Lugares de culto

683 visualizaciones

Publicado el


Investigación dirigida por la Prof. Sonia Vicente. Alumnas integrantes: Ana Elena Sánchez González, Mariela Vicente, Graciela Bartolucci, , María Luisa Molina Colomer, Dorka Fernández, Cristina Pérez y Fernanda Estalles. Auspiciada por la Municipalidad de Las Heras.

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
683
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
3
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Lugares de culto

  1. 1. 1 ESTÉTICA DEL CULTO POPULAR Un análisis de los lugares de culto en Las Heras, Mendoza, Argentina. Investigación dirigida por la Prof. Sonia Vicente. Alumnasintegrantes: Ana Elena Sánchez González, Mariela Vicente, GracielaBartolucci, , María Luisa Molina Colomer, Dorka Fernández, CristinaPérez y Fernanda Estalles. Auspiciada por la Municipalidad de Las Heras.El Departamento de Las Heras: El Departamento de Las Heras está ubicado al noroeste de laprovincia de Mendoza, en la República Argentina. Tiene una extensiónde 8.955 km2 y una variada geografía. Está poblado por más de120.000 habitantes. Entre sus atractivos se encuentra el famoso cerro Aconcagua, elmás alto de América, que en durante el imperio Inca constituyó unlugar de enterratorios y prácticas cultuales. La capital del Departamento es la ciudad de Las Heras que formaparte de un conjunto urbano mayor: “el gran Mendoza”. Éste incluyetambién a la ciudad capital de la provincia y a las ciudades cabeceras delos departamentos de Godoy Cruz, Guaymallén y Maipú. El Departamento y su ciudad capital deben su nombre a JuanGregorio de Las Heras, lugarteniente del General San Martín en lascampañas libertadoras de comienzos del siglo XIX. La población de Las Heras incluye una amplia porción de bolsonesde pobreza y zonas marginales. A la pobreza estructural, consolidada através de las numerosas crisis económicas que ha sufrido la Argentinaen la segunda mitad del siglo XX, se suma actualmente un amplionúmero de “nuevos pobres”, se trata de aquellos sectores medios de lapoblación que a causa del deterioro de sus ingresos o del desempleo, seencuentran ante la imposibilidad de acceder a los bienes y serviciosbásicos necesarios. Mientras que los sectores de pobreza estructuralmantienen una localización espacial determinada en el territoriodepartamental, los nuevos pobres se dispersan de manera heterogéneaen el resto del espacio urbano. La marginalidad se presenta como una nueva situación social,causada por la pobreza extrema. La escasez de recursos ubica a estos
  2. 2. 2sectores fuera del sistema económico, no participan de los mercados (nide trabajo, ni de bienes); viven de la asistencia gubernamental, de labasura (cirujeo), de la mendicidad (en la forma del mendigo tradicionalo de los nuevos mendigos “cuida-coches” y “limpia-vidrios” 1) o deactividades consideradas ilícitas (robo o venta de drogas). La carenciade bienes se traduce en carencias educativas, que a su vez, restan todaposibilidad de lograr una mejora laboral. La falta de oportunidades escaldo de cultivo para el alcoholismo, la violencia social y familiar, lasafición a las drogas y la delincuencia.Des-valoración estética de los lugares deculto La pobreza y la marginalidad se vuelven trampas de las que resultamuy difícil salir. Desesperanzados y desilusionados de la realidadcotidiana, estos hombres y mujeres fortalecen su fe en lo sagrado.Abandonados a su destino social por la indiferencia humana, reclamanla atención y la ayuda divina a través de la fe y de las prácticascultuales. Los lugares de culto que hemos relevado abarcan fundamental-mente a los sectores de pobreza estructural y marginalidad. Casi todosse ubican geográficamente en barrios pobres (a excepción del Santuariode la Virgen de Lourdes en El Challao) e involucran a la mayoría de sushabitantes. Estas formas de culto han sido objeto de análisis tanto de laantropología como de la sociología locales, pero no conocemos unestudio que focalice específicamente la mirada sobre su estética. En general, la reflexión estética mendocina tradicional (ypodríamos hacer extensiva la afirmación a la Argentina) ha estadodominada por una mirada eurocentrista. El análisis de las problemáticasestéticas (tanto locales como foráneas) se ha realizado desde el aparatoteórico gestado en Europa. Las teorías del arte se han mantenido enuna posición escencialista, que veía en los principios estéticos europeosverdades inmutables y válidas universalmente. Los mendocinos estamos formados en el arte y la estética europeay occidental, son estos los conceptos que integran nuestro aparatoteórico y desde ellos miramos, en general, todo el arte, aún el nuestro.De ello resulta que valoremos la producción estética local de acuerdocon categorías tales como lo bello, lo sublime, lo kitsch, etc.1 Los “limpia-vidrios” son jóvenes que en las esquinas de las calles con semáforos limpian los parabrisas de los autos mientras las luz está en rojo, a cambio de unas monedas. Los “cuida coches” están en los lugares céntricos donde se permite estacionar vehículos, ofrecen vigilancia a cambio de algún dinero.
  3. 3. 3 Los lugares de culto popular en Argentina, y especialmente enMendoza, presentan una constitución formal que, desde la mirada delhombre europeo, no alcanza ni siquiera un mínimo nivel de jerarquíaestética que permita ubicarlos como objeto de análisis. Motejados con calificativos tales como “feos”, “horribles”, “de malgusto” “kitsch”, “ordinarios” “vulgares”, los espacios de religiosidadpopular en nuestra provincia han quedado fuera de todo interés y detodo análisis que tenga que ver con el arte. Valorados y calificadoscomo antiestéticos han sido condenados a la inexistencia artística por sudiferencia con los valores tradicionales del buen gusto y la belleza. Porser culturalmente periféricos han sido ninguneados y se han vueltoininteligibles para el etistema2 occidental. Actualmente se tiende a superar el antagonismo y lairreductibilidad de esta postura; las ciencias sociales que se ocupan delarte han producido un cambio de paradigma que implica renunciar a losintentos de buscar respuestas absolutas; en cambio se proponencontextualizar el estudio de la producción estética en un tiempo yespacio acotados. No se buscan ya definiciones concluyentes yuniversalmente válidas de las categorías estéticas, sino que lasproblemáticas estéticas se analizan en un ámbito temporal yespacialmente acotado, y se buscan respuestas que sean operativas enél. Autores latinoamericanos (Juan Acha, Gerardo Mosquera, TicioEscobar, Adolfo Colombres, etc.) y europeos (Lourdes Méndez) planteanla superación del modelo estético eurocentrista y proponen nuevosanálisis que impliquen considerar las diferencias culturales ycontextuales y gestar categorías adecuadas para dar cuenta de ellas. Aestas posturas adherimos. Ante la necesidad de acotar nuestro corpus teórico, elegimosalgunos sitios existentes en el Departamento de Las Heras ya que estainvestigación reviste un interés especial para el Municipio delDepartamento, entre ellos podemos mencionar: el Santuario de laVirgen de Lourdes, la tumba del Gaucho Cubillos, las ermitas de laDifunta Correa y el Gauchito Gil, el sitio homenaje a Gilda, y losmúltiples cenotafios que se encuentran a la vera de las calles y rutasdel lugar. Para analizarlas, fue necesario despojarnos de nuestros prejuiciosestéticos y modificar no sólo nuestras concepciones en torno al gusto,sino también y sobre todo nuestro mirada, porque las ideas sobre loque debe ser y sobre cómo debe ser lo bello, lo estético o lo artístico,2 Utilizamos el concepto de etistema para designar el conjunto de valores, teorías e instituciones que fundamentan y conforman un sistema estético
  4. 4. 4establecidos como universales por la cultura occidental, impregnantodavía no sólo nuestras cavilaciones, sino que también condicionannuestra mirada, introduciendo ciertas ordenaciones valorativas ennuestro modo de ver los objetos. A partir de ahí, intentamos laconstrucción de un análisis teórico que diera cuenta del fenómeno desdeel fenómeno mismo, y no desde las categorías propias del arteoccidental. Nuestra hipótesis sostiene que los lugares de culto mendocinoque hemos relevado y analizado, tienen pautas estéticas propiasque son coherentes en todos los espacios de la estética marginaly que deben ser calificadas como diferentes y no como inferioresa los criterios del etistema occidental. Antes de analizar este específico ordenamiento, vamos a hacer unadescripción de los sitiosLos sitios relevados en Las Heras Como ya hemos anticipado, los sitios que hemos relevado sonlugares de culto popular destinados a “santos populares”. En primer término, analizamos algunos de los muchos cenotafiosque se encuentran a la vera de las rutas calles y caminos de Las Heras.No están destinadas a perpetuar la memoria de un personaje conocido,sino al recuerdo de personas que han muerto asesinadas, en accidenteso de alguna otra forma trágica y repentina. Estos cenotafios queabundan en la región, son levantados y cuidados por los familiares yamigos del muerto. Generalmente toman la forma de una pequeñaconstrucción, de no más de un metro de altura, casi siempre con techoa dos aguas, que alberga distintos objetos entre los que suelenencontrarse, además de flores y velas, elementos personales deldifunto. Luego nos ocuparemos de dos ermitas3 erigidas a la DifuntaCorrea; la primera de ellas, y la más grande, está ubicada al norte de laciudad de Las Heras, camino a Villavicencio; la segunda se levanta en lalocalidad de El Pastal; que se ubica también al norte, pero más al estede la ciudad, cerca de la ruta a San Juan. En el Cementerio de la Capital se encuentra la tumba del GauchoJuan Francisco Cubillos. Como ha observado la historiadora Roxana Coll,esta tumba se encuentra en la zona más antigua del cementerio, ycontrasta con las tumbas de mayor valor histórico y artístico delcementerio que, en general, pertenecen a familias de la oligarquía3 Hemos elegido el nombre de ermitas por considerarlas pequeñas capillas.
