CRUCEMOS AL OTRO LADO…
Ministro Julieth Redondo C.
11 Porque yo sé muy bien los planes
que tengo para ustedes —afirma
el SEÑOR —, planes de bienestar y no
de calamidad, a fi...
3 Ve a la tierra donde abundan la leche
y la miel. Yo no los acompañaré,
porque ustedes son un pueblo terco,
y podría yo d...
DIOS TIENE PLANES
DE BIEN PARA MI
35 Ese día al anochecer, les dijo a sus
discípulos:
—Crucemos al otro lado.
36 Dejaron a la multitud y se fueron con él en...
39 Él se levantó, reprendió al viento y ordenó
al mar:
—¡Silencio! ¡Cálmate!
El viento se calmó y todo quedó
completamente...
11 ¿Por qué voy a inquietarme?
¿Por qué me voy a angustiar?
En Dios pondré mi esperanza,
y todavía lo alabaré.
¡Él es mi S...
1 Bendito sea el SEÑOR, mi Roca,
que adiestra mis manos para la guerra,
mis dedos para la batalla.
2 Él es mi Dios amoroso...
1 En consecuencia, ya que hemos sido justificados
mediante la fe, tenemos paz con Dios por medio de
nuestro Señor Jesucris...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Crucemos al otro lado

218 visualizaciones

Publicado el

Ministro Julieth Redondo
Iglesia Apostólica Tierra Fértil
Cra. 45 No. 82 - 213
Barranquilla - Colombia
@iglesiatierrafertil
comunicacionestierrafertil@gmail.com
Para Donaciones Internacionales:
Bank Of América Cuenta de Cheques #898053281512 o Cuenta de Ahorros # 898050252117.
En Colombia BanColombia # 40457667822.

Publicado en: Meditación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
218
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
3
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Crucemos al otro lado

  1. 1. CRUCEMOS AL OTRO LADO… Ministro Julieth Redondo C.
  2. 2. 11 Porque yo sé muy bien los planes que tengo para ustedes —afirma el SEÑOR —, planes de bienestar y no de calamidad, a fin de darles un futuro y una esperanza. Jeremías 29:11 (NVI)
  3. 3. 3 Ve a la tierra donde abundan la leche y la miel. Yo no los acompañaré, porque ustedes son un pueblo terco, y podría yo destruirlos en el camino.»Éxodo 33:10 (NVI)
  4. 4. DIOS TIENE PLANES DE BIEN PARA MI
  5. 5. 35 Ese día al anochecer, les dijo a sus discípulos: —Crucemos al otro lado. 36 Dejaron a la multitud y se fueron con él en la barca donde estaba. También lo acompañaban otras barcas. 37 Se desató entonces una fuerte tormenta, y las olas azotaban la barca, tanto que ya comenzaba a inundarse.38 Jesús, mientras tanto, estaba en la popa, durmiendo sobre un cabezal, así que los discípulos lo despertaron. —¡Maestro! —gritaron—, ¿no te importa que nos ahoguemos?
  6. 6. 39 Él se levantó, reprendió al viento y ordenó al mar: —¡Silencio! ¡Cálmate! El viento se calmó y todo quedó completamente tranquilo. 40 —¿Por qué tienen tanto miedo? —dijo a sus discípulos—. ¿Todavía no tienen fe? 41 Ellos estaban espantados y se decían unos a otros: —¿Quién es éste, que hasta el viento y el mar le obedecen? Marcos 4: 35-41 (NVI)
  7. 7. 11 ¿Por qué voy a inquietarme? ¿Por qué me voy a angustiar? En Dios pondré mi esperanza, y todavía lo alabaré. ¡Él es mi Salvador y mi Dios! Salmos 42:11 (NVI)
  8. 8. 1 Bendito sea el SEÑOR, mi Roca, que adiestra mis manos para la guerra, mis dedos para la batalla. 2 Él es mi Dios amoroso, mi amparo, mi más alto escondite, mi libertador, mi escudo, en quien me refugio. Él es quien pone los pueblos a mis pies. 3 SEÑOR, ¿qué es el mortal para que lo cuides? ¿Qué es el ser humano para que en él pienses? 4 Todo mortal es como un suspiro; sus días son fugaces como una sombra. Salmos 144:1-4 (NVI)
  9. 9. 1 En consecuencia, ya que hemos sido justificados mediante la fe, tenemos paz con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo. 2 También por medio de él, y mediante la fe, tenemos acceso a esta gracia en la cual nos mantenemos firmes. Así que nos regocijamos en la esperanza de alcanzar la gloria de Dios. 3 Y no sólo en esto, sino también en nuestros sufrimientos, porque sabemos que el sufrimiento produce perseverancia; 4 la perseverancia, entereza de carácter; la entereza de carácter, esperanza. 5 Y esta esperanza no nos defrauda, porque Dios ha derramado su amor en nuestro corazón por el Espíritu Santo que nos ha dado. Romanos 5: 1-5 (NVI)

×