Se ha denunciado esta presentación.
Utilizamos tu perfil de LinkedIn y tus datos de actividad para personalizar los anuncios y mostrarte publicidad más relevante. Puedes cambiar tus preferencias de publicidad en cualquier momento.

Rutas de Cantabria: Ruente - Sierra del Escudo - Celis

1.218 visualizaciones

Publicado el

Rutas de Cantabria: Ruente - Sierra del Escudo - Celis

Publicado en: Deportes
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Rutas de Cantabria: Ruente - Sierra del Escudo - Celis

  1. 1. Ruente - Sierra del Escudo - Celis La Sierra del Escudo de Cabuérniga es una alineación montañosa paralela a la costa, que separa nítidamente la comarca litoral de Cantabria de los valles interiores. El comienzo de esta pequeña cadena montañosa está en el valle del Nansa (O) y el del Saja (E). Esta sierra crece progresivamente en altitud hacia el O, culminando en el pico Gándara (926 m), sobre el valle del Nansa. Entre este cordal y el mar estáValdáliga, regado por el río Escudo, que tiene sus fuentes en San Vicente del Monte y desemboca enSan Vicente de la Barquera. Desde estas cumbres hay buenas vistas sobre el litoral, dada suproximidad a éste.En la vertiente Cabuérniga (S) de la sierra destaca el monte llamado Aá, o simplemente Monteá,como le denominan los Cabuérnigos, que ocupa una extensión de 400 ha, está en una vaguada quedesagua al Saja en Ruente, perteneciendo a este pueblo y a los de Sopeña y Valle. El bosque estáformado principalmente por un robledal maduro, dominado por la cajiga, aunque también seencuentran hayas, acebos, etc.Pero de todas las especies vegetales de Monte Aá, las que más destacan son sus robles centenariosde gran tamaño, cuya notabilidad les ha llevado a ser protegidos con la figura de ÁrbolesSingulares. Aunque el más famoso era El Cubilón (Quercus robur), catalogado con el nº 1 delinventario. Se trataba de un ejemplar emblemático a pesar de su penoso estado, tenía un diámetrode unos 15 metros, se le atribuía una edad milenaria y era considerado el más antiguo de España. Semantuvo en pie hasta el inicio de la década de los noventa en que un vendaval lo derribó. Su troncoestaba hueco, se decía que podía dar cobijo a dos vacas tudancas y que se había usado en todos lostiempos para el cobijo de pastores y ganado. De ahí su nombre, ya que “cubilón” es el aumentativode “cubil” (cobijo de algunos animales). Cuenta la leyenda que Napoleón lucía una bellota del Cubilónengarzada en oro, lo que sin duda revela la importancia de esta cajiga.Además de este extinto roble, aún se conservan algunos extraordinarios, como el Mellizo o el Belény otro denominado El Arriaga (según una información encontrada), situados a pocos metros de losrestos del Cubilón.Al NO de la sierra, hay que reseñar el poblado fantasma de La Florida, una explotación mineraabandonada (como tantas otras de Cantabria) en la que las galerías conectan con la cueva natural deEl Soplao, formando un extenso sistema subterráneo. La cueva, que tiene 14 km de desarrollo,destaca por sus curiosísimas estalactitas excéntricas.Es necesario aclarar, que esta sierratiene su homónima en la otra Sierrade El Escudo, que comienza en elnombrado puerto de El Escudo ydivide los valles de Iguña y Pas.Datos de la MarchaDesniveles: Subida acumulada: 1.290 m. Bajada acumulada: 1.305 m. 1
  2. 2. Distancia estimada: 25,1 km, con las siguientes distancias parciales: Ruente a los ÁrbolesSingulares, 5,7 km; al Collado de Monteá, 2,6 km; al Cueto de Herranz García, 2,5 km; a la Colladade la Alisa, 0,8 km; al Alto de El Castillo, 0,6 km; a Vado Collado, 2,3 km; a la Braña de Zarzosa, 2,0km; al Pico Gándara, 0,6 km; al Collado del Taladro, 2,2 km; a La Florida, 1,4 km; a la Cueva delSoplao, 1,2 km; a Celis, 3,2 km.Duración previsible: 7,5 h.Dificultad: Aunque se transita por buenos caminos hay que calificar esta marcha como dura, ya quees preciso vencer un gran desnivel acumulado y una larga distancia.RecorridoLa marcha comienza en el pueblo de Ruente (185), capital de uno de los tres municipioscabuérnigos. En este pueblo se encuentra La Fuentona, una caudalosa surgencia kársticaque, según la leyenda, alberga en sus entrañas a una Anjana. Se han realizado estudioshidrológicos para determinar la procedencia de sus aguas y explicar las interrupciones delflujo que se producen ocasionalmente, pero aún no está claro, aunque se sospecha de unsumidero del río Saja a la altura de Sopeña. Realmente este efecto es el de las denominadaspor los romanos “Fuentes Tamáricas”, que unas veces tienen caudal y otras no, en honor dela Fuente Tamárica de Velilla del Río Carrión, que fue la primera que descubrieron. Esterío que mana de La Fuentona es cruzado, en mitad del pueblo, por un bonito puente demampostería, de ocho ojos de medio punto. Dos estampas de Ruente.En la CA 380, a la salida del pueblo (dirección a Barcenillas) se toma una salida (NO, derecha) einmediatamente se atraviesa un puente sobre el río Saja. En verano este río bajará prácticamenteseco, debido a que su caudal desaparece en el citado sumidero de Sopeña, unos kilómetros másarriba. La pista, en su comienzo asfaltada, discurre rodeada por cercas de piedra en la mies delvalle, ignorando los ramales que dan entrada a las distintas fincas se atraviesa un nuevo puente,esta vez sobre el arroyo de Monteá.Nada más traspasarlo se desecha un ramal a la derecha, pues el camino sigue paralelo al curso deagua, avanzando entre cabañas, plantaciones de pinos y la vegetación de ribera que cubre el arroyo,por ello también se desecharán los ramales secundarios que a la derecha se dirigen a estosedificios, continuando por la pista principal.Unos 900 m, después del comienzo de la marcha, se cruza una portilla canadiense para el ganado, ypoco más adelante el firme pasa a ser de tierra. La ancha pista deja por un trecho la orilla del 2
  3. 3. arroyo Monteá, para subir un poco y pasar junto a unas casas, después de lo cual, da una curva a laizquierda y baja para volver a acercarse al río. En este momento se desechará un camino, que sale ala derecha, y se cruzará el arroyo.Durante un trecho el camino discurre por un frondoso bosque de robles y hayas. En un claro, seignora un desvío a la izquierda, siguiendo la ascensión hacia el O paralelos al regato, entre robles.Muy poco después de cruzar, de nuevo, el Arroyo se encuentra una bifurcación, donde se seguirápor la derecha. Después de pasar por última vez el arroyo se desechará un camino que a la derechasube a un caserío y pronto se llegará a un punto donde la pista da una cerrada curva a la derecha.Aquí hay una desviación (de frente), que se desechará, y una fuente.Siguiendo por la derecha la pista se encuentra inmersa en el bosque del Mote Aá y su pendienteaumenta, a la vez que describe un pequeño zigzag. En la segunda curva a la izquierda, se desecharáuna salida a la derecha, que va a la finca donde se encuentra la Casa del Toro Roza. A partir de aquíla pendiente se hace más suave, a la vez que comienza otro zigzag, esta vez muy amplio. Cajigas singulares de Monte Aá: Aspecto que tenía el Cubilón, hoy es sólo un tronco en el suelo; El Mellizo, El Belén y El Arriaga (según una información encontrada).En la segunda curva a la izquierda (460 m) se verá un cartel que, a la derecha, señala un senderohacia los árboles singulares. En pocos minutos se llega hasta la majestuosa cajiga de El Mellizo.Continuando por el sendero y a escasos metros se encuentra la otra gran cajiga que sigue en pie, ElBelén, que tiene el tronco hueco con forma de portal. Un poco más adelante se pueden ver losrestos de El Cubilón, del que se dice que hacían falta 10 personas para rodearlo.De vuelta en la pista se progresa hacia el O en moderado ascenso y justo al salir del bosque se llegaal Collado de Monteá (577 m), donde la pista da un giro a la izquierda, pero se tomará una desviaciónque sube a la derecha (N). Enseguida se dejará otra desviación (595 m) que a la izquierda va a unosinvernales, para seguir subiendo de frente e internarse de nuevo en el bosque. Durante 300 m lapendiente se hace fuerte, para comenzar a suavizarse un poco después de pasar una cerrada curvaa la derecha.1 km más adelante de esta curva se alcanza una desviación a la izquierda (justo donde la pista defrente se vuelve a meter en el bosque), que se tomará. Durante otros 200 m la pendiente vuelve aaumentar un poco, por un terreno de pastos con grandes losas de piedra, llegando a un collado (841m). A partir de aquí se seguirá por lo alto del cordal hacia el O, iniciándose la subida al Cueto de 3
  4. 4. Herranz García (869 m). Este monte se reconoce por las dos antenas que hay en su cima. Desde aquíen días despejados se puede ver la costa de San Vicente de la Barquera, Oyambre, Comillas...A continuación se cumbreará por toda la sierra hacia el O, en un constante bajar y subir, peroamenizado por las bellas vistas que se pueden admirar. Después de pasar el siguiente alto (857 m)se llega a la Collada de la Alisa (822 m), antiguo paso utilizado por los lugareños para ir de Valdáligaa Carmona, que se puede divisar abajo a la izquierda). A continuación se sube al alto de El Castillo(912 m).Siguiendo siempre por las cumbres, al cabo de unos 2300 m se desciende a Vado Collado (764 m),nueva collada en la que se ha de franquear una zanja encharcada que se interpone en el camino. Secontinúa hacia el SO, pero el cordal va virando hasta quedar hacia el NO. Se pasa la Braña deZarzosa (818 m), donde se encontrará (izquierda) un camino que sube por el SE y continúa a laderecha por el N. También a la izquierda sale (O-NO) un camino que, después de pasar por LasBárcenas, llega a Celis. Vistas desde lo alto de la Sierra del Escudo: Los Picos de Europa y el cordal de Peña Sagra.Sin embargo, se continuará subiendo por el citado que a la derecha (N) bordea el Pico Gándara (sepuede seguir si no se quiere subir a éste), pero se dejará enseguida, para remontar la corta, perofuerte pendiente que culmina en el Gándara (926 m), pico más elevado de la sierra y hermosomirador de gran parte de Cantabria, en cuya cima hay un mojón y donde se pueden apreciar variaspiedras que pudieran ser restos de monumentos megalíticos.La bajada se hará hacia el N, por terreno fácil, hasta alcanzar de nuevo la pista que se dejó a lasubida, que a partir de este punto baja haciendo zigzags, que se pueden atajar por un camino quedesciende directo por toda la loma, hasta llegar al Collado del Taladro (572 m). Ahora la pistaremonta una breve cuesta, entre invernales y prados, por la falda de la Cotera del Taladro (638 m),pero sin llegar a su cumbre.Cerca de este alto se desechará una salida a la izquierda, que va a unos prados. Se sigue subiendoalgo más y se volverá a desechar otra salida a la izquierda. Ya en las campas superiores se entra enuna pista más ancha, siguiendo de frente (a la derecha, casi en dirección opuesta a la que se trae, elcamino va a un repetidor).En estas campas aún se pueden ver las ruinas de La Florida (660 m), antiguo poblado minero activohasta los 70, y una fuente justo después de éstas. Nada más pasar un prado alargado (derecha), concierre de piedras y un caserío en él, se dejará la pista que se trae, para tomar una salida en ánguloagudo a la izquierda. Inmediatamente se da una curva a la derecha y se vuelve a dejar esta nueva 4
  5. 5. pista, para bajar (S-SO) entre las escombreras de las minas por un camino que pasa junto alaparcamiento de la Cueva del Soplao (530 m).En la parte inferior del aparcamiento se seguirá por la pista que baja a la izquierda. Sin tardar sellega a un cruce, donde se seguirá de frente. En lo sucesivo se desecharán todas las desviaciones aizquierda y derecha, hasta llegar a Celis (170 m). Estampas de Celis: Plaza de San Roque y casa de la Barrua.Celis es un municipio del Ayuntamiento de Rionansa, pueblo que ve como el Río Nansabaña sus límites y al que cruza, siendo salvado por medio del Puente de la Herrería, obracivil que destaca por su gran altura.Al igual que los otros pueblos del municipio de Rionansa, Celis es una localidad muyhermosa, con sus pequeñas casas populares y alguna que otra casona escudada. Interesantede ver en su iglesia de San Pedro (s. XVIII) es el estupendo sagrario del s. XVII incluido enretablo barroco posterior. También son interesantes y típicas las ermitas de San Roque (s.XVII), la del Carmen, del mismo siglo, y sobre todo la de San Antonio (s. XVII) con preciosopórtico, situación paisajística excepcional y retablo interesante.En lo que respecta a la arquitectura civil, lo más destacado es la casona llamada "LaCampona", y las típicas casas rústicas montañesas que están repartidas por todo el pueblo,formando un conjunto de gran belleza. Javier Tezanos 21-03-2013Literatura consultada para texto y fotos1. Rutas por las Montañas de Cantabria, Fernando Obregón Goyarrola.2. http://caimanejo.blogspot.com.es/2012/01/monte-aa-cubilon-mellizo-y-belen.html.3. http://www.forestales.net/archivos/forestal/especial%20cantabria/cantabria_arboles_singular es.html.4. http://senderismocantabria.wordpress.com/tag/cubilon/.5. https://picasaweb.google.com/102379757970943293099/SierraDelEscudoDeCabuernigaRuente Cantabria.6. http://www.pueblos-espana.org/cantabria/cantabria/celis/galeria-fotografica/1/. 5
  6. 6. 6

×