Manual la biblia y el deporte

369 visualizaciones

Publicado el

MANUAL DE LA BIBLIA Y EL DEPORTE

Publicado en: Meditación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
369
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
3
Acciones
Compartido
0
Descargas
20
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Manual la biblia y el deporte

  1. 1. MANUAL DEL PASTOR – ENTRENADOR incluye CERTIFICADO DEL CURSO DE ENTRENAMIENTO Entrenando a líderes para que pastoreen a sus ovejas
  2. 2. MANUAL DEL PASTOR-ENTRENADOR Incluye CERTIFICADO DEL CURSO DE ENTRENAMIENTO Entrenando a líderes para que pastoreen a sus ovejas Un manual preparado por Church Sports International Escrito por Rodger Oswald Copyright © 1993, 2002 de Church Sports International. Todos los derechos reservados. Cualquier reproducción de este documento (excepto el Certificado del curso y el Apéndice) puede utilizarse solamente con permiso y debe exhibir la fuente del trabajo original: Church Sports International y el nombre del autor.
  3. 3. CONTENIDOS i Pag. INTRODUCCION: Ser pastor-entrenador 1 Sección I EL MINISTERIO DEL DEPORTE Y LA IGLESIA 3 1 El Ministerio del Deporte es bíblicamente defendible 3 2 ¿Por qué debería la iglesia tener un Ministerio del Deporte? 3 El Ministerio del Deporte es culturalmente estratégico Los deportes y la recreación son prácticos y viables 3 Análisis filosófico y pragmático para el Ministerio del Deporte en la iglesia 5 Los deportes son un campo misionero Los deportes son una herramienta para trabajar en los campos de cosecha Los deportes son una herramienta de trabajo especializada para la iglesia local Los deportes y el ministerio transcultural tienen una relación natural Los deportes y la plantación de iglesias van de la mano Los deportes y el discipulado van de la mano Sección II LA MOTIVACION DE UN PASTOR – ENTRENADOR 12 4 ¿Qué estoy haciendo aquí? 12 ¿Llamado humano? ¿O llamado de Dios? 5 ¿A Dios realmente le interesan los deportes? 13 El Ministerio del Deporte apoya la obra redentora de Dios El hombre fue creado para darle gloria a Dios 6 ¿Qué significa ser un pastor-entrenador? 15 Respondiendo al “llamado” Responsabilidades de un pastor entrenador según el Salmo 23 Desarrollando las siete cualidades del liderazgo Sección III PREPARACION ESPIRITUAL DEL PASTOR-ENTRENADOR: Evangelismo y discipulado 18 7 Aceptando la Misión y el Ministerio 18 Copyright © 2002 Church Sports International. Todos los derechos reservados.
  4. 4. 8 Preparación en Evangelismo 18 ii ¿Qué es el Evangelio? Presentando el Evangelio 9 Preparación en Discipulado 20 Oración Enseñar con Diálogos Sección IV PREPARACION ESPIRITUAL DEL PASTOR-ENTRENADOR: La competencia y el cristiano 22 Introducción 22 10 ¿Puede una persona ser cristiana y a la vez un atleta de competición? 22 La libertad para ser atleta ¿Cuál es la meta primordial del hombre? ¿Cómo se hace? Otros principios bíblicos 11 El modelo de la competencia (Competitive Dross) 24 Mamón Profesionalismo Prostitución 12 Los pervertidores de la competencia 25 Motivadores de primera clase (erróneos) La idolatría del Humanismo Definiciones incorrectas de Competencia, Ganar, Perder Re-definición de los mismos términos atléticos basados en las Escrituras Descripción de un competidor bíblico 13 El Potencial de la competición 31 Batalla espiritual El competidor espiritual Principios espirituales 14 Nuestro oponente No es nuestro enemigo 33 A los atletas se les enseña a temer y odiar Éxito / Definiciones de ganar 15 ¿Qué es un Oponente? 35 Definición de la palabra Una definición saludable permite una respuesta correcta 16 ¿Por qué necesitamos un oponente / compañero competidor? 36 Crecimiento y metas espirituales Crecimiento y metas sociales Crecimiento y metas físicas 17 Festejar en lugar de competir 38 Copyright © 2002 Church Sports International. Todos los derechos reservados.
  5. 5. Sección V PREPARACION TECNICA DE UN PASTOR-ENTRENADOR: iii 40 18 Motivación divina versus motivación mundana 40 Las Escrituras hablan de excelencia Reconociendo los estilos del entrenador 19 Responsabilidades en las relaciones 42 Equipando al pastor – entrenador Principios de disciplina Bíblica 20 Responsabilidades administrativas y de organización 43 21 Responsabilidades intelectuales 43 22 Responsabilidades técnicas 43 Formar un staff de entrenadores Reclutar, luego Registrar La Disciplina que produce frutos Habilidades Técnicas Responsabilidades Estratégicas 23 Responsabilidades de Estadísticas 45 Estadísticas Técnicas Estadísticas Personales/Espirituales 24 Responsabilidades Emocionales 46 25 Responsabilidades Tácticas 47 Sección VI CERTIFICADO DEL CURSO 47 ¿Cómo puedo ser un entrenador de Dios? 48 ¿Qué estoy haciendo aquí? 51 Pastor y entrenador 53 ¿Le interesan a Dios los deportes? 54 ¿Cómo puedo ser un pastor – entrenador? 56 Capacitando pastores – entrenadores 58 Evangelismo de la iglesia local a través de los deportes y la recreación 62 Discipulado a través del ministerio del deporte 66 La competencia y el cristiano 69 Certificado del curso de Entrenador 1 75 Certificado del curso de Entrenador 2 76 Certificado Modelo 77 Copyright © 2002 Church Sports International. Todos los derechos reservados.
  6. 6. APENDICE 78 El Ministerio del deporte y la iglesia: ejemplos de declaraciones de la misión 79 Ilustraciones: Primera y Segunda encarnaciónes 80 Círculos de influencia 81 Comprendiendo los roles al compartir a Cristo 82 Evangelismo / Discipulado: ¿Proceso o Proyecto? 83 Bosquejo del evangelio 84 Presentación de la “Pelota de Basket” 85 Presentación de la “Pelota de Fútbol” Presentación de la “Pelota de Volleyball” Presentación de la “Pelota de Golf” iv 86 87 88 Ilustración del puente: usando Romanos 6:23 para presentar claramente el Evangelio 89 Oración de salvación 93 Cómo preparar y dar el testimonio 94 Hoja de presentación del testimonio personal 95 Introducción modelo para dirigir los devocionales 99 Guía para dirigir los devocionales del equipo 102 Ejemplo de enseñanza a través del diálogo 103 Dirigir la oración 104 Material motivacional: Mitos del éxito cristiano 107 El éxito de Dios 107 Obstáculos para el éxito 108 Impactando al equipo 109 Consejería para los padres 110 Materiales de organización y administración Folleto modelo de reclutamiento: liga juvenil de Basketball 111 Formulario modelo de solicitud para entrenadores 112 Descripción de tareas del entrenador 113 Cuestionario de estilos de entrenamiento 115 Vista general del compromiso del entrenador 116 Carta modelo de bienvenida a los entrenadores 117 Ejemplo de planificación de la prácticas 118 Habilidades y estrategias del Basketball 119 Formulario modelo de evaluación de la liga juvenil 120 Club de llamados del entrenador 121 Claves para los llamados: el seguimiento del pastor-entrenador 124 Modelo del árbol telefónico 126 Copyright © 2002 Church Sports International. Todos los derechos reservados.
  7. 7. “No hay nada peor que un atleta que nunca ha perdido. La derrota es saludable. Ganar y perder es la oportunidad de enseñar o ser enseñado. El peligro es cuando uno relaciona la superioridad o inferioridad con el resultado de la competencia. Competir es resistir; nadie puede crecer sin que exista resistencia”. Dr. William Beausay v Copyright © 2002 Church Sports International. Todos los derechos reservados.
  8. 8. Prefacio Este manual se diseñó para asistir a la iglesia local en el entrenamiento de hombres y mujeres para ser líderes del ministerio del deporte... líderes que llamamos entrenadores. En este caso, sin embargo, serán llamados pastores - entrenadores. Entrenadores, porque son responsables de ayudar a que los participantes sean mejores atletas. Pastores, porque tienen la responsabilidad espiritual de guiar a las ovejas que Dios les dio. Además de presentar el material, la intención de este manual es proporcionar una instrucción secuencial para el entrenamiento, por lo tanto, el bosquejo estará disponible para distintas áreas de estudio. El contenido del manual puede ser usado por un instructor para crear un curso de entrenamiento de pastor – entrenador... que culmina con un “certificado” que avala la terminación del programa de entrenamiento. Los instructores pueden hacer solamente copias del bosquejo instructivo y de los ítems en el Apéndice. El resto del material se encuentra protegido por derechos de autor y el permiso para reproducirlo debe ser otorgado por Church Sports International. vi Copyright © 2002 Church Sports International. Todos los derechos reservados.
  9. 9. INTRODUCCION Ser pastor-entrenador 1 La filosofía de un Ministerio del Deporte en la iglesia local debería tener como prioridad que todo lo que el entrenador realice sea conforme a la imagen de Jesucristo – que su ejemplo sea de testimonio y contribuya al proceso de ser como Cristo en cada cosa que haga. La esencia del Ministerio del Deporte, y por lo tanto una prioridad para el entrenador, debe ser esforzarse en cumplir lo que dice Colosenses 3:23 en cada cosa que realice. No queremos conformarnos al mundo o a los parámetros de éxito del mundo; nos conformamos a Dios y a los parámetros que Él establece para nuestra vida, ya sea en el ganar o en el perder: “Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres”. (VRV) Nuestro “todo” es cualquier esfuerzo como entrenador, sea en la práctica o en el juego, haciendo llamadas telefónicas o dando palabras de ánimo. Nuestro “de corazón” es el mismo entusiasmo, disciplina y propósito de Cristo. Nuestro “como para el Señor” significa que Dios, no el entrenador o algún jugador, debe recibir el honor y la gloria. No caiga en la trampa del mundo de que el tablero de resultados llegue a ser su dios o su criterio para medir el éxito. Mida el éxito de la misma manera que lo haría Cristo. ¿Ve usted que el fruto del Espíritu Santo (esforzándose por mostrarlo) llega a ser evidente en sus jugadores al dar ellos lo mejor del potencial que Dios les dio? “La ética de situación” no es nada más que comprometer los parámetros de Dios y luego justificarlos, haciendo que sus parámetros mundanos del momento sean más aceptables a sus propios ojos y a los ojos de los demás – el público, los padres o los admiradores. Son pocos los trabajos en nuestra sociedad que tienen tanta autoridad, tanta influencia formadora o que ofrezcan la oportunidad de involucrarse en las vidas y cambiarlas, como lo es el trabajo de los entrenadores. Las competencias atléticas les proveen a los jóvenes una oportunidad única para desarrollarse física, social, espiritualmente y también en sus actitudes. El entrenador también es el único que puede proveer las experiencias que determinarán que estas situaciones de aprendizaje sean positivas o negativas. El propósito de muchos deportes está orientado a ganar. Ya sea en un campeonato local, en la iglesia, en la escuela secundaria o en los deportes profesionales, la meta más dramáticamente enfatizada parece ser ganar. Con esta motivación, los entrenadores pueden caer en el círculo vicioso de ver el ganar o el perder como sinónimos de éxito o fracaso – tanto el entrenador como el atleta – y se pierde la plataforma de instrucción y crecimiento que pueden cambiar, apoyar o fortalecer vidas. La próxima sección incluye bosquejos de enseñanza así como también materiales suplementarios diseñados para ayudar al instructor a entrenar a pastores – entrenadores- aquellos que reconocen que los atletas son seres espirituales (pequeños o adultos) por quienes Cristo murió, y a la vez son atletas que quieren mejorar sus habilidades deportivas. Este curso de entrenamiento se diseñó para desafiarlo y motivarlo con la esperanza de que las personas lleguen a ser los entrenadores que Dios quiere que sean. Para la mayoría de estas secciones, habrá material suple-mentario en el apéndice que ampliará la Copyright © 2002 Church Sports International. Todos los derechos reservados.
