24 · Catalunya empresarial · 2015 2015 ·Catalunya empresarial · 25
temas de debate
¿Ha consultado Wikipedia la última sema...
24 · Catalunya empresarial · 2015 2015 ·Catalunya empresarial · 25
temas de debate
¿Ha consultado Wikipedia la última sema...
26 · Catalunya empresarial · 2015 2015 ·Catalunya empresarial · 27
temas de debate
ECONOMÍA COLABORATIVA
EL CLIENTE ES EL ...
26 · Catalunya empresarial · 2015 2015 ·Catalunya empresarial · 27
temas de debate
ECONOMÍA COLABORATIVA
EL CLIENTE ES EL ...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Economía Renovable... y Colaborativa

471 visualizaciones

Publicado el

¿Has usado la Wikipedia la última semana? Si es así, formas parte de la Economía Colaborativa. Una nueva forma de entender y hacer negocios que está llamada a cambiar nuestra concepción de sectores tan diferentes como el transporte, la educación, las finanzas o el energético.

En unos casos es altruista, en otros es una forma de hacer negocios, pero en ambos casos se trata de un cambio disruptivo que introduce la Tercera Revolución Industrial (#3RI) y ha llegado para quedarse.

Publicado en: Economía y finanzas
1 comentario
2 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Uno de los principales beneficios de la economía colaborativa es la menor utilización de recursos o, para ser exactos, la mayor utilización de los existentes. De forma que no necesitemos nuevos. En el caso energético esto tiene todo el sentido del mundo. Tanto a un nivel medioambiental como a un nivel económico.
       Responder 
    ¿Estás seguro?    No
    Tu mensaje aparecerá aquí
Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
471
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
18
Acciones
Compartido
0
Descargas
4
Comentarios
1
Recomendaciones
2
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Economía Renovable... y Colaborativa

  1. 1. 24 · Catalunya empresarial · 2015 2015 ·Catalunya empresarial · 25 temas de debate ¿Ha consultado Wikipedia la última semana? Si la respuesta es afirmativa, ya forma parte de la economía colaborativa. Una economía que está llamada a cambiar la concepción de sectores tan dispersos como el transporte, la educación, las finanzas o el energético. Abel Linares CEO de Nunkyworld economía RENOVABLE...! (Y colaborativa) la revolución en todos los sectores El sector energético no es, portanto,ajeno a esta gran revolucióny la manera de afrontar estos cambios no puede diferir de las ideas de Darwin:adaptarse o morir. Las energías renovables para genera- ción eléctrica, especialmente aque- llas que tienen una fácil integración arquitectónica, suponen un cambio disruptivo en la forma de entender el negocio energético tradicional. En estas tecnologías el coste marginal de producción es cercano a cero y obliga a las compañías tradicionales a asumir, antes o después, que el sector no vol- verá a ser el mismo. Laproduccióndeenergíaeléctrica,pue- denserlasiguienteindustriaquereciba la explosión de estos modelos disrupti- vos,basados en economía colaborativa o compartida. Es cierto que se trata de un sector hi- per-regulado, que permite hacer poca innovación a empresas y particulares. Acomodándose las compañías en una estructura legal que dificulta la libre competencia, luego es razonable pen- sar que los gobiernos van a sentir cada vez más presión en dar respuesta a los ciudadanos y lasempresas, sobre todo cuando los costes de las energías re- novables van bajando y se mejoran las técnicas de almacenamiento. Ya hay diferentes empresas que aproxi- man esta realidad desde diferentes ángulos, pero todos tienen en común los conceptos del internet conectado (internet de las cosas), las redes socia- les y una cultura de compra inteligente queseestáimponiendo.Podemos comen- tar como modelos disruptivos, empresas queestándesarrollandosuelosparacalles, carreteras y aceras que son capaces de captar energía (principalmente solar) y ofrecerla a la red de consumo, o acumu- ladores,termostatos inteligentes,etc.Son empresas como OPower,eVgo,Tesla,Nest, Solar Gardens, etc. Las compañías eléctricas van a sufrir gran- des cambios en las dos próximas décadas y, quieran o no, la presión de la economía colaborativa les va a impactar porque es el deseo de sus clientes actuales y los regu- ladores tendrán que buscar una solución. Son muchas las industrias que ya están sufrido este cambio, un ejemplo de esto es la pesadilla que está suponiendo Uber para los taxistas. n E n unos casos es altruista, en otros es una forma de hacer negocios, pero en los dos casos es un cambio disruptivo que introduce la Tercera Revolu- ción Industrial y ha llegado para quedarse. En modelos anteriores, el marketing permitía a las compañías la comunica- ción unidireccional con sus consumidores. Hoy, el poder ha cambiado y lo tiene “el consumidor” con su recomendación o los comentarios en redes sociales mediante una nueva y potente herramienta, el smar- filantrópica, de escribir sus artículos. ¡Es algo sorprendente!¿Cómo se puede luchar contra esto si, además de que su uso es gra- tuito, su calidad es altísima y comparable a publicaciones de renombre? Esto nos lleva a una pregunta clave: ¿el modelo colaborativo es menos eficaz que otrosodepeorcalidad?LarevistaNaturerea- lizóunanálisiscomparativoentreWikipedia y la Enciclopedia Británica. Un comité de expertos, juzgando los artículos sin conocer su procedencia, dictaminó que ambas enci- clopedias se encontraban a un nivel similar. La irrupción de modelos colaborativos ha supuesto un duro golpe a modelos de negocio tradicionales que no han sabido o no han podido evolucionar. Entre 2008 y 2014, según la Federación de Gremios de Editores de España, las ventas de diccio- narios y enciclopedias cayeron un 70%. ¿Preocupante? Sube el telón Esta nueva economía colaborativa, está afectando a muchos sectores, hay plataformas educativas nuevas (Udaci- ty, KhanAcademy, Coursera); otras con orientación persona a persona (Instruc- tables, Chegg, Gibbon); sector hotelero (Airbnb, Hipmunk, BeMate, BedyCasa, BedRural, HomeExchange);alquiler de coches (Uber, Zipcar, SideCar, Lyft, Blue- move, Getaround); finanzas:Kickstarter, LendingClub, Zopa, Kantox, Sherpan- dipity,… “LaTercera Revolución ha llegado para siempre” O sectores que puede ser tan tan diversos como por ejemplo: Comidas (Compartoplato, Shareyourmeal), Mascotas (DogVacay), Salud (Pager, Cohealo), Crowdfunding (KickStarter, Verkami), Telecomunicaciones (Fon, Open Garden) o Servicios Profesionales (Warpit,TwoGo). La lista es interminable. Es muy posible que el futuro de la ge- neración de energía renovable en especial la electricidad, pueda ser diferente a como la concebimos hoy. Sí, ya hay iniciativas a nivel Nacional en Holanda o a niveles estatales en EEUU. Un ejemplo es Cali- fornia que ha establecido un programa de apoyo público para compartir energía renovable con 1.000 MW. Hay siete es- tados que ya han presentado legislación para implementar “sharingrenewablee- nergy”, en Columbia, Georgia, Hawaii, Maryland, Minnesota, Nebraska, New Mexico y Washington. Actualmente, hay en marcha 55 Proyectos de Energía Renovable compartida en EEUU, según Vote Solar (sharedrenewables.org).Incluso la ciudad de Nueva York estudia cómo usar el techo de sus edificios y proliferan iniciativas particulares como Vandebron oMosaic, Por ejemplo Solar Mosaic, usa la cada vez más popular técnica de crowdfunding (un modelo de financiación colaborativa) para permitir el acceso a financiación para mediático.ElyamencionadoUber,quesealza comounaamenazaaalternativastradicionales de transporte, o Airbnb, que está incidiendo con fuerza en la forma en la que millones de personas se planteansusvacaciones.Segúnlos datos que maneja el Embajador de Estados Unidos en España, James Costos, 1 de cada 4 estadounidenses participan en esta nueva eco- nomía, con unos ingresos de 3.500 millones de euros. Lo importante, sin embargo, no son los datos actuales sino el crecimiento. Más de un 25% anual durante 2013. que las comunidades puedan implantar su propia energía renovable y compartir- la, ayudándoles en la parte más compleja: la financiación. “En economía colaborativa, el colectivo nos informa” Hoy ya encontramos ejemplos de gran éxito económico en esta economía cola- borativa, con un fuerte impacto social y Cambios disruptivos
