La Salvación por la feNOTAS INTRODUCTORIASEl señor Juan Wesley predicó este sermón ante la Universidad de Oxford el 11 de ...
Así fue guiado el señor Wesley, paso a paso, hasta que obtuvo la gran bendición de sentirse perdonado y,habiendo el Espíri...
2. Del pecado.3. De la culpa.4. Del temor.5. Del dominio del pecado. El que es nacido de Dios, no peca por hábito, ni de v...
2.   ¿Con qué, pues, podrá el pecador expiar el menor de sus pecados ¿Con sus propias obras Ciertamenteque no; por muchas ...
clase de dolencia y enfermedad;” más aún “poder y autoridad sobre todos los demonios;” y más que todo esto,fueron enviados...
4.   Y estando salvos de la culpa, están libres del temor; no del temor filial de ofender, sino del miedo servil;de ese mi...
“Eso sería cierto si predicásemos, como algunos lo hacen, una fe aislada de las buenas obras; pero la fe queenseñamos es p...
consolados” hasta que El venga, El vendrá y no se tardará. El puede llevar a cabo mucho en poco tiempo.Multiplicados ejemp...
causando su propia ruina, cúlpese a sí misma, por lo que toca a nosotros, “Vive Jehová, que todo lo queJehová nos revele, ...
(II. 1). ¿Qué clase de salvación se obtiene por medio de esta fe 15. (II. 2). ¿Qué clase de salvación profetizó elángel 16...
En el caso del señor Wesley, las alusiones que hacía a su propia experiencia eran pertinentes y hechas conun espíritu de v...
Sus maestros les enseñan: que no deben ser injustos ni tomar lo que no les pertenece sin el consentimientode su dueño; que...
guiar a aquellos a quienes Dios ya ha movido, al “manantial abierto...para el pecado y la inmundicia,” a fin deque se lave...
propósito del hombre que casi es cristiano, afecta todo el tenor de su vida; es el principio que lo impulsa apracticar el ...
que convierte al que ama en humilde siervo de todos. El amor “no hace sinrazón…no busca lo suyo sino sóloel bien de los de...
8. ¿No tenéis muchos de vosotros la conciencia de encontraros muy lejos de ese estado de mente y corazón;de que ni siquier...
verdad 5. (I. 3). ¿Se amaban y protegían mutuamente 6. (II. 4). ¿Cuál es el segundo requisito para ser casicristiano 7. (I...
1. Estado natural de insensibilidad, tinieblas, falsa tranquilidad y satisfacción de sí mismos en que seencuentran: el pec...
3.    Plagado de enfermedades, imagínase estar en perfecta salud; encadenado fuertemente con hierros yen la miseria, sueña...
mortalidad material), sino del espíritu; perderás la vida del alma; morirás para con Dios; quedarás separado deAquel que e...
“¿Qué es menester que yo haga para ser salvo” y no descanses hasta que creas en el Señor Jesús con la feque es su don por ...
celestial en la tierra; el reino de Dios en ti; no la comida ni la bebida; no una cosa exterior, sino “justicia y paz ygoz...
2. Dios es luz y se revela a todo pecador que a sí mismo se despierta, que lo busca: serás, pues, un templodel Dios vivien...
8. De nada le sirve decir: No niego la ayuda del Espíritu de Dios, sino su inspiración, esta recepción delEspíritu Santo y...
El Señor nos había escogido para ser “la sal de la tierra; y si la sal se desvaneciere, no vale más para nada,sino para se...
¿Cuáles son las señales de que un pecador se ha despertado 22. (III. 1, 2). ¿Qué circunstancia ani-         madora se menc...
Wesley será siempre considerado como hombre de buen criterio, a pesar de ser demasiado entusiasta.‟ Sinembargo, el vicerre...
La salvación por la fe
La salvación por la fe
La salvación por la fe
La salvación por la fe
La salvación por la fe
La salvación por la fe
La salvación por la fe
La salvación por la fe
La salvación por la fe
La salvación por la fe
La salvación por la fe
La salvación por la fe
La salvación por la fe
La salvación por la fe
La salvación por la fe
La salvación por la fe
La salvación por la fe
La salvación por la fe
La salvación por la fe
La salvación por la fe
La salvación por la fe
La salvación por la fe
La salvación por la fe
La salvación por la fe
La salvación por la fe
La salvación por la fe
La salvación por la fe
La salvación por la fe
La salvación por la fe
La salvación por la fe
La salvación por la fe
La salvación por la fe
La salvación por la fe
La salvación por la fe
La salvación por la fe
La salvación por la fe
La salvación por la fe
La salvación por la fe
La salvación por la fe
La salvación por la fe
La salvación por la fe
La salvación por la fe
La salvación por la fe
La salvación por la fe
La salvación por la fe
La salvación por la fe
La salvación por la fe
La salvación por la fe
La salvación por la fe
La salvación por la fe
La salvación por la fe
La salvación por la fe
La salvación por la fe
La salvación por la fe
La salvación por la fe
La salvación por la fe
La salvación por la fe
La salvación por la fe
La salvación por la fe
La salvación por la fe
La salvación por la fe
La salvación por la fe
La salvación por la fe
La salvación por la fe
La salvación por la fe
La salvación por la fe
La salvación por la fe
La salvación por la fe
La salvación por la fe
La salvación por la fe
La salvación por la fe
La salvación por la fe
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

La salvación por la fe

604 visualizaciones

Publicado el

lalala

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
604
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2
Acciones
Compartido
0
Descargas
4
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

La salvación por la fe

  1. 1. La Salvación por la feNOTAS INTRODUCTORIASEl señor Juan Wesley predicó este sermón ante la Universidad de Oxford el 11 de junio de 1738, diez y ochodías después de haber tenido la conciencia de una nueva vida. Consiste de tres partes: la definición de la fe,definición de la salvación y contestaciones a las objeciones.Durante muchos años había estado el señor Wesley tratando de obtener la salvación por medio de las obrasde la ley; mas no pudiendo, a pesar de sus esfuerzos para conseguir su santidad por la oración, el ayuno y lapráctica de buenas obras, encontrar la perla de gran precio, por último lo convenció Pedro Boehler, el moravo,de que la salvación viene por la fe y cuando el alma pone toda su confianza en Cristo el Salvador. Como estesermón fue el resultado de su conversión, nos ha parecido conveniente dar su experiencia en sus propiaspalabras:“Al día siguiente, pues, vinieron Pedro Boehler y otras tres personas, todos los que testificaron con su propiaexperiencia: que la fe viva en Cristo y la conciencia de estar perdonado de todos los pecados pasados, y librede transgresiones en la actualidad, son dos cosas inseparables. Añadieron unánimes que esta fe es el don, eldon libre de Dios, quien indudablemente la concede a todas las almas que con fervor y perseverancia labuscan. Estando plenamente convencido, me resolví a buscar este don, con la ayuda de Dios, hastaencontrarlo, por los siguientes medios: (1) Negándome enteramente a confiar en mis propias obras, en lasque, sin saberlo y desde mi juventud, había yo basado la esperanza de mi salvación. (2) Proponiéndomeañadir constantemente a los medios usuales de gracia, la oración continua para conseguir esta gracia que jus-tifica; plena confianza en la sangre de Cristo derramada por mí; esperanza en El; como que es mi Salvador,mi única justificación, santificación y redención.“Continué, pues, buscando este don, si bien con indiferencia, pereza y frialdad y cayendo frecuentemente ymás que de ordinario en el pecado, hasta el viernes 24 de mayo. Como a las cinco de la mañana de ese día,abrí mi Testamento y encontré estas palabras: „Nos son dadas preciosas y grandísimas promesas, para quepor ellas fueseis hechos participantes de la naturaleza divina‟ (II Pedro 1:4). Antes de salir abrí otra vez miTestamento y leí, „No estás lejos del reino de Dios.‟ En la tarde me invitaron a ir a la catedral de San Pablo yoí la antífona: „De lo profundo, oh Jehová, a ti clamo. Señor, oye mi voz; estén atentos tus oídos a la voz de misúplica. Jehová, si mirares a los pecados, ¿quién oh Señor podrá mantenerse Empero hay perdón cerca de ti,para que seas temido. Esperé yo a Jehová, esperó mi alma; en su palabra he esperado. Mi alma espera aJehová más que los centinelas a la mañana; más que los vigilantes a la mañana. Espere Israel a Jehová;porque en Jehová hay misericordia, y abundante redención con él. Y él redimirá a Israel de todos suspecados.‟“Con poca voluntad asistí en la noche a la reunión de una sociedad en la calle de Aldersgate, donde unapersona estaba leyendo el prefacio de Lutero sobre la Epístola a los Romanos. Como a un cuarto para lasnueve, al estar dicho individuo describiendo el cambio que Dios obra en el corazón por medio de la fe enCristo, sentí en mi corazón un calor extraño. Experimenté confianza en Cristo y en Cristo solamente, para misalvación; recibí la seguridad de que El había borrado mis pecados, mis propios pecados y salvádome de laley del pecado y de la muerte.”
  2. 2. Así fue guiado el señor Wesley, paso a paso, hasta que obtuvo la gran bendición de sentirse perdonado y,habiendo el Espíritu Santo sellado esta verdad en su corazón, se entregó, bajo la divina influencia y porcompleto, al Señor por medio de su confianza en el Salvador de los hombres. Entonces pudo decir: “Susangre fue por mí derramada; es mí Salvador.” A la par que define esta fe en el sermón siguiente describetambién su efecto, que es la salvación. Ilustra esta conciencia de la salvación del pecado con su propiaexperiencia.“A mi regreso a casa, se me presentaron muchas tentaciones que cuando oré, huyeron, mas para volverrepetidas veces. Con la misma frecuencia elevaba yo mi alma al Señor, quien „me envió ayuda desde susantuario.‟ Y en esto encontré la diferencia entre mi anterior condición y la actual: antes me esmeraba yluchaba con todas mis fuerzas, tanto bajo la ley como bajo la gracia y algunas veces, aunque no seguido, per-día; ahora salgo siempre victorioso.”Cinco días después escribía: “Gozo de paz constante y ni un solo pensamiento intranquilo me asedia; mesiento libre del pecado y no tengo ni un deseo impuro.” Dos días después añade: “Y sin embargo, el miércolescontristé al Espíritu de Dios, no sólo no velando en la oración, sino al hablar con dureza, en lugar deamorosamente, de uno que no está firme en la fe. Inmediatamente Dios escondió su- rostro de mi vista y mesentí atribulado, continuando en esta aflicción hasta la mañana del día siguiente, 1 de junio, cuando al Señorplugo, al estar yo exhortando a otro hermano, consolarme.”ANALISIS DEL SERMON ILa gracia es la fuente de todas las bendiciones que el hombre recibe y en su condición caída, el manantialespecial de su salvación, cuya única condición es la fe.I. ¿Por qué fe nos salvamos1. No es la fe que los paganos tienen en Dios como un Gobernador moral.2. No es la fe intelectual del diablo.3. No es solamente la fe que los apóstoles tenían antes de la resurrección.4. Sino la fe del corazón en Cristo y en su sacrificio.5. De aquí que la fe cristiana sea no sólo un asentimiento a todo el Evangelio de Cristo, sino también unaperfecta confianza en su sangre; en los méritos de su vida, muerte y resurrección; en El mismo como lasatisfacción ofrecida por nuestra vida, entregado por nosotros y viviendo en nosotros. Es una confianzasegura que el hombre tiene en Dios de que por los méritos de Cristo, sus pecados han sido perdonados y élse ha reconciliado con Dios, de lo que resulta una unión íntima y un apego hacia El como su “sabiduría,justificación, santificación y redención;” en una palabra: nuestra salvación.II. ¿Qué cosa es esta salvación por la fe1. Una salvación actual.
  3. 3. 2. Del pecado.3. De la culpa.4. Del temor.5. Del dominio del pecado. El que es nacido de Dios, no peca por hábito, ni de voluntad, ni de deseo, ni pordebilidad.III. Contestación a las objeciones.1. No se opone la salvación por la fe a las buenas obras, porque:2. No limita la ley de Dios a la debilidad humana, sino que señala su verdadero cumplimiento espiritual.3. No induce a la soberbia, puesto que excluye la vanagloria.4. No anima al pecado, puesto que la bondad de Dios inspira el arrepentimiento a todos los corazonessinceros.5. Causa la desesperación de nuestras propias fuerzas solamente, a fin de que en Cristo encontremos nuestrasalvación.6. Es la doctrina más consoladora.7. Es la doctrina fundamental de las Sagradas Escrituras.8. Es el mejor antídoto del romanismo.9. Y el verdadero secreto del poder del protestantismo.SERMON ILA SALVACION POR LA FE[*]Por gracia sois salvos por la fe (Efesios 2:8).1. Impulsos únicamente de gracia, bondad y favor, son todas las bendiciones que Dios ha conferido alhombre; favor gratuito, inmerecido; gracia enteramente inmerecida, pues que el hombre no tiene ningúnderecho a la menor de sus misericordias. Movido por un amor espontáneo, “formó al hombre del polvo de latierra y alentó en él...soplo de vida,” alma en que imprimió la imagen de Dios; “y puso todo bajo sus pies.” Lamisma gracia gratuita existe aún para nosotros. La vida, el aliento y cuanto hay, pues que en nosotros nada seencuentra ni podemos hacer cosa alguna que merezca el menor premio de la mano de Dios. “Jehová, tú nosdepararás paz; porque también obraste en nosotros todas nuestras obras.” Son estas otras tantas pruebasmás de su gratuita misericordia, puesto que cualquiera cosa buena que haya en el hombre, es igualmente undon de Dios.
