ESPECIES LOS PESCA
I I
preparado por:
F. Cervig6n. R. Cipriani, W. Fischer, L. Garibaldi, M. Hendrickx,
A.J. Lemus, R. Mar...
las denominaciones empleadas en esta publicaci6n y ia forma :
en que aparecen presentados los datos que contiene no
implic...
plataforma continental y Ia parte superior del talud de Ia costa septentrional de Sur America representan
area pesquera ma...
La selecci6n de los grandes grupos de recursos, familias y especies incluidos en esta gufa se ha basado en Ia
experiencia ...
v
Cervig6n, F. .et. al
Fichas FAO de identificaci6n de especies para los fines de Ia pesca. Gufa de
campo de las especies ...
Introduceion
Macroalgas
Gastropodos y Bivalves
Cefalopodos 'If 1Estomat6podos
Camarones, Langostas y Cangrejos
Tiburones, ...
!NTRODIJCCIOIl
1!lACROAlGAS
ESPECIES MAS COMUNES Y DE MAYOR IMPORTANClA ECONOMICA
DIVISION CHLOROPHYTA
DIVISION PHAEOPHYTA...
CEFALOPODOS . . . . . . . . . . . .
GLOSARIO DE TERMINOS TECNICOS
ORDEN SEPIOIDEA . . . . . . .
TERMINOS.TECNICOS Y MEDIDA...
CANGREJOS . . . . . . . . . . . . . . . . .
TERMINOS TECNICOS Y MEDIDAS
IDENTIFICACION DE FAMIUASGUIA PARA
FAMIUAS
Calappi...
X
Anguillidae .254
Argentinidae .255
Ariidae .256
Aspredinidae .261
Atherinidae .262
Auchenipteridae .264
Aulostomidae .26...
Muraenidae
Ophichthidae
Ophidiidae
Ostraciidae .
Peristediidae
Pimelodidae
Polymixiidae
Polynemidae
Pomacanthidae
Pomacent...
LAMINA
CEFALOPODOS
LOUG!NIDAE: 1. Doryteuthis plei
2. t oligo peale!
CAMARONES
ARISTEIDAE: 3. Aristeus anti!lensis
4. Ples...
LAMINA XI
CARANGIDAE: 81 . Oligoplites saurus
82. Selene setapinnis
83. Selene vomer
84. Seriola dumerili
85. Seriola fasc...
LUTJANIDAE:
LUTJANIDAE:
LAMINA
161 . Lutjanus mahogoni
162. Lutjanus mahogoni
163. Lutjanus purpureus
164.Lutjanussynagris...
SCIAEI'JIDAE:
SCIAENIDAE:
SCOMBRIDAE:
SCOMBRIDAE:
SCORPAENIDAE:
SERRANIDAE:
SERRANIDAE:
XV
LAIVHNA XXXI
241. Macrodan ancy...
!~ frase err6nea frase cow~cta
p. 1 1a colum. todo el area superior todo el area es superior
p. 1 2a colum. el Rosario de ...
I ~rea bajo consideraci6n en este catalogo
comprende: Ia costa del Caribe de Colombia
excepto las islas de Providencia y S...
w '75°
N
72° 6(}0 66° 63° 60°
los Moni<;s
GrenadaBonaire R los l.a Blanquilla 0
' ~ Iii,"-
0
~-~es"" • .,, los Hermanos
la...
75°W
N
4
72° 69° 66° 63° 609
4
'~"':" . ' ,//-;;.>
~2'
~e:;~ 1
; 'C.-,,,,,>''
l --- "
. ' ' 
57° 54°
·~ ~Dtinooo J 1 ',,,
...
km de lfnea de costa, se abre abcmico dejando
sentir su influencia toda Ia vertiente atlantica de
en Ia costa sur y este T...
viento decrece las operaciones pesqueras
menos inconvenientes.
~as aguas del Amazonas tambien son empujadas
hac1a el noroe...
se tllll[.;ut~m:ra
es sustrato
Este talud se encuentra a unos 1 de
distancia al este del Demerara, a unos 140 km frente
al...
En esta el fen6meno de surgencia se mani-
fiesta con menos intensidad. oeste, Ia plataforma
practicamente desaparece frent...
Ensenodo de Los Damas
CORRJENTE DEL CAR/BE
<fllmmn CONTRA CORRIENTE DEL DARIEN
- CORRIENTE DE DERIVA LITORAL
TORBELLINO
FR...
It
Dentro del area, las capturas totales marftimo-
estuarinas se situan alrededor las 260000 a 3000>00
toneladas m~tricas ...
Ia zona
de
licencia cuyo monto se a US$3500; parte
este monto puede ser reembolsado de a los
volumenes de pesca que las em...
oscilan los 1
estos aun hasta los m
(frente a Cienaga Riohacha) se han detectado impor-
tantes concentraciones de camarone...
oc~~an1ica insular las pr<>Xilrni<:lacies de las oceani-
una costero-continental.
En area propiamente oceanica del Caribe ...
En Colombia existen costeras ex,clu1Si1anne11te
reservadas para Ia pesca artesanal (Golfo de Uraba,
Golfo de Morrosquillo,...
principalmente para Ia captura
lebranches, mojarras yen general, especies que
Iagunas de poco fondo tambil§n para otras es...
ademas de las lfneas, un cesto tina
para capturar con suma facilidad los cardumenes que
cayuco.
En Venezuela, los pescador...
urante muchos afios, el uso por parte del hombre de las algas marinas estuvo limitado a parses de cultura oriental;
sin em...
Ademas de una diagnosis
Ia costa atlantica americana,
para cada especie, se ofrece informacion general sobre su distribud6...
Sin6nimos: Monostroma oxysperma (Kutzing) Thuret,
Ulvaria oxysperma (Kutzing) Bliding.
Diagnosis: Plantas delicadas, talo ...
yopsis plumosa (Hudson) C. Agardh
Diagnosis: Plantas de color verde oliva. Presentan un
eje principal desnudo hacia Ia por...
Caulerpa sertularioides (S.G. Gmelin) Ho
Diagnosis: Plantas de color verde, taio constituido por
una porci6n basal estolon...
Diagnosis: Plantas erectas de color marr6n, fijas al
sustrato por una porci6n basal rizomatosa expandida,
de Ia cual surge...
Diagnosis: Plantas de color rojo oscuro, fuertes, fijas
al sustrato por una proci6n basal fibrosa. Eje principal
desnudo h...
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Libro verde fao.  guia de campo
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Libro verde fao. guia de campo

1.629 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Ciencias
0 comentarios
1 recomendación
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
1.629
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2
Acciones
Compartido
0
Descargas
75
Comentarios
0
Recomendaciones
1
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Libro verde fao. guia de campo

  1. 1. ESPECIES LOS PESCA I I preparado por: F. Cervig6n. R. Cipriani, W. Fischer, L. Garibaldi, M. Hendrickx, A.J. Lemus, R. Marquez, J.M. Poutiers, G. Robaina y B. Rodriquez con el financiamiento de COMISION DE LAS COMUNIDADES EUROPEAS Direccfon General para el Desarrollo financiado dentro de Ia partida presupuestaria 946 sobre Ecologfa en fos pafses en vfas de desarroffo y de NORAD Agenda Noruega para el desarrollo internacional ORGANIZACION DE LAS NACIONES UNIDAS PARA LA AGRICULTURA Y LA ALIMENTACION Roma, 1992
  2. 2. las denominaciones empleadas en esta publicaci6n y ia forma : en que aparecen presentados los datos que contiene no implican, de parte de Ia Organizacion de las Naciones Unidas para Ia Agricultura y Ia Alimentacion, juicio alguno sobre !a condicion jurfdica de parses, territories, ciudades o zonas, o de sus autoridades, ni respecto de ICJ delimitacion de sus fronteras o lfmites. Este libro es propiedad de Ia Organizacion de las Naciones Unidas para Ia Agricultura y Ia Alimentaci6n y no podra ser reproducido, ni en su totalidad ni en parte, por cua.lquier metodo o procedimiento, sin una autorizaci6n por escrito del titular de los derechos de autor. Las peticiones para tal autorizaci6n, especificando Ia extensi6n de lo que se desea reproducir y el prop6sito que con ello se persigue, deber~n enviarse al Director de Publicaciones, Organizacion de las Naciones Unidas para Ia Agricultura y Ia Alimentaci6n, Via delle Terme di Caracalla, 00100 Roma, Italia. © fAO 11992
  3. 3. plataforma continental y Ia parte superior del talud de Ia costa septentrional de Sur America representan area pesquera mas intensamente explotada del Mar Caribe. Aparte de 'Ia presencia de amplios fondos arrastrables, especialmente frente a las Guayanas y Ia parte oriental de Venezuela, esta regi6n se caracteriza por Ia gran diversidad de sus habitats y por una notoria riqueza en especies explotables. A esto deben agregarse, por una parte, Ia progresiva extensi6n en profundidad de las zonas de pesca y Ia incorporaci6n reciente, en Ia pesca comercial, de especies que no habfan sido objeto de una explotaci6n tradicional en el pasado. Buena parte del producto de Ia pesca, especialmente de aquella artesanal, s61o se consume localmente y no se comercializa a nivel nacional o internacional. En consecuencia, las estadfsticas de captura actualmente disponibles cubren s61o una parte de los desembarques de productos pesqueros de Ia regi6n y ademas, no proporcionan datos separados para Ia mayor parte de las especies. La falta ~e informaci6n precisa sobre Ia composici6n ·de las capturas provenientes de distintos fondos de pesca o localidades, y sabre Ia frecuencia relativa de las especies explotadas, constituye un serio obstaculo para el manejo racional de las poblaciones naturales explotables. El objetivo principal de esta gufa es poner en manos de los operadores en el sector pesca de Ia costa septentrional de Sur America un instrumento practice que propor~ione: (a) un inventario calificado de las especies explotables del area, con sus nombres cientfficos (Iatinos) actualizados y nombres de Ia FAO en espafiol, frances e ingles propuestos para uso regional; (b) Ia informaci6n tecnica esencial para Ia identificaci6n sabre el terreno de las familias y especies de interes para Ia pesca, y (c) para cada especie, informaci6n basica sabre su distribuci6n, habitat y pesca. Se espera que el uso generalizado de Ia gufa en todas las actividades de pesca permitira mejorar sustancialmente Ia calidad y el detalle de los datos por especies, tanto estadfsticos como biol6gicos, colectados en el area, y conducir a una mayor coherencia en el empleo de los nombres de especies, por lo menos a nivel regional. La preparaci6n de Ia gufa se ha basado fundamentalmente en Ia informaci6n tecnica contenida en Ia serie de fichas de identificaci6n de especies para fines pesqueros (Atlantica centro-occidental, area de pesca 31) publicada por Ia FAO en 1978 en idioma ingles, a Ia cual contribuyeron, en calidad de autores o revisores, mas de 50 expertos en Ia taxonomfa de los diferentes grupos de recursos pesqueros de esa grande area de pesca. Sin esta s61ida base tecnica, Ia elaboraci6n del presente trabajo en un perlodo de tiempo relativamente breve no habrfa sido posible. Sin embargo, es necesario reconocer que debido a Ia existencia de grandes Iagunas en Ia informaci6n disponible en esa epoca, las especies de Ia parte sur del area de pesca 31, o sea, precisamente de Ia zona abarcada por nuestra gufa, no pudieron ser tratadas en las fichas de identificaci6n con Ia misma autoridad que aquellas de Ia parte septentrional. Ademas, en el curso de los ultimos 15 afios se han producido una serie de cambios en Ia nomenclatura, clasificaci6n y distribuci6n de las especies del Atlantica centro-occidental. Muchas de las nuevas informaciones actualmente disponibles sabre taxonomfa, distribuci6n y pesca de las especies de Ia costa septentrional de Sur America (especialmente de Venezuela), son el fruto de los pacientes trabajos de investigaci6n y prospecci6n pesquera realizados durante mas de 20 anos por el Dr. F. Cervig6n, el autor principal de esta gufa. Gracias a el se han podido incorporar en esta obra una gran cantidad de datos e informaciones de primera mano, muchos aun ineditos, sabre los recursos pesqueros de Ia zona. AI Dr. Cervig6n y a sus colaboradores, asf como a los demas autores y revisores de Ia obra, los editores desean expresar sus mas sinceros agradecimientos. El Dr. F. Cervig6n desea agradecer personalmente a sus colaboradores, en especial a Ia Sra. Ayurami Alcala, quien se encarg6 de toda Ia organizaci6n y computarizaci6n de los manuscritos, de las correcciones del texto y de Ia logistica y organizaci6n del trabajo; y al Lie. Ricardo Alvarez por el aporte de nuevas datos y Ia revisi6n general del texto referente a Colombia. Otra importante fuente de nuevas informaciones fueron los resultados de las campanas de prospecci6n pesquera realizadas recientemente (1989) en nuestra area por el buque cientffico noruego "Dr. F. Nansen", que proporcionaron datos totalmente nuevas sabre Ia presencia y distribuci6n horizontal y vertical de muchas especies. La elaboraci6n y publicaci6n de Ia presente obra no habrfan sido posibles sin el generoso aporte financiero de Ia Comisi6n de Comunidades Europeas, dentro del marco de su programa regional de desarrollo pesquero y formaci6n de personal en ese sector. Tambien el NORAD (Agencia Noruega para el desarrollo internacional), ha proporcionado una importante contribuci6n financiera y colaboraci6n logistica y tecnica en Ia realizaci6n de este trabajo. Limitaciones, prospecciones futuras y modo de utilizaci6n de Ia gula. Es necesario tener en mente que Ia gufa s61o puede reflejar el nivel actual de nuestros conocimientos, todavfa bastante fragmentarios, sobre los recursos pesqueros de Ia regi6n. Sera necesario, en el curso de los pr6ximos anos, continuar colectando nuevas informaciones, especialmente sabre distribuci6n y pesca de cada especie, y es precisamente esta una de las tareas para cuya ejecucion el uso de Ia presente gufa sera indispensable, ya que Ia identificaci6n correcta de las especies es Ia base tecnica primordial para Ia realizaci6n de ese trabajo.
