Se ha denunciado esta presentación.
Utilizamos tu perfil de LinkedIn y tus datos de actividad para personalizar los anuncios y mostrarte publicidad más relevante. Puedes cambiar tus preferencias de publicidad en cualquier momento.

Lectio Divina 1

6.742 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Meditación
  • Sé el primero en comentar

Lectio Divina 1

  1. 1. La alegría de ser discípulo Mirada a la realidad Encuentro con Cristo Comunidad Eclesial Misión Eclesial ¿Qué Buscan? - ¿Dónde vives? Vengan y vean Vieron… y se quedaron con Él Hemos encontrado al Mesías
  2. 2. 1.1 La Palabra de Dios 1.2 La Sagrada Liturgia, fuente y cumbre de la Iglesia 1.3 La vida en comunidad 1.4 Los pobres, los marginados y excluidos 1.5 La piedad popular 1.6 La presencia de la Cruz en nuestras vidas 1.7 En la escuela de María Lugares de encuentro con el Señor
  3. 3. 56.1 La Palabra de Dios. Nos alegra la difusión y el conocimiento que la Palabra de Dios va teniendo en la Iglesia. La práctica cada vez más difundida de la Lectio divina o Lectura orante de la Biblia nos “conduce al encuentro con Jesús‐Maestro, al conocimiento del misterio de Jesús‐Mesías, a la comunión con Jesús‐Hijo de Dios, y al testimonio de Jesús‐Señor del universo” (33). A su vez, porque la Biblia es Palabra de Dios revelada…Esto significa que toda actividad pastoral debe nutrirse de la Sagrada Escritura y conducir a la Eucaristía (34).
  4. 4. “ ¿Cómo voy a Entenderlo si nadie me lo explica?” La respuesta del etíope a Felipe «¿Cómo voy a entenderlo si nadie me lo explica?» (Hch 8,31) es la misma que hoy dan muchos cristianos cuando se les pregunta si leen la Biblia y si comprenden lo que leen. Con frecuencia se sienten como aquel etíope, y necesitan de hombres y mujeres que, como Felipe, les ayuden a leer, y dejarse leer, por las Escrituras.
  5. 5. La «Lectio divina» es una manera de entrar en diálogo con el Dios que nos habla a través de su Palabra. Podemos representar gráficamente el itinerario de la «Lectio divina» de esta manera: LECTURA ¿Qué dice el texto? • Leer el texto de manera atenta y respetuosa. • Detenerse (estar-reposar) sobre el texto. • Descubrir el mensaje de fe. MEDITACIÓN ¿Qué me dice el texto? • Ponerse ante el espejo de la Palabra. • Interiorizar. • Ahondar en la propia vida ORACIÓN ¿Qué me hace decirle a Dios? • Orar la Palabra: pido, alabo, agradezco, suplico… CONTEMPLACIÓN • Dios se me da a conocer con la experiencia del corazón. • Serenidad ante el misterio de Cristo. COMPROMISO ¿Qué camino de vida me invita a tomar? • Ver la realidad con la mirada de Dios. • Configuración con Cristo y vida en el Espíritu. • Anuncio, compromiso y caridad.
  6. 6. La Lectio divina es un método de lectura orante de la Palabra de Dios. Porque es “lectura” buscamos comprender el texto para descubrir el mensaje de Jesús, y porque es “orante” entramos en diálogo con Jesús dejando que su mensaje nos anime y guíe. Un “método” es simplemente un camino gracias al cual llegamos a nuestra meta o destino. Orientaciones para Lectio Divina
  7. 7. Si la meta es el encuentro personal y comunitario con Jesucristo vivo , Palabra plena y definitiva del Padre, entonces un buen método o camino nos debe ayudar a conseguir esa meta. A esto nos ayuda la Lectio divina con sus cuatro pasos de lectura , meditación , oración y contemplación. Orientaciones para Lectio Divina Se trata de cuatro actitudes básicas del discípulo que, porque anhela seguir al Señor, se sienta a los pies de su Maestro para escuchar su Palabra (Lc. 10,39). Esta disposición de escucha lo lleva a comprender la Palabra ( Lectura ), a hacerla realidad en su vida ( Meditación ), a suplicar fuerza y luz para seguir el camino de Jesús y a dar gracias por su obra en la Iglesia ( Oración ), y a impregnarse del Reino de Dios y a trabajar por su venida ( Contemplación )
