SlideShare una empresa de Scribd logo
1 de 38
Descargar para leer sin conexión
Filigramma
Filigramma
Revista de literatura
Revista de literatura
Sabersinfin.com/ Abril 2023. 2da temporada. N° 12.
Desconocidos
Desconocidos
Leticia Díaz Gama
Leticia Díaz Gama
La fotografía de Javier Nolasco Pérez
La fotografía de Javier Nolasco Pérez
Enrique Canchola Martínez
Enrique Canchola Martínez
Miguel Ángel Martínez Barradas
Miguel Ángel Martínez Barradas
Escritor invitado
Escritor invitado
No somos
los mismos
2
Revista Filigramma
Un año después no somos los mismos
Transcurrió un año desde el número anterior de Filigramma, para algunos efectos parece mucho
tiempo, para otros es nada.
Lo cierto es que no somos los mismos.
Necesitábamos hacer una pausa en las publicaciones para contar con más herramientas, más
experiencia, más horas de vuelo, más kilómetros de palabras.
Más hambre de tener en nuestras manos y pantallas el más reciente ejemplar de Filigramma.
Hoy, seguimos siendo ríos que nos prodigamos sin reticencia alguna al gigante mar, pero nuestro
contenido es diferente, disparidad que puede constatarse en cada corte transversal del micro oleaje
que conforma las grandes ondas.
Al fondo de nuestro caudal nuevas fuerzas impulsan el motor que mueve las aguas de la inspiración.
¡Y aquí estamos, poniéndole el pecho a lo que venga!
Al talento habitual de quienes conforman el Círculo de Escritores Sabersinfin y plumas adhe-
rentes, en esta ocasión incorporamos el arte visual de Javier Nolasco Pérez, el joven maestro en
Educación, fotógrafo y poeta, quien refrenda en su obra que el arte tiene un valor social inocultable,
ineludible, imprescriptible y esperanzador.
La lente de Javier está impregnada de esperanza, de confianza en el ser humano, de creencia en
una fuerza superior.
Editorial
3
Abril,2023,N°12
DIRECTORIO
Filigramma
Filigramma
Revista Literaria No. 12
Revista Literaria No. 12
Publicación bimestral
Publicación bimestral
Director General
Director General
Sabersinfin.com
Sabersinfin.com
Abel Pérez Rojas
Editor
Luis Manuel Pimentel
Coordinadora del Círculo
de Escritores Sabersinfin
Leticia Díaz Gama
Leticia Díaz Gama
Compilación
Olivia Sesma Rascón
Olivia Sesma Rascón
Corrección
Juan Carlos Martínez Parra
Juan Carlos Martínez Parra
Colaboradores
Lilia Rivera
Enrique Canchola Martínez
Salvador Calva Morales
Sarahí Jarquín Ortega
Francisco Javier Estrada
Olivia Sesma Rascón
Leticia Díaz Gama
Elías Villalobos Saile
Luz Gabriela Balcázar
Jorge A. Rodríguez y Morgado
Nicholas Gutiérrez Pulido
Filo Huesca
Martín Pérez Rojas
Luz Gabriela Balcazar
V. Yamell Mendoza
Macedonio Vidal
Escritor invitado
Miguel Ángel Martínez Barradas
Fotografías
Javier Nolasco Pérez
La fotografía de Nolasco Pérez, en palabras de Enrique Canchola,
experto en temas neurofisiopsicológicos: transita en las profundidades
de las fibras leñosas del sufrimiento, que palpitan en la vida, y que han
transformado la piel y los pensamientos, que antes fueron suaves y deli-
cados, en piel dura, cuarteada y rugosa; y a los pensamientos, en lágri-
mas que vibran en el alma producto de las percepciones dolorosas por el
sufrir de la vida.
Por otra parte, y para regocijo de quienes son afectos al pensamien-
to profundo, en esta publicación el escritor invitado es nuestro brillante
amigo, colaborador de Sabersinfin.com, Miguel Ángel Martínez Ba-
rradas, quien, indudablemente, está llamado a ocupar un lugar muy
importante en el hermetismo, esoterismo y las letras de México.
Regreso al punto inicial.
No somos los mismos.
Somos más, mucho más y menos de lo que éramos hace un año cuan-
do publicamos la edición anterior de Filigramma.
Hoy avanzamos en una dirección que estaba invisible en el serial once:
el movimiento poético del saber infinitista.
Hoy estamos potenciados. Hoy tenemos más experiencia. Hay kilóme-
tros de palabras que nos han transformado.
Hoy no somos los mismos… estamos potenciados.
Abel Pérez Rojas
Director de Sabersinfin
4
Revista Filigramma
ÍNDICE
EDITORIAL
Un año después no somos los mismos | 2
Abel Pérez Rojas
ARTÍCULO
La fotografía de Javier Nolasco Pérez | 6
Enrique Canchola Martínez
CUENTOS
Desconocidos | 8
Leticia Díaz Gama
Delirios | 10
Lilia Rivera
El mudo enamorado | 12
Olivia Sesma Rascón
HÍBRIDOS
Un día | 14
V. Yamell Mendoza
Carrusel | 16
La cita | 17
Luz Gabriela Balcázar
5
Abril,2023,N°12
GALERÍA
Naturaleza y ciudad | 18
Javier Nolasco Pérez
POESÍA
Elegía | 22
Sarahí Jarquín Ortega
Esquizofrenia | 24
Juan Carlos Martínez Parra
(El monje hereje)
Fatuidad | 25
Jorge A. Rodríguez y Morgado
Digamos no a tanta cerrazón | 26
Arriba de las nubes | 26
Salvador Calva Morales
Nostalgia | 33
Martín Pérez Rojas (Mapero)
Siempre caminar | 28
Filo Huesca
Cabalgando anteriormente | 30
Elías Villalobos Saile
Poesía por siempre | 31
Abel Pérez Rojas
ESCRITOR INVITADO
Miguel Ángel Martínez Barradas | 36
3 Poemas esotéricos | 37
Partidos en dos | 31
Francisco Javier Estrada
Dos poemas experimentales | 32
Nicholas Gutiérrez Pulido
Tus hijos son tus hijos | 34
Macedonio Vidal
6
Revista Filigramma
La fotografía de Javier Nolasco Pérez
Enrique Canchola Martínez
Universidad Autónoma Metropolitana-Iztapalapa
Ciudad de México
Artículo
7
Abril,2023,N°12
La lente de la cámara fotográfica de Ja-
vier Nolasco Pérez, como los cristales del
microscopio de Don Santiago Ramón y Ca-
jal (1852-1934), padre de las neurociencias
y Premio Nobel de Fisiología y Medicina en
1906, va internándose en el bosque mágico
y misterioso del cerebro de los fotografia-
dos. Capta rostros con expresiones emo-
tivas que salen de sus ojos revoloteando
como mariposas jubilosas para formar sus
nidos en las sonrisas de los labios.
La cámara de Javier convierte la percep-
ción en memoria permanente y los recuer-
dos en esculturas vivientes del pasado, que
reverberan cada instante en el tablero del
juego mental que seduce al pensamiento a
recorrer el andamio de la vida.
La cámara de Javier Nolasco Pérez, va de-
codificando los eventos de la vida cotidiana
en sus diferentes aspectos de la condición
social, lo mismo capta niños felices jugan-
do con una caja de cartón mostrando una
expresión angelical producto del disfrute de
su juego y una sonrisa inocente capaz de
iluminar el entorno.
Los cristales mágicos de la cámara van
llevando a Javier Nolasco Pérez, a través
de sus ojos, en un viaje alucinante por el
bosque social, donde la condición humana
es transformada en una realidad filosófica
y donde late la espiritualidad en busca de
oportunidades para superar sus condiciones
y alcanzar la felicidad alejando el dolor y la
tristeza, y poniendo en su lugar la lucha y la
esperanza.
La fotografía de Javier Nolasco Pérez re-
trata las ilusiones desgastadas que han de-
jado huellas en el rostro y se han quedado
atrapadas en la luz de la mirada que guarda
la bruma del pasado preso de profunda me-
lancolía. Retrata también, manos que suje-
tan las ilusiones y las lanzan al viento en
busca de conseguir sustento en medio de la
jauría humana que vive en las praderas de
asfalto.
La fotografía de la madre y el hijo de Ja-
vier Nolasco Pérez, la cual ilustra la portada
de esta revista, capta la comunión del im-
pulso de sus propios designios, unidos sus
cuerpos y sus pensamientos quebrados por
el infortunio con su mirada sedienta y ex-
hausta que refleja la incapacidad de elegir
una vida distinta. Implorando con su mirada
al cielo la cordura y la piedad de los dioses
justicieros, sus rostros cobijados por el re-
bozo, grita la desdicha que no desea vivir
pero que tampoco tiene el coraje de aban-
donarse a morir.
La fotografía de Nolasco Pérez transita en
las profundidades de las fibras leñosas del
sufrimiento, que palpitan en la vida, y que
han transformado la piel y los pensamien-
tos, que antes fueron suaves y delicados,
en piel dura, cuarteada y rugosa; y a los
pensamientos, en lágrimas que vibran en el
alma producto de las percepciones doloro-
8
Revista Filigramma
De rasgos desdibujados, entre ensueños
transita la rutina. Hilos de seda gris se entre-
tejen y envuelven la vida de la ciudad. Calles
y casas empolvadas de suspiros, ventanas
abiertas para las ansias peregrinas, pavesas
que uniforman la languidez de las horas de
quienes se elevan y surcan los abismos del
tiempo. Se repiten los amaneceres sosos, al
alba bostezan sombras que aguardan en las
esquinas. El día avanza ileso hacia el rostro
sepia del medio día, ofreciéndose como una
hostia a la existencia.
La noche esconde los porqués que descal-
zan a los hombres; uno de tantos observa
a la distancia, con el dedo índice señala al
horizonte, sus labios murmuran: “quiero al-
canzar la lejanía.”
El teléfono despierta de su letargo…
En la tercera llamada descuelga el auri-
cular, su piel intensifica el tono apiñonado y
sus labios entreabiertos revelan la sorpresa.
Con los ojos avispados trata de adivinar el
lugar desde donde él le habla. La sorpresa
le provoca alergia; estornuda y millones de
gotitas rocían la nostalgia. Como un árbol
avivado por el temporal, presagia las tardes
de verano y el sentimiento de la caricia le
enrosca el cabello. Sonríe y una lluvia de
arrugas le quiebra los años.
─Te espero en el centro, frente a Sanbor-
ns, tengo dos días en la ciudad.
Una curva traza la calle, desde su profun-
didad lo ve acercarse. Su corazón late con
fuerza al tropezar con la gente y el encuen-
tro se hace eterno.
Tomados de la mano cruzan la calle, huér-
fanos sin la prudente guía de una madre.
Él empuja la puerta del restaurante y le
cede el paso a ella. Un pequeño pasillo los
lleva al bar flanqueado por vitrinas repletas
de piezas de cristal, sus destellos cortan la
luz y dan al lugar un toque de fantasía. El
bar atrapó la noche, las velas tiemblan; si-
lenciosas e indiscretas yerguen su rubia y
ardorosa cabellera. La mesa se viste de pre-
sente, un presente atrapado en el instante,
en lo incierto.
Las palabras llevan prisa, en desorden
chocan sin esperar respuesta, todo es in-
terrogatorio. En la mirada de ambos los
recuerdos se anegan; lo cotidiano se frag-
mentó y el tiempo adelgazó los juicios.
Los hermanos se nutren de compasión,
han llegado desde sus afanes hasta este en-
cuentro; fraternos se ofrecen ternura. Ella
percibe en su hermano ingenuidad y una
Desconocidos
Leticia Díaz Gama
Cuentos
9
Abril,2023,N°12
falsa dureza que la lleva a pensar en la frágil
envoltura de los hombres.
─Sabes, me siento suspendido en el aire.
Ella recurre al oficio femenino de hilvanar
costuras de hombres rotos. La noche podría
repetirse siglos, pero se ha desvanecido el
muro de la distancia. Convertidos en miste-
rios, se despiden con la promesa fugaz de
volver a encontrarse.
Una brecha se abre entre los dos; él se va
a combatir con sus horas y ella guarda en
un guiño las buenas intenciones.
Transcurren los días formando cadenas;
eslabones de apatía. La mañana llega a co-
brar deudas a la noche y deja sobre la almo-
hada un hueco profundo y angustioso.
Al cabo de unos días, el teléfono irrumpe
con su timbrar antiguo, molesto.
La comunicación es mala, el zumbido de
una mosca da sentido a la realidad.
Tres palabras saltan y se tropiezan.
─Me voy, adiós.
Frente al espejo, ella se refriega los ojos,
lamenta no poder borrar la isla gris que le
enmarca la mirada. Da salida a la nube de
angustias que de a poco ha ido acumulando,
llora y evoca sus mocedades.
Suspira y va al encuentro. Detiene sus
pasos sobre el tapete de bienvenido, hume-
dece el dedo índice en la punta de la lengua
y lo aplica en las ojeras. Acomoda su peina-
do de forma que disimule la palidez de las
mejillas.
La decisión antecede a la censura; sen-
tados frente a frente, con una taza de tila
conciertan las frases en un ritmo uniforme.
Las necesidades de la vida, con todos sus
intentos, son el boleto para un camino sin
retorno. Han abierto la puerta y el futuro los
engulle en su abrazo oscuro.
Construidos en el pasado, en el olor de
una misma casa, al retroceder se han aso-
mado por la ventana y a pesar de tener un
rostro ya no se reconocen.
10
Revista Filigramma
Delirios
Lilia Rivera
En el engañoso sendero de los tiempos
muertos, pertinaz la pesada sombra del pa-
sado se despliega. Mazo que taladra, hin-
cando sus fauces destructoras.
Desfallece la tarde; arrastrando consigo
nuevas ansiedades, viejos recuerdos; historias
pasadas. Caminar, transitar, llevando a cuestas
los nefastos apegos, los falsos amores.
¡Fuera! ¡Disuélvanse, apártense, intermi-
tentes espectros!
Acuden puntuales cual pájaros negros,
las mustias imágenes fabricadas en paja: lo
que no cuajó, aquello inservible; reflejo en