  4. 4. La selecci6n de los grandes grupos de recursos, familias y especies incluidos en esta gufa se ha basado en Ia experiencia personal de los autores y los expertos consultados por ellos, en los datos recientemente aportados por el buque de investigaci6n "Dr. F. Nansen", yen numerosas publicaciones recientes sabre taxonomfa, biologfa y pesca que desgraciadamente noes posible citar en esta publicaci6n. Debido a Ia heterogeneidad de Ia informacion disponible1 ha sido imposible uniformar Ia presentacion de Ia informacion bajo algunos acapites tales como "Distribuci6n geografica". As(/ para algunos grupos (peces 6seos) se dan detalles sobre Ia distribuci6n de cada especie dentro del area que nos interesa/ para otros (crustaceos/ cefal6podos) se da s61o Ia distribuci6n general de las especies en el Atlantico occidental/ y finalmente hay algunos grupos (bivalvos y gastr6podosL para los que s61o se ha podido constatar Ia presencia de las especies en el area. En Ia mayor parte de los casos, Ia omisi6n de cierta informaci6n se debe al hecho de que los datos existentes no merecen confianza, debido a Ia dudosa identificaci6n de las especies. Los "Nombres FAO" han sido tornados en gran parte de las fichas de identificaci6n para el Atlantico centro-occidental publicadas en 1978, pero algunos han sido modificados (nombre antiguo entre parentesis) y otros/ agregados. Para los nombres en ingles, se han colocado entre parentesis las designaclones oficiales de Ia "American Fisheries Society" cuando estas difieren de las nuestras. No existen "nombres nacionales" para Ia mayor parte de las especies, y los nombres locales actualmente en uso se prestan a menudo a confusiones; hay nombres locales que son comunes a muchas especies y otros que se aplican a diferentes especies/ segun Ia localidad. Por este motivo/ en Ia gula se ha dejado, para cada especie, un espacio en blanco para ser llenado directamente por las personas que Ia utilizaran. Se recomienda a los parses ribereiios del area asignar un nombre nacional exdusivo para cada especie y comunicarlo a los editores para que sea incluido en ediciones futuras de Ia gufa. Tambien se ruega a los utilizadores de Ia gufa comunicar a los editores sus observaciones sabre Ia existencia de errores y Ia disponibilidad de nuevas informaciones destinadas a mejorar Ia calidad de ediciones futuras de Ia obra. Para Ia utilizaci6n de esta gufa en el terreno, y en particular, para Ia identificaci6n de especies/ es recomendable que el operador se familiarize previamente con los terminos tecnicos y medidas indicadas en las primeras paginas correspondientes a cada grupo de recursos. Antes de proceder a determinar Ia especie a Ia cual pertenece el ejemplar que debe ser identificado, es aconsejable encontrar su respectiva familia (ver "Gufa para Ia identificaci6n de familias" del grupo correspondiente) y genero (caracterizaci6n de generos en Ia secci6n "Familias y especies de interes para Ia pesca"). Este modo de proceder evitara errores, ya que los caracteres diagnosticos de las familias y de los generos no se repiten en Ia presentaci6n de las especies. Editores Tecnicos : W. Fischer/ L. Garibaldi y K. Carpenter Servicio de Recursos Marinos llustraciones Composici6n Direcci6n de Ambientes y Recursos Pesqueros/ FAO/ Roma (1) Dibujos en blanco y negro - P. Lastrico y M. D'Antoni/ FAO/ Roma - P. Rodriguez, Caracas/ Venezuela " Fuentes bibliograficas varias, especialmente previas publicaciones de Ia FAO {otras fuentes indicadas bajo las ilustraciones correspondientes) 12) Fotografras en colores • F. Cervig6n/ Fundaci6n Cientffica Los Roques, Caracas, Venezuela - J. Kolding, 1nstituto de lnvestigaci6n Marinas/ Bergen, Noruega M. Kautenberger-Longo, FA01 Roma
  5. 5. v Cervig6n, F. .et. al Fichas FAO de identificaci6n de especies para los fines de Ia pesca. Gufa de campo de las especies comerciales marinas y de aguas salobres de Ia costa septentrional de Sur America. Preparado con el financiamento de Ia Comisi6n de Comunidades Europeas y de NORAD. Roma, FAO, 1992. 513 p. Resumen Esta gufa de campo incluye los principales grupos de recursos pesqueros de Ia costa septentrional de Sur America: macroalgas, gastr6podos, bivalvos, cefal6podos, estomat6podos, camarones, langostas, cangrejos, tiburones, peces batofdeos, peces 6seos y tortugas marinas. La obra comienza con una descripci6n detallada de los lfmites, caracteres geoffsicos, oceanograficos y ecol6gicos del area, localizaci6n y caracterizaci6n de los principales fondos de pesca, especies predominantes en cada habitat y metodos de pesca utilizados. El tratamiento de cada uno de los grupos incluye una explicaci6n de Ia terminologfa y las medidas. utilizadas, una gufa para Ia identificaci6n de las familias presentes en el area, y Ia presentaci6n mas detallada de las familias y especies consideradas de interes para Ia pesca, incluyendo nomenclatura cientffica, nombres FAO propuestos para uso regional, una o varias ilustracio- nes, indicaci6n de caracteres diagn6sticos, y notas sobre distribuci6n ge- ografica, habitat y pesca. Sigue un fndice alfabetico de todos los nombres utilizados. La gufa es profusamente ilustrada con dibujos en blanco y negro y con 320 fotograffas en colores.
  6. 6. Introduceion Macroalgas Gastropodos y Bivalves Cefalopodos 'If 1Estomat6podos Camarones, Langostas y Cangrejos Tiburones, Peces batoideos y Peces oseos Tortugas marinas Preparaci6n del documento final, inc!uyendo revision tecnica y comple- mentaci6n del texto, y seiecci6n/ explicaci6n tecnica de las ilustra- ciones: AUTORES V COUJ.BORADORES F. Cervigon, Fundacion Cientlfica los Roques, Caracas, Venezuela A.J. Lemus, Universidad de Oriente, Nucleo de Sucre, Institute Oceanografico, Cumana, Venezuela J.M. Poutiers; Museum d'Histoire naturelle, Paris, Francia, y R. Cipriani, Institute de Tecnologra y Ciencias Marinas, Universidad Sim6n Bolivar, Caracas, Venezuela G. Robaina, Fundaciencia, Caracas, Venezuela 6. Rodriquez, Fundaci6n Cientffica Los Roques, Caracas, Vene- zuela. Revisado por M. Hendrickx, Institute de Ciencias del Mary Limnologia, Mazatlan, Mexico F. Cervig6n, Fundaci6n Cientffica Los Roques, Caracas, Venezuela R. Marquez, lnstituto Nacional de Ia Pasca, Manzanillo, Mexico, y B. Rodriquez, Fundaci6n Cientffica Los Roques, Caracas, Venezuela W. Fischer y L. Garibaldi, FAO, Roma
  7. 7. !NTRODIJCCIOIl 1!lACROAlGAS ESPECIES MAS COMUNES Y DE MAYOR IMPORTANClA ECONOMICA DIVISION CHLOROPHYTA DIVISION PHAEOPHYTA DIViSION RHODOPHYTA GASTROPODOS TERMINOS TECNICOS Y MEDIDAS GLOSARIO DE TERMINOS TECNICOS GUIA PARA LA IDENTIFICACION DE FAMILIAS FAMIUAS Cassidae .. Conidae Fasciolariidae Fissurellidae Melongenidae Muricidae Neritidae .. Olividae Ranellidae ( = Cymatiidae) Strombidae Trochidae ..... . Turbinellidae ( = Vasidae) Turbinidae Volutidae BIVALVOS ... TERMINOS TECNICOS Y MEDIDAS GLOSARIO DE TERMINOS TECNICOS GUIA PARA LA IDENTIFICATION DE FAMILIAS FAMILIAS Arcidae Cardiidae Corbiculidae Donacidae lsognomonidae Limidae lucinidae Mactridae Mytilidae Ostreidae Pectinidae Pholadidae Pinnidae Psammobiidae Pteriidae Solecurtidae Solenidae Spondylidae Tellinidae Veneridae ~ . 1 17 18 18 21 22 29 29 30 30 36 37 37 39 40 40 43 43 44 45 46 47 47 49 51 51 52 52 60 61 62 63 64 64 65 65 66 67 67 69 69 71 71 72 72 72 73 74
  8. 8. CEFALOPODOS . . . . . . . . . . . . GLOSARIO DE TERMINOS TECNICOS ORDEN SEPIOIDEA . . . . . . . TERMINOS.TECNICOS Y MEDIDAS GUIA PARA LA IDENTIFICACION DE FAMILIAS ORDEN TEUTHOIDEA . . . . . . . . . . . . . Lnov'"""-.11""' TECNJCQS Y MEDJDAS . . . . , GUIA PARA LA IDENTIFICACION DE FAMILIAS FAMILIAS Lepidoteuthidae Loliginidae Ommastrephidae Onychoteuthidae Thysanoteuthidae · ORDEN OCTOPODA TERMINOS TECNICOS Y MEDIDAS GUIA PARA LA IDENTIFICACION DE FAMILIAS FAMILIAS Octopodidae GALERAS (ESTOMATOPODOSl TERMINOS TECNICOS Y MEDIDAS GUIA PARA LA IDENTIFICACION DE FAMILIAS FAMILIAS Lysiosquillidae Squillidae CAMARONES .. TERMINOS TECNICOS GUIA PARA LA IDENTIFICACION DE FAMILIAS FAMILIAS Aristeidae Atyidae Hippolytidae Palaemonidae Pandalidae Pasiphaeidae Penaeidae Sicyoniidae Solenoceridae LANGOSTAS .... TERMINOS TECNICOS Y MEDIDAS GUIA PARA LA IDENTIFICACION DE FAMILIAS FAMILIAS Nephropidae Palinuridae Scyllaridae Synaxidae 77 11 79 79 79 81 81 82 87 87 90 93 93 94 94 94 97 .103 .103 .103 .105 .105 .107 .107 .109 .113 .114 .115 .115 .120 .122 .123 .128 .130 .133 .133 .134 .137 .142 . 45 .147
  9. 9. CANGREJOS . . . . . . . . . . . . . . . . . TERMINOS TECNICOS Y MEDIDAS IDENTIFICACION DE FAMIUASGUIA PARA FAMIUAS Calappidae . Dromiidae .Gecarcinidae Geryonidae Majidae Ocypodidae Portunidae Xanthidae TIBURONES TERMINOS TECNICOS Y MEDIDAS GUIA PARA LA IDENTIFICACION DE FAMILIAS FAMIUAS Alopiidae Carcharhinidae Hexanchidae Lamnidae Mitsukurinidae Orectolobidae ( = Ginglymostomatidae) Oxinotidae . . . . . . . . . . . Rhincodontidae (= Rhiniodontidae) Scyliorhinidae Sphyrnidae Squalidae Squatinidae Triakidae . PECES BATOIDEOS TERMINOS TECNICOS Y MEDIDAS GUIA PARA LA IDENTIFICACION DE FAMILIAS FAMIUAS Dasyatidae Gymnuridae Mobulidae Myliobatidae Pristidae Rajidae Rhinobatidae Torpedinidae PECES OSEOS TERMINOS TECNICOS Y MEDIDAS GUIA PARA LA IDENTIFICACION DE FAMILIAS FAMILIAS Acanthuridae Albulidae Alepisauridae Anablepidae 50 .153 . 55 . 56 .156 .157 . 57 .158 .162 .163 .163 .165 .168 .169 .179 . '.180 .181 .182 .182 .183 .183 .185 .189 .190 .190 .193 .193 .195 .198 .200 .201 .202 .204 .205 .207 .208 .209 .210 .213 .251 .252 .253 .254
  10. 10. X Anguillidae .254 Argentinidae .255 Ariidae .256 Aspredinidae .261 Atherinidae .262 Auchenipteridae .264 Aulostomidae .264 Balistidae .264 Batrachoididae .266 Belonidae .269 Berycidae .271 Bothidae .271 Branchiostegidae .280 Caproidae .282 Carangidae .283 Centropomidae .296 Clupeidae .298 Congridae .302 Coryphaenidae .304 Cynoglossidae .305 Cyprinodontidae .306 Dactylopteridae .307 Echeneididae .307 Elapidae .308 Emmelichthyidae .309 Engraulididae .309 Ephippidae .317 Exocoetidae .317 Fistularidae .320 Gadidae .321 Gempylidae .322 Gerreidae .324 Haemulidae .328 Hemiramphidae .337 Holocentridae .339 Hypophthalmidae .341 lnermiidae .342 lstiophoridae .342 Kyphosidae .344 Labridae .344 Lampridae .348 Lobotidae .348 Lophiidae .348 Lutjanidae .350 Macrorhamphosidae .357 Malacanthidae .358 Megalopidae .358 Merlucciidae .358 Monacanthidae .359 Moridae .360 Mugilidae .361 Mullidae .363 Muraenesocidae .365
  11. 11. Muraenidae Ophichthidae Ophidiidae Ostraciidae . Peristediidae Pimelodidae Polymixiidae Polynemidae Pomacanthidae Pomacentridae Pomatomidae Priacanthidae . Pristigasteridae Rachycentridae Scaridae Sciaenidae Scomberesocidae Scombridae Scorpaenidae Serranidae Soleidae Sparidae Sphyraenidae Stromateidae Synodontidae Tetraodontidae Trichiuridae Triglidae Uranoscopidae Xiphiidae Zeidae TORTUGAS MARINAS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . TERMINOS TECNICOS Y MEDIDAS . . . . . . . . . . . GUIA PARA LA IDENTIFICACION DE FAMILIAS Y ESPECIES FAMIUAS Chelonidae Dermochelidae INDICE DIE NOMBRE CIENTIFICOS Y VERNACUlOS ~ .366 .370 .374 .377 .378 .379 .380 .380 .382 .384 .386 .386 .388 .390 .391 .397 .414 .414 .419 .423 .437 .440 .443 .445 .445 .447 .450 .451 .454 .454 .455 .457 .457 .458 .459 .461 .463