  5. 5. 5mendocina que ocupó el poder entre mediados del siglo XIX ycomienzos del XX. Todas estas tumbas están erigidas siguiendo lasdirectivas del arte europeo. Memorias, bóvedas y mausoleos recrean loslineamientos del arte clásico, gótico, mudéjar y barroco. Seguidamente nos ocuparemos del culto al Gauchito Gil, originariode la provincia de Entre Ríos en el litoral argentino, es relativamentereciente en la provincia y en Mendoza. En la ruta a San Juan seencuentra un cenotafio4 y hay otro en El Challao al costado del circuitoPapagallos. El culto más nuevo en la zona es de que realizan los devotos deGilda, una santa mediática que en vida fuera una cantante bailanteramuerta trágicamente en un accidente automovilístico en el litoralargentino en 1996. Un sitio para evocar su memoria ha sido levantadoen las cercanías del viejo aeropuerto. Como un caso diferente se presenta el Santuario de la Virgen deLourdes y sus dos Iglesias, la vieja y la nueva, que se encuentra en ElChallao. El sitio es antiguo en la región y su popularidad ha trascendidolos límites del Departamento de Las Heras. Actualmente concurren a élperegrinos y fieles de lugares lejanos. Finalmente hemos relevado el Cerro de la Virgen, en Uspallata, enel que convergen muy diversos cultos. Todos estos sitios guardan muchas relaciones, pero al mismotiempo presentan grandes diferencias. Sin embargo, y desde el puntode vista estético existe una constante que es la que nos interesainvestigar. Entre las relaciones que guardan podemos marcar las siguientes: Todos estos lugares han surgido, como sitios de culto, de maneraespontánea. En general, se trata de santos populares, es decir, no son santosreconocidos por la Iglesia Católica, sino que han sido canonizados por lavoluntad de los fieles. Se trata de una evaluación compartida yconsensuada del colectivo popular. Los sitios relevados son sitios religiosos activos, es decir a ellosconcurren los fieles que realizan constantes prácticas religiosas. Estomotiva que el lugar cambie continuamente, no obstante, este cambio se4 Cenotafio: monumento funerario sin los restos de la persona a la que se halladedicado.
  6. 6. 6realiza dentro de ciertos parámetros que son constantes. Utilizaremos ladenominación de “santuario”5, en sentido amplio, para referirnos aellos. Todos los santos, en vida, fueron individuos pertenecientes a losestratos más bajos de la escala social, o bien a sectores oprimidos porlas clases dominantes, circunstancia que los acerca e identifica con susfieles. Se trata de santos lugareños, más cercanos a la cultura y a lahistoria regional que los santos oficiales, generalmente europeos. Las prácticas cultuales se basan en un conjunto de creenciascompartidas según las cuales el santo es amigo de Dios y puedeinterceder ante él para lograr favores que ayuden al devoto. El devotorealiza una promesa al santo: a cambio de un favor concedidoentregará una ofrenda que se deposita en el lugar sagrado. Talesofrendas son conocidas con el nombre genérico de exvotos. Esta tradición, recuperada por el cristianismo, se origina en el cultojudaico a los mártires durante el periodo de los Macabeos 6. Al inicio delcristianismo se supone que los mártires tienen una especial relación conCristo, por ello se los recuerda y se les pide que intercedan ante elSeñor para lograr algún beneficio. Más adelante, cuando seinstitucionaliza el cristianismo los amigos de Dios no son solamente losque han tenido una muerte heroica, sino también quienes han llevadouna vida ejemplar. Los santos populares objeto de nuestro estudio, nosiempre han tenido una vida ni una muerte heroicas, pero en todos loscasos su muerte ha sido trágica y prematura. De acuerdo con los testimonios que hemos recogido, en la creenciapopular, la promesa debe cumplirse necesariamente, pues, de no serasí, el santo, amigo de Dios, se vuelve vengativo y persigue al devotocon calamidades y desgracias. Entre los exvotos depositados en los sitios, vamos a encontrar los5 El término “santuario”, tomado en sentido amplio, se aplica a aquellos lugares que seconsidera privilegiados por la misericordia de Dios. Son espacios dedicados a la Virgeny a algunos santos especiales. Todos los países tienen algún célebre santuario queatrae la atención popular de una manera especial. Los peregrinos, guiados por algúnideal sobrenatural se acercan a él en demanda de alguna gracia divina, de algúnmilagro, o para agradecer algún favor. Suelen no reparar en incomodidades paracumplir con el viaje y a veces se imponen grandes sacrificios para cumplir suspromesas.6Los Macabeos constituyen una familia de gobernantes que dirigió al pueblo judío ensu lucha contra los sirios (Seleúcidas) durante los siglos I y II a. J. C. El apellido latinoMacabeo (al parecer derivado del arameo makabá, ‘martillo’), pertenece másapropiadamente al miembro más importante de la familia, Judas, aunque también seaplica a sus parientes. Las hazañas que envuelven la historia de estos gobernantes senarran en los Libros de los Macabeos.
  7. 7. 7más variados objetos, resulta muy difícil clasificarlos, no obstante,intentaremos una sistematización a fin de ordenar el análisis. Hemostomado como criterio de clasificación el origen y la función del objeto:  En primer lugar podemos destacar los objetos que son cercanos, personales, apreciados e importantes para el devoto, (entre éstos se encuentra, por ejemplo cabello (que implica el acto íntimo de ofrecerse a sí mismo), también vestidos de novia, cuadernos, rosarios, etc.  Otros han sido expresamente realizados para la ofrenda: tejidos, cajitas, cruces, como así agradecimientos escritos, que a veces se concretan en placas metálicas grabadas, en carteles de diverso tipo, o en cartas que se dejan en los altares.  Otros exvotos, están destinados a satisfacer alguna necesidad del santo. Así por ejemplo de acuerdo con el mito, la Difunta Correa murió de sed, por ello los promesantes llevan a las ermitas botellas con agua, a los Gauchos Gil y Cubillos les acercan vino y no faltan las velas encendidas.  Están también otros objetos que simbolizan el problema que aqueja al devoto y lo alienta a realizar la promesa: entre ellos yesos ortopédicos, chapas de identificación de automóviles, ropa, zapatitos y juguetes de niños, que se relacionan generalmente con accidentes o enfermedades.  También hay exvotos que representan al santo o recuerdan el momento de su muerte, encontramos imágenes, retratos, o fotografías.  En muchos casos el exvoto tiene la intención de difundir el mito, hemos encontrado estampitas y fotocopias que relatan la leyenda del santito, o que enseñan oraciones para rezarle.  Finalmente hemos observado la presencia de muchos objetos que tienen una función decorativa, pero que a su vez, se relacionan con alguna tradición cristiana. Entre éstos podemos citar flores (naturales, de plástico o de tela), que desde antiguo acompañan el culto a los muertos, adornos navideños, rosarios, cruces hechas de diversos materiales, etc. Los sitios de culto, en todos los casos, están atendidos por vecinosreverentes y dispuestos que cuidan el lugar, administran las ofrendas ymantienen la limpieza y el orden. En general, en todos los casos, es posible apreciar, de distinta
  8. 8. 8manera, la influencia de la globalización y de ciertos procesos dehibridación cultural que explicaremos puntualmente en cada caso.Nueva mirada a la estética de la religiosidadpopular Tras observar reiteradamente los diversos sitios, y luego de unesfuerzo para despojarnos de nuestros prejuicios en relación a loscriterios del gusto, llegamos a algunas conclusiones en torno a laestética de estos lugares de culto: Desde el punto de vista de la producción de estas obras-altaresobservamos que el lugar no se constituye con una intención estéticapura, sino que son sitios destinados al culto, donde lo estético cumpleuna función importante (adornar), pero sin ser exclusiva, ni dominante. Desde el punto de vista formal podemos observar en la obra-altaruna conformación en constante cambio. El sitio se renuevacontinuamente con la inclusión de nuevas ofrendas y con el retiro deotras. Los elementos presentes se mueven, sin contradicción, entre dospolos: la representación icónica del santo (a través de imágenes deyeso estampitas, dibujos, pinturas, etc.) y la presentación real de losexvotos. El orden de los elementos que conforman el “espacio sagrado” secaracteriza por ser distinto al que prioriza la mirada occidental. Desde elpunto de vista del buen gusto, se trata de una multitud de objetoscolocados en total desorden, sin embargo, una observación másdetenida nos manifiesta la existencia de criterios de clasificación de losobjetos según su tipo y función. Existe predilección por la abundancia y la profusión, que son, entodos los casos, nuevos criterios de valoración estética positiva. Esdecir, desde el punto de vista de la estética popular, el lugar es “másbonito”, en la medida en que tenga mayor cantidad de objetos. También hay una firme inclinación por los colores fuertes, puros ybrillantes. Esta misma tendencia existe en el folklore de muchospueblos europeos y americanos. Esto lleva a añadir en las ofrendaselementos que realzan el colorido y el brillo. Hemos observado lapresencia de papeles brillantes, adornos navideños, moños de regalo
  9. 9. 9que acompañan y “hermosean” a la ofrenda, agregándole un tonofestivo y rutilante. Nos preguntábamos si tal vez, esta predilección por el brillo en laestética popular, tenga sus orígenes en el gusto indígena (poshispánico)por el oropel, que parece ser un sustituto del oro perdido en laconquista. Despojados de los objetos sagrados y ceremoniales hechosde metales preciosos, los pueblos andinos debieron buscar, connostalgia, un medio para reparar la pérdida del “resplandor solar” queles fuera arrebatado por el español y lo reemplazaron por el oropel (o“falso oro”) primero hecho de latón y más tarde de plástico. En muchos casos prima un criterio de eficiencia junto a lanecesidad cultual y estética. Así por ejemplo, se eligen flores de plásticoo de tela, no sólo por su colorido sino también por su duración. El buengusto occidental, en cambio, privilegia la autenticidad, antes que lapermanencia, las flores, como todos los elementos naturales, sonsiempre preferidas en lugar de sus sucedáneos de plástico, tela o papel. En muchas de las ofrendas, sobre en todo aquellas que representanal santo (imágenes de yeso, estampitas, retratos o dibujos) existe unavocación naturalista, aunque, no se trata, como en la tradiciónoccidental, de imitar a la naturaleza ideal. No interesa que larepresentación esté realizada según un canon que garantice la medida yla proporción de las partes, con el objeto de obtener un producto bello,que provoque en el espectador aquella experiencia placentera que sóloprovoca lo bello. La intención, es representar al santo, o al suceso en elque este pierde la vida de un modo simbólico. Y esto, pordesconocimiento de la tradición europea en la representación de lafigura humana, o con una intención expresa de exagerar ciertas partesdel cuerpo. Aquí va imagen de la difunta Los criterios estéticos dominantes (predilección por la profusión deelementos, los colores brillantes, y por los materiales sucedáneos,especialmente el plástico) se manifiestan también en las casas,jardines, medios de transporte y vestimenta de los sectores pobres ymarginales.Similitudes con el arte conceptual y el museo.El espacio de culto como instalación Desde el punto de vista estético, los lugares de culto presentan
  10. 10. 10similitudes con algunas formas de arte conceptual: las instalaciones.Estas producciones del arte contemporáneo son caracterizadas porJorge Glusberg de la siguiente manera: “La instalación es una obra única, que se genera a partir de un concepto y/o de una narrativa visual; creada por el artista en un espacio concreto, en él se establece una interacción completa entre los elementos introducidos y el espacio considerado como obra total. Es obvio que las instalaciones requieren también la participación del espectador, pero no para vivir episodios sino para descifrar mensajes, para rescatar ideas. Al observar la obra desde distintos ángulos la percepción se convierte en proceso. [...]. La relación entre obra y espacio se transforma en el caso de las instalaciones. Ocupado por la obra el espacio se aparta de los demás ámbitos y se define como “espacio de arte”. Los sitios a los que nos referimos cumplen con el requisito de sergenerados a partir de un concepto (el culto al difunto milagrero) ytambién con el de estar creados por el artista (en este caso un colectivoanónimo). Son además espacios concretos que pueden ser ocupados yrecorridos. Sin embargo, la función que tienen los diferencian de lasinstalaciones: mientras la instalación tiene una función estética pura yautónoma, el sitio de culto cumple funciones cultuales. En la instalación,el espacio se constituye como “espacio de arte”, es decir, un ámbitodonde la dimensión estética se vuelve autónoma y dominante,mientras que en las obras-altares el espacio se vuelve “ámbito sagrado”en el cual se establece una interacción entre los elementos introducidos(ofrendas) y el espectador-devoto que no está presente para descifrarconceptos y significados sino para quebrar la distancia entre lo cotidianoy lo sobrenatural. Por otra parte, existe también una diferencia que conviene marcaren el productor; mientras el productor de la instalación es un artista, ogrupo de artistas, reconocidos como tales por la sociedad, y muchasveces consagrados, el productor de la obra-altar es un colectivoanónimo: los fieles.El espacio de culto como museo Desde otro punto de vista también podemos establecer una nuevaanalogía entre los lugares de culto y una de las más prestigiosasinstituciones del arte: el museo.
