SlideShare una empresa de Scribd logo
Juan Pablo II, en un encuentro con 4000
peregrinos en el año 2000 en la plaza de San Pedro
del Vaticano, definió la auténtica novedad del
cristianismo como el hecho de poder llamar a Dios
“Papá”. Esta novedad choca frontalmente con la
concepción de Dios en el contexto de otras grandes
religiones, donde es visto como un ser lejano, al
margen de la vida del ser humano. En el cristianismo,
nos dice el Papa Juan Pablo II: “Quien hace
verdaderamente la experiencia del amor de Dios,
no puede dejar de repetir con una emoción nueva
la exclamación de la primera carta de Juan: Mirad
que amor nos ha tenido el Padre para llamarnos
hijos de Dios, pues lo somos (1Juan 3, 1)”

                                                 Dios no es para el cristianismo
                                          algo ajeno a nosotros, sino que es
                                          alguien presente en nuestra vida. La fe
                                          comienza en el bautismo, donde
                                          recibimos la fuerza del Espíritu Santo,
                                          pero necesita de la experiencia
                                          personal de ese Amor de Dios para
                                          poder sentirnos verdaderos hijos
                                          amados por el Padre. El cristianismo
                                          tiene como finalidad principal provocar
                                          ese encuentro. No se trata de realizar
                                          unos ritos o repetir unas oraciones, sino
que esos ritos y esas oraciones han de surgir en el cristiano como una
necesidad interna. No vamos a misa a escuchar la cura, o a cumplir un
precepto; sino a celebrar el misterio cristiano que nos hace encontrarnos cara a
cara con Aquel que sabemos que nos ama, y lo encontramos en la celebración
y en las palabras del sacerdote y, de una manera especialísima en la
                                                                                      1




Comunión. No rezamos oraciones para cumplir con la tradición o sin sentido,
                                                                                      Página




sino que hacemos de la oración ese diálogo personal con quien sabemos que
nos escucha; es un diálogo de amigos, no un monólogo.
El Evangelista san Juan, en esta carta, no nos habla de teorías o posibles
hipótesis, sino de una certeza a la que él ha llegado desde la propia
experiencia.
       El Papa Benedicto XVI, en la carta
encíclica “Deus Caritas est”, afirma:




       El acontecimiento al que se refiere el Papa es esa experiencia personal
que cada uno de nosotros tenemos de Dios; lo que nos atrae de la persona de
Jesucristo no son sólo palabras, sino saber que van acompañadas de una
vivencia. Cristo no dice una cosa y hace otra en su vida, sino que vive aquello
que dice. Los cristianos no creemos en algo, creemos en Alguien, como dice el
                                                                                  2




Papa.
                                                                                  Página




       Cuántas veces hemos oído decir aquello de “algo tiene que haber”,
como respuesta a la pregunta ¿crees en Dios?
Para los cristianos no hay algo,
                          sino Alguien: Cristo Jesús, el Señor.


                                Nos hacemos preguntas:
 “La verdadera               1. ¿Qué crees que significan estas
originalidad del          palabras de Benedicto XVI en la Encíclica
                          Deus caritas est?
     Nuevo
                             2. ¿Puedes narrar alguna experiencia
 Testamento no            personal que tú hayas tenido de
   consiste en            encuentro con Jesucristo o que conozcas
                          de otras personas?
  nuevas ideas,
sino en la figura
misma de Cristo”
 (Deus caritas est, 12)




                                                                      3
                                                                      Página
De esta manera define el Papa Benedicto XVI la esperanza cristiana en
la encíclica “Spe Salvi”, publicada en el año 2006. Allí afirma: "El hombre
necesita a Dios, de lo contrario se queda sin esperanza". "Esta gran esperanza
sólo puede ser Dios, que abraza el universo y que nos puede proponer y dar lo
que nosotros por sí solos no podemos alcanzar".
       La esperanza cristiana va más allá de la esperanza propuesta por la
sociedad. En la esperanza propuesta por el mundo y la sociedad, los valores
fundamentales los da el trabajo, el puesto social, la economía, y un largo
etcétera de cosas que, si no están, parece que no es posible. Son muchas las
persona que ponen su esperanza en el cupón de la lotería de navidad, en el
tarot y los adivinos, o en otras realidades que no van más allá de lo humano y
de la búsqueda de un bien particular. Desde esta esperanza, si yo estoy bien (y
los que tengo a mi alrededor) todo lo demás parece no importar mucho.




