SlideShare una empresa de Scribd logo
1 de 18
Descargar para leer sin conexión
HIDROPONIA
hidroponiahisep@gmail.com
Este libro es gratuito
y sin fines de lucro HISEP
37
NAVARRA AGRARIA
c
c
c
cultivar sin depender del suelo, fuera de
él, ya no es en Navarra una técnica
novedosa. Viene empleándose de forma
plenamente comercial desde hace 4
años, momento en que la invernaderista
Carolina Irigoyen y su marido se iniciaron en la
misma.
En el ITG Agrícola llevamos 7 años desarrollando y
poniendo en marcha esta técnica y al alcance del
invernaderista. Hoy son 8 las explotaciones que
cultivan en hidroponía; tanto en cultivos hortícolas,
fundamentalmente tomate, como en cultivos de flor
cortada. En ambos supuestos con una calidad
excelente. Y son varios más los que están
estudiando sumarse a este tipo de técnica.
Hemos llevado a cabo los principales ensayos en
tomate, si bien se han realizado aproximaciones a
otros cultivos, como alubia verde, lechuga, acelga y
borraja. Estos y otros más serán objeto de
desarrollo en experimentaciones futuras. No
olvidamos los cultivos de flor cortada, de los cuales
existen ya dos explotaciones comerciales y
próximamente es posible que se sume alguna más.
Antes de presentar los resultados, nos parece
conveniente describir, aunque brevemente, en qué
consiste la hidroponía. Pretendemos realizar una
explicación somera, pero comprensible, para acercar
el tema al lector interesado, a sabiendas que será
incompleto e incluso puede resultar "árido".
AREA DE INVERNADEROS:
Javier Sanz de Galdeano - Amaya Uribarri - Salomon Sadaba - Goyo Aguado - Juan del Castillo
AREA DE PROTECCION DE CULTIVOS: Ricardo Biurrun
H I D R O P O N I A
EN NAVARRA
EL UNICO LIBRO CON EJEMPLOS REALES !!!
Alimento para tus animales de granja todo el año
Esta listo en tan solo 2 semanas!!!
Lo puedes realizar en cualquier tipo de terreno
Una alta producción para alimentar vacas lecheras
hasta gallinas ponedoras
Descúbrelo con un
CLIC EN LA IMAGEN
E
Es una técnica que consiste en desarrollar cultivos,
cuyas raíces se localizan fuera del suelo.
Las preguntas que surgen son:
a) ¿en dónde se desarrollan entonces las raíces?
b) ¿cómo se alimentan los cultivos?
Y las respuestas son sencillas:
a) Se desarrollan en sustratos distintos al suelo natural,
como perlita, lana de roca, fibra de coco y otros ma-
teriales inertes.
Teóricamente estos sustratos son inertes y por sí
mismos no aportan ningún tipo de nutriente. Además
están esterilizados. Son por lo tanto inactivos, tanto
desde el punto de vista nutricional como sanitario.
Actúan, únicamente, como un medio físico donde se
fijan las raíces y por otro lado como reserva de agua.
b) Los cultivos se alimentan por los abonos que, aporta-
dos al agua de riego y disueltos en ella, son absorbi-
dos por las raíces. Por lo tanto, en cada riego reci-
ben todos y cada uno de los elementos nutritivos ne-
cesarios para su correcto crecimiento, en unas con-
centraciones adecuadas.
Esta es la técnica de hidroponía más común, la realiza-
da sobre sustratos contenidos en sacos o en contene-
dores especiales.
Conviene reflejar simplemente aquí que, bajo este mis-
mo nombre de hidroponía o cultivos sin suelo, se englo-
ban toda una serie de técnicas diferentes, que no dejan
de ser variaciones de la misma idea. Sistema de co-
rriente continua de nutrientes (NFT), sistemas flotantes,
cultivos aeropónicos, etc.
V
VENTAJAS DE LA TÉCNICA DE HIDROPONÍA
● Evitan la realización de laboreos en el suelo, ya que
se prescinde de él.
● Mayor precocidad en la recolección y asimismo mayor
producción respecto al cultivo en suelo. Esto es así,
ya que podemos suministrar al cultivo las condiciones
de desarrollo "ideales" tanto desde el punto de visto
nutricional, a través de la fertirrigación, como climáti-
cas. Posibilidad de climatizar el invernadero, tanto en
su parte aérea, cómo a nivel de las raíces que les
permite realizar su actividad biológica.
Hay que considerar que los cultivos tienen por sí mis-
mos un potencial productivo determinado genéticamen-
te. Si las condiciones de desarrollo son las adecuadas,
el cultivo empleará todo su potencial y energía en alcan-
zar esa meta productiva.
Esto no ocurre en muchas ocasiones en los cultivos en
suelo, ya que las plantas deben producir en suelos más
o menos "problemáticos", como por ejemplo con con-
centraciones salinas altas, encharcamientos, con pro-
blemas sanitarios, bloqueos de algún elemento nutritivo
por condiciones inadecuadas de pH, temperatura, etc.
En hidroponía, todos estos factores están controlados y
regulados de forma que el cultivo solamente debe preo-
cuparse por crecer y producir. De esta manera se alcan-
zan mayores producciones (de un 10 a un 20% más,
para el mismo período productivo) y la posibilidad de
una mayor precocidad o de una producción continuada
a lo largo de todo el año, según el tipo de cultivo o de la
precocidad de los mismos, en función de la temperatura
que manejemos.
Las características cualitativas (gusto, color, dureza) de
los cultivos, vienen determinadas principalmente por la
propia característica varietal. Bien es verdad que en es-
te tipo de cultivo podemos actuar sobre algunos de ellos
incidiendo en la concentración de sales que aportemos.
Otras ventajas son:
● Mayor sanidad del cultivo a nivel radicular. Partimos
de sustratos esterilizados por el propio proceso de fa-
-
38 ENERO - FEBRERO 2003
HIDROPONÕA
1 DEFINICIÓN DE
HIDROPONÍA
bricación, exentos de patógenos.
● Se evitan la contaminación del suelo y acuíferos, ya
que el sistema permite recoger los lixiviados que se
producen, de forma que no vayan al suelo.
● Además, estos lixiviados pueden volver a utilizarse
como base de la solución nutritiva, con el consi-
guiente ahorro de abonos y agua. Y en el peor de
los casos, pueden recogerse y reutilizarse como
abonados de cultivos extensivos, bien hortícolas,
frutícolas, girasol, maíz e incluso praderas.
● Mayor eficacia energética, pues el agua es absorbi-
da por la planta de forma fácil, sin necesidad de
gastos excesivos de energía, al encontrarse en un
medio adecuado en cuanto a nivel de salinidad y
equilibrio entre los distintos elementos nutritivos.
● Todo ello redunda en una mayor fortaleza del cultivo,
por lo tanto en una mayor defensa ante las plagas y
enfermedades y por último en esa mayor y mejor
producción antes referida.
i
iNCONVENIENTES DE LA TÉCNICA DE HIDROPONÍA
Nos gustaría matizar, ya que estos inconvenientes de-
beríamos considerarlos entre comillas. Algunos de
ellos deberían ser tomados como un objetivo a lograr,
dentro de cualquier explotación de invernaderos, inde-
pendientemente de la técnica a utilizar.
La hidroponía exige:
● Mayor nivel técnico del invernaderista. Trabajar
con cultivos en hidroponía, supone manejar habi-
tualmente y entender conceptos como pH, conducti-
vidad eléctrica, etc, aunque también deberían ser
conocidos no sólo por el invernaderista, sino por
cualquier agricultor; horticultores, fruticultores o ce-
realistas. Pero es claro que exige una mayor impli-
cación en el seguimiento del cultivo, para evitar así
la aparición de posibles problemas.
● En este orden de problemas, podríamos citar la rea-
lización de la Solución Nutritiva. Pues bien, prácti-
camente todos nuestros socios se la confeccionan
ellos. Lo han aprendido sin mayor problema, aun-
que surjan dudas y consultas, pero ya la confeccio-
nan ellos, lo que va en perfecta sintonía con nuestra
idea de que no queremos "invernaderistas ITG -de-
pendientes".
● Instalaciones adecuadas. Para sacar el máximo
rendimiento a esta técnica, el resto de parámetros
que influyen en el desarrollo del cultivo deben ir en
consonancia. Invernaderos capilla, dotados de cale-
facción para cultivo en épocas de primavera y oto-
ño, con elementos de control climático en épocas
calurosas (humedad relativa, temperatura e intensi-
dad lumínica) resultan imprescindibles para obtener
el máximo provecho de esta técnica. Pero también
en el cultivo tradicional en suelo.
En este sentido, cabe indicar que no son imprescindi-
bles, sofisticados cabezales de fertirrigación. Siempre
serán recomendables, ya que controlarán perfecta-
mente el aporte y la concentración de abonos, pero no
imprescindibles. Un programador de riego, dos inyec-
tores proporcionales, tipo Dosatrón, y dos cubos de
preparación de abonos son suficientes.
● Necesidad de agua de riego de buena calidad. Dado
que en la misma deberemos aportar todos los abo-
nos que va a necesitar el cultivo.
Aguas con una conductividad mayor de 2 mS/cm
(milisiemens/centímetro) no son aconsejables para
el cultivo del tomate. Para otros cultivos más sensi-
bles a las sales, como la alubia verde, gerbera, etc,
este nivel de conductividad debe reducirse aún más.
Queremos apuntar, a la vista de estos posibles "incon-
venientes", que cualquier persona con un mínimo de
formación es capaz de llevar a cabo esta técnica con
éxito. Lo que más puede asustar es la confección de
las soluciones y, como queda dicho, no ha constituido
problema alguno a los invernaderistas que trabajan
con esta técnica en la actualidad. Eso sí, hay que vigi-
lar el cultivo y obrar en consecuencia. Hay que
"aprender" el lenguaje de las plantas, pero esto resulta
igualmente necesario para el cultivo tradicional.
39
NAVARRA AGRARIA
Cultivo joven, con
colmena de abejorros.
40 ENERO - FEBRERO 2003
HIDROPONÕA
2
2 ESQUEMA BÁSICO DE UNA
INSTALACIÓN DE CULTIVO
Generalizando, podemos describir el proceso
de la hidroponía como:
● Una solución del agua y los abonos que se
le añaden en el cabezal de fertirrigación (So-
lución Nutritiva) y se incorpora a los cultivos
mediante un sistema de goteros.
● Un porcentaje de esa solución nutritiva debe
sobrarle al cultivo, se obtiene un drenaje. De
esta manera evitamos que los sustratos donde
se hallan los cultivos se salinicen en exceso.
● Este drenaje se recoge, para ser rebajado
con agua y proceder a su recirculación, o
bien, ser aplicado a otros cultivos.
LEYENDA DEL ESQUEMA
1 - Agua de riego.
2 - Cabezal de fertirrigación: inyectores de
abono, programador, cubos de abono...
3 - Solución nutritiva: agua de riego
+abonos.
4 - Ramales portagoteros.
5 - Gotero o emisor de la solución nutritiva.
6 - Microtubo.
7 - Cultivo.
8 - Substrato.
9 - Drenaje: solución nutritiva sobrante.
10 - Canal de recogida del drenaje.
11 - Drenaje.
12 - Agua.
13 - Solución corregida.
14 - Solución corregida que vuelve al ca-
bezal (recirculación)
15 - Solución nutritiva corregida que se
aplica a cultivos de exterior
(reutilización).
DIBUJO 1
En hidroponía, cada
planta recibe el agua y
los nutrientes
mediante una red de
goteros y microtubos.
Por eso es
fundamental que el
invernaderista conozca
muy bien los procesos
que dan vida y salud
a la planta, ya que
cualquier alteración en
el sistema de
fertirrigación, por
exceso o por defecto,
afecta al cultivo.
Alimento para tus
animales en 20 días!!!
El único libro con ejemplos
reales. (Incluye cálculos)
41
NAVARRA AGRARIA
1
1EL AGUA DE RIEGO
Es básico conocer las características químicas
del agua de riego. Hay que saber qué elementos
nutritivos aporta por sí misma, para añadirle las
cantidades que falten de cada elemento nutritivo
hasta alcanzar los valores que se deseen. Se ha-
cen necesarios análisis periódicos del agua de
riego (al menos 2 al año).
Cuanto menos sales contenga, mucho mejor se
podrá realizar y ajustar la solución nutritiva. No
convienen aguas con elevados contenidos en ele-
mentos nocivos para los cultivos, como cloruros o
sodio, ya que estos elementos no aportan prácti-
camente nada en lo que a nutrición se refiere y
sin embargo salinizan el agua.
Al añadir el invernaderista el resto de sales fertili-
zantes, aumenta la salinidad del agua, pudiendo
llegarse a valores no adecuados para los cultivos.
2
2SOLUCIÓN NUTRITIVA
Es la mezcla del agua y los abonos inyectados en
el cabezal, que llega directamente al cultivo. En
ella van todos y cada uno de los elementos nutriti-
vos que el cultivo necesita.
Los macronutrientes que se añaden al agua de
riego en proporciones determinadas, son:
Nitrógeno, en forma de nitratos (NO3-)
