Como Escoger Cámara Fotográfica
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Like this? Share it with your network

Share

Como Escoger Cámara Fotográfica

el

  • 1,663 reproducciones

Apuntes "Cómo escoger una cámara fotográfica", destinado a los alumnos de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Talca.

Apuntes "Cómo escoger una cámara fotográfica", destinado a los alumnos de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Talca.

Estadísticas

reproducciones

reproducciones totales
1,663
reproducciones en SlideShare
1,576
reproducciones incrustadas
87

Actions

Me gusta
1
Descargas
30
Comentarios
0

1 insertado 87

http://tallerdeiniciacionalafotografiadigital.wordpress.com 87

Accesibilidad

Categorias

Detalles de carga

Uploaded via as Adobe PDF

Derechos de uso

© Todos los derechos reservados

Report content

Marcada como inapropiada Marcar como inapropiada
Marcar como inapropiada

Seleccione la razón para marcar esta presentación como inapropiada.

Cancelar
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    ¿Está seguro?
    Tu mensaje aparecerá aquí
    Processing...
Publicar comentario
Edite su comentario

Como Escoger Cámara Fotográfica Document Transcript

  • 1. UNIVERSIDAD DE TALCA ESCUELA DE ARQUITECTURA Como escoger una Cámara Digital Apuntes Taller de Fotografía e Imagen Creativa En la ya antigua fotografía análoga los procedimientos artesanales para la producción fotográfica eran esenciales. Después de la toma había que: • Revelar la película mediante el revelador, luego lavarla para sacar los excedentes químicos y, a continuación, fijarla por medio de otros productos (químicos también), y luego lavar en agua corriente mínimo treinta minutos. • Una vez seco el negativo podía procederse a la ampliación en papel. • La ampliación a papel requería de otro procedimiento que, en líneas generales, era semejante al revelado de la película. Todo un proceso artesanal que reunía todo lo bueno de cuando las cosas eran más simples, más lentas y creo también más hermosas. Todo a su tiempo. Hoy el mundo es diferente, más apurado, más tecnologizado. Todo tiene que hacerse con mayor rapidez en beneficio del tiempo. El tiempo es oro…dicen. La fotografía no podía escapar a esta escalada tecnológica y los procesos digitales vinieron a reemplazar a la fotografía análoga. Lenta pero inexorablemente la fotografía digital he debido ser admitida como el medio de que podemos disponer si queremos fotografiar algo. Lo que sea. Y para eso ya se dispone de un amplio repertorio de cámaras, para todos los gustos y necesidades. Sin embargo no todo es tan fácil. Debido a la facilidad con que permite fotografiar la cámara digital (el abuso de la toma automática sobre todo), la gracia de ver de inmediato el resultado (sin necesidad de recurrir a revelados, fijados, lavados, etc) y el menor costo que todo ello significa, la fotografía ha perdido algo esencial; le reflexión, el cuidado de tener claro primero lo que se va a fotografiar antes de apretar el disparador. Eso le hace daño a la imagen fotográfica porque todo pasa a ser registro de situaciones. Total…si no me gusta la borro. A pesar de todo lo enunciado (y de las deformaciones del mercado para transformar a todos en fotógrafos… lo que no es del todo malo siempre que no sean puramente fotógrafos light), con una cámara digital se puede hacer tan buenas fotos como con una análoga, porque el principio es el mismo: el trabajo con la luz. Por ello, si se quiere fotografiar en serio, hay que tomar algunas precauciones evitando así caer en el bullicio publicitario que siempre pone las cosas color de rosa. De ahí que es necesario tomar en cuenta algunos principios básicos cuando pensemos en comprar una cámara. Entusiasmarnos de buenas a primeras puede resultar una experiencia muy cara. Para ello propongo un simple análisis de los componentes de la cámara digital, y para que sirven. Doy por entendido que la primera pregunta –de todas maneras– debe ser: ¿Para que la quiero, en que la voy a usar? Así, si es para fotografiar al recién nacido (sin mayores pretensiones porque el cariño prevalece) me será útil la cámara x. Pero si estudio arquitectura esa no me sirve, tendrá que ser la xx. Obvio, hay una gran diferencia entre un elemento que ayuda a ver y a pensar que otro que es para jugar. 1