  4. 4. 2. ¿Con qué, pues, podrá el pecador expiar el menor de sus pecados ¿Con sus propias obras Ciertamenteque no; por muchas y santas que éstas fuesen, no son suyas, sino de Dios. A la verdad las obras todas delhombre son inicuas y pecaminosas, y así es que todos necesitamos de una nueva expiación. El árbol podridono puede dar sino fruto podrido; el corazón del hombre está enteramente corrompido y es cosa abominable;se halla “destituido de la gloria de Dios;” de esa sublime pureza que al principio se imprimiera en su alma,como imagen de su gran Creador. No teniendo pues nada, ni santidad ni obras qué alegar, enmudececonfundido ante Dios.3. Ahora pues, si los pecadores hallan favor con Dios, es “gracia sobre gracia.” Aún se digna Dios derramarnuevas bendiciones sobre nosotros y la mayor de ellas es la salvación. ¿Y qué podremos decir de todo esto,sino “gracias sean dadas a Dios por su don inefable” Y así es: en esto “Dios encarece su caridad para connosotros, porque siendo aun pecadores, Cristo murió,” para salvarnos; “porque por gracia sois salvos por lafe.” La gracia es la fuente, y la fe la condición de la salvación.Precisa por lo tanto, a fin de alcanzar la gracia de Dios, que investiguemos cuidadosamente:I. Por medio de qué fe nos salvamos.II. Qué cosa es la salvación que resulta de esta fe.III. De qué manera se puede contestar a ciertas objeciones.I. ¿Por medio de qué fe nos salvamos1. En primer lugar, no es solamente la fe de los paganos. Exige el Creador de todos los paganos que crean:“que le hay, y que es galardonador de los que le buscan;” que se le debe buscar para glorificarlo como a Dios;dándole gracias por todas las cosas y practicando con esmero las virtudes de la justicia, misericordia y verdadpara con los demás hombres. El griego y el romano, el escita y el indio no tenían disculpa alguna si no creíanen la existencia y los atributos de Dios, un premio o un castigo futuro y lo obligatoria que por naturaleza es lavirtud moral; porque esta es apenas la fe de un pagano.2. Ni es, en segundo lugar, la fe del diablo; si bien ésta es más amplia que la del pagano; pues no sólo creeen un Dios sabio y poderoso, bondadoso en el premio y justo en el castigo; sino que Jesús es el Hijo de Dios,el Cristo, el Salvador del mundo; lo confiesa claramente al decir: “yo te conozco quién eres, el santo de Dios”(Lucas 4:34). Ni podemos dudar que ese desgraciado espíritu crea todas las palabras que salieron de la bocadel Santo de Dios; más aún, todo lo que los hombres inspirados de la antigüedad escribieron, pues que dio sutestimonio respecto de dos de ellos al decir: “Estos hombres son siervos del Dios alto, los cuales os anuncianel camino de salud.” Todo esto cree el gran enemigo de Dios y de los hombres y tiembla al creer que Dios fuehecho manifiesto en la carne; que “pondrá a sus enemigos debajo de sus pies;” y que “toda Escritura esinspirada divinamente.” Hasta allí llega la fe del diablo.3. Tercero. La fe por medio de la cual somos salvos, en el sentido de la palabra que más adelante seexplicará, no es solamente la que los apóstoles tuvieron mientras Cristo estuvo en la tierra; si bien creyeron enEl de tal manera, que “dejaron todo y le siguieron;” aunque tenían poder de obrar milagros, “de sanar toda
  5. 5. clase de dolencia y enfermedad;” más aún “poder y autoridad sobre todos los demonios;” y más que todo esto,fueron enviados por su Maestro “a predicar el reino de Dios.”4. ¿Por medio de qué fe, pues, somos salvos En general y primeramente se puede contestar: que es la feen Cristo, cuyos dos únicos objetos son: Cristo, y Dios por medio de Cristo. Y en esto se distingue suficiente yabsolutamente de la fe de los paganos antiguos o modernos. De la fe del diablo se diferencia por completo, enque no es una cosa meramente especulativa o racional; un asentimiento inerte y frío; una sucesión de ideasen la mente; sino una disposición del corazón. Porque así dice la Escritura: “Con el corazón se cree para jus-ticia.” “Si confesares con tu boca al Señor Jesús, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos,serás salvo.”5. En esto se distingue de la fe que los apóstoles tenían mientras nuestro Señor Jesucristo estuvo sobre latierra: en que reconoce la necesidad y los méritos de su muerte y el poder de su resurrección. Reconoce sumuerte como el único medio suficiente para salvar al hombre de la muerte eterna, y su resurrección como larestauración de todos nosotros a la vida y a la inmortalidad, puesto que “fue entregado por nuestros delitos, yresucitado para nuestra justificación.” La fe cristiana, por lo tanto, no es sólo el asentimiento a todo elEvangelio de Cristo, sino también una perfecta confianza en la sangre de Jesús; la esperanza firme en losméritos de su vida, muerte y resurrección; reposo en El como nuestra expiación y nuestra vida, como dadopara nosotros y viviendo en nosotros; cuyo efecto es la unión y perfecta adhesión a El como nuestra“sabiduría, justificación, santificación y redención;” en una palabra, nuestra salvación.II. La salvación que se obtiene por medio de esta fe, es el segundo punto que pasamos a considerar.1. Y, en primer lugar, además de cualquiera cualidad que tenga, es una salvación actual; es algo que sepuede obtener y que de hecho adquieren en la tierra los que participan de esta fe; pues no dijo el apóstol a loscreyentes en Efeso, y en ellos a los fieles de todas las épocas, seréis salvos, (lo que habría sido cierto), sino:“Sois salvos por la fe.”2. Sois salvos (para comprender todo en una palabra) del pecado. Tal es la salvación por medio de la fe—lagran salvación predicha por el ángel antes que Dios mandase a su Unigénito al mundo: “llamarás su nombreJESUS, porque él salvará a su pueblo de sus pecados;” y ni en esta ni en ninguna otra parte de las Escriturasse encuentra límite o restricción alguna. El salvará de todos sus pecados: del pecado original y actual, de lospasados y presentes; “de la carne y del espíritu,” a todo su pueblo o, como está escrito en otro lugar, “a todoslos que creen en él.” Por medio de la fe en El están salvos de la culpa y el poder del pecado.3. Primeramente, de la culpa de los pecados pasados; puesto que siendo todo el mundo culpable delantede Dios, por cuanto si Jehová mirase a los pecados, “¿Quién, oh Señor, podrá mantenerse” y “por la leyexiste” solamente “el conocimiento del pecado,” mas no el libramiento de él; y por el cumplimiento, de “lasobras de la ley, ninguna carne se justificará delante de él,” mas “la justicia de Dios por la fe de Jesucristo, paratodos los que creen en él,” y están “justificados gratuitamente por su gracia, por la redención que es en CristoJesús; al cual Dios ha propuesto en propiciación por la fe en su sangre, para manifestación de su justicia,atento a haber pasado por alto, en su paciencia, los pecados pasados.” Cristo ha destruido “la maldición de laley, hecho por nosotros maldición,” “rayendo la cédula...que nos era contraria…quitándola de en medio yenclavándola en su cruz.” “Ahora pues, ninguna condenación hay para los que” creen “en Cristo Jesús.”
  6. 6. 4. Y estando salvos de la culpa, están libres del temor; no del temor filial de ofender, sino del miedo servil;de ese miedo que atormenta, del miedo del castigo, de la ira de Dios a quien ya no consideran como un señorduro, sino como un padre indulgente; porque no han recibido “el espíritu de servidumbre...mas habéis recibidoel espíritu de adopción, por el cual clamamos, Abba, Padre, porque el mismo Espíritu da testimonio a nuestroespíritu que somos hijos de Dios.” Están asimismo libres del temor, si bien no de la posibilidad de caer de lagracia de Dios y perder sus grandes e inestimables promesas; de manera que tienen “paz para con Dios pormedio de nuestro Señor Jesucristo,” se glorían en la esperanza de la gloria de Dios y “el amor de Dios estáderramado en sus corazones por el Espíritu de Dios que les es dado.” Están persuadidos, por tanto, (si bienno constantemente ni con la misma plenitud) que: “ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, nipotestades, ni lo presente, ni lo por venir, ni lo alto, ni lo bajo, ni ninguna criatura los podrá apartar del amor deDios, que es en Cristo Jesús, Señor nuestro.”5. Más aún: por medio de esta fe están salvos no sólo de la culpa, sino del poder del pecado. Así lo declarael apóstol cuando dice: “Sabéis que él apareció para quitar nuestros pecados y no hay pecado en él;cualquiera que permanece en él, no peca” (1 Juan 4:5, etc.). “Hijitos, no os engañe ninguno: el que hacejusticia, es justo, como él también es justo. El que hace pecado, es del diablo. Cualquiera que es nacido deDios, no hace pecado, porque su simiente está en él; y no puede pecar, porque es nacido de Dios.” Y en otrolugar: “Sabemos que cualquiera que es nacido de Dios, no peca; mas el que es engendrado de Dios, seguarda a sí mismo, y el maligno no le toca” (1 Juan 5:18).6. El que por medio de la fe es nacido de Dios, no peca: (1) con pecados habituales; porque todo hábitopecaminoso es pecado que reina, pero el pecado no puede reinar en los que creen; (2) ni voluntariamente;porque mientras permanece en la fe, su voluntad se opone por completo a toda clase de pecado y lo aborrececomo veneno mortal; (3) ni por deseos pecaminosos, pues que constantemente desea hacer la santa voluntadde Dios y con el auxilio de la gracia divina, ahoga en su nacimiento cualquier pensamiento impuro; ni (4) pecapor debilidades, de obra, palabra o pensamiento; puesto que sus debilidades no tienen el asentimiento de suvoluntad, sin la cual no pueden en justicia reputarse como pecados. Así es que: “el que es nacido de Dios nohace pecado” y aunque no puede decir que no ha pecado, sin embargo, ahora ya “no peca.”7. Esta es pues la salvación que por medio de la fe se adquiere aun en este mundo; salvación del pecado ysus consecuencias, según lo expresa a menudo la palabra justificación que tomada en su sentido más latosignifica libramiento de la culpa y del castigo, por medio de la expiación de Cristo que el alma del pecador seaplica a sí misma en el momento de creer, así como del poder del pecado por medio de Cristo, formado en sucorazón. De manera que todo aquel que de este modo está justificado o salvo por la fe, ciertamente ha nacidootra vez. Ha nacido otra vez del Espíritu a vida nueva “que está escondida con Cristo en Dios,” y como un niñorecién nacido, recibe gustoso “la leche espiritual, sin engaño, para que por ella” crezca, siguiendo con la ayu-da de Dios, de fe en fe, de gracia en gracia, hasta que por último llegue a ser un “varón perfecto, a la medidade la edad de la plenitud de Cristo.”III. La primera objeción que por lo general se presenta a lo anterior, es ésta:1. Que la predicación de la salvación o la justificación por la fe solamente, es predicar en contra de lasantidad y las buenas obras; a lo que se puede prestamente contestar:
  7. 7. “Eso sería cierto si predicásemos, como algunos lo hacen, una fe aislada de las buenas obras; pero la fe queenseñamos es productiva de buenas obras y santidad.”2. Conviene, sin embargo, considerarla más detenidamente y con especialidad ya que no es una objeciónnueva, sino tan antigua como los tiempos de Pablo, puesto que desde entonces se preguntaba: “¿luegodeshacemos la ley por la fe” A lo que luego contestamos: que todos los que no predican la fe, necesariamentela invalidan, ya sea directa y abiertamente por medio de limitaciones y comentarios que destruyen todo elespíritu del texto, o de un modo indirecto al no señalar los únicos medios de ponerla en práctica; mientras quenosotros, en segundo lugar, “establecemos la ley” no sólo al demostrar toda su amplitud y sentido espiritual,sino también invitando a todos a esta fuente de vida, para que “la justicia de la ley se cumpla en ellos.” Losque confían en la sangre de Cristo únicamente, usan de todos los medios por El establecidos para haceraquellas “buenas obras, las cuales Dios preparó para que anduviésemos en ellas;” tienen y hacen palpable sugenio puro y santo, semejante a la mente de Cristo Jesús.3. Mas la predicación de esta fe, ¿no desarrollará el orgullo en los hombres A lo que contestamos, que muybien puede darse el caso y, por lo tanto, se debe amonestar muy fervientemente a todos los creyentes con laspalabras del gran apóstol: “por su incredulidad” las primeras ramas “fueron quebradas, mas tú por la fe estásen pie. No te ensoberbezcas, antes teme; que si Dios no perdonó a las ramas naturales, a ti tampoco teperdonará. Mira, pues, la bondad y la severidad de Dios. La severidad ciertamente en los que cayeron; mas labondad para contigo, si permanecieres en la bondad; pues de otra manera tú también serás cortado.” Ymientras que permanezcan en la fe, se acordarán de aquellas palabras de San Pablo anticipando ycontestando esta misma objeción. “¿Dónde, pues, está la jactancia Es excluida. ¿Por cuál ley ¿De las obrasNo, mas por la ley de la fe” (Romanos 3:27). Si el hombre se justificara por sus obras tendría de qué gloriarse;mas no hay gloria para el que “no obra, pero cree en aquel que justifica al impío” (Romanos 4:5). El mismosentido tienen las palabras que anteceden y las que siguen al texto. “Empero Dios, que es rico enmisericordia, por su mucho amor con que nos amó, aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vidajuntamente con Cristo; por gracia sois salvos; y juntamente nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar en loscielos con Cristo Jesús, para mostrar en los siglos venideros, las abundantes riquezas de su gracia en subondad para con nosotros en Cristo Jesús. Porque por gracia sois salvos por la fe; y esto no de vosotros”(Efesios 2:4-8). Ni la fe ni la salvación vienen de vosotros: “es don de Dios,” don gratuito, inmerecido; la fe pormedio de la cual sois salvos, lo mismo que la salvación que os ha dado, son por su gracia y misericordia. Quecreéis, es una manifestación de su gracia, y que al creer seáis salvos, es otra. “No por obras para que nadiese gloríe,” puesto que todas nuestras obras, nuestra justicia que teníamos antes de creer, no merecían deDios otra cosa sino la condenación; tan lejos estábamos de merecer, por nuestras propias obras, la fe quenunca se recibe como premio de buenas obras. Ni es la salvación el resultado de las buenas obras quehacemos después de creer, porque entonces es Dios quien obra en nosotros, y que nos dé un premio por lasobras que El hace, sólo manifiesta lo infinito de su misericordia, pero no nos deja nada de qué gloriamos.4. A pesar de todo esto, ¿no se corre el peligro, al hablar de esta manera de la misericordia de Dios quesalva y santifica sólo por la fe, de inducir a los hombres a pecar Ciertamente que lo hay y muchos continúanen el pecado “para que la gracia abunde,” mas su sangre sea sobre sus cabezas. La bondad de Dios deberíaimpulsar al arrepentimiento y esta es la influencia que ejerce en los corazones sinceros. Sabiendo que Elperdona, le piden fervientemente que borre sus pecados por medio de la fe en Jesús; y si ruegan con ins-tancia y no desmayan, si lo buscan por todos los medios que El ha establecido, si se rehúsan a “ser