Fósforo, en forma de fosfatos (PO4H2-)
Potasio, en forma K+
Calcio, en forma Ca++
Magnesio, en forma Mg++
Azufre, en forma de sulfato (SO4=)
Como micronutrientes se añaden :
Boro, en forma mineral
Cobre, en forma quelatada
Hierro, en forma quelatada
Manganeso, en forma quelatada
Molibdeno, en forma mineral
Zinc, en forma quelatada
La Solución Nutritiva es diferente en función del
cultivo, el momento de desarrollo en que se en-
cuentre y las condiciones climáticas del momento.
3
3SUSTRATOS
Son los distintos medios físicos, distintos al suelo
natural, en donde se desarrollan las raíces de los
cultivos. Proporcionan un medio de reserva de
agua y de aireación para las raíces. Pero a dife-
rencia del suelo, por sí mismos no deben aportar
ningún nutriente.
Es importante conocer sus propiedades físicas en
cuanto a capacidad de retención de agua y airea-
ción principalmente.
Estamos ante un sistema sin suelo, que no dispo-
ne del efecto "amortiguador" de la tierra normal.
En hidroponía, cualquier alteración, por exceso o
por defecto en lo que a la fertirrigación se refiere,
se refleja rápidamente en el cultivo, para bien o
para mal.
Los sustratos más habituales son:
a) Perlita: es un material de origen volcánico
que se expande debido a un proceso de ca-
lentamiento a 1.200ºC. Lo habitual es tra-
bajar con un material con un tamaño de par-
tículas comprendido entre 1 y 5 mm de diá-
metro. Se suministra en sacos alargados
de polietileno, de dimensiones variables, o a
granel. Es un material que tras su período
de vida útil es fácilmente aplicable al suelo
de parcelas agrícolas.
Los sacos se colocarán siguiendo las ins-
trucciones marcadas en los mismos.
3ASPECTOS A CONSIDERAR
EN LOS CULTIVOS HIDROPÓNICOS
42 ENERO - FEBRERO 2003
b) Lana de roca: es un material que se obtiene
por fundición a 1.600ºC de rocas de distinta
procedencia. El producto fundido se transfor-
ma en fibras a las que se le añaden una serie
de mojantes para darle capacidad de absor-
ción de agua. En este sentido, esta capaci-
dad es mayor que la de la perlita. Resulta
importante conocer la característica de den-
sidad aparente, para determinar las caracte-
rísticas físicas (retención de agua y airea-
ción). Se suministra en sacos alargados
("tablas") de polietileno. Es un producto no
biodegradable, que tras su período de vida
útil genera problemas de residuos. Pueden
evitarse estos problemas si fuera, como
ocurre en otras zonas, reciclado por empre-
sas al efecto.
c) Fibra de coco: material proveniente de pro-
ductos derivados del coco, de su fibra y de
su cáscara. Tiene cierta conductividad, por
lo que conviene lavarla convenientemente
con agua antes de iniciar un cultivo. Se
adapta muy bien a cultivos en contenedores
abiertos y con poca altura. Es un producto
biodegradable.
d) Sustratos de origen vegetal: son mezclas
de restos forestales, picados a un tamaño
de partícula adecuado. También es un sus-
trato biodegradable. Es importante conocer
sus propiedades físicas para su correcto
manejo.
4
4CONTROL DE LIXIVIADOS
Comentábamos la necesidad de un volumen sobran-
te respecto al volumen de solución nutritiva que se
aplica al cultivo. Esta cantidad sobrante (drenaje)
evita la excesiva salinización del sustrato. Debe estar
comprendido en un porcentaje determinado respecto
a la solución nutritiva que entra al cultivo.
Para la mayoría de los cultivos hortícolas, se estable-
ce un porcentaje de drenaje comprendido entre el 25
y 30% del volumen de solución nutritiva que se apli-
ca en cada riego, no calculado sobre el volumen total
diario.
Un aspecto de gran importancia, es la realización de
aberturas de drenaje a los sacos de cultivo. De su
tamaño y ubicación puede depender que existan pro-
blemas de asfixia radicular o por el contrario poca
capacidad de retención de agua.
Las aberturas de drenaje deben hacerse con un "cú-
ter" a unos 2 cm de la parte inferior de los sacos de
cultivo y en su parte central. Se realizarán en forma
de T invertida, con un tamaño de unos 8 cm, el corte
horizontal, y unos 2 cm el corte vertical. (dibujo 2)
La solución de drenaje debe ser controlada diaria-
mente por el invernaderista, en cuanto a sus caracte-
rísticas de volumen, pH y conductividad, para tener
una idea de qué es lo que está pasando a nivel radi-
cular del cultivo.
De este modo conoceremos cómo funciona la absor-
ción de nutrientes, si toma los adecuados, o si por el
contrario tiene dificultad para ello y si el sustrato va
salinizándose, etc.
El drenaje debe recogerse mediante canaletas o pe-
queñas zanjas practicadas al efecto. Para ello, es
necesario que las filas de cultivo presenten una pen-
diente mínima necesaria para permitir su recogida.
Pendientes del 0,3% son suficientes. Es importante
que la pendiente sea uniforme, esto es, continua, y
que no provoque zonas de encharcamientos.
Todo el drenaje recogido del invernadero, se somete
HIDROPONÕA
Reserva de agua y nutrientes
DRENAJE MAL REALIZADO
Supuesto 1:
Drenaje bajo = cultivo seco
DRENAJE MAL REALIZADO
Supuesto 2:
Drenaje alto = asfixia radicular
DRENAJE BIEN REALIZADO
DIBUJO 2 DRENAJE
a un proceso de reajuste con agua, bien para ser
aprovechado de nuevo por el propio cultivo (recircu-
lación), o reutilizado en otros.
También resulta importante realizar análisis químicos
periódicos para conocer su composición nutricional.
5
5FRECUENCIAS DE APORTE DE
LA SOLUCIÓN NUTRITIVA
Tras realizar la Solución Nutritiva, la siguiente cues-
tión que surge es: ¿cuándo o cada cuánto tiempo la
debemos aportar?
Lo habitual es hacerlo de forma automática, median-
te los sistemas conocidos como "a Demanda" y por
"Radiación". Estos sistemas agrupan los riegos en
los momentos del día en que más lo necesitan los
cultivos. Según esto, a primera y última hora del día
los riegos son más distanciados, mientras que en las
horas centrales están más próximos unos de otros.
Estos sistemas, adecuadamente instalados y calibra-
dos en el invernadero, tienen la ventaja de que se ri-
gen por la exigencia del propio cultivo, de modo que
los riegos se dan cuando el "cultivo lo pide".
A modo orientativo, podemos fijar que en épocas de
verano, con planta desarrollada, el cultivo puede "lle-
gar a pedir" alrededor de los 20 riegos al día, de una
duración de unos 3,5 minutos cada uno de ellos (da-
dos a través de goteros individuales para cada plan-
ta, de un caudal de 3 litros/hora).
Estos sistemas automáticos son los siguientes:
a) A demanda: el riego se produce cuando queda
al descubierto un electrodo situado en un reci-
piente preparado al efecto (cubeta de deman-
da), que contiene solución nutritiva. En esta cu-
beta se coloca un saco de cultivo, abierto en su
parte inferior. El cultivo va consumiendo esa
solución nutritiva, hasta que llega un momento
en que el electrodo queda al aire. Entonces au-
tomáticamente se lanza un riego, de una dura-
ción predeterminada que hace que el electrodo
vuelva a quedar cubierto de solución nutritiva.
(dibujo 3)
b) Por radiación: El riego se rige mediante un
sensor que acumula la radiación emitida por el
sol (en watios/m2). Al alcanzar un valor de ra-
diación predeterminado de antemano, se produ-
ce el riego con una duración también predeter-
minada. El acotar perfectamente ese valor de
radiación acumulada es la clave para el óptimo
rendimiento de los riegos.
Otra forma de aplicar los riegos es de forma manual,
por horario, preestableciendo en el programador las
horas de inicio de cada riego y su duración. Es un
sistema que implica la continua actuación del inver-
naderista, en función de la climatología diaria. En-
tendemos que este sistema debería ser de apoyo a
cualquiera de los anteriormente citados.
6
6MANEJO DEL INVERNADERO
Este aspecto vuelve a ser una vez más el determi-
nante para que se obtengan todas las ventajas de la
técnica de la hidroponía.
Con el manejo del invernadero, ajusta-
remos perfectamente las necesidades
climáticas de los cultivos, comprendien-
do las necesidades de temperatura, hu-
medad relativa e intensidad lumínica.
Esta técnica será un fracaso, aunque
ajustemos perfectamente los nutrientes,
si el cultivo se encuentra por debajo de
su temperatura mínima biológica. O por
el contrario, en condiciones de alta tem-
peratura y baja humedad relativa, se
producirá un cierre estomático que im-
pedirá la absorción de una solución nu-
tritiva, teóricamente perfecta.
De ahí que el controlar todos estos fac-
tores se demuestra de una importancia
mayor que la realización de la propia
solución nutritiva.
43
NAVARRA AGRARIA
Solución nutritiva
Rebosadero
DIBUJO 3: ESQUEMA DE
CUBETA DE DEMANDA
Electrodos
Sustrato
Drenaje
Fieltro
Cubeta
resultados
A
A)
) CICLOS DE CULTIVO
Se compararon dos ciclos de cultivo cortos frente a
uno largo.
CICLOS CORTOS:
PRIMAVERA: Siembra: primeros de diciembre
Plantación: primeros de febrero
Finalización del cultivo: finales de
julio
OTOÑO: Siembra: primeros de junio
Plantación: finales de julio
Finalización del cultivo: primeros
de diciembre.
CICLO LARGO: Siembra: primeros de diciembre
Plantación: primeros de febrero
Finalización del cultivo: primeros
de diciembre.
De forma general, los resultados obtenidos
señalan que en cuanto a producciones, aun-
que los dos ciclos dan producciones totales
aproximadas, sí se observa un mejor mante-
nimiento de la calidad, calibres y firmeza de
los frutos, en las plantaciones de ciclos cor-
tos.
La razón es clara. En Navarra los invernaderos aun
no se hallan suficientemente dotados. Y así en julio
y agosto, especialmente, nos encontramos con difi-
cultades para mantener los cultivos en condiciones
adecuadas de temperatura y humedad relativa.
Un cultivo plantado a primeros de febrero, llega a
esta época en fase de plena producción y se en-
cuentra con condiciones ambientales adversas. Se
produce un decaimiento vital del cultivo. Posterior-
mente, le cuesta recuperar el nivel productivo tras
este período estival. Sigue produciendo en esta
época, pero aumenta notablemente la proporción
de calibre pequeño y frutos de destrío (podredum-
bre apical, malas fecundaciones, etc).
En instalaciones donde se puede llevar un adecua-
do control de estos factores limitantes, como son la
temperatura excesiva y la baja humedad relativa,
esta situación es netamente diferente.
Experiencias realizadas nos indican que es posible
mantener una buena producción (tanto en kilogra-
mos/m2, como en calibre de fruto, bajando eso sí la
firmeza de los mismos, en función de la variedad)
en estos períodos estivales, actuando sobre la hu-
midificación del ambiente. Sistemas como el riego
por aspersión, nebulizadores o fog, resultan impres-
cindibles.
Supuestos muy diferentes pueden ser originados
por los precios que en ese período perciba el pro-
ductor, lo cual unido al trabajo que el cultivo exige
en esos momentos, aconseje la realización de dos
plantaciones en lugar de una única de febrero a di-
ciembre.
MATERIAL VEGETAL DE PARTIDA:
Es muy importante partir de plantaciones con planta
bien desarrollada, vigorosa, proporcionada y con
buen estado sanitario. Esto obliga a una producción
en semillero diferente al cultivo tradicional.
El objetivo es iniciar la plantación con plantas que
presentan el primer ramillete de flor abierta o inclu-
so los primeros frutos cuajados.
Esto resulta básico para cultivos de ciclo primavera.
No hay que olvidar que hablamos de plantaciones
realizadas en febrero, que van a estar en produc-
ción hasta el mes de julio inclusive.
Además, de esta forma, se habrá producido en el
semillero y en condiciones óptimas, la inducción flo-
ral del segundo y posiblemente del tercer ramillete.
La precocidad y producción, con un manejo ade-
cuado del invernadero está garantizada.
Hay que insistir en este aspecto; se debe partir de
una planta adecuada. Esto lleva implícito un ade-
cuado manejo desde la fase de semillero, desde las
dimensiones del taco, hasta una densidad que pue-
de oscilar entre las 16 a 18 plantas/m2, convenien-
temente fertilizadas, etc.
44 ENERO - FEBRERO 2003
Resultados de tomate
HIDROPONÕA
4
PRESENCIA EN EL MERCADO
Es posible tener una presencia en el mercado des-
de el mes de abril a noviembre inclusive. Sería fac-
