lo cierto y el cosmos es sólo matemáticas, entonces una estructura
matemática no describe un Universo, es el ...
Un codo es un número, un valor, en concreto: 0,5236…. Representa un punto pero
también puede ser una distancia (una línea)...
El
Piramidón:
π/2

2π

π/2
π/2

π/2

Altura = 1m

La clave reside en identificar claramente los conceptos, para ver cómo p...
¿Seguimos adelante?
Si preguntamos a cualquiera que defina ¿qué es el número ? te dirá precisamente
eso: que no es sólo u...
 no es el único valor que expresa una relación.  () ò fi, el llamado “numero de
oro” también es, en sí, una relación: la...
¿Cuál es la explicación? Si regresamos de nuevo al Antiguo Egipto lo entenderemos.
La Gran Pirámide de Keops, a escala, pu...
Si cada una de las circunferencias pudiera ser representada, a escala, con una
circunferencia de radio 1 ocurre un suceso ...
*√ = 4 (Casi 4, 3,99….) 15. Observa que 4 = 2 x 2. Aquí tenemos nuevamente la
combinación de dos valores irracionales co...
Para entender el problema hemos de entender el concepto de trinidad. El 3 siempre
lo hemos de ver de forma entrelazada, el...
Según el místico Jiddu Krishnamurti “el observador es lo observado” ¿entiendes
ahora la diferencia, o la coincidencia?
“La...
“Tu mente crea la realidad” parece ser una realidad compartida desde el bando más
espiritual, pasando por los físicos, has...
Tal comprensión representa la entrada a un nuevo mundo: la cuarta dimensión, allí
donde reside el espacio y el tiempo, la ...
El 5, por lo tanto es la identificación, mi capacidad de interactuar con el mundo, no
sólo la percepción en sí. ¿Qué signi...
Los números áureos expresan arte, estética y diseño; No sólo eso, también, como
verás, expresan movimiento. La última rela...
A partir de la introducción de este ingrediente (los números reales), la geometría
parece detenerse o avanzar muy lentamen...
Aquí observamos una relación tridimensional, ¡es lógico! Tenemos que tener 3
estructuras geométricas, no sólo el cubo, cla...
La suma de los cuadrados de los catetos es igual a la suma del cuadrado de la
hipotenusa. Pitágoras es la Ley Suprema prim...
El último valor áureo que nos falta es el valor áureo e. Este valor es la expresión
del movimiento ya que, su formulación ...
 representa las formas esféricas (o elípticas) perfectas.  representa el crecimiento
espacial, también la unidad (él y s...
 - 2 = Codo egipcio. Un punto y una superficie, una esfera y un cuadrado desde
diferentes puntos de vista relacionados.
...
Euler se topó con una increíble relación entre e y el no menos enigmático π. Estas
dos maravillas numéricas de la naturale...
Observa que, cuando elevamos un número 3 veces (3 dimensiones) nos da un cubo o
un dado. Si la Gran Pirámide define toda s...
1 que son 7. 7 que son 1. El resto de números de la escala decimal (fractal) no son más que una
combinación de los 7 prime...
Dios es una condicion
Dios es una condicion
Dios es una condicion
Dios es una condicion
Dios es una condicion
Dios es una condicion
Dios es una condicion
Dios es una condicion
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Dios es una condicion

639 visualizaciones

Publicado el

Teoria del Todo, Teoria de la Nada. Una formulación de la relatividad universal

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
639
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
1
Acciones
Compartido
0
Descargas
8
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Dios es una condicion

  1. 1. “DIOS ES UNA CONDICION” ¿BUSCAS RESPUESTAS? HAZ LAS PREGUNTAS… ¡CORRECTAS! TEORIA DEL TODO, TEORIA DE LA NADA. SOY, LUEGO VENGO; SOY, LUEGO VOY. (Punto y final). Ricard Jiménez García 15/10/2013
  2. 2. “Todo debe estar basado en una simple idea. Finalmente, una vez que la hayamos descubierto, será tan persuasiva, tan hermosa, que nos diremos los unos a los otros: si, cómo podría ser de otra manera” John Wheeler. ¡Bienvenido! Si has llegado hasta aquí, y estás a punto de leer esto, debes de saber que la culpable ha sido tu curiosidad, tu necesidad de respuestas. La curiosidad no es sino la llave de la atención y la atención abre la puerta al conocimiento 1. Lo que te voy a explicar es algo muy especial, algo que cambiará tu mentalidad, se trata del conocimiento universal, el funcionamiento del universo. Por eso lee esto cuando estés tranquilo, relajado. Para comprenderlo bien has de conectar conmigo, con mi pensamiento. ¿Comenzamos? Lo primero, has de entender que, en nuestro universo, nada tiene sentido por separado, porque todo es dual; Por lo tanto, vamos a hablar de cómo funciona todo y esto incluye también ¡Tu mente! Como verás, no se trata exclusivamente del misterio que representa la luz o la gravedad, también es la unificación de otros dos mundos separados: tú y tú subconsciente. No me quiero adelantar, pero al final ineludiblemente se te planteará un dilema moral que, quieras o no quieras, tendrás que abordar. Yo te pongo sobre aviso, te explicaré la esencia de las cosas, pero aquí, ¡tenlo claro!, no sólo eres el lector o el observador; También serás participante. 1 Francisco Mora, experto en neuro-educación. Ricard Jiménez: mundoaureo@gmail.com Facebook: soy luego vengo soy luego voy Página 2
  3. 3. Para ello vamos a saltar continuamente entre lo que sabemos en la actualidad y el punto o el lugar en que todo empezó: Egipto. Ya sabes: “Volver al origen no es retroceder, quizás sea andar hacia el saber” 2 Este manual, por lo tanto, no está dirigido solamente a gente de ciencia sino que quiere llegar a todo el mundo. La solución es hacerlo sencillo, como en la naturaleza: simple y elegante. La formulación del patrón universal, de este hilo conductor que dé sentido a estos cosmos que percibimos perfectamente ordenado es lo más simple. Para entenderlo lo más importante es cambiar nuestra perspectiva, es decir, entender los conceptos. Somos seres humanos y tenemos todo tipo de creencias. La forma de llegar a ellas varía desde argumentos razonados a la fe ciega 3, como es el caso de la religión. Ahora bien, aunque seas una persona culta y con conocimientos, tus creencias no dejan de estar basadas en la experiencia personal, en la educación, pero también en el adoctrinamiento. Porque… ¿Qué ocurriría si te dijera que esta ciencia en la que crees, no diré que esté equivocada, pero si desencaminada? ¿Dejarías de leer? Espero que no. Pues bien, te lo digo ya, todo lo que sabemos es perfecto en su evolución; El problema es que falla en sus comienzos. Para entenderlo, por tanto, hemos de ir hasta el origen, hasta la raíz del problema. Pero aquí, como verás, convergeremos en un punto, el punto de la creación donde vamos a encontrarnos perfectamente fusionados: ciencia y religión, mente y materia, matemáticas y filosofía así como también eso que todos buscan, la onda y la partícula… En definitiva, vamos a ese punto inicial donde reside la luz y la gravedad, pero también, tu conciencia. La moderna Teoría del Todo establece que, ha de existir una formulación que conecte, en un solo patrón, todas las leyes de la física existentes. Ahora bien, tal patrón, si es universal, ha de explicar no sólo lo que sucede en el plano material; También ha de ser capaz de explicar que es lo que ocurre en ese plano cuántico o inmaterial, el lugar donde residen las ideas, la conciencia o el alma. Entonces… ¿Cómo buscar tal patrón? No nos podemos basar sólo en la observación, en la experimentación o en la razón. Para llegar allí hemos de considerar un nuevo actor, uno que ha estado aquí mucho antes de que la lógica nos acompañara: hablo de la intuición, ese instinto que siempre ha funcionado y nos ha puesto sobre el camino de lo que es, efectivamente, verdadero. Si hemos de abordar, irremediablemente, ambos planos de la existencia, el material y el inmaterial por fuerza hemos de cambiar nuestra perspectiva. Hemos de olvidar el dogma que, desde nuestra más tierna infancia, han grabado en nuestro subconsciente, que el mundo humano y el divino, son mundos separados. Hemos de entrar, como Leonardo en su famosa pintura, desnudos o lo que es lo mismo sin dogmas, con una mente abierta. 2 3 Macaco: “Moving” Paul Davies “La Mente de Dios” Ricard Jiménez: mundoaureo@gmail.com Facebook: soy luego vengo soy luego voy Página 3
  4. 4. Cuenta la historia que Napoleón fue conducido hasta los pies de la Gran Pirámide con la promesa de la revelación de algo extraordinario. ¡Quien domine la pirámide dominará el mundo!, le anunciaron de camino. Allí le dijeron que el Wadjet o amuleto que llevaba al cuello y que debía entregar, un Ojo de Horus no era sino la llave del Amentí, el reino del más Allá. También le explicaron que la pirámide no es más que un modelo a escala de ese Mas Allá. Y que, fue Thoth quien, por orden de Osiris, entregó a los reyes de Egipto los planos de esta “Máquina de la inmortalidad” para que fuera construida en piedra y sirviera como preparación del viaje que tú ahora acabas de iniciar 4. 4 Javier Serra “El secreto egipcio de Napoleón”. Ricard Jiménez: mundoaureo@gmail.com Facebook: soy luego vengo soy luego voy Página 4
  5. 5. ¿Nunca te has preguntado por qué las matemáticas son tan efectivas para describir la realidad? ¿Por qué todas las leyes físicas pueden ser expresadas en términos matemáticos, incluyendo lógicamente a la geometría o la probabilidad? ¿Por qué la mayoría de nuestras fuerzas físicas se manifiestan al cuadrado o en términos binarios? Ò… ¿Por qué después de cientos de años de evolución muchas conjeturas matemáticas, sin resolver, se acumulan en la mesa a la espera de una solución? Quizás nuestra visión, nuestra forma de entender las cosas esté equivocada, quizás sea porque no podemos explicarlo todo por medio de la razón. Entonces entiende, sólo déjate llevar y verás, como sólo a través de la intuición puedes acceder a otra forma de entender la vida, la realidad y tu mente. Un nuevo mundo en el que ahora serás tú, el nuevo faraón. Una de las principales enseñanzas de la física cuántica es la de revelarnos un universo muy diferente al que Newton o Maxwell 5 habían diseñado, no así Galileo o Kepler. Se trata de un mundo diferente donde el determinismo o la razón, como por arte de magia, desaparecen. En el mundo subatómico una partícula también puede ser una onda. Maxwell al estudiar los campos electromagnéticos ya descubrió esta paradoja de la Luz. Pero, el misterio aún va más lejos, una partícula puede desdoblarse, estar en distintos puntos del espacio al mismo tiempo o incluso desaparecer al observarla ¿Tú lo entiendes? Hameroff, creador de una serie de conferencias bajo el título, “Hacia una ciencia de la conciencia” y autodefinido budista cuántico lo describía así: Material quiere decir “materia”, materia se deriva de algo más fundamental, que es la geometría cuántica espacio-temporal. Así es que esto va mucho más allá, por debajo de la escala de la materia: “La base de lo material es… ¡inmaterial!”. Es importante, por tanto, que entiendas esto. La base de todo lo que conocemos como materia en el fondo no es más que la manifestación de algo inmaterial. Lo inmaterial no tiene “sustancia” tal y como conocemos, no le afectan las leyes de la física (aquí dejan de funcionar) y es independiente del espacio y el tiempo. En definitiva, la base de la existencia podemos decir que es puramente “conceptual”. Entonces vamos a separar, de inicio, dos mundos: el plano físico y el inmaterial. Al segundo a mí me gusta darle un nombre especial, el mundo imaginario. Ahora bien, tú lo puedes definir, depende de tus creencias, como prefieras. El monismo neutral, la corriente de pensamiento más próxima a esta filosofía, cada día más extendida, cree que hay una entidad subyacente común que hace que surja, por un lado la materia y por otro la mente. En nuestro modelo esa entidad subyacente que hace que surjan ambas es la geometría cuántica del espacio-tiempo. En las tradiciones Védicas podría llamarse brahmán, el fundamento subyacente del ser. Tú, como he dicho, lo puedes llamar como prefieras: espíritu, cosmos, gravedad cuántica, lo que sea que posibilita que surja tanto la mente como la materia y subyace a toda la realidad. Una teoría del todo, la última frontera de la ciencia, ha de establecer una única formulación matemática que dé sentido a la idea de un Universo conectado, un único patrón que quizás también exprese el sentimiento de unidad que los antiguos (incluyendo a Newton) ya intuyeron. 5 Maxwell fue el primero en introducir el concepto de “éter incorpóreo” para referirse a la estructura subyacente que diera sentido al movimiento de la luz en el universo. Ricard Jiménez: mundoaureo@gmail.com Facebook: soy luego vengo soy luego voy Página 5