  8. 8. consolados” hasta que El venga, El vendrá y no se tardará. El puede llevar a cabo mucho en poco tiempo.Multiplicados ejemplos tenemos en el libro de los Hechos de los Apóstoles, de esta fe que Dios infunde en loscorazones de los hombres súbitamente, semejante al rayo que rasga los cielos. Así, en la misma hora en quePablo y Silas empezaron a predicar, se arrepintió el carcelero, creyó y fue bautizado, como también lo fuerontres mil personas por Pedro el día de Pentecostés; todos los que se arrepintieron y creyeron al escuchar suprimera predicación. Bendito sea el Señor que hoy día existen muchas almas, pruebas vivientes de que es“grande para salvar.”5. Considerada esta misma verdad bajo otro punto de vista, ofrece una objeción muy diferente de laanterior. “Si no pueden los hombres salvarse a pesar de sus buenas obras, muchos se darán a ladesesperación.” Sí, por cierto: perderán la esperanza de salvarse por sus propias obras, sus propios méritos,su justicia. Y así debe ser, porque ninguno puede confiar en los méritos de Cristo, hasta no haber completa-mente renunciado a los suyos propios; y los que tratan de “establecer su propia justicia” no obtienen la justiciade Dios, puesto que mientras confían en la justicia que pertenece a la ley, no se les puede dar aquella quepertenece a la fe.6. Pero se dice que esta es una doctrina poco consoladora. El diablo habló como quien es, el padre de lamentira y el embuste, cuando sugirió a los hombres semejante idea. Es la doctrina consoladora porexcelencia, “llena de consuelo,” para todos los pecadores que se han destruido y condenado a sí mismos.“Todo aquel que en él creyere no será avergonzado...porque el mismo que es Señor de todos, rico es paracon todos los que le invocan.” Aquí hay consuelo tan alto como los cielos, más fuerte que la misma muerte.¿Qué ¿Misericordia para todos ¿Para Zaqueo, el ladrón del público ¿Para María Magdalena, una miserablepecadora Parece que escucho a alguno que dice: “Entonces también para mí, aun para mí hay misericordia.”Y así es, pobre alma, a quien nadie ha consolado. Dios no despreciará tu oración; tal vez muy presto te dirá:“confía hijo, tus pecados te son perdonados;” de tal manera perdonados, que ya no te dominarán más, sinoque el Espíritu Santo dará testimonio con tu espíritu de que eres hijo de Dios. ¡Oh las buenas nuevas, nuevasde gran gozo para todo el pueblo! “A todos los sedientos: Venid a las aguas; y los que no tienen dinero, venid,comprad, y comed.” Cualesquiera que sean vuestros pecados, aunque fueren como la grana, rojos como elcarmesí y más que los cabellos de vuestra cabeza, volveos a Jehová, el cual tendrá misericordia; al Diosnuestro, el cual será amplio en perdonar.7. Cuando ya no hay más objeciones que presentar, se nos dice que no se debería predicar la salvación porla fe como la doctrina principal o mejor dicho, que no se debe enseñar. Pero ¿qué dice el Espíritu Santo“Nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cual es Jesucristo;” de manera que el tenor denuestra predicación es y deberá ser: “cualquiera que crea en él será salvo.” “Ahora bien, pero no a todos.” ¿Aquién entonces debemos predicar ¿A quiénes exceptuamos ¿A los pobres De ninguna manera, supuesto quetienen derecho especial a que se les predique el Evangelio. ¿A los ignorantes Tampoco. Dios ha revelado es-tas cosas a los humildes y a los ignorantes desde el principio. ¿A los jóvenes Mucho menos. “Dejad a losniños venir a mí y no los impidáis,” dijo Cristo. ¿A los pecadores Menos que menos. “No he venido a llamarjustos, sino pecadores a arrepentimiento.” Si hemos de exceptuar a algunos, será a los ricos; a los sabios; alos de buena reputación; a los hombres morales quienes ciertamente se substraen siempre que pueden de lapredicación. Sin embargo, debemos brindar la palabra del Señor puesto que el solemne mandato dice:“Id...predicad el Evangelio a toda criatura.” Si algún alma se opone, en todo o en parte, a esta predicación,
  9. 9. causando su propia ruina, cúlpese a sí misma, por lo que toca a nosotros, “Vive Jehová, que todo lo queJehová nos revele, eso anunciaremos.”8. Muy especialmente debemos predicaros en la actualidad, que “por gracia sois salvos por la fe,” porquenunca ha sido tan necesaria esta doctrina como en nuestros días, y sólo ella puede impedir el desarrollo entrenosotros del romanismo, cuyos errores es imposible atacar uno a uno. La doctrina de la salvación por la fe losataca de raíz y todos caen cuando ésta queda establecida. Llama nuestra Iglesia a esta doctrina la rocaeterna y la base de la religión cristiana, que primeramente hizo huir al papado de estos reinos; y sólo ellapuede evitar que vuelva. Sólo esta enseñanza puede detener ese desarrollo de la inmoralidad que se vaextendiendo por toda la nación. ¿Podéis vaciar gota a gota el océano Pues mucho menos podréis por mediode persuasiones, destruir los vicios que nos afligen; pero procurad “la justicia que es de Dios por la fe,” yveréis cómo todo se puede. Sólo esto puede hacer enmudecer a aquellos que se glorían en su vergüenza yabiertamente “niegan al Señor que los rescató.” Aquellos que hablan tan elevadamente de la ley como si latuviesen grabada por Dios en sus corazones; quienes, cualquiera, al escucharlos, diría que no están lejos delreino de Dios; pero sacadlos de la ley y traedlos al nivel del Evangelio; empezad por explicarles la justicia dela fe, presentadles a Cristo como “el fin de la ley para todo el que cree,” y veréis que aunque parecían casicristianos, quedan confundidos y confiesan ser “hijos de perdición,” tan lejos de la salvación (Dios tengamisericordia de ellos) como lo más profundo del infierno está de lo más alto del cielo.9. Es por esto que el demonio ruge siempre que se predica al mundo “la salvación por la fe;” y por estomovió el infierno y la tierra para destruir a aquellos que primeramente la predicaron. Por esta misma razón,sabiendo que la fe sola puede desmenuzar los fundamentos de su reino, llamó a todas sus fuerzas y empleótodos sus artificios, mentiras y calumnias para asustar a Martín Lutero que la revivió. Y no es de asombrarse,porque como dice aquel santo varón de Dios: “¡cómo no se enfurecería un hombre fuerte y soberbio, bienarmado, a quien marcase el alto y venciese un niño, tan sólo con una pequeña varita en su mano!”especialmente si sabía que ese niño lo vencería y hollaría bajo sus plantas. Así es, Señor Jesús. Siempre tufuerza “en la flaqueza se perfecciona.” Ve pues, criatura que crees en El y “¡su mano derecha te mostrarácosas terribles!” Aunque seas débil como un recién nacido, el enemigo fuerte no podrá estar delante de ti; túprevalecerás sobre él, lo derribarás y hollarás bajo tus pies. Marcharás adelante bajo el gran Capitán de lasalvación, “conquistando y a conquistar,” hasta que todos tus enemigos sean destruidos y la muerte sorbidaen la victoria.“A Dios gracias, que nos da la victoria por el Señor nuestro Jesucristo.” A quien, con el Padre y el EspírituSanto sean dados toda honra, majestad, poder, dominio y gloria, por siempre jamás. Amén.PREGUNTAS SOBRE EL SERMON I1 (§ 1). ¿De qué manera concede Dios sus bendiciones 2. (§ 1) ¿Tiene el hombre derecho al favor divino 3. (§2). ¿Puede el hombre ofrecer alguna satisfacción por sus pecados 4. (§ 2). ¿Qué se dice del árbol corrompido5. (§ 3). ¿Cómo puede el hombre obtener el favor de Dios 6. (I. 1). ¿Qué exige Dios de los paganos 7. (I. 1).¿En qué consiste la fe de los paganos 8. (I. 2). ¿En qué consiste la fe del demonio 9. (I. 3). ¿Qué clase de fetenían los apóstoles antes de la crucifixión 10. (1. 4). ¿Por medio de qué fe nos salvamos 11. (I. 4). ¿En quése diferencia de la fe de los paganos o del diablo 12. (I. 5). ¿En qué se distingue esta fe de la que tenían losapóstoles mientras nuestro Señor se hallaba en la tierra 13. (I. 5). ¿Cuál es la definición de la fe cristiana 14.
  10. 10. (II. 1). ¿Qué clase de salvación se obtiene por medio de esta fe 15. (II. 2). ¿Qué clase de salvación profetizó elángel 16. (II. 3). ¿Cómo se manifiesta primeramente esta salvación 17. (II. 4). ¿Qué se sigue de la salvacióndel pecado 18. (II. 5). ¿Quedamos salvos del poder del pecado también 19. (II. 6). ¿Cómo se define estasalvación ¿Qué se dice del pecado habitual, del pecado de voluntad, de los deseos pecaminosos y de lasdebilidades 20. (II. 7). ¿Qué otro nombre se da a esta salvación 21. (III. 1). ¿Cuál es la primera objeción a estadoctrina 22. (III. 2). ¿Se opone esta salvación a la santidad 23. (III. 3). ¿Tiende a engendrar la soberbia¿Deberá producirla 24. (III. 4). ¿Induce a los hombres al pecado 25. (III. 5). ¿Los arroja a la desesperación 26.(III. 6). ¿Es una doctrina desconsoladora 27. (III. 7). ¿Qué se dice cuando ya no hay objeciones que ofrecer28. (III. 8). ¿Qué se dice del error romanista ¿De qué manera se ha verificado la opinión del señor WesleyRespuesta. Por el principio y desarrollo de la controversia por medio de tratados en Oxford, que resultó en quemuchas personas se pasaran a la iglesia de Roma hace unos ciento treinta años. 29. (III. 9). ¿De qué manerase opone el adversario a la predicación de esta doctrina----------------------------------El casi cristianoNOTAS INTRODUCTORIASEl señor Wesley predicó este sermón primero en Londres y un mes después en Oxford. No es peculiar aninguna época ni de ningún lugar el tipo o carácter que describe; si bien no cabe duda que los metodistas deOxford ofrecían la mejor oportunidad de describir la vida del “casi cristiano.” La sinceridad, el celo, elcumplimiento escrupuloso de los deberes diarios y la incansable diligencia en llenar sus obligaciones, eran lascualidades que combinadas, formaban el carácter que por desprecio llamaron “metodista.” A pesar de todoesto, declara el autor de este sermón que todas estas cualidades pertenecen solamente al “casi cristiano.” Sinla verdadera santidad, esta apariencia de piedad está destituida de todo poder. Es evidente que el señorWesley no se olvidó de los elementos de la religión genuina peculiares al carácter que aquí presenta, comopuede verse en el sermón noveno, en que contrasta esta misma formalidad con la enemistad e indiferencianaturales en el hombre. Nada puede hacer más enfática la apreciación tan profunda que tenía de lo im-portante que es esta crisis del alma, conocida bajo el nombre de conversión, como el hecho de presentar aquítodos los auxilios de la gracia, anteriores a dicha conversión, como estériles sin esa suprema experiencia quetransforma al hombre casi converso en verdadero cristiano.La peroración dirigida a sus oyentes, al traer a la memoria su experiencia entre ellos, es característica delpredicador: muéstrase enteramente libre de esa porfía orgullosa que engendra la seguridad de las propiasopiniones; de esa falsa consecuencia que induce a los hombres a sostener un error simplemente porqueantes lo habían abrazado como una verdad. Habla de sí mismo como de otro individuo y usa de su propiaexperiencia para amonestar a otros en contra del error. Hay algunos ejemplos de la desaprobación propia muydiversos de los que el señor Wesley ofrece aquí, y son los de ciertas personas recientemente convertidas, quehacen enfática, y aun exageran su vida perversa pasada, a fin de hacer el contraste con su modo de viviractual más pronunciado y notable. Esta práctica si no de condenarse, es peligrosa. Silos conversos han demencionar los pecados nefandos de esta vida, deberán hacerlo con dolor profundo y un sentimiento dehumildad muy diferente de toda clase de alarde, puesto que de otra manera se corre el peligro de dar una im-presión muy diferente de la que se intenta: los oyentes tal vez no experimenten un sentimiento de gratitud porla salvación de un gran pecador, sino más bien una duda de la sinceridad del que habla y de la realidad delcambio.