  • 2. SISTEMA ANÁLOGO Y SISTEMA DIGITAL CÁMARAS COMPACTAS Y CÁMARAS RÉFLEX Podemos dividir las cámaras digitales de en tres grandes grupos : • las compactas. • las réflex profesionales o semi profesionales • las réflex zoom (compactas) • las de cuerpo partido. En el caso de las compactas, ya son conocidas en fotografía tradicional, pero gracias a la miniaturización electrónica, a pesar de su forma y pequeño tamaño, pueden llegar a tener unas prestaciones de control fotográfico difíciles de encontrar en algunas réflex tradicionales semiprofesionales. Las réflex zoom (compactas) tienen una manera de cogerse parecida a las de una réflex tradicional, pero como óptica llevan normalmente un zoom no intercambiable con un rango de longitud focal muy amplio; tienen además más peso y visores ópticos de tipo electrónico. 2
  • 3. El tercer tipo es exclusivo de las digitales de cuerpo partido. En ellas la lente y el cuerpo de la cámara pueden orientarse individualmente (véase una Nikon 995 o una Sony 505); muy útil para fotografías en condiciones difíciles de acceso, pero cuesta acostumbrarse y es mejor probarlas antes de decidirnos. COMPACTAS REFLEX PROFESIONAL REFLEX COMPACTA REFLEX DE CUERPO PARTIDO 3
  • 4. MEGAPIXELES El primer error que solemos cometer es el de medir la calidad de una cámara en función de los megapixeles que ésta tenga. Esta unidad mide la resolución de las imágenes capturadas con la cámara y determinará, más que la calidad de las fotografías, su tamaño. La cantidad de megapixeles viene a tomar importancia cuando queremos imprimir con alta calidad (300 dpi). A más pixeles impresión más grande.. Con ello se obtiene la máxima definición en las copias o las impresiones de imprenta. Con una cámara de 2,1 megapíxeles se llega a esa cifra para fotos de 10×15 centímetros, para las de 13 × 18 cm necesitaríamos 3 megapíxeles y así sucesivamente. La clave para acertar es tener bien presentes nuestras necesidades y qué tamaño de fotos queremos generar. Si no hay mucha exigencia con tres megapíxeles es suficiente. La calidad de imagen la da la lente, no los megapixeles. Negativo análogo y sensor digital Todas las cámaras digitales recogen la imagen, en un chip sensible a la luz denominado sensor de los que hay dos tipos, el CMOS o el CCD, siendo este último el más común. Estos sensores consisten en miles de celdillas individuales dispuestas en forma de parrilla que recogen información sobre la imagen que les llega a través del objetivo y guardan un pixel (un punto) por cada una, por lo que una parrilla de 1600x1200 celdillas (=puntos=pixels) generaría una imagen total de 2 megapixels (millones de puntos). Esto es lo que denominamos “resolución”. ¿Cuál es la que necesitamos? Pues, ello depende totalmente de la salida que deseemos dar a nuestras imágenes; si únicamente deseamos verlas por la pantalla del ordenador con 640x480 o 800x600 pixeles es suficiente, pero para pasarlas a papel (sea en nuestra impresora o a través de un servicio de copias en papel fotográfico) diremos que si queremos lograr la calidad de 1.3 megapixels (1280x960) sería correcto para tamaño 9x13 o 10x15, 2 megapixels (1600x1200) hasta 13x18 (tamaño postal), 3 megapixels (2048x1536) para papel tamaño A4 o 18x24. Con un sensor de 5 megapixels (2560x1920) podemos llegar a una copia aceptable de 30x40 cms. MP Resolución Tamaño Máximo de Impresión 1.3 (1280x960) Fotos en tamaño hasta 9x13 ó 10x15 cms. 2.1 (1600x1200) Fotos en tamaño hasta 13x18 cms. 3.1 (2048x1536) Fotos en tamaño hasta DIN A4 ó 18x24 cms. 5.0 (2560x1920) Fotos en tamaño hasta DIN A3 ó 30x40 cms. 4
