SlideShare una empresa de Scribd logo
1 de 45
Descargar para leer sin conexión
EXPERIENCIA DE 
DESARROLLO FORESTAL Y 
AGROFORESTAL 
Centro de Investigación Turipaná 
EN EL CARIBE COLOMBIANO 
Autores 
John Jairo Zuluaga P. 1, Victoria E. Osorio M.2 
Braulio Gutiérrez3, Jorge Romero Ferrer4, Judith Martínez4 
Walter Bocanegra5, Fulgencio Solipá6 
Colaboradores 
Francisco Negrete7, Miguel Espitia8, Rafael Novoa9, Janer Polo9 
Tania Cruz10, Javier Rodríguez11, Remberto Martínez12, 
Manuel Carvajal12 
Cereté, Córdoba, Colombia - 2011 
1. I.F M.Sc. Investigador. CORPOICA. C.I Turipaná (Cereté, Córdoba). jzuluaga@corpoica.org.co 
2. I.F M.Sc. Investigador contratista CORPOICA. C.I Turipaná (Cereté, Córdoba). 
3. I.F M.Sc. Investigador. CORPOICA. C.I Tibaitatá (Mosquera, Cundinamarca). 
4. I.A. M.Sc. CORPOICA. C.I Turipaná (Cereté, Córdoba). 
5. I.F Esp. Investigador contratista CORPOICA. C.I Turipaná (Cereté, Córdoba). 
6. Asistente de Investigación. . CORPOICA. C.I Turipaná. Cereté, Córdoba 
4. I.A. CORPOICA. C.I Turipaná (Cereté, Córdoba). 
8. I.A. PhD. Universidad de Córdoba. (Monteria, Córdoba) 
9. I.A. M.Sc. Universidad de Córdoba. (Monteria, Córdoba) 
10. I. F FORCARIBE. (Monteria, Córdoba) 
11. I.F M.Sc. Investigador CONIF. (Bogotá, Cundinamarca). 
12. Estudiantes de Agronomia, Universidad de Córdoba. (Monteria, Córdoba)
Zuluaga Peláez, J.; Osorio Moreno, V.; Gutiérrez, B.; Romero Ferre, J.; Martínez,J.; Negrete, F.; Bocanegra, W.; Solipá, F.; Cajas, S.; 
Espitia, M.; Novoa, R.; Polo, J.;Cruz, T.; Rodríguez, J. / Experiencia de desarrollo forestal y agroforestal en el Caribe colombiano. 
Cereté: Corpoica, 2011. 44 p. 
Palabras clave: PLANTACIÓN FORESTAL; AGROFORESTERÍA; GMELINA ARBOREA; CEIBA; TECTONA GRANDIS; ACACIA MANGIUM; 
TABEBUIA; REGIÓN CARIBE - COLOMBIA 
Centro de Investigación Turipaná 
Esta publicación es el producto del proyecto “Evaluación en las primeras fases vegetativas de especies 
forestales bajo sistema tradicional y agroforestal en la Región Caribe colombiana” y es posible gracias a los 
recursos de cofinanciación del Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural junto con el apoyo técnico de la 
© Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria, CORPOICA 
CI. Turipaná 
ISBN: 978-958-740-082-3 
CUI: 1311 
CA: 7113 
Primera edición: Diciembre de 2011 
Tiraje: 500 ejemplares 
Dibujos: Remberto Martínez 
Edición: John Jairo Zuluaga - Victoria E. Osorio 
Fotografias: John Jairo Zuluaga - Walter Bocanegra 
Corrección de estilo: Salmón D.C. 
Línea de atención al cliente: 018000121515 
atencionalcliente@corpoica.org.co 
www.corpoica.org.co 
Producción editorial: 
Diagramación, impresión y encuadernación 
www.produmedios.org 
Diseño: 
Impreso en Colombia 
Printed in Colombia 
Universidad de Córdoba, Forcaribe y Conif.
Contenido 
Introducción 5 
Capítulo 1. 
Especies forestales de interés en la Región Caribe 7 
Melina 7 
Ceiba 10 
Teca 11 
Acacia 13 
Roble 15 
Capítulo 2. 
Sistemas productivos 17 
Plantaciones forestales 17 
Sistemas agroforestales 19 
Uso adecuado del suelo 23 
Manejo de plantaciones y/o sistemas agroforestales 24 
Capítulo 3. 
Experiencias forestales y agroforestales 
en el Caribe colombiano 33 
Crecimiento de árboles en sistemas forestales 
y agroforestales 33 
Conclusiones y recomendaciones 41 
Bibliografía 42 
Experiencias de desarrollo forestal y agroforestal en el Caribe colombiano 3
Introducción 
Las especies Gmelina arborea, Pachira quinata, Tabebuia rosea, Acacia 
mangium y Tectona grandis son de importancia para el desarrollo 
forestal y agroforestal en la región Caribe colombiana. Aunque en el 
país se dispone de información técnica en cuanto al establecimiento, 
manejo y aprovechamiento de algunas de estas especies, aún existen 
vacíos, en especial en temas relacionados con el sistema de siembra, 
el efecto en las propiedades físicas del suelo y la rentabilidad de las 
mismas bajo sistemas agroforestales y plantaciones puras; esto con 
el fin de plantear una alternativa sostenible de producción para la 
región, que además de mejorar las condiciones ambientales de la 
zona sean una fuente de ingresos para el productor. 
En el marco de la ejecución del proyecto “Evaluación de la primeras 
fases vegetativas de especies forestales bajo sistema tradicional 
y agroforestal en la Región Caribe Colombiana” financiado con 
recursos del Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural mediante el 
Convenio 002/2006 con CORPOICA, se realizó una serie de acciones 
de investigación en cinco especies forestales (Gmelina arborea, Pachira 
quinata, Acacia mangium, Tabebuia rosea y Tectona grandis) establecidas 
bajo sistema tradicional (plantación pura) y en sistemas agroforestales 
en el Centro de Investigación Turipaná de CORPOICA, en Cereté 
(Córdoba) y con el apoyo de la Universidad de Córdoba, la Cadena 
Forestal de Córdoba (FORCARIBE) y la Corporación Nacional de 
Investigación y Fomento Forestal (CONIF). 
Como resultado del proyecto se entrega esta publicación 
denominada “Experiencias de desarrollo forestal y agroforestal en el 
Caribe Colombiano” con el propósito de ampliar el conocimiento de 
dichas especies forestales, para lo cual se entrega información general 
Experiencias de desarrollo forestal y agroforestal en el Caribe colombiano 5
sobre sus características y además se presentan las bases conceptuales 
de los sistemas de siembra tradicional y agroforestal implementados 
en el transcurso del proyecto, donde se cuantificó el desarrollo y 
crecimiento de las especies, los cambios en las propiedades físicas 
del suelo y la rentabilidad de las especies bajo los dos sistemas de 
evaluación. 
La finalidad de esta publicación es que se convierta en una 
herramienta útil tanto a reforestadotes como a técnicos y productores 
en general que tengan interés en fomentar plantaciones forestales y 
sistemas agroforestales en la región Caribe colombiana. 
6 Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria - madr
Capítulo 1. 
Especies forestales de interés 
en la región caribe 
Este capítulo tiene el propósito de difundir el conocimiento de las 
especies forestales de importancia en la región Caribe colombiana, 
buscando que éstas sean usadas de forma extensiva y sostenible en 
los diferentes sistemas productivos de la región. Para lograrlo, se 
presenta una descripción de cada una de dichas especies, desde su 
nombre científico, sinonimia, manejo en vivero, plantación y usos, 
esperando poder asegurar a largo plazo y en forma ecológicamente 
racional la obtención sostenible de productos forestales como madera, 
forrajes, alimentos, medicamentos, leña o carbón y otros. 
• MELINA 
Nombre científico: Gmelina arborea (Roxb.) 
Familia: Verbenaceae 
Nombres comunes: en América tropical se le conoce como Melina, 
en Indonesia como Yemane y en la India como 
Gamari o Gumadi. 
La Gmelina arborea es una especie forestal con amplias posibilidades 
para el desarrollo de reforestaciones industriales debido, entre otros 
aspectos, a su rápido crecimiento, su relativa facilidad de manejo, sus 
propiedades adecuadas tanto físicas como mecánicas y la versatilidad 
de usos de la madera. En su área de distribución natural se desarrolla 
en hábitats que varían desde húmedos hasta secos. Su capacidad de 
rebrote es excelente, y los brotes presentan un crecimiento rápido y 
Experiencias de desarrollo forestal y agroforestal en el Caribe colombiano 7
Plantación con Melina bajo 
sistema tradicional. 
C.I Turipaná 
Arreglo agroforestal con 
Melina. C.I Turipaná 
vigoroso. Es caducifolia, en las zonas secas puede llegar a medir 30 m 
de altura y presentar más de 80 cm de diámetro a los 12 años. 
Esta especie prefiere suelos profundos, húmedos, bien drenados, 
fértiles de los valles aluviales francos o franco-arenosos y con pH 
alcalinos o ligeramente ácidos; adaptándose en suelos calcáreos 
y moderadamente compactados. En cuanto a la topografía, los 
mejores sitios son los planos u ondulados con una pendiente no 
mayor al 30%, sin pedregosidad y una profundidad efectiva 
mínima de 60 cm y óptima mayor a 100 cm, de poca pendiente y con 
baja humedad. Las plantaciones que crecen en áreas compactadas 
presentan características indeseables como poca altura, fustes 
torcidos y mayor ramificación. 
8 Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria - madr
Manejo de la especie en vivero. La propagación de G. arborea para 
el establecimiento de plantaciones puede realizarse por medio de 
semillas o estacas enraizadas. Si esta propagación es por semilla, 
debe realizarse un tratamiento pregerminativo, que consiste en 
sumergir la semilla en agua a temperatura ambiente por 48 horas. 
Una vez las plantas germinen y alcancen una altura de 2 a 8 cm, se 
inicia el trasplante a bolsas y se dejan por dos semanas bajo sombra; 
posteriormente se van exponiendo a la luz para que crezcan y se 
rustifiquen. En el momento que alcancen un diámetro de 5 cm se 
pueden llevar a siembra definitiva. 
Cuando se realiza el establecimiento por medio de la propagación 
vegetativa, se utilizan estacas provenientes de ramas jóvenes, con 
diámetros entre 3 y 6 mm y una longitud de 4 a 6 cm, con 2 o más 
nudos y una hoja en la parte superior. Igualmente, esta especie se 
puede propagar por miniestaca utilizando jardines clonales. 
Plantación. Esta especie es de crecimiento rápido, alcanzando un 
incremento medio anual superior a 2 m, más de 10 m de altura 
durante los primeros 4 años de establecida. La distancia de siembra 
recomendada es de 2.5 x 2.5 m, 3 x 3 m ó 3.5 x 2.6 m para obtener una 
densidad de 1.600, 1.111 ó 1.098 árboles por hectárea, respectivamente. 
Usos de la especie. Al tener la virtud de rápido crecimiento, es 
una especie de uso múltiple con gran potencial para establecer en 
sistemas agroforestales como cerca viva, cortina rompevientos y 
linderos maderables. Por su ritmo de crecimiento tan acelerado no 
permite asocios con cultivos, a no ser que estos sean establecidos 
bajo la modalidad taungya, o sea que se siembren al mismo tiempo 
con la especie forestal y por única vez. Entre los cultivos se destacan 
el maíz y el fríjol. 
Su madera es utilizada para la producción de pulpa para papel, 
construcción liviana, construcción de barcos, ebanistería, pisos, 
tableros contrachapados, postes, etc. Su leña es buena, quema sin 
humo pero deja muchas cenizas; su carbón es de calidad aceptable; 
sus hojas dan un forraje apetecido por el ganado; la corteza, raíces y 
frutos presentan propiedades medicinales; es una excelente especie 
melífera y se puede plantar como ornamental. 
Experiencias de desarrollo forestal y agroforestal en el Caribe colombiano 9
• CEIBA 
Nombre científico: Pachira quinata (Jacq.) Dugand 
Familia: Bombacaceae 
Nombres comunes: Aba (Honduras), Cedro espino (Honduras, 
Panamá), Pochote (Costa Rica), Ceiba Tolúa 
(Colombia). 
La Ceiba es un árbol de crecimiento moderado. En Colombia se 
encuentra distribuido en la zona seca de la costa caribeña y en algunas 
zonas del sur del país. Crece en regiones cálidas muy secas, o húmedas, 
muy húmedas y pluviales, entre los 18 y 24° C, con una precipitación 
anual de 800 a 3.000 mm. Se adapta con facilidad a todo tipo de suelos 
arenosos, arcillosos, inundables o calizos, pero demanda luz para su 
crecimiento. Presenta un mejor desarrollo en suelos ligeramente ácidos 
con tendencia a la neutralidad, con un pH entre 5.5 y 7.6. 
Plantación con Ceiba 
bajo sistema tradicional. 
C.I Turipaná 
Plantación con Ceiba 
bajo sistema agroforestal. 
C.I Turipaná 
10 Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria - madr
Manejo de la especie en vivero. La producción de semilla de la especie 
es abundante. Presenta semillas ortodoxas, es decir, que mantienen su 
viabilidad y pueden ser almacenadas por varios años, lo que facilita 
la propagación de la especie. Las semillas no requieren tratamiento 
pregerminativo, pero se pueden dejar en remojo por 12 horas. Una vez 
las plantas alcancen un crecimiento de 2 a 8 cm de altura se trasplantan 
a bolsa. Igualmente, se puede hacer la siembra directa en vivero para 
pseudoestaca o en germinador para posterior trasplante. 
Plantación. Esta especie presenta un crecimiento moderadamente 
lento en sus primeros años de vida. Las distancias de siembra 
recomendadas son de 2 x 2 m hasta 5 x 5 m, siendo 3 x 3 m y 3.5 
x 3.5 m las más utilizadas. Se aconseja realizar manejo silvicultural, 
especialmente las podas de formación. 
Usos. Su madera es muy apreciada por los agricultores en su 
distribución natural para construcción no estructural en interiores 
de viviendas (molduras, marcos de puertas y ventanas) y muebles 
de calidad. También se usa para desenrollo y chapa, aglomerados y 
otros usos, tanto en carpintería como en ebanistería. Los acabados 
son buenos. Seca muy despacio al aire, pero con pocas rajaduras y 
deformaciones. Su atractivo reside en que es una madera que se trabaja 
fácilmente, con alta durabilidad, resistente a plagas y humedad, y con 
un excelente acabado, además de una alta estabilidad dimensional. 
No se agrieta ni se raja y se puede utilizar con poco secado. 
• TECA 
Nombre científico: Tectona grandis L. F 
Familia: Verbenaceae 
Nombres comunes: Teck (Francia), Teak genuine (USA), Teca 
(Brasil, Costa Rica, Colombia) 
Esta especie crece en Colombia desde 0 a 1.100 msnm, 
estableciéndose en zonas de vida de Bosque Húmedo Tropical (como 
el Valle del Sinú, el Magdalena Medio y Urabá) y en zonas de Bosque 
Seco Tropical (como el centro del departamento de Magdalena y 
Cesar). El manejo de la Tectona grandis debe estar enfocado a producir 
Experiencias de desarrollo forestal y agroforestal en el Caribe colombiano 11
Plantación con Teca bajo 
sistema tradicional. 
C.I Turipaná 
Plantación con Teca 
bajo sistema agroforestal. 
C.I Turipaná 
fustes de buen tamaño, dependiendo de la demanda en el mercado y 
las tecnologías de utilización, aunque hoy en día la industria forestal 
está orientada a la utilización de diámetros de pequeñas dimensiones 
de buena calidad, lo que favorece un manejo más intensivo de las 
plantaciones para obtener productos útiles, incluso desde el primer 
tratamiento de aclareo. 
Manejo en vivero. Las semillas son ortodoxas y pueden almacenarse 
con contenidos de humedad de 6% a 7% y temperaturas ≤ 0°C, 
condiciones que permiten mantener la viabilidad por varios 
años. El tratamiento pregerminativo depende de si la semilla está 
escarificada o no; si no lo está, el mejor tratamiento consiste en la 
inmersión en agua durante la noche y en el día exponerla al sol 
sobre una lona, repitiendo el procedimiento durante 12 días. Por 
el contrario, si la semilla está escarificada solo requiere dejarla en 
remojo durante 24 horas. 
12 Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria - madr
Plantación. Su crecimiento inicial es muy rápido, de acuerdo al tipo 
de suelo y la calidad genética de las semillas. El espaciamiento en las 
plantaciones de esta especie depende en gran medida del producto 
deseado, entre ellos leña, postes, maderaje o una mezcla de productos 
a varios puntos de la rotación. Los espaciamientos tradicionales para 
las plantaciones varían entre 1.5 X 1.5 m y 4.6 X 4.6 m, con algunos 
espaciamientos irregulares de 3 por 6 m. Un espaciamiento de 3 X 3 m en 
plantaciones puras se usa comúnmente para la producción de madera. 
Usos. La Teca se usa para hacer muebles finos, pisos, ensambladuras, 
terminaciones de interior, dinteles, puertas, entrepaños, tallados, 
artículos torneados, tanques de gran tamaño e instalaciones de 
laboratorio. De la corteza de las raíces y de las hojas jóvenes se extrae 
un colorante (tintas) para telas de seda y algodón; y de las flores se 
puede decir que tienen propiedades diuréticas. 
• ACACIA 
Nombre científico: Acacia mangium Willd 
Familia: Leguminoceae - Fabaceae 
Nombres comunes: Acacia, Mangium 
Esta especie presenta un rápido crecimiento, ya que puede 
alcanzar hasta los 30 m de altura y un diámetro de 90 cm en tan 
solo 5 años. Tolera suelos muy pobres, crece desde los 0 hasta 
unos 1.000 metros de altura sobre el nivel del mar con un límite 
superior de 780 m. En cuanto al rango de temperatura se encuentra 
entre 13 a 21º C como temperaturas mínimas, y de 25 a 32º C en 
temperaturas máximas. 
Su madera se caracteriza por ser dura, resistente y densa, 
frecuentemente comparada con la madera de Teca (Tectona grandis) – 
de alta calidad– y con la del Nogal (Cordia alliodora). Estas cualidades 
la han hecho atractiva en los mercados nacionales e internacionales 
para la fabricación de muebles finos, en ebanistería de alta calidad 
y en la construcción de vivienda para la fabricación de gabinetes, 
marcos para puertas, ventanas y molduras. De la misma forma, se 
utiliza como follaje para el ganado y en la recuperación de áreas 
degradadas. 
Experiencias de desarrollo forestal y agroforestal en el Caribe colombiano 13
Plantación con Acacia bajo 
sistema tradicional. 
C.I Turipaná 
Plantación con 
Acacia bajo sistema 
agroforestal. C.I Turipaná 
Producción en vivero. Las semillas requieren de tratamiento 
pregerminativo para inducir la germinación; para esto se puede lijar 
la semilla y luego sumergirla en agua hirviendo 1.5 minutos dejándola 
posteriormente en remojo en agua ambiente durante 24 horas. 
Plantación. La Acacia crece hasta 8 m de altura y 9 cm de diámetro 
a los 2 años. Además de caracterizarse por ser una especie de 
rápido crecimiento, es de importancia por tener gran capacidad de 
aportar nutrientes al suelo, recuperar suelos degradados y producir 
madera de buena calidad para muebles, celulosa, leña y carbón. Las 
plantaciones usualmente se establecen con espaciamiento de 2.4 x 2.4 
y 3 x 3 m (1.736 y 1.111 árboles por ha respectivamente), siendo esta 
última la más implementada. Requiere de podas de formación. 
Usos. Su madera es apta para la construcción, ebanistería, fabricación 
de muebles (por su firmeza y color) y tableros de partícula; para 
14 Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria - madr
la producción de pulpa y ayuda en la recuperación de suelos; e 
igualmente es usada como componente arbóreo dentro de sistemas 
agroforestales, silvopastoriles o cercas vivas. 
• ROBLE 
Nombre científico: Tabebuia rosea (Bertol) 
Familia: Bignoniaceae 
Nombres comunes: Falso roble, Ocobo (Colombia), Macualiso 
(Honduras), Roble de sabana (Costa Rica). 
T. rosea está distribuida entre México, América Central y el norte 
