EL DESASTRE ENERGÉTICO Y LA ILUSIÓN DE VIVIR<br />Para los que hemos pertenecido a esa generación de profesionales adictos...
El desastre energético y la ilusión de vivir
El desastre energético y la ilusión de vivir
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

El desastre energético y la ilusión de vivir

327 visualizaciones

Publicado el

Una reflexión oportuna.

Publicado en: Viajes, Noticias y política
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
327
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

El desastre energético y la ilusión de vivir

  1. 1. EL DESASTRE ENERGÉTICO Y LA ILUSIÓN DE VIVIR<br />Para los que hemos pertenecido a esa generación de profesionales adictos al saber, a la calidad, al rigor, a la responsabilidad, al ingenio, a la creatividad, al trabajo en equipo, al servicio a los clientes, a la integridad, al saber escuchar, al entusiasmo, a la empatía, a la comunicación, al estudio y la resolución de los problemas, como objetivo fundamental, casi nos “hierve la sangre” ante tanta incompetencia, tanta ignorancia y lo que es peor, tanta “tomadura de pelo”.<br />“Nunca hubo buen viento para el marino que no tiene puerto” ¿A dónde vamos? ¿A dónde queremos ir, si es que queremos ir a alguna parte? Si no definimos “EL QUÉ” ¿Para qué buscar “EL CÓMO”? ¿Tendremos que seguir sufriendo hasta la “extinción”?<br />Hemos llegado a la “meta” donde: Nada es lo que parece. La mentira se ejercita con profusión ante las más asombrosas evidencias y ni siquiera produce rubor y los controles “brillan por su ausencia, a pesar de la existencia de numerosos y bien pagados controladores. <br />El dinero se dedica, en cantidades que ruborizan a la gente honrada, a casi todo lo superfluo, sin ninguna inversión productiva, generadora de futuro, que ayude a la investigación de nuevas tecnologías que puedan proporcionarnos bienes materiales y lo que es más importante, el orgullo de vivir. <br />Nuestra cultura incita al deseo de tener siempre más, a la insatisfacción permanente. Es esa insatisfacción la que nos lleva a la invención, a la creación y en algunos casos a la ansiedad. Buscamos la satisfacción de nuestros deseos con impaciencia (Hoy con “pelotazos”) olvidando que es la capacidad que tenemos de controlar ese deseo de tenerlo todo al mismo tiempo, el fundamento del desarrollo de la inteligencia y del comportamiento libre. Que es en “el camino” donde se encuentra la satisfacción. La lucha y la competición son el motor de la humanidad, pero, la impaciencia no respeta el tiempo de las cosas, siendo la violencia y la corrupción los caminos más cortos. Así se ha generado la situación actual.<br />Acabamos de saber que el Congreso de los Diputados ha aprobado el dictamen del estatuto para la Agencia Internacional de las Energías Renovables (IRENA). Ya pertenecemos al grupo de los 56 países que tienen que promover y desarrollar todas las formas de energía renovable. ¿Tenemos que creérnoslo? ¿Tenemos que dedicar nuestro esfuerzo y nuestro dinero en tan lógico fin? Debería ser, que sí, porque: La lógica, la coherencia, la degradación del Medio Ambiente, el agotamiento de las energías tradicionales, los “manejos” de las grandes compañías y el desarrollo sostenible, así lo aconsejan. Pero:<br />¿Si ha habido un Real decreto 14/2010 que trata de “desacordar lo acordado”, que puede arruinar a muchas familias, que ha dado lugar a numerosas reclamaciones judiciales y que algún día nos costará a todos los españoles varios miles de millones que no tenemos. Quién nos garantiza que no va a haber otros Reales Decretos semejantes?<br />¿Si continua existiendo esa deuda pública encubierta llamada déficit de tarifa, que equivale al 2% del PIB y que hay que pagar con urgencia porque UNESA ya ha amenazado con posibles apagones. Quien nos garantizará que seremos capaces de generar riqueza competitiva suficiente, con esos costes de energía (Previsión +45%) para poder liquidar nuestras deudas?<br />¿Si las compañías eléctricas van a seguir fijando el precio de la energía por la de mayor coste de las diferentes tecnologías subastadas en el “Pool”, y no por el coste real de producción de cada tipo de energía. ¿Qué garantías vamos a tener de que no nos sigan “tomando el pelo”, con subidas desorbitadas, nunca claramente asignadas a sus desastrosas inversiones y sus decisiones erróneas, a la falta de competencia entre los que se dedican a la venta de electricidad y que, como siempre, tendremos que pagar todos?<br /> <br />Solo la alarmante falta de rigor ante los compromisos adquiridos puede hacer que se firme “lo que haga falta” y se promueva lo que en cada momento apetezca, al no tener prevista una estrategia de futuro, siguiendo a remolque de los empujones que nos vaya dando la UE. <br />¿Y nosotros que sugieren que hagamos?<br />

×