  2. 2. 24 · Catalunya empresarial · 2015 2015 ·Catalunya empresarial · 25 temas de debate ¿Ha consultado Wikipedia la última semana? Si la respuesta es afirmativa, ya forma parte de la economía colaborativa. Una economía que está llamada a cambiar la concepción de sectores tan dispersos como el transporte, la educación, las finanzas o el energético. Abel Linares CEO de Nunkyworld economía RENOVABLE...! (Y colaborativa) la revolución en todos los sectores El sector energético no es, portanto,ajeno a esta gran revolucióny la manera de afrontar estos cambios no puede diferir de las ideas de Darwin:adaptarse o morir. Las energías renovables para genera- ción eléctrica, especialmente aque- llas que tienen una fácil integración arquitectónica, suponen un cambio disruptivo en la forma de entender el negocio energético tradicional. En estas tecnologías el coste marginal de producción es cercano a cero y obliga a las compañías tradicionales a asumir, antes o después, que el sector no vol- verá a ser el mismo. Laproduccióndeenergíaeléctrica,pue- denserlasiguienteindustriaquereciba la explosión de estos modelos disrupti- vos,basados en economía colaborativa o compartida. Es cierto que se trata de un sector hi- per-regulado, que permite hacer poca innovación a empresas y particulares. Acomodándose las compañías en una estructura legal que dificulta la libre competencia, luego es razonable pen- sar que los gobiernos van a sentir cada vez más presión en dar respuesta a los ciudadanos y lasempresas, sobre todo cuando los costes de las energías re- novables van bajando y se mejoran las técnicas de almacenamiento. Ya hay diferentes empresas que aproxi- man esta realidad desde diferentes ángulos, pero todos tienen en común los conceptos del internet conectado (internet de las cosas), las redes socia- les y una cultura de compra inteligente queseestáimponiendo.Podemos comen- tar como modelos disruptivos, empresas queestándesarrollandosuelosparacalles, carreteras y aceras que son capaces de captar energía (principalmente solar) y ofrecerla a la red de consumo, o acumu- ladores,termostatos inteligentes,etc.Son empresas como OPower,eVgo,Tesla,Nest, Solar Gardens, etc. Las compañías eléctricas van a sufrir gran- des cambios en las dos próximas décadas y, quieran o no, la presión de la economía colaborativa les va a impactar porque es el deseo de sus clientes actuales y los regu- ladores tendrán que buscar una solución. Son muchas las industrias que ya están sufrido este cambio, un ejemplo de esto es la pesadilla que está suponiendo Uber para los taxistas. n E n unos casos es altruista, en otros es una forma de hacer negocios, pero en los dos casos es un cambio disruptivo que introduce la Tercera Revolu- ción Industrial y ha llegado para quedarse. En modelos anteriores, el marketing permitía a las compañías la comunica- ción unidireccional con sus consumidores. Hoy, el poder ha cambiado y lo tiene “el consumidor” con su recomendación o los comentarios en redes sociales mediante una nueva y potente herramienta, el smar- filantrópica, de escribir sus artículos. ¡Es algo sorprendente!¿Cómo se puede luchar contra esto si, además de que su uso es gra- tuito, su calidad es altísima y comparable a publicaciones de renombre? Esto nos lleva a una pregunta clave: ¿el modelo colaborativo es menos eficaz que otrosodepeorcalidad?LarevistaNaturerea- lizóunanálisiscomparativoentreWikipedia y la Enciclopedia Británica. Un comité de expertos, juzgando los artículos sin conocer su procedencia, dictaminó que ambas enci- clopedias se encontraban a un nivel similar. La irrupción de modelos colaborativos ha supuesto un duro golpe a modelos de negocio tradicionales que no han sabido o no han podido evolucionar. Entre 2008 y 2014, según la Federación de Gremios de Editores de España, las ventas de diccio- narios y enciclopedias cayeron un 70%. ¿Preocupante? Sube el telón Esta nueva economía colaborativa, está afectando a muchos sectores, hay plataformas educativas nuevas (Udaci- ty, KhanAcademy, Coursera); otras con orientación persona a persona (Instruc- tables, Chegg, Gibbon); sector hotelero (Airbnb, Hipmunk, BeMate, BedyCasa, BedRural, HomeExchange);alquiler de coches (Uber, Zipcar, SideCar, Lyft, Blue- move, Getaround); finanzas:Kickstarter, LendingClub, Zopa, Kantox, Sherpan- dipity,… “LaTercera Revolución ha llegado para siempre” O sectores que puede ser tan tan diversos como por ejemplo: Comidas (Compartoplato, Shareyourmeal), Mascotas (DogVacay), Salud (Pager, Cohealo), Crowdfunding (KickStarter, Verkami), Telecomunicaciones (Fon, Open Garden) o Servicios Profesionales (Warpit,TwoGo). La lista es interminable. Es muy posible que el futuro de la ge- neración de energía renovable en especial la electricidad, pueda ser diferente a como la concebimos hoy. Sí, ya hay iniciativas a nivel Nacional en Holanda o a niveles estatales en EEUU. Un ejemplo es Cali- fornia que ha establecido un programa de apoyo público para compartir energía renovable con 1.000 MW. Hay siete es- tados que ya han presentado legislación para implementar “sharingrenewablee- nergy”, en Columbia, Georgia, Hawaii, Maryland, Minnesota, Nebraska, New Mexico y Washington. Actualmente, hay en marcha 55 Proyectos de Energía Renovable compartida en EEUU, según Vote Solar (sharedrenewables.org).Incluso la ciudad de Nueva York estudia cómo usar el techo de sus edificios y proliferan iniciativas particulares como Vandebron oMosaic, Por ejemplo Solar Mosaic, usa la cada vez más popular técnica de crowdfunding (un modelo de financiación colaborativa) para permitir el acceso a financiación para mediático.ElyamencionadoUber,quesealza comounaamenazaaalternativastradicionales de transporte, o Airbnb, que está incidiendo con fuerza en la forma en la que millones de personas se planteansusvacaciones.Segúnlos datos que maneja el Embajador de Estados Unidos en España, James Costos, 1 de cada 4 estadounidenses participan en esta nueva eco- nomía, con unos ingresos de 3.500 millones de euros. Lo importante, sin embargo, no son los datos actuales sino el crecimiento. Más de un 25% anual durante 2013. que las comunidades puedan implantar su propia energía renovable y compartir- la, ayudándoles en la parte más compleja: la financiación. “En economía colaborativa, el colectivo nos informa” Hoy ya encontramos ejemplos de gran éxito económico en esta economía cola- borativa, con un fuerte impacto social y Cambios disruptivos
  3. 3. 26 · Catalunya empresarial · 2015 2015 ·Catalunya empresarial · 27 temas de debate ECONOMÍA COLABORATIVA EL CLIENTE ES EL REY En el sector energético, los consumidores son soberanos y la percepción de que se les intenta despojar de un derecho, la genera- ción de energía para consumo propio, para garantizar consumos y cuotas de mercado, provoca el cambio de compañía eléctrica.Los clientes están cada vez más descontentos con aquellas compañías eléctricas tradicionales que no están entendiendo algo fundamental. En esta nueva economía colaborativa,el poder lo tiene la recomendación:el cliente es el rey. La economía colaborativa ha venido para que- darse. En un interesante debate del Centro de Innovación BBVA en el que participé a finales del año pasado una de las preguntas del público se refería al