CUANDO
ESCRIBIR
DUELE
SAMUEL PARRA
CUANDO ESCRIBIR DUELE
SAMUEL PARRA
ACERCA DE LA OBRA
En el 2009 hubo un destape en mi
vida… descubrí que escribir duele
porque entre cada tecleo hervía la
he...
no hubo razones para ser feliz.
Siempre había un estigma, un cliché,
un bache que llenaba las calles de mi
vida. No tenía ...
Disfruten la lectura y si se deprimen
es porque pasaron por algo igual. Si
no se ponen tristes es porque
ustedes son más f...
ACERCA DEL AUTOR
Mi acta de nacimiento dice que nací
en Mazatlán, Sinaloa, México el 5 de
octubre de 1982. Samuel Parra
Ro...
Agustín con su libro “Dos Horas de
Sol” y el buen Charles Bukowski con
“Mujeres” respondieron a mis
preguntas más inquieta...
2001, hoy freelance y vendo pancita
los domingos.
ENTRE HORMIGAS, COLIBRÍES Y
UNA DAMA
Decidí escribir sobre hormigas y
colibríes. Piquitos rojos, alas
pequeñitas. Ojos mir...
preguntado? Como el trovador
oriundo de Cuba, Alejandro García
"Virulo" que conoció a un colibrí", en
mi caso gané la amis...
sombrillas, a la voz de Fernando
Delgadillo. Entienden lo que digo,
detengo mis pies, estoy a su altura,
somos iguales, de...
se divierte. No encajaba con los
colibríes, menos con las hormigas.
"Quiero aprender de ti, por eso me
metí a tu blog, mej...
"Para que ninguno,
ni hombre ni dios,
nos llame partidos
como luna y sol;
para que ni roca
ni viento errador,
ni río con v...
amistad, todo. Soy amigo de
hormigas y colibríes, nada más.
Todavía falta tiempo para que parta
de este plano terrenal, de...
FANTASMAS DEL CÁNCER
¿Puede una revista de espectáculos
espantar a los fantasmas del
cáncer? Es una enfermedad
silenciosa,...
Y rápidamente va moviéndose entre
países, saltando fronteras,
evadiendo puntos de vigilancia y
migración. Carece de pasapo...
pacientes de pie que bancas ya
ocupadas, aparte de miedo se siente
calor, trabaja a marcha forzada el
aire acondicionado.
...
Olvidó la revista de espectáculos
durante su viaje. Se quedó en su
bolsa color negro, decorada con
piedras brillantes y di...
UN CLUB PERVERSO
Los miembros de un club perverso
convencieron a los incrédulos de
unírseles. Había cinco oyentes,
apartad...
los cables eléctricos. Mejor el
universo hace sus averiguaciones,
déjenlo a la suerte.
Un club perverso me reclutó, a
camb...
Lager, Budwiser, Heinekan y entre
otras.
Los apasionados de la literatura
tienen su club de lectura, los
neuróticos se sum...
¿Realidad o ficción? El Club
Perverso existe. No hay fantasía. De
mis letras queda un vacío. Entre
metáforas, ideas revuel...
MARÍA SE REINVENTÓ ESA
NOCHE
María se reinventó esa noche.
Profanó la tumba de su madre a las
tres de la madrugada, hora s...
pendían de sus muñecas agarraron
el cadáver levantándolo como res al
matadero.
De sangre al polvo, sueños a la
pesadilla, ...
VIVO CON PROSTITUTAS
La vida puede ser como una
prostituta. Un día se nos ofrecerá
acercamos a ella, abrazarla, llenarla
d...
invitación para visitarme, acude a mi
melancolía como las abejas a la
miel.
Por favor no llores si escribes tus
memorias, ...
Castillo, "Lugar común la muerte", de
Tomas Eloy Martínez, "Rayuela" de
Julio Cortazar, "Ernesto Guevara
también conocido ...
EL DISTRITO FEDERAL Y YO
LA CASA DE LOS GIRASOLES
Alguien me espía en la casa que
habito en el Distrito Federal.
De día, a...
En las escaleras me topo con una
ventana, la casera siempre recorre la
cortina para que entre la luz del sol.
Me asomo tam...
grande de la casa, me esperó una
mesa rectangular con diez asientos,
una fuente hecha con piedra de río y
pegada a la pare...
son los cajones mientras se
mantienen en su gaveta, inmóviles
en ese cuarto. Todo permanece
inerte, en su sitio, pero sosp...
un refrigerador y mucho menos
entrarían por la pequeña puerta.
Sobre la pared pegada al baño está
el closet, después la ve...
hogar y creo que las ventanas me
traicionan cuando amanece soleado.
EL DISTRITO FEDERAL Y YO
DESDE EL AIRE TE CONOCÍ
Todavía se mantiene fresco el
recuerdo de mi llegada al Distrito
Federal....
Busqué y busqué en internet, ni
siquiera un libro turístico me auxilió,
para conocer la Ciudad de México.
Descubrí a un gi...
Abracé el anonimato, me escondí
entre sus barrios y mágicas colonias.
Mi acento sinaloense me delató, era
un mazatleco ent...
vuelos nacionales, ahí me saludó y
caminamos hasta el
estacionamiento para movernos a la
Colonia Hipódromo Condesa.
A medi...
quincenal que no rinde, lo
exprimimos hasta sacarle las últimas
gotas: ocho pesos para un torta de
tamal y cinco para un j...
EL DISTRITO FEDERAL Y YO
INDOCUMENTADO EN
MONTERREY
Me sentí como un indocumentado en
mi propio país. Con una cobija me
ta...
Atravesamos la Avenida Díaz Ordaz
con destino a Saltillo, Coahuila.
Desconozco cómo nos acomodamos
en la caja de la camion...
suelo de la caja, nadie estaba de pie
o sentado sobre el borde de la
camioneta. ¿Qué estupidez de los
regios? Esto nomas o...
estaba libre me sentía atrapado,
acorralado por cuatro paredes de
metal sobre una máquina en
movimiento. Compartí el miedo...
EL DISTRITO FEDERAL Y YO
LA DULCE VIDA DEL SAZONADO
FEDERAL
El inhóspito Distrito Federal.
Fantasmas que rondan sus calles...
norte para ellos, menos Chiapas,
Tabasco, Yucatán. Se encierran en
su centro y no salen de ahí. El
sentimiento de haber si...
pasos a desnivel, en callejones,
avenidas, camellones, afuera de
tianguis, sobre carritos de mandado,
en canasta, recargad...
tuve que decidir cuál sería mi cena.
Mis opciones fueron
A) Una sopa Maruchan (para
quienes no conocen es una sopa de
fide...
orino mis boxers porque no alcancé
a correr al baño.
Al final, para mi buena suerte, Dios
se acordó de mí y con infinita g...
al Defectuoso Federal. Su comida
insalubre aun no me vence y me
retiraré invicto de sus calles con una
torta de tamal bajo...
EL DISTRITO FEDERAL Y YO
EMOS DE LA INSURGENTES
Afuera de la estación del Metro
Insurgentes yace una manada de
seres irrea...
Díaz Ordaz que designara un
comboy del Ejército para apresarlos
y molerlos a palos. Probablemente
no lo sabremos pero la h...
por sus atavíos: Los hombres con
pantalones pegados al cuerpo, quizá
al alto vacío lo que presiona sus
órganos genitales y...
Una amiga vive cerca de la Estación
Insurgentes, le pregunté ¿Son los
Emos violentos? Ella respondió que
no. Otro amigo me...
EL DISTRITO FEDERAL Y YO
TLATELOLCO
A nadie le importó desde que punto
admiró aquel instante del 2 de
Octubre cuando Tlate...
disparadas en picada inclinada
contra el cuerpo de estudiantes.
Porque los niños se convirtieron en
hombres cuando sus cue...
de los ojos porque tu hijo se las llevó
todas en una noche de llanto.