  11. 11. 11 Por definición, el museo es una institución en la que se realizanexposiciones de objetos artísticos. Existen tres tipos de exposiciones: lapermanente, la temporaria y la itinerante. De acuerdo con losdocumentos del Instituto Superior de Formación Docente, áreaMuseología de La Plata, estos distintos tipos de exposiciones secaracterizan por lo siguiente: “La exposición permanente está constituida por el conjunto de objetos y especímenes que tipifican el acervo del museo y no puede ser suprimida sin que el mismo pierda su carácter. ........................................................................ “La exposición temporaria tiene por fin clarificar algún aspecto de la exposición permanente y para ello puede recurrir a parte del acervo que no se exhibe en la misma, al acervo externo o a parte de uno y otro. ........................................................................ “La exposición itinerante está constituida por parte de la colección que se destina a su exhibición fuera del ámbito del museo.”7 Como ya hemos dicho, la constitución de los sitios de religiosidadpopular está en constante cambio. Hay un grupo de objetos-ofrendasque por su valor estético, o por su ubicación (por ejemplo las plaquetasadosadas a las paredes) o por su durabilidad, se mantiene enexposición permanente, conformando parte del patrimonio sagrado yestético del sitios. Otras ofrendas permanecen un tiempo en el lugar yluego son retiradas por los cuidadores y depositadas en un sitioespecialmente destinado a tal función (vamos a describir esto en loscasos puntuales). Estos objetos constituirían la exposición temporaria.Paralelamente, en algunos casos (Gilda, Gauchito Gil y la Difunta),encontramos también exposiciones circulantes. En efecto, loscuidadores envían algunos exvotos al santuario original,constituyéndose estas ofrendas en verdaderas exposiciones itinerantesque luego de ser exhibidas un tiempo en el ámbito sagrado de origen,son trasladadas al santuario originario para conformar parte de lacolección permanente de ofrendas a un santo. La diferencia entre el sitio sagrado y el museo, radica,nuevamente, en la función del espacio y de los objetos que los ocupan.Mientras en el museo encontramos un espacio netamente artístico, enel que prima una función estética pura, desprovista absolutamente decualquier función utilitaria, en el espacio consagrado tanto los objetos7 Documento nº 4, 1997
  12. 12. 12como el ámbito tienen una función cultual y lo estético está subordinadoa ella con otra función: la decorativa. En los espacios de religiosidadpopular la dimensión no puede desprenderse de su carga simbólica,mientras que en el museo, lo artístico se define precisamente por laautonomía de lo artístico frente a lo sagrado, a lo utilitario y aún a lodecorativo. Es notable como esta estética se impone con fuerza, más allá delos intentos depuradores y de “buen gusto” que a veces pretenden lasautoridades. Relevando la tumba del Gaucho Cubillos en el Cementeriode la Capital, pudimos observar un hecho interesante: desde hacevarios años, la comuna viene reemplazando las antiguas cruces demetal de las tumbas más humildes, por cruces blancas, todas delmismo tamaño, puestas sobre una base de cemento, al estilo de loscementerios europeos y norteamericanos donde descansan los restos delo combatientes de guerra, en los que prima un criterio racionalista y deuniformidad estética. Sin duda, el propósito comunal era eliminar la diversidad de crucesy adornos sepulcrales y la parafernalia de objetos, retratos y floresplásticas que conferían al cementerio un aspecto reñido con el buengusto y la sobriedad clásica. Sin embargo, y luego de un breve tiempo,las tumbas y las cruces blancas, comenzaron a llenarse de múltiplesfloreros con flores frescas o artificiales, retratos y objetos diversos. Amodo de ermita o cenotafio, los familiares de los muertos colocansombrillas de playa, de múltiples colores, bajo las cuales se protegendel sol y la lluvia los retratos del difunto y sus objetos favoritos. De estemodo, al parecer se logra un contacto más cercano con el ser querido. Tal vez, el Municipio capitalino deba revisar sus intenciones deracionalizar la estética sepulcral y permitir al colectivo popularconformar las tumbas de acuerdo con sus preferencias estéticas y susentir. A continuación comenzaremos el análisis de los diversos sitios y suestética.
  13. 13. 13 CENOTAFIOS “La muerte, esa dolorosa sensación irreversible es atenuada, algunas veces, por artificios que cambian su sombra por un rayito de luz. “El sufrir mueve el caminar y el ademán del doliente para construir, sin saberlo, sin pensarlo, solo sintiéndolo, un testimonio de su pesar, entonces con tres ladrillos, con alguna estampita de cualquier santo y una vela, instala su angustia y reemplaza una vida por un objeto”... ( Chalo Tulián, catálogo.)Concepto y sentidos: De acuerdo con el Diccionario Enciclopédico Salvat, encontramosque el término cenotafio tiene como significado: “...Monumento funerario de carácter votivo, erigido en memoria de alguna persona sepultada en otra parte o de la que se perdió el cadáver”... (Enciclopedia Salvat, tomo 6, p. 803.) Asimismo parece relevante detenernos en el origen del término. Elmismo proviene del griego kenotáphion; de kenos, vacío y taphos,sepulcro. Dado que esta extendida costumbre de erigir especies dealtares para recordar el fallecimiento de una persona en el lugar mismodel hecho y no en el lugar donde efectivamente se encuentra el cuerpo,constituye una verdadera tradición popular, resulta muy difícil encontrarinformación teórica o científica sobre los mismos. Estos cenotafios son populares en muchos países latinoamericanos,así por ejemplo en Perú, en los sitios en que alguien "ha sidosembrado", es decir asesinado, se colocan nichos u ollas en las quearden velas día y noche y se los llama "almas". En Paraguay se losconoce con el nombre de “cruces” y sobre ellos dice el investigadorRamón C. Bejarano: "En algunas calles de la ciudad de Asunción, o en los caminos en la campaña, existen cruces donde fallecieron trágicamente algunas personas, y a las cuales manos piadosas o los mismos parientes
  14. 14. 14 construyen un nicho de mayor o menor tamaño”. 8 Si bien la ciencia no los ha tenido demasiado en cuenta, el arte seha ocupado mucho de ellos, ya sea a través de la representación visualo de la literatura. Hemos creído conveniente incorporar un cuento de unautor mendocino, Juan Draghi Lucero en el que el autor caracteriza alos cenotafio y revela los sentidos que éstos tienen en la culturapopular. El cuento se titula Las fuerzas oscuras. Como el autor lo hacecon palabras que resulta muy difícil superar, hemos decidido transcribirparte del relato: Éste se construye a partir del encuentro entre un folcklorista 9,defensor de cultos y creencias populares y un futuro médico defensorde teorías y verdades científicas. La discusión, en la que cada unoexpone sus propios argumentos, se lleva acabo en términos de respetoy cierta amabilidad. En medio de la discusión surge una interesantedefinición del término que nos servirá para comprender profundamentesus implicancias: El folklorista- “El nicho – contesté – es un cenotafio, vale decir una tumba vacía. Es una manifestación folklórica de forma material que se emplaza en el sitio preciso donde cayó muerto alguien. Generalmente adquiere significación si el muerto fue víctima de un asalto o baleado por la justicia. Hay otros nichos, los comunes, que recuerdan simplemente a la muerte de cualquier persona, pero siempre marcan el lugar de la caída postrera. Los nichos adquirieron gran auge a raíz del espantoso terremoto de Mendoza de 1861. Hasta 20 años después podían verse a estas ruinas llenas de velas, Con la reedificación de la ciudad caída y la vigorización de las profilácticas medidas municipales, se logró sanear esa zona urbana, pero quedó la costumbre fuertemente arraigada, de levanta nichos al margen de los caminos de campaña. En el fondo es una de las formas de veneración de los muertos; más aquí está lo tremendo, lo que tiene grandísimas aristas sociales: Por una misteriosa8 BEJARANO, Ramón, Carai Vosá, Toledo. Serie Estudios antropológicos nº 1 Asuncióndel Paraguay, Toledo, 1960.9 El término folklorista en este caso, permite a Draghi Lucero denominar a aquellos que son defensores de la cultura popular. Actualmente el término folklorista resulta muy estrecho para denominar a quienes hacen un rescate de lo popular, y su significado a quedado restringido y ligado al folklore, que sería sólo un aspecto dentro de la tradición y cuya delimitación dentro del universo de la cultura popular encierra en muchos casos, una connotación ideológica.
