Se ha denunciado esta presentación.
Se está descargando tu SlideShare. ×

010-Somos templo del E.S..doc

Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Cargando en…3
×

Eche un vistazo a continuación

1 de 1 Anuncio

Más Contenido Relacionado

Más de WilberMartinez20 (20)

Más reciente (20)

Anuncio

010-Somos templo del E.S..doc

  1. 1. I.- Título: Somos templos del Espíritu Santo II.- Base Bíblica: 1 Corintios 6:19 III.- Versículo para Memorizar: "¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros?" (1 Corintios 6:19). IV.- Enseñanza Bíblica: El cuerpo humano es maravilloso. Funciona como un relojito, todo a su debido tiempo. Cuando lo apreciamos, descubrimos que somos la obra de un Dios que tuvo sumo cuidado de todos los detalles. Pero además de ser una creación inigualable, hay algo más que debemos resaltar y es lo que señala el apóstol Pablo: usted y yo somos templos del Espíritu Santo: "¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros?" (1 Corintios 6:19). En nuestro ser, en el que habita el Santo Espíritu, batalla permanentemente la inclinación a obrar el mal, de ahí que debamos inclinarnos por transformar los hábitos negativos en elementos positivos, que contribuyen a la formación del carácter. Pueblo escogido Tras las reiteradas decisiones del pueblo de Israel de ser infiel a Dios, por la obra redentora del Señor Jesucristo en la cruz Él ha escogido a un pueblo para sí, que somos nosotros. El apóstol lo describe de la siguiente manera: "Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable" (1 Pedro 2:9). El hecho de que seamos ese segmento poblacional de especial significación, porque obramos Su voluntad, determina que haya decidido morar en cada uno de nosotros. Como pueblo santo, que fue comprado por Dios por la muerte sacrificial de Su Hijo, para ser Su iglesia, Él espera que vivamos en santidad "A fin de presentársela a sí mismo, una iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuese santa y sin mancha" (Efesios 5:27). ¿Cómo anda tu vida? Sobre la base de que somos templos del Espíritu Santo cabe preguntarnos, ¿cómo anda nuestra vida? El interrogante es necesario que nos lo formulemos, porque una cosa es llamarnos cristianos y otra bien diferente, que nuestras acciones obedezcan a ese patrón de vida que debemos asumir. Revisar nuestra existencia constantemente reviste mucha importancia. Piense por un instante que Dios vive en usted por Su Espíritu, así que debe andar en santidad para corresponder a ese amor inmerecido que Él manifiesta hacia nosotros.

×