Textil-Calzado +:Maquetación 1   12/11/07   01:56   Página 2
Textil-Calzado +:Maquetación 1   12/11/07   01:56   Página 4                                                              ...
Textil-Calzado +:Maquetación 1           12/11/07       01:56     Página 02        índice                                 ...
Textil-Calzado +:Maquetación 1      12/11/07     01:56    Página 04      04 APOYO TÉCNICO A COMERCIO MINORISTA SERVICIO DE...
Textil-Calzado +:Maquetación 1            12/11/07   01:56     Página 06       06 APOYO TÉCNICO A COMERCIO MINORISTA SERVI...
Textil-Calzado +:Maquetación 1      12/11/07    01:56    Página 08      08 APOYO TÉCNICO A COMERCIO MINORISTA SERVICIO DE ...
Textil-Calzado +:Maquetación 1      12/11/07    01:56    Página 10      10 APOYO TÉCNICO A COMERCIO MINORISTA SERVICIO DE ...
Textil-Calzado +:Maquetación 1           12/11/07   01:56    Página 12       12 APOYO TÉCNICO A COMERCIO MINORISTA SERVICI...
Textil-Calzado +:Maquetación 1   12/11/07   01:56   Página 14                                                             ...
Textil-Calzado +:Maquetación 1         12/11/07   01:56    Página 16      16 APOYO TÉCNICO A COMERCIO MINORISTA SERVICIO D...
Textil-Calzado +:Maquetación 1      12/11/07    01:56    Página 18      18 APOYO TÉCNICO A COMERCIO MINORISTA SERVICIO DE ...
Textil-Calzado +:Maquetación 1      12/11/07    01:56    Página 20      20 APOYO TÉCNICO A COMERCIO MINORISTA SERVICIO DE ...
Aplicaciones tic en el sector textil y calzado
Aplicaciones tic en el sector textil y calzado
Aplicaciones tic en el sector textil y calzado
Aplicaciones tic en el sector textil y calzado
Aplicaciones tic en el sector textil y calzado
Aplicaciones tic en el sector textil y calzado
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Aplicaciones tic en el sector textil y calzado

1.675 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
1.675
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
23
Acciones
Compartido
0
Descargas
22
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Aplicaciones tic en el sector textil y calzado

  1. 1. Textil-Calzado +:Maquetación 1 12/11/07 01:56 Página 2
  2. 2. Textil-Calzado +:Maquetación 1 12/11/07 01:56 Página 4 Aplicaciones TIC en el sector Textil y Calzado ¿Existe el traje tecnológico a medida?
  3. 3. Textil-Calzado +:Maquetación 1 12/11/07 01:56 Página 02 índice INTRODUCCIÓN Introducción 03 Un reciente spot publicitario de una empresa de telecomunicaciones Cómo la tecnología e Internet pueden facilitar la gestión de formula una pregunta al aire: ¿Recuerda cuando llamaba a un núme- nuestro comercio, facilitando su control y disminuyendo sig- ro de teléfono en un lugar determinado y no a una persona? La tec- nificativamente el tiempo dedicado a ello 05 nología e Internet han llegado, se han introducido en nuestras vidas Una pequeña aplicación de control de remesas puede fa- y lo han hecho para quedarse, ocupando un lugar muy importante cilitar la gestión de artículos defectuosos 05 dentro de ellas y alterando nuestros comportamientos casi sin que El uso de la tecnología simplifica algunas de las tareas ruti- nos haya dado tiempo a ser conscientes de ello. narias de los comercios 09 Pero, ¿qué es lo que realmente se esconde bajo las Tecnologías de la Información y la Comunicación o TIC, como se las denomina más Cómo Internet y las tecnologías proporcionan un nuevo canal habitualmente? Las TIC son servicios como la telefonía, el correo elec- de comunicación con mis clientes, ampliando, a un bajo coste, trónico, la banca electrónica o la transferencia de datos a través de el catálogo de servicios 15 Internet. Su característica primordial es la conectividad y la posibili- Un programa reproductor de música permite crear la atmósfe- dad de acceso a todo tipo de información y desde cualquier lugar y ra adecuada para conseguir la complicidad de los clientes 15 a cualquier hora. Las TIC puede proporcionar útiles herramientas para los esca- Es importante recordar que su verdadera importancia no radica en la parates de los comercios 18 propia tecnología sino en el hecho de que permite el acceso al co- nocimiento y a la información y la utilidad que ésto proporciona. Al- Cómo la tecnología puede facilitar el establecimiento de rela- gunas de estas ventajas son: ciones de colaboración entre diferentes colectivos, aumen- tando las sinergias entre los mismos 23 Una gestión más cómoda y más rápida Las tecnologías te permiten estar conectado a tu sector 23 Nos va a permitir realizar diferentes trámites y procedimientos con la La tecnología y la cooperación entre comercios como me- administración, con un importante ahorro de tiempo y costes. jora de mi empresa 27 Toda la información siempre disponible Conclusiones 31 Las TIC facilitan a nuestro negocio el acceso a la información en todo momento, estemos o no en nuestro establecimiento. Algunos dispositivos co- mo las agendas personales o PDA son como or- denadores personales de bolsillo que nos per- miten la recogida de datos de forma libre o mediante formularios previamente definidos, además de información relacionada con clientes y pedidos. Fomentar la relación entre y con las personas clientas Con un programa informático adecuado y a través de correo electrónico podemos lanzar campañas de fidelización para nuestros clientes, de forma rápida y con muy poco coste. Además, los sistemas de gestión de clientes nos facilitan la localización in- mediata de datos, así como el envío personaliza- do de nuestras comunicaciones a través de In- ternet.