  • 5. La imagen tomada con una cámara digital consta de millones de píxeles ordenados en líneas y columnas. Esta organización puede verse fácilmente en una pantalla de computador. Agrande simplemente una imagen con Photoshop, para verla. La siguiente figura muestra una pequeña parte de una imagen digital. Cada cuadrado en un píxel. Aquí sólo hay 1.290 píxeles, pero una cámara digital de tres megapíxeles puede reproducir más de tres millones La parte superior izquierda de esta imagen tiene una resolución de 3.2 MP y la inferior derecha de 0.8 MP 5
  • 6. ¿CÓMO SE GUARDA LA IMAGEN EN UNA CÁMARA DIGITAL? La tarjeta de memoria es la película fotográfica de la cámara digital. Necesitamos dos cosas: un medio físico que sustituya al carrete (para lo que se utiliza las tarjetas de memoria removibles) y un formato de archivo lógico que pueda entender cualquier ordenador. Actualmente hay diversos tipos de tarjetas de memoria: Compact Flash (de tipo I y II) Smartmedia Memory Stick (exclusivo de Sony) y Multimedia Card/Secure Digital (SD En el segundo aspecto, el lógico, diremos que las imágenes se guardan en prácticamente en todas la cámaras en formato JPG, que cualquier software gráfico sea de MAC o PC puede tratar sin problemas. Dicho formato comprime con una cierta pérdida de calidad la imagen que llega del sensor a la tarjeta de memoria. Hay otros formatos (Raw -Tiff) que no comprimen la imagen por lo cuál no se pierde calidad, pero ocupan mayor espacio en la tarjeta. LA ÓPTICA Otro de los aspectos que a nuestro entender es fundamental para la elección de nuestra cámara digital es la óptica (también llamada lente u objetivo). Al fin y al cabo es la pieza encargada de recoger la imagen a fotografiar y “transmitirla” al sensor. Hay que preocuparse por la longitud focal. Según esta existen dos tipos de objetivo: • los de longitud focal fija (un solo ángulo -amplitud- de toma de fotos, normalmente entre 35 y 40 mm) y • los de longitud focal variable (también llamados zoom), que nos permiten cambiar el ángulo de toma desde una gran angular (28/35 mm) a ángulos pequeños (teleobjetivo 100/200/400 mm). EL ZOOM Existen dos tipos de zooms en una cámara digital : el zoom óptico y el zoom digital. • Zoom óptico (ejemplo x3) Este zoom funciona gracias a un conjunto de lentes de aumento, situadas en el objetivo del aparato. El desplazamiento de estás lentes cambia la superficie de la imagen a fotografiar y permite acercar el objeto visado. El zoom óptico conserva la calidad del picado de la imagen. El único inconveniente de este zoom es que su coeficiente multiplicador es pequeño. • Zoom digital Para paliar el débil coeficiente multiplicador del zoom óptico, la mayoría de cámaras digitales están equipadas de un zoom digital, que puede llegar hasta los 10x. A la diferencia del zoom óptico, que es un sistema físico, el zoom digital es un sistema informático. Este toma el centro del sensor (o de la fotografía) y estira la imagen de modo electrónico. Este sistema presenta la ventaja de tener coeficientes multiplicadores importantes. El inconveniente principal es que cuanto mayor es el zoom empleado, más importante es la perdida en calidad y definición de la imagen. No es entonces recomendable. 6
  • 7. Con una cámara con longitud focal fija podemos realizar fotos de retrato de grupo o paisajes sin problemas, pero una buena opción (mediana por cierto), es un zoom de 35-105 mm. Si deseamos realizar fotos con más acercamiento deberíamos llegar a un tele de 200 ó 400 mm., si lo que deseamos son imágenes de naturaleza o deporte. Regla: mejor (porque da más posibilidades) una cámara con zoom que una con lente fijo. LUMINOSIDAD Otro factor importante de las ópticas es la luminosidad, es decir la cantidad de luz que llega al sensor a partir de la “apertura” de la lente. Dicha apertura se mide en números F y también se denomina diafragma. La que más nos interesa es la máxima, pues a una mayor apertura (representada, para confundirnos un poco, por un número F menos, del orden de F2.0 o F2.8) más posibilidades de realizar fotos con poca cantidad de luz. • A mayor apertura (número F/2.0 ó F/2.8) se tiene la posibilidad de realizar fotos en condiciones de baja luminosidad. • A menor apertura (número F/7.1 ó F/8.0) se necesita más luz pero, en cambio, obtenemos una mayor profundidad de campo (nitidez en un espacio mayor) 7
