1
Todos los derechos reservados. - Pág. 1
Working Paper Nº 38
Programa Teoría de las Relaciones
Internacionales
Un recorri...
2
Todos los derechos reservados. - Pág. 2
Indice
Norberto Bobbio----------------------------------------------------------...
3
Todos los derechos reservados. - Pág. 3
Enrrique Dusell-----------------------------------------------------------------...
4
Todos los derechos reservados. - Pág. 4
Norberto Bobbio
El autor comienza señalando que “dos términos antitéticos pueden...
5
Todos los derechos reservados. - Pág. 5
Por su parte, la situación de paz se da cuando no hay guerra, cuando no se consi...
6
Todos los derechos reservados. - Pág. 6
agregados humanos. Pone como ejemplo a la Sociedad de las Naciones y las Nacione...
7
Todos los derechos reservados. - Pág. 7
Bobbio señala que en el momento que escribió la paz reposaba exclusivamente sobr...
8
Todos los derechos reservados. - Pág. 8
depender de una extensión progresiva de los Estados democráticos y de la democra...
9
Todos los derechos reservados. - Pág. 9
- “Tercero activo”22: aparece únicamente en el Estado agosnista. Se trata de una...
10
Todos los derechos reservados. - Pág. 10
un número limitado de Estados. Durante siglos solamente la se conoció la figur...
11
Todos los derechos reservados. - Pág. 11
voluntad de los Estados lo cual hace que todos los avenes que se puedan dar so...
12
Todos los derechos reservados. - Pág. 12
La convergencia de los factores se vio alentada por la existencia de “factores...
13
Todos los derechos reservados. - Pág. 13
3. Hay mucha literatura sobre medio interestatal pero no sobre la sociedad
tra...
14
Todos los derechos reservados. - Pág. 14
El autor establece que “en la ciencia social contemporánea se pueden distingui...
15
Todos los derechos reservados. - Pág. 15
heterogéneo. Pero con una notable flexibilidad, es decir capacidad para absorb...
16
Todos los derechos reservados. - Pág. 16
El autor comienza reflexionando sobre el concepto de orden en general y señala...
17
Todos los derechos reservados. - Pág. 17
1. Sistema internacional de Estados: son soberanos aunque no quita que en algú...
18
Todos los derechos reservados. - Pág. 18
5. El fin de mantener las promesas hechas que se encuentra reflejado en el pri...
19
Todos los derechos reservados. - Pág. 19
Respecto a la idea de sociedad internacional señala que a lo largo de la histo...
20
Todos los derechos reservados. - Pág. 20
las relaciones y da como ejemplo el comercio y la industria. El segundo punto ...
21
Todos los derechos reservados. - Pág. 21
Respecto a la “variable sistema internacional” Krasner lo describe como un ámb...
22
Todos los derechos reservados. - Pág. 22
Estos dos tipos de soberanía se relacionan con a autoridad y control, y no nec...
23
Todos los derechos reservados. - Pág. 23
2. Contratos: se comprometen con determinadas políticas a cambio de recibir ci...
24
Todos los derechos reservados. - Pág. 24
Dada la ausencia de instituciones que puedan hacer valer su autoridad y la pre...
25
Todos los derechos reservados. - Pág. 25
suficiente y son fuera muchos casos los gobernantes. Por último se señala que ...
26
Todos los derechos reservados. - Pág. 26
Respecto al entendimiento de la política como “interacción cooperativa-competi...
27
Todos los derechos reservados. - Pág. 27
búsqueda del poder ya que sólo con el poder militar el Estado puede sobrevivir...
28
Todos los derechos reservados. - Pág. 28
locales ds e los Estados. El análisis de Modelski establece que la existencia ...
29
Todos los derechos reservados. - Pág. 29
En este paradigma la “variable sistema internacional” “…es considerada como re...
30
Todos los derechos reservados. - Pág. 30
global es un grupo de estrategias con instrucciones, agendas, que son puestas ...
31
Todos los derechos reservados. - Pág. 31
disciplina ha cambiado mucho y al momento de escribir se encuentra en el denom...
32
Todos los derechos reservados. - Pág. 32
Comienza mencionando que la que denomina globalización depredadora ha erosiona...
33
Todos los derechos reservados. - Pág. 33
globalización desde arriba. Y como tercer punto destaca el inevitable impulso ...
34
Todos los derechos reservados. - Pág. 34
conceptualizan sobre las formas de dominación; teorías que analizan las formas...