  11. 11. En el caso del señor Wesley, las alusiones que hacía a su propia experiencia eran pertinentes y hechas conun espíritu de verdadera humildad; mientras que los cargos que se hacía a sí mismo eran esfuerzos por servira Dios, que sobrepujaban a las pretensiones más exageradas de los que le escuchaban. El contraste es muymarcado. Si le hubiese faltado celo y rectitud, ¿cuál no habría sido la condenación de aquellos quedespreciaban todas estas cosas, las cuales constituyen la verdadera vida cristianaContiene este sermón la sustancia de las “reglas Generales de las Sociedades Unidas” que se publicaron en1743, casi dos años después de predicado este sermón.ANALISIS DEL SERMON III. ¿Qué significa el ser casi cristiano1. Significa tener la sinceridad de los paganos que incluye la justicia, la verdad y el amor.2. La forma de piedad; el no cometer ciertos pecados exteriores, haciendo el bien aun a costa de dificultades ytrabajos, y usando de los medios de gracia públicamente, en la familia y en lo privado.3. Sinceridad y resolución positivas de servir a Dios.II. ¿Qué significa el ser cristiano decididamente1. Significa amar a Dios.2. Amar a nuestros hermanos.3. Tener no una fe muerta y especulativa, sino aquella que nos asegura el perdón de nuestros pecados y quedesarrolla el amor del corazón y la obediencia a los mandamientos de Dios.SERMON IIEL CASI CRISTIANO[1]Por poco me persuades a ser cristiano (Hechos 26:28).Existen muchas almas que hasta este punto llegan: pues desde que se estableció en el mundo la religióncristiana, ha habido un sinnúmero, en todas épocas y de todas nacionalidades, que casi se han decidido a sercristianos. Mas viendo que de nada vale ante la presencia de Dios, el llegar tan sólo hasta este punto, es de lamayor importancia que consideremos:Primero, lo que significa ser casi cristiano.Segundo, lo que es ser cristiano por completo.1. (I). 1. El ser casi cristiano quiere decir: en primer lugar, la práctica de la justicia pagana; y no creo queninguno ponga en duda mi aserción, supuesto que la justicia pagana abraza no sólo los preceptos de susfilósofos, sino también esa rectitud que los paganos esperan unos de otros y que muchos de ellos practican.
  12. 12. Sus maestros les enseñan: que no deben ser injustos ni tomar lo que no les pertenece sin el consentimientode su dueño; que a los pobres no se debe oprimir ni hacer extorsión a ninguno; que en cualquier comercio quetengan con ellos, no se ha de engañar ni defraudar a ricos ni a pobres; que no priven a nadie de sus derechosy si fuere posible, que nada deban a ninguno.2. Más aún: la mayoría de los paganos reconocían la necesidad de rendir tributo a la verdad y a la justicia yaborrecían, por consiguiente, no sólo al que juraba en falso, poniendo a Dios por testigo de una mentira, sinotambién al que acusaba falsamente a su prójimo calumniándolo. En verdad que no tenían sino desprecio paralos mentirosos de todas clases, considerándolos como la deshonra del género humano y la peste de lasociedad.3. Además: esperaban unos de otros cierta caridad ymisericordia; cualquier ayuda que se pudieran prestar sin detrimento propio. Practicaban esta benevolencia,no sólo al prestar esos pequeños servicios humanitarios que no causan al que los hace gusto ni molestias,sino también alimentando a los hambrientos; vistiendo a los desnudos con la ropa que les sobraba, y engeneral, dando a los necesitados lo que no les hacía falta. Hasta tal punto llegaba la justicia de los paganos;justicia que también poseen los que casi son cristianos.(II). 4. La segunda cualidad del que casi es cristiano, es que tiene la apariencia de piedad, de esa piedad quese menciona en el Evangelio de Jesucristo, que tiene las señales exteriores de un verdadero cristiano. Porconsiguiente, los que casi son cristianos no hacen nada de lo que el Evangelio prohíbe: no toman el nombrede Dios en vano; bendicen y no maldicen; no juran jamás, sino que sus contestaciones son siempre: sí, sí; no,no; no profanan el día del Señor ni permiten que nadie lo profane, ni aun el extranjero que está dentro de suspuertas; evitan no sólo todo acto de adulterio, fornicación e impureza, sino aun las palabras y miradas quetienden a pecar de esa manera; más aún toda palabra ociosa, toda clase de difamación, crítica, murmuración,“palabras torpes o truhanerías,” etapea, cierta virtud entre los moralistas paganos; en una palabra, seabstienen de toda clase de conversación que no “sea buena para edificación” y que por consiguiente, contrista“al Espíritu Santo de Dios con el cual estáis sellados para el día de redención.”5. Se abstienen de beber vino, de fiestas y glotonerías, y evitan hasta donde les es posible, toda clase decontención y disputas; procurando vivir en paz con todos los hombres. Si se les hace alguna injusticia, no sevengan ni devuelven mal por mal. No injurian, no se burlan ni se mofan de sus prójimos por razón de susdebilidades. Voluntariamente no lastiman, ni afligen, ni oprimen a nadie, sino que en todo hablan y obranconforme a la regla: “Todas las cosas que quisierais que los hombres hiciesen con vosotros, así tambiénhaced vosotros con ellos.”6. En la práctica de la benevolencia, no se limitan a obras fáciles y que cuestan poco esfuerzo, sino quetrabajan y sufren en bien de muchos, a fin de proteger eficazmente a unos cuantos por lo menos. A pesar delos trabajos y las penas todo lo que les viene a la mano lo hacen según sus fuerzas, ya sea en favor de susamigos o ya de sus enemigos; de los buenos o de los malos, porque no siendo “perezosos” en este o encualquier otro “deber,” hacen toda clase de bien, según tienen oportunidad, a “todos los hombres;” a susalmas lo mismo que a sus cuerpos. Reprenden a los malos, instruyen a los ignorantes, fortifican a los débiles,animan a los buenos y consuelan a los afligidos. A los que duermen espiritualmente procuran despertar, y
  13. 13. guiar a aquellos a quienes Dios ya ha movido, al “manantial abierto...para el pecado y la inmundicia,” a fin deque se laven y queden limpios; amonestando también a los que ya son salvos por la fe a honrar en todo elEvangelio de Cristo.7. El que tiene la forma de la santidad usa también de los medios de gracia, de todos ellos y siempre que hayla oportunidad. Con frecuencia asiste a la casa de Dios y no como algunos, quienes se presentan ante elAltísimo cargados de cosas de oro y joyería, mostrando vanidad en el vestido y, ya sea por sus mutuasatenciones, impropias de la ocasión, o su impertinente frivolidad, demuestran que no tienen la forma ni elpoder de la santidad. Pluguiese a Dios que no hubiera entre nosotros algunas personas de esta clase, que en-tran al templo mirando por todas partes y con todas las señales de indiferencia y descuido; si bien algunasveces parece que piden la bendición de Dios sobre lo que van a hacer; quienes durante el culto solemne seduermen o toman la postura más cómoda posible, o conversan y miran para todas partes, como si no tuvierannada serio que hacer y Dios estuviese durmiendo. Estos no tienen ni la forma de piedad; el que la posee, seporta con seriedad y presta atención a todas y cada una de las partes del solemne culto; muy especialmenteal acercarse a la mesa del Señor, no lo hace liviana o descuidadamente, sino con tal aire, modales ycomportamiento, que parece decir: “Señor, ten misericordia de mí, pecador.”8. Si a todo esto se añade la práctica de la oración con la familia, que acostumbraban los jefes del hogar y elconsagrar ciertos momentos del día a la comunión con Dios en lo privado, observando una conductairreprochable, tendremos una idea completa de aquellos que practican la religión exteriormente y tienen laforma de piedad. Sólo una cosa les falta para ser casi cristianos: la sinceridad.(III). 9. Sinceridad quiere decir un principio real, interior y verdadero de religión, del cual emanan todas estasacciones exteriores. Y a la verdad que si carecemos de este principio, no tenemos la justicia de los paganos,ni siquiera la suficiente para satisfacer las exigencias del poeta epicúreo. Aun ese mentecato en susmomentos sobrios, decía:Oderunt pecare boni, virtutis amore;Oderunt pecare mali, formidini pœnœ.“Por amor a la virtud dejan de pecar los buenos; mas los malos por temor del castigo.”De manera que si un hombre deja de hacer lo malo, simplemente por no incurrir en las penas, no haceninguna gracia. “No te ajusticiarán.” “No alimentarás a los cuervos colgado de un madero,” dijo el pagano y enesto recibe su única recompensa. Pero ni aun según la opinión de ese poeta es un hombre inofensivo comoeste, tan bueno como los paganos rectos. Por consiguiente, no podemos decir con verdad de una persona,quien, guiada por el móvil de evitar el castigo, la pérdida de sus amistades, sus ganancias o reputación, seabstiene de hacer lo malo y practica lo bueno, y usa de todos los medios de gracia, que casi es cristiana. Si notiene mejores intenciones en su corazón, es un hipócrita.10. Se necesita, por lo tanto, de la sinceridad para este estado de casi ser cristiano; una intención decidida deservir a Dios y un deseo firme de hacer su voluntad. Significa el deseo sincero que el hombre tiene de agradara Dios en todas las cosas; con sus palabras, sus acciones, en todo lo que hace y deja de hacer. Este
  14. 14. propósito del hombre que casi es cristiano, afecta todo el tenor de su vida; es el principio que lo impulsa apracticar el bien, abstenerse de hacer lo malo y a usar los medios que Dios ha instituido.11. En este punto, probablemente pregunten algunos: “¿Es posible que un hombre pueda ir tan lejos y, sinembargo, no ser más que casi cristiano” “¿Qué otra cosa además se necesita para ser cristiano por completo”En contestación diré: que según los oráculos sagrados de Dios y el testimonio de la experiencia, es muyposible avanzar hasta tal punto y sin embargo, no ser más que un casi cristiano.12. Hermanos, grande “es la confianza con que os hablo.” “Perdonadme esta injuria” si declaro mi locuradesde los techos de las casas para vuestro bien y el del Evangelio. Permitidme pues, que hable con todafranqueza de mí mismo, como si hablase de otro hombre cualquiera; estoy dispuesto a humillarme para serdespués exaltado; y a ser todavía más vil para que Dios sea glorificado.13. Durante largo tiempo y como muchos de vosotros podéis testificar, no llegué sino hasta este punto; si bienusaba de toda diligencia para desterrar lo malo y tener una conciencia libre de toda culpa; “redimiendo eltiempo;” me aprovechaba de todas las oportunidades que se presentaban de hacer bien a los hombres; usabaconstante y esmeradamente de todos los medios de gracia tanto públicos como privados; procuraba observarla mejor conducta posible en todos lugares y toda hora y, Dios es mi testigo, hacía yo todo esto con la mayorsinceridad puesto que tenía vivos deseos de servir al Señor y resolución firme de hacer su voluntad en todo;de agradar a Aquel que se había dignado llamarme a pelear “la buena batalla” y a echar mano de la vidaeterna; sin embargo, mi conciencia me dice, movida por el Espíritu Santo, que durante todo ese tiempo yo noera más que un casi cristiano.II. Si se pregunta: ¿qué otra cosa además de todo esto significa el ser cristiano por completo contestaré:(I). 1. En primer lugar, el amor de Dios quien así dice en su Santa Palabra: “Amarás pues al Señor tu Dios detodo tu corazón, y de toda tu alma, y de toda tu mente, y de todas tus fuerzas.” Ese amor que llena el corazón,que se posesiona de todos los afectos y desarrolla las facultades del alma, empleándolas en toda su plenitud.El espíritu de aquel que de esta manera ama al Señor, de continuo se regocija en Dios su Salvador; su deleiteestá en el Señor a quien en todas las cosas da gracias; todos sus deseos son de Dios y permanece en él lamemoria de su nombre; su corazón a menudo exclama: “¿A quién tengo yo en los cielos” “Y fuera de ti nadadeseo en la tierra.” Y ciertamente, ¿qué otra cosa puede desear además de Dios A la verdad que no el mundoni las cosas del mundo: porque está crucificado al mundo y el mundo a él; “ha crucificado la carne con losafectos y concupiscencias;” más aún, está muerto a toda clase de soberbia porque “la caridad...no seensancha;” sino que por el contrario, como el que vive en el amor, así “vive en Dios, y Dios en él” y se con-sidera a sí mismo menos que nada.(II). 2. En segundo lugar, otra de las señales del verdadero cristiano, es el amor que profesa a sussemejantes, pues que el Señor ha dicho: “Amarás a tu prójimo como a ti mismo.” Si alguno preguntase:“¿Quién es mi prójimo” le contestaríamos: todos los hombres del mundo, todas y cada una de las criaturas deAquel que es el Padre de los espíritus de toda carne. No debemos exceptuar a nuestros enemigos ni a losenemigos de Dios y de sus propias almas, sino que los debemos amar como a nosotros mismos, como “Cristonos amó a nosotros;” y el que quiera comprender mejor esta clase de caridad, que medite sobre la descripciónque Pablo da de ella. “Es sufrida, es benigna;...no tiene envidia” no juzga con ligereza; “no se ensancha,” sino