  • 8. MODOS DE EXPOSICIÓN Las primeras cámaras digitales eran totalmente automáticas; poco a poco se han ido incorporado (especialmente en los modelos de 3 megapixels o más) los sistemas de control semiautomático o puramente manual, muy útiles para los fotógrafos avanzados o los deseosos de más control creativo Estos sistemas incluyen diversos modos de exposición (prioridad a la apertura o a la velocidad), sistemas de medición de luz (promediada, central o spot en un punto determinado), modos de enfoque (múltiples 8
  • 9. puntos de foco, zonas de enfoque anchas, etc.), control de la sensibilidad a la luz del sensor (equivalente a la sensibilidad en ISO de las películas) y funciones avanzadas como la sub/sobre exposición automática (autobracketing). Otras funciones avanzadas, propias de la fotografía digital pueden incluir el control de saturación de color, nitidez y contraste o el balance de blancos (es decir, el equilibrio de color a partir de diferentes fuentes de luz) manual, automático o predeterminado. En la mayoría de las ocasiones, con sólo observar el dial de modos de la cámara, ya podemos hacernos una idea aproximada de las posibilidades que esta ofrece. El completo dial que muestra la foto, dispone de los modos de exposición automático (AUTO), programado (P), con prioridad a la velocidad (S) y a la abertura (A), manual (M), además de la opción de grabación de vídeo y de cuatro modalidades escénicas. SISTEMAS DE MODOS DE EXPOSICIÓN IMPORTANTES DE CONSIDERAR MANUAL SHUTTER (prioridad velocidad) APERTURE (prioridad abertura) AUTOMÁTICO Regla: evitar las tomas fotográficas con el sistema “automático” ISO ISO es la sensibilidad que tiene el sensor de la cámara fotográfica. Las cámaras digitales compactas (simples) tienen un rango ISO que normalmente va de 100 a 400 (hasta 800 en algunas), pero en cámaras profesionales podemos encontrar rangos de ISO 50 a 3600. Entre mayor sea el número significa que la cámara necesita menos luz para tomar una foto, es decir, una foto que normalmente no se podría tomar con ISO 100 por falta de luz, se puede tomar si utilizamos un ISO 600. La desventaja de utilizar un ISO elevado es que la imagen que obtendremos será una imagen con “ruido digital”. El ruido digital es comparable a lo que se llamaba “grano” en la fotografía análoga es decir puntos visibles, de tamaño apreciable fácilmente, que conforman la imagen. Si nuestra cámara está en modo “automático” y tomamos una foto con poca luz ambiente, lo más seguro es que la cámara seleccione un ISO elevado automáticamente y por ende tendremos problemas con el ruido digital. Esto sucede no solamente en las tomas automáticas. Para evitar este efecto es recomendable utilizar siempre un ISO bajo (100 por ejemplo), o menor, si es que nuestra cámara lo permite. Otros factores que influyen en el “ruido digital” son: • El tiempo de exposición. • Iluminación insuficiente. • Ajuste elevado de la sensibilidad (ISO). • Gran ampliación de la imagen. Regla: a menor valor ISO menos “ruido digital. Foto con “ruido digital” 9
  • 10. BALANCE DE BLANCOS Los colores registrados por la cámara digital dependen de la iluminación (temperatura de la luz, que se mide en grados Kelvin). La luz que entra por el diafragma y se registra el CCD (sensor) no es siempre la misma. Puede ser natural o artificial, existiendo subtipos que dependientes de una serie de características diferenciadoras. Una de ellas es precisamente la temperatura de color, que expresa la dominante de color de una fuente de luz determinada, que varía según la distribución espectral de la energía. En condiciones de luz natural, la energía lumínica está distribuida de forma equilibrada