de Suramérica. Crece en una variedad de hábitats, con tendencia 
a dominar en bosque húmedo bajo, bosque de galería y áreas con 
inundaciones estacionales; también en bosque seco tropical, bosque de 
montaña y tierras agrícolas abandonadas. Se encuentra desde el nivel 
del mar hasta los 1.200 m, aunque ocasionalmente se puede encontrar a 
altitudes mayores. Alcanza a medir de 15 a 30 m de alto, con diámetros 
Plantación con 
Roble bajo sistema 
tradicional. C.I Turipaná 
Plantación con Roble bajo 
sistema agroforestal. 
C.I Turipaná 
Experiencias de desarrollo forestal y agroforestal en el Caribe colombiano 15
de hasta 90 cm con un tronco recto. Su madera es excelente para 
trabajar, presenta un acabado atractivo y una variedad de usos. 
Producción en vivero. Las semillas se dejan en remojo durante 24 
horas y presentan una germinación entre los 5 y 25 días, al cabo de 
los cuales se pueden trasplantar a bolsas en el momento de alcanzar 
una altura de 2 a 8 cm. 
Plantación. Es una especie que podría usarse con éxito en plantaciones 
comerciales. Las distancias de siembra más empleadas son: 3 x 3 m 
(1.111 árboles/ha) y 4 x 4 m (625 árboles/ha). Requiere de podas de 
formación a partir del segundo año para alcanzar un fuste limpio de 
4 a 5 m. 
Usos. Es muy común como árbol ornamental. Por sus raíces profundas 
es útil para retención del suelo, como rompevientos, en cercas vivas 
y sombra para cacao. Presenta un buen desarrollo en plantaciones y 
ensayos de enriquecimiento y sistemas silvopastoriles; además tiene 
un alto potencial para uso en proyectos de restauración ecológica en 
zonas secas. Su madera se usa en construcción general, decoración de 
interiores, muebles finos, pisos, gabinetes, chapas decorativas, botes, 
ruedas de carreta, artesanías, cajas y embalajes. 
16 Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria - madr
Capítulo 2. 
Sistemas productivos 
Existen múltiples razones para establecer plantaciones forestales en 
Colombia, y una de ellas es que la mayor parte del territorio es de 
vocación forestal, por lo que dichas plantaciones ayudan a proteger 
y recuperar los suelos y la biodiversidad, contribuyen a disminuir la 
presión a los bosques naturales, generan empleo y producen materia 
prima para el desarrollo de diversas industrias. 
• PLANTACIONES FORESTALES 
Tipos de plantaciones forestales 
Plantaciones Puras. Es el establecimiento de plantaciones con una 
sola especie (nativa o exótica) en un mismo sitio. Algunas experiencias 
demuestran que las plantaciones con especies nativas tienen un 
buen potencial para acelerar los procesos de recuperación de la 
biodiversidad en áreas degradadas (Guariguata et al., 1995; Powers et 
al., 1997; Montagnini, 2001). 
Plantaciones Mixtas. Es el establecimiento de plantaciones con 
dos o más especies. Las plantaciones mixtas, en comparación 
con las plantaciones puras, promueven la regeneración de una 
mayor diversidad de especies en el sotobosque al crear una 
mayor variabilidad en el hábitat y un microclima que favorece 
la adaptabilidad de especies para la germinación y crecimiento 
(Guariguata et al., 1995; Montagnini, 2001). 
Experiencias de desarrollo forestal y agroforestal en el Caribe colombiano 17
Plantación pura de 
Ceiba 
Cerca viva de Ceiba 
Cercas vivas. Consiste en sembrar hileras de árboles y/o arbustos 
dentro de la finca con el fin de demarcar linderos y separar parcelas 
de cultivos o potreros. Las cercas vivas proveen beneficios como: 
mejorar los linderos y las divisiones en los potreros, proporcionar 
alimento nutritivo y sombra a los animales y ayudar a proteger los 
cultivos y animales del viento; además de producir madera, leña, 
postes, forraje, abonos verdes y frutos, entre otros. 
Plantaciones forestales energéticas. Son plantaciones de árboles 
que se establecen con el fin de suplir necesidades de tipo energético 
(leña y carbón). Se caracterizan por desarrollarse en un periodo de 
tiempo corto y con especies identificadas por su capacidad de rápido 
crecimiento y de alta demanda local. 
18 Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria - madr
• SISTEMAS AGROFORESTALES 
La agroforestería es un sistema sostenible de manejo del cultivo y 
el suelo en el cual los árboles son combinados en este sistema con 
cultivos agrícolas y/o producción animal en alguna forma de arreglo 
espacial o secuencia temporal, en donde los componentes interactúan 
entre sí con el fin de garantizar la sostenibilidad de la producción, la 
seguridad alimentaria y la protección del ambiente. Su característica 
principal es la capacidad de optimizar la producción del territorio a 
través de un aprovechamiento diversificado en donde el árbol cumple 
un rol fundamental, tanto en lo ecológico como en lo económico. 
Los beneficios de un sistema agroforestal pueden ser diferentes 
para cada región, sin embargo, entre los que más se destacan están: la 
protección y el mejoramiento del suelo, por su incorporación y aporte 
de materia orgánica al sistema; más de un tipo de producto, lo cual 
asegura una mayor estabilidad y retornos económicos en el mediano 
y largo plazo; y obtención de subproductos como leña, postes, 
frutos, etc., que mejorará la calidad de vida de los propietarios. Así 
mismo, y dado el reconocido aumento en la eficiencia biológica del 
sistema, ayudará a un incremento de la productividad no solo para el 
productor sino para toda la comunidad y la región. 
Arreglo agroforestal con flemingia, chontaduro y maderables (C.I. Macagual) 
Experiencias de desarrollo forestal y agroforestal en el Caribe colombiano 19
Como componente importante dentro de la agroforestería está el árbol, 
ya que suministra productos necesarios para el productor y beneficios al 
medio ambiente, contribuyendo al mantenimiento y recuperación de la 
fertilidad del suelo. Este componente es incluido dentro de los diferentes 
modelos, los cuales se diseñan teniendo en cuenta la densidad de 
plantación y de acuerdo a un espaciamiento tal que permita el crecimiento 
de los otros componentes asociados al sistema (ejemplo, los agrícolas). 
Los beneficios de este componente son: 
• Protección del suelo contra su degradación 
• Producción de madera (que sirve tanto para el autoconsumo como 
para la venta y/o transformación). 
• Productos no maderables como frutos, miel, hongos y otros 
• Combustible (leña y carbón) 
Tipos de modelos agroforestales (según su estructura) 
Silvopastoril. Es un sistema en el cual se combinan árboles y/o arbustos 
con pasturas más el componente animal en una unidad de área 
específica. Mediante esta combinación se pueden lograr beneficios entre 
los que se encuentran el aumento de la fertilidad del suelo a través de la 
incorporación de especies leguminosas fijadoras de nitrógeno, obtener 
madera para usos domésticos e industriales y disminuir el estrés calórico 
en los animales por medio de la incorporación de árboles para sombrío. 
Además, el ganado generará un ingreso para el agricultor mientras 
crecen los árboles, de los cuales se podrán obtener carne y otros 
productos (como la leche), los que pueden ser destinados para venta o 
autoconsumo. 
Este sistema productivo se puede establecer de tres formas: 
1) Desde el inicio de su planificación, diseñado como un sistema de 
producción silvopastoril. 
2) A partir de un terreno en el que ya existe la pastura, estableciendo 
el componente forestal. 
3) Se puede manejar en forma silvopastoril realizando actividades 
silviculturales como podas y raleos para, posteriormente, establecer 
la pastura. 
20 Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria - madr
El objetivo de este modelo es la interacción apropiada de los 
componentes árbol-pastura-animal. Para tener un manejo adecuado, 
se pueden obtener productos maderables de alta calidad a largo 
plazo, mientras se adquiere un ingreso a corto plazo derivado de la 
ganadería y otros productos no maderables. 
Tipo de sistemas silvopastoriles 
Cercos vivos. Consiste en utilizar las especies arbóreas como cerco, 
ya sea en una o más hileras. Se pueden conseguir beneficios como: 
disminución en los costos de los cercos convencionales, reducción de 
la presión sobre bosques naturales por productos madereros (madera, 
leña, postes), obtención de forraje adicional en el caso que la especie 
elegida sea palatable, y protección del suelo, pradera y animales. 
Árboles y arbustos dispersos en potreros. Es la forma más común de 
silvopastoreo. Generalmente los árboles aparecen en forma natural o 
son plantados y son cuidados por el valor de la madera y/o frutos. 
La vegetación está constituida por la combinación de árboles y/o 
palmas con pasturas. 
Arreglo silvopastoril 
con Teca 
Arreglo silvopastoril con 
palma de coco 
Experiencias de desarrollo forestal y agroforestal en el Caribe colombiano 21
Especies arbóreas o arbustivas en fajas. Consiste en establecer los 
árboles y/o arbustos en una o más hileras de plantación, manteniendo 
un mayor espaciamiento entre las fajas en forma de callejón. Su 
diseño y ancho variarán dependiendo del interés del productor y de 
las condiciones del sitio. Los espaciamientos entre las fajas de árboles 
otorgan un mejor acceso para siembras, fertilización y cosechas, 
y mayor espacio tanto para la producción de pastos como para el 
movimiento y manejo animal. 
Especies arbóreas o arbustivas como barreras vivas. Las especies 
leñosas se ubican en fajas (una o más hileras) en curvas de nivel, 
favoreciendo el crecimiento de la pastura. El distanciamiento entre 
fajas dependerá en gran medida de la pendiente del sitio, del nivel de 
erosión que presenta el suelo, la cubierta vegetal existente entre las 
fajas de plantación y la cantidad e intensidad de las lluvias. 
Silvoagrícola. En estos sistemas se combinan árboles y/o arbustos 
con cultivos agrícolas en una misma unidad de tierra. Su objetivo 
Sistema silvoagrícola 
de árboles con maíz 
Árboles como 
barreras vivas 
22 Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria - madr
es maximizar y diversificar la productividad de los suelos con el 
propósito de brindarle al productor beneficios económicos a corto, 
mediano y largo plazo. 
Agrosilvopastoril. En éste se combinan árboles y/o arbustos con 
cultivos y ganado en forma simultánea o en forma secuencial. Los 
árboles proporcionan un microclima favorable para los animales 
(sombra y disminución de la temperatura). La magnitud del 
sombreado depende de la cantidad de árboles por unidad de 
superficie, el diámetro de las copas y su frondosidad. La sombra 
protege al animal del excesivo calentamiento por insolación 
directa y reduce la temperatura ambiental, la cual se relaciona con 
el balance térmico del animal. 
• USO ADECUADO DEL SUELO 
Para que un sistema sea sostenible se debe respetar la vocación 
o uso del suelo en función de la topografía, el estado nutricional 
y las condiciones agroclimáticas. En algunos casos, los suelos 
pueden tener vocaciones combinadas, como por ejemplo la 
implementación de un sistema silvoagrícola o silvopastoril –en el 
que se combina el uso agrícola y forestal– o el sistema ganadero 
y forestal en un mismo sitio, las que pueden ser más beneficiosas 
en términos de diversificación de productos, rendimiento y 
sustentabilidad en el tiempo. 
Suelos de vocación forestal. Se refiere a aquellas tierras en las 
cuales la vegetación natural o el bosque deben ser mantenidos 
como cobertura permanente en razón de sus características 
naturales de clima, pendiente, suelos y riesgos erosivos o por su 
beneficio social. Las tierras de vocación forestal no admiten uso 
agrícola o pecuario (Figura 1). 
Para tener éxito en la plantación lo recomendable es seleccionar 
la especie forestal que se adapte mejor a las condiciones del lugar, 
para luego plantar –dependiendo de la topografía del terreno– 
con una buena preparación del suelo, manejando y protegiendo 
adecuadamente las plantaciones establecidas. 
Experiencias de desarrollo forestal y agroforestal en el Caribe colombiano 23
Figura 1. Uso adecuado del suelo (Adaptado de INFOR, 2005) 
Suelos de vocación silvopastoril. El uso del suelo con vocación 
silvopastoril se presenta principalmente en terrenos de laderas 
medias o bajas donde es posible utilizarlo para labores de ganadería, 
mejorándolos con pastos forrajeros o combinando el ganado con 
especies arbóreas y/o arbustivas especialmente leguminosas, que 
favorezcan tanto el suelo como la dieta alimenticia del animal. 
Suelos de vocación silvoagrícola. Corresponde a suelos planos o de 
poca pendiente en donde se puede establecer todo tipo de cultivos 
agrícolas sin degradación del suelo. El agricultor generalmente debe 
realizar una rotación de cultivos y de potreros, de manera que no se 
produzca un desgaste del suelo y pérdida de fertilidad; del mismo 
modo, puede combinar los usos agrícolas con especies forestales en 
forma de callejones, cortinas cortavientos, cercos vivos y otros, lo que 
se denomina sistema silvoagrícola. 
• MANEJO DE PLANTACIONES Y/O SISTEMAS 
AGROFORESTALES 
Determinar el objetivo para el cual se establecerá una plantación es 
uno de los pasos más importantes en la planeación forestal, ya que de 
24 Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria - madr
esta selección dependerán los productos que se requieran alcanzar. 
El adecuado establecimiento de una plantación o de un sistema 
agroforestal estará sujeto a unas actividades orientadas en mejorar 
las condiciones del suelo para favorecer el crecimiento inicial, 
sobrevivencia y desarrollo de la plantación. 
Las plantaciones forestales, al igual que los sistemas agroforestales, 
cumplen una función fundamental en el abastecimiento de materia 
prima, así como en la producción de energía renovable, el suministro 
de bienes y servicios ambientales, la ampliación de la oferta de recursos 
y la generación de empleo. Por esta razón, buscando garantizar el 
buen desarrollo de la plantación y/o sistema agroforestal, es necesario 
realizar adecuadas prácticas de manejo. Dentro de una plantación 
forestal es aconsejable llevar –en lo posible– un cronograma de aquellas 
actividades silviculturales que permitan obtener mayor rendimiento 
y mejor calidad de los productos. Con un buen manejo se tendrán 
árboles de mayor diámetro y un producto final de excelente calidad. 
Las actividades silviculturales más importantes son: 
• Poda. Es una práctica silvicultural necesaria para lograr que la 
madera obtenida en una plantación sea de alta calidad, tenga 
estabilidad física y mecánica, y sea fácil de trabajar (Figura 2). 
La poda es la eliminación de ramas de los árboles, bien sea por 
la acción natural (autopodas) o artificial (mecánica) con el fin de 
obtener la madera libre de nudos y alcanzar la calidad esperada. 
Figura 2. Esquema para realizar podas adecuadas sin exceder el corte de ramas 
(Adaptado de CATIE-OFI., 2003). 
Experiencias de desarrollo forestal y agroforestal en el Caribe colombiano 25
Tipos de podas 
• Poda natural o autopoda. Este tipo de poda es propia de algunas 
especies como el eucalipto, que se caracteriza por presentar una 
buena poda natural, lo que contribuye a que dé madera con pocos 
nudos y, por tanto, de excelente calidad; contrario a lo que se ve en 
el pino o ciprés, que presentan una poda natural de mala calidad, 
haciendo que la madera muestre ramas persistentes y muchos nudos. 
• Poda baja. Se hace una vez que cierra la copa, pero antes del primer 
raleo, buscando dejar libre de nudos la primera troza. 
• Poda alta. Consiste en eliminar las ramas del fuste entre 3 y 10 
metros. Con esta actividad se busca lograr que el fuste quede 
limpio y libre de nudos, con el propósito de producir madera libre 
de nudos y de alta calidad. Es importante que esta poda se realice 
una vez han pasado 1 ó 2 raleos. 
Forma de cortar ramas. Las ramas de los árboles deben ser bien 
cortadas, evitando dañar la corteza del fuste. Cuando se requiera cortar 
ramas gruesas lo mejor es utilizar cuchillos o sierras, desbastando a 
unos 20 ó 30 cm del fuste iniciando con un corte de abajo hacia arriba 
para prevenir que se raje la corteza y posteriormente haciendo un 
corte de arriba hacia abajo para dejarlo listo. 
Planificación de podas 
La poda en plantaciones forestales es una actividad de alto costo 
pero necesaria en muchas especies; de ella depende la calidad del 
producto final (volumen de madera libre de nudos). 
Poda inicial. Se recomienda realizar la primera poda cuando las 
especies forestales tengan de 3 a 4 metros de altura. Es conveniente 
en esta poda dejar libre de ramas la primera mitad de la altura 
total de los mejores árboles de la plantación, porque si se eliminan 
demasiadas ramas vivas se reduce el crecimiento del árbol. 
Lo recomendable es efectuar la primera poda al final de la época 
seca, debido a que se obtienen ventajas como: rápido secado de los 
cortes, bajo riesgo de enfermedades, cicatrización rápida de los cortes 
y facilidad de realizar la práctica cuando los árboles tienen poco 
follaje (Figura 3). 
26 Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria - madr
Figura 3. Tipo de cortes de ramas para realizar podas (Adaptado de CATIE-OFI., 2003) 
También vale señalar que aquellos de mala forma, con plagas o 
enfermedades y de pobre crecimiento, serán los primeros a eliminar 
en el primer raleo. 
Segunda poda. Se efectúa inmediatamente después del primer raleo, y se 
concentra únicamente en los mejores árboles. Su fin es asegurar al menos 
una troza comercial libre de nudos, por lo que se poda hasta los 3.5 m. 
Para este caso solo se podan los árboles que llegan a la corta final, 
es decir, deben podarse 250 a 300 árboles/ha bien distribuidos, lo que 
significa podar un árbol cada 6-7 m de distancia. 
Instrumento para realizar podas en árboles 
Experiencias de desarrollo forestal y agroforestal en el Caribe colombiano 27
Raleo o aclareo 
El raleo es una actividad silvicultural que consiste en reducir 
gradualmente el número de árboles (densidad) en la plantación. Su 
objetivo es dar mayor espacio a los mejores individuos, favoreciendo 
un rápido aumento en diámetro y altura; esto con el fin de disminuir 
la competencia por agua, luz y nutrientes buscando no perjudicar 
el buen desarrollo de los árboles. Al ralear se deben eliminar los 
árboles que manifiesten las siguientes características: que tengan 
mala forma; que estén bifurcados, inclinados, suprimidos o poco 
desarrollados y enfermos; y los que presenten menor diámetro y 
altura (Figura 4 y 5). 