35
Todos los derechos reservados. - Pág. 35
defendida por el neoliberalismo porque a este fenómeno lo entiende no solament...
36
Todos los derechos reservados. - Pág. 36
la “naturaleza humana” de la sociedad liberal-capitalista, 3) la naturalizació...
37
Todos los derechos reservados. - Pág. 37
Conclusión Parcial
Por medio de un análisis situado del conocimiento el autor ...
Relaciones internacionales
Relaciones internacionales
Relaciones internacionales
Relaciones internacionales
Relaciones internacionales
Relaciones internacionales
Relaciones internacionales
Relaciones internacionales
Relaciones internacionales
Relaciones internacionales
Relaciones internacionales
Relaciones internacionales
Relaciones internacionales
Relaciones internacionales
Relaciones internacionales
Relaciones internacionales
Relaciones internacionales
Relaciones internacionales
Relaciones internacionales
Relaciones internacionales
Relaciones internacionales
Relaciones internacionales
Relaciones internacionales
Relaciones internacionales
Relaciones internacionales
Relaciones internacionales
Relaciones internacionales
Relaciones internacionales
Relaciones internacionales
Relaciones internacionales
Relaciones internacionales
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Relaciones internacionales

751 visualizaciones

Publicado el

Relaciones internacionales: recuento histórico y teórico

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
751
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
1
Acciones
Compartido
0
Descargas
18
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Relaciones internacionales

  1. 1. 1 Todos los derechos reservados. - Pág. 1 Working Paper Nº 38 Programa Teoría de las Relaciones Internacionales Un recorrido por la Teoría de las Relaciones Internacionales: de Norberto Bobbio a Noam Chomsky CAEICentro Argentino de Estudios Internacionales by Melisa Galvano.
  2. 2. 2 Todos los derechos reservados. - Pág. 2 Indice Norberto Bobbio--------------------------------------------------------------------------------------Pág. 4 Stanley Hoffmann -----------------------------------------------------------------------------------Pág.11 Hedley Bull --------------------------------------------------------------------------------------------Pág.16 Stephen Krasner ------------------------------------------------------------------------------------Pág.21 Fluvio Attiná------------------------------------------------------------------------------------------ Pág.26 Kepa Sodupe------------------------------------------------------------------------------------------Pág.31 Richard Falk-------------------------------------------------------------------------------------------Pág.33 Scott Burchill y Terry Nardin ----------------------------------------------------------------------Pág.34 Edgardo Lander---------------------------------------------------------------------------------------Pág.36 Enrrique Dusell--------------------------------------------------------------------------------------- Pág.37 Jean Baptiste Duroselle-----------------------------------------------------------------------------Pág.38 Immanuel Wallerstein--------------------------------------------------------------------------------Pág.41 Ana Mirka Seitz----------------------------------------------------------------------------------------Pág.44 Manoranjan Mohanty-------------------------------------------------------------------------------Pág.51 Kjell Goldmann----------------------------------------------------------------------------------------Pág.52 Michael Hardt y Negri------------------------------------------------------------------------------ Pág.56 Noam Chomsky-------------------------------------------------------------------------------------- Pág.58 Eric Hobsbawm----------------------------------------------------------------------------------------Pág.60 Alain Joxe-----------------------------------------------------------------------------------------------Pág.62 James Barber-------------------------------------------------------------------------------------------Pág.63 Bloque I-------------------------------------------------------------------------------------------------Pág.4 Norberto Bobbio--------------------------------------------------------------------------------------Pág. 4 Stanley Hoffmann -----------------------------------------------------------------------------------Pág.11 Hedley Bull --------------------------------------------------------------------------------------------Pág.16 Stephen Krasner ------------------------------------------------------------------------------------Pág.21 Fluvio Attiná------------------------------------------------------------------------------------------ Pág.26 Kepa Sodupe------------------------------------------------------------------------------------------Pág.31 Richard Falk-------------------------------------------------------------------------------------------Pág.33 Scott Burchill y Terry Nardin ----------------------------------------------------------------------Pág.34 Edgardo Lander---------------------------------------------------------------------------------------Pág.36
