Se ha denunciado esta presentación.
Utilizamos tu perfil de LinkedIn y tus datos de actividad para personalizar los anuncios y mostrarte publicidad más relevante. Puedes cambiar tus preferencias de publicidad en cualquier momento.

El soldadito de plomo

809 visualizaciones

Publicado el

AYUDAS EDUCATIVAS

Publicado en: Educación
  • Sé el primero en comentar

El soldadito de plomo

  1. 1. Iórg Ivlüller El soldadito de plorno en dibujos, basado en el cuento de I-Ians Christian Andersen para Andrea, Gian, Cyrille, Thornas, Einilien y Julian
  2. 2. :'. K;v. —4———-, K e V ma,
  3. 3. , Í Ïxïxïw, 31
  4. 4. ¿fundada _ e
  5. 5. a e. » . «ve» _ A4.»)
  6. 6. .-¡
  7. 7. i e w
  8. 8. e}.
  9. 9. ‘i. __ ; "‘*c's -
  10. 10. V ‘f’ ¿iñláwil IMMIGRATIC POLICE n. j j ¡#4
  11. 11. V. QÏExir-afi Izt- ¡m4.
  12. 12. “a
  13. 13. Esta obra ha sido publicada con una subvención de la Dirección General del Libro, Archivos y Bibliotecas del lVfinisterio de Cultura. Título del original alernán: Der standhafte Zinnsolclat Traducido por Eduardo lVIartínez © 1996, Sauerlánder Verlag © 2002, Patrnos Verlag, GnIbI-I 8-: Co. KG Sauerlánder Verlag, Düsseldorf © para España y el español: Lóguez Ediciones Santa lVIarta de Torrnes (Salamanca) 2005 D. L.. : S. 1052-2005 ISBN: 84-89804-92-3 Printed in Spain Gráficas Varona, S. A. (Salarnanca)
  14. 14. ¿ganan ¿tu conoce 5:51 cueIlto (le 1:1 soiclacuto cie P101110” í En La narracion de tians Christian Andersen, el soldado de una sola pierna se enarnora de la bailarina del palacio, es arrancado de su pequeño nnundo, cornienza un viaje aventurero en un barco de papel y, finalrnente, regresa a casa, donde se le depara un final agridulce. Iórg lvlüller, el gran ilustrador suizo (Prernio I-Ians Christian Andersen), se apoya en esa historia corno punto de partida para crear este inusual álburn sin palabras. La historia, sin ernbargo, ha sido inventada de nuevo. Comienza en otro lugar, en nuestra época, y la princesa acornpaña al soldado en el Viaje. La vertiginosa odisea de los dos desiguales protagonistas nos lleva desde la habita- ción de los niños a las cloacas de la gran ciudad y, por Inar, en el vientre de un pez hasta África, finalizando allí donde rnenos se espera. El artista quiere que los dibujos sean "leídos” atentamente. Los rnúltiples deta- lles, contenidos en ellos, señalan el carnino y despiertan en el niño el placer por interrelacionarlos e inventar su propia historia, su propio cuento. » " ¡l ¿I'm

×