Lección 2 para el 9 de octubre de 2010 CALEB: VIVIR ESPERANDO
Algo más de un año después de su salida de Egipto, el pueblo de Israel llegó a Cadés, frente a Canaán. Desde allí, Moisés ...
Hechos objetivos: “ Y les contaron, diciendo: Nosotros llegamos a la tierra a la cual nos enviaste, la que ciertamente flu...
Caleb animó al pueblo a confiar en Dios hablando valerosamente y animándoles a la acción. “ La fe que Caleb tenía en el po...
Aunque el pueblo decidió no hacer caso a Caleb, éste no abandono su puesto ni les recriminó. “ Caleb era fiel y constante....
Caleb esperó pacientemente 40 años hasta que las promesas de Dios se cumpliesen por fin. Cuando la tierra fue repartida, C...
Dios había prometido a Caleb la tierra donde había estado con los espías 40 años antes (Números, 14: 24) Caleb se presentó...
Caleb quería que la nueva generación tuviera su propia experiencia de fe con Dios. Les animó a demostrar su fe en las prom...
“ Los siervos de Dios, ancianos y experimentados, son preciosos a su vista y no deben ser dejados de lado como si ya no fu...
… Si están conectados con Dios como debieran estar, valorarán más que el oro y la plata el consejo y la instrucción de eso...
Además de confiar en las promesas de Dios, Caleb fue un hombre generoso, dando más allá de lo que se le había pedido. “ Y ...
“ Mientras las cobardes huestes de Israel se volvieron al desierto donde finalmente cayeron en sus tumbas, Dios bendijo a ...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Caleb: Vivir esperando

2.655 visualizaciones

Publicado el

Resumen de la lección #02 del folleto de Escuela Sabática. Octubre - Diciembre 2010.

Publicado en: Meditación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
2.655
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
3
Acciones
Compartido
0
Descargas
75
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Caleb: Vivir esperando

  1. 1. Lección 2 para el 9 de octubre de 2010 CALEB: VIVIR ESPERANDO
  2. 2. Algo más de un año después de su salida de Egipto, el pueblo de Israel llegó a Cadés, frente a Canaán. Desde allí, Moisés envió 12 espías a recorrer la tierra. Éstos regresaron con una muestra de los frutos de la Tierra Prometida y se dispusieron a dar su informe ante la multitud congregada.
  3. 3. Hechos objetivos: “ Y les contaron, diciendo: Nosotros llegamos a la tierra a la cual nos enviaste, la que ciertamente fluye leche y miel; y este es el fruto de ella. Mas el pueblo que habita aquella tierra es fuerte, y las ciudades muy grandes y fortificadas; y también vimos allí a los hijos de Anac. Amalec habita el Neguev, y el heteo, el jebuseo y el amorreo habitan en el monte, y el cananeo habita junto al mar, y a la ribera del Jordán” (Números, 13: 27-29) Interpretación SIN Dios: “ Y hablaron mal entre los hijos de Israel, de la tierra que habían reconocido, diciendo: La tierra por donde pasamos para reconocerla, es tierra que traga a sus moradores ; y todo el pueblo que vimos en medio de ella son hombres de grande estatura. También vimos allí gigantes, hijos de Anac, raza de los gigantes, y éramos nosotros, a nuestro parecer, como langostas; y así les parecíamos a ellos” (Números, 13: 32-33) Interpretación CON Dios: “ Si Jehová se agradare de nosotros, él nos llevará a esta tierra, y nos la entregará; tierra que fluye leche y miel. Por tanto, no seáis rebeldes contra Jehová, ni temáis al pueblo de esta tierra; porque nosotros los comeremos como pan ; su amparo se ha apartado de ellos, y con nosotros está Jehová; no los temáis” (Números, 14: 8-9) Resultado: “ Mas los varones que subieron con él, dijeron: No podremos subir contra aquel pueblo, porque es más fuerte que nosotros” (Números, 13: 31) Resultado: “ Entonces Caleb hizo callar al pueblo delante de Moisés, y dijo: Subamos luego, y tomemos posesión de ella; porque más podremos nosotros que ellos” (Números, 13: 30)
  4. 4. Caleb animó al pueblo a confiar en Dios hablando valerosamente y animándoles a la acción. “ La fe que Caleb tenía en el poder de Dios fue lo que le dio el coraje para no temer a sus enemigos y lo capacitó para mantenerse firme e inamovible en defensa de lo correcto. La confianza en ese mismo poder del General de los ejércitos del cielo, le dará fortaleza y coraje a cada soldado de la cruz para vencer los obstáculos que parecen invencibles” E.G.W. (Review and Herald, 30 de mayo de 1912)
  5. 5. Aunque el pueblo decidió no hacer caso a Caleb, éste no abandono su puesto ni les recriminó. “ Caleb era fiel y constante. No era jactancioso, no hacía alarde de sus méritos y buenas obras; pero su influencia siempre estaba del lado del bien. ¿Y cuál fue su recompensa? Cuando el Señor pronunció sus juicios contra los hombres que habían rehusado escuchar su voz, dijo: "Pero a mi siervo Caleb, por cuanto hubo en él otro espíritu, y decidió ir en pos de mí, yo le meteré en la tierra donde entró, y su descendencia la tendrá en posesión" (Números 14:24). Mientras los cobardes y murmuradores perecieron en el desierto, el fiel Caleb tenía un hogar asegurado en la Canaán prometida. "Yo honraré a los que me honran", dice el Señor (1 Samuel 2:30)” E.G.W. (Testimonios para la iglesia, tomo 5, p. 283)
  6. 6. Caleb esperó pacientemente 40 años hasta que las promesas de Dios se cumpliesen por fin. Cuando la tierra fue repartida, Caleb fue nuevamente el representante de la tribu de Judá.
  7. 7. Dios había prometido a Caleb la tierra donde había estado con los espías 40 años antes (Números, 14: 24) Caleb se presentó ante Josué para reclamar esta promesa (Josué, 14: 6-15) No eligió las partes más fáciles de conquistar, sino precisamente aquella donde habitaban los gigantes que habían atemorizado tanto al pueblo. Si un anciano como él (85 años) podía conquistar la tierra fortificada de los gigantes, sería un ejemplo para que otros se atreviesen con conquistas más fáciles que ésta. RECLAMANDO LAS PROMESAS
  8. 8. Caleb quería que la nueva generación tuviera su propia experiencia de fe con Dios. Les animó a demostrar su fe en las promesas de Dios conquistando Quiriat Séfer, una de las ciudades mejor fortificadas y defendidas que quedaban por conquistar. Para ello ofreció como recompensa al vencedor la mano de su hija. “ Entonces Otoniel hijo de Quenaz y sobrino de Caleb capturó Quiriat Séfer y se casó con Acsa ” (Josué, 15: 17, NVI) Otoniel se convirtió en el primer juez de Israel
  9. 9. “ Los siervos de Dios, ancianos y experimentados, son preciosos a su vista y no deben ser dejados de lado como si ya no fueran útiles para su causa. Aunque ya no pueda esperarse que estén en plena actividad ni puedan llevar las cargas pesadas que llevaban anteriormente, y que ahora los obreros más jóvenes deben poner el hombro y llevarlas hacia adelante con fuerza, celo y responsabilidad, éstos deben con verdadera humildad reconocer, valorar y usar la sabiduría y consejo de los más experimentados…
  10. 10. … Si están conectados con Dios como debieran estar, valorarán más que el oro y la plata el consejo y la instrucción de esos siervos de Dios, gastados y probados en el servicio. Los que han trabajado por años como elegidos de Dios y han puesto todo su corazón en la obra, merecen toda nuestra confianza. El Señor continuará usándolos, mediante la voz o la pluma, y estará con estos veteranos que se han mantenido firmes en tiempos de peligro. Cuando el fundamento de los más jóvenes parezca debilitarse y su fortaleza sea puesta a prueba, el testimonio de estos viejos guerreros, como Caleb, será escuchado: "Subamos luego, y tomemos posesión de ella; porque más podremos nosotros que ellos" (Números 13:30). Si las voces incrédulas comienzan a escucharse, la fe de ellos producirá el cambio que llevará a una gloriosa victoria” E.G.W. (Pacific Union Recorder, 27 de marzo, 1902)
  11. 11. Además de confiar en las promesas de Dios, Caleb fue un hombre generoso, dando más allá de lo que se le había pedido. “ Y cuando ella se iba con él, la persuadió que pidiese a su padre un campo. Y ella se bajó del asno, y Caleb le dijo: ¿Qué tienes? Ella entonces le respondió: Concédeme un don; puesto que me has dado tierra del Neguev, dame también fuentes de aguas. Entonces Caleb le dio las fuentes de arriba y las fuentes de abajo” (Jueces, 1: 14-15)
  12. 12. “ Mientras las cobardes huestes de Israel se volvieron al desierto donde finalmente cayeron en sus tumbas, Dios bendijo a Caleb y Josué, sosteniéndolos para que entraran en la buena tierra, porque su informe había sido correcto y veraz delante de Dios. Nuestro poder no está en nuestros talentos ni en nuestros medios; tampoco en nuestra educación o popularidad. Solo se encuentra en nuestra voluntad de obedecer en forma abnegada a nuestro Señor Jesucristo. Los que se rinden a él y caminan en la luz, influirán en otros para que sigan ese camino. El poder mental puede ser de poca ayuda, incluso puede ser ineficiente a la vista de Dios. Pero el poder de una fidelidad humilde y de un corazón piadoso ejercerán una influencia que será irresistible” E.G.W. (The Youth 's Instructor, 6 de septiembre, 1894)

×