Larra

611 visualizaciones

Publicado el

Presentación sobre el articulista español Mariano José de Larra (incluye un fragmento de un artículo)

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
611
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
13
Acciones
Compartido
0
Descargas
20
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Larra

  1. 2. Mariano José De LARRA (1809-1837)
  2. 3. Nació en Madrid, aunque pasó sus primeros años en Francia debido al exilio se su padre, un médico ilustrado que se había comprometido con el gobierno que Napoleón impuso en España: era, pues, como se decía en la época, un afrancesado
  3. 4. Su familia vuelve a España gracias a una amnistía, y Larra estudia en Madrid. Sin embargo, su vocación será la de periodista, y a los 19 años publica un folleto mensual titulado El Duende Satírico del Día . Con él comenzará su trayectoria de crítico de la sociedad, la política y la cultura españolas de su tiempo, a las que censuraba por anquilosadas y ancladas en el pasado, opuestas por sistema a toda influencia exterior
  4. 5. La fama le llegará con la revista El pobrecito hablador, en la que escribe con el seudónimo de Juan Pérez de Munguía . Mantendrá esta costumbre en años sucesivos, en los que firmará como Fígaro. Escribe también teatro y novela Debido a un desengaño amoroso, se suicida a la edad de 29 años
  5. 6. Larra ha quedado como modelo del articulismo político por su capacidad de observación, su espíritu crítico y su humor, a veces sarcástico. En ocasiones lo que dice y cómo lo dice todavía tienen vigencia hoy en día Aquí tenéis una muestra de su prosa periodística: “ ¿No se lee en este país porque no se escribe, o no se escribe porque no se lee?” Esta breve dudilla se me ofrece hoy, y nada más. Terrible y triste cosa me parece escribir lo que no ha de ser leído; empero más ardua empresa se me figura a mí, inocente que soy, leer lo que no se ha escrito. [...] ¡Maldito Gutenberg! ¿Qué genio maléfico te inspiró tu diabólica invención? ¿Pues imprimieron los egipcios y los asirios, ni los griegos ni los romanos? ¿Y no vivieron, y no dominaron? ¿Que eran más ignorantes, dices? ¿Cuántos murieron de esa enfermedad?

×