  6. 6. Estamos buscando un patrón, no lo olvides, una escala que conecte ambos mundos y que también, en cada mundo por separado, pueda servir para describir todo cuanto sucede. Cuando nos referimos a esta escala, por tanto, la misma ha de servir para describir lo que sucede allí en lo alto, donde la relatividad y la Luz se nos manifiestan, como también en lo más diminuto, el lugar donde el espacio y el tiempo parecen converger en un punto. Si las matemáticas han de ser la guía que dé sentido a este patrón entonces, por fuerza, hemos de hacer caso a un principio universal más definido, ese principio casi místico (ya no tanto): “como es arriba es abajo”. Sólo así podremos extender este mundo conceptual o imaginario a nuestro mundo, el que denominamos “real”. Porque… ¡Para un momento y piensa! ¿Qué hay en el Universo que se pueda considerar precisamente así… ¡universal!? No puede ser de otra manera, las matemáticas son el soporte de toda la física que conocemos. Lobachevsky, autor de referencia, fue el creador de la geometría hiperbólica. Él así lo pensaba cuando decía que no hay rama de las matemáticas, por abstracta que sea, que no pueda ser aplicada (algún día) a nuestro mundo real. Las matemáticas son universales. Un mismo concepto matemático puede tener la validez en cualquier punto del universo. Así ha sido y así será, siempre. Las fórmulas matemáticas relacionan conceptos. Esto es sumamente importante de entender; Así pues, las características de nuestro Universo siguen las mismas pautas, son la relación entre 2 ò más conceptos (velocidad y tiempo, energía y gravedad ò los 2 posibles resultados que se dan en probabilidad 0/1). Si quieres verlo de otra manera piensan que las “relaciones” no son más que un sinónimo de “condiciones”. Nuestro objetivo, por tanto, es buscar qué condiciones se han de dar, que puedan ser equivalentes tanto a un nivel físico como conceptual. Al llegar a este punto recuerda, ¿Hasta qué punto lo que consideramos fuerzas, (como dijo Einstein, al referirse a la gravedad), no son más que una ilusión? Si piensas de esta manera verás que lo importante no son las fuerzas, sino los elementos que se relacionan, los conceptos. Nuestro mundo está regido por la causa y el efecto. La física siempre nos explica los efectos, pero poco o nada puede decirnos de las causas. Cuando un lápiz se cae observamos los efectos pero no la gravedad en sí. Lo que denominamos energía o electromagnetismo, como la gravedad, en su esencia es desconocida, aunque en infinitos planos se nos manifieste. Podemos llegar hasta el mismo punto de la creación, el cuestionado Big-Bang para darnos cuenta que, desde ese punto inicial, energía y gravedad son los constituyentes básicos del Universo; Y, en el fondo, no conocemos las causas de ninguno, sólo sus efectos. A su vez este mismo modelo, y en eso coincidimos, nos dice que al crearse el espacio también tuvo que originarse el tiempo. Nuestra percepción, nuestro pensamiento, es equivalente (al hablar de realidad), a energía y gravedad, los constituyentes del Universo: Lo que percibo es lo que siento. Mi sentimiento es mi realidad y ésta se me manifiesta en forma de espacio y tiempo: nuevamente la dualidad. Ricard Jiménez: mundoaureo@gmail.com Facebook: soy luego vengo soy luego voy Página 6
  7. 7. Algunas de las cosas que nos han contado simplemente no son ciertas. Henry Lincoln, autor de “El enigma sagrado” ha afirmado muchas veces que la Historia, tal y como nos la han enseñado, es apenas una caricatura borrosa y deformada de una realidad que siempre fue escamoteada deliberadamente. Ambos pensamos que esto es consecuencia del deseo tácito de todas las fuerzas y poderes implantados a lo largo del Tiempo para justificar sus actitudes dominadoras. Pero esto, esto va a cambiar… muy pronto. Imagina, por un momento, que el tiempo no fuera lineal sino que, como decían los antiguos, fuera cíclico; En otras palabras, recurrente. Si estamos buscando un patrón universal que conecte todas las escalas entonces hemos de mirar si estas escalas se extienden en línea recta o si, por el contrario, son curvadas. Esto, aunque no te lo parezca, es fundamental. Si las escalas se extendieran en línea recta (infinitamente) nos encontraríamos con una contradicción. Si pensamos en este patrón, en su vertiente física, algo inherente a nuestro universo, el caos ¿Dónde quedaría? Sólo haría falta una mínima perturbación para que se abandonara tal trayectoria y pasara a ser curvada. Además un universo “circular” da mucho más sentido a la intuición que tenemos de vivir en un universo conectado en el espacio, pero también en el tiempo. En un universo circular, además, ambos conceptos estarían entrelazados, no sólo por un punto (en línea recta) sino en todas las orientaciones espaciales, algo que el sentido común parece indicar. Pero, bueno, no nos adelantemos. Observemos primero que es lo que pretendemos: entender en su esencia que es lo que significa la búsqueda del Santo Grial, ese patrón universal. Al referirme a él he hablado de Teoría, aunque para ser estrictos sería más correcto hablar de Conjetura, de posibilidad. Si no lo he hecho es porque estoy seguro de su existencia; Es más, te lo voy a demostrar. ¿Por qué la historia de la ciencia es la historia de una evolución, de una unificación en las leyes conocidas? A medida que la ciencia y el conocimiento ha evolucionado hemos venido observando cómo diferentes leyes, que se pensaban eran independientes no lo eran, estaban conectadas entre sí, dice P.Davies. A día de hoy, se establece la posibilidad que tal formulación pueda estar muy próxima a llegar. En el fondo el asunto se reduce a integrar la teoría de la relatividad con la gravedad cuántica. Todas las demás han podido ser unificadas, algo que Einstein, aunque lo intentó, nunca pudo conseguir. La cuestión de fondo reside en dos frentes: el primero, el que establece que dicha conexión sea puramente conceptual (matemática); el segundo la posibilidad (remota) que tal formulación explicará conceptos como la evolución o el comportamiento únicamente en términos físicos. A esta última la podemos denominar la versión “oficial”, el mecanicismo o materialismo. La primera entra de lleno en el plano metafísico o “espiritual”. Aquí cabe recordar que “espiritualidad” significa interactuar con “intuición”. En términos algo más físicos podemos referirnos a ella como un cierto tipo de guía o sabiduría cósmica que influye en nuestras elecciones, lo que podría deberse a los valores platónicos incorporados en la geometría fundamental del espacio-tiempo. Ricard Jiménez: mundoaureo@gmail.com Facebook: soy luego vengo soy luego voy Página 7
  8. 8. No es casualidad que diferentes culturas y creencias a lo largo de la Historia, hace ya mucho tiempo, se decantaron por esta visión ancestral, la que establece que, en el fondo, somos hijos del Tiempo. Porque… ¡fíjate! Fusionar la relatividad con la gravedad, esta “Ley” unificadora, en su esencia más profunda, no deja de ser una manifestación de la aparente contradicción de juntar el infinito y la nada. Para entenderlo hay un pequeño truco, la sencillez, que equivale, a su vez, a aceptar o comprender como vemos la realidad de forma limitada. Entonces, ¡abre tú mente! El patrón universal es equivalente a entender cómo podemos fusionar el Universo y tu Mente; la unión de dos mundos hasta ahora separados. ¿Demasiado metafísico? ¿Eres reticente? Bien, entonces explícame por qué vivimos en un mundo, en esencia binario. ¿Por qué todo se manifiesta como espacio y tiempo o, en el fondo, energía y gravedad? ¿Por qué todo es electromagnético? ¿Por qué la Luz o un fotón es una partícula pero también una onda? ò ¿Por qué, como decía Sagan: “nada toca nada”? Si buscamos un patrón universal éste ha de poder expresar, en una sola escala, tanto lo que ocurre en el mundo real, como en el imaginario. El mundo cuántico, irracional o como dijo Einstein, fantasmal, también ha de estar compuesto por la misma escala. El problema final es entender, de forma matemática, como conectamos todas sus escalas; Cómo pasamos de un punto inicial a un punto final formando en su camino, todo un Universo. Si eres matemático tengo dos noticias, una buena y otra mala: La buena, cómo dice Max Tegmark es que sólo existen las matemáticas, no hay más. Eso es todo lo que existe. De acuerdo con él las matemáticas crean la realidad. La mala, que la forma en que las utilizamos, desde su inicio están mal. Hoy día, las matemáticas son como un gigante cojo y que anda, además, con el paso cambiado. Si no lo eres, si las matemáticas te parecen complicadas, no sólo hay una buena noticia, sino dos; la primera, para entender el universo sólo necesitas saber sumar y multiplicar, nada más. La segunda: incluso (casi) sin matemáticas, sin fórmulas complicadas, también te lo puedo explicar. Además, no puede ser de otra manera; Como dijo Bordas-Desmoulin: “Sin matemáticas no se penetra hasta el fondo de la filosofía; sin filosofía no se llega al fondo de las matemáticas; sin las dos no se ve el fondo de nada”. Ricard Jiménez: mundoaureo@gmail.com Facebook: soy luego vengo soy luego voy Página 8
  9. 9. Mi percepción es dual, incluso mi mente: todas mis experiencias o las manifestaciones de la naturaleza de hecho lo son. Vivimos en un universo dual, binario, donde todo es Luz en forma de futuro, presente y pasado. En el cosmos, por tanto, tenemos dos ejes, dos realidades, como una escala en que dividimos todas las manifestaciones. También tenemos dos ejes conceptuales donde residen la energía y la gravedad, pero… en un universo en constante movimiento ¿qué pueden ser sino espacio y tiempo, ambos conceptos? Si lo viéramos en términos geométricos serían como dos planos contrapuestos, como las ondas de las olas en ese mar insondable de luz o de energía que nos envuelve. ¿No sé si estarás de acuerdo? Hasta ahora sólo he descrito como el universo parece manifestarse, pero… ¡tampoco he tocado nada! En nuestro universo todo es luz, todo es movimiento, ninguna posición puede ser definida porque nada es inmóvil, todo se mueve a velocidad estelar. Nuestra realidad, como expresa David Eagleman no es más que un show televisivo en directo aunque, eso sí, con un ligero retraso (paradójicamente, casi en diferido). La naturaleza se reproduce en base a la luz, la que se consume en este “momento” y la que algún día se almacenó naturalmente en base a determinados compuestos. Sólo con la luz, la del presente y la del pasado, creamos el espacio, el universo se reproduce, cambia su estado. Por eso la luz es un límite en el universo. Es la frontera natural donde se intercambian espacio y tiempo. Esta es la singularidad de la teoría de la relatividad. Pero… si todo se mueve, si nada permanece ¿Dónde almacenamos lo que recordamos? ¿Dónde se guardan las ideas? ¿Por qué soñamos? Está claro que hay dos mundos: yo y mi subconsciente. Dos mundos separados pero unidos en un universo conceptual, con un contorno cerrado, una esfera sin contorno, con la velocidad de la Luz como límite imaginario. Robert Kurzban, psicológo evolucionista, también piensa realmente que no eres tú el que dirige el “cotarro” sino ese otro ser imaginario, tu “yo” inconsciente en lo profundo de tu mente. Él lo describe así, de forma magistral: “Tú no tienes acceso a la silla en que te sientas, no tienes acceso a ti”. La ciencia de los números y el arte de la voluntad son las dos claves de la magia decían los sacerdotes de Memphis; “Ellas abren todas las puertas del Universo”. La magia es la expresión de cómo la voluntad, la intención o el pensamiento crean nuestra realidad (la magia es hacer ver como algo real algo que no existe). La ciencia de los números también es fundamental, porque los números y su geometría son el conocimiento. Si entendemos cómo funciona el Universo dice Hawkings podemos controlarlo: exactamente lo que, a escala teatral, hacen los magos; También la religión. Puede que por esto en la mitología siempre se nos represente a los Dioses del mundo antiguo como señores del espacio y del tiempo. Sus implicaciones son muchas, supone un cambio radical en la percepción del espacio (nuestro pensamiento o como la mente crea la realidad) y del tiempo, al entender que éste no es lineal como muchas religiones se empeñan en hacernos pensar. Ricard Jiménez: mundoaureo@gmail.com Facebook: soy luego vengo soy luego voy Página 9