tible prolongar algo más el período productivo, pero
esto estaría supeditado al coste económico asocia-
do al consumo de combustible, en función de las
temperaturas de finales de año o de principios de
primavera.
PRODUCCIONES
ALCANZADAS:
A lo largo de estos
años hemos trabajado
con diferentes varieda-
des, en ciclos largos y
en ciclos de primavera
y de otoño.
A modo de resumen,
de lo ensayado, se
muestran en el cuadro
1 los valores de pro-
ducción y variedades
más representativas.
Es posible alcanzar
producciones comer-
ciales hasta 36 kg/m2
y año con este sistema, y con unos 22 ramilletes de
flor totales al año (viables).
B
B)
) SOLUCIONES NUTRITIVAS
Queremos dejar claro que las soluciones nutritivas
empleadas no obedecen a un patrón fijo e inamovi-
ble, sino que responden a factores como:
● la propia exigencia del cultivo (característica
varietal)
● el propio vigor del cultivo, desde que llega del
semillero
● por la climatología del momento (humedad re-
lativa, temperatura, luz)
● de su estado sanitario.
A modo orientativo y de forma general, se estable-
cen las siguientes soluciones nutritivas y su mo-
mento de aplicación. Volvemos a insistir en que po-
drían variar ligeramente dependiendo de cómo sea
la evolución del cultivo en cada invernadero. (ver
cuadro 2)
FASE 1: DE PLANTACIÓN A INICIO DE RECOLECCIÓN:
Ciclo primavera: primeros de febrero a mediados
de abril.
Ciclo otoño: finales de julio a mediados de septiem-
bre.
45
NAVARRA AGRARIA
ENSAYOS REALIZADOS
Los objetivos marcados al abordar esta
técnica y su aplicación al cultivo del toma-
te fueron:
A) Establecer los ciclos de cultivo más apro-
piados, obteniendo la máxima producción
comercial, calidad y permanencia en el
mercado.
B) Determinar las soluciones nutritivas más
adaptadas a nuestras condiciones.
C) Establecer un sistema adecuado de fre-
cuencias de aporte de la Solución Nutritiva
D) Estudio y control de posibles enfermeda-
des en sustrato. Vida útil del sustrato.
E) Acercamiento a gastos de calefacción.
F) Estrategias de lucha integrada.
Producción Distribución porcentual por calibres
VARIEDAD CICLO total kg/m2 >102 108-82 82-67 67-57 <57
Jack (Seminis) Largo 35,6 29,4 31,6 19,1 8,9 11
Jack Primavera 22 39,8 33,8 16,9 5,4 3,8
Jack Otoño 12,9 32,8 38,4 18,7 6,7 3,1
Antillas (Rijk Zwaan) Largo 39,2 15,3 40,1 26,7 11,3 6,6
Antillas Primavera 20,3 16,8 44,9 28,9 7,1 2,2
El Cid (Intersemillas) Largo 37 12,1 42,3 34,3 7,3 3,8
■ Cuadro 1.
Fase NO3- PO4H2- SO4= CO3H- NH4+ K+ Ca++ Mg++ pH Ce
1 14 2 2 0,5 1,5 7 6 2 5,8 2,4
2 15 2,5 2,5 0,5 1,5 8,5 7 2,5 5,8 2,8
3 14 2,5 2,2 0,5 0,5 6,5 6,5 2,2 5,8 2,5
■ Cuadro 2.
MiliMol/litro
FASE 2: DE INICIO DE RECOLECCIÓN A PLENA PRO-
DUCCIÓN:
Ciclo primavera: mediados de abril a finales de mayo.
Ciclo otoño: mediados de septiembre a finales de
octubre.
FASE 3: PLENA PRODUCCIÓN A FIN DE PRODUCCIÓN:
Ciclo primavera: primeros de junio a finales de julio.
Ciclo otoño: finales de octubre a primeros de di-
ciembre.
En hidroponía, los pequeños cambios que se reali-
zan en las soluciones nutritivas (hablamos de au-
mentar o disminuir la concentración de algunos
abonos en varios miligramos por litro de agua),
quedan empañados muchas veces por la propia in-
exactitud o funcionamiento de los equipos inyecto-
res. Esa es la razón por la que las soluciones nutri-
tivas que se emplean habitualmente van diseñadas
con un "margen de seguridad" en lo que a cantida-
des de elementos nutritivos se refiere. Los cultivos
los toman o no en función de su estado de desarro-
llo. Hay que procurar que este margen de seguri-
dad esté lo más ajustado posible.
En este punto nos parece oportuno volver a
insistir que es más importante la conduc-
ción del cultivo, desde el semillero, que en
sí misma la solución nutritiva. Sin que ello
quiera decir que se pueda formular y aplicar
de cualquier modo.
C
C)
) SISTEMA Y FRECUENCIA DE
APORTE DE LA SOLUCIÓN
NUTRITIVA
Este es un aspecto de capital importancia. Pode-
mos partir de una solución perfecta y realizar una
aplicación nefasta.
Nos inclinamos claramente por el uso de cual-
quiera de los dos sistemas de aporte automáti-
co descritos con anterioridad, por cubeta de de-
manda o por sensor de radiación, pero comple-
mentándolos con riegos programados por hora-
rio.
En nuestras condiciones, es muy importante el dar
al menos 2 riegos nocturnos (especialmente en ve-
rano) y al menos otro al amanecer, con objeto de
hidratar el sustrato de cara al comienzo del día y la
activación de los riegos automáticos.
De esta forma, al amanecer, el cultivo está hidrata-
do, entrando inmediatamente en actividad. De lo
contrario, se obtienen proporciones de drenaje muy
bajas en los primeros riegos del día y cierta salini-
zación en el sustrato, con el consiguiente estrés del
cultivo.
Establecemos un intervalo de valores de radiación
acumulada válidos para nuestras condiciones, com-
prendido entre 180 y 230 watios/m2, en función del
desarrollo del cultivo y época del año.
En cuanto a la duración de los riegos, para plena
producción y en verano, a modo de resumen,
podríamos fijarlos entre 3,5 y 4,5 minutos.
D
D)
) ESTUDIO Y CONTROL DE POSI-
BLES ENFERMEDADES EN SUSTRA-
TO. VIDA ÚTIL DEL SUSTRATO
Las causas por las que pueden aparecer problemas
son varias:
A) Procedente del agua de riego. A través de los
riegos sucesivos.
B) Posible infección proveniente del agua de dre-
naje que embalsada en algunos puntos de las
líneas de cultivo entra en contacto con el sus-
trato de los sacos.
C) Por la presencia de un medio favorable debido
a la descomposición de la materia orgánica
contenida en los sacos de sustrato reutiliza-
dos.
D) Proveniente del semillero.
E) En función del tipo de sustrato.
Se realizaron ensayos de cultivo en sustratos en
donde se había constatado la aparición de plantas
enfermas (a nivel vascular, raíces y cuello) en cam-
46 ENERO - FEBRERO 2003
Cubo de
control de
drenaje.
HIDROPONÕA
Cultiva tus alimentos libre
de plagas y pesticidas
Vende tu excedente y genera
un ingreso desde casa
Aprobado por HISEP
pañas anteriores. En cuanto aparecieron plantas
afectadas, se enviaron muestras al Laboratorio del
Negociado de Biología Vegetal de Navarra, para la
identificación de los patógenos responsables, resul-
tando fundamentalmente Phytophthora nicotianae
Breda de Haan y Rhizoctonia solani Khün.
En el apartado de tratamientos fitosanitarios, que-
remos reflejar el hecho de la importancia de cono-
cer previamente el efecto de estos productos so-
bre los cultivos que se desarrollan sin suelo. Te-
nemos constatados efectos fitotóxicos de determi-
nadas materias activas en cultivo de tomate (au-
torizadas al efecto), que sin embargo no aparecen
sobre cultivo en suelo. Un ejemplo llamativo es el
de los Ditiocarbamatos (maneb, mancozeb, propi-
neb).
Existe un inconveniente en la aplicación de trata-
mientos fitosanitarios a los sustratos con cultivo
instalado. Es muy difícil tener la total certeza de
la desaparición de las materias activas de los
productos fitosanitarios en los sustratos, cuando en
ellos se encuentran desarrollándose cultivos (salvo
análisis de residuos en laboratorio).
Hay que señalar, por otra parte, que ninguno de los
tratamientos ensayados erradicó el problema defini-
tivamente, toda vez que el origen de la infección es-
taba en los sacos.
Para solucionar el problema, las medidas de ac-
tuación posible son:
a) En la reutilización de los sustratos, debe ha-
cerse la desinfección de los mismos antes de
la implantación del cultivo, aplicando diversos
productos (fungicidas, disoluciones de lejía,…)
y lavando con agua convenientemente.
b) Desinfección de la solución nutritiva y agua de
riego. Nosotros no hemos trabajado en este te-
ma, pero por lo que de ellos conocemos, los
sistemas actuales de desinfección resultan muy
caros (aplicación de ultravioletas, ozonificación,
temperatura, filtros biológicos,…) y también al-
gunos de ellos no resultan del todo efectivos.
De momento no son sistemas totalmente im-
plantados a nivel comercial.
c) No reutilizar excesivamente los sustratos, para
evitar la aparición y propagación de las enfer-
medades.
Nuestra experiencia durante estos años, nos eviden-
cia que partir de sustratos empleados ya con 4 culti-
vos realizados (2 años con 2 cultivos de ciclo corto
en cada uno) es un riesgo claro de aparición de en-
fermedades, por lo que en principio no sería reco-
mendable prolongar la vida útil de los sustratos
más de 3-4 cultivos. Es por esta última solución
por la que nos inclinamos, mientras no se perfeccio-
nen y abaraten los sistemas de desinfección.
Mientras no se solucionen, en Navarra, los proble-
mas de reciclaje de sustratos no biodegradables,
como la lana de roca, nos decantamos también
por aquellos sustratos que no supongan un pro-
blema de residuos tras terminar su vida útil, y
en concreto por la Perlita, por sus características
de manejo.
E
E)
) ACERCAMIENTO A GASTOS DE
CALEFACCIÓN
.
La temperatura mínima de conducción del cultivo a
lo largo de los diversos ensayos se estableció en
14 - 15ºC, con objeto de garantizar un adecuado
47
NAVARRA AGRARIA
Los sacos de cultivo se colocan sobre cannales de
recogida de lixiviados como el de la imagen.
Saco abierto de
Perlita,
mostrando el
sustrato y la
distribución de
las raíces de un
cultivo de alubia
verde.
cuajado y unas condiciones mínimas de ma-
duración de frutos. La calefacción emplea-
da ha sido por generador de aire caliente.
Hay que destacar que con este sistema de
calefacción la temperatura del sustrato, Per-
lita, se mantiene en unos parámetros simila-
res a la temperatura del ambiente del inver-
nadero.
De cualquier forma hay que resaltar la ideal
respuesta del cultivo a una temperatura de
16 a 18º C.
Se utilizaron asimismo dobles cámaras o
pantallas térmicas en primavera y otoño,
con objeto de ahorrar combustible.
Los consumos medios de gasoil, para
las condiciones de cultivo de Sartaguda,
han oscilado entre:
✮ Ciclo primavera:
15 febrero-26 julio: 6 l/m2
10 Enero-26 de julio: 9,3 l/m2
✮ Ciclo otoño:
27 julio-15 noviembre: 1,8 l/m2
27 julio-15 diciembre: 4,5 l/m2
F
F)
) ESTRATEGIAS DE LUCHA
INTEGRADA
En este apartado, los esfuerzos principales
se han centrado en el control sanitario del
cultivo, utilizando prácticas culturales lo más
respetuosas posibles con el medio ambien-
te.
No es el objeto de este artículo describir la
mecánica seguida. Recomendamos leer los
artículos de Navarra Agraria Nº: 127 (julio-
agosto 2001) y 132 (mayo-junio 2002).
Unicamente queremos reflejar el hecho
de que es posible conseguir un perfecto
estado sanitario, tanto en lo referente a
plagas como a enfermedades, combinan-
do técnicas de manejo, suelta de fauna
auxiliar y un par o tres de tratamientos
químicos muy concretos y especialmen-
te antes de la entrada en producción y
del aporte de la fauna auxiliar.
48 ENERO - FEBRERO 2003
SITUACIÓN ACTUAL
EN NAVARRA
A
A
A
Actualmente, existen 5 hectáreas dedicadas
al cultivo sin suelo. Esta superficie se encuentra
dividida entre cultivos de tomate y de flor corta-
da. Las características de estas explotaciones
permiten obtener producciones de alta y recono-
cida calidad en el mercado.
En fase de preinstalación y estudio, se encuen-
tran aproximadamente entre unas 13 a 15 ha.
El potencial productivo de la técnica de hidropo-
nía está fuera de toda duda. Si además permite
obtener productos de alta calidad, utilizando téc-
nicas respetuosas con el medio ambiente, el por-
venir que se avecina es muy interesante y pro-
metedor.
Esto exigirá estar en constante evolución y al
tanto de las nuevas tecnologías y avances que
se produzcan en este campo.
Por último, queda pendiente la experimentación
de la recirculación de los lixiviados de drenaje. Y
asimismo que aquellos productores que no la
realicen, reutilicen el lixiviado, debidamente co-
rregido, en alguno de los cultivos citados con an-
terioridad.
Un sencillo
cabezal de
fertirrigación
como el que
aparece en la
imagen es
suficiente para
realizar esta
técnica.
HIDROPONÕA
ASESORIA VIRTUAL
O PRESENCIAL
Huertos urbanos
Cultivos hidropónicos
Mantenimiento de áreas verdes
Ciudad de México
56 16 82 01 76