Dentro del manejo silvicultural de una especie forestal es 
importante conocer la densidad del rodal como uno de los factores 
importantes, después de la calidad del sitio, para la determinación 
de la productividad de un sitio forestal. La densidad del rodal es un 
factor que el reforestador o el técnico forestal puede manejar durante 
el desarrollo de una plantación. 
Índice de densidad de rodal de Reineke 
Es un indicador del número de árboles por unidad de superficie que 
un rodal podría tener a un diámetro cuadrático de referencia; es decir, 
el índice de densidad del rodal de Reineke (IDR) está definido por el 
número de árboles que un rodal tiene a un diámetro medio de 25 cm. 
Así mismo, dependiendo de la especie y de la edad de turno se 
programa la intensidad del raleo, para lo cual se deberá consultar a 
un ingeniero forestal. Por lo general se deben considerar tres raleos. 
El primero busca reducir la población en un 50%, aproximadamente, 
eliminando aquellos individuos de menor desarrollo, quebrados, 
enfermos y con características no deseables que pueden aminorar el 
valor final del producto (Figura 4). 
El segundo se debe realizar cuando las ramas de los árboles 
empiezan a entrecruzarse de nuevo; esto habitualmente ocurre 
cuando la plantación forestal alcanza entre 14 y 15 m de altura, 
reduciendo cerca de un 33% de la población. 
28 Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria - madr
Figura 4. Características de los árboles que deben ser raleados 
Raleo en plantación de Melina 
En el tercer y último raleo se aprovecha el otro 33% de la población, 
quedando así con una población entre los 250 a 300 individuos para la 
corta final, logrando que con este manejo se puedan obtener árboles 
con los diámetros ideales (mayores a 40 cm). 
Adicional a la actividad de poda y raleo las plantaciones requieren, 
desde el inicio de la plantación, de actividades importantes dentro 
del mantenimiento, como son el control de malezas y la fertilización. 
Experiencias de desarrollo forestal y agroforestal en el Caribe colombiano 29
a b 
Figura 5. (a) Selección de árboles para raleo: bifurcados, inclinados, torcidos, enfermos y 
suprimidos. (b) Se dejan los árboles dominantes y bien formados. 
Control de malezas 
El control de malezas es una actividad importante para una plantación 
y/o sistema agroforestal desde el establecimiento hasta el cierre 
del dosel. La presencia de malezas puede causar desde un retraso 
importante en su crecimiento hasta la pérdida total de los árboles y de 
los cultivos que se encuentran en asocio con los árboles, para el caso de 
los sistemas agroforestales. Es por esto que este tipo de actividad debe 
realizarse teniendo en cuenta las características propias del sitio, el tipo 
de maleza y la época del año; teniendo en cuenta realizar el control 
los primeros años de la plantación, con el fin de evitar la competencia 
entre las malezas y los árboles por luz, agua y nutrientes. 
El control de maleza puede ser manual (utilizando machete o 
azadón), mecanizado (guadaña, romi o rastrillo) o químico (manual 
con bomba de espalda) (Figura 6). 
Figura 6. Control de maleza con machete y con productos químicos 
30 Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria - madr
Deshije 
Esta actividad es necesaria en las especies forestales con gran 
capacidad de rebrote, por ejemplo aquellas que han sido producidas 
por pseudoestaca, como la Melina, la Ceiba y la Teca, por lo que se 
recomienda hacer una selección del eje principal para estimular y 
conducir el crecimiento en un solo eje. Es importante que la selección 
sea realizada con base en el diámetro, la altura y su posición respecto 
al viento; además, hacerlo cuando los brotes tengan de 0.5 a un metro 
de altura. Para deshijar se eliminan todos los rebrotes excepto el 
mejor, cortándolos con un serrucho podador, machete o tijeras a ras 
del tallo, evitando dañar el tejido del fuste. 
Deschuponado 
Es la eliminación de brotes no deseables de un árbol plantado. La 
práctica es necesaria cuando las especies producen más de un 
rebrote, pues solamente uno de ellos debe desarrollarse para obtener 
un árbol grande y de buena calidad. Si se dejan varios rebrotes la 
calidad del árbol será muy pobre, con varios troncos mal formados y 
poco desarrollados. 
Experiencias de desarrollo forestal y agroforestal en el Caribe colombiano 31
Capítulo 3. 
Experiencias forestales 
y agroforestales en el caribe 
colombiano 
• Crecimiento de árboles en sistemas 
forestales y agroforestales 
La utilización de árboles en los sistemas de producción no es una 
práctica nueva; esto ha sido incluido en la producción forestal y la 
ganadería en la región Caribe de Colombia. La práctica tradicional 
y la experiencia de los productores forman la base con la cual los 
sistemas forestales y agroforestales actuales han evolucionado; no 
obstante la agroforestería, al combinar especies anuales y perennes 
leñosas, garantiza una mayor sostenibilidad del sistema productivo 
en la medida que reproduce un ecosistema cercano al natural. 
En el Centro de Investigación Turipaná de CORPOICA en Cereté 
(Córdoba) –ubicado a 8°51’ de latitud Norte y 75°49’ de longitud Oeste, 
con una altura de 13 msnm, formación ecológica Bosque Húmedo 
Tropical, una temperatura promedio de 28° C, humedad relativa 
promedio de 83% y una precipitación promedio anual de 1.200 mm– se 
establecieron ensayos con las especies forestales Tectona grandis, Acacia 
mangium, Gmelina arborea, Pachira quinata y Tabebuia rosea bajo sistema 
tradicional (plantación pura) y en agroforestería (Figura 7). 
Bajo el sistema tradicional cada especie forestal fue sembrada a 
una distancia de 3 x 3 m; por otro lado, en el sistema agroforestal 
las especies forestales se sembraron a la misma distancia que en 
el sistema tradicional, en asocio con plátano (Musa sp.), guandul 
(Cajanus cajan), maíz (Zea mayz) y fríjol (Phaseolus vulgaris). El maíz y 
Experiencias de desarrollo forestal y agroforestal en el Caribe colombiano 33
el fríjol se rotaron cada año y fueron establecidos en la calle. El maíz 
se sembró en dos hileras en el centro de la calle, a una distancia de 0.7 
m entre hileras y 0.3 cm entre plantas. Una vez cosechado el maíz se 
sembró el fríjol a la misma densidad del maíz. El plátano se sembró 
intercalado con los árboles (Figura 8). 
El sistema contempló un componente leguminoso como el 
guandul (C. cajan), el cual se empleó como abono verde al suelo 
mediante podas tres veces al año. Esta especie se sembró a 1 m entre 
plantas y a1 m a ambos lados de la especie forestal. 
Figura 7. Esquema del sistema agroforestal establecido con especies forestales. 
C.I Turipaná. 
Figura 8. Distancias de siembra de las especies en el arreglo agroforestal 
34 Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria - madr
Arreglo agroforestal con 
Teca en en asociación con 
plátano, guandul y maíz. 
C.I Turipaná 
Arreglo agroforestal con Teca 
en asociación con plátano y 
fríjol. C.I Turipaná 
Después del establecimiento de las parcelas experimentales, se 
realizó el respectivo manejo en las especies forestales y las asociadas al 
sistema agroforestal, así como la evaluación del crecimiento en altura 
y diámetro de los árboles y la producción de los cultivos asociados. 
Como resultado, a los 25 meses de evaluación se pudo concluir que 
las especies Teca, Ceiba y Melina presentaron un mayor incremento 
medio anual (IMA) en diámetro bajo el sistema agroforestal, mientras 
que en el Roble y la Acacia fue en el sistema tradicional de monocultivo 
(Tabla 1). 
Con respecto al IMA en altura (m/año), las especies Teca, Ceiba y 
Melina presentaron un mayor desarrollo bajo el sistema agroforestal; 
por otro lado, en el Roble y la Acacia el crecimiento fue igual en los 
dos sistemas, agroforestal y tradicional (Tabla 2). 
Experiencias de desarrollo forestal y agroforestal en el Caribe colombiano 35
Tabla 1. Incremento medio anual (IMA) en diámetro (cm/año) de cinco especies forestales 
bajo dos tipos de sistema. C. I. Turipaná, Cereté (Córdoba). 
Tipo de sistema IMA en diámetro (cm/año) 
Roble Teca Acacia Ceiba Melina 
Agroforestal 3.2 4.5 3.1 4.3 6.6 
Tradicional 3.3 3.3 3.2 3.6 5.9 
Tabla 2. Incremento medio anual (IMA) en altura (m/año) de cinco especies forestales bajo 
dos tipos de sistema. C. I. Turipaná, Cereté (Córdoba). 
Tipo de sistema IMA en altura (m/año) 
Roble Teca Acacia Ceiba Melina 
Agroforestal 2.6 3.7 2.5 2.6 5.9 
Tradicional 2.6 3.6 2.5 2.2 5.1 
Con relación al IMA en volumen (m3/ha/año), las especies Teca, 
Ceiba y Melina presentaron un mayor volumen bajo el sistema 
agroforestal, mientras que en el Roble y la Acacia fue en el sistema 
tradicional de monocultivo (Tabla 3). 
Tabla 3. Incremento medio anual (IMA) en volumen (m3/ha/año) de cinco especies 
forestales bajo dos tipos de sistema. C. I. Turipaná, Cereté (Córdoba). 
Tipo de sistema IMA en volumen (m3/ha/año) 
Roble Teca Acacia Ceiba Melina 
Agroforestal 4.4 14.1 4.3 7.6 38.5 
Tradicional 4.9 4.6 4.7 4.3 27.5 
Cambios de las propiedades físicas del suelo 
Durante el desarrollo de la investigación se evaluaron las 
propiedades físicas del suelo, entre ellas la resistencia mecánica a la 
penetración de las raíces, la velocidad de infiltración del agua y la 
densidad aparente del suelo. La Gráfica 1 resume el comportamiento 
de la resistencia a la penetración de las raíces de los árboles por el 
suelo luego de 25 meses de haberse establecido los dos sistemas de 
producción (tradicional y agroforestal) con cinco especies forestales. 
En términos generales, se observaron cambios muy similares en la 
resistencia mecánica de los suelos para las especies en estudio y los 
dos sistemas de producción. 
36 Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria - madr
Gráfica 1. Cambios promedio de la resistencia mecánica del suelo a través del tiempo bajo sistema 
tradicional de monocultivo y sistema agroforestal con cinco especies forestales. C.I Turipaná. 
En el 2007 los suelos se encontraban entre 2.5 y 3.0 Mpa en 
profundidades de 0 a 20 cm, y entre 2.0 y 2.7 Mpa en profundidades de 
20 a 60 cm. Ya para el 2008 y 2009 se pasó de un estado de degradación 
por compactación muy severa a mejorar la condición de resistencia 
a la penetración de las raíces en los dos primeros años de evaluación 
–para los dos sistemas– con valores de 0.3 y 1.6 Mpa en los primeros 
20 cm y entre 1.2 y 1.7 Mpa de 20 a 60 cm. 
A pesar de que Ugalde et al. (1997) afirma que los suelos 
compactados por ganadería extensiva son un factor limitante para 
el desarrollo de los árboles (sobre todo en su establecimiento), estas 
especies han mostrado un buen desarrollo y un buen trabajo por 
parte de sus raíces en el proceso de reducción de la compactación del 
suelo, sin olvidar el importante papel que desempeñan los aportes 
de materia orgánica por parte de los árboles y las especies en asocio. 
Otras variables físicas del suelo evaluadas en este proyecto fueron 
la velocidad de infiltración del agua al suelo y la densidad aparente. 
Antes del establecimiento de los sistemas agroforestal y tradicional 
(2007) se realizó la toma de la línea base de estas dos variables, la cual 
Experiencias de desarrollo forestal y agroforestal en el Caribe colombiano 37
Medición de la velocidad de infiltración del agua al suelo 
presentó una velocidad de infiltración promedio del lote calificada de 
‘muy lenta’ (0.6 cm/h) y una densidad aparente promedio alta (entre 
1.5 y 1.8 g.cm-3); esto debido a la compactación presentada por su uso 
anterior del suelo en ganadería por más de 10 años. 
Es normal apreciar estos comportamientos en la infiltración de 
agua en suelos de potreros; por lo demás muchos investigadores como 
Taboada y Micucci (2002), citados por Landini et al. (2007), confirman 
que los suelos sometidos a pisoteo animal presentan compactación, 
menor aireación e infiltración. 
Pasados dos años del establecimiento de los sistemas agroforestal 
y tradicional con árboles forestales, las pruebas de seguimiento 
mostraron que la velocidad de infiltración y la densidad aparente 
han mejorado en los dos sistemas, debido posiblemente al aporte de 
hojarasca proveniente de los árboles y las especies en asocio, cuya 
caída de hojas juega un papel significativo al proveer cobertura al 
suelo modificando el ambiente edáfico, ya que dicha hojarasca 
al descomponerse se convierte en fuente importante de materia 
orgánica favoreciendo la estructura del suelo, la presencia de micro y 
macroorganismos y el ciclaje de los nutrientes. 
38 Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria - madr
Evaluación financiera 
Con los datos de producción de los cultivos agrícolas asociados 
(maíz, fríjol y plátano) y del volumen de madera proyectado, junto 
con el esquema de manejo y flujo de costos e ingresos del sistema 
productivo forestal y agroforestal con cada una de las cinco especies, 
se realizó la evaluación y análisis de rentabilidad de los sistemas, 
utilizando los indicadores económicos VPN, TIR y la relación B/C. 
El tratamiento tradicional fue el más económico en las cinco especies, 
por no considerar rubros como insumos fertilizantes y asociación con 
especies agrícolas. El costo de establecimiento y sostenimiento para 
las especies Acacia (A. mangium) y Melina (G. arborea) –para un turno 
de 12 años cada una– fue de $5.735.530; mientras que para Ceiba (P. 
quinata), Roble (T. rosea) y Teca (T. grandis) –para un turno de 24 años 
cada una– fue de $7.619.530. 
Es así como la mejor alternativa de las cinco especies y la que 
generó mayores rendimientos financieros por hectárea fue la Melina 
(G. arborea) bajo sistema agroforestal con fertilización química, con una 
rentabilidad esperada del 25.06% (TIR), un valor presente de $7.570.775 
(VAN), una relación beneficio- costo de 3.99 (B/C) y un incremento 
medio anual (IMA) en volumen de madera de 48.7 m3/ha/año. 
Experiencias de desarrollo forestal y agroforestal en el Caribe colombiano 39
Conclusiones y recomendaciones 
El estudio tuvo como fin contribuir a la ampliación del conocimiento 
de las cinco especies forestales comerciales de alta calidad e 
importancia para la región Caribe colombiana. Con la información 
generada de este proyecto, el productor puede tomar una decisión 
de elegir la especie que va a plantar y bajo qué sistema le proyecta 
mayores alternativas económicas. 
La siembra de las cinco especies forestales, Teca (T.grandis), 
Melina (G. arborea), Acacia (A. mangium), Roble (T. rosea) y Ceiba (P. 
quinata) en sistema agroforestal y en plantaciones puras, mejoró las 
condiciones físicas del suelo donde se establecieron, ya que dichas 
especies redujeron la densidad aparente, la resistencia mecánica a la 
penetración y la velocidad de infiltración en los suelos. 
De la misma forma, tanto en el sistema tradicional como en el 
agroforestal se redujo la densidad aparente y la resistencia mecánica 
con respecto a la línea base al inicio del ensayo. Igualmente, se mejoró 
la velocidad de infiltración del agua al suelo. Estas mejorías en las 
propiedades físicas del suelo van a favorecer el crecimiento de las 
raíces en espacios de menor resistencia, tales como los que se ubican 
entre las estructuras, en cavidades formadas por la fauna del suelo, y 
por la muerte y descomposición de raíces. 
Desde el punto de vista económico, los sistemas agroforestales 
dan el mayor rendimiento financiero por hectárea para las cinco 
especies forestales estudiadas. Sin embargo, una de las desventajas es 
la notable necesidad de mano de obra para el sostenimiento, manejo y 
aprovechamiento de las especies involucradas en los arreglos, puesto 
que se necesita más atención y cuidado para el mantenimiento y 
cosecha de cada una de estas especies. 
Experiencias de desarrollo forestal y agroforestal en el Caribe colombiano 41
Bibliografía 
Arshad, M. A., Lowery, B. y Grossman, B. (1996). Physical tests for monitoring 
soil quality (P. 123-142). 
Balcorta, H. y Vargas, J. (2004). Variación fenotípica y selección de árboles en 
una plantación de Melina (Gmelina arborea). Chapingo, Estado de México: 
Revista Chapingo, División de Ciencias Forestales, Universidad 
Autónoma Chapingo. C. P. 56230. 
CATIE-OFI. (2003). Árboles de Centroamérica: un manual para el extensionista. 
Oxford: Instituto Forestal de Oxford. Centro Agronómico Tropical de 
Investigación y Enseñanza (1.076 p.). 
Daniel, P. W.; Helms, U. E. y Baker, F. S. (1982). Principios de silvicultura. 
México: Editorial McGraw-Hill (492 p.). 
Doran, J y Jones, A. (1996). Methods for assessing soil quality. Madison, WI: 
Soil Sci. Soc. Am. SSSA. Spec. Publ. 49. 
Guariguata, M; Rheingans, R y Montagnini, F. (1995). Early woody invasion 
under tree plantations in Costa Rica: implications for forest restoration. Rest. 
Ecol., 3: (pp. 252-260). 
INFOR. (2005). Cartilla Agroforestal Nº 6: Ordenamiento Predial y 
Agroforestería. Concepción, Chile: Programa Modelos Agroforestales 
para un Desarrollo Sustentable. Tomado de: http://www.agroforesteria. 
cl/menu/publicaciones/LIBROINFOR8.pdf 
42 Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria - madr
Landini, A; Martínez, D; Días, H; Soza, E; Agnes, D y Sainato, C. (2007). 
Modelos de infiltración y funciones de pedotransferencia aplicados a suelos de 
distinta textura. Argentina. (P. 79). 
Montagnini, F. (2001). Strategies for the recovery of degraded ecosystems: 
experiences from Latin America. Interciencia 26: (pp. 498-503). 
Murillo, O. y Camacho, P. (1997). Calidad de la poda en plantaciones forestales: 
Metodología para su evaluación. Agronomía Costarricense 21(2): 229-238. 
Powers, J. S.; Haggar, J. P. y Fisher R. F. (1997). The effect of overstory 
composition on understory woody regeneration and species richness in seven 
years old plantations in Costa Rica. Forest Ecology and Management 99: 
(pp. 43-54). 
Sage, L. y Quirós, R. (2001). Proyección de volumen de madera para aserrío 
proveniente de las plantaciones de melina y teca y otras fuentes. Fondo 
Nacional de Financiamiento Forestal Costa Rica. Proyecto TCP/ 
COS/006(A): Mercado e industrialización de materia prima proveniente 
de plantaciones forestales. (27 p.). 
Ugalde, Li. (1997). Resultados de 10 años de investigación silvicultural del 
proyecto Madeleña. Costa Rica: CATIE Turrialba. (P. 114). 
Experiencias de desarrollo forestal y agroforestal en el Caribe colombiano 43
Terminó de imprimirse 
en diciembre de 2011 en 
Tel: 893 7710 
Bogotá, DC, Colombia

