SlideShare una empresa de Scribd logo
EL DONCEL DEL MAR
    El caballero de Escocia, de nombre Gandales, viajaba en un barco desde la pequeña Bretaña
hacia su patria. Con él iban su mujer y un hijo de corta edad llamado Gandalín.
     Una mañana clara vieron un arca que en el agua flotaba y llamando a cuatro marineros, el
caballero les mandó que presto botasen un bote y se la trajesen: lo cual a continuación se hizo. De
inmediato se vio que dicha arca era larga como una espada y las tablas que la formaban estaban
calafateadas para que no hiciera agua. El caballero tomó el arca, tiró de lo que la cubría y vio dentro
un doncel recién nacido al que cogió en sus brazos. Y dijo: «Éste de algún buen lugar es». Decía
esto por los ricos panales en que el niño venía envuelto, y por el anillo que, con una bolilla de cera,
pendía de una cadena de su cuello, y por una espada que le pareció muy hermosa y que estaba
dispuesta en el ar ca al lado del infante. Guardando aquellas cosas, el caballero le rogó a su mujer
que hiciese criar al niño. Ésta ordenó al ama que criaba a su hijo Gandalín, que le diera teta al
doncel. El niño la tomó con mucha gana de mamar y el c aballero y su esposa se alegraron mucho.
     Siguieron así navegando con buen tiempo por la mar hasta que arribaron a Antalia, una villa de
Escocia.Y, saliendo de allí, llegaron a su castillo -un castillo dé los buenos de aquella tierra- donde
el caballero hizo criar al doncel como s i fuera su propio hijo.Todos creyeron que aquel niño era
hijo del caballero, pues los hechos verdaderos no pudieron ser dados a conocer a nadie por los
marineros, ya que en el barco, que era de ellos, siguieron navegando hacia otras partes.
     Pasó el tiempo y el doncel, que era criado por don Gandales y al que pusieron por nombre el
Doncel del Mar, crecía bien cuidado por el caballero y por su mujer. Se iba haciendo tan hermoso
que todos los que lo veían se maravillaban.
    Un día don Gandales, que era un muy grande y muy esforzado caballero, salió armado a
cabalgar. Y encontró a una doncella que le dijo:
    -¡Ay, Gandales! Si muchos altos hombres supiesen lo que yo sé ahora, te cortarían la cabeza.
    -¿Por qué? -dijo él.
    -Porque tú guardas la su muerte -dijo ella.
    Gandales, como no entendía, dijo:
    -Doncella, por Dios os ruego que me expliquéis qué queréis decir con eso.
    -No te lo diré -dijo ella.
    Y, alejándose de él, se fue por su camino.
    Gandales se quedó preocupado por lo que le había sido dicho y sin poder entenderlo. Pero
después, en cierta ocasión, le salvó la vida a la doncella y, como pago, le rogó que le explicara el
misterio. Ella le exigió:
    -Me has de prometer, como caballero leal, que nadie lo sabrá por ti hasta que yo lo mande.
    Él así lo prometió.Y ella se lo explicó:
     -Te digo que aquel que hallaste en la mar será la flor de los caballeros de su tiempo: hará
estremecer a los fuertes; acometerá y rematará con gloria todas las empresas en que otros murieron;
realizará hazañas tan grandes que nadie creería que pudieran ser comenzadas ni acabadas por
cuerpo de hombre; hará que los soberbios tengan buenos sentimientos; tendrá un corazón cruel
contra los que se lo merezcan; y aún te digo más, será en el mundo el caballero má s fiel al amor y
amará de tan alta manera como conviene a sus altos hechos. Y sabe que procede de reyes por parte
de padre y por parte de madre. Ahora vete.Y cree firmemente que todo sucederá como te lo he
dicho.
