SlideShare una empresa de Scribd logo
1 de 59
Introducción al Tratado
sobre la Gracia
Rebeca Reynaud (59 transparencias)
¿Para qué estamos en la tierra?
• Para conocer, amar y
servir a Dios.
• ¿Podemos hacerlo
con nuestras solas
fuerzas? No,
necesitamos la
gracia. Dios tiene un
plan amoroso para
que cada uno de
nosotros vuelva a
Dios.
• El hombre no puede rehacer su vida con la pura
buena voluntad, necesita ser potenciado por la
fuerza de lo alto.
• Las personas serán movidas por la gracia y se
acercarán a Dios si escuchan la Palabra de
Dios. Pero, “¿cómo creerán si no oyen hablar de
Él? ¿Cómo oirán sin alguien que les predique?
(Carta a los Romanos 10,14).
¿Qué es la gracia?
• Es un don
sobrenatural que Dios
concede
gratuitamente al
hombre para su
salvación, por los
méritos de JC. Dios
nos da este don por
pura bondad, no
porque tengamos
estricto derecho a él.
La gracia santificante
• es la que nos saca
del estado de pecado
al estado de gracia, y
aumenta la santidad.
Tiene otros dos
nombres: gracia
habitual y estado de
gracia.
¿Qué recibimos con la gracia
santificante?
• Al Espíritu
Santo, las
virtudes
teologales
y morales y
los dones
del Espíritu
Santo.
Gracia actual: es un don
• La gracia actual es un
acto, algo que pasa
después de cierto
tiempo. Por ejemplo:
un buen ejemplo, una
moción interior, una
meditación, una
lectura, etc.
Las gracias actuales
• Siempre son
transitorias (del
momento). Unas
veces se dirigen a
nuestro
entendimiento, para
iluminarlo; otras, a
nuestra voluntad,
para fortalecerla.
Las gracias actuales
• Siempre se nos dan
para evitar el mal y
obrar el bien.
• Dios las concede a
todos: justos y
pecadores.
• Esta gracia es la que
nos mueve a obrar.
No basta la gracia
santificante.
• Podemos llamar
“gracias” a todos
los dones de Dios,
pero en sentido
estricto, son los
dones de la
historia de la
salvación. En ella
todo ha sido gracia
y fruto de la
benevolencia
divina.
San Agustín
• Comentando el
pasaje de la
samaritana: “¡Si
conocieras el don de
Dios!”, dice: “El don
es el Espíritu Santo”
(In Ev. Johan. 15,12).
El Papa Francisco dice
• La gracia contenida en los sacramentos
pascuales es un potencial de renovación
enorme para la existencia personal, para
la vida de las familias, para las relaciones
sociales… Sin la gracia no podemos
hacer nada (Regina coeli, abril 1º de
2013).
• El hombre tiene un desierto dentro de él
cuando le falta el amor a Dios.
Pelagio, monje de Inglaterra
• A comienzos del siglo
V, explicó que el
pecado original sólo
había sido un mal
ejemplo de Adán y
Eva, pero no había
dañado la naturaleza
humana. Y, dijo, de
Cristo, sólo nos
aprovechaba su
ejemplo.
San Agustín vs. pelagianos
• Pelagio decía que no era
necesario el Bautismo, que
el hombre podía salvarse
sin Jesucristo; que la gracia
no era necesaria para a
obrar bien, que se puede
alcanzar la justicia y la vida
eterna sin Cristo (contro-
versia entre los años 390-
418).
La doctrina de Pelagio fue el
condenada en el XV Concilio de
Cartago (418)
Actualmente
• Bastantes personas, saturadas de una
especie de pelagianismo que ignora las
consecuencias del pecado y la necesidad
de la gracia, no comprenden la necesidad
de guardar los sentidos, de mortificar los
caprichos y moderar el uso de los bienes
materiales, de tomar medidas de
prudencia en las lecturas, en los
espectáculos, en la TV…
• (Cfr. Javier Echeverría, Carta 14-II-1997, n. 10).
San Agustín dice
• Hay que contar con
que llevamos dentro
un principio de
oposición a la gracia,
porque “en el
bautismo se borra la
malicia, pero
permanece la
enfermedad” (Sermo
7/7A, 2).
La palabra gracia se usa al menos
de cuatro maneras:
• El Espíritu Santo es gracia y don para
nosotros, fruto del misterio pascual.
• La reconciliación con Dios es gracia y el
perdón de los pecados.
• Gracia santificante es la nueva condición
del hombre santificado.
• Gracias actuales son las ayudas que
recibimos de Dios (Juan Luis Lorda).
Discurso de Verona. Benedicto XVI
• A través del bautismo ha
cambiado mi identidad
esencial y yo sigo
existiendo sólo en este
cambio. Mi yo
desaparece y se inserta
en un nuevo sujeto más
grande, en el que mi yo
está presente de nuevo,
pero transformado,
purificado, "abierto"
mediante la inserción en
el otro, en el que
adquiere su nuevo
espacio de existencia.
Discurso de Verona. Benedicto XVI
• De este modo llegamos a ser uno en
Cristo" (Ga 3, 28), un único sujeto nuevo,
y nuestro yo es liberado de su
aislamiento. "Yo, pero ya no yo": esta es
la fórmula de la existencia cristiana
fundada en el bautismo, la fórmula de la
resurrección dentro del tiempo, la fórmula
de la "novedad" cristiana llamada a
transformar el mundo. Aquí radica nuestra
alegría.
Hacer visible el gran "sí" de la fe
• Benedicto XVI dijo en Verona, Italia:
quisiera poner de relieve cómo, a través
de este testimonio multiforme, debe brotar
sobre todo el gran "sí" que en Jesucristo
Dios dijo al hombre y a su vida, al amor
humano, a nuestra libertad y a nuestra
inteligencia; y, por tanto, cómo la fe en el
Dios que tiene rostro humano trae la
alegría al mundo.
Continúa Benedicto XVI
• La obra de evangelización nunca
consiste sólo en adaptarse a las culturas,