Más contenido relacionado

La actualidad más candente

COSECHA, MANEJO POSCOSECHA Y ASPECTOS ECONÓMICOS
COSECHA,  MANEJO POSCOSECHA  Y ASPECTOS ECONÓMICOSCOSECHA,  MANEJO POSCOSECHA  Y ASPECTOS ECONÓMICOS
COSECHA, MANEJO POSCOSECHA Y ASPECTOS ECONÓMICOSHazael Alfonzo
 
Ponencia 5 mipe de palma aceitera en perú - yurimaguas
Ponencia 5   mipe de palma aceitera en perú - yurimaguasPonencia 5   mipe de palma aceitera en perú - yurimaguas
Ponencia 5 mipe de palma aceitera en perú - yurimaguasMarco Antonio Lavado Ferrer
 
El cultivo de la yuca,clase numero 1
El cultivo de la yuca,clase numero 1El cultivo de la yuca,clase numero 1
El cultivo de la yuca,clase numero 1alicostero
 
Guia práctica del cacao en amazonas
Guia práctica del cacao en amazonasGuia práctica del cacao en amazonas
Guia práctica del cacao en amazonasGilder Meza .
 
Curso del cultivo de la papaya 2020
Curso del cultivo de la papaya 2020Curso del cultivo de la papaya 2020
Curso del cultivo de la papaya 2020Raul Castañeda
 
Manual de viveros-biohuertos
Manual de viveros-biohuertosManual de viveros-biohuertos
Manual de viveros-biohuertospiruca1
 
El cultivo de la pitahaya
El cultivo de la pitahayaEl cultivo de la pitahaya
El cultivo de la pitahayaRaul Castañeda
 
manejo del cultivo de Arroz 2°parte
manejo del cultivo de Arroz 2°partemanejo del cultivo de Arroz 2°parte
manejo del cultivo de Arroz 2°parteshamikito moron rojas
 
Instalación y mantenimiento de vivero
Instalación y mantenimiento de viveroInstalación y mantenimiento de vivero
Instalación y mantenimiento de vivero978251071
 
SISTEMAS AGROFORESTALES
SISTEMAS AGROFORESTALESSISTEMAS AGROFORESTALES
SISTEMAS AGROFORESTALESelvisgualotuna
 
Cultivo de zapallo loche - Heber Luna UCSS
Cultivo de zapallo loche - Heber Luna UCSSCultivo de zapallo loche - Heber Luna UCSS
Cultivo de zapallo loche - Heber Luna UCSSheber luna
 
Operación y Mantenimiento riego por goteo
Operación y Mantenimiento riego por goteo Operación y Mantenimiento riego por goteo
Operación y Mantenimiento riego por goteo Ivan Sardon
 

La actualidad más candente (20)

Ciclo de la maracuya
Ciclo de la maracuyaCiclo de la maracuya
Ciclo de la maracuya
 
COSECHA, MANEJO POSCOSECHA Y ASPECTOS ECONÓMICOS
COSECHA,  MANEJO POSCOSECHA  Y ASPECTOS ECONÓMICOSCOSECHA,  MANEJO POSCOSECHA  Y ASPECTOS ECONÓMICOS
COSECHA, MANEJO POSCOSECHA Y ASPECTOS ECONÓMICOS
 
Ponencia 5 mipe de palma aceitera en perú - yurimaguas
Ponencia 5   mipe de palma aceitera en perú - yurimaguasPonencia 5   mipe de palma aceitera en perú - yurimaguas
Ponencia 5 mipe de palma aceitera en perú - yurimaguas
 
El cultivo de la yuca,clase numero 1
El cultivo de la yuca,clase numero 1El cultivo de la yuca,clase numero 1
El cultivo de la yuca,clase numero 1
 
Guia práctica del cacao en amazonas
Guia práctica del cacao en amazonasGuia práctica del cacao en amazonas
Guia práctica del cacao en amazonas
 
Curso del cultivo de la papaya 2020
Curso del cultivo de la papaya 2020Curso del cultivo de la papaya 2020
Curso del cultivo de la papaya 2020
 
Manual de viveros-biohuertos
Manual de viveros-biohuertosManual de viveros-biohuertos
Manual de viveros-biohuertos
 
El cultivo de la pitahaya
El cultivo de la pitahayaEl cultivo de la pitahaya
El cultivo de la pitahaya
 
manejo del cultivo de Arroz 2°parte
manejo del cultivo de Arroz 2°partemanejo del cultivo de Arroz 2°parte
manejo del cultivo de Arroz 2°parte
 
FAO - Leyes de semillas
FAO - Leyes de semillasFAO - Leyes de semillas
FAO - Leyes de semillas
 
Cultivo de la fresa
Cultivo de la fresaCultivo de la fresa
Cultivo de la fresa
 
CULTIVO DE MANI
CULTIVO DE MANICULTIVO DE MANI
CULTIVO DE MANI
 
Instalación y mantenimiento de vivero
Instalación y mantenimiento de viveroInstalación y mantenimiento de vivero
Instalación y mantenimiento de vivero
 
SISTEMAS AGROFORESTALES
SISTEMAS AGROFORESTALESSISTEMAS AGROFORESTALES
SISTEMAS AGROFORESTALES
 
Cultivo de zapallo loche - Heber Luna UCSS
Cultivo de zapallo loche - Heber Luna UCSSCultivo de zapallo loche - Heber Luna UCSS
Cultivo de zapallo loche - Heber Luna UCSS
 
Platano
PlatanoPlatano
Platano
 
Operación y Mantenimiento riego por goteo
Operación y Mantenimiento riego por goteo Operación y Mantenimiento riego por goteo
Operación y Mantenimiento riego por goteo
 
Cultivo de uva
Cultivo de uvaCultivo de uva
Cultivo de uva
 
CULTIVO DEL Mango
CULTIVO DEL MangoCULTIVO DEL Mango
CULTIVO DEL Mango
 
Cultivo de la papa NARRO
Cultivo de la papa NARROCultivo de la papa NARRO
Cultivo de la papa NARRO
 

Similar a Desarrollo forestal y agroforestal

Sistemas
SistemasSistemas
Sistemaslorpa18
 
Catalogo arboles Meliton Carvajal-.pdf
Catalogo arboles Meliton Carvajal-.pdfCatalogo arboles Meliton Carvajal-.pdf
Catalogo arboles Meliton Carvajal-.pdfPilarOlmedoBlas
 
Articulo Sistema Quesungual Kowal PROLESUR
Articulo Sistema Quesungual Kowal PROLESURArticulo Sistema Quesungual Kowal PROLESUR
Articulo Sistema Quesungual Kowal PROLESURTorsten Kowal
 
Cartilla de moringa concyt
Cartilla de moringa concytCartilla de moringa concyt
Cartilla de moringa concytdcrites
 
Sistema agroforestales para la amazonia
Sistema agroforestales para la amazonia Sistema agroforestales para la amazonia
Sistema agroforestales para la amazonia Bernardo Giraldo
 
Manejo-de-Viveros-Forestales.pdf
Manejo-de-Viveros-Forestales.pdfManejo-de-Viveros-Forestales.pdf
Manejo-de-Viveros-Forestales.pdfkevinroblero5
 
Experiencia pino romeron CINOC
Experiencia pino romeron CINOCExperiencia pino romeron CINOC
Experiencia pino romeron CINOCNIXONCUEVA
 
EDUCACIÓN AMBIENTAL EN EL APROVECHAMIENTO DEL CULTIVO NOPAL
EDUCACIÓN AMBIENTAL EN EL APROVECHAMIENTO DEL CULTIVO NOPAL EDUCACIÓN AMBIENTAL EN EL APROVECHAMIENTO DEL CULTIVO NOPAL
EDUCACIÓN AMBIENTAL EN EL APROVECHAMIENTO DEL CULTIVO NOPAL yeinnis maileth Cobo Gamez
 