  8. 8. Recordemos que la Lectio divina es una lectura atenta de la Sagrada Escritura como la de un discípulo pendiente a no perder ninguna palabra de su maestro. Esta lectura prepara la conversión , pues la Biblia es “como un espejo” que pone al descubierto nuestras incoherencias y disfraces, porque es camino de revelación de Jesucristo y, por lo mismo, manifestación de la propia y más íntima verdad, pues “penetra hasta la división del alma y del espíritu, hasta lo más profundo del ser y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón” (Heb 4,12). Orientaciones para Lectio Divina
  9. 9. La Biblia debe ser leída en el espíritu con el que ha sido escrita. A través de ella, Dios nos habla, y para escucharle tenemos que estar en la misma sintonía. Esto significa que la lectura debe hacerse en un clima de oración, lo cual nos exige: • Abrir sinceramente el corazón para acoger lo que Dios nos dice a través de su Palabra. • Responder a Dios a través de la súplica, la acción de gracias... completando así el diálogo que él mismo comienza. Porque escuchamos a Dios cuando leemos su Palabra y le hablamos cuando le dirigimos nuestra oración. Orientaciones para Lectio Divina
  10. 10. Es muy importante que la lectura personal se complemente con la comunitaria. En la lectura comunitaria se ponen en juego los diversos carismas y sensibilidades para descubrir con más plenitud el mensaje de la Palabra de Dios, porque las diversas aportaciones hechas desde diversas experiencias de vida desvelan la riqueza de la Escritura con mayor claridad que la lectura individual. La lectura litúrgica es la mejor expresión de esta dimensión comunitaria. Orientaciones para Lectio Divina
  11. 11. La lectura de la Biblia tiene como meta la vida. Cuando nos acercamos a leer la Biblia, llevamos nuestra vida y la vida de quienes nos rodean. Al descubrir su mensaje y dejarnos interpelar por él, descubrimos que la Palabra de Dios nos ofrece un impulso para la vida, un camino de conversión. Normalmente, cuando nuestra lectura de la Biblia no desemboca en el compromiso, cada vez nos resulta más difícil de entender lo que leemos. Orientaciones para Lectio Divina
  12. 12. A continuación, haremos un ejercicio con la Lectio Divina. Reunidos en grupo, leeremos el texto de Mateo 22,34-40. Echaremos un vistazo a las notas que de él aparecen y lo comentaremos en grupo:¿Qué he aprendido de nuevo?; ¿Qué ha llamado mi atención?. Dejaremos tiempo para rezar (vamos a dar el tiempo) y finalmente, personal y grupalmente buscaremos un compromiso coherente con la palabra que hemos leído y escuchado. EJERCICIO CON LA LECTIO DIVINA
  13. 13. Evangelio: Mateo 22,34-40 34 Cuando los fariseos oyeron que Jesús había tapado la boca a los saduceos, se reunieron, 35 y uno de ellos, experto en la Ley, le preguntó para ponerlo a prueba: 36 -Maestro, ¿cuál es el mandamiento más importante de la Ley? 37 Jesús le contestó: -Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente. 38 Éste es el primer mandamiento y el más importante. 39 El segundo es semejante a éste: Amarás al prójimo como a ti mismo. 40 En estos dos mandamientos se basa toda la Ley y los profetas. LA LECTIO - MEDITATIO
  14. 14. Señor, te bendecimos porque… Ayúdanos a… Queremos amarte… Que tu Palabra nos… Te pedimos que nos concedas la gracia… LA ORATIO
  15. 15. Espero atento, aguardo confiado. Dios derrama su sentir y querer en mí. Me inspira, me inunda, me enciende. Me comprometo a… El Espíritu de Dios me empuja a… He resuelto terminantemente… (Aquí surge el compromiso) CONTEMPLATIO - ACTIO
