JUAN GUALBERTO GONZALEZ BRAVO                              Ministro de Fernando VII

                                 PROC...
José Domínguez Valonero
JUAN GUALBERTO GONZALEZ BRAVO                           Ministro de Fernando VII

                                     FIN...
José Domínguez Valonero

        3).- El de Hacienda por su parte hizo público que: Para que el dia de la proclamacion
de ...
JUAN GUALBERTO GONZALEZ BRAVO                                      Ministro de Fernando VII

administrativo y de mejoras h...
José Domínguez Valonero

          • Elaborar un proyecto de ley de caza y pesca.
          • Elaborar un proyecto de ley ...
JUAN GUALBERTO GONZALEZ BRAVO                                  Ministro de Fernando VII

         necesidades locales, y d...
José Domínguez Valonero

      Estando próxima la Navidad, la reina sufre un accidente que pudo tener graves
consecuencias...
JUAN GUALBERTO GONZALEZ BRAVO                                     Ministro de Fernando VII

      Así llegamos al año 1834...
José Domínguez Valonero
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

13 GONZALEZ BRAVO Proclamacion Y Final Gabinete Cea

970 visualizaciones

Publicado el

Proclamación de Isabel II y final del Gabinete de Cea Bermúdez

Publicado en: Entretenimiento y humor
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
970
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
3
Acciones
Compartido
0
Descargas
5
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