EL DISTRITO FEDERAL Y YO
LA COCINA Y ROPA SUCIA
De paso escucho a Julieta Venegas,
"el presente", estoy en un pasillo que
...
ES LO ÚNICO QUE TENGO, ES LO
ÚNICO QUE HAY".
Llega una segunda persona, al
parecer la "cha cha" o sirvienta no sé
cómo las...
Ósea las lavanderías por aquí
cuestan un huevo y la mitad de otro,
casi 50 pesos. Amigos es Hipódromo
Condesa donde vivimo...
EL DISTRITO FEDERAL Y YO
TERTULIA
La tertulia compromete secretos.
Envuelve anécdotas. Sinceridad que
obliga. Palabras mud...
UNOs idolatran la figura paterna,
otros la odian, se cobijan en la madre
bajo sus faldas. "LES HACEMOS
JUSTICIA CON NUESTR...
EL DISTRITO FEDERAL Y YO
¿PACÍFICO, INDIO O PULQUE?
Para un mazatleco es difícil
despegarse de la cerveza pacífico.
Llegas...
Y los chilangos tiene su pinche
pulque baboso. Aunque ya usé la
palabra "pinche" en tono despectivo,
el término "baboso" e...
son vagos, la descripción es torpe.
Yo tengo hueva.
EL DISTRITO FEDERAL Y YO
TAQUERÍA KALIMAN
De pronto me di cuenta que había
roto mi propósito.
TIPO 1: ¿No tienen hambrita?...
organismo y valí madre ajajaja la
tentación provocó esto.
Hoy escribiré poco porque ya es
noche y debo dormir...
EL DISTRITO FEDERAL Y YO
HOMO CHILANGUS
Homo: hombre
Chilangus: ser extraño, arizco,
ignorante, pésimo para orientar e
inc...
pesadas y amargas por los muertos.
Vibras alérgicas por los reclamos y
gritos de miles de estudiantes que
pugnaron por lib...
Inevitable porque no escapas del
trabajo, las ataduras quieren
prenderte ahí pero vale madre hay
que sacarles la vuelta y ...
EL DISTRITO FEDERAL Y YO
EL ZÓCALO APESTA
Qué insignificante es el zócalo. Un
cuadro de loza nada más. Su gloria
está rele...
edificios que para mí eran como una
fuente que me ahogaban con su
grandeza. Y los habitantes del
Distrito Federal se pierd...
inspiración y brazo suelto de
improvisación
¿QUÉ TIENE MÉXICO? Un chingo
de calles, avenidas, ejes viales, vías
alternas. ...
EL DISTRITO FEDERAL Y YO
YO NO SOY DANTE
A 11 mil metros la tierra era distante.
La altura me dejó intimidar con las
nubes...
entre edificios condominales
Infonavit Style. Sus ciudadanos
corren pavorosos como hormigas
huyéndole al fuego de un ceril...
EL DISTRITO FEDERAL Y YO
MERCEDES ¡ERES UNA MIERDA!
Hoy escribiré lo que siento. Siempre
lo hago. Aquí voy...
Mercedes, gr...
voz interior que llamamos
"consciencia" y escribí "Mercedes
eres una mierda" en mi MSN Y
BLOG.
Según el Diccionario de la ...
recibí su mensaje en mi cel cuando
ya la esperaba afuera del metro.
3. f. Capacidad de los seres
humanos de verse y recono...
desilusión, una amiga, un amigo, un
padre, un primo, un hermano, una
madre, un tío, un profesor, un
colega, un mundo llama...
expreso con mi boca, de viva voz
jamás diré "Mercedes eres una
mierda" porque disfruto más cuando
lo leo.
En el 2009 hubo un destape en mi vida…
Descubrí que escribir duele porque entre cada tecleo hervía la herida de mi
corazón...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Cuando Escribir Duele

1.059 visualizaciones

Publicado el

En el 2009 hubo un destape en mi vida… descubrí que escribir duele porque entre cada tecleo hervía la herida de mi corazón, una llaga inquietante por cada anécdota, vivencia, momento y desinterés por ser feliz que me motivaba a la destrucción. Escribir duele porque son los demonios quienes se abrían paso sobre las páginas y marejadas de palabras

Publicado en: Entretenimiento y humor
0 comentarios
2 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
1.059
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
8
Acciones
Compartido
0
Descargas
6
Comentarios
0
Recomendaciones
2
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Cuando Escribir Duele

  1. 1. CUANDO ESCRIBIR DUELE SAMUEL PARRA
  2. 2. CUANDO ESCRIBIR DUELE SAMUEL PARRA
  3. 3. ACERCA DE LA OBRA En el 2009 hubo un destape en mi vida… descubrí que escribir duele porque entre cada tecleo hervía la herida de mi corazón, una llaga inquietante por cada anécdota, vivencia, momento y desinterés por ser feliz que me motivaba a la destrucción. Escribir duele porque son los demonios quienes se abrían paso sobre las páginas y marejadas de palabras. Lo malo tundía con esmero a los pocos racimos de esperanza que sin esfuerzo cosechaba. Aclaro que el material aquí publicado fue seleccionado con un interés: desmarcar lo bueno del dolor, purgar la alegría de la miseria y poder sentir la agonía de quien escribió estos textos. ¿Por qué escribir de la tristeza y no la felicidad? Porque durante el 2009
  4. 4. no hubo razones para ser feliz. Siempre había un estigma, un cliché, un bache que llenaba las calles de mi vida. No tenía pavimento firme por donde caminar, ya de chapopote están llenas las calles y con lágrimas las adorné. La redacción de la obra está basada en tecleos joviales, decidí respetar el uso alternado de palabras mayúsculas y minúsculas, así como términos coloquiales de los chavos. En su momento, José Agustín revolucionó la literatura en México con su obra cumbre “La Tumba”, no pretendo escribir como él pero sí me siento influenciado por sus libros. De ante mano, pido una disculpa si alguien se siente ofendido por lo que escribí. Estas eran mis reacciones ante la vida que llevaba y descargaba mi furia a través de la escritura.
  5. 5. Disfruten la lectura y si se deprimen es porque pasaron por algo igual. Si no se ponen tristes es porque ustedes son más felices que yo.
  6. 6. ACERCA DEL AUTOR Mi acta de nacimiento dice que nací en Mazatlán, Sinaloa, México el 5 de octubre de 1982. Samuel Parra Rodríguez y María Antonieta Sánchez Sánchez me registraron como su hijo legítimo donde no hubo cuna por cuna, mamila por mamila, todo fue legal a los ojos de Dios y el Juez Civil. De niño tuve una infancia fugaz porque mi mamá me metía a la casa a las 7 de la noche mientras mis amiguitos seguían jugando. En esos momentos de soledad obligatoria descubrí mi pasión por los comics, comencé a dibujar monitos creando historias fantásticas desde las 9 hasta los 24 años. En ese inter la literatura tocó a mis puertas con una estampida de deseos sexuales que todo joven tiene después de los 21 años. Sí, llegué tarde a la repartición de condones y pláticas de sexualidad pero el maestro José
  7. 7. Agustín con su libro “Dos Horas de Sol” y el buen Charles Bukowski con “Mujeres” respondieron a mis preguntas más inquietantes -¿Por qué nací?- y -¿Si ya nací qué hago? A mis 33 años de edad trabajo como Community Manager en la agencia automotriz Nissan Vamsa Mazatlán. Trabajo como Dircom out sourcing para líderes de opinión desde el 2012 hasta a la fecha. Escribí el libro “En la piel de un adicto” cuya trama se basa en los trastornos de conducta alimenticia que padezco como Comedor Obsesivo Compulsivo y bulímico; escrito como novela narro la niñez de un niño obeso mientras lucha contra el bullyng de su enfermedad. Colaboro con el suplemento cultural Astillero, de editorial Noroeste, donde publico textos de distintos géneros editoriales como reportajes, crónicas y entrevistas. Periodista desde el
  8. 8. 2001, hoy freelance y vendo pancita los domingos.