sino que siempre es también una
purificación, un corte valiente, que se
transforma en maduración y saneamiento,
una apertura que permite nacer a la
"nueva criatura" (2 Co 5, 17; Ga 6, 15)
que es el fruto del Espíritu Santo.
Benedicto XVI dice:
• Dios tiene un amor que perdona más allá de todo límite.
• En Jesucristo esa actitud alcanza su forma extrema,
inaudita y dramática, pues en él Dios se hace uno de
nosotros, nuestro hermano, e incluso sacrifica su vida
por nosotros. Así, en la muerte en la cruz,
aparentemente el mayor mal de la historia, "se realiza
ese ponerse Dios contra sí mismo, al entregarse para
dar nueva vida al hombre y salvarlo: esto es amor en su
forma más radical, en el cual se manifiesta lo que
significa que "Dios es amor" (1 Jn 4, 8) y se comprende
también cómo se debe definir el amor auténtico" (cf.
Deus caritas est, 9-10 y 12).
continúa
• La fuerte unidad que se realizó en la
Iglesia de los primeros siglos entre una fe
amiga de la inteligencia y una praxis de
vida caracterizada por el amor mutuo y
por la atención solícita a los pobres y a los
que sufrían, hizo posible la primera gran
expansión misionera del cristianismo en el
mundo helenístico-romano.
Sigue Benedicto XVI
• Para que la experiencia de la fe y del
amor cristiano sea acogida y vivida y se
transmita de una generación a otra, es
fundamental y decisiva la cuestión de la
educación de la persona. Es preciso
preocuparse por la formación de su
inteligencia, sin descuidar la de su libertad
y capacidad de amar. Por esto es
necesario recurrir también a la ayuda de
la gracia.
En el discurso de Verona dice
• La tarea inmediata de actuar en el ámbito
político para construir un orden justo en la
sociedad no corresponde a la Iglesia como tal,
sino a los fieles laicos, que actúan como
ciudadanos bajo su propia responsabilidad. Se
trata de una tarea de suma importancia, a la que
los cristianos laicos están llamados a dedicarse
con generosidad y valentía, iluminados por la fe
y por el magisterio de la Iglesia, y animados por
la caridad de Cristo.
Grandes desafíos
• las guerras y el terrorismo, el hambre y la sed, y algunas
epidemias terribles.
• opciones políticas y legislativas que contradicen valores
fundamentales y principios antropológicos y éticos
arraigados en la naturaleza del ser humano, en
particular con respecto a la defensa de la vida humana
en todas sus etapas, desde la concepción hasta la
muerte natural, y a la promoción de la familia fundada en
el matrimonio, evitando introducir en el ordenamiento
público otras formas de unión que contribuirían a
desestabilizarla, oscureciendo su carácter peculiar y su
insustituible función social.
• Antes de cualquier
actividad y de
cualquier
programa nuestro,
debe estar la
adoración, que nos
hace realmente
libres y nos da los
criterios para
nuestra acción.
En la Sagrada Escritura
• La palabra “justicia” (de ella se deriva
“justificación”) aparece muchas veces, y en su
significación más profunda se relaciona con
santidad, salvación.
La justificación
• La iniciativa divina
que arranca al
hombre del pecado
y lo restaura en la
vida de la gracia se
llama
justificación.
• La gracia del Espíritu
Santo tiene el poder
de santificarnos, es
decir, de lavarnos de
nuestros pecados y
comunicarnos “la
justicia de Dios por la
fe en Jesucristo y por
el Bautismo” (CEC, n.
1987)
La justificación es
• Una acción salvadora
de Dios que
comienza por el
perdón de los
pecados y culmina
con la santificación, o
comunicación de la
justicia de Dios.
El pecado es
• un abandono de Dios
motivado por la
preferencia
desordenada de algo.
• El pecado es amor de
sí hasta el desprecio
de Dios.
• Es misterio de
iniquidad (San Pablo)
La justificación es clave de la Reforma de
Lutero contra la Sede romana
• Lutero subraya la
primacía de la fe y
niega el valor de
hacer obras de cara a
la salvación. En la
torre del convento de
Wittenberg, encontró
consuelo en la frase
“el justo vive de la fe”,
en la Carta a los
Romanos.
• Para Lutero la Buena
Nueva es que Dos
perdona al que cree.
Desde entonces se
revuelve contra la
“práctica”, y atacó
todo lo que le parecía
un “medio” (Cfr. Juan
Luis Lorda, La gracia de
Dios, Pelícano, España,
2004, pp. 150-154).
¿Qué entiende Lutero por
pecado original?
• La absoluta privación de toda rectitud y
fuerza en todas las potencias del alma y
del cuerpo; y, además, la propensión al
mal, la náusea del bien… la abominación
de las buenas obras” (WA 56,312).
• Declara que la libertad es esclava y la
razón es la prostituta del diablo.
• Manifiesta un pesimismo antropológico.
El hombre justificado,
según Lutero,
• es a la vez justo y
pecador. Dios
perdona la culpa al
creyente, y lo
considera justo, pero
éste sigue siendo
internamente
pecador, porque
permanecen las
malas inclinaciones y
deseos (concupiscencia).
• En hombre es “justo
por imputación y
promesa” (WA 56,272,17).
Lutero y la salvación
• Lutero dice que no hacen
falta las buenas obras
para la salvación. Le
podríamos argumentar
así: El puro “ser
perdonados” no es un
acto del hombre, pero el
cree y el intentar confiar
en Dios sí son actos
humanos, por más que
sean provocados por la