                                                                                  4
                                                                                  Página
Caminar desde la esperanza no es fácil, sobre todo cuando los
problemas nos acechan y parece como si el mundo entero estuviese contra
nosotros. Es difícil porque vivimos en una cultura, hecha por nosotros mismos,
totalmente desanimada y en una sociedad desmotivada que ha puesto gran
parte de su esperanza sólo en lo material y lo económico, cuando esto falla,
parece fallar todo. Hoy apenas podemos pensar en el futuro, porque lo que
importa es el aquí y el ahora, pero sobre todo el “yo”. Este panorama parece
totalmente desolador, ¿verdad? Pues es precisamente en este mundo y en
este entorno donde tiene que brillar la esperanza cristiana. Pero para que
pueda hacerlo, primero tenemos que saber que ésta es la esperanza en el
Padre, en el Hijo y en el Espíritu Santo:

      Nuestra esperanza es el amor del Padre. Así lo afirma el salmo 22: “el
      Señor es mi Pastor, nada me falta”.
      Nuestra esperanza es Jesucristo. “El príncipe de este mundo, ya está
      derrotado” (Jn 12, 31).
      Nuestra esperanza es el Espíritu Santo. “El es la fuerza de Dios
      derramada en nuestros corazones, él viene en ayuda de nuestra
      debilidad” (Rm 5;8).

      Hay algo que conviene recordar de forma urgente:
                 SIN ESPERANZA, NO PODEMOS VIVIR.

       El cristianismo, Jesucristo, nos ha traído una visión nueva de la
Esperanza: el mundo no es sólo lo que vemos, lo que tenemos a nuestros pies.
El ser humano no está en función del ser humano, sino al contrario: las cosas
están en función al ser humano. La dignidad de una persona no se mide por su
nivel económico o social, sino que todos tenemos una misma dignidad
inviolable, desde el más rico al más pobre y desde el más pobre al más rico. En
Dios Padre somos todos hijos amados por igual. En Dios Hijos todos somos
hermanos de la misma “categoría”. En Dios Espíritu Santo todos somos
“movidos” e impulsados del mismo modo por su fuerza interna que lo
transforma todo.
       La esperanza cristiana es ese motor que nos hace comprender que, en
primer lugar, las cosas pueden ser de otra manera distinta y que yo soy
responsable de que lo sean. El Reino de Dios da comienzo aquí y ahora con la
necesidad surgida de mi corazón de transformar las cosas. El final de las
guerras da comienzo por el final del odio y el rencor a pequeña escala. Que
hipócrita resulta decir que se quiere la paz mientras me peleo con mi vecino…
                                                                                  5
                                                                                  Página
Pero la esperanza cristiana no es
                                     sólo eso, es también saber en quien
                                     hemos puesto nuestra confianza: en un
                                     Dios que está presente, que nos da la
                                     libertad y la fuerza de transformarlo todo
                                     y hacerlo todo nuevo. Jesucristo no es
                                     un charlatán que diga cómo hay que
                                     hacer las cosas mientras se queda al
                                     margen, Él se mete de lleno en cada
                                     uno de los problemas de sus
                                     conciudadanos, en la defensa de los
                                     pobres, los oprimidos y los marginados
                                     de su ciudad. La esperanza cristiana es
                                     esa confianza plena que nos hace
                                     entender que cada vez que buscamos la
justicia y la paz, lo hacemos con Él a nuestro lado, con su fuerza
transformadora y renovadora. Para eso recibimos el Espíritu Santo, no para ser
testigos ajenos del mundo, sino para hacer realidad el Reino de Dios en
nuestro mundo, en nuestra sociedad, en nuestro entorno y, sobre todo, en
nosotros mismos.

      La esperanza cristiana no es algo que aparezca de forma espontánea,
como los buenos frutos, necesita del cuidado y cultivo diario. Algunos trucos
para cultivarla:
      Orar diariamente, aunque sea cinco minutos. La oración nos hace estar
      en contacto permanente con Dios, quien alimenta nuestra esperanza
      constantemente.
      Estar atentos a los “signos de los tiempos”, es decir, saber tener una
      mirada crítica y solidaria desde el amor para detectar en nuestro entorno
      los signos de desesperanza (injusticia, racismo, discriminación, etc) y
      poder ayudar a cambiarlos.
      Colaborar constantemente con un mundo mejor, pero no es necesario
      hacer grandes cosas. Lo grande se construye desde lo pequeño.
      Comienza por tu casa, tus amigos, tu trabajo, etc. Sé tú signo de
      esperanza en medio de tu mundo y tu ambiente.