  10. 10. 2 información y será un manual instructivo para los estudiantes. Para obtener el mayor provecho de este manual y/o del curso de entrenamiento, lea todo el material incluyendo los suplementos, y luego decida qué información será más útil para motivar y enseñar a sus entrenadores – aún para aquellos que ya han trabajado en ministerios de deportes. Su compromiso al leer este manual y al crear un programa bien pensado, así como la asistencia de los entrenadores a las clases determinará a largo plazo el provecho que ellos sacarán de esta experiencia. Pero sin embargo, lo más importante es que determinará el beneficio que obtengan los jugadores y hasta qué punto el ministerio de deporte ha sido exitoso en presentar a Jesucristo a las personas involucradas, tales como jugadores, árbitros, entrenadores o el público. Es el anhelo de Church Sports International, que este manual le sirva a usted, a su iglesia y a los propósitos de Dios. Antes de entrar en el tema del curso del pastor – entrenador, quizás necesitamos hacernos algunas preguntas previas. ¿Por qué debería una iglesia tener un ministerio del deporte? ¿Realmente necesita una iglesia un programa de deportes y recreación? ¿Las Escrituras nos dan la libertad o limitan el uso de los deportes y la recreación en la iglesia local o en la obra del Señor? Realmente este es el comienzo del entrenamiento. Los pastores – entrenadores tienen que saber por qué hacen lo que hacen. Es a través de una motivación correcta de los pastores – entrenadores que se lograrán las metas espirituales del programa. Cuando las derrotas se repitan, cuando los atletas se pongan difíciles y los padres imposibles, la motivación divina es la única que sostendrá al entrenador, al programa y ayudará a servir a los participantes. Copyright © 2002 Church Sports International. Todos los derechos reservados.
  11. 11. Sección I EL MINISTERIO DEL DEPORTE Y LA IGLESIA 3 1 El Ministerio del Deporte es bíblicamente defendible El Dios de la Biblia es un Dios Redentor (Génesis 6, 7, 12:3; 45:5, 7; Exodo 3, 15; Lucas 19:10; Mateo 20:28). Dios quiere salvar; y la gran diversidad en los métodos que utilizó para este propósito que encontramos en los dos testamentos, El se la da a Su creación (somos creados a la imagen de Dios), nos da esa misma orientación creativa para hacer su voluntad. El hombre es llamado a ser un ministro de Dios y un embajador (2 Corintios 5:17-20) – No sólo Dios lo salvó y lo hizo una “nueva criatura”, sino que también le ha dado el privilegio y la responsabilidad de ser un ministro (siervo) del mensaje de reconciliación y de ser un embajador (representante) de Jesucristo. Pablo, inspirado por el Espíritu Santo al escribir esto, es el mismo hombre (igualmente inspirado) que hizo numerosas comparaciones entre los deportes y la vida cristiana, y aún más, es el mismo que declaró que, por el bien del evangelio, él se identificaría con las culturas... diciendo que “a todos me he hecho de todo, para que de todos modos salve a algunos”. Nada se identifica tanto culturalmente como los deportes. La iglesia es la agencia a través de la cual se cumple el propósito redentor de Dios (a través del hombre, su agente). La iglesia se reúne con el fin de: 1. Adorar 2. Ser edificada 3. Evangelizar Dado que el ministerio del deporte contribuye a cumplir esas metas, tiene base bíblica al ser un medio por el cual el Señor cumple su voluntad en y a través de la iglesia (ya sea individual o conjuntamente). 2 ¿Por qué debería la iglesia tener un ministerio del deporte? El Ministerio del Deporte es culturalmente estratégico El Ministerio del Deporte proporciona Compañerismo y Amistad: 1. Creyente con creyente – compañerismo 2. Creyente con no creyente – amistad El Ministerio del Deporte provee una plataforma para el Evangelismo. A través de los deportes y la recreación, se forma un puente que va desde la entrada de la iglesia a los gimnasios de la comunidad: 1. Para demostrar a Jesucristo – evangel-ismo como un estilo de vida 2. Para proclamar a Jesucristo – evangel-ismo a través de la palabra. El Ministerio del Deporte da la oportunidad de realizar un Discipulado. El ambiente de los deportes y la recreación provee una oportunidad muy rica para utilizar la instrucción “parabólica”: 1. Para crecer en la fe 2. Para demostrar ese crecimiento El Ministerio del Deporte provee un medio para la Asimilación. Es necesario construir un camino hacia el banco de la iglesia para el que no va a la iglesia o el no Copyright © 2002 Church Sports International. Todos los derechos reservados.
  12. 12. 4 creyente. Una madre, luego de dar a luz, se lleva el bebé a la casa. Cuando alguna persona expresa un interés en las cosas espirituales o se convierte, tenemos que llevarlo a “casa”. Tenemos que ingresarlo a la iglesia. Un ministerio del deporte bien organizado puede ser una herramienta valiosa en este proceso de asimilación. El Ministerio del Deporte puede hacer lo que a otros les resulta difícil: 1. El deporte es un fenómeno cultural que tiene una llegada única a las personas. 2. El deporte es un idioma universal que construye puentes y derriba barreras. 3. El deporte es un laboratorio espiritual en el que se puede medir el crecimiento y madurez espiritual. 4. El deporte es un microcosmo de vida que le abre la puerta a la enseñanza parabólica y por eso produce madurez espiritual por medio de instrucción y aplicación práctica. 5. El deporte es una plataforma del evangelio para llegar al atleta, al entrenador o a los árbitros. Los deportes y la recreación son prácticos y viables Los deportes contribuyen a la misión de la iglesia. Cuando la iglesia busca cumplir el llamado de Dios, un programa de deportes y recreación puede incluirse para enriquecer la obra. Los deportes pueden asistir/servir a los otros ministerios de la iglesia. Un ministerio del deporte y recreación tiene que entrete-jerse con el ministerio de la iglesia; también puede ayudar a suplir las necesidades de ministerios individuales para que lleguen a cumplir sus metas. Los deportes contribuyen a una “vida de cuerpo” (haciendo que el cuerpo grande sea más pequeño para lograr mayor responsabilidad e intimidad en el compañer-ismo). Los deportes son una herramienta evangelística muy efectiva y una herra-mienta estratégica en la “Gran Comisión” (“desde Jerusalén hasta lo último de la tierra” – Hechos 1:8). Los deportes pueden evitar que las personas se vayan de la iglesia. Cuando los jóvenes dejan de ver la importancia de la iglesia, el ministerio del deporte será el que los sostenga unidos a aquellos que realmente los aman, tanto a ellos como a Dios. Los deportes pueden otorgar un “nivel de entrada” para el nuevo creyente o el nuevo miembro. Muchos de los que se sientan en el banco de la iglesia, que no están ejerciendo sus dones en ningún ministerio, pueden ser atraídos a un área de servicio donde se sientan cómodos. Los deportes permiten que la iglesia llegue a aquellos que no se llega de otra manera. Algunos son indiferentes, resis-tentes y aún hostiles hacia el evangelio, entonces se necesita un “ambiente neutral” para que abra la puerta a una relación que les dará credibilidad y la oportunidad de pre-dicar el evangelio. Los deportes proveen un espacio para desarrollar el liderazgo y la oportunidad de oír el llamado de Dios para sus vidas, para un servicio cristiano a tiempo completo. Un ministerio del deporte bien llevado compensa sus gastos. Las entradas que se cobrarían en el ministerio del deporte de la iglesia serían los mismos de los programas deportivos de la comunidad, por lo tanto, los gastos se recuperarían. Además, un minis-terio del deporte bien organizado, será eficaz en llevar gente nueva a la iglesia; quienes se salvan y crecen espiritualmente. Si bien la meta es espiritual, no financiera, la realidad es que al ir creciendo puede resultar en Copyright © 2002 Church Sports International. Todos los derechos reservados.
  13. 13. 5 mayores ingresos y miembros participantes. Un buen ministerio del deporte puede “mantener” a un ministro del deporte. 3 Análisis filosófico y pragmático para el Ministerio del Deporte en la iglesia Periódicamente, la iglesia revisa su propósito o misión, y la tensión entre la adoración, el discipulado y el evangelismo son los temas de discusión. En un artículo del Dr. Robert Saucy, el tema se simplifica cuando él identifica que el propósito o misión fundamental de la iglesia debe centrarse en la gloria de Dios (Apocalipsis 4:11; Efesios 1:6, 12, 14 y 3:21). Como la gloria de Dios “no es nada menos que la naturaleza de Dios revelada en su creación y en sus acciones” la iglesia glorifica a Dios cuando intenta mostrar a Dios en la iglesia y a través de ella – en la adoración, en alcanzar a los perdidos y en la edificación de los santos. No obstante, Saucy resalta que si hubiera que establecer prioridades, la evangelización tendría el primer lugar porque Dios es un Dios Redentor – un Dios que está inmerso en el proceso de la salvación. Es para el propósito y proceso de salvación que se instituyó la iglesia (Mateo 16:18; Efesios 5:23-32); por lo tanto, ese debería ser el enfoque primordial de la iglesia. Por supuesto, los maduros son los que reproducen, por lo tanto el discipulado es estratégico. Y como nosotros “no po-demos hacer nada” fuera de una relación de permanente obediencia, (Juan 15:5, 14:21) que es enriquecida por nuestros encuentros congregacionales (Hebreos 10:24, 25; Hechos 2:42), la adoración también es una expresión significativa de nuestra fe. Al observar cómo se desarrolla la iglesia en Hechos y estudiar los parámetros y pautas para la iglesia establecidas en 1 y 2 Timoteo y Tito, se puede comenzar a ver la “forma” y “función” del cuerpo local. La iglesia está llamada a mirar hacia arriba en adoración, hacia adentro para edificación para que finalmente pueda mirar hacia fuera en obediencia al mandato de Cristo de “predicar el evangelio,” “proclamar el perdón,” “hacer discípulos,” “ser testigos” – cuyo resultado le da la gloria a Dios. Al considerar los deportes y la recre-ación, surge esta pregunta: ¿Qué tienen que ver con la iglesia y con el propósito de la iglesia de darle la gloria a Dios a través de un estilo de vida de adoración, de edificación de los santos para la tarea del ministerio y de proclamar el mensaje de vida a los perdidos? Desde el reconocimiento de que el mandato en los evangelios y en el libro de los Hechos comienza en nuestro “Jerusalén” y se expande en una esfera de influencia hacia todos los polos y llega a todo el mundo, el dilema de la iglesia es identificar la metodología que va a utilizar para cumplir esta tarea. ¿Qué papel tienen los deportes y la recreación en la estrategia de la iglesia de trabajar en la causa global de Dios – localmente y en todo el mundo? A continuación va a encontrar algunos puntos relacionados con los deportes y la recreación, vistos como parte integral en la estrategia de la iglesia: Los deportes son un campo misionero Los deportes – como un fenómeno de concurrencia interactiva – producen un campo de cosecha único. En Mateo 9:37, Jesús dijo: “La mies es mucha, los obreros son pocos.” Nos da como ilustración una relación que existe entre el trabajo de campo y la evangelización. Así como algunos campos cosechan trigo, otros arroz o maíz – los campos misioneros del mundo son también variados y están dispersos. La iglesia ha sido fiel en reconocer este Copyright © 2002 Church Sports International. Todos los derechos reservados.