13 GONZALEZ BRAVO Proclamacion Y Final Gabinete Cea

  1. 1. JUAN GUALBERTO GONZALEZ BRAVO Ministro de Fernando VII PROCLAMACIÓN DE ISABEL II L a maquinaria sucesoria no sólo no podía detenerse sino que era indispensable que se acelerasen sus pasos para que así pudieran completarse, cuanto antes, los trámites que habían de conducir al total reconocimiento y afianzamiento de la infanta María Isabel Luisa como legítima sucesora de la corona. La Secretaría de Estado y del Despacho de Gracia y Justicia hizo pública una Real Orden en la que la Reina Gobernadora fijaba el día 24 de octubre para que se celebrase la proclamación de su augusta Hija, la Infanta María Isabel Luisa, como Reina de España. Con este motivo se suspendió el luto durante tres días. La proclamación tuvo lugar en la plaza del Real Palacio adonde, con gran solemnidad, el conde de Altamira, en calidad de alférez mayor de Madrid, condujo el pendón Real. Allí, en presencia de SS. MM. , infantes, secretarios del despacho y de toda la corte, tremolando el pendón, repitió tres veces CASTILLA, CASTILLA, CASTILLA, POR LA SEÑORA REINA DOÑA ISABEL II QUE DIOS GUARDE a que correspondio el innumerable concurso que se habia reunido en la plaza con repetidísimos vivas que duraron todo el tiempo que SS.MM. y AA. permanecieron en el balcon del Real Palacio. Los cuatro reyes de armas arrojaron al pueblo muchas monedas de oro y plata de varios tamaños, que se habian acuñado para este fin. Iguales ceremonias se celebraron en la plaza Mayor, en la plazuela de las Descalzas Reales y en la de la Villa.1 De las monedas acuñadas para este acto, el Ministerio de Gracia y Justicia remitió un juego a los arzobispados y obispados.2 1 Ver anexo núm. 8 2 GACETAS DE MADRID núms. 161, 162, 165,...del año 1833. Estas monedas figuran en la obra de Adolfo Herrera, MEDALLAS DE PROCLAMACIONES Y JURAS DE LOS REYES DE ESPAÑA.
  2. 2. José Domínguez Valonero
  3. 3. JUAN GUALBERTO GONZALEZ BRAVO Ministro de Fernando VII FINAL DEL GABINETE CEA El día 5 de octubre, la Reina Gobernadora publicó un manifiesto en el que exponía los principios que había de seguir su gabinete durante la minoría de Isabel II y que, en realidad, consistía en continuar la misma línea absolutista de Fernando VII. En resumen su contenido era: • Respeto a la religión y monarquía • Conservar intacta la autoridad real y mantener las leyes fundamentales sin admitir innovaciones peligrosas. • Afanarse en aliviar los males del pueblo. • Estudiar los vicios de la administración pública y corregirlos. • Llevar a cabo reformas administrativas. • Disminuir las cargas que fuesen compatibles con la seguridad del Estado y las urgencias el servicio. • Recta y pronta administración de la justicia. • Guardar los pactos contraidos con otros Estados.3 Este manifiesto cerraba las puertas a cualquier tipo de apertura, dejando claro que no se daría ningún paso que supusiese separarse de la línea absolutista que había caracterizado al reinado de Fernando VII. Esto produjo desaliento y disgusto en los liberales, que eran, y habían de ser, el más leal apoyo de la Reina y de su madre, la Reina Gobernadora, en tanto que los realistas, por su parte, respondieron con rebeliones. Esta línea de gobierno iba a ser la causa, primero, de la dimisión del Secretario del Despacho de la Guerra, Teniente General Don Josef de la Cruz, el 16 de noviembre, siendo sustituido, interinamente, por Zarco del Valle y del de Hacienda Don Antonio Martínez, el 27 de diciembre, a quien reemplaza, también interinamente, Javier de Burgos y, más tarde, de la caída del gobierno en pleno, pues el Ministerio Cea no encontraba apoyo en ninguna parte, ya que los realistas consideraban excesivamente aperturistas sus acciones y los liberales las estimaban insuficientes. La proclamación de la reina Isabel II fue acompañada de una serie de reformas. Fueron las siguientes: 1).