  10. 10. Si no somos capaces de conceptualizar ese mundo imaginario es porque nos han despojado de nuestra divinidad, de nuestra conexión universal, nos han separado el alma del cuerpo, el mundo real del imaginario. Desde Horus hasta nuestros días ellos ya sabían que allá donde fuera ella (nuestra alma) nuestras creencias la seguirían. Como dice Xavier Robert, uno de los filósofos más clarividentes en la actualidad: “Dios puso una cuña entre el alma y el cuerpo” No es por tanto sólo a través del razonamiento, sino de la intuición que es posible volver a reconciliar alma y cuerpo, espacio y tiempo, recuperar nuestro papel en la evolución después de mucho tiempo. Quizás, la trascendencia espiritual descrita como “iluminación” por distintas culturas no sea más que un fenómeno donde, literalmente, la luz obtiene conciencia de sí misma y percibe su eternidad 6. Vamos a tratar de extrapolar todas esas características de nuestro universo físico a nuestro mundo conceptual, numérico. ¿Y qué características son estas?: El concepto de punto inicial, la dualidad, la dimensión fractal, la disposición espacial, las constantes universales y algo muy moderno, el entrelazamiento. 6 Sri Aurobindo Ricard Jiménez: mundoaureo@gmail.com Facebook: soy luego vengo soy luego voy Página 10
  11. 11. Fue Galileo Galilei quien expresó con extrema intuición: “No es posible leer el universo mientras no hayamos aprendido su lenguaje y nos hayamos familiarizado con las letras en que está escrito. Está escrito en lenguaje matemático y las letras son triángulos, círculos y otras figuras geométricas, sin la que es, humanamente imposible, comprender una sola palabra. Sin ellas uno deambula perdido por un oscuro laberinto. Posteriormente fue Kepler, quien formuló las 3 leyes del movimiento planetario, quien dijo: “La geometría existía antes de la Creación, es co-eterna con la mente de Dios, la geometría ofreció a Dios un modelo para la creación. La geometría es Dios”. Más recientemente, el eminente científico John Barrow así lo expresaba “Ya es enigmático que el mundo venga descrito por la matemática” (…) “Pero que además lo sea por matemática simple, de un tipo tal que unos pocos años de estudio nos permite actualmente familiarizarnos con ella, es un misterio dentro de un enigma”. Solo la geometría puede ayudarnos a desvelar todos estos misterios. La geometría me indica como el Universo se comunica porque la geometría es la parte más “sensitiva” de las matemáticas y como tal es un lenguaje. Además, la geometría es simple y elegante y, lo que es más importante, no parte de axiomas predeterminados: lo que ves es lo que hay. La geometría no viene condicionada por el lenguaje matemático Este sentimiento ha sido expresado por muchos autores. Marcus Du Suatoy7, matemático y comunicador piensa: “A primera vista es difícil creer que la complejidad del mundo natural pueda basarse en ideas matemáticas simples, pero la teoría de las formas fractales ha puesto en evidencia que incluso los rasgos más complejos del mundo natural pueden recrearse utilizando fórmulas matemáticas sencillas.” Heinz Pagels, en su libro “El código Cósmico” dice: “(…) Lo que están encontrando los científicos es que la arquitectura del Universo ha sido edificada realmente según unas reglas universales invisibles que yo llamo el código cósmico; el código constructor del Demiurgo” El Demiurgo es el constructor (imaginario) que Platón pensaba construyó el mundo. Platón se dio a la tarea de estudiar el origen y la estructura del cosmos, cosa que intentó usando los cinco sólidos platónicos, los polígonos regulares. Basada en la idea de Empedocles pensaba que: cada uno de estos polígonos se correspondían con los elementos básicos de la materia (tierra, fuego, aire y agua). El quinto elemento se correspondería con la forma del Universo, el Dodecaedro. De acuerdo con Platón las ideas matemáticas tienen una existencia etérea e intemporal que, según él, no pueblan el mundo físico, sino el mundo de las ideas, del alma. Este punto de vista es conocido como Platonismo y son legión la cantidad de científicos y matemáticos que, cada vez más, se identifican con esta doctrina. Lógicamente, yo también. La ciencia actualmente tiene un muro invisible, justo ahí delante. No puede abarcar las dos partes, el plano real y el meramente conceptual: son dos mundos separados. Quien lo hace, automáticamente pasa a ser un místico, un extravagante. 7 Marcus du Sautoy “Los misterios de los números” Ricard Jiménez: mundoaureo@gmail.com Facebook: soy luego vengo soy luego voy Página 11
  12. 12. Pero… tampoco podemos basarnos sólo en las matemáticas, con todo su código técnico. Vuelvo a reiterarlo, hay que aplicar la intuición porque hasta las matemáticas, la más exacta de las ciencias muestra paradojas que, curiosamente, nos transportan a ese mundo prohibido, el imaginario. Si quieres te pongo un ejemplo: “Las matemáticas sirven para demostrar cosas de manera rigurosa. Pero también para demostrar que algunas cosas no se pueden demostrar; Y esto es fuerte. También demuestran que la prueba que muestra que algunas cosas no son demostrables es correcta (y que, de paso, existen indudablemente cosas indemostrables); Y esto, es muy fuerte” 8 Las evidencias se multiplican, la intuición es importante pero tampoco hay que dejar de lado el razonamiento. Paul Davies, astrónomo y matemático profundamente reflexivo piensa que: “Si uno persevera en el principio de la razón suficiente y exige una explicación racional de la naturaleza, no hay otra opción que buscarla más allá, fuera del mundo físico, en algo –metafísico-“ En la naturaleza encontramos las formas fractales, también las circulares y constantemente patrones geométricos. No es por casualidad que sólo haya dos posibilidades de llenar el plano, con polígonos regulares: las tramas cuadradas y las tramas triangulares. Además, sólo hay dos formas de construir la realidad, las formas rectas y las formas curvas. Si buscamos un patrón éste debe ser geométrico porque la geometría no sólo puede unir el espacio, también el tiempo. La geometría, si la leemos correctamente nos va a decir como el universo crea, se extiende y se comunica. Si vivimos en un universo fractal y cíclico bajo la premisa de que -como es arriba es abajo- una sola condición, por tanto, un solo hilo conductor que podamos descifrar, por fuerza, nos va a indicar como el Universo como un Todo funciona. A su vez, este conocimiento, que los antiguos ya intuyeron, puede llevarnos a conocer desde lo más pequeño, la nada, la no existencia “temporal”, la gravedad hasta la luz y la relatividad. Estamos, según dice Nassim Harameinn, un observador por muchos incomprendido, en ese punto de nuestra evolución donde debemos entender los principios fundamentales de la física del cosmos, que incluyen también la filosofía, la espiritualidad del Universo, la conexión que nos une a todos. Entender cómo funciona y aplicarlo a nuestra tecnología. Y así, de esta manera… ascender. Él lo explica así: “Si entendiéramos el patrón fundamental de la división en el universo; Como el universo crea y produce las diferentes escalas tendríamos las claves de cómo se divide el espacio y como este crea nuestra realidad. Si comprendiéramos eso, entonces tendríamos realmente -Las llaves de la Creación-” Déjame terminar este apartado con una oración del maestro en la difusión del conocimiento, Carl Sagan: “Cuando tomamos conciencia del lugar que ocupamos en la inmensidad de años luz y en el trascurrir de las eras, cuando vislumbramos la complejidad, belleza y sutileza de la vida, esa sensación de vértigo, esa combinación de euforia y humildad, es sin duda espiritual” 8 El Jj, autor del blog “Choux romanesco, vache qui rit et intégrales curvilignes”. Ricard Jiménez: mundoaureo@gmail.com Facebook: soy luego vengo soy luego voy Página 12
  13. 13. “Cuando hayas eliminado lo imposible, aquello que quede por muy improbable que sea debe de ser la verdad”, una frase, combinación de intuición y razonamiento expresada por Sherlock Holmes. En otras palabras, nos vamos acercando al final, el lugar donde el infinito es igual que la nada. Donde lo racional es igual a lo irracional. Lo imposible, como verás, es la realidad. Entonces… de acuerdo con lo expuesto ¿A qué se reduce entonces el problema? A buscar en las matemáticas, en sus preceptos, cuáles de ellos se pueden asemejar más a la intemporalidad, cuáles de sus conceptos son dignos representantes del espacio y el tiempo. Pero además, dichos conceptos han de expresar geometría, dualidad, estructura fractal y, no lo olvidemos, entrelazamiento. Pero primero, para acotar nuestra búsqueda debes cambiar tu punto de vista, tu perspectiva. De acuerdo con Max Tegmark “las fórmulas matemáticas crean la realidad”. Por lo tanto, no lo veas en forma aritmética o analítica, no lo veas en forma lineal. Ponte, si tienes, unas gafas 3D; Si no, activa tu sentido espacial. Max piensa que cualquier descripción sobre el universo debería ser simple. “Si existe una realidad independiente de nosotros, entonces debe estar libre del lenguaje que usemos para describirla. No debería haber ningún bagaje humano”. ¿No es esto, en sus palabras, una definición de geometría? Depuremos entonces su explicación, quedémonos con su última frase, “No debería haber ningún bagaje humano”. Eliminemos las fórmulas a las que hace referencia (están hechas por el hombre) y sustituyámoslas por un “algo” matemático que trascienda nuestra invención. Si eliminamos lo inventado sólo nos queda buscar en los descubrimientos, aquello que es considerado inmutable en el espacio y en el tiempo, pues siempre estuvo allí y, cuando nosotros nos vayamos, allí seguirá. Entonces… ¿Qué es lo intemporal, qué podría trascender las barreras de nuestro universo y ocurrir de la misma manera en cualquier punto del firmamento? ¿Qué podría existir dentro y fuera de nuestro pensamiento? El físico y matemático, Penrose, Sir de Gran Bretaña ya jubilado es, sin duda, el difusor de una cuántica de la conciencia; Como en el CSI nos pone sobre la pista al decir: “(…) No puedo evitar el sentimiento de que, en el caso de las matemáticas, de la creencia en algún tipo de existencia etérea y eterna, al menos para los conceptos más profundamente matemáticos (…). Hay en tales ideas matemáticas una compulsiva unicidad y universalidad que parecen ser de un orden diferente del que se pudiera esperar en las artes o la ingeniería”9. Enrique Gracián, matemático e investigador de los números primos y el infinito, considera la posibilidad de admitir que si que existen esos objetos matemáticos susceptibles de ser descubiertos, pero que se trata de “objetos mentales” que heredamos con el paquete genético. De ser así, según él: “Debería existir en la naturaleza alguna forma primitiva de estas configuraciones”. 10 Otros autores, escritores, como Mariana Vernieri nos lo confirman: 9 Roger Penrose “La nueva mente del Emperador”. Enrique Gracián “Los números primos”. 10 Ricard Jiménez: mundoaureo@gmail.com Facebook: soy luego vengo soy luego voy Página 13
  14. 14. “Luego de milenios de investigación ese interrogante está al fin contestado por la ciencia: se demuestra que las reglas y relaciones matemáticas no son creación de la mente humana, sino que tienen existencia real en el universo y el hombre, a través de su razonamiento las descubre (…). La información de que dispone la Matemática en un momento determinado ha existido antes y seguirá existiendo siempre. (…) Si asumimos que la matemática no es un puro invento del hombre, sino que está implícita en la naturaleza y, luego vemos su perfección y complejidad, nos damos cuenta de que la misma no podría existir porque sí. Esto se intensifica al ver como este complejo conjunto de reglas domina la materia en todos sus niveles-desde las partículas subatómicas hasta las constelaciones y hace posible, nada menos, que la existencia humana con toda su grandeza”. Mariana habla de reglas y relaciones matemáticas, no de fórmulas… Pero ¿Dónde están esas reglas o relaciones que las matemáticas más intemporales nos muestran? A referirse a estas singularidades o coincidencias dice: “No estoy aquí para mostrar la belleza de la matemática recreativa, sino para sondear en el aspecto más profundo que hay detrás de estos misterios: la existencia de una inteligencia superior en la que fueron concebidas todas estas maravillas que las ciencias matemáticas nos ayudan a descubrir. (…)Hay un universo numérico que nos permitirá desalojar definitivamente este argumento e incluso nos abrirá una clara puerta hacia una demostración matemática de la existencia de Dios: los números irracionales” Nuestra mente entra en contacto con el mundo de Platón cada vez que contempla una verdad matemática, a través del razonamiento y la propia intuición. De este modo, verdad matemática, intuición, formas geométricas y razonamiento parecen formar una sola estructura, que de alguna manera es capaz de manifestarse de formas diferentes en el mundo físico y en nuestro intelecto. De acuerdo con Penrose: “Desde un punto de vista parece que no puede haber nada real en ellos. Los objetos matemáticos son sólo idealizaciones mentales de los matemáticos, o… ¿Pueden ser algo más que meras construcciones arbitrarias de la mente humana? Parece como si existiera algún tipo de realidad profunda en estos conceptos matemáticos. En lugar de ello, es como si el pensamiento matemático estuviese siendo guiado hacia alguna verdad exterior, una verdad que tiene realidad por sí misma y que sólo se nos revela parcialmente a algunos de nosotros” Einstein expresó una vez: “Estoy de acuerdo que el puro pensamiento puede comprender a la realidad, como los antiguos soñaron… Podemos construir por medio de construcciones matemáticas puras los conceptos y las leyes que los interrelacionan las cuales proveen la llave del entendimiento de los fenómenos naturales” “Las cifras constituyen el único y auténtico lenguaje universal”, dijo Georges Ifrah. Ricard Jiménez: mundoaureo@gmail.com Facebook: soy luego vengo soy luego voy Página 14