  12. 12. LAMINA CEFALOPODOS LOUG!NIDAE: 1. Doryteuthis plei 2. t oligo peale! CAMARONES ARISTEIDAE: 3. Aristeus anti!lensis 4. Plesiopenaeus edwards/anus PENAEIDAE: 5. Penaeus brasiliensis 6. Penaeus notia!is 7. Penaeus schmitt! 8. Pem;eus subtilis LAMINA II PENAEIDAE: 9. Trachypenaeus simi/is 10. Xiphopenaeus kroyBri LANGOSTAS NEPHROPIDAE: 11. Acanthacaris caeca 12. Metanephrops bingham! PALINURIDAE: 13. Panulirus argus SCYLLARIDAE: 14. Scyllarides de!fosi CANGREJOS CALAPPIDAE: 15. Calappa fiammea 16. Calappa nitida LAMINA Ill CALAPPIDAE: 17. Calappa sulcata 18. Hepatus pudibundis TIBURONES CARCHARHINIDAE: 19. Carcharhinus acronotus 20. Carcharhinus leucas SPHYRNIDAE: SQUATINIDAE: TRIAKIDAE: 21 . Carcharhinus limbatus 22. Carcharhinus perez! 23. Carcharhinus porosus 24. Rhizoprionodon porosus LAM:INAIV 25. Sphyma lewini 26. Spllyma lewini 27. Sphyma tudes 28. Sphyma tudes 29. Sphyma tiburo 30. Squatina dumerif 3 1. Mustelus canis 32. Mustelus higmani LAMINA V PECIES BATOIDEOS DASYATIDAE: 33. Dasyatis americana GYMNURIDAE: MYLIOBATIDAE: RHINOBATIDAE: TORPEDlN IDAE: 34. Dasyatis geijkesi 35. Dasyath$ guttata 36. Gymnura micrunil 37. Aetobatis narinari 38. Myliobatis freminvillei 39. Rhinobatos percellens 40. Narcine brasiliensis LAMINA VI PECIES OSEOS ACANTHURIDAE: 41. Acanthurus bahianus ALBULIDAE: ARIJDAE: ARIIDAE: ATHERINlDAE: AULOSTOMIDAE: BAUSTIDAE: BATRACHOIDIDAE: 42. Acanthurus chirurgus 43. Acanthurus coeru!eus 44. Albula nemoptera 45. Arius grandicassis 46. Arius proops 47. Bagn; bagrfi/ 48. Bagre marinus LAMINAVll 49. Cathorops spixi! 50. Xenomelaniris brasiliensis 51 . Aulostomus maculatus 52. Balistas capriscus 53. Batistes 'vetula 54. Canthidermis maculatus 55. Melichthys niger 56. Bauachoidessunnamensh LAMINA VIll BATRACHOIDIDAE: 57. Porichthys pauciradiatus 58. Porichthys plectrodon 59. Thalassophryne maculosa BELONIDAE: 60. Strongylura marina 61 . Tylosurus crocodilus BOTHIDAE: 62. Ancylopsetta kumperae 63. Bothus lunatus 64. Bothus ocellatus LAMINA IX BOTHIDAE: 65. Cyclopsetta chittf.mdeni 66. Cyclopsetta fimbriata 67. Etropus crossotus 68. Paralichthys tropicus 69. Syacium papillosum 70. Syacium papi/Josum BRAMIDAE: 71. Taractichthys longispinnis BRANCHIOSTEGIDAE: 72. Caulolatilus chrysops LAMINA X BRANCHIOSTEGIDAE: 73. Caulolatiius cyanops CARANGIDAE 74. Caulolatilus guppyi 75. Alectis ci!iaris 76. Caranx latus 77. Caranx (CarangoidesJ ruber 78. Chloroscombrus chrysurus 79. Decapterus macarellus 80. Hemicaram' ~mblyrhyncus
  13. 13. LAMINA XI CARANGIDAE: 81 . Oligoplites saurus 82. Selene setapinnis 83. Selene vomer 84. Seriola dumerili 85. Seriola fasciata 86. Trachinotus carolinus 87. Trachinotus falcatus 88. Trachinotus goode/ LAMINA XII CARANGIDAE: 89. Uraspis secunda CENTROPOMIDAE: 90. Centropomus pectinatus 91 . Centropomus undecimalis CLUPEIDAE: 92. Harengula jaguana 93. Opisthonema oglinum 94. Sardinella aurita CONGRIDAE: 95. Paraconger caudilimbatus CORYPHAENIDAE: 96. Coryphaena hippurus LAMINA XIII CYNOGLOSSIDAE: 97. Symphurus diomedianus 98. Symphurus plagusia DACTYLOPTERIDAE: 99. Dactylopterus volitans 100. Dactylopterus volitans 101 . Elops saurusELOPIDAE: ENGRAULIDIDAE: ENGRAUUDIDAE: EPHIPPIDAE: FISTULARIDAE: GERREIDAE: HAEMUUDAE: HAEMULIDAE: 102. Anchoa hepsetus 103. Anchoa spinifer 104. Anchoviella lepidentostole LAMINA XIV 105. Lycengraulis grossidens 106. Chaetodipterus faber 107. Fistularia tabacaria . 108. Diapterus auratus 109. Diapterus rhombeus 110. Eucinostomus gula 111 . Gerres cinereus 112. Anisotremus surinamensis LAMINA XV 113. Anisotremus virginicus 114. Conodon nobilis 115. Genyatremus luteus 116. Haemulon album 11 7. Haemulon aurolineatum 118. Haemulon bonariense 11 9. Haemulon boschmae 120. Haemulon flavolineatum HAEMULIDAE: HAEMULIDAE: HEMIRAMPHIDAE: HOLOCENTRIDAE: HOLOCENTRIDAE: INERMIIDAE: KYPHOSIDAE: LABRIDAE: LABRIDAE: LABRIDAE: LUTJANIDAE: LAMINA XVI 121 . Haemulon macrostomum 122. Haemulon melanurum 123. Haemulon parrai 124. Haemulon plumier/ 125. Haemulon sciurus 126. Haemulon steindachneri 127. Haemulon striatum 128. Orthopristis ruber LAMINA XVII 129. Pomadasys corvinaeformis 130. Pomadasys crocro 131 . Hemiramphus brasiliensis 132. Hyporhamphus unifasciatus 133. Holocentrus ascensionis 134. Holocentrus bullisi 135. Holocentrus rufus 136. Myripristis jacobus LAMINA XVIII 137. Ostichthys trachypoma 138. lnermil! vittata 139. Kyphosus sectatrix 140. Bodianus pulchellus 141 . Bodianus rufus 142. Clepticus parrai 143. Decodon puellaris 144. Doratonotus megalepis LAMINA XIX 145. Halichoeres bivittatus 146. Halichoeres bivittatus 147. Halichoeres cauda/is 148. Halichoeres radiatus 149. Halichoeres radiatus 150. Halichoeres radiatus 151 . Lachnolaimus maximus 152. Lachnolaimus maximus LAMINA XX 153. Hemipteronotus novacula 154. Lutjanus ana/is 155. Lutjanus apodus 156. Lutjanus apodus 157. Lutjanus buccanella 158. Lutjanus cyanopterus 159. Lutjanus griseus 160. Lutjanus jocu
  14. 14. LUTJANIDAE: LUTJANIDAE: LAMINA 161 . Lutjanus mahogoni 162. Lutjanus mahogoni 163. Lutjanus purpureus 164.Lutjanussynagris 165. Lutjanus vivanus 166. Ocyurus chrysurus 167. Pristipomoides aquilonaris 168. Pristipomoides freeman/ LAMINA XXII MONACANTHIDAE: 169. Rhomboplites aurorubens 170. A/uterus heudelotii MUGILIDAE: MULLIDAE: MURAENIDAE: MURAENIDAE: OPHICHTHIDAE: OPHIDIIDAE: OSTRACIIDAE: OSTRACIIDAE: POLYMIXIIDAE: POLYNEMIIDAE: 171 . A/uterus monoceros 172. A/uterus schoepfii 173. Cantherines macroceros 174. Cantherines pullus 175. Mugil curema 176. Mugil incilis LAMINA XXIII 177. Mulloidichthys martinicus 178. Mullus auratus 179. Pseudupeneus macu!atus 180. Upeneus parvus 181 . Channomuraena vittata 182. Enchelycore nigricans 183.·Gymnothorax ocellatus 184. Lycodontis funebris LAMINA XXIV 185. Lycodontis moringa 186. Ophichthus gomesi 187. ophis 188. Lepophidium pheromystax 189. Lepophidium profundorum 190. Lactophrys bicadaulis 191 . Lactophrys polygon/us 192. Lactophrys quadricomis LAMINA XXV 193. Lactophrys triqueter 194. Polimixia lowe/ 195. Polydactylus oligodon 196. Polydactylus virginicus POMACANTH IDAE: 197. Holacanthus ciliaris 198. Holacanthus tricolor 199. Pomacanthus paru 200. Pomacanthus paru LAMINA POMACANTHIDAE: 201. Pomacanthus arcuatus POMACENTRIDAE: 202. Abudefduf saxatilis 203. Abudefduf taurus 204. Chromis multilineata 205. Microspathodon chrysurus POMATOMIDAE: 206. Pomatomus saltatrix PRIACANTHIDAE: 207. Cookeolus boops 208. Priacanthus arenatus LAMINA XXVII RACHICENTRIDAE: SCARIDAE: 209. Rachycentroil canadum 21 0. Cryptotomus roseus 211 . Nicholsina usata 212. Scarus coelestinus 21 3. Scarus coeruleus 214. Scarus guacamaia 21 5. Scarus croicensis 21 6. Scarus vetula LAMINA XXVlli SCARIDAE: SCARIDAE: SCIAENIDAE: SCIAENIDAE: 21 7. Scarus taeniopterus 218. Scarus .taeniopterus 21 9. Scarus vetula 220. Sparisoma aurofrenatum 221 . Sparisoma chrysopterum 222. Sparisoma chrysopterum 223. Sparisoma rubripinne 224. Spar/soma rubripinne LAMINA XXIX 225. Sparisoma viride 226. Spar/soma viride 227. Spar/soma radians 228. Bairdiella rhonchus 229. Bairdiella sanctaeluciae 23·0. Ctenosciaena gracilicirrhus 231 . Cynoscion acoupa 232. Cynoscion jamaicensis LAMINA XXX 233. Cynoscion leiarchus 234. Cynoscion microlepidotus 235. Cynoscion similis 236. Cynoscion virescens 237. Equetus acuminatus 238. Equetus lanceolatus 239. Equetus pum:;tatus 240. Larimus breviceps
  15. 15. SCIAEI'JIDAE: SCIAENIDAE: SCOMBRIDAE: SCOMBRIDAE: SCORPAENIDAE: SERRANIDAE: SERRANIDAE: XV LAIVHNA XXXI 241. Macrodan ancy!odon SERRANIDAE: 281. Paranthias furrcifer 242. Menticirrhus amerric~nus 243. Micropogcmias fumir;ri 244. Nebris microps 245. Odontoscion dentflx 246. Parf.llonchurus briisilifJmsis 247. Pi!Jralonchurus elegiins 282. Diplectrum bivittatum 283. Diplectrum formosum 284. Diplectrum raa'iai!E 285. Nypop!fJctrus unicolor 248.Piagioscion squamosissimus SOLEIDAE: 286. Ptfriilabrax dFJgeweri 287. Semmus phoFJbe 288. Achirus achkus LAMINAXXXll 249. Stellifflr gristJus 250. Stflilifflr microps 251. StelliffJr f(JStrif8r 252. Umbrina coroides 253. Auxis thtJZiii'd 254. Euthynnus allettfmUus 255. Sarria sarda: 256. Scomber jtJponicus LAMfiNA XXXlllr 257. Scomberomorus brasilitmsi.<t 258. Scombttromorus regalis 259. Helicolenus dactyloptBrus 260. Pontinus longlspinis 261. Scorpatma agassizi 262. Scorpaena brasilitmsis 2 63. Scorpaena dispar 264. Scorpaena plumifi!ri LAMINA XXXIV 265. Hemanthias !eptus 266. Hemanthias viwmus 267. Holantflias martinicfJnsis 268. Cephalopholis cruentatt~ 269. Cephalopho!is fulva 270. Epinephelus adscfJnsionis 271 . Epln8phelus flavolimbatus 272. EplnephfJ!us guttatus LA.MJINA XXXV 273. Epim:phelus itajara 274. Epinephelus nigritus 275. Epinephelus striatus 276. Mycteroperca cidi 277. !VIycteroperca interstitla!is 278. Mycteroperca ph81UIX 279. Myct8ropfilrca tigris 280. Myctemperca vemmosa LAMINA XXXVII SOLEIDAE: 289. Achirus llnfJatus 290. Gymmu:hirus nudus 291. TrimfJctes inscriptus 292. Trim:;ctes piJulistanus SPARIDAE: 293. Archosargus rhomboidalis 294. Calamus bajonado 295. Calamus calamus 296. Calamus Cflrvigoni LAMINA XXXVIII SPARIDAE: 297. Calamus pennatula 298. Payrus pagrus SPHYRAENIDAE: 299. Sphyraena barracuda 300. Sphyraena barracuda 301. Sphyraena guachancho STROMATEIDAE: 302. PBprilus panJ SYNODONTiDAE: 303. Saurida brasiliensis 304. Saurida norman! LAMINA XXXIX SYNODONTIDAE: 305. Synodus foetus 306. Trachinocephalus myops TETRAODONTIDAE: 307. Canthfgaster rostrata 308. Colomesus psittacus 309. Lagoci'Jphalus lat:~vigatus 31 0. Sphoflroides speng!eri 311 . Sphoeroides tfistudim~us TRIGLIDAE: 312. Prionotus punctatus TRIGUDAE: TRICHIURIDAE: URANOSCOPiDAE: . XIPHIIDAE: ZEIDAE: LAMINA XL 31 3. Prionotus nJSBUS 314. Prionotus steams! 315. Trichiurus lepturus 31 6. Trichiurus lepturus 31 7. Astroscopus y-graBcum 3 18. /(athestomo cubanCJ 31 9. Xiphias gladius 320. Ztmopsis conch/fer
  16. 16. !~ frase err6nea frase cow~cta p. 1 1a colum. todo el area superior todo el area es superior p. 1 2a colum. el Rosario de islas el rosario de islas p. 6 1a colum. facie anterior facies anterior p. 9 1a colum. pesquera annual pesquera anual p. 9 1a co!um. menos de 10000 Tm unas 10000 Tm p. 9 2a colum. y dos palangres y dos palangreros p. 10 2 6 colum. pro-bablemente probablemente p. 10 26 colum. Golfo de Uruba Golfo de Uraba p. 11 2 8 colum. enguados de los generos lenguados de los generos p. 13 28 colum. anchoa del genera Pomat. anchova del ge('lero Pomat. p. 188 hasta unos 12 m de profun. desde 12 m de profundidad p. 226 son dulceacufculas son dulceacufcolas p. 231 armadura de aillos armadura de anillos p. 231 Rascacios, sapos, chasnetes Rascacios, sapo chasnetes p. 232 muy acontrovertida muy controvertida p. 237 unos 50 em de profundidad unos 50 m de profundidad p. 249 Lenguas y lenguetas Lenguas y lenguetas p.268 provocar intoxicaciones provocar heridas p.275 tiene importancia como tiene poca importancia como p. 281 46 em y 11 Kg de peso 46 em y 1 Kg de peso p. 290 2 especies en el area 3 especies en e! area p. 310 · Anchoa de cay Anchoa de cayo p.320 pectoral no segmentados pectoral no ramificados p. 325 Mojarra guicha Mojarra cagUicha p. 328 talla pequefia .mediana talla pequena a mediana p. 333 discreta calidad discreta discreta calidad p. 359 C. macrocerus (Hoolard) C. macrocerus (Hollardi p. 363 salmuera y secas salmuera y secos p. 373 habitat es 0. pari/is habitat es 0. pan'lus p.428 unos 60 em y 25 Kg unos 60 em y 2,5 Kg p. 433 par Ia general general por Ia general p.433 los agur indicados los aquf indicados