Más contenido relacionado

Similar a 071 Hidroponia HISEP.pdf

08. Hidroponía Casera (Artículo) autor Jorge Luis Rojas Madrigal.pdf
08. Hidroponía Casera (Artículo) autor Jorge Luis Rojas Madrigal.pdf08. Hidroponía Casera (Artículo) autor Jorge Luis Rojas Madrigal.pdf
08. Hidroponía Casera (Artículo) autor Jorge Luis Rojas Madrigal.pdfssuser1617fc
 
Lombricultura. desarrolloy adaptacion a diferentes condiciones de temperie
Lombricultura. desarrolloy adaptacion a diferentes condiciones de temperieLombricultura. desarrolloy adaptacion a diferentes condiciones de temperie
Lombricultura. desarrolloy adaptacion a diferentes condiciones de temperieSantiago Guerrero
 
Huertos familiares
Huertos familiaresHuertos familiares
Huertos familiaresFecamacho
 
Yaned calderon unad tecnologia e informatica 2018
Yaned calderon unad tecnologia e informatica 2018Yaned calderon unad tecnologia e informatica 2018
Yaned calderon unad tecnologia e informatica 2018yanedcalderon
 
Yaned calderon unad tecnologia e informatica 2018
Yaned calderon unad tecnologia e informatica 2018Yaned calderon unad tecnologia e informatica 2018
Yaned calderon unad tecnologia e informatica 2018yanedcalderon
 
2005,-El-cultivo-del-pepino,-F.pdf
2005,-El-cultivo-del-pepino,-F.pdf2005,-El-cultivo-del-pepino,-F.pdf
2005,-El-cultivo-del-pepino,-F.pdfLuiAndrade1
 
DoDocumento sobre establecimiento de huertos y frutales
DoDocumento sobre establecimiento de huertos y frutalesDoDocumento sobre establecimiento de huertos y frutales
DoDocumento sobre establecimiento de huertos y frutalesmoyarr
 
Cuaderno de-la-huerta-ecológica
Cuaderno de-la-huerta-ecológicaCuaderno de-la-huerta-ecológica
Cuaderno de-la-huerta-ecológicaRamón Copa
 
Cuaderno de la Huerta Ecológica.
Cuaderno de la Huerta Ecológica.Cuaderno de la Huerta Ecológica.
Cuaderno de la Huerta Ecológica.Ana Castañeda
 
Cuaderno de-la-huerta-ecologica 6
Cuaderno de-la-huerta-ecologica 6Cuaderno de-la-huerta-ecologica 6
Cuaderno de-la-huerta-ecologica 6Mario Benavides
 
La semilla proyecto ing
La semilla proyecto ingLa semilla proyecto ing
La semilla proyecto ingje94tou
 
CULTIVO DE MAIZ MET. (3).pdf
CULTIVO DE MAIZ MET. (3).pdfCULTIVO DE MAIZ MET. (3).pdf
CULTIVO DE MAIZ MET. (3).pdfEmanuelRamas
 
CULTIVO DE MAIZ MET. (3).docx
CULTIVO DE MAIZ MET. (3).docxCULTIVO DE MAIZ MET. (3).docx
CULTIVO DE MAIZ MET. (3).docxEmanuelRamas
 
Diseño de proyectos trabajo final huerta familiar
Diseño de proyectos trabajo final huerta familiarDiseño de proyectos trabajo final huerta familiar
Diseño de proyectos trabajo final huerta familiarAdriana Rodriguez
 

Similar a 071 Hidroponia HISEP.pdf (20)

R25798
R25798R25798
R25798
 
Buenas Prácticas Agrícolas - Palto
Buenas Prácticas Agrícolas - PaltoBuenas Prácticas Agrícolas - Palto
Buenas Prácticas Agrícolas - Palto
 
08. Hidroponía Casera (Artículo) autor Jorge Luis Rojas Madrigal.pdf
08. Hidroponía Casera (Artículo) autor Jorge Luis Rojas Madrigal.pdf08. Hidroponía Casera (Artículo) autor Jorge Luis Rojas Madrigal.pdf
08. Hidroponía Casera (Artículo) autor Jorge Luis Rojas Madrigal.pdf
 
Lombricultura. desarrolloy adaptacion a diferentes condiciones de temperie
Lombricultura. desarrolloy adaptacion a diferentes condiciones de temperieLombricultura. desarrolloy adaptacion a diferentes condiciones de temperie
Lombricultura. desarrolloy adaptacion a diferentes condiciones de temperie
 
Huertos familiares
Huertos familiaresHuertos familiares
Huertos familiares
 
Yaned calderon unad tecnologia e informatica 2018
Yaned calderon unad tecnologia e informatica 2018Yaned calderon unad tecnologia e informatica 2018
Yaned calderon unad tecnologia e informatica 2018
 
Yaned calderon unad tecnologia e informatica 2018
Yaned calderon unad tecnologia e informatica 2018Yaned calderon unad tecnologia e informatica 2018
Yaned calderon unad tecnologia e informatica 2018
 
Curso Basico De Hidroponoia
Curso Basico De HidroponoiaCurso Basico De Hidroponoia
Curso Basico De Hidroponoia
 
2005,-El-cultivo-del-pepino,-F.pdf
2005,-El-cultivo-del-pepino,-F.pdf2005,-El-cultivo-del-pepino,-F.pdf
2005,-El-cultivo-del-pepino,-F.pdf
 
DoDocumento sobre establecimiento de huertos y frutales
DoDocumento sobre establecimiento de huertos y frutalesDoDocumento sobre establecimiento de huertos y frutales
DoDocumento sobre establecimiento de huertos y frutales
 
Cuaderno de-la-huerta-ecológica
Cuaderno de-la-huerta-ecológicaCuaderno de-la-huerta-ecológica
Cuaderno de-la-huerta-ecológica
 
Cuaderno de la Huerta Ecológica.
Cuaderno de la Huerta Ecológica.Cuaderno de la Huerta Ecológica.
Cuaderno de la Huerta Ecológica.
 
Cuaderno de-la-huerta-ecologica 6
Cuaderno de-la-huerta-ecologica 6Cuaderno de-la-huerta-ecologica 6
Cuaderno de-la-huerta-ecologica 6
 
Guia de hidroponía popular
Guia de hidroponía popularGuia de hidroponía popular
Guia de hidroponía popular
 
Manual para-realizar-injertos-guias pdf.net-
Manual para-realizar-injertos-guias pdf.net-Manual para-realizar-injertos-guias pdf.net-
Manual para-realizar-injertos-guias pdf.net-
 
boletin8.pdf
boletin8.pdfboletin8.pdf
boletin8.pdf
 
La semilla proyecto ing
La semilla proyecto ingLa semilla proyecto ing
La semilla proyecto ing
 
CULTIVO DE MAIZ MET. (3).pdf
CULTIVO DE MAIZ MET. (3).pdfCULTIVO DE MAIZ MET. (3).pdf
CULTIVO DE MAIZ MET. (3).pdf
 
CULTIVO DE MAIZ MET. (3).docx
CULTIVO DE MAIZ MET. (3).docxCULTIVO DE MAIZ MET. (3).docx
CULTIVO DE MAIZ MET. (3).docx
 
Diseño de proyectos trabajo final huerta familiar
Diseño de proyectos trabajo final huerta familiarDiseño de proyectos trabajo final huerta familiar
Diseño de proyectos trabajo final huerta familiar
 

Último

1f8227d7-af43-4731-9bdc-bc5c13d86aeb.pdf
1f8227d7-af43-4731-9bdc-bc5c13d86aeb.pdf1f8227d7-af43-4731-9bdc-bc5c13d86aeb.pdf
1f8227d7-af43-4731-9bdc-bc5c13d86aeb.pdfMauricio Chavez Santana
 
7.-Sigersol No Municipal_CREACIÓN DE CUENTA.pdf
7.-Sigersol No Municipal_CREACIÓN DE CUENTA.pdf7.-Sigersol No Municipal_CREACIÓN DE CUENTA.pdf
7.-Sigersol No Municipal_CREACIÓN DE CUENTA.pdfCorona51
 
vocabulario desechos solidos y reciclaje basico
vocabulario desechos solidos y reciclaje basicovocabulario desechos solidos y reciclaje basico
vocabulario desechos solidos y reciclaje basicoEstefanyCamargo2
 