    -Ay, señora -dijo Gandales-, os ruego que me digáis dónde os puedo encontrar para hablar con
vos en otras ocasiones. -Eso no lo has de saber tú nunca ni por mí ni por otro -dijo ella.
    -Pues, por lo que más améis en el mundo, decidme vuestro nombre.
    -Me conjuras tanto que te lo diré: mi nombre es Urganda la Desconocida. Ahora mírame bien y
luego reconóceme si puedes: porque nadie me reconoce cuando me vuelve a ver.
     Y el caballero, que hasta entonces la había visto como una doncella que no tendría más de
dieciocho años, la vio de repente tan vieja y arrugada que se maravilló de que pudiera mantenerse; y
empezó a santiguarse ante aquel prodi gio. Cuando ella lo vio tan asustado, tornó a su joven estado
anterior Y dijo:
     -¿Te parece que me hallarías aunque me buscases? Pues yo te digo que jamás debes ocuparte
de encontrarme: aunque todos los habitantes del mundo me buscaran, no me hallarían si yo no
quisiera.
    -Así como quiero que Dios me salve, señora -dijo Gandales-, así yo os creo. Pero por Dios os
pido que os acordéis del doncel, que de todos está desamparado excepto de mí.
    -No pienses en eso -dijo Urganda- que ese desamparo será amparo y reparo de muchos.Y yo lo
quiero más de lo que tú piensas.
    Y así se separaron el uno de la otra.
     Don Gandales volvió a su castillo para seguir cuidando a su doncel, y al llegar, antes de
quitarse las armas, lo tomó en sus brazos y empezó a besarlo. Las lágrimas acudieron a sus ojos y él
dijo en su corazón: «Hermoso hijo m ío, ¿querrá Dios que yo llegue a verte de mayor?». Por este
tiempo el doncel tenía tres años y era tan bello que todos lo admiraban maravillados. Cuando vio a
su amo llorar, le puso las manos en los ojos como queriendo limpiárselos. Entonces Gandales se
alegró pensando que, según tuviera más edad el niño, más le ayudaría en su tristeza. Lo dejó en la
tierra, fue a desarmarse y, en adelante, se preocupó aún más por él. Cuando el doncel tuvo cinco a
ños, el caballero le hizo un arco a su medida e hizo otro para su hijo Gandalín. Con aquel arco hacía
practicar al niño ante sí. Y de esta manera lo fue criando hasta la edad de siete años.
     A esta sazón el rey Languines, que pasaba por su reino de una villa a otra con su mujer y toda
la corte, llegó al castillo de Gandales, que le cogía de camino y donde fue muy bien agasajado. Y
Gandales, para que no los viesen, mandó escon der a su Doncel del Mar y a su hijo Gandalín en un
corral. Mas la Reina, que estaba aposentada en lo más alto de la casa, mirando por una ventana, vio
a los donceles que practicaban con sus arcos. Y, entre todos ellos, el Doncel del Mar era tan apue sto
y tan hermoso que, al contemplarlo, la Reina quedó totalmente maravillada. Además, lo vio mejor
vestido que los otros hasta el punto de que parecía el señor de todos. Y, como no había cerca nadie
de la casa de Gandales para pregunta rle, llamó a sus damas de compañía y les dijo:
    -Venid y veréis a la criatura más hermosa que jamás haya sido vista.
      A la Reina le llamó la atención que sus compañeros llamaran al niño Doncel del MarY, estando
así, el Rey y Gandales entraron en el aposento. La Reina le preguntó:
    -Decid, don Gandales, aquel doncel tan hermoso, ¿es hijo vuestro?
    -Sí, señora -dijo él.
    -Entonces -dijo ella- ¿por qué lo llamáis Doncel del Mar?
    -Porque en la mar nació -dijo Gandales- cuando yo de la pequeña Bretaña venía.
    El Rey, a quien el niño también le pareció muy hermoso, dijo:
    -Hacedlo venir, Gandales, que lo quiero criar yo.