en las tres componentes de color Rojo-Verde-Azul (RGB). Sin embargo, con iluminación artificial una de las componentes de color suele prevalecer sobre las otras. por ejemplo, en iluminación basada en bombillas incandescentes (tungsteno, ampolletas comunes) el color rojo es predominante. Una cámara no tiene la capacidad de procesar la luz como lo hace nuestro cerebro, ya que está calibrada de forma que el sensor identifica como luz blanca una luz con la temperatura del color de la luz del Sol. Cuando variamos la temperatura de color variamos todos los colores de toda la imagen. No sólo los de un color sino de toda la gamma tonal. Podríamos definir temperatura de color como la dominancia de alguno de los colores del espectro lumínico sobre los demás, de modo que altera el color blanco hacia el rojo o hacia el azul. Se mide en grados Kelvin, según una norma que situa en 5.500 K la luz del día teóricamente perfecta (aproximadamente de 10:00AM a 16:00PM) Para días nublados, la temperatura del color sube (se produce una dominancia del azul) hasta los 12.000 K, mientras que en el interior de una casa con iluminación artificial esa temperatura baja a unos 2.500 K, con una dominancia del rojo. De hecho, la temperatura de color de la luz durante el día varía según el momento del día en que nos encontremos y las condiciones atmosféricas. Suele ser de color rosa por la mañana, amarillenta a primera hora de la tarde, anaranjada en la puesta de sol.. Normalmente, las cámaras digitales tienen una opción de configuración que permite indicar distintos modos de balance de blancos, que varían la manera por la cual se percibe la temperatura del color, ajustando los niveles de los colores básicos (RGB - Red, Green, Blue), en función de distintas situaciones como pueden ser fotografías a la luz del día con días soleados, días nublados, iluminación artificial por bombillas incandescentes (tungsteno), o luz fluorescente. Regla: buscar si la cámara está equipada con el sistema de detección “automática” del balance de blancos. Luz cálida – – Luz fría FORMATOS Como se mencionó antes, una fotografía digital está compuesta de millones de píxeles o puntos que captura el CCD (sensor) de la cámara. Estos puntos se almacenan en la memoria en un archivo con formato específico. Uno de los formatos más comunes es el JPEG (extensión .jpg) porque logra comprimir las fotos, Aunque con cierta pérdida de calidad. En la práctica esto significa que el usuario podrá guardar más imágenes en la memoria. Otros formatos ofrecen mejor calidad pero ocupan más espacio, como el TIFF que se utiliza en trabajos profesionales. Mientras que una imagen de 1.3 MP en formato JPEG ocupa un espacio de 450 a 500 KB, en formato TIFF la misma imagen con igual resolución ocupará cerca de 3MB. 10
  • 11. VISORES Para visualizar la toma en el momento de su realización las digitales nos ofrecen dos posibilidades: el visor óptico y la pantalla LCD. • El visor óptico es muy útil para ahorrar baterías o cuando el sol hace a la pantalla LCD prácticamente ilegible aunque la información que nos ofrece es escasa y el error de paralaje (que en el caso de las compactas), hace que la imagen que vemos no corresponda exactamente con lo que recoge la óptica. • La pantalla LCD, aunque consume más energía, nos permite ver la imagen más grande y sin problemas de paralelaje. EL FLASH Por regla general, las digitales poseen un flash integrado de pequeña potencia, hasta 5 metros como mucho y los modos de funcionamiento de este están normalmente limitados a automático, apagado, forzado y reducción de ojos rojos. En los modelos de más altas prestaciones, cada vez son más comunes las conexiones a flashes externos de más potencia, incluso en ocasiones podemos utilizar los flashes standard para las réflex de la marca. También podemos encontrar en ocasiones más modos creativos de flash, como la sincronización a la cortinilla trasera o el ´flash lento´. Profesor Orlando Mellado Ayudante Jaime Latorre 2009 11