  15. 15. 15 asociación de tradiciones e ideas subsistentes no merecen, en la mente popular, un nicho los que mueren “naturalmente” en su cama. Así pues, el virtuoso ciudadano D. Juan Pérez, que nunca hizo mal a nadie, que vivió en paz con otros y fue respetuosísimo de las leyes y de la autoridad y que, por fin, fallece rodeado por los suyos en la paz del hogar, ese señor tan perfecto no gozará de los beneficios del nicho. Sí lo tendrá aquel que, bueno o malo, cayó para siempre en el camino que los pobres trajinan siempre a pie y con la carga de sus pesares encima. El camino, especialmente el del campo, es de todos, pero es menos de usted que lo recorre a 80 kilómetros en su aerodinámico, que de los peones de su bodega y de sus viñas que lo traquean al son de sus cavilaciones. El camino tiene un sentir que no es del paisaje circundante sino que reside en la planta sufrida de los caminantes... – Allí están en su elemento los nichos, allí puede la mujer o el hombre desheredado rendir culto al que cayó. Lo que vio usted el lunes pasado en los nichos que menciona, son las velas votivas que reafirman la “manda”, o sea un pedido clamoroso que no puede hacerse a las autoridades ni a las instituciones científicas. Se pide un milagro porque sólo un milagro puede salvar al hijo desahuciado; sólo un milagro los sacará de la miseria; sólo un milagro les hará conquistar un amor imposible; sólo un milagro los liberará del azote de las desdichas. Las monedas que usted vio, seguramente las dejó un jinete apurado: con ellas comprará unas velas el vecino o vecina que atiende ese nicho y las encenderá en el nombre del ausente el próximo lunes en la noche, día de las ánimas. Difícilmente verá usted un nicho sin su vela prendida en la noche señalada. Hay verdadera mística en esta práctica que creo piadosa.-...” (Juan Draghi Lucero, Las fuerzas oscuras, p. 83) Con este párrafo nos parece, esclarecemos cuál es y en quéconsiste esta tradición que venera y acerca de alguna manera el mundode los vivos con el mundo de los muertos.La estética de los cenotafios:
  16. 16. 16 Ahora bien, desde un punto de vista formal, basándonos en laobservación de un relevamiento fotográfico de los nichos que se ubicanen la ruta hacia San Juan, en el departamento de Las Heras, podemosobservar toda una serie de objetos que caracterizan estasmanifestaciones: latas de conservas vacías, botellas con agua, casitasde madera, partes de automóviles, llantas, imágenes de santospopulares, cruces, piedras pintadas de blanco, nombres propios yfechas significativas, velas, cera derramada, rosarios, imágenes,vírgenes, estampitas, cuadritos con retratos, flores artificiales de vivoscolores, placas con inscripciones, puertas enrejadas que cierran elpequeño recinto. Generalmente estos nichos se ubican al borde de un camino, talvez esto se deba a la gran cantidad de accidentes que ocurren en ellos,o quizá al hecho de que por allí transita la gente, allí muere poraccidente, enfermedad o de manera violenta y allí el cenotafio puedeser “visto” por otros cumpliendo así con su misión de mantener viva lamemoria del muerto. Normalmente los cenotafios están compuestos por una gruta o unapequeña casita con techito a dos aguas, que puede estar a la altura delpiso o elevado sobre un pie de madera o alguna estructura similar.Siempre están coronados por una cruz, la mayoría de las veces en estacruz, o en una placa, en algún lugar visible del nicho, puede leerse unnombre (o varios) y una fecha alusiva. El acceso suele ser un caminitoseñalado y delineado por pequeñas piedras pintadas de blanco. En el interior, siempre hay un objeto que se destaca frente a losdemás: una foto, una estampita, un florero con flores de alegrescolores, una imagen, etc. Este objeto, a su vez se va rodeandoprogresivamente de otros objetos similares que evidencian las mandasde los vecinos que las atienden o de algún caminante que, como en elcuento señala su paso con alguna ofrenda. Progresivamente los espacios interiores y exteriores que rodean alos cenotafios van adquiriendo un carácter abigarrado, mixto,desordenado, llamativo y particularmente colorido. Son en sí mismos espacios pequeños, continentes, protectores delos exvotos y las mandas que cobijan. Son espacios oscuros,abigarrados, desligados. Los objetos contenidos no tienen un orden aparente, y tampocoparecen guardar relación entre sí, están allí por el hecho de quesignifican algo: una promesa, un ferviente deseo o el agradecimiento dequienes los han colocado allí. Cada objeto, en suma invoca una historiay una serie de sentimientos que se nos hacen presentes en forma
  17. 17. 17material. En el autor colectivo y anónimo que construye estos sitios, siemprehay una intención estética: se pretende que el nicho luzca bonito y esteobjetivo se logra a través de la ornamentación abundante de colorespuros, fuertes y brillantes. Así por ejemplo, las cruces están adornadascon flores artificiales a modo de verdaderos arreglos florales, en muchoscasos han sido hechas con papel o tela, de manera artesanal conevidente esmero. La entrada al lugar suele estar señalada, como yadijimos, por un caminito bordeado de piedras prolijamente pintadas. Enel interior del cenotafio los objetos se disponen con un orden que sebasa en el criterio de la abundancia y la yuxtaposición. Mientras másobjetos hay, con más color y brillo, más bonito es el sitio. La cantidad de objetos, su estado y la limpieza varía en cada unode los cenotafios. Tal vez este hecho se deba fundamentalmente a queel nicho es mantenido por una persona, una familia, o un grupo deamigos allegados al difunto. Si los comparamos con las ermitas o santuarios de los santospopulares que hemos relevado, podemos observar que en general sonmás pequeños y homogéneos, más familiares y anónimos. De todosmodos, sería un sería error hacer de esta suposición una regla, essabido que los cenotafios, estos pequeños altares para santitosanónimos, en muchas ocasiones cobran fama y terminan porconvertirse en conocidos santos populares, como son, de hecho elGaucho Cubillos o la Difunta Correa. La estética de los lugares de religiosidad popular está, sin duda,fuertemente entremezclada con el culto y la fe. No es posible separarlay analizarla como estética pura. Vistos desde los criterios impuestos porla belleza europea, resultan lugares antiestéticos y oscurantistas, deescaso valor para una historia del arte, que hasta aquí ha tomadosolamente a la producción académica como objeto de estudio. Estasmismas ideas están vertidas en el relato de Draghi Lucero que antescitáramos. A modo de conclusión y para aportar al lector una reflexiónhecha desde el arte, citamos nuevamente el cuento, así el lector podrávivenciar que para entender el cenotafio hay que analizarloestéticamente, pero sin desligarlo de su condición de espacio de culto: Folklorista: “-Cuando sea usted médico cobrará las consultas a sus clientes. El Estado aplica impuestos cada vez más elevados. Toda religión es mantenida con dinero. Las pobrecitas ánimas se contentan con ¡Tan sólo la llamita de una vela! – Doctor: “- ¡Se diría que usted tiene fe en las
  18. 18. 18 ánimas de los nichos! Folklorista: “-Por momentos, sí, y por momentos me privo de ello por los imperativos científicos. Pero entre estas dos fuerzas, la folklórica y la antifolklórica, sigo siendo un folklorista. Sólo con la ayuda del folklore puede llegar a comprender la Historia y muchas encrucijadas de orden social. Si los economistas teóricos trazaran sus planes con el conocimiento cabal de la idiosincrasia de nuestras masas no errarían tanto y ¡tan lejos!. Le voy a demostrar mi querido futuro galeno que su empaque científico no descansa en un fondo filosófico ni enraizado ni profundo. Usted sólo ha visto en los nichos callejeros un motivo antiestético y oscurantista, casi con el criterio del munícipe. ¿No cree que esta manifestación, de hondo contenido folclórico tiene otros matices más profundos y estables? ¿Nada le mueve a usted a inquirir desde terreno científico a lo que es realmente empírico?. ¿No se preguntó usted “por qué” se prenden velas en los nichos callejeros?. ¿No será ése, el lugar de la eterna despedida, un punto de misteriosas y santas citas?. ¿Qué hay de verdad en lo que presiente el pueblo que el alma vuelve al lugar donde se liberó de la carne?. ¿Y si la llama de la candela fuera la campana que reúne a las almas de los vivos con la de los muertos para santas pláticas?. ¿Qué es la vida?. ¿Qué es la muerte?-...” Es evidente que en la mente de las masas populares, la muerte sesiente en forma distinta, está allí, pegada e inseparablemente ligada ala vida, y es parte de la misma...
  19. 19. 19 EL GAUCHO CUBILLOSHistoria y leyenda: Juan Francisco Cubillos, conocido como el “Gaucho Cubillos”,nació en 1869 en Curicó, República de Chile. Se lo describe como unhombre de cuerpo mediano, bigote poblado y pelo corto, color castañooscuro, siempre vestía camisa blanca, pantalón de hilo, medias yalpargatas blancas. Perteneció a una familia humilde, de escaso nivelcultural. Sus andanzas comienzan tempranamente, en 1887 cuando sólocontaba 18 años. Por ese tiempo abandona Chile y se radica enMendoza, en la zona de Tunuyán. Aquí comete su primer robo y tiempodespués se produce su primera detención. Escapa hábilmente de lacárcel (sus habilidades de escapista lo harán famoso) y continua susandanzas de ladrón. El fruto de sus delitos se repartía entre el pobreríode la zona. Es capturado y encerrado varias veces, pero siempre logra escapar.La gente humilde lo ampara en sus hogares y Cubillos, pronto setransforma en un héroe popular, que reivindica a los pobres de lainjusticia y el desamparo social. Se fugó del penal por última vez fue en 1895 tras sobornar a unode sus custodios, y prosiguió sus andanzas. Se volvió temerario,robando y huyendo de un lado a otro. Consciente de que la policía lo buscaba intensamente se refugió enlas minas del Paramillo, en Uspallata, activas en aquella época. Losmineros que trabajaban en ese lugar le brindaron hospitalidad,protección y silencio. Para esa fecha la figura de Cubillos ya habíacobrado fama en la imaginación popular que había agigantado susaventuras, convirtiéndolo en un segundo “Juan Moreira”. En Paramillosse volvió cuatrero robando caballos y vacunos que luego vendía, con eldinero obtenido compraba azúcar, cigarrillos, yerba, vino, y otrasvituallas que repartía entre los mineros, así se ganó su respeto yadmiración y fue popularizado con el mote de “El Rey de los mineros”. Aunque existen algunas versiones que lo acusan de haber cometidoel delito de homicidio, la justicia solo pudo comprobar en sus procesos,robo y desacato a la autoridad. Este ladrón que había ingresado siete veces a la penitenciaría y
  20. 20. 20escapado otras tantas, fue asesinado a los veintisiete años de edad, el26 de octubre de 1895, por dos policías que lo buscaban y seencontraban trabajando, haciéndose pasar como mineros para capturaral prófugo. Según algunas versiones, mataron a Cubillos en defensapropia, otras dicen que fue asesinado mientras dormía. El “Rey de los mineros” murió en una lucha desigual, encondiciones que nunca se esclarecieron para la memoria popular. Quedótendido luego de recibir una puñalada en el corazón, varios puntazos,un golpe dado con el revés de una daga sobre el ojo derecho, y unbalazo disparado a cuatro pasos de distancia. Inmediatamente los mineros se apoderaron del cadáver,velándolo durante dos días. Posteriormente la justicia trasladó el cuerpoa la ciudad para que se le realizara la autopsia y luego recibierasepultura. Con la muerte del Gaucho Cubillos culmina su historiacronológica y comienza su otra historia, la del mito. A los pocos días desu desaparición, dice Los Andes (el diario de la ciudad): “Objeto de una viva curiosidad ha sido durante los últimos tres días, entre la gente de pueblo que ha concurrido al cementerio, la tumba en que descansan los restos del famoso Cubillos. Situada en el ángulo sudeste del panteón destinado para los pobres de solemnidad, aquella llamaba la atención entre todas las demás por la profusión de coronas con que se encontraba cubierta” (Verzbickis. El “Gaucho” Cubillos, un hombre que venció al olvido, p.34). Emergente de la injusticia social, representante del bandolerismobenéfico, con su muerte se transforma en héroe y es santificado por lavoluntad popular, convirtiéndose en mito de nuestra región.Estética de la tumba: Como ya hemos anticipado, este lugar se encuentra en la zonaantigua del Cementerio de la Capital10 ubicada en parcela 26, cuadro H. La tumba, hoy una verdadera ermita fue remodelada en el año1994. El recinto es pequeño, construido de ladrillo, de manera simple yaustera, el techo es de dos agua, de chapas de policarbonato verde,sostenidas por vigas metálicas, el interior se halla revestido de azulejos.Alberga los restos del gaucho y una gran cantidad de ofrendas quedepositan a diario los devotos. Al ser pequeño, se vuelve un espacio10 El cementerio recibe este nombre porque está atendido por la Municipalidad de la ciudad capital de Mendoza.