  15. 15. que convierte al que ama en humilde siervo de todos. El amor “no hace sinrazón…no busca lo suyo sino sóloel bien de los demás y que todos sean salvos; “no se irrita,” sino que desecha la ira que sólo existe en quienno ama; “no se huelga de la injusticia, mas se huelga de la verdad; todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera.”(III). 3. Aún hay otro requisito para ser verdaderamente cristiano, que pudiera considerarse por separado, sibien no es distinto de los anteriores, sino al contrario, la base de todos ellos es: la fe. Excelentes cosas sedicen de esta virtud en los Oráculos de Dios. “Todo aquel que cree que Jesús es el Cristo, es nacido de Dios,”dijo el discípulo amado. “A todos los que le recibieron, dióles potestad de ser hechos hijos de Dios, a los quecreen en su nombre.” “Y esta es la victoria que vence al mundo, nuestra fe.” El Señor mismo declara que: “Elque cree en mí, aunque esté muerto vivirá.”4. Nadie se engañe a sí mismo. “Necesario es ver claramente que la fe que no produce arrepentimiento, amory buenas obras, no es la viva y verdadera, sino que está muerta y es diabólica; porque aun los demoniosmismos creen que Jesucristo nació de una virgen; que hizo muchos milagros y declaró ser el Hijo de Dios; quesufrió una muerte penosísima por nuestras culpas y para redimirnos de la muerte eternal; que al tercer díaresucitó de entre los muertos; que subió a los cielos y está sentado a la diestra de Dios Padre y que el día deljuicio vendrá otra vez a juzgar a los vivos y a los muertos. Estos artículos de nuestra fe y todo lo que estáescrito en el Antiguo y Nuevo Testamentos, los demonios creen firmemente, y sin embargo, permanecen ensu estado de condenación porque les falta esta verdadera fe cristiana.”[2]5. “Consiste la verdadera y única fe cristiana,” usando el lenguaje de nuestra Iglesia, “no sólo en aceptar lasSagradas Escrituras y los Artículos de nuestra fe, sino en tener una plena seguridad y completa certeza deque Cristo nos ha salvado de la muerte eterna. Es una confianza firme y una certidumbre inalterable de queDios nos ha perdonado nuestros pecados por los méritos de Cristo, y de que nos hemos reconciliado con El;lo que inspira amor en nuestros corazones y la obediencia de sus santos mandamientos.”6. Ahora bien, todo aquel que tenga esta fe “que purifica el corazón” (por medio del poder de Dios que resideen él) de la soberbia, la ira, de los deseos impuros, “de toda maldad,” “de toda inmundicia de carne y deespíritu;” y por otra parte lo llena con un amor hacia Dios y sus semejantes, más poderoso que la mismamuerte, amor que lo impulsa a hacer las obras de Dios; a gastar y gastarse a sí mismo trabajando en bien detodos los hombres; que sufre con gozo los reproches por causa de Cristo, el que se burlen de él, lo des-precien, que todos lo aborrezcan, más aún, todo lo que Dios en su sabiduría permite que la malicia de loshombres o los demonios inflijan sobre él; cualquiera que tenga esta fe y trabaje impulsando por este amor, esno solamente casi, sino cristiano por completo.7. Mas ¿dónde están los testigos vivientes de todas estas cosas Os ruego, hermanos, en la presencia de eseDios ante quien están “el infierno y la perdición... ¿cuánto más los corazones de los hombres” que ospreguntéis cada uno en vuestro corazón: ¿Pertenezco a ese número ¿Soy recto, misericordioso y amante dela verdad, siquiera como los mejores paganos Si así es, ¿tengo solamente la forma exterior del cristiano ¿Meabstengo de hacer lo malo, de todo lo que la Palabra de Dios prohíbe ¿Hago con todas mis fuerzas todo loque me viene a la mano por hacer ¿Uso de los medios instituidos por Dios siempre que se ofrece laoportunidad ¿Y hago todo esto con el deseo sincero de agradar a Dios en todas las cosas
  16. 16. 8. ¿No tenéis muchos de vosotros la conciencia de encontraros muy lejos de ese estado de mente y corazón;de que ni siquiera estáis próximos a ser cristianos; de que no llegáis a la altura de la rectitud de los paganos;de que ni aun tenéis la forma de la santidad cristiana Pues mucho menos ha encontrado Dios sinceridad envosotros, el verdadero deseo de agradarle en todas las cosas. No habéis tenido ni la intención de consagrartodas vuestras palabras y obras, vuestros negocios y estudios, vuestras diversiones a su gloria. No habéisdeterminado ni siquiera deseado, hacer todo “en el nombre del Señor Jesús” y ofrecerlo todo como unsacrificio espiritual, agradable a Dios por Jesucristo.9. Mas suponiendo que hayáis determinado y decidido hacerlo, ¿será bastante el hacer propósitos y el tenerbuenos deseos, para ser un verdadero cristiano En ninguna manera. De nada sirven los buenos propósitos ylas sanas determinaciones a no ser que se pongan en práctica. Bien ha dicho alguien que “el infierno estáempedrado de buenas intenciones.” Queda por resolver la gran pregunta: ¿Está vuestro corazón lleno delamor de Dios ¿Podéis exclamar con sinceridad: “¡Mi Dios y mi Todo!” ¿Tenéis otro deseo además de poseerloen vuestro corazón ¿Os sentís felices en el amor de Dios ¿Tenéis en El vuestra gloria, vuestra delicia yregocijo ¿Lleváis impreso en vuestro corazón este mandamiento: “Que el que ama a Dios, ame también a suhermano” ¿Amáis pues a vuestros semejantes como a vosotros mismos ¿Amáis a todos los hombres, aun avuestros enemigos y los enemigos de Dios, como a vuestra propia alma, como Cristo os amó a vosotros¿Creéis que Cristo os amó y se dio a sí mismo por vosotros ¿Tenéis fe en su sangre ¿Creéis que el Corderode Dios ha “quitado” vuestros pecados y los ha tirado como una piedra en lo profundo del mar ¿Creéis que haraído la cédula que os era contraria, quitándola de en medio y enclavándola en la cruz ¿Habéis obtenido laredención por medio de su sangre, aun la remisión de vuestros pecados Y por último, ¿da su Espíritutestimonio con vuestro espíritu de que sois hijos de Dios10. El Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que está en medio de nosotros, sabe que si algún hombremuere sin esta fe y sin este amor, mejor le fuera al tal hombre el no haber nacido. Despiértate, pues, tú queduermes e invoca a Dios; llámale ahora, en el día cuando se le puede encontrar; no le dejes descansar hastaque haga pasar todo “su bien delante de tu rostro,” hasta que te declare el nombre del Señor “Jehová, fuerte,misericordioso, y piadoso; tardo para la ira, y grande en benignidad y verdad; que guarda la misericordia enmillares, que perdona la iniquidad, la rebelión y el pecado.” Que ningún hombre os engañe ni os detengaantes de que hayáis obtenido esto, sino al contrario clamad de día y de noche a Aquel que “cuando aunéramos flacos, a su tiempo murió por los impíos” hasta que sepáis en quién habéis creído y podáis decir:“¡Señor mío, y Dios mío!” orando sin cesar y sin desmayar hasta que podáis levantar vuestras manos hacia elcielo y decir al que vive por siempre jamás: “Señor, tú sabes todas las cosas; tú sabes que te amo.”11. Pluga al Señor que todos los que aquí estamos reunidos sepamos no solamente lo que es ser casicristianos, sino verdaderos y completos cristianos; estando gratuitamente justificados por su gracia por mediode la redención que es en Jesús; sabiendo que tenemos paz con Dios por medio de Jesucristo;regocijándonos con la esperanza de la gloria de Dios y teniendo el amor de Dios derramado en nuestroscorazones por el Espíritu Santo que nos es dado.PREGUNTAS SOBRE EL SERMON II1. (I. 1). ¿Qué significa el ser casi cristiano 2. (I. 1). ¿Qué quiere decir “la rectitud pagana” 3. (I. 1).¿Practicaron esa rectitud algunos paganos ¿Puede usted citar un ejemplo 4. (I. 2). ¿Enseñaban el respeto a la
  17. 17. verdad 5. (I. 3). ¿Se amaban y protegían mutuamente 6. (II. 4). ¿Cuál es el segundo requisito para ser casicristiano 7. (II. 5). ¿Qué se dice respecto a la temperancia 8. (II. 6). ¿Qué se dice de sus buenas obras 9. (II.7). ¿Hace uso de los medios de gracia 10. (II. 8). ¿Con qué otros deberes cumple 11. (II. 9). ¿Qué quiere decirsinceridad 12. (II. 10). ¿En qué consiste la sinceridad 13. (II. 11). ¿Puede uno llegar hasta esa altura y no sersin embargo sino un casi cristiano 14. (II. 12). ¿Qué dice el señor Wesley de sí mismo 15. (II. 13). ¿De quémanera apela al testimonio de sus oyentes 16. (III. 1). ¿Qué otra cosa se necesita para ser un verdaderocristiano 17. (III. 2). ¿Cuál es el segundo requisito 18. (III. 3). ¿Qué otra cosa se incluye 19. (III. 4). ¿Qué sedice de la relación que hay entre la fe y las buenas obras 20. (III. 5). ¿A qué iglesia se refiere 21. (III. 5). ¿Dequé libro tomó esta cita Del “Libro de las Homilías,” una serie de sermones que el Arzobispo Crammer y otrosprepararon, los cuales sermones se leían públicamente en las iglesias durante la época de la reina Isabel ysus sucesores, debido a la falta de predicadores competentes. Juntamente con los XXXIX Artículos forman lasDoctrinas de la Iglesia Anglicana. 22. (III. 6). ¿Qué efecto tiene la verdadera fe 23. (III. 7). ¿Hay testigosvivientes de estas verdades 24. (III 8). ¿Qué exhortación hace 25. (III. 10, 11). ¿Cómo concluye el sermón---------------------------------Despiértate tú que duermesNOTAS INTRODUCTORIASEl señor Carlos Wesley predicó este sermón ante la Universidad de Oxford y, hablando de él dice su biógrafo:“Dudo de que exista en la lengua inglesa o en cualquier idioma otro sermón del cual se hayan publicadotantas ediciones como de éste o que haya sido el medio de mayor bien espiritual.” Encontrará el observadorcrítico que tiene muchos puntos de semejanza con el estilo del señor Juan Wesley a la vez que otros en quese diferencia. Ambos usan sentencias concisas, claras y enérgicas, no habiendo palabras superfluas niredundancia de ninguna clase. Especialmente notable es el señor Juan Wesley por la sencillez de su len-guaje, de manera que ninguna persona por poco ilustrada que sea, puede dejar de comprenderlo.Aseméjasele su hermano en este particular, pues acordaron los dos escribir en un estilo diferente y opuesto alque en aquellos días prevaleciera. Un lenguaje afectado, palabras latinas en lugar de sajonas que habríanexpresado la misma idea, voces largas, difíciles, raras o de origen clásico y, muy a menudo usadas endiferente sentido de su verdadera significación, y frases retóricas y retumbantes, llenas de citas del latín y delgriego, “de difícil inteligencia” para la gente del pueblo, eran algunas de las faltas de que adolecía el estilo delsiglo diez y ocho. Habiendo acostumbrado los señores Wesley visitar a los enfermos y a los presos en laciudad de Oxford, aprendieron a evitar ese estilo pomposo en sus predicaciones y escritos; tanto más cuantoque el único fin que se proponían era el hacer bien y muy principalmente a los que más lo necesitaban, esdecir: a los pobres, a “las ovejas perdidas” de Israel; y aprendieron a usar ese estilo sencillo de hablar yescribir que les valió la simpatía de las masas del pueblo. Al mismo tiempo, habiendo dado la debida atenciónal estudio de la lógica, ciencia que debe medirse y practicarse, llegaron a ser muy competentes en la defensade las doctrinas que enseñaban. Muestra el predicador en este sermón un grado mayor de dicción poética queel que generalmente se deja sentir en los escritos de su hermano. Pero ambos enseñaban idénticas verdades:el arrepentimiento, la fe en el Señor Jesucristo y la regeneración por influencia del Espíritu Santo.ANALISIS DEL SERMON IIII. Descripción de los que duermen.