       “Jesús no era Espartaco, no era un combatiente por una liberación
política como Barrabás o Bar-Kokebá. Lo que Jesús había traído, habiendo
muerto Él mismo en la cruz, era algo totalmente diverso: el encuentro con
el Señor de todos los señores, el encuentro con el Dios vivo y, así, el
encuentro con una esperanza más fuerte que los sufrimientos de la
esclavitud, y que por ello transformaba desde dentro la vida y el mundo”
(Spes Salvi, 4).
                                                                                  6
                                                                                  Página
¿Qué signos desesperanza encuentras tú en el momento presente y en
tu ambiente?




¿Qué crees que podrías aportar tú para hacer que la esperanza siga
vigente en nuestros días? Indica al menos 5.




                                                                     7
                                                                     Página

Más contenido relacionado

La actualidad más candente

Caracteristicas de las sectas
Caracteristicas de las sectasCaracteristicas de las sectas
Caracteristicas de las sectas
Deybis Anaya
 
06 Espiritualidad De Comunión - Plan Global
06 Espiritualidad De Comunión - Plan Global06 Espiritualidad De Comunión - Plan Global
06 Espiritualidad De Comunión - Plan Global
Diócesis de Cúcuta
 
Historia de la iglesia
Historia de la iglesiaHistoria de la iglesia
Historia de la iglesia
Bea Lopez Tovar
 
Evangelización y catequesis
Evangelización y catequesisEvangelización y catequesis
Evangelización y catequesis
Miguel Montes
 
Sacramentos
SacramentosSacramentos
Sacramentos
Israel Berna
 
Concilio vaticano II
Concilio vaticano IIConcilio vaticano II
Concilio vaticano II
Humberto Corrales
 
FormacióN De Catequistas
FormacióN De CatequistasFormacióN De Catequistas
FormacióN De Catequistas
Andres Elizalde
 
Rito de iniciacion cristiana de adultos
Rito de iniciacion cristiana de adultosRito de iniciacion cristiana de adultos
Rito de iniciacion cristiana de adultos
EmanuelEstrada
 
Eclesiología
EclesiologíaEclesiología
1.c. iglesia primitiva
1.c. iglesia primitiva1.c. iglesia primitiva
1.c. iglesia primitiva
David Galarza Fernández
 
Sesión iv.perfil del catequista
Sesión iv.perfil del catequistaSesión iv.perfil del catequista
Sesión iv.perfil del catequista
Ángela Patricia Cadavid Vélez
 
Contribución de la Iglesia a la ética y a la filosofía política
Contribución de la Iglesia a la ética y a la filosofía políticaContribución de la Iglesia a la ética y a la filosofía política
Contribución de la Iglesia a la ética y a la filosofía política
Universidad Católica del Uruguay
 
El ministro y la etica un ministerio que deja huella
El ministro y la etica un ministerio que deja huellaEl ministro y la etica un ministerio que deja huella
El ministro y la etica un ministerio que deja huella
Hector Guzman
 
Propuesta de trabajo ministerio de catequesis decanato periferico i
Propuesta de trabajo ministerio de catequesis decanato periferico iPropuesta de trabajo ministerio de catequesis decanato periferico i
Propuesta de trabajo ministerio de catequesis decanato periferico i
carola1801
 
Introducción al catecismo de la iglesia
Introducción al catecismo de la iglesiaIntroducción al catecismo de la iglesia
Introducción al catecismo de la iglesia
Ludiana Altuve
 
Identidad del catequista
Identidad del catequistaIdentidad del catequista
Identidad del catequista
Alberto Ubidia
 
Que espera dios de una mujer.
Que espera dios de una mujer.Que espera dios de una mujer.
Que espera dios de una mujer.
JOSE GARCIA PERALTA
 
Taller sobre la iglesia catolica 3 una y santa
Taller sobre la iglesia catolica 3 una y santaTaller sobre la iglesia catolica 3 una y santa
Taller sobre la iglesia catolica 3 una y santa
Roberto Polanco
 
Catecismo de la iglesia católica
Catecismo de la iglesia católicaCatecismo de la iglesia católica
Catecismo de la iglesia católica
Jaime Gonzalez Muñoz
 
Vivir la fe en familia, sesion de Escuela de Padres (trabajo Pedagogia Familiar)
Vivir la fe en familia, sesion de Escuela de Padres (trabajo Pedagogia Familiar)Vivir la fe en familia, sesion de Escuela de Padres (trabajo Pedagogia Familiar)
Vivir la fe en familia, sesion de Escuela de Padres (trabajo Pedagogia Familiar)
fjzpaco
 

La actualidad más candente (20)

Caracteristicas de las sectas
Caracteristicas de las sectasCaracteristicas de las sectas
Caracteristicas de las sectas
 