INFOGRAFIA-GA1-240201524-AA3-EV01 SENA-ATL
INFOGRAFIA-GA1-240201524-AA3-EV01 SENA-ATLINFOGRAFIA-GA1-240201524-AA3-EV01 SENA-ATL
INFOGRAFIA-GA1-240201524-AA3-EV01 SENA-ATLLuisDavidVegaOrozco1
 
Recursos naturales renovables y no renovables.pptx
Recursos naturales renovables y no renovables.pptxRecursos naturales renovables y no renovables.pptx
Recursos naturales renovables y no renovables.pptxMelaniaInocenciaQuis
 
Identificación y clasificación del suelo
Identificación y clasificación del sueloIdentificación y clasificación del suelo
Identificación y clasificación del sueloEugenia919105
 
BV_UNIDAD I_ FLOR e inflorecencia botanica
BV_UNIDAD I_ FLOR e inflorecencia botanicaBV_UNIDAD I_ FLOR e inflorecencia botanica
BV_UNIDAD I_ FLOR e inflorecencia botanicaHeydiVelazquez
 
LAS 3´R Reduce - Reutiliza - Recicla.pptx
LAS 3´R Reduce - Reutiliza - Recicla.pptxLAS 3´R Reduce - Reutiliza - Recicla.pptx
LAS 3´R Reduce - Reutiliza - Recicla.pptxstefanycerecedocruz
 
Productividad en los ecosistemas .pptx
Productividad en los ecosistemas   .pptxProductividad en los ecosistemas   .pptx
Productividad en los ecosistemas .pptxmarcorenx
 
La importancia de la anatomía y fisiología de la célula vegetal
La importancia de la anatomía y fisiología de la célula vegetalLa importancia de la anatomía y fisiología de la célula vegetal
La importancia de la anatomía y fisiología de la célula vegetaljshdez2020
 
Environmental Risk Investigation Loa- Mario Leviguan del Rio.pdf
Environmental Risk Investigation Loa- Mario Leviguan del Rio.pdfEnvironmental Risk Investigation Loa- Mario Leviguan del Rio.pdf
Environmental Risk Investigation Loa- Mario Leviguan del Rio.pdfMarioLeviguanDelRio
 
Teoria_de_la_naturaleza-Goethe_Wolfgang__Johann.pdf
Teoria_de_la_naturaleza-Goethe_Wolfgang__Johann.pdfTeoria_de_la_naturaleza-Goethe_Wolfgang__Johann.pdf
Teoria_de_la_naturaleza-Goethe_Wolfgang__Johann.pdfLuis Cruz
 
Adex-Guia-De-Lombricultura. Como criar lombriz
Adex-Guia-De-Lombricultura. Como criar lombrizAdex-Guia-De-Lombricultura. Como criar lombriz
Adex-Guia-De-Lombricultura. Como criar lombrizdanius2009
 
5-2.MGarcia-ATEX.pdfatmosferas explosivas guia instituto tecniso peru
5-2.MGarcia-ATEX.pdfatmosferas explosivas guia instituto tecniso peru5-2.MGarcia-ATEX.pdfatmosferas explosivas guia instituto tecniso peru
5-2.MGarcia-ATEX.pdfatmosferas explosivas guia instituto tecniso peruLuisAlbertoMoyanoHer
 
Influencia de la temperatura, la humedad y viento en el dengue.docx
Influencia de la temperatura, la humedad y viento en el dengue.docxInfluencia de la temperatura, la humedad y viento en el dengue.docx
Influencia de la temperatura, la humedad y viento en el dengue.docxClavijoSoft
 
Adjudicación, definición Derecho Agrario
Adjudicación, definición Derecho AgrarioAdjudicación, definición Derecho Agrario
Adjudicación, definición Derecho AgrarioIsaacGGuarachi
 
Tesis: Marco teorico sobre Cambio climatico
Tesis: Marco teorico sobre  Cambio climaticoTesis: Marco teorico sobre  Cambio climatico
Tesis: Marco teorico sobre Cambio climaticoRutPerez7
 
5.-Sigersol No Municipal_MANIFIESTOS.pdf
5.-Sigersol No Municipal_MANIFIESTOS.pdf5.-Sigersol No Municipal_MANIFIESTOS.pdf
5.-Sigersol No Municipal_MANIFIESTOS.pdfCorona51
 
INDICADOR N° 02 : PORCENTAJE DE LA POBLACIÓN URBANA SIN ACCESO A SERVICIOS DE...
INDICADOR N° 02 : PORCENTAJE DE LA POBLACIÓN URBANA SIN ACCESO A SERVICIOS DE...INDICADOR N° 02 : PORCENTAJE DE LA POBLACIÓN URBANA SIN ACCESO A SERVICIOS DE...
INDICADOR N° 02 : PORCENTAJE DE LA POBLACIÓN URBANA SIN ACCESO A SERVICIOS DE...LeilaAlzamora
 

Último (20)

1f8227d7-af43-4731-9bdc-bc5c13d86aeb.pdf
1f8227d7-af43-4731-9bdc-bc5c13d86aeb.pdf1f8227d7-af43-4731-9bdc-bc5c13d86aeb.pdf
1f8227d7-af43-4731-9bdc-bc5c13d86aeb.pdf
 
7.-Sigersol No Municipal_CREACIÓN DE CUENTA.pdf
7.-Sigersol No Municipal_CREACIÓN DE CUENTA.pdf7.-Sigersol No Municipal_CREACIÓN DE CUENTA.pdf
7.-Sigersol No Municipal_CREACIÓN DE CUENTA.pdf
 
vocabulario desechos solidos y reciclaje basico
vocabulario desechos solidos y reciclaje basicovocabulario desechos solidos y reciclaje basico
vocabulario desechos solidos y reciclaje basico
 
INFOGRAFIA-GA1-240201524-AA3-EV01 SENA-ATL
INFOGRAFIA-GA1-240201524-AA3-EV01 SENA-ATLINFOGRAFIA-GA1-240201524-AA3-EV01 SENA-ATL
INFOGRAFIA-GA1-240201524-AA3-EV01 SENA-ATL
 
Recursos naturales renovables y no renovables.pptx
Recursos naturales renovables y no renovables.pptxRecursos naturales renovables y no renovables.pptx
Recursos naturales renovables y no renovables.pptx
 
Identificación y clasificación del suelo
Identificación y clasificación del sueloIdentificación y clasificación del suelo
Identificación y clasificación del suelo
 
BV_UNIDAD I_ FLOR e inflorecencia botanica
BV_UNIDAD I_ FLOR e inflorecencia botanicaBV_UNIDAD I_ FLOR e inflorecencia botanica
BV_UNIDAD I_ FLOR e inflorecencia botanica
 
LAS 3´R Reduce - Reutiliza - Recicla.pptx
LAS 3´R Reduce - Reutiliza - Recicla.pptxLAS 3´R Reduce - Reutiliza - Recicla.pptx
LAS 3´R Reduce - Reutiliza - Recicla.pptx
 
Productividad en los ecosistemas .pptx
Productividad en los ecosistemas   .pptxProductividad en los ecosistemas   .pptx
Productividad en los ecosistemas .pptx
 
La importancia de la anatomía y fisiología de la célula vegetal
La importancia de la anatomía y fisiología de la célula vegetalLa importancia de la anatomía y fisiología de la célula vegetal
La importancia de la anatomía y fisiología de la célula vegetal
 
Environmental Risk Investigation Loa- Mario Leviguan del Rio.pdf
Environmental Risk Investigation Loa- Mario Leviguan del Rio.pdfEnvironmental Risk Investigation Loa- Mario Leviguan del Rio.pdf
Environmental Risk Investigation Loa- Mario Leviguan del Rio.pdf
 
Teoria_de_la_naturaleza-Goethe_Wolfgang__Johann.pdf
Teoria_de_la_naturaleza-Goethe_Wolfgang__Johann.pdfTeoria_de_la_naturaleza-Goethe_Wolfgang__Johann.pdf
Teoria_de_la_naturaleza-Goethe_Wolfgang__Johann.pdf
 
Adex-Guia-De-Lombricultura. Como criar lombriz
Adex-Guia-De-Lombricultura. Como criar lombrizAdex-Guia-De-Lombricultura. Como criar lombriz
Adex-Guia-De-Lombricultura. Como criar lombriz
 
5-2.MGarcia-ATEX.pdfatmosferas explosivas guia instituto tecniso peru
5-2.MGarcia-ATEX.pdfatmosferas explosivas guia instituto tecniso peru5-2.MGarcia-ATEX.pdfatmosferas explosivas guia instituto tecniso peru
5-2.MGarcia-ATEX.pdfatmosferas explosivas guia instituto tecniso peru
 
Influencia de la temperatura, la humedad y viento en el dengue.docx
Influencia de la temperatura, la humedad y viento en el dengue.docxInfluencia de la temperatura, la humedad y viento en el dengue.docx
Influencia de la temperatura, la humedad y viento en el dengue.docx
 
Adjudicación, definición Derecho Agrario
Adjudicación, definición Derecho AgrarioAdjudicación, definición Derecho Agrario
Adjudicación, definición Derecho Agrario
 
Tesis: Marco teorico sobre Cambio climatico
Tesis: Marco teorico sobre  Cambio climaticoTesis: Marco teorico sobre  Cambio climatico
Tesis: Marco teorico sobre Cambio climatico
 
5.-Sigersol No Municipal_MANIFIESTOS.pdf
5.-Sigersol No Municipal_MANIFIESTOS.pdf5.-Sigersol No Municipal_MANIFIESTOS.pdf
5.-Sigersol No Municipal_MANIFIESTOS.pdf
 
INDICADOR N° 02 : PORCENTAJE DE LA POBLACIÓN URBANA SIN ACCESO A SERVICIOS DE...
INDICADOR N° 02 : PORCENTAJE DE LA POBLACIÓN URBANA SIN ACCESO A SERVICIOS DE...INDICADOR N° 02 : PORCENTAJE DE LA POBLACIÓN URBANA SIN ACCESO A SERVICIOS DE...
INDICADOR N° 02 : PORCENTAJE DE LA POBLACIÓN URBANA SIN ACCESO A SERVICIOS DE...
 
El suelo en los ecosistemas naturales y agrícolas.
El suelo en los ecosistemas naturales y agrícolas.El suelo en los ecosistemas naturales y agrícolas.
El suelo en los ecosistemas naturales y agrícolas.
 

