Comentario de texto literario
Elegía a Ramón Sijé
Miguel Hernández (Orihuela, 1910- Alicante, 1492) es un autor
incluido e...
Podemos observar que es un poema plagado de recursos
literarios, característica propia de la poesía del autor.
Destacaremo...
destacaré el vocativo intensificador de la amistad que Miguel y
Ramón tenían: “compañero del alma”.
Anabel Santana Herrera
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Anabel santana herrera

844 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
844
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Anabel santana herrera

  1. 1. Comentario de texto literario Elegía a Ramón Sijé Miguel Hernández (Orihuela, 1910- Alicante, 1492) es un autor incluido en la Generación del 27, aunque escribe con posterioridad, de ahí que lo llamaran “genial epígono” . Cuando es retenido en la cárcel, su mujer va a verlo y le comenta que ella y su hijo solo tienen para comer pan y cebolla y el ilustre poeta se libera de su rabia e impotencia ante esta situación escribiéndole el poema “Nanas de la cebolla”. En 1936 publica El Rayo que no Cesa, libro de poemas en el que se encuentra incluido el poema que vamos a analizar, titulado “Elegía a Ramón Sijé”. Este poema es una elegía que posee por tema el terrible lamento ante la muerte de Ramón Sijé, su gran amigo, que tanto lo ayudó en su carrera profesional. En el momento de su fallecimiento, se encontraban distanciados debido a sus diferencias ideológicas, de ahí que los 2 últimos versos del poema sean: “tenemos que hablar de muchas cosas, / compañero del alma, compañero“. El poema está claramente dividido en dos partes: primero expresa su rabia y dolor por la pérdida prematura de su amigo, y después se imagina un hipotético regreso de este a la vida. Nos encontramos frente a un largo poema de 16 estrofas: las 15 primeras tienen 3 versos endecasílabos y forman tercetos encadenados, debido a que la rima consonante del 2º verso coincide con la de los versos 1º y el 3º de la estrofa siguiente. En cuanto al verso restante, tiene 4 versos, también endecasílabos, que forman un serventesio.
  2. 2. Podemos observar que es un poema plagado de recursos literarios, característica propia de la poesía del autor. Destacaremos, en primer lugar, que el léxico cambia sustancialmente en las dos partes del poema. En la primera, manifiesta sentimientos de dolor y rabia y podemos observar que el autor se expresa mediante palabras cargadas de connotaciones negativas, aludiendo a la muerte mediante múltiples metáforas como “un manotazo duro, hachazo invisible y homicida, un empujón brutal te ha derribado“. También se puede apreciar el dolor que siente el poeta ante la muerte de su amigo por el uso de hipérboles, como “no hay extensión más grande que mi herida “ o “por doler me duele hasta el aliento“ que intensifican su estado de ánimo desesperado . Esa misma sensación de desconsuelo se manifiesta mediante paralelismos que expresan su rabia y desconsuelo intenso (“no perdono a la muerte enamorada, no perdono a la vida desatenta, no perdono ni a la tierra ni a la nada“) . Miguel Hernández expresa su rabia mediante la expresiva metáfora “en mis manos levanto una tormenta”. Finalmente destacaremos la aliteración del sonido “r” (“quiero apartar a tierra parte a parte”). En la segunda parte, el autor se consuela con la esperanza de que en un futuro su amigo regrese y, por ello, observamos un vocabulario bien distinto, con palabras que sugieren connotaciones positivas, además de cambios en el tono y tiempo de los verbos. En esta parte destacan las metáforas como “disputando tu novia y las abejas”, ”llama a un campo de almendras espumosas” o “a las aladas almas de las rosas del almendro de nata requiero”, que se aluden a la naturaleza, porque para Miguel Hernández es algo muy positivo. Finalmente
  3. 3. destacaré el vocativo intensificador de la amistad que Miguel y Ramón tenían: “compañero del alma”. Anabel Santana Herrera

×