  4. 4. Textil-Calzado +:Maquetación 1 12/11/07 01:56 Página 04 04 APOYO TÉCNICO A COMERCIO MINORISTA SERVICIO DE GABINETE TÉCNICO COMERCIAL APLICACIONES TIC EN EL SECTOR TEXTIL Y CALZADO 05 Servicios disponibles las 24 horas CÓMO LA TECNOLOGÍA E INTERNET El acceso a los servicios de banca electrónica en cualquier momen- to aporta flexibilidad a la gestión de nuestro comercio, así como in- PUEDEN FACILITAR LA GESTIÓN DE formación “en tiempo real” sobre nuestra tesorería, fechas de venci- NUESTRO COMERCIO, FACILITANDO mientos o movimientos de caja, información muy importante para tomar decisiones y anticiparnos a cualquier situación. SU CONTROL Y DISMINUYENDO SIGNIFICATIVAMENTE EL TIEMPO Teniendo en cuenta los cuatro factores que caracterizan el sector de DEDICADO A ELLO Textil y Calzado: fidelización a nivel de tipo o tribu social al que per- tenece la persona y la imagen de ropa asociada a cada una; estacio- nalidad en los productos y en la producción de los fabricantes; su- puesta baja calidad de los artículos de las grandes superficies no especializadas y la gran presencia de las cadenas de franquicias, es- En muchas ocasiones, las personas que dirigen o gestionan los pe- pecialmente en aquellos municipios con masa crítica de potenciales queños negocios desarrollan diferentes tareas simultáneamente, te- clientes, las tecnologías, o las TIC, nos llevan a plantearnos las si- niendo que compaginar la atención prestada a la clientela y a su pro- pio negocio. La necesidad de distribuir el tiempo y la energía entre guientes preguntas: ¿Qué son las TIC y cuáles son sus ventajas? diferentes cometidos hace imprescindible optimizar su uso para que ¿Pueden ayudarme a proporcionar más servicios a mis clientes? ¿Có- ninguna de las actividades se vea afectada o desatendida. La tecno- mo pueden favorecer el conocimiento y la fidelización de mis clien- logía puede proporcionar herramientas que faciliten esa optimización. tes? ¿Cómo pueden facilitarme la gestión de mi pequeño comercio? Los dos casos siguientes ilustran este tema: ¿Cómo pueden ahorrarme dinero en mi negocio? Esta guía y los casos prácticos que relata pretenden dar algunas res- puestas a las anteriores cuestiones. Una pequeña aplicación de control de remesas  Una pequeña aplicación de control de remesas puede facilitar la puede facilitar la gestión de artículos defectuosos gestión de artículos. Sabin siempre se había sentido atraído por el mundo de los piratas,  El uso de la tecnología simplifica algunas de las tareas rutinarias de aquellos personajes con parches en el ojo, patas de palo, aros en las los comercios. orejas y garfios en lugar de manos. Piratas que respondían al poe-  Un programa reproductor de música permite crear la atmósfera ma La canción del pirata, de José de Espronceda, cuando dice: adecuada para conseguir la complicidad de los clientes. “[...] que es mi barco mi tesoro,  Las TIC pueden proporcionar útiles herramientas para los escapa- que es mi dios la libertad, rates de los comercios. mi ley, la fuerza y el viento,  Las tecnologías te permiten estar conectado a tu sector. mi única patria, la mar.”  La tecnología y la cooperación entre comercios como mejora de mi Le gustaba aquella sensación de no estar atado a con- empresa. vencionalismos, arquetipos sociales o a los usos y costumbres de la encorsetada sociedad en la que vivía. Libertad en estado absoluto y a toda vela. Cuando creciera quería ser pirata, no le importaba haber nacido con 300 años de retraso en la década de los 70 y en Tafalla: él soñaba con la Isla Tortuga y el momento de esplendor de la Hermandad de los Hermanos de la Costa. Pero, poco a poco y a medida que iba conociendo la realidad histórica en la que se movían sus ídolos, se dio cuenta de que, a aquéllos que desarrollaban las mismas actividades (robos y se- cuestros) en tierra firme, la sociedad les consideraba ladrones, secuestradores o asesinos y conforme asimilaba esta realidad –superada la primera sensación de frustración–, fue desterrando del olimpo de los héroes a aquellos “hermanos de la costa” que hasta entonces le habían invitado a soñar con grandes batallas navales, riquezas, actos heroicos y algún que otro es-
  5. 5. Textil-Calzado +:Maquetación 1 12/11/07 01:56 Página 06 06 APOYO TÉCNICO A COMERCIO MINORISTA SERVICIO DE GABINETE TÉCNICO COMERCIAL APLICACIONES TIC EN EL SECTOR TEXTIL Y CALZADO 07 Dado el carácter de los carceo amoroso con muchachas jóvenes y de buena cuna... que- –El sábado pasado a esta misma hora –res- Las siglas RMA provienen del establecimientos tipo de este dando en el olvido. pondió el chaval mientras le tendía el papelito inglés (Return Merchandise sector, en caso de producirse De sus ensoñaciones rescató dos pasiones que marcaron su fu- amarillo doblado–. Aquí está el resguardo. Authorization) y responden al alguna anomalía o defecto en código de identificación y a los turo: sus ansias de viajar por el mundo y su admiración por la liber- Sabin comenzó a buscar el trabajo repa- los productos, o como en el procesos usados por caso de Sabin, el simple arreglo tad del vestuario pirata. La primera le llevó a visitar lejanos países co- sando todos los pedidos preparados distribuidores y talleres para la de los mismos, el comercio mo Maldivas, Micronesia, Costa Rica o Vietnam. La segunda se para entregar. Pero no encontraba recogida y administración de debería ser capaz de gestionar convirtió en su profesión: la mejor forma de vestir a su aire era crear el correspondiente al resguardo del productos defectuosos y su adecuadamente la recepción, sus propias prendas. Y se hizo sastre. muchacho. El número de referencia posterior reparación, solución y devolución del “La aguja dorada” era una pequeña tienda-taller en la calle de Ba- del pedido estaba casi borrado... sustitución o reembolso de su artículo al cliente final. Las TIC precio cuando no hay solución rasoain, una calle peatonal entre el río Cidacos y la avenida de Seve- Justo cuando la paciencia del chaval ofrecen programas de posible. ordenador adecuados para rino Fernández. Sabin era un enamorado de su trabajo y rezumaba estaba llegando a su límite y el sudor Si el volumen de casos a controlar todo el flujo de cariño y orgullo profesional por el mismo. Era bien conocido por lo frío comenzaba a hacer aparición en atender es relativamente productos, que proporcionan cuidadoso y delicado de sus trabajos y contaba con una clientela ex- la frente de Sabin, apareció la prenda grande, como ocurre en el caso una trazabilidad adecuada y tremadamente fiel. Había vestido a varias generaciones de tafalleses: buscada: una minifalda escocesa a la de Sabin, la gestión del servicio garantizan, en todo momento el abuelos, padres, hijos, nietos... Todos los procesos del taller eran ab- que había ajustado un poco el tiro de de RMA puede convertirse en control de toda la transacción, solutamente artesanales, el tiempo que necesitaba para atender a la cintura. Un suspiro de alivio salió de un verdadero problema. El uso sabiendo que articulo es, quién de una aplicación que controla es el cliente, a quién y cuándo cada persona era importante pero su clientela lo entendía y tenía pa- la boca de Sabin. Volvió al mostrador y ciencia suficiente para esperar su turno. El resultado siempre mere- tendió la faldita al chaval para que ob- todo el proceso y registra se ha enviado, cuándo se información de cada operación espera su devolución... cía la pena. servara el trabajo realizado. El chaval hi- del mismo, identificando al Cerca de “La aguja dorada” se inauguró una nueva galería co- zo una mueca de desaprobación. comprador, taller, producto, mercial, con tiendas, establecimientos hosteleros y ocho pequeños –¿Qué pasa? –le preguntó Sabin–. problema o circunstancia que cines donde se proyectaban las últimas películas de la cartelera. El ¿No te parece que el arreglo se haya he- padece, y la fecha y hora en la éxito de la nueva galería fue considerable, mucha gente acudía a ha- cho correctamente?” que sucede, proporciona tres cer