  15. 15. Los números irracionales son especiales, no son números normales. En realidad no son números, son relaciones; En otras palabras, condiciones. ¿Qué? ¿Cómo es esto? Es muy sencillo los números irracionales, aparte de tener un nombre muy adecuado (que fue puesto por los antiguos griegos) se basan en que no pueden expresarse como el cociente entre números racionales. En definitiva, son infinitos y las sucesiones de sus decimales son, en principio, aleatorias e impredecibles. Esta es la definición matemática. Aquí lo vamos a entender de otra manera. Los números irracionales reciben este nombre también porque son el cociente de dos números que no son iguales. Entonces, esto significa que estos números nunca, nunca, jamás van a ser iguales, sean los que sean. Para que esto ocurra, para que ambos números jamás coincidan deben de ser muy especiales, muy diferentes entre sí. Estamos hablando, por lo tanto, de singularidades, pero también de conceptos diferentes: un número no es más que un concepto. Como expresa el matemático Fernando Corbalán 11, la introducción de un sistema de numeración conlleva un fuerte proceso de abstracción, hasta el punto que muchos especialistas consideran que, junto con el aprendizaje del lenguaje, es uno de los mayores esfuerzos mentales que realiza un ser humano a lo largo de su vida (…) 3 es un concepto abstracto, una pura imagen mental que, para subsistir en un grupo social sólo requiere de una palabra y de un signo como vehículos de comunicación. Veámoslo desde un punto de vista geométrico. Estas características de los números irracionales parecen decirnos que ambos números parecen estar en dimensiones diferentes. Sólo de esta forma es posible entender que nunca lleguen a encontrarse, como si no estuvieran en el mismo plano. ¿Eres capaz de verlo de esta forma? En nuestro universo todo es curvo o recto, líneas curvas y líneas rectas: formas geométricas, esferas y cuadrados como nos decía Galileo. ¿Nunca te has parado a pensar en la esencia de los números irracionales? Los griegos dijeron de ellos que eran la llave a la física que abre las puertas del cosmos. Entonces, ¿por qué no los ves de otra manera, porqué no los ves en dimensiones diferentes? ¿Nunca te has parado a pensar, a reflexionar porqué todos esos números irracionales nos evocan distancias, ángulos, magnitudes, que hacen referencia a figuras geométricas? , , √2, √3, ℮, 0, ∞… La naturaleza es fractal, en esto coinciden la mayoría de físicos, es una experiencia contrastada. Nuestra naturaleza, en su esencia, se basa en escalas, en las escalas que utilizamos para medir todas las manifestaciones en que la naturaleza se nos manifiesta. Las escalas no dejan de ser más que condiciones entre dos conceptos diferentes que comparamos. Si la naturaleza es, a su vez, simple y elegante, si es bella, si tiene tanta armonía debe de basarse, sin duda, en las formas geométricas pero, si hemos de simplificar, quedémonos con las más perfectas, las más simples. Hagámoslo lo más sencillo posible, sólo dos: la esfera y el cuadrado, las que Leonardo nos indicó: las rectas y las curvas. 11 Fernando Corbalán “La proporción áurea”. Ricard Jiménez: mundoaureo@gmail.com Facebook: soy luego vengo soy luego voy Página 15
  16. 16. Leonardo fue un teórico del arte de la pintura, y un firme defensor de su imbricación con las matemáticas. Su obra – Tratado de la Pintura – comienza con la frase: “Nadie lea mis obras que no sea matemático”. El propio Luca Pacioli refiriéndose a él, como ilustrador de su libro dice: este libro -De divina demás figuras, son también de la mano de mi compatriota anteriormente nombrado, Leonardo Da Vinci, de Florencia, al que jamás hombre alguno se ha siquiera aproximado en la ciencia del dibujo” “Las pirámides de proporcione- como las El hombre de Vitruvio pone al hombre en el centro del universo, puesto que está inscrito en un círculo y un cuadrado. La razón entre el lado del cuadrado y el radio del círculo es áurea. Vitruvio fue el arquitecto de Julio César. Si así fuera, si los griegos tuvieran razón, podríamos concluir que, todos los números irracionales, infinitos, en el fondo no reflejan más que la relación entre dos dimensiones diferentes, dos maneras expresar o de ver el mundo por separado: la esfera y el cuadrado. ¡Venga, vamos! empieza a entender su lenguaje. Empieza a ver como el universo se comunica: estamos hablando de geometría, la medida de la tierra, la medida del espacio. La geometría es la ciencia de los Dioses, su conocimiento, el concepto, la ciencia de los números abre las puertas del Universo, como los sacerdotes de Memphis decían. Ellos hablaban de números, pero los números se pueden expresar de muchas formas. Veras, estas son las características de los irracionales; ¡escucha!, te voy a hablar en su lenguaje: el lenguaje universal. ¿Empezamos? Una relación tiene una particularidad, no se puede simplificar (para obtener por ejemplo, un número natural). Si la simplificáramos dejaría de serlo. Por lo tanto, las relaciones existentes en el universo, al compararlas con los números han de ser “irracionales”; Cómo decía al principio, puramente conceptuales. Una condición expresa también dualidad, de la misma forma que pregunta y respuesta forman parte de su propio Universo. Ser o no ser es la cuestión, por ejemplo, pero también la solución. Ya te comenté, si no eras matemático, que adaptaría el lenguaje, fusionaría en uno el sentido con la geometría, lo racional con lo irracional. Yo adaptaré mi lenguaje, así, sin saber de matemáticas tú también lo entenderás. Solo haz un pequeño esfuerzo. Ricard Jiménez: mundoaureo@gmail.com Facebook: soy luego vengo soy luego voy Página 16
  17. 17. “Si estoy en lo cierto y el cosmos es sólo matemáticas, entonces una estructura matemática no describe un Universo, es el Universo (…) Una vez distingamos las ecuaciones matemáticas concretas podremos determinar si hemos descubierto la verdadera estructura de nuestro Universo y pensar qué rincón del Cosmos es nuestro hogar” decía M. Tegmark. Si nuestro Universo viene regido por las matemáticas, por fuerza hemos de buscar sus analogías con los números, especialmente con los irracionales. Pitágoras así lo consideraba al decir que: “El número es la medida de todas las cosas”. Y… ¿En qué irracionales estás pensando? Exactamente, los más conocidos; Aquellos que cualquier matemático te diría, los que siempre vienen a tu mente: los números áureos. Los números áureos son insondables, sus misterios han cautivado, por milenios, a muchas mentes brillantes. Su principal característica es que no son números normales porque, claramente, expresan reglas o relaciones. En la “Doctrina Secreta” de H.P. Blavatsky se dice: Sabed que no hay primero ni último; Porque todo es un número que procede de lo que no es número” Una relación expresa algo muy particular. De hecho es una función, de entre todas las funciones: la más sencilla. Puede expresar tanto un punto imaginario (o irracional) como una línea. Pero aún hay más, incluso en el caso de los números áureos pueden expresar una superficie y, por sí mismos, incluso un volumen. Los números áureos (divinos) tienen esta característica especial, expresan dualidad: una de las características que buscábamos de nuestro universo real trasladada al mundo imaginario. Cuesta de creer, mejor… pongamos un ejemplo: el “Codo egipcio”, seguramente lo habrás oído nombrar. En la pirámide de Keops los egiptólogos, en base a sus dimensiones, coinciden al declarar en que para su construcción se utilizó tal medida. El codo egipcio es especial. Su valor coincide (aunque algunos oficialistas lo pongan en duda) con /6. De hecho no es de extrañar, en la Gran Pirámide todas sus medidas, dimensiones y aristas guardan relación con éste, y otros números irracionales, en particular con  (phi). Si lo piensas ambos valores tienen unas características especiales, uno de ellos expresa formas circulares, el otro formas triangulares, formas con la que se puede construir un cuadrado, pero también un cubo. Sólo tienes que entender que uno de ellos se mueve en forma curva y el otro, en forma recta, formando triángulos, formando pirámides. Has de entender las unidades de medida, por lo tanto, vayamos por partes; El codo egipcio es la unidad fundamental. Piensa ahora en los valores naturales, esos que conoces, los que componen nuestra escala natural, el 0, el 1, el 2, el 3… nuestra escala decimal. Vamos a observarla pero desde una perspectiva diferente, desde una perspectiva espacial. Ahora tendrías que dejar de ver los números en versión lineal. Imagina los números en forma espacial, extiéndelos, sólo son unos pocos. Es más, te voy a demostrar como el patrón que buscamos se puede definir, sin más, por dos números concretos. Ricard Jiménez: mundoaureo@gmail.com Facebook: soy luego vengo soy luego voy Página 17
  18. 18. Un codo es un número, un valor, en concreto: 0,5236…. Representa un punto pero también puede ser una distancia (una línea); también es una superficie (si utilizamos los cuadrados) y el volumen de una esfera de diámetro 1. Él sintetiza, en cierta manera, la forma esférica, pero también puede expresarse de forma cuadrada: si operamos podemos ver que el lado de cada lado del cuadrado debería ser √ (/6). Si multiplicamos obtenemos un área de 2/ 36. El codo egipcio (como ) se puede representar incluso en formas cuadradas. Pero, lo más importante, si  está en una dimensión diferente de  es, simplemente, porqué está cumpliendo una condición diferente.  se relaciona con los números naturales en forma de multiplicación o de división, en cambio  se relaciona mediante elevaciones al cuadrado y sumas pero también, y esto es lo más importante, mediante él y su inversa. Un ejemplo de esto lo encontramos en su formulación,  se relaciona con 1 (el diámetro de la esfera), pero también con 2. Esto lo vemos, por ejemplo, en el Piramidón, la supuesta punta de la pirámide roja, donde cada lado hace, exactamente /2. El mismo codo egipcio, de hecho, expresa esta relación. El volumen de una esfera (de radio 1) sería una relación de  respecto a 4/3; su contorno establecería la misma relación 2* (en este caso multiplicando, en lugar de dividir).  se relaciona a través de los cuadrados para obtener, curiosamente, números naturales:  + 1/2 = 2 2 + 1/2 = 3 Los valores áureos expresan características que, a su vez, que podemos encontrar en la naturaleza. En Internet encontrarás múltiples ejemplos de cómo esto se expresa.  cumple dos relaciones geométricas y  se expande relacionándose él y su inversa. ¿Te das cuenta? Ambos tienen una relación en común, los vértices, ya que ambos representan figuras geométricas que intersectan en unos puntos espaciales. Pero aún hay más, también se relacionan en aquellos puntos en los que ambos se conectan: los puntos de intersección entre la esfera y el cubo. 12 Estamos hablando de relaciones, en forma de pirámides espaciales, cubos y esferas. Ya tenemos media parte del trabajo avanzado. Sólo que nos queda encontrar en que escala las representamos. Recuerda: estamos construyendo algo simple y elegante. Entonces, si así fuera ¿cuáles serían las longitudes más simples que podríamos hacer servir? Exactamente, nuestras escalas naturales, el 0 y el 1. Esta es nuestra primera medida, la forma inicial, una circunferencia de diámetro 1, el punto en el que el volumen de la esfera que se me conforma es igual al radio egipcio. Primera escala, pues: Una esfera de diámetro uno. Estas son las dimensiones del Piramidón, la que muchos piensan que era la supuesta punta de la pirámide roja. Para mí, es la piedra “Rosseta” de la geometría fundamental. 12 No me quiero extender con conceptos técnicos. Si quieres ampliar la información te invito a leer más sobre esto en mi libro. Al final te indicaré la dirección para descargarlo de forma gratuita. Ricard Jiménez: mundoaureo@gmail.com Facebook: soy luego vengo soy luego voy Página 18