gracia.
• Querer es un acto propio,
personal. Lutero tiende a
resolverlo con su teoría
de la predestinación, que
suprime la libertad
humana.
• El justo se salva por la fe,
dice, y no por la práctica.
• Dice: El hombre es justo
porque Dios lo declara y
lo considera así.
Hay varias diferencias entre la
doctrina católica y la luterana
• Una de ellas es que, los católicos afirman
que el ser humano coopera, al aceptar la
justificación; los luteranos creen que no
puede cooperar, y que recibe la
justificación pasivamente.
• La tradición luterana entiende que
permanece algo del pecado en el hombre
justificado, por eso es, a la vez, justo y
pecador (Cfr. Juan Luis Lorda, p. 169).
La doctrina católica dice:
• Cuando una persona
es perdonada, ya no
está el pecado en
ella, está el Espíritu
Santo con su gracia,
aunque siga sintiendo
la inclinación al
pecado; es decir, la
consupiscencia.
Para San Pablo y sus
contemporáneos
• La Ley significaba la
Torah, antes de la
iluminación de Damasco.
• Con Cristo, el Dios de
Israel se convertía en el
Dios de todos los
pueblos; el muro entre
Israel y los paganos ya
no era necesario.
• Ser justo, dice Benedicto
XVI, es estar con Cristo.
• La expresión “sola fide”
de Lutero es cierta, si no
se opone la fe a la
caridad. Cuando San
Pablo habla de la
justificación, habla de la
fe que obra por la caridad
(cfr. B XVI, noviembre
2008). Así se supera el
debate sobre la
justificación.
La gracia santificante se pierde por
el pecado mortal
• Frente a la doctrina de Calvino sobre la
imposibilidad de perder la gracia y frente a
la doctrina de Lutero, según la cual el
estado de gracia sólo se pierde por el
pecado de incredulidad, el concilio de
Trento enseñó que: “no sólo por el pecado
de infidelidad, sino por cualquier otro
pecado mortal, se pierde la gracia de la
justificación”. (Conc. Trento, Sesión VI).
Conclusión
• A veces el término “justificación” puede
inducir a error porque lleva a centrar el
misterio de la salvación en el perdón de la
culpa, en lugar de la vida nueva en Cristo,
que se nos da por el Espíritu Santo. No es
sólo perdón, es recuperación de la
amistad divina. La presencia del Espíritu
Santo regenera el alma.
Conclusión
• Perdón y santificación
son dos aspectos
inseparables de la
acción salvadora de
Dios.
• El don del Espíritu es
prenda de la amistad
de Dios.
Según Benedicto XVI
• La esperanza del
creyente se fundamenta
en la convicción de que la
gracia es más grande
que el pecado; la
misericordia de Dios es
más potente que el mal y
sabe transformarlo en
bien. (Fiesta de la
Inmaculada Concepción,
8-XII-2010).
La justificación según Calvino
• Calvino sigue a Lutero con mayor rigor
moral y más sentido práctico. A Calvino le
interesa la reforma de las costumbres y
establecer el Reino de Dios en la tierra.
Asume la doctrina de la justificación
por la fe y el rechazo del mérito;
subraya mucho más la doctrina de la
elección y predestinación y pone el
acento en la conversión personal y
social.
Calvino dice que
• La reforma moral, la vida honesta y las
buenas costumbres no generan mérito,
pero son los frutos naturales de la fe,
hacen crecer el Reino de Dios y pueden
considerarse como signos de
predestinación.
• Las buenas obras son fruto de la
santificación que causa el Espíritu Santo.
La predestinación
• La tradición calvinista
se distingue de la
católica más por su
doctrina de la
predestinación.
• Calvino sostiene la
doctrina de la doble
predestinación: al
cielo o al infierno.
Calvino
La posición católica, ante Lutero y
Calvino, dice que
• El hombre no está intrínsecamente
corrompido, que, con la gracia es capaz
de obrar el bien y que la concupiscencia
que siente, aunque procede del pecado e
inclina a él, no es propiamente pecado,
mientras no haya un acto voluntario.
• Cuando una persona es perdonada, ya no
está el pecado en ella, aunque siga
sintiendo la inclinación al pecado.
Juan Pablo II escribió
• “La dimensión divina de la redención no
se actúa solamente haciendo justicia del
pecado, sino restituyendo al amor su
fuerza creadora en el interior del hombre,
gracias a la cual tiene de nuevo acceso a
la plenitud de vida y de santidad que viene
de Dios” (DM 7).
• Las obras no son antes que la fe, nacen
de la fe, pero son hechas por el sujeto.
La gracia es una ayuda real y
necesaria
• Dios rectifica la naturaleza humana y obra
dentro del hombre por el Espíritu Santo.
Hay que destacar
Que el misterio de la gracia
no se refiere sólo al pecado,
sino también a la plenitud
salvadora de Cristo, que
nos ha dado su Espíritu
Santo para divinizarnos. La
gracia tiene un efecto
sanante, pero también un
efecto divinizante que nos
configura con Cristo
glorioso.
• Tenemos los mismos
afanes que las demás
personas, pero
procuramos vivir
metidos en Dios.
Jesucristo era Hijo de
Dios por naturaleza y
pisó nuestra tierra. Lo
que él es por
naturaleza, nosotros
tenemos que
conseguirlo por la
gracia.
Cada uno llega hasta donde la gracia y su
correspondencia le llevan.
Don Álvaro del Portillo
• Le dijo al
sacerdote que le
dirigía un curso de
retiro:
∀ “Hijo mío,
háblanos más de
correspondencia a
la gracia”.
Imperio Romano
Siglo III
fin