  18. 18. 1. Estado natural de insensibilidad, tinieblas, falsa tranquilidad y satisfacción de sí mismos en que seencuentran: el pecador declarado, el que profesa la religión de sus padres o el fariseo ortodoxo que tiene laforma de la santidad, mas niega su eficacia.2. Por más que los hombres estimen este estado, Cristo lo denuncia, puesto que es una condición mortal deinsensibilidad a las cosas espirituales; en el cual estado el Espíritu de Dios no consuela a las almas ni éstaspueden convencerse de su pecado.II. Exhortación hecha enfática:Por las amenazas que se encuentran en la Palabra de Dios; en vista de la eternidad y el juicio; la ausencia delEspíritu en el alma; la falta de un cambio interior y de esperanzas bien fundadas de obtener la salvación.III. Interpretación de la promesa.Dios es luz. Por medio de la fe recibimos su Espíritu por el cual “conocemos lo que Dios nos ha dado,” demanera que el verdadero cristianismo consiste en este conocimiento experimental de la verdad bajo lainfluencia del Espíritu. La conciencia de esta comunión con el Espíritu Santo es una de las doctrinas de laIglesia Anglicana. Lamentándose del desarrollo de la iniquidad en la universidad y en toda la nación, concluyeel predicador apelando solemnemente a Dios y a su congregación.SERMON IIIDESPIERTATE, TU QUE DUERMES[1]Despiértate, tú que duermes, y levántate de los muertos, y te alumbrará Cristo (Efesios 5: 14).Al discurrir sobre este asunto, trataré, con el favor divino, en primer lugar: de describir a los que duermen y aquienes se dirigen las palabras del texto. Después, de dar vigor a la exhortación: “Despiértate, tú queduermes, y levántate de los muertos,” y por último, de interpretar la promesa hecha a los que se despiertan ylevantan: “Y te alumbrará Cristo.”I. 1. En primer lugar, hablemos de aquellos que duermen según el significado del texto. Con la palabrasueño se figura aquí el estado natural del hombre; esa somnolencia profunda del alma causada por el pecadode Adán y herencia de todos los que de él han descendido; esa pereza, indolencia, estupidez, esa ignoranciade su verdadero estado con que todos los hombres vienen al mundo y continúan hasta que la voz de Dios losdespierta.2. “Los que duermen, de noche duermen,” cuando la naturaleza se encuentra en la más completa oscuridad;“puesto que tinieblas cubren la tierra y oscuridad los pueblos.” El pobre pecador, a quien no se ha despertado,no tiene, por mucha que sea su sabiduría en otras cosas, el menor conocimiento de sí mismo, y en esterespecto “aún no sabe nada como debe saber;” ignora que es un espíritu caído, cuyo fin exclusivo en estemundo es recuperarse de su caída y volver a obtener la imagen de Dios en cuya semejanza fue creado. No vela necesidad ni aquello que es indispensable: ese cambio completo e interior, ese renacimiento, figurado en elbautismo, que es el principio de esa renovación radical, de esa santificación del espíritu, alma y cuerpo sin lacual “nadie verá al Señor.”
  19. 19. 3. Plagado de enfermedades, imagínase estar en perfecta salud; encadenado fuertemente con hierros yen la miseria, sueña gozar de libertad y exclama: “paz, paz,” al mismo tiempo que el diablo, como “un hombrefuerte, armado,” está en plena posesión de su alma. Continúa durmiendo y descansando a la par que elinfierno se mueve debajo de él para atraparlo; aunque el abismo, de donde jamás se vuelve, ha abierto laboca para tragarlo. Fuego encendido hay en derredor suyo, y sin embargo, no lo sabe; aunque llega aquemarlo, no se cuida de ello.4. El “que duerme” es por consiguiente (pluguiese a Dios que todos lo entendiésemos bien) un pecadorsatisfecho en sus pecados, que desea permanecer en su estado caído y vivir y morir sin la imagen de Dios;que no conoce su enfermedad ni sabe cuál es su único remedio; que nunca ha sido amonestado o no haquerido escuchar la amonestación de Dios que le dice: “huye de la ira que ha de venir;” y quien jamás se hapersuadido de que está en peligro del infierno ni ha gritado con toda la ansiedad de su alma: ¿Qué debo hacerpara ser salvo5. Si este que duerme no es abiertamente vicioso, tiene por lo general el sueño más profundo; ya sea comoel espíritu de Laodicea, ni frío ni caliente—quieto, racional, inofensivo, amable, fiel a la religión de suspadres—, o ya celoso y ortodoxo, fariseo, “conforme a la más rigurosa secta de nuestra religión,” es decir, unoque, según la descripción de las Sagradas Escrituras, se justifica a sí mismo, trabaja por establecer su propiajusticia como la base para ser aceptado por Dios.6. Este es aquel que “teniendo apariencia de piedad” ha negado la eficacia de ella, y que probablemente laenvilece dondequiera que la encuentra como si fuese una extravagancia o ilusión. Este desgraciado a símismo se engaña y da gracias a Dios porque no es como los demás hombres: “ladrones, injustos, adúlteros,”ni a nadie hace mal; al contrario, ayuna dos veces por semana, usa de todos los medios de gracia, asisteconstantemente a la iglesia y frecuenta los sacramentos. Más aún, da diezmos de todo lo que posee, hace“todo el bien que puede;” tocante a la justicia de la ley, está limpio; no le falta de la santidad sino el poder;nada de la religión, sino el espíritu y el cristianismo, la verdad y la vida.7. Empero, ¿no sabéis que un cristiano como éste, por muy estimado que sea de los hombres, ante lapresencia de Dios es abominación y heredero de todos los males que el Hijo de Dios, ayer, hoy y parasiempre anuncia en contra de los “escribas y fariseos, hipócritas” Lo de afuera ha limpiado, mas por dentroestá lleno de podredumbre; “cosa pestilencial de él se ha apoderado.” Justamente nuestro Señor a un“sepulcro blanqueado” lo compara, que de fuera, a la verdad, se muestra hermoso, mas de dentro está llenode huesos de muertos y de toda suciedad; huesos, que a la verdad, ya no están secos; nervios y carne hansubido sobre ellos y la piel los ha cubierto; mas no hay aliento en ellos, ni tienen el Espíritu del Dios viviente.“Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, el tal no es de él.” Vosotros sois de Cristo, “si es que el Espíritu deDios mora en vosotros;” pero si no, sabe Dios que vivís en la muerte aun ahora mismo.8. Otra característica del que duerme, es que habita en la muerte y no lo sabe. Está muerto para con Dios,muerto en sus delitos y pecados, “porque la intención de la carne es muerte.” Como está escrito: “el pecadoentró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte;” no solamente la muerte física, sino la espiritualy eterna. “Mas del árbol de ciencia del bien y del mal, no comerás de él; porque el día que de el comieres,morirás,” dijo Dios a Adán, y esta no era la muerte del cuerpo (a no ser que en ese momento perdiese la in-
  20. 20. mortalidad material), sino del espíritu; perderás la vida del alma; morirás para con Dios; quedarás separado deAquel que es la esencia de tu vida y felicidad.9. De esta manera se disolvió la unión vital de nuestra alma con Dios; de modo que “en medio de la vida”natural, estamos “en la muerte” espiritual en la que permaneceremos hasta que el segundo Adán nos vivifiquecon su Espíritu; hasta que El levante a los muertos; muertos en pecado, en los placeres, en las riquezas yhonores. Para que un alma muerta pueda resucitar, es menester que escuche la voz del Hijo de Dios, quecomprenda lo desesperado de su condición y reciba ella misma la sentencia de su muerte. Sabe que estámuerta mientras vive, muerta para con Dios y todas las cosas de Dios, sin tener más poder de cumplir con lasobligaciones de un verdadero cristiano, del que un cuerpo muerto tiene de ejecutar las funciones del hombrevivo.10. Y qué cierto es del que está muerto en pecados que no tiene “los sentidos ejercitados en el discernimientodel bien y del mal;” puesto que teniendo ojos, no ve; teniendo orejas, no oye; ni gusta y ve que es buenoJehová. No ha visto a Dios jamás, oído su voz ni palpado “tocante al Verbo de vida.” En vano se haderramado para él el nombre de Jesús como ungüento que exhala aromas de mirra, áloe, y casia. El alma queduerme el sueño de la muerte no percibe estas cosas; ha perdido el sentido de la conciencia y nada de estoentiende.11. De aquí es que, no teniendo el sentido espiritual ni la facultad de recibir las cosas espirituales, el hombrenatural no acepta las cosas del Espíritu de Dios y tan lejos está de poderlas admitir, que más bien le parecenlocura. No le satisface ignorar las cosas espirituales por experiencia propia, sino que niega aun que existan yla sensación espiritual es para él la mayor locura. “¿Cómo puede ser esto” De la misma manera que sabéisque vuestros cuerpos están vivos. La fe es la vida del alma y si tenéis esta vida en vosotros, no necesitáismás pruebas para satisfaceros de esa conciencia divina, este testimonio de Dios que es mayor y vale másque diez mil testigos humanos.12. Si en la actualidad no das testimonio con tu espíritu de que eres hijo de Dios, quiera el Señor persuadirtepor medio de su poder, ¡oh pobre pecador que aún duermes!, de que eres una criatura del diablo. Ojalá ymientras profetizo viniese un ruido y temblor y los huesos se llegasen “cada hueso a su hueso.” “Espíritu, vende los cuatro vientos y sopla sobre estos muertos, y vivirán.” No endurezcáis vuestros corazones ni resistáis alEspíritu Santo que ahora mismo procura persuadiros de que sois pecadores, puesto que no creéis en el Uni-génito de Dios.II. 1. Por consiguiente, “Despiértate, tú que duermes, y levántate de los muertos.” El Señor te está llamandopor mi boca y te exhorta a conocerte a ti mismo, espíritu caído, y tu verdadero estado y condición. ¿Quétienes, dormilón levántate y clama a tu Dios. Levántate y clama a tu Dios— quizá El tendrá compasión de ti yno perecerás. Una gran tempestad se levanta en tu derredor y te estás sumergiendo en las profundidades dela perdición, en el océano de los juicios divinos. Si quieres escapar de ellos, arrójate en ellos; “júzgate a timismo, para que el Señor no te juzgue.”2. ¡Despiértate, despiértate! Levántate ahora mismo, no sea que tomes de la mano de Jehová el vaso delvino de su furor. Anímate y tómate del Señor, el Señor de la Justicia, grande para salvar.” “Sacúdete delpolvo” o al menos déjate sacudir por el temblor de los juicios del Señor. Despiértate Y grita con el carcelero:
  21. 21. “¿Qué es menester que yo haga para ser salvo” y no descanses hasta que creas en el Señor Jesús con la feque es su don por influencia del Espíritu Santo.3. Si a alguno me dirijo más especialmente que a otros, es a ti ¡oh alma! que no te crees aludida en estaexhortación. Tengo un mensaje de Dios para ti y en su nombre te amonesto a que huyas de “la ira quevendrá.” Mira, pues, tu retrato, oh alma indigna, en Pedro allí en el oscuro calabozo, entre los soldados,cargado de cadenas y vigilado por los guardias de la prisión. La noche casi ha pasado y aproxímase lamañana cuando habrás de ser llevada al patíbulo; y en tan tremendas circunstancias aún duermes—estásprofundamente dormida en brazos del demonio, a la orilla del precipicio, en las garras de la eternadestrucción.4. Que el ángel del Señor se acerque a ti y brille la luz en tu prisión. Que puedas sentir la mano fuerte delSeñor que te levanta y su voz que te dice: “Cíñete, y átate tus sandalias…Rodéate tu ropa y sígueme.”5. Despiértate, oh espíritu inmortal, de tu sueño de felicidad mundana. ¿No te creó Dios para El mismo Nopodrás descansar sino hasta que descanses en El. Vuélvete ¡oh pobre descarriado! Apresúrate a entrar otravez en tu arca. Este no es tu hogar. No pienses edificar aquí tabernáculos. No eres sino extranjero y peregrinosobre la tierra; la criatura de un día que se precipita a un estado inalterable. Apresúrate pues, que la eternidadse aproxima, la eternidad que depende de este momento, una eternidad de gozo o de sufrimiento.6. ¿En qué estado se encuentra tu alma Si Dios te pidiese tu alma, mientras estoy hablando, ¿estaría listapara la muerte y el juicio ¿Podrías presentarte ante Aquel que es demasiado “limpio…de ojos para ver el mal”¿Eres digno de “participar de la suerte de los santos en luz” ¿Has peleado la buena batalla y guardado la fe¿Has recobrado la imagen de Dios en ti mismo, la virtud y verdadera santidad ¿Te has quitado el hombre viejoy puesto el hombre nuevo ¿Te has revestido de los méritos de Cristo7. ¿Tienes aceite en tu lámpara, gracia en tu corazón ¿Amas al Señor “de todo tu corazón, y de toda tualma...y de todo tu entendimiento” ¿Tienes esa mente que es según la mente de Jesucristo ¿Eres cristiano enrealidad de verdad, es decir: una nueva criatura ¿Han pasado las cosas viejas y han sido todas hechasnuevas8. ¿Eres “participante de la naturaleza divina” ¿No sabes que Cristo está en ti a no ser que seas un réprobo,que Dios habita en ti y tú en Dios por medio de su Espíritu que te ha dado, que tu cuerpo “es templo delEspíritu Santo” ¿Tienes testimonio en ti mismo, la señal de tu herencia ¿Has “recibido el Espíritu Santo,” o tesorprende mi pregunta y contestas que ni siquiera sabes “si hay Espíritu Santo”9. Si acaso este lenguaje te ofendiere, sabe que no eres cristiano ni deseas serlo; que tu misma oración enpecado se convierte y que hoy día te has burlado de Dios muy solemnemente, cuando oraste pidiendo elauxilio del Espíritu Santo, al mismo tiempo que no creías se pudiese recibir tal cosa.10. A pesar de esto, con la autoridad de la Palabra de Dios y de nuestra Iglesia, debo repetir la pregunta:“¿Habéis recibido el Espíritu Santo” Si no lo has recibido, aún no eres cristiano; porque cristiano sólo es elhombre que está ungido del Espíritu Santo y de poder. Aun no eres participante de la religión pura y limpia.¿Sabes qué cosa es la religión; qué es: participar de la naturaleza divina; la vida de Dios en el alma humana;tener a Cristo en el corazón; Cristo en ti, “la esperanza de gloria,” pureza y felicidad; el principio de la vida
