Jesus nuestro descanso
Próxima SlideShare
Cargando en...5
×

¿Le gusta esto? Compártalo con su red

Compartir
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    ¿Está seguro?
    Tu mensaje aparecerá aquí
    Be the first to comment
    Be the first to like this
No Downloads

reproducciones

reproducciones totales
3,511
En SlideShare
3,509
De insertados
2
Número de insertados
1

Acciones

Compartido
Descargas
14
Comentarios
0
Me gusta
0

Insertados 2

http://luzverdadera.blogspot.com 2

Denunciar contenido

Marcada como inapropiada Marcar como inapropiada
Marcar como inapropiada

Seleccione la razón para marcar esta presentación como inapropiada.

Cancelar
    No notes for slide

Transcript

  • 1. Jesús nuestro descanso Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas; porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga. (Mateo 11:28-30 RV1960) Yugo = Ley o dominio superior que sujeta y obliga a obedecer. Carga pesada, prisión o atadura. (Diccionario de la Real Academia Española) Así dijo Jehová: Paraos en los caminos, y mirad, y preguntad por las sendas antiguas, cuál sea el buen camino, y andad por él, y hallaréis descanso para vuestra alma. Mas dijeron: No andaremos. (Jeremías 6:16 RV1960) Puse también sobre vosotros atalayas, que dijesen: Escuchad al sonido de la trompeta. Y dijeron ellos: No escucharemos. Por tanto, oíd, naciones, y entended, oh congregación, lo que sucederá. Oye, tierra: He aquí yo traigo mal sobre este pueblo, el fruto de sus pensamientos; porque no escucharon mis palabras, y aborrecieron mi ley. (Jeremías 6:17-19 RV1960) Sendas antiguas = Palabra de Dios, Ley de Dios En kisé Moshé se sientan los soferim y los perushim. Así que cualquier cosa que le digan que [Moshe] dijo, tengan cuidado de hacerla. ¡Pero no hagan lo que ellos hacen, porque ellos dicen, pero no actúan! Ellos atan cargas tan pesadas a los hombros de la gente, pero no alzan un dedo para ayudar a cargarlas. (Mateo 23:2-4 MH-Sefarad) Y él dijo: ¡Ay de vosotros también, intérpretes de la ley! porque cargáis a los hombres con cargas que no pueden llevar, pero vosotros ni aun con un dedo las tocáis. (Lucas 11:46 RV1960) Ahora, pues, ¿por qué tentáis a Dios, poniendo sobre la cerviz de los discípulos un yugo que ni nuestros padres ni nosotros hemos podido llevar? (Hechos 15:10 RV1960) Estad, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres, y no estéis otra vez sujetos al yugo de esclavitud. (Gálatas 5:1 RV1960) Yugo de esclavitud = obras de la Ley, mandamientos y doctrinas de los hombres 1
  • 2. Este pueblo de labios me honra; Mas su corazón está lejos de mí. Pues en vano me honran, Enseñando como doctrinas, mandamientos de hombres. (Mateo 15:8-9 RV1960) Dice, pues, el Señor: Porque este pueblo se acerca a mí con su boca, y con sus labios me honra, pero su corazón está lejos de mí, y su temor de mí no es más que un mandamiento de hombres que les ha sido enseñado; (Isaías 29:13 RV1960) Porque dejando el mandamiento de Dios, os aferráis a la tradición de los hombres: los lavamientos de los jarros y de los vasos de beber; y hacéis otras muchas cosas semejantes. Les decía también: Bien invalidáis el mandamiento de Dios para guardar vuestra tradición. (Marcos 7:8-9 RV1960) Entonces entendieron que no les había dicho que se guardasen de la levadura del pan, sino de la doctrina de los fariseos y de los saduceos. (Mateo 16:12 RV1960) Los mandamientos y doctrinas de los hombres (la religión) es el yugo de esclavitud y una carga pesada que difícilmente podemos llevar. Los mandamientos de Dios, la Ley (Torá) son enseñanzas que si podemos cumplir, es un yugo fácil y una carga ligera para nuestras vidas. Los mandamientos de Dios son el descanso para nuestras almas, eso fue precisamente lo que el Maestro Jesús de Nazaret estaba enseñando. Jesús nunca enseñó en contra de los mandamientos de Dios, pues el hacía solo la voluntad del Padre y su doctrina no era de el sino del Padre. Jesús les respondió y dijo: Mi doctrina no es mía, sino de aquel que me envió. (Juan 7:16 RV1960) En esto conocemos que amamos a los hijos de Dios, cuando amamos a Dios, y guardamos sus mandamientos. Pues este es el amor a Dios, que guardemos sus mandamientos; y sus mandamientos no son gravosos. (1 Juan 5:2-3 RV1960) http://luzverdadera.blogspot.com 2