  17. 17. I ~rea bajo consideraci6n en este catalogo comprende: Ia costa del Caribe de Colombia excepto las islas de Providencia y San Andres; todas las costas insulares continentales de Venezuela, excepto isla de Aves Norte; las islas de Aruba, Curazao Bonaire, las Trinidad Tobago, todas las costas marftimas de Suriname y Gu.avania Francesa. Sus coordenadas estan comprendidas entre 4° N hasta 12°30' N y entre los meridianos 51 °40' y 77°30' W (ver Fig. 1). Estas coordenadas comprenden aproximadamente 6502 km de longitud de costas continentales, reparti- das en Ia siguiente forma: Colombia, 1600 km de fachada continental en el Caribe; Venezuela, 2718 km de lfnea de costa continental en el Mar Caribe hasta Punta Paria y 1008 km desde Ia mencionada Punta hasta el lfmite actual con Ia Republica de Guyana, lo cual incluye el Golfo de Paria y toda Ia fachada atlantica; Republica de Guyana, 414 km; Suriname 333 km; y Guayana francesa 350 km. A esta longitud de costas hay que anadir las insulares de Trinidad y Tobago, de unos 600 km aproximadamente, las de las tres islas neerlandesas y el rosario de islas de Colombia y Venezuela situado frente a las costas del Caribe de estos parses. En conjunto, el total de longitud de costas para todo el area superior a los 7500 km. Desde el punto de vista oceanografico y ecol6gico, las costas del Caribe tienen caracterfsticas muy diferentes de las del Ath~ntico y esto influye de manera determinante en Ia composici6n de Ia fauna que habita en estas dos subareas, en Ia estructura de las pesquerfas, y en Ia forma de aprovechar los recursos pesqueros. Por otra parte, Ia heterogeneidad ecol6gica del area influye ademas en Ia elevada diversidad especffica, aumentada por Ia existencia de inmensas zonas estuarinas, lo cual lleva consigo una intensa influencia de. las aguas salobres, que a veces se deja sentir hasta muchos kil6metros aguas afuera, especialmente en Ia subarea atlantica. Esta alta diversidad se manifiesta de manera especial en los peces, hasta el punto de que un elevado numero de especies s6lo se encuentran a partir de Ia desembocadura del rfo Orinoco o de su ~rea de influencia en el Golfo de Paria hasta el Amazonas, en tanto que muchas especies caracterfsticas y abundan- tes en los arrecifes coralinos del mar Caribe no se encuentran a todo lo largo de Ia vertiente atl~ntica. Asf pues, Ia distribuci6n espacial de las especies est~ mucho m~s vinculada al ambiente ecol6gico que a las areas geograficas ya que, como es sabido, al sur del Amazonas vuelven a hacerse presentes muchas espe- cies tfpicas del Mar Caribe. Por este motivo, cuando al mencionar en este catc!ilogo Ia distribuci6n de cada especie, se indica "todo el area" es necesario prestar atenci6n a las caracterfsticas del habitat. AI hablar de "todo el ~rea" se alude Ia distribuci6n en el ambito del area geografica, pero al especificar el habitat, puede quedar excluida toda Ia vertiente atlantica del area en consideraci6n o Ia mayor parte de las costas del mar Caribe. Desde el punto de vista de las caracterfsticas ocean- ogr~ficas y ecol6gicas, podemos dividir el area, a grandes rasgos, en las siguientes subareas y/o ambien- tes ecol6gicos segun los casos (ver Fig. 2) 1.- La costa atlantica, que comprende desde el Golfo de Paria hasta las costas en ella desembocan numerosos rros caudalosos. 2.- El 6rea de Trinidad y Tobago. 3.- El area de surgencia costera de Ia regi6n no.roriental de Venezuela, que se extiende desde el Edo. Sucre, aproximadamente a Ia altura del meridiano 62°30' W hasta el meridiano 65°00' W; por el norte su lfmite es muy variable y fluctua en amplitud de un ano a otro en funci6n de Ia constancia e intensidad de los vientos Alisios. 4.- El area de influencia de aguas oce6nicas, que comprende parte dellitoral central de Venezuela, donde apenas existe plataforma continental; ademas, todo el Rosario de islas aguas afuera de Ia costa continental del Caribe desde las de San Bernardo y El Rosario en Colombia hasta Tobago, incluyendo las Antillas neer- landesas de Aruba, Curazao y Bonaire y las venezolanas que de oeste a este comprende Los Monjes, islas de Aves, Archipi~lago de Los Roques, La Orchila, La Tortuga, La Blanquilla y Los Hermanos, y el archipielago . de los Testigos. 5.· Las areas estuarinas del Mar Caribe, que incluyen el sistema de Maracafbo con Ia parte sur del Golfo de Venezuela, al occidente de este pais, el area de influ- encia del rfo Magdalena incluyendo Ia Ci~naga Grande de Santa Marta, y el Golfo de Uraba en Colombia. Existen adem~s, otros ecosistemas o ambientes de menor extensi6n o locales que en ocasiones albergan una fauna especial o tienen una gran influencia en las pesquerfas porque son areas de refugio, crecimiento y engorde de especies comerciales de importancia como son las Iagunas litorales, salobres o hipersalinas en las costas de Venezuela y Colombia y el area de surgencia costera en Ia costa norte de Ia Guajira. 1. LA COSTA ATLANTICA DESDE EL GOLFO DE PARIA HASTA EL BRASIL 1.1. Caracterlsticas hill"lll'nnl!'l~fis'~@ La costa atlantica esta caracterizada fundamental- mente por Ia descarga de los grandes rfos del nordeste de Sur America, entre los cuales el m~s importante con mucha diferencia es el Orinoco, cuyo delta, de unos
  18. 18. w '75° N 72° 6(}0 66° 63° 60° los Moni<;s GrenadaBonaire R los l.a Blanquilla 0 ' ~ Iii,"- 0 ~-~es"" • .,, los Hermanos las ""taOtchila Margarita ·Los Testigos p Aves .,. ~- Port o~S~ T~bago TRINIDAD l.a Tortuga ~LJrimdad Y TOBAGO /) ; 1 "-------,. . ~~~~.}···· 6 / (J .,.... / '~ l r···---s-...r~, L.,-·, '"·-·-·...... t-. .,/""",.· .I '·-·;--t,/""' 57° Fig. 1 Umites del area considerada y principales designaci6nes polfticas y geograficas. 54° N -8() 60
  19. 19. 75°W N 4 72° 69° 66° 63° 609 4 '~"':" . ' ,//-;;.> ~2' ~e:;~ 1 ; 'C.-,,,,,>'' l --- " . ' ' 57° 54° ·~ ~Dtinooo J 1 ',,, --~r . .~ ~~ (' ~-.. ',,, ~~-z·~. J .-'(.._~--~:__.l ~ "' ~------------~ " '-- J' .. I 1 '· . ) Sub<!irea 1: Costa atlantica Subarea 2: Trinidad y Tobago Sub<:rea 3: Surgencia costera Sub<:rea 4: Aguas oce<:nicas Subcrea 5: Areas estuarinas . _,_,_ ~.""'-. .I ). ... - ,..,...; ,./ ' ~.....,---r ..., ~ l • . i > c~--"-"~ ;;· (.. ., '--/<./' .... .·./.:::.r·'-' -...,..;.. Fig. 2 Subareas o ambientes ecol6gicos e is6batas de 200 y 1000 m. 51° N
  20. 20. km de lfnea de costa, se abre abcmico dejando sentir su influencia toda Ia vertiente atlantica de en Ia costa sur y este Trinidad. Su influencia se deja sentir igualmente con intensidad en el Golfo de Paria, donde ademas desemboca el rio San Juan, el cual pertenece a otra cuenca, de tal manera que las costas occidentales de Trinidad y orientales de Venezuela sobre el Golfo estan tambi~n directamente influenciadas por las aguas dulces y su fauna es prac- ticamente Ia misma que Ia de Ia vertiente definitiva- mente atlantica: AI sur-este del Orinoco y sobre Ia costa de Ia Republica de Guyana desembocan los rfos Ese- quibo y Demerara y eri Ia frontera con Ia Republica de Suriname, el Courantyne o Corantijn; en las costas de este ultimo pals desembocan, entre otros, los rlos Coppename y Suriname y el Marowijne o Maroni, que forma frontera cqn Ia Guayana Francesa; en las costas de esta ultima desembocan el Mana, el Courcibo, el Apronague y el Oyapock, que forma Ia frontera con el Brasil, lfmite del area que consideramos en esta gufa de campo. La influencia del conjunto del drenaje de todos estos rfos en Ia distribucl6n de Ia fauna varfa considera- blemente a lo largo del afio. A grandes rasgos se distingueri claramente dos epocas: Ia epoca de lluvias que generalmente se extiende desde Abril o Mayo hasta Octubre o Noviembre, y Ia ~poca seca desde Noviembre o Diciembre hasta Marzo o Abril; estas dos epocas estan claramente separadas en lo que hace referenda a Ia cuenca del Orinoco y al Esequibo, pero hacia el Sureste, mas cerca del ecuador, las diferencias se atenuan, y ya en Suriname se definen dos ~pocas de lluvia, segunda, corta, en Diciembre-Enero. Durante Ia epoca de lluvias, principalmente a partir de Mayo, Ia 1nfluencia de las aguas dulces en el mar se extiende considerablemente, de tal manera que toda fauna marina es rechazada mar afuera sobre Ia plataforma, en tanto que Ia fauna de agua dulce invade Ia zona costera y Ia de aguas salobres extiende considerablemente su area de disper- sion, dominando por lo menos hasta los 20 m de profundidad y aun mas. En Ia epoca seca, el fen6meno es inverso y Ia fauna marina se aproxima a Ia desembo- cadura de los rfos y en algunos casos penetra en los canos. En Julio, a casi 40 km de Ia costa frente a Ia Boca Grande del Orinoco, Ia salinidad en superficie puede ser solamente de 10 partes por mil (ver Fig. 3). El otro fen6meno hldrografico que caracteriza esta zona atlantica, es Ia presencia de Ia corriente de Guayana, ramal norte de Ia corriente surecuatorial, de direcci6n constante este-noroeste. Esta corriente empuja las aguas dulces del Orinoco hacia el oeste, haciendolas penetrar a traves de Ia Boca de Serpientes o Serpents-Mouth en el Golfo de Paria, o a lo largo de Ia costa este de Trinidad, entrando en el Caribe oriental entre esta isla y Ia de Tobago y dejando sentir su influencia en el interior del Caribe. Todo el area se encuentra bajo Ia influencia de los vientos Alisios que soplan Ia mayor parte del afio del este, o del este-nordeste, pero con mayor continuidad e intensidad de Enero a Junio, lo cual dificulta en esta epoca las operaciones de las pesquerfas artesanales 0 semi-industriales. A partir de Junio, Ia intensidad del 58° N l----------+-~~----+---------~---------+--------~12 Fig. 3 Distribuci6n de Ia salinidad (en partes por mil) en superficie en Ia p~rte oriental del area, en el mes de Agosto.
  21. 21. viento decrece las operaciones pesqueras menos inconvenientes. ~as aguas del Amazonas tambien son empujadas hac1a el noroeste pasando al Mar Caribe entre Trinidad Tobago e incluso, pueden rodear Ia costa oriental de esta isla, pasando al norte de esta misma. El Golfo de Paria tiene una extension de 9700 su profundidad maxima es de unos 40 m, pero en su mayor parte es inferior a 30m; sus aguas tienden a salir por el norte entre Venezuela y Trinidad, por las Bocas del Dragon o Dragon's Mouth y hacia ese punto con- verge Ia direccion de las corrientes; sin embargo a veces, Ia corriente superficial revierte su direccion durante Ia marea alta que hace fluir el agua del Caribe al interior del Golfo, Ia cual choca con Ia corriente que sale del mismo, produciendo en dichas bocas unas condiciones de turbulencia muy traidoras y peligrosas. A lo largo de Ia costa trinitaria del Golfo, existe una pequefia corriente de direccion sur que es parte de un giro en el sentido de las agujas del reloj de las aguas en Ia parte centro-oriental del Golfo (ver Fig. 4). En Ia epoca de los Alisios, de Enero a Abril, Ia temperatura superficial de las aguas frente a las costas atlanticas se mantiene entre los 26.5° y los 28° c, pero frente a las costas de Suriname puede ser ligeramente 6 0 inferior. partir Junio, situandose en Septiembre entre 29.2° C aproxi- madamente, tambien es mas baja en Suriname. 20 m de profundidad, Ia temperatura durante todo el ano se mantiene generalmente entre 25° y 26.5° c. La influencia de las aguas marinas es mas intensa frente a las costas de Suriname que en las de Venezuela y Guyana, Y asf, incluso en el mes de Julio, a unos 30 km de Ia costa Ia salinidad puede ser de 35 ppm en tanto que, como ya se menciono anteriormente, frente al Orinoco puede ser de 10 ppm e incluso menos. A estos factores de incidencia estacional, hay que anadir flujo y reflujo diario de las corrientes de marea, de semidiurno y de considerable intensidad ya que en algunas epocas y/o zonas pueden tener una amplitud alrededor de 3 m. La estructura y caracterfsticas de Ia morfologfa subma~ina Y. del sustrato presentan, a grandes rasgos, una un1form1dad en toda Ia subarea atlantica que aquf consideramos, desde el delta del Orinoco hasta el Brasil y que consiste basicamente en una plataforma de suave pendiente hasta el borde del talud, cuya profundidad ~ ----- i ----~ ~GO ~ II r 1 t ~ iN I VENEZUELA Fig. 4 Corrientes oceanicas alrededor de Trinidad y Tobago.
