Universidad Libre de Colombia
Semiótica del lenguaje
RESEÑA
Obra de José Asunción Silva
José Asunción Silva, máximo escrit...
comprenden el uso de un lenguaje original y el uso de expresiones como: La noche,
las sombras, el recuerdo, solo, el silen...
idos, y el cansancio aquél es triste como el recuerdo borroso de lo que fue y ya no
existe…”, en los cuales se puede ver l...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Reseña jose asuncion silva.

512 visualizaciones

Publicado el

Obra de José Asunción Silva.

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
512
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Reseña jose asuncion silva.

  1. 1. Universidad Libre de Colombia Semiótica del lenguaje RESEÑA Obra de José Asunción Silva José Asunción Silva, máximo escritor y sobretodo poeta del siglo XIX en Colombia Nacido el 27 de Noviembre de 1865 en Bogotá y fallecido el 24 de Mayo de 1896 a los 31 años, fue uno de los más importantes precursores del Modernismo, y, según otro sector de la crítica, uno de los más importantes escritores de la primera generación de modernistas. Se caracterizaba por ser un ávido lector, con influencias Europeas, que serían definitivas en la formación de su sensibilidad como escritor y hombre. Dentro de su obra, además de notas literarias en revistas y en periódicos y una novela; De sobremesa, se encuentra una gran colección de poemas, en los cuales se puede identificar rasgos muy claros del movimiento modernista. Por ejemplo la variación de ritmos y acentos y el juego con estrofas y medidas, con el propósito de desencorsetar la rigidez del verso, poniéndolo al servicio de las modulaciones, músicas, sensaciones y emociones que quería expresar (Carranza) Igualmente, dentro de las temáticas de su obra Silva habla de la muerte, los sueños, la infancia perdida, el amor no satisfecho, las sombras del más allá, El escapismo, evasión de la realidad del tiempo y del espacio, lo cual hace, igual que todos los modernistas, como una manera de negar la sociedad burguesa, que los ha excluido. Por tanto vemos un gran sentimentalismo en la obra de Silva, cargado por versos de amor con un toque de erotismo, pero sobretodo de nostalgia, rechazo, pesimismo y un incesante renegar de lo vil de su existencia. De acuerdo con lo anterior, con el fin de evidenciar dichas características en la obra de Silva, me permitiré mencionar algunos fragmentos de su gran repertorio de poesía. El primero de ellos Día de difuntos, el cual comienza así: “La luz vaga... opaco el día, la llovizna cae y moja con sus hilos penetrantes la ciudad desierta y fría; por el aire tenebroso ignorada mano arroja un oscuro velo opaco de letal melancolía…”, en el que evidentemente, desde mi punto de vista, el autor quiere expresar esa melancolía, un desazón y profunda tristeza que le provoca la muerte, cabe anotar que en la vida de José Asunción Silva hubo múltiples muertes de seres queridos; dentro de las cuales presencio desde muy joven la de 4 de sus hermanos, lo cual con seguridad fue razón para varios de sus poemas y estilo melancólico y nostálgico, como también se puede observar en el siguiente fragmento del mismo poema: “Y hoy, día de muertos, ahora que flota, en las nieblas grises la melancolía, en que la llovizna cae, gota a gota, y con sus tristezas los nervios emboba”. Igualmente la gran parte de sus poemas
  2. 2. comprenden el uso de un lenguaje original y el uso de expresiones como: La noche, las sombras, el recuerdo, solo, el silencio, la tumba, el sepulcro, la muerte, marchito, cadáver, entre muchos otros, permiten evocar al lector todos esos sentimientos un poco existencialistas que marcaron tanto su obra y la poesía hispanoamericana en su época. A pesar de estos hechos trágicos en la vida del autor, aun había cabida para el amor y los versos sentimentalistas que cautivaron tanto en su época y que claro aún siguen cautivando, como lo expresa Silva en uno de sus poemas: A ti; “Tú no lo sabes, mas yo he soñado entre mis sueños color de armiño, horas de dicha con tus amores, besos ardientes, quedos suspiros cuando la tarde tiñe de oro esos espacios que juntos vimos, cuando mi alma su vuelo emprende a las regiones de lo infinito.” De este modo, también se puede distinguir en su obra, más allá de un amor inocente, el amor plagado de referencias eróticas, y de hecho no faltaron rumores que los relacionaban con una supuesta pasión secreta por su hermana Elvira, a la que se hallaba muy unido. Uno se los poemas que manifiesta de manera clara y explícita estos tasgos de erotismo es el poema Nocturno; “…y sintieras sus labios anidarse en tu boca, y recorrer tu cuerpo y en su lascivia loca, besar todos sus pliegues de tibio aroma llenos, y las rígidas puntas rosadas de tu senos; si en los locos, ardientes y profundos abrazos, agonizar soñaras de placer en sus brazos, por aquel de quien eres todas las alegrías, ¡oh dulce niña pálida!, dí, ¿te resistirías?”