  21. 21. 21íntimo, propicio para que exista una relación espiritual entre el fiel y elhéroe legendario. Hay un encargado que se ocupa de la limpieza del sitio y delrecambio de exvotos, como el espacio es pequeño y los fieles sonmuchos, el encargado guarda los más antiguos en un depósito,especialmente destinado a tal fin. Este encargado es, a su vez, quienclasifica los objetos y contribuye a la construcción del ordenamientoestético que impera en el sitio. Los exvotos que se ofrecen al difunto son muy variados ysemejantes a los que luego vamos a encontrar en otros sitios: floresnaturales o artificiales, de plástico o de tela, elegidas por ser másperdurables y colocadas en variados floreros de diversos materiales: decerámica, de plástico, o simples frascos de vidrio que cumplen lafunción de floreros. También hay rosarios, cruces de diferentestamaños, maquetas de casas de madera, de cartón, adornos navideños,juguetes, como por ejemplo peluches, camioncitos, muñecas, zapatitosde niños pequeños, sombreros, ropa, imágenes en yeso de vírgenes,entre ellas la de Luján, y también estampitas de santos mezcladas confotos de gente devota con mensajes y gran cantidad de placas deagradecimientos. Todos estos objetos están clasificados y agrupados en sitiosespecíficos. Hay estanterías que rodean las paredes en el interior de laermita, allí se agrupan los juguetes, los retratos, estampitas la ropa ylos muchos y muy variados objetos; los rosarios, zapatitos, sombreros,y algunos ramos de flores artificiales, cuelgan de las vigas metálicasque sostienen el techo de la ermita; las placas recordatorias estáncolocadas en las paredes, por adentro y por afuera, y los fieles máspobres que no pueden pagar una placa escriben sus agradecimientos enlas paredes a modo de graffiti; sobre la tumba hay múltiples floreros,en la parte de atrás se ubican las velas y hay un sector donde losestudiantes ofrendan sus cuadernos de clase. Los colores que prevalecen son los puros, o sea el rojo, el verde, elazul, el amarillo, como también el dorado y el plateado, estos últimosmuy simbólicos y relacionados con la divinidad. Sobre la lápida de mármol bajo la que descansan los restos delgaucho, han colocado carpetitas11 de plástico o tejidas a mano, quesirven de apoyo a objetos importantes (vírgenes, floreros, entre otros),su presencia convierte al recinto en un espacio habitable y hogareño, esdecir, en la casa del Gaucho Cubillos, quizás el deseo popular sea el deconcederle a este hombre un espacio permanente y acogedor, símbolo11 La “carpeta” es un tejido, generalmente de hilo, de forma circular que se utiliza como base para adornos o lámparas. También existen de plástico, sucedáneo pobre del encaje.
  22. 22. 22del hogar que no tuvo en su corta vida en la que siempre fue prófugode la justicia. En el centro del santuario, entre el arco de la pared frontal yprincipal se encuentra un retrato del gaucho, realizado a lápiz negro porun fiel anónimo, y enmarcado. Sobre un fondo vacío se representa alpersonaje, al parecer sobre la base de una fotografía. Los trazos sonminuciosos y naturalistas, la fisonomía del retratado aparece registradacon detalle y su vestimenta es la típica de la época (finales del sigloXIX). Llama la atención la hibridación (fruto de la globalización) quetambién caracteriza a este lugar, hay una interesante mezcla deimágenes que recuerdan otros cultos y otros héroes sociales: diferentesvírgenes, estampitas de santos, una calcomanía del Che Guevara, ytambién ídolos y figuras mediáticas como Rodrigo12.12 Cantante cuartetero muerto trágicamente en un accidente automovilístico en el año 2000 al que nos referiremos más adelante.
  23. 23. 23 DIFUNTA CORREALa historia: Dice la tradición de San Juan que durante los primeros años del siglo XIX, en la localidad La Majadita, de la provincia de San Juan nació María Antonia Deolinda Correa, conocida más tarde como la Difunta Correa. A los veinte años se casó con el criollo Baudilio Bustos y se establecieron en Caucete. Poco después tuvieron un hijo. Hacia 1835 Bustos fue reclutado para fortalecer la tropa del ejército de Facundo Quiroga. Se resistía a partir debido a una enfermad pero fue llevado a la fuerza. Esto impulsó a Deolinda a seguir sus pasos junto con su pequeño hijo. Anduvo por el camino que lleva hacia La Rioja y en pleno desierto se quedó sin agua. Extenuada, siguió su marcha, pero al fin cayó en un cerro de la localidad de Vallecito, derrotada por el cansancio, el calor y la sed. Junto a sus pechos quedó el niño mamando de la madre muerta. Poco después los encontraron unos arrieros que pasaban por el lugar. Ellos dieron sepultura a la difunta en el mismo lugar en que había fallecido y llevaron al niño a un sitio seguro. El culto es iniciado por un arriero que a fines del siglo pasadollevaba su ganado desde Valle Fértil a San Juan. Al atravesar la regiónde Vallecito el ganado se le dispersó; desesperado el arriero tropezó conla tumba de la Difunta y le rogó que lo ayudara a recuperar sus reses:al día siguiente encontró a sus animales reunidos en el valle. Él habríasido quien levantó el primer santuario a la Difunta. Poco a poco elmilagro concedido por Deolinda Correa comenzó a ser conocido y con éltambién de su desgracia. Se convirtió en un símbolo de amor maternal,en la protectora de los arrieros y de la gente humilde y pronto su cultofue incorporado a la tradición popular. Si bien se trata de una tradición específica del desierto en el cual ypor el cual Deolinda Correa muere de sed, la tradición trascendió loslímites de San Juan y hoy se difunde por América. En muchos lugaresse levantan santuarios a los que concurren los devotos para recordar sumemoria y para pedir su intermediación ante Dios y la Virgen. Comoagradecimiento por una gracia concedida, o simplemente comoevocación de su memoria los fieles dejan diversos exvotos. La botella deagua es una de las más ofrendadas y puede considerarse como unsímbolo típico de la exteriorización de este culto. También la peregrinación al lugar constituye una ofrenda y es un
  24. 24. 24modo de recrear el sufrimiento de la Difunta. Especialmente en laprovincia de San Juan los devotos cumplen sus promesas caminandolargo kilómetros y muchos llegan al santuario de rodillas oarrastrándose sobre sus espaldas.El Mito La historia de la Difunta Correa se confunde con la leyenda.Divulgada por la tradición oral esta historia forma parte del sentirpopular. Sin embargo, sabemos que muy difícilmente la Difunta Correapueda ingresar como santa oficial de la Iglesia Católica, pues suexistencia física no ha podido ser documentada fehacientemente. Nohay rastros de Deolinda Correa que permitan probar que vivió y que suhistoria es real. No obstante, Horacio Viduela, un historiador de la Universidad deSan Juan sostiene que pese a la falta de documentos, la historia deDeolinda Correa es un hecho real: “Esta tradición sublimada en mito por la fe del pueblo, relata un acontecimiento real. No es leyenda a pesar de la falta de documentos. La única constancia parece ser una lápida de piedra encontrada en el viejo templo de Villa Independencia, en Caucete, que reza: “Recuerdo de gratitud y justicia a la caritativa Difunta Correa. Que en paz descanse. 1892”. Es probable que la Difunta no sea jamás canonizada, pero la devoción hacia ella no es contraria a la fe religiosa”. Si bien no hay documentos reconocidos por la Iglesia Católica, quecertifiquen las versiones sobre la vida y milagros de la Difunta, no haytampoco elementos que permitan contradecir o desacreditar la fe que leprofesan sus fieles seguidores. Al respecto dice un párroco de laParroquia del Carmen en Vallecito: “El culto de la Difunta está prohibido por la Iglesia. No tiene fundamentos religiosos en el sentido estricto, pero la fe según el Evangelio puede manifestare de muchas maneras”. Y tal vez, en el hecho de que las bases del culto no entren encontradicción con los fundamentos de la fe católica, podamos encontraruna de las razones de su popularidad. El culto se difundió ampliamenteen América del Sur, donde el catolicismo es la religión más popular. Noobstante, parece difícil su oficialización porque, y como dice Alfredo
  25. 25. 25Mofa, la estructura del mito no tiene una correspondencia con lashistorias de otros santos reconocidos por la fe católica: “[El de la Difunta Correa] constituye uno de los casos más interesantes de las creencias populares, pues constituye un mito ancestral indígena que no pudo ser reinterpretado por la Iglesia Católica debido a que no existe ningún mito equivalente en la cultura occidental cristiana para que pueda ser re-modelado. Esto es debido a que la estructura del mito: la sobre vivencia de un niño que mama de los pechos de la madre muerta. Mamar de un cadáver, es decir tomar vida de la muerte, no existe como estructura en la mitología occidental” y agrega, “...es por eso que la Difunta Correa sigue siendo actualmente un santuario pagano.”Difunta Correa en Las Heras En el departamento de Las Heras encontramos dos santuarios de importancia destinados al culto de la Difunta Correa. Uno de ellos se encuentra ubicado a orillas del camino que lleva aVillavicencio, a pocos kilómetros de las últimas estribaciones del núcleourbano lasherino. Se sitúa en el pedemonte, en un entorno abierto, congran amplitud espacial. Por ser Villavicencio un centro turístico muyconcurrido, el sitio es frecuentado por fieles de distintos estratossociales, y también por curiosos y turistas. Foto El otro santuario es el de El Pastal; se encuentra en una zona ruralubicada aproximadamente a unos 20 km. del núcleo urbano de LasHeras. La zona es habitada por trabajadores rurales y urbanomarginales de muy escaso nivel social, económico y cultural. No setrata de un lugar de paso como el Santuario Villavicencio, se trata deun sitio pequeño, ubicado entre dos calles, poco transitadas, que cercansus costados y una hijuela13, que condiciona su ampliación hacia atrás. Foto No pudimos encontrar datos que aclararan el origen de este sitio.Sí en cambio logramos esclarecer el origen del Santuario Villavicencio.De acuerdo con los dichos del encargado del lugar, don Héctor Luna,éste sitio de culto surgió hacia 1950, cuando un hombre, desesperado13 Acequia de riego