  22. 22. se tllll[.;ut~m:ra es sustrato Este talud se encuentra a unos 1 de distancia al este del Demerara, a unos 140 km frente al Orinoco. En esta platafor~T~a se pueden distinguir cuatro facies o tipos de fondo, a lo largo de toda Ia costa considerada: a) una franja de sustrato fangoso que se extiende desde Ia linea de costa hasta una profundidad variable, dependiendo de Ia zona. Asf, frente al Orinoco puede extenderse hasta casi 50 m de profundidad y a una distancia hasta de 100 km, en tanto frente a Ia {Esequibo) s61o hasta unos 30 m de y 40 km de Ia costa, en Suriname Guayana Francesa aun menos; b) un fonda de sustrato fango-arenoso o arenoso que se extiende desde ellfmite de Ia facie anterior hasta 50-75 m de profundidad, segun Ia zona, y hasta los 40-1 00 km de Ia costa; c) un fonda de sustrato relativamente duro de arena o conchuela, que se extiende desde ellfmite de Ia facie anterior hasta el borde externo coralino de Ia plataforma que se encuentra entre los 100 y 200 m de profundidad y donde se inicia el talud, que cae bruscamente, por lo menos hasta los 300 m de profundidad; d) el talud propiamente dicho que tiene una gran importancia pesquera. En lfneas generales podemos decir que las facies deposicionales de sustrato blando fangoso se estrechan a medida que se va hacia el sureste (Suriname, Guayana Francesa) debido a que el aporte de los rfos disminuye en el mismo sentido. Cada una de estas facies esta habitada u ocupada por una comunidad faunfstica de caracterfsticas definidas. 2. El AREA DE TRINIDAD Y TOBAGO La plataforma de las cuatro costas de Ia isla de Trinidad tiene caracteristicas ecol6gicas diferentes. La del sur es una extensi6n de Ia plataforma del delta del Orinoco y esta caracterizada las descargas estacionales de este rfo. La parte de Ia plata- forma oriental tambien esta directamente influenciada por los aportes fluviales, pero Ia parte mas externa esta controlada por Ia corriente de Guayanas. Sabre Ia plataforma norte se lnJCia el ramal denominado Corriente del Caribe y cerca de Ia costa tiene Iugar un fen6rneno de surgencia costera. La plataforma oriental de Trinidad representa Ia porci6n mas estrecha de toda Ia plataforma atlantica y sus fondos son irregulares. 3. EL DE SURGENCIA COSTERA DE LA REGION NORORIENTAL DE VENEZUELA partir de Ia plataforma norte de Trinidad, cuya anchura mcixima es de unos 50 km hacia el oeste, el esquema morfol6gico de Ia plataforma Ia que hay enclavadas depresiones con facies cionales. Toda esta plataforma esta afectada por fen6meno de surgencia costera cuyo efecto se deja sentir con mayor fuerza a medida que Ia plataforma se ensancha, es decir, desde apr6ximadamente el me- ridiana 62° 20' W hasta el de 64° 25' W, desde Ia lfnea de costa hasta apr6ximadamente N. Este sector recibe el nombre de plataforma de Margarita-Los Testigos. Estos lfmites son muy variables, ya que Ia amplitud del fen6meno depende directamente de Ia constancia e intensidad de los vientos Alisios, los cuales pueden variar de un afio a otro. E/ fen6meno de surgencia costera se manifiesta por Ia existencia en superficie de temperaturas anormal- mente bajas en relaci6n a Ia latitud del area, y de salinidades altas. Estas temperaturas pueden estar comprendidas entre los 22° y 26° C en Ia epoca de mayor incidencia del fen6meno, el cual esta directa- mente relacionado con Ia mayor veiocidad y constancia de los vientos, es decir entre Enero y Junia. En ocasio- nes, y en algunas zonas, las temperaturas bajan hasta 21° C y excepcionalmente aun mas. En Ia epoca de calmas, las aguas se estratifican por Ia atenuaci6n de Ia surgencia, aparece una acusada termoclina y Ia temperatura de las capas superficiales se eleva situan- dose, en promedio, entre 26° y 28° C. Sin embargo, en los ultimos 5 anos se han detectado algunas anormali- dades que han alterado el patr6n clasico, y asf, en 1989 y 1990, las temperaturas superficiales en Ia epoca de calmas se elevaron hasta casi 30° C. Las mareas en Noviembre de 1990, fueron anormalmente elevadas; en el perfodo 1983-1984 el viento sopl6 durante casi 50 dfas, del oeste, una inversi6n que al parecer estuvo relacionada con Ia intensidad que en esa epoca tuvo el fen6meno del Nino frente a las costas peruanas. La productividad primaria del area de surgencia es muy elevada, mucho mas que Ia de las areas oceanicas adyacentes. Este conjunto de caracterfsticas determina que esta plataforma de Ia regi6n de Venezuela, cuya extensi6n es de unos 18000 , que se extiende en algunos puntas hasta una distancia de 106 km de Ia costa continental talud se encuen- tra alrededor de Ia isobata de 1 m, sea Ia zona de mayor riqueza pesquera de toda el cirea bajo consi- deraci6n en esta gufa, y que esta riqueza pesquera se manifieste fundamentalmente en el ambiente pelagico con Ia existencia de grandes cardumenes de sardina (Sardinella aurita) en torno a los cuales gravitan numero- sas especies tambien pelagicas de mayor tamafio, como jureles (Caranx spp.), carites (Scomberomorus spp.), Auxis spp., Sarda sarda etc. El lfmite de Ia distribuci6n de Ia sardina es variable y se expande o se contrae en funci6n de Ia extensi6n que alcance el fen6meno de surgencia. La fauna ictio16gica de esta zona se diferencia clararnente de Ia tfpica Caribe-antillana ya que las condiciones ecol6gicas, tem- peraturas bajas y fluctuaciones acusadas impiden el desarrollo de muchas especies de corales petreos. Tambien se diferencia de Ia fauna del Atlantica, Ia que esta influenciada por las aguas salobres.
  23. 23. En esta el fen6meno de surgencia se mani- fiesta con menos intensidad. oeste, Ia plataforma practicamente desaparece frente a todo ellitoral central de Venezuela. 4. El AREA DE INFLUENCIA DE AGUAS OCEANICAS Comprende principalmente todo el rosario de las is!as que se encuentran frente a !as costas continentales del Caribe de Venezuela y Colombia y que de este a oeste son: Los Testigos, La Blanquilla y Los Hermanos, La Tortuga, La Orchila, los archipielagos de los Roques y de las islas de Las Aves de Barlovento y Sotavento; las tres islas neerlandesas de Bonaire, Cura<;ao y Aruba, el archipielago de Los Monjes y los grupos de islas de Colombia, situadas al sur de Cartagena, es decir los archipielagos del Rosario y de San Bernardo. Ademas, Ia isla de Tobago en el extrema oriental del area. Gran parte del litoral central de Venezuela, donde apenas existe plataforma continental, y parte dellitoral de Santa Marta en Colombia, pueden tambien consi- derarse dentro de esta misma area, aunque sus carac- terfsticas oceanicas esten atenuadas, asf como tambien parte de Ia costa occidental del Golfo de Uraba o costa del Caribe Chocoano. En el area de Santa Marta y en Ia costa de Ia Guajira existe un fen6meno de surgencia costera provocado por los fuertes vientos Alisios del NE que soplan de Diciembre hasta Abril. El area tfpicamente oceanica, ademas de Ia de mar abierto aguas afuera, es Ia insular integrada por los grupos de islas antes mencionados, aunque las islas de La Blanquilla, Los Testigos y La Tortuga de Venezuela reciben !a influencia del fen6meno de surgencia costera y no pueden considerarse con toda propiedad tfpica- mente oceanicas, y los archipielagos del Rosario y San Bernardo, aunque estan situados en Ia plataforma con- tinental, tienen aguas claras, de caracteristicas oceani- cas, debido a Ia contra-corriente del Darien o corriente de Panama de direcci6n este-nordeste que contrarresta Ia influencia de las aguas continentales cargadas de sedimentos del rio Magdalena (ver Fig. 5). En general, estas areas se caracterizan porque Ia temperatura su- perficial de sus aguas se mantiene elevada durante todo el ano, y los arrecifes cora!inos estan muy desarrollados en algunas islas formando verdaderas barreras arreci- fales que se extienden hasta una profundidad de 50 m o algo mas, como en las islas del Rosario que liegan hasta 70 m. La fauna ictiol6gica se parece mas a Ia tfpica Caribe-antillana (de las Bahamas y Jamaica, p.ej.) que a las zonas mucho mas pr6ximas de la costa continental o islas situadas en el area de surgencia Dominan en las zonas arrecifales los loros (familia Scaridae), cirujanos o navajones (Acanthuridae), peta- cas o jaquetas (Pomacentridae), isabelitas y cachamas (Chaetodontidae), meros cunas (Serranidae) pargos {Lutjanidae). En Ia costa centro-occidental de Vene- zuela, donde Ia plataforma es estrecha, tambien hay zonas arrecifales de considerable extensi6n como las de Morrocoy en el Edo. Falc6n. 5. LAS AREAS ESTUARINAS DEL MAR CARIBE Principalmente son el sistema de Maracafbo, in- cluyendo gran parte del Golfo de Venezuela, Ia Cienaga Grande de Santa Marta con el area de influencia del rfo de Ia Magdalena, y el Golfo de Uraba. Ademas hay otras areas menores distribuidas a lo largo de todo el litoral continental. El estuario de Maracafbo es el segundo en importan- cia por sus dimensiones y por su influencia en Ia estructura de las comunidades de organismos, despues del Delta del Orinoco. El area propiamente estuarina es Ia bahfa del Tablazo, por cuyo extremo sur desagua el !ago de Maracafbo, el cual tiene una superficie de 12500 km2 . Por el extremo noroeste de Ia bahfa desem- boca el rfo Lim6n. Durante Ia epoca seca, el agua de mar penetra por Ia boca oriental de Ia parte norte de Ia bahfa y Ia dulce, en mayor cantidad, sale por Ia boca occidental; en esta epoca seca, agua de elevada salini- dad asciende tambien por Ia boca del rfo Lim6n. En Ia epoca humeda o de lluvias, Ia entrada de agua salada a Ia bahfa es practicamente nula y Ia salinidad en todo 'el cuerpo de agua se mantiene aproximadamente entre 4 y 6 ppm. Curiosamente, Ia fauna de esta area y de casi todo. el Golfo de Venezuela presenta numerosas afinidades con Ia del area estuarina del Orinoco, y en ella dominan los bagres de Ia familia Ariidae, los Sciaenidae (curvi- nas, curvinatas y similares), r6balos de Ia familia Cen- tropomidae, numerosos Engraulidae y pequeiios Clupeidae y Pristigasteridae; ademas es una de las areas mas importantes para Ia captura del camar6n blanco Penaeus schmitti. El Golfo de Venezuela prclpi<:Jmen1:e dicho, tiene una extensi6n de unos 20000 aproximadamente Ia is6bata de 90 m. La Cienaga Grande Santa Marta, con una exten- si6n de unos 450 , recibe una gran parte de las aguas del rfo Magdalena y de otros rfos que bajan de Ia Sierra Nevada de Santa Marta; cerca de Ia desemboca- dura del rfo domina Ia fauna de agua dulce, pero cerca del mar, con el cual se comunica por una sola abertura de unos 200 de anchura, Ia Boca Ia Barra, son
  24. 24. Ensenodo de Los Damas CORRJENTE DEL CAR/BE <fllmmn CONTRA CORRIENTE DEL DARIEN - CORRIENTE DE DERIVA LITORAL TORBELLINO FRENTE DE TURBIDEZ FRENTE DE TURBIDEZ LIMITE DE UNA LENGUA DE AGUA TURBIA CON CARACTER NO FRONTAL LIMITE DE UNA LENGUA DE AGUA CLARA CON CARACTER NO FRONTAl.. 25 Km. 1 N Fig. 5 Circulaci6n oceanica en Ia parte occidental del Caribe colombiano (segun Amaya y Thomas, 1988). abundantes los r6balos, algunos Mugilidae, como las lisa Mugil incilis y M. curema, y el lebranche M. liza, mojarritas de Ia familia Gerreidae, Megalopidae (Tarpon at/anticus), Centropomidae (Centropomus ensiferus), Carangidae (Caranx hippos), Ariidae (Ariopsis bonilla1) y algunos Sciaenidae; fuera de Ia Cienaga, en Ia zona costera influida directamente por el rfo, dominan tam- bien estos mismos grupos. En el Golfo de UraM y areas costeras al suroeste de Cartagena, los fondos son de sustrato blando, en su mayor parte rastreables y en ellos domina una fauna ·muy similar a Ia del Golfo de Venezuela yen parte a Ia de Ia p~ataforma de Ia regi6n nororiental de este pafs, con presencia de camar6n blanco Penaeus schmitt/ cerca de Ia costa, y de camar6n rosado y rojo, P. notialis y P. brasiliensis respectivamente, a mayores profundi- dades. Otras areas estuarinas en el Mar Caribe son las formadas por Ia secuencia de Iagunas litorales como Tacarigua, Unare y Pfritu en Ia regi6n centro-oriental de Venezuela, y por Ia bahfa de Cartagena y Ia Cienaga de Tesca ode Ia Virgen en Colombia.
  25. 25. It Dentro del area, las capturas totales marftimo- estuarinas se situan alrededor las 260000 a 3000>00 toneladas m~tricas (ver Tabla 1). El pafs pesquero de mas im.porti'!ncia por el volumen de sus capturas es Venezuela, cuyos desembarques se han aproximado en los ultimos anos a las 250000 Tm. Este volumen de capturas, relativamente elevado para un. pals del area del Caribe, se debe fundamentalmente a tres factores: a) Ia elevada productividad del area de surgencia costera, que provee cerca del 70% de Ia producci6n nacional, incluyendo entre 40000 y 70000 Tm· de sardina; · b) una pesquerfa artesanal de s6lida tradici6n, que incluye Ia construcci6n de excelentes embarcaciones y cuyo nivel socioecon6mico, aunque bajo, no es en su mayorfa de simple subsistencia. Las capturas de Ia pesca artesanal representan entre el 60 y 65% de las capturas totales; c) el desarrollo de una flota atunera de considera- bles dimensiones, pero que sin embargo obtiene Ia mayor parte de sus capturas en el Pacrfico, es decir fuera del area. La producci6n pesquera annual registrada para Ia subarea atlantica alcanz6 en los ultimos anos cerca de 50000 Tm, casi toda correspondiente a Guyana (ver Tabla 1). · La producci6n pesquera marrtima de Colombia asciende a unas 49000 Tm, correspondiendo a Ia costa Caribe solamente menos de 10000 Tm (ver Tabla 1). La industria pesquera del Caribe. se basa principalmente en Ia pesca de camarones de aguas someras, ademas de Ia de peces, caracoles y langostas de areas rocosas y coralinas. La flota pesquera consta de 107 motonaves camaroneras del tipo floridano convencional que operan colombiana) y al sur (Sinu-Urubal 30 embarcaciones medianas dedicadas Ia pesca de caracoles, langostas peces, dos palangres para Ia captura de atunes. Se estima un numero superior a los 7400 pescadores artesanales, cerca de 70% de Ia producci6n pesquera. 1. LA COSTA ATLANTICA 1,1, Vertiente Atlantica 1.1.1. Convenios pesqueros La vertiente atlantica del area esta explotada por los siguientes pafses: Venezuela, Trinidad-Tobago, Guyana, Suriname y Guayana Francesa. Existe, sin embargo, una cierta interacci6n entre las operaciones de Ia mayor parte de estas naciones, ya que hay convenios pesqueros entre Venezuela y Trinidad- Tobago, Venezuela y Suriname, y acuerdos entre propietarios de lanchas venezolanas y sociedades de Guayana Francesa. El convenio pesquero entre Venezuela y Trinidad- Tobago, iniciado en 1977, fu~ actualizado por ultima vez en 1985 por un perrodo de cinco anos. Como consecuencia de este convenio, Venezuela permite el acceso de 60 embarcaciones trinitarias arrastreras de pequeno porte, artesanales con motores fuera de borda, para Ia explotaci6n del camar6n en una franja de aguas territoriales venezolanas situada en Ia mitad norte del delta del Orinoco. Se establece un area de uso comun para Ia pesca de arrastre con embarcaciones conven- cionales denominada, "Sur de Trinidad-Norte de Vene- zuela" excepto en Ia franja de dos millas de ambos pafses. Un tercer aspecto consiste en que Trinidad permite Ia operaci6n de 30 embarcaciones de altura venezolanas en Ia zona Econ6mica Exclusiva al norte y este de· sus costas, a partir de las 12 millas, y de 40 embarcaciones de media altura en Ia zona norte de Trinidad, entre las 2 y ias 12 millas. Tabla I Producci6n pesquera en al area en toneladas ml§tricas (Tm) 10623 10364 217469 222599 2862 3000 3200 36794 36583 35951 3913 3542. 5080 Fuente: FAO, 1991. Fisheries statistics yearbook, 1989 Catches. and landings.