sus compras y a disfrutar de sus ratos de ocio. El negocio de Sa- El chaval cogió la minifalda escocesa, le dio un par de vueltas y ventajas principales: bin también experimentó un importante empujón ayudado por “el ti- respondió: Mayor control rón” de la nueva galería. La gente aprovechaba la visita al multicentro –No, no es eso. El trabajo está muy bien hecho, pero... Toda la información generada a para hacer sus compras, comer en los alrededores y ver alguna de –¿Pero qué? –el suspense mataba al bueno de Sabin. lo largo de la operación queda las películas que se proyectaban. Muchas de esas personas tam- –Pues que yo había dejado un pantalón vaquero para recoger los registrada indicando quién, qué, bién llevaban sus prendas de vestir a arreglar al taller de Sabin. bajos –respondió el chaval con sorna–, y ésto o está muy, pero que cómo y cuándo se ha realizado. Fruto del casual maridaje de su establecimiento y la galería, el muy arreglado, o no es un pantalón vaquero... número de encargos fue creciendo considerablemente hasta lle- Sabin le arrebató la prenda y el resguardo y verificó el número de Mayor agilidad en respuesta gar al punto de saturar la capacidad de trabajo de Sabin. El vo- serie del mismo. La faldita tenía una pequeña etiqueta de cartón gra- El ordenador puede dar lumen era tal que no disponía de horas suficientes para atender a pada con el número 12341 escrito a mano. El número del resguardo respuesta instantánea a cualquier consulta sobre el todos sus clientes. Los plazos de entrega se iban alargando y algu- estaba casi borrado pero parecía que el número era 12341... O pue- artículo a reparar. nas personas llegaban a plantearle quejas por primera vez. Así, el de que 12347 ó 72341 ó 72347... Imposible saberlo; eso sí, en cual- descontento comenzó a cundir entre sus clientes y él era cons- quier caso quedaba claro que aquello poco o nada tenía que ver con Menor tiempo de gestión ciente de que su negocio dependía en gran medida de su satis- un pantalón vaquero. Es la consecuencia lógica de facción. Algo había que hacer... Sabin pidió disculpas y volvió a la trastienda en busca de los fa- las dos ventajas anteriores, al Sabin no podía permitirse el lujo de contratar a más gente en mosos pantalones. Todo fue inútil, no aparecieron. Lo peor del tema disponer de una herramienta el taller pero sí podía ceder parte del trabajo al taller de algún ami- era que no se trataba de un trabajo realizado por él y tampoco sabía rápida y libre de errores, el tiempo dedicado a la gestión go de confianza. Los encargos de menor enjundia los cedía a sus co- a qué taller había cedido el encargo. Respiró hondo y volvió al mos- RMA se minimiza laboradores externos y aquéllos de mayor responsabilidad los aten- trador a explicar la situación a su joven cliente. Después de un rato considerablemente. día personalmente. Sabin consiguió enderezar la situación y la de tira y afloja, el chaval se marchó disgustado y Sabin se quedó pen- satisfacción volvió a florecer entre su clientela. sativo, reflexionando sobre cómo podía haberse montado semejan- Una mañana de octubre, un sábado frío y soleado, un chaval jo- te desastre. ven que no hacía mucho había dicho adiós al acné juvenil, entró en El procedimiento que seguía para el control de los trabajos a rea- “La aguja dorada”. lizar era sencillo: el cliente llegaba con la prenda al establecimiento; –He venido a recoger ésto –le dijo a Sabin mientras le enseñaba Sabin acordaba el trabajo a realizar y marcaba la prenda grapando un trozo de papel doblado. un pequeño cartón con una referencia numérica; entregaba un res- –¿Cuándo lo dejaste? –preguntó el sastre. guardo en papel de calco al cliente y decidía si el encargo lo llevaría a cabo él mismo o lo subcontrataría; una vez elegido el taller proce-
  6. 6. Textil-Calzado +:Maquetación 1 12/11/07 01:56 Página 08 08 APOYO TÉCNICO A COMERCIO MINORISTA SERVICIO DE GABINETE TÉCNICO COMERCIAL APLICACIONES TIC EN EL SECTOR TEXTIL Y CALZADO 09 día al envío de la prenda y esperaba su devolución. Por último, el clien- Una vez terminado todo el proceso, y nuevamente a través del mis- te recogía su encargo perfectamente arreglado. mo código de barras, se registra en el programa la devolución de la Lo peor de la situación es que no era la primera vez que ocurría el prenda desde el taller que ha asumido el encargo y, por último, cuan- problema. Muchas veces acababa preguntando al cliente por el as- do el cliente vuelve en busca de su prenda, el ordenador puede indi- pecto de la prenda y, en base a sus indicaciones, la buscaba entre car en qué sitio exacto del almacén se encuentra. todas las que estaban colgadas en la percha de trabajos terminados. En caso de problemas, una rápida consulta al ordenador median- Había que cambiar de sistema. Las etiquetas se perdían, los res- te la lectura del código de barras y unos pocos “clicks de ratón” se guardos se borraban y, aunque al principio recordaba perfectamen- puede averiguar con todo detalle el aspecto de la prenda, en qué con- te qué prenda iba a cada taller, el volumen de encargos superaba su siste su arreglo, a quién se le ha encargado el trabajo y en qué punto memoria. Necesitaba un cambio en la gestión de los arreglos de ro- del proceso se encuentra. pa cuanto antes o podría caer en el riesgo de morir de éxito. Sabin quedó convencido y Pilar le ayudó a adquirir e implantar se- Recurrió a Pilar, una de sus mejores amigas e ingeniera de organi- mejante maravilla informática. Hoy en día el éxito de “La aguja dora- zación. Le explicó lo sucedido y ella le respondió pro- da” sigue en aumento y nunca se ha vuelto a confundir un pantalón nunciando tres únicas letras: RMA. Sabin vaquero con una minifalda escocesa. Además, Sabin ha descubier- se quedó exactamente igual, no entendía to que, con tanto control, puede averiguar el tipo y la frecuencia de nada, esa combinación de tres letras no encargos de cada cliente. En definitiva, conoce mejor a sus clientes tenían significado alguno para él. y está dispuesto a sacar provecho de esta información, aunque aún Pilar le explicó que las siglas RMA res- no sabe muy bien cómo. ponden en inglés a Retorno Autorizado de Material, nombre que recibe el proceso a través del cual las empresas reciben los ar- El uso de la tecnología simplifica algunas de las tículos defectuosos o averiados de sus clien- tareas rutinarias de los comercios tes, solucionan sus problemas técnicos y los En la actualidad, en las Soraya y Laura, Laura y Soraya: dueto inseparable como Faemino y devuelven a sus dueños originales. compañías tienen lugar muchos Cansado, las Báccara, Laurel y Hardy, Abbot y Costello, Fred Astai- –¿Tienes ordenador? –le preguntó Pilar. procesos susceptibles de re y Ginger Rogers, Paul Simon y Art Garfunkel, Spencer Tracy y Ka- –Sí, tengo uno desde hace varios años pe- integración, cooperación e tharine Hepburn, sal y pimienta, jamón y queso, papel y lápiz, punto incluso desaparición. Las TIC ro no lo uso demasiado respondió Sabin–. Lo y coma, Ramón y Cajal, Espoz y Mina... permiten la optimización de los compré mediante ayudas del gobierno. La ma- Se conocieron el primer día de colegio, ése en el que –según la mismos, eliminando pasos yor parte del papeleo lo llevan desde la gestoría intermedios e intercambio de irrepetible Mafalda– se echa por la borda toda una vida dedicada al de un amigo mío. formularios en papel soporte analfabetismo y, desde entonces, nada ni nadie había conseguido se- –Podrías sacarle un poco más de partido y solu- documento. pararlas. Compartían todo: clases, deportes, juegos, música y hasta cionar tu problema –Pilar comenzaba a plantear su so- algún que otro noviete. Una de sus aficiones preferidas consistía en lución. colarse en la habitación de una de sus madres, cerrar la puerta des- –¿Cómo? de dentro y disfrazarse con su ropa. Mil y una combi- –Utilizando un pequeño programa que gestione todo. Des- naciones, mil y un disfraces, mil y una tardes en- de que llega la prenda a tus manos hasta que la devuelves