071 Hidroponia HISEP.pdf

  • 1. HIDROPONIA hidroponiahisep@gmail.com Este libro es gratuito y sin fines de lucro HISEP
  • 2. 37 NAVARRA AGRARIA c c c cultivar sin depender del suelo, fuera de él, ya no es en Navarra una técnica novedosa. Viene empleándose de forma plenamente comercial desde hace 4 años, momento en que la invernaderista Carolina Irigoyen y su marido se iniciaron en la misma. En el ITG Agrícola llevamos 7 años desarrollando y poniendo en marcha esta técnica y al alcance del invernaderista. Hoy son 8 las explotaciones que cultivan en hidroponía; tanto en cultivos hortícolas, fundamentalmente tomate, como en cultivos de flor cortada. En ambos supuestos con una calidad excelente. Y son varios más los que están estudiando sumarse a este tipo de técnica. Hemos llevado a cabo los principales ensayos en tomate, si bien se han realizado aproximaciones a otros cultivos, como alubia verde, lechuga, acelga y borraja. Estos y otros más serán objeto de desarrollo en experimentaciones futuras. No olvidamos los cultivos de flor cortada, de los cuales existen ya dos explotaciones comerciales y próximamente es posible que se sume alguna más. Antes de presentar los resultados, nos parece conveniente describir, aunque brevemente, en qué consiste la hidroponía. Pretendemos realizar una explicación somera, pero comprensible, para acercar el tema al lector interesado, a sabiendas que será incompleto e incluso puede resultar "árido". AREA DE INVERNADEROS: Javier Sanz de Galdeano - Amaya Uribarri - Salomon Sadaba - Goyo Aguado - Juan del Castillo AREA DE PROTECCION DE CULTIVOS: Ricardo Biurrun H I D R O P O N I A EN NAVARRA
  • 3. EL UNICO LIBRO CON EJEMPLOS REALES !!! Alimento para tus animales de granja todo el año Esta listo en tan solo 2 semanas!!! Lo puedes realizar en cualquier tipo de terreno Una alta producción para alimentar vacas lecheras hasta gallinas ponedoras Descúbrelo con un CLIC EN LA IMAGEN
  • 4. E Es una técnica que consiste en desarrollar cultivos, cuyas raíces se localizan fuera del suelo. Las preguntas que surgen son: a) ¿en dónde se desarrollan entonces las raíces? b) ¿cómo se alimentan los cultivos? Y las respuestas son sencillas: a) Se desarrollan en sustratos distintos al suelo natural, como perlita, lana de roca, fibra de coco y otros ma- teriales inertes. Teóricamente estos sustratos son inertes y por sí mismos no aportan ningún tipo de nutriente. Además están esterilizados. Son por lo tanto inactivos, tanto desde el punto de vista nutricional como sanitario. Actúan, únicamente, como un medio físico donde se fijan las raíces y por otro lado como reserva de agua. b) Los cultivos se alimentan por los abonos que, aporta- dos al agua de riego y disueltos en ella, son absorbi- dos por las raíces. Por lo tanto, en cada riego reci- ben todos y cada uno de los elementos nutritivos ne- cesarios para su correcto crecimiento, en unas con- centraciones adecuadas. Esta es la técnica de hidroponía más común, la realiza- da sobre sustratos contenidos en sacos o en contene- dores especiales. Conviene reflejar simplemente aquí que, bajo este mis- mo nombre de hidroponía o cultivos sin suelo, se englo- ban toda una serie de técnicas diferentes, que no dejan de ser variaciones de la misma idea. Sistema de co- rriente continua de nutrientes (NFT), sistemas flotantes, cultivos aeropónicos, etc. V VENTAJAS DE LA TÉCNICA DE HIDROPONÍA ● Evitan la realización de laboreos en el suelo, ya que se prescinde de él. ● Mayor precocidad en la recolección y asimismo mayor producción respecto al cultivo en suelo. Esto es así, ya que podemos suministrar al cultivo las condiciones de desarrollo "ideales" tanto desde el punto de visto nutricional, a través de la fertirrigación, como climáti- cas. Posibilidad de climatizar el invernadero, tanto en su parte aérea, cómo a nivel de las raíces que les permite realizar su actividad biológica. Hay que considerar que los cultivos tienen por sí mis- mos un potencial productivo determinado genéticamen- te. Si las condiciones de desarrollo son las adecuadas, el cultivo empleará todo su potencial y energía en alcan- zar esa meta productiva. Esto no ocurre en muchas ocasiones en los cultivos en suelo, ya que las plantas deben producir en suelos más o menos "problemáticos", como por ejemplo con con- centraciones salinas altas, encharcamientos, con pro- blemas sanitarios, bloqueos de algún elemento nutritivo por condiciones inadecuadas de pH, temperatura, etc. En hidroponía, todos estos factores están controlados y regulados de forma que el cultivo solamente debe preo- cuparse por crecer y producir. De esta manera se alcan- zan mayores producciones (de un 10 a un 20% más, para el mismo período productivo) y la posibilidad de una mayor precocidad o de una producción continuada a lo largo de todo el año, según el tipo de cultivo o de la precocidad de los mismos, en función de la temperatura que manejemos. Las características cualitativas (gusto, color, dureza) de los cultivos, vienen determinadas principalmente por la propia característica varietal. Bien es verdad que en es- te tipo de cultivo podemos actuar sobre algunos de ellos incidiendo en la concentración de sales que aportemos. Otras ventajas son: ● Mayor sanidad del cultivo a nivel radicular. Partimos de sustratos esterilizados por el propio proceso de fa- - 38 ENERO - FEBRERO 2003 HIDROPONÕA 1 DEFINICIÓN DE HIDROPONÍA
  • 5. bricación, exentos de patógenos. ● Se evitan la contaminación del suelo y acuíferos, ya que el sistema permite recoger los lixiviados que se producen, de forma que no vayan al suelo. ● Además, estos lixiviados pueden volver a utilizarse como base de la solución nutritiva, con el consi- guiente ahorro de abonos y agua. Y en el peor de los casos, pueden recogerse y reutilizarse como abonados de cultivos extensivos, bien hortícolas, frutícolas, girasol, maíz e incluso praderas. ● Mayor eficacia energética, pues el agua es absorbi- da por la planta de forma fácil, sin necesidad de gastos excesivos de energía, al encontrarse en un medio adecuado en cuanto a nivel de salinidad y equilibrio entre los distintos elementos nutritivos. ● Todo ello redunda en una mayor fortaleza del cultivo, por lo tanto en una mayor defensa ante las plagas y enfermedades y por último en esa mayor y mejor producción antes referida. i iNCONVENIENTES DE LA TÉCNICA DE HIDROPONÍA Nos gustaría matizar, ya que estos inconvenientes de- beríamos considerarlos entre comillas. Algunos de ellos deberían ser tomados como un objetivo a lograr, dentro de cualquier explotación de invernaderos, inde- pendientemente de la técnica a utilizar. La hidroponía exige: ● Mayor nivel técnico del invernaderista. Trabajar con cultivos en hidroponía, supone manejar habi- tualmente y entender conceptos como pH, conducti- vidad eléctrica, etc, aunque también deberían ser conocidos no sólo por el invernaderista, sino por cualquier agricultor; horticultores, fruticultores o ce- realistas. Pero es claro que exige una mayor impli- cación en el seguimiento del cultivo, para evitar así la aparición de posibles problemas. ● En este orden de problemas, podríamos citar la rea- lización de la Solución Nutritiva. Pues bien, prácti- camente todos nuestros socios se la confeccionan ellos. Lo han aprendido sin mayor problema, aun- que surjan dudas y consultas, pero ya la confeccio- nan ellos, lo que va en perfecta sintonía con nuestra idea de que no queremos "invernaderistas ITG -de- pendientes". ● Instalaciones adecuadas. Para sacar el máximo rendimiento a esta técnica, el resto de parámetros que influyen en el desarrollo del cultivo deben ir en consonancia. Invernaderos capilla, dotados de cale- facción para cultivo en épocas de primavera y oto- ño, con elementos de control climático en épocas calurosas (humedad relativa, temperatura e intensi- dad lumínica) resultan imprescindibles para obtener el máximo provecho de esta técnica. Pero también en el cultivo tradicional en suelo. En este sentido, cabe indicar que no son imprescindi- bles, sofisticados cabezales de fertirrigación. Siempre serán recomendables, ya que controlarán perfecta- mente el aporte y la concentración de abonos, pero no imprescindibles. Un programador de riego, dos inyec- tores proporcionales, tipo Dosatrón, y dos cubos de preparación de abonos son suficientes. ● Necesidad de agua de riego de buena calidad. Dado que en la misma deberemos aportar todos los abo- nos que va a necesitar el cultivo. Aguas con una conductividad mayor de 2 mS/cm (milisiemens/centímetro) no son aconsejables para el cultivo del tomate. Para otros cultivos más sensi- bles a las sales, como la alubia verde, gerbera, etc, este nivel de conductividad debe reducirse aún más. Queremos apuntar, a la vista de estos posibles "incon- venientes", que cualquier persona con un mínimo de formación es capaz de llevar a cabo esta técnica con éxito. Lo que más puede asustar es la confección de las soluciones y, como queda dicho, no ha constituido problema alguno a los invernaderistas que trabajan con esta técnica en la actualidad. Eso sí, hay que vigi- lar el cultivo y obrar en consecuencia. Hay que "aprender" el lenguaje de las plantas, pero esto resulta igualmente necesario para el cultivo tradicional. 39 NAVARRA AGRARIA Cultivo joven, con colmena de abejorros.
  • 6. 40 ENERO - FEBRERO 2003 HIDROPONÕA 2 2 ESQUEMA BÁSICO DE UNA INSTALACIÓN DE CULTIVO Generalizando, podemos describir el proceso de la hidroponía como: ● Una solución del agua y los abonos que se le añaden en el cabezal de fertirrigación (So- lución Nutritiva) y se incorpora a los cultivos mediante un sistema de goteros. ● Un porcentaje de esa solución nutritiva debe sobrarle al cultivo, se obtiene un drenaje. De esta manera evitamos que los sustratos donde se hallan los cultivos se salinicen en exceso. ● Este drenaje se recoge, para ser rebajado con agua y proceder a su recirculación, o bien, ser aplicado a otros cultivos. LEYENDA DEL ESQUEMA 1 - Agua de riego. 2 - Cabezal de fertirrigación: inyectores de abono, programador, cubos de abono... 3 - Solución nutritiva: agua de riego +abonos. 4 - Ramales portagoteros. 5 - Gotero o emisor de la solución nutritiva. 6 - Microtubo. 7 - Cultivo. 8 - Substrato. 9 - Drenaje: solución nutritiva sobrante. 10 - Canal de recogida del drenaje. 11 - Drenaje. 12 - Agua. 13 - Solución corregida. 14 - Solución corregida que vuelve al ca- bezal (recirculación) 15 - Solución nutritiva corregida que se aplica a cultivos de exterior (reutilización). DIBUJO 1 En hidroponía, cada planta recibe el agua y los nutrientes mediante una red de goteros y microtubos. Por eso es fundamental que el invernaderista conozca muy bien los procesos que dan vida y salud a la planta, ya que cualquier alteración en el sistema de fertirrigación, por exceso o por defecto, afecta al cultivo.
  • 7. Alimento para tus animales en 20 días!!! El único libro con ejemplos reales. (Incluye cálculos)