galería de espejos rotos oxidados. Reptan
dentro de la mente, los gusanos portadores
de sensaciones maliciosas. La luz se ha con-
11
Abril,2023,N°12
sumido, esa luz que a veces, por periodos
consume así mismo a la esperanza.
De inesperados puntos llegan aromas,
perfumes, olores, acompañando a un tropel
de visiones fermentadas, ya al inicio de la
descomposición. El universo demoledor de
las sensaciones caducadas comienza enton-
ces a girar, a girar sin detenerse; carrusel
de locura: abrazos, besos, caricias que res-
balan tras una pertinaz cortina de heladas
gotas de lluvia. Estallido de micro-dagas de
vidrio. Se precipitan con fuerza, estrellán-
dose en la mente y en el hueco del llamado
corazón.
La respiración se torna pesada, un sudor
frío me recorre el cuerpo. ¡Hay que recor-
dar! Para qué permitir que los enanos tor-
turadores trabajen en lo más hondo de las
minas internas. Cavando y extrayendo qui-
meras e ilusiones enquistadas, encostradas
de fósiles y dura materia; como todas las
experiencias productoras de dolor.
Desde su diario ámbito llega la noche,
para proyectar oscuridades, alimentadoras
de soledades nocturnas. Acude con su den-
so manto azul Prusia, que lo absorbe todo,
así la tranquilidad diurna. Portadora de pa-
sados ecos y susurros fenecidos. De insó-
litos malos augurios; dragones rampantes.
Me abraza con su capa de penumbras, con
sus largos dedos gelatinosos. Que se adhie-
ren a los miembros de quienes se encuen-
tran aislados: a los adictos, a los noctámbu-
los, a los que vagan en las tinieblas. A los
desahuciados, a los pervertidos.
Un nuevo episodio se desdobla una vez
más, copia exacta del anterior, con su final
idéntico: insomnio y nadas.
Rueda el tiempo: amanece. Oigo girar la
llave de la puerta de entrada. Sin esperarlo,
de pronto, has regresado.
¿Alucino acaso?. . .
12
Revista Filigramma
El mudo enamorado
Olivia Sesma Rascón
Creció en una familia rodeado de silen-
cio entre sus padres y los canturreos de sus
hermanos. Su madre siempre lo impulsó a
salir adelante y que se valiera por sus pro-
pios medios. Miraba modestamente su en-
torno aprendiendo a confiar en sus brazos
para trabajar y a vivir con sus condiciones.
Ya era un joven cuando miró una jovenci-
ta, que lo cautivó. A veces, solo la espiaba
a lo lejos.
Aquella joven de nombre Marilú, creció
con su abuela materna. Sus padres se di-
vorciaron cuando era muy pequeña y ello
ocasionó que se envolviera en un escudo
imaginario, de manera que cuando se le
trataba de sacar de su esfera lloraba y todo
mundo optaba por dejarla en paz. Ella a lo
lejos miraba un niño mudo que con señas
se daba a entender, lo que admiraba de él,
y por si fuera poco escribía y leía todos los
escritos que le daban, pues ella aunque fue
a la escuela primaria varios años, a veces
pasando, otras repitiendo el grado; nunca
aprendió a leer y a escribir.
Pasaron muchos años entre miradas y
suspiros, Lulú, que pudiendo hablar, nunca
se atrevió acercarse al joven mudo. El otro,
en esas condiciones, jamás le habló. Aun-
que su intuición le decía que no le era indi-
ferente a la chica, no se atrevía acercarse
a ella por temor a que fuera rechazado. El
día en que Marilú cumplió 35 años, recibió
un recado de Fernando, que le entregó un
chamaco. Ella se puso feliz, pero como fue
una burra para la escuela, no entendía lo
que había escrito, por eso tuvo que buscar
a una amiga y preguntarle lo que había en
el papel.
“ME GUSTAS”
Marilú se interesó en Fernando, pero no
volvió a recibir ningún recado durante va-
rios meses. El 2 de febrero, día de la Can-
delaria, le volvieron a entregar otra carta:
“¿QUIERES SER MI NOVIA?”
Marilú, sabía que lo demás dependía de
ella. Así que, esperó hasta el 14 de febrero.
Buscó a su amiga y le indicó que escribiera
en un papel: “Sí, te espero hoy a las 4 de
la tarde en el campo deportivo”. Fernando
llegó confiado de que no lo rechazaría. La
tomó de las manos y le plantó un beso en
los labios. Ella lo abrazó mientras le decía
que anhelaba ese momento.
A partir de ahí ocultaron su amor, como
una reliquia sagrada, hasta que fue imposi-
ble tapar el sol que había en sus corazones.
Al año de ser novios, la familia de Fernan-
do se dio cuenta de aquella relación, él les
dijo que se iba a casar con Marilú, pero su
familia se opuso rotundamente.
Y la familia de ella se escandalizó ─ ¿Pue-
den creer que Marilú se quiere casar con un
mudo?
─¡Cómo es posible! ¡Mejor que se quede
a vestir santos!
13
Abril,2023,N°12
─Déjenla en paz. Miren, yo vivo con un
hombre de letras y después de la discusión
que tuve hoy, realmente aplaudo su deci-
sión, porque un mudo jamás le gritará, ni
discutirá absolutamente nada con ella. Des-
pués de todo ha sido inteligente en elegir
ese tipo de pareja (musité entre dientes).
Tardaron otro año convenciendo a sus fa-
milias de querer casarse; sin conseguirlo.
Así que, Fernando se fue a vivir con Marilú y
después de dos años más, planearon casar-
se un día de la Candelaria, para recordar la
fecha en que dieron el encuentro a su amor.
La familia de él desconfiaba de aque-
lla relación, pensando que pronto Marilú lo
dejaría, al grado que escondieron sus do-
cumentos para que no pudiera casarse. El
sacerdote tuvo que intervenir e interrogó
ampliamente a Marilú, para asegurarse que
amaba al mudo.
Llegó la fiesta más grande del pueblo y el
día de la boda del mudo y Marilú. La iglesia
de la Candelaria lucía engalanada de flores,
y en el atrio tapetes de aserrín y flores colo-
reaban esa mañana de febrero. Puestos de
feria y cientos de peregrinos asistieron a la
celebración. El gran momento llegó
─ ¿Aceptas a Fernando?
─¡Sí acepto!
─ ¿Aceptas a Marilú?
Y Fernando respondió con enjundia
─ ¡Sí, acepto!
El padre sonriendo dijo:
─ ¡Hasta lo mudo se le quitó!
14
Revista Filigramma
Es un día como cualquiera. El frío se acen-
tuó en el transcurso de la madrugada y casi
todo ser vivo está acurrucado en algún lu-
gar; acogedor o no. Hay momentos en que
el aire sopla gélido y la piel resiente el cho-
que en ella. “Es abrumador, en ocasiones,
desear tener una caricia”.
Y sus pasos siguen su camino con la op-
ción de virar y provocar algún cambio. Los
árboles parecieran sollozar por sus pensa-
mientos. Ese crujir tan melancólico que sus
hojas desprenden, como si quisieran pedir
un poco de lo mismo que él carece, no impi-
den su vulnerabilidad y el saberse humilde
ante su entorno.
Un día
V. Yamell Mendoza
Híbridos
15
Abril,2023,N°12
Esas hojas,
lloran, ríen, festejan y gritan
por vida, amor y tristeza.
Esta soledad abrumadora,
taladra dentro,
inhibe, entristece y lleva a
oscuros senderos.
Recuerdo ese amor frenético
que lapidó a mi alma.
Contó sus pasos sin conciencia del sende-
ro. Su mente está en ese grado de claridad,
su empatía está clara y su corazón vulnera-
ble a cualquier sonrisa. Sabe que es un día
que debe seguir, sin ningún dejo de debili-
dad. Hay pares de ojos que le perciben; pa-
reciera que su alma es transparente y cual-
quier ser vivo se percata de su momentáneo
y quebrantado ánimo. Su corazón late más
rápido ante los eventos del día: un perro en
la calle, una señora mayor vendiendo en la
esquina de cualquier lugar, niños explota-
dos. Él sabe que encontrará alguna manera
de ayudar.
Transcurren las horas, la tarde se torna
de rojos y naranjas para dar paso a la noche
y recuerda que sigue siendo invierno. Sabe
que habrá días tristes. Estando en su hogar,
respira profundo; sus ojos se llenan de lá-
grimas, pero una leve sonrisa se dibuja en
sus labios: mañana será otro día.
Carrusel
Luz Gabriela Balcázar
En esta oscuridad, deambulando como
juguetes a control remoto, llevamos tanto
tiempo que conocemos el camino, los viejos
obstáculos. Somos familia en un carrusel.
Nuestras piernas reconocen donde pisan, la
mirada cautivada por colores, brillos depen-
dientes de su entorno, y los demás obreros
obedientes y subordinados.
Seguimos en el carrusel; unas veces me
buscas y otras vas dejando pistas, esperan-
do ser encontrado.
Absurdo juego que hizo surgir lo obstina-
do de las réplicas infantiles, forzando capri-
chosamente el momento. Con el pasar de
los días se redujo a nada el recuerdo teñido
de sepia.
La duda llega al verme subir y a ti des-
cender mientras montamos corceles indife-
rentes a nuestro deseo de cabalgar juntos y
derrite el hielo que cubre nuestro corazón.
La cita
Luz Gabriela Balcázar
Acordamos reunirnos hoy. Quizá él se
escabulló en el tiempo al ver el desorden
de mi habitación. Rechazo ideas que atra-
viesan mi mente, como bailarina silenciosa
danzando de puntitas, dando vueltas, sal-
tando. Derrama duda, temor e incertidum-
bre de llegar tarde.
¿Dónde estás?
Me atormenta que no desees regresar,
que ya no te importe saber de mí, desilusio-
nado de mis promesas de barro.
Por favor, acude a nuestra cita una vez
más, abriga la confianza del anhelo que ten-
go de volver a estar en ti, que me sientas.
Quiero contarte todo, a pesar de saber
que nada puede estar oculto para ti, aun
así, quiero decirte cómo viví cada situación,
desde lo más absurdo hasta aquello que me
recordó que hoy tenemos una cita.
Aquí estoy, haciendo silencios en el ruido,
aquietando impulsos, dejando que la bai-
larina se canse de sus piruetas. Confiando
como novia enamorada en la promesa de
nuestra cita.
18
Revista Filigramma
Galería
Naturaleza
y
ciudad
Javier Nolasco Pérez
Maestro en Educación. Fotógrafo y escritor tehuacanense. Hombre
libre y firme defensor de la Verdad. Participó en la Primera, Segunda y
Tercera Antología Internacional de Poesía Sabersinfin, de igual manera
en la Antología del Primer Taller Infantil de Composición Poética. Con-
duce Hope Podcast en la plataforma Spotify, en el cual aborda temas
de fe y la vida cotidiana.
19
Abril,2023,N°12
20
Revista Filigramma
21
Abril,2023,N°12
22
Revista Filigramma
Poesía
Elegía
Sarahí Jarquín Ortega
Para José Suárez Donoso en su cielo chileno.
Una mañana te vi allá en tu esquina de los cuatro vientos.
A trasluz de la ventana, tu blanca cabellera
se mezcló con el humo del ambiente
y te me figuraste etéreo.
En tu frente brilla la aurora y en tus pupilas la melancólica luz
de un cielo chileno.
Quijote de las andanzas con un libro en la mano,
con un fardo de anhelos y sembrando palabras a tu paso.
Puebla mágica cobija tus sueños de trovador,
tu palabra repleta de añoranzas te acompaña.
Los globeros y la música de ciegos poblanos van contigo.
Remarca tus pasos el oscuro pavimento y dejas tu huella en este suelo.
Donoso, amigo querido, te dedico mi canción,
mi verso más sentido; que la vida nos permita dilación.
Posterior a su muerte acaecida en febrero de 2011 escribí:
“Teorema”; reminiscencias de tu tiempo ido,
el lugar que compartí contigo.
Tus libros abandonados viven soñando ayeres,
en volutas, del humo de tabaco.
Hoy, en mundos primigenios,
descansas sobre alfombra tapizada de hojas otoñales
que te obsequia el viento;
un arco iris de globos te pinta el cielo.
Nubes dormidas
en mantos de obsidiana encendieron sus luces,
te saludó la aurora y la mañana te arrulló en sus brazos.
Las estampas coloridas de tu Puebla amada,
arrullan con voces y pregones tu sueño.
Calzan tus pies herencia de huaraches del vendedor de amate,
te acompañan los boleros
para pintar con tintas y poner más brillo a las estrellas,
que marcan tu camino
para recrearte en tu suelo chileno
que te miró nacer.
Donoso amigo querido,
alma gemela de mi vida,
albañiles con cigarro salivoso,
te cantan conmigo.
23
Abril,2023,N°12
24
Revista Filigramma
Esquizofrenia
Juan Carlos Martínez Parra
(El monje hereje)
La memoria es el combustible del ser que, caminando entre su recuerdo, busca
humedecer los simbolismos del inaudito deseo que su misma utopía suavemente
enmohece en la fermentación de sus intangibles pretensiones
Y que, caminando con premura por la ruta del hoy, la circunstancia descalza
recuerdos, desempolvando con suaves caricias un tiempo sin prisa.
Soy la circunstancia que me corresponde en la “realidad” que, sutilmente,
se desnuda al ritmo de un ocaso y alucinando la mirada del entorno,
tenues suspiros se postran ante la nitidez misma de su historia.
Al ambiguo compás de su intangible dignidad una locura sutil
busca asir la proxemia inexorable de su reiterado aliento
al intangible son de su destino…
Y ya desde la totalidad de un día, al pleno trajín de la esperanza,
el tiempo camina entre sus dedos, buscando germinar la armonía inherente
que, deshidratando suspiros, florece los suaves augurios
de un erótico y erógeno Do mayor en intenso carmesí.