  3. 3. 3 Todos los derechos reservados. - Pág. 3 Enrrique Dusell--------------------------------------------------------------------------------------- Pág.37 Jean Baptiste Duroselle-----------------------------------------------------------------------------Pág.38 Immanuel Wallerstein--------------------------------------------------------------------------------Pág.41 Ana Mirka Seitz----------------------------------------------------------------------------------------Pág.44 Manoranjan Mohanty-------------------------------------------------------------------------------Pág.51 Kjell Goldmann----------------------------------------------------------------------------------------Pág.52 Michael Hardt y Negri------------------------------------------------------------------------------ Pág.56 Noam Chomsky-------------------------------------------------------------------------------------- Pág.58 Eric Hobsbawm----------------------------------------------------------------------------------------Pág.60 Alain Joxe-----------------------------------------------------------------------------------------------Pág.62 James Barber-------------------------------------------------------------------------------------------Pág.63 Bibliografía-----------------------------------------------------------------------------------------------Pág.74
  4. 4. 4 Todos los derechos reservados. - Pág. 4 Norberto Bobbio El autor comienza señalando que “dos términos antitéticos pueden estar en una relación de contradicción, por la que uno excluye al otro y ambos excluyen a un tercero, o de contradicción, por la que uno excluye a otro pero ambos no excluyen a un tercero intermedio”1. El par guerra-paz, en algunas ocasiones puede ser “contradictorios”, cuando se define a la paz como ausencia de guerra y a esta como la condición carente de paz y en otras circunstancias pueden ser “contrarios” cuando ambas situaciones, ya sea de paz o guerra son consideradas como polos extremos entre los cuales se pueden configurar situaciones intermedias2.Tradicionalmente se los considera en una relación de contradicción entendiendo que no hay guerra no hay paz y viceversa. Se señala que los dos términos de una antítesis pueden ser definidos uno independientemente del otro, o uno por medio del otro en ese sentido los términos son definidos por presentarse en pareja, siendo uno el “fuerte” y otro el “débil”. Respecto a los conceptos de guerra-paz, el primero es el fuerte porque refiere a la situación más relevante con lo cual se establece que el hombre comenzó a reflexionar sobre la paz a partir de la existencia de la guerra. Respecto al estado de guerra, señala que existe “cuando dos o más grupos políticos se encuentran en una relación de conflicto cuya solución es dejada al uso de la violencia”3. Señala que usa el término grupo político en el sentido weberiano puesto que es más amplio que el término estado. La guerra como solución de conflicto es el último mecanismo al que se recurre cuando ya se han agotado todas las instancias. En primer lugar, la guerra siempre es una fuerza ejercida colectivamente y en segundo término no debe ser una violencia esporádica, discontinua y sin consecuencias relevante. La situación de conflicto se da cuando “la necesidad o los intereses de un individuo o grupo son incompatibles con los de otro individuo o grupo y por tanto no pueden ser satisfechos sino en perjuicio de uno o de otro”4. El caso más típico es la competencia de muchos por la posesión de bienes escasos se encuentra en otro estado. En estos casos cuando se habla de fuerza se hace referencia al uso de medios capaces de infligir sufrimiento físico con lo cual no se incluye a otro tipo de violencia como puede ser la psicológica, no porque se niegue pero esta es la que distingue la guerra de otras formas de ejercicio del poder. 1 Bobbio, Norberto en Fernández Santillán, José (comp.) “Norberto Bobbio: el Filósofo y la Política”, FCE, México, 1996, Capítulos “Paz” y “Democracia y Relaciones Internacionales” Pág.311 2Bobbio, Norberto en Fernández Santillán, José (comp.) “Norberto Bobbio: el Filósofo y la Política”, ob.cit. Pág. 311-312 3 3 Bobbio, Norberto en Fernández Santillán, José (comp.) “Norberto Bobbio: el Filósofo y la Política”, ob.cit. Pág. 14 4 Bobbio, Norberto en Fernández Santillán, José (comp.) “Norberto Bobbio: el Filósofo y la Política”, ob.cit. Pág. 315