  26. 26. Ia zona de licencia cuyo monto se a US$3500; parte este monto puede ser reembolsado de a los volumenes de pesca que las embarcaciones venezola- en Suriname, de estimular a los pescadores venezolanos a cumplir con las expectativas gobiemo de Suriname de abas- tecimiento de pargo. Por medio de un regimen unilateral de otorgamiento de permisos administrativos, Ia Guayana Francesa permite en Ia actualidad Ia operaci6n de 35 embarca- ciones pargueras venezolanas en las aguas de Ia zona Econ6mica Exclusiva de ese territorio, con el com- promiso de que dichas embarcaciones desembarquen el 75% de sus capturas de pargo, mero y carite en los puertos de ese pals y exclusivamente para las com- panfas involucradas. A lo de toda Ia vertiente atlantica, Ia dis- tribucion de recursos pesqueros sobre Ia plataforma es muy uniforme y corresponde con las caracterfsticas del sustrato y su extension, tal como se definieron anteriormente. En general podemos considerar cuatro tipos de comunidad~s: a) Zona del pescado amarillo. denominado asf porque en ella dominan las especies con esta coloracion o pardo amarillenta. Ocupa Ia franja de influencia de las aguas salobres y esta formada por especies que son estuarinas durante toda su vida, por juveniles de especies marinas que durante sus primeros estadios se alimentan en estas ricas aguas, y por especies eurihali- nas, en mayor o menor grado, que se aproximan al delta en Ia epoca de su reproducci6n. En esta zona, de muy poca profundidad y sustrato fangoso, las especies comerciales m~s importantes son: los grandes bagres de Ia familia Ariidae, principalmente Arius parkeri, A. couma, y pasany, adem~s de otras especies de menor talla; Sciaenidae del genero Cynoscion como C. acoupa y C. microlepidotus; lisas del genero Mugl1, principalmente M. incilis y M. liza, el Iabranche; ademas, gran cantidad de Engraulidae de los generos Lycengraulis, Anchoa y Anchoviella, y de Pristigasteri- dae de los generos Odontognathus, Pellona otros; Soleidae del genero Achirus y sapos del Batrachoides. En el area norte del delta del abunda tambien el camaron blanco Penaeus schmitti, mucho mas que hacia el sureste; en Suriname y Guayana Francesa se hace mas escaso. Esta·zona, mas costera, que en Ia marea baja deja al descubierto grandes extensiones fangosas, es explotada principal- mente con artes y unidades artesanales: principal- mente redes playeras de enmalle, palangres, lfnea anzuelo. Los pescadores trinitarios explotan el camar6n blanco del delta del Orinoco por ei sistema de arrastre fondo con pequenas embarcaciones de 8 a 2 de eslora, "peneros", equipadas con motores los Sciaenidae, Cynoscion virescens do ser tambien muy abundante Macrodon an,r:;yJ'odon. Es area de mejor rendimiento pesquero, especial- mente frente a las costas de Ia Republica de Suriname. En todos los pafses predomina Ia explotaci6n de tipo industrial con embarcaciones de arrastre camaroneras tipo Florida, de 20 a 30 m de eslora. Algunas veces estos barcos son de propiedad de companfas nacionales de los paises ribereiios y otras, d~ pafses no riberenos como Corea del Sur en aguas de Suriname, pero que dejan el producto en el pafs. La especie de camar6n mas abundante en esta franja es P. subtilis. Los juveniles de las dos especies comerciales mas importantes, C. virescens y M. furnieri, se encuentran en el area estuarina de aguas salobres e incluso dulces; c) Zona del pescado rojo, ocupa Ia franja de sustrato duro o semiduro, arenoso o de conchuela, inmediatamente antes del borde coralino. En esta franja existe una gran variedad de especies pertenecientes a las familias Serranidae, Haemulidae, Lutjanidae, Mullidae, Scorpaenidae etc. y juveniles de algunas especies pelagicas como carites de Ia especie Scomberomorus brasiliensis y Carangidae. Frente al Orinoco, esta facies comienza entre los 40 y 50 m de profundidad y frente a Suriname, entre los 20 y 25 m. En todos los pafses, esta franja es explotada tambien por las pesquerfas industriales con barcos de arrastre camaroneros o de peces. Los invertebrados son mas abundantes que en las franjas anteriores. Entre los camarones se capturan las especies Penaeus subtilis, P. brasiliensis y P. notialis, con predominio de P. subtilis; d) Talud contjnental, rocoso o coralino, esta ocupado por especies de gran importancia comercial y ·principalmente el pargo colorado, Lutjanus purpureus, el mero, Epinephelus flavolimbatus, y el cunaro, Rhomboplites aurorubens, que son explotadas a lo largo de todo el area por Ia flota parguera venezolana, · semi-industrial, constituida por barcos de madera de construedon artesanal (carpinterfa de ribera}, de 15 a 20 m de eslora, que utilizan fundamentalmente artes de anzuelo, principalmente Ia ballestilla, constitufda por una lfnea, el plomo y 3 a 5 anzuelos. La existencia de esta flota, de larga tradicion, es lo que ha conducido al establecimiento de los convenios entre Venezuela Suriname, y a Ia concesi6n unilateral de permisos por parte de Ia Guayana Francesa. Tambien utilizan palan- gres. Esta pesquerfa, que produce buenos rendimientos econ6micos, se encuentra pro-bablemente un punto peligroso de sobrepesca. La captura anual de esta flota oscila entre 5000 Tm. Los mejores rendimientos suelen conseguir en aguas de Ia Zona Econ6mica "'"'"'u:>1va de Suriname. En Colombia, las mayores cap- turas se hacen sobre Lutjanus vivanus, en el area comprendida Cartagena
  27. 27. oscilan los 1 estos aun hasta los m (frente a Cienaga Riohacha) se han detectado impor- tantes concentraciones de camarones de pn)fulndiid<~d como Pleoticus robustus, foliacea, Plesiopenaeus edwarsianus, Heterocarpus ensifer Solenocera ·spp., cuya explotaci6n se esta iniciando. El Golfo de Paria Los fondos del Golfo de Paria son blandos y rastreables en casi toda su extensi6n, Ia profundidad maxima del Golfo es de unos 40 m, pero en su mayor parte es inferior a 30 m. Excepto algunas areas muy costeras, explotadas por metodos artesanales, tanto Trinidad como Venezuela explotan el Golfo por el metoda industrial de arrastre con embarcaciones de unos 20 a 25 m de eslora y redes camaroneras o de peces. En el Golfo dominan los Sciaenidae de los generos Cynoscion, Macrodon y Nebris, bagres del genero Arius, r6balos del genero Centropomus y cazones. Se captura el camar6n blanco P. schmitti en el sur y en el extremo noroccidental donde existe una importante pesquerfa artesanal con redes operadas manualmente. 2. El AREA DE TRINIDAD Y TOBAGO Sobre Ia plataforma norte de Trinidad es frecuente Ia presencia de Engraulidae, Clupeidae y algunos carangidos, como Selene setapinnis que en algunas ocasiones se capturan al arrastre en grandes canti- dades. Tambien el tajalf (Trichiurus lepturus), y picuas de Ia especie Sphyraena guachancho. Los fondos rastreables estan restringidos a una franja costera de una anchura maxima de 36 a 45 km y en ellos se encuentra Ia fauna tfpica de toda Ia plataforma: Sciaenidae de los generos Micropogonias y Cynoscion, principalmente C. jamaicensis, algunos Lutjanidae como Lutjanus purpureus y L. synagris y el panchito Pristipomoides aquilonaris. La mayor parte de Ia plataforma oriental de Trinidad no es apta para Ia pesca de arrastre. Se puede arrastrar en aguas someras entre Punta Galera y el Banco de Manzanilla y en aguas mas alejadas de Ia costa sur del mismo banco. Las especies que allf se encuentran son practicamente las mismas que las mencionadas para Ia costa norte, con Ia adici6n de bagres del genera Arius que en el norte no se encuentran. AI este de Tobago existe un fonda rasteable en latitud 1° 10' N desde 10° 20' N hacia el sur hasta 10° 00' N y quizas incluso mas. La pendiente es suave y entre 200 y 500 m de profundidad se encuentran camarones de talla grande del genera Solenocera. AI este de Trinidad y entre 150 y 800 m se pueden capturar camarones de los generos Plesiopenaeus, Penaeopsis, Pleoticus Acanthephyra. Es una zona de intensa actividad pesquera, tanto artesanal como industrial. La pesca industrial esta constitufda fundamentalmente por una flota camaro- nera integrada por barcos de arrastre con dos redes, Ia del tipo Florida y otra para Ia pesca de peces por popa, y por barcm; con una sola red, denominados ramperos. Se captura principalmente el camar6n Penaeus brasiliensis, ademas de numerosas especies de peces de Ia fauna acompanante, que tambien se comerciali- zan: Micropogonias fumieri, Cynoscion jamaicensis y C. simi/is (Sciaenidae); Ophidiidae de los generos Lepophidium y Ophidion; enguados de los generos Paralichthys y Syacium; el pargo Lutjanus synagris, etc. Sin embargo, esta pesquerfa desecha al mar entre el 70 y 80% de su captura, constitufda por juveniles de especies comerciales y especies de poca aceptaci6n en el mercado. En Ia actualidad hay mas de 200 embar- caciones camaroneras operando en el area. Los artes artesanales son muy variados. Entre ellos figuran: a) chinchorros o redes playeras de arrastre para peces costeros; las redes de cerco para sardinas, jureles y otros peces pelagicos; las redes de enmalle, como diversos tipos de trasmallos o tendedores, para peces pelagicos como Carangidae y Scombridae (carites, cabanas, carachanas) cuando se utilizan en superficie, y para peces bent6nicos como bagres corvinas, pargos, rayas, cazones cuando son de fonda; b) filetes liseros para lisas; c) atarrayas para lisas, lebranches, mojarras etc.; d) linea y anzuelo para pargos y meros; palangres para pargos, meros, cazones y tiburones; e) troleo para peces pelagicos como carites y cabanas o bonitos; f) nasas para Haemulidae (corocoros), Serranidae (cunas y meros), etc.; g) rastras de hierro para moluscos como Ia pepitona Area zebra o Ia concha perla Pinctada imbricata. Ademas existe una flota parguera de media altura. Existen situaciones conflictivas entre Ia pesca arte- sanal y Ia industrial de arrastre, principalmente por las zonas de pesca. Ademas, hay extensos y ricos bancos mejilloneros de Ia especie Perna perna en los acantilados rocosos de las.costas de Araya-Paria, y de chipi-chipe (Donax spp.) y guacuco (Tivella mactroides) en los fondos someros de sustrato arenoso o arenoso-fangoso. El AREA DE INFLUENCIA DE AGUAS OCEANICAS los efectos pesqueros, esta area puede subdi- vidirse en una propiamente oceanica, aguas afuera, una
  28. 28. oc~~an1ica insular las pr<>Xilrni<:lacies de las oceani- una costero-continental. En area propiamente oceanica del Caribe Atlan- tica opera· una numerosa flota atunera formada en general por embarcaciones modernas de gran porte de tres modalidades de captura: cerqueros, caneros palangreros, estos iJitimos suelen utilizar sardina como carnada. La especie mas importante en los desem- barques es el atun aleta amarilla Thunnus albacares y en segundo el listado o barrilete Katsuwonus pelamis. Existe ade.mas una pesquerfa experimental especffica para Ia captura del pez espada Xiphias gladius. En las areas insulares dominan las pesquerfas ·arte- sanales, en algunos casos orientadas a Ia explotaci6n de recursos muy especfficos como en el archipielago de los Roques en Venezuela, donde Ia actividad pesquera esta orientada fundamentalmente a Ia captura con nasas de Ia langosta Panulirus argus, y del caracol botuto Strombus gigas con buceo a pulm6n libre. La captura de peces en este caso es un objetivo se- cundario. En otras areas insulares el arte de captura mas utilizado es Ia nasa, y entre los peces comerciales dominan los loros de Ia familia Scaridae, los corocoros de Ia familia Haemulidae, y una gran cantidad de especies de menor importancia comercial de las familias Chaetodontidae, Pomacentridae, Labridae, Muraeni- dae, etc. En estas areas insulares tambien se pesca a Ia viva, con redes de enmalle, y cuando el sustrato lo permite, con redes playeras (beach seines) de arrastre y cerco. Tambien ha comenzado a desarrollarse una pesquerra de tipo industrial o semi-industrial, con bar- cos mayores equipados con motores centrales, que explotan los pargos de los fondos rocosos profundos del talud por debajo de los 100 m como Lutjanus vivanus y L. buccanella y meros del genero Epinephelus. 5. LAS AREAS ESTUARINAS DEL MAR CARIBE El Golfo de Venezuela es objeto de una intensa actividad de pesca de an·astre industrial con mas 150 barcos, cuyo objetivo fundamental es Ia captura de camar6n con fines_ de exportaci6n: el camar6n blanco Penaeus schmitti cerca de Ia costa y el rojo Penaeus brasiliensis en zonas mas profundas. En las zonas costeras tambi~n hay una pesquerra artesanal que utiliza principalmente redes playeras de arrastre (chinchorros). En Ia Cienaga Grande de Santa Marta toda Ia pesca es artesanal y se realiza principalmente con embarca- ciones tipo canoa o cayuco, a remo, vara o vela y con atarrayas y redes de enmalle para Ia captura de lisas, lebranches, sabalos, r6balos, pacoras (Micropogonias y bagres principalmente. Tambien se explotan activamente los bancos de Ia ostra de mangle Crassostraea rizophorae. En Ia bahfa de Cartagena y creas adyacentes entre Punta Garita al norte y Punta Baru al sur, en una extensi6n de costa de unos 100 km y que incluye Ia Cienaga de Tesca o de Ia Virgen al norte y Ia Bahra de Barbacoas al sur de Cartagena, tambien existe una oe:satJerfa artesanal relativamente importante duce excedente comercializable de unas Tm anuales y ocupa directamente a unos 21 00 pescadores. En las areas protegidas mencionadas, Ia actividad pesquera se puede realizar durante Ia mayor parte del ai'io. las especies mas importantes son el macaibf o malacho Elops saurus, Ia lisa y el Iabranche, Mugil incilis y liza respectivamente, r6balos del genero Centropomus y el Lutjanus synagris; tambh~n se capturan Ia sierra brasiliensis, el jurel Caranx hippos, Ia cojinua C. crysos y otros. los pesca- dores utilizan botes de madera con remos y algunos con motor fuera de borda. Los artes empleados son Ia atarraya en Ia Cienaga de Tesca y Bahfa de Cartagena; principalmente cordel en los sectores marftimos cerca- nos a Tierra Bomba, Baru, Ararca, y boliche o ·Chin- chorro por algunos pescadores de Ia localidad de Ia Boquilla. Entre los pescadores artesanales de Colombia todavra no ha sido posible eliminar totalmente Ia utili- zaci6n de dinamita para Ia captura de peces para consumo y/o carnada. AI suroeste de Cartagena y hasta el Golfo de Uraba existe una pesquerfa industrial de arrastre camaronera orientada principalmente a Ia captura del camar6n blanco Penaeus schmitti cerca de Ia costa, del camar6n rosado P. notialis y del rojo P. brasiliensis en zonas mas profundas. Los fondos de camar6n blanco se encuen- tran principalmente entre 7 y 15 m de profundidad y los del rojo entre 10 y 20m. La fauna de peces es Ia tfpica de los fondos blandos de todo el area considerada y las especies dominantes pertenecen a las familias Sciaenidae, Carangidae (juve- niles o preadultos), lutjanidae (como el pargo Lutjanus synagris), Haemulidae, Ariidae (principalmente Bagre marinus), Centropomidae (solamente en los fondos muy cercanos a Ia costa), y Gerreidae (mojarras de los generos Diapterus y Eucinostomus). Entre los tiburones son muy abundantes los Carcharhinidae y Sphyrnidae, y entre las rayas, los Dasyatidae. Esta fauna es muy similar a Ia del Golfo de Venezuela yen parte a Ia de Ia vertiente Atlantica, aunque faltan muchas especies. 6. OTRAS AREAS En Ia Guajira colombiana, desde Cabo San Juan de Guf;:1 en 11° 22.' N y 74° 00' W hasta Ia frontera con Venezuela (Castilletes) en 11° 51' N y 71° 19' 30" W, los fondos de Ia plataforma hasta unos 90 m de profundidad son relativamente amplios hacia Ia parte norte, entre Dibulla V Cabo de Ia Vela. En todo el area existe una pesquerra industrial para Ia explotaci6n del camar6n con embarcaciones tipo Florida cuya eslora oscila entre unos 19 y 22 m, que operan principalmente entre 18 y 70 m de profundidad, obteniendose los mejores rendimientos entre 40 y 70 m. las especies que se capturan son los camarones Penaeus brasiliensis y P. notialis.