  9. 9. ENTRE HORMIGAS, COLIBRÍES Y UNA DAMA Decidí escribir sobre hormigas y colibríes. Piquitos rojos, alas pequeñitas. Ojos mirones, antenas sensibles. Así describo mis emociones, aletean como viento huracanado, avanzan en trote presuroso cargando más peso mientras la consciencia tambalea a nivel del suelo. ¿Día o noche? Contraste. Muchos puntos negros sobre una pared amarilla. En movimiento andan hacia el cielo, vía vertical, cúpula celeste y abajo cientos de cabezas tan pequeñas como la punta de un alfiler. Iban siete hormigas cargando un inserto sin vida. ¿Almuerzo? ¿Trofeo? No lo sé. Este insecto carga cuatro veces su peso, otros dicen que cincuenta. ¿Alguien les ha
  10. 10. preguntado? Como el trovador oriundo de Cuba, Alejandro García "Virulo" que conoció a un colibrí", en mi caso gané la amistad de una dama, amante de la naturaleza. Hablaba con las plantas, ramera sociable y no sexual sino de ramas, hierbas, pétalos, botones y raíces. Título digno a la fémina, que si Afrodita era la diosa griega de la belleza, cuya labia era sábila, sílaba, labia, lascivia, otra anécdota de la señora Ramos que contaré después. No me gusta platicar con colibríes, apenas entabló un diálogo y se marchan, adiós o hasta luego no existen sólo exhiben su pico presumiendo virilidad y rastros de polen. Prefiero las migajas de pan, porciones pequeñas, amigas miles, ellas son hormigas. De género "la" pero sexo masculino y femenino; reinas, obreras y soldados. Días de
  11. 11. sombrillas, a la voz de Fernando Delgadillo. Entienden lo que digo, detengo mis pies, estoy a su altura, somos iguales, destapo la "chómpira" quitándome el sombrero como ellas sin paliacate entre sus antenas, aguerridas, duras para cansarse y aire falta para seguirles el ritmo, cansancio a mis músculos, mente sobre materia. "¡Hey deténganse les digo!" La vida es igual, no espera a nadie, quedas a la orilla del camino si bajas el ritmo. Hacía tiempo sin escribir sobre las páginas virtuales de "La Gacha Manzana X". Pensándolo bien, hacía tiempo sin escribir sobre una decisión que tomé. ¿Qué tan importante es mantener una amistad? Por un lado, las hormigas son pequeñas, muchas y muerden, mientras que los colibríes desayunan, comen y cenan volando porque el tiempo "vuela" cuando uno
  12. 12. se divierte. No encajaba con los colibríes, menos con las hormigas. "Quiero aprender de ti, por eso me metí a tu blog, mejor sigamos siendo amigos y ya no seas sangrón conmigo", eso me dijo una damita. Justa razón tenía. Me comporté como una hormiga, cargando mucho peso encima sin prestar atención a lo sensible de mis antenas. Pecado del colibrí: decisiones rápidas, vida acelerada, no hay tiempo para pensar sólo picar y polinizar. Hace mucho alguien me habló de Lucila de María del Perpetuo Socorro Godoy Alcayaga , alías "Gabriela Mistral" (poetiza chilena y ganadora del Premio Nobel de Literatura en 1945) me recomendó leer su poema "Adiós", según quien me recomendó a la escritora tengo un estilo similar al usar contrastes, por ejemplo ella escribió esto:
  13. 13. "Para que ninguno, ni hombre ni dios, nos llame partidos como luna y sol; para que ni roca ni viento errador, ni río con vado ni árbol sombreador, aprendan y digan mentira o error del Sur y del Norte, del uno y del dos!". ¿Verdad o mentira? No lo sé. Reconozco que cada letrado asume un estilo venido en años pero escribir como un Gabriel García Márquez no lo creo, sólo uno. Se llama Gabriela. La dama quien me pidió no ser sangrón ni patán. Intenté alejarme de su vida, no pude, evitar ser dañado, no pude. Corrí el riesgo, apuesto a su cariño, su
  14. 14. amistad, todo. Soy amigo de hormigas y colibríes, nada más. Todavía falta tiempo para que parta de este plano terrenal, de momento, conviviré con los humanos, mi raza de nacimiento, mientras que las alas pequeñitas y ojos mirones no me lleven a su lado.
  15. 15. FANTASMAS DEL CÁNCER ¿Puede una revista de espectáculos espantar a los fantasmas del cáncer? Es una enfermedad silenciosa, Amalia nunca escuchó los pasos del ladrón de salud que invadió su cuerpo. Como todo gran golpe lo planeó cauteloso, el momento oportuno llegaría. Un descuido de Amalia fueron segundos de ventaja, allá iba el cáncer, hacia la matriz de esta mazatleca. El oncólogo que atendió a Amalia sabía a qué se enfrentaba. Los expertos lo describen como un enemigo público, peligroso, hace miles de copias de sí mismo, cuando termina deja un tumor, apenas es el comienzo.
  16. 16. Y rápidamente va moviéndose entre países, saltando fronteras, evadiendo puntos de vigilancia y migración. Carece de pasaporte o lugar de nacimiento, se rige por el cuarto signo zodiacal y tiene visa universal. Muchos organismos internacionales de salud lo tienen fichado, la Sociedad Americana del Cáncer reveló que en el mundo murieron 7.6 millones de personas durante el 2007... Amalia no quiere ser una estadística. La joven afectada no pierde su tiempo, cada minuto le cuesta un día de vida. Ese valor desaparece, fugaz como los segundos mientras ella espera su turno, en la sala de urgencias de la Clínica 03 del Seguro Social. Las paredes azules encierran un vacío de ansiedad. Hay más
  17. 17. pacientes de pie que bancas ya ocupadas, aparte de miedo se siente calor, trabaja a marcha forzada el aire acondicionado. Sin moverse de su silla Amalia viajó a lugares que sólo ella conoce, por un momento esa revista de espectáculos espantó a los fantasmas del cáncer. Pudo fugarse hacia la libertad, atrás dejó los olores a medicina. Voló con dirección al cielo, abajo se quedó la farmacia carente de medicamentos, los pacientes que dudan si ese día saldrán de la clínica caminando o en camilla. Amalia tomó quizá la mejor decisión, abandonó el edificio repleto de trámites y burocracia. Sus manos se convirtieron en alas para planear hasta que se cansara. De pronto, regresó a la realidad, nunca se fue de la sala de espera.
  18. 18. Olvidó la revista de espectáculos durante su viaje. Se quedó en su bolsa color negro, decorada con piedras brillantes y diamantinas. Amalia la sacó de ahí, decidió hojearla como si fuera la primera vez. A la mitad de la revista detuvo su lectura. La secretaría del médico familiar la buscó gritando su nombre, "¿Amalia?", la paciente respondió. Todavía no era mi turno para pasar, faltaban tres pacientes. No me percaté a qué hora salió Amalia del consultorio familiar. La banca se quedó sola, también su revista. PD. TIENES TU RESPUESTA GABRIELA. GRACIAS POR LA INSPIRACIÓN.