  5. 5. 5 Todos los derechos reservados. - Pág. 5 Por su parte, la situación de paz se da cuando no hay guerra, cuando no se considera al ejercicio de la violencia como una forma de resolución de conflictos. El estado de paz no excluye el conflicto, dos grupos pueden estar en permanente estado de conflicto sin estar en guerra. La distinción entre situaciones donde los conflictos son solucionados por medio de acuerdos o por medio de la violencia, corresponde a la siguiente división: “Estado agonista, regido por reglas sustancias y procedimentales que prevén varias formas de conflicto y solución pacífica...”5 Define al Estado polémico como aquel que “aún previendo reglas para la solución de las controversias, no excluye el recurso al uso de la fuerza, aunque esté también en algunos casos se encuentre regulado por normas”6. Esta distinción es mucho más clara dentro de los grupos políticos donde existe un aparato para el ejercicio del monopolio del uso de la fuerza que en las relaciones externa en donde ninguno posee tal monopolio respecto de los demás. Esto no significa que en las relaciones internacionales no existan reglas para la solución pacífica de controversias, pero lo que se destaca es que dichas reglas son menos eficaces porque no existe un poder coercitivo superior a los contrayentes. Bobbio señala que si bien la paz es un valor deseable habría que preguntarse si es un valor supremo. En ese sentido destaca que los valores muchas veces dependen del momento y contexto en el que se encuentre, por ello establece que se pueden distinguir tres situaciones típicas en que un fin al que se le atribuye un valor positivo permite dar un juicio positivo de la guerra como medio: 1. “Guerra- Derecho”7: existen dos situaciones en que la guerra y el derecho no se presentan como términos antitéticos. Uno como medio para el restablecimiento del derecho violando y el segundo argumento se basa en la guerra como medio para instaurar un nuevo derecho, esto sería la guerra como revolución entendiendo esto como un conjunto de hechos coordinados para abatir al viejo orden jurídico e imponer uno nuevo. 2. “Guerra – Seguridad”8: entendida en su aspecto externo, la salvación del Estado es la ley suprema tanto para los gobernantes como para los gobernados. 3. “Guerra- Progreso”9: Por un lado tiene que ver con los avances tecnológicos y científicos que impulsa la guerra como progreso y por otro lado se refiere al progreso de la humanidad entendido en términos de que la guerra hace posible la unificación de cada vez mas 5 Bobbio, Norberto en Fernández Santillán, José (comp.) “Norberto Bobbio: el Filósofo y la Política”, ob.cit. Pág. 315 6 Bobbio, Norberto en Fernández Santillán, José (comp.) “Norberto Bobbio: el Filósofo y la Política”, ob.cit. Pág. 315 7 Bobbio, Norberto en Fernández Santillán, José (comp.) “Norberto Bobbio: el Filósofo y la Política”, ob.cit. Pág. 320 8 Bobbio, Norberto en Fernández Santillán, José (comp.) “Norberto Bobbio: el Filósofo y la Política”, ob.cit. Pág. 320 9 Bobbio, Norberto en Fernández Santillán, José (comp.) “Norberto Bobbio: el Filósofo y la Política”, ob.cit. Pág. 320
  6. 6. 6 Todos los derechos reservados. - Pág. 6 agregados humanos. Pone como ejemplo a la Sociedad de las Naciones y las Naciones Unidas. Retomando el concepto de la paz como valor, destaca el rol que han desempeñado los pacifismos respecto a la teorización sobre la paz. En ese sentido identifica tres tipos de pacifismos (instituciones, ético e instrumental) de los cuales señala que en muchos casos son meramente modelos utópicos “Pacifismo institucional”10: considera que la causa principal de guerra se encuentra en la mala organización de reglas y normas de las relaciones de convivencia11. 1. “Pacifismo democrático”12: no apunta a la eliminación del estado, sino a que los gobernados tengan el poder de control sobre los gobernantes. Su evolución sería a que cuando todos sean democráticos no se llegaría al uso de la fuerza como resolución de conflictos, apunta a la sociedad universal de Estados. Su nivel de profundidad apunta a la organización política. 2. “Pacifismo socialista”13: considera a todo Estado como despótico con lo cual no cree en su transformación sino en la eliminación del mismo. Su nivel de profundidad apunta a la organización social. 