a las del cerradas. Les apasionaban los vestidos pero lo cliente –respondió Pilar. que más les gustaba eran los complementos: cin- Y a continuación le explicó qué tipo de prestaciones tenía este ti- turones, collares, pendientes, diademas, pañue- po de programas. Al recibir una prenda se le asigna un número de re- los, anillos... gistro, se imprime el albarán de recepción y una etiqueta. Ambos tie- Cuando llegaron a ese momento de la vida en ne un código de barras que los relaciona y se puede leer con cualquier el que hay que ganarse el pan con el sudor de la lector de códigos. El ordenador guarda dicho código junto con los frente, decidieron seguir juntas y vivir de su pasión datos del cliente, la fecha y la hora de la recepción de la prenda y la por los complementos. Compraron un local en Tudela, fecha estimada de entrega, y esta información puede consultarse en en la calle de las Verjas, cerca del Palacio del Marqués cualquier momento. de San Adrián, y montaron una tienda de complemen- El envío de la prenda al taller subcontratado, a través del código tos. de barras, queda registrado en el ordenador, de forma que siempre Algo que caracterizaba a las dos amigas era el orden, se sabe a quién se ha encargado el trabajo y cuándo se ha enviado. el celo y la disciplina con la que atacaban su trabajo. Con- El programa permite llevar a cabo un seguimiento del trabajo y avisar vertían en cierto y aplicado a su negocio aquel dicho de un te- a Sabin cuando se acerque la fecha de entrega de cada prenda. levisivo cocinero: no es limpio el que limpia sino el que no en- sucia. Otro de sus rasgos característicos era el total y absoluto
  7. 7. Textil-Calzado +:Maquetación 1 12/11/07 01:56 Página 10 10 APOYO TÉCNICO A COMERCIO MINORISTA SERVICIO DE GABINETE TÉCNICO COMERCIAL APLICACIONES TIC EN EL SECTOR TEXTIL Y CALZADO 11 rechazo hacia las tecnologías; posiblemente eran las dos caz hacer ejercicios con regularidad que sólo de vez en cuando o TPV es el acrónimo de Terminal únicas personas de la localidad que no utilizaban te- cuando se tema que se va a presentar el dolor. Punto de Venta y hace léfono móvil. –Puede que tengas razón –convino Soraya–, pero practicar a dia- referencia a los programas que resuelven las tareas de gestión Fruto directo de ambas circunstancias era el sis- rio requiere mucho tiempo y yo tengo un negocio que atender. de un comercio. El sistema se tema que utilizaban para la gestión de su negocio: –Entonces tú eliges –la mirada inquisitorial de César rayaba con la compone de una parte ordenado, detallado y totalmente manual. Lleva- amenaza y no dejaba lugar a réplica–: tu negocio o tu espalda. hardware (dispositivo físico) y ban un registro detallado de cada pedido, cada Soraya contó a la otra devotion lo que ocurría. Laura intentó tran- otra software (programa) venta y la situación del almacén y todo en una quilizar a su amiga: serie de cuadernos perfectamente ordena- –No te preocupes. Sales todos los días antes, vas al polideporti- Hardware dos, sin un sola tachadura y con una cali- vo municipal de Elola y haces tus ejercicios. Monitor táctil grafía perfecta. Su meticulosidad llegaba –Ya, pero no te puedo dejar sola con los cierres diarios –respon- Teclado al extremo de pegar en cada caja una dió Soraya apesadumbrada–. No me parece justo. Impresora de tickets, etiquetas imagen en papel fotográfico de su conteni- –Don’t worry be happy! –la animó Laura zanjando la discusión–. y documentos Cajón Portamonedas do para facilitar su identificación. Akuna matata! Lector de código de barras El orden en el negocio era perfecto, a pesar de la au- Las devotions siguieron un tiempo con su nueva dinámica asimé- Lector de banda magnética sencia de tecnología alguna más allá de cuadernos de papel, bo- trica. Soraya se encargaba de abrir la tienda y se marchaba a las 18:30 lígrafos transparentes de punta normal, una regla y una pequeña cal- horas y Laura entraba un poco más tarde y luego se quedaba a car- Software culadora. Evidentemente, su tiempo era el precio que pagaban por el go del negocio hasta su cierre. Desde el punto de vista de esfuerzo invertido en este derroche de pulcritud. Para las devotions, Una noche de verano, durante el Baile de la Era en las fiestas pa- exclusividad existen dos grupos como las apodaban en la ciudad, el tiempo no suponía un problema. tronales de Santa Ana, Laura conoció a Félix. Félix era un mocetón bien diferenciados: Vivían por y para el negocio, acudían al establecimiento una hora an- bien plantado, de ojos verdes y un tupido cabello negro cortado a ce- tes de abrir para preparar todo lo necesario y abandonaban el local pillo. Vivía en Sartaguda y estaba pasando las fiestas en casa de su A MEDIDA varias horas después de su hora de cierre, después de haber cua- hermana. Dicen que con el roce se hace el cariño y no fue diferente Proporcionan un programa que drado perfectamente la caja y las salidas del almacén, y así día tras en el caso de Laura y Félix. Durante casi dos años, Félix esperaba pa- se adapta específicamente a la realidad del comercio pero son día, de lunes a sábado. Además, con cierta frecuencia, pasaban par- cientemente a Laura. A diario, ella cerraba el negocio; a diario, él la más caros y sus procesos de te del fin de semana en la tienda, especialmente cuando registraban recogía en la puerta de la tienda y a diario también, daban un paseo desarrollo y depuración de entradas de nuevo género a principios de cada temporada. Curiosa- por la zona. errores pueden resultar largos y mente, el único momento del año en el que se separaban eran las va- Una de esas tardes grises y plomizas de invierno, en las que pa- pesados. >> caciones, ya que se alternaban para que la tienda siempre estuviera rece que cuesta más moverse, Félix acudió a su cita diaria con Lau- abierta. ra. Durante el paseo ella le notaba apesadumbrado, preocupado, ca- El negocio funcionaba y su sistema de gestión era altamente sa- si hasta arrastraba los pies. tisfactorio e, incluso, envidiado por el resto de los negocios de los al- –¿Qué te pasa cariño? –le preguntó. rededores y algún que otro consultor de comercio que las había visi- –Nada –respondió él. tado. Pero el tiempo no pasa en balde para nadie y los esfuerzos –Ese nada no suena muy convincente. laborales complicaron la salud de Soraya que sufría dolores crónicos Félix respiró hondo y le explicó que no estaba muy de cuello y espalda. Empezó a tener dificultades para aguantar jor- contento con el derrotero que estaba tomando su re- nadas enteras de pie y sin caminar y, a pesar de su resistencia, de vez lación. Le dijo que llevaban dos años y que estaba en cuando sufría episodios agudos de dolor y se veía obligada a pa- locamente enamorado de ella, pero que necesitaba sar días enteros en cama sin poder moverse. No tuvo más remedio más. No estaba dispuesto a seguir recorriendo ca- que acudir a un especialista, un traumatólogo muy conocido llama- si 120 kilómetros diarios para dar un paseo cogi- do César que, después de realizarle un gran número de pruebas de dos de la mano. difícil pronunciación, le recomendó practicar ejercicio con regulari- –Tienes que entenderlo, es mi negocio –le dijo dad para fortalecer su espalda y conseguir un tono muscular que vol- ella, con todo el cariño que era capaz de expresar. viera a poner todo en su sitio. –Sí, es tu negocio y parece que lo prefieras a mi –Deberías comenzar nadando poco a poco y después continuar compañía –la mirada de Félix era tan triste como el con una tabla de ejercicios que yo mismo te voy a preparar: dorso- gris del cielo–. A veces parece que estás casada lumbares, cérvico-dorsales, estiramientos... En un programa de ejer- con la tienda y yo no soy más que tu amante, el cicios para la columna vertebral lo más importante no es el entusias- otro... mo inicial, ni tampoco el ritmo con el que va progresando al principio. –¡No seas tonto! –exclamó Laura temiendo lo Lo esencial es la constancia –le explicó Cesar–. Es mucho más efi- peor–. Sabes que no es verdad.