  19. 19. UN CLUB PERVERSO Los miembros de un club perverso convencieron a los incrédulos de unírseles. Había cinco oyentes, apartados de la reunión, entre botellas de cerveza, limones sin vida ni jugo, saleros a la deriva bajo luces multicolores, los adictos se presentaron: cerveza, cigarro, pereza, rutina, lujuria y gula. Escucho Arctic Monkeys, un grupo de rock indie británico. Hace 24 horas aproximadamente ardió el Mercado Municipal José María Pino Suárez, las llamas casi consumieron al gigante de hierro, dejándole una cicatriz imborrable. A diferencia del gigante egoísta, que describió Oscar Wilde en su cuente, el coloso mazatleco sobrevivió a la desgracia. Quizá un atentado, probablemente una mala racha de copas, culpan a
  20. 20. los cables eléctricos. Mejor el universo hace sus averiguaciones, déjenlo a la suerte. Un club perverso me reclutó, a cambio abandoné mi trabajo. Renuncié a nueve años de conocimientos, el tramo de una jubilación caminada diría un amigo escritor, los mozos nueve años que dediqué ya son historia, siempre lo fueron, ayer agregué nostalgia. La candidatura es fácil, el club perverso admite a quien sea. Acepta tu compromiso, abandona todo lo que tienes, sin mirar atrás, no llores ahora porque después necesitarás esas lágrimas. Abraza al día siguiente, rechaza el destino porque es sostén de los ignorantes. Todos vivimos en un club perverso. Habemos quienes tomamos cerveza Tecate Light, Indio y Pacífico. Otros prefieren la marca Modelo, XX
  21. 21. Lager, Budwiser, Heinekan y entre otras. Los apasionados de la literatura tienen su club de lectura, los neuróticos se suman en un gremio interesante. Imagínense en una reunión de neuróticos anónimos. Alguien trae un arma y mata a un miembro del grupo. ¿Los presentes conservarán la calma? ¿Cuántos intentarán detener al agresor? ¿Cuántas balas tiene el arma? ¿Tendrá buena puntería el victimario? ¿Los neuróticos perderán la cordura? ¿Quién es quién? Salirse del Club Perverso es ilógico. La membresía expira cuando mueres. Las regalías vienen impresas en tu piel, lo inhalas a cada momento, te inyectas adrenalina y fumas marihuana para volar. ¡Qué viaje haces!
  22. 22. ¿Realidad o ficción? El Club Perverso existe. No hay fantasía. De mis letras queda un vacío. Entre metáforas, ideas revueltas, saltos imaginarios queda una pregunta... ¿Por qué? Porque soy infeliz.
  23. 23. MARÍA SE REINVENTÓ ESA NOCHE María se reinventó esa noche. Profanó la tumba de su madre a las tres de la madrugada, hora selecta por los satánicos para realizar su Misa Negra. Olvidó que las mujeres son delicadas, una brisa puede lastimarlas, el aleteo de una gaviota, a María ni soplándole la tumban. El campo santo estaba vacío, la noche fue el testigo de su fechoría, se remangó las mangas de su blusa y desenterró a su madre, muerta hace 10 años. Como pudo abrió el ataúd, ni Dios lo hizo para reclamar aquella alma, ella sí lo intentó. A sus manos desnudas les debía la ironía de su acto, sin miedo aquellos ganchos que
  24. 24. pendían de sus muñecas agarraron el cadáver levantándolo como res al matadero. De sangre al polvo, sueños a la pesadilla, llanto a la locura. María se reinventó esa noche, coronó su hazaña callando a los grillos, por sus caderas rozó la pelvis de su madre, causó gracia su actuación, las calaveras sobre el suelo fueron severos con ella. Nada había de malo en el panteón, sólo desapareció el hueso sacro y la intimidad de una dama que quiso nacer otra vez. María se reinventó esa noche. Profanó la tumba de su madre a las tres de la madrugada, hora selecta por los satánicos para realizar su Misa Negra.
  25. 25. VIVO CON PROSTITUTAS La vida puede ser como una prostituta. Un día se nos ofrecerá acercamos a ella, abrazarla, llenarla de caricias pero sin enamorarnos. Después la desechamos, inclinamos nuestra fe hacia la verdad científica, probabilidad en los hechos. Nos gana lo incierto, infortuno el camino tomado. Maldecimos a la madre sin culpa, la nos volteó su cara y exclamo "pUTA mADRE". A veces me levanto por las noches pensando que todavía estoy en el Distrito Federal, en la selva de concreto, la ciudadela de los millones de habitantes, el palacio flotante sobre su nube de esmog. Me dejo conquistar por la nostalgia, agradable compañera a cualquier hora del día, no precisa una
  26. 26. invitación para visitarme, acude a mi melancolía como las abejas a la miel. Por favor no llores si escribes tus memorias, mejor relájate y cuéntame cómo te has adaptado otra vez a la vida diaria, con tu trabajo pesado, estresante y lleno de sorpresas, dulce y amargo es el periodismo. Vaso de adrenalina que se vacía rápido y lo llenas despacio. Libretas de taquigrafía. Marca "Estrella". Corto con espiral. Contiene 80 hojas. Papel bond de 52 gramos por metro cuadrado. Atrás de este texto está un librero, estoy en tu lugar y tus ojos deberían observar los siguientes títulos que los míos miran como "Johnny cogió su fusil" de Dalton Trumbo, "Sobre la marcha" de Luis Spota, "Historia verdadera de la conquista de la Nueva España", de Bernal Díaz del
  27. 27. Castillo, "Lugar común la muerte", de Tomas Eloy Martínez, "Rayuela" de Julio Cortazar, "Ernesto Guevara también conocido como El Che", de Paco Ignacio Taibo Dos. Más arriba del librero cunde la oscuridad, quedó corta la lámpara de pedestal, su presencia no ilumina más que su base dorada y largo cuello verde coronado por un sombrero en forma de volcán chato. Un cantante me pide que no llore esta noche, trae sus pistolas enfundadas, listas para desnudarlas y hacerlas gritar. Tiro rosas a sus pies a fin de no matarme esta noche. Por ahora me niego a continuar, los pecados de la luna recién parida suspiran y aspiran cierta esencia extraña, néctar de duraznos carnosos, hablas entre sus pliegues, derramas jugo azucarado, licor dulce para dos.
  28. 28. EL DISTRITO FEDERAL Y YO LA CASA DE LOS GIRASOLES Alguien me espía en la casa que habito en el Distrito Federal. De día, abro la ventana de mi habitación, asomo la cabeza para distinguir a las nubes blancas del esmog. Creo que alguien me mira cuando amanece soleado, yo no distingo quién es y lo busco adentro y afuera de la "Casa de los girasoles". Me aprisioné en mi habitación, soy rehén de mis sospechas e intuiciones porque no sé contra quién lucho. Trato de no pasar mucho tiempo encerrado, abandono ese cuarto y recorro un pasillo para llegar a la cocina, que está en la planta baja de la casa.
  29. 29. En las escaleras me topo con una ventana, la casera siempre recorre la cortina para que entre la luz del sol. Me asomo también a esa ventana, para mirar hacia la calle Puerto Real, y atrás de mí se escuchan ruidos. Volteo y no hay nadie. Di la espalda a la ventana porque oí el sonido de ramas moviéndose, como si alguien levantara su cabeza entre la maleza. En ese pasillo no hay ramas, ni macetas, sólo la planta de girasoles artificial que descansa sobre una repisa de madera. Llegué a la cocina porque tenía sed, bebí agua hasta saciarme y la hija de la casera, Noemí, me llamó desde el comedor. Antes de llegar al comedor anduve por un pasillo que tenía colgado un espejo y un mapa del Distrito Federal. Salí a la habitación más
  30. 30. grande de la casa, me esperó una mesa rectangular con diez asientos, una fuente hecha con piedra de río y pegada a la pared, además de una banca de madera que adornaba el comedor. Noemí y yo compartimos quince minutos de plática. Me paré a su izquierda, con mi pelo sin peinar, de barba, vistiendo playera negra, short a cuadros y sandalias. Ella vestida con camisa blanca de manga larga, falda negra y medias del mismo color. Ese día calzó zapatos de tacón alto, color negro. Alrededor de la fuente se levanta una enredadera artificial de girasoles, la planta trepa hasta el techo donde reina un traga luz colándose la cálida presencia del astro sol. El comedor se ilumina con natural efecto, los únicos rincones oscuros
  31. 31. son los cajones mientras se mantienen en su gaveta, inmóviles en ese cuarto. Todo permanece inerte, en su sitio, pero sospecho de los girasoles. Las paredes escuchan mis conversaciones, primero desconfié de mi casera y de los otros inquilinos de la casa. Descarté ambas posibilidades con el paso de los días porque mi vida era muy aburrida para ellos. No alcancé Rosca de Reyes el seis de enero, un día antes llegué al Distrito Federal, por conocer la ciudad no probé el tradicional pan. Regresé a casa a las ocho de la noche, de mí andar turístico, y me encerré en mi habitación. Mi habitación mide 4 por 5 metros aproximadamente, entrando por la puerta a la izquierda está el baño, un cuarto donde no cabría una estufa y
  32. 32. un refrigerador y mucho menos entrarían por la pequeña puerta. Sobre la pared pegada al baño está el closet, después la ventana. Frente a este hueco está una cómoda con un televisor encima, un frigo bar y una repisa con espejo. Además de dos camas y en medio un buró con una lámpara decorada con girasoles. Cada noche reviso la habitación, busco cualquier cosa que se vea sospechosa y parezca objeto de espías: cámaras y micrófonos ocultos. Aluciné, huele a girasoles. Duermo ocho horas aproximadamente, mi cuerpo descansó pero mi mente tiene insomnio... la lámpara sigue sobre el buró. A la cuenta van cuatro meses viviendo en el Distrito Federal, la "Casa de los girasoles" aún es mi
  33. 33. hogar y creo que las ventanas me traicionan cuando amanece soleado.