  26. 26. 26por un hijo que estaba desahuciado, pidió un milagro a la Difunta y éstele fue le concedido. En agradecimiento el devoto erigió un recordatorioque aún se conserva: se trata de una pequeña gruta, en cuyo interiorhay una cruz de madera y un ángel de yeso. Con el tiempo se hizo muypopular en la zona, y como no está muy alejado del centro urbano deLas Heras reúne a numerosos devotos de la santa. foto Los promesantes han levantado diversas construcciones yhabitáculos con el objetivo de albergar ofrendas. En general lasconstrucciones adoptan la forma de una capilla con techo a dos aguas,el espacio interno es muy reducido, lo que le confiere un carácteríntimo. En El Pastal sólo encontramos dos habitáculos a modo de capillitasentre medio de algunos álamos, ambos con techo a dos aguas ycoronados con cruces latinas. Albergan imágenes de la Difunta ynumerosas ofrendas. Al observar la estructuración de estas edificaciones (como tambiénla de los cenotafios a la vera de caminos) nos preguntábamos si lamodalidad de construcción con techo a dos aguas es sólo un modo deimitar las pequeñas capillas o si también tiene que ver con elestereotipo infantil de representación de la casa. El santuario o elcenotafio constituyen la casa que habita el santo-difunto y a la vez,conforman interiores con reminiscencias hogareñas en las cuales eldevoto encuentra cobijo para sus ofrendas. Las ofrendas son similares a las que hemos visto en los otros sitiosrelevados, sin embargo, en el Santuario Villavicencio, más frecuentadopor públicos diversos, es posible encontrar, en mayor medida que en elde El Pastal, productos de la sociedad de consumo: latas de gaseosa,flores de plástico, etc.. Paralelamente, la disposición con que han sidoubicadas está mediada por su cuidador, quien establece un cierto tipode orden al agrupar los exvotos en razón de su “clase” (chapas de autopor un lado, cartas por otro, las velas en candelabros hechos a tal fin,etc.) En el caso de El Pastal, al parecer, impera un mayordesconocimiento de los valores estéticos del “buen gusto” occidental,por lo cual, los criterios estéticos dominantes son los de la profusión, elcolorido y la yuxtaposición. Algunas ofrendas que se pueden ver aquí noestán en el Santuario Villavicencio, ni en los otros que hemos relevado;entre éstos podemos destacar cabellos humanos y yesos. Tienen uncarácter más íntimo que el resto de los exvotos, a través de ellos eldevoto se ofrenda a sí mismo (el exvoto es parte de su cuerpo).
  27. 27. 27 Hemos podido observar que la occidentalización de la cultura haimpuesto un cierto rechazo a estas “ofrendas corporales” que enmuchos sitios ya no se encuentran. Quien haya frecuentado estoslugares de culto u otros semejantes años atrás (la Difunta en San Juano la Cruz Negra en Tunuyán) recordará que por entonces era habitual lapresencia de exvotos ligados a la corporalidad del creyente. Hoy, laglobalización cultural ha introducido modificaciones en las formas deexpresión del culto y de su valoración estética. Sólo en el santuario deEl Pastal hemos encontrado exvotos corporales, en los restantes hansido reemplazados por otro tipo de objeto. Del mismo modo, hemos observado modificaciones en otrosaspectos del culto: la botella de agua que antes era de vidrio, esactualmente de plástico, las flores artificiales han ido variando a lo largode los años de acuerdo con las ofertas del mercado. Dentro delsantuario se han incorporado, a su vez, otros cultos, produciéndose lamisma hibridación que ya hemos marcado en la Tumba del gauchoCubillos, y que veremos a su vez en otros altares. Algo que merece una consideración especial, son los carteles deagradecimiento que pueden observarse en ambos sitios. En algunossitios, como por ejemplo el Santuario de la Virgen de Lourdes en elChallao, se pueden observar gran cantidad de plaquetas metálicas coninscripciones de agradecimiento a la Virgen adosadas a las paredes, quese han ido acumulando desde años atrás. En las “Difuntitas 14”lasherinas, como en los otros sitios analizados, cartel es el sucedáneopobre de la plaqueta. Este hecho tiene que ver ciertamente con la diferencia en el precio,pero también con la popularización de los códigos de los cartelespublicitarios, a los cuales se asemejan en muchos casos. En el Santuario Villavicencio, hay un cartel que llama la atenciónpor su espectacularidad, tiene aproximadamente 2m. x 1m. y estáelevado mediante dos soportes de 1,50m. de alto a la entrada delsantuario y a la vera del camino, igual que los carteles publicitarios quese ubican en las rutas. Resulta evidente, por el tamaño del cartel y porsu ubicación que en la intención de los fieles que lo construyeron noestaba solamente la intención de agradecimiento, sino la necesidad deque la ofrenda fuese “vista”. foto A este cartel espectacular se opone otro, que en El Pastal se ubicasobre el techo de uno de los habitáculos y que puede ser visto porquedetrás del sitio hay un terraplén (que conduce a la hijuela) desde el cual14 “Difuntita” es el nombre que suele darle la gente a estos sitios.
  28. 28. 28se puede tener una visión desde cierta altura de todo el Santuario. Estecartel, pintado sobre una madera, casi como un graffiti, reza: “Dijuntamui aradesido”. El propósito fue escribir: “Difunta, muy agradecido”.Aquí la intención no es estética ni exhibitiva, sino puramente cultual. Talvez consciente y avergonzado de la pobreza de su escritura, el devotocolocó el cartel en su sitio tan inaccesible, con la idea de que sólo fuera“percibido” por la santa. foto Los carteles encarnan las diferencias que hemos notados entre lossitios, el Santuario Villavicencio es más globalizado y estetizado,mientras que el de El Pastal conserva, en mayor medida, la purezavirginal del culto primigenio.
  29. 29. 29 EL GAUCHITO GILHistoria del personaje Cuenta la tradición popular que el gauchito Antonio Gil oAntonio Mamerto Gil Nuñez nació en la provincia de Corrientes, enla zona de Pay Ubre (actualmente Mercedes), hacia el año 1847. Su historia, que se conoce por tradición oral narra que en sujuventud se enamoró de una joven viuda que era pretendida porel comisario del pueblo. El policía, despechado por el rechazo de laviuda, comenzó a perseguir a Antonio Gil aprovechándose delpoder de su autoridad, hasta que finalmente se enfrentaron enuna pulpería. En la pelea el gauchito le perdonó la vida. Estehecho aumentó el desagrado y la inquina del policía quien empezóa hostigar a Antonio Gil hasta que finalmente logró queabandonara el pueblo. Por estos años, el país se encontraba en guerra con elParaguay y Gil se alistó bajo las órdenes del General Madariaga.Durante cinco años participó en la Guerra de la Triple Alianza(Argentina, Uruguay y Brasil contra Paraguay), que culminó bajola presidencia de Sarmiento en 1870 cuando las tropas brasileñascapturaron y mataron al mariscal Francisco Solano López. Pero en aquellos tiempos violentos, la guerra no sólo sesostenía en el frente internacional, en el interior del paíscombatían dos facciones con diferentes ideales políticos. Por unlado los unitarios (celestes) y por el otro los federales (colorados).La tradición cuenta que Gil adhirió a los ideales federales duranteun tiempo, pero luego renegó de ellos convencido de la esterilidadde una lucha fratricida. Hacia 1850 el coronel Juan de la Cruz Zalazar (federal), hizoun llamamiento a todos los hombres de la zona, para que sepresentaran en su estancia donde formaría un batallón para lucharcontra los unitarios. Quien se resistiera a tomar las armas en favorde la causa federal sería inmediatamente ajusticiado (degollado ofusilado). Antonio Gil es reclutado. Organizada la tropa Zalazarcomienza el avance sobre las tierras del sur de la provincia.
  30. 30. 30Antonio Gil, convencido de que era necesario evitar la guerraentre hermanos, decide desertar y en medio de la nocheabandona el contingente. El resto de la historia se desdobla en dos versiones. La primera versión dice que tiempo después (quizá un año)Zalazar prepara la tropa para un nuevo enfrentamiento con losunitarios. Antonio Gil se presenta ante él; interrogado por losmotivos de su deserción responde a Zalazar que no abandonó latropa por falta de coraje, sino porque creía fervientemente que nose debía derramar la sangre del prójimo contra el cual no se teníaagravio que vengar; además, dijo haber soñado con Ñanderá(Dios) que le indicaba proceder así. El coronel hace formar unapartida y lo envía a la ciudad de Goya (Entre Ríos) para serjuzgado. La segunda versión cuenta que como Antonio Gil compartíalos ideales federales en un territorio gobernado por unitarios, fuedespojado de sus pertenencias y tuvo que ocultarse. Setransformó en el líder de un grupo de bandoleros; se dedicó alrobo y al cuatrerismo, pero no para provecho propio, sino paracompartir el producto de sus andanzas con los pobres de la zona.La gente lo ayudaba y protegía. Solían tener caballos frescos,descansados y bien alimentados, para que los fugitivos pudierancambiarlos por los suyos cuando estaban flacos, sedientos yfatigados. Zalazar, cansado de las correrías de Gil y sus secuaces,formó una partida policial para detenerlo y juzgarlo en la ciudadde Goya. Gil es capturado por el coronel Velázquez, aludiendoincumplimiento de sus obligaciones de soldado y enviado a Goyapara que allí fuese juzgado. Velásquez, de regreso en la Haciendade Zalazar intercedió en defensa del reo destacando su valor ygenerosidad. Zalazar que respetaba a Velázquez y queríacomplacerlo, ofrece una alternativa para liberarlo: que 20 notablesde la zona firmen un pedido de clemencia. Cumplido lo requerido,Zalazar cumplió su palabra y ordenó que Gil fuera liberado. Finalmente, las dos versiones coinciden en el desenlace de lahistoria: camino a Goya, el 8 de enero de 1868, Gil fue colgado delos pies en un árbol y luego degollado. Este tipo de ajusticiamientoera frecuente (resultaba una solución más rápida y aleccionadoraque un juicio justo) y se lo justificaba alegando que el reo habíaintentado escapar.
