La Santidad
un llamado Divino
Vosotros, pues, sed perfectos como es
perfecto vuestro Padre del Cielo.
Mateo 5, 48
Jesucristo
“He aquí la esclava del Señor,
hágase en mí según tu Voluntad”.
Lucas 1, 38
María
Esta es la voluntad de Dios:
vuestra santificación.
San Pablo (1 Tes 4,3; Ef 1,4)
Los que enseñen a otros la
santidad brillarán como
estrellas por toda la eternidad.
Profeta Daniel
“La vocación del cristiano es la santidad,
en todo momento de la vida.
En la primavera de la juventud,
en la plenitud del ...
"La santidad no consiste en tal o cual
práctica,
sino en una disposición del corazón (del
alma) que nos hace humildes y pe...
"Recuerda que la perfección consiste en
conformar la vida y las acciones
totalmente a las virtudes sagradas del
Corazón de...
"Es el amor lo que da precio a
todas nuestras obras;
no es por la grandeza y
multiplicidad de nuestras obras
por lo que ag...
¡Quiero ser santo!
Santo Domingo Savio
Quiero ser santa, pero no a
medias, sino completamente.
Santa Teresita del Niño Jesús
En lugar de desanimarme, me
he dicho a mí misma:
Dios no puede inspirar deseos
irrealizables; por lo tanto, a
pesar de mi ...
Un gran deseo de ser santo, es
el primer peldaño para llegar a
serlo; y al deseo se ha de unir
una firme resolución.
San A...
La santidad consiste en la
disposición del corazón.
Santa Teresa de Lisieux
La santidad consiste en estar
siempre alegres.
San Juan Bosco
Un santo triste es un triste
santo.
San Francisco de Sales
La aventura de la santidad
comienza con un «sí» a Dios.
Juan Pablo II
Los santos no son personas que
nunca han cometido errores o
pecados,
sino quienes se arrepienten
y se reconcilian.
Benedic...
Todo cristiano debe ser un
verdadero cristiano, un perfecto
cristiano.
¿Y cómo se llama la vida
perfecta de un cristiano?
...
Siento el deseo, la necesidad de
hacerme santo; nunca me hubiera
imaginado yo que pudiese llegar a
serlo con tanta facilid...
La santidad es muy sencilla,
dejarse confiada y amorosamente en
brazos de Dios, queriendo y haciendo lo
que creemos que Él...
La santidad no es un privilegio
para algunos, sino una
obligación para todos, "para
usted y para mí".
Santa Madre Teresa d...
No eres más santo porque te
alaben,
ni más vil porque te desprecien.
Tomás de Kempis
“Dios no manda cosas imposibles,
sino que, al mandar,
te enseña a que hagas cuanto
puedes,
y a que pidas lo que no puedes"...
"Un cristiano fiel, iluminado por
los rayos de la gracia al igual que
un cristal,
deberá iluminar a los demás con
sus pala...
"No entones las alabanzas divinas
solo con la voz, acompaña también la
voz con las obras.
Si cantas solo con la voz,
por f...
Entonces para poder cumplir con éste llamado
Divino,
digamos que sí queremos ser Santos,
porque queremos ser fieles al Amo...
Que Dios te llene de bendiciones.
Y que permanezcamos unidos en el amor a
Jesús.
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

La santidad un llamado divino.

1.961 visualizaciones

Publicado el

Esta presentación que recibí la utilicé en el Encuentro de Delegados 2010 de la IAM, en la sede Nacional de OMP, Bs. As. (Hna. Lilian González, nsa)

Publicado en: Meditación
0 comentarios
1 recomendación
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
1.961
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
3
Acciones
Compartido
0
Descargas
36
Comentarios
0
Recomendaciones
1
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

La santidad un llamado divino.

  1. 1. La Santidad un llamado Divino
  2. 2. Vosotros, pues, sed perfectos como es perfecto vuestro Padre del Cielo. Mateo 5, 48 Jesucristo
  3. 3. “He aquí la esclava del Señor, hágase en mí según tu Voluntad”. Lucas 1, 38 María
  4. 4. Esta es la voluntad de Dios: vuestra santificación. San Pablo (1 Tes 4,3; Ef 1,4)
  5. 5. Los que enseñen a otros la santidad brillarán como estrellas por toda la eternidad. Profeta Daniel
  6. 6. “La vocación del cristiano es la santidad, en todo momento de la vida. En la primavera de la juventud, en la plenitud del verano, en la edad madura, y después también en el otoño y en el invierno de la vejez, y por último, en la hora de la muerte". Papa Juan Pablo II
  7. 7. "La santidad no consiste en tal o cual práctica, sino en una disposición del corazón (del alma) que nos hace humildes y pequeños en los brazos de Dios, conscientes de nuestra nada y confiados hasta la audacia en la bondad del Padre." Santa Teresa de Lisieux
  8. 8. "Recuerda que la perfección consiste en conformar la vida y las acciones totalmente a las virtudes sagradas del Corazón de Jesús, especialmente su paciencia, su mansedumbre, su humildad y su caridad. Como resultado, nuestra vida interior y exterior llega a ser una imagen viva de El". Santa Margarita
  9. 9. "Es el amor lo que da precio a todas nuestras obras; no es por la grandeza y multiplicidad de nuestras obras por lo que agradamos a Dios, sino por el amor con que las hacemos". San Francisco de Sales
  10. 10. ¡Quiero ser santo! Santo Domingo Savio
  11. 11. Quiero ser santa, pero no a medias, sino completamente. Santa Teresita del Niño Jesús
  12. 12. En lugar de desanimarme, me he dicho a mí misma: Dios no puede inspirar deseos irrealizables; por lo tanto, a pesar de mi pequeñez, puedo aspirar a la santidad. Santa Teresita de Lisieux
  13. 13. Un gran deseo de ser santo, es el primer peldaño para llegar a serlo; y al deseo se ha de unir una firme resolución. San Alfonso María de Ligorio
  14. 14. La santidad consiste en la disposición del corazón. Santa Teresa de Lisieux
  15. 15. La santidad consiste en estar siempre alegres. San Juan Bosco
  16. 16. Un santo triste es un triste santo. San Francisco de Sales
  17. 17. La aventura de la santidad comienza con un «sí» a Dios. Juan Pablo II
  18. 18. Los santos no son personas que nunca han cometido errores o pecados, sino quienes se arrepienten y se reconcilian. Benedicto XVI
  19. 19. Todo cristiano debe ser un verdadero cristiano, un perfecto cristiano. ¿Y cómo se llama la vida perfecta de un cristiano? Se llama “santidad”. Por ello, todo cristiano debe ser santo. Pablo VI
  20. 20. Siento el deseo, la necesidad de hacerme santo; nunca me hubiera imaginado yo que pudiese llegar a serlo con tanta facilidad; pero ahora que he visto que se puede lograrlo estando alegre, quiero absolutamente hacerme santo. Santo Domingo Savio
  21. 21. La santidad es muy sencilla, dejarse confiada y amorosamente en brazos de Dios, queriendo y haciendo lo que creemos que Él quiere. Los santos fueron santos, porque quisieron, con inmenso querer, ser fieles. Madre Maravillas de Jesús
  22. 22. La santidad no es un privilegio para algunos, sino una obligación para todos, "para usted y para mí". Santa Madre Teresa de Calcuta
  23. 23. No eres más santo porque te alaben, ni más vil porque te desprecien. Tomás de Kempis
  24. 24. “Dios no manda cosas imposibles, sino que, al mandar, te enseña a que hagas cuanto puedes, y a que pidas lo que no puedes". San Agustin
  25. 25. "Un cristiano fiel, iluminado por los rayos de la gracia al igual que un cristal, deberá iluminar a los demás con sus palabras y acciones, con la luz del buen ejemplo". San Antonio de Padua
  26. 26. "No entones las alabanzas divinas solo con la voz, acompaña también la voz con las obras. Si cantas solo con la voz, por fuerza tendrás al fin que callar; canta con la vida para no callar jamás." San Agustin
  27. 27. Entonces para poder cumplir con éste llamado Divino, digamos que sí queremos ser Santos, porque queremos ser fieles al Amor, Porque queremos ser verdaderos hijos de nuestro Padre, porque queremos sentir la paz y la alegría de Jesús en nuestros corazones, Porque lo amamos y comprendemos que ésa es la manera de poder llegar a estar a su lado.
  28. 28. Que Dios te llene de bendiciones. Y que permanezcamos unidos en el amor a Jesús.

×