06 Espiritualidad De Comunión - Plan Global
06 Espiritualidad De Comunión - Plan Global06 Espiritualidad De Comunión - Plan Global
06 Espiritualidad De Comunión - Plan Global
 
Historia de la iglesia
Historia de la iglesiaHistoria de la iglesia
Historia de la iglesia
 
Evangelización y catequesis
Evangelización y catequesisEvangelización y catequesis
Evangelización y catequesis
 
Sacramentos
SacramentosSacramentos
Sacramentos
 
Concilio vaticano II
Concilio vaticano IIConcilio vaticano II
Concilio vaticano II
 
FormacióN De Catequistas
FormacióN De CatequistasFormacióN De Catequistas
FormacióN De Catequistas
 
Rito de iniciacion cristiana de adultos
Rito de iniciacion cristiana de adultosRito de iniciacion cristiana de adultos
Rito de iniciacion cristiana de adultos
 
Eclesiología
EclesiologíaEclesiología
Eclesiología
 
1.c. iglesia primitiva
1.c. iglesia primitiva1.c. iglesia primitiva
1.c. iglesia primitiva
 
Sesión iv.perfil del catequista
Sesión iv.perfil del catequistaSesión iv.perfil del catequista
Sesión iv.perfil del catequista
 
Contribución de la Iglesia a la ética y a la filosofía política
Contribución de la Iglesia a la ética y a la filosofía políticaContribución de la Iglesia a la ética y a la filosofía política
Contribución de la Iglesia a la ética y a la filosofía política
 
El ministro y la etica un ministerio que deja huella
El ministro y la etica un ministerio que deja huellaEl ministro y la etica un ministerio que deja huella
El ministro y la etica un ministerio que deja huella
 
Propuesta de trabajo ministerio de catequesis decanato periferico i
Propuesta de trabajo ministerio de catequesis decanato periferico iPropuesta de trabajo ministerio de catequesis decanato periferico i
Propuesta de trabajo ministerio de catequesis decanato periferico i
 
Introducción al catecismo de la iglesia
Introducción al catecismo de la iglesiaIntroducción al catecismo de la iglesia
Introducción al catecismo de la iglesia
 
Identidad del catequista
Identidad del catequistaIdentidad del catequista
Identidad del catequista
 
Que espera dios de una mujer.
Que espera dios de una mujer.Que espera dios de una mujer.
Que espera dios de una mujer.
 
Taller sobre la iglesia catolica 3 una y santa
Taller sobre la iglesia catolica 3 una y santaTaller sobre la iglesia catolica 3 una y santa
Taller sobre la iglesia catolica 3 una y santa
 
Catecismo de la iglesia católica
Catecismo de la iglesia católicaCatecismo de la iglesia católica
Catecismo de la iglesia católica
 
Vivir la fe en familia, sesion de Escuela de Padres (trabajo Pedagogia Familiar)
Vivir la fe en familia, sesion de Escuela de Padres (trabajo Pedagogia Familiar)Vivir la fe en familia, sesion de Escuela de Padres (trabajo Pedagogia Familiar)
Vivir la fe en familia, sesion de Escuela de Padres (trabajo Pedagogia Familiar)
 

Similar a Tema 2 la novedad del cristianismo

Virtudes teologales 1 fe
Virtudes teologales 1  feVirtudes teologales 1  fe
Virtudes teologales 1 fe
Rebeca Reynaud
 
Iniciación teológica a la Gracia
Iniciación teológica a la GraciaIniciación teológica a la Gracia
Iniciación teológica a la Gracia
Rebeca Reynaud
 
Introduccion al tratado sobre la gracia
Introduccion al tratado sobre la graciaIntroduccion al tratado sobre la gracia
Introduccion al tratado sobre la gracia
Rebeca Reynaud
 
Virtudes teologales 1 fe
Virtudes teologales 1  feVirtudes teologales 1  fe
Virtudes teologales 1 fe
Rebeca Reynaud
 
Espiritualidad en-la-acción-caritativa
Espiritualidad en-la-acción-caritativaEspiritualidad en-la-acción-caritativa
Espiritualidad en-la-acción-caritativa
OSM- PCC
 
Catequesis sobre la fe
Catequesis sobre la feCatequesis sobre la fe
Catequesis sobre la fe
Norka C. Risso Espinoza
 
Curso espiritualidad litúrgica reconquista 2010
Curso espiritualidad litúrgica reconquista 2010Curso espiritualidad litúrgica reconquista 2010
Curso espiritualidad litúrgica reconquista 2010
Gustavo Braidot
 
La trinidad y la brújula
La trinidad y la brújulaLa trinidad y la brújula
La trinidad y la brújula
ssuser67bcf7
 