  22. 22. celestial en la tierra; el reino de Dios en ti; no la comida ni la bebida; no una cosa exterior, sino “justicia y paz ygozo por el Espíritu Santo” un reino eterno fundado en el alma; “la paz de Dios, que sobrepuja todoentendimiento;” un “gozo inefable y glorificado”11. ¿Sabes tú que “en Cristo Jesús ni la circuncisión vale algo, ni la incircuncisión; sino la fe que obra por lacaridad,” la nueva creación ¿Ves la necesidad de ese cambio interior, del nacimiento espiritual, de la vida delos que antes estaban muertos, de la santidad, y estás plenamente persuadido de que sin ella ninguno verá alSeñor ¿Estás trabajando por obtenerla y hacer firme “tu vocación y elección,” ocupándote en tu salvación contemor y temblor, esforzándote a entrar por la puerta angosta ¿Obras en conciencia respecto a tu alma ypuedes decir al que escudriña los corazones: Tú oh Dios, eres lo que mi corazón desea, Tú sabes todas lascosas, Tú sabes que quiero amarte 12. Abrigas la esperanza de ser salvo; pero ¿qué razón tienes para abrigar esa esperanza ¿Porque nohas hecho ningún mal o porque has hecho mucho bien ¿Porque no eres como otros hombres, sino instruido,sabio, honrado y moral, estimado de todos, y de buena reputación ¡Ay! nada de esto te valdrá con Dios. ConEl vale menos que nada. ¿Conoces al Señor Jesús a quien Dios mandó, y te ha enseñado que “por graciasois salvos por la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios: no por obras, para que nadie se gloríe” ¿Hasrecibido como la base de tu esperanza, esa palabra fiel de que “Cristo Jesús vino al mundo para salvar a lospecadores” ¿Has aprendido lo que quiere decir: “No he venido a llamar justos, sino pecadores aarrepentimiento” “No soy enviado sino a las ovejas perdidas.” ¿Estás ya perdido, muerto, condenado El quetiene oídos para oír que oiga. ¿Sabes lo que mereces ¿Conoces tus necesidades ¿Eres pobre de espíritu yestás pidiendo a Dios y rehusándote a ser consolado ¿Eres el hijo pródigo que “vuelve en sí” y se levantaarrepentido para ir a su padre ¿Quieres vivir santamente en Cristo Jesús ¿Sufres acaso alguna persecuciónpor causa de El ¿Dicen de ti los hombres toda clase de cosas malas falsamente y por causa del Hijo delhombre13. Ojalá y escuchaseis en todos estos asuntos la voz de Aquel que hace despertar a los muertos, ysintieseis el peso de su palabra capaz de desmenuzar las rocas. ¡Oh, si escuchaseis su voz hoy día, mientrases de día, y no endurecieseis vuestros corazones! “Despiértate, tú que duermes,” en sueño espiritual, no seaque duermas la muerte eterna. Considera lo desesperado de tu condición y “levántate de los muertos.” Deja atus antiguos compañeros de pecado y miseria; sigue tú a Jesús y deja que los muertos entierren a susmuertos; sé salvo de esta perversa generación; sal de en medio de ellos, apártate y no toques lo inmundo, y elSeñor te recibirá. Cristo te dará la luz.III. 1. Paso, por último, a explicar esta promesa. Y qué pensamiento tan consolador es éste: cualquiera queobedece su llamamiento y lo busca, no lo hará en vano. Si te despiertas y levantas aun de entre los muertosEl te dará la luz como lo ha prometido. “Gracia y gloria dará Jehová;” la luz de su gracia aquí y la de gloriacuando recibas la corona que no se marchita jamás. “Entonces nacerá tu luz como el alba, y tu salud sedejará ver presto.” “Dios, que mandó que de las tinieblas resplandeciese la luz,” resplandecerá en tu corazónpara tu “iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Jesucristo.” A los que temen al Señor,“nacerá el Sol de justicia, y en sus alas traerá salud” y en ese día se les dirá: “Levántate, resplandece; que havenido tu lumbre, y la gloria de Jehová ha nacido sobre ti,” porque Cristo en ellos se revelará y El es laverdadera luz.
  23. 23. 2. Dios es luz y se revela a todo pecador que a sí mismo se despierta, que lo busca: serás, pues, un templodel Dios viviente y Cristo morará en tu corazón por medio de la fe, y arraigado y fundado en amor, podráscomprender bien con todos los santos, “cuál sea la anchura y la longura y la profundidad y la altura, y conocerel amor de Cristo, que excede a todo conocimiento.”3. He aquí vuestro llamamiento, hermanos míos. Estamos llamados a ser una habitación de Dios por mediode su Espíritu que, habitando en nosotros, nos hace aptos para participar de la suerte de los santos en luz.Tales son las promesas hechas a los que creen, supuesto que por medio de la fe “nosotros hemos recibido,no el espíritu del mundo sino el Espíritu que es de Dios, para que conozcamos lo que Dios nos ha dado.”4. Es el Espíritu de Cristo el gran don de Dios que, de distintas maneras y en diferentes lugares, haprometido al hombre y dado abundantemente desde la época cuando Cristo fue glorificado. Esas promesashechas a nuestros padres, ha cumplido: “Y pondré dentro de vosotros mi Espíritu, y haré que andéis en mismandamientos” (Ezequiel 36:27). “Derramaré aguas sobre el secadal, y ríos sobre la tierra árida: mi espírituderramaré sobre tu generación, y mi bendición sobre tus renuevos” (Isaías 44:3).5. Todos vosotros podéis ser testigos vivientes de estas cosas: de la remisión de los pecados y del don delEspíritu Santo. “Si puedes creer, al que cree, todo es posible.” ¿“Quién hay entre vosotros que teme a Jehová”y sin embargo, aún camina en las tinieblas y no tiene luz Te pregunto en el nombre del Señor Jesús: ¿Creesque su brazo es tan poderoso como siempre ¿Que aún es “grande para salvar” ¿que es “el mismo ayer, y hoy,y por los siglos” ¿que tiene poder sobre la tierra para perdonar pecados “Confía, hijo; tus pecados te sonperdonados.” Dios, por los méritos de Cristo, te ha perdonado. Recibe pues, este mensaje, no como la palabradel hombre, sino como la palabra de Dios; estás justificado ampliamente, por medio de la fe; de la mismamanera que serás santificado y el Señor Jesús te sellará porque “Dios nos ha dado vida eterna; y esta vidaestá en su Hijo.”6. Permitidme, hermanos y señores, que os hable con toda llaneza y recibid estas palabras de exhortaciónaun de uno que es de poca estima en la Iglesia. Movidas por el Espíritu Santo, vuestras conciencias os dantestimonio de que estas cosas son ciertas, si es que habéis probado la misericordia del Señor. “Esta empero,es la vida eterna: que conozcáis al solo Dios verdadero, y a Jesucristo al cual El ha enviado.” Esta experienciapersonal, y sólo ella, constituye el verdadero cristianismo. Solamente es cristiano aquel que ha recibido el Es-píritu de Cristo, y el que no lo ha recibido, no es cristiano; porque no es posible haberlo recibido sin saberlo.“En aquel día,” dijo el Señor, “vosotros conoceréis que yo estoy en mi Padre, y vosotros en mí, y yo envosotros.” Este es aquel “Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce:mas vosotros le conocéis; porque está con vosotros, y será en vosotros” (Juan 14:17).7. El mundo no lo puede recibir, sino que por completo rechaza la promesa del Padre, contradiciendo yblasfemando. Todo espíritu que no confiesa esto, no es de Dios. “Este es el espíritu del anticristo del cualvosotros habéis oído que ha de venir, y que ahora ya está en el mundo.” Quienquiera que niegue del SantoEspíritu la inspiración, o que la posesión de ese Espíritu sea la herencia común de todos los creyentes, labendición del Evangelio, el don inestimable, la promesa universal, la piedra de toque de todo verdaderocristiano, es el anticristo.
  24. 24. 8. De nada le sirve decir: No niego la ayuda del Espíritu de Dios, sino su inspiración, esta recepción delEspíritu Santo y el tener conciencia de su presencia; este sentir del Espíritu, el ser movido por El o estar llenode El que no puede tener lugar en una religión sana. Pero con negar sólo esto, negáis todo: la inspiración delas Sagradas Escrituras; todas las verdades, promesas y testimonios de Dios.9. Nada de esta infernal distinción sabe nuestra excelente iglesia; mas al contrario, habla muy claramenterespecto al “sentir el Espíritu de Cristo,” de estar “movido por el Espíritu Santo,” “de saber que no hay otronombre mas que el del Señor Jesús” para poder obtener vida y salvación. Nos enseña a pedir la “inspiracióndel Espíritu Santo” y aun “que seamos llenos del Espíritu Santo.” Todos sus presbíteros creen recibir elEspíritu Santo por medio de la imposición de manos.[2] Por consiguiente, el negar cualquiera de estas cosas,es renunciar a la Iglesia Anglicana y a toda la revelación cristiana.10. Pero “la sabiduría de Dios” ha sido siempre necedad para con los hombres, y no hay que admirarse deque los grandes misterios del Evangelio hayan sido “escondidos de los sabios y los prudentes” —lo mismoque en tiempos remotos— para que nieguen su eficacia casi universalmente, los ridiculicen y los considerencomo una mera locura, de modo que a todos los que lo aceptan se les llama locos entusiastas. Esta esaquella apostasía general que había de venir; esa apostasía general de los hombres de todas clases ycondiciones, que hoy día se dilata por toda la extensión de la tierra. “Discurrid por las plazas de Jerusalén, ymirad ahora, y sabed, y buscad en sus plazas si halláis hombre” que ame al Señor de todo su corazón y quelo sirva con toda su inteligencia. Nuestra patria, sin ir más lejos, está inundada de iniquidad. ¡Cuántas villaníascometen diariamente y con toda impunidad aquellos que hacen alarde y se glorían en sus crímenes! ¿ Quiénpodrá contar las blasfemias, maldiciones, juramentos, mentiras, calumnias, detracciones, conversacionesmordaces; las veces que se peca quebrantando el día del Señor; las ofensas, la gula, la embriaguez, lasvenganzas, la lujuria, los adulterios, los pecados de la carne, los fraudes, las opresiones, las extorsiones queinundan el país entero como un diluvio11. Y aun entre aquellos que están libres de estas abominaciones ¡cuánto no hay de ira y orgullo, de pereza yflojera, de maneras afectadas y afeminadas, de amor a las comodidades y a sí mismo, de codicia y ambición!¡qué deseo de las alabanzas de otros, qué apego al mundo, qué miedo al hombre! Y por otra parte, ¡quépocos tienen verdadera religión! Porque, ¿dónde está aquel que ama a Dios y a su prójimo como el Señor nosha mandado Por una parte vemos a unos que ni siquiera la forma de la religión tienen; por otra, a los que tansólo ostentan la exterioridad. De un lado el sepulcro abierto, del otro el blanqueado; de manera que cualquierapersona que observase cuidadosamente alguna reunión numerosa (sin exceptuar nuestras congregaciones),vería muy fácilmente que “una parte era de Saduceos, y la otra de Fariseos;” la Primera ocupándose tan pocode la religión, como si no hubiera ni “resurrección, ni ángel, ni espíritu;” y la otra convirtiéndola en mera formainerte, en una serie de exterioridades y ceremonias sin la verdadera fe, el amor de Dios o el gozo del EspírituSanto.12. Pluguiese a Dios que nosotros los de este lugar fuéramos la excepción. Hermanos, la voluntad de micorazón y mi oración a Dios es para vuestra salud, que seáis salvos de este diluvio de iniquidades, que deaquí no pasen ya sus orgullosas olas. Pero, ¿es esto un hecho Dios lo sabe y vuestras conciencias os dicenque no es así. No os habéis guardado limpios. Corrompidos y abominables somos todos y pocos hay quetengan mejor entendimiento; muy pocos que adoren a Dios en espíritu y en verdad. Nosotros también somos“generación contumaz y rebelde;” generación que no apercibe su corazón, ni es fiel para con Dios su espíritu.