Más contenido relacionado

La actualidad más candente

El principe ceniciento 1
El principe ceniciento 1El principe ceniciento 1
El principe ceniciento 1
isabel nieto luelmo
 
Tema: La equidad de género y estereotipos de género
Tema: La equidad de género y estereotipos de géneroTema: La equidad de género y estereotipos de género
Tema: La equidad de género y estereotipos de género
Monica Muñoz
 
El príncipe ceniciento
El príncipe cenicientoEl príncipe ceniciento
El príncipe ceniciento
Bibliotecamiguelroman
 
El principe ceniciento
El principe cenicientoEl principe ceniciento
El principe ceniciento
Rob Cas Qui
 
Experiencia ceniciento
Experiencia cenicientoExperiencia ceniciento
Experiencia ceniciento
Amaya Collado
 
Corre , corre calabaza
Corre , corre calabazaCorre , corre calabaza
Corre , corre calabaza
sautuola2
 
Luciano, Relatos Verídicos
Luciano, Relatos VerídicosLuciano, Relatos Verídicos
Luciano, Relatos Verídicos
Rosa Mariño
 
Elprincipeceniciento1 100423122200-phpapp01
Elprincipeceniciento1 100423122200-phpapp01Elprincipeceniciento1 100423122200-phpapp01
Elprincipeceniciento1 100423122200-phpapp01
CARLOTA
 
El principe-ceniciento
El principe-cenicientoEl principe-ceniciento
El principe-ceniciento
Susana Orte Ibustreta
 
Cuentacuentos logopédico principe ceniciento
Cuentacuentos logopédico principe cenicientoCuentacuentos logopédico principe ceniciento
Cuentacuentos logopédico principe ceniciento
Vanesa Gutierrez Garcia
 
El Príncipe Ceniciento - CUENTO
El Príncipe Ceniciento - CUENTOEl Príncipe Ceniciento - CUENTO
El Príncipe Ceniciento - CUENTO
DiversidadyCoeducación YCoeducación
 
Andersen elruisenor
Andersen elruisenorAndersen elruisenor
Andersen elruisenor
Laura Casareski
 
La cenicienta
La cenicientaLa cenicienta
La cenicienta
juan0522
 
El principe ceniciento 1
El principe ceniciento 1El principe ceniciento 1
El principe ceniciento 1
mlolajimenez
 
El Príncipe Feliz
El Príncipe FelizEl Príncipe Feliz
El Príncipe Feliz
Laura Laura
 
Ricardo del copete
Ricardo del copeteRicardo del copete
Ricardo del copete
tesis2014
 
Purocuento
PurocuentoPurocuento

La actualidad más candente (17)

El principe ceniciento 1
El principe ceniciento 1El principe ceniciento 1
El principe ceniciento 1
 
Tema: La equidad de género y estereotipos de género
Tema: La equidad de género y estereotipos de géneroTema: La equidad de género y estereotipos de género
Tema: La equidad de género y estereotipos de género
 
El príncipe ceniciento
El príncipe cenicientoEl príncipe ceniciento
El príncipe ceniciento
 
El principe ceniciento
El principe cenicientoEl principe ceniciento
El principe ceniciento
 
Experiencia ceniciento
Experiencia cenicientoExperiencia ceniciento
Experiencia ceniciento
 
Corre , corre calabaza
Corre , corre calabazaCorre , corre calabaza
Corre , corre calabaza
 
Luciano, Relatos Verídicos
Luciano, Relatos VerídicosLuciano, Relatos Verídicos
Luciano, Relatos Verídicos
 
Elprincipeceniciento1 100423122200-phpapp01
Elprincipeceniciento1 100423122200-phpapp01Elprincipeceniciento1 100423122200-phpapp01
Elprincipeceniciento1 100423122200-phpapp01
 
El principe-ceniciento
El principe-cenicientoEl principe-ceniciento
El principe-ceniciento
 