sector del taxi y cómo servicios como Uber las amenazan.Está claro que la forma de entender los servicios está cambiando y los sectores tradicionales deben adaptarse. Antes, buscábamos el taxi por la calle, hoy una aplicación en mi Smartphone me lo trae a casa.Antes, tenía que soportar en silencio un servicio deficiente o un mal profesional, hoy ya no. Hoy no entendemos cómo no podemos recomendar al taxista simpático o magnifico profesional que no solo conduce bien si no que conoce el tráfico de la ciudad y nos lleva rápido a nuestro destino, no un navegador. Luego, es normal que exis- tan claroscuros y oportunidades para todos. Hay cambios, que debemos pedir al modelo antiguo y obligaciones que debemos exigir al nuevo,así de fácil y de difícil. La regulación deberá imponer las mismas obli- gaciones en materia de seguridad y garantías a niveles de servicio parecidos,de forma que no se produzca competencia desleal con los profesionales y compañías ya establecidas.Las plataformasquepermitenelconsumocolabo- rativo suponen bajas barreras de entrada para los nuevos actores,lo cual es positivo para el mercado, pero deben ofrecer sus productos con el mismo nivel de exigencia o no existirá una competencia real. n ADECUADA TRANSICIÓN PAULATINAMENTE SE IRÁN INTRODUCIENDO LOS CAMBIOS QUE NO LOS PERCIBIREMOS Venimos de la cultura de que más es más, y de repente entramos en la cultura de que menos es mejor calidad de vida, un concepto claramente revolucionario.Esto es debido a tres fuerzas que ya han im- pactado:1.La economía (crisis,desempleo, nuevas generaciones,); 2. La tecnología (internet como plataforma, móvil, pagos sistemas,social networking);y 3.La social (incremento poblacional, sostenibilidad, presión medioambiental, comunidad de- seo, generación altruista). Venimosdeunmodeloeconómicobasado en la posesión, pero la combinación de lo social, lo local y el móvil desbloquea nuevos modelos o ideas, que trasforman nuestra forma de entender las relaciones y los negocios. Pasamos de pensar qué es lo que tenemos a pensar qué necesidad o servicio queremos satisfacer. n vista de la calidad del servicio, los impues- tos, y la liberación de precios y horarios. No podemos olvidar que es San Francisco la ciudad que más iniciativas tiene en el mundo basadas en la economía colaborati- va y estas herramientas ha hundido una in- dustria tradicional y global como es el taxi. Los datos del grafico son demoledores…! En año y medio, ha bajado un 57% la media de viajes por taxi en San Francisco. Pasando de 1400, en enero 2012 a menos de 600 en junio 2014 (datos de San Fran- cisco TranspotationAuthority). “La energía renovable será diferente a como la vemos” ” Debemos diferenciar claramente lo que supone la economía colaborativa y la economía sumergida. Especialmente en actividades que incurren en conflicto con sectores tradicionalmente asentados, con fuertes inversiones ya realizadas y que ven cómo su modelo de negocio está siendo gravemente modificado. En ocasiones, estos cambios pueden suponer la des- aparición de sectores enteros si no se adaptan a esta nueva forma de entender los negocios. La respuesta deestos sectores no puede ser la oposición frontal o la presión sobre el esquema regulatorio para impedir estos nuevos modelos colaborativos porque, como ya está ocurriendo, la fuerza del colectivo termina siempre imponiéndose. “Diferenciar economía colaborativa a sumergida” La Unión Europea ya ha comenzado a tomarse en serio el tema y ha redactado un dictamen en relación al consumo colaborativo: “El consumo colaborativo” La CNMC (Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia), indica que se trata de un nuevo modelo económico, basado en el "intercambio entre particulares de bienes y servicios que permanecían ociosos o infrautilizados a cambio de una compensación pactada entre las partes". Entender los cambios El consumo colaborativo puede