Sostenibilidad, una apuesta al futuro
Mensajes
RSC
Sostenibilidad, una apuesta al futuro
Asimpea como Asociación se ha sumado al reto de la Responsabilidad Social Corporativ...
Sostenibilidad, una apuesta al futuro
Empresas y desarrollo sostenible
El desarrollo sostenible no se limita al desarrollo...
Sostenibilidad, una apuesta al futuro
El valor creado por la empresa no sólo va destinado a sus accionistas o propietarios...
Asociación Inter-Municipal de Mujeres Profesionales
Empresarias y Autónomas
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Sostenibilidad

270 visualizaciones

Publicado el

Responsabilidad Social Corporativa - Sostenibilidad

Publicado en: Empresariales
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
270
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
68
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Sostenibilidad

  1. 1. Sostenibilidad, una apuesta al futuro Mensajes RSC
  2. 2. Sostenibilidad, una apuesta al futuro Asimpea como Asociación se ha sumado al reto de la Responsabilidad Social Corporativa y difundimos entre nuestras asociadas los beneficios de incorporar el desarrollo sostenible en el “core business” de sus negocios con el propósito de incrementar la competitividad, su reputación y por lo tanto sus beneficios. Todos debemos emprender un viaje a la sostenibilidad, no podemos esperar y en Asimpea ya lo hemos hecho porque comprendemos la importancia de generar un impacto positivo en nuestro entorno. La sostenibilidad es un concepto muy amplio y supone el comienzo de una nueva etapa de reflexión, de oportunidades en donde debemos asumir responsabilidades para forjar un futuro “más próspero y más justo”. La sostenibilidad es una apuesta a un futuro mejor para todos. Desarrollo sostenible: La definición más conocida de desarrollo sostenible es la recogida por el Informe” Nuestro Futuro Común” o “Informe Brundtland” en 1987, publicado por la primera Comisión Mundial sobre Medio Ambiente. La Comisión partió de la convicción de que es posible para la humanidad construir un futuro más próspero, más justo y más seguro y define el desarrollo sostenible como “aquél que satisface las necesidades del presente, sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras de satisfacer sus propias necesidades” Antes de dicho informe ya existía la preocupación de lograr un modelo de desarrollo que fuese perdurable pero a partir de su publicación el concepto de “sostenible” se ha generalizado y su presencia en los ámbitos sociales ha ido en ascenso. Se ha ido avanzando desde la mayor concienciación pública de los impactos ambientales de las actividades humanas, a la incorporación de la sensibilidad social al sentir común. Avanzamos hacia la sostenibilidad asumiendo nuestra propia responsabilidad tanto individual como colectiva, aplicando el desarrollo sostenible y las herramientas e instrumentos que lo harán posible y fundamentalmente con un cambio de patrones, de valores y de convicciones. La naturaleza del desarrollo sostenible es cambiante y de mejora continua que amplía su alcance de acción con el tiempo. Seguramente en las décadas por venir surgirán nuevas áreas en las que hacer hincapié.
  3. 3. Sostenibilidad, una apuesta al futuro Empresas y desarrollo sostenible El desarrollo sostenible no se limita al desarrollo económico sino que hay otros aspectos, sociales, ambientales, políticos, culturales que deben impregnar el pensamiento y las actuaciones de los individuos, las empresas y la sociedad en general. Es un proceso globalizador. En las empresas hablamos de tres aspectos o pilares de la sostenibilidad como un “triple objetivo”: económico, social y medioambiental. El triple objetivo (triple bottom line) es un concepto que está tomando mucha difusión y modificando muchas actitudes. El creador de este concepto es John Elkington (prestigioso empresario inglés) lo utilizó por primera vez en 1994 y en su definición establece que una empresa, para ser sostenible, tiene que marcarse un triple objetivo:  Ser económicamente viable  Ser socialmente beneficiosa  Ser ambientalmente responsable La empresa tiene que ser económicamente viable. La principal función de una empresa consiste en crear valor con la producción de bienes y servicios que respondan a la demanda de la sociedad y generar de este modo beneficios para sus propietarios y accionistas. Pero la empresa tiene otras responsabilidades y tiene que compatibilizar ese objetivo financiero tradicional de máximo beneficio con la generación de beneficios para el conjunto de la sociedad. La sostenibilidad abarca los tres aspectos clave: social, económico y ambiental. Actualmente se malinterpreta esto dándole mucho peso a lo medioambiental y ecológico; sin embargo, para que algo pueda llamarse sostenible, debe ser viable en los tres aspectos. Hoy en día los empresarios deben responder ante la sociedad por sus impactos y si no lo hacen los mercados y la sociedad se lo exigirá pues son quienes valoran y premian una gestión transparente y responsable.
  4. 4. Sostenibilidad, una apuesta al futuro El valor creado por la empresa no sólo va destinado a sus accionistas o propietarios sino a todos y cada uno de sus grupos de interés (stakeholders), clientes, trabajadores, proveedores, accionistas, entidades colaboradoras, medios de comunicación, la sociedad en general. Hace ya varias décadas nació la “teoría de los stakeholders” para reflejar esa realidad. La gestión sostenible de las empresas es beneficiosa, tanto para las propias entidades como para la sociedad y el entorno en donde desarrollan sus actividades. Todos ganan. Responsabilidad Social Corporativa: Eficaz herramienta para el desarrollo sostenible Las organizaciones que adoptan un sistema de gestión de su Responsabilidad Social Corporativa incorporan a sus estrategias y sus políticas un valioso modelo de desarrollo sostenible La RSC actúa en las empresas mejorando las relaciones con sus stakeholders y en los procesos con ellos relacionados. Actúa de manera transversal y acaba trasladándose a su cuenta de resultados. Los empresarios y especialmente los pequeños empresarios lo saben pero en muchas ocasiones no encuentran la manera de ponerlo en práctica y comunicarlo a sus grupos de interés. A veces es porque no descubren el propósito que ayude a su empresa a contribuir con la creación de un mundo mejor y más sostenible. Y otras veces por desconocer que existen herramientas que pueden ayudarlo en dicho propósito. Candida Diano Pucci Consultora en RSC Más información en rsc@asimpea.org
  5. 5. Asociación Inter-Municipal de Mujeres Profesionales Empresarias y Autónomas

×