  34. 34. EL DISTRITO FEDERAL Y YO DESDE EL AIRE TE CONOCÍ Todavía se mantiene fresco el recuerdo de mi llegada al Distrito Federal. Aun me aterra la idea de subir a un avión para regresar a Mazatlán, así llegué al DF y volé encima de sus edificios sombríos, secos de vida. Los envuelve una cortina tóxica de gases, como una manta que les cae desde el cielo cada día. Sobrevolamos el Castillo de Chapultepec, el Monumento a los Niños Héroes, parte de la Avenida Reforma e incontables edificios populares cuyo nombre hoy no recuerdo. Por fin se descargó el disco de Ricardo Arjona, son las 23:05 y mis ánimos regresan con "Pingüinos en la cama".
  35. 35. Busqué y busqué en internet, ni siquiera un libro turístico me auxilió, para conocer la Ciudad de México. Descubrí a un gigante dormido, soñoliento pero a veces sonríe y es egoísta como aquel ser que describió Oscar Wilde en su cuento "El gigante egoísta". La historia se basa en un enorme personaje, gruñón y sin amigos, su vida cambió cuando un grupo de niños le enseñó a vivir plenamente. Nosotros somos los niños, unos inquietos mexicanos ajenos al Distrito Federal, queremos cambiar a los capitalinos, enseñarles los ánimos de quienes vivimos en el norte pero su monotonía los hunde en una pesadez que atrofia corazones, alma y vida. Desde el aire conocí al Distrito Federal, nos encaramos él y yo a las 9:00 horas. No le avisé cuándo vendría, ni cuáles eran mis motivos para caminar sobre sus calles.
  36. 36. Abracé el anonimato, me escondí entre sus barrios y mágicas colonias. Mi acento sinaloense me delató, era un mazatleco entre millones de "chilangos" y la boca del monstruo se abrió ante mí. Le conocí muchas voces, a la ciudad de los pasos superiores. Reconocí la selva de concreto, me acorralaron fieras de dos piernas, ojos saltones, pelo chino sin peinar y morenos descendientes de los aztecas. "Míralos nada más, parecen changos estos chilangos", fue mi impresión en el aeropuerto internacional Benito Juárez. A las 9:30 horas, del cinco de enero, ya tenía mis maletas en mano y esperaba que alguien pasara por mí para llegar a mi nueva casa. La espera no demoró, quise minutos después la hija de mi casera, Noemí, legó a la "ALA A" donde arriban los
  37. 37. vuelos nacionales, ahí me saludó y caminamos hasta el estacionamiento para movernos a la Colonia Hipódromo Condesa. A media mañana, de aquel frío y nublado lunes de enero, llegué a mi nuevo hogar, la "Casa de los girasoles"... Continuará. PREVIAMENTE Son las 22:40 horas en el Distrito Federal. Desde mi computadora descargo el disco "Adentro", de Ricardo Arjona para inspirarme en esta entrada de mi blog. Escribo sin ánimo. La ciudad me deprime. Perdió su magia porque ya no me asombra. Sus millones de habitantes aceleran su paso, quieren ganarle al verde del semáforo, a las puertas que se cierran solas en el metro, a el microbús que no hace paradas continuas y al sueldo
  38. 38. quincenal que no rinde, lo exprimimos hasta sacarle las últimas gotas: ocho pesos para un torta de tamal y cinco para un jugo boing. Vivir al 110 por ciento es la premisa de los habitantes del Distrito Federal, no basta ya el 100 por ciento porque nadie quiere ser mediocre ni llegar tarde a su trabajo. Y desde enero, que habito esta metrópoli, reconozco que Mazatlán no es aburrido, me gusta, pero disfruto el estrés de una metrópoli como esta.
  39. 39. EL DISTRITO FEDERAL Y YO INDOCUMENTADO EN MONTERREY Me sentí como un indocumentado en mi propio país. Con una cobija me tapé, me dijeron que permaneciera quieto, sin moverme en la caja trasera de una camioneta Ranger color negro de modelo ochentero. Abajo de la cobija no tenía contacto con el exterior, mi único escape a ese claustro era un amigo que tenía a mi izquierda y una amiga pegada a él, los tres compartimos ese momento. Éramos cómplices de un hecho ilícito y a la vez una tontería que ocurrió el Viernes Santo, casi a las 20:00 horas, cuando la camioneta circuló sobre la carretera nacional en Monterrey, Nuevo León.
  40. 40. Atravesamos la Avenida Díaz Ordaz con destino a Saltillo, Coahuila. Desconozco cómo nos acomodamos en la caja de la camioneta. Yo obeso con más de 100 kilogramos encima, mi amigo un flacucho de 50 kilogramos a lo mucho y la tercera compañera pesando 45 kilos. El espacio no era más grande que el closet de una casa de interés social de las más baratas y accesibles en el mercado. Además en el mismo espacio iba una hielera cargada de comida, un asador de metal, bolsas con platos y cubiertos desechables y tres refrescos de tres litros cada uno. Con todo eso en la camioneta, la Policía de Monterrey podía detener la camioneta, bajarnos a los tres compañeros que compartimos la caja y multarnos o arrestarnos porque no podíamos viajar en ese sitio. Íbamos sentados, sobre el
  41. 41. suelo de la caja, nadie estaba de pie o sentado sobre el borde de la camioneta. ¿Qué estupidez de los regios? Esto nomas ocurre en Monterrey. Era imposible estar cobijado todo el tiempo, la necesidad de respirar era más grande. Allá adentro mi nariz olía aromas corpóreos desagradables o literalmente te comías el sudor de tus compañeros. No podías estirar los brazos o tus piernas porque tocabas el cuerpo de la persona que tenías a lado. Mi única alternativa era rezar porque no hubiera tráfico y que el conductor de la camioneta fuera un cafre (que pisara el acelerador con fuerza) para salir rápido de Monterrey. Por 30 minutos mi mundo se limitó a estar debajo de una cobija, ese era mi universo color café con bordados que daban forma a un lobo. Aunque
  42. 42. estaba libre me sentía atrapado, acorralado por cuatro paredes de metal sobre una máquina en movimiento. Compartí el miedo con dos amigos, el temor a ser descubierto y tratado como un extraño en mi propio país.