La noche transcurre y al amanecer sus desconsuelos buscan zurcir
su identidad, al levantar la esquina de su historia mientras germina
un extraño porvenir donde, desde sus deseos, se intenta interpretar
sus poros caminando sobre un suspiro que busca expresar entre versos
el reflejo ambiguo de un indómito instante cubierto en un sensual candor
que pretende sentir el inaudito e intenso ritmo de un jadeo
con que se deshojan, uno a uno, los poros de su misma biografía
Y al mirar la vacuidad de un nostálgico reflejo,
en suaves intentos por hallar, entre oblicuos anhelos,
el eufónico tiempo de una connotación absoluta
que resguarda la transmutación de un mero sonido
a una poesía que busca, entre sutiles palabras,
erguir la flácida ilusión adormilada de un mensaje inhibido
que yace fehaciente, pretendiendo ahogar entre suspiros,
la soledad que busca solventar, entre sus huellas, la ausencia
de una utopía que, inhalando el mar de sus oleajes,
destierra la cándida evidencia de un orgasmo en sinfonía.
25
Abril,2023,N°12
Fácil escribir poesía
no requiere mucha ciencia
solo conocer un poco
de lo que tiene presencia.
Él seguro te dará
mucha fuerza espiritual
para decir lo que piensas
a toda la humanidad.
Es muy fácil,
ya lo he dicho
veremos cuál
es su esencia.
Eso sí, requiere tiempo
un poquito de talento
y mucha sabiduría
para sacarla de adentro
Solo seleccionar palabras
luego llegar a fundirlas
decantar y sublimarlas
con su eminente conciencia.
Para lograr la gran obra
es necesaria la alquimia
con eso trasmutaremos
versos en oro muy fino.
Fácil se puede apreciar
escribir es la poseía
nos dará la libertad
también la inmortalidad.
Poesía es la fuerza creadora
ésta en el hombre reside
solo es sacar de su alma
la esencia que le redime.
La poesía resume todo
lo que el hombre lleva adentro
escribir en prosa o en verso
produce admirable efecto.
Muchos poetas han llegado
hasta su templo interior
viendo la verdad desnuda
en su noble corazón.
Es por eso mis hermanos
que los quiero invitar
a escribir mucha poesía
y así poder ensalzar.
Si haces esto, seguro,
no te vas a arrepentir
y toda tu vida plena
puede llegar a fluir.
Fluir con leyes divinas
como lo dicta el Señor
para llegar a la cima
de tu misión terrenal.
Vanidad de vanidades
dice el Eclesiastés.
Fatuidad de fatuidades
dice el Ser descortés.
Fatuidad
Jorge A. Rodríguez y Morgado
26
Revista Filigramma
Digamos no a tanta cerrazón
Salvador Calva Morales
olvidemos tanta cerrazón
tomemos las armas del intelecto
están a nuestro alcance
las herramientas de la argumentación
para hacer ver a quien no quiere ver
que la vida orgásmica es parte de la felicidad
que es un derecho natural que nos asiste
seamos inteligentes no necios
documéntense no sean borregos
de la desinformación y la malicie
disfruten como yo lo hago en mis versos
de las noches y días
¡tóquense!
para ese disfrute íntimo
no hay hora solo minutos
aprendan de las idas y venidas
las llegadas al infierno sideral
morir segundos en esos viajes
es hacer que el cerebro se vitalice
no solo lo dice la ciencia
yo también lo he dicho en mis poemas
lo que escribo son experiencias de vida
se los regalo con la satisfacción vivida
desde bebé
púber
hasta mis 7 y 8
¡y lo que venga!
Arriba de las nubes
Salvador Calva Morales
Buscando placer
me acordé
de tus increíbles pechos
y extenuantes caderas
reconstruí tu imagen
recordando la satisfacción
de tantas tardes serenas
que se convirtieron
en estrepitosos momentos
maravilla entre tus muslos
regocijo de caderas
glúteos
besos
labios
cascadas incandescentes
y juntos
subimos más arriba de las nubes
envueltos en orgasmos
27
Abril,2023,N°12
28
Revista Filigramma
Siempre caminar
Filo Huesca
tuve una retahíla de miedos
y caminé
regresaron recargados
y caminé
hoy tengo otros
y camino
sé que llegarán más
y caminaré
29
Abril,2023,N°12
30
Revista Filigramma
Cabalgando anteriormente
Elías Villalobos Saile
El café de las señoras vacías.
El café de cadena se ve frecuentado por ellas.
Es la hora conveniente: del almuerzo.
Ya los hijos no están,
la despensa quedó abastecida,
el marido en la oficina;
y ellas en la comidilla.
Todas hablan a la vez.
Todas desean ser oídas,
mas no pretenden escuchar.
Sorbo tras sorbo
taza tras taza,
transcurre la conversación banal.
Todo pasa como en su juventud.
La que se fue.
La que se marchó sin que se dieran cuenta.
¿A dónde partió aquella ilusión de juventud?
¿Dónde quedó aquel romance?
¿Dónde quedó aquel príncipe azul?
La vana conversación continúa.
Sorbo tras sorbo
taza tras taza.
Así la vida les pasa
sin que ocurra cosa alguna.
La conversación fluye
como el humo en el espacio.
Como el vacío en la nada.
Ana sigue con la mirada
a aquel joven.
Y con nostalgia recuerda
cuando todos los hombres
la miraban al andar.
La importancia de cada ser humano
se mide en lo que cada uno es.
Un día más en el café.
Ellas se despiden
para volver a su realidad.
El maquillaje no oculta su edad.
Ni las joyas su soledad.
Las elegantes damas se van,
toman el camino
que las regresa a su realidad.
El marido ¿dónde está?
¿Los hijos? Emigraron ya.
Sorbo tras sorbo
taza tras taza.
No son más.
Ana sigue con la mirada
a aquel joven pasar.
Y nada dice.
Simplemente se va
con su soledad.
31
Abril,2023,N°12
Poesía por siempre
Abel Pérez Rojas
quiero escribir sin oír a nadie
sin tomar en cuenta verso alguno
cerrar mis ojos
mirar tan adentro
que no quede rincón sin escudriñar
ni recuerdo que distraiga el buceo
busco convertir mi sangre en tinta
mi sudor en inspiración
mis hormonas en lubricante
para activar la maquinaria
del estado poético permanente
para enfrentar la desesperanza
la narcosis generacional
las fronteras de la consciencia
la estática en el frente
y la desorganización de las líneas
quiero brindarme a plenitud
gozar y ser gozado
expandir mi ser
forzar los límites cerebrales
ejercitarme en saltos cuánticos
hasta que la explosión exhiba el saber sin fin
y lo primitivo de la organización en que vivimos
hallaré la fórmula
para mutar la poesía
en nave sideral
en barca neuronal
en compañera inseparable hasta la muerte
quiero escribir sin oír a nadie
cerrar mis ojos
y mirar muy adentro
Partidos en dos
Francisco Javier Estrada
Así quedamos después de admirarnos
como uno solo entre realidad y deseo;
dos, porque realidad es flor descarnada
de sueño que se convierte en pesadilla:
nos hace dos —sin duda ni pretexto— sin
poder escapar a lejanía que ahoga sentidos
y les convierte en océanos de soledad.
Partidos en dos, mirando el horizonte
con tristeza que es voz lúgubre, llama
a pesadillas para pintar de oscuro futuro
lo que es presente e instante que llora.
Realidad y deseo, por vericuetos de
versos que respiran ácida emoción,
mientras caricias se fragmentan cual
si fueran adobes destruidos por un
sismo que a las almas ha ofendido.
Dos, sin excusa ni pretexto, sin escape
de la realidad, artilugio de sentimientos
de manera tan descarnada; huesos de
muerte enseña pesadas goteras converti-
das
en harapos; nada queda de emoción que
tundió sus carnes entre deseo y realidad
hecha sueño de abejas: ilusión para vivir
futuro entre caricia y beso de tierno tiesto.
32
Revista Filigramma
Dos poemas experimentales
Nicholas Gutiérrez Pulido
La Letra E
A Georges Perec
Tú, quinto signo para todo alifato.
Tú, vocal contigua a la “A”.
Das inicio a la gran palabra para simbolizar infinitud.
Connotas a los favoritos con mayúscula.
Contigo principian los más bonitos onomásticos.
Invocas la inmortal fórmula por un judío
con cuna, Ulm;
y ahí simbolizas todo dinamismo del cosmos.
Por un lado, indicas a la patria matriz,
al idioma para un manco victimado a Náfpaktos,
y por otro lado, tu figura con posición contraria
indica “algunos” para todo conjunto.
Y así lo glosa todo lógico
para sordomudos.
Sois puño adosado para un pulgar
para los “blinds”.
Sois dos puntos oscuros, ficha para dominó.
Vocal dos, alzo un monolito
a tu vigorosa aparición
sabia y juiciosa.
Mensaje
Una carta
Un cortador de sobres
Atención de un par de ojos
Una hoja en el suelo
Una mano en la frente
Un desfallecimiento
Un cuerpo en un sillón
Rostro oculto por una cabellera
Lágrimas en una falda
Dedo en un párpado
Una mirada furtiva
Ventana a un jardín
Hojas secas en el pasto amarillo
Viento
Cielo nublado
33
Abril,2023,N°12
Nostalgia
Martín Pérez Rojas (Mapero)
vivo en paz
rezago de experiencias
factura de la cuenta final
carta por entregar
silencio total
me siento tranquilo
me siento en paz
respiro y veo pasar mi vida
escribo y amo
reina el silencio
guardo el equipaje
es tiempo de partir
es tiempo de decir adiós
de estar en otra dimensión
es tiempo de respirar hondo
es tiempo de cerrar los ojos y soltar
34
Revista Filigramma
Tus hijos son tus hijos
Macedonio Vidal
Tus hijos son tus hijos
no debería ser así según dijo el poeta
“Tus hijos son hijos de la vida”
pero los tiempos se debaten entre la vida y la ruina
así que ahora abrázalos fuerte y hazlos fuertes
abrázalos fuerte antes de dejarlos ir
dales lo mejor de ti en grandes cucharadas
sostén sus ilusiones hasta que éstas se eleven
como estambres de diente de león entre el viento y el sol
participa en sus sueños renovados
vivimos en tiempos de espejismos que campean el horizonte
y hay tiradores por todos lados que quieren que tus hijos sean sus hijos
no permitas que tus hijos caigan atrapados como insectos ante cualquier candil
no permitas que tus hijos sean hijos del streaming
no permitas que tus hijos sean hijos de ninguna pantalla
no permitas que tus hijos sean hijos de la publicidad
no permitas que tus hijos se conviertan en proyecto en objeto en cosa
no permitas que tus hijos sean boca de comida y bebida chatarra
no permitas que tus hijos sean hijos del miedo
no permitas que tus hijos sean hijos de la guardería
no permitas que tus hijos sean hijos de la calle
no permitas que tus hijos se conviertan en hijos del cártel
no permitas que tus hijos sean parte de la lista de desaparecidos
Es un enorme compromiso traer un hijo en estos tiempos
así que abrázalos fuerte y hazlos fuertes
cólmalos de pensamiento crítico y buena música
condesciende en que el motor de preguntas gire a gran velocidad
atibórralos de almohadones de cuentos
y de historias que empiezan en el océano de una estrella lejana
enséñales la forma en que el rocío de la mañana
convierte los pétalos de rosas en poemas
35
Abril,2023,N°12
ahora en que tu ocupación absorbe tus días y un poco más
¡Ni modo!
Necesitas multiplicarte por un tiempo para estar con tu hijo
sobre todo en los primeros años de su vida
en esos años en que tus hijos necesitan aprender a caminar
hay un grito que dice ¿dónde estoy?
hay una mano de un padre y una madre que al unísono dicen
¡Estamos contigo
y te abrazamos con todas nuestras fuerzas
antes de dejarte ir!
36
Revista Filigramma
Escritor invitado
Miguel Ángel Martínez Barradas
Nació en Puebla en 1985. Es doctor en Literatura Hispanoamericana. Aca-
démicamente se desempeña como docente de literatura y filosofía en nivel
superior. Su obra escrita consiste en artículos de investigación, columnas
periodísticas y libros de poesía y ensayo. En lo profesional, se dedica a la
edición y maquetación de libros y revistas bajo su propio sello editorial
llamado “El mundo iluminado”.
37
Abril,2023,N°12
6 Diablo Bestia
Aquí hay sabiduría
Bestia Seis Bestia
6 Diablo 6
6 Bestia 6
Diablo 6 Diablo
Bestia Diablo Bestia
Seis Bestia Seis
Seiscientos Sesenta y Seis
Cinco Luzbel 7
Satán 6 Lucifer
Pentagrammatón
Hexagrammatón
Heptagrammtón
En el día hablo
Con luz bélica
El Arcano XV
No cesa de mirarme
Numeri sumus
Ahora que somos menos
hay que amarnos más
la hora se achica
y la piel dibuja surcos
en los que se atora el polvo
de los que ya no están
Ahora que somos menos
hay que comenzar a hablar
a buscar la palabra incierta
que ha de sacarnos
de esta pared de huesos
del laberinto que con uno menos
se enfría más
El muro de cráneos
sobre el que hoy caminamos
es la cosecha del amor sembrado
Una grieta en el cielo
entreabre el tiempo.
¿Qué hay al otro lado?
¿Qué ojo se posa en aquella herida
para observarnos?
Un estallido de luz
rompe la fisura:
la eternidad
tiene por sombra tierra y ceniza.
Las nubes continúan el juego de las mutaciones
un dios habla donde una señal se borra.
Me recuerdo,
entre luz y tiempo
yo también estoy cambiando.
FILIGRAMMA
FILIGRAMMA
Revista literaria
Revista literaria
del Círculo de Escritores Sabersinfin
del Círculo de Escritores Sabersinfin
Promovemos la hermandad creativa y los saberes enfocados en la cultura de paz
Sabersinfin TV
Cultura Puebla Sabersinfin
Círculo de Escritores Sabersinfin Puebla
Sabersinfin