Más contenido relacionado

La actualidad más candente

La teología de la esperanza
La teología de la esperanzaLa teología de la esperanza
La teología de la esperanza
jole1818
 
Tratado Soteriologia (redención)
Tratado Soteriologia (redención)Tratado Soteriologia (redención)
Tratado Soteriologia (redención)
clasesteologia
 
02 El Padrenuestro
02 El Padrenuestro02 El Padrenuestro
02 El Padrenuestro
Rafael Sanz
 

La actualidad más candente (20)

Cristologia
CristologiaCristologia
Cristologia
 
Antropologia teologica 1
Antropologia teologica 1Antropologia teologica 1
Antropologia teologica 1
 
El ser humano, el pecado y la salvación: Introducción a la Teología
El ser humano, el pecado y la salvación: Introducción a la TeologíaEl ser humano, el pecado y la salvación: Introducción a la Teología
El ser humano, el pecado y la salvación: Introducción a la Teología
 
Curso Jesucristo 1
Curso Jesucristo 1Curso Jesucristo 1
Curso Jesucristo 1
 
Cristología 101 - Básica
Cristología 101 - BásicaCristología 101 - Básica
Cristología 101 - Básica
 
Karl barth
Karl barthKarl barth
Karl barth
 
Cristología
CristologíaCristología
Cristología
 
Llamados a-la-santidad
Llamados a-la-santidadLlamados a-la-santidad
Llamados a-la-santidad
 
Hermenéutica bíblica
Hermenéutica bíblicaHermenéutica bíblica
Hermenéutica bíblica
 
Evangelii gaudium
Evangelii gaudiumEvangelii gaudium
Evangelii gaudium
 
La teología de la esperanza
La teología de la esperanzaLa teología de la esperanza
La teología de la esperanza
 
Escatologia teologica
Escatologia teologicaEscatologia teologica
Escatologia teologica
 
El jesus histórico
El jesus históricoEl jesus histórico
El jesus histórico
 
Tratado Soteriologia (redención)
Tratado Soteriologia (redención)Tratado Soteriologia (redención)
Tratado Soteriologia (redención)
 
02 El Padrenuestro
02 El Padrenuestro02 El Padrenuestro
02 El Padrenuestro
 
Historia de la iglesia
Historia de la iglesiaHistoria de la iglesia
Historia de la iglesia
 
Curso: Catecismo de la Iglesia Católica
Curso: Catecismo de la Iglesia CatólicaCurso: Catecismo de la Iglesia Católica
Curso: Catecismo de la Iglesia Católica
 
Historia De La Iglesia
Historia De La IglesiaHistoria De La Iglesia
Historia De La Iglesia
 
El espiritu santo y la iglesia
El espiritu santo y la iglesiaEl espiritu santo y la iglesia
El espiritu santo y la iglesia
 
Antropologia Teologica
Antropologia TeologicaAntropologia Teologica
Antropologia Teologica
 

Similar a Iniciación teológica a la Gracia

Tema 2 la novedad del cristianismo
Tema 2  la novedad del cristianismoTema 2  la novedad del cristianismo
Tema 2 la novedad del cristianismo
convertidor
 
Conversión y reconciliación. 5 de julio de 1974
Conversión y reconciliación. 5 de julio de 1974Conversión y reconciliación. 5 de julio de 1974
Conversión y reconciliación. 5 de julio de 1974
Episcopalpy
 
Conversión y reconciliación. 5 de julio de 1974
Conversión y reconciliación. 5 de julio de 1974Conversión y reconciliación. 5 de julio de 1974
Conversión y reconciliación. 5 de julio de 1974
Episcopalpy
 
La santísima trinidad
La santísima trinidadLa santísima trinidad
La santísima trinidad
tulioandres
 
Antropologia2 120228132026-phpapp02 (1)
Antropologia2 120228132026-phpapp02 (1)Antropologia2 120228132026-phpapp02 (1)
Antropologia2 120228132026-phpapp02 (1)
Antonio Lopez
 
la venida del espiritu santo a los apostoles en pentecostes
la venida del espiritu santo a los apostoles en pentecostesla venida del espiritu santo a los apostoles en pentecostes
la venida del espiritu santo a los apostoles en pentecostes
MEYARAYA1
 
Don de dios y respuesta humana espiritualidad de pastoral de la salud1
Don de dios y respuesta humana espiritualidad de pastoral de la salud1Don de dios y respuesta humana espiritualidad de pastoral de la salud1
Don de dios y respuesta humana espiritualidad de pastoral de la salud1
Pastoral Salud
 
Homilía Apóstol 2011
Homilía Apóstol 2011Homilía Apóstol 2011
Homilía Apóstol 2011
immenxagraza
 
Revista diocesana "Barca de Santiago" nº 8
Revista diocesana "Barca de Santiago" nº 8Revista diocesana "Barca de Santiago" nº 8
Revista diocesana "Barca de Santiago" nº 8
San José Ares
 

Similar a Iniciación teológica a la Gracia (20)

Tema 2 la novedad del cristianismo
Tema 2  la novedad del cristianismoTema 2  la novedad del cristianismo
Tema 2 la novedad del cristianismo
 
Conversión y reconciliación. 5 de julio de 1974
Conversión y reconciliación. 5 de julio de 1974Conversión y reconciliación. 5 de julio de 1974
Conversión y reconciliación. 5 de julio de 1974
 
Conversión y reconciliación. 5 de julio de 1974
Conversión y reconciliación. 5 de julio de 1974Conversión y reconciliación. 5 de julio de 1974
Conversión y reconciliación. 5 de julio de 1974
 
Tema 9
Tema 9Tema 9
Tema 9
 
Antropologia2
Antropologia2Antropologia2
Antropologia2
 
La santísima trinidad
La santísima trinidadLa santísima trinidad
La santísima trinidad
 
Antropologia2 120228132026-phpapp02 (1)
Antropologia2 120228132026-phpapp02 (1)Antropologia2 120228132026-phpapp02 (1)
Antropologia2 120228132026-phpapp02 (1)
 
