Lección 12 para el 19 de diciembre de 2015
Gedalías es nombrado gobernador del remanente de Judá
(Jeremías 40:6-12).
Ismael mata a Gedalías y se lleva cautivo al rem...
«Se fue entonces Jeremías a Gedalías hijo de Ahicam, a Mizpa, y habitó
con él en medio del pueblo que había quedado en la ...
«Sea bueno, sea malo, a la voz de
Jehová nuestro Dios al cual te
enviamos, obedeceremos, para que
obedeciendo a la voz de ...
«Dios nos ha dado la facultad de elección;
a nosotros nos toca ejercitarla. No
podemos cambiar nuestros corazones ni
dirig...
«dijo Azarías hijo de Osaías y Johanán hijo de Carea, y
todos los varones soberbios dijeron a Jeremías: Mentira
dices; no ...
«Toma con tu mano piedras grandes, y cúbrelas
de barro en el enladrillado que está a la puerta
de la casa de Faraón en Taf...
«La palabra que nos has
hablado en nombre de
Jehová, no la oiremos
de ti» (Jeremías 44:16)
Algunos años más tarde, los jud...
«La rebelión y la
apostasía están en el aire
mismo que respiramos.
Seremos afectados por
ellas a menos que
vinculemos medi...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Lección 12 | De vuelta a Egipto | Escuela Sabática Power Point

3.109 visualizaciones

Publicado el

Lección 12 | De vuelta a Egipto | Escuela Sabática Power Point
http://escuelasabatica.es/

Publicado en: Educación
0 comentarios
2 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
3.109
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
1.227
Acciones
Compartido
0
Descargas
30
Comentarios
0
Recomendaciones
2
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Lección 12 | De vuelta a Egipto | Escuela Sabática Power Point

  1. 1. Lección 12 para el 19 de diciembre de 2015
  2. 2. Gedalías es nombrado gobernador del remanente de Judá (Jeremías 40:6-12). Ismael mata a Gedalías y se lleva cautivo al remanente (Jeremías 40:13-41:10). Johanán libera al remanente y pide a Jeremías que consulte a Dios (Jeremías 41:11-42:6). La respuesta divina: Volved a Judá y someteos a Babilonia (Jeremías 42:7-22). Johanán se niega a obedecer a Dios y se vuelve a Egipto (Jeremías 43:1-7). Jeremías profetiza en Egipto (Jeremías 43:8-13). Rechazo y soberbia de Judá (Jeremías 44). Los capítulos 40 a 44 de Jeremías cuentan la historia del pequeño remanente que quedó en tierra de Judá, después de que Jerusalén fuese destruida.
  3. 3. «Se fue entonces Jeremías a Gedalías hijo de Ahicam, a Mizpa, y habitó con él en medio del pueblo que había quedado en la tierra» (Jeremías 40:6) El rey de Babilonia dejó en Judá a un grupo de personas leales, a los pobres de la tierra, y a un pequeño grupo de soldados. Los capitanes judíos que habían quedado esparcidos fueron a someterse a Gedalías. Pero entre ellos había un traidor comprado por los amonitas: Ismael (Jer. 40:14). Tras matar a Gedalías y a los soldados babilonios, Ismael se llevó al pueblo hacia Amón. Entonces, Johanán –otro de los capitanes– le persiguió y liberó al remanente (Jer. 41:14). El pueblo temió volver a Mizpá por miedo a la represalia de Babilonia (Jer. 41:17-18).
  4. 4. «Sea bueno, sea malo, a la voz de Jehová nuestro Dios al cual te enviamos, obedeceremos, para que obedeciendo a la voz de Jehová nuestro Dios nos vaya bien» (Jeremías 42:6) «y dijeron al profeta Jeremías: Acepta ahora nuestro ruego delante de ti, y ruega por nosotros a Jehová tu Dios por todo este resto (pues de muchos hemos quedado unos pocos, como nos ven tus ojos), para que Jehová tu Dios nos enseñe el camino por donde vayamos, y lo que hemos de hacer» (Jeremías 42:2-3) Frente a la disyuntiva entre ir a Egipto o volver a Mizpa, el pueblo pidió consejo a Dios -¡por fin!- a través del profeta Jeremías. El pueblo se comprometió a obedecer a Dios, como lo habían hecho sus padres al salir de Egipto (Éxodo 24:7). «Si aceptamos a Cristo por guía, él nos conducirá en forma segura. El mayor de los pecadores no tiene por qué perder el camino» E.G.W. (El discurso maestro de Jesucristo, pg. 118)
  5. 5. «Dios nos ha dado la facultad de elección; a nosotros nos toca ejercitarla. No podemos cambiar nuestros corazones ni dirigir nuestros pensamientos, impulsos y afectos. No podemos hacernos puros, propios para el servicio de Dios. Pero sí podemos escoger el servir a Dios; podemos entregarle nuestra voluntad, y entonces él obrará en nosotros el querer y el hacer según su buena voluntad. Así toda nuestra naturaleza se someterá a la dirección de Cristo» E.G.W. (El ministerio de curación, pg. 131)
  6. 6. «dijo Azarías hijo de Osaías y Johanán hijo de Carea, y todos los varones soberbios dijeron a Jeremías: Mentira dices; no te ha enviado Jehová nuestro Dios para decir: No vayáis a Egipto para morar allí» (Jeremías 43:2) El deseo de buscar la dirección divina era aparentemente sincero. Pero, en realidad, lo que querían es que Dios estuviese de acuerdo con sus planes: ir a Egipto. Justificaron su conducta acusando a Jeremías de mentiroso y de dejarse influenciar por su escriba Baruc. Cuando el pecador no está dispuesto a abandonar sus caminos, la razón es dejada de lado. Si la Palabra no concuerda con sus deseos, no es escuchada. Si en verdad quieres ser guiado por Dios, tienes que estar dispuesto a ir donde Él te lleve, y a hacer lo que Él te pida.
  7. 7. «Toma con tu mano piedras grandes, y cúbrelas de barro en el enladrillado que está a la puerta de la casa de Faraón en Tafnes, a vista de los hombres de Judá» (Jeremías 43:9) A través de símbolos, Dios tenía un nuevo mensaje para el pueblo desobediente: El país donde se refugiaban no les daría seguridad, sino que serían atacados nuevamente en ese lugar. El año 568 a.C., mientras Egipto se encontraba en una guerra civil, Nabucodonosor levantó su pabellón en el lugar donde Jeremías ocultó con barro grandes piedras. Nuestra única protección y seguridad verdadera en este mundo está en obedecer a Dios, Él es el único camino seguro.
  8. 8. «La palabra que nos has hablado en nombre de Jehová, no la oiremos de ti» (Jeremías 44:16) Algunos años más tarde, los judíos seguían cometiendo en Egipto las mismas abominaciones que en Jerusalén. Esta vez, desafiaron abiertamente la palabra de Dios hablada a través de Jeremías. Lejos de arrepentirse de sus pecados, se jactaban de ellos. Ellos decían que, mientras adoraban abiertamente a los ídolos en tiempos de Manasés, «tuvimos abundancia de pan, y estuvimos alegres, y no vimos mal alguno» (Jeremías 44:17). ¡Al no recibir en ese tiempo el castigo por su pecado, pensaron que los males que habían sufrido eran consecuencia de haber dejado de pecar!
  9. 9. «La rebelión y la apostasía están en el aire mismo que respiramos. Seremos afectados por ellas a menos que vinculemos mediante la fe nuestras almas desvalidas con Cristo» E.G.W. (Mensajes selectos, tomo 2, pg. 455)

×