  8. 8. Textil-Calzado +:Maquetación 1 12/11/07 01:56 Página 12 12 APOYO TÉCNICO A COMERCIO MINORISTA SERVICIO DE GABINETE TÉCNICO COMERCIAL APLICACIONES TIC EN EL SECTOR TEXTIL Y CALZADO 13 COMERCIALES –Si por lo menos pudiéramos salir algún fin de –Puede que Félix no esté del todo equivocado. Proporcionan soluciones más semana... –respondió él sin mirarle a la cara–, pe- No tengo ningún interés especial en averiguar el económicas, normalmente ro, claro, también hay que estar en la tienda... color de los calzoncillos del mecánico de la úl- personalizadas para un –Eso no es cierto, a veces nos vamos un tima revisión, pero si usar un ordenador va a subsector del comercio fin de semana entero. facilitar las tareas de la tienda y nos va a específico, pero no admiten grandes cambios ni –¿Sí? –le preguntó Félix desafiante–. proporcionar más tiempo libre, bienveni- personalizaciones en la Entonces, díme dónde fuimos la última do sea. realidad concreta del comercio vez... ¿Te acuerdas? La sentencia de Soraya quedó enci- en cuestión. Él había ganado la partida porque ma de la mesa y acordaron buscar ayu- Laura no lo recordaba. Hacía tanto tiem- da e información sobre el tema. Hicie- Las principales funciones que po de aquéllo... Pasaron el resto del pa- ron una visita a CEIN en Pamplona. desempeña un TPV estándar seo cogidos de la mano y en silencio. CEIN está especializado en difundir la son: generación de tickets y códigos de barras; gestión de Aunque Laura no quisiera reconocer- tecnología y ayudar a las empresas a proveedores: compras, lo, en su fuero interno sabía que Félix te- optimizar sus procesos mediante el uso albaranes y facturas; gestión de nía razón. Tendría que valorar su vida y de- de la misma. Les explicaron que existía clientes mediante facturas, cidir qué era más importante, su negocio una serie de programas de ordenador lla- compras y tickets de ventas; o su relación con “cepillín”, tal como llama- mados TPV que podrían facilitar la gestión gestión de almacenes y ba a Félix en los momentos más cariñosos. Y de la tienda. Un mismo programa permitiría maestro de artículos, gestión de no tuvo que dar muchas vueltas al tema, la de- gestionar la caja, el almacén, sustituir las cos- caja, gestión de usuarios/empleados y gestión cisión fue rápida y rotunda. “Cepillín” le importa- tosas fotos por modernos códigos de barras, de “tallas y colores”. ba mucho más, de manera que tendría que replan- organizar los pedidos a los diferentes proveedo- Son cuatro las principales tear el negocio y sacar tiempo libre para su relación res y todo en menos tiempo. Además, les mostraron ventajas que se obtienen al de pareja. Debía hablar urgentemente con Soraya. algunos de los programas de ayudas económicas, en for- utilizar un TPV: se agilizan las Después de muchas vueltas al asunto, ambas acordaron ma de subvenciones, a las que se podrían acoger. Tendrían tareas y transacciones; se buscar la forma de dedicar menos tiempo al negocio sin perder ni un que formarse adecuadamente para utilizar el ordenador y el famoso optimizan costes y gastos, ápice de control sobre el mismo. El dilema estaba servido, solamen- programa pero no parecía una dificultad insalvable. Los tres queda- minimizando errores; se mejora te había tres opciones: contratar a otra persona, cambiar la forma de ron convencidos y se pusieron manos a la obra. la gestión integral del negocio y se evitan esperas y colas funcionar para hacer las tareas lo más rápido posible o la suma de las Hoy en día Soraya y Laura disponen de un ordenador en la tienda. innecesarias. dos opciones anteriores. Le llaman “Cepillín II” en honor a Félix y la memorable cena en la que Una noche de sábado, mientras Félix, Laura y Soraya cenaban en se planteó la solución. Siguen teniendo un exhaustivo control de su un restaurante en el centro de Tudela especializado en verduras, apa- negocio, pero han conseguido vivir del negocio y no para él. “Cepi- reció la solución: llín” ha encontrado un nuevo trabajo en un gran taller de automoción –Yo soy mecánico –expuso Félix–. Antes, arreglar coches casi era en Tudela y él y Laura están buscando un piso en el que vivir juntos. cosa de arte. Tenías que estudiarlo bien, oír sus ruidos lastimeros, es- Y como la forma de llevar la tienda se ha simplificado mucho con el cudriñar sus tripas y, con un poco de suerte y un mucho de olfato, en- nuevo inquilino, las dos socias están pensando en contratar a una contrar la avería y saber repararla. persona para que la atienda durante parte del verano mientras ellas –¿Y eso qué tiene que ver con nuestro problema? –le preguntó se marchan de vacaciones juntas por primera vez. ¡Temblad, que vuel- Laura. ven las devotions! –¡Mucho! Antes, todo dependía de la mano del artista y se nece- sitaba bastante tiempo para estudiar las averías. Ahora enchufas el ordenador portátil al coche, hablan entre ellos y en unos segundos aparece en la pantalla el nombre de la avería. El ordenador casi es ca- paz de decirte el color de los calzoncillos del mecánico que hizo la úl- tima revisión. Y seguro que existe algún sistema similar para las tien- das de complementos. –¡Y tú qué sabrás! –le espetó Laura– Qué tendrá que ver un motor con una tienda de ropa, ¿eh? Soraya se había mantenido al margen, más le parecía una dispu- ta entre enamorados que una conversación de negocios. Después de un rato de silenció decidió tomar la palabra y para sorpresa de sus socia, le dio la razón a Félix.