. Cuando ella murió, le dedicó su elegía Nocturno III, una de sus obras más celebradas y emblemáticas, de la cual me gustaría destacar los siguientes versos: “…Solo, el alma llena de las infinitas amarguras y agonías de tu muerte, separado de ti misma, por la sombra, por el tiempo y la distancia…” y “…Se acercó y marchó con ella... ¡Oh las sombras enlazadas! ¡Oh las sombras que se buscan en las noches de negruras y de lágrimas!...”, versos en los que se puede incluso sentir el dolor, la soledad, pero además el amor que Silva sentía hacia su hermana y el añoro profundo de estar junto a ella. Inclusive, Silva escribe a Eduardo Villa en una de sus cartas lo siguiente: «Mi vida queda apenas alumbrada por otras luces y no volverá a tener nunca la claridad triunfal de mediodía con que ella la iluminaba». Además, otro rasgo estilístico de Silva en su obra es el paso y rememoro de los tiempos pasados que también va fuertemente ligado a ese sentir de la soledad, del aparente rechazo a la sociedad en que vivía, al escapismo y a la evasión, tan característicos del poeta moderno. Para resaltar esto, Silva escribe en su poema Infancia: “Con el recuerdo vago de las cosas, que embellecen el tiempo y la distancia, retornan a las almas cariñosas, cual bandada de blancas mariposas…”, poema en el cual recuerda su infancia como esa edad feliz, como un “valle ameno, de calma y de frescura bendecida” o en su poema Muertos, en el que escribe: “…Viejas cartas de amor, ya desteñidas, que obligan a evocar tiempos mejores, y ramilletes negros y marchitos, que son como cadáveres de flores…” y “…Como el olor de los perfumes
  3. 3. idos, y el cansancio aquél es triste como el recuerdo borroso de lo que fue y ya no existe…”, en los cuales se puede ver la frustración y desazón hacia el paso inexorable del tiempo y el pasado. En conclusión, José Asunción Silva, figura de primera línea de la poesía hispanoamericana y un personaje colombiano memorable representa más que el hecho de ser precursor del modernismo, una renovación a la poesía de la época, permitiéndole al mundo su conocimiento, su sensibilidad, su intelecto a la evolución de una nueva forma de ver el mundo, colmado de elementos de su vida personal y la riqueza de la estilística europea, desde la perspectiva de un colombiano, así como lo reitera su amigo Sanín Cano1: “Su inteligencia había recibido en uno o dos años de permanencia en parias, Londres y suiza, todas las influencias de que era susceptible una sensibilidad refinada y riquísima y una capacidad receptiva de alcances ilimitados […]”. Su reconocimiento fue de tal magnitud e importancia que incluso el pintor José Cárdenas, invitado por el Banco de la República de Colombia, realizó el diseño completo del billete de cinco mil pesos, en homenaje al poeta, con su imagen en el anverso, y en el reverso la de su hermana, Elvira, y un fragmento del Nocturno III, inspirado en ella. Por último, el legado de Silva, se ve hoy día materializado en la Casa de Poesía Silva, fundación privada sin ánimo de lucro, cuyo objetivo es facilitar y propiciar el estudio, conocimiento y goce de la poesía de todos los tiempos y países, fundada el 24 de mayo de 1986 por Belisario Betancur, entonces presidente de la República. Ésta fue la primera casa de poesía que se abrió en el ámbito de la lengua española. REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS Carranza, M. M. José Asunción Silva y el modernismo. Subgerencia Cultural del Banco de la República. EcuRed. (s.f.). EcuRed. Recuperado el 9 de Marzo de 2015, de http://www.ecured.cu/index.php/Jos%C3%A9_Asunci%C3%B3n_Silva Ossa, R. Q. (s.f.). Subgerencia Cultural del Banco de la República. Recuperado el 9 de Marzo de 2015, de http://www.banrepcultural.org/node/32317 Smith-Soto, M. (s.f.). Biblioteca virtual Miguel de Cervantes. Recuperado el 9 de Marzo de 2015, de http://www.cervantesvirtual.com/obra-visor/jose-asuncion-silva- tematica-y-contexto-literario/html/70c9911a-7a44-11e1-b1fb-00163ebf5e63_5.html José Asunción Silva, http://es.wikipedia.org/wiki/Jos%C3%A9_Asunci%C3%B3n_Silva 1 Baldomero Sanín Cano (1861 – 1957), escritor y prosista colombiano, amigo y confidente de José Asunción Silva.

×