  19. 19. El Piramidón: π/2 2π π/2 π/2 π/2 Altura = 1m La clave reside en identificar claramente los conceptos, para ver cómo podemos combinarlos. Estamos buscando una relación espacial, imaginaria, que establezca que el mundo irracional también se comporta de forma binaria. Nosotros vemos una manifestación racional, como una combinación de sentidos pero, en el fondo no deja de ser una combinación de energía y gravedad. En el mundo imaginario tenemos esta escala conceptual que se adecua, en su esencia, al mundo real y se representa mediante formas geométricas. Galileo, no se equivocaba. Tenemos que entrelazar, por tanto, dos conceptos irracionales con 2 números “reales”: el 0 y el 1. No sé si recuerdas, pero estamos creando una definición matemática, en base a la geometría, para tratar de unificar conceptos tan opuestos como el 0 y el ∞. Hemos localizado a dos representantes del mundo imaginario, los valores áureos y también el 0. El último punto reside en entender que un punto (una unidad) es algo más: que en esencia, un punto representa todo un mundo. La historia de la física no es sólo la unificación de las leyes físicas. También nos ha enseñado como cada vez que hemos llegado a un punto final (célula… molécula… átomo… electrón…) dicho punto, en su interior, era todo un universo nuevo por descubrir. Hoy día los científicos se afanan por descubrir si la “Partícula de Dios” existe. En este modelo su existencia sería toda una contradicción, ya que trabajamos todo el tiempo con el concepto de infinito como condición. Nada puede ser, por tanto, definido. Además lo podemos expresar de forma matemática. Para hacerlo ten en cuenta que una condición son dos elementos relacionados. En un universo infinito donde nada puede ser definido la posición no es relevante ¿Cómo puedes definir lo que es arriba o lo que es abajo? Todo es relativo. Por lo tanto, una relación no tiene preferencia entre el abajo y arriba. Esto es importante. Matemáticamente, podemos ver como extendiéndome la relatividad a nivel espacial al espacio “conceptual” los números también son relativos, esto es universalidad: 0/1 = 0 1/0 = ∞ En consecuencia todos estos valores nos indicarían lo mismo Tanto el 0 como el infinito no son números, no son más que condiciones. En física la relatividad es una condición. En matemáticas esto es equivalente a que la nada es igual al infinito. En el mundo divino, Dios es lo mismo, sólo es eso: ¡una condición! Ricard Jiménez: mundoaureo@gmail.com Facebook: soy luego vengo soy luego voy Página 19
  20. 20. ¿Seguimos adelante? Si preguntamos a cualquiera que defina ¿qué es el número ? te dirá precisamente eso: que no es sólo un número sino la relación, en la circunferencia, entre un diámetro y un arco. El Piramidón me dice como ambos mundos, aparentemente contrapuestos se relacionan. No veas los números como haces habitualmente, “estáticos” o “definidos”, míralos como “conceptos”, en “movimiento”, como el Universo. Para los “no matemáticos”; Vayamos con una forma de expresar lo dicho de una manera que no dependa de las matemáticas. Imagina la pregunta siguiente: ¿Cómo harías un universo infinito con una sola condición? Parece magia, pero no lo es. No vale la pena avanzar sin detenerse un instante a pensar. (…) En la pregunta tenemos 3 elementos, 3 conceptos que se relacionan entre sí. Son 3 conceptos: universo, infinito y condición. Recuerda, tres elementos me definen una relación, los dos que componen la relación, más su solución, el tercer elemento es la condición. Pregunta y respuesta forman parte a su vez de un micro-universo. ¿La respuesta?: Que esa condición sea igual a su inversa, una condición son dos. ¿De otra manera? Piensa en la frase “pienso” luego “existo”. Implica una igualdad entre dos elementos aparentemente opuestos: el pensamiento y la existencia, ambos conectados, atento, por el movimiento. Su nexo de unión, una implicación; una consecuencia de la causa y el efecto (como nuestro universo). El pensamiento respecto de la existencia, como cualquier otra relación de fuerzas que se puedan dar en el mundo físico. Por ejemplo: la velocidad, una relación entre el espacio y el tiempo o la gravedad: una relación entre la energía y el tiempo. Los números divinos se relacionan con los números “naturales”, como hemos visto, de una forma muy particular. En su esencia con el 0 y el 1 pero, como cada elemento son 2, la estructura fundamental sigue la misma relación: 2 x 2. No es casualidad que, en los números naturales, el número 2 sea especial. Es el único número que al sumarlo o multiplicarlo por si mismo siempre da el mismo valor. El Piramidón tiene un lado de /2 y una altura igual a 1 (1 metro). Si tomamos su altura como el radio de una circunferencia encontramos más equivalencias: El perímetro de la base del piramidón es 2, exactamente igual que el arco de dicha circunferencia. Y aún citaré más evidencias. Robert Baubal, investigador de la cultura egipcia y descubridor de la relación geométrica de las pirámides con el “Cinturón de Orión” explica que: “El Piramidón era el símbolo del nacimiento de la humanidad y la creación. Las pirámides se coronaban con piezas así en la antigüedad. De hecho, para algunos, las pirámides eran meros pódiums para aquellas piezas que recogían el alma del faraón y se la llevaban simbólicamente al más allá” El perímetro de su base hace exactamente 12 codos egipcios. Quizás por eso en la Biblia (una adaptación de la cultura egipcia) se dice: “El trono de Dios son muchos codos en diferentes direcciones”. Ricard Jiménez: mundoaureo@gmail.com Facebook: soy luego vengo soy luego voy Página 20
  21. 21.  no es el único valor que expresa una relación.  () ò fi, el llamado “numero de oro” también es, en sí, una relación: la relación entre dos segmentos de recta. Hace ya tiempo que se le definió como la “Sección Dorada”. Cuando Luca Pacioli lo definió, de hecho, lo asimiló con Dios. Kepler, cuyas leyes planetarias son una referencia, una alegoría cada una de ellas, a una forma geométrica (en diferentes dimensiones) dijo al respecto: “La geometría tiene dos grandes tesoros, uno es el teorema de Pitágoras, el otro la división entre el extremo y su proporcional. Al primero lo podemos comparar a un montón de oro, al segundo lo podemos llamar una piedra preciosa”. Kepler tampoco se equivocaba. La fórmula de Pitágoras y la sección áurea. Tenemos, pues, dos números irracionales, dos números áureos que expresan una relación. En otros términos, cada uno de ellos es dos. La mejor expresión, sin duda de la dualidad, pero también de la Unidad, ese principio universal al que Newton se refería: Newton decía: “Nos alzamos sobre hombres de gigantes”. Y también: “La unidad es la variedad y la variedad es la unidad. Esta la ley suprema del universo”. Tiene sentido… ¿no crees? Ser o no ser, esa es la cuestión ¿replicó? Shakespeare. Pero Shakespeare obvió que “ser o no ser” no sólo es la cuestión, también es la solución. Tenemos aquí los tres componentes de nuestra experiencia: el ser (la esencia), el estar (la presencia) y la existencia (dual). Faltaría sólo un último elemento: tu conciencia, la posición del observador, el que formula la pregunta o imagina una respuesta. Bien, ya tienes la siguiente relación, 2 que son 3, porque 2 conceptos no tienen existencia si no hay percepción: igual que los sentidos. Los sentidos se estructuran en percepciones duales. No entraré en esto en profundidad. Si quieres más detalles, porque es un tema extenso, puedes mirar en mi libro. Al final te dejo la dirección en que puedes descargarlo gratuitamente. Para los matemáticos: Ricard Jiménez: mundoaureo@gmail.com Facebook: soy luego vengo soy luego voy Página 21
  22. 22. ¿Cuál es la explicación? Si regresamos de nuevo al Antiguo Egipto lo entenderemos. La Gran Pirámide de Keops, a escala, puede ser definida por un triángulo cuyos lados sean 1,  y √. En la misma podemos deducir, a partir de sus dimensiones, y las relaciones que ha de cumplir 13, que la Gran Pirámide a escala puede ser representada por una base 2 x 2, una longitud de cada cara igual a  y una altura interior de √. Nuevamente 1 (el lado de un triángulo) es comparable a 2 (el lado de la base de la pirámide a escala). Quizás por ello en un cuadrado 2 x 2 podemos inscribir una circunferencia de radio 1, un Piramidón. Es por esto que el 4 para los pitagóricos es un número sagrado y se refieran a él como la Tetraktys. Están haciendo referencia a los lados de las partes del mundo real y el imaginario. Seguimos entrelazando. Pues bien, entonces tenemos que ir a por nuestra siguiente unidad de medida: “El triángulo egipcio”, como se relaciona el 3 y el 4 con el 5. Entonces primero hemos de ver como se relaciona el 3 con el 4. Quizás si lo vemos geométricamente lo entenderás. Vamos a entrelazar, activa de nuevo tu sentido espacial. 14 1 1 1 Las relaciones fueron definidas por Plutarco y Herodoto. Más adelante se detallan. Zecharia Sitchin – “ La guerra de los dioses y los hombres” publicado en bibliotecapleyades. ¿Cómo pudieron diseñar y conseguir estas simetrías, estos alineamientos perfectos y estas notables relaciones geométricas los arquitectos de la pirámide?, se preguntaba Sitchin: 13 14 La solución que propusimos se puede ilustrar mejor con un dibujo; es un plano de distribución del interior de la pirámide que hemos trazado. Así nos parece, como lo podrían haber trazado los propios constructores: ¡un sencillo, aunque ingenioso, plano arquitectónico que consigue esos impresionantes alineamientos, simetrías y perfección a partir de unas cuantas líneas y tres círculos! Ricard Jiménez: mundoaureo@gmail.com Facebook: soy luego vengo soy luego voy Página 22
  23. 23. Si cada una de las circunferencias pudiera ser representada, a escala, con una circunferencia de radio 1 ocurre un suceso curioso que define el mundo áureo. Partimos de dos puntos iniciales (2 circunferencias) y entrelazamos una nueva. Su centro forma un triángulo rectángulo con los centros de las otras dos. Todas ellas permanecen entrelazadas. A esto también se le denomina “superposición”. Geométricamente 2 que son 3. Esto no debería sorprenderte. Lo que venimos de ver es como 1 es 2: esta es la explicación. Veamos otro ejemplo: 2 1/2  √ 1 1 1/ 2 1 2 3 Entre 2 puntos, formando una línea, no puede haber un universo. Tenemos que tener el 3er punto espacial en una dimensión diferente. Esto sólo puede ocurrir con el valor áureo, el que cumple que el mismo es igual a su inversa. La relación triangular implica entrelazamiento, superposición. Recuerda, nada tiene sentido por separado. Esto geométricamente puede expresarse como un espacio compartido. Esto es conocido como “la vésica piscis”. Y esta es la explicación. El valor áureo forma una sucesión infinita, un mundo de triángulos superpuestos espacialmente sin principio ni fin, como su formulación. La superposición de planos crea volúmenes siempre con el mismo principio: todo es compartido. Además, como referencia, vemos la relación del valor áureo  con el 2: esta es 2/√. No es casualidad que en la Gran Pirámide encontremos 2 relaciones subyacentes que me definan el valor 2 x 2. Una es /2 y la otra 2/√. Si las combinamos (en esencia han de ser iguales, matemáticamente lo son). Ricard Jiménez: mundoaureo@gmail.com Facebook: soy luego vengo soy luego voy Página 23