Jovenes en accion
Jovenes en accionJovenes en accion
Jovenes en accion
Suny Sunyss
 
1a Sesion de la EVLJ de la RCC de Colombia
1a Sesion de la EVLJ de la RCC de Colombia1a Sesion de la EVLJ de la RCC de Colombia
1a Sesion de la EVLJ de la RCC de Colombia
adalgos
 
Mensaje BXVI JMJ 2011
Mensaje BXVI JMJ 2011Mensaje BXVI JMJ 2011
Mensaje BXVI JMJ 2011
Nombre Apellidos
 
Mensaje bxvi jmj 2011
Mensaje bxvi jmj 2011Mensaje bxvi jmj 2011
Mensaje bxvi jmj 2011
Nombre Apellidos
 
Dios
DiosDios
Tema 9
Tema 9Tema 9
La santidad.1
La santidad.1La santidad.1
La santidad.1
Angela Cabrera
 
Carta Pastoral de Cuaresma 2012 de nuestro Arzobispo
Carta Pastoral de Cuaresma 2012 de nuestro ArzobispoCarta Pastoral de Cuaresma 2012 de nuestro Arzobispo
Carta Pastoral de Cuaresma 2012 de nuestro Arzobispo
Parroquias de Ares, Lubre y Cervás
 
Segundaromanos
SegundaromanosSegundaromanos
Segundaromanos
Jhonatan Hernandez
 
Creemos en lo que decimos creer def
Creemos en lo que decimos creer defCreemos en lo que decimos creer def
Creemos en lo que decimos creer def
Rafael Eduardo Muñoz Benitez
 
Bendicto XVI-Encíclica Esperanza
Bendicto XVI-Encíclica EsperanzaBendicto XVI-Encíclica Esperanza
Bendicto XVI-Encíclica Esperanza
MaribelCarmen
 
la venida del espiritu santo a los apostoles en pentecostes
la venida del espiritu santo a los apostoles en pentecostesla venida del espiritu santo a los apostoles en pentecostes
la venida del espiritu santo a los apostoles en pentecostes
MEYARAYA1
 

Similar a Tema 2 la novedad del cristianismo (20)

Virtudes teologales 1 fe
Virtudes teologales 1  feVirtudes teologales 1  fe
Virtudes teologales 1 fe
 
Iniciación teológica a la Gracia
Iniciación teológica a la GraciaIniciación teológica a la Gracia
Iniciación teológica a la Gracia
 
Introduccion al tratado sobre la gracia
Introduccion al tratado sobre la graciaIntroduccion al tratado sobre la gracia
Introduccion al tratado sobre la gracia
 
Virtudes teologales 1 fe
Virtudes teologales 1  feVirtudes teologales 1  fe
Virtudes teologales 1 fe
 
Espiritualidad en-la-acción-caritativa
Espiritualidad en-la-acción-caritativaEspiritualidad en-la-acción-caritativa
Espiritualidad en-la-acción-caritativa
 
Catequesis sobre la fe
Catequesis sobre la feCatequesis sobre la fe
Catequesis sobre la fe
 
Curso espiritualidad litúrgica reconquista 2010
Curso espiritualidad litúrgica reconquista 2010Curso espiritualidad litúrgica reconquista 2010
Curso espiritualidad litúrgica reconquista 2010
 
La trinidad y la brújula
La trinidad y la brújulaLa trinidad y la brújula
La trinidad y la brújula
 
Jovenes en accion
Jovenes en accionJovenes en accion
Jovenes en accion
 
1a Sesion de la EVLJ de la RCC de Colombia
1a Sesion de la EVLJ de la RCC de Colombia1a Sesion de la EVLJ de la RCC de Colombia
1a Sesion de la EVLJ de la RCC de Colombia
 
Mensaje BXVI JMJ 2011
Mensaje BXVI JMJ 2011Mensaje BXVI JMJ 2011
Mensaje BXVI JMJ 2011
 
Mensaje bxvi jmj 2011
Mensaje bxvi jmj 2011Mensaje bxvi jmj 2011
Mensaje bxvi jmj 2011
 
Dios
DiosDios
Dios
 
Tema 9
Tema 9Tema 9
Tema 9
 
La santidad.1
La santidad.1La santidad.1
La santidad.1
 
Carta Pastoral de Cuaresma 2012 de nuestro Arzobispo
Carta Pastoral de Cuaresma 2012 de nuestro ArzobispoCarta Pastoral de Cuaresma 2012 de nuestro Arzobispo
Carta Pastoral de Cuaresma 2012 de nuestro Arzobispo
 