Cuentacuentos logopédico principe ceniciento
Cuentacuentos logopédico principe cenicientoCuentacuentos logopédico principe ceniciento
Cuentacuentos logopédico principe ceniciento
 
El Príncipe Ceniciento - CUENTO
El Príncipe Ceniciento - CUENTOEl Príncipe Ceniciento - CUENTO
El Príncipe Ceniciento - CUENTO
 
Andersen elruisenor
Andersen elruisenorAndersen elruisenor
Andersen elruisenor
 
La cenicienta
La cenicientaLa cenicienta
La cenicienta
 
El principe ceniciento 1
El principe ceniciento 1El principe ceniciento 1
El principe ceniciento 1
 
El Príncipe Feliz
El Príncipe FelizEl Príncipe Feliz
El Príncipe Feliz
 
Ricardo del copete
Ricardo del copeteRicardo del copete
Ricardo del copete
 
Purocuento
PurocuentoPurocuento
Purocuento
 

Destacado

EOTTS - HyProCure and Plantar Fasciopathy
EOTTS - HyProCure and Plantar FasciopathyEOTTS - HyProCure and Plantar Fasciopathy
EOTTS - HyProCure and Plantar Fasciopathy
GraMedica
 
Taller nacional: Gobernanza internet ante violencia digital en Bolivia
Taller nacional: Gobernanza internet ante violencia digital en BoliviaTaller nacional: Gobernanza internet ante violencia digital en Bolivia
Taller nacional: Gobernanza internet ante violencia digital en Bolivia
Eduardo Rojas
 
Benjamin d
Benjamin dBenjamin d
Benjamin d
fbcat
 
Prototipo de proyecto
Prototipo de proyectoPrototipo de proyecto
Prototipo de proyecto
cvalorarte
 
Example
ExampleExample
Example18661
 
La banque suisse octobre 2012
La banque suisse octobre 2012La banque suisse octobre 2012
La banque suisse octobre 2012Bordier & Cie
 
Prysmian CW LSF Aluminium Cable Glands - BICC, BICON
Prysmian CW LSF Aluminium Cable Glands - BICC, BICONPrysmian CW LSF Aluminium Cable Glands - BICC, BICON
Prysmian CW LSF Aluminium Cable Glands - BICC, BICON
Thorne & Derrick International
 
Alevin a
Alevin aAlevin a
Alevin a
fbcat
 
iPhone objection
iPhone objectioniPhone objection
iPhone objection
Direct Door Marketing
 
Prysmian CW50S 432LSF58 BICON Aluminium Cable Glands
Prysmian CW50S 432LSF58 BICON Aluminium Cable GlandsPrysmian CW50S 432LSF58 BICON Aluminium Cable Glands
Prysmian CW50S 432LSF58 BICON Aluminium Cable Glands
Thorne & Derrick International
 
Comunicado Salomón Majul González
Comunicado Salomón Majul GonzálezComunicado Salomón Majul González
Comunicado Salomón Majul González
Gobierno de Taxco
 
Bilan michel juvet - novembre 2011
Bilan   michel juvet - novembre 2011Bilan   michel juvet - novembre 2011
Bilan michel juvet - novembre 2011Bordier & Cie
 

Destacado (12)

EOTTS - HyProCure and Plantar Fasciopathy
EOTTS - HyProCure and Plantar FasciopathyEOTTS - HyProCure and Plantar Fasciopathy
EOTTS - HyProCure and Plantar Fasciopathy
 
Taller nacional: Gobernanza internet ante violencia digital en Bolivia
Taller nacional: Gobernanza internet ante violencia digital en BoliviaTaller nacional: Gobernanza internet ante violencia digital en Bolivia
Taller nacional: Gobernanza internet ante violencia digital en Bolivia
 
Benjamin d
Benjamin dBenjamin d
Benjamin d
 
Prototipo de proyecto
Prototipo de proyectoPrototipo de proyecto
Prototipo de proyecto
 
