Lo esencial es invisible                  a los ojosHomilía del domingo 20° del tiempo ordinario,              ciclo B (19...
Lo esencial es invisible a los ojosY por otro lado están aquellos que nos dicen, con toda razón, que hay quepensar más en ...
eso. Por eso se escandalizan los judíos. - “¿cómo hay que comer su carne?” Está loco este hombre?. No somosantropófagos!.J...
ConclusiónYo quería pedir en esta celebración que mirando a Jesús Pan de Vida,mirando a este Señor que viene a nosotros y ...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Lo esencial es invisible a los ojos

546 visualizaciones

Publicado el

Navegamos a los barquinazos entre lo material y lo espiritual. En Jesús, Pan de Vida se halla la síntesis perfecta de lo humano.

Publicado en: Meditación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
546
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
86
Acciones
Compartido
0
Descargas
2
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Lo esencial es invisible a los ojos

  1. 1. Lo esencial es invisible a los ojosHomilía del domingo 20° del tiempo ordinario, ciclo B (19/8/12) Navegamos a los barquinazos entre lo material y lo espiritual. En Jesús, Pan de Vida se halla la síntesis perfecta de lo humano.Las cosas materialesCuando pensaba sobre el Evangelio que toca en este día, casi finalizando eldiscurso del Pan de Vida del capítulo 6 del Evangelio de San Juan, Jesús senos presenta allí como Pan de Vida, en la Sinagoga de Cafarnaúm, dice eltexto de hoy. Esta enseñanza me parece fíjense por donde nos toca a nosotrosen este tiempo: vivimos en un momento cultural en el que parece que lo únicoque es importante es lo material, lo único que interesa es el dinero. Estamoscorriendo detras del dinero todo el tiempo. Y nunca lo alcanzamos. Y siempreestamos insatisfechos.
  2. 2. Lo esencial es invisible a los ojosY por otro lado están aquellos que nos dicen, con toda razón, que hay quepensar más en las cosas espirituales. Como decía el Principito: “lo másimportante es invisible a los ojos”. Son las cosas del espíritu, las cosasimportantes. Y estamos, prácticamente, en este mundo, andando entre unacosa y la otra. Por momentos somos excesivamente preocupados de lascosas materiales y por momentos parece que tenemos que desprendernosde todas las cosas y pensar en las cosas espirituales. Es como que vamos deun extremo al otro. Y nosotros no somos sólo espíritu y tampoco somos sólocuerpo. Somos las dos cosas. Las dos cosas.Jesús, centro de todoY yo me animaría a decir que estas dos cosas, Jesús las pone en su propiapersona. En Él. Él mismo se pone como Pan de Vida. Él mismo se acerca anosotros y nos dice: “aquel que come mi cuerpo tendrá vida”; “el que no comede este cuerpo no tendrá vida”. Andaremos por la vida, así como en unextremo o en el otro. (Andamos)La EucaristíaUno de los signos más fuertes de este último tiempo es el abandono de laEucaristía. No nos interesa lo que dice Jesús. No nos interesa comer su cuerpoy su sangre, no nos interesa. Estamos preocupados en las cosas materiales. Oestamos en las cosas espirituales. Tanto que no necesitamos de Él. Fíjense adónde hemos llegado.Bautismo y nuestra dignidadHoy vamos a hacer, aquí, delante de ustedes, varios bautismos. El bautismonos invita a mirar esta dignidad a la que estamos llamados. Somos hijos deDios, no somos solamente criaturas, no somos sólo un estómago que hay quealimentar. Somos hijos de Dios, también no somos sólo hijos de Dios, tambiénsomos un estómago que hay que alimentar. Las dos cosas. Jesús nos muestra
  3. 3. eso. Por eso se escandalizan los judíos. - “¿cómo hay que comer su carne?” Está loco este hombre?. No somosantropófagos!.Jesús se nos da como alimento, allí, de un modo simbólico y también real enla Eucaristía. Viene a alimentar nuestra vida. Porque “no solo de pan vive elhombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios”; pero no sólo vivede la Palabra de Dios, también vive del pan. Es muy importante no perder esteequilibrio. Y ese equilibrio nos lo da la Eucaristía. Nos lo da Jesús en la misa.Nos lo da este pan, que es Pan de Vida. Para no olvidarnos de las cosas detodos los días. Como decimos en el Padre Nuestro: “El pan nuestro de cadadía, dános hoy”, porque lo necesitamos. Y Dios nos lo da así, generosamente,cuando nosotros también somos capaces de entregar nuestra vida en eltrabajo, en la familia, en las cosas cotidianas. Nos entregamos y Dios nos dacon generosidad. No nos va a faltar. Pero también lo de Dios, las cosas delEspíritu, que perdemos de vista cuando nos metemos tanto en las cosas deeste mundo.Las promesas del bautismo Entonces, en un momentito más le vamos a decir a Dios:- “Sí, creemos”!. Y le vamos a decir a Dios que no queremos saber nada con el enemigo, que es Satanás, que nos engaña y no nos deja ver la realidad como es. Vamos a decir que justamente estos engaños del mundo no los queremos. Estos engaños que consisten simplemente en creer que las cosas materiales son lo único que es importante. Son importantes, pero no son lo único. Y las cosas de Dios son fundamentales. Pero también están las cosas de todos los días. De las que el Señor nos invita a ocuparnos.
  4. 4. ConclusiónYo quería pedir en esta celebración que mirando a Jesús Pan de Vida,mirando a este Señor que viene a nosotros y se nos da como alimento quesepamos ver la realidad que nos toca vivir así como Dios nos la ha presentado:integralmente. Pan y Vino, el Cuerpo, la Sangre y todo lo que es de Dios.Porque así Dios lo ha querido. Que nuestra celebración de hoy sea mirar aJesús que nos habla de una manera tan fuerte que se nos hace pan y quiereque nosotros lo toquemos, quiere que seamos claramente testigos de supresencia en medio nuestro y que de modo particular, también, no perdamosde vista que estamos inmersos en las cosas de Dios.para escuchar:http://www.goear.com/listen/a94665b/120819-lo-esencial-es-invisible-a-los-ojos-20ordb-juan-jose-gravet

×