Tema 9
Tema 9Tema 9
Tema 9
 
Prim comunión 5
Prim comunión 5Prim comunión 5
Prim comunión 5
 
PENTECOSTES_EN_EL_ODB.pptx.....pentecostes dia
PENTECOSTES_EN_EL_ODB.pptx.....pentecostes diaPENTECOSTES_EN_EL_ODB.pptx.....pentecostes dia
PENTECOSTES_EN_EL_ODB.pptx.....pentecostes dia
 
la venida del espiritu santo a los apostoles en pentecostes
la venida del espiritu santo a los apostoles en pentecostesla venida del espiritu santo a los apostoles en pentecostes
la venida del espiritu santo a los apostoles en pentecostes
 
Pmnf tema 2
Pmnf tema 2Pmnf tema 2
Pmnf tema 2
 
Tema 4
Tema 4Tema 4
Tema 4
 
Lo que es el evangelio
Lo que es el evangelioLo que es el evangelio
Lo que es el evangelio
 
Don de dios y respuesta humana espiritualidad de pastoral de la salud1
Don de dios y respuesta humana espiritualidad de pastoral de la salud1Don de dios y respuesta humana espiritualidad de pastoral de la salud1
Don de dios y respuesta humana espiritualidad de pastoral de la salud1
 
Carta Pastoral de Cuaresma 2012 de nuestro Arzobispo
Carta Pastoral de Cuaresma 2012 de nuestro ArzobispoCarta Pastoral de Cuaresma 2012 de nuestro Arzobispo
Carta Pastoral de Cuaresma 2012 de nuestro Arzobispo
 
Papa.fancisco añofe30.la iglesia es el «pueblo de dios»
Papa.fancisco añofe30.la iglesia es el «pueblo de dios»Papa.fancisco añofe30.la iglesia es el «pueblo de dios»
Papa.fancisco añofe30.la iglesia es el «pueblo de dios»
 
Homilía Apóstol 2011
Homilía Apóstol 2011Homilía Apóstol 2011
Homilía Apóstol 2011
 
Revista diocesana "Barca de Santiago" nº 8
Revista diocesana "Barca de Santiago" nº 8Revista diocesana "Barca de Santiago" nº 8
Revista diocesana "Barca de Santiago" nº 8
 
Los sacramentos
Los  sacramentosLos  sacramentos
Los sacramentos
 

Más de Rebeca Reynaud

Más de Rebeca Reynaud (20)

Ezequiel profeta
Ezequiel profetaEzequiel profeta
Ezequiel profeta
 
Daniel profeta
Daniel profetaDaniel profeta
Daniel profeta
 
La mujer y mulieris nv
La mujer y mulieris nvLa mujer y mulieris nv
La mujer y mulieris nv
 
3 lectura creyente de la biblia
3 lectura creyente de la biblia3 lectura creyente de la biblia
3 lectura creyente de la biblia
 
1 biblia palabra de dios
1 biblia palabra de dios1 biblia palabra de dios
1 biblia palabra de dios
 
4 libros sapienciales del antiguo testamento
4 libros sapienciales del antiguo testamento4 libros sapienciales del antiguo testamento
4 libros sapienciales del antiguo testamento
 
La confesión sacramental
La confesión sacramentalLa confesión sacramental
La confesión sacramental
 
21 conc calcedonia monofisismo san león
21 conc calcedonia monofisismo san león21 conc calcedonia monofisismo san león
21 conc calcedonia monofisismo san león
 
Las obras de misericordia
Las obras de misericordiaLas obras de misericordia
Las obras de misericordia
 
La confesión sacramental
La confesión sacramentalLa confesión sacramental
La confesión sacramental
 
Las obras de misericordia
Las obras de misericordiaLas obras de misericordia
Las obras de misericordia
 
Jubileo extraordinario de la misericordia
Jubileo extraordinario de la misericordiaJubileo extraordinario de la misericordia
Jubileo extraordinario de la misericordia
 
Año de la misericordia
Año de la misericordiaAño de la misericordia
Año de la misericordia
 
10 profeta miqueas
10 profeta miqueas10 profeta miqueas
10 profeta miqueas
 
8 el profeta daniel
8 el profeta daniel8 el profeta daniel
8 el profeta daniel
 
13 san juan crisostomo
13 san juan crisostomo13 san juan crisostomo
13 san juan crisostomo
 
13 san juan crisostomo
13 san juan crisostomo13 san juan crisostomo
13 san juan crisostomo
 
Cómo hacer presente la palabra de dios
Cómo hacer presente la palabra de diosCómo hacer presente la palabra de dios
Cómo hacer presente la palabra de dios
 
2 ministerio de elias y eliseo
2 ministerio de  elias y eliseo2 ministerio de  elias y eliseo
2 ministerio de elias y eliseo
 
Libros sapienciales del antiguo testamento
Libros sapienciales del antiguo testamentoLibros sapienciales del antiguo testamento
Libros sapienciales del antiguo testamento
 

Último (6)

Uretritis infecciones urinarias mmmmmmmm
Uretritis infecciones urinarias mmmmmmmmUretritis infecciones urinarias mmmmmmmm
Uretritis infecciones urinarias mmmmmmmm
 
Quince minutos con Jesus Sacram - P. Angel Pena.pdf
Quince minutos con Jesus Sacram - P. Angel Pena.pdfQuince minutos con Jesus Sacram - P. Angel Pena.pdf
Quince minutos con Jesus Sacram - P. Angel Pena.pdf
 
PRESERVACION DE LA FAMILIA SEGUN DIOS.pdf
PRESERVACION DE LA FAMILIA SEGUN DIOS.pdfPRESERVACION DE LA FAMILIA SEGUN DIOS.pdf
PRESERVACION DE LA FAMILIA SEGUN DIOS.pdf
 