Segundaromanos
SegundaromanosSegundaromanos
Segundaromanos
 
Creemos en lo que decimos creer def
Creemos en lo que decimos creer defCreemos en lo que decimos creer def
Creemos en lo que decimos creer def
 
Bendicto XVI-Encíclica Esperanza
Bendicto XVI-Encíclica EsperanzaBendicto XVI-Encíclica Esperanza
Bendicto XVI-Encíclica Esperanza
 
la venida del espiritu santo a los apostoles en pentecostes
la venida del espiritu santo a los apostoles en pentecostesla venida del espiritu santo a los apostoles en pentecostes
la venida del espiritu santo a los apostoles en pentecostes
 

Más de convertidor

Voluntario ii
Voluntario iiVoluntario ii
Voluntario ii
convertidor
 
Voluntario i
Voluntario iVoluntario i
Voluntario i
convertidor
 
Tutorial edilim
Tutorial edilimTutorial edilim
Tutorial edilim
convertidor
 
Tutorial sistema operativo
Tutorial sistema operativoTutorial sistema operativo
Tutorial sistema operativo
convertidor
 
Tutorial organizacion archivos
Tutorial organizacion archivosTutorial organizacion archivos
Tutorial organizacion archivos
convertidor
 
Voluntario iii
Voluntario iiiVoluntario iii
Voluntario iii
convertidor
 
Voluntario ii
Voluntario iiVoluntario ii
Voluntario ii
convertidor
 
Voluntario iv
Voluntario ivVoluntario iv
Voluntario iv
convertidor
 
Voluntario ii
Voluntario iiVoluntario ii
Voluntario ii
convertidor
 
Voluntario i
Voluntario iVoluntario i
Voluntario i
convertidor
 
Evaluación voluntaria
Evaluación voluntariaEvaluación voluntaria
Evaluación voluntaria
convertidor
 
Voluntario iii
Voluntario iiiVoluntario iii
Voluntario iii
convertidor
 
Evaluación 1
Evaluación 1Evaluación 1
Evaluación 1
convertidor
 
04 esquema
04 esquema04 esquema
04 esquema
convertidor
 
Evaluación
EvaluaciónEvaluación
Evaluación
convertidor
 
Evaluación del tema
Evaluación del temaEvaluación del tema
Evaluación del tema
convertidor
 
Tema 3 la iglesia católica
Tema 3 la iglesia católicaTema 3 la iglesia católica
Tema 3 la iglesia católica
convertidor
 
Tema 2 la iglesia católica
Tema 2 la iglesia católicaTema 2 la iglesia católica
Tema 2 la iglesia católica
convertidor
 
Tema 2 fe ciencia
Tema 2 fe cienciaTema 2 fe ciencia
Tema 2 fe ciencia
convertidor
 
Trivialbiblico
TrivialbiblicoTrivialbiblico
Trivialbiblico
convertidor
 

Más de convertidor (20)

Voluntario ii
Voluntario iiVoluntario ii
Voluntario ii
 
Voluntario i
Voluntario iVoluntario i
Voluntario i
 
Tutorial edilim
Tutorial edilimTutorial edilim
Tutorial edilim
 
Tutorial sistema operativo
Tutorial sistema operativoTutorial sistema operativo
Tutorial sistema operativo
 
Tutorial organizacion archivos
Tutorial organizacion archivosTutorial organizacion archivos
Tutorial organizacion archivos
 
Voluntario iii
Voluntario iiiVoluntario iii
Voluntario iii
 
Voluntario ii
Voluntario iiVoluntario ii
Voluntario ii
 
Voluntario iv
Voluntario ivVoluntario iv
Voluntario iv
 
Voluntario ii
Voluntario iiVoluntario ii
Voluntario ii
 
Voluntario i
Voluntario iVoluntario i
Voluntario i
 
Evaluación voluntaria
Evaluación voluntariaEvaluación voluntaria
Evaluación voluntaria
 
Voluntario iii
Voluntario iiiVoluntario iii
Voluntario iii
 
Evaluación 1
Evaluación 1Evaluación 1
Evaluación 1
 
04 esquema
04 esquema04 esquema
04 esquema
 
Evaluación
EvaluaciónEvaluación
Evaluación
 
Evaluación del tema
Evaluación del temaEvaluación del tema
Evaluación del tema
 
Tema 3 la iglesia católica
Tema 3 la iglesia católicaTema 3 la iglesia católica
Tema 3 la iglesia católica
 
Tema 2 la iglesia católica
Tema 2 la iglesia católicaTema 2 la iglesia católica
Tema 2 la iglesia católica
 