Example
ExampleExample
Example
 
La banque suisse octobre 2012
La banque suisse octobre 2012La banque suisse octobre 2012
La banque suisse octobre 2012
 
Prysmian CW LSF Aluminium Cable Glands - BICC, BICON
Prysmian CW LSF Aluminium Cable Glands - BICC, BICONPrysmian CW LSF Aluminium Cable Glands - BICC, BICON
Prysmian CW LSF Aluminium Cable Glands - BICC, BICON
 
Alevin a
Alevin aAlevin a
Alevin a
 
iPhone objection
iPhone objectioniPhone objection
iPhone objection
 
Prysmian CW50S 432LSF58 BICON Aluminium Cable Glands
Prysmian CW50S 432LSF58 BICON Aluminium Cable GlandsPrysmian CW50S 432LSF58 BICON Aluminium Cable Glands
Prysmian CW50S 432LSF58 BICON Aluminium Cable Glands
 
Comunicado Salomón Majul González
Comunicado Salomón Majul GonzálezComunicado Salomón Majul González
Comunicado Salomón Majul González
 
Bilan michel juvet - novembre 2011
Bilan   michel juvet - novembre 2011Bilan   michel juvet - novembre 2011
Bilan michel juvet - novembre 2011
 

Similar a Sol

Los tres pelos de oro del diablo cuento
Los tres pelos de oro del diablo cuentoLos tres pelos de oro del diablo cuento
Los tres pelos de oro del diablo cuento
Jacquelinne Recinos
 
Contes xinesos
Contes xinesosContes xinesos
Contes xinesos
monicabadalona
 
LENGUAJE - POWER POINT 1 - 5 BASICO.ppt
LENGUAJE - POWER POINT 1 - 5 BASICO.pptLENGUAJE - POWER POINT 1 - 5 BASICO.ppt
LENGUAJE - POWER POINT 1 - 5 BASICO.ppt
YanetFigueroaCarrasc
 
Prueba de cuento Glenda
Prueba de cuento GlendaPrueba de cuento Glenda
Prueba de cuento Glenda
gvrg
 
Saga la guaridadelescriba
Saga la guaridadelescribaSaga la guaridadelescriba
Saga la guaridadelescriba
Khalid B. T.
 
Saga la guarida del escriba
Saga la guarida del escribaSaga la guarida del escriba
Saga la guarida del escriba
La Guarida Del Escriba
 
Fragmentos de la historia francorum- de gregorio de tours
Fragmentos de la  historia francorum- de gregorio de toursFragmentos de la  historia francorum- de gregorio de tours
Fragmentos de la historia francorum- de gregorio de tours
Rodrigo Pereira González
 
Rinconete Y Cortadillo
Rinconete Y CortadilloRinconete Y Cortadillo
Rinconete Y Cortadillo
4444444444444444
 
Los Cinco Criados Del Principe
Los Cinco Criados Del PrincipeLos Cinco Criados Del Principe
Los Cinco Criados Del Principe
Jarval DStrategos
 
Las Tres Nar
Las Tres NarLas Tres Nar
Las Tres Nar
Javier Blanquer
 
Las Tres Naranjitas del Amor
Las Tres Naranjitas del AmorLas Tres Naranjitas del Amor
Las Tres Naranjitas del Amor
Javier Blanquer
 
La princesa y el guisante
La princesa y el guisanteLa princesa y el guisante
La princesa y el guisante
marianda lopez rubio
 
Taller 3: Lectura las Mil y una noches
Taller 3: Lectura las Mil y una nochesTaller 3: Lectura las Mil y una noches
Taller 3: Lectura las Mil y una noches
Daniel Ruíz Suárez
 
evaluación de sextob
evaluación de sextobevaluación de sextob
evaluación de sextob
emiliabriones
 
Las Tres Hijas Del Rey
Las Tres Hijas Del ReyLas Tres Hijas Del Rey
Las Tres Hijas Del Rey
yadp
 
Selección de-mitos-Dánae-y-Perseo-Edipo-Penelópe-y-Ulises
Selección de-mitos-Dánae-y-Perseo-Edipo-Penelópe-y-UlisesSelección de-mitos-Dánae-y-Perseo-Edipo-Penelópe-y-Ulises
Selección de-mitos-Dánae-y-Perseo-Edipo-Penelópe-y-Ulises
Profe Sara
 
Bestiapeluda
BestiapeludaBestiapeluda
Bestiapeluda
Koxana Medina Barrera
 
El libro de las mil noches y una noche. Tomo XIV
El libro de las mil noches y una noche. Tomo XIV El libro de las mil noches y una noche. Tomo XIV
El libro de las mil noches y una noche. Tomo XIV
CrisFerCastro
 
Melisanda
MelisandaMelisanda
Melisanda
felipeboero1
 
Laalondracantarinaysaltarina
LaalondracantarinaysaltarinaLaalondracantarinaysaltarina
Laalondracantarinaysaltarina
Koxana Medina Barrera
 

Similar a Sol (20)

Los tres pelos de oro del diablo cuento
Los tres pelos de oro del diablo cuentoLos tres pelos de oro del diablo cuento
Los tres pelos de oro del diablo cuento
 
Contes xinesos
Contes xinesosContes xinesos
Contes xinesos
 
LENGUAJE - POWER POINT 1 - 5 BASICO.ppt
LENGUAJE - POWER POINT 1 - 5 BASICO.pptLENGUAJE - POWER POINT 1 - 5 BASICO.ppt
LENGUAJE - POWER POINT 1 - 5 BASICO.ppt
 
Prueba de cuento Glenda
Prueba de cuento GlendaPrueba de cuento Glenda
Prueba de cuento Glenda
 
Saga la guaridadelescriba
Saga la guaridadelescribaSaga la guaridadelescriba
Saga la guaridadelescriba
 
Saga la guarida del escriba
Saga la guarida del escribaSaga la guarida del escriba
Saga la guarida del escriba
 
Fragmentos de la historia francorum- de gregorio de tours
Fragmentos de la  historia francorum- de gregorio de toursFragmentos de la  historia francorum- de gregorio de tours
Fragmentos de la historia francorum- de gregorio de tours
 
Rinconete Y Cortadillo
Rinconete Y CortadilloRinconete Y Cortadillo
Rinconete Y Cortadillo
 
Los Cinco Criados Del Principe
Los Cinco Criados Del PrincipeLos Cinco Criados Del Principe
Los Cinco Criados Del Principe
 
Las Tres Nar
Las Tres NarLas Tres Nar
Las Tres Nar
 
Las Tres Naranjitas del Amor
Las Tres Naranjitas del AmorLas Tres Naranjitas del Amor
Las Tres Naranjitas del Amor
 
La princesa y el guisante
La princesa y el guisanteLa princesa y el guisante
La princesa y el guisante
 
Taller 3: Lectura las Mil y una noches
Taller 3: Lectura las Mil y una nochesTaller 3: Lectura las Mil y una noches
Taller 3: Lectura las Mil y una noches
 
evaluación de sextob
evaluación de sextobevaluación de sextob
evaluación de sextob
 
Las Tres Hijas Del Rey
Las Tres Hijas Del ReyLas Tres Hijas Del Rey
Las Tres Hijas Del Rey
 
Selección de-mitos-Dánae-y-Perseo-Edipo-Penelópe-y-Ulises
Selección de-mitos-Dánae-y-Perseo-Edipo-Penelópe-y-UlisesSelección de-mitos-Dánae-y-Perseo-Edipo-Penelópe-y-Ulises
Selección de-mitos-Dánae-y-Perseo-Edipo-Penelópe-y-Ulises
 
Bestiapeluda
BestiapeludaBestiapeluda
Bestiapeluda
 
El libro de las mil noches y una noche. Tomo XIV
El libro de las mil noches y una noche. Tomo XIV El libro de las mil noches y una noche. Tomo XIV
El libro de las mil noches y una noche. Tomo XIV
 
Melisanda
MelisandaMelisanda
Melisanda
 
Laalondracantarinaysaltarina
LaalondracantarinaysaltarinaLaalondracantarinaysaltarina
Laalondracantarinaysaltarina
 

Sol

  • 1. EL DONCEL DEL MAR El caballero de Escocia, de nombre Gandales, viajaba en un barco desde la pequeña Bretaña hacia su patria. Con él iban su mujer y un hijo de corta edad llamado Gandalín. Una mañana clara vieron un arca que en el agua flotaba y llamando a cuatro marineros, el caballero les mandó que presto botasen un bote y se la trajesen: lo cual a continuación se hizo. De inmediato se vio que dicha arca era larga como una espada y las tablas que la formaban estaban calafateadas para que no hiciera agua. El caballero tomó el arca, tiró de lo que la cubría y vio dentro un doncel recién nacido al que cogió en sus brazos. Y dijo: «Éste de algún buen lugar es». Decía esto por los ricos panales en que el niño venía envuelto, y por el anillo que, con una bolilla de cera, pendía de una cadena de su cuello, y por una espada que le pareció muy hermosa y que estaba dispuesta en el ar ca al lado del infante. Guardando aquellas cosas, el caballero le rogó a su mujer que hiciese criar al niño. Ésta ordenó al ama que criaba a su hijo Gandalín, que le diera teta al doncel. El niño la tomó con mucha gana de mamar y el c aballero y su esposa se alegraron mucho. Siguieron así navegando con buen tiempo por la mar hasta que arribaron a Antalia, una villa de Escocia.Y, saliendo de allí, llegaron a su castillo -un castillo dé los buenos de aquella tierra- donde el caballero hizo criar al doncel como s i fuera su propio hijo.Todos creyeron que aquel niño era hijo del caballero, pues los hechos verdaderos no pudieron ser dados a conocer a nadie por los marineros, ya que en el barco, que era de ellos, siguieron navegando hacia otras partes. Pasó el tiempo y el doncel, que era criado por don Gandales y al que pusieron por nombre el Doncel del Mar, crecía bien cuidado por el caballero y por su mujer. Se iba haciendo tan hermoso que todos los que lo veían se maravillaban. Un día don Gandales, que era un muy grande y muy esforzado caballero, salió armado a cabalgar. Y encontró a una doncella que le dijo: -¡Ay, Gandales! Si muchos altos hombres supiesen lo que yo sé ahora, te cortarían la cabeza. -¿Por qué? -dijo él. -Porque tú guardas la su muerte -dijo ella. Gandales, como no entendía, dijo: -Doncella, por Dios os ruego que me expliquéis qué queréis decir con eso. -No te lo diré -dijo ella. Y, alejándose de él, se fue por su camino. Gandales se quedó preocupado por lo que le había sido dicho y sin poder entenderlo. Pero después, en cierta ocasión, le salvó la vida a la doncella y, como pago, le rogó que le explicara el misterio. Ella le exigió: -Me has de prometer, como caballero leal, que nadie lo sabrá por ti hasta que yo lo mande. Él así lo prometió.Y ella se lo explicó: -Te digo que aquel que hallaste en la mar será la flor de los caballeros de su tiempo: hará estremecer a los fuertes; acometerá y rematará con gloria todas las empresas en que otros murieron; realizará hazañas tan grandes que nadie creería que pudieran ser comenzadas ni acabadas por cuerpo de hombre; hará que los soberbios tengan buenos sentimientos; tendrá un corazón cruel contra los que se lo merezcan; y aún te digo más, será en el mundo el caballero má s fiel al amor y amará de tan alta manera como conviene a sus altos hechos. Y sabe que procede de reyes por parte de padre y por parte de madre. Ahora vete.Y cree firmemente que todo sucederá como te lo he dicho. -Ay, señora -dijo Gandales-, os ruego que me digáis dónde os puedo encontrar para hablar con
  • 2. vos en otras ocasiones. -Eso no lo has de saber tú nunca ni por mí ni por otro -dijo ella. -Pues, por lo que más améis en el mundo, decidme vuestro nombre. -Me conjuras tanto que te lo diré: mi nombre es Urganda la Desconocida. Ahora mírame bien y luego reconóceme si puedes: porque nadie me reconoce cuando me vuelve a ver. Y el caballero, que hasta entonces la había visto como una doncella que no tendría más de dieciocho años, la vio de repente tan vieja y arrugada que se maravilló de que pudiera mantenerse; y empezó a santiguarse ante aquel prodi gio. Cuando ella lo vio tan asustado, tornó a su joven estado anterior Y dijo: -¿Te parece que me hallarías aunque me buscases? Pues yo te digo que jamás debes ocuparte de encontrarme: aunque todos los habitantes del mundo me buscaran, no me hallarían si yo no quisiera. -Así como quiero que Dios me salve, señora -dijo Gandales-, así yo os creo. Pero por Dios os pido que os acordéis del doncel, que de todos está desamparado excepto de mí. -No pienses en eso -dijo Urganda- que ese desamparo será amparo y reparo de muchos.Y yo lo quiero más de lo que tú piensas. Y así se separaron el uno de la otra. Don Gandales volvió a su castillo para seguir cuidando a su doncel, y al llegar, antes de quitarse las armas, lo tomó en sus brazos y empezó a besarlo. Las lágrimas acudieron a sus ojos y él dijo en su corazón: «Hermoso hijo m ío, ¿querrá Dios que yo llegue a verte de mayor?». Por este tiempo el doncel tenía tres años y era tan bello que todos lo admiraban maravillados. Cuando vio a su amo llorar, le puso las manos en los ojos como queriendo limpiárselos. Entonces Gandales se alegró pensando que, según tuviera más edad el niño, más le ayudaría en su tristeza. Lo dejó en la tierra, fue a desarmarse y, en adelante, se preocupó aún más por él. Cuando el doncel tuvo cinco a ños, el caballero le hizo un arco a su medida e hizo otro para su hijo Gandalín. Con aquel arco hacía practicar al niño ante sí. Y de esta manera lo fue criando hasta la edad de siete años. A esta sazón el rey Languines, que pasaba por su reino de una villa a otra con su mujer y toda la corte, llegó al castillo de Gandales, que le cogía de camino y donde fue muy bien agasajado. Y Gandales, para que no los viesen, mandó escon der a su Doncel del Mar y a su hijo Gandalín en un corral. Mas la Reina, que estaba aposentada en lo más alto de la casa, mirando por una ventana, vio a los donceles que practicaban con sus arcos. Y, entre todos ellos, el Doncel del Mar era tan apue sto y tan hermoso que, al contemplarlo, la Reina quedó totalmente maravillada. Además, lo vio mejor vestido que los otros hasta el punto de que parecía el señor de todos. Y, como no había cerca nadie de la casa de Gandales para pregunta rle, llamó a sus damas de compañía y les dijo: -Venid y veréis a la criatura más hermosa que jamás haya sido vista. A la Reina le llamó la atención que sus compañeros llamaran al niño Doncel del MarY, estando así, el Rey y Gandales entraron en el aposento. La Reina le preguntó: -Decid, don Gandales, aquel doncel tan hermoso, ¿es hijo vuestro? -Sí, señora -dijo él. -Entonces -dijo ella- ¿por qué lo llamáis Doncel del Mar? -Porque en la mar nació -dijo Gandales- cuando yo de la pequeña Bretaña venía. El Rey, a quien el niño también le pareció muy hermoso, dijo: -Hacedlo venir, Gandales, que lo quiero criar yo.