- El Ministerio de Estado concedió una amnistía que, en resumen, decía: “Concedo por el presente decreto la inmunidad de todo procedimiento judicial por su conducta política anterior, y la libertad de volver al seno de sus familias, a la posesion de sus bienes o ejercicio de su profesion, al goce de sus derechos, grados y honores, y a la opcion de las gracias que merecieren de mi gobierno a los ex-diputados” ... Figura una relación de treinta y un ex-diputados, a la cabeza de los cuales se encuentra Don Agustín Argüelles. “Sin que sea de mi Real animo excluir por esta designacion nominal a los demás de igual o de distinta clase a quienes Yo conceda la misma gracia...” 23 de Octubre de 1833. 2).- El Ministerio de la Guerra suprimió y anuló en toda la monarquía los arbitrios que, en virtud de consulta del Consejo de Estado fecha 12 de Agosto de 1826, se autorizo a los intendentes a establecer para los cuerpos de voluntarios Realistas, y cualesquiera otros arbitrios que, por ordenes anteriores o posteriores se hubieran impuesto para el mismo objeto 3 GACETA DE MADRID núm. 122 , sábado 5 de Octubre 1833, pag. 517
  4. 4. José Domínguez Valonero 3).- El de Hacienda por su parte hizo público que: Para que el dia de la proclamacion de la REINA ISABEL II los menesterosos disfruten de consuelos, que les permitan participar del jubilo que debe inspirar tan fausto suceso he tenido a bien mandar que de la consignacion de la Real casa pongais en el dia 120.000 reales a disposicion de las diputaciones de Caridad de esta capital para que en nombre de la REINA los distribuyan entre los pobres de sus barrios respectivos 23 de Octubre de 1833 4).- Y, por último, el Ministerio de Gracia y Justicia decretó una medida que venía a reparar las consecuencias de la Cédula que, el 11 de marzo de 1824, había anulado los contratos celebrados durante el trienio liberal entre los mayorazgos y los que adquirieron las fincas. Este es el segundo de los dos decretos que, en la Gaceta de Madrid, aparecen firmados por Don Juan Gualberto durante el tiempo que permaneció al frente del Ministerio de Gracia y Justicia, dice así: Entre las disposiciones adoptadas inmediatamente despues de la restauracion en el año de 1823, fue la conprendida en la Real cédula de 11 de marzo del año siguiente, por la cual, en consecuencia de la nulidad de las actas del gobierno de las Córtes, se declararon tambien nulos los contratos que libremente y sin premia pasaron entre los poseedores de mayorazgos y los compradores de sus fincas con las solemnidades que en aquel tiempo se exigian : y si bien por los articulos 3º, 4º y 5º se atendió de algun modo a la buena fe y a la justicia, adoptando un medio de reintegro con la prevencion de que el comprador retuviese la finca durante la vida del vendedor y de su inmediato hasta indemnizarse con los frutos, no se medito lo bastante que el dinero entregado por aquel, tambien era y debia ser tanto o mas productivo dado a prestamo, por donde resultaba ilusorio el reintegro, que el hacerlo depender de los mas o menos años de vida del vendedor y de su inmediato producia una desigualdad enorme en la suerte de los varios compradores; y que la misma buena fe y la justicia que se respetaba, no permitía que la una de las partes contratantes se enriqueciese o sus sucesores a costa de la otra, cuando entrambas serian igualmente culpables en hacer uso de la libertad que la ley de las Cortes les concediera. Persuadida Yo íntimamente de la justicia de varias reclamaciones en el particular, de que me habéis dado cuenta, fundadas en los expuestos raciocinios, y de conformidad con los principios de todos los derechos, con presencia de lo consultado por el Consejo Real y de los expuesto en su razon por el fiscal, y en los votos particulares que precedieron a la expresada determinacion; he tenido por bien mandar, como reina Gobernadora a nombre de mi augusta Hija DOÑA ISABEL II, que quedando sin efecto la mencionada Real cédula de 11 de marzo de 1824 en lo que toca a las enagenaciones por titulo oneroso, me proponga el Consejo los medios de reducir a terminos de conciliacion, de justicia y de equidad las restituciones que en virtud de aquellas se hayan efectuado hasta el presente con daño de los compradores y lucro de los vendedores o de los que hayan sucedido en los mayorazgos. Tendréislo entendido, y lo comunicareis al Consejo para su publicacion y demás efectos consiguientes. Está rubricado de la Real mano .= Palacio 23 de Octubre de 1833.= A D. Juan Gualberto Gonzalez Dice Modesto Lafuente que “la imparcialidad histórica no permite desconocer que Cea y sus colegas de gabinete emplearon los medios que juzgaron bastaría a acreditar su celo en pro de los intereses públicos, y fuera injusto negar que sus providencias de caracter
