LOSLOS
CINCOCINCO
MINUTOSMINUTOS
DEDE
DIOSDIOS
Alfonso Milagro
ERA Producciones
Hazte de vez en cuando esta pregunta:
- ¿Para qué estoy yo en la vida? -
Quizá no te la hagas por temor de que te quite el...
Nada se busca hoy, nada se anhela tanto, como la paz.
La paz para el mundo, la paz para nuestras familias, la
paz para cad...
Todos anhelamos la alegría, una verdadera alegría,
pero no siempre la conseguimos.
Si quieres estar triste, piensa solamen...
Las palabras de Dios pasan muchas veces sobre
nosotros sin tocarnos.
Las palabras de Dios llaman con frecuencia a nuestro
...
Tomás de Aquino define la paz como la tranquilidad
en el orden; y Agustín nos habla de la belleza, como
algo intrínsecamen...
Indudablemente la prueba convincente de que uno ama
de veras, es cuando sufre por la persona o por el ideal
que ama.
El su...
Fue una realización de
E.E.R.R.A.A.
PRODUCCIONESPRODUCCIONES
SALIR CON EL MOUSE
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Los cinco minutos de dios

330 visualizaciones

Publicado el

Fe

0 comentarios
1 recomendación
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
330
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2
Acciones
Compartido
0
Descargas
18
Comentarios
0
Recomendaciones
1
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Los cinco minutos de dios

  1. 1. LOSLOS CINCOCINCO MINUTOSMINUTOS DEDE DIOSDIOS Alfonso Milagro ERA Producciones
  2. 2. Hazte de vez en cuando esta pregunta: - ¿Para qué estoy yo en la vida? - Quizá no te la hagas por temor de que te quite el sueño. Te puedo asegurar, que es todo lo contrario. Cuando uno no sabe a ciencia cierta para qué está en el mundo, indudablemente no tiene la paz suficiente para conciliar el sueño; al menos un sueño reparador. Mientras que, cuando se tiene lúcido el horizonte, cuando se sabe a ciencia cierta de dónde se viene y a dónde se va, la tranquilidad del espíritu se trasvasa al mismo cuerpo y éste puede entregarse al descanso y gozar de él de un modo más profundo y reparador. Es preciso fijarse metas, mirar hacia el futuro y no ahogarse con las limitaciones del presente. Es preciso recordar que sobre la tierra está el cielo; y el azul del firmamento es siempre más hermoso que el ocre de la tierra. ERA ProduccionesSEGUIR CON EL MOUSE
  3. 3. Nada se busca hoy, nada se anhela tanto, como la paz. La paz para el mundo, la paz para nuestras familias, la paz para cada uno de nosotros. Pero hay varias clases de paz: la paz de los cipreses del cementerio; la paz de los silencios; la paz envuelta en el canto de los pájaros. Ninguna de ellas es comparable a la paz que produce en el interior de todo hombre, el saber que en su vida se está cumpliendo la voluntad de Dios. Porque entonces la vida cobra sentido, la vida está fundamentada, asegurada, se halla pacífica. Cuando todo se halla en su sitio, cumpliendo con su función, es cuando se goza de paz; si todo en mí se halla ordenado según la voluntad del Creador, podré gozar de una profunda y auténtica paz interior. ERA ProduccionesSEGUIR CON EL MOUSE
  4. 4. Todos anhelamos la alegría, una verdadera alegría, pero no siempre la conseguimos. Si quieres estar triste, piensa solamente en ti; si quieres estar alegre, piensa en Dios. Al pensar en ti, encontrarás sobrados motivos para la tristeza, porque tú eres muy poca cosa, muy limitada y muy débil; en cambio, al pensar en Dios, hallarás razones serias para alegrar tu espíritu, ya que Dios es bondad y amor, y la bondad y el amor no pueden menos de producir una sana alegría. El que está lejos de Dios, el que vive lejos de Dios o prescindiendo de Dios, está alejado de la fuente de la alegría y de la paz; en cambio, el que vive en Él y con Él, queda absorbido por la paz del Señor, que colma sus deseos de felicidad. Y entonces es cuando uno descubre que la vida merece vivirse; y que uno puede tener paz, aún en los fracasos y en las propias deficiencias. ERA ProduccionesSEGUIR CON EL MOUSE
  5. 5. Las palabras de Dios pasan muchas veces sobre nosotros sin tocarnos. Las palabras de Dios llaman con frecuencia a nuestro oído, siéndonos a menudo molestas. Las palabras de Dios llegan al corazón para que meditemos sobre ellas. Las palabras de Dios nos tocan como un rayo y nos hacen temblar. Las palabras de Dios se graban en nuestra memoria como saetas en la carne y quedamos iluminados. Las palabras de Dios nos cautivan y ya no hay resistencia. Las palabras de Dios se adueñan de nosotros y somos transformados. Por eso se ha podido afirmar que el bien mayor de la mente es el conocimiento de Dios; y a ese conocimiento podremos llegar únicamente escuchando, meditando y viviendo la palabra de Dios. ERA ProduccionesSEGUIR CON EL MOUSE
  6. 6. Tomás de Aquino define la paz como la tranquilidad en el orden; y Agustín nos habla de la belleza, como algo intrínsecamente relacionado con el orden. Es que el orden entra en los planes del Creador. Mira sobre tu cabeza y verás millones de estrellas admirablemente ordenadas; contempla bajo tus pies y admirarás el sabio equilibrio de todos los seres, que sirven para tu sustento o tu recreación. Tu vida ha de ser ordenada en todo nivel; el desorden y la desorganización no pueden serte útiles, no pueden entrar dentro de los planes de Dios sobre ti. Que el orden rija desde tus cabellos, hasta tus sentimientos; desde tus ropas, hasta tus ideas; desde tus actos más íntimos, hasta tus relaciones con los demás. Sé en toda tu vida un reflejo del orden que Dios puso en la creación. ERA ProduccionesSEGUIR CON EL MOUSE
  7. 7. Indudablemente la prueba convincente de que uno ama de veras, es cuando sufre por la persona o por el ideal que ama. El sufrimiento acrisola el amor y lo hace más puro y generoso; no debemos quejarnos nunca de que debamos sacrificarnos por aquellas cosas o personas que amamos. Si no quieres sufrir, renuncia a amar. Pero si no amas, ¿me puedes decir para qué quieres vivir? Ahí tienes tres realidades, que en último término no son más que una sola: sufrir, amar, vivir. Cámbialas, si deseas, de orden: vivir, amar, sufrir... o como tú quieras; pero siempre habrá entre ellas una conexión que las vuelve inseparables. No te fijes tanto en que estás sufriendo; fíjate más bien en que estás amando, o en que estás viviendo; entonces el sufrimiento tendrá otro sentido y tú cobrarás mayores fuerzas. ERA ProduccionesSEGUIR CON EL MOUSE
  8. 8. Fue una realización de E.E.R.R.A.A. PRODUCCIONESPRODUCCIONES SALIR CON EL MOUSE

×