Ganadería, Biodiversidad y Bienestar Humano
Ganadería, Biodiversidad y Bienestar HumanoGanadería, Biodiversidad y Bienestar Humano
Ganadería, Biodiversidad y Bienestar HumanoFundación PRISMA
 
El trabajo de metodología de mi hermana.
El trabajo de metodología de mi hermana.El trabajo de metodología de mi hermana.
El trabajo de metodología de mi hermana.Ronald Delgado
 
Introducion a la comunicacion cientifica
Introducion  a la comunicacion cientificaIntroducion  a la comunicacion cientifica
Introducion a la comunicacion cientificaKcRIzs
 
Introducion a la comunicacion cientifica
Introducion  a la comunicacion cientificaIntroducion  a la comunicacion cientifica
Introducion a la comunicacion cientificaKcRIzs
 
Cartilla tecnica pino romeron
Cartilla tecnica pino romeronCartilla tecnica pino romeron
Cartilla tecnica pino romeronNIXONCUEVA
 
Compostaje en zonas frías
Compostaje en zonas fríasCompostaje en zonas frías
Compostaje en zonas fríasSebastian Tapia
 
Diapositivas de todo el proyecto de investigación
Diapositivas de todo el proyecto de investigaciónDiapositivas de todo el proyecto de investigación
Diapositivas de todo el proyecto de investigacióntatianaortegamontero
 
CULTIVO DE BANANO 2017.pdf
CULTIVO DE BANANO 2017.pdfCULTIVO DE BANANO 2017.pdf
CULTIVO DE BANANO 2017.pdfeliazargarcia8
 
Proyecto de Implementacion de una cadena Productiva de orito Musa Acuminata ...
Proyecto  de Implementacion de una cadena Productiva de orito Musa Acuminata ...Proyecto  de Implementacion de una cadena Productiva de orito Musa Acuminata ...
Proyecto de Implementacion de una cadena Productiva de orito Musa Acuminata ...TARKINO ROBALINO
 
Trabajo informatica yinaris
Trabajo  informatica    yinarisTrabajo  informatica    yinaris
Trabajo informatica yinarisyinaris
 

Similar a Desarrollo forestal y agroforestal (20)

Sistemas
SistemasSistemas
Sistemas
 
Catalogo arboles Meliton Carvajal-.pdf
Catalogo arboles Meliton Carvajal-.pdfCatalogo arboles Meliton Carvajal-.pdf
Catalogo arboles Meliton Carvajal-.pdf
 
1 el-marango
1 el-marango1 el-marango
1 el-marango
 
Articulo Sistema Quesungual Kowal PROLESUR
Articulo Sistema Quesungual Kowal PROLESURArticulo Sistema Quesungual Kowal PROLESUR
Articulo Sistema Quesungual Kowal PROLESUR
 
Cartilla de moringa concyt
Cartilla de moringa concytCartilla de moringa concyt
Cartilla de moringa concyt
 
Sistema agroforestales para la amazonia
Sistema agroforestales para la amazonia Sistema agroforestales para la amazonia
Sistema agroforestales para la amazonia
 
Manejo-de-Viveros-Forestales.pdf
Manejo-de-Viveros-Forestales.pdfManejo-de-Viveros-Forestales.pdf
Manejo-de-Viveros-Forestales.pdf
 
Manejo-de-Viveros-Forestales.pdf
Manejo-de-Viveros-Forestales.pdfManejo-de-Viveros-Forestales.pdf
Manejo-de-Viveros-Forestales.pdf
 
Experiencia pino romeron CINOC
Experiencia pino romeron CINOCExperiencia pino romeron CINOC
Experiencia pino romeron CINOC
 
EDUCACIÓN AMBIENTAL EN EL APROVECHAMIENTO DEL CULTIVO NOPAL
EDUCACIÓN AMBIENTAL EN EL APROVECHAMIENTO DEL CULTIVO NOPAL EDUCACIÓN AMBIENTAL EN EL APROVECHAMIENTO DEL CULTIVO NOPAL
EDUCACIÓN AMBIENTAL EN EL APROVECHAMIENTO DEL CULTIVO NOPAL
 
Ganadería, Biodiversidad y Bienestar Humano
Ganadería, Biodiversidad y Bienestar HumanoGanadería, Biodiversidad y Bienestar Humano
Ganadería, Biodiversidad y Bienestar Humano
 
El trabajo de metodología de mi hermana.
El trabajo de metodología de mi hermana.El trabajo de metodología de mi hermana.
El trabajo de metodología de mi hermana.
 
Introducion a la comunicacion cientifica
Introducion  a la comunicacion cientificaIntroducion  a la comunicacion cientifica
Introducion a la comunicacion cientifica
 
Introducion a la comunicacion cientifica
Introducion  a la comunicacion cientificaIntroducion  a la comunicacion cientifica
Introducion a la comunicacion cientifica
 
Cartilla tecnica pino romeron
Cartilla tecnica pino romeronCartilla tecnica pino romeron
Cartilla tecnica pino romeron
 
Compostaje en zonas frías
Compostaje en zonas fríasCompostaje en zonas frías
Compostaje en zonas frías
 
Diapositivas de todo el proyecto de investigación
Diapositivas de todo el proyecto de investigaciónDiapositivas de todo el proyecto de investigación
Diapositivas de todo el proyecto de investigación
 
CULTIVO DE BANANO 2017.pdf
CULTIVO DE BANANO 2017.pdfCULTIVO DE BANANO 2017.pdf
CULTIVO DE BANANO 2017.pdf
 
Proyecto de Implementacion de una cadena Productiva de orito Musa Acuminata ...
Proyecto  de Implementacion de una cadena Productiva de orito Musa Acuminata ...Proyecto  de Implementacion de una cadena Productiva de orito Musa Acuminata ...
Proyecto de Implementacion de una cadena Productiva de orito Musa Acuminata ...
 
Trabajo informatica yinaris
Trabajo  informatica    yinarisTrabajo  informatica    yinaris
Trabajo informatica yinaris
 

Más de ALFREDO ROJAS LEANDRO

RIESGOS MÁS COMUNES EN LAS OPERACIONES DE MAQUINARIAS
RIESGOS MÁS COMUNES EN LAS OPERACIONES DE MAQUINARIASRIESGOS MÁS COMUNES EN LAS OPERACIONES DE MAQUINARIAS
RIESGOS MÁS COMUNES EN LAS OPERACIONES DE MAQUINARIASALFREDO ROJAS LEANDRO
 
SEGURIDAD EN LA OPERACIÓN DE MAQUINARIA PESADA
SEGURIDAD EN LA OPERACIÓN DE MAQUINARIA PESADASEGURIDAD EN LA OPERACIÓN DE MAQUINARIA PESADA
SEGURIDAD EN LA OPERACIÓN DE MAQUINARIA PESADAALFREDO ROJAS LEANDRO
 
Requisitos para exportar a la union europea
Requisitos para exportar a la union europeaRequisitos para exportar a la union europea
Requisitos para exportar a la union europeaALFREDO ROJAS LEANDRO
 
Ficha extendida-12-elaboracion-de-mermelada-de-aguaymanto
Ficha extendida-12-elaboracion-de-mermelada-de-aguaymantoFicha extendida-12-elaboracion-de-mermelada-de-aguaymanto
Ficha extendida-12-elaboracion-de-mermelada-de-aguaymantoALFREDO ROJAS LEANDRO
 
agroforesteria una estrategia de adaptacion al cc
agroforesteria una estrategia de adaptacion al ccagroforesteria una estrategia de adaptacion al cc
agroforesteria una estrategia de adaptacion al ccALFREDO ROJAS LEANDRO
 
Estudio de tiempos en agroindustria tomate
Estudio de tiempos en agroindustria tomateEstudio de tiempos en agroindustria tomate
Estudio de tiempos en agroindustria tomateALFREDO ROJAS LEANDRO
 
Ciclo de refrigeracion diagrama de mollier
Ciclo de refrigeracion diagrama de mollierCiclo de refrigeracion diagrama de mollier
Ciclo de refrigeracion diagrama de mollierALFREDO ROJAS LEANDRO
 
Colecciones entomologicas lezama-murillo
Colecciones entomologicas lezama-murilloColecciones entomologicas lezama-murillo
Colecciones entomologicas lezama-murilloALFREDO ROJAS LEANDRO
 

Más de ALFREDO ROJAS LEANDRO (20)

RIESGOS MÁS COMUNES EN LAS OPERACIONES DE MAQUINARIAS
RIESGOS MÁS COMUNES EN LAS OPERACIONES DE MAQUINARIASRIESGOS MÁS COMUNES EN LAS OPERACIONES DE MAQUINARIAS
RIESGOS MÁS COMUNES EN LAS OPERACIONES DE MAQUINARIAS
 
SEGURIDAD EN LA OPERACIÓN DE MAQUINARIA PESADA
SEGURIDAD EN LA OPERACIÓN DE MAQUINARIA PESADASEGURIDAD EN LA OPERACIÓN DE MAQUINARIA PESADA
SEGURIDAD EN LA OPERACIÓN DE MAQUINARIA PESADA
 
Elaboracion nectar
Elaboracion nectarElaboracion nectar
Elaboracion nectar
 
Frutas en almibar
Frutas en almibarFrutas en almibar
Frutas en almibar
 
Requisitos para exportar a la union europea
Requisitos para exportar a la union europeaRequisitos para exportar a la union europea
Requisitos para exportar a la union europea
 
conociendo a la roca
conociendo a la rocaconociendo a la roca
conociendo a la roca
 
desatado de rocas
desatado de rocasdesatado de rocas
desatado de rocas
 
Reflexiones Unpedazodepastel
Reflexiones UnpedazodepastelReflexiones Unpedazodepastel
Reflexiones Unpedazodepastel
 
Reflexiones Vehiculo nuevo
Reflexiones Vehiculo nuevoReflexiones Vehiculo nuevo
Reflexiones Vehiculo nuevo
 
Reflexiones Vuelo de los gansos
Reflexiones Vuelo de los gansosReflexiones Vuelo de los gansos
Reflexiones Vuelo de los gansos
 
Reflexiones Vuelo del alma
Reflexiones Vuelo del almaReflexiones Vuelo del alma
Reflexiones Vuelo del alma
 
Reflexiones Yo queria ser
Reflexiones Yo queria serReflexiones Yo queria ser
Reflexiones Yo queria ser
 
Normas de embutidos
Normas de embutidosNormas de embutidos
Normas de embutidos
 
Ds n° 007 1998
Ds n° 007 1998Ds n° 007 1998
Ds n° 007 1998
 
Ficha extendida-12-elaboracion-de-mermelada-de-aguaymanto
Ficha extendida-12-elaboracion-de-mermelada-de-aguaymantoFicha extendida-12-elaboracion-de-mermelada-de-aguaymanto
Ficha extendida-12-elaboracion-de-mermelada-de-aguaymanto
 
Reglamento nacional de transito
Reglamento nacional de transitoReglamento nacional de transito
Reglamento nacional de transito
 
agroforesteria una estrategia de adaptacion al cc
agroforesteria una estrategia de adaptacion al ccagroforesteria una estrategia de adaptacion al cc
agroforesteria una estrategia de adaptacion al cc
 
Estudio de tiempos en agroindustria tomate
Estudio de tiempos en agroindustria tomateEstudio de tiempos en agroindustria tomate
Estudio de tiempos en agroindustria tomate
 
Ciclo de refrigeracion diagrama de mollier
Ciclo de refrigeracion diagrama de mollierCiclo de refrigeracion diagrama de mollier
Ciclo de refrigeracion diagrama de mollier
 
Colecciones entomologicas lezama-murillo
Colecciones entomologicas lezama-murilloColecciones entomologicas lezama-murillo
Colecciones entomologicas lezama-murillo
 