  • 8. 41 NAVARRA AGRARIA 1 1EL AGUA DE RIEGO Es básico conocer las características químicas del agua de riego. Hay que saber qué elementos nutritivos aporta por sí misma, para añadirle las cantidades que falten de cada elemento nutritivo hasta alcanzar los valores que se deseen. Se ha- cen necesarios análisis periódicos del agua de riego (al menos 2 al año). Cuanto menos sales contenga, mucho mejor se podrá realizar y ajustar la solución nutritiva. No convienen aguas con elevados contenidos en ele- mentos nocivos para los cultivos, como cloruros o sodio, ya que estos elementos no aportan prácti- camente nada en lo que a nutrición se refiere y sin embargo salinizan el agua. Al añadir el invernaderista el resto de sales fertili- zantes, aumenta la salinidad del agua, pudiendo llegarse a valores no adecuados para los cultivos. 2 2SOLUCIÓN NUTRITIVA Es la mezcla del agua y los abonos inyectados en el cabezal, que llega directamente al cultivo. En ella van todos y cada uno de los elementos nutriti- vos que el cultivo necesita. Los macronutrientes que se añaden al agua de riego en proporciones determinadas, son: Nitrógeno, en forma de nitratos (NO3-) Fósforo, en forma de fosfatos (PO4H2-) Potasio, en forma K+ Calcio, en forma Ca++ Magnesio, en forma Mg++ Azufre, en forma de sulfato (SO4=) Como micronutrientes se añaden : Boro, en forma mineral Cobre, en forma quelatada Hierro, en forma quelatada Manganeso, en forma quelatada Molibdeno, en forma mineral Zinc, en forma quelatada La Solución Nutritiva es diferente en función del cultivo, el momento de desarrollo en que se en- cuentre y las condiciones climáticas del momento. 3 3SUSTRATOS Son los distintos medios físicos, distintos al suelo natural, en donde se desarrollan las raíces de los cultivos. Proporcionan un medio de reserva de agua y de aireación para las raíces. Pero a dife- rencia del suelo, por sí mismos no deben aportar ningún nutriente. Es importante conocer sus propiedades físicas en cuanto a capacidad de retención de agua y airea- ción principalmente. Estamos ante un sistema sin suelo, que no dispo- ne del efecto "amortiguador" de la tierra normal. En hidroponía, cualquier alteración, por exceso o por defecto en lo que a la fertirrigación se refiere, se refleja rápidamente en el cultivo, para bien o para mal. Los sustratos más habituales son: a) Perlita: es un material de origen volcánico que se expande debido a un proceso de ca- lentamiento a 1.200ºC. Lo habitual es tra- bajar con un material con un tamaño de par- tículas comprendido entre 1 y 5 mm de diá- metro. Se suministra en sacos alargados de polietileno, de dimensiones variables, o a granel. Es un material que tras su período de vida útil es fácilmente aplicable al suelo de parcelas agrícolas. Los sacos se colocarán siguiendo las ins- trucciones marcadas en los mismos. 3ASPECTOS A CONSIDERAR EN LOS CULTIVOS HIDROPÓNICOS
  • 9. 42 ENERO - FEBRERO 2003 b) Lana de roca: es un material que se obtiene por fundición a 1.600ºC de rocas de distinta procedencia. El producto fundido se transfor- ma en fibras a las que se le añaden una serie de mojantes para darle capacidad de absor- ción de agua. En este sentido, esta capaci- dad es mayor que la de la perlita. Resulta importante conocer la característica de den- sidad aparente, para determinar las caracte- rísticas físicas (retención de agua y airea- ción). Se suministra en sacos alargados ("tablas") de polietileno. Es un producto no biodegradable, que tras su período de vida útil genera problemas de residuos. Pueden evitarse estos problemas si fuera, como ocurre en otras zonas, reciclado por empre- sas al efecto. c) Fibra de coco: material proveniente de pro- ductos derivados del coco, de su fibra y de su cáscara. Tiene cierta conductividad, por lo que conviene lavarla convenientemente con agua antes de iniciar un cultivo. Se adapta muy bien a cultivos en contenedores abiertos y con poca altura. Es un producto biodegradable. d) Sustratos de origen vegetal: son mezclas de restos forestales, picados a un tamaño de partícula adecuado. También es un sus- trato biodegradable. Es importante conocer sus propiedades físicas para su correcto manejo. 4 4CONTROL DE LIXIVIADOS Comentábamos la necesidad de un volumen sobran- te respecto al volumen de solución nutritiva que se aplica al cultivo. Esta cantidad sobrante (drenaje) evita la excesiva salinización del sustrato. Debe estar comprendido en un porcentaje determinado respecto a la solución nutritiva que entra al cultivo. Para la mayoría de los cultivos hortícolas, se estable- ce un porcentaje de drenaje comprendido entre el 25 y 30% del volumen de solución nutritiva que se apli- ca en cada riego, no calculado sobre el volumen total diario. Un aspecto de gran importancia, es la realización de aberturas de drenaje a los sacos de cultivo. De su tamaño y ubicación puede depender que existan pro- blemas de asfixia radicular o por el contrario poca capacidad de retención de agua. Las aberturas de drenaje deben hacerse con un "cú- ter" a unos 2 cm de la parte inferior de los sacos de cultivo y en su parte central. Se realizarán en forma de T invertida, con un tamaño de unos 8 cm, el corte horizontal, y unos 2 cm el corte vertical. (dibujo 2) La solución de drenaje debe ser controlada diaria- mente por el invernaderista, en cuanto a sus caracte- rísticas de volumen, pH y conductividad, para tener una idea de qué es lo que está pasando a nivel radi- cular del cultivo. De este modo conoceremos cómo funciona la absor- ción de nutrientes, si toma los adecuados, o si por el contrario tiene dificultad para ello y si el sustrato va salinizándose, etc. El drenaje debe recogerse mediante canaletas o pe- queñas zanjas practicadas al efecto. Para ello, es necesario que las filas de cultivo presenten una pen- diente mínima necesaria para permitir su recogida. Pendientes del 0,3% son suficientes. Es importante que la pendiente sea uniforme, esto es, continua, y que no provoque zonas de encharcamientos. Todo el drenaje recogido del invernadero, se somete HIDROPONÕA Reserva de agua y nutrientes DRENAJE MAL REALIZADO Supuesto 1: Drenaje bajo = cultivo seco DRENAJE MAL REALIZADO Supuesto 2: Drenaje alto = asfixia radicular DRENAJE BIEN REALIZADO DIBUJO 2 DRENAJE
  • 10. a un proceso de reajuste con agua, bien para ser aprovechado de nuevo por el propio cultivo (recircu- lación), o reutilizado en otros. También resulta importante realizar análisis químicos periódicos para conocer su composición nutricional. 5 5FRECUENCIAS DE APORTE DE LA SOLUCIÓN NUTRITIVA Tras realizar la Solución Nutritiva, la siguiente cues- tión que surge es: ¿cuándo o cada cuánto tiempo la debemos aportar? Lo habitual es hacerlo de forma automática, median- te los sistemas conocidos como "a Demanda" y por "Radiación". Estos sistemas agrupan los riegos en los momentos del día en que más lo necesitan los cultivos. Según esto, a primera y última hora del día los riegos son más distanciados, mientras que en las horas centrales están más próximos unos de otros. Estos sistemas, adecuadamente instalados y calibra- dos en el invernadero, tienen la ventaja de que se ri- gen por la exigencia del propio cultivo, de modo que los riegos se dan cuando el "cultivo lo pide". A modo orientativo, podemos fijar que en épocas de verano, con planta desarrollada, el cultivo puede "lle- gar a pedir" alrededor de los 20 riegos al día, de una duración de unos 3,5 minutos cada uno de ellos (da- dos a través de goteros individuales para cada plan- ta, de un caudal de 3 litros/hora). Estos sistemas automáticos son los siguientes: a) A demanda: el riego se produce cuando queda al descubierto un electrodo situado en un reci- piente preparado al efecto (cubeta de deman- da), que contiene solución nutritiva. En esta cu- beta se coloca un saco de cultivo, abierto en su parte inferior. El cultivo va consumiendo esa solución nutritiva, hasta que llega un momento en que el electrodo queda al aire. Entonces au- tomáticamente se lanza un riego, de una dura- ción predeterminada que hace que el electrodo vuelva a quedar cubierto de solución nutritiva. (dibujo 3) b) Por radiación: El riego se rige mediante un sensor que acumula la radiación emitida por el sol (en watios/m2). Al alcanzar un valor de ra- diación predeterminado de antemano, se produ- ce el riego con una duración también predeter- minada. El acotar perfectamente ese valor de radiación acumulada es la clave para el óptimo rendimiento de los riegos. Otra forma de aplicar los riegos es de forma manual, por horario, preestableciendo en el programador las horas de inicio de cada riego y su duración. Es un sistema que implica la continua actuación del inver- naderista, en función de la climatología diaria. En- tendemos que este sistema debería ser de apoyo a cualquiera de los anteriormente citados. 6 6MANEJO DEL INVERNADERO Este aspecto vuelve a ser una vez más el determi- nante para que se obtengan todas las ventajas de la técnica de la hidroponía. Con el manejo del invernadero, ajusta- remos perfectamente las necesidades climáticas de los cultivos, comprendien- do las necesidades de temperatura, hu- medad relativa e intensidad lumínica. Esta técnica será un fracaso, aunque ajustemos perfectamente los nutrientes, si el cultivo se encuentra por debajo de su temperatura mínima biológica. O por el contrario, en condiciones de alta tem- peratura y baja humedad relativa, se producirá un cierre estomático que im- pedirá la absorción de una solución nu- tritiva, teóricamente perfecta. De ahí que el controlar todos estos fac- tores se demuestra de una importancia mayor que la realización de la propia solución nutritiva. 43 NAVARRA AGRARIA Solución nutritiva Rebosadero DIBUJO 3: ESQUEMA DE CUBETA DE DEMANDA Electrodos Sustrato Drenaje Fieltro Cubeta
  • 11.
  • 12. resultados A A) ) CICLOS DE CULTIVO Se compararon dos ciclos de cultivo cortos frente a uno largo. CICLOS CORTOS: PRIMAVERA: Siembra: primeros de diciembre Plantación: primeros de febrero Finalización del cultivo: finales de julio OTOÑO: Siembra: primeros de junio Plantación: finales de julio Finalización del cultivo: primeros de diciembre. CICLO LARGO: Siembra: primeros de diciembre Plantación: primeros de febrero Finalización del cultivo: primeros de diciembre. De forma general, los resultados obtenidos señalan que en cuanto a producciones, aun- que los dos ciclos dan producciones totales aproximadas, sí se observa un mejor mante- nimiento de la calidad, calibres y firmeza de los frutos, en las plantaciones de ciclos cor- tos. La razón es clara. En Navarra los invernaderos aun no se hallan suficientemente dotados. Y así en julio y agosto, especialmente, nos encontramos con difi- cultades para mantener los cultivos en condiciones adecuadas de temperatura y humedad relativa. Un cultivo plantado a primeros de febrero, llega a esta época en fase de plena producción y se en- cuentra con condiciones ambientales adversas. Se produce un decaimiento vital del cultivo. Posterior- mente, le cuesta recuperar el nivel productivo tras este período estival. Sigue produciendo en esta época, pero aumenta notablemente la proporción de calibre pequeño y frutos de destrío (podredum- bre apical, malas fecundaciones, etc). En instalaciones donde se puede llevar un adecua- do control de estos factores limitantes, como son la temperatura excesiva y la baja humedad relativa, esta situación es netamente diferente. Experiencias realizadas nos indican que es posible mantener una buena producción (tanto en kilogra- mos/m2, como en calibre de fruto, bajando eso sí la firmeza de los mismos, en función de la variedad) en estos períodos estivales, actuando sobre la hu- midificación del ambiente. Sistemas como el riego por aspersión, nebulizadores o fog, resultan impres- cindibles. Supuestos muy diferentes pueden ser originados por los precios que en ese período perciba el pro- ductor, lo cual unido al trabajo que el cultivo exige en esos momentos, aconseje la realización de dos plantaciones en lugar de una única de febrero a di- ciembre. MATERIAL VEGETAL DE PARTIDA: Es muy importante partir de plantaciones con planta bien desarrollada, vigorosa, proporcionada y con buen estado sanitario. Esto obliga a una producción en semillero diferente al cultivo tradicional. El objetivo es iniciar la plantación con plantas que presentan el primer ramillete de flor abierta o inclu- so los primeros frutos cuajados. Esto resulta básico para cultivos de ciclo primavera. No hay que olvidar que hablamos de plantaciones realizadas en febrero, que van a estar en produc- ción hasta el mes de julio inclusive. Además, de esta forma, se habrá producido en el semillero y en condiciones óptimas, la inducción flo- ral del segundo y posiblemente del tercer ramillete. La precocidad y producción, con un manejo ade- cuado del invernadero está garantizada. Hay que insistir en este aspecto; se debe partir de una planta adecuada. Esto lleva implícito un ade- cuado manejo desde la fase de semillero, desde las dimensiones del taco, hasta una densidad que pue- de oscilar entre las 16 a 18 plantas/m2, convenien- temente fertilizadas, etc. 44 ENERO - FEBRERO 2003 Resultados de tomate HIDROPONÕA 4