  5. 5. JUAN GUALBERTO GONZALEZ BRAVO Ministro de Fernando VII administrativo y de mejoras habrían logrado atraerle el favor de la opinión en circunstancias menos excepcionales que las que la nación atravesaba”.4 El Ministerio de Fomento estaba a cargo del conde de Ofalia y la Reina Regente, queriendo dar un impulso a las reformas que necesariamente precisaba el país, designó a Don Javier de Burgos para que le sustituyese “en atencion a sus especiales conocimientos en las materias economicas y le encargo que se dedique antes de todo a plantear y proponerme, con acuerdo del Consejo de Ministros, la division civil del territorio como base de la administracion interior, y medio para obtener los beneficios que medito hacer a los pueblos.”5 El país se hallaba constreñido por las limitaciones que existían en todos los campos: económico, impositivo, educativo, policial, agrícola, ganadero,... Toda iniciativa estaba limitada, por esto era preciso llevar a cabo una audaz liberalización. Era precisa una reforma en profundidad, a pesar de que esto iba generar un enfrentamiento con la nobleza, el clero, los gremios, los ayuntamientos, los ganaderos, las costumbres seculares, …Y esta era la principal tarea a la que Javier de Burgos tenía que hacer frente y su labor se hizo evidente de forma inmediata pues, en sólo un mes, se adoptaron las siguientes medidas: • Conceder libertad para que en Madrid y sus alrededores se fabrique y adquiera cristal. • Establecer un Diario de la Administración. • Reformar la dirección general de Correos. • Disponer la venta en subasta de las fincas de la Real hacienda. • Que se extienda una ley sobre igualación de pesas y medidas en todos los pueblos del reino. • Establecer las enseñanzas elementales de aritmética, mecánica, física, química y delineación • Propugnar que se generalice el método de lectura elaborado por Don Josef Mariano Vallejo.6 • Ordenar la formulación de un proyecto de ley sobre la organización de los ayuntamientos. Que se revisen: • Las leyes y reglamentos que coartan el tráfico de granos. • Las leyes y reglamentos que dificultan los acotamientos y cerramientos de las fincas. • Los reglamentos de la policía general del Reino. Designa comisiones para: • Refundir las leyes y reglamentos de imprenta • Revisar las leyes que traban la libre circulación de los españoles por el territorio. • Examinar lo dispuesto sobre la cría y fomento de caballos. • Examinar las leyes sobre la manufactura de tejidos de lana. • Mejorar la producción de lanas. • Liberalizar la compra y venta de vinos y la libre circulación y mejora de este cultivo. 4 HISTORIA DE ESPAÑA, Modesto Lafuente, Ed. 1887-90, tomo XX, pag., 13 5 GACETA DE MADRID núm. 130, de 22 de Octubre 1833, pág. 555 6 El método Vallejo consistía, en esencia, en combinar las letras formando sílabas y, a partir de las sílabas, construir palabras. Este método constituyó una auténtica revolución en el aprendizaje de la lectura. El texto que se ha consultado, “MODO DE ENSEÑAR A LEER”, escrito por el propio D. Josef Vallejo, expone la forma en que debe aplicarse el Método. En la introducción del texto consultado se presentan los excelentes resultados que se obtienen y el poco tiempo que se requiere para aprender a leer.