  25. 25. El Señor nos había escogido para ser “la sal de la tierra; y si la sal se desvaneciere, no vale más para nada,sino para ser echada fuera y hollada de los hombres.”13. “¿No había de hacer visitación sobre esto dijo Jehová. De una gente como ésta ¿no se había de vengarmi alma” ¡Ay! no sabemos con qué presteza dirá a la espada, “Espada, pasa por mi tierra.” Mucho tiempo nosha dado para arrepentimos; pero ahora nos despierta y amonesta con el trueno; sus castigos se están viendoen toda la tierra y podemos con razón, esperar que sobre nosotros caiga el peor de ellos; tal vez vendrápresto y quite nuestro candelero de su lugar, si no nos arrepentimos y hacemos nuestras primeras obras, si novolvemos a las enseñanzas de la época de la Reforma, a la verdad y sencillez del Evangelio. Quién sabe siestemos resistiendo el último esfuerzo de la divina gracia para salvarnos; si habremos llenado la medida denuestras iniquidades al rechazar el mensaje de Dios en contra de nosotros y al despedir a sus mensajeros.14. Oh Señor, “en la ira acuérdate de la misericordia” y glorifícate en nuestra enmienda, no en nuestradestrucción. Permítenos oír “la vara y a quien la establece.” Ahora que tus juicios están en la tierra, permiteque los moradores del mundo aprendan la justicia.15. Hermanos, ya es tiempo de que nos despertemos de nuestro sueño, antes que suene la trompeta delSeñor y nuestra patria se convierta en un lago de sangre. Ojalá y veamos las cosas que son necesarias paranuestra paz antes de que se esconda de nuestra vista. “Vuélvenos, oh Dios, salud nuestra, y haz cesar tu irade sobre nosotros; mira desde el cielo, y considera, y visita esta viña y haznos saber el día de nuestra visi-tación.” “Ayúdanos, oh Dios, salud nuestra, por la gloria de tu nombre: y líbranos, y aplácate sobre nuestrospecados por amor de tu nombre.” “Así no nos volveremos de ti: vida nos darás, e invocaremos tu nombre. OhJehová, Dios de los ejércitos, haznos tornar; haz resplandecer tu rostro, y seremos salvos.”“Y a Aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos oentendemos, por la potencia que obra en nosotros, a él sea gloria en la Iglesia por Cristo Jesús, por todas lasedades del siglo de los siglos. Amén.”PREGUNTAS SOBRE EL SERMON III 1. ¿Cómo está dividido este sermón 2. (I. 1). ¿Qué significa el sueño 3. (I. 2). ¿Qué se dice del estado natural 4. (I. 3). ¿Qué otra cosa se dice respecto a esa apariencia de seguridad 5. (I. 4). ¿Puede un pecador vivir satisfecho 6. (I. 5). ¿Qué se dice de los que no son descaradamente viciosos 7. (I. 6). ¿Qué se dice del hombre que se cree justo 8. (I. 7). ¿Qué opinión tiene Dios de éstos 9. (I. 8). ¿Qué se dice de aquellos que están muertos en transgresiones y pecados 10. (I. 9). ¿Qué se dice del segundo Adán 11. (I. 10). ¿Qué se dice de aquellos que no tienen percepción espiritual 12. (I. 11). ¿Qué cosa es la vida del alma 13. (I. 12). ¿Qué se dice del testimonio del Espíritu 14. (II. 1, 2). ¿De qué modo se hace enfática esta exhortación 15. (II. 3). ¿Con quién se compara el alma endurecida 16. (II. 3, 4, 5, 6, 7). Sírvase mencionar las figuras de retórica que se usan para describir el estado del alma que aún no se despierta. 17. (II. 8). ¿Qué significa el ser participante de la naturaleza divina 18. (II. 9). Si estas preguntas investigadoras ofenden, ¿qué se deduce de ello 19. (II. 10). ¿Qué cosa es la religión, según se define aquí 20. (II. 11). ¿Qué se quiere dar a entender al decir que la circun- cisión y la incircuncisión de nada aprovechan Respuesta. Que las formas exteriores no son esenciales como el cambio interior y la verdadera piedad para ser cristiano sincero. 21. (II. 12).
  26. 26. ¿Cuáles son las señales de que un pecador se ha despertado 22. (III. 1, 2). ¿Qué circunstancia ani- madora se menciona 23. (III. 3). ¿Cuál es nuestro llamamiento 24. (III. 4). ¿Cuál es el gran don de Dios 25. (III. 5). ¿De qué cosa pueden todos los hombres ser testigos vivientes 26. (III. 6). ¿En qué consiste el verdadero cristianismo 27. (III. 7). ¿Cuál es el espíritu del Anticristo 28. (III. 8). ¿Qué cosa niegan los que rechazan esta doctrina que el predicador enseña 29. (III. 9). ¿A qué Iglesia se refiere Respuesta. A la Iglesia Anglicana. 30. (III. 10). ¿Qué cosa dice de la iniquidad y apostasía prevalentes en aquella época 31. (III. 11). ¿Qué se puede decir de aquellos que no cometen estas abominaciones 32. (III. 12). ¿Qué cosa dice de la congregación a la que se dirige ¿Hace excepción de él 33. (III. 13). ¿Qué significa quitar el candelero de su lugar Respuesta: Retirar los privilegios que no han sido apreciados y dejar que otros desempeñen el trabajo del Señor. 34. (III. 14). ¿Qué amonestación hace 35. (III. 15, 16). ¿Cómo concluye este sermón 36. Nosotros los ministros del Evangelio, llamados a trabajar por la salvación del mundo, ¿no deberíamos examinarnos según las pruebas contenidas en este sermón ¿Conocemos en toda su plenitud nuestra debilidad, y tenemos la conciencia de que toda nuestra ayuda debe venir sólo de Dios La vida cristiana que desplegamos ante los hombres no debería condenarnos; proclamemos pues diligentemente, con amor y humildad la verdad de Dios, como conviene a epístolas vivientes, “sabidas y leídas de todos los hombres.”------ ---- 2. El cristianismo según las Sagradas EscriturasNOTAS INTRODUCTORIASSegún los estatutos de la Universidad de Oxford, “se deben inscribir en una lista todos los que reciban el títulode Maestro en Artes para que, en su orden, prediquen ante la universidad, o paguen tres guineas (comonueve dólares) a un predicador suplente.” Tocóle su turno al señor Juan Wesley por agosto de 1744,“Habiendo llegado a Oxford días antes, predicó con frecuencia en patios, edificios públicos y otros lugares.Después de haber predicado a congregaciones pequeñas el viernes a las cinco y a las ocho de la mañana,llegó a las diez a la iglesia de Santa María, donde ya se habían reunido el vicerrector, los procuradores,muchos colegiales de beca, multitud de particulares y un gran número de hermanos y hermanas.” Estadescripción es de una persona que estuvo presente. “Partido su cabello negro y suave con gran esmero, susfacciones y dignidad mostraban desde luego que era un hombre muy superior. Su oración fue benigna, corta yde conformidad con las reglas de la universidad. Habiendo tomado su texto del Libro de los Hechos, capítulo4:31, habló con mesura y en un tono de voz enfático.” El escritor a quien acabamos de citar, era el célebredoctor Kennicott, editor de la Biblia en hebreo, quien a la sazón contaba veintiséis años de edad y estabacabalmente comenzando su distinguida carrera. A la par que confiesa la admiración que le causaron algunospasajes de este sermón y que el señor Wesley tenía razón de llamar a los estudiantes “generación frívola,”culpa al predicador por haber dicho que Oxford no era una ciudad cristiana. “Acusó,” dice “a todos losmiembros de la universidad incluyéndose a sí mismo, de perjurio y dando esta razón: que al entrar a la univer-sidad, todos juran obedecer los estatutos y después ninguno cumple con su juramento por completo. Sihubiera omitido estas cosas y moderádose en sus censuras, su sermón habría agradado mucho a otros, comome agradó a mí, pues el estilo y manera de decir fueron muy buenos. Se dice que es hombre de gran talento yesta es la opinión del doctor Conybeare, decano del Colegio de la Iglesia de Cristo, quien ha dicho: „Juan
  27. 27. Wesley será siempre considerado como hombre de buen criterio, a pesar de ser demasiado entusiasta.‟ Sinembargo, el vicerrector ha mandado pedir el sermón y se dice que los directores de los colegios intentanmostrar su resentimiento.”Esta relación del sermón del señor Wesley es sumamente interesante, puesto que la debemos a un hombreque llegó a ser uno de los sabios más eminentes del mundo y porque demuestra de una manera muy notable,cuán poca espiritualidad había en la religión de la universidad en aquellos tiempos. Si el señor Wesleyhubiese adulado a su auditorio, omitido el mencionar verdades desagradables—como lo hacían entoncesmuchos predicadores—dejado las conciencias adormecidas, durmiendo en el pecado y en el olvido de susdeberes para con Dios y para con los hombres, le habrían aplaudido hasta hacer retumbar los ecos. ¡Quégrande aparece en esta ocasión el sincero predicador del Evangelio! Destruir su argumento no pueden, ni leses dado negar lo que ha dicho; sólo les resta “mostrar su resentimiento.” Y así lo hicieron: Wesley no volvió apredicar en la universidad. Cuando le tocó otra vez el turno, pagaron a un suplente, a uno que declamase:“Paz, paz,” cuando no había paz.Cosa útil nos parece contrastar con esta conducta del señor Wesley, el modo de proceder de un célebrepredicador de la corte de Luis XIV de Francia, quien, como es sabido, era muy sensible y no le gustaba quemencionasen en su presencia la muerte. Al estar en una ocasión predicando ante el rey, escapósele almencionado orador la frase: “Todos los hombres son mortales,” mas al observar el cambio en las faccionesdel rey y reflexionando que había tocado el asunto desagradable para el monarca libertino, hizo una pausa ycorrigió su aserto diciendo: “Casi todos los hombres son mortales.” Lo absurdo y torpe de querer modificar unaverdad evidente por sí misma, no pudo menos de llamar la atención de los oyentes y, sin conseguir elevarseen la opinión del rey, el predicador se hizo justamente acreedor al desprecio de sus inteligentes oyentes.Algunas veces se necesita de cierta política respecto a la manera de protestar públicamente en contra delpecado; nunca se equivocará, sin embargo, el predicador que procure siempre “hablar la verdad en amor.” Porcompleto debe desterrarse del púlpito el miedo al hombre; pero, por otra parte, debe siempre animar elespíritu de la caridad en toda amonestación ya privada o ya pública. Denunciemos el pecado con energía,mas al hacerlo, procuremos mostrar nuestros fervientes deseos de salvar al pecador.Nada que pudiera ofender a la congregación más sensible, exceptuando las verdades claras del Evangelio,encontrará el estudiante en este sermón. Si aquellos que le escucharon se ofendieron, fue porque susconciencias los acusaban. Hombre tan sincero como el señor Wesley, no podía menos que expresar sussentimientos, y sólo un alma valiente como la suya pudo hablar con coraje y en toda su plenitud el mensaje deDios. Todo ministro fiel tiene que cumplir con su deber de anunciar la verdad en amor, pues de lo contrario seexpone a dañar su alma. Enhorabuena que procuremos no lastimar a las personas sensibles; mas quienvacila en cumplir con un deber de conciencia, por temor del hombre, no es digno de tan noble misión.ANALISIS DEL SERMON IVSumario histórico del día de Pentecostés. Los dones extraordinarios y ordinarios del Espíritu Santo. Estosúltimos son exclusivamente el asunto de este sermón.I. Principio y desarrollo del cristianismo en el individuo. Convencimiento del pecado, arrepentimiento, fe ydespués el espíritu de adopción. Los frutos de este espíritu: paz, gozo, amor a Dios y al hombre, que

×