  16. 16. VARONES : En este tiempo que nos regalas para vivir como amigos y hermanos tuyos, te pedimos que te quedes con nosotros . Queremos mantenernos fieles a tu mandato y empeñar todas nuestras energías y recursos en ser testigos de tu resurrección y de tu vida para nuestro pueblo.   DAMAS : Quédate con nuestra Iglesia que vive su fe en Chile. Sin ti, nos cansamos, perdemos el rumbo y nos encerramos en nosotros mismos, olvidando a tus preferidos, los pecadores y los pobres. “ QUÉDATE CON NOSOTROS, SEÑOR JESÚS”
  17. 17. VARONES : Quédate con cada uno de los pastores que has puesto al frente de las comunidades. Quédate con los sacerdotes y diáconos, nuestros hermanos colaboradores en la misión que nos encomendaste; quédate con nosotros, los obispos. Sin ti, dejamos de ser los pastores misericordiosos y compasivos, nos alejamos de tu pueblo, de los que sufren y te necesitan, y queda sin proclamarse la verdad y la vida que redime y humaniza. “ QUÉDATE CON NOSOTROS, SEÑOR JESÚS”
  18. 18. DAMAS : Quédate con nuestros agentes de pastoral , varones y mujeres, adultos, jóvenes y niños, que ponen sus capacidades y su tiempo al servicio del anuncio y la formación de la fe y se reúnen a celebrar con gozo el Misterio Pascual del Señor. Sin ti, se aferran al poder y palidece en ellos el testimonio alegre de ser tus discípulos misioneros, el servicio desinteresado y la espiritualidad que brota de una Iglesia llamada a ser casa y escuela de comunión. “ QUÉDATE CON NOSOTROS, SEÑOR JESÚS”
  19. 19. VARONES : Quédate con todos nuestros hermanos , miembros vivos de tu Cuerpo y discípulos misioneros como nosotros. Quédate con las familias, los jóvenes y niños, los pobres y excluidos, los trabajadores, empresarios y constructores de la sociedad. Sin ti, cada uno se preocupa de sus propios intereses, pierde el sentido comunitario y, en el mejor de los casos, se construyen grupos humanos con justicia pero sin amor, con leyes pero sin misericordia. “ QUÉDATE CON NOSOTROS, SEÑOR JESÚS”
  20. 20. DAMAS : Quédate con nuestros hermanos católicos alejados de la Iglesia, y perdónanos por las veces que hemos sido la causa de su desilusión. Sin ti, no hay camino de reconciliación que nos vuelva a congregar como Pueblo de Dios, como única familia de amor de nuestro Padre Dios en torno a la mesa de la Palabra escuchada y del Pan compartido.   VARONES : Hazte presente en todos los hombres y mujeres de buena voluntad , favorece en ellos sus ansias de felicidad y de vida, y a nosotros danos la luz de tu Palabra y el impulso misionero para anunciarles a Jesucristo camino, verdad y vida de una nueva y definitiva humanidad. “ Quédate CON NOSOTROS, SEÑOR JESÚS”
  21. 21. DAMAS : Quédate presente en aquellas realidades eclesiales y socio-políticas que nos llenan de alegría . En ellas reconocemos la abundante y eficaz presencia de tu Espíritu. Sin tu Espíritu todo se confunde, todo pierde consistencia evangélica, todo se transforma en signo de muerte y dejas de ser la vida de tu pueblo. VARONES: Hazte presente en aquellas realidades eclesiales y socio‐políticas dominadas por nuestro egoísmo y alejadas de tu proyecto del Reino. Contigo, podremos cambiar nuestro corazón y hacer que nuestras instituciones y estructuras sean evangelizadoras para que tu Espíritu haga nuevas todas las cosas. “ QUÉDATE CON NOSOTROS, SEÑOR JESÚS”
  22. 22. TODOS: ¡Quédate con nosotros, Jesús, con tu Iglesia peregrina que camina a la plenitud de la vida! ¡Allí se manifestarán los cielos nuevos y la tierra nueva que desde ahora estamos llamados a construir! AMÉN “ QUÉDATE CON NOSOTROS, SEÑOR JESÚS”

×