Más contenido relacionado

Similar a Filigramma 12. Revista del Círculo de Escritores Sabersinfin

Gealittera 3
Gealittera 3Gealittera 3
Gealittera 3Isa Rezmo
 
REVISTA AZAHAR-75
REVISTA AZAHAR-75REVISTA AZAHAR-75
REVISTA AZAHAR-75Isa Rezmo
 
Morón, Camilo. Jardines de piedras. (2011)
Morón, Camilo. Jardines de piedras. (2011)Morón, Camilo. Jardines de piedras. (2011)
Morón, Camilo. Jardines de piedras. (2011)anthonysur
 
Los colores de la vida volumen 5 grupo poesía y escritos poéticos cortos-2013
Los colores de la vida   volumen 5 grupo poesía y escritos poéticos cortos-2013Los colores de la vida   volumen 5 grupo poesía y escritos poéticos cortos-2013
Los colores de la vida volumen 5 grupo poesía y escritos poéticos cortos-2013Enrique Posada
 
Co.incidir 49 marzo 2018
Co.incidir 49  marzo 2018Co.incidir 49  marzo 2018
Co.incidir 49 marzo 2018maliciapino
 
antologia literaria 1er año 2022.pdf
antologia literaria 1er año 2022.pdfantologia literaria 1er año 2022.pdf
antologia literaria 1er año 2022.pdfLUIS232152
 
antologia-1.pdf
antologia-1.pdfantologia-1.pdf
antologia-1.pdfLizMori
 
Literatura hispanoamericana del siglo XX
Literatura hispanoamericana del siglo XXLiteratura hispanoamericana del siglo XX
Literatura hispanoamericana del siglo XXElena Llorente
 
Co.incidir 51 mayo 2018
Co.incidir 51 mayo 2018Co.incidir 51 mayo 2018
Co.incidir 51 mayo 2018maliciapino
 
Atrévete a vivir (definitivo)
Atrévete a vivir (definitivo)Atrévete a vivir (definitivo)
Atrévete a vivir (definitivo)Ricardo Plaul
 
Revista Literaria El Rendar - Año 1 - Número Cero
Revista Literaria El Rendar - Año 1 - Número CeroRevista Literaria El Rendar - Año 1 - Número Cero
Revista Literaria El Rendar - Año 1 - Número CeroFederico Gabriel Rudolph
 
Gealittera nº 10 espejos
Gealittera        nº 10       espejosGealittera        nº 10       espejos
Gealittera nº 10 espejosIsa Rezmo
 
Co.incidir 80 oct 2020
Co.incidir 80 oct 2020Co.incidir 80 oct 2020
Co.incidir 80 oct 2020maliciapino
 
Co.incidir 63 mayo 2019
Co.incidir 63 mayo 2019Co.incidir 63 mayo 2019
Co.incidir 63 mayo 2019maliciapino
 
Co.incidir 63 mayo 2019
Co.incidir 63 mayo 2019Co.incidir 63 mayo 2019
Co.incidir 63 mayo 2019maliciapino
 

Similar a Filigramma 12. Revista del Círculo de Escritores Sabersinfin (20)

Gealittera 3
Gealittera 3Gealittera 3
Gealittera 3
 
REVISTA AZAHAR-75
REVISTA AZAHAR-75REVISTA AZAHAR-75
REVISTA AZAHAR-75
 
muerte_y_poesia.pdf
muerte_y_poesia.pdfmuerte_y_poesia.pdf
muerte_y_poesia.pdf
 
Morón, Camilo. Jardines de piedras. (2011)
Morón, Camilo. Jardines de piedras. (2011)Morón, Camilo. Jardines de piedras. (2011)
Morón, Camilo. Jardines de piedras. (2011)
 
Los colores de la vida volumen 5 grupo poesía y escritos poéticos cortos-2013
Los colores de la vida   volumen 5 grupo poesía y escritos poéticos cortos-2013Los colores de la vida   volumen 5 grupo poesía y escritos poéticos cortos-2013
Los colores de la vida volumen 5 grupo poesía y escritos poéticos cortos-2013
 
Co.incidir 49 marzo 2018
Co.incidir 49  marzo 2018Co.incidir 49  marzo 2018
Co.incidir 49 marzo 2018
 
antologia literaria 1er año 2022.pdf
antologia literaria 1er año 2022.pdfantologia literaria 1er año 2022.pdf
antologia literaria 1er año 2022.pdf
 
antologia-1.pdf
antologia-1.pdfantologia-1.pdf
antologia-1.pdf
 
Las rojas notas del otoño
Las rojas notas del otoñoLas rojas notas del otoño
Las rojas notas del otoño
 
Farol (1)
Farol (1)Farol (1)
Farol (1)
 
Literatura hispanoamericana del siglo XX
Literatura hispanoamericana del siglo XXLiteratura hispanoamericana del siglo XX
Literatura hispanoamericana del siglo XX
 
Alas de Gloria 3
Alas de Gloria 3Alas de Gloria 3
Alas de Gloria 3
 
Co.incidir 51 mayo 2018
Co.incidir 51 mayo 2018Co.incidir 51 mayo 2018
Co.incidir 51 mayo 2018
 
Atrévete a vivir (definitivo)
Atrévete a vivir (definitivo)Atrévete a vivir (definitivo)
Atrévete a vivir (definitivo)
 
32 63 prosas laudes vargas vila www.gftaognosticaespiritual.org
32 63 prosas laudes vargas vila www.gftaognosticaespiritual.org32 63 prosas laudes vargas vila www.gftaognosticaespiritual.org
32 63 prosas laudes vargas vila www.gftaognosticaespiritual.org
 
Revista Literaria El Rendar - Año 1 - Número Cero
Revista Literaria El Rendar - Año 1 - Número CeroRevista Literaria El Rendar - Año 1 - Número Cero
Revista Literaria El Rendar - Año 1 - Número Cero
 
Gealittera nº 10 espejos
Gealittera        nº 10       espejosGealittera        nº 10       espejos
Gealittera nº 10 espejos
 
Co.incidir 80 oct 2020
Co.incidir 80 oct 2020Co.incidir 80 oct 2020
Co.incidir 80 oct 2020
 
Co.incidir 63 mayo 2019
Co.incidir 63 mayo 2019Co.incidir 63 mayo 2019
Co.incidir 63 mayo 2019
 
Co.incidir 63 mayo 2019
Co.incidir 63 mayo 2019Co.incidir 63 mayo 2019
Co.incidir 63 mayo 2019
 

Más de Sabersinfin Portal

Retazos de memoria, marionetas de trozos
Retazos de memoria, marionetas de trozosRetazos de memoria, marionetas de trozos
Retazos de memoria, marionetas de trozosSabersinfin Portal
 
A diez años de Píldora roja, poemario de Abel Pérez Rojas
A diez años de Píldora roja, poemario de Abel Pérez RojasA diez años de Píldora roja, poemario de Abel Pérez Rojas
A diez años de Píldora roja, poemario de Abel Pérez RojasSabersinfin Portal
 
Filigramma 6, revista del Círculo de Escritores Sabersinfin
Filigramma 6, revista del Círculo de Escritores SabersinfinFiligramma 6, revista del Círculo de Escritores Sabersinfin
Filigramma 6, revista del Círculo de Escritores SabersinfinSabersinfin Portal
 
Entre andalucia y suecia paisajes
Entre andalucia y suecia paisajesEntre andalucia y suecia paisajes
Entre andalucia y suecia paisajesSabersinfin Portal
 
Una tormenta de nieve en suecia
Una tormenta de nieve en sueciaUna tormenta de nieve en suecia
Una tormenta de nieve en sueciaSabersinfin Portal
 
Parte 2 CóMo Elaborar El Plan EstratéGico De DireccióN
Parte 2 CóMo Elaborar El Plan EstratéGico De DireccióNParte 2 CóMo Elaborar El Plan EstratéGico De DireccióN
Parte 2 CóMo Elaborar El Plan EstratéGico De DireccióNSabersinfin Portal
 

Más de Sabersinfin Portal (20)

Filigramma #13
Filigramma #13Filigramma #13
Filigramma #13
 
Retazos de memoria, marionetas de trozos
Retazos de memoria, marionetas de trozosRetazos de memoria, marionetas de trozos
Retazos de memoria, marionetas de trozos
 
A diez años de Píldora roja, poemario de Abel Pérez Rojas
A diez años de Píldora roja, poemario de Abel Pérez RojasA diez años de Píldora roja, poemario de Abel Pérez Rojas
A diez años de Píldora roja, poemario de Abel Pérez Rojas
 
Filigramma Número 10
Filigramma Número 10Filigramma Número 10
Filigramma Número 10
 
Filigramma 6, revista del Círculo de Escritores Sabersinfin
Filigramma 6, revista del Círculo de Escritores SabersinfinFiligramma 6, revista del Círculo de Escritores Sabersinfin
Filigramma 6, revista del Círculo de Escritores Sabersinfin
 
Entre andalucia y suecia paisajes
Entre andalucia y suecia paisajesEntre andalucia y suecia paisajes
Entre andalucia y suecia paisajes
 
Entre andalucia y suecia
Entre andalucia y sueciaEntre andalucia y suecia
Entre andalucia y suecia
 
Entre andalucia y suecia
Entre andalucia y sueciaEntre andalucia y suecia
Entre andalucia y suecia
 
Un invierno sueco
Un invierno suecoUn invierno sueco
Un invierno sueco
 
Amanecer entre nieve y flores
Amanecer entre nieve y floresAmanecer entre nieve y flores
Amanecer entre nieve y flores
 
Desde estocolmo suecia
Desde estocolmo sueciaDesde estocolmo suecia
Desde estocolmo suecia
 
Con suecia con amor parte 2
Con suecia con amor parte 2Con suecia con amor parte 2
Con suecia con amor parte 2
 
Una tormenta de nieve en suecia
Una tormenta de nieve en sueciaUna tormenta de nieve en suecia
Una tormenta de nieve en suecia
 
Desde suecia con amor
Desde suecia con amorDesde suecia con amor
Desde suecia con amor
 
Poesía cerebro y hormonas
Poesía cerebro y hormonasPoesía cerebro y hormonas
Poesía cerebro y hormonas
 
EDUCACIÓN PREHISPÁNICA
EDUCACIÓN PREHISPÁNICAEDUCACIÓN PREHISPÁNICA
EDUCACIÓN PREHISPÁNICA
 
El Color
El Color El Color
El Color
 
VOLADORES DE PAPANTLA
VOLADORES DE PAPANTLAVOLADORES DE PAPANTLA
VOLADORES DE PAPANTLA
 
Parte 2 CóMo Elaborar El Plan EstratéGico De DireccióN
Parte 2 CóMo Elaborar El Plan EstratéGico De DireccióNParte 2 CóMo Elaborar El Plan EstratéGico De DireccióN
Parte 2 CóMo Elaborar El Plan EstratéGico De DireccióN
 