  14. 14. 6 principio y en ocuparse de los campos “no alcanzados” – y lo que es más, dando de sus recursos humanos y financieros para poder cosechar esos campos. Es asombroso que la iglesia no vea esos mismos campos no alcanzados cuando va a ver los partidos en las escuelas secundarias o en estadios o gimnasios, o por televisión, que hay tanta gente reunida. Solamente en Estados Unidos, unos 30 millones de jóvenes participan en activi-dades deportivas, mientras que otros 80 y 90 millones entre padres, entrenadores y fanáticos están involucrados de cerca, millones de personas se congregan en los estadios. ¿No supone que estos pueden ser campos de cosecha? Los deportes son una herramienta para trabajar en los campos de cosecha Dicho de otra manera, si bien la institución del deporte es un lugar de reunión de millones de personas, el participante o fanático puede ser una herramienta eficaz para la proclamación del evangelio. Si uno quiere llegar a una multitud, qué mejor manera que lo haga uno de ellos, si uno quiere llegar a los atletas, qué mejor manera que con otro atleta. De hecho, ¿Cómo hizo Dios para llegar a nosotros? Con la encarnación de Cristo. Nuestra cultura venera a los atletas; los adoran de manera errónea, por supuesto. Qué refrescante es pensar que un atleta le puede entregar su vida a Cristo y ser un modelo y un portavoz de Jesucristo. La plataforma que se le da al atleta puede ser una herramienta poderosa del evangelio. Cuando Jesús les mostró a sus discípulos un tiempo y un lugar diferentes para pescar (Lucas 5:4; Juan 21:6), estaba demostrando su poder sobre la naturaleza, pero hay otra lección ahí también, y es que hay otras manera de pescar (cosechar) – y luego los llama a ser pescadores de hombres. Las Escrituras nos dicen varias veces que el cuerpo de Cristo es un cuerpo variado, con diferentes dones, el apóstol Pablo indicó que El se haría griego para llegar a los griegos o que se haría judío para llegar a los judíos. ¿Usted piensa que se hubiera hecho atleta o entrenador o fanático para llegar a ese grupo de personas? Los deportes son una herramienta de trabajo especializada para la Iglesia Local Observamos que los juegos están presentes en todas las culturas del mundo; encontramos deportes en ambientes rurales o urbanos, en cristianos, budistas, musul-manes, pobres o ricos. Como los deportes son tan penetrantes, quizás haya que mirarlos como un aliado y no como un enemigo; quizás haya que reconocer que los deportes tienen la capacidad de lograr algunas cosas, y hacerlo más eficazmente, que no se pueden lograr o que ha sido difícil lograrlas. El siguiente listado indica los bene-ficios que daría a la iglesia si implementa a los deportes y la recreación como uno de sus ministerios: 1. Una estrategia de evangelización – Por la comodidad que ofrecen los deportes, muchas personas pueden en-contrar oportunidades de compartir su fe; se pueden organizar actividades que atraigan a los no creyentes para hacerse amigos de los creyentes. Las acti-vidades deportivas le permitirán llegar a otros y luego atraerlos. 2. Una herramienta para el discipulado – La “escena” deportiva es un gran aula. Según las Escrituras, la prueba refina la fe; no hay mejor crisol que una competencia para descubrir lo que hay en una persona porque lo demuestra, no Copyright © 2002 Church Sports International. Todos los derechos reservados.
  15. 15. 7 sólo lo profesa. Usar los deportes para trabajar con los jóvenes aviva la teoría bíblica porque tienen que demostrar los versículos que se aprendieron de memoria. 3. Un medio para la comunión – Ya sea el cuerpo de Cristo que practica la koinonia (celebración de los santos), ya sea el creyente que practica el evangelismo relacional (como estilo de vida) con el no creyente, los deportes y la recreación también proveen miles de oportunidades para que la gente se relacione con otros. Los deportes y la recreación ayudan a que las iglesias más grandes se dividan en grupos más pequeños e íntimos; a las iglesias medianas y pequeñas a formar lazos más profundos, y tanto a las iglesias como a las personas les ayuda a llegar con amor a los perdidos. 4. Un recurso de apoyo – Un ministerio del deporte puede tener mucho valor para los otros ministerios de la iglesia; puede trabajar junto a los departa-mentos de niños, jóvenes, solteros, adultos, de evangelismo o misiones o cualquier otro ministerio y ayudarlos a cumplir sus metas. 5. Un maestro del servicio – Dado que la mayoría de los “voluntarios” del ministerio del deporte generalmente son los padres que trabajan en el mismo lugar donde están sus hijos, y dado que la gente – los que son voluntarios/ facilitadores – tienden a buscar áreas de familiaridad y confort, ellos van a “caer” en el ministerio de deportes y recreación. Es dentro de esta área de servicio donde pueden ser discipulados, entrenados y llegar a entender mejor lo que significa servir a Jesucristo y a la iglesia. 6. Un preparador de líderes – Algunas personas son más “enseñables”, más dispuestas, más diligentes y más fieles que otras, el ministerio del deporte puede preparar a estas personas para otras áreas de servicio y liderazgo tanto dentro del ministerio del deporte como para cualquier otro ministerio de la iglesia. 7. Un protector – Cuando el mundo apunta tanto a los jóvenes que están pasando por los años difíciles de la adolescencia, el ministerio del deporte puede ser el único intermediario entre el adolescente y ese mundo. El joven quizás no se identifica con la predica-ción, ni con la maestra de Escuela Dominical o ni siquiera con su grupo de la iglesia. Es aquí cuando es tan importante el ministerio del deporte, puede mantener a la persona apegada a la iglesia para que se le enseñe a vivir la eterna palabra de Dios y pueda ser afirmado. Quizás no de fruto de inmediato, pero cuanto más el joven tenga esas semillas plantadas, tanto más la iglesia puede seguir cultivando esa semilla y tanto más esa semilla va a poder dar fruto. Este principio se aplica a los adultos también. Hay muchos adultos que batallan espiritualmente, y será el contacto continuo con cristianos victoriosos que los inviten a dar cuentas de su vida (ya sea con el ejemplo o con palabras) y en consecuencia, ayudar a que estas personas sean transformadas. El amor cristiano verdadero se demues-tra sobre una base consistente porque el individuo viene todas las semanas a hacer deportes. 8. Un canal para el llamado de Dios – A través de servir activamente a Dios en el ministerio del deporte, puede ser un medio por el cual se escuche el llamado Copyright © 2002 Church Sports International. Todos los derechos reservados.
  16. 16. 8 1. 2. de Dios para una vida de servicio a tiempo completo, ya sea como un ministro de deportes, pastor o misión-ero. 9. Una herramienta e incentivo para las misiones – Dado que los deportes son un fenómeno internacional, un minis-terio cooperativo entre los deportes y el departamento de misiones pueden servir al mandato de la “Gran Comisión” de la iglesia. Los atletas y los equipos atléticos que van a ayudar a los misioneros al campo misionero pueden enriquecer los esfuerzos de plantación de iglesias, y esos esfuerzos pueden formar la próxima generación de misioneros, así como también proveer un incentivo al cuerpo de la iglesia para realizar un programa misionero llama-tivo. Los deportes y el ministerio transcultural tienen una relación natural. Nunca antes tanta gente de distintas partes del mundo ha estado en tantos lugares diferentes del mundo. Localmente – En varias comunidades de Estados Unidos hay grupos étnicos establecidos de Vietnam, Camboya, Corea, Japón, México, China, etc. En las Páginas Amarillas se anuncian clubes sociales para escoceses, itali-anos, hawaianos, franceses, australi-anos, etc., que viven allí – hay musul-manes en Londres, alemanes en Argentina, japoneses en las Filipinas, británicos en Kenia. Los deportes son una vía natural para que una persona de cierta cultura se relacione con otra de otra cultura. Ni siquiera el idioma es una barrera si el deporte es lo común. Por medio de los deportes se pueden unir las diferencias culturales y el recelo natural de alguien que llegó a una nueva cultura. En el exterior – Gracias al interés mundial en los deportes, los deportistas pueden tener acceso a países que otras personas no tienen. Una vez más, gracias al idioma internacional de los deportes, se quiebran muchas barreras, se construyen relaciones y como resultado, se comparte el evangelio. El 60% del mundo más poblado está cerrado al trabajo misionero formal, ¡pero sí recibirán a un entrenador o a un atleta! Los deportes y la plantación de iglesias van de la mano El siguiente es un relato de una exper-iencia de la vida real de un equipo misionero atlético que utiliza el basketball para plantar iglesias en Filipinas – un equipo que no fue reunido con el deseo de viajar y que no quería utilizar técnicas de evangelismo masivo. Durante un período de ministerio de seis semanas, el equipo se comprometió a quedarse en un solo lugar por una semana como mínimo y a ministrar de diversas maneras, utilizando el basketball como una llave para abrir las puertas de un ministerio mayor. Una iglesia envió un grupo de hombres que jugaban al basketball a Filipinas. No eran jugadores muy calificados; simple-mente eran hombres que querían llevar el evangelio de Jesucristo. Un filipino local organizó partidos de basketball en diferentes pueblos de la Isla de Mindanao; el único detalle para la organización era que el equipo visitaría solo aquellos pueblos donde el misionero o pastor local los quisiera como parte de su estrategia de plantación de iglesias. Cuando el equipo llega al pueblo, llaman al intendente u otros oficiales del Copyright © 2002 Church Sports International. Todos los derechos reservados.
  17. 17. 9 gobierno – junto con el pastor o misionero local. Esto ayuda a levantar el status del pastor hacia el gobierno así como también con la gente del pueblo. También le permite comenzar a tener un contacto importante con el gobierno. El pastor, y aveces el comité pastoral si se involucraban varias iglesias, habrán organizado y anunciado que esa semana iba a ver partidos así como también una campaña evangelística o estudios bíblicos por las tardes que darían los jugadores, quienes iban a predicar y a enseñar. Si bien esto puede ofender nuestra sensibilidad, la gente común prefiere escuchar a un jugador de basketball norteamericano (o atleta) que a un misionero o pastor. (Sabemos que la motivación de los no creyentes es incorrecta, pero al menos eso los lleva al lugar y ahí escuchan la palabra de Dios.) En los partidos, el equipo llega tem-prano para poder entremezclarse y hablar con las personas; reparten un folleto con el programa que adelante tiene las fotos de los jugadores, y adentro una presentación del evangelio usando una analogía con el basketball para que entiendan que pueden salirse del juego de la vida por alguna falta, pero que Dios proveyó un sustituto perfecto, que es su Hijo. El programa también incluye una oferta de un curso bíblico por correspondencia gratis; y para ello deben llenar un cupón con la dirección. A mitad del partido, los jugadores cantan canciones evangelísticas en el idioma local, un jugador cuenta su testimonio y otro hace la presentación del evangelio – hacien-do referencia al programa y a la oferta del curso bíblico por correspondencia gratis. Para darse cuenta de quién lo tomó en serio, se recogen los cupones y se distribuye la primera clase del curso. Después del partido, los jugadores conversan con las personas a quienes les dieron la primera clase del curso bíblico. Se quedan para asegurarse de que las personas supieran cómo hacer el estudio inductivo, a continuar con el estudio y les ayudan a responder las primeras preguntas. Las personas de las iglesias locales también ayudan, porque la cantidad de gente es más de lo que el equipo puede manejar. El día siguiente el pastor o misionero toma los cupones y los divide según las direcciones, y los jugadores van de dos en dos a las casas para pasar un tiempo con las personas que recibieron su estudio bíblico, responder sus preguntas y según los guíe el Espíritu Santo, ayudarlos a tomar una decisión por Cristo. Los jugadores también los invitan a un estudio bíblico esa misma noche o cuando se realice o a una reunión evangelística en la iglesia o en una casa. Como el equipo se quedaba en ese mismo lugar, las reuniones evangelísticas crecieron en número de 25 a cientos al avanzar la semana. Cuando el equipo da la reunión o el estudio bíblico, el pastor o misionero está allí, si bien fueron los jugadores los que atrajeron a las personas, es importante que la gente vea que los jugadores reconocen el liderazgo espiritual del pastor o misionero. El equipo repite el proceso del partido, el 2 en 2 y el estudio bíblico varias veces en la semana. No hay problemas en tener reuniones múltiples por las noches dado que el equipo tiene 10 jugadores, cada noche salen a predicar y a enseñar bajo la dirección del pastor o misionero. Esta forma de trabajo se repite una y otra vez de pueblo en pueblo. Los pastores y los misioneros dan testimonio del valor del ministerio del deporte como un medio para el crecimiento de la iglesia y también para la plantación de iglesias. De hecho, en dos oportunidades un misionero tomó los cupones de los partidos – cupones que Copyright © 2002 Church Sports International. Todos los derechos reservados.