  • 13. PRESENCIA EN EL MERCADO Es posible tener una presencia en el mercado des- de el mes de abril a noviembre inclusive. Sería fac- tible prolongar algo más el período productivo, pero esto estaría supeditado al coste económico asocia- do al consumo de combustible, en función de las temperaturas de finales de año o de principios de primavera. PRODUCCIONES ALCANZADAS: A lo largo de estos años hemos trabajado con diferentes varieda- des, en ciclos largos y en ciclos de primavera y de otoño. A modo de resumen, de lo ensayado, se muestran en el cuadro 1 los valores de pro- ducción y variedades más representativas. Es posible alcanzar producciones comer- ciales hasta 36 kg/m2 y año con este sistema, y con unos 22 ramilletes de flor totales al año (viables). B B) ) SOLUCIONES NUTRITIVAS Queremos dejar claro que las soluciones nutritivas empleadas no obedecen a un patrón fijo e inamovi- ble, sino que responden a factores como: ● la propia exigencia del cultivo (característica varietal) ● el propio vigor del cultivo, desde que llega del semillero ● por la climatología del momento (humedad re- lativa, temperatura, luz) ● de su estado sanitario. A modo orientativo y de forma general, se estable- cen las siguientes soluciones nutritivas y su mo- mento de aplicación. Volvemos a insistir en que po- drían variar ligeramente dependiendo de cómo sea la evolución del cultivo en cada invernadero. (ver cuadro 2) FASE 1: DE PLANTACIÓN A INICIO DE RECOLECCIÓN: Ciclo primavera: primeros de febrero a mediados de abril. Ciclo otoño: finales de julio a mediados de septiem- bre. 45 NAVARRA AGRARIA ENSAYOS REALIZADOS Los objetivos marcados al abordar esta técnica y su aplicación al cultivo del toma- te fueron: A) Establecer los ciclos de cultivo más apro- piados, obteniendo la máxima producción comercial, calidad y permanencia en el mercado. B) Determinar las soluciones nutritivas más adaptadas a nuestras condiciones. C) Establecer un sistema adecuado de fre- cuencias de aporte de la Solución Nutritiva D) Estudio y control de posibles enfermeda- des en sustrato. Vida útil del sustrato. E) Acercamiento a gastos de calefacción. F) Estrategias de lucha integrada. Producción Distribución porcentual por calibres VARIEDAD CICLO total kg/m2 >102 108-82 82-67 67-57 <57 Jack (Seminis) Largo 35,6 29,4 31,6 19,1 8,9 11 Jack Primavera 22 39,8 33,8 16,9 5,4 3,8 Jack Otoño 12,9 32,8 38,4 18,7 6,7 3,1 Antillas (Rijk Zwaan) Largo 39,2 15,3 40,1 26,7 11,3 6,6 Antillas Primavera 20,3 16,8 44,9 28,9 7,1 2,2 El Cid (Intersemillas) Largo 37 12,1 42,3 34,3 7,3 3,8 ■ Cuadro 1. Fase NO3- PO4H2- SO4= CO3H- NH4+ K+ Ca++ Mg++ pH Ce 1 14 2 2 0,5 1,5 7 6 2 5,8 2,4 2 15 2,5 2,5 0,5 1,5 8,5 7 2,5 5,8 2,8 3 14 2,5 2,2 0,5 0,5 6,5 6,5 2,2 5,8 2,5 ■ Cuadro 2. MiliMol/litro
  • 14. FASE 2: DE INICIO DE RECOLECCIÓN A PLENA PRO- DUCCIÓN: Ciclo primavera: mediados de abril a finales de mayo. Ciclo otoño: mediados de septiembre a finales de octubre. FASE 3: PLENA PRODUCCIÓN A FIN DE PRODUCCIÓN: Ciclo primavera: primeros de junio a finales de julio. Ciclo otoño: finales de octubre a primeros de di- ciembre. En hidroponía, los pequeños cambios que se reali- zan en las soluciones nutritivas (hablamos de au- mentar o disminuir la concentración de algunos abonos en varios miligramos por litro de agua), quedan empañados muchas veces por la propia in- exactitud o funcionamiento de los equipos inyecto- res. Esa es la razón por la que las soluciones nutri- tivas que se emplean habitualmente van diseñadas con un "margen de seguridad" en lo que a cantida- des de elementos nutritivos se refiere. Los cultivos los toman o no en función de su estado de desarro- llo. Hay que procurar que este margen de seguri- dad esté lo más ajustado posible. En este punto nos parece oportuno volver a insistir que es más importante la conduc- ción del cultivo, desde el semillero, que en sí misma la solución nutritiva. Sin que ello quiera decir que se pueda formular y aplicar de cualquier modo. C C) ) SISTEMA Y FRECUENCIA DE APORTE DE LA SOLUCIÓN NUTRITIVA Este es un aspecto de capital importancia. Pode- mos partir de una solución perfecta y realizar una aplicación nefasta. Nos inclinamos claramente por el uso de cual- quiera de los dos sistemas de aporte automáti- co descritos con anterioridad, por cubeta de de- manda o por sensor de radiación, pero comple- mentándolos con riegos programados por hora- rio. En nuestras condiciones, es muy importante el dar al menos 2 riegos nocturnos (especialmente en ve- rano) y al menos otro al amanecer, con objeto de hidratar el sustrato de cara al comienzo del día y la activación de los riegos automáticos. De esta forma, al amanecer, el cultivo está hidrata- do, entrando inmediatamente en actividad. De lo contrario, se obtienen proporciones de drenaje muy bajas en los primeros riegos del día y cierta salini- zación en el sustrato, con el consiguiente estrés del cultivo. Establecemos un intervalo de valores de radiación acumulada válidos para nuestras condiciones, com- prendido entre 180 y 230 watios/m2, en función del desarrollo del cultivo y época del año. En cuanto a la duración de los riegos, para plena producción y en verano, a modo de resumen, podríamos fijarlos entre 3,5 y 4,5 minutos. D D) ) ESTUDIO Y CONTROL DE POSI- BLES ENFERMEDADES EN SUSTRA- TO. VIDA ÚTIL DEL SUSTRATO Las causas por las que pueden aparecer problemas son varias: A) Procedente del agua de riego. A través de los riegos sucesivos. B) Posible infección proveniente del agua de dre- naje que embalsada en algunos puntos de las líneas de cultivo entra en contacto con el sus- trato de los sacos. C) Por la presencia de un medio favorable debido a la descomposición de la materia orgánica contenida en los sacos de sustrato reutiliza- dos. D) Proveniente del semillero. E) En función del tipo de sustrato. Se realizaron ensayos de cultivo en sustratos en donde se había constatado la aparición de plantas enfermas (a nivel vascular, raíces y cuello) en cam- 46 ENERO - FEBRERO 2003 Cubo de control de drenaje. HIDROPONÕA
  • 15. Cultiva tus alimentos libre de plagas y pesticidas Vende tu excedente y genera un ingreso desde casa Aprobado por HISEP
  • 16. pañas anteriores. En cuanto aparecieron plantas afectadas, se enviaron muestras al Laboratorio del Negociado de Biología Vegetal de Navarra, para la identificación de los patógenos responsables, resul- tando fundamentalmente Phytophthora nicotianae Breda de Haan y Rhizoctonia solani Khün. En el apartado de tratamientos fitosanitarios, que- remos reflejar el hecho de la importancia de cono- cer previamente el efecto de estos productos so- bre los cultivos que se desarrollan sin suelo. Te- nemos constatados efectos fitotóxicos de determi- nadas materias activas en cultivo de tomate (au- torizadas al efecto), que sin embargo no aparecen sobre cultivo en suelo. Un ejemplo llamativo es el de los Ditiocarbamatos (maneb, mancozeb, propi- neb). Existe un inconveniente en la aplicación de trata- mientos fitosanitarios a los sustratos con cultivo instalado. Es muy difícil tener la total certeza de la desaparición de las materias activas de los productos fitosanitarios en los sustratos, cuando en ellos se encuentran desarrollándose cultivos (salvo análisis de residuos en laboratorio). Hay que señalar, por otra parte, que ninguno de los tratamientos ensayados erradicó el problema defini- tivamente, toda vez que el origen de la infección es- taba en los sacos. Para solucionar el problema, las medidas de ac- tuación posible son: a) En la reutilización de los sustratos, debe ha- cerse la desinfección de los mismos antes de la implantación del cultivo, aplicando diversos productos (fungicidas, disoluciones de lejía,…) y lavando con agua convenientemente. b) Desinfección de la solución nutritiva y agua de riego. Nosotros no hemos trabajado en este te- ma, pero por lo que de ellos conocemos, los sistemas actuales de desinfección resultan muy caros (aplicación de ultravioletas, ozonificación, temperatura, filtros biológicos,…) y también al- gunos de ellos no resultan del todo efectivos. De momento no son sistemas totalmente im- plantados a nivel comercial. c) No reutilizar excesivamente los sustratos, para evitar la aparición y propagación de las enfer- medades. Nuestra experiencia durante estos años, nos eviden- cia que partir de sustratos empleados ya con 4 culti- vos realizados (2 años con 2 cultivos de ciclo corto en cada uno) es un riesgo claro de aparición de en- fermedades, por lo que en principio no sería reco- mendable prolongar la vida útil de los sustratos más de 3-4 cultivos. Es por esta última solución por la que nos inclinamos, mientras no se perfeccio- nen y abaraten los sistemas de desinfección. Mientras no se solucionen, en Navarra, los proble- mas de reciclaje de sustratos no biodegradables, como la lana de roca, nos decantamos también por aquellos sustratos que no supongan un pro- blema de residuos tras terminar su vida útil, y en concreto por la Perlita, por sus características de manejo. E E) ) ACERCAMIENTO A GASTOS DE CALEFACCIÓN . La temperatura mínima de conducción del cultivo a lo largo de los diversos ensayos se estableció en 14 - 15ºC, con objeto de garantizar un adecuado 47 NAVARRA AGRARIA Los sacos de cultivo se colocan sobre cannales de recogida de lixiviados como el de la imagen. Saco abierto de Perlita, mostrando el sustrato y la distribución de las raíces de un cultivo de alubia verde.
  • 17. cuajado y unas condiciones mínimas de ma- duración de frutos. La calefacción emplea- da ha sido por generador de aire caliente. Hay que destacar que con este sistema de calefacción la temperatura del sustrato, Per- lita, se mantiene en unos parámetros simila- res a la temperatura del ambiente del inver- nadero. De cualquier forma hay que resaltar la ideal respuesta del cultivo a una temperatura de 16 a 18º C. Se utilizaron asimismo dobles cámaras o pantallas térmicas en primavera y otoño, con objeto de ahorrar combustible. Los consumos medios de gasoil, para las condiciones de cultivo de Sartaguda, han oscilado entre: ✮ Ciclo primavera: 15 febrero-26 julio: 6 l/m2 10 Enero-26 de julio: 9,3 l/m2 ✮ Ciclo otoño: 27 julio-15 noviembre: 1,8 l/m2 27 julio-15 diciembre: 4,5 l/m2 F F) ) ESTRATEGIAS DE LUCHA INTEGRADA En este apartado, los esfuerzos principales se han centrado en el control sanitario del cultivo, utilizando prácticas culturales lo más respetuosas posibles con el medio ambien- te. No es el objeto de este artículo describir la mecánica seguida. Recomendamos leer los artículos de Navarra Agraria Nº: 127 (julio- agosto 2001) y 132 (mayo-junio 2002). Unicamente queremos reflejar el hecho de que es posible conseguir un perfecto estado sanitario, tanto en lo referente a plagas como a enfermedades, combinan- do técnicas de manejo, suelta de fauna auxiliar y un par o tres de tratamientos químicos muy concretos y especialmen- te antes de la entrada en producción y del aporte de la fauna auxiliar. 48 ENERO - FEBRERO 2003 SITUACIÓN ACTUAL EN NAVARRA A A A Actualmente, existen 5 hectáreas dedicadas al cultivo sin suelo. Esta superficie se encuentra dividida entre cultivos de tomate y de flor corta- da. Las características de estas explotaciones permiten obtener producciones de alta y recono- cida calidad en el mercado. En fase de preinstalación y estudio, se encuen- tran aproximadamente entre unas 13 a 15 ha. El potencial productivo de la técnica de hidropo- nía está fuera de toda duda. Si además permite obtener productos de alta calidad, utilizando téc- nicas respetuosas con el medio ambiente, el por- venir que se avecina es muy interesante y pro- metedor. Esto exigirá estar en constante evolución y al tanto de las nuevas tecnologías y avances que se produzcan en este campo. Por último, queda pendiente la experimentación de la recirculación de los lixiviados de drenaje. Y asimismo que aquellos productores que no la realicen, reutilicen el lixiviado, debidamente co- rregido, en alguno de los cultivos citados con an- terioridad. Un sencillo cabezal de fertirrigación como el que aparece en la imagen es suficiente para realizar esta técnica. HIDROPONÕA
  • 18. ASESORIA VIRTUAL O PRESENCIAL Huertos urbanos Cultivos hidropónicos Mantenimiento de áreas verdes Ciudad de México 56 16 82 01 76