  9. 9. Textil-Calzado +:Maquetación 1 12/11/07 01:56 Página 14 APLICACIONES TIC EN EL SECTOR TEXTIL Y CALZADO 15 CÓMO INTERNET Y LAS TECNOLOGÍAS PROPORCIONAN UN NUEVO CANAL DE COMUNICACIÓN CON MIS CLIENTES, AMPLIANDO, A UN BAJO COSTE, EL CATÁLOGO DE SERVICIOS Una vez resuelto el problema de la gestión interna del propio taller o comercio, habría que pensar que el principal objetivo de la misma no es su auto-gestión, sino los servicios y beneficios que debería pro- porcionar a los clientes. Los siguientes ejemplos ilustran cómo la tec- nología y los sistemas de información pueden ayudar a conseguir sa- tisfacer dicho objetivo principal. Un programa reproductor de música permite crear la atmósfera adecuada para conseguir la complicidad de los clientes Desde muy niña, Eva era fan del delfín Flipper. En realidad era fan de Dos aspectos que caracterizan cualquier animal que apareciera en una serie de televisión: la mona y definen a una tribu social son su forma de vestir y su música. Chita, la mula Francis, el cerdito Babe, la orca Willy, el caballo Furia, En un comercio de textil y la perra Lassie, el perro Rintintín... Pero su favorito era Flipper. calzado se pueden aunar Flipper era aquel delfín, delfina en realidad, que protagonizaba una ambos y conseguir una mayor serie de TV de su infancia y que trataba sobre una familia que vivía en identificación con la clientela un paraíso de aguas azul turquesa, playas de arena blanca, palme- potencial. ras y cocoteros; un lugar en el que hay que ser muy tarado para no ser feliz, a pesar de las innumerables aventuras que los personajes protagonizaban capítulo a capítulo. Eva había nacido en Olejua, un pequeño pueblo cerca de Los Ar- cos con menos de 60 habitantes, un lugar poco –más bien nada– pa- recido al paraje de la serie de Flipper. Tenía cosas interesantes como la Iglesia de Santiago, pe- ro no abundaban los cocoteros ni las pla- yas de arena blanca; y lo que era peor, no tenía mar. Decidi- damente, Eva había nacido en el lugar in- correcto. Desde que sus padres la llevaron por primera vez a San Sebastián se quedó prendada del mar, aquella inmensa cosa azul que no paraba de moverse y le inspiraba sueños de aventura y libertad. Pero lo que más le llamó la atención y terminó por marcar el res- to de su vida, fueron aquellos chavales, en la playa de la Zurrio- la, que con sus tablas cabalgaban obstinadamente una y otra vez sobre las olas. Eva había descubierto el surf.
  10. 10. Textil-Calzado +:Maquetación 1 12/11/07 01:56 Página 16 16 APOYO TÉCNICO A COMERCIO MINORISTA SERVICIO DE GABINETE TÉCNICO COMERCIAL APLICACIONES TIC EN EL SECTOR TEXTIL Y CALZADO 17 Una de las armas de que Poco a poco fue introduciéndose en el mundo que rodea a este Contactó con una amiga especialista en dispone el pequeño comercio deporte: la música de los Beach Boys, películas como El Club de las temas de comercio, Yolanda, y le contó su ex- frente a otro tipo de Olas (Step into liquid), sudaderas, chanclas o go-slowers según la ma- periencia en la transformación de su tienda. Su establecimientos con más rina estadounidense y una estupenda tabla BIC-9’0’’ Classic Long respuesta fue clara y concisa: recursos es la personalización. Board que le costó buena parte de sus ahorros, pero que hacía sus –¡Claro, mujer! Lo que ocurre es que, además de Eva encuentra en la personalización la forma de delicias cada vez que se escapaba a algún punto de la costa cantá- serlo, hay que parecerlo. volver a ser “LA” en lugar de brica a cabalgar sobre las olas. –¿¡Cómo!? –exclamó Eva “UNA más”. La tecnología en Siendo ella una niña, sus padres abandonaron su querido Olejua –Verás, empieza por ponerte en el forma de música le ayuda a y se trasladaron a la cercana Estella buscando un futuro mejor para lugar de una persona que camina por concretar esa personalización e la familia. Poco tiempo después de instalarse inauguraron una tien- la calle buscando una tienda surfer –le identificar su negocio con una da de ropa, la primera que se abría en el pueblo dedicada exclusiva- planteó Yolanda–. ¿Crees que se fijaría imagen determinada, sacando mente al comercio textil y por ello era conocida como “LA tienda de en la tuya? mayor partido a los aparatos tecnológicos de los que ya ropa”. Eva fue creciendo a la misma velocidad que sus padres y la –Creo que no –Eva bajó los ojos, aver- dispone y convirtiéndose en propia Estella, hasta que el futuro de la tienda llegó a sus manos. Sus gonzada de no haberse dado cuenta de al- una referencia entre las padres decidieron que era el momento de jubilarse y descansar, des- go tan evidente–. Desde el exterior no hay personas que integran la tribu pués de haber dedicado toda su vida al negocio. Eva se hizo cargo demasiados detalles que indiquen que se surfer. de la empresa, lo cierto es que no tenía más alternativa. Hasta el mo- vendan este tipo de artículos. mento había compartido su vida entre el estudio, “LA tienda” y, có- –Entonces, ¿cómo esperas que com- mo no, el surf, y pensaba que era justo continuar con un negocio del pren si no hay nada que les induzca a en- que había comido durante gran parte de su vida. trar? –Yolanda terminó su comentario de Para entonces, Estella se había convertido en la quinta población forma tan rotunda como había empezado. con mayor número de habitantes de Navarra y hacía tiempo que “LA Eva comprendió así la diferencia entre tener una tien- tienda” había dejado de ser “LA” para convertirse en “UNA” tienda da con complementos surferos y una verdadero comercio especiali- de ropa igual al resto de las que proliferaban en la localidad. Eva sa- zado en surf. Tenía que conseguir que su establecimiento rezumara bía que tenía que hacer algo para que volviera a ser única, tal vez bus- olor a mar y la gente casi sintiera la arena en sus zapatos al salir del car éso que su profesor de la asignatura de empresas llamaba “el he- local. Mientras se tomaba una cerveza en la Plaza de los Fueros, pen- cho diferencial o ventaja competitiva”. só en el tema e intentó analizar qué era lo que le provocaba la sen- Una mañana de domingo y viento sur en la playa de Bakio, mien- sación placentera de beber una cerveza y lo que le inducía a tomar tras observaba a sus compañeros atrapando olas, se quedó obser- una de vez en cuando. La respuesta fue sencilla: el sabor, el olor, la vando a la gente que pasaba por el recién estrenado paseo marí- sensación de frescor... En realidad, los cinco sentidos se veían afec- timo. Muchas de las personas que veía vestían de acuerdo a la tados y con todos ellos disfrutaba la bebida: vista, oído, olfato, tacto inconfundible estética surfer. Ella misma llevaba un atuendo si- y gusto. Una luz se encendió dentro de su cabeza: algo semejante milar, al estilo de su “tribu”, una imagen que iba calando debía conseguir en su tienda. entre muchos de los jóvenes de hoy en día. El sentido de la vista era relativamente fácil de satisfacer: en un pri- Pensó que en algún sitio ten- mer momento bastaría con cambiar el color neutro de las paredes, y drían que adquirir la ropa estanterías por otros más refrescantes y renovar la distribución de los y los complementos, de expositores para lograr el protagonismo de los artículos propios del hecho, ella misma tenía que surf. Lo del oído pasaba por la música pero, hasta la fecha, había de- emplearse a fondo y aprovechar sus escapadas a la dicado sus ahorros a viajar en lugar de adquirir música de forma líci- costa para comprar los artículos que deseaba. Ha- ta, de manera que su discografía solamente podía escucharse sin bía encontrado el famoso hecho diferencial: iba a riesgo en su reproductor de MP3. Además, su único equipo de mú- reconvertir “una tienda de ropa” en “LA única tien- sica estaba instalado en su habitación preferida. Una vez más acu- da de ropa surfer” de Estella. dió a su infalible amiga Yolanda, pero esta vez no fue tan eficaz co- El primer paso fue contactar con proveedores mo ella esperaba. de ropa y complementos de línea surfista. No resul- –No controlo muy bien lo de la música, ni en el plano legal ni en el tó difícil porque Eva disponía de un buen número de re- técnico, pero podrías llamar a Maite, de CEIN, que entiende de tec- laciones en el sector, fruto de su carácter abierto y su asidua asis- nología y de cables. Seguro que ella te puede ayudar. tencia a campeonatos y concentraciones de su tribu. El segundo Efectivamente, tal como había vaticinado Yolanda, Maite le aten- paso consistió en iniciar la propia comercialización y aquí se com- dió con una sonrisa en la boca y una buena disposición. plicaron las cosas. Después de varios meses el resultado no fue el –Eva, ¿tienes ordenador en la tienda? –le preguntó Maite. esperado y Eva no tenía muy claro por qué.