  29. 29. En Colombia existen costeras ex,clu1Si1anne11te reservadas para Ia pesca artesanal (Golfo de Uraba, Golfo de Morrosquillo, Bahfa de Barbacoas zona costera frente a Ia de Tesca ode Ia Virgen a Ia Bahia de Cartagena, Cienaga Grande de Santa Marta) y reglamentad6n especial para su ejercicio (Santuario de fauna y flora de Los Flamencos y Parque Nacional Submarino Los Corales del Rosario). En Ia zona de Santa Marta, donde Ia plataforma es bastante- reducida y existen fondos duros (rocosos y coralinos), Ia pesquerfa artesanal utiliza redes de en- malle de regular tamano, para Ia captura de Scombridae de los generos Auxis, Sarda, Scomberomorus, y Carangidae de los generos Caranx, Selar, Elagatis; lfneas de mano para capturar Lutjanidae de los generos Lutj'anus, Ocyurus, Serranidae de los generos Epinephelus, Serranus, Mycteroperca, Haemulidae y barracudas de Ia familia Sphyraenidae. Recientemente, Ia utilizaci6n de nasas plasticas y metalicas para lai captura de langostas (Panulirus argus y P. laevicauda) ha permitido incrementar las capturas de meros, pargos (Rhomboplites aurorubens, Lutj'anus synagris, L. purpureus, Pristipomoides aquilonaris} y Balistidae (Ba!istes spp). Ill. ARTES DE PESCA 1. PESCA ARTESANAL Debido al gran desarrollo que tiene Ia pesca artesanal, principalmente a lo largo de las costas de Venezuela, existe una gran diversidad de artes de pesca, tanto de redes como de anzuelos. 1.1. Artes de redes Redes de Se encuentran a todo lo largo de Ia costa norte de Sur America. Se utilizan en playas de pendiente suave y se halan a tierra a mano, con varias personas por cada manga, o con lanchas hasta el momenta del ultimo tramo, es decir cuando ya Ia red propiamente dicha ha llegado a tierra por ambos lados. La red tiene forma rectangular muy alargada, consta de varias piezas, Ia central o copo, donde se concentra el pescado, Ia cual es de hilo mas fuerte y malla mas estrecha, y las laterales o mangas. En Ia parte superior van los flotadores yen Ia inferior, los plomos. Hay dos tipos fundamentales, el boyante, cuando los plomos no arrastran sobre el sustrato hasta que Ia red no esta cerca de Ia orilla, y el fondero o mandinga el cual desde el mismo momenta en que se cala, Ia relinga inferior o de plomos va arrastrando por el fondo. AI boyante tambien se le denomina chinchorro, aunque esta denominaci6n se utiliza generalmente en Ia actua- lidad para todo tipo de red playera de arrastre, de cualquier tamaiio. Las caracterfsticas arte varian especie a cuya captura se destina. Las variaciones hacen referencia al tamano al tipo de copo o al grosor resistencia del hilo y asf tenemos el picuero para Ia captura de Ia picua o barracuda barracuda) de malla amplia y fuerte, el sardinero para Ia sardina (Sardinella aurita) de malla pequena e hilo fino y el lisero para diversas especies de lisa del genero Mugil. Tambien puede haber otras modalidades como jurelero, carachanero, etc. El sardinero no se vara en Ia costa sino que se cierra formando un cfrculo cerca de Ia orilla donde Ia sardina se mantiene viva y se va sacando poco a poco para Ia ·venta, de acuerdo a Ia demanda. Redes de cerco o Como su nombre lo indica, no se acercan a Ia playa sino q•Je se cierran en el agua por debajo con un mecate o jareta que corre a lo largo de unos anillos que hay en Ia parte inferior. Llamados tendedores, son simples panos de red unidos consecutivamente entre sf hasta darle Ia longitud deseada. Los panos forman una sola cortina. Se fijan en el fondo con anclas o rezones, y en Ia parte superior llevan los flotadores; pueden fijarse muy cerca del sustrato o mas o menos separados de el; generalmente se calan al atardecer y se levan en las primeras horas de Ia manana. A este tipo de utilizaci6n se le denomina tendedor fijo o de fondo; pero tambien esta muy generalizado el utilizar el tendedor unido por un extrema a Ia proa de Ia embarcaci6n de modo que Ia red, flotante, junto con Ia embarcaci6n son arrastrados por el viento o Ia corriente recibiendo Ia denominaci6n de tendedor "aboyao" o derivante. Tambi~n se suele utilizar entre las ultimas horas de Ia tarde y Ia madrugada. Cuando los panos, en vez de formar una sola cortina, son de tres cortinas, con el central de malla mucho mas pequena que las laterales, recibe generalmente Ia denominaci6n de trasmallo o tresmallo que correspon- den mejor al nombre de artes de enredo. Los tendedores se han generalizado mucho en los ultimos afios, principalmente para Ia captura de peces pelagicos. El tamano y el grosor del hilo varfa con el tipo de peces a cuya captura se destina. Asf tenemos el rayero o chuchero, para Ia captura de rayas del genera Dasyatis o chuchos del genera Aetobatus o Myliobatis, de malla sumamente grande hasta de 18 pulgadas, e hilo fuerte. De malla algo mas pequena pero fuerte son las cazoneras cuya abertura oscila entre 9 y 16 pul- gadas. Ademas est~n los cariteros, anchoeros etc. para Ia captura de carites del genero Scomberomorus o Ia anchoa del genera Pomatomus. Un tipo muy especial por Ia forma de utilizarse es el filete lisero, que se cala cortando el paso del cardumen de lisa pero formando en cada extrema de Ia red una curvatura o "codillo", Ia lisa al avanzar se encuentra con el pano frontal de Ia red y tiende a esquivarlo desvian- dose hacia uno de los Iadas para quedar enredada en los "codillos" de donde no puede salir.
  30. 30. principalmente para Ia captura lebranches, mojarras yen general, especies que Iagunas de poco fondo tambil§n para otras especies en las proximidades de Ia orilla de las playas. En uno de los tipos, el simple, el pescador o tarrayero se desprende por completo de Ia tarraya, Ia cual puede caer lejos del mismo, mientras que en Ia tarraya de anillo, esta queda unida al pescador por un mecate que pasa por un anillo que hay en el cabezal y se divide en numerosas cuerdas o brioles mcs finas que se unen a distancias iguales entre sf en Ia base de Ia atarraya, de manera que el tarrayero puede recuperar Ia tarraya aunque esta tienda a hundirse; obviamente este tipo sa utiliza mas cuando se pesca desde una embarcaci6n, mientras que Ia simple, se utiliza cuando el pescador va a pie y no tiene problemas para recuperar aunque tienda a hundirse porque el fondo es muy somero. 1.2. Trampi:ts Las nasas se utilizan ampliamente en toda Ia costa sur del Caribe y muy especialmente en areas insulares o costas continentales en las que existen formaciones coralinas o rocosas y el uso de las redes esta restringido. Las nasas se fabrican con tela metalica de gallinero, aplastadas y de forma hexagonal, dos de cuyos lados definen un angulo c6ncavo donde se abre Ia boca, en forma de embudo. Se utilizan principalmente para Ia captura de langostas, pero tambh~n para muchas especies de peces,· principalmente de las familias Haemulidae {corocoros), ·Serranidae {cunas y meros), Lutjanidae (pargos y similares), y toda Ia gama de peces tfpicos de arrecifes coralinos. Las nasas se suelen utilizar en grupos, dos o tres, unidas entre sf por un mecate y el conjunto recibe el nombre de enyuge. Se recuperan arrastrando por el fondo un rezon o garrapino. 1.3. Artes de anzuelo Con cebo vivo: se utiliza una lfnea sencilla yanzuelo. La carnada, generalmente sardina, se lleva en viveros y llegados al sitio de pesca se fondea, se Ianza al agua con un salaba y o salabar de sardinas vivas para atraer el pescado y luego se comienza Ia pesca ensartando Ia sardina viva en el anzuelo por Ia barriga. Con cebo muerto: se puede utilizar un solo anzuelo con su lfnea "rendal" o varios anzuelos "ballestilla" que cuelgan de una lfnea que llega hasta el extremo de un grueso alambre horizontal en cuyo otro extremo esta Ia plomada y del cual parte el rendal que sujeta el pesca- dor.La ballestilla se utiliza mucho en Ia pesca del pargo colorado de profundidad en el talud de Guayanas. Las ballestillas pueden ser de diversg.s tipos y estructuras. En Ia pesca artesanal so_lam...ne se utilizan palangres de fondo consistentes en una lfnea madre de longitud variable, de Ia cual cuelgan los rendales con sus anzue- los correspondientes. Se utilizan principalmente para Ia tambien cuc>IQtJier otro tipo de peces de fondo. La potens potero se utiliza para Ia pesca calamares o lurias; consta de un eje fusiforme en cuyo extremo inferior van dispuestos radialmente una serie de alambres doblados en forma de ganchos. La pesca al curric~n se realiza con senuelos artificia- les o naturales. Las lfneas se sujetan de los extremos de varas de distintos tipos de maderas que sobresalen lateralmente y reciben el nombre de "tangones". los senuelos artificiales son practicamente los mismos que utilizan los pescadores deportivos: "cucharas" metali- cas, plumas etc. Como senuelo natural se utiliza de preferencia Ia sardina Sardinella aurita y en su defecto otros clupeidos o engraulidos. AI currican se pescan principalmente Scombridae, como carites del genero Scomberomorus, o bonitos o ·cabanas de los generos Sarda, Auxis y Euthynnus y tambien Carangidae del genero Caranx y dorados del genero Coryphaena. 1.4. lstrumentos de mano Los arpones, garrapinos y fisgas o puyas son m~s bien auxiliares de Ia pesca con anzuelo y se utilizan principalmente para rematar e izar a bordo peces grandes. Con Ia introduccion de Ia pesca submarina, ya practicamente no se usan para Ia captura directa con buceo a pulmon libre como hace 20 o 30 anos. 1.5. Rastras La rastras con marco rfgido, de acero generalmente, se arrastran desde una embarcaci6n y se utilizan para Ia captura de moluscos como Ia pepitona, Area zebra o Ia concha perla Pinctada imbricata. 1.6. Pesca con luz Tanto en Colombia como en Venezuela, los pesca- dores artesanales utilizan luz artificial para atraer y concentrar a los peces y asf facilitar su captura. En las bahfas de Taganga y Santa Marta (Colombia), los pescadores usan el sistema de pesca con luz para capturar fundamentalmente el carangido Se!ar crumenophthalmus, aunque tambien pueden ser capturadas otras especies de Carangidae como Trachurus ·latham!, ·Chloroscombrus chrysurus o de Scombridae como Auxis. los pescadores utilizan cayucos de 2,5 a 6,0 m con capacidad para dos tripulantes (uno en popa y otro en proa) que una vez situados en el area de pesca utilizan lfneas de mano de uno o cuatro anzuelos con plomada. Para hacer mas efectiva su captura, utilizan una lampara incandescente a gasolina, que situan sobre una base asegurada al mastil, a una altura de 1,0 m de Ia borda y a 1,0-1 ,5 m de Ia proa. Las faenas tienen una alta efectividad pues
  31. 31. ademas de las lfneas, un cesto tina para capturar con suma facilidad los cardumenes que cayuco. En Venezuela, los pescadores de algunas zonas como Ia peninsula de Araya, tambien usan luz artificial para Ia captura de carangidos de otras familias. La unidad de pesca esta formada por tres embarcaciones pequei'ias, tipo pei'iero, entre 6 y 7 m de eslora, equipadas con motor fuera de borda, una denominada "madre"· dos auxiliares para un total de 8 a 12 hombres. La embarcaci6n "madre" lleva Ia planta elec- trica, cuya potencia es de unos 500 watios y de 5 a 6 bombillas de 40 6 50 watios cada uno. Las embarca- ciones auxiliares realizan el cerco con redes de jareta de unos 200 a 300 m de largo y de 35 a 60 m de alto. Entre las especies capturadas dominan el catako (Trachurus latham1), Ia lamparosa (Selene setapinnis), Ia cachorreta (Scomber japonicus) y tambien el tajalf (Trichurus lepturus). 2. PESCA INDUSTRIAL 2. 1. Pesca oceanica Tanto en el sur del Caribe como en toda Ia vertiente atlantica del area operan grandes atuneros de tres tipos: cerqueros que, como su nombre lo indica, utilizan gi~1an1te:sc<~s redes de cerco; cana, palangreros que utilizan grandes modemos son los~,;~'''-~'-'~;:;''""'· P::~!::~n,eu,;:,rr•;;: cafieros utilizan sardina como cebo. Pesca de arrastre En todo el area, desde Colombia hasta Suriname, se explota al camar6n con barcos de arrastre, principal- mente de tipo Florida, entre 18 y 25 m de eslora que utilizan dos redes de arrastre con puertas. Para Ia captura de peces existen unos pocos barcos que utilizan una sola red que operan por popa. Su eslora es mayor y pescan en zonas mas profundas que los camaroneros. 3. PF.SCA DEPORTIVA En el sur del Caribe y principalmente frente al litoral central de Venezuela, en el denominado "Placer de Ia Guaira", existe una activa pesca deportiva ya que es un Iugar de concentracion de peces de pico: peces vela, lstiophorus albicans, y agujas azul y blanca Makaira niglicans y Tetrapturus albidus respectivamente. Se capturan principalmente al currican.