  43. 43. EL DISTRITO FEDERAL Y YO LA DULCE VIDA DEL SAZONADO FEDERAL El inhóspito Distrito Federal. Fantasmas que rondan sus calles. Nombres, adjetivos y sustantivos entre Delegaciones y Colonias. Apodos cómodos que caen como anillo al dedo a quienes lo cargan sobre sus hombros. Cristales vacíos. Vasos sin fondo con historias impresas en sus caras. Tatuajes en el cielo. Gris. Cielo. Desconocido. El Distrito Federal es extraño, raro y atrayente. Su gente se transforma en elemento de estudio para un antropólogo porque son seres cambiantes, a veces irracionales. Desconocen más allá de las tantas delegaciones que conforman el distrito. Monterrey no representa el
  44. 44. norte para ellos, menos Chiapas, Tabasco, Yucatán. Se encierran en su centro y no salen de ahí. El sentimiento de haber sido conquistados cientos de años atrás los perturbó. A los visitantes que llegamos al "Defectuoso Federal", como es llamado por muchos foráneos, nos acoplamos fácilmente al ritmo de vida. La provincia es tranquila, nosotros los provincianos presumimos de inocencia pero en la capital nuestra alma de vandaliza, nos amalgamos a esa creatura extraña, amorfa y nos hacemos uno.. el Homo Chilangus. Su gastronomía ha salvado a mi apetito en incontables ocasiones. Me volví adicto a las tortas de tamal. Cliente frecuente de puestos de tacos ubicados afuera de los metros, abajo de puentes peatonales, sobre
  45. 45. pasos a desnivel, en callejones, avenidas, camellones, afuera de tianguis, sobre carritos de mandado, en canasta, recargado en postes de luz, arriba de los camiones, en taxi, metro, metrobus, pecera y en el cuarto desde donde escribo estas líneas. Y prepararlos es un arte así como sus distintos sabores o pedidos como el taco de PASTOR. Este es el rey de los tacos en el Distrito Federal, manda ante todos ya que casi todas las taquerías lo ofrecen menos aquellas que se especializan en platillos regionales. Es el Rey del Taco porque forma parte de la dieta diaria de los chilangos, lo comen niños, adultos, personas mayores con o sin dientes pero le entran macizo al taco que lo acompañan de cebolla, cilantro, salsa al gusto y limón. Por ejemplo, hoy a las 21:00 horas y con menos de 50 pesos en mi bolsillo
  46. 46. tuve que decidir cuál sería mi cena. Mis opciones fueron A) Una sopa Maruchan (para quienes no conocen es una sopa de fideos instantánea. Se vende dentro de un vaso de unicel y se prepara con agua caliente en el microondas generalmente) acompaña de un paquete con tres galletas integrales y un vaso de agua. Total de gasto: Hasta 30 pesos porque a lo mejor compraba juguito o refresco. B) Un hotdog del Seven eleven con tomate, cebolla, chile jalapeño, mostaza, mayonesa, cátsup. Una coca de lata al tiempo (porque tengo pinche gripa). Gato máximo hasta 25 pesos. C) Agua en exceso hasta llenarme e ir incontables veces al baño durante las horas de sueño que me reviento en la noche. Total de gasto: Lo que cueste el jabón para la lavadora si
  47. 47. orino mis boxers porque no alcancé a correr al baño. Al final, para mi buena suerte, Dios se acordó de mí y con infinita gracia me llevó de la mano hasta una niña. Una joven de 15 años aproximadamente (la juzgué por su físico y atributos en desarrollo, es decir su intelecto) y frente a ella había dos vaporeras u ollas grandes. La primera contenía tamales, segunda tenía atole y había una bolsa llena de bolillos. -Dame una torta de tamal con mole por favor -De inmediato le pedí a la niña que me sirviera mi comida. Pagué 10 pesos (en la mañana cuestan a 8 pesos afuera del metro Patriotismo, ahí mismo la compré pero esa niña es más avara y los vende más caros) y la primera mordida me supo a gloria. Volví a ser estudiambre el 5 de enero que llegué
  48. 48. al Defectuoso Federal. Su comida insalubre aun no me vence y me retiraré invicto de sus calles con una torta de tamal bajo el brazo.
  49. 49. EL DISTRITO FEDERAL Y YO EMOS DE LA INSURGENTES Afuera de la estación del Metro Insurgentes yace una manada de seres irreales. No sé si llamarlos hombres o mujeres. Como la metamorfosis que relató Franz Kafka, piensan en ser cucarachas de esta sociedad contaminada. Les llaman Emos... En su momento los golpearon, fueron criticados y odiados por su forma de vestir, hablar y expresarse ante el mundo con sus atavíos y peinados que atentaron contra la imagen católica conservadora de México. Se atrevieron a ser diferentes, ir contra los preceptos de la cultura tradicional. Entonces por qué la represión. Faltó acaso un Gustavo
  50. 50. Díaz Ordaz que designara un comboy del Ejército para apresarlos y molerlos a palos. Probablemente no lo sabremos pero la historia tiende a repetirse. Ya distintos medios de comunicación, filósofos y escritores han referido que la palabra "Emo" se deriva de "emoción". Pero qué emoción expresa este grupo de individuos. Una señal de depresión y lástima atraviesa sus vidas. Caminan errantes en el mundo escuchando a grupos musicales emo como Mineral (banda), I would set myself on fire for you, Indian Summer entre otros. La Estación Insurgentes es el nido, el túnel del tiempo y transformaciones de estos seres, salen de su casa vestidos de negro y su cerebro se amolda a la "Emo" visión que profesan. Se les detecta
  51. 51. por sus atavíos: Los hombres con pantalones pegados al cuerpo, quizá al alto vacío lo que presiona sus órganos genitales y los vuelve un ser asexual, hombre y mujer a la vez. No son payasos, arlequines o clowns. Sus caras son máscaras con capas rojas sobre los párpados y mejillas, otros prefieren el color morado, negro o blanco casi gris. Es su identidad, símbolos de guerra quizá apaches deprimidos porque mohicanos no podrían ser ya que necesitarían raparse. Caminan y se detienen en grupos, una manada de Emos. No deambulan solos, jamás. Se integran para cubrirse las depresiones, ráfagas de aire que desprenden la alegría de su alma y secan su espíritu hasta volverlos lo que son... Emos.
  52. 52. Una amiga vive cerca de la Estación Insurgentes, le pregunté ¿Son los Emos violentos? Ella respondió que no. Otro amigo me advirtió "No utilices la estación Insurgentes, ahí te asaltan los jotos". Hay muchos gays en esa zona. Todavía no conozco la Zona Rosa pero creo que los Emos no se atreven a frecuentar esos puntos. Su ánimo caído es sedentario, los pasos se detienen, no andan más en las calles porque se quedaron en la Estación Insurgentes.
  53. 53. EL DISTRITO FEDERAL Y YO TLATELOLCO A nadie le importó desde que punto admiró aquel instante del 2 de Octubre cuando Tlatelolco se bañó en sangre. Sólo corrieron en direcciones distintas. Instinto de supervivencia, derechos de los estudiantes. Represión. Rompen cadenas. Hay manifestaciones. Llegan francotiradores. Hay varios edificios que colindan con la Plaza de las Tres Culturas, por ejemplo esta vista se fotografió desde el 12 piso. Desde la explanada los estudiantes corrían despavoridos tapándose sus cabezas por el roce de las balas. Arriba había águilas sin plumas, uniforme camuflajeado y vista certera para disparar su arma de fuego. En esta azotea se accionaron armas que fueron
  54. 54. disparadas en picada inclinada contra el cuerpo de estudiantes. Porque los niños se convirtieron en hombres cuando sus cuerpos cayeron. A los ojos de los soldados eran iguales. Tenían 15 años de edad. A Rosendo le tocó vivir esa historia. Nadie lo conoció mejor que sus amigos. Hoy lo recuerdan a cuatro décadas de su desaparición. Nosotros seguimos vivos. Respiramos. Miramos atrás más no entendemos qué ocurrió porque nos vendieron una historia digerida. Que la sometieron a filtros. Yo no sé si era Rosendo. Encontré su nombre tallado en piedra. Iluminado por el astro sol. Los relieves de sus sombras se transforman en capas oscuras, duelo y sangre que invisible pasó años y años sin dejarse ver. Manchones rojos no hay. Tampoco cuerpos que llorar, tus recuerdos vagos Nana María te sacan lágrimas
  55. 55. de los ojos porque tu hijo se las llevó todas en una noche de llanto.
  56. 56. EL DISTRITO FEDERAL Y YO LA COCINA Y ROPA SUCIA De paso escucho a Julieta Venegas, "el presente", estoy en un pasillo que antecede a la cocina. Sobre una silla cuyo frente colinda con dos esculturas en forma de cisne y su base sostiene una tabla de vidrio. Ese acordeón tan jocoso de Julieta me gusta, me anima ajajaja. Aquí en la cocina no estoy solo, decenas de objetos impresos o hechos en forma de girasol me rodean. Es la manía de mi casera. Por cierto, hay una mujer lavando trastes, es una de las inquilinas. Seria. Pocas palabras y otras cosas que se cuentan por menos. Ella cree que no la escucho cantar pero sí. Mientras lava los trastes ella lleva el ritmo con sus pies. "EL PRESENTE
  57. 57. ES LO ÚNICO QUE TENGO, ES LO ÚNICO QUE HAY". Llega una segunda persona, al parecer la "cha cha" o sirvienta no sé cómo las nombren en otros países, afanadoras, mucamas, entre otras. "SERÁ QUE HAY ALGO MÁS QUE A SIMPLE VISTA NO SE VE", Esa pinche rola de Julieta Venegas también me gusta ajajaja. INGUESU La morrita esta se parece a Julieta Venegas, obvio la inquilina y no la "cha cha". Ya me quedé sólo en la cocina, ambas mujeres se fueron mientras sigo escribiendo este blog. Hoy hice mis anotaciones temprano porque debo lavar ropa sucia. Es una tarea sólo de mujeres pero ni modo un hombre tiene que entrarle a este pinche pique también.
  58. 58. Ósea las lavanderías por aquí cuestan un huevo y la mitad de otro, casi 50 pesos. Amigos es Hipódromo Condesa donde vivimos, tenemos lujos pero nos ahorcamos porque todo es muy fresa.
  59. 59. EL DISTRITO FEDERAL Y YO TERTULIA La tertulia compromete secretos. Envuelve anécdotas. Sinceridad que obliga. Palabras mudas. Voces ajenas. Típicos momentos. Canciones de crisis sin prisa. Camaradería. Cuatro paredes. Dos par de amigos. Cerveza indio y modelo. ¿Qué te obliga a escuchar sus comentarios? Porque a veces necesitas asimilar tu vida y si la comparas te vuelves otro, no diferente pero sí te quieres decir "hey tenemos algo en común". Hablamos de los padres, las relaciones familiares. Paco Stanley recitando POEMA AL PADRE. YOU TUBE lo puede todo.
  60. 60. UNOs idolatran la figura paterna, otros la odian, se cobijan en la madre bajo sus faldas. "LES HACEMOS JUSTICIA CON NUESTRA PROPIA VIDA", al padre. Buscamos respuesta en los pantalones rotos. Nos fijamos que las bolsas están cosidas. Escuchamos "PERDEDOR" de Intocable. CABRÓN DUELE. SON SENTIMIENTOS QUE NACEN Y MUEREN.
  61. 61. EL DISTRITO FEDERAL Y YO ¿PACÍFICO, INDIO O PULQUE? Para un mazatleco es difícil despegarse de la cerveza pacífico. Llegas al distrito federal y te preguntas ¿qué toman los chilangos? Pero antes de responder esta inquietud, ellos beben más no pistean. En Mazatlán pistear es pistear, jalar agua, ingerir cebada fermentada, seguir los designios de Dionisios ---EL DIOS GRIEGO DEL VINO--- quien te dice: "Estaciona tu carro afuera de la casa de tu camarada. Prende el estéreo y de cajón pon un disco de la Arrolladora Banda El Limón. Arrímate la hielera hasta la madre de botes de chela Modelo. Tu aguachile y unas morritas.
  62. 62. Y los chilangos tiene su pinche pulque baboso. Aunque ya usé la palabra "pinche" en tono despectivo, el término "baboso" es todo lo contrario porque esta bebida sí es babosa. En otros sitios le llaman "Curado de..." algún ingrediente. A mí me gusta el sabor guayaba por ejemplo. Otros lo piden de chico zapote, aguacate, mamada y media y yo no mames. De por sí la boca te huele a "damier" después de beberlo y ese olor dura más de tres días. LOS MAZATLECOS BEBEMOS PACÍFICO Y PUNTO. MODELO TAMBIÉN PERO LA PACÍFICO RIFA. Los chilangos se inclinan por la cerveza Indio, Sol, Dos Equis, Moctezuma o no sé qué diablos pero ellos desconocen la grandeza de la Pacífico. Hoy mis ánimos de escribir
  63. 63. son vagos, la descripción es torpe. Yo tengo hueva.
  64. 64. EL DISTRITO FEDERAL Y YO TAQUERÍA KALIMAN De pronto me di cuenta que había roto mi propósito. TIPO 1: ¿No tienen hambrita? TIPO 2 y TIPO 3: Pues sí guey. ¿Tú qué recomiendas aquí por la Condesa? TIPO 1: Psss yo soy de tacos cabrón. Los voy a llevar a unos pinches tacos que están de no pinches mames guey. ¡HORA MÚEVETE PUTA VERGA! (El tipo 1 grita y presiona el claxon de su automóvil para que otro vehículo, frente al suyo, se mueve. Conduce sobre Avenida Paseo de la Reforma, pasando Lomas de Santa Fe). Llevaba cuatro días comiendo alimentos saludables para mi
  65. 65. organismo y valí madre ajajaja la tentación provocó esto. Hoy escribiré poco porque ya es noche y debo dormir...
  66. 66. EL DISTRITO FEDERAL Y YO HOMO CHILANGUS Homo: hombre Chilangus: ser extraño, arizco, ignorante, pésimo para orientar e incha huevos por su tonito de voz. Ni la antropología puede explicar cómo estos personajes viven a sus anchas entre las calles del Distrito Federal. Porque es un nido de hormigas coloradas que nomás buscar morderte. Escucho Smoke on the water, de Deep Purple, además de Thunderstruck de AC/DC para inspirar estas páginas. El itinerario de hoy fue visitar la Plaza de las Tres Culturas en Tlatelolco. Es impresionante la carga de energía que sentí ahí. Vibras
  67. 67. pesadas y amargas por los muertos. Vibras alérgicas por los reclamos y gritos de miles de estudiantes que pugnaron por libertad. Ni una paloma blanca voló sobre nosotros, nada más los susurros de dolor, llantos interminables y plagas de ira. Después pasamos a la planta alta de un edificio ubicado frente a la plaza. El piso 12. Perspectiva de francotirador. Cortaron cartuchos. Jalaron gatillos. Cayeron cuerpos. Ahí soldados. Allá estudiantes sin vida. Moribundos. Carroña. Highway to hell, AC/DC, con esta rola me tranquilizo. Espanto los espíritus marismeños mazatlecos del periódico que me tiene contratado. Por un llamado a celular me Enviaron a una dependencia a sacar x información... SIN COMENTARIOS.
  68. 68. Inevitable porque no escapas del trabajo, las ataduras quieren prenderte ahí pero vale madre hay que sacarles la vuelta y cumplir, en pocas palabras dar resultados posibles y lógicos porque trasladarse desde Tlatelolco a la delegación Benito Juárea y de ahí al Aeropuerto ESTÁ PUTIADÍSIMO PORQUE ES AGARRAR METRO, PECERA Y CAMIÓN NO MAMES. México es caminar, caminar, caminar, caminar, caminar, caminar, caminar, caminar, caminar, caminar, caminar, caminar, caminar, caminar, caminar, caminar, caminar, caminar, caminar, caminar, caminar, caminar, caminar, caminar, caminar, caminar, caminar, caminar, caminar, ALGO MÁS?