  6. 6. José Domínguez Valonero • Elaborar un proyecto de ley de caza y pesca. • Elaborar un proyecto de ley sobre los derechos de los autores dramáticos y establecimiento de escuelas de declamación Este Ministerio se muestra comprensivo con las compañías de cómicos que, debido al luto decretado por la muerte del rey, no encuentran medio de subsistir y por eso, el 23 de noviembre, ordena la apertura de los teatros.7 La mayor obra administrativa y organizativa del gabinete Cea va a ver la luz el día 30 de noviembre de 1833. Se trata de la división civil del territorio, tal vez la única reforma de esta época que aún hoy día subsiste. Esta medida tuvo una acción preparatoria el día 23 de octubre, que fue cuando se establecieron agentes especiales de prosperidad en las provincias. “Convencida de que para que sea eficaz la proteccion que quiero dar a todos los intereses legitimos es menester que haya en las provincias agentes especiales de prosperidad he tenido a bien mandar Art. 1º. - En cada provincia se establecera una autoridad superior administrativa con el titulo de subdelegado principal de Fomento Art. 2º. - En dos o tres poblaciones principales de cada provincia se estableceran subdelegados subalternos Art. 3º. - Los subdelegados principales y subalternos seran escogidos entre personas con conocimientos especiales de adminsitracion. Art. 4º.- Proponer oficinas y fondos. Art.5º.- Someter a mi aprobacion una instruccion para los subdelegados en la que se especifique atribuciones, medios y reglas convenientes para su acertado desempeño” La división del territorio en provincias se publicó en la Gaceta núm. 154 del día 3 de diciembre y, de forma muy resumida, dice: Articulo 1º. - El territorio español en la Peninsula e islas adyacentes queda desde ahora dividido en 49 provincias, que tomaran el nombre de sus capitales respectivas, excepto las de Navarra, Alava, Guipuzcoa y Vizcaya, que conservarán sus actuales denominaciones. Artículo 2º. - Enumera las 49 provincias en que se divide España, pues cabe resaltar que las Islas Canarias constituyeron una sola provincia, cuya capital fue Santa Cruz de Tenerife. Los restantes artículos, hasta siete, tratan sobre límites y sobre que la división va más allá de lo meramente administrativo, ya que afectará a las demarcaciones militares, judiciales y de Hacienda. Señalan que los subdelegados de Fomento reunirán las observaciones sobre agregación o separación de pueblos, las cuales propondrán al ministerio para que éste, en el plazo de un año, presente las modificaciones que considere deben realizarse. Los subdelegados también levantarán planos topográficos de sus respectivas provincias. Esta división se ve acompañada de un decreto que completa la organización estableciendo quien se va a encargar del gobierno de cada provincia y de las dotaciones del personal auxiliar. Real Decreto La nueva division territorial, que con el objeto de facilitar la acción de la administracion he tenido a bien sancionar por mi decreto de este dia, no seria un beneficio para los pueblos, si a la cabeza de cada una de las provincias, y aun de algunos partidos, no hubiese un gefe encargado de estudiar las 7 GACETA DE MADRID, núm. 151, de 28 de Noviembre 1833, pag. 645
  7. 7. JUAN GUALBERTO GONZALEZ BRAVO Ministro de Fernando VII necesidades locales, y de socorrerlos el mismo, o de proponer al Gobierno los medios de verificarlo. Con este objeto mandé por Real decreto de 23 de Octubre que se estableciesen dichos gefes con el titulo de subdelegados de Fomento y no conviniendo diferir ya la ejecucion de esta medida, ni pudiendo llevarse a cabo sin otras que la regularicen y completen; oido el Consejo de Gobierno y el de Ministros he venido en mandar en nombre de la REINA DOÑA ISABEL II lo que sigue: Articulo 1º. - Se establecen tres clases de provincias: • 1ª clase.- Barcelona, Cádiz, Coruña, Granada, Madrid, Málaga, Sevilla y Valencia • 2ª clase.- Alicante, Córdoba, Murcia, Oviedo, Toledo, Valladolid y Zaragoza • 3ª clase.- Las restantes. Articulo 2º. - En cada capital de provincia habrá un subdelegado principal de Fomento con un secretario, cinco oficiales y un portero en las de segunda y tercera clase y un oficial mas en las de primera. Artículo 3º. - Este artículo especifica que por haberse reducido notablemente la extensión de las provincias sólo se establecerán uno o dos subdelegados de partido en las de mayor extensión e importancia, pudiendo no establecerse ninguno en las de corta población que no lo necesiten absolutamente, o en que no haya pueblo de bastante consideración para que le sirva de capital. Articulo 7º. - Todos los empleados de las subdelegaciones de Fomento son de nombramiento Real y de escala las plazas de sus secretarías Artículo 8º. - Las dotaciones de estos empleados y de sus secretarías son las siguientes: PROVINCIAS PUEBLOS 1ª clase 2ª clase 3ª clase >12000 h. <12000 h. Subdelegado 36.000 rs.vn 32.000 28.000 15.000 12.000 Secretario 24.000 rs.vn. 20.000 16.000 Oficial 1ª 11.000 rs.vn. 10.000 9.000 7.000 6.000 Oficial 2ª 10.000 rs.vn. 9.000 8.000 6.000 5.000 Oficial 3ª 9.000 rs.vn. 8.000 7.000 Oficial 4ª 8.000 rs.vn. Portero 3.600 rs.vn. 3.300 3.300 NOTA.