3. “Pacifismo mercantil (Liberal)”14: apunta a la creencia de que el comercio y la no intervención del Estado facilita la solución pacífica de conflictos. Su nivel de profundidad apunta a la organización de producción. “Pacifismo instrumental”15: no se propone cambiar o destruir las instituciones sino quitar el poder de las manos de quienes tienen la capacidad de provocar y efectuar conflictos. Apunta a la política del desarme. “Pacifismo ético”16: busca la solución de la guerra en la naturaleza humana. En la hostilidad, en las pasiones y motivos que lo conducen a la guerra. Es el pacifismo más radical y considera que habrá guerra en tanto el hombre siga considerando al hombre como enemigo. 10Bobbio, Norberto en Fernández Santillán, José (comp.) “Norberto Bobbio: el Filósofo y la Política”, ob.cit. Pág. 328 11 Bobbio, Norberto en Fernández Santillán, José (comp.) “Norberto Bobbio: el Filósofo y la Política”, ob.cit. Pág. 328 12Bobbio, Norberto en Fernández Santillán, José (comp.) “Norberto Bobbio: el Filósofo y la Política”, ob.cit. Pág. 329 13Bobbio, Norberto en Fernández Santillán, José (comp.) “Norberto Bobbio: el Filósofo y la Política”, ob.cit. Pág. 330 14 Bobbio, Norberto en Fernández Santillán, José (comp.) “Norberto Bobbio: el Filósofo y la Política”, ob.cit. Pág. 330 15 Bobbio, Norberto en Fernández Santillán, José (comp.) “Norberto Bobbio: el Filósofo y la Política”, ob.cit. Pág. 332 16 Bobbio, Norberto en Fernández Santillán, José (comp.) “Norberto Bobbio: el Filósofo y la Política”, ob.cit. Pág. 332-333
  7. 7. 7 Todos los derechos reservados. - Pág. 7 Bobbio señala que en el momento que escribió la paz reposaba exclusivamente sobre el principio de equilibrio del terror y la estrategia de disuasión. Sobre esto señala que la mayor dificultad de la doctrina del equilibrio del terror es que basa su eficiencia sobre el temor recíproco lo cual considera la igual de fuerza. Esto es complejo de medir y lleva a que cada actor suponga que su adversario tiene más y mejores armas en lo cual encuentra un pretexto para aumentar su arsenal. En ese sentido señala que si bien el terror aplaza la guerra al mismo tiempo la vuelve más destructiva. Para analizar la variable de hegemonía en Bobbio es interesante recurrir a la conceptualización que hace sobre la figura del “tercero para la paz” del cual señala que en definitiva no logra consolidar ninguna solución porque carece de poder fáctico para obligar a las partes a tomar un compromiso que por voluntad propia no hacen. En ese sentido destaca que el estado naturaleza hobbesiano es el equilibrio de terror permanente basado en el temor recíproco del cual se debe salir. En un estado de equilibrio de fuerzas entre iguales, el único instrumento de paz es el acuerdo, pero para que éste sea eficaz es necesario que los contrayentes se consideren obligados a cumplir. En el capítulo sobre democracia y relaciones internacionales Bobbio vuelve a retomar el análisis de las dicotomías conceptuales y señala que las relaciones internacionales son comprendidas desde los siguientes conceptos17. - Democracia- Autocracia - Paz- Guerra - Autonomía – Heteronomía - Nomia – Anomia “Democracia - Autocracia”: Puede resolverse en la dicotomía “autonomía- heteronomía” “Guerra-Paz”: Puede resolverse por medio de “nomia-anomia” Esto muestra que la primera dicotomía es una subespecie de la segunda, dado que la democracia como la autocracia son dos formas de nomia, a las que se contrapone una situación anómica que es la guerra. Se pregunta Bobbio: “¿Es posible un sistema democrático internacional entre Estados autocráticos?” “¿Es posible un sistema autocrático internacional entre Estados democráticos?” Ante esto establece que los problemas debatidos son de esa naturaleza, y señala: a) Las democracias son más pacíficas que las autocracias; b) Admitiendo que las primeras son más pacíficas, la paz exterior puede 17 Bobbio, Norberto en Fernández Santillán, José (comp.) “Norberto Bobbio: el Filósofo y la Política”, ob.cit. Pág. 343