Sobre La EducacióN I I I
Sobre La  EducacióN  I I ISobre La  EducacióN  I I I
Sobre La EducacióN I I I
 

Último

Descripción del Proceso de corte y soldadura
Descripción del Proceso de corte y soldaduraDescripción del Proceso de corte y soldadura
Descripción del Proceso de corte y soldaduraJose Sanchez
 
Buenas Practicas de Manufactura para Industria Farmaceutica
Buenas Practicas de Manufactura para Industria FarmaceuticaBuenas Practicas de Manufactura para Industria Farmaceutica
Buenas Practicas de Manufactura para Industria FarmaceuticaMarco Camacho
 
MEDIACIÓN INTERNACIONAL MF 1445 vl45.pdf
MEDIACIÓN INTERNACIONAL MF 1445 vl45.pdfMEDIACIÓN INTERNACIONAL MF 1445 vl45.pdf
MEDIACIÓN INTERNACIONAL MF 1445 vl45.pdfJosé Hecht
 
Presentacionde Prueba 2024 dsdasdasdsadsadsadsadasdasdsadsa
Presentacionde Prueba 2024 dsdasdasdsadsadsadsadasdasdsadsaPresentacionde Prueba 2024 dsdasdasdsadsadsadsadasdasdsadsa
Presentacionde Prueba 2024 dsdasdasdsadsadsadsadasdasdsadsaFarid Abud
 
Actividades eclipse solar 2024 Educacion
Actividades eclipse solar 2024 EducacionActividades eclipse solar 2024 Educacion
Actividades eclipse solar 2024 Educacionviviantorres91
 
historieta materia de ecologías producto
historieta materia de ecologías productohistorieta materia de ecologías producto
historieta materia de ecologías productommartinezmarquez30
 
BITÁCORA DE ESTUDIO DE PROBLEMÁTICA. TUTORÍA V. PDF 2 UNIDAD.pdf
BITÁCORA DE ESTUDIO DE PROBLEMÁTICA. TUTORÍA V. PDF 2 UNIDAD.pdfBITÁCORA DE ESTUDIO DE PROBLEMÁTICA. TUTORÍA V. PDF 2 UNIDAD.pdf
BITÁCORA DE ESTUDIO DE PROBLEMÁTICA. TUTORÍA V. PDF 2 UNIDAD.pdfsolidalilaalvaradoro
 
ENSEÑAR ACUIDAR EL MEDIO AMBIENTE ES ENSEÑAR A VALORAR LA VIDA.
ENSEÑAR ACUIDAR  EL MEDIO AMBIENTE ES ENSEÑAR A VALORAR LA VIDA.ENSEÑAR ACUIDAR  EL MEDIO AMBIENTE ES ENSEÑAR A VALORAR LA VIDA.
ENSEÑAR ACUIDAR EL MEDIO AMBIENTE ES ENSEÑAR A VALORAR LA VIDA.karlazoegarciagarcia
 
CUADERNILLO DE EJERCICIOS PARA EL TERCER TRIMESTRE, SEXTO GRADO
CUADERNILLO DE EJERCICIOS PARA EL TERCER TRIMESTRE, SEXTO GRADOCUADERNILLO DE EJERCICIOS PARA EL TERCER TRIMESTRE, SEXTO GRADO
CUADERNILLO DE EJERCICIOS PARA EL TERCER TRIMESTRE, SEXTO GRADOEveliaHernandez8
 
5° Proyecto 13 Cuadernillo para proyectos
5° Proyecto 13 Cuadernillo para proyectos5° Proyecto 13 Cuadernillo para proyectos
5° Proyecto 13 Cuadernillo para proyectosTrishGutirrez
 
✨☀🛰LOS_ECLIPSES_Y_EL_SISTEMA_SOLAR_🚀☄CUADERNILLO_DE_ACTIVIDADES🌌Esmeralda.pdf
✨☀🛰LOS_ECLIPSES_Y_EL_SISTEMA_SOLAR_🚀☄CUADERNILLO_DE_ACTIVIDADES🌌Esmeralda.pdf✨☀🛰LOS_ECLIPSES_Y_EL_SISTEMA_SOLAR_🚀☄CUADERNILLO_DE_ACTIVIDADES🌌Esmeralda.pdf
✨☀🛰LOS_ECLIPSES_Y_EL_SISTEMA_SOLAR_🚀☄CUADERNILLO_DE_ACTIVIDADES🌌Esmeralda.pdfrevelesyessica91
 
Apunte de clase Pisos y Revestimientos 2
Apunte de clase Pisos y Revestimientos 2Apunte de clase Pisos y Revestimientos 2
Apunte de clase Pisos y Revestimientos 2Gonella
 
Amor o egoísmo, esa es la cuestión por definir.pdf
Amor o egoísmo, esa es la cuestión por definir.pdfAmor o egoísmo, esa es la cuestión por definir.pdf
Amor o egoísmo, esa es la cuestión por definir.pdfAlejandrino Halire Ccahuana
 
TALLER_DE_ORALIDAD_LECTURA_ESCRITURA_Y.pptx
TALLER_DE_ORALIDAD_LECTURA_ESCRITURA_Y.pptxTALLER_DE_ORALIDAD_LECTURA_ESCRITURA_Y.pptx
TALLER_DE_ORALIDAD_LECTURA_ESCRITURA_Y.pptxMartaChaparro1
 
Cuadernillo de actividades eclipse solar.pdf
Cuadernillo de actividades eclipse solar.pdfCuadernillo de actividades eclipse solar.pdf
Cuadernillo de actividades eclipse solar.pdflizcortes48
 
Catálogo general de libros de la Editorial Albatros
Catálogo general de libros de la Editorial AlbatrosCatálogo general de libros de la Editorial Albatros
Catálogo general de libros de la Editorial AlbatrosGustavoCanevaro
 
HISTORIETA: AVENTURAS VERDES (ECOLOGÍA).
HISTORIETA: AVENTURAS VERDES (ECOLOGÍA).HISTORIETA: AVENTURAS VERDES (ECOLOGÍA).
HISTORIETA: AVENTURAS VERDES (ECOLOGÍA).hebegris04
 

Último (20)

Act#25 TDLab. Eclipse Solar 08/abril/2024
Act#25 TDLab. Eclipse Solar 08/abril/2024Act#25 TDLab. Eclipse Solar 08/abril/2024
Act#25 TDLab. Eclipse Solar 08/abril/2024
 
Acuerdo segundo periodo - Grado Sexto.pptx
Acuerdo segundo periodo - Grado Sexto.pptxAcuerdo segundo periodo - Grado Sexto.pptx
Acuerdo segundo periodo - Grado Sexto.pptx
 
Descripción del Proceso de corte y soldadura
Descripción del Proceso de corte y soldaduraDescripción del Proceso de corte y soldadura
Descripción del Proceso de corte y soldadura
 
Buenas Practicas de Manufactura para Industria Farmaceutica
Buenas Practicas de Manufactura para Industria FarmaceuticaBuenas Practicas de Manufactura para Industria Farmaceutica
Buenas Practicas de Manufactura para Industria Farmaceutica
 
MEDIACIÓN INTERNACIONAL MF 1445 vl45.pdf
MEDIACIÓN INTERNACIONAL MF 1445 vl45.pdfMEDIACIÓN INTERNACIONAL MF 1445 vl45.pdf
MEDIACIÓN INTERNACIONAL MF 1445 vl45.pdf
 
Acuerdo segundo periodo - Grado Noveno.pptx
Acuerdo segundo periodo - Grado Noveno.pptxAcuerdo segundo periodo - Grado Noveno.pptx
Acuerdo segundo periodo - Grado Noveno.pptx
 
Presentacionde Prueba 2024 dsdasdasdsadsadsadsadasdasdsadsa
Presentacionde Prueba 2024 dsdasdasdsadsadsadsadasdasdsadsaPresentacionde Prueba 2024 dsdasdasdsadsadsadsadasdasdsadsa
Presentacionde Prueba 2024 dsdasdasdsadsadsadsadasdasdsadsa
 
Actividades eclipse solar 2024 Educacion
Actividades eclipse solar 2024 EducacionActividades eclipse solar 2024 Educacion
Actividades eclipse solar 2024 Educacion
 
historieta materia de ecologías producto
historieta materia de ecologías productohistorieta materia de ecologías producto
historieta materia de ecologías producto
 
BITÁCORA DE ESTUDIO DE PROBLEMÁTICA. TUTORÍA V. PDF 2 UNIDAD.pdf
BITÁCORA DE ESTUDIO DE PROBLEMÁTICA. TUTORÍA V. PDF 2 UNIDAD.pdfBITÁCORA DE ESTUDIO DE PROBLEMÁTICA. TUTORÍA V. PDF 2 UNIDAD.pdf
BITÁCORA DE ESTUDIO DE PROBLEMÁTICA. TUTORÍA V. PDF 2 UNIDAD.pdf
 
ENSEÑAR ACUIDAR EL MEDIO AMBIENTE ES ENSEÑAR A VALORAR LA VIDA.
ENSEÑAR ACUIDAR  EL MEDIO AMBIENTE ES ENSEÑAR A VALORAR LA VIDA.ENSEÑAR ACUIDAR  EL MEDIO AMBIENTE ES ENSEÑAR A VALORAR LA VIDA.
ENSEÑAR ACUIDAR EL MEDIO AMBIENTE ES ENSEÑAR A VALORAR LA VIDA.
 
CUADERNILLO DE EJERCICIOS PARA EL TERCER TRIMESTRE, SEXTO GRADO
CUADERNILLO DE EJERCICIOS PARA EL TERCER TRIMESTRE, SEXTO GRADOCUADERNILLO DE EJERCICIOS PARA EL TERCER TRIMESTRE, SEXTO GRADO
CUADERNILLO DE EJERCICIOS PARA EL TERCER TRIMESTRE, SEXTO GRADO
 
5° Proyecto 13 Cuadernillo para proyectos
5° Proyecto 13 Cuadernillo para proyectos5° Proyecto 13 Cuadernillo para proyectos
5° Proyecto 13 Cuadernillo para proyectos
 
✨☀🛰LOS_ECLIPSES_Y_EL_SISTEMA_SOLAR_🚀☄CUADERNILLO_DE_ACTIVIDADES🌌Esmeralda.pdf
✨☀🛰LOS_ECLIPSES_Y_EL_SISTEMA_SOLAR_🚀☄CUADERNILLO_DE_ACTIVIDADES🌌Esmeralda.pdf✨☀🛰LOS_ECLIPSES_Y_EL_SISTEMA_SOLAR_🚀☄CUADERNILLO_DE_ACTIVIDADES🌌Esmeralda.pdf
✨☀🛰LOS_ECLIPSES_Y_EL_SISTEMA_SOLAR_🚀☄CUADERNILLO_DE_ACTIVIDADES🌌Esmeralda.pdf
 
Apunte de clase Pisos y Revestimientos 2
Apunte de clase Pisos y Revestimientos 2Apunte de clase Pisos y Revestimientos 2
Apunte de clase Pisos y Revestimientos 2
 
Amor o egoísmo, esa es la cuestión por definir.pdf
Amor o egoísmo, esa es la cuestión por definir.pdfAmor o egoísmo, esa es la cuestión por definir.pdf
Amor o egoísmo, esa es la cuestión por definir.pdf
 
TALLER_DE_ORALIDAD_LECTURA_ESCRITURA_Y.pptx
TALLER_DE_ORALIDAD_LECTURA_ESCRITURA_Y.pptxTALLER_DE_ORALIDAD_LECTURA_ESCRITURA_Y.pptx
TALLER_DE_ORALIDAD_LECTURA_ESCRITURA_Y.pptx
 
Cuadernillo de actividades eclipse solar.pdf
Cuadernillo de actividades eclipse solar.pdfCuadernillo de actividades eclipse solar.pdf
Cuadernillo de actividades eclipse solar.pdf
 
Catálogo general de libros de la Editorial Albatros
Catálogo general de libros de la Editorial AlbatrosCatálogo general de libros de la Editorial Albatros
Catálogo general de libros de la Editorial Albatros
 
HISTORIETA: AVENTURAS VERDES (ECOLOGÍA).
HISTORIETA: AVENTURAS VERDES (ECOLOGÍA).HISTORIETA: AVENTURAS VERDES (ECOLOGÍA).
HISTORIETA: AVENTURAS VERDES (ECOLOGÍA).
 