  69. 69. EL DISTRITO FEDERAL Y YO EL ZÓCALO APESTA Qué insignificante es el zócalo. Un cuadro de loza nada más. Su gloria está relegada a que ciudadanos extranjeros pisen ese animal plano. Estaba parado sobre la nada, a las 12:30 horas y me rodearon flashes DE HISTORIA. Etnias. Conquista. Evangelización. Virreyes. Abajo pirámides. Alzan edificios de piedra oscura. Independencia. Estados Unidos. Guerra de pasteles. Porfiriato. Revolución. Cristeros. 68. México 70 y 85. Sismo. Abajo el PRI. Y todo eso pensé cuando estaba de pie sobre la plancha inmóvil del Zócalo. Alrededor de ese gran cuadro está la historia. Con ánimos de turista la descubrí, me empapé de esos
  70. 70. edificios que para mí eran como una fuente que me ahogaban con su grandeza. Y los habitantes del Distrito Federal se pierden solos. No saben orientar a alguien cuando lo requiere porque su brújula se limita a las calles cercanas a su casa y trabajo. QUÉ MIERDA DE PERSONAS. LO olvidé, es seis de enero. DÍA DE REYES Y LO FESTEJÉ TOMANDO CERVEZA INDIO EN MI CUARTO, COMIENDO ROSCA DE REYES Y ESCUCHANDO A "ROCKdrigo" González. Pasé por el Metro Balderas y me quité el sombrero cuando recordé aquel tema musical "Estación del Metro Balderas". CAmbié la melodía. Yer Blues. The Dirty Mac interpretó. Así como es el blues yo me despido. No sigue una línea musical sino es pura
  71. 71. inspiración y brazo suelto de improvisación ¿QUÉ TIENE MÉXICO? Un chingo de calles, avenidas, ejes viales, vías alternas. Muchos, demasiados, hasta las manitas, para arrojar al cielo, atáscate, hasta la madre, un verguero, puta madre, lo que sobran son CHILANGOS. A huevo no puedes evitar reírte cuando los escuchas hablar. El clásico "bara bara" se cuela en mis oídos y me provoca risas. Además todos los chilangos como que fueron hechos con el mismo molde porque están idénticos. Chingón frente al Zócalo la raza Punk, Emo, Darketos, Indies, Roqueros, de tocho morocho. Para concluir esta página del diario... EL ZÓCALO APESTA PERO ESTÁ RODEADO DE RIQUEZAS.
  72. 72. EL DISTRITO FEDERAL Y YO YO NO SOY DANTE A 11 mil metros la tierra era distante. La altura me dejó intimidar con las nubes. Descubrí que el cielo es azul y entre sus gases me desvanecí, precipitándome otra vez a tierra. Es el primer vuelo a México City, una experiencia úniCa desde el hecho de desprenderse del suelo y volar desde Mazatlán hasta esta tierra multicultural. Dejé la Perla del Pacífico para estudiar en la Ibero, será un semestre interesante. Hundiré la nariz a los libros otra vez, me ahogaré en sus letras hasta llegar al abismo que se forma entre los pliegues de las páginas. Total, México City es un troglodita de acero y concreto. Torres se levantan
  73. 73. entre edificios condominales Infonavit Style. Sus ciudadanos corren pavorosos como hormigas huyéndole al fuego de un cerillo. El stress los persigue y yo me río de ellos. Comienzo a mordisquear la ciudad, sus orillas son quebradizas como la corteza de un pay. El centro es caliente porque ese relleno hierve incesantemente. A lo lejos por periférico Viaducto se abren los caminos, estuvieron cerrados hasta que llegué. Sobre mi cabeza vuelan pájaros de metal blanco. Escucho su graznido con extra de turbosina. México CITY eres el infierno. Yo no soy Dante, tampoco Fausto. Nada más un mortal que ayer no encontró rastro de smog cuando contempló el cielo azul del Distrito Federal.
  74. 74. EL DISTRITO FEDERAL Y YO MERCEDES ¡ERES UNA MIERDA! Hoy escribiré lo que siento. Siempre lo hago. Aquí voy... Mercedes, gracias por hacerme sentir como mierda. Necesité que otra persona mierda, como tú, lo hiciera. Libertad de expresión, mercedes hay muchas, pero nada más una quebrantó mi espíritu. Nos limitamos porque el coraje se queda adentro de nuestro cuerpo. Coloqué una cinta invisible en mi boca para no agredir verbalmente a una mujer. Me callé, aparecieron los principios éticos y morales que cargo y me hacen pensar "No le digas nada, las cosas así pasarían, tranquilo, habrá más oportunidades". Por una vez no escuché a la odiosa
  75. 75. voz interior que llamamos "consciencia" y escribí "Mercedes eres una mierda" en mi MSN Y BLOG. Según el Diccionario de la Lengua Española, la palabra consciencia tiene los siguientes significados: 1.- "Conocimiento inmediato que el sujeto tiene de sí mismo, de sus actos y reflexiones". ¿Cuál fue mi acto? Salir con una muchacha llamada Mercedes. Hace tres semanas intentamos salir pero me dejó plantado. Hace días me invitó al Chopo (mercado cultural) pero yo no podía porque estaba en cursos. Ese mismo día, sábado, le llamé para invitarla al cine, ella aceptó y nos citamos afuera del Metro Mixcoac a las 16:00 horas del domingo 19 de abril. Ella no llegó y se excusó que estaba muy lejos. Yo
  76. 76. recibí su mensaje en mi cel cuando ya la esperaba afuera del metro. 3. f. Capacidad de los seres humanos de verse y reconocerse a sí mismos y de juzgar sobre esa visión y reconocimiento "Reconozco que mi brazo izquierdo me duele, tenía mucho rato sin sentir ese dolor que va desde el hombro hasta los dedos de mi mano. No desaparece la molestia. Comí y el dolor continúa. Si muero a causa de un infarto será impactante mientras no ocurra cuando yo esté en el baño. Prefiero sentir ese dolor, un dolor natural del corazón y no el dolor que me causa una mujer, una pérdida, una mala experiencia, un rompimiento, una separación, una nota mala en la escuela, una borrachera, una pelea, una desconfianza, una mala racha, una
  77. 77. desilusión, una amiga, un amigo, un padre, un primo, un hermano, una madre, un tío, un profesor, un colega, un mundo llamado tierra tan raro y único que el mismo Carl Sagan lo nombró "The pale blue dot" o el pálido punto azul. El coraje tiene que pasar, no puedo estar así para siempre. Abandoné mi guardia en el Metro Mixcoax a las 16:20 horas y acudí a un restaurante de comida rápida, Kentucky Fried Chicken y llené mi corazón con colesterol. Es mejor a llenarlo con ira y pensamientos negativos. Otros lo enfrían comiendo nieve, también lo hice. Caminar es bueno para andarte sobre tus propios pasos y comprobar que cada pisada es irregular. Gritar te ayuda a que otros te escuchen, se sorprenden y dicen "Ese tío está vivo". Escribir es elemental, así saco lo que no
  78. 78. expreso con mi boca, de viva voz jamás diré "Mercedes eres una mierda" porque disfruto más cuando lo leo.
  79. 79. En el 2009 hubo un destape en mi vida… Descubrí que escribir duele porque entre cada tecleo hervía la herida de mi corazón, una llaga inquietante por cada anécdota, vivencia, momento y desinterés por ser feliz que me motivaba a la destrucción. Escribir duele porque son los demonios quienes se abrían paso sobre las páginas y marejadas de palabras. Lo malo tundía con esmero a los pocos racimos de esperanza que sin esfuerzo cosechaba. Aclaro que el material aquí publicado fue seleccionado con un interés: desmarcar lo bueno del dolor, purgar la alegría de la miseria y poder sentir la agonía de quien escribió estos textos.

×