Un día, un padre de familia rica y muy acomodada, llevó a su hijo de viaje al campo, con el firme
propósito de que el jove...
El dios de la pobreza. Cuento japonés
„Hace mucho, mucho tiempo, en algún lugar vivía una pareja que tenía muchos
hijos.
E...
En la noche contó atolondradamente a su esposa lo ocurrido y le dijo: “Por eso
somos pobres. Si él viene con nosotros se r...
Este se la pasaba todo el día haciendo sandalias y para que continue, los esposos
decidieron sembrar arroz, pues del arroz...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Pobreza

165 visualizaciones

Publicado el

en este articulo encontraras toda la informacion necesaria hacerca de la pobreza en Mexico.

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
165
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2
Acciones
Compartido
0
Descargas
0
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Pobreza

  1. 1. Un día, un padre de familia rica y muy acomodada, llevó a su hijo de viaje al campo, con el firme propósito de que el joven valorara lo afortunado que era de poder gozar de tal posición, y se sintiera orgulloso de él. Estuvieron fuera todo el fin de semana, y se alojaron en una granja con gente campesina muy humilde. Al finalizar el viaje, de regreso ya a casa, el padre preguntó a su hijo: - “¿Qué te pareció la experiencia?” - “Buena”, contestó el hijo con la mirada puesta en la distancia. - "¿Te diste cuenta de lo pobre que puede llegar a ser la gente?" - “Sí, papá” - “¿Y qué aprendiste, pues?", insistió el padre. - “Muchas cosas, papá…que nosotros tenemos un perro y ellos tienen cuatro… nosotros tenemos una piscina con agua estancada que llega a la mitad del jardín… y ellos tienen un río sin fin, de agua cristalina, donde hay pececitos y otras bellezas… que nosotros tenemos lámparas importadas para alumbrar nuestro jardín, mientras que ellos se alumbran con las estrellas y la luna… que nuestro patio llega hasta la cerca, y el de ellos abarca el horizonte… que nosotros compramos nuestra comida... ellos siembran y cosechan la de ellos… nosotros cocinamos en cocina eléctrica... ellos, todo lo que comen tiene ese glorioso sabor del fogón de leña… para protegernos, nosotros vivimos rodeados por un muro, con alarmas… ellos viven con sus puertas abiertas, protegidos por la amistad de sus vecinos… nosotros vivimos conectados al móvil, al ordenador y al televisor... ellos, en cambio, están conectados a la vida, al cielo, al sol, al agua, al verde del monte, a los animales, a sus labores agrícolas… tú y mamá tenéis que trabajar tanto que casi nunca os veo… ellos tienen tiempo para hablar y convivir cada día en familia…" Al terminar el hijo el relato, el padre se quedó mudo. Entonces, su hijo añadió: - "¡Gracias papá, por haberme enseñado lo pobres que somos, y lo ricos que podemos llegar a ser!"
  2. 2. El dios de la pobreza. Cuento japonés „Hace mucho, mucho tiempo, en algún lugar vivía una pareja que tenía muchos hijos. Ellos a pesar de trabajar mucho vivían en la miseria y un día decidieron dejar de trabajar, cansados de ver que su situación no mejoraba en nada. En el invierno ya no había ni arroz ni verdura. Sus hijos dijeron: “Papá tenemos mucha hambre. Queremos comer algo.” El les dijo: “Perdón. Yo y mamá hemos trabajado mucho pero no sé por qué somos pobres. Hablé con mamá y decidimos dejar el pueblo mañana por la mañana.” Los hijos dijeron: “Sí. Vamos a irnos de aquí.” Esa noche el padre vió a un hombre en la casa y se sorprendió mucho. “¿Quién eres?”, preguntó. El hombre le contestó: “Soy el dios de la pobreza.” - “¿Eres el dios de la pobreza?” - “Sí. He vivido mucho tiempo en esta casa.” - “¿Y qué estás haciendo?” - “Mañana por la mañana van a salir ¿verdad?. Yo también voy con ustedes. Por eso estoy haciendo unas sandalias de paja. El padre preguntó: “¿Tú también vas a ir?” El dios de la pobreza le contestó: “Sí. También viviremos en armonía en la nueva casa.” El padre se sorprendió mucho y exclamó: “¡Vas a venir con nosotros!”
  3. 3. En la noche contó atolondradamente a su esposa lo ocurrido y le dijo: “Por eso somos pobres. Si él viene con nosotros se repetirá lo mismo. Mejor ya no nos vamos.” Al amanecer el dios de la pobreza estaba esperándolos. - “Tardan mucho en venir. Voy a hacer más sandalias de paja mientras espero.” El dios de la pobreza esperó durante unos días e hizo muchas sandalias de paja. Disfrutaba mucho en hacerlas. Al ver eso, se juntaron algunos aldeanos en torno al dios de la pobreza a quienes les gustaron mucho las sandalias. Este al recibir tantos halagos empezó a regalarlas. El padre vió lo ocurrido y pensó en venderlas. Se llevó muchas sandalias al pueblo, las cuales se vendieron como “pan caliente”. Recibió mucho dinero pero su situación no cambió – seguía tan pobre como siempre. En ese momento se dió cuenta que seguiría siendo pobre mientras el dios de la pobreza viviese en su casa, así que decidió librarse de él. Para ello llamó al dios y le dijo: “Con la venta de las sandalias he recibido mucho dinero y por eso te vamos a hacer una comida”. Esa noche la pasaron muy bien, comieron y bebieron mucho. El dios de la pobreza al ver todo eso dijo: “Como ustedes ya tienen mucho dinero yo no puedo seguir aquí en esta casa, así que esta noche me iré.” Esa noche el dios salió de la casa y los esposos se pusieron muy contentos. Antes de dormir, el padre decidió ir al baño, y en eso… “¿Aún estás aquí?.” El dios de la pobreza dijo: “Me fui a otra casa pero, en ésta me siento muy bien por eso decidí regresar.” Los esposos se miraron y pensaron – ¡Qué vamos a hacer! ¡Tendremos que vivir siempre con este dios!.
  4. 4. Este se la pasaba todo el día haciendo sandalias y para que continue, los esposos decidieron sembrar arroz, pues del arroz se obtenía la paja con la que las elaboraba. Pasado un tiempo, los esposos se dieron cuenta que al menos no les faltaba arroz para comer. Al final, nunca pudieron llegar a ser ricos, pero, vivieron felices para siempre. ¡Y colorín colorado este cuento se ha acabado!”

×