Desarrollo forestal y agroforestal

  • 1.
  • 2. EXPERIENCIA DE DESARROLLO FORESTAL Y AGROFORESTAL Centro de Investigación Turipaná EN EL CARIBE COLOMBIANO Autores John Jairo Zuluaga P. 1, Victoria E. Osorio M.2 Braulio Gutiérrez3, Jorge Romero Ferrer4, Judith Martínez4 Walter Bocanegra5, Fulgencio Solipá6 Colaboradores Francisco Negrete7, Miguel Espitia8, Rafael Novoa9, Janer Polo9 Tania Cruz10, Javier Rodríguez11, Remberto Martínez12, Manuel Carvajal12 Cereté, Córdoba, Colombia - 2011 1. I.F M.Sc. Investigador. CORPOICA. C.I Turipaná (Cereté, Córdoba). jzuluaga@corpoica.org.co 2. I.F M.Sc. Investigador contratista CORPOICA. C.I Turipaná (Cereté, Córdoba). 3. I.F M.Sc. Investigador. CORPOICA. C.I Tibaitatá (Mosquera, Cundinamarca). 4. I.A. M.Sc. CORPOICA. C.I Turipaná (Cereté, Córdoba). 5. I.F Esp. Investigador contratista CORPOICA. C.I Turipaná (Cereté, Córdoba). 6. Asistente de Investigación. . CORPOICA. C.I Turipaná. Cereté, Córdoba 4. I.A. CORPOICA. C.I Turipaná (Cereté, Córdoba). 8. I.A. PhD. Universidad de Córdoba. (Monteria, Córdoba) 9. I.A. M.Sc. Universidad de Córdoba. (Monteria, Córdoba) 10. I. F FORCARIBE. (Monteria, Córdoba) 11. I.F M.Sc. Investigador CONIF. (Bogotá, Cundinamarca). 12. Estudiantes de Agronomia, Universidad de Córdoba. (Monteria, Córdoba)
  • 3. Zuluaga Peláez, J.; Osorio Moreno, V.; Gutiérrez, B.; Romero Ferre, J.; Martínez,J.; Negrete, F.; Bocanegra, W.; Solipá, F.; Cajas, S.; Espitia, M.; Novoa, R.; Polo, J.;Cruz, T.; Rodríguez, J. / Experiencia de desarrollo forestal y agroforestal en el Caribe colombiano. Cereté: Corpoica, 2011. 44 p. Palabras clave: PLANTACIÓN FORESTAL; AGROFORESTERÍA; GMELINA ARBOREA; CEIBA; TECTONA GRANDIS; ACACIA MANGIUM; TABEBUIA; REGIÓN CARIBE - COLOMBIA Centro de Investigación Turipaná Esta publicación es el producto del proyecto “Evaluación en las primeras fases vegetativas de especies forestales bajo sistema tradicional y agroforestal en la Región Caribe colombiana” y es posible gracias a los recursos de cofinanciación del Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural junto con el apoyo técnico de la © Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria, CORPOICA CI. Turipaná ISBN: 978-958-740-082-3 CUI: 1311 CA: 7113 Primera edición: Diciembre de 2011 Tiraje: 500 ejemplares Dibujos: Remberto Martínez Edición: John Jairo Zuluaga - Victoria E. Osorio Fotografias: John Jairo Zuluaga - Walter Bocanegra Corrección de estilo: Salmón D.C. Línea de atención al cliente: 018000121515 atencionalcliente@corpoica.org.co www.corpoica.org.co Producción editorial: Diagramación, impresión y encuadernación www.produmedios.org Diseño: Impreso en Colombia Printed in Colombia Universidad de Córdoba, Forcaribe y Conif.
  • 4. Contenido Introducción 5 Capítulo 1. Especies forestales de interés en la Región Caribe 7 Melina 7 Ceiba 10 Teca 11 Acacia 13 Roble 15 Capítulo 2. Sistemas productivos 17 Plantaciones forestales 17 Sistemas agroforestales 19 Uso adecuado del suelo 23 Manejo de plantaciones y/o sistemas agroforestales 24 Capítulo 3. Experiencias forestales y agroforestales en el Caribe colombiano 33 Crecimiento de árboles en sistemas forestales y agroforestales 33 Conclusiones y recomendaciones 41 Bibliografía 42 Experiencias de desarrollo forestal y agroforestal en el Caribe colombiano 3
  • 5.
  • 6. Introducción Las especies Gmelina arborea, Pachira quinata, Tabebuia rosea, Acacia mangium y Tectona grandis son de importancia para el desarrollo forestal y agroforestal en la región Caribe colombiana. Aunque en el país se dispone de información técnica en cuanto al establecimiento, manejo y aprovechamiento de algunas de estas especies, aún existen vacíos, en especial en temas relacionados con el sistema de siembra, el efecto en las propiedades físicas del suelo y la rentabilidad de las mismas bajo sistemas agroforestales y plantaciones puras; esto con el fin de plantear una alternativa sostenible de producción para la región, que además de mejorar las condiciones ambientales de la zona sean una fuente de ingresos para el productor. En el marco de la ejecución del proyecto “Evaluación de la primeras fases vegetativas de especies forestales bajo sistema tradicional y agroforestal en la Región Caribe Colombiana” financiado con recursos del Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural mediante el Convenio 002/2006 con CORPOICA, se realizó una serie de acciones de investigación en cinco especies forestales (Gmelina arborea, Pachira quinata, Acacia mangium, Tabebuia rosea y Tectona grandis) establecidas bajo sistema tradicional (plantación pura) y en sistemas agroforestales en el Centro de Investigación Turipaná de CORPOICA, en Cereté (Córdoba) y con el apoyo de la Universidad de Córdoba, la Cadena Forestal de Córdoba (FORCARIBE) y la Corporación Nacional de Investigación y Fomento Forestal (CONIF). Como resultado del proyecto se entrega esta publicación denominada “Experiencias de desarrollo forestal y agroforestal en el Caribe Colombiano” con el propósito de ampliar el conocimiento de dichas especies forestales, para lo cual se entrega información general Experiencias de desarrollo forestal y agroforestal en el Caribe colombiano 5
  • 7. sobre sus características y además se presentan las bases conceptuales de los sistemas de siembra tradicional y agroforestal implementados en el transcurso del proyecto, donde se cuantificó el desarrollo y crecimiento de las especies, los cambios en las propiedades físicas del suelo y la rentabilidad de las especies bajo los dos sistemas de evaluación. La finalidad de esta publicación es que se convierta en una herramienta útil tanto a reforestadotes como a técnicos y productores en general que tengan interés en fomentar plantaciones forestales y sistemas agroforestales en la región Caribe colombiana. 6 Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria - madr
  • 8. Capítulo 1. Especies forestales de interés en la región caribe Este capítulo tiene el propósito de difundir el conocimiento de las especies forestales de importancia en la región Caribe colombiana, buscando que éstas sean usadas de forma extensiva y sostenible en los diferentes sistemas productivos de la región. Para lograrlo, se presenta una descripción de cada una de dichas especies, desde su nombre científico, sinonimia, manejo en vivero, plantación y usos, esperando poder asegurar a largo plazo y en forma ecológicamente racional la obtención sostenible de productos forestales como madera, forrajes, alimentos, medicamentos, leña o carbón y otros. • MELINA Nombre científico: Gmelina arborea (Roxb.) Familia: Verbenaceae Nombres comunes: en América tropical se le conoce como Melina, en Indonesia como Yemane y en la India como Gamari o Gumadi. La Gmelina arborea es una especie forestal con amplias posibilidades para el desarrollo de reforestaciones industriales debido, entre otros aspectos, a su rápido crecimiento, su relativa facilidad de manejo, sus propiedades adecuadas tanto físicas como mecánicas y la versatilidad de usos de la madera. En su área de distribución natural se desarrolla en hábitats que varían desde húmedos hasta secos. Su capacidad de rebrote es excelente, y los brotes presentan un crecimiento rápido y Experiencias de desarrollo forestal y agroforestal en el Caribe colombiano 7
  • 9. Plantación con Melina bajo sistema tradicional. C.I Turipaná Arreglo agroforestal con Melina. C.I Turipaná vigoroso. Es caducifolia, en las zonas secas puede llegar a medir 30 m de altura y presentar más de 80 cm de diámetro a los 12 años. Esta especie prefiere suelos profundos, húmedos, bien drenados, fértiles de los valles aluviales francos o franco-arenosos y con pH alcalinos o ligeramente ácidos; adaptándose en suelos calcáreos y moderadamente compactados. En cuanto a la topografía, los mejores sitios son los planos u ondulados con una pendiente no mayor al 30%, sin pedregosidad y una profundidad efectiva mínima de 60 cm y óptima mayor a 100 cm, de poca pendiente y con baja humedad. Las plantaciones que crecen en áreas compactadas presentan características indeseables como poca altura, fustes torcidos y mayor ramificación. 8 Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria - madr
  • 10. Manejo de la especie en vivero. La propagación de G. arborea para el establecimiento de plantaciones puede realizarse por medio de semillas o estacas enraizadas. Si esta propagación es por semilla, debe realizarse un tratamiento pregerminativo, que consiste en sumergir la semilla en agua a temperatura ambiente por 48 horas. Una vez las plantas germinen y alcancen una altura de 2 a 8 cm, se inicia el trasplante a bolsas y se dejan por dos semanas bajo sombra; posteriormente se van exponiendo a la luz para que crezcan y se rustifiquen. En el momento que alcancen un diámetro de 5 cm se pueden llevar a siembra definitiva. Cuando se realiza el establecimiento por medio de la propagación vegetativa, se utilizan estacas provenientes de ramas jóvenes, con diámetros entre 3 y 6 mm y una longitud de 4 a 6 cm, con 2 o más nudos y una hoja en la parte superior. Igualmente, esta especie se puede propagar por miniestaca utilizando jardines clonales. Plantación. Esta especie es de crecimiento rápido, alcanzando un incremento medio anual superior a 2 m, más de 10 m de altura durante los primeros 4 años de establecida. La distancia de siembra recomendada es de 2.5 x 2.5 m, 3 x 3 m ó 3.5 x 2.6 m para obtener una densidad de 1.600, 1.111 ó 1.098 árboles por hectárea, respectivamente. Usos de la especie. Al tener la virtud de rápido crecimiento, es una especie de uso múltiple con gran potencial para establecer en sistemas agroforestales como cerca viva, cortina rompevientos y linderos maderables. Por su ritmo de crecimiento tan acelerado no permite asocios con cultivos, a no ser que estos sean establecidos bajo la modalidad taungya, o sea que se siembren al mismo tiempo con la especie forestal y por única vez. Entre los cultivos se destacan el maíz y el fríjol. Su madera es utilizada para la producción de pulpa para papel, construcción liviana, construcción de barcos, ebanistería, pisos, tableros contrachapados, postes, etc. Su leña es buena, quema sin humo pero deja muchas cenizas; su carbón es de calidad aceptable; sus hojas dan un forraje apetecido por el ganado; la corteza, raíces y frutos presentan propiedades medicinales; es una excelente especie melífera y se puede plantar como ornamental. Experiencias de desarrollo forestal y agroforestal en el Caribe colombiano 9
  • 11. • CEIBA Nombre científico: Pachira quinata (Jacq.) Dugand Familia: Bombacaceae Nombres comunes: Aba (Honduras), Cedro espino (Honduras, Panamá), Pochote (Costa Rica), Ceiba Tolúa (Colombia). La Ceiba es un árbol de crecimiento moderado. En Colombia se encuentra distribuido en la zona seca de la costa caribeña y en algunas zonas del sur del país. Crece en regiones cálidas muy secas, o húmedas, muy húmedas y pluviales, entre los 18 y 24° C, con una precipitación anual de 800 a 3.000 mm. Se adapta con facilidad a todo tipo de suelos arenosos, arcillosos, inundables o calizos, pero demanda luz para su crecimiento. Presenta un mejor desarrollo en suelos ligeramente ácidos con tendencia a la neutralidad, con un pH entre 5.5 y 7.6. Plantación con Ceiba bajo sistema tradicional. C.I Turipaná Plantación con Ceiba bajo sistema agroforestal. C.I Turipaná 10 Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria - madr
  • 12. Manejo de la especie en vivero. La producción de semilla de la especie es abundante. Presenta semillas ortodoxas, es decir, que mantienen su viabilidad y pueden ser almacenadas por varios años, lo que facilita la propagación de la especie. Las semillas no requieren tratamiento pregerminativo, pero se pueden dejar en remojo por 12 horas. Una vez las plantas alcancen un crecimiento de 2 a 8 cm de altura se trasplantan a bolsa. Igualmente, se puede hacer la siembra directa en vivero para pseudoestaca o en germinador para posterior trasplante. Plantación. Esta especie presenta un crecimiento moderadamente lento en sus primeros años de vida. Las distancias de siembra recomendadas son de 2 x 2 m hasta 5 x 5 m, siendo 3 x 3 m y 3.5 x 3.5 m las más utilizadas. Se aconseja realizar manejo silvicultural, especialmente las podas de formación. Usos. Su madera es muy apreciada por los agricultores en su distribución natural para construcción no estructural en interiores de viviendas (molduras, marcos de puertas y ventanas) y muebles de calidad. También se usa para desenrollo y chapa, aglomerados y otros usos, tanto en carpintería como en ebanistería. Los acabados son buenos. Seca muy despacio al aire, pero con pocas rajaduras y deformaciones. Su atractivo reside en que es una madera que se trabaja fácilmente, con alta durabilidad, resistente a plagas y humedad, y con un excelente acabado, además de una alta estabilidad dimensional. No se agrieta ni se raja y se puede utilizar con poco secado. • TECA Nombre científico: Tectona grandis L. F Familia: Verbenaceae Nombres comunes: Teck (Francia), Teak genuine (USA), Teca (Brasil, Costa Rica, Colombia) Esta especie crece en Colombia desde 0 a 1.100 msnm, estableciéndose en zonas de vida de Bosque Húmedo Tropical (como el Valle del Sinú, el Magdalena Medio y Urabá) y en zonas de Bosque Seco Tropical (como el centro del departamento de Magdalena y Cesar). El manejo de la Tectona grandis debe estar enfocado a producir Experiencias de desarrollo forestal y agroforestal en el Caribe colombiano 11
  • 13. Plantación con Teca bajo sistema tradicional. C.I Turipaná Plantación con Teca bajo sistema agroforestal. C.I Turipaná fustes de buen tamaño, dependiendo de la demanda en el mercado y las tecnologías de utilización, aunque hoy en día la industria forestal está orientada a la utilización de diámetros de pequeñas dimensiones de buena calidad, lo que favorece un manejo más intensivo de las plantaciones para obtener productos útiles, incluso desde el primer tratamiento de aclareo. Manejo en vivero. Las semillas son ortodoxas y pueden almacenarse con contenidos de humedad de 6% a 7% y temperaturas ≤ 0°C, condiciones que permiten mantener la viabilidad por varios años. El tratamiento pregerminativo depende de si la semilla está escarificada o no; si no lo está, el mejor tratamiento consiste en la inmersión en agua durante la noche y en el día exponerla al sol sobre una lona, repitiendo el procedimiento durante 12 días. Por el contrario, si la semilla está escarificada solo requiere dejarla en remojo durante 24 horas. 12 Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria - madr
  • 14. Plantación. Su crecimiento inicial es muy rápido, de acuerdo al tipo de suelo y la calidad genética de las semillas. El espaciamiento en las plantaciones de esta especie depende en gran medida del producto deseado, entre ellos leña, postes, maderaje o una mezcla de productos a varios puntos de la rotación. Los espaciamientos tradicionales para las plantaciones varían entre 1.5 X 1.5 m y 4.6 X 4.6 m, con algunos espaciamientos irregulares de 3 por 6 m. Un espaciamiento de 3 X 3 m en plantaciones puras se usa comúnmente para la producción de madera. Usos. La Teca se usa para hacer muebles finos, pisos, ensambladuras, terminaciones de interior, dinteles, puertas, entrepaños, tallados, artículos torneados, tanques de gran tamaño e instalaciones de laboratorio. De la corteza de las raíces y de las hojas jóvenes se extrae un colorante (tintas) para telas de seda y algodón; y de las flores se puede decir que tienen propiedades diuréticas. • ACACIA Nombre científico: Acacia mangium Willd Familia: Leguminoceae - Fabaceae Nombres comunes: Acacia, Mangium Esta especie presenta un rápido crecimiento, ya que puede alcanzar hasta los 30 m de altura y un diámetro de 90 cm en tan solo 5 años. Tolera suelos muy pobres, crece desde los 0 hasta unos 1.000 metros de altura sobre el nivel del mar con un límite superior de 780 m. En cuanto al rango de temperatura se encuentra entre 13 a 21º C como temperaturas mínimas, y de 25 a 32º C en temperaturas máximas. Su madera se caracteriza por ser dura, resistente y densa, frecuentemente comparada con la madera de Teca (Tectona grandis) – de alta calidad– y con la del Nogal (Cordia alliodora). Estas cualidades la han hecho atractiva en los mercados nacionales e internacionales para la fabricación de muebles finos, en ebanistería de alta calidad y en la construcción de vivienda para la fabricación de gabinetes, marcos para puertas, ventanas y molduras. De la misma forma, se utiliza como follaje para el ganado y en la recuperación de áreas degradadas. Experiencias de desarrollo forestal y agroforestal en el Caribe colombiano 13
  • 15. Plantación con Acacia bajo sistema tradicional. C.I Turipaná Plantación con Acacia bajo sistema agroforestal. C.I Turipaná Producción en vivero. Las semillas requieren de tratamiento pregerminativo para inducir la germinación; para esto se puede lijar la semilla y luego sumergirla en agua hirviendo 1.5 minutos dejándola posteriormente en remojo en agua ambiente durante 24 horas. Plantación. La Acacia crece hasta 8 m de altura y 9 cm de diámetro a los 2 años. Además de caracterizarse por ser una especie de rápido crecimiento, es de importancia por tener gran capacidad de aportar nutrientes al suelo, recuperar suelos degradados y producir madera de buena calidad para muebles, celulosa, leña y carbón. Las plantaciones usualmente se establecen con espaciamiento de 2.4 x 2.4 y 3 x 3 m (1.736 y 1.111 árboles por ha respectivamente), siendo esta última la más implementada. Requiere de podas de formación. Usos. Su madera es apta para la construcción, ebanistería, fabricación de muebles (por su firmeza y color) y tableros de partícula; para 14 Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria - madr