cambiar el mundo y la energía colaborativa es una pieza clave. Plantea una revolución abrazando a las nuevas tecnologías, con un fuerte impacto económico. Según el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) existe un potencial estimado de 82.000 millones de euros (110.000 millones de dólares). Desechar estereotipos Hay ciudades que no se declaran pa- sivas o en contra de esta tendencia, si no todo lo contrario, reconocen que esta nue- va economía crea nuevos puestos de traba- jo (aunque como toda revolución, también destruye otros), les produce incremento de ingresos, crea conceptos de pertenencia y permite hacer un uso más racional de los recursos escasos, por ejemplo Seúl se declara como ciudad compartida (Sharing City), toda una declaración. “Uber se alza como amenaza al transporte tradicional” Pero incluso esta ciudad ha prohibi- do, de momento, los servicios de Uber, ¿sorpresa? Cierto, pero detrás de estos cambios hay muchas consecuencias que hay que tenerl presentes, tanto desde el punto de Esta nueva tendencia de energía colaborativa es imparable. A corto plazo, el deseo de los ciudadanos de compartir con sus vecinos la energía renovable generada será un hecho y esto cambiará sustancialmente el panorama energético. Es sólo un problema de velocidades, y cuanto antes entienda la administración este cambio, antes podrá adelantarse a las situaciones no deseadas y a las pérdidas de derechos. Las empresas energéticas van a cambiar más en los próximos 20 años que en todo el último siglo. n @abel_linares
  4. 4. 26 · Catalunya empresarial · 2015 2015 ·Catalunya empresarial · 27 temas de debate ECONOMÍA COLABORATIVA EL CLIENTE ES EL REY En el sector energético, los consumidores son soberanos y la percepción de que se les intenta despojar de un derecho, la genera- ción de energía para consumo propio, para garantizar consumos y cuotas de mercado, provoca el cambio de compañía eléctrica.Los clientes están cada vez más descontentos con aquellas compañías eléctricas tradicionales que no están entendiendo algo fundamental. En esta nueva economía colaborativa,el poder lo tiene la recomendación:el cliente es el rey. La economía colaborativa ha venido para que- darse. En un interesante debate del Centro de Innovación BBVA en el que participé a finales del año pasado una de las preguntas del público se refería al sector del taxi y cómo servicios como Uber las amenazan.Está claro que la forma de entender los servicios está cambiando y los sectores tradicionales deben adaptarse. Antes, buscábamos el taxi por la calle, hoy una aplicación en mi Smartphone me lo trae a casa.Antes, tenía que soportar en silencio un servicio deficiente o un mal profesional, hoy ya no. Hoy no entendemos cómo no podemos recomendar al taxista simpático o magnifico profesional que no solo conduce bien si no que conoce el tráfico de la ciudad y nos lleva rápido a nuestro destino, no un navegador. Luego, es normal que exis- tan claroscuros y oportunidades para todos. Hay cambios, que debemos pedir al modelo antiguo y obligaciones que debemos exigir al nuevo,así de fácil y de difícil. La regulación deberá imponer las mismas obli- gaciones en materia de seguridad y garantías a niveles de servicio parecidos,de forma que no se produzca competencia desleal con los profesionales y compañías ya establecidas.Las plataformasquepermitenelconsumocolabo- rativo suponen bajas barreras de entrada para los nuevos actores,lo cual es positivo para el mercado, pero deben ofrecer sus productos con el mismo nivel de exigencia o no existirá una competencia real. n ADECUADA TRANSICIÓN PAULATINAMENTE SE IRÁN INTRODUCIENDO LOS CAMBIOS QUE NO LOS PERCIBIREMOS Venimos de la cultura de que más es más, y de repente entramos en la cultura de que menos es mejor calidad de vida, un concepto claramente revolucionario.Esto es debido a tres fuerzas que ya han im- pactado:1.La economía (crisis,desempleo, nuevas generaciones,); 2. La tecnología (internet como plataforma, móvil, pagos sistemas,social networking);y 3.La social (incremento poblacional, sostenibilidad, presión medioambiental, comunidad de- seo, generación altruista). Venimosdeunmodeloeconómicobasado en la posesión, pero la combinación de lo social, lo local y el móvil desbloquea nuevos modelos o ideas, que trasforman nuestra forma de entender las relaciones y los negocios. Pasamos de pensar qué es lo que tenemos a pensar qué necesidad o servicio queremos satisfacer. n vista de la calidad del servicio, los impues- tos, y la liberación de precios y horarios. No podemos olvidar que es San Francisco la ciudad que más iniciativas tiene en el mundo basadas en la economía colaborati- va y estas herramientas ha hundido una in- dustria tradicional y global como es el taxi. Los datos del grafico son demoledores…! En año y medio, ha bajado un 57% la media de viajes por taxi en San Francisco. Pasando de 1400, en enero 2012 a menos de 600 en junio 2014 (datos de San Fran- cisco TranspotationAuthority). “La energía renovable será diferente a como la vemos” ” Debemos diferenciar claramente lo que supone la economía colaborativa y la economía sumergida. Especialmente en actividades que incurren en conflicto con sectores tradicionalmente asentados, con fuertes inversiones ya realizadas y que ven cómo su modelo de negocio está siendo gravemente modificado. En ocasiones, estos cambios pueden suponer la des- aparición de sectores enteros si no se adaptan a esta nueva forma de entender los negocios. La respuesta deestos sectores no puede ser la oposición frontal o la presión sobre el esquema regulatorio para impedir estos nuevos modelos colaborativos porque, como ya está ocurriendo, la fuerza del colectivo termina siempre imponiéndose. “Diferenciar economía colaborativa a sumergida” La Unión Europea ya ha comenzado a tomarse en serio el tema y ha redactado un dictamen en relación al consumo colaborativo: “El consumo colaborativo” La CNMC (Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia), indica que se trata de un nuevo modelo económico, basado en el "intercambio entre particulares de bienes y servicios que permanecían ociosos o infrautilizados a cambio de una compensación pactada entre las partes". Entender los cambios El consumo colaborativo puede cambiar el mundo y la energía colaborativa es una pieza clave. Plantea una revolución abrazando a las nuevas tecnologías, con un fuerte impacto económico. Según el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) existe un potencial estimado de 82.000 millones de euros (110.000 millones de dólares). Desechar estereotipos Hay ciudades que no se declaran pa- sivas o en contra de esta tendencia, si no todo lo contrario, reconocen que esta nue- va economía crea nuevos puestos de traba- jo (aunque como toda revolución, también destruye otros), les produce incremento de ingresos, crea conceptos de pertenencia y permite hacer un uso más racional de los recursos escasos, por ejemplo Seúl se declara como ciudad compartida (Sharing City), toda una declaración. “Uber se alza como amenaza al transporte tradicional” Pero incluso esta ciudad ha prohibi- do, de momento, los servicios de Uber, ¿sorpresa? Cierto, pero detrás de estos cambios hay muchas consecuencias que hay que tenerl presentes, tanto desde el punto de Esta nueva tendencia de energía colaborativa es imparable. A corto plazo, el deseo de los ciudadanos de compartir con sus vecinos la energía renovable generada será un hecho y esto cambiará sustancialmente el panorama energético. Es sólo un problema de velocidades, y cuanto antes entienda la administración este cambio, antes podrá adelantarse a las situaciones no deseadas y a las pérdidas de derechos. Las empresas energéticas van a cambiar más en los próximos 20 años que en todo el último siglo. n @abel_linares

×