Elegía a Ramón Sijé

El poeta Miguel Hernández escribe el poema titulado “Elegía a
Ramón Sijé“, que se encuentra incluido ...
“un hachazo invible y homicida”…). El autor también utiliza
hipérboles con las que pretende reflejar el gran sufrimiento y...
referentes a la naturaleza, que siempre transmiten sensación de
serenidad a la poesía de Miguel Hernández.
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Ana galván sánchez

664 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
664
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Ana galván sánchez

  1. 1. Elegía a Ramón Sijé El poeta Miguel Hernández escribe el poema titulado “Elegía a Ramón Sijé“, que se encuentra incluido en el libro “El rayo que no cesa“. Este autor nace en Orihuela el 30 de octubre de 1910 y fallece el 28 de marzo de 1942 en la cárcel de Alicante. Pertenece a la generación del 27 y fue considerado como “genial epígono” de la misma. El poeta, tras la muerte de su queridísimo y gran amigo Ramón Sijé, escribe esta elegía, en la que muestra todo el dolor, rabia y sufrimiento que le ha causado su pérdida. Se encuentra dividido en dos partes. En la primera, el poeta lamenta de forma exagerada la muerte de su amigo del alma, Ramón Sijé, y en la segunda, muestra la esperanza de que en un futuro volverá a encontrarse con él. En cuanto a la estructura externa el poema, vemos se compone de versos endecasílabos, así pues, versos de arte mayor. Las estrofas son tercetos encadenados. La última es una excepción, ya que se trata de un serventesio. Se observa que el autor utiliza para cada una de las partes un vocabulario diferente: las palabras con sentido negativo llenan la primera parte (“manotazo duro”, “hachazo invisible y homicida”, “muerte”, “tormenta”, “catástrofes”…) y en la segunda se imagina en un futuro irreal con un léxico más optimista (“volverás a mi huerto y a mi higuera”, “aladas almas”…). El poema es muy rico en recursos literarios. Podemos podemos observar el uso de abundantes metáforas. Algunas de ellas hacen referencia a la muerte (“un manotazo “, “un golpe helado“, “un empujón brutal“,
  2. 2. “un hachazo invible y homicida”…). El autor también utiliza hipérboles con las que pretende reflejar el gran sufrimiento y el dolor que le ha causado la muerte de su gran amigo (“tanto dolor se agrupa a mi costado“, “que por doler me duele hasta el aliento “, “No hay extensión más grande que mi herida“…). También Miguel Hernández hace uso de la anáfora (“temprano levantó la muerte el vuelo“, “temprano madrugó la madrugada“, “temprano estás rodando por el suelo“…), recurso con el que insiste en la prematura muerte de su amigo. También emplea la aliteración o repetición de un sonido (en este caso la “r”) para llamar la atención (“Quiero escarbar la tierra con los dientes“, “quiero apartar la tierra parte a parte“, “Quiero minar la tierra hasta encontrarte”, ” y besarte la noble calavera“,” y desamordazarte y regresarte”…). El paralelismo pretende reflejar la idea de no aceptación y de rechazo a la muerte de su amigo en la estrofa“. No perdono a la muerte enamorada“, “no perdono a la vida desatenta”, ”no perdono a la tierra y a la nada. La idea de la muerte de una persona joven se expresa a través de la personificación y anáfora (“Temprano levantó la muerte el vuelo, “temprano madrugó la madrugada…”). También vemos personificación, además de antítesis, en “muerte enamorada” y “vida desatenta”, con ellas muestra su total rabia y desesperación por la pérdida de su compañero. Miguel Hernández hace uso también de los tiempos verbales en presente, pasado o futuro con una clara intención: en la primera parte se expresa en pasado; en cambio, en la segunda predomina el futuro al imaginar cómo será la vuelta de su amigo a la vida. En la última parte del poema la actitud del poeta se vuelve más resignada y esperanzada, de ahí la abundancia de metáforas
  3. 3. referentes a la naturaleza, que siempre transmiten sensación de serenidad a la poesía de Miguel Hernández.

×