  31. 31. 31 Antes de morir Antonio Gil pidió al sargento encargado de lapartida que no lo matara, pero no logró conmover al oficial.Convencido de que la muerte se acercaba, Gil vaticinó que cuandoel sargento regresara a Mercedes encontraría a su hijoagonizando; le aconsejó entonces que lo invocara para intercederante Dios por la vida del niño y que luego regresara y colocarauna cruz en el aquel lugar donde estaba dando muerte a uninocente, pues, agregó, “la sangre del inocente sirve para hacer elmilagro”. Se dice que sus últimas palabras fueron “Si mi sangrellega a Dios, volveré en favores para mi pueblo”. Cuando la partida regresó se confirmaron los vaticinios delgauchito, el sargento, desesperado, invocó a su víctima y al díasiguiente su hijo estaba fuera de peligro. El matador, arrepentido,construyó una cruz de Ñandubay (una planta autóctona) y la llevóal hombro, a pie desde el pueblo hasta el lugar delajusticiamiento.Conformación del culto La fama de milagrero de Antonio Gil se extendió rápidamentepor tierras correntinas. Gracias a los medios de comunicación, afines del siglo XX su fama sobrepasó los límites nacionales y ganódevotos en muchos lugares. También ha llegado a Mendoza y alDepartamento de Las Heras, como veremos más adelante. Se cuenta que en cierta oportunidad, el dueño de la estanciaLa estrella, dentro de la cual se encontraba el lugar de culto,molesto por la constante peregrinación y el fuego de velas quehacía peligrar los campos aledaños, solicitó y consiguió permisopara trasladar los restos al cementerio de la ciudad de Mercedes.Al retirarlos, las desgracias comenzaron a rondar la estancia,murió su ganado y se enfermaron sus hijos. Asustado y agotadopor el sufrimiento, el hombre regresó los restos de Gil al lugaroriginario y erigió nuevamente el santuario donde estaba. Los testimonios de la santidad de Gil son innumerables, en ellugar de culto se suman día a día placas y objetos enagradecimiento, también en periódicos locales se agradece porfavores recibidos. Los deportistas ganadores entregan sus trofeos,los músicos afortunados ceden sus guitarras, los que cambian elauto dejan sus patentes viejas.
  32. 32. 32 El centro del santuario es un simple tinglado de chapa queprotege los que se considera la tumba del gaucho: una leveestructura de piedra cubierta de placas y velas que traen losvisitantes. Alrededor del santuario se monta improvisadas santerías,puestos de estampitas, velas rojas, comidas y bebidas y hasta unestacionamiento. Los negocios del paraje venden pelotas defútbol, cámaras de fotos, facones, mates, radios, chorizos, etc.todo dispuesto en amable confusión junto a los recuerdos delgaucho. La cumbre de la devoción se alcanza el 8 de enero,aniversario de la muerte de Gil, cuando la ciudad de Mercedesrecibe a más de 100.000 personas que marchan al santuariooriginal, erigido a 8 kilómetros al sur del centro urbano por la ruta14. Se realiza una gran peregrinación portando una cruz que va ala iglesia de Mercedes. Posteriormente, los devotos comparten lacomida y la bebida, se baila y se canta en una exultante fiestaque, de este modo, conjuga la tradición católica con la guaraní, enla que la comida, la bebida y la danza conformaban parte del ritualfunerario15.Gauchito Gil en Las Heras La figura del Gauchito Gil se ha popularizado enormemente entodo el país. Los medios de comunicación y la circulación depersonas han hecho que su popularidad aumente y gane en todoslos rincones del país. Las Heras no ha permanecido ajena a estaexpansión del culto; existen aquí varios lugares destinados arendir ofrenda a la memoria del gauchito Gil. Uno de los que hemos relevado se ubica en un lugarrelativamente alejado del radio céntrico, a orillas de la ruta vieja aSan Juan. Hay otro en El Challao, en el circuito que lleva aPapagallos. Resulta fácil identificarlos porque en todos los casos elcenotafio está pintado de rojo y junto a él se levanta una cruz.También los hemos visto camino a Potrerillos y en muchos otroslugares de la provincia. foto El más importante de Las Heras, por su tamaño, nos parece el15 Ramón Vallejos y Milcíades Aguilar
  33. 33. 33que está ubicado en la antigua ruta a San Juan. La ruta esdesértica y despoblada pero el lugar elegido para erigir elsantuario está al reparo del viento y del sol entre algunos árboles(eucaliptos). Quizás (no lo hemos podido comprobar) el árboltenga un sentido simbólico, ya que el gaucho fue degolladocolgando de un árbol. foto En el sitio encontramos un cenotafio, que no supera el metrode alto, tiene techo a dos aguas hecho de chapas pintadas de rojo.Dentro pudimos encontrar objetos diversos: cuentas de un rosariodesarmado; monedas de diez centavos; la imagen 16 del gaucho Gilenclavada en la tierra, de pequeñas dimensiones y pintada concolores estridentes (azul, rojo) con una placa; hay tambiénfotocopias que dan a conocer la leyenda del milagrero; hay cintasy velas rojas, que serán una constante en éste culto, pues podríansimbolizar la condición de federal del gaucho Gil (los federalesvestían de rojo) o bien por el rojo de la sangre producto de sumartirio. foto Aquí también, como en los otros lugares que hemosmencionado, se hace presente la hibridación que se origina en lacombinación de diferentes creencias; pudimos encontrarelementos propios de otros cultos: paganos, cristianos y hastajudíos. Junto a esta estructura aparece una cruz sobre un pequeñomontículo de tierra cubierto por una enredadera (planta que nonecesita suelo húmedo y se extiende fácilmente). Sobre la cruzpuede verse un rosario improvisado con cables, hay una pequeñacinta con los colores de un equipo de fútbol, que nos dice que nosólo hay manifestaciones religiosas sino también la expresión depasiones populares, también hay una estrella judía y una ristra deajo. En las ramas de los árboles hay múltiples cintas rojas atadas,quizá cada una de ellas significa una promesa, un deseo, unanhelo. Predomina el color rojo, que se asocia con el culto, y loselementos brillantes y estridentes, al igual que en los otrossantuarios.16 De acuerdo con un video difundido en Canal Infinito, hemos podido saber que no existía una imagen del Gauchito Gil hasta que un comerciante de Buenos Aires, hizo un diseño que hoy se reproduce en figuras de yeso. Sin embargo esta imagen no representaría en sentido estricto a un gaucho correntino puesto que éstos no usaban chiripá ni boleadoras.
  34. 34. 34 En el sitio, el equipo de investigación reflexionaba y debatía entorno de la intención de los devotos en el ofrecimiento, y en torno alvalor estético de las ofrendas. Sin duda el exvoto que se ofrece, nacede la profunda devoción y respeto del fiel hacia el santo, su principalvalor y función son simbólicos; pero paralelamente se agrega unaintención estética, la de adornar y embellecer, que se encuentraentremezclada con la función cultual. Consideramos que hay unaestética porque hay intención estética en el devoto; esta intención seplasma de acuerdo con un ordenamiento que, como ya hemos dicho,caracteriza a todas las manifestaciones culturales de estos sectoressociales. Comprobar esta hipótesis hace necesaria una investigación queexcede los límites de nuestro estudio. Sin embargo, hemos podidoobservar que la zona en la cual se alza este santuario está rodeadade barriadas pobres y marginales. Se encuentra cerca del basuraly de núcleos poblacionales donde escasea el trabajo y abundan laviolencia, la miseria y la ignorancia. La profusión de elementos, laestridencia de los colores, el brillo y la superposición sonconstantes tanto en el santuario como en las casas, en los carrosy en la vestimenta personal de quienes habitan el lugar. Pudimos concluir que no es posible considerar que estasmanifestaciones sean “artísticas”, pues, siguiendo a Juan Acha, aTicio Escobar y a otros autores de la estética latinoamericana elsignificado del término arte debe ser restringido a lasproducciones estéticas surgidas a partir del siglo XV que secaracterizan fundamentalmente por: “...1) la posibilidad de producir objetos únicos e irrepetibles que expresen el genio individual; y 2)La capacidad de exhibir la forma estética desligada de las otras formas culturales y purgada de utilidades y funciones que oscurezcan su nítida percepción. La inutilidad (o desinterés) y la unicidad de las formas estéticas son características del arte occidental moderno que, al convertirse en arquetipos normativos, terminan por descalificar a modelos distintos....”17 Pero tampoco es justo descalificarlas por antiestéticas, o demal gusto. Cabría pensar que no se trata de falta de criterioestético, sino de la preferencia por otros ordenamientos yvaloraciones estéticas que nada tienen que ver con la sobriedad,el despojo y la mesura clásicas.17 ESCOBAR, Ticio. El mito del arte y el mito del pueblo.