Recuperando el Rumbo Hasta la Transformación Parte Final.pptx
Recuperando el Rumbo Hasta la Transformación Parte Final.pptxRecuperando el Rumbo Hasta la Transformación Parte Final.pptx
Recuperando el Rumbo Hasta la Transformación Parte Final.pptx
 
IDENTIDAD segunDios.es la expresión del carácter distintivo de una persona pdf
IDENTIDAD segunDios.es la expresión del carácter distintivo de una persona pdfIDENTIDAD segunDios.es la expresión del carácter distintivo de una persona pdf
IDENTIDAD segunDios.es la expresión del carácter distintivo de una persona pdf
 
Estudio Bíblico de Romanos 14 v13-23.pdf
Estudio Bíblico de Romanos 14 v13-23.pdfEstudio Bíblico de Romanos 14 v13-23.pdf
Estudio Bíblico de Romanos 14 v13-23.pdf
 

Iniciación teológica a la Gracia

  • 1. Introducción al Tratado sobre la Gracia Rebeca Reynaud (59 transparencias)
  • 2. ¿Para qué estamos en la tierra? • Para conocer, amar y servir a Dios. • ¿Podemos hacerlo con nuestras solas fuerzas? No, necesitamos la gracia. Dios tiene un plan amoroso para que cada uno de nosotros vuelva a Dios.
  • 3. • El hombre no puede rehacer su vida con la pura buena voluntad, necesita ser potenciado por la fuerza de lo alto.
  • 4. • Las personas serán movidas por la gracia y se acercarán a Dios si escuchan la Palabra de Dios. Pero, “¿cómo creerán si no oyen hablar de Él? ¿Cómo oirán sin alguien que les predique? (Carta a los Romanos 10,14).
  • 5. ¿Qué es la gracia? • Es un don sobrenatural que Dios concede gratuitamente al hombre para su salvación, por los méritos de JC. Dios nos da este don por pura bondad, no porque tengamos estricto derecho a él.
  • 6. La gracia santificante • es la que nos saca del estado de pecado al estado de gracia, y aumenta la santidad. Tiene otros dos nombres: gracia habitual y estado de gracia.
  • 7. ¿Qué recibimos con la gracia santificante? • Al Espíritu Santo, las virtudes teologales y morales y los dones del Espíritu Santo.
  • 8. Gracia actual: es un don • La gracia actual es un acto, algo que pasa después de cierto tiempo. Por ejemplo: un buen ejemplo, una moción interior, una meditación, una lectura, etc.
  • 9. Las gracias actuales • Siempre son transitorias (del momento). Unas veces se dirigen a nuestro entendimiento, para iluminarlo; otras, a nuestra voluntad, para fortalecerla.
  • 10. Las gracias actuales • Siempre se nos dan para evitar el mal y obrar el bien. • Dios las concede a todos: justos y pecadores. • Esta gracia es la que nos mueve a obrar. No basta la gracia santificante.
  • 11. • Podemos llamar “gracias” a todos los dones de Dios, pero en sentido estricto, son los dones de la historia de la salvación. En ella todo ha sido gracia y fruto de la benevolencia divina.
  • 12. San Agustín • Comentando el pasaje de la samaritana: “¡Si conocieras el don de Dios!”, dice: “El don es el Espíritu Santo” (In Ev. Johan. 15,12).
  • 13. El Papa Francisco dice • La gracia contenida en los sacramentos pascuales es un potencial de renovación enorme para la existencia personal, para la vida de las familias, para las relaciones sociales… Sin la gracia no podemos hacer nada (Regina coeli, abril 1º de 2013). • El hombre tiene un desierto dentro de él cuando le falta el amor a Dios.
  • 14. Pelagio, monje de Inglaterra • A comienzos del siglo V, explicó que el pecado original sólo había sido un mal ejemplo de Adán y Eva, pero no había dañado la naturaleza humana. Y, dijo, de Cristo, sólo nos aprovechaba su ejemplo.
  • 15. San Agustín vs. pelagianos • Pelagio decía que no era necesario el Bautismo, que el hombre podía salvarse sin Jesucristo; que la gracia no era necesaria para a obrar bien, que se puede alcanzar la justicia y la vida eterna sin Cristo (contro- versia entre los años 390- 418).
  • 16. La doctrina de Pelagio fue el condenada en el XV Concilio de Cartago (418)
  • 17. Actualmente • Bastantes personas, saturadas de una especie de pelagianismo que ignora las consecuencias del pecado y la necesidad de la gracia, no comprenden la necesidad de guardar los sentidos, de mortificar los caprichos y moderar el uso de los bienes materiales, de tomar medidas de prudencia en las lecturas, en los espectáculos, en la TV… • (Cfr. Javier Echeverría, Carta 14-II-1997, n. 10).
  • 18. San Agustín dice • Hay que contar con que llevamos dentro un principio de oposición a la gracia, porque “en el bautismo se borra la malicia, pero permanece la enfermedad” (Sermo 7/7A, 2).
  • 19. La palabra gracia se usa al menos de cuatro maneras: • El Espíritu Santo es gracia y don para nosotros, fruto del misterio pascual. • La reconciliación con Dios es gracia y el perdón de los pecados. • Gracia santificante es la nueva condición del hombre santificado. • Gracias actuales son las ayudas que recibimos de Dios (Juan Luis Lorda).
  • 20. Discurso de Verona. Benedicto XVI • A través del bautismo ha cambiado mi identidad esencial y yo sigo existiendo sólo en este cambio. Mi yo desaparece y se inserta en un nuevo sujeto más grande, en el que mi yo está presente de nuevo, pero transformado, purificado, "abierto" mediante la inserción en el otro, en el que adquiere su nuevo espacio de existencia.
  • 21. Discurso de Verona. Benedicto XVI • De este modo llegamos a ser uno en Cristo" (Ga 3, 28), un único sujeto nuevo, y nuestro yo es liberado de su aislamiento. "Yo, pero ya no yo": esta es la fórmula de la existencia cristiana fundada en el bautismo, la fórmula de la resurrección dentro del tiempo, la fórmula de la "novedad" cristiana llamada a transformar el mundo. Aquí radica nuestra alegría.