Tema 2 fe ciencia
Tema 2 fe cienciaTema 2 fe ciencia
Tema 2 fe ciencia
 
Trivialbiblico
TrivialbiblicoTrivialbiblico
Trivialbiblico
 

Tema 2 la novedad del cristianismo

  • 1. Juan Pablo II, en un encuentro con 4000 peregrinos en el año 2000 en la plaza de San Pedro del Vaticano, definió la auténtica novedad del cristianismo como el hecho de poder llamar a Dios “Papá”. Esta novedad choca frontalmente con la concepción de Dios en el contexto de otras grandes religiones, donde es visto como un ser lejano, al margen de la vida del ser humano. En el cristianismo, nos dice el Papa Juan Pablo II: “Quien hace verdaderamente la experiencia del amor de Dios, no puede dejar de repetir con una emoción nueva la exclamación de la primera carta de Juan: Mirad que amor nos ha tenido el Padre para llamarnos hijos de Dios, pues lo somos (1Juan 3, 1)” Dios no es para el cristianismo algo ajeno a nosotros, sino que es alguien presente en nuestra vida. La fe comienza en el bautismo, donde recibimos la fuerza del Espíritu Santo, pero necesita de la experiencia personal de ese Amor de Dios para poder sentirnos verdaderos hijos amados por el Padre. El cristianismo tiene como finalidad principal provocar ese encuentro. No se trata de realizar unos ritos o repetir unas oraciones, sino que esos ritos y esas oraciones han de surgir en el cristiano como una necesidad interna. No vamos a misa a escuchar la cura, o a cumplir un precepto; sino a celebrar el misterio cristiano que nos hace encontrarnos cara a cara con Aquel que sabemos que nos ama, y lo encontramos en la celebración y en las palabras del sacerdote y, de una manera especialísima en la 1 Comunión. No rezamos oraciones para cumplir con la tradición o sin sentido, Página sino que hacemos de la oración ese diálogo personal con quien sabemos que nos escucha; es un diálogo de amigos, no un monólogo.
  • 2. El Evangelista san Juan, en esta carta, no nos habla de teorías o posibles hipótesis, sino de una certeza a la que él ha llegado desde la propia experiencia. El Papa Benedicto XVI, en la carta encíclica “Deus Caritas est”, afirma: El acontecimiento al que se refiere el Papa es esa experiencia personal que cada uno de nosotros tenemos de Dios; lo que nos atrae de la persona de Jesucristo no son sólo palabras, sino saber que van acompañadas de una vivencia. Cristo no dice una cosa y hace otra en su vida, sino que vive aquello que dice. Los cristianos no creemos en algo, creemos en Alguien, como dice el 2 Papa. Página Cuántas veces hemos oído decir aquello de “algo tiene que haber”, como respuesta a la pregunta ¿crees en Dios?
  • 3. Para los cristianos no hay algo, sino Alguien: Cristo Jesús, el Señor. Nos hacemos preguntas: “La verdadera 1. ¿Qué crees que significan estas originalidad del palabras de Benedicto XVI en la Encíclica Deus caritas est? Nuevo 2. ¿Puedes narrar alguna experiencia Testamento no personal que tú hayas tenido de consiste en encuentro con Jesucristo o que conozcas de otras personas? nuevas ideas, sino en la figura misma de Cristo” (Deus caritas est, 12) 3 Página
  • 4. De esta manera define el Papa Benedicto XVI la esperanza cristiana en la encíclica “Spe Salvi”, publicada en el año 2006. Allí afirma: "El hombre necesita a Dios, de lo contrario se queda sin esperanza". "Esta gran esperanza sólo puede ser Dios, que abraza el universo y que nos puede proponer y dar lo que nosotros por sí solos no podemos alcanzar". La esperanza cristiana va más allá de la esperanza propuesta por la sociedad. En la esperanza propuesta por el mundo y la sociedad, los valores fundamentales los da el trabajo, el puesto social, la economía, y un largo etcétera de cosas que, si no están, parece que no es posible. Son muchas las persona que ponen su esperanza en el cupón de la lotería de navidad, en el tarot y los adivinos, o en otras realidades que no van más allá de lo humano y de la búsqueda de un bien particular. Desde esta esperanza, si yo estoy bien (y los que tengo a mi alrededor) todo lo demás parece no importar mucho. 4 Página