  11. 11. Textil-Calzado +:Maquetación 1 12/11/07 01:56 Página 18 18 APOYO TÉCNICO A COMERCIO MINORISTA SERVICIO DE GABINETE TÉCNICO COMERCIAL APLICACIONES TIC EN EL SECTOR TEXTIL Y CALZADO 19 –Sí, claro, lo utilizo para llevar las cuentas, las ventas y el almacén Por esas razones que nadie –respondió Eva–. Me resulta un cacharro muy útil. entiende pero confirman que el –Podrías utilizarlo para reproducir la música en la tienda. Tiene va- mundo gira a su aire y que no rias ventajas: te ahorras un nuevo reproductor de CD, “ampli” o mi- siempre controlamos nuestros nicadena; la calidad del sonido es igual a la de la mayoría de los equi- destinos, terminó por regentar una pos de música de gama media; las canciones se almacenan en el zapatería en la Avenida de Ron- disco duro del ordenador y no tienes que manipular los compactos cesvalles, en Pamplona. Cuando de un lado a otro y, además, hay programas de ordenador, algunos se hizo cargo del establecimien- incluso gratuitos, que permiten ordenar las diferentes canciones por to tenía el mismo aspecto grupos y reproducirlos en función de las condiciones que a ti te inte- con el que se había inaugu- resen: hora, mes, estación... rado cincuenta años antes: –Qué bien, Maite, pero ¿esto es legal? –el tema generaba una gran inmensas estanterías llenas de inquietud en Eva. cajas rectangulares y un esca- –Siempre que adquieras la música legalmente no hay problema parate en el que se alienaban, a modo de soldados ejerci- tando la instrucción militar, un innumerable surtido de zapatos. Ne- Dado el carácter estacional y –puntualizó Maite–. Si quieres ahorrarte algo de dinero al adquirirla los diferentes periodos de gros y marrones para ellos y alguna que otra licencia de color para podrías comprarla por Internet. Es más barata porque no tienes que ofertas y rebajas, disponer de ellas, pero nada más allá de un tono crema o gris rompedor. El mar- pagar el coste del propio CD ni el de la distribución. Además, la al- una herramienta informática co del escaparate y la puerta de entrada eran de madera, pintados que permita el cambio macenas directamente en el ordenador y la dejas lista para su repro- de un marrón neutro que pasaba desapercibido hasta para las per- dinámico y bajo demanda del ducción. También tendrás que pagar algo por utilizarla en tu negocio sonas más observadoras del barrio. contenido de un escaparate pero no es demasiado dinero. El tiempo pasaba despacio por delante del escaparate. Más que hasta convertirlo en un punto Hoy en día, la tienda de Eva es el centro de la comunidad surfer de una tienda parecía una máquina del tiempo. Fuera todo evoluciona- de información del propio la comarca, no sólo porque proporciona artículos y complementos ba, los ciclos anuales se repetían una y otra vez: el frío y las lluvias del sector, puede agilizar y de este tipo de indumentaria, también porque en ella se puede en- invierno, la alegre primavera, el caluroso verano y el melancólico y flexibilizar la relación con el contrar información y noticias de interés sobre el tema. Si alguien cliente potencial y hacer mucho nostálgico otoño se sucedían una y otra vez, como una rueda sin fin. más atractiva la imagen del quiere saber cuándo se va a celebrar el próximo “Billabong pro” de La gente cambiaba su forma de vestir: la longitud de las faldas de las negocio a un precio realmente Mundaka o cuál es la previsión de olas en la Zurriola para el próximo chicas subía y bajaba como si de una marea se tratara, los colores competitivo. fin de semana, la tienda de Eva es el lugar donde averiguarlo. del arco iris iban saltando de persona en persona sin posarse ni una Eva está trabajando ahora en el sentido del olor. Se dio cuenta de sola vez en el marrón neutro de la tienda de Iñaki. Parecía que el tiem- que una leve corriente de aire salía de la tienda y pensó que a los vi- po transcurría a zancadas por delante del escaparate, pero también sitantes les resultaría inolvidable que, unido al flujo de aire pudiera in- parecía que no tenía ningún interés en detenerse y hacer una visita a tuirse el aroma del mar, el olor del salitre y la crema de protección so- su zapatería. lar; y aún sorprendería más si pudiera captarse desde la misma acera. Iñaki contaba con una clientela extremadamente fiel que, presa de No tiene muy claro lo que dicen las ordenanzas municipales sobre el sus costumbres, siempre adquirían los mismos zapatos, las mismas tema y está depurando el mecanismo de difusión del olor a playa, pe- zapatillas, una y otra vez, año tras año... Iñaki observaba que esa ro ninguna de las dos cuestiones parece una dificultad insalvable que clientela envejecía poco a poco y que el tiempo, que se negaba a en- vaya a detenerla. trar en su establecimiento, se la llevaba al mismo ritmo cansino pero implacable. Su negocio navegaba rumbo a la desaparición. El volumen de sus Las TIC pueden proporcionar útiles herramientas clientes y sus ventas disminuía lenta pero incesantemente. Algo te- para los escaparates de los comercios nía que hacer... Su amigo José Martín, además de incondicional del Athletic, tam- Iñaki había estudiado derecho y había elegido las leyes porque era bién era un asiduo de la zapatería de Iñaki. Una tarde de primavera de aquellas personas que opinaban que se podía cambiar el mundo acudieron juntos a las inmediaciones de El Sadar, vestidos de gala desde dentro, aunque nunca llegó a ejercer de “picapleitos”. Había para la ocasión, comieron un suculento chuletón y, tras una reñida nacido en Bilbao, bilbaíno de pro, socio y compromisario de su ama- partida de mus, fueron al campo de fútbol a ver a su equipo que ju- do Athletic Club de Bilbao y buen amigo de sus amigos, siempre es- gaba como visitante contra Osasuna. En el descanso, el Athletic per- taba dispuesto a echar un “pote” y un cable al que se lo demandara. día por 1-0 y mientras procedían a dar cuenta del bocadillo y el puro Algunos de sus inseparables, con mucho cariño, le apodaban Igna- de turno, Iñaki le planteó a su amigo lo precario del estado de su ne- tius O´Reilly por el protagonista de La conquista de los necios. Él nun- gocio. ca lo había entendido; al fin y al cabo poco tenía que ver con seme- –El problema es evidente –le explicó José Martín–. ¿Cómo espe- jante personaje, pero lo aceptaba con vehemencia y con el mismo ras que alguien entre en tu zapatería si está igual que en la posgue- cariño con el que le habían atribuido dicho apodo.