  8. 8. 8 Todos los derechos reservados. - Pág. 8 depender de una extensión progresiva de los Estados democráticos y de la democratización de la comunidad internacional; c)Si es posible ser democráticos en un universo que no lo es. Bobbio hace un repaso de la historia y filosofía política para dar cuenta al hecho de que la conexión de la democracia y el sistema internacional, sobre los límites que enfrenta un Estado internamente democrático en un sistema de Estados en su mayoría no democrático y cuya constitución no es democrática. Su objeto de estudio es el problema relativo a los obstáculos externos que encuentra un régimen democrático en su calidad de participante en una sociedad internacional que es de por si parcialmente anómica y en la que participan Estados no democráticos. De esto señala que el hecho de que la mayoría de Estados no sean democráticos es incontestable, con lo cual se va a concentrar sobre el segundo punto que refiere al sentido y motivo por el que la actual sociedad internacional no pueda definirse como democrática. Señala que los actúales Estados parten de las teorías contractualitas por medio de las cuales a lo largo del siglo XVII Y XVIII, reconocen como punto de partida la naturaleza como condición anómica que aún subsiste en la sociedad internacional como figura de guerra. El punto de llegada de esta evolución es el Estado civil, definido como una situación de paz estable aunque no perpetua, y el tránsito de una a otra se dio por medio del establecimiento de un conjunto de acuerdos entre los que figura primero el pacto de no agresión. - “Pacto de no agresión”18: puramente negativo. Consiste en el mutuo compromiso de las partes de excluir el uso de la violencia de sus relaciones. - “Pacto positivo”19: se define como aquel por medio del cual las partes se comprometen a establecer reglas que solucionen de forma pacífica sus conflictos. - “Estado polémico – Estado agonista”: Según Julien Freund20, el paso de uno a otro no implica la desaparición del conflicto, lo que cambia es la manera de resolver los conflictos. No se trata de una situación no conflictiva. Respecto a la “posibilidad y mecanismos de cambio”, el autor señala que el tránsito de un estado polémico a uno agonista implica la incorporación de la figura de un “Tercero”. - “Tercero pasivo”21: una actitud neutral que si bien no toma parte por ninguna de las dos partes también queda afuera de la solución del conflicto. 18 Bobbio, Norberto en Fernández Santillán, José (comp.) “Norberto Bobbio: el Filósofo y la Política”, ob.cit. Pág. 346 19 Bobbio, Norberto en Fernández Santillán, José (comp.) “Norberto Bobbio: el Filósofo y la Política”, ob.cit. Pág. 348 20 Bobbio, Norberto en Fernández Santillán, José (comp.) “Norberto Bobbio: el Filósofo y la Política”, ob.cit. Pág. 347
  9. 9. 9 Todos los derechos reservados. - Pág. 9 - “Tercero activo”22: aparece únicamente en el Estado agosnista. Se trata de una figura que interviene directamente en la solución del conflicto y del él depende en mayor o menor medida la solución según sea su responsabilidad. Hay diferentes tipos: 1. Mediador: establece la relación entre las partes pero no las sustituye en la búsqueda de soluciones. 2. Arbitro: las partes delegan la solución asumiendo el compromiso y quedan sometidos a él. 3. Juez: autorizado por una instancia superior para intervenir y poner fin al conflicto. Puede ser de dos tipos: con poder de coerción para obligar al cumplimiento de sus decisiones o sin autoridad de coerción. En el momento en que aparece la figura de juez, el estado agonista se transforma en un estado ulterior al que Bobbio llama “Estado pacífico” que nace del pacto que los iusnaturalistas llaman “pacto de sumisión”. En ese sentido, el autor señala que tomando la dicotomía de Freund, el propone agregar un tercer componente y formar una “tricotomía” en la cual el estado agonista se sitúa en una situación intermedia entre el estado de naturaleza y estado civil23. La “posibilidad de cambio” Bobbio justamente la ubica en este análisis puesto que entiende que para salir de la condición natural el punto de partida es el pacto de no agresión, por medio del cual las partes renuncian al uso de la fuerza. Sin embargo señala que el fin último del pacto es salir del estado de guerra solamente se logra cuando la prohibición del uso de la fuerza es garantizado por la constitución de una fuerza superior impuesta o por consentimiento. - Pacto democrático: debe tener dos condiciones: 1. El poder soberano sin importar quien lo ejerza no se debe extender por encima de las libertades y podes que los individuos o grupos gozan en el estado de naturaleza y que respete las libertades. 2. Para la toma de decisiones colectivas se deben establecer reglas que involucren a la comunidad entera. Respecto a la evolución que se ha dado en el sistema internacional considera que en siglos pasados cuando hubo pacto de no agresión entre miembros de la sociedad internacional fue solamente entre 21 Bobbio, Norberto en Fernández Santillán, José (comp.) “Norberto Bobbio: el Filósofo y la Política”, ob.cit. Pág. 348 22 Bobbio, Norberto en Fernández Santillán, José (comp.) “Norberto Bobbio: el Filósofo y la Política”, ob.cit. Pág. 348 23 Bobbio, Norberto en Fernández Santillán, José (comp.) “Norberto Bobbio: el Filósofo y la Política”, ob.cit. Pