Caamaño y maure

430 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
430
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
142
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Caamaño y maure

  1. 1. “El guardián entre el centeno”<br />Escenas memorables.<br />Producción: Candela y Lara<br />
  2. 2. “ Lo que pasó es que tuve que ir mirando el plano todo el tiempo para saber donde teníamos que bajarnos. Así que volvimos a Pencey a las dos y media en vez de a la hora de la cena. Los tíos del equipo me hicieron el vacío durante todo el viaje de vuelta.” Pág. 9<br />
  3. 3. “Al final le dije por las buenas que tenía que escribir una composición para Stradlater y que a ver si se iba para que pudiera concentrarme un poco” Pág. 45<br />
  4. 4. “Pero como iba diciendo, cuando me quise dar cuenta estaba tumbado en el suelo y tenía encima a Stradlater con la cara roja de furia.” Pág. 51<br />
  5. 5. “Por suerte cuando llegué a la estación solo tuve que esperar como diez minutos. Mientras llegaba el tren cogí un poco de nieve del suelo y me lavé con ella la cara”. Pág. 61<br />
  6. 6. “Pero se oía tocar a la orquesta en el Salón Malva y entré a ver cómo estaba el ambiente por allí. No había mucha gente, peor aun así me dieron una mesa de lo peor, detrás de todo” Pág. 78<br />
  7. 7. “Pero, como les iba diciendo, me puse a pasear por toda la habitación esperando que apareciera la tal prostituta. Ojalá fuera guapa.(…)Llevaba un vestido verde”. Pág. 104-105<br />
  8. 8. “Mientras me comía los huevos, entraron dos monjas y se sentaron en la barra a mi lado” Pág. 120<br />
  9. 9. “A pesar de la lluvia, y a pesar de que era domingo y sabía que no iba a encontrar a Phoebe allí, atravesé todo el parque para ir al Museo de Historia Natural”. Pág. 131<br />
  10. 10. “Muchas veces me imagino que hay un montón de niños jugando en un campo de centeno. Miles de niños. Y están solos, quiero decir que no hay nadie mayor vigilándolos. Solo yo” Pág. 185<br />
  11. 11. “Habíamos llegado muy cerca del tiovivo y ya se oía esa musiquilla que toca siempre”. Pág. 221<br />

×