  24. 24. *√ = 4 (Casi 4, 3,99….) 15. Observa que 4 = 2 x 2. Aquí tenemos nuevamente la combinación de dos valores irracionales con 2 valores “naturales”. Tenemos, también, una pequeña desviación. ¡Es normal! Sólo en la unidad tenemos la perfección, a medida que aumentamos la escala fractal, se produce una distorsión. Si habláramos en términos de geometría espacio-tiempo esta distorsión se llamaría relatividad, como el tiempo es relativo dependiendo de la energía. El entrelazamiento, dos que son tres: la “Trinidad” en su versión espacial. Matemáticamente: 2 + 1/2 = 3 (una expresión áurea del Teorema de Pitágoras) Si dibujamos 4 esferas entrelazadas la unión de sus centros me da una base 2 x 2 pero también, una relación espacial, la unión de 4 esferas superpuestas. Esta sería la base pero también la altura, en su versión espacial, del triángulo egipcio. Geométricamente tendríamos esto: El entrelazamiento cuántico, 3 que son 4. El 5 no es más que la secuencia de la Ley Universal, el Teorema de Pitágoras. La suma de los cuadrados de los catetos es igual al cuadrado de la hipotenusa. Pitágoras también lo podemos aplicar en su sentido espacial. Como 1 ha de ser 2, hemos de partir de 2 puntos espaciales. ¡Atención! una diferencia fundamental con las matemáticas actuales. El punto de partida nunca puede ser uno, como el que hacemos servir en las funciones aritméticas o analíticas. Haciéndolo así la solución no formará parte del problema: nunca estará en ella. Esta es la explicación o la razón de por qué con la teoría actual tenemos tantas conjeturas pendientes de resolución. 15 Carme Puyo dijo “Ricard… a lo mejor 2 x 2 no es igual a 4”. Y no se equivocaba. Esta es la explicación. Sólo es cuestión de encontrar una manera adecuada de afrontar el problema. Como ves, lo imposible es nada. Ricard Jiménez: mundoaureo@gmail.com Facebook: soy luego vengo soy luego voy Página 24
  25. 25. Para entender el problema hemos de entender el concepto de trinidad. El 3 siempre lo hemos de ver de forma entrelazada, el 3 representa la condición, por lo tanto, tiene que ser parte tanto de la pregunta, como de la respuesta. Pero… ¡espera! Nosotros vivimos en un universo tridimensional, nosotros formamos parte de él, si nosotros somos la pregunta, la respuesta y formulamos la condición… ¿Quién soy yo? ¿Qué representa mi mente? La respuesta: Tu mente representa la cuarta dimensión, la percepción. 4 3 La Trinidad. En mi plano veo 3, en el imaginario son 4 (22: la dualidad). También es el misterio de la Santísima Trinidad. Veámoslo de otra manera. Pienso que esto es importante. Estamos diciendo que tú mente es la cuarta dimensión y esto no se puede decir a la ligera. Piensa en términos físicos, en “nuestro exterior” vemos el movimiento, el paso de la energía; lo que denominamos tiempo no es más que la concepción del movimiento. El tiempo, por tanto, es una percepción, una concepción mental que tenemos del movimiento. ¿Dónde reside el tiempo? En el mismo lugar que la energía y la gravedad, dentro y fuera de tu cabeza. Todo está conectado y entrelazado en el espacio y el tiempo, en un universo tridimensional. Mi percepción parece quedar fuera, pero es una ilusión. Como en el mundo áureo nuevamente el misterio de la Trinidad, cómo la 4ª dimensión se entrelaza con la 3ª. Además en el cosmos, si la luz lo impregna todo, si la luz es la energía y la energía es el espacio ¿Qué puede ser la gravedad sino el plano contrapuesto, mi percepción del tiempo? Ricard Jiménez: mundoaureo@gmail.com Facebook: soy luego vengo soy luego voy Página 25
  26. 26. Según el místico Jiddu Krishnamurti “el observador es lo observado” ¿entiendes ahora la diferencia, o la coincidencia? “La conciencia me parece un fenómeno de tal importancia que no puedo creer que sea algo producido “accidentalmente” por un cómputo complicado: es el fenómeno en el que se hace conocida la misma existencia del Universo” dijo Roger Penrose. Según Amit Goswami, “La conciencia es el fundamento de nuestro ser. El mundo es conciencia. Esta es la principal revelación de la física cuántica. El movimiento de los objetos solo puede ser descrito en términos de probabilidad. Si aceptamos eso, ¿Quién elige entre las diversas posibilidades? La conciencia, el observador. Objeto y conciencia pueden ser descritos en los mismos términos matemáticos. Toda observación es un cálculo cuántico que produce un recuerdo en tu cerebro y esos recuerdos se activan cuando volvemos a recordar algo. Percibimos algo una vez que se ha reflejado en el espejo de nuestra memoria. Ese reflejo es lo que nos da la percepción de ser nosotros mismos. Nuestro yo en contraposición con el exterior. Pero todos somos uno. En terminología cristiana, llegar a ese entendimiento puede ser definido como, el Espíritu Santo”. En palabras de John Archibald Wheeler: “La información genera todo ser, toda partícula, todo campo de fuerza, incluso el continuo del tiempo-espacio. Esto es otra forma de sondear la paradoja del observador: el resultado de un experimento es afectado, incluso determinado cuando éste es observado. No sólo el observador está observando, está haciendo preguntas y enunciados que a fin de cuentas deben expresarse como bits discretos. Lo que llamamos realidad, surge en el último análisis de posar preguntas de sí o no”. (…) “Son necesarios los observadores para dar existencia al mundo” Antes teníamos un concepto antiguo de que había un universo – ahí fuera – y que aquí estaba el hombre, el observador, protegido con toda seguridad del universo por una losa de vidrio templado de 15 centímetros de grosor”.”Ahora, hemos aprendido del mundo cuántico que, incluso para observar un objeto tan minúsculo como un electrón, debemos destrozar ese vidrio templado. Tenemos que ponernos en contacto con el otro lado… Entonces, el antiguo término de observador debe ser sencillamente tachado de los libros, y debemos añadir la nueva palabra: participante” 16 El físico Werner Heisenberg, quien manifestara su cercanía a la filosofía de Platón dijo: “los átomos no son cosas, son sólo tendencias, así que en vez de pensar en cosas, debes de pensar en posibilidades. Todo son posibilidades de la conciencia”. Todos estos pensadores ¿Qué nos están diciendo? Dos cosas muy importantes: • • La ley de la probabilidad no deja de ser una relación matemática representante de esta dualidad universal, la relatividad. La misma propiedad que se manifiesta en los estados cuánticos. Nosotros, como participantes somos parte del sistema, el observador es lo observado. Si somos conscientes, podemos modificarlo. 2 creencias que pensábamos contrapuestas, los místicos y la física, nos damos cuenta, gracias a la mecánica cuántica que, en el fondo, ambas dicen lo mismo. 16 -La matriz divina- Greg Bradenn. Ricard Jiménez: mundoaureo@gmail.com Facebook: soy luego vengo soy luego voy Página 26
  27. 27. “Tu mente crea la realidad” parece ser una realidad compartida desde el bando más espiritual, pasando por los físicos, hasta las matemáticas o la geometría. Tu pensamiento, tus ideas, están en el plano cuántico, el inconsciente, el imaginario. Por lo tanto, si todo está conectado debe de ser posible modificar el inconsciente, si soy consciente. Gracias al entrelazamiento puedo conectar mis ideas, mi pensamiento, con el Universo. Este es nuevamente el concepto de Unidad, la conexión universal. Esta es la teoría pero ¿Y en la práctica? ¿Esto sucede? La respuesta es afirmativa. El “Global Consciousness Project” es un proyecto llevado a cabo por la Universidad de Princeton en Estados Unidos. Su finalidad es probar la hipótesis de que la conciencia global puede medirse y es capaz de hacerse tangible en el mundo material. Para determinar esto, el GCP, inspirado por el trabajo de Pierre Teilhard de Chardin y su idea de la noósfera, ha diseñado un elegante experimento en el que se reúne información numérica generada por una serie de instrumentos, conocidos como EGGs (electrogaigramas), distribuidos por diferentes partes del mundo. Estos instrumentos generan números aleatoriamente, de manera equivalente a tirar una moneda cada segundo y registrar todos los resultados. La tesis del GCP es que si durante eventos multitudinarios los números que generan los EGGs varían más allá de la mera probabilidad estadística, esto podría significar un efecto de concentración de la conciencia colectiva que afecta los resultados, un concepto similar al colapso de la función de onda provocado por la conciencia del observador. Y los experimentos demuestran que esto sucede, es decir, con el pensamiento podemos cambiar la realidad. Un extracto, obtenido de la web de GCP: “No notamos que nuestramos pensamientos estén separados del interior de nuestro cuerpo. Experimentamos la belleza del mundo que nos rodea al instante, sabemos de nuestros seres queridos desde muy lejos, y saltamos en nuestros pensamientos hacia las estrellas. La investigación sobre las anomalías de la conciencia nos muestra que podemos tener vías de comunicación directa unos con otros, y que las intenciones pueden tener efectos en el mundo, a pesar de las distancias y las barreras físicas. La evidencia nos obliga a aceptar correlaciones que aún no hemos podido explicar. Parece como si la conciencia pudiera producir, en determinados casos, algo que se asemeja, al menos metafóricamente, a un campo no local. El GCP toma esa posibilidad como punto de inicio para la investigación de la posibilidad de que esos campos generados por consciencias individuales pueden interactuar y combinarse y, en último extremo, incluso tener conciencia una presencia mundial. Debido a que estamos totalmente ocupados con nuestras propias vidas, queda muy poco para que pueda producirse algún tipo de estructura en el campo, con lo que éste es aleatorio y no detectable. Pero ocasionalmente hay sucesos de repercusiones globales que nos hacen centrar a muchos de nosotros en un mismo punto de atención y a una inusual coherencia de pensamientos y sensaciones”. Ricard Jiménez: mundoaureo@gmail.com Facebook: soy luego vengo soy luego voy Página 27
  28. 28. Tal comprensión representa la entrada a un nuevo mundo: la cuarta dimensión, allí donde reside el espacio y el tiempo, la energía y la gravedad, la unión de dos mundos que parecen contrapuestos. En la doctrina Secreta de H.P. Blavatsky vimos que decía: “Sabed que no hay primero ni último; Porque todo es un número que procede de lo que no es un número”. También dice así: “Su corazón no se había abierto todavía para recibir el rayo único, y caer después, como tres en cuatro, en el regazo de Mâyâ (…) Y los tres (Padre, madre, Hijo) se convierten en cuatro. He aquí el origen del doble misterio de la Trinidad y la inmaculada Concepción”. En el libro podéis encontrar referencias, reflexiones y algún que otro ejemplo más. ¿Seguimos? Volvemos al triángulo egipcio, porqué nos falta un número, nos falta el 5. El 5 representa el tiempo (su concepción), pero también tu conciencia. Estas son las medidas del triángulo egipcio y ¡cómo has visto incluyen el entrelazamiento! Si lo quieres ver así el 5 es la suma de  y de su inversa aunque en una dimensión diferente como indica la raíz cuadrada: √5= +1/ El 5 indica, por tanto, el valor del vértice de la pirámide, la posición, la capacidad de cambiar la acción y el efecto. En forma geométrica: 4 es el valor, el papel del observador, el papel de los sentidos. Este es el sentido de la vida, el de interactuar, sin detenimiento, existencia y universo. Este papel, sin duda es humano, pero pertenece al universo en su totalidad, porque todo interactúa, aunque de diferente manera, no siempre igual, a diferente nivel vibracional. Si lo quieres ver así, de forma fractal, cada “partícula” en un punto de la escala, interactúa con su universo, con las partículas de su alrededor, en esencia infinitas, pero en un número limitado. El todo y la nada. A su vez, cada partícula es, en sí, su propio universo. Ricard Jiménez: mundoaureo@gmail.com Facebook: soy luego vengo soy luego voy Página 28
  29. 29. El 5, por lo tanto es la identificación, mi capacidad de interactuar con el mundo, no sólo la percepción en sí. ¿Qué significa? Lo que venimos de ver: nada menos que puedes cambiar el mundo sólo con tu conciencia, con tu capacidad de decisión, con tu elección. Howard Zinn dijo: “Si la gente pudiera ver que el cambio se produce como resultado de millones de pequeñas acciones que parecen totalmente insignificantes, entonces no dudarían en realizar esos pequeños actos”. Somos Hijos del Quinto Sol, decían los mayas. Bien, quizás ésta sea la explicación. Los mayas fueron, sin duda, conocedores del lenguaje en que el universo se comunica, los mayas no sólo fueron matemáticos, fueron poetas. Quieres más evidencias; Vayamos de nuevo al Antiguo Egipcio. Una leyenda explica que Pitágoras fue conducido a los pies de la Pirámide por un sacerdote egipcio, que le reveló que la misma no fue hecha por Keops, sino por Thoth. A este Dios siempre se le representa con cañas de papiro, es decir, era el escriba o el diseñador. Allí también le fue entregada su famosa fórmula, la que expresa que una relación en una dimensión se ha de cumplir en una dimensión superior (la ley de los cuadrados) Los cuadrados son un tema recurrente en las fórmulas que definen la naturaleza, es la condición, la relación que expresa la fuerza gravitacional, el electromagnetismo o incluso la relatividad. Lo que entendemos como elevar al cuadrado en el mundo áureo no es más que una subdivisión de un punto en dos, en un ángulo de 90º, como los dioses que recorren un sendero imaginario y así se representa en las más antiguas tumbas egipcias. Si nos referimos a una cita del Libro de los Muertos ésta dice así: “Maat era la diosa de la justicia y del orden, la diosa que gobernaba las leyes físicas, el orden del universo y la verdad (…) Es la suprema guardiana del orden universal. Protectora de los jueces que eran sus seguidores, presidía el juicio de los difuntos y su imagen o su pluma servía de contrapeso para valorar sus corazones. La sala de las dos verdades, donde esto ocurría fue llamada así por las frecuentes apariciones de Maat como dos diosas idénticas. Una velada significación matemática es recurrente en los dioses egipcios. Quizás también por este motivo, Amón-Ra era considerado como “el señor de las dos tierras”. En sus pinturas y esculturas, si pensamos en estos términos matemáticos, podemos encontrar muchas más evidencias. Ricard Jiménez: mundoaureo@gmail.com Facebook: soy luego vengo soy luego voy Página 29