  12. 12. Textil-Calzado +:Maquetación 1 12/11/07 01:56 Página 20 20 APOYO TÉCNICO A COMERCIO MINORISTA SERVICIO DE GABINETE TÉCNICO COMERCIAL APLICACIONES TIC EN EL SECTOR TEXTIL Y CALZADO 21 rra? Tienes que permitir que la influencia del tiempo afecte a toda la Buscando una posible solución llegó tienda y que ésta evolucione al ritmo de las modas y las tendencias. el partido de vuelta; Osasuna devolvía la –Puede que tengas razón, pero no sé cómo hacerlo –respondió visita al Athletic y allí estaban Iñaki y Jo- Iñaki, mientras exhalaba una enorme bocanada de humo azulado–. sé Martín para presenciarla. La liturgia Al fin y al cabo los zapatos, zapatos son. se había repetido al pie de la letra: po- El Athletic consiguió terminar el partido en un empate ramplón a teo por el casco viejo, chuletón y un gol y con reparto de puntos. Aquel encuentro no iba a quedar im- partida de mus en el txoko de preso ni en la retina ni en el recuerdo de Iñaki, pero sí la conversación José Martín y partido en la tri- con José Martín. Decidió emplear un tiempo en observar el funcio- buna principal. En aquella namiento de otros establecimientos del barrio. Después de dar mu- ocasión “los leones” estaban chas vueltas encontró tres casos que le llamaron la atención. dando buena cuenta del Una farmacia cercana abrió sus puertas en la misma época que la equipo navarro: 4-1 en el zapatería pero había sabido envejecer mejor que ésta. Su escapara- descanso. El bocadillo y el te, al igual que el del negocio de Iñaki, no había sufrido apenas cam- puro hicieron acto de presencia y bio alguno desde que se fundó. Pero cada generación de pamplo- también la conversación sobre la neses que pasaba por delante se detenía a contemplarlo. ¿Qué era zapatería. lo que les llamaba tanto la atención? La respuesta era una maqueta –¿Qué, Iñaki, has encontrado la forma de ha- de anatomía, a escala natural, una reproducción del cuerpo humano cer que el tiempo entre en tu tienda y no pase de largo? –le pregun- cuyas vísceras se venden por entregas, una semana el hígado, otra tó José Martín. el intestino, el cráneo y, por último, la carcasa transparente con for- –Más o menos... ma de persona que sirve para protegerla y dejar que se vea su inte- “Ignatius” le puso al día sobre sus investigaciones y le explicó que rior. Toda una tradición en Pamplona, todo pamplonés que se precie necesitaba encontrar “algo” que llamara suficientemente la atención conocía la farmacia del “cuerpo humano” y cualquiera sabía ubicar- y que cambiara de forma casi permanente, pero que no había dado la en caso de necesidad. con ello todavía. José Martín le comentó que, cerca de su vivienda, También le llamó la atención una tienda de televisores, equipos de había una tienda de música de las de antes, no tenían CD, ni DVD, ni música y electrónica de gran consumo. Tenían expuesto un enorme música enlatada. Se dedicaban a vender instrumentos, partituras e, televisor de plasma de 43 pulgadas que llenaba casi todo el escapa- incluso, ofrecían conciertos para bodas y celebraciones. Lo que lla- rate, un aparato que casi todo el mundo desearía tener en su casa, maba la atención de José Martín no era el tipo de artículos que ven- aunque más por el hecho de tener una casa de las dimensiones ade- dían –nunca había sido muy aficionado a la música clásica– si no que cuadas para albergarlo. El televisor siempre estaba encendido, pro- el escaparate entero era una pantalla plana de televisión. yectando alguna película en su pantalla y, siempre también, había –Sí, esa idea ya la he visto –convino Iñaki. Y añadió socarrón–: alguien mirándola, especialmente la chavalería del barrio. Hiciera ¿Qué tipo de contenidos podría ofrecer en la zapatería? ¿Quizá la pe- el tiempo que hiciera pasaban las horas muertas mirando la pan- lícula El gato con botas? talla. Es cierto que no se cobraba entrada por ver la película, pero José Martín siguió con su explicación sin caer en la provocación también estaba claro que se acordarían de la tienda la próxima de “Ignatius”. La gran pantalla de la que hablaba, además de ofrecer vez que tuvieran que comprar un MP3 o un discman. imágenes de actuaciones, como la del último concierto de Año Nue- El último ejemplo lo encontró en un viaje a Madrid. Mientras es- vo de Viena y su inseparable Marcha Radetzky, también servía para peraba la llegada del próximo tren, se encontró mirando una pan- publicitar los diferentes artículos y servicios musicales que ofertaba talla de televisión que colgaba del techo en la mitad del andén. So- la tienda e informar a los transeúntes sobre la agenda de conciertos lamente proporcionaba información sobre el servicio de metro, la y actividades musicales de la ciudad. meteorología, imágenes de las noticias y algunos anuncios publici- –Pero para averiguar lo que a mí me interesa tendría que esperar tarios, y todo en el más absoluto silencio. Miró a su alrededor y mu- pacientemente a que apareciera –le interrumpió Iñaki–. Si dispones chos de los pasajeros se encontraban en la misma tesitura, mirando del suficiente tiempo libre quizá puedas pasar las horas muertas mi- casi sin pestañear la silenciosa pantalla aunque repitiera, una y otra rando y esperando... vez, los mismos contenidos. A José Martín empezaban a ponerle nervioso las protestas de su El caso del muñeco de anatomía era difícilmente transplantable a amigo pero se repuso y siguió con su explicación. La realidad era bien su negocio, no veía cómo un enorme zapato medio descuartizado iba diferente a la que dibujaba Iñaki: la gran pantalla de la tienda de mú- a llamar la atención de su futura clientela. En Pamplona tampoco ha- sica estaba pegada al cristal del escaparate y era táctil. bía metro, sólo la futura estación de autobuses. Así que se quedó con –¿Táctil? –la pregunta de Iñaki estaba más dirigida a sacar de qui- la segunda opción, necesitaba algo que llamara la atención y que cio a su amigo que a obtener una respuesta concreta. cambiara casi permanentemente, pero ¿qué? José Martín respiró hondo.

×