  18. 18. 10 muchas veces hablaban de gente con interés en temas espirituales - hizo el seguimiento e identificó un núcleo de personas con quienes comenzar una iglesia. Los deportes y el discipulado van de la mano. El discipulado es un proceso en el que la persona sigue a Cristo, aprende de Cristo, y luego aplica lo aprendido. Este no es un ejercicio meramente intelectual, sino un proceso de ciclo de vida en el que uno pasa de la “infancia” espiritual (nacer de nuevo) hacia la madurez espiritual (la perfección llega el día en que estemos cara a cara con nuestro Salvador). El propósito final de la madurez, sin embargo, no es un ejercicio que se desarrolla; hay un propósito divino en nuestro madurar. Nuestro Dios es un Dios redentor, que llama a sí a las personas. La estrategia que Él adoptó es la reproducción por multiplicación. Una vez que uno es salvo (nacido de nuevo) hay una progresión de la infancia a la madurez espiritual para el propósito de reproducción – por la procla-mación del mensaje de vida en Jesús y también por medio de la demostración de esa vida en el creyente. Los deportes son un vehículo tremendo para el proceso de llegar a ser como Cristo. A través de los deportes y la recreación se puede construir un “laboratorio de vida” para que la “teoría” expuesta en el púlpito, la clase de Escuela Dominical, o el estudio bíblico se practique y aplique. No es suficiente afirmar intelectualmente las enseñanzas de Cristo (o del pastor o maestra de la Escuela Dominical); el asunto es aplicarlo a la vida. La naturaleza competitiva de los deportes es como un crisol en el que la fe puede ser refinada. Una cosa es decir que uno es controlado por el Espíritu Santo y otra muy distinta es demostrarlo después de errar la pelota o arruinar un partido. Una cosa es decir que uno entiende que el dominio propio se tiene que mostrar en la vida de una persona controlada por el fruto del Espíritu y otra es demostrar ese control después de que alguien te cometió falta a propósito o que haciendo trampa ganó el partido. El siguiente listado contiene las razones por las que los deportes y la recreación contribuyen de una manera tan significativa al proceso de crecimiento en la santidad (semejanza de Cristo): 1. Porque los deportes y la recreación son actividades dirigidas y el participante aprende haciendo (de la teoría a la práctica). 2. Porque los deportes y la recreación generan un ambiente agradable que enriquece la instrucción. 3. Porque los deportes y la recreación pueden producir tanta presión en el ambiente, que puede resultar en conductas poco santas, pero también brinda la oportunidad de amonestar, corregir e instruir (aparte de la con-fesión, arrepentimiento y restauración). 4. El elemento competitivo en los deportes nos enseña cómo establecer metas y cómo llegar a ellas a través de la perseverancia para que, como Pablo, podamos decir que... “hemos peleado la buena batalla, hemos acabado la carrera, hemos guardado la fe” 5. Los deportes y la recreación generan un ambiente que demanda responsabilidad. 6. Los deportes y la recreación dan la oportunidad de imitar a Cristo en las situaciones positivas y también en las negativas. Luego de iniciar contacto y manifestar una conducta cristiana, el discipulado demanda la proclamación... Copyright © 2002 Church Sports International. Todos los derechos reservados.
  19. 19. 11 7. El comienzo del discipulado es la proclamación, y los deportes y la recreación dan oportunidades para que el creyente se relacione con el no creyente y por lo tanto, le comparta el evangelio. A lo que queremos llegar es que el apóstol Pablo nos ha dado libertad en cuanto a la proclamación del evangelio en 1 Corintios 9, nos indicó que él tenía la libertad de hacerse judío para alcanzar a los judíos, o griego para alcanzar a los griegos. ¡En ese momento era culturalmente ofensivo decirles algo así a los dos grupos! No existía el pensamiento de que un judío quisiera ser griego o viceversa, pero Pablo dijo que el evangelio era tan importante que él tenía la libertad aún de convertirse en un pagano despreciado o un judío soberbio por la causa de Cristo. ¿Podría esto significar que la iglesia tiene la libertad de utilizar los deportes para glorificar a Dios en el propósito de redención? ¿Podría esto significar que la iglesia debería incluir un ministerio del deporte como parte de una estrategia interna y externa? ¿Podría esto significar que los esfuerzos misioneros de la iglesia podrían incluir el envío de entrenadores y atletas a tierras lejanas? ¿Podría esto significar que los esfuerzos misioneros de la iglesia podrían incluir el apoyo y entrenamiento en el campo en cómo pueden las iglesias o el país utilizar deportes y recreación para llegar a los perdidos? El apóstol Pablo también nos ha demostrado y nos anima en la conveniencia de dar lo mejor en todas las cosas para obtener los mejores resultados. En 1 Corintios 9:22, Pablo dice, “a todos me he hecho de todo, para que de todos modos salve a algunos” Pablo no estaba hablando de un permiso para actos pecaminosos o para invadirle a alguien la consciencia. En efecto, el tema que Pablo trata en 1 Corintios 9 es su disposición para privarse de ciertas libertades por causa del evangelio. No obstante, dentro de esa disposición, había una pasión y sujeción por causa del evangelio, el evangelio que lo lleva a la libertad cultural. Pablo descubrió lo que era importante con respecto a las culturas y utilizó ese “medio” para predicar el evan-gelio; luego lo adapta a la cultura para el avance del reino. Conociendo la importancia de los deportes en las culturas del mundo, Pablo sin duda utilizaría a los deportes como una plataforma para el evangelio hoy día; creo que aún los usaría para plantar iglesias y ayudarlas a crecer. Creo que incluso les instruiría a Timoteo y a Tito que consideren a los deportes como una herramienta cultural importante para la iglesia – una herramienta con la cual se puede proclamar el evangelio, ganar personas para Cristo y edificarlas en la fe. Él haría esto no porque los deportes sean tan importantes, sino porque el evangelio sí lo es. Copyright © 2002 Church Sports International. Todos los derechos reservados.
  20. 20. Sección II LA MOTIVACION DE UN PASTOR–ENTRENADOR 12 4 ¿Qué estoy haciendo aquí? ¿Llamado humano? Generalmente se anotan voluntarios para el servicio como resultado de un llamado humano. Ya sea que el pastor haga un anuncio desde el púlpito o por una comunicación de la iglesia que nos presiona o el líder del ministerio del deporte que nos “retuerce un brazo”, la realidad es que muchas personas son motivadas por la presión del momento y no por un deseo genuino de servir a Dios. Al nivel de los jóvenes, muchos se acercan a servir como resultado de un fuerte sentido de la necesidad de un programa en el que sus hijos estén involucrados. A veces va más allá aún y la respuesta se da porque el hijo llegó a casa y anunció “No podemos formar un equipo a menos que seas nuestro entrenador.” Desafortunadamente, hay otro factor que motiva a que las personas se involucren en el ministerio del deporte (para entrenar en particular), y se da por el fenómeno de la “fantasía atlética.” Para algunos es la “emoción de la victoria y la agonía de la derrota” (adrenalina de adicción a los deportes); para otros es vivir las actividades de un hijo o un amigo cercano (delegado de la fama) queriendo que a su hijo le vaya mejor de lo que le fue a él. En esta misma línea encontramos al “mito de la recompensa.” Hay tantos padres que presionan a sus hijos y los llevan a hacer deportes con la esperanza de que algún día, lleguen a tener la fama y riqueza que tienen los atletas de alta competición. Este último motivo es muy pobre y peligroso por el cual involucrarse. Los dos primeros, si bien no están mal, todavía no llegan a la clase de motivación suficiente para que ayuden al entrenador a enfrentar derrotas o momentos difíciles con los atletas o los padres. La última cosa que necesita el ministerio del deporte es un liderazgo poco dispuesto o que abandone todo en los momentos difíciles. ¿O llamado de Dios? Para que un ministerio, una liga, un equipo y un atleta tengan un pastor-entrenador que se comprometa en todo tiempo... gane o pierda, tiene que ser un pastor-entrenador llamado por Dios. El llamado de Dios comienza desarrollando y cultivando el conocimiento de quién es Dios. Desafortunadamente, demasiadas personas tienen una vista escasa de Dios, produciendo una relación insípida con El, negando el poder y la presencia de Cristo. En Juan 17:3 Jesús dice, “Y esta es la vida eterna: que te CONOZCAN a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado”. En otras palabras, la vida abundante (Juan 10:10) y eterna está unida con un entendimiento íntimo (relación) entre la persona y Dios. Cuando la persona comienza a entender quién es Dios (soberano, omnipotente, omnipresente, omnisciente, autosuficiente, etc.), hay una respuesta reverente . . . un temor lleno de respeto. Cuando la persona también comienza a entender lo que Dios ha hecho por él (perdonado, redimido, salvado, adoptado, sellado, etc.), la respuesta natural es un gran amor y aprecio. Copyright © 2002 Church Sports International. Todos los derechos reservados.