  • 22. Hacer visible el gran "sí" de la fe • Benedicto XVI dijo en Verona, Italia: quisiera poner de relieve cómo, a través de este testimonio multiforme, debe brotar sobre todo el gran "sí" que en Jesucristo Dios dijo al hombre y a su vida, al amor humano, a nuestra libertad y a nuestra inteligencia; y, por tanto, cómo la fe en el Dios que tiene rostro humano trae la alegría al mundo.
  • 23. Continúa Benedicto XVI • La obra de evangelización nunca consiste sólo en adaptarse a las culturas, sino que siempre es también una purificación, un corte valiente, que se transforma en maduración y saneamiento, una apertura que permite nacer a la "nueva criatura" (2 Co 5, 17; Ga 6, 15) que es el fruto del Espíritu Santo.
  • 24. Benedicto XVI dice: • Dios tiene un amor que perdona más allá de todo límite. • En Jesucristo esa actitud alcanza su forma extrema, inaudita y dramática, pues en él Dios se hace uno de nosotros, nuestro hermano, e incluso sacrifica su vida por nosotros. Así, en la muerte en la cruz, aparentemente el mayor mal de la historia, "se realiza ese ponerse Dios contra sí mismo, al entregarse para dar nueva vida al hombre y salvarlo: esto es amor en su forma más radical, en el cual se manifiesta lo que significa que "Dios es amor" (1 Jn 4, 8) y se comprende también cómo se debe definir el amor auténtico" (cf. Deus caritas est, 9-10 y 12).
  • 25. continúa • La fuerte unidad que se realizó en la Iglesia de los primeros siglos entre una fe amiga de la inteligencia y una praxis de vida caracterizada por el amor mutuo y por la atención solícita a los pobres y a los que sufrían, hizo posible la primera gran expansión misionera del cristianismo en el mundo helenístico-romano.
  • 26. Sigue Benedicto XVI • Para que la experiencia de la fe y del amor cristiano sea acogida y vivida y se transmita de una generación a otra, es fundamental y decisiva la cuestión de la educación de la persona. Es preciso preocuparse por la formación de su inteligencia, sin descuidar la de su libertad y capacidad de amar. Por esto es necesario recurrir también a la ayuda de la gracia.
  • 27. En el discurso de Verona dice • La tarea inmediata de actuar en el ámbito político para construir un orden justo en la sociedad no corresponde a la Iglesia como tal, sino a los fieles laicos, que actúan como ciudadanos bajo su propia responsabilidad. Se trata de una tarea de suma importancia, a la que los cristianos laicos están llamados a dedicarse con generosidad y valentía, iluminados por la fe y por el magisterio de la Iglesia, y animados por la caridad de Cristo.
  • 28. Grandes desafíos • las guerras y el terrorismo, el hambre y la sed, y algunas epidemias terribles. • opciones políticas y legislativas que contradicen valores fundamentales y principios antropológicos y éticos arraigados en la naturaleza del ser humano, en particular con respecto a la defensa de la vida humana en todas sus etapas, desde la concepción hasta la muerte natural, y a la promoción de la familia fundada en el matrimonio, evitando introducir en el ordenamiento público otras formas de unión que contribuirían a desestabilizarla, oscureciendo su carácter peculiar y su insustituible función social.
  • 29. • Antes de cualquier actividad y de cualquier programa nuestro, debe estar la adoración, que nos hace realmente libres y nos da los criterios para nuestra acción.
  • 30. En la Sagrada Escritura • La palabra “justicia” (de ella se deriva “justificación”) aparece muchas veces, y en su significación más profunda se relaciona con santidad, salvación.
  • 31. La justificación • La iniciativa divina que arranca al hombre del pecado y lo restaura en la vida de la gracia se llama justificación.
  • 32. • La gracia del Espíritu Santo tiene el poder de santificarnos, es decir, de lavarnos de nuestros pecados y comunicarnos “la justicia de Dios por la fe en Jesucristo y por el Bautismo” (CEC, n. 1987)
  • 33. La justificación es • Una acción salvadora de Dios que comienza por el perdón de los pecados y culmina con la santificación, o comunicación de la justicia de Dios.
  • 34. El pecado es • un abandono de Dios motivado por la preferencia desordenada de algo. • El pecado es amor de sí hasta el desprecio de Dios. • Es misterio de iniquidad (San Pablo)
  • 35.
  • 36. La justificación es clave de la Reforma de Lutero contra la Sede romana • Lutero subraya la primacía de la fe y niega el valor de hacer obras de cara a la salvación. En la torre del convento de Wittenberg, encontró consuelo en la frase “el justo vive de la fe”, en la Carta a los Romanos. • Para Lutero la Buena Nueva es que Dos perdona al que cree. Desde entonces se revuelve contra la “práctica”, y atacó todo lo que le parecía un “medio” (Cfr. Juan Luis Lorda, La gracia de Dios, Pelícano, España, 2004, pp. 150-154).
  • 37. ¿Qué entiende Lutero por pecado original? • La absoluta privación de toda rectitud y fuerza en todas las potencias del alma y del cuerpo; y, además, la propensión al mal, la náusea del bien… la abominación de las buenas obras” (WA 56,312). • Declara que la libertad es esclava y la razón es la prostituta del diablo. • Manifiesta un pesimismo antropológico.
  • 38. El hombre justificado, según Lutero, • es a la vez justo y pecador. Dios perdona la culpa al creyente, y lo considera justo, pero éste sigue siendo internamente pecador, porque permanecen las malas inclinaciones y deseos (concupiscencia). • En hombre es “justo por imputación y promesa” (WA 56,272,17).