  35. 35. 35
  36. 36. 36 EL SANTUARIO DE GILDA Dentro de los cultos populares encontramos algunos que son másrecientes, y que mantienen una estrecha relación con los medios decomunicación. Se trata de personajes muertos hacen pocos años y quesin embargo comienzan a tener gran popularidad como milagrerosgracias a la publicidad mediática. Es el caso, por ejemplo, de MaríaSoledad en Catamarca, y de Gilda en Entre Ríos, y probablemente el deRodrigo, el cantante cuartetero cordobés, trágicamente fallecido en unaccidente en el año 2000. Gilda y Rodrigo eran cantantes de música popular (cuarteto ycumbia) y María Soledad fue víctima de un cruento asesinato. Todosellos saltaron a la fama y al conocimiento público, sobre todo, tras unamuerte prematura y violenta. Gilda y Rodrigo son modelos para lasclases pobres y marginales pues encarnan sus deseos y aspiraciones detriunfo social y económico. A la vera del acceso norte, frente al edificio del Canal 7 seencuentra una construcción levantada para honrar la memoria de Gilda.Se trata de un sitio con caracteres diferentes a los otros que hemosrelevado. Antes de analizarlo vamos a recordar la historia de suprotagonista: GildaLa historia de Gilda: El aura mística en torno a la cantante comenzó durante su vida, ytiene que ver con su carisma angelical, según comenta Toti Giménez, supareja y músico de la banda que la acompañaba en sus presentaciones.Varias veces, durante los recitales, la gente se acercó a ella pidiéndolesalud y bendición. Sin embargo ella respondió diciendo que no creíatener el poder de otorgarlos. No obstante siempre se preocupaba porlos demás, por cumplir los deseos de las personas que tenía alrededor,y por escuchar a su público18. Algunos hechos curiosos ocurridos semanas antes y luego de sumuerte aumentaron el misterio entorno a ella: cambió la letra de unacanción, aludiendo a una despedida, grabó en forma casera variascanciones nuevas en un cassette que iban escuchando el día delaccidente y que por milagro apareció intacto a la orilla del camino y fueencontrado por Giménez. Este hallazgo le permitió conservar la voz deGilda más allá de su muerte y presentar al año siguiente un CD: Entreel cielo y la tierra, que lleva ya vendidas cerca de 200.000 copias.18 Entrevista a Toti Giménez en: Clarín del 13/10/97
  37. 37. 37 El culto a su persona comenzó cuando un mecánico construyó uncenotafio, que más tarde se convertiría en santuario en el lugar delaccidente en Entre Ríos luego de que ella se lo pidiera en un sueño. Gilda provenía de una familia de buena posición económica y decostumbres tradicionales, su madre era profesora de piano y ella tomóclases de danza clásica y baile español, practicó jockey, voleyball ynatación e incluso fue actriz de reparto en el teatro Cervantes durantealgún tiempo. Se recibió de maestra jardinera y ejerció la docencia enun colegio católico, paralelamente se iniciaron sus actividades comocantante en la bailanta. Sus comienzos fueron difíciles, su familia noaprobaba su nueva vocación por la música y le costó abrirse un espacioy llegar a la fama. Su nombre empezó a surgir en países limítrofes y enel interior de Argentina, y finalmente llegó a Buenos Aires. Cuando seencontraba en uno de sus mejores momentos y su carrera iba enascenso, sucedió el accidente. Su tenaz deseo era llegar a ser la representante máxima de lamúsica tropical para poder reivindicarla, pues sentía que estaba malconsiderada.Un sitio para recordarla en Las Heras: El emplazamiento que recuerda a Gilda está ubicado al costado dela ruta a San Juan, frente al edificio del canal 7 de televisión, en la quecirculan vehículos a mucha velocidad. Por esto se tuvo el cuidado decolocarlo en posición frontal al tránsito. foto Su aspecto es más bien el de un monumento conmemorativo queel una ermita popular; sus materiales son convencionales y estándispuestos a la manera clásica: se trata de un cuadrado sobreelevado ala manera de un cantero que tiene forma cuadrada y carácter simétrico,en su centro se eleva una pequeña construcción (tipo cenotafio) queculmina en una bóveda de medio punto; los colores elegidos parapintarlo son pardos y poco llamativos, se encuentra revocado porazulejos de tonos discretos y armonizados en una gama y pintadoprolijamente; el cenotafio se encuentra cubierto por un vidrio en suparte anterior y tiene una reja con candado para salvaguardar algunosexvotos. Junto al monumento hay una especie de avisador o cartelrealizado en madera que muestra una de las fotos más populares de lacantante. foto
  38. 38. 38 A esta estructura, construida por la Municipalidad y el club de fansregional de la cantante, se añaden objetos en los que se reconoce elgusto popular y los aportes comunitarios: Sobre una de las paredes del cuadrado, la que es visible desde laruta está escrita la expresión “Gilda”. Esta leyenda es desproporcionadacon respecto al monolito en sí, seguramente con la intención de llamaratención del público que circula por la ruta. Además resalta sobre unfondo claro enmarcado por un color oscuro en simetría. Sobre el cantero se han plantado pasto y flores, sobre los quedepositan sus ofrendas los fieles devotos, se pueden ver floreros dedistintos materiales, colores y estilos, conteniendo flores frescas yartificiales, que en muchos casos mantienen el envoltorio de papelplástico y brillante; también hay macetas con plantas y adornosnavideños (como tiras de colores brillantes). De la reja que protege la pequeña ermita se ha colgado floressueltas y una guirnalda de flores. Dentro de la misma hay varias fotosde Gilda, e imágenes de la Virgen y Jesucristo y más flores. Muchas delas fotos de la santa se encuentran en portarretratos de plástico yfabricación industrial. El avisador al que nos referíamos anteriormente, se separa delmonumento por el material y estilo diferentes; es más parecido a lasconstrucciones de otros sitios de culto popular: techo a dos aguas,recinto que contiene un poster grande y descolorido de la santa y en laparte inferior se agregan otras fotos de ella en poses variadas (siemprevestida para la bailanta: minifalda, escotes grandes, aunque noexagerados); Por su color y material resalta un receptáculo, reciclado paracontener velas, hecho de chapa blanca saltada en partes, y otraschapas de auto como cubiertas que protegen del viento. Se ha colocadocon posterioridad al emplazamiento un portarretrato con fotos de Gildaen los que puede leerse una oración que se reza para invocarla,pidiendo su protección. En chapas de bronce se hace referencia a quienes tuvieron lainiciativa de construir el sitio: el club de fans Corazón Valiente, y laMunicipalidad de Las Heras. Se trata del único emplazamiento realizadoen el país con ayuda gubernamental. En una entrevista que realizáramos a la presidenta del club,Patricia Gómez conocimos la historia del emplazamiento del sitio.Patricia nos contó luego de la muerte de Gilda, y tras la organización deun club de fans, se reunieron firmas y se presentó un proyecto en la
  39. 39. 39Municipalidad de Las Heras para llevar a cabo la construcción de unmonolito que recordara el paso de Gilda por el departamento. Fueaceptado casi inmediatamente y luego de planear en conjunto el diseñocon uno de los ediles, se realizó la construcción. Un hombre mayor,seguidor de la cantante donó los azulejos. El lugar elegido para el emplazamiento en Las Heras recuerda elúltimo sitio donde cantó Gilda en su visita a nuestra provincia: unabailanta que ya no existe y que fue conocida como “Aeropuertobailable”. Luego de la presentación del proyecto el Municipio decretó a LasHeras “Capital de la cumbia” y se eligió el 7 de setiembre, aniversariode la muerte de la cantante, para conmemorar a Gilda y a la músicapopular. Patricia Gómez nos informó también que continuamente sedepositan ofrendas en el lugar, pero la mayoría son retiradas pormiembros del club y enviadas al santuario principal en Entre Ríos. Setrata de exvotos similares a los que podemos encontrar en los restantessitios de culto lasherino. Finalmente Patricia Gómez comentó el carácter mediático que haalcanzado el culto, nos confirmó la existencia de páginas web enInternet, dedicadas a Gilda, donde se puede conocer su historia y la delsantuario principal y se pueden ver las presentaciones que realizara envida, escuchar su música, etc.
  40. 40. 40SANTUARIO DE LA VIRGEN DE LOURDES EN EL CHALLAO Este santuario se encuentra ubicado en El Challao a seis kilómetrosal noroeste de la ciudad de Mendoza, en el departamento de Las Heras.Según el historiador y escritor mendocino Juan Draghi Lucero, la vozChallao significa: "agua de la olla o de la hondonada". El Challao tiene un entorno y una infraestructura llena deatractivos: San Isidro, Papagallo, Cerro Arco, Divisadero Largo, Cerro LaBodeguita, camping, confiterías. Pero el mayor atractivo es el Santuario de la Virgen de Lourdes queconvoca una innumerable cantidad de feligreses todos los días del año yespecialmente el 11 de febrero, día en que se recuerda su aparición.Breve reseña histórica En el año 1926 la señora Emperatriz González viuda de Ortiz vivíaretirada en una casa de su propiedad, ubicada en la aldea de El Challao;Junto a sus dos hijas, Leonor y Esther. Por aquellos años la aldea contaba con muy poca población, es máspodemos mencionar que la habitaban las familias: Ortiz, Villarreal,Romero Day, sus hermanas y sus viudas. La familia Ortiz erasólidamente cristiana y rezaba diariamente el rosario a la Virgen María.Un día deciden comprar una imagen pequeña de la Virgen de Lourdes.Comentaron su iniciativa a Monseñor Cleto Zabalza, quien las autorizopara que colocaran la imagen en una pequeña gruta que fue bendecidael 26 de noviembre de 1926. Este fue el nacimiento del actualsantuario. El culto, que comienza con una humilde gruta fue creciendo graciasa la devoción popular y a la sostenida acción de los padres claretianos.La feligresía que concurría al lugar era la que habitaba la zona. Hacia1946 empieza a construirse una pequeña capilla y en agosto de 1948 seinaugura una iglesia que aún perdura. A medida que la popularidad del santuario creció se fueronacercando más y más devotos de otras regiones de la provincia. Lapequeña iglesia, nacida para acoger a los feligreses del lugar, debeampliarse para albergar a un número creciente de devotos. El sitio vadejando de ser un lugar íntimo para los lugareños, devotos que en un
  41. 41. 41principio se conocían entre sí y se reconocían el la iglesia, y se vuelveun lugar de concurrencia masiva. Los padres claretianos decidenentonces la construcción de un Templo de imponentes dimensionesjunto a la iglesia primera. En él hoy pueden cobijarse no sólo lafeligresía local sino multitudes anónimas. La fiesta de Lourdes es el 11 de febrero, culmina con una magníficaprocesión que parte de los portones del parque a las 21 horas y llega aEl Challao a las 23 horas, allí el acto religioso se cierra con una misacelebrada por el arzobispo de Mendoza.La cuestión de lo estético El Santuario del El Challao, actualmente, visto desde el punto devista de su ordenamiento estético, escapa a las constantes que hemosdetectado en los restantes sitios de culto. En primer término es un santuario reconocido como tal yadministrado por la Iglesia Católica, en segundo lugar, no se adora aquía un santo popular, sino a la propia Virgen María. Desde el punto de vista de su ordenamiento, también podemosmarcar una serie de diferencias con los otros lugares de culto. Antes demarcar estas diferencias haremos una breve descripción de los dostemplos, tal como hemos podido observarlos actualmente. La antigua iglesia, construida en piedra y material aprovechandolos desniveles del terreno montañoso tiene en su interior, un altar querecrea la aparición de la Virgen a Bernardette19, en la gruta de Lourdes. Esta gruta que da inicio a la iglesia, comienza a construirse comodijimos, en 1926. Aparece ubicada en el extremo Este de la Capilla, enel centro, justo debajo de la entrada principal. Se puede decir que lagruta, simbólicamente, sostiene a la Iglesia, a la cual se accede através de dos escaleras laterales que conducen al atrio de la misma. Las etapas de construcción de este primer templo fueron dos: Hacia 1946 se construye lo que hoy reconocemos como la entradacon un campanille sobre la puerta principal y una nave única. Seconstruye durante un periodo de gran prosperidad económica de laArgentina. La mayoría de las placas de agradecimiento que abundanpor doquier sobre los muros datan de esa época.19 En Lourdes (Francia) en 1858 una niña de 14 años Bernadette Soubirous (que se convertiría después en santa Bernadette), dijo haber tenido visiones en las que se le apareció la Virgen María en una gruta de que brota un manantial.

×