  21. 21. 13 La combinación de ese amor y respeto lo lleva a responder. . . obedecer . . . servir. El desarrollo de una apropiada perspectiva de Dios lógicamente lleva a la introspección y a la pregunta, “¿Qué tiene que ver esto conmigo?” ¿Cuál es la correlación entre conocer a Dios y la responsabilidad personal (individual)? Es importante que el hombre reconozca que es único – no por algo que tenga que ver con él mismo. La cualidad única de cada hombre y de cada mujer es que la humanidad es lo único creado en la tierra con la que Dios tiene una relación. El hombre es único . . . un copo de nieve espiritual . . . la única creación sobre la cual Dios sopló de Su vida. Es igualmente importante que el hombre reconozca que es especial; una vez más, no por su valor intrínseco, sino porque Dios ha declarado su valor. Dios ha determinado que el hombre tiene un valor tremendo, si no fuera así, por qué razón Él daría a su propio Hijo para recuperar al hombre del pecado. El costo extraordinario de la redención hace que el hombre sea muy especial a los ojos de Dios. No importa lo que otros piensen, Dios declaró tu valor y que eres especial en la Cruz del Calvario. Tiene la misma importancia, aparte de reconocer que el hombre es especial, darse cuenta del significado que Dios le da a los esfuerzos del hombre. El hombre no solamente es redimido. Habiendo sido redimido, Dios lo llama a cooperar en su obra redentora. El individuo salvo es llamado a ser un testigo (Hechos 1:8); un ministro (siervo) del mensaje reconciliador de Dios (2 Corintios 5:18); y un embajador (representante) de Jesucristo (2 Corintios 5:20). Para finalizar, uno es motivado a través del conocimiento de Dios, que revela una relación marcada por la singularidad de la persona y declara el valor de la persona. Ese valor está claramente basado en el COSTO de la persona (Jesucristo) y la COMISION (cooperar con Dios en dar a conocer a Jesucristo). Por último, habiendo entendido quién es Dios y qué le ha dado para hacer al hombre, Dios da un paso más y le da un “don” con lo que necesita para llevar a cabo la tarea de representar a Cristo en el mundo. El Dios de la Biblia es un Dios racional. No le da una responsabilidad a aquel que no la puede cumplir. Por lo tanto, si Dios nos dijo que le ha dado al hombre una comisión (mandato) y un mensaje como estilo de vida con respecto a Jesucristo, El también ha dado dones, talentos y habilidades para llevar adelante dichas tareas. ¿Cuál es una respuesta razonable a todo lo que Dios es y a todo lo que ha hecho? Parece que una persona sabia haría esto: 1. Servir a Dios, 2. Servir a la iglesia que Él dijo que iba a edificar, y 3. Servir a otros . . . los perdidos a quienes Jesús vino a buscar y a salvar. Para aquellos que serán pastores-entrenadores, esta es la motivación que los va a sostener, levantar, dar poder y fortalecer. 5 ¿A Dios realmente le interesan los deportes? El Ministerio del Deporte apoya la obra redentora de Dios Es lógico hacer preguntas relativas a qué piensa Dios acerca del ministerio del deporte a la luz del tiempo, energía y finanzas que se necesitan para mantener este tipo de ministerio. Copyright © 2002 Church Sports International. Todos los derechos reservados.
  22. 22. 14 Además, es prudente tratar de entender el corazón de Dios sobre temas relacionados con las personas, la iglesia y cómo se interrelacionan para hacer su voluntad. Dios ESTA interesado en los deportes, no porque los deportes y la recreación sean tan importantes, sino porque su obra redentora sí lo es. Para confirmar esta afirmación, se ofrecen las siguientes razones: 1. Uno puede estar seguro de que a Dios le interesan los deportes porque El se interesa en las personas. Este principio nace del hecho de que llevamos su imagen; hemos sido creados a la imagen de Dios. (Génesis 1:26, 27) Este es un concepto importante, que Dios nos predestinó para que seamos conformados a la imagen de Su Hijo. (Romanos 8:29) El significado de esta obra de ser conformados es que el cristiano está diseñado para reflejar la gloria del Hijo al mundo no creyente y por lo tanto, darle gloria a Dios. El hombre no puede hacer esto si no estuviera creado a imagen de Dios. 2. Uno puede estar seguro de que a Dios le interesan los deportes porque la persona “lleva” Su toque. En Salmos 139, el salmista – después de declarar la omnipresencia de Dios – se goza en que Dios esté íntimamente involucrado con Su creación como un ser espiritual (versículo 13: la palabra hebrea para “entrañas” literalmente significa alma o espíritu), y un ser físico (vers. 15: la palabra hebrea para “cuerpo” literalmente significa huesos). En el vers. 15, el salmista también hace referencia a la perfección de la creación al expresar que fue hecho de una manera maravillosa cuando fue “entretejido” – creado con sumo cuidado. 3. Una tercera razón por la que podemos saber que a Dios le interesa el hombre es que el hombre “comparte” Su amor. Primero somos recipientes de Su amor (Romanos 5:8; 6:23); luego, somos dadores de ese amor (Mateo 22:37-39). Razonando un poco esto, puesto que Dios ha creado al hombre a su imagen y puesto que está íntimamente involucrado en la creación del hombre – tanto en su creación como en nacer de nuevo – entonces debe tener un interés muy grande en el hombre. El hombre fue creado para darle gloria a Dios La razón del interés de Dios es un misterio en algunos aspectos, pero se entiende con claridad en otros. Las Escrituras declaran que el hombre fue creado para darle gloria a Dios. Para que eso suceda, tiene que haber una relación – que es posible solamente cuando los pecados han sido tratados juiciosamente. Dios, habién-donos salvado, ahora quiere utilizar a los redimidos en el proceso de salvar a otros. Por lo tanto, Dios capacita con dones a todas las personas, tanto espiritual como naturalmente. El Espíritu de Dios bautiza a los redimidos en el cuerpo de Cristo – la iglesia (1 Corintios 12:13), y al hacerlo, le da dones espirituales a los creyentes para servir al cuerpo de Cristo. (1 Pedro 4:10) A través de la omnipresencia de Dios en la creación del hombre (Salmos 139:13), también le da habilidades naturales (Exodo 35:31; 36:1, 2) para crear un lugar donde Dios habite (tabernáculo). Si bien esta es una figura del Antiguo Testamento, la realidad en el Nuevo Testamento se Copyright © 2002 Church Sports International. Todos los derechos reservados.
  23. 23. 15 encuentra en que Dios (Jesucristo/Espíritu Santo) habita en el creyente y que, como piedras vivas, participamos en la construcción de una habitación espiritual de Dios (1 Pedro 2:2, 5) para mostrar y declarar el mensaje de un Dios misericordioso que saca de las tinieblas a la luz (1 Pedro 2:9) Para tal fin, sabemos que Dios está interesado en nuestro talentos y habilidades, al menos El está interesado cuando nosotros invertimos pensando en la eternidad. Por lo tanto, podemos concluir que a Dios le interesa el hombre como persona, como mensajero del evangelio y, en este caso, específicamente como entrenador. Cuando se usa la oportunidad de entrenar para reflejar la gloria de Dios, el entrenador es un ministro de Dios y un embajador de Cristo (2 Corintios 5), por ello, obedece el llamado de Dios para cumplir el privilegio de estar involucrado en su obra redentora eternal. El entrenador, al glorificar a Dios reflejando Su carácter a los jugadores, a los padres y a los espectadores, literalmente se convierte en la “segunda encarnación.” Así como Cristo vino para que el mundo viera a Dios a través de él, el hombre tiene el privilegio de permitir que el mundo (la gente) vea a Jesucristo a través de él. (Apéndice, página 78) 6 ¿Qué significa ser un pastor-entrenador? Respondiendo al “llamado” Como dijimos antes, el pastor-entrenador es alguien que responde a un “llamado” y está preparado para someterse a la excelencia y al esfuerzo que se necesitan para ser un mejor atleta a través de un programa de instrucción dirigido, y al mismo tiempo, está preparado para reconocer a cada persona como un ser espiritual que necesita tener un encuentro con Jesucristo y ser alimentado en su caminar con Jesús. Si bien las secciones siguientes de este manual tratarán el tema del entrenamiento espiritual y técnico, el llamado de un pastor-entrenador comienza con unos principios bíblicos importantes, de acuerdo al Salmo 23. Responsabilidades de un pastor-entrenador según el Salmo 23 Las tareas específicas de un pastor-entrenador las podemos encontrar en el Salmo 23, y agradecemos a Philip Keller por su libro “A Shepherd Looks at Psalm 23”. (La figura de un pastor en el Salmo 23) Un pastor GUIA a las ovejas: el pastor provee un ambiente seguro que también incluye la provisión de las necesidades físicas y espirituales. 1. 2. 3. Un pastor CUIDA el bienestar de las ovejas: Se asegura que no sufra sed ni hambre. La implicancia espiritual está muy clara cuando Jesús dice que Él es el “Pan de vida” (Juan 6:35) y que el agua que Él ofrecía quitaría la sed para siempre saltando para vida eterna. (Juan 4:14) Un pastor LIBERTA a las ovejas. Con su preocupación y cuidado, el pastor aleja el temor, en especial el temor que surge del amor condicional. El temor número uno del atleta es el “afecto basado en su rendimiento (performance)” que dice, “Te amo si ganas” y “No te amo si no ganas” También las liberta de los roces. El pastor-entrenador debe ser un pacifista, que les enseñe a los atletas a coexistir pacíficamente con sus compañeros de equipo, directivos y aún con los adversarios. Y por último, también las Copyright © 2002 Church Sports International. Todos los derechos reservados.
  24. 24. 16 4. 5. liberta de las irritaciones. Las ovejas adquieren parásitos que las hacen saltar. Un buen pastor pone a la oveja en su falda y con cuidado le quita los parásitos irritantes. En los deportes, los atletas luchan con las irritaciones de la imagen propia, el ego/orgullo y conceptos erróneos de la competencia. Un pastor también PROTEJE a las ovejas. Esta protección puede darse por el gran énfasis que un atleta le da al ganar o perder, prioridades equivo-cadas, motivaciones desviadas, o metas inadecuadas. Es crucial que un pastor-entrenador se esfuerce en crear y estimular el humor. Los deportes son un juego, y los juegos tienen que ser divertidos. Un pastor SANA a las ovejas. Las ovejas suelen lastimarse. El pastor debe saber cómo sanar esas heridas. En el ambiente deportivo, hay una necesidad importante de proveer disciplina y responsabilidad. Para el creyente, hay un modelo bíblico (Gálatas 6:1, Mateo 18: 15-17) que indica el proceso de ayudar a que el atleta entienda en qué se equivocó. (Reconocer). Una vez que reconoce su actitud pecaminosa, necesita arrepentirse – primero confe-sándose ante Dios y luego ante la persona o grupo a quien ha ofendido. En otras palabras, el reconocimiento lleva al arrepentimiento y éste a la restauración (una relación y posición correcta con Dios y las personas). Para que la sanidad sea completa, el pastor-entrenador tiene que observar al atleta que ha ofendido en una situación similar, para ver cómo responde de manera correcta. El concepto que nos dio Jesús demanda compromiso, cuando nos dijo que un “pastor” era aquel que estaba dispuesto a dar su vida por las ovejas. (Juan 10:11) El ministerio del deporte de la iglesia no le va a pedir a nadie que entregue su vida literalmente, sin embargo, “pastorear” un equipo debe ser tomado muy en serio. Desarrollando las siete cualidades del liderazgo Ser un pastor-entrenador significa ser un líder del rebaño. La cualidad del liderazgo no se da por casualidad, el liderazgo se aprende – y luego se practica. Hay siete cualidades del liderazgo que habría que desarrollar. El pastor-entrenador tiene que adquirir las siguientes características y habilidades: 1. Entender y aceptar los principios y políticas del ministerio: acerca del llamado, del servicio, de cooperar con el Señor. Buscar a personas fieles, dis-ponibles y dispuestas a aprender. 2. Comprender y aplicar principios evangelísticos: proclamación del evan-gelio, compartir el testimonio, guiar a otro a los pies de Cristo. 3. Comprender y aplicar principios de discipulado: guiar la enseñanza a través del diálogo; guiar en oración (Página 105) usando la instrucción parabólica. 4. Demostrar disposición para aceptar y fomentar el ánimo y el amor bíblico: Incluye disciplinar. 5. Servir como ejemplo y como un mentor: Un ejemplo vive la verdad; el mentor ayuda a que otros la acepten y la vivan. 6. Enseñar, dar el ejemplo e implemen-tar la resolución de conflictos: Salmo 133:1 – “Mirad cuán bueno y cuán delicioso es habitar los hermanos juntos en armonía” Copyright © 2002 Church Sports International. Todos los derechos reservados.