  • 39. Lutero y la salvación • Lutero dice que no hacen falta las buenas obras para la salvación. Le podríamos argumentar así: El puro “ser perdonados” no es un acto del hombre, pero el cree y el intentar confiar en Dios sí son actos humanos, por más que sean provocados por la gracia. • Querer es un acto propio, personal. Lutero tiende a resolverlo con su teoría de la predestinación, que suprime la libertad humana. • El justo se salva por la fe, dice, y no por la práctica. • Dice: El hombre es justo porque Dios lo declara y lo considera así.
  • 40. Hay varias diferencias entre la doctrina católica y la luterana • Una de ellas es que, los católicos afirman que el ser humano coopera, al aceptar la justificación; los luteranos creen que no puede cooperar, y que recibe la justificación pasivamente. • La tradición luterana entiende que permanece algo del pecado en el hombre justificado, por eso es, a la vez, justo y pecador (Cfr. Juan Luis Lorda, p. 169).
  • 41. La doctrina católica dice: • Cuando una persona es perdonada, ya no está el pecado en ella, está el Espíritu Santo con su gracia, aunque siga sintiendo la inclinación al pecado; es decir, la consupiscencia.
  • 42. Para San Pablo y sus contemporáneos • La Ley significaba la Torah, antes de la iluminación de Damasco. • Con Cristo, el Dios de Israel se convertía en el Dios de todos los pueblos; el muro entre Israel y los paganos ya no era necesario. • Ser justo, dice Benedicto XVI, es estar con Cristo. • La expresión “sola fide” de Lutero es cierta, si no se opone la fe a la caridad. Cuando San Pablo habla de la justificación, habla de la fe que obra por la caridad (cfr. B XVI, noviembre 2008). Así se supera el debate sobre la justificación.
  • 43. La gracia santificante se pierde por el pecado mortal • Frente a la doctrina de Calvino sobre la imposibilidad de perder la gracia y frente a la doctrina de Lutero, según la cual el estado de gracia sólo se pierde por el pecado de incredulidad, el concilio de Trento enseñó que: “no sólo por el pecado de infidelidad, sino por cualquier otro pecado mortal, se pierde la gracia de la justificación”. (Conc. Trento, Sesión VI).
  • 44. Conclusión • A veces el término “justificación” puede inducir a error porque lleva a centrar el misterio de la salvación en el perdón de la culpa, en lugar de la vida nueva en Cristo, que se nos da por el Espíritu Santo. No es sólo perdón, es recuperación de la amistad divina. La presencia del Espíritu Santo regenera el alma.
  • 45. Conclusión • Perdón y santificación son dos aspectos inseparables de la acción salvadora de Dios. • El don del Espíritu es prenda de la amistad de Dios.
  • 46. Según Benedicto XVI • La esperanza del creyente se fundamenta en la convicción de que la gracia es más grande que el pecado; la misericordia de Dios es más potente que el mal y sabe transformarlo en bien. (Fiesta de la Inmaculada Concepción, 8-XII-2010).
  • 47. La justificación según Calvino • Calvino sigue a Lutero con mayor rigor moral y más sentido práctico. A Calvino le interesa la reforma de las costumbres y establecer el Reino de Dios en la tierra. Asume la doctrina de la justificación por la fe y el rechazo del mérito; subraya mucho más la doctrina de la elección y predestinación y pone el acento en la conversión personal y social.
  • 48. Calvino dice que • La reforma moral, la vida honesta y las buenas costumbres no generan mérito, pero son los frutos naturales de la fe, hacen crecer el Reino de Dios y pueden considerarse como signos de predestinación. • Las buenas obras son fruto de la santificación que causa el Espíritu Santo.
  • 49. La predestinación • La tradición calvinista se distingue de la católica más por su doctrina de la predestinación. • Calvino sostiene la doctrina de la doble predestinación: al cielo o al infierno.
  • 51. La posición católica, ante Lutero y Calvino, dice que • El hombre no está intrínsecamente corrompido, que, con la gracia es capaz de obrar el bien y que la concupiscencia que siente, aunque procede del pecado e inclina a él, no es propiamente pecado, mientras no haya un acto voluntario. • Cuando una persona es perdonada, ya no está el pecado en ella, aunque siga sintiendo la inclinación al pecado.
  • 52. Juan Pablo II escribió • “La dimensión divina de la redención no se actúa solamente haciendo justicia del pecado, sino restituyendo al amor su fuerza creadora en el interior del hombre, gracias a la cual tiene de nuevo acceso a la plenitud de vida y de santidad que viene de Dios” (DM 7). • Las obras no son antes que la fe, nacen de la fe, pero son hechas por el sujeto.
  • 53. La gracia es una ayuda real y necesaria • Dios rectifica la naturaleza humana y obra dentro del hombre por el Espíritu Santo.
  • 54. Hay que destacar Que el misterio de la gracia no se refiere sólo al pecado, sino también a la plenitud salvadora de Cristo, que nos ha dado su Espíritu Santo para divinizarnos. La gracia tiene un efecto sanante, pero también un efecto divinizante que nos configura con Cristo glorioso.
  • 55. • Tenemos los mismos afanes que las demás personas, pero procuramos vivir metidos en Dios. Jesucristo era Hijo de Dios por naturaleza y pisó nuestra tierra. Lo que él es por naturaleza, nosotros tenemos que conseguirlo por la gracia.
  • 56. Cada uno llega hasta donde la gracia y su correspondencia le llevan.
  • 57. Don Álvaro del Portillo • Le dijo al sacerdote que le dirigía un curso de retiro: ∀ “Hijo mío, háblanos más de correspondencia a la gracia”.
  • 59. fin