  30. 30. Los números áureos expresan arte, estética y diseño; No sólo eso, también, como verás, expresan movimiento. La última relación es un mundo en movimiento. El último valor que nos falta. ¿No te has dado cuenta? Estamos subiendo entre los números naturales, pero entre ellos hay unos muy especiales. De todos los valores primos de nuestra escala decimal sólo nos falta por definir el 7. Hemos definido la circunferencia, la esfera, el cuadrado y la pirámide. Entre todos ellos me crean una nueva figura, un cubo; El cubo representa el movimiento. La esfera representa el tiempo y la velocidad. Los cuadrados son el espacio, planos contrapuestos. Los triángulos la gravedad, la relación primordial, el vínculo de unión indisoluble. Como Galileo decía…“No es posible leer el universo, mientras no hayamos aprendido su lenguaje y nos hayamos familiarizado con las letras en las que está escrito. Está escrito en lenguaje matemático, y las letras son triángulos, círculos y otras figuras geométricas, sin las cuales es humanamente imposible comprender una sola palabra. Sin ellas, uno deambula perdido por un oscuro laberinto” La energía crece exponencialmente al cuadrado, en cambio el tiempo parece converger a un punto, al 0, exactamente como  y su inversa cuando los elevamos al cuadrado. El valor de la inversa al cuadrado nunca será 0, pero estará muy cerca al elevarlo al cuadrado. El 0, como concepto de la nada absoluta, no existe, aunque está muy, muy cerca. La geometría es la característica inherente de estos irracionales, su capacidad para construir formas fractales, holográficas o tridimensionales. Nosotros a esto, desde nuestro plano, lo conceptualizamos. Pero tal comprensión debió de remontarse en el tiempo, nosotros… simplemente lo olvidamos. Pero la información está ahí, en el Universo, sólo es cuestión de mezclar tres conceptos en un mismo sentido: cuerpo, pensamiento y sentimiento. No importa lo lejos que la información resida, el Universo nos la traerá (porque no tiene opción). Roger Penrose decía (y es importante detenerse y asimilar el significado profundo de su razonamiento): “Existe un ingrediente profundo y sutil en la geometría euclidea, en realidad el más esencial, y que hoy en día apenas lo consideramos geometría. Éste constituía la introducción efectiva de los números reales. La geometría euclidea trabaja con longitudes y ángulos. Para comprender esta geometría debemos estimar qué tipo de –números- son necesarios para describir esas longitudes y ángulos. Fueron los antiguos griegos, quienes consideraron que los números “reales” era algo que había que extraer de la geometría del espacio físico Cuando hablamos de geometría, hablamos de planos espaciales, de ejes imaginarios, como los que conocemos, los ejes (x, y). Aquí no sólo hablamos de irracionales, también introducimos los números que consideramos imaginarios, las raíces cuadradas negativas, esas que cuando íbamos a la escuela nos decían que eran soluciones que “no existían”. Al referirse a lo que, curiosamente, llamamos números imaginarios (i) (recordamos que i=√-1) Roger P. expresa:“El propio sistema de los números complejos tiene una realidad profunda e intemporal, que va bastante más allá de las construcciones mentales de cualquier matemático particular” (…) “Aunque al principio puede parecer que la introducción de tales raíces cuadradas de números negativos es sólo un artificio, una invención matemática diseñada para conseguir un determinado propósito, se hizo claro más adelante que estos objetos consiguen mucho más que aquello para lo que fueron diseñados originalmente.(…). Estas propiedades están ahí”. Ricard Jiménez: mundoaureo@gmail.com Facebook: soy luego vengo soy luego voy Página 30
  31. 31. A partir de la introducción de este ingrediente (los números reales), la geometría parece detenerse o avanzar muy lentamente, mientras que las matemáticas inician un desarrollo imparable, paralelamente a nuestra capacidad de abstracción y de conceptualización. A tal punto que, hoy día, parece olvidar los fundamentos en que se basa. No obstante, ese poso de intuición permanece. Parece no existir razonamiento matemático válido que no sea refrendado por la intuición o esa representación imaginaria – coherente- que podemos imaginar o visualizar en cualquier formulación matemática. Esta separación vino de la mano de los griegos, que necesitaron describir las magnitudes geométricas en términos aritméticos para poder razonar rigurosamente sobre ellas, y también sobre sus sumas y productos, ingredientes esenciales de muchos de los maravillosos teoremas geométricos de los “antiguos”. De hecho, los números reales (entre los que se encuentran básicamente dichos irracionales) reciben su nombre debido a que proporcionan las magnitudes necesarias a la hora de contar ángulos, distancias, magnitudes de tiempo, energía, temperatura u otras numerosas cantidades geométricas y físicas. Ahora bien “Los números reales se refieren a una idealización matemática más que a cualquier cantidad física real objetiva”. Los números reales bordeando el concepto del infinito, nos acercan a cantidades, medidas o superficies tan ridículamente ínfimas que el concepto –físico- no obstante, tal y como lo conocemos pierde, de hecho, todo su significado. El sistema de los números reales se escoge en física debido a su utilidad, simplicidad y elegancia matemática, y al hecho de que (curiosamente) concuerda, en un rango muy amplio, con los conceptos de espacio y tiempo. Pero tal elección, no es tal, ya que la física como vamos a ver no elige al sistema de los números reales, sino que, por el contrario, los números reales y más en particular sus relaciones, van a ser la física misma: la física áurea. Tampoco me extenderé en las propiedades de , por una gran mayoría es sabido que el valor áureo  se encuentra por doquier en todos los lugares de la naturaleza, incluso en las galaxias, las neuronas y por todo el cuerpo humano. La Gran Pirámide es una representación a escala del Piramidón, en un cuadrado de lado 2 podemos inscribir en una forma espacial contrapuesta: un piramidón. Herodoto estableció unas relaciones muy especiales que se cumplen en las dimensiones de la Gran Pirámide. Estas son: “El cuadrado de la altura de la pirámide es igual a la superficie de una cara. “La relación entre la longitud de su perímetro y su altero es , por eso este valor se relaciona con el dos, relaciona 2 conceptos. En el caso de  se desdobla en cuadrados, se eleva en un ángulo determinado de 90º y forma pirámides, figuras y planos superpuestos (caras de figuras geométricas) Plutarco señaló, a su vez, una relación interesante: su área es 6, el (primer número perfecto) y también que “el cubo de su área es igual a la suma de los cubos de sus lados”. Ricard Jiménez: mundoaureo@gmail.com Facebook: soy luego vengo soy luego voy Página 31
  32. 32. Aquí observamos una relación tridimensional, ¡es lógico! Tenemos que tener 3 estructuras geométricas, no sólo el cubo, claro, también la pirámide, una relación entre tres formas espaciales. Si nos vamos a los números ¿consideras ahora que sea casualidad esta relación?: 33 + 43 + 53 = 63. ¿Es casualidad que el factor de crecimiento de la Gran Pirámide sea, precisamente 3/4, o que los números que acompañan al volumen de una esfera sean precisamente 4/3? ¿Es casualidad que una esfera sea exactamente 2/3 del cilindro circunscrito? Una escala no puede venir definida por ninguna otra escala, debe de ser la escala en sí: estamos buscando un solo patrón. El radio es, irrelevante, en cada escala fractal siempre podré considerarlo como una unidad. ¿Es posible, por tanto, una relación en matemática entre los volúmenes de esfera, cilindro y pirámide? Si lo es a nivel matemático, ¿por qué no geométrico? el piramidón es una muestra de esto. Entonces ¿Qué necesitamos? Un patrón ¡sí!, pero un patrón en la cuarta dimensión, tenemos que conectar 4 elementos en principio muy distintos, pero conectados 2 a 2. No sólo eso, necesitamos una fórmula que exprese todas estas cualidades, pero que además incluya la percepción del tiempo, la conciencia, un quinto elemento: el movimiento. Se trata, sin duda, de una fórmula muy especial. Debe de integrar en su formulación todas las características de nuestro universo. Ah, se me olvidaba, también debe de integrar su propia escala. Una pista, ¿cómo conseguir que nada sea igual a nada en nuestro universo? Como nos decían los irracionales, pon los elementos en dimensiones diferentes. De esta forma aunque sean iguales, la diferencia puede ser la posición. Si están separados, aún en el mismo plano, por fuerza han de ser diferentes. Si nunca a su vez, (por el movimiento) podemos definir una posición ¿cómo podemos asegurar esto? Si cogemos y combinamos las relaciones que nos da Herodoto, si se han de cumplir las dos, no entraré en la demostración pero, nos da un resultado muy interesante. Si quieres ver la resolución más abajo te dejo el enlace 17. Curiosamente la relación es *√ = 2 x 2. Dos condiciones que, en principio sólo incluían al valor áureo , misteriosamente en su resolución nos aparece su “opuesto”. Esto representa la unión del mundo real con el mundo imaginario. ¿Ves cual es su esencia? Estamos combinando las propiedades cuadradas, y circulares para obtener un valor definido. En términos matemáticos sería algo así como “La cuadratura del círculo”. A nivel de diseño yo no sé si es posible; dicen que no, yo lo dudo. A nivel geométrico es posible. En cualquier caso, la relación final, esa que establece que la unión de los volúmenes es equivalente, parece indicar que la “cuadratura circular de la pirámide” sí que es posible, por lo menos a nivel matemático, por lo tanto, geométrico y supongo que, con regla y compás, también es factible. Este cuadrado 2x2 para los pitagóricos era un valor sagrado, lo denominaban, sin género “la Tetraktys”. Si el número 3 representa la Trinidad el 4, sin duda está entre ambos pares, y a medio camino de la dualidad. Es, sin lugar, a dudas, la escala universal, a nivel superficial. La suprema ley, la de los cuadrados, la Ley de Pitágoras. 17 Ricard Jiménez: mundoaureo@gmail.com Facebook: soy luego vengo soy luego voy Página 32
  33. 33. La suma de los cuadrados de los catetos es igual a la suma del cuadrado de la hipotenusa. Pitágoras es la Ley Suprema primordial del universo. Realmente tiene sentido que no fuera él quien la descubriera, que sólo la transmitiera. Entonces, piénsalo así, tu conciencia está en un punto superior, proyecta su presencia en cuatro vértices espaciales. Si quieres lo decimos así, tu conciencia está en una dimensión más elevada, lo que quiere decir, simplemente, en una dimensión diferente. Entonces, si hemos definido ya diferentes condiciones (según las dimensiones) la cuarta condición debe de ser la siguiente: “Cambiar de dimensión es elevar toda una superficie a un nuevo punto imaginario”. Si hablamos en términos algo más llanos: “Cambiar de dimensión sólo es pasar a ver el mundo de forma diferente, un punto más elevado, diferente”. El universo se divide entre el mundo imaginario, el real, y el divino. Solo desde esta posición elevada esta concepción tiene sentido. ¿Sabes quién es el representante del mundo divino? El mismo que es capaz de ver, de conceptualizar, de representar en su cabeza lo que está leyendo. El mismo que interactúa, a cada instante infinitesimal con el Universo, ese que continuamente elige. 5 7 4 6 4 3 6 7 6 2 6 5 La estrella tetraédrica es la concepción de cómo integramos todas estas formas geométricas. Los valores se entrelazan. Fíjate sobretodo en los valores de sus vértices. Ricard Jiménez: mundoaureo@gmail.com Facebook: soy luego vengo soy luego voy Página 33