  25. 25. 17 7. Diligencia en el seguimiento: El pastor-entrenador debe ser fiel en el seguimiento de aquellos que tienen interés espiritual, aquellos que respondieron al mensaje del evangelio o aquellos que han expresado una necesidad personal. En nuestra sociedad, cuando se usa la palabra “entrenador,” generalmente se dice con mucho respeto. La imagen positiva que denota esta palabra es el resultado del tiempo y energía que los entrenadores han puesto en los atletas. . . y para los atletas el TIEMPO significa AMOR. Cuando se antepone la palabra “pastor” a “entrenador,” encontramos una combinación con mucho poder para cambiar vidas. Copyright © 2002 Church Sports International. Todos los derechos reservados.
  26. 26. Seccion III PREPARACION ESPIRITUAL: Evangelismo y discipulado 18 7 Aceptando la misión y el ministerio La preparación del pastor-entrenador es, evangelísticamente hablando, el ingre-diente más importante de un ministerio comprometido en proveer ambientes cristo-céntricos para el servicio de la iglesia al llevar adelante las responsabilidades que Dios le ha dado. (Ver Apéndice, Pág. 79, para un ejemplo de la misión, metas y beneficios del ministerio del deporte.) Para que un pastor-entrenador compren-da la tarea que tiene por delante, tiene la necesidad de comprender y aceptar ciertos principios bíblicos. El primer principio es el ser “llamado”. Esto no es un intento de confundir el llamado de Dios hacia un ministerio a tiempo completo (Efesios 4:11- 13); no obstante, tiene que haber un sentido del llamado en el que el pastor-entrenador crea que esta tarea es algo que Dios quiere que haga. Obviamente, está la necesidad de comprender el llamado del creyente para ser un siervo del Señor... servir al cuerpo de Cristo (1 Corintios 12, Romanos 12, 1 Pedro 4), y ser un colaborador en su obra redentora. (2 Corintios 5:18-20) El cumplimiento de este “llamado”, está den-tro del contexto de un programa diseñado para servir a Dios, a la iglesia y a los perdidos. Una vez que la persona comprenda y acepte su rol de servicio dentro del contexto de un programa comprometido en crear oportunidades de evangelizar y discipular, la preparación puede continuar. El próximo paso sería prepararse específicamente para llegar a esas metas. 8 Preparación en Evangelismo Es imperativo que cada pastor-entrenador sepa presentar el evangelio y guiar a otra persona a poner su fe en Jesucristo. Para que esto suceda, debe estar preparado tanto en los ingredientes como así también en los obstáculos al compartir el evangelio: cómo presentar el evangelio y cómo cerrar la presentación. Además debe saber compartir su testimonio personal. (Ver Apéndice, Pág. 94) ¿Qué es el Evangelio? El programa de entrenamiento de un pastor-entrenador tiene que incluir una clara comprensión del evangelio completo, que indica que las “buenas nuebas” es un mensaje acerca de . . . 1. Dios – Primero, presentar a Dios como un Dios santo. (Salmo 24:3 y 4; 25:8- 11) 2. Hombre – Presentar al hombre como impuro (Romanos 3:23). Esto crea un dilema o problema . . . los pecados del hombre lo separan de Dios. 3. Jesús – Presentar a Jesús como un regalo de amor de Dios (Romanos 6:23) demostrando que si bien Dios es un Dios de santidad, también es un Dios de amor y ha provisto los medios, la solución para superar el problema de la separación del hombre y Dios. 4. Fe – Números 1, 2 y 3 se puede comprender intelectualmente (como hechos), pero esto no trae salvación. Estos hechos tienen que viajar 12 pulgadas para llegar al corazón. Enseñe que los sinónimos de la “fe” son “creer” Copyright © 2002 Church Sports International. Todos los derechos reservados.
  27. 27. 19 y “confiar,” y la implicancia es que uno deposita su fe en Dios confiando en El para el perdón de los pecados y para la vida eterna. (Romanos 10:9 y 10) 5. Gracia – Un aspecto importante al enseñar el evangelio es mostrarles que la salvación es obra del Señor, no del hombre. Si bien Juan 1:12 indica que el hombre debe “recibir” a Jesús, el versículo 13 indica que esta decisión no es un resultado de herencia, ni de nuestros padres ni siquiera de nuestra propia decisión carnal, sino de la voluntad de Dios. Resulta útil usar algunos recursos para la presentación del evangelio. No hay una sola manera correcta, tampoco un método correcto. La clave es presentar estas verdades en una secuencia lógica que sea sensible a las necesidades de la persona. Cruzada Estudiantil para Cristo uso un folleto titulado “Las cuatro leyes espirituales” La Asociación Evangelística Billy Graham tiene un folleto llamado, “Pasos para la paz con Dios.” Y muchos conocen la ilustración del puente que muestra cómo la cruz de Jesucristo llena el vacío (separación) entre Dios y el hombre. Ahora hay folletos evangelísticos que usa analogías deportivas y son muy buenos para usarlos con atletas. Elliott Johnson (de la Fundación “Winning Run”) ha hecho varios folletos evangelísticos usando analogías deportivas con el basketball, baseball, fútbol y golf. La clave está en que una vez que se ha dado la información acerca del evangelio, la persona tiene que tener la oportunidad de responder. El evangelismo no es un tema de información. . . es presentar las buenas nuevas con miras a la conversión, esto significa que tenemos que darles la oportunidad de aceptar o rechazar lo que se les ha compartido. Además del enten-dimiento del evangelio y la dinámica que se emplee para compartirlo, la persona tiene que saber contar su testimonio personal. Muchos cristianos no lo hacen porque nunca se les enseñó cómo hacerlo. Un cristiano no puede escaparse de la responsabilidad personal de contar cómo Jesús ha cambiado su vida. En Hechos 1:8 Jesús indica que vamos a ser sus testigos. No pregunta si nos gustaría serlo, tampoco nos da otra elección. Jesús dijo, “Seréis mis testigos”. El tema es si un cristiano es un buen o un mal testigo. En el Apéndice se puede encontrar una buena cantidad de información acerca de cómo preparar el testimonio personal. Para terminar, un testimonio describe la vida antes de Cristo, cómo se llegó a Cristo y cómo es su vida ahora con Cristo. El testimonio no tiene que caer en “mi vida era peor que la tuya”. El énfasis dee ser en el “ahora” y no en una crónica de detalles. El pastor-entrenador debe escribir su testi-monio y luego tener oportunidades de compartirlo con otros. Presentando el Evangelio Parte del entrenamiento tiene que brindar oportunidades de praticar presen-tarse el evangelio unos a otros para habituarse a compartir el testimonio y las “buenas nuevas” al ir respondiendo preguntas (esto significará presentar el plan de salvación en un orden diferente). Crear situaciones (en la verdulería, en el avión, en una esquina, en el gimnasio) donde el pastor-entrenador aprenderá cómo compartir el evangelio o su testimonio en pocos segundos o varios minutos. La única diferencia es la cantidad de ilustraciones. (En el Apéndice, desde la Pág. 80, se puede encontrar material evangelístico.) Copyright © 2002 Church Sports International. Todos los derechos reservados.
  28. 28. 20 9 Preaparación en Discipulado Una de las alegrías más grandes de preparar pastores-entrenadores es el hecho de saber que se está participando de la misma estrategia que Jesús practicaba en el Nuevo Testamento. . . el discipulado. El líder del ministerio del deporte invierte su vida en reclutar y preparar (discipular) pastores-entrenadores quienes luegos invierten sus propias vidas en discipular atletas, padres o espectadores. NOTA: El proceso de discipulado es tanto para la madurez de un creyente o para el crecimiento del nuevo creyente. El nuevo creyente necesitará aprender los fundamentos de la fe, mientras que el que ya es creyente necesita crecer en la fe. Discipular a una persona significa ayudarlo a profundizar en Jesús. Es enseñarle a seguir, aprender de, y poner en práctica las enseñanzas de Jesús. “Discípulo” (en el contexto cristiano) y “Cristiano” son sinónimos. El cristiano es un seguidor de Jesús. Un discípulo de Cristo es aquel que sigue a Jesucristo... lo sigue en el sentido más verdadero en el que una persona se identifica con las enseñanzas de Jesús. Algunos han organizado las características del discipulado. Sin intentar mostrar ninguna preferencia, lo importante es entender las diferentes áreas en las que se puede ayudar a que otra persona crezca espiritualmente. Como ejemplo tenemos el siguiente listado: 1. Fundamentos de la fe 2. La Santa Biblia 3. Oración 4. Devocional personal 5. Testificar 6. Familia 7. La iglesia 8. Dones y servicio 9. Mayordomía Otras listas incluyen otros items, pero el punto es que ayudar a que otro siga a Jesús significa enseñarle lo que la Biblia dice acerca de estos temas para que la fe sea un “estilo de vida” y no simplemente reglas humanas. Cuando una persona deposita su fe en Cristo, es importante asegurarse de que entienden los principios básicos de la salvación. El enemigo intenta confundir y sembrar duda en la mente del nuevo creyente, por lo tanto, un punto fundamental del discipulado es que el nuevo creyente esté firme en las verdades de la Escritura. Dado que el nuevo cristiano ha entrado en una relación con un Dios vivo, es importante enseñarle cómo mantener una relación vibrante y consistente con Dios. Esto, por supuesto, significa enseñarle acerca del devocional personal, oracipon y estudio de la Biblia. Al ir creciendo el nuevo creyente, necesita conocer los valores bíblicos acerca de la familia, de la iglesia y su responsabilidad hacia ambos. Finalmente, el nuevo creyente necesita conocer cómo compartir las buenas nuevas. La premisa es que un buen ministerio del deporte tiene un líder que es un discipulador que formará discípulos quienes a su vez serán discipuladores (2 Timoteo 2:2). Jesús va a hacer crecer a su iglesia más rápido por la multiplicación que por la simple adición. Si bien el ministerio del deporte no puede tomar la responsabilidad de discipular a todos los que participan en los programas o actividades, hay tres conceptos básicos que el ministerio del deportes debe enseñar a los pastores-entrenadores para que puedan guiar de manera eficaz: oración, enseñanza Copyright © 2002 Church Sports International. Todos los derechos reservados.
  29. 29. 21 con diálogos, y un liderazgo a la manera de Jesús. Oración El pastor-entrenador tiene que ser un guerrero de oración y alguien que pide oración (a la iglesia, líderes y miembros). Es importante que el no cristiano que viene a alguna de las actividades entienda que servimos a un Dios vivo–uno que inclina su oído para escuchar lo que decimos (Salmo 10:17; 91:15); un Dios que responde y promete responder a nuestras oraciones (Salmo 17:6; Mateo 7:7; Juan 14:13); un Dios que nos dijo que podemos entrar confiadamente al trono de la gracia (Hebreos 4:16). Es importante que el no cristiano conozca a este Dios, no un dios muerto de otras religiones, no el dios que no existe del ateísmo. (En el Apéndice, Pág. 104, hay una guía de oración.) Enseñanza con Diálogos Todas las ligas, ya sea de niños, jóvenes o adultos, deben tener un tiempo devocional. Este tiempo no debe llamarse “devocional,” porque los no cristianos no conocen este término. Aún los creyentes inmaduros que vienen a un evento deportivo, luchan con el concepto de tener un devocional. Llame a este tiempo “Tiempo de equipo” , “Momento de enseñanza”, u otro nombre. Este tiempo no es para que el entrenador sea un “orador elocuente”, “use cristianismos” o “palabras teológicas eruditas”. No es un tiempo para predicar, enseñar o convertir. Es un tiempo para producir curiosidad espiritual, construir camaradería y guiar a las personas a conversar acerca de un tema importante para todos los que están ahí. Esto significa que el “tiempo del equipo” se concentre en áreas comunes a todos , por ejemplo: matrimonio, familia, finanzas, relaciones, impuestos, escuela, trabajo. La enseñanza con diálogos significa que se presenta un tema y la responsabilidad del pastor-entrenador sea estimular el diálogo. Las preguntas que se hagan deben permitir una respuesta de un no creyente, un creyente, un nuevo creyente o un creyente maduro. La clave está en que, luego de la conversación, el pastor-entrenador lleva al grupo hacia la verdad de la palabra de Dios. Una vez más, el deseo es estimular contención y un debate usando la Biblia para sembrar en las mentes y corazones de los presentes. (Ver en el Apéndice Pág. 99, para una guía devocional.) Liderazgo a la manera de Jesús La frase “se atrapa más de lo que se enseña” nos recuerda que el pastor-entrenador debe “vivir lo que enseña”. Nada deshace más rápido un ministerio o un ministro que la hipocresía. Aquel que guía debe ser un modelo del carácter de Cristo y luego dirigir a que los demás también lo tengan. El apóstol Pablo no se gloriaba cuando decía, “síganme así como yo sigo a Cristo.” Lo que decía era que cuando su vida imitaba a Cristo, sigan ese ejemplo; cuando su vida no imitaba a la de Cristo, no sigan ese ejemplo. Esto no debe tomarse como licencia para hacer cualquier cosa que uno quiera y señalar a Cristo. Tampoco es una postura legalista para imponer “santificación instantánea” en el creyente. Aquel que guía debe tratar de vivir y guiar de la manera que Jesús lo haría, siempre dentro de sus posibilidades (con el poder divino, por supuesto). Cuando el líder cae, debe estar dispuesto a aceptar las consecuencias de su error, debe estar dispuesto a confesar (estar de acuerdo con Dios) y arrepentirse, y debe restaurar su relación con Dios a quien ofendió, así como también con cualquier persona a quien haya ofendido. Copyright © 2002 Church Sports International. Todos los derechos reservados.
  30. 30. Section IV LA COMPETENCIA Y EL CRISTIANO 22 Copyright © 2002 by Church Sports International. All rights reserved. Introducción La siguiente información es el tema de “La competencia y el cristiano”, un manual realizado por Church Sports International. Para que el manual del pastor-entrenador sea completo, se incluye aquí. El tema de la competencia es el más crítico al entrenar a pastores-entrenadores. En los círculos cristianos hay opiniones divergentes acerca de la competencia. . . muchas de ellas equivocadas. Las personas que han competido durante muchos años vienen a los programas de la iglesia con sus ideas “secularizadas”. Los atletas participan con ideas erróneas. Por este motivo, es imperativo que el líder del ministerio de deporte y recreación tenga una comprensión clara de lo que significa ese término, las implicancias de los diferentes significados y cómo va a enseñar todo el tema de la competencia. Esperamos que la siguiente información sea de ayuda en el intento de comprender y enseñar una perspectiva bíblica acerca de la competencia, ganar, perder y el adversario. 10 ¿Puede una persona ser cristiana y a la vez un atleta de competición? Libertad para ser atleta Competencia y Cristianismo – ¿Son estos dos términos exclusivos de manera separada? ¿Puede una persona ser un cristiano y a la vez un atleta – un atleta de competición? Vamos a dirigirnos hacia tres puntos principales: el modelo de la competencia, la perversión de la compe-tencia, y el potencial de la competencia, pero primero .... En las mentes de muchas personas, aún antes de lleger a la pregunta de la com-petencia, se debe tratar con el tema de ser un atleta – hay pastores, denominaciones e iglesias que creen que una vez que uno es cristiano, debe dejar los deportes porque es una actividad que no es de Dios. Lo que sigue es una pequeña apología que nos da la libertad para ser un atleta: 1. Salmo 139:13-16 – Primero, eres una creación única: “entrañas” significa que Dios nos ha creado seres espirituales, “cuerpo” significa que Dios nos ha formado físicamente, “formado” significa que Dios nos ha creador con sumo cuidado – tanto espiritual como físicamente. 2. 2 Corintios 5:17-20 – Segundo, eres especial por precio y mandato: Dios no solamente te formó; te libertó del castigo del pecado y luego te dio una tarea para hacer – ser ministro de El y su embajador. 3. Y tercero, te ha dado dones para poder llebar a cabo esa comisión: Dios no te pediriía hacer nada si antes no te capacita – Exodo 35, 36 (habilidades físicas), 1 Corintios 12, Romanos 12 y 1 Pedro 4 (dones espirituales). ¿Cuál es la meta primordial del hombre? “Glorificar a Dios; darle gloria a Dios y estar con el para siempre”. (Según el Westminster Shorter Catechism (Breve Catequismo de Westminster ) ¿Cómo se hace? 1. Corintios 10:31 – “Si pues, coméis o bebéis, o hacéis otra cosa, hacedlo todo
  31. 31. 23 para la gloria de Dios.” “Otra cosa” significa cualquier otra cosa – aún deportes. 2. Juan 12:28 – Jesús turbado pregunta retóricamente si debe preguntarle al Padre que lo salve de la crucifición, pero se mantiene firme en hacer lo que Dios le ha pedido y encomendado; entonces dice: “Padre, glorifica tu nombre”. Jesús sabe que ha venido a morir y estaba se sujetaba al plan de Dios. La obediencia glorifica a Dios. Hacer lo que somos llamados a hacer, trae gloria a Dios. Competir como atleta, de la manera que Dios quiere que compitas, le va a traer gloria a Dios. 3. Colosenses 3:23 – “Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor, y no para los hombres”. Un atleta debe comprometerse tanto física, intelectual, emocional y espiritual-mente, y a través de esta calidad de esfuerzo, darle gloria a Dios y no a sí mismo. 4. Colosenses 3:17 – “Y todo lo que hacéis, sea de palabra o de hecho, hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios Padre por medio de El”. Esta calidad de com-promiso está basada en la participación de la manera en que lo haría Jesús. No solamente está bien ser un atleta, sino que si Dios nos creó con estas capacidades, no le debemos ninguna apolo-gía por usar esas habilidades que nos han sido dadas – siempre y cuando al usarlas, le demos gloria a Dios y no a nosotros mismos. Por ejemplo, en el relato bíblico de Ester, Mardoqueo apela a su sobrina, la Reina Ester a que interceda en nombre de su pueblo que están bajo el edicto de muerte por una orden malvada que dio el Rey Asuero. Cuando ella duda, Mardoqueo le hace entender que su ascensión al trono no fue por accidente, ni por obra de hombres. La desafió con estas palabras, “Y quien sabe si para esta hora has llegado al trono?” En otras palabras, que su posición no era para su propio beneficio, sino para el de su pueblo. Pocas son las personas en nuestra sociedad que puedan tener el status y privilegios que tienen los atletas y entrenadores. Qué impulso a los propósitos de Dios sería si ellos entendieran que tienen la oportunidad de ser las Ester del siglo 21. Otros principios bíblicos Otros principios bíblicos son: 1. El principio holístico – Lucas 2:52: “Y Jesús crecía en sabiduría y en estatura, y en gracia para con Dios y los hombres”. Jesús crecía intelectual, física, social y espiritualmente, y así debemos hacerlo nosotros también. 2. El principio de los talentos o de la mayordomía – Mateo 25:14-30 (Parábola de los talentos) y 1 Corintios 6:19 y 20: “¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenés de Dios, y que no sois vuestros? Porque habéis sido comprados por precio: glorificad pues a Dios en vuestro cuerpo. 3. El principio de la adoración – Romanos 12:1: Pablo nos hace saber que toda nuestra vida debe ser una ofrenda santa a Dios, no solamente 60 minutos del día domingo; sino que todo lo que hagamos – acomo cónyuge, padre o madre, empleado, atleta. . . es un acto de adoración. Copyright © 2002 by Church Sports International. All rights reserved.
  32. 32. 24 11 El modelo de la competencia (Competitive Dross) Ser un atleta es bíblicamente susten-table, y ¿Qué hay acerca de ser un atleta de Copyright © 2002 by Church Sports International. All rights reserved. competición? Cuando hablamos de deportes y recreación, una de las primeras cosas que viene a la mente es la competencia. Juzgamos a las personas y a los eventos basándonos en impresiones preconcebidas, actitudes y sentimientos acerca de la competencia. Después de todo, es difícil tener una opnión acerca de la competencia – los deportes es uno de los elementos más conocidos en nuestra cultura, así como tamibién en otras culturas del mundo. Cuando mencionamos la palabra deportes, incluimos el concepto de competencia – van de la mano. “Hablando de manera general, más allá de un carácter nacional y una sociedad educada, son pocas las cosas más importantes que hacen al crecimiento de un país y al bienestar como lo son los atletas de competición. Se ha dicho también que estamos perdiendo nuestro espíritu compe-titivo en el país, lo que nos ha hecho grandes. No estoy de acuerdo con eso, la urgencia competitiva es una raíz fuerte en el carácter norteamericano”. Presidente Gerald R. Ford “Los deportes llegaron a ser casi una adicción nacional: la competencia, no la religión, podría ser llamada el opio de las personas. Sin embargo, la urgencia de la competencia es una moneda de dos caras-con beneficios y peligros, usos y abusos...” Gary Warner, autor de COMPETENCIA “Parece haber una línea divisoria entre querer ganar, creer que se lo merece y hacer trampa para que se haga realidad”. Lewis B. Smedes, teólogo cristiano, sociólogo deportivo, educador ¿Qué tienen los deportes que han llevado a estos hombres a pensar de esta manera? ¿Cuáles son las fuerzas dentro de los deportes que sustentan estas conclusiones? Mamón En Mateo 6, Jesús nos dice que no podemos servir a Dios y a mamón. Muchos enseñan que mamón es dinero, pero en realidad es cualquier cosa que nos causa un desvío de nuestro Señor y el dinero ciertamente puede ser una de esas cosas. ¿Piensa usted que el dinero ha influenciado en los deportes? 1. Pagos olímpicos: Lo que una vez fue un evento amateur ha llegado a ser un evento “nacional” que otorga desde premios en efectivo, o una reducción en los impuestos o cualquier otra clase de premios por ganar. 2. ABC gastó $309 millones en las Olimpíadas de Invierno del año ’88; la NBC – $243 millones en las Olimpíadas de Invierno del ‘92; la NBC – $300 millones en las Olimpíadas del Verano ‘88; la CBS – $1000 millones los derechos de basketball NCAA. 3. En la promoción y dinero para el premio de box en el encuentro Tyson - Leonard – se usó 10-20 millones de dólares por una sola pelea. (las últimas dos peleas de Tyson costaron $250,000 por segundo) 4. La escala de contratos profesionales: todos los deportes profesionales han aumentado los contratos a miles de millones de dólares. 5. Programas universitarios corruptos: le pagan a los atletas, escrituras alteradas, auspicios corporativos, agentes cor-ruptos. 6. Phoenix Suns: es un juicio para sacarle dinero a una aerolínea porque un