  32. 32. urante muchos afios, el uso por parte del hombre de las algas marinas estuvo limitado a parses de cultura oriental; sin embargo, hacia Ia segunda mitad de este siglo, el aprovechamiento de las mismas ha logrado extenderse hasta los pafses sudamericanos; asf Chile, en 1947, inicia Ia explotacl6n de las praderas naturales de algas presentes en sus costas. Mas tarde, otras naciones, como Argentina y Brasil, se incorporan a Ia actividad de exploraci6n y explotacidn de bancos naturales con fines a Ia producci6n de geles. Para los pafses de Ia costa septentrional de Sur America, a excepci6n de las Islas Trinidad y Tobago, cuyos pobladores elaboran desde ~pocas preteritas jaleas de aiga roja Gracilaria I"Moby" para los nativos), no se conocla en otros parses de esa regi6n el uso de estos vegetales marinas. Sin embargo, para Ia decada de los sesenta se comienza a despertar el interes por iniciar los estudios aplicados al aprovechamiento de este recurso natural. Las Chlorophyta o algas verdes estan muy bien representadas en estas costas tropicales americanas, incluyendo alrededor de 40 generos y 130 especies. Algunos de estos generos, como Enteromorpha, Ulva, Bryopsis, Codium, Caulerpa, y Gayralia (Monostroma), son de gran importancia econ6mica por su uso como alimento humano, para Ia extracci6n de productos derivados de empleo en farmacologra y cosmeticos, como alimento directo para animales, en el preparado de concentrados alimenticios en mezclas con otros compuestos, y como abono vegetal. No se tiene conocimiento que estas algas se esten explotando actualmente en el area geogratica a Ia cual nos estamos refiriendo. Sin embargo, se han efectuado trabajos experimentales con miras a Ia utilizaci6n del recurso, en los cuales se utilizaban preparados de alimentos para pollos con base a Ulva y Enteromorpha. Se tiene tambien conocimiento de investigaciones en Ia Universidad de Los Andes, Venezuela, donde Ia Facultad de Farmacia se ha interesado en obtener de algunas de estas algas verdes ciertas sustancias conocidas como compuestos tipificantes (typing compounds) los cuales se emplean en Ia elaboraci6n de reactivos para Ia determinaci6n de grupos sangufneos. Cabe senalar que en parses de otras latitudes, especies de los 6 generos antes senalados estcin incluidas en Ia dieta cotidiana, inclusive en islas del Mar Caribe como Granada, Barbados, Antigua, St. Kitts, Jamaica v Cuba. En Trinidad, Ia especie Ulvalactuca (Iechuga de marl se consume en ensalada o fermentada en forma de te (bush tea), que parece tener cierto valor medicinal. En relaci6n con las Phaeophyta o algas pardas, se conocen alrededor de 27 generos y unas 79 especies para Ia regi6n referida, pero son practicamente dos los generos (Sargassum y Turbinaria) cuyas especies podrran tener potencial de utilizaci6n, ya que son posibles fuentes de generaci6n del acido algrnico, un ficocoloide presente en Ia pared celuiar del alga parda y el cual es Ia base para obtener alginatos (sales del acido alglnico), polfmeros estos de gran demanda en los mercados mundiales. Es de hacer notar que no son precisamente estas algas Ia principal fuente de alginatos en el mundo, sino las grandes algas pardas proprias de aguas frfas conocidas como "Kelps" (Macrocystis, Nereocytis, Lessonia, etc.). El alginato obtenido de Sargassum y Turbinaria frecuentemente tiene una viscosidad pobre y las especies de estos generos solamente son usados cuando no se disponen de aquellas de aguas frfas. Sin embargo, en referencia a Ia estructura de alginatos provenientes de Sargassum y Turbinaria de aguas calidas, estos podrlan ser muy utiles en Ia aplicaci6n de requerimientos pe~ra Ia formaci6n de geles fuertes, esto basado en Ia raz6n M/G del alginato (relaci6n entre el acido manur6nico y el acido gulur6nico). Se conocen unas 15 especies de Sargassum para esta area del America del Sur, incluyendo S. flutans para aguas de Colombia; tambien se cita para ese mismo pafs a S. natans, pero localizada en Ia Isla San Andres, en aguas de Centro America (fuera de nuestra area). Estas dos ultimas especies son pelc'igicas. Del genera Turbinaria s61o se reportan para esta area dos especies, T. turbinata y T. tricostata. Ambos generos d.e algas pardas aquf seiialados son principalmente empleados en Ia industria de alginatos en Ia India. Los alginatos son materia prima importante como estabilizadores de helados y cremas, agentes gelificadores en budines y flanes, homogenizadores de salsas y cremas alimenticias. En Ia rama farmaceutica son muy usados por sus propiedades coloidales como agentes emulsificadores en suspensiones, cubiertas de grageas y otros usos. Son requeridos ademas en industrias de cosmeticos, cerveza, pinturas, textiles, refinaci6n de azucares, pulimentos y limpiadores, fotografia, ceramica, etc. Las especies de Sargassum y Turbinaria se usan tambien como alimento para animates v como abono. La Divisi6n Rhodophyta comprende el mayor numero de especies reportadas para Ia regi6n septentrional de Sur America, con aproximadamente 115 generos y 275 especies. Tambien son estas algas rajas las mas numerosas en cuanto a su importancia econ6mica para las regiones tropicales. Algunas de elias son utilizadas como alimento por ingesti6n directa, como es el caso de los generos Porphyra (popular "Nori" japones), Halymenia v Gracilaria. Otros generos basan su importancia en el hecho de ser productores de agar y carragenina, que tiene el mas amplio uso por sus caracterfsticas y por existir varies tipos de ella (carrageninas Kappa, Lambda, Iota, etc.). El agar es muy conocido por su empleo en medios de cultivos, sabre todo en microbiologra. Los principales generos productores de carrageninas dentro del area en referencia son Meristiel/a, Hypnea y Gigartina, mientras que los productores de agar son Ge!idium, Pterocladia, Gracilaria, Gelidiella, Gracifariopsis y Bryothamnion.
  33. 33. Ademas de una diagnosis Ia costa atlantica americana, para cada especie, se ofrece informacion general sobre su distribud6n habitat en sobre su utilizaci6n. Diagnosis: Plantas de color verde, estan constit1,1idas por una fronde tubular con una porci6n basal cilfndrica y angosta que se expande gradualmente haeia Ia regi6n distal; ramificaciones limitadas a Ia porei6n basal. Alcanzan una altura maxima aproximada de 15 em; miden hasta 1 em de diametro, haciendose ahusada hacia el apiee. Distribuci6n y habitat: Bermuda, Carolina del Norte (USA) hasta Uruguay. Crecen en Ia zona intermareal, preferiblemente sobre rocas. Utilizaci6n: Alimento. Diagnosis: Plantas de color verde claro, tubulares, ramificadas en Ia base, con una tendencia a ensaneharse progresivamente hacia las zonas apicales, presentando una especie de contrieeiones que le dan apariencia subintestiniforme. Alcazan 10 em o mas de altura. Distribuci6n y habitat: Bermuda, Carolina del Norte (USA) hasta Uruguay. Creeen en Ia zona intermareal. Utilizaci6n: Alimento.
  34. 34. Sin6nimos: Monostroma oxysperma (Kutzing) Thuret, Ulvaria oxysperma (Kutzing) Bliding. Diagnosis: Plantas delicadas, talo laminar expandido, de color verde claro. Estructuralmente presenta una sola capa de celulas. de 2-7 em. Distribuci6n y habitat: Bermuda, Carolina del Norte (USA) hasta Brasil. Crecen en aguas tranquilas sobre sustrato duro en Ia zona intermareal. Utilizaci6n: Alimento. Diagnosis: Plantas de color verde claro, talo en forma de laminas cintiformes. Estructuralmente presenta 2 capas de celulas. Largo de las cintas hasta 5 m. Distribuci6n y Mbitat: Bermuda, Carolina del Norte (USA) hasta Uruguay. Crecen generalmente en Ia zona intermareal, en aguas moderadamente expuestas. Utilization: Alimento. Diagnosis: Plantas de color verde claro, talo en forma de laminas expandidas. Estructuralmente presenta 2 capas de celulas. Altura de 20 em o mas. Distribuci6n y Mbitat: Bermuda, Florida (USA) hasta Brasil. Crecen preferiblemente hacia Ia zona intermareal en aguas moderadamente expuestas o tranquilas. Utilizaci6n: Alimento.
  35. 35. yopsis plumosa (Hudson) C. Agardh Diagnosis: Plantas de color verde oliva. Presentan un eje principal desnudo hacia Ia porci6n proximal, pero con ramificaciones hacia las zonas superiores a manera de pfnnulas cuya distribuci6n da al talo un aspecto piramidal. Altura hasta 10 em. Distribuci6n y habitat: Bermuda, Carolina del Norte (USA) hasta Uruguay. Crecen por lo general hacia el lfmite de Ia marea baja. Utilizacion: Farmacologfa. Codium decorticatum (Woodward) Howe Diagnosis: Plantas erectas de color verde oscuro, constituidas por ejes de consistencia esponjosa, cilfndricos hacia las porciones apicales, pero aplanados en las zonas de origen de las dicotomfas. Ejes cilindricos de 0,5-2,5 em de diametro. Alcanzan 50 em o mas de altura. Distribuci6n y habitat: Bermuda, Carolina del Norte (USA) hasta Uruguay. Crecen sobre rocas en aguas de poca profundidad. Utilizaci6n: Farmacologfa. Caulerpa racemosa (Forsskal) J. Agardh Diagnosis: Plantas de color verde, talo constituido por una porci6n basal estolonffera con rizoides de Ia que emergen ejes cilfndricos, los cuales se presentan · cubiertos por ramitas cortas de forma clavada a ' esferica, dando apariencia de racimos. Altura hasta 20 em. Distribuci6n y habitat: Bermuda, Florida (USA) hasta BrasiL Crecen en Ia zona sublitoral en piso de arena, arena~limo, pequenas rocas o coral. UtilizaciOn: Alimento. CHLOROPHYTA
  36. 36. Caulerpa sertularioides (S.G. Gmelin) Ho Diagnosis: Plantas de color verde, taio constituido por una porci6n basal estolonffera con rizoides, de Ia cual emergen ejes cilfndricos con pfnnulas a ambos Iadas, dando una apariencia de pluma. los ejes pueden ser ramificados o no. Altura hasta 20 em. Distribuci6n y habitat: Bermuda, Florida (USA) hasta Brasil. Pueden encontrarse creciendo en piso de arena, arena-limo o sabre pequenas piedras o gravas, en Ia regi6n sub-litoral. Utilizaci6n: Alimento. Diagnosis: Plantas de color marr6n. Porci6n basal lobulada, de Ia cual surgen ejes principales escasamente ramificados, pero con presencia de ramitas secundarias dispuestas lateralmente que le dan una apariencia c6nica al tala. Filoides lineales u oblongos, con bordes dentados. Alcanza una altura maxima de alrededor de 1m. Distribuci6n y habitat: Bermuda, Carolina del Norte (USA) hasta Brasil. Crecen sabre rocas, corales o conchas, desde Ia zona intermareal hasta profundidades mayores (10-15 m). Utilizaci6n: Algin6fita. ISargassum vulgare C. Agardh I Diagnosis: Plantas de color marr6n-verdoso. Crecen fijas por una porci6n basal bien definida, de Ia cual se originan ejes erectos con presencia de ramas laterales de 4-1 2 em de largo, las cuales llevan filoides lanceolados a oblongo-ianceolados de 1-4 em de largo y 2-10 mm de ancho. Aerocistos abundantes. Receptaculos verrugosos, largos y ramificados dicot6micamente. Altura hasta 60 em. Distribuci6n y habitat: Bermuda, Florida (USA) hasta Brasil. Crecen sabre rocas o corales desde Ia linea de mareas baja hasta profundidades de 3 a 4 m. Utilizaci6n: Algin6fita. CHlOROPHYTA
  37. 37. Diagnosis: Plantas erectas de color marr6n, fijas al sustrato por una porci6n basal rizomatosa expandida, de Ia cual surgen ejes erectos cilfndricos, esparcidamente ramificados, que portan ramas cortas con 6rganos foliales peltados o piramidales y de bordes usualmente dentados, con Ia porci6n distal truncada sin presentar vesicula. Alcanzan aproximadamente 15 em de altura. Distribuci6n y habitat: Islas del Caribe, islas San Andres y Providencia (Colombia), islas Los Roques, La Blanquilla, Los Hermanos y Cayo Sombrero (Venezuela). Crecen sobre rocas o corales en Ia zona intermareal o por debajo de ella. Utilizaci6n: Algin6fita. Diagnosis: Plantas de color marr6n, fijas al sustrato por una porci6n basal rizomatosa expandida, de Ia cual nacen ejes erectos cilfndricos, simples o ramificados, que llevan numerosas ramas cortas, de las cuales emergen 6rganos foliales peltados o piramidales con bordes enteros y una vesicula central en Ia parte distal. Alcanzan 40 em o mas de altura. Distribuci6n y habitat: Florida (USA) hasta Brasil. Crecen sobre rocas corales en Ia zona intermareal o por debajo de ella. Utilizaci6n: Algin6fita. IPorphyra spiralis Oliveira & coli. I var. amplifolia Oliveira & coli. Diagnosis: Plantas de talp laminar, membranaceo, de color morado lila. Las laminas alargadas, lobuladas, de estructura celular monostrom<Hica. Plantas heterom6rficas con una fase gamentangial macrosc6pica laminar y una fase esporangial microsc6pica y filamentosa. Alcanzan una altura aproximada de 18 em. Dlstribuci6n y h~bitat: Colombia, Venezuela y Brasil. Crecen en Ia zona intermareal alta o en Ia supralitoral, sobre rocas banadas por las olas en aguas de fuerte oleaje. Utilizaci6n: Alimento. PHAEOPHYTA
  38. 38. Diagnosis: Plantas de color rojo oscuro, fuertes, fijas al sustrato por una proci6n basal fibrosa. Eje principal desnudo hacia las porciones basales, pero ramificado hacia las porciones distales, 3 a 4 veces pinnado. Cistocarpos con dos poros. La altura de estas plantas puede alcanzar 32 em. Distribuci6n y h~bitat: Venezuela y Trinidad. Crecen sobre rocas en Ia zona intermareat en aguas de fuerte oleaje. Utilizaci6n: Agar6fita. Diagnosis: Plantas gregarias, erectas, de color rojo purpura. Porci6n basal estolonffera. Ejes con ramificaciones alternas-pinnadas-irregulares. Por lo general, las ramas distales del eje principal son mas cortas que las originadas en las porciones medias y proximales. Estructuralmente presentan una corteza de celulas pequeiias, alargadas y una medula de celulas de mayor tamaiio, de formas irregulares y paredes gruesas, hay presencia de rizines en la.medula. Cistocarpos con un solo poro. Alcanzan 22 em de altura. Distribuci6n y habitat: Carolina del Norte (USA) hasta Brasil. Crecen hacia Ia zona intermareal sublitoral superior sobre rocas en aguas expuestas. Utilizad6n: Agar6fita. IGe!!idiella acerosa (Forsskal) J. Feldmann & Hamel I Diagnosis: Plantas de ejes cartilaginosos, cilfndricos a ligeramente comprimidos. Los ejes pueden ser erectos o algunas veces arqueados y se originan de una porci6n basal decumbente fija al sustrato por rizoides estolonfferos. Ramificaciones dfsticas opuestas. Distribuci6n y habitat: Bermuda, Florida (USA) hasta Brasil. Crecen sobre rocas en Ia zona intermareai. Utilizaci6n: Agar6fita.

×