Filigramma 12. Revista del Círculo de Escritores Sabersinfin

  • 1. Filigramma Filigramma Revista de literatura Revista de literatura Sabersinfin.com/ Abril 2023. 2da temporada. N° 12. Desconocidos Desconocidos Leticia Díaz Gama Leticia Díaz Gama La fotografía de Javier Nolasco Pérez La fotografía de Javier Nolasco Pérez Enrique Canchola Martínez Enrique Canchola Martínez Miguel Ángel Martínez Barradas Miguel Ángel Martínez Barradas Escritor invitado Escritor invitado No somos los mismos
  • 2. 2 Revista Filigramma Un año después no somos los mismos Transcurrió un año desde el número anterior de Filigramma, para algunos efectos parece mucho tiempo, para otros es nada. Lo cierto es que no somos los mismos. Necesitábamos hacer una pausa en las publicaciones para contar con más herramientas, más experiencia, más horas de vuelo, más kilómetros de palabras. Más hambre de tener en nuestras manos y pantallas el más reciente ejemplar de Filigramma. Hoy, seguimos siendo ríos que nos prodigamos sin reticencia alguna al gigante mar, pero nuestro contenido es diferente, disparidad que puede constatarse en cada corte transversal del micro oleaje que conforma las grandes ondas. Al fondo de nuestro caudal nuevas fuerzas impulsan el motor que mueve las aguas de la inspiración. ¡Y aquí estamos, poniéndole el pecho a lo que venga! Al talento habitual de quienes conforman el Círculo de Escritores Sabersinfin y plumas adhe- rentes, en esta ocasión incorporamos el arte visual de Javier Nolasco Pérez, el joven maestro en Educación, fotógrafo y poeta, quien refrenda en su obra que el arte tiene un valor social inocultable, ineludible, imprescriptible y esperanzador. La lente de Javier está impregnada de esperanza, de confianza en el ser humano, de creencia en una fuerza superior. Editorial
  • 3. 3 Abril,2023,N°12 DIRECTORIO Filigramma Filigramma Revista Literaria No. 12 Revista Literaria No. 12 Publicación bimestral Publicación bimestral Director General Director General Sabersinfin.com Sabersinfin.com Abel Pérez Rojas Editor Luis Manuel Pimentel Coordinadora del Círculo de Escritores Sabersinfin Leticia Díaz Gama Leticia Díaz Gama Compilación Olivia Sesma Rascón Olivia Sesma Rascón Corrección Juan Carlos Martínez Parra Juan Carlos Martínez Parra Colaboradores Lilia Rivera Enrique Canchola Martínez Salvador Calva Morales Sarahí Jarquín Ortega Francisco Javier Estrada Olivia Sesma Rascón Leticia Díaz Gama Elías Villalobos Saile Luz Gabriela Balcázar Jorge A. Rodríguez y Morgado Nicholas Gutiérrez Pulido Filo Huesca Martín Pérez Rojas Luz Gabriela Balcazar V. Yamell Mendoza Macedonio Vidal Escritor invitado Miguel Ángel Martínez Barradas Fotografías Javier Nolasco Pérez La fotografía de Nolasco Pérez, en palabras de Enrique Canchola, experto en temas neurofisiopsicológicos: transita en las profundidades de las fibras leñosas del sufrimiento, que palpitan en la vida, y que han transformado la piel y los pensamientos, que antes fueron suaves y deli- cados, en piel dura, cuarteada y rugosa; y a los pensamientos, en lágri- mas que vibran en el alma producto de las percepciones dolorosas por el sufrir de la vida. Por otra parte, y para regocijo de quienes son afectos al pensamien- to profundo, en esta publicación el escritor invitado es nuestro brillante amigo, colaborador de Sabersinfin.com, Miguel Ángel Martínez Ba- rradas, quien, indudablemente, está llamado a ocupar un lugar muy importante en el hermetismo, esoterismo y las letras de México. Regreso al punto inicial. No somos los mismos. Somos más, mucho más y menos de lo que éramos hace un año cuan- do publicamos la edición anterior de Filigramma. Hoy avanzamos en una dirección que estaba invisible en el serial once: el movimiento poético del saber infinitista. Hoy estamos potenciados. Hoy tenemos más experiencia. Hay kilóme- tros de palabras que nos han transformado. Hoy no somos los mismos… estamos potenciados. Abel Pérez Rojas Director de Sabersinfin
  • 4. 4 Revista Filigramma ÍNDICE EDITORIAL Un año después no somos los mismos | 2 Abel Pérez Rojas ARTÍCULO La fotografía de Javier Nolasco Pérez | 6 Enrique Canchola Martínez CUENTOS Desconocidos | 8 Leticia Díaz Gama Delirios | 10 Lilia Rivera El mudo enamorado | 12 Olivia Sesma Rascón HÍBRIDOS Un día | 14 V. Yamell Mendoza Carrusel | 16 La cita | 17 Luz Gabriela Balcázar
  • 5. 5 Abril,2023,N°12 GALERÍA Naturaleza y ciudad | 18 Javier Nolasco Pérez POESÍA Elegía | 22 Sarahí Jarquín Ortega Esquizofrenia | 24 Juan Carlos Martínez Parra (El monje hereje) Fatuidad | 25 Jorge A. Rodríguez y Morgado Digamos no a tanta cerrazón | 26 Arriba de las nubes | 26 Salvador Calva Morales Nostalgia | 33 Martín Pérez Rojas (Mapero) Siempre caminar | 28 Filo Huesca Cabalgando anteriormente | 30 Elías Villalobos Saile Poesía por siempre | 31 Abel Pérez Rojas ESCRITOR INVITADO Miguel Ángel Martínez Barradas | 36 3 Poemas esotéricos | 37 Partidos en dos | 31 Francisco Javier Estrada Dos poemas experimentales | 32 Nicholas Gutiérrez Pulido Tus hijos son tus hijos | 34 Macedonio Vidal
  • 6. 6 Revista Filigramma La fotografía de Javier Nolasco Pérez Enrique Canchola Martínez Universidad Autónoma Metropolitana-Iztapalapa Ciudad de México Artículo
  • 7. 7 Abril,2023,N°12 La lente de la cámara fotográfica de Ja- vier Nolasco Pérez, como los cristales del microscopio de Don Santiago Ramón y Ca- jal (1852-1934), padre de las neurociencias y Premio Nobel de Fisiología y Medicina en 1906, va internándose en el bosque mágico y misterioso del cerebro de los fotografia- dos. Capta rostros con expresiones emo- tivas que salen de sus ojos revoloteando como mariposas jubilosas para formar sus nidos en las sonrisas de los labios. La cámara de Javier convierte la percep- ción en memoria permanente y los recuer- dos en esculturas vivientes del pasado, que reverberan cada instante en el tablero del juego mental que seduce al pensamiento a recorrer el andamio de la vida. La cámara de Javier Nolasco Pérez, va de- codificando los eventos de la vida cotidiana en sus diferentes aspectos de la condición social, lo mismo capta niños felices jugan- do con una caja de cartón mostrando una expresión angelical producto del disfrute de su juego y una sonrisa inocente capaz de iluminar el entorno. Los cristales mágicos de la cámara van llevando a Javier Nolasco Pérez, a través de sus ojos, en un viaje alucinante por el bosque social, donde la condición humana es transformada en una realidad filosófica y donde late la espiritualidad en busca de oportunidades para superar sus condiciones y alcanzar la felicidad alejando el dolor y la tristeza, y poniendo en su lugar la lucha y la esperanza. La fotografía de Javier Nolasco Pérez re- trata las ilusiones desgastadas que han de- jado huellas en el rostro y se han quedado atrapadas en la luz de la mirada que guarda la bruma del pasado preso de profunda me- lancolía. Retrata también, manos que suje- tan las ilusiones y las lanzan al viento en busca de conseguir sustento en medio de la jauría humana que vive en las praderas de asfalto. La fotografía de la madre y el hijo de Ja- vier Nolasco Pérez, la cual ilustra la portada de esta revista, capta la comunión del im- pulso de sus propios designios, unidos sus cuerpos y sus pensamientos quebrados por el infortunio con su mirada sedienta y ex- hausta que refleja la incapacidad de elegir una vida distinta. Implorando con su mirada al cielo la cordura y la piedad de los dioses justicieros, sus rostros cobijados por el re- bozo, grita la desdicha que no desea vivir pero que tampoco tiene el coraje de aban- donarse a morir. La fotografía de Nolasco Pérez transita en las profundidades de las fibras leñosas del sufrimiento, que palpitan en la vida, y que han transformado la piel y los pensamien- tos, que antes fueron suaves y delicados, en piel dura, cuarteada y rugosa; y a los pensamientos, en lágrimas que vibran en el alma producto de las percepciones doloro-
  • 8. 8 Revista Filigramma De rasgos desdibujados, entre ensueños transita la rutina. Hilos de seda gris se entre- tejen y envuelven la vida de la ciudad. Calles y casas empolvadas de suspiros, ventanas abiertas para las ansias peregrinas, pavesas que uniforman la languidez de las horas de quienes se elevan y surcan los abismos del tiempo. Se repiten los amaneceres sosos, al alba bostezan sombras que aguardan en las esquinas. El día avanza ileso hacia el rostro sepia del medio día, ofreciéndose como una hostia a la existencia. La noche esconde los porqués que descal- zan a los hombres; uno de tantos observa a la distancia, con el dedo índice señala al horizonte, sus labios murmuran: “quiero al- canzar la lejanía.” El teléfono despierta de su letargo… En la tercera llamada descuelga el auri- cular, su piel intensifica el tono apiñonado y sus labios entreabiertos revelan la sorpresa. Con los ojos avispados trata de adivinar el lugar desde donde él le habla. La sorpresa le provoca alergia; estornuda y millones de gotitas rocían la nostalgia. Como un árbol avivado por el temporal, presagia las tardes de verano y el sentimiento de la caricia le enrosca el cabello. Sonríe y una lluvia de arrugas le quiebra los años. ─Te espero en el centro, frente a Sanbor- ns, tengo dos días en la ciudad. Una curva traza la calle, desde su profun- didad lo ve acercarse. Su corazón late con fuerza al tropezar con la gente y el encuen- tro se hace eterno. Tomados de la mano cruzan la calle, huér- fanos sin la prudente guía de una madre. Él empuja la puerta del restaurante y le cede el paso a ella. Un pequeño pasillo los lleva al bar flanqueado por vitrinas repletas de piezas de cristal, sus destellos cortan la luz y dan al lugar un toque de fantasía. El bar atrapó la noche, las velas tiemblan; si- lenciosas e indiscretas yerguen su rubia y ardorosa cabellera. La mesa se viste de pre- sente, un presente atrapado en el instante, en lo incierto. Las palabras llevan prisa, en desorden chocan sin esperar respuesta, todo es in- terrogatorio. En la mirada de ambos los recuerdos se anegan; lo cotidiano se frag- mentó y el tiempo adelgazó los juicios. Los hermanos se nutren de compasión, han llegado desde sus afanes hasta este en- cuentro; fraternos se ofrecen ternura. Ella percibe en su hermano ingenuidad y una Desconocidos Leticia Díaz Gama Cuentos
  • 9. 9 Abril,2023,N°12 falsa dureza que la lleva a pensar en la frágil envoltura de los hombres. ─Sabes, me siento suspendido en el aire. Ella recurre al oficio femenino de hilvanar costuras de hombres rotos. La noche podría repetirse siglos, pero se ha desvanecido el muro de la distancia. Convertidos en miste- rios, se despiden con la promesa fugaz de volver a encontrarse. Una brecha se abre entre los dos; él se va a combatir con sus horas y ella guarda en un guiño las buenas intenciones. Transcurren los días formando cadenas; eslabones de apatía. La mañana llega a co- brar deudas a la noche y deja sobre la almo- hada un hueco profundo y angustioso. Al cabo de unos días, el teléfono irrumpe con su timbrar antiguo, molesto. La comunicación es mala, el zumbido de una mosca da sentido a la realidad. Tres palabras saltan y se tropiezan. ─Me voy, adiós. Frente al espejo, ella se refriega los ojos, lamenta no poder borrar la isla gris que le enmarca la mirada. Da salida a la nube de angustias que de a poco ha ido acumulando, llora y evoca sus mocedades. Suspira y va al encuentro. Detiene sus pasos sobre el tapete de bienvenido, hume- dece el dedo índice en la punta de la lengua y lo aplica en las ojeras. Acomoda su peina- do de forma que disimule la palidez de las mejillas. La decisión antecede a la censura; sen- tados frente a frente, con una taza de tila conciertan las frases en un ritmo uniforme. Las necesidades de la vida, con todos sus intentos, son el boleto para un camino sin retorno. Han abierto la puerta y el futuro los engulle en su abrazo oscuro. Construidos en el pasado, en el olor de una misma casa, al retroceder se han aso- mado por la ventana y a pesar de tener un rostro ya no se reconocen.
  • 10. 10 Revista Filigramma Delirios Lilia Rivera En el engañoso sendero de los tiempos muertos, pertinaz la pesada sombra del pa- sado se despliega. Mazo que taladra, hin- cando sus fauces destructoras. Desfallece la tarde; arrastrando consigo nuevas ansiedades, viejos recuerdos; historias pasadas. Caminar, transitar, llevando a cuestas los nefastos apegos, los falsos amores. ¡Fuera! ¡Disuélvanse, apártense, intermi- tentes espectros! Acuden puntuales cual pájaros negros, las mustias imágenes fabricadas en paja: lo que no cuajó, aquello inservible; reflejo en galería de espejos rotos oxidados. Reptan dentro de la mente, los gusanos portadores de sensaciones maliciosas. La luz se ha con-