- Las subdelegaciones de 1ª clase tienen 2 Oficiales de 3ª y otros 2 de 4ª. Las de 2ª y 3ª clase tienen 2 Oficiales de 2ª y otros 2 de 3ª y las que se sitúen en pueblos contarán con 2 Oficiales de 2ª. En días sucesivos se va publicando la Instrucción para gobierno de los Subdelegados de Fomento que ya por sí sola ha constituido, casi hasta nuestros días, toda una guía de la forma en que debe llevarse a cabo la administración de las provincias. Por su interés, y por dar idea de la situación de España en aquellos años, se adjunta un muy escueto resumen de esta Instrucción.8 El día 17 de diciembre se procede al nombramiento de los Subdelegados de Fomento. En Andalucía se nombran: Huelva.- D. Josef Huet Córdoba.- El duque de Rivas. Granada.- El marqués de Gor. Sevilla.- D. Juan Antonio Almagro. 8 Ver anexo núm. 9
  8. 8. José Domínguez Valonero Estando próxima la Navidad, la reina sufre un accidente que pudo tener graves consecuencias. He aquí como sucedió: Cuando el 17 de Diciembre al descender la cima del puerto de Navacerrada se encontro todo el camino cubierto de un hielo durisimo que inutilizo las precauciones tomadas porque resbalando el coche sobre el, sin ser posible detenerlo, los mulos se hubieran precipitado al profundo barranco, a no haberse encontrado con unas carretas de bueyes que subian conduciendo grandes maderos. En una de ellas tropezo el coche, y la punta de la viga rompio el cristal de la ventanilla inmediata a S.M., que se liberto de este peligro por su serenidad y presencia de animo; porque viendo venir el madero, se aparto de su direccion y opuso el ala del sombrero a los pedazos del cristal roto que cayeron. El objeto de este viaje era dirigirse a la Real posesion de Quitapesares para reconocer los estragos del fuego ocurrido pocos dias antes y las obras que tenia mandadas.9 No podía faltar una prueba de agradecimiento de la villa de Huelva hacia S.M., por haber sido designada capital de la nueva provincia de su nombre. Aquí la tenemos: “El ayuntamiento de vuestra villa de Huelva, condado de Niebla, provincia de Sevilla, despues de llenar sus deberes manifestando a V.M. el dolor profundo que la aflige por la muerte del mas amado de los Monarcas, despues de haber felicitado por el feliz advenimiento al trono de S.M. Doña ISABEL II, no puede menos de tributar a V.M. el homenage y gratitud debidos no solo a los bienes inmensos que está incesantemente disponiendo a estos reinos, sino con especialidad por haberse dignado elevar a esta villa a capital de la nueva provincia de su nombre. Dígnese V.M. admitir benigna esta exposicion de la villa de Huelva. El Todopoderoso conserve a V.M. y a la REINA Nuestra Señora por dilatados y felices años en el trono que tan legítimamente le corresponde para hacer la felicidad de sus vasallos que se glorían de amarla. Huelva 15 de Diciembre de 1833 .= Señora .= A L.R.P. de V.M.= Licenciado Serafin Velazquez, alcalde mayor.= Francisco Sabina, regidor 1º .= Josef Maria Lopez, regidor 2º.= Diego Garzon, regidor 3º.= Manuel de la Corte, regidor 4º.= Rafael García, síndico personero.= Tomas Gonzalez García. síndico general.= Manuel Josef Levia de Vitoria, secretario.”10 9 GACETA DE MADRID núm. 164, de 24 de Diciembre 1833, pag. 713 10 La designación de Huelva como capital de provincia supuso que “fueran mejorando gradualmente (las condiciones de la localidad) para considerarla en la esfera de una capital de provincia”. En 1847, se dice que “las calles y plazas antes sucias y descuidadas, de mal piso y sin aceras, lóbregas por la falta de alumbrado, ofrecen en el día muy distinto aspecto; pues iluminadas con faroles, empedrado ó igualado el piso, y puestas baldosas de una vara de anchas en casi todas ellas, permiten mayor comodidad para el público, a la vez