  33. 33. 25 jugador que recibió un premio falleció en un accidente aéreo. Copyright © 2002 by Church Sports International. All rights reserved. Profesionalismo La exposición del deporte profesional a través de los medios de comunicación y el marketing han creado un modelo que los programas intercolegiales se han visto en la necesidad de copiar. ¿Qué legado han producido ese mo-delo? 1. Síndrome de la liga pequeña: este término describe a los niños que han sido dañados psicológicamente por el baseball juvenil. 2. Organización Norteamericana de Fútbol Juvenil: llegó a tener la calificación de “Competencia” YSO. 3. Deportes según las edades: la natación, el tenis y la gimnasia, por ejemplo, “roban” a los niños de sus padres. 4. Escuelas secundarias y universida-des: han llegado a ser “mini” pro-gramas profesionales con los mismos abusos en el reclutamiento y las formas de recompensas, sin mencionar la motivación del temor o el odio y en entrenamiento de intimidación. Prostitución La prostitución es venderse a un sistema mundano. 1. La institución: alteración de contratos, condonaciones, participar de gradua-ciones inexistentes, imperios atléticos. 2. Entrenadores: Comprometen la ética y moral – especialmente en el reclu-tamiento – dada la presión que crea el hecho de tener que ganar. 3. Atletas: son los que venden sus cuerpos a sus superiores que ofrecen becas, trabajos, esteroides, general-mente resultando en que los atletas juegan lesionados. 4. El público: Alumnos, reventa de entra-das, violencia En otras palabras, el mundo de la competencia, está lleno de abusos. No obstante, la pregunta es, ¿Necesariamente tiene que ser de esa manera? “Los deportes en sí mismos no son ni malos ni buenos, sino que son lo que nosotros los hacemos”. Dr. Rainer Martens, entrenador, psicólogo deportivo, profesor y escritor Si bien aún convivimos con todos esos excesos y abusos, todavía podemos tener estos ejemplos que viven al margen de la competencia: Dr. J, Tom Landry, Stan Smith, Larry Nelson y Bernhard Langer, Mike Singletary, Reggie White, y Mark Price. Hay atletas que noblemente permanecen firmes bajo la presión de la competencia y viven victoriosamente en el mundo de los deportes. ¿Cuál es la diferencia entre aquellos que son víctimas y aquellos que son victoriosos? Esperamos que la siguiente información contribuya a que muchos sean victoriosos. 12 Los pervertidores de la competencia Las personas compiten por razones equivocadas, en formas equivocadas: Razones equivocadas: motivación Forma equivocada: definiciones erró-neas Resultado: competencia perversa Motivatores de primera clase (erróneos) La perversión de la competencia es en parte porque tenemos motivaciones impro-pias: padres, compañeros, trato preferencial
  34. 34. 26 o nuestro propio sentido de perversión de uno mismo. 1. Padres: Los padres con frecuencia impulsan a los jóvenes hacia los deportes, para “ayudarlos” a llegar a ser lo que no eran o para ser mejor de lo que los padres fueron. El padre que los presiona les envía un mensaje de amor condicional– si te va bien (ganas) yo estaré contento (te amo); si te va mal (pierdes) no voy a estar contento (no te amo). El sentido de seguridad personal está en juego. 2. Compañeros: los compañeros influyen en el atleta dado los lazos de amistad que generalmente inspiran a seguirlo al otro. La edad de la adolescencia también genera una necesidad de equipo o grupo que los deportes otorgan. La aceptación y/o rechazo de los compañeros en general determinada por un grupo en particular (porristas, atletas, etc.). Aquí el sentido de significado personal está en juego. 3. Premios: Primero los padres, luego los amigos, y ahora también las instituciones educativas hacen su con-tribución. La escuela preserva y pro-mociona la institución del deporte a través de programas educativos y el espíritu de la escuela – el programa atlético. No sólo está visto como normal, sino como esencial – después de todo, uno debe ser fiel a su escudo. Una vez más, la condición social puede determinarse por el rol que se juegue en la institución. Más aún, el tema del status es vista como un trato preferencial que los atletas o el pro-grama atlético recibe. La idolatría que surge del Humanismo 1. Auto-valorarse: Para este momento, ya se le ha enseñado a la persona un mensaje importante. ¿Te gusta ser querido, aceptado, que te digan que tienes valor y que significas mucho? ¿Te gusta ser parte del la gente “cool”? ¿Quieres tener amigos, que te inviten a fiestas? Bueno, mejor que hagas deportes y que ganes. Tu valor depende de eso. Entonces primero, para que tengas valor, ¿Tienes que competir? No, tienes que ganar; así se determina tu valor. 2. Auto-gloriarse: La razón de buscar el valor a través del deporte es pecaminosa porque, al buscar valor en el mundo, el atleta lo llama a Dios mentiroso. Dios ya ha declarado el valor de las personas en el Calvario; buscarlo en los tableros de resultados denigra el sacrificio que hizo Jesús... el sacrificio que declara nuestro valor. La mayoria de los pecados aumentan. El problema entonces es peor– el mal se infecta. Primero, el auto-valorarse. Una vez que se obtiene esto, tendrá la tendencia de pensar que realmente es alguien especial – y también va a querer que otros también lo sepan. Ahí entra la auto-gloria. El juego ahora es mucho más que un partido, es para la supervivencia de quién es y cómo quiere que los demás lo vean. Ahora la competencia gira hacia el oponente – el que se pone entre la persona y sus amigos, los padres que lo van a amar, el sentimiento interno (y expresado por otros) de que lo está haciendo bien. Y no sólo es la fama lo que importa, sino también el dinero. La línea final es una posición privilegiada del ego y, como este monstruo crece, la necesidad aumenta. Este valor propio, el síndrome Copyright © 2002 by Church Sports International. All rights reserved.
  35. 35. 27 Copyright © 2002 by Church Sports International. All rights reserved. 1. de la auto-gloria luego lleva al atleta a la posición final del ego: la auto-adoración. 3. Auto-adorarse: El peligro de los halagos se presenta cuando uno comienza a creerlos. El auto-valor dice, “Por favor, díganme que mi vida vale”. La auto-gloria dice “Mírenme; soy alguien”. La auto-adoración dice, “Arrodíllense delante de mí porque no solamente soy alguien, sino que soy alguien especial y merezco que me alaben”. Definiciones erróneas de Competencia, Ganar y Perder Como ya hemos visto, la perversión de la competencia en parte se da por una motivación inapropiada. Otro motivo es el exceso que surge por las definiciones inapropiadas. Estos excesos ocurren porque tenemos definiciones erróneas de estas tres palabras clave: competencia, ganar, y perder. Competencia: Todas las cosas que se hacen para auto-gloriarse y auto-adorarse hacen que las personas miren a las acciones y por lo tanto, definen así la competencia. El proceso de socialización del que estuvimos hablando, está en acción. La naturaleza dinámica de la sociedad (cultura) nos hace ver esta perversión y decimos, “Esto es la competencia”. Esto nos lleva a una definición problemática. ¿Cómo define el mundo a la competencia? ¡Ganar a cualquier precio! Definición de competir según el diccionario “Webster’s New Collegiate”: “Luchar consciente o inconscientemente por un objetivo.” Esto suena un tanto neutral; de hecho, suena como proponerse una meta y tratar de cumplirla. Basados en este definición, ¿La competencia es buena o mala? No es ninguna de las dos cosas, la competencia es una palabra neutral que describe un proceso de búsqueda de un objetivo ya sea consciente (advertida) o inconsciente (inadvertidamente), general-mente asociado con la resistencia. Definiciones sociológicas: “El hombre tiene un deseo fundamental de mejorar, de alcanzar su potencial”. Bill Winslow, Instituto de Motivación Atlética. Con el término fundamental, Winslow sugiere que este deseo de ir mejorarando para llegar a su potencial es una meta innata. “La competencia es una característica propia de los norteamericanos”. Thomas Tutko, sociólogo deportivo, profesor, escri-tor. Tutko dice que la cultura de los norteamericanos hace de la competencia parte de su propia naturaleza, es decir, están culturalmente condicionados a ser competi-tivos. “No hay nada peor que un atleta que nunca ha perdido. La derrota es saludable. Ganar y perder es la oportunidad de enseñar o ser enseñado. El peligro es cuando uno relaciona la superioridad o inferioridad con el resultado de la competencia. Competir es resistir; nadie puede crecer sin que exista resistencia”. Dr. William Beausay, Presi-dente de la Academia Internacional de Psicología Deportiva. La declaración de Beausay’s identifica su posición de que está la necesidad de lucha que proviene de la competencia, las lecciones de la compe-tencia se necesitan para madurar. Webster indica que es neutral, basada en nuestro entendimeinto de la vida, como una parte normal de la vidad. Los sociólogos indican que es cultural – uno de ellos (Beausay) sugiere aún que es algo innato y necesario.
  36. 36. 28 2. Si comenzamos con la definición neutral del diccionario: la búsqueda consciente o inconsciente de una meta, vamos al libro de Génesis para ver si podemos encontrar la perspectiva de Dios sobre la competencia. Referencias bíblicas: Génesis 1:28 – “…Llenad la tierra y sojuzgadla”. A Adán y Eva se les dio el dominio sobre todas las cosas en la tierra con el propósito específico de poblarla y gobernarla. Génesis 3:17 – “…con dolor comerás Copyright © 2002 by Church Sports International. All rights reserved. de ella”. Génesis 3:19 – “Con el sudor de tu rostro comerás el pan ….” En una primera instancia, a Adán se le dijo que está a cargo del campo; en segunda y tercera, se le dijo que parte de ese trabajo es que tenga un programa para arar la tierra, plantar las semillas y luego cosechar. Suena casi como que Adán iba a tener que tener una meta consciente: comer, y que para poder cumplir esa meta, tiene que buscar cumplir esa meta a través de un trabajo planificado. Dios le da a conocer a Adán que es mejor que sea una persona competitiva si quiere sobrevivir. En otras palabras, Dios ha determinado que necesita ser competitivo para poder sobrevivir. Se le requiere tener metas. Se le requiere solucionar problemas. A través de las Escrituras, vemos el trato de Dios con el hombre, le da tareas, responsabilidades, metas – cosas que el hombre tiene que luchar por conseguir: ser una nación testigo; sobrevivir a Egipto; poseer la tierra prometida (Israel); ir a Nínive (el profeta Jonás); matar a los profetas de Baal (Elías); ser Su mensajero; darse a sí mismo en sacrificio (Jesús); ser Su testigo; andar en el Espíritu; hacer discípulos (los cristianos). Tenemos que ser personas compe-titivas – ponernos metas y seguirlas. No obstante, tenemos que ser cuidadosos con la motivación y las definiciones. El problema se presenta cuando la competencia es la meta, en lugar de un medio para llegar a la meta. Las siguientes citas nos dan una perspectiva equilibrada. “El éxito no debe ser medido por las riquezas, poder o fama, sino por el promedio entre lo que un hombre es y lo que debería ser”. H.G. Wells “Si puedes tener triunfo y fracaso y tratar a estos dos impostores de la misma manera….” Rudyard Kipling No hay ningún mal en querer llegar; el mal está en tener que llegar. Ganar: La seguna definición errónea se enfoca en el ganar, para lo cual el mundo mira el tablero de resultados. Definición del Diccionaro Webster’s de ganar: “Obtener la victoria, tener éxito en llegar a un lugar o estado; obtener el favor de”. Definición sociológica (del mundo): Sacar mayor puntaje, dominar, superar – usualmente a cualquier precio es el modelo que prevalece en el mundo. Si bien un cristiano rechazaría la definición del mundo, Webster tiene una buena perspectiva. Referencia bíblica: Exito – Si bien el mundo mide al éxito por el tablero de resultados, el cristiano debe recordar las palabras de Josué en Josué 1:8. “nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque ENTONCES (énfasis del autor) harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien”. El verdadero éxito se descubre en la palabra de Dios, no en un libro de resultados. Tener la victoria – Para el cristiano, la victoria es según se describe en 1 Juan 5:4,

×