  • 11. 11 Abril,2023,N°12 sumido, esa luz que a veces, por periodos consume así mismo a la esperanza. De inesperados puntos llegan aromas, perfumes, olores, acompañando a un tropel de visiones fermentadas, ya al inicio de la descomposición. El universo demoledor de las sensaciones caducadas comienza enton- ces a girar, a girar sin detenerse; carrusel de locura: abrazos, besos, caricias que res- balan tras una pertinaz cortina de heladas gotas de lluvia. Estallido de micro-dagas de vidrio. Se precipitan con fuerza, estrellán- dose en la mente y en el hueco del llamado corazón. La respiración se torna pesada, un sudor frío me recorre el cuerpo. ¡Hay que recor- dar! Para qué permitir que los enanos tor- turadores trabajen en lo más hondo de las minas internas. Cavando y extrayendo qui- meras e ilusiones enquistadas, encostradas de fósiles y dura materia; como todas las experiencias productoras de dolor. Desde su diario ámbito llega la noche, para proyectar oscuridades, alimentadoras de soledades nocturnas. Acude con su den- so manto azul Prusia, que lo absorbe todo, así la tranquilidad diurna. Portadora de pa- sados ecos y susurros fenecidos. De insó- litos malos augurios; dragones rampantes. Me abraza con su capa de penumbras, con sus largos dedos gelatinosos. Que se adhie- ren a los miembros de quienes se encuen- tran aislados: a los adictos, a los noctámbu- los, a los que vagan en las tinieblas. A los desahuciados, a los pervertidos. Un nuevo episodio se desdobla una vez más, copia exacta del anterior, con su final idéntico: insomnio y nadas. Rueda el tiempo: amanece. Oigo girar la llave de la puerta de entrada. Sin esperarlo, de pronto, has regresado. ¿Alucino acaso?. . .
  • 12. 12 Revista Filigramma El mudo enamorado Olivia Sesma Rascón Creció en una familia rodeado de silen- cio entre sus padres y los canturreos de sus hermanos. Su madre siempre lo impulsó a salir adelante y que se valiera por sus pro- pios medios. Miraba modestamente su en- torno aprendiendo a confiar en sus brazos para trabajar y a vivir con sus condiciones. Ya era un joven cuando miró una jovenci- ta, que lo cautivó. A veces, solo la espiaba a lo lejos. Aquella joven de nombre Marilú, creció con su abuela materna. Sus padres se di- vorciaron cuando era muy pequeña y ello ocasionó que se envolviera en un escudo imaginario, de manera que cuando se le trataba de sacar de su esfera lloraba y todo mundo optaba por dejarla en paz. Ella a lo lejos miraba un niño mudo que con señas se daba a entender, lo que admiraba de él, y por si fuera poco escribía y leía todos los escritos que le daban, pues ella aunque fue a la escuela primaria varios años, a veces pasando, otras repitiendo el grado; nunca aprendió a leer y a escribir. Pasaron muchos años entre miradas y suspiros, Lulú, que pudiendo hablar, nunca se atrevió acercarse al joven mudo. El otro, en esas condiciones, jamás le habló. Aun- que su intuición le decía que no le era indi- ferente a la chica, no se atrevía acercarse a ella por temor a que fuera rechazado. El día en que Marilú cumplió 35 años, recibió un recado de Fernando, que le entregó un chamaco. Ella se puso feliz, pero como fue una burra para la escuela, no entendía lo que había escrito, por eso tuvo que buscar a una amiga y preguntarle lo que había en el papel. “ME GUSTAS” Marilú se interesó en Fernando, pero no volvió a recibir ningún recado durante va- rios meses. El 2 de febrero, día de la Can- delaria, le volvieron a entregar otra carta: “¿QUIERES SER MI NOVIA?” Marilú, sabía que lo demás dependía de ella. Así que, esperó hasta el 14 de febrero. Buscó a su amiga y le indicó que escribiera en un papel: “Sí, te espero hoy a las 4 de la tarde en el campo deportivo”. Fernando llegó confiado de que no lo rechazaría. La tomó de las manos y le plantó un beso en los labios. Ella lo abrazó mientras le decía que anhelaba ese momento. A partir de ahí ocultaron su amor, como una reliquia sagrada, hasta que fue imposi- ble tapar el sol que había en sus corazones. Al año de ser novios, la familia de Fernan- do se dio cuenta de aquella relación, él les dijo que se iba a casar con Marilú, pero su familia se opuso rotundamente. Y la familia de ella se escandalizó ─ ¿Pue- den creer que Marilú se quiere casar con un mudo? ─¡Cómo es posible! ¡Mejor que se quede a vestir santos!
  • 13. 13 Abril,2023,N°12 ─Déjenla en paz. Miren, yo vivo con un hombre de letras y después de la discusión que tuve hoy, realmente aplaudo su deci- sión, porque un mudo jamás le gritará, ni discutirá absolutamente nada con ella. Des- pués de todo ha sido inteligente en elegir ese tipo de pareja (musité entre dientes). Tardaron otro año convenciendo a sus fa- milias de querer casarse; sin conseguirlo. Así que, Fernando se fue a vivir con Marilú y después de dos años más, planearon casar- se un día de la Candelaria, para recordar la fecha en que dieron el encuentro a su amor. La familia de él desconfiaba de aque- lla relación, pensando que pronto Marilú lo dejaría, al grado que escondieron sus do- cumentos para que no pudiera casarse. El sacerdote tuvo que intervenir e interrogó ampliamente a Marilú, para asegurarse que amaba al mudo. Llegó la fiesta más grande del pueblo y el día de la boda del mudo y Marilú. La iglesia de la Candelaria lucía engalanada de flores, y en el atrio tapetes de aserrín y flores colo- reaban esa mañana de febrero. Puestos de feria y cientos de peregrinos asistieron a la celebración. El gran momento llegó ─ ¿Aceptas a Fernando? ─¡Sí acepto! ─ ¿Aceptas a Marilú? Y Fernando respondió con enjundia ─ ¡Sí, acepto! El padre sonriendo dijo: ─ ¡Hasta lo mudo se le quitó!
  • 14. 14 Revista Filigramma Es un día como cualquiera. El frío se acen- tuó en el transcurso de la madrugada y casi todo ser vivo está acurrucado en algún lu- gar; acogedor o no. Hay momentos en que el aire sopla gélido y la piel resiente el cho- que en ella. “Es abrumador, en ocasiones, desear tener una caricia”. Y sus pasos siguen su camino con la op- ción de virar y provocar algún cambio. Los árboles parecieran sollozar por sus pensa- mientos. Ese crujir tan melancólico que sus hojas desprenden, como si quisieran pedir un poco de lo mismo que él carece, no impi- den su vulnerabilidad y el saberse humilde ante su entorno. Un día V. Yamell Mendoza Híbridos
  • 15. 15 Abril,2023,N°12 Esas hojas, lloran, ríen, festejan y gritan por vida, amor y tristeza. Esta soledad abrumadora, taladra dentro, inhibe, entristece y lleva a oscuros senderos. Recuerdo ese amor frenético que lapidó a mi alma. Contó sus pasos sin conciencia del sende- ro. Su mente está en ese grado de claridad, su empatía está clara y su corazón vulnera- ble a cualquier sonrisa. Sabe que es un día que debe seguir, sin ningún dejo de debili- dad. Hay pares de ojos que le perciben; pa- reciera que su alma es transparente y cual- quier ser vivo se percata de su momentáneo y quebrantado ánimo. Su corazón late más rápido ante los eventos del día: un perro en la calle, una señora mayor vendiendo en la esquina de cualquier lugar, niños explota- dos. Él sabe que encontrará alguna manera de ayudar. Transcurren las horas, la tarde se torna de rojos y naranjas para dar paso a la noche y recuerda que sigue siendo invierno. Sabe que habrá días tristes. Estando en su hogar, respira profundo; sus ojos se llenan de lá- grimas, pero una leve sonrisa se dibuja en sus labios: mañana será otro día.
  • 16. Carrusel Luz Gabriela Balcázar En esta oscuridad, deambulando como juguetes a control remoto, llevamos tanto tiempo que conocemos el camino, los viejos obstáculos. Somos familia en un carrusel. Nuestras piernas reconocen donde pisan, la mirada cautivada por colores, brillos depen- dientes de su entorno, y los demás obreros obedientes y subordinados. Seguimos en el carrusel; unas veces me buscas y otras vas dejando pistas, esperan- do ser encontrado. Absurdo juego que hizo surgir lo obstina- do de las réplicas infantiles, forzando capri- chosamente el momento. Con el pasar de los días se redujo a nada el recuerdo teñido de sepia. La duda llega al verme subir y a ti des- cender mientras montamos corceles indife- rentes a nuestro deseo de cabalgar juntos y derrite el hielo que cubre nuestro corazón.
  • 17. La cita Luz Gabriela Balcázar Acordamos reunirnos hoy. Quizá él se escabulló en el tiempo al ver el desorden de mi habitación. Rechazo ideas que atra- viesan mi mente, como bailarina silenciosa danzando de puntitas, dando vueltas, sal- tando. Derrama duda, temor e incertidum- bre de llegar tarde. ¿Dónde estás? Me atormenta que no desees regresar, que ya no te importe saber de mí, desilusio- nado de mis promesas de barro. Por favor, acude a nuestra cita una vez más, abriga la confianza del anhelo que ten- go de volver a estar en ti, que me sientas. Quiero contarte todo, a pesar de saber que nada puede estar oculto para ti, aun así, quiero decirte cómo viví cada situación, desde lo más absurdo hasta aquello que me recordó que hoy tenemos una cita. Aquí estoy, haciendo silencios en el ruido, aquietando impulsos, dejando que la bai- larina se canse de sus piruetas. Confiando como novia enamorada en la promesa de nuestra cita.
  • 18. 18 Revista Filigramma Galería Naturaleza y ciudad Javier Nolasco Pérez Maestro en Educación. Fotógrafo y escritor tehuacanense. Hombre libre y firme defensor de la Verdad. Participó en la Primera, Segunda y Tercera Antología Internacional de Poesía Sabersinfin, de igual manera en la Antología del Primer Taller Infantil de Composición Poética. Con- duce Hope Podcast en la plataforma Spotify, en el cual aborda temas de fe y la vida cotidiana.
  • 22. 22 Revista Filigramma Poesía Elegía Sarahí Jarquín Ortega Para José Suárez Donoso en su cielo chileno. Una mañana te vi allá en tu esquina de los cuatro vientos. A trasluz de la ventana, tu blanca cabellera se mezcló con el humo del ambiente y te me figuraste etéreo. En tu frente brilla la aurora y en tus pupilas la melancólica luz de un cielo chileno. Quijote de las andanzas con un libro en la mano, con un fardo de anhelos y sembrando palabras a tu paso. Puebla mágica cobija tus sueños de trovador, tu palabra repleta de añoranzas te acompaña. Los globeros y la música de ciegos poblanos van contigo. Remarca tus pasos el oscuro pavimento y dejas tu huella en este suelo. Donoso, amigo querido, te dedico mi canción, mi verso más sentido; que la vida nos permita dilación. Posterior a su muerte acaecida en febrero de 2011 escribí: “Teorema”; reminiscencias de tu tiempo ido, el lugar que compartí contigo. Tus libros abandonados viven soñando ayeres, en volutas, del humo de tabaco. Hoy, en mundos primigenios, descansas sobre alfombra tapizada de hojas otoñales que te obsequia el viento; un arco iris de globos te pinta el cielo. Nubes dormidas en mantos de obsidiana encendieron sus luces, te saludó la aurora y la mañana te arrulló en sus brazos. Las estampas coloridas de tu Puebla amada, arrullan con voces y pregones tu sueño. Calzan tus pies herencia de huaraches del vendedor de amate, te acompañan los boleros para pintar con tintas y poner más brillo a las estrellas, que marcan tu camino para recrearte en tu suelo chileno que te miró nacer. Donoso amigo querido, alma gemela de mi vida, albañiles con cigarro salivoso, te cantan conmigo.
  • 24. 24 Revista Filigramma Esquizofrenia Juan Carlos Martínez Parra (El monje hereje) La memoria es el combustible del ser que, caminando entre su recuerdo, busca humedecer los simbolismos del inaudito deseo que su misma utopía suavemente enmohece en la fermentación de sus intangibles pretensiones Y que, caminando con premura por la ruta del hoy, la circunstancia descalza recuerdos, desempolvando con suaves caricias un tiempo sin prisa. Soy la circunstancia que me corresponde en la “realidad” que, sutilmente, se desnuda al ritmo de un ocaso y alucinando la mirada del entorno, tenues suspiros se postran ante la nitidez misma de su historia. Al ambiguo compás de su intangible dignidad una locura sutil busca asir la proxemia inexorable de su reiterado aliento al intangible son de su destino… Y ya desde la totalidad de un día, al pleno trajín de la esperanza, el tiempo camina entre sus dedos, buscando germinar la armonía inherente que, deshidratando suspiros, florece los suaves augurios de un erótico y erógeno Do mayor en intenso carmesí. La noche transcurre y al amanecer sus desconsuelos buscan zurcir su identidad, al levantar la esquina de su historia mientras germina un extraño porvenir donde, desde sus deseos, se intenta interpretar sus poros caminando sobre un suspiro que busca expresar entre versos el reflejo ambiguo de un indómito instante cubierto en un sensual candor que pretende sentir el inaudito e intenso ritmo de un jadeo con que se deshojan, uno a uno, los poros de su misma biografía Y al mirar la vacuidad de un nostálgico reflejo, en suaves intentos por hallar, entre oblicuos anhelos, el eufónico tiempo de una connotación absoluta que resguarda la transmutación de un mero sonido a una poesía que busca, entre sutiles palabras, erguir la flácida ilusión adormilada de un mensaje inhibido que yace fehaciente, pretendiendo ahogar entre suspiros, la soledad que busca solventar, entre sus huellas, la ausencia de una utopía que, inhalando el mar de sus oleajes, destierra la cándida evidencia de un orgasmo en sinfonía.