  34. 34. El último valor áureo que nos falta es el valor áureo e. Este valor es la expresión del movimiento ya que, su formulación se encuentra en múltiples procesos dinámicos, biológicos, electrónicos o incluso de crecimiento. E se basa en las espirales o, en eso que conocemos como funciones exponenciales. Una función exponencial, a su vez, no deja de ser una relación: la relación entre la suma y la multiplicación. Es la base de los logaritmos que, en el fondo, no son más que una forma de simplificar: es más fácil sumar que multiplicar. Ahora bien, cuando utilizamos la formulación exponencial ocurre un suceso curioso, igual que cuando multiplicamos; Aunque suene impactante cambiamos de dimensión. Cuando multiplicamos 2 x 2 (22), por ejemplo, dos líneas (ò 1 dimensión) las convertimos en una superficie, 4 (que son 2 dimensiones). El número e hace referencia al logaritmo. Hay que recordar que Log e e = 1 (logaritmo en base e del mismo valor, e es igual a 1). Logaritmo significa literalmente número de la razón. Una razón no deja de ser un sinónimo de relación. Pero, aparquemos por un momento el número e, después lo veremos. Primero me gustaría centrar la atención en los dos números naturales que, para mí, también son áureos. Como seguramente imaginarás, el 0 y el 1. Además nos servirá para entender, geométricamente, el concepto de cambio dimensional y de escala. El 0 y el 1 son números también muy especiales. No sólo son números en sí mismos, también expresan una escala, una escala natural y es que, también sin importar donde nos encontremos siempre agruparemos de 1 en 1. Ambos números expresan la dualidad, como el lenguaje binario. Si uno tiene existencia es gracias al otro, nunca por separado.  es el único valor que tiene la misma distancia respecto al 1, que su inversa 1/ respecto al 0. Como dijimos, no uno, sino dos puntos de referencia. Heráclito lo expresó así: “Camino que sube, camino que baja, mismo camino”. Φ * (1/ Φ) = 1 Eje 0 Φ Área del cuadrado = 1 1/Φ ej 1 Eje ej 1 Eje 1/Φ Φ ej 0 Eje Siempre hemos de partir de dos puntos, dos ejes de referencia. Ricard Jiménez: mundoaureo@gmail.com Facebook: soy luego vengo soy luego voy Página 34
  35. 35.  representa las formas esféricas (o elípticas) perfectas.  representa el crecimiento espacial, también la unidad (él y su inversa). Pero para entenderlo es importante entender que nunca partimos sólo de un punto, sino dos. Recordemos, nada tiene sentido sin su contrario, es la primera condición. Llegados a este punto es conveniente algo de concentración. Como dije anteriormente la pirámide a escala se basa en un cuadrado 2 x 2, por lo tanto, toda su estructura (si es a escala) ha de seguir esta condición. Quizás por esto tampoco sea extraño que √*  = 4, ò 2 x 2. Abajo dejo, nuevamente, el enlace a la demostración 18: Los números áureos son especiales. No sabemos muy bien porqué pero se relacionan perfectamente con los números naturales. Esta es una cualidad algo infravalorada. Esta característica la podemos observar perfectamente en . Por ejemplo:  + 1/2 = 2 * 1/ = 1 2 + 1/2 = 3 = (1 +/- √5)/2. Los números áureos se relacionan con los números naturales, tanto en su escala base, el 0 y el 1 (ò el Piramidón), como en su siguiente escala, el 3-4-5 el llamado Triángulo Sagrado, el “Triángulo Egipcio”. No es casualidad, la Gran Pirámide nos indica muchas cosas, pero también nos está dejando un mensaje: todo el universo desde la más pequeña construcción, pasando por tu mente, sigue el mismo patrón. 36º 52´ 5 4 90º 00´ 53º 07´ 3 El Triángulo Egipcio 19 Quizás por eso también ocurre precisamente que e0 = 1. El número e no sólo nos expresa un cambio dimensional (elevar, multiplicar) sino que también hace referencia a una relación, en este caso, triangular. Para ser más exactos nos indica dos: una relación triangular y una relación en espiral (como un rombo en el interior de una hoja) ¿Cómo es eso? Verás, todo está relacionado: esta característica no es exclusiva de e, también lo es de los dos primeros valores áureos. Un ejemplo: 18 19 http://www.oocities.org/es/matesbueno/articulos/granpiramide.htm El ángulo que forman los lados 4 y 5 es de 36º 52’. Su inversa, 0,5236… el codo egipcio. Ricard Jiménez: mundoaureo@gmail.com Facebook: soy luego vengo soy luego voy Página 35
  36. 36.  - 2 = Codo egipcio. Un punto y una superficie, una esfera y un cuadrado desde diferentes puntos de vista relacionados. Kant, filósofo de gran intuición así lo expresó: “Todo lo que se extiende en línea recta, miente” 20 Los números áureos están todos relacionados. El universo conceptual de las matemáticas, pero también de la física, así es como se comunica, así se construye y así, como las ondas, se amplifica. Una prueba más, e expresa también una relación en una escala tridimensional, quizás por esto: 2 1/  √ 0 1 0 La formulación de e me crea una e relación triangular perfecta. e= 5,04316564 0 1 Bueno, llegamos casi al final, la “cosa” algo se complica, pero si has llegado hasta aquí haz sólo un pequeño esfuerzo. Yo te dejo sólo al principio, después tú lo aplicas. Hasta ahora hemos relacionado superficies, hemos relacionado los números áureos de dos en dos, pero necesitamos una fórmula, un patrón que lo conecte todo. Y aquí es donde aparece el que, sin lugar a dudas fue el matemático más grande de la Historia reciente, Bernard Euler, el que se conoce como el creador de la fórmula más bella del mundo. 20 Sólo en la unidad tenemos la perfección. A medida que nos alejamos de ella tenemos distorsión. Una línea recta que acaba siendo el contorno de una esfera. La esfera viene, nuevamente, definida por la irracionalidad de su concepción, una nueva relación infinita. La paradoja de unir ambos mundos, el campo finito y el infinito. Ricard Jiménez: mundoaureo@gmail.com Facebook: soy luego vengo soy luego voy Página 36
  37. 37. Euler se topó con una increíble relación entre e y el no menos enigmático π. Estas dos maravillas numéricas de la naturaleza y de aplicaciones “tan distintas” están relacionadas. Pero no por una complejísima y rebuscada fórmula sino por una expresión bastante nítida y minimalista, que sólo incluye a los números básicos 0 y 1, las tres operaciones positivas elementales (suma, producto y potencia), y el número imaginario i. La relación apareció sin ser buscada como aplicación para un caso particular de su fórmula sobre la función exponencial en los números complejos. Al descubrirla Euler pensó que enloqueció, y por lo menos repitió 10 veces el cálculo para confirmar que no fuera un error. Al respectó, Benjamín Peirce les decía a sus alumnos “Caballeros, esto es sin duda cierto, es absolutamente paradójico, no podemos comprenderlo y no sabemos lo que significa, pero lo hemos demostrado, y por lo tanto sabemos que debe ser verdad”. ¿Qué es la función exponencial en realidad? La función exponencial va íntimamente ligada al concepto de logaritmo. Los logaritmos no son más que una idea para expresar (nuevamente) las multiplicaciones como sumas. Veamos el siguiente ejemplo: 10 x 10 x 10 = 1.000 = 103 10 x 10 = 100 = 102 10 = 101 Como estamos trabajando con grupos de 10 en 10, hablamos de logaritmos en base 10. Log 10 10 = 1 Entonces, si Log Log 10 100 = 2 10 ( 100*1.000) Log = Log 10 10 1000 = 3. 100 + Log 10 1.000 = 2+3 = 5 100 x 1.000 = 100.000. Así, tenemos que 105 = 100.000. Solamente es esta sencilla idea anteriormente “es más fácil sumar que multiplicar”. Los logaritmos nos permiten pasar las multiplicaciones a sumas, al operar con potencias. La fórmula de Euler, para los más impacientes, es la siguiente: e iπ + 1 = 0 10 100 1000 1 2 10 10x10 3 10x10x10 La función logarítmica reduce un volumen cúbico a un punto. En el fondo algo similar a lo que Poincaré conjeturó al reducir la dimensión de una esfera de la misma manera. Ricard Jiménez: mundoaureo@gmail.com Facebook: soy luego vengo soy luego voy Página 37
  38. 38. Observa que, cuando elevamos un número 3 veces (3 dimensiones) nos da un cubo o un dado. Si la Gran Pirámide define toda su estructura en función de dos números áureos (planos contrapuestos). Si hiciéramos su exponencial lo que obtendríamos sería precisamente un cubo, un dado. No sé si Einstein acertó, entonces, cuando expresó aquello de: “Dios no juega a los dados” ¿Tú qué piensas? El juego de los dados es “La Ley de la Probabilidad”. Todo se reduce a ver, entonces, si está todo predeterminado o si, por el contrario, es posible el albedrio. En un universo donde lo absoluto no existe y todo es relativo la única respuesta posible es que: es tan probable que todo esté determinado como que exista el libre albedrio. La solución de la ecuación: el caos. Ahora bien, no sabría decirte si esto es bueno o malo, o todo lo contrario. Como nada puede quedar definido, el caos aquí tiene un lugar, porque las cosas efectivamente suceden. En otros palabras, el caos convierto lo finito en infinito, el caos es la infinitesimal probabilidad de que un suceso modifique su posición. El caos es la realidad. Al llegar a este “punto” supongo ya habrás intuido que el número imaginario para que todo tenga sentido debe de ser igual a . ¡Y no te equivocas!, efectivamente, (aunque con algún matiz) cuando sustituimos su valor (pero por su inversa), el número que obtenemos es casi, casi 7. Por los decimales no te preocupes, como dije la igualdad perfecta sólo se da en la unidad, al principio, y al final. Al aumentar de escala tenemos una pequeña distorsión, equivalente en física (permíteme de nuevo la expresión) a la relatividad del tiempo, al aumentar la velocidad. Recordemos que en la fórmula está presente  y este valor siempre puede representarse mediante curvas perfectas. Las formas que constituyen el universo paradójicamente incluyen en una sola formulación la circunferencia y el cuadrado. Como vimos sólo hay dos posibilidades de llenar el plano, con polígonos regulares: las tramas cuadradas y las tramas triangulares. La fórmula de Euler, así modificada, nos da una versión matemática de la resolución de una paradoja largamente buscada: la cuadratura del círculo. También de un patrón, ese que a los matemáticos tanto se les resiste: el patrón de los números primos. eπ/ = 7. (La fórmula nos enseña la forma fractal, la forma del Universo) eπ/ + 1 = 0 (7=-1) “SIETE son los senderos que cruzan el Huerto Infinito, y cada uno deberá transitarse con el cuerpo, el corazón y la mente cual UNO”. (Evangelio esenio de la paz). Ricard Jiménez: mundoaureo@gmail.com Facebook: soy luego vengo soy luego voy Página 38
  39. 39. 1 que son 7. 7 que son 1. El resto de números de la escala decimal (fractal) no son más que una combinación de los 7 primeros. El 6 está, también, implícito. Los números pares son las escalas no visibles, 2,4,6. El 3,7 son los números primos y el 5 es el nexo de unión. Esta forma de entender la realidad, a través de la geometría se perdió desde los griegos, Euler la recuperó y quizás Poincaré fue su último precursor. Entre medio, no obstante, no sólo hay matemáticos, también verdaderos artistas como Leonardo da Vinci que, en sus pinturas, ya nos advertía sobre la importancia de la geometría. La Conjetura de Poincaré, puedes pensar que será complicada pero, en el fondo, establece un resultado sobre la esfera tridimensional (la 3-esfera); Dicha hipótesis dejó de ser una conjetura para convertirse en un teorema tras su comprobación en 2003 por el matemático ruso Grigori Perelman. El teorema sostiene que la esfera tridimensional, también llamada 3-esfera o hiperesfera, es la única variedad compacta tridimensional en la que todo lazo o círculo cerrado (1-esfera) se puede deformar (transformar) en un punto. Este último enunciado es equivalente a decir que sólo hay una variedad cerrada y simplemente conexa de dimensión 3: la esfera tridimensional. A fecha de 2013, ha sido el único de los siete problemas del milenio en ser resuelto. Los números áureos, en su versión tridimensional se relacionan con el 2 ò con el 4, las partes no visibles de la estructura geométrica. Y… en su versión 4D (Recordemos, según Euler estamos haciendo la exponencial de un volumen o superficies contrapuestas) se relacionan con el 7. El 7 representa el valor de la dimensión fractal imaginaria, la cuarta dimensión, esa que reside precisamente ahí… ¡en tu cabeza!”. Ricard Jiménez: mundoaureo@gmail.com Facebook: soy luego vengo soy luego voy Página 39

×