  • 16. la producción de pulpa y ayuda en la recuperación de suelos; e igualmente es usada como componente arbóreo dentro de sistemas agroforestales, silvopastoriles o cercas vivas. • ROBLE Nombre científico: Tabebuia rosea (Bertol) Familia: Bignoniaceae Nombres comunes: Falso roble, Ocobo (Colombia), Macualiso (Honduras), Roble de sabana (Costa Rica). T. rosea está distribuida entre México, América Central y el norte de Suramérica. Crece en una variedad de hábitats, con tendencia a dominar en bosque húmedo bajo, bosque de galería y áreas con inundaciones estacionales; también en bosque seco tropical, bosque de montaña y tierras agrícolas abandonadas. Se encuentra desde el nivel del mar hasta los 1.200 m, aunque ocasionalmente se puede encontrar a altitudes mayores. Alcanza a medir de 15 a 30 m de alto, con diámetros Plantación con Roble bajo sistema tradicional. C.I Turipaná Plantación con Roble bajo sistema agroforestal. C.I Turipaná Experiencias de desarrollo forestal y agroforestal en el Caribe colombiano 15
  • 17. de hasta 90 cm con un tronco recto. Su madera es excelente para trabajar, presenta un acabado atractivo y una variedad de usos. Producción en vivero. Las semillas se dejan en remojo durante 24 horas y presentan una germinación entre los 5 y 25 días, al cabo de los cuales se pueden trasplantar a bolsas en el momento de alcanzar una altura de 2 a 8 cm. Plantación. Es una especie que podría usarse con éxito en plantaciones comerciales. Las distancias de siembra más empleadas son: 3 x 3 m (1.111 árboles/ha) y 4 x 4 m (625 árboles/ha). Requiere de podas de formación a partir del segundo año para alcanzar un fuste limpio de 4 a 5 m. Usos. Es muy común como árbol ornamental. Por sus raíces profundas es útil para retención del suelo, como rompevientos, en cercas vivas y sombra para cacao. Presenta un buen desarrollo en plantaciones y ensayos de enriquecimiento y sistemas silvopastoriles; además tiene un alto potencial para uso en proyectos de restauración ecológica en zonas secas. Su madera se usa en construcción general, decoración de interiores, muebles finos, pisos, gabinetes, chapas decorativas, botes, ruedas de carreta, artesanías, cajas y embalajes. 16 Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria - madr
  • 18. Capítulo 2. Sistemas productivos Existen múltiples razones para establecer plantaciones forestales en Colombia, y una de ellas es que la mayor parte del territorio es de vocación forestal, por lo que dichas plantaciones ayudan a proteger y recuperar los suelos y la biodiversidad, contribuyen a disminuir la presión a los bosques naturales, generan empleo y producen materia prima para el desarrollo de diversas industrias. • PLANTACIONES FORESTALES Tipos de plantaciones forestales Plantaciones Puras. Es el establecimiento de plantaciones con una sola especie (nativa o exótica) en un mismo sitio. Algunas experiencias demuestran que las plantaciones con especies nativas tienen un buen potencial para acelerar los procesos de recuperación de la biodiversidad en áreas degradadas (Guariguata et al., 1995; Powers et al., 1997; Montagnini, 2001). Plantaciones Mixtas. Es el establecimiento de plantaciones con dos o más especies. Las plantaciones mixtas, en comparación con las plantaciones puras, promueven la regeneración de una mayor diversidad de especies en el sotobosque al crear una mayor variabilidad en el hábitat y un microclima que favorece la adaptabilidad de especies para la germinación y crecimiento (Guariguata et al., 1995; Montagnini, 2001). Experiencias de desarrollo forestal y agroforestal en el Caribe colombiano 17
  • 19. Plantación pura de Ceiba Cerca viva de Ceiba Cercas vivas. Consiste en sembrar hileras de árboles y/o arbustos dentro de la finca con el fin de demarcar linderos y separar parcelas de cultivos o potreros. Las cercas vivas proveen beneficios como: mejorar los linderos y las divisiones en los potreros, proporcionar alimento nutritivo y sombra a los animales y ayudar a proteger los cultivos y animales del viento; además de producir madera, leña, postes, forraje, abonos verdes y frutos, entre otros. Plantaciones forestales energéticas. Son plantaciones de árboles que se establecen con el fin de suplir necesidades de tipo energético (leña y carbón). Se caracterizan por desarrollarse en un periodo de tiempo corto y con especies identificadas por su capacidad de rápido crecimiento y de alta demanda local. 18 Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria - madr
  • 20. • SISTEMAS AGROFORESTALES La agroforestería es un sistema sostenible de manejo del cultivo y el suelo en el cual los árboles son combinados en este sistema con cultivos agrícolas y/o producción animal en alguna forma de arreglo espacial o secuencia temporal, en donde los componentes interactúan entre sí con el fin de garantizar la sostenibilidad de la producción, la seguridad alimentaria y la protección del ambiente. Su característica principal es la capacidad de optimizar la producción del territorio a través de un aprovechamiento diversificado en donde el árbol cumple un rol fundamental, tanto en lo ecológico como en lo económico. Los beneficios de un sistema agroforestal pueden ser diferentes para cada región, sin embargo, entre los que más se destacan están: la protección y el mejoramiento del suelo, por su incorporación y aporte de materia orgánica al sistema; más de un tipo de producto, lo cual asegura una mayor estabilidad y retornos económicos en el mediano y largo plazo; y obtención de subproductos como leña, postes, frutos, etc., que mejorará la calidad de vida de los propietarios. Así mismo, y dado el reconocido aumento en la eficiencia biológica del sistema, ayudará a un incremento de la productividad no solo para el productor sino para toda la comunidad y la región. Arreglo agroforestal con flemingia, chontaduro y maderables (C.I. Macagual) Experiencias de desarrollo forestal y agroforestal en el Caribe colombiano 19
  • 21. Como componente importante dentro de la agroforestería está el árbol, ya que suministra productos necesarios para el productor y beneficios al medio ambiente, contribuyendo al mantenimiento y recuperación de la fertilidad del suelo. Este componente es incluido dentro de los diferentes modelos, los cuales se diseñan teniendo en cuenta la densidad de plantación y de acuerdo a un espaciamiento tal que permita el crecimiento de los otros componentes asociados al sistema (ejemplo, los agrícolas). Los beneficios de este componente son: • Protección del suelo contra su degradación • Producción de madera (que sirve tanto para el autoconsumo como para la venta y/o transformación). • Productos no maderables como frutos, miel, hongos y otros • Combustible (leña y carbón) Tipos de modelos agroforestales (según su estructura) Silvopastoril. Es un sistema en el cual se combinan árboles y/o arbustos con pasturas más el componente animal en una unidad de área específica. Mediante esta combinación se pueden lograr beneficios entre los que se encuentran el aumento de la fertilidad del suelo a través de la incorporación de especies leguminosas fijadoras de nitrógeno, obtener madera para usos domésticos e industriales y disminuir el estrés calórico en los animales por medio de la incorporación de árboles para sombrío. Además, el ganado generará un ingreso para el agricultor mientras crecen los árboles, de los cuales se podrán obtener carne y otros productos (como la leche), los que pueden ser destinados para venta o autoconsumo. Este sistema productivo se puede establecer de tres formas: 1) Desde el inicio de su planificación, diseñado como un sistema de producción silvopastoril. 2) A partir de un terreno en el que ya existe la pastura, estableciendo el componente forestal. 3) Se puede manejar en forma silvopastoril realizando actividades silviculturales como podas y raleos para, posteriormente, establecer la pastura. 20 Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria - madr
  • 22. El objetivo de este modelo es la interacción apropiada de los componentes árbol-pastura-animal. Para tener un manejo adecuado, se pueden obtener productos maderables de alta calidad a largo plazo, mientras se adquiere un ingreso a corto plazo derivado de la ganadería y otros productos no maderables. Tipo de sistemas silvopastoriles Cercos vivos. Consiste en utilizar las especies arbóreas como cerco, ya sea en una o más hileras. Se pueden conseguir beneficios como: disminución en los costos de los cercos convencionales, reducción de la presión sobre bosques naturales por productos madereros (madera, leña, postes), obtención de forraje adicional en el caso que la especie elegida sea palatable, y protección del suelo, pradera y animales. Árboles y arbustos dispersos en potreros. Es la forma más común de silvopastoreo. Generalmente los árboles aparecen en forma natural o son plantados y son cuidados por el valor de la madera y/o frutos. La vegetación está constituida por la combinación de árboles y/o palmas con pasturas. Arreglo silvopastoril con Teca Arreglo silvopastoril con palma de coco Experiencias de desarrollo forestal y agroforestal en el Caribe colombiano 21
  • 23. Especies arbóreas o arbustivas en fajas. Consiste en establecer los árboles y/o arbustos en una o más hileras de plantación, manteniendo un mayor espaciamiento entre las fajas en forma de callejón. Su diseño y ancho variarán dependiendo del interés del productor y de las condiciones del sitio. Los espaciamientos entre las fajas de árboles otorgan un mejor acceso para siembras, fertilización y cosechas, y mayor espacio tanto para la producción de pastos como para el movimiento y manejo animal. Especies arbóreas o arbustivas como barreras vivas. Las especies leñosas se ubican en fajas (una o más hileras) en curvas de nivel, favoreciendo el crecimiento de la pastura. El distanciamiento entre fajas dependerá en gran medida de la pendiente del sitio, del nivel de erosión que presenta el suelo, la cubierta vegetal existente entre las fajas de plantación y la cantidad e intensidad de las lluvias. Silvoagrícola. En estos sistemas se combinan árboles y/o arbustos con cultivos agrícolas en una misma unidad de tierra. Su objetivo Sistema silvoagrícola de árboles con maíz Árboles como barreras vivas 22 Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria - madr
  • 24. es maximizar y diversificar la productividad de los suelos con el propósito de brindarle al productor beneficios económicos a corto, mediano y largo plazo. Agrosilvopastoril. En éste se combinan árboles y/o arbustos con cultivos y ganado en forma simultánea o en forma secuencial. Los árboles proporcionan un microclima favorable para los animales (sombra y disminución de la temperatura). La magnitud del sombreado depende de la cantidad de árboles por unidad de superficie, el diámetro de las copas y su frondosidad. La sombra protege al animal del excesivo calentamiento por insolación directa y reduce la temperatura ambiental, la cual se relaciona con el balance térmico del animal. • USO ADECUADO DEL SUELO Para que un sistema sea sostenible se debe respetar la vocación o uso del suelo en función de la topografía, el estado nutricional y las condiciones agroclimáticas. En algunos casos, los suelos pueden tener vocaciones combinadas, como por ejemplo la implementación de un sistema silvoagrícola o silvopastoril –en el que se combina el uso agrícola y forestal– o el sistema ganadero y forestal en un mismo sitio, las que pueden ser más beneficiosas en términos de diversificación de productos, rendimiento y sustentabilidad en el tiempo. Suelos de vocación forestal. Se refiere a aquellas tierras en las cuales la vegetación natural o el bosque deben ser mantenidos como cobertura permanente en razón de sus características naturales de clima, pendiente, suelos y riesgos erosivos o por su beneficio social. Las tierras de vocación forestal no admiten uso agrícola o pecuario (Figura 1). Para tener éxito en la plantación lo recomendable es seleccionar la especie forestal que se adapte mejor a las condiciones del lugar, para luego plantar –dependiendo de la topografía del terreno– con una buena preparación del suelo, manejando y protegiendo adecuadamente las plantaciones establecidas. Experiencias de desarrollo forestal y agroforestal en el Caribe colombiano 23
  • 25. Figura 1. Uso adecuado del suelo (Adaptado de INFOR, 2005) Suelos de vocación silvopastoril. El uso del suelo con vocación silvopastoril se presenta principalmente en terrenos de laderas medias o bajas donde es posible utilizarlo para labores de ganadería, mejorándolos con pastos forrajeros o combinando el ganado con especies arbóreas y/o arbustivas especialmente leguminosas, que favorezcan tanto el suelo como la dieta alimenticia del animal. Suelos de vocación silvoagrícola. Corresponde a suelos planos o de poca pendiente en donde se puede establecer todo tipo de cultivos agrícolas sin degradación del suelo. El agricultor generalmente debe realizar una rotación de cultivos y de potreros, de manera que no se produzca un desgaste del suelo y pérdida de fertilidad; del mismo modo, puede combinar los usos agrícolas con especies forestales en forma de callejones, cortinas cortavientos, cercos vivos y otros, lo que se denomina sistema silvoagrícola. • MANEJO DE PLANTACIONES Y/O SISTEMAS AGROFORESTALES Determinar el objetivo para el cual se establecerá una plantación es uno de los pasos más importantes en la planeación forestal, ya que de 24 Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria - madr
  • 26. esta selección dependerán los productos que se requieran alcanzar. El adecuado establecimiento de una plantación o de un sistema agroforestal estará sujeto a unas actividades orientadas en mejorar las condiciones del suelo para favorecer el crecimiento inicial, sobrevivencia y desarrollo de la plantación. Las plantaciones forestales, al igual que los sistemas agroforestales, cumplen una función fundamental en el abastecimiento de materia prima, así como en la producción de energía renovable, el suministro de bienes y servicios ambientales, la ampliación de la oferta de recursos y la generación de empleo. Por esta razón, buscando garantizar el buen desarrollo de la plantación y/o sistema agroforestal, es necesario realizar adecuadas prácticas de manejo. Dentro de una plantación forestal es aconsejable llevar –en lo posible– un cronograma de aquellas actividades silviculturales que permitan obtener mayor rendimiento y mejor calidad de los productos. Con un buen manejo se tendrán árboles de mayor diámetro y un producto final de excelente calidad. Las actividades silviculturales más importantes son: • Poda. Es una práctica silvicultural necesaria para lograr que la madera obtenida en una plantación sea de alta calidad, tenga estabilidad física y mecánica, y sea fácil de trabajar (Figura 2). La poda es la eliminación de ramas de los árboles, bien sea por la acción natural (autopodas) o artificial (mecánica) con el fin de obtener la madera libre de nudos y alcanzar la calidad esperada. Figura 2. Esquema para realizar podas adecuadas sin exceder el corte de ramas (Adaptado de CATIE-OFI., 2003). Experiencias de desarrollo forestal y agroforestal en el Caribe colombiano 25
  • 27. Tipos de podas • Poda natural o autopoda. Este tipo de poda es propia de algunas especies como el eucalipto, que se caracteriza por presentar una buena poda natural, lo que contribuye a que dé madera con pocos nudos y, por tanto, de excelente calidad; contrario a lo que se ve en el pino o ciprés, que presentan una poda natural de mala calidad, haciendo que la madera muestre ramas persistentes y muchos nudos. • Poda baja. Se hace una vez que cierra la copa, pero antes del primer raleo, buscando dejar libre de nudos la primera troza. • Poda alta. Consiste en eliminar las ramas del fuste entre 3 y 10 metros. Con esta actividad se busca lograr que el fuste quede limpio y libre de nudos, con el propósito de producir madera libre de nudos y de alta calidad. Es importante que esta poda se realice una vez han pasado 1 ó 2 raleos. Forma de cortar ramas. Las ramas de los árboles deben ser bien cortadas, evitando dañar la corteza del fuste. Cuando se requiera cortar ramas gruesas lo mejor es utilizar cuchillos o sierras, desbastando a unos 20 ó 30 cm del fuste iniciando con un corte de abajo hacia arriba para prevenir que se raje la corteza y posteriormente haciendo un corte de arriba hacia abajo para dejarlo listo. Planificación de podas La poda en plantaciones forestales es una actividad de alto costo pero necesaria en muchas especies; de ella depende la calidad del producto final (volumen de madera libre de nudos). Poda inicial. Se recomienda realizar la primera poda cuando las especies forestales tengan de 3 a 4 metros de altura. Es conveniente en esta poda dejar libre de ramas la primera mitad de la altura total de los mejores árboles de la plantación, porque si se eliminan demasiadas ramas vivas se reduce el crecimiento del árbol. Lo recomendable es efectuar la primera poda al final de la época seca, debido a que se obtienen ventajas como: rápido secado de los cortes, bajo riesgo de enfermedades, cicatrización rápida de los cortes y facilidad de realizar la práctica cuando los árboles tienen poco follaje (Figura 3). 26 Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria - madr
  • 28. Figura 3. Tipo de cortes de ramas para realizar podas (Adaptado de CATIE-OFI., 2003) También vale señalar que aquellos de mala forma, con plagas o enfermedades y de pobre crecimiento, serán los primeros a eliminar en el primer raleo. Segunda poda. Se efectúa inmediatamente después del primer raleo, y se concentra únicamente en los mejores árboles. Su fin es asegurar al menos una troza comercial libre de nudos, por lo que se poda hasta los 3.5 m. Para este caso solo se podan los árboles que llegan a la corta final, es decir, deben podarse 250 a 300 árboles/ha bien distribuidos, lo que significa podar un árbol cada 6-7 m de distancia. Instrumento para realizar podas en árboles Experiencias de desarrollo forestal y agroforestal en el Caribe colombiano 27