  • 25. 25 Abril,2023,N°12 Fácil escribir poesía no requiere mucha ciencia solo conocer un poco de lo que tiene presencia. Él seguro te dará mucha fuerza espiritual para decir lo que piensas a toda la humanidad. Es muy fácil, ya lo he dicho veremos cuál es su esencia. Eso sí, requiere tiempo un poquito de talento y mucha sabiduría para sacarla de adentro Solo seleccionar palabras luego llegar a fundirlas decantar y sublimarlas con su eminente conciencia. Para lograr la gran obra es necesaria la alquimia con eso trasmutaremos versos en oro muy fino. Fácil se puede apreciar escribir es la poseía nos dará la libertad también la inmortalidad. Poesía es la fuerza creadora ésta en el hombre reside solo es sacar de su alma la esencia que le redime. La poesía resume todo lo que el hombre lleva adentro escribir en prosa o en verso produce admirable efecto. Muchos poetas han llegado hasta su templo interior viendo la verdad desnuda en su noble corazón. Es por eso mis hermanos que los quiero invitar a escribir mucha poesía y así poder ensalzar. Si haces esto, seguro, no te vas a arrepentir y toda tu vida plena puede llegar a fluir. Fluir con leyes divinas como lo dicta el Señor para llegar a la cima de tu misión terrenal. Vanidad de vanidades dice el Eclesiastés. Fatuidad de fatuidades dice el Ser descortés. Fatuidad Jorge A. Rodríguez y Morgado
  • 26. 26 Revista Filigramma Digamos no a tanta cerrazón Salvador Calva Morales olvidemos tanta cerrazón tomemos las armas del intelecto están a nuestro alcance las herramientas de la argumentación para hacer ver a quien no quiere ver que la vida orgásmica es parte de la felicidad que es un derecho natural que nos asiste seamos inteligentes no necios documéntense no sean borregos de la desinformación y la malicie disfruten como yo lo hago en mis versos de las noches y días ¡tóquense! para ese disfrute íntimo no hay hora solo minutos aprendan de las idas y venidas las llegadas al infierno sideral morir segundos en esos viajes es hacer que el cerebro se vitalice no solo lo dice la ciencia yo también lo he dicho en mis poemas lo que escribo son experiencias de vida se los regalo con la satisfacción vivida desde bebé púber hasta mis 7 y 8 ¡y lo que venga! Arriba de las nubes Salvador Calva Morales Buscando placer me acordé de tus increíbles pechos y extenuantes caderas reconstruí tu imagen recordando la satisfacción de tantas tardes serenas que se convirtieron en estrepitosos momentos maravilla entre tus muslos regocijo de caderas glúteos besos labios cascadas incandescentes y juntos subimos más arriba de las nubes envueltos en orgasmos
  • 28. 28 Revista Filigramma Siempre caminar Filo Huesca tuve una retahíla de miedos y caminé regresaron recargados y caminé hoy tengo otros y camino sé que llegarán más y caminaré
  • 30. 30 Revista Filigramma Cabalgando anteriormente Elías Villalobos Saile El café de las señoras vacías. El café de cadena se ve frecuentado por ellas. Es la hora conveniente: del almuerzo. Ya los hijos no están, la despensa quedó abastecida, el marido en la oficina; y ellas en la comidilla. Todas hablan a la vez. Todas desean ser oídas, mas no pretenden escuchar. Sorbo tras sorbo taza tras taza, transcurre la conversación banal. Todo pasa como en su juventud. La que se fue. La que se marchó sin que se dieran cuenta. ¿A dónde partió aquella ilusión de juventud? ¿Dónde quedó aquel romance? ¿Dónde quedó aquel príncipe azul? La vana conversación continúa. Sorbo tras sorbo taza tras taza. Así la vida les pasa sin que ocurra cosa alguna. La conversación fluye como el humo en el espacio. Como el vacío en la nada. Ana sigue con la mirada a aquel joven. Y con nostalgia recuerda cuando todos los hombres la miraban al andar. La importancia de cada ser humano se mide en lo que cada uno es. Un día más en el café. Ellas se despiden para volver a su realidad. El maquillaje no oculta su edad. Ni las joyas su soledad. Las elegantes damas se van, toman el camino que las regresa a su realidad. El marido ¿dónde está? ¿Los hijos? Emigraron ya. Sorbo tras sorbo taza tras taza. No son más. Ana sigue con la mirada a aquel joven pasar. Y nada dice. Simplemente se va con su soledad.
  • 31. 31 Abril,2023,N°12 Poesía por siempre Abel Pérez Rojas quiero escribir sin oír a nadie sin tomar en cuenta verso alguno cerrar mis ojos mirar tan adentro que no quede rincón sin escudriñar ni recuerdo que distraiga el buceo busco convertir mi sangre en tinta mi sudor en inspiración mis hormonas en lubricante para activar la maquinaria del estado poético permanente para enfrentar la desesperanza la narcosis generacional las fronteras de la consciencia la estática en el frente y la desorganización de las líneas quiero brindarme a plenitud gozar y ser gozado expandir mi ser forzar los límites cerebrales ejercitarme en saltos cuánticos hasta que la explosión exhiba el saber sin fin y lo primitivo de la organización en que vivimos hallaré la fórmula para mutar la poesía en nave sideral en barca neuronal en compañera inseparable hasta la muerte quiero escribir sin oír a nadie cerrar mis ojos y mirar muy adentro Partidos en dos Francisco Javier Estrada Así quedamos después de admirarnos como uno solo entre realidad y deseo; dos, porque realidad es flor descarnada de sueño que se convierte en pesadilla: nos hace dos —sin duda ni pretexto— sin poder escapar a lejanía que ahoga sentidos y les convierte en océanos de soledad. Partidos en dos, mirando el horizonte con tristeza que es voz lúgubre, llama a pesadillas para pintar de oscuro futuro lo que es presente e instante que llora. Realidad y deseo, por vericuetos de versos que respiran ácida emoción, mientras caricias se fragmentan cual si fueran adobes destruidos por un sismo que a las almas ha ofendido. Dos, sin excusa ni pretexto, sin escape de la realidad, artilugio de sentimientos de manera tan descarnada; huesos de muerte enseña pesadas goteras converti- das en harapos; nada queda de emoción que tundió sus carnes entre deseo y realidad hecha sueño de abejas: ilusión para vivir futuro entre caricia y beso de tierno tiesto.
  • 32. 32 Revista Filigramma Dos poemas experimentales Nicholas Gutiérrez Pulido La Letra E A Georges Perec Tú, quinto signo para todo alifato. Tú, vocal contigua a la “A”. Das inicio a la gran palabra para simbolizar infinitud. Connotas a los favoritos con mayúscula. Contigo principian los más bonitos onomásticos. Invocas la inmortal fórmula por un judío con cuna, Ulm; y ahí simbolizas todo dinamismo del cosmos. Por un lado, indicas a la patria matriz, al idioma para un manco victimado a Náfpaktos, y por otro lado, tu figura con posición contraria indica “algunos” para todo conjunto. Y así lo glosa todo lógico para sordomudos. Sois puño adosado para un pulgar para los “blinds”. Sois dos puntos oscuros, ficha para dominó. Vocal dos, alzo un monolito a tu vigorosa aparición sabia y juiciosa. Mensaje Una carta Un cortador de sobres Atención de un par de ojos Una hoja en el suelo Una mano en la frente Un desfallecimiento Un cuerpo en un sillón Rostro oculto por una cabellera Lágrimas en una falda Dedo en un párpado Una mirada furtiva Ventana a un jardín Hojas secas en el pasto amarillo Viento Cielo nublado
  • 33. 33 Abril,2023,N°12 Nostalgia Martín Pérez Rojas (Mapero) vivo en paz rezago de experiencias factura de la cuenta final carta por entregar silencio total me siento tranquilo me siento en paz respiro y veo pasar mi vida escribo y amo reina el silencio guardo el equipaje es tiempo de partir es tiempo de decir adiós de estar en otra dimensión es tiempo de respirar hondo es tiempo de cerrar los ojos y soltar
  • 34. 34 Revista Filigramma Tus hijos son tus hijos Macedonio Vidal Tus hijos son tus hijos no debería ser así según dijo el poeta “Tus hijos son hijos de la vida” pero los tiempos se debaten entre la vida y la ruina así que ahora abrázalos fuerte y hazlos fuertes abrázalos fuerte antes de dejarlos ir dales lo mejor de ti en grandes cucharadas sostén sus ilusiones hasta que éstas se eleven como estambres de diente de león entre el viento y el sol participa en sus sueños renovados vivimos en tiempos de espejismos que campean el horizonte y hay tiradores por todos lados que quieren que tus hijos sean sus hijos no permitas que tus hijos caigan atrapados como insectos ante cualquier candil no permitas que tus hijos sean hijos del streaming no permitas que tus hijos sean hijos de ninguna pantalla no permitas que tus hijos sean hijos de la publicidad no permitas que tus hijos se conviertan en proyecto en objeto en cosa no permitas que tus hijos sean boca de comida y bebida chatarra no permitas que tus hijos sean hijos del miedo no permitas que tus hijos sean hijos de la guardería no permitas que tus hijos sean hijos de la calle no permitas que tus hijos se conviertan en hijos del cártel no permitas que tus hijos sean parte de la lista de desaparecidos Es un enorme compromiso traer un hijo en estos tiempos así que abrázalos fuerte y hazlos fuertes cólmalos de pensamiento crítico y buena música condesciende en que el motor de preguntas gire a gran velocidad atibórralos de almohadones de cuentos y de historias que empiezan en el océano de una estrella lejana enséñales la forma en que el rocío de la mañana convierte los pétalos de rosas en poemas
  • 35. 35 Abril,2023,N°12 ahora en que tu ocupación absorbe tus días y un poco más ¡Ni modo! Necesitas multiplicarte por un tiempo para estar con tu hijo sobre todo en los primeros años de su vida en esos años en que tus hijos necesitan aprender a caminar hay un grito que dice ¿dónde estoy? hay una mano de un padre y una madre que al unísono dicen ¡Estamos contigo y te abrazamos con todas nuestras fuerzas antes de dejarte ir!
  • 36. 36 Revista Filigramma Escritor invitado Miguel Ángel Martínez Barradas Nació en Puebla en 1985. Es doctor en Literatura Hispanoamericana. Aca- démicamente se desempeña como docente de literatura y filosofía en nivel superior. Su obra escrita consiste en artículos de investigación, columnas periodísticas y libros de poesía y ensayo. En lo profesional, se dedica a la edición y maquetación de libros y revistas bajo su propio sello editorial llamado “El mundo iluminado”.
  • 37. 37 Abril,2023,N°12 6 Diablo Bestia Aquí hay sabiduría Bestia Seis Bestia 6 Diablo 6 6 Bestia 6 Diablo 6 Diablo Bestia Diablo Bestia Seis Bestia Seis Seiscientos Sesenta y Seis Cinco Luzbel 7 Satán 6 Lucifer Pentagrammatón Hexagrammatón Heptagrammtón En el día hablo Con luz bélica El Arcano XV No cesa de mirarme Numeri sumus Ahora que somos menos hay que amarnos más la hora se achica y la piel dibuja surcos en los que se atora el polvo de los que ya no están Ahora que somos menos hay que comenzar a hablar a buscar la palabra incierta que ha de sacarnos de esta pared de huesos del laberinto que con uno menos se enfría más El muro de cráneos sobre el que hoy caminamos es la cosecha del amor sembrado Una grieta en el cielo entreabre el tiempo. ¿Qué hay al otro lado? ¿Qué ojo se posa en aquella herida para observarnos? Un estallido de luz rompe la fisura: la eternidad tiene por sombra tierra y ceniza. Las nubes continúan el juego de las mutaciones un dios habla donde una señal se borra. Me recuerdo, entre luz y tiempo yo también estoy cambiando.
  • 38. FILIGRAMMA FILIGRAMMA Revista literaria Revista literaria del Círculo de Escritores Sabersinfin del Círculo de Escritores Sabersinfin Promovemos la hermandad creativa y los saberes enfocados en la cultura de paz Sabersinfin TV Cultura Puebla Sabersinfin Círculo de Escritores Sabersinfin Puebla Sabersinfin