  • 5. Caminar desde la esperanza no es fácil, sobre todo cuando los problemas nos acechan y parece como si el mundo entero estuviese contra nosotros. Es difícil porque vivimos en una cultura, hecha por nosotros mismos, totalmente desanimada y en una sociedad desmotivada que ha puesto gran parte de su esperanza sólo en lo material y lo económico, cuando esto falla, parece fallar todo. Hoy apenas podemos pensar en el futuro, porque lo que importa es el aquí y el ahora, pero sobre todo el “yo”. Este panorama parece totalmente desolador, ¿verdad? Pues es precisamente en este mundo y en este entorno donde tiene que brillar la esperanza cristiana. Pero para que pueda hacerlo, primero tenemos que saber que ésta es la esperanza en el Padre, en el Hijo y en el Espíritu Santo: Nuestra esperanza es el amor del Padre. Así lo afirma el salmo 22: “el Señor es mi Pastor, nada me falta”. Nuestra esperanza es Jesucristo. “El príncipe de este mundo, ya está derrotado” (Jn 12, 31). Nuestra esperanza es el Espíritu Santo. “El es la fuerza de Dios derramada en nuestros corazones, él viene en ayuda de nuestra debilidad” (Rm 5;8). Hay algo que conviene recordar de forma urgente: SIN ESPERANZA, NO PODEMOS VIVIR. El cristianismo, Jesucristo, nos ha traído una visión nueva de la Esperanza: el mundo no es sólo lo que vemos, lo que tenemos a nuestros pies. El ser humano no está en función del ser humano, sino al contrario: las cosas están en función al ser humano. La dignidad de una persona no se mide por su nivel económico o social, sino que todos tenemos una misma dignidad inviolable, desde el más rico al más pobre y desde el más pobre al más rico. En Dios Padre somos todos hijos amados por igual. En Dios Hijos todos somos hermanos de la misma “categoría”. En Dios Espíritu Santo todos somos “movidos” e impulsados del mismo modo por su fuerza interna que lo transforma todo. La esperanza cristiana es ese motor que nos hace comprender que, en primer lugar, las cosas pueden ser de otra manera distinta y que yo soy responsable de que lo sean. El Reino de Dios da comienzo aquí y ahora con la necesidad surgida de mi corazón de transformar las cosas. El final de las guerras da comienzo por el final del odio y el rencor a pequeña escala. Que hipócrita resulta decir que se quiere la paz mientras me peleo con mi vecino… 5 Página
  • 6. Pero la esperanza cristiana no es sólo eso, es también saber en quien hemos puesto nuestra confianza: en un Dios que está presente, que nos da la libertad y la fuerza de transformarlo todo y hacerlo todo nuevo. Jesucristo no es un charlatán que diga cómo hay que hacer las cosas mientras se queda al margen, Él se mete de lleno en cada uno de los problemas de sus conciudadanos, en la defensa de los pobres, los oprimidos y los marginados de su ciudad. La esperanza cristiana es esa confianza plena que nos hace entender que cada vez que buscamos la justicia y la paz, lo hacemos con Él a nuestro lado, con su fuerza transformadora y renovadora. Para eso recibimos el Espíritu Santo, no para ser testigos ajenos del mundo, sino para hacer realidad el Reino de Dios en nuestro mundo, en nuestra sociedad, en nuestro entorno y, sobre todo, en nosotros mismos. La esperanza cristiana no es algo que aparezca de forma espontánea, como los buenos frutos, necesita del cuidado y cultivo diario. Algunos trucos para cultivarla: Orar diariamente, aunque sea cinco minutos. La oración nos hace estar en contacto permanente con Dios, quien alimenta nuestra esperanza constantemente. Estar atentos a los “signos de los tiempos”, es decir, saber tener una mirada crítica y solidaria desde el amor para detectar en nuestro entorno los signos de desesperanza (injusticia, racismo, discriminación, etc) y poder ayudar a cambiarlos. Colaborar constantemente con un mundo mejor, pero no es necesario hacer grandes cosas. Lo grande se construye desde lo pequeño. Comienza por tu casa, tus amigos, tu trabajo, etc. Sé tú signo de esperanza en medio de tu mundo y tu ambiente. “Jesús no era Espartaco, no era un combatiente por una liberación política como Barrabás o Bar-Kokebá. Lo que Jesús había traído, habiendo muerto Él mismo en la cruz, era algo totalmente diverso: el encuentro con el Señor de todos los señores, el encuentro con el Dios vivo y, así, el encuentro con una esperanza más fuerte que los sufrimientos de la esclavitud, y que por ello transformaba desde dentro la vida y el mundo” (Spes Salvi, 4). 6 Página
  • 7. ¿Qué signos desesperanza encuentras tú en el momento presente y en tu ambiente? ¿Qué crees que podrías aportar tú para hacer que la esperanza siga vigente en nuestros días? Indica al menos 5. 7 Página