  • 29. Raleo o aclareo El raleo es una actividad silvicultural que consiste en reducir gradualmente el número de árboles (densidad) en la plantación. Su objetivo es dar mayor espacio a los mejores individuos, favoreciendo un rápido aumento en diámetro y altura; esto con el fin de disminuir la competencia por agua, luz y nutrientes buscando no perjudicar el buen desarrollo de los árboles. Al ralear se deben eliminar los árboles que manifiesten las siguientes características: que tengan mala forma; que estén bifurcados, inclinados, suprimidos o poco desarrollados y enfermos; y los que presenten menor diámetro y altura (Figura 4 y 5). Dentro del manejo silvicultural de una especie forestal es importante conocer la densidad del rodal como uno de los factores importantes, después de la calidad del sitio, para la determinación de la productividad de un sitio forestal. La densidad del rodal es un factor que el reforestador o el técnico forestal puede manejar durante el desarrollo de una plantación. Índice de densidad de rodal de Reineke Es un indicador del número de árboles por unidad de superficie que un rodal podría tener a un diámetro cuadrático de referencia; es decir, el índice de densidad del rodal de Reineke (IDR) está definido por el número de árboles que un rodal tiene a un diámetro medio de 25 cm. Así mismo, dependiendo de la especie y de la edad de turno se programa la intensidad del raleo, para lo cual se deberá consultar a un ingeniero forestal. Por lo general se deben considerar tres raleos. El primero busca reducir la población en un 50%, aproximadamente, eliminando aquellos individuos de menor desarrollo, quebrados, enfermos y con características no deseables que pueden aminorar el valor final del producto (Figura 4). El segundo se debe realizar cuando las ramas de los árboles empiezan a entrecruzarse de nuevo; esto habitualmente ocurre cuando la plantación forestal alcanza entre 14 y 15 m de altura, reduciendo cerca de un 33% de la población. 28 Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria - madr
  • 30. Figura 4. Características de los árboles que deben ser raleados Raleo en plantación de Melina En el tercer y último raleo se aprovecha el otro 33% de la población, quedando así con una población entre los 250 a 300 individuos para la corta final, logrando que con este manejo se puedan obtener árboles con los diámetros ideales (mayores a 40 cm). Adicional a la actividad de poda y raleo las plantaciones requieren, desde el inicio de la plantación, de actividades importantes dentro del mantenimiento, como son el control de malezas y la fertilización. Experiencias de desarrollo forestal y agroforestal en el Caribe colombiano 29
  • 31. a b Figura 5. (a) Selección de árboles para raleo: bifurcados, inclinados, torcidos, enfermos y suprimidos. (b) Se dejan los árboles dominantes y bien formados. Control de malezas El control de malezas es una actividad importante para una plantación y/o sistema agroforestal desde el establecimiento hasta el cierre del dosel. La presencia de malezas puede causar desde un retraso importante en su crecimiento hasta la pérdida total de los árboles y de los cultivos que se encuentran en asocio con los árboles, para el caso de los sistemas agroforestales. Es por esto que este tipo de actividad debe realizarse teniendo en cuenta las características propias del sitio, el tipo de maleza y la época del año; teniendo en cuenta realizar el control los primeros años de la plantación, con el fin de evitar la competencia entre las malezas y los árboles por luz, agua y nutrientes. El control de maleza puede ser manual (utilizando machete o azadón), mecanizado (guadaña, romi o rastrillo) o químico (manual con bomba de espalda) (Figura 6). Figura 6. Control de maleza con machete y con productos químicos 30 Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria - madr
  • 32. Deshije Esta actividad es necesaria en las especies forestales con gran capacidad de rebrote, por ejemplo aquellas que han sido producidas por pseudoestaca, como la Melina, la Ceiba y la Teca, por lo que se recomienda hacer una selección del eje principal para estimular y conducir el crecimiento en un solo eje. Es importante que la selección sea realizada con base en el diámetro, la altura y su posición respecto al viento; además, hacerlo cuando los brotes tengan de 0.5 a un metro de altura. Para deshijar se eliminan todos los rebrotes excepto el mejor, cortándolos con un serrucho podador, machete o tijeras a ras del tallo, evitando dañar el tejido del fuste. Deschuponado Es la eliminación de brotes no deseables de un árbol plantado. La práctica es necesaria cuando las especies producen más de un rebrote, pues solamente uno de ellos debe desarrollarse para obtener un árbol grande y de buena calidad. Si se dejan varios rebrotes la calidad del árbol será muy pobre, con varios troncos mal formados y poco desarrollados. Experiencias de desarrollo forestal y agroforestal en el Caribe colombiano 31
  • 33.
  • 34. Capítulo 3. Experiencias forestales y agroforestales en el caribe colombiano • Crecimiento de árboles en sistemas forestales y agroforestales La utilización de árboles en los sistemas de producción no es una práctica nueva; esto ha sido incluido en la producción forestal y la ganadería en la región Caribe de Colombia. La práctica tradicional y la experiencia de los productores forman la base con la cual los sistemas forestales y agroforestales actuales han evolucionado; no obstante la agroforestería, al combinar especies anuales y perennes leñosas, garantiza una mayor sostenibilidad del sistema productivo en la medida que reproduce un ecosistema cercano al natural. En el Centro de Investigación Turipaná de CORPOICA en Cereté (Córdoba) –ubicado a 8°51’ de latitud Norte y 75°49’ de longitud Oeste, con una altura de 13 msnm, formación ecológica Bosque Húmedo Tropical, una temperatura promedio de 28° C, humedad relativa promedio de 83% y una precipitación promedio anual de 1.200 mm– se establecieron ensayos con las especies forestales Tectona grandis, Acacia mangium, Gmelina arborea, Pachira quinata y Tabebuia rosea bajo sistema tradicional (plantación pura) y en agroforestería (Figura 7). Bajo el sistema tradicional cada especie forestal fue sembrada a una distancia de 3 x 3 m; por otro lado, en el sistema agroforestal las especies forestales se sembraron a la misma distancia que en el sistema tradicional, en asocio con plátano (Musa sp.), guandul (Cajanus cajan), maíz (Zea mayz) y fríjol (Phaseolus vulgaris). El maíz y Experiencias de desarrollo forestal y agroforestal en el Caribe colombiano 33
  • 35. el fríjol se rotaron cada año y fueron establecidos en la calle. El maíz se sembró en dos hileras en el centro de la calle, a una distancia de 0.7 m entre hileras y 0.3 cm entre plantas. Una vez cosechado el maíz se sembró el fríjol a la misma densidad del maíz. El plátano se sembró intercalado con los árboles (Figura 8). El sistema contempló un componente leguminoso como el guandul (C. cajan), el cual se empleó como abono verde al suelo mediante podas tres veces al año. Esta especie se sembró a 1 m entre plantas y a1 m a ambos lados de la especie forestal. Figura 7. Esquema del sistema agroforestal establecido con especies forestales. C.I Turipaná. Figura 8. Distancias de siembra de las especies en el arreglo agroforestal 34 Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria - madr
  • 36. Arreglo agroforestal con Teca en en asociación con plátano, guandul y maíz. C.I Turipaná Arreglo agroforestal con Teca en asociación con plátano y fríjol. C.I Turipaná Después del establecimiento de las parcelas experimentales, se realizó el respectivo manejo en las especies forestales y las asociadas al sistema agroforestal, así como la evaluación del crecimiento en altura y diámetro de los árboles y la producción de los cultivos asociados. Como resultado, a los 25 meses de evaluación se pudo concluir que las especies Teca, Ceiba y Melina presentaron un mayor incremento medio anual (IMA) en diámetro bajo el sistema agroforestal, mientras que en el Roble y la Acacia fue en el sistema tradicional de monocultivo (Tabla 1). Con respecto al IMA en altura (m/año), las especies Teca, Ceiba y Melina presentaron un mayor desarrollo bajo el sistema agroforestal; por otro lado, en el Roble y la Acacia el crecimiento fue igual en los dos sistemas, agroforestal y tradicional (Tabla 2). Experiencias de desarrollo forestal y agroforestal en el Caribe colombiano 35
  • 37. Tabla 1. Incremento medio anual (IMA) en diámetro (cm/año) de cinco especies forestales bajo dos tipos de sistema. C. I. Turipaná, Cereté (Córdoba). Tipo de sistema IMA en diámetro (cm/año) Roble Teca Acacia Ceiba Melina Agroforestal 3.2 4.5 3.1 4.3 6.6 Tradicional 3.3 3.3 3.2 3.6 5.9 Tabla 2. Incremento medio anual (IMA) en altura (m/año) de cinco especies forestales bajo dos tipos de sistema. C. I. Turipaná, Cereté (Córdoba). Tipo de sistema IMA en altura (m/año) Roble Teca Acacia Ceiba Melina Agroforestal 2.6 3.7 2.5 2.6 5.9 Tradicional 2.6 3.6 2.5 2.2 5.1 Con relación al IMA en volumen (m3/ha/año), las especies Teca, Ceiba y Melina presentaron un mayor volumen bajo el sistema agroforestal, mientras que en el Roble y la Acacia fue en el sistema tradicional de monocultivo (Tabla 3). Tabla 3. Incremento medio anual (IMA) en volumen (m3/ha/año) de cinco especies forestales bajo dos tipos de sistema. C. I. Turipaná, Cereté (Córdoba). Tipo de sistema IMA en volumen (m3/ha/año) Roble Teca Acacia Ceiba Melina Agroforestal 4.4 14.1 4.3 7.6 38.5 Tradicional 4.9 4.6 4.7 4.3 27.5 Cambios de las propiedades físicas del suelo Durante el desarrollo de la investigación se evaluaron las propiedades físicas del suelo, entre ellas la resistencia mecánica a la penetración de las raíces, la velocidad de infiltración del agua y la densidad aparente del suelo. La Gráfica 1 resume el comportamiento de la resistencia a la penetración de las raíces de los árboles por el suelo luego de 25 meses de haberse establecido los dos sistemas de producción (tradicional y agroforestal) con cinco especies forestales. En términos generales, se observaron cambios muy similares en la resistencia mecánica de los suelos para las especies en estudio y los dos sistemas de producción. 36 Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria - madr
  • 38. Gráfica 1. Cambios promedio de la resistencia mecánica del suelo a través del tiempo bajo sistema tradicional de monocultivo y sistema agroforestal con cinco especies forestales. C.I Turipaná. En el 2007 los suelos se encontraban entre 2.5 y 3.0 Mpa en profundidades de 0 a 20 cm, y entre 2.0 y 2.7 Mpa en profundidades de 20 a 60 cm. Ya para el 2008 y 2009 se pasó de un estado de degradación por compactación muy severa a mejorar la condición de resistencia a la penetración de las raíces en los dos primeros años de evaluación –para los dos sistemas– con valores de 0.3 y 1.6 Mpa en los primeros 20 cm y entre 1.2 y 1.7 Mpa de 20 a 60 cm. A pesar de que Ugalde et al. (1997) afirma que los suelos compactados por ganadería extensiva son un factor limitante para el desarrollo de los árboles (sobre todo en su establecimiento), estas especies han mostrado un buen desarrollo y un buen trabajo por parte de sus raíces en el proceso de reducción de la compactación del suelo, sin olvidar el importante papel que desempeñan los aportes de materia orgánica por parte de los árboles y las especies en asocio. Otras variables físicas del suelo evaluadas en este proyecto fueron la velocidad de infiltración del agua al suelo y la densidad aparente. Antes del establecimiento de los sistemas agroforestal y tradicional (2007) se realizó la toma de la línea base de estas dos variables, la cual Experiencias de desarrollo forestal y agroforestal en el Caribe colombiano 37
  • 39. Medición de la velocidad de infiltración del agua al suelo presentó una velocidad de infiltración promedio del lote calificada de ‘muy lenta’ (0.6 cm/h) y una densidad aparente promedio alta (entre 1.5 y 1.8 g.cm-3); esto debido a la compactación presentada por su uso anterior del suelo en ganadería por más de 10 años. Es normal apreciar estos comportamientos en la infiltración de agua en suelos de potreros; por lo demás muchos investigadores como Taboada y Micucci (2002), citados por Landini et al. (2007), confirman que los suelos sometidos a pisoteo animal presentan compactación, menor aireación e infiltración. Pasados dos años del establecimiento de los sistemas agroforestal y tradicional con árboles forestales, las pruebas de seguimiento mostraron que la velocidad de infiltración y la densidad aparente han mejorado en los dos sistemas, debido posiblemente al aporte de hojarasca proveniente de los árboles y las especies en asocio, cuya caída de hojas juega un papel significativo al proveer cobertura al suelo modificando el ambiente edáfico, ya que dicha hojarasca al descomponerse se convierte en fuente importante de materia orgánica favoreciendo la estructura del suelo, la presencia de micro y macroorganismos y el ciclaje de los nutrientes. 38 Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria - madr
  • 40. Evaluación financiera Con los datos de producción de los cultivos agrícolas asociados (maíz, fríjol y plátano) y del volumen de madera proyectado, junto con el esquema de manejo y flujo de costos e ingresos del sistema productivo forestal y agroforestal con cada una de las cinco especies, se realizó la evaluación y análisis de rentabilidad de los sistemas, utilizando los indicadores económicos VPN, TIR y la relación B/C. El tratamiento tradicional fue el más económico en las cinco especies, por no considerar rubros como insumos fertilizantes y asociación con especies agrícolas. El costo de establecimiento y sostenimiento para las especies Acacia (A. mangium) y Melina (G. arborea) –para un turno de 12 años cada una– fue de $5.735.530; mientras que para Ceiba (P. quinata), Roble (T. rosea) y Teca (T. grandis) –para un turno de 24 años cada una– fue de $7.619.530. Es así como la mejor alternativa de las cinco especies y la que generó mayores rendimientos financieros por hectárea fue la Melina (G. arborea) bajo sistema agroforestal con fertilización química, con una rentabilidad esperada del 25.06% (TIR), un valor presente de $7.570.775 (VAN), una relación beneficio- costo de 3.99 (B/C) y un incremento medio anual (IMA) en volumen de madera de 48.7 m3/ha/año. Experiencias de desarrollo forestal y agroforestal en el Caribe colombiano 39
  • 41.
  • 42. Conclusiones y recomendaciones El estudio tuvo como fin contribuir a la ampliación del conocimiento de las cinco especies forestales comerciales de alta calidad e importancia para la región Caribe colombiana. Con la información generada de este proyecto, el productor puede tomar una decisión de elegir la especie que va a plantar y bajo qué sistema le proyecta mayores alternativas económicas. La siembra de las cinco especies forestales, Teca (T.grandis), Melina (G. arborea), Acacia (A. mangium), Roble (T. rosea) y Ceiba (P. quinata) en sistema agroforestal y en plantaciones puras, mejoró las condiciones físicas del suelo donde se establecieron, ya que dichas especies redujeron la densidad aparente, la resistencia mecánica a la penetración y la velocidad de infiltración en los suelos. De la misma forma, tanto en el sistema tradicional como en el agroforestal se redujo la densidad aparente y la resistencia mecánica con respecto a la línea base al inicio del ensayo. Igualmente, se mejoró la velocidad de infiltración del agua al suelo. Estas mejorías en las propiedades físicas del suelo van a favorecer el crecimiento de las raíces en espacios de menor resistencia, tales como los que se ubican entre las estructuras, en cavidades formadas por la fauna del suelo, y por la muerte y descomposición de raíces. Desde el punto de vista económico, los sistemas agroforestales dan el mayor rendimiento financiero por hectárea para las cinco especies forestales estudiadas. Sin embargo, una de las desventajas es la notable necesidad de mano de obra para el sostenimiento, manejo y aprovechamiento de las especies involucradas en los arreglos, puesto que se necesita más atención y cuidado para el mantenimiento y cosecha de cada una de estas especies. Experiencias de desarrollo forestal y agroforestal en el Caribe colombiano 41
  • 43. Bibliografía Arshad, M. A., Lowery, B. y Grossman, B. (1996). Physical tests for monitoring soil quality (P. 123-142). Balcorta, H. y Vargas, J. (2004). Variación fenotípica y selección de árboles en una plantación de Melina (Gmelina arborea). Chapingo, Estado de México: Revista Chapingo, División de Ciencias Forestales, Universidad Autónoma Chapingo. C. P. 56230. CATIE-OFI. (2003). Árboles de Centroamérica: un manual para el extensionista. Oxford: Instituto Forestal de Oxford. Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza (1.076 p.). Daniel, P. W.; Helms, U. E. y Baker, F. S. (1982). Principios de silvicultura. México: Editorial McGraw-Hill (492 p.). Doran, J y Jones, A. (1996). Methods for assessing soil quality. Madison, WI: Soil Sci. Soc. Am. SSSA. Spec. Publ. 49. Guariguata, M; Rheingans, R y Montagnini, F. (1995). Early woody invasion under tree plantations in Costa Rica: implications for forest restoration. Rest. Ecol., 3: (pp. 252-260). INFOR. (2005). Cartilla Agroforestal Nº 6: Ordenamiento Predial y Agroforestería. Concepción, Chile: Programa Modelos Agroforestales para un Desarrollo Sustentable. Tomado de: http://www.agroforesteria. cl/menu/publicaciones/LIBROINFOR8.pdf 42 Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria - madr
  • 44. Landini, A; Martínez, D; Días, H; Soza, E; Agnes, D y Sainato, C. (2007). Modelos de infiltración y funciones de pedotransferencia aplicados a suelos de distinta textura. Argentina. (P. 79). Montagnini, F. (2001). Strategies for the recovery of degraded ecosystems: experiences from Latin America. Interciencia 26: (pp. 498-503). Murillo, O. y Camacho, P. (1997). Calidad de la poda en plantaciones forestales: Metodología para su evaluación. Agronomía Costarricense 21(2): 229-238. Powers, J. S.; Haggar, J. P. y Fisher R. F. (1997). The effect of overstory composition on understory woody regeneration and species richness in seven years old plantations in Costa Rica. Forest Ecology and Management 99: (pp. 43-54). Sage, L. y Quirós, R. (2001). Proyección de volumen de madera para aserrío proveniente de las plantaciones de melina y teca y otras fuentes. Fondo Nacional de Financiamiento Forestal Costa Rica. Proyecto TCP/ COS/006(A): Mercado e industrialización de materia prima proveniente de plantaciones forestales. (27 p.). Ugalde, Li. (1997). Resultados de 10 años de investigación silvicultural del proyecto Madeleña. Costa Rica: CATIE Turrialba. (P. 114). Experiencias de desarrollo forestal y agroforestal en el Caribe colombiano 43
  • 45. Terminó de imprimirse en diciembre de 2011 en Tel: 893 7710 Bogotá, DC, Colombia