que dan otro valor a la población. Las más notables de estas calles son las llamadas de la Vega, Concepción, Monasterio, Fuentes y San Sebastián, en las cuales se ven casas de sencilla pero graciosa arquitectura, entre ellas la del ayuntamiento, construido en 1840, y la conocida por el palacio del Duque, edificio de los más notables de esta capital, en cuyas dependencias se encuentran instaladas las oficinas de rentas. Sólo tiene dos plazas principales, la de la Constitución ó de las Monjas, grande y cuadrada, y la de San Pedro, en aquella hay un paseo con árboles al que concurre cotidianamente lo más elegante y escogido de la villa, en la otra nada se ve que merezca reseñarse, pues las casas consistoriales y algunos otros edificios más notables que había en ella, habiéndose arruinado, han sido construidos en otros puntos más céntricos. MADOZ, Pascual: DICCIONARIO GEOGRÁFICO-ESTADÍSTICO-HISTÓRICO DE ESPAÑA, Madrid 1847
  9. 9. JUAN GUALBERTO GONZALEZ BRAVO Ministro de Fernando VII Así llegamos al año 1834, que sigue viendo a Castilla (Toledo), Valencia, Murcia, Vascongadas, Aragón y Navarra bañadas por la sangre de la guerra carlista. Hubo dos hechos decisivos en la caída del ministerio Cea Bermúdez protagonizados por los Capitanes Generales de Cataluña y de Castilla la Vieja, los generales Llauder y Quesada. El Capitán General de Cataluña dirigió a la reina una exposición en la que atacaba el sistema del ministerio Cea y proponía medidas encaminadas a un cambio de instituciones, pues aconsejaba la inminente convocatoria de Cortes. Al recibirse la otra exposición, la del capitán general de Castilla la Vieja, en casi idénticos términos, se creó una situación desesperada para el gabinete, por lo que se convocó un consejo de ministros para deliberar sobre la grave situación, dividiéndose los pareceres acerca de la línea de conducta que debía seguirse. La reina decidió cambiar el gabinete y, para ello, entregó a Javier de Burgos y a Zarco del Valle una lista con los nombres de las personas que le habían sido indicadas como idóneas para los distintos ministerios con el fin de que ellos propusieran la constitución de un nuevo gabinete. El 7 de enero se nombra a Zarco del Valle Secretario del Despacho de la Guerra, en propiedad, y el día 16 se publican los decretos que determinan la destitución de Cea Bermúdez y de su gabinete. Cea Bermúdez es sustituido por Martínez de la Rosa, y el nuevo gobierno queda constituido de la siguiente forma: • Ministerio de Estado.- D. Francisco Martínez de la Rosa • Guerra.- D. Remon Zarco del Valle. • Fomento.- D. Javier de Burgos. • Marina.- D. Josef Vázquez Figueroa • Hacienda.- D. Josef Aranalde, interino, hasta que el 8 de febrero le sustituye D. Josef Imaz. • Gracia y Justicia.- D. Nicolás María Gareli El decreto por el que se releva a D. Juan Gualberto dice: “Atendiendo a las relevantes circunstancias que concurren en D. Nicolás María Gareli y a la alta prueba de aprecio que le dispensó mi muy caro y amado Esposo (Q.E.G.E.), eligiéndole suplente en el Consejo de Gobierno, vengo en elegirle Secretario de Estado y del Despacho de Gracia y Justicia; y hallándome muy satisfecha del zelo y acrisolada lealtad de D. Juan Gualberto Gonzalez, que ha desempeñado el ministerio del mismo ramo, le concedo honores del Consejo de Estado en nombre de mi augusta Hija la REINA Doña ISABEL II. Tendréislo entendido, y dispondreis lo necesario para su cumplimiento. = Está rubricado de la Real mano.= En Madrid a 15 de Enero de 1834.= A D. Antonio Remon Zarco del Valle”11 En este decreto no se le asigna otro cometido distinto al de Consejero de Estado, por lo que no se reincorpora a la fiscalía del Consejo de Indias, Consejo que, junto con el Castilla, es suprimido el día 25 de marzo,12 al tiempo que se instituyó el Tribunal Supremo de España e Indias A partir de este momento no hay constancia de que ejerciese otros cargos que los de Consejero de Estado, Procurador, en la legislatura del Estatuto Real, y Senador vitalicio. 11 GACETA DE MADRID núm. 8, de 16 de Marzo de 1834, pag. 29 12 Suplemento a la Gaceta de Madrid del 25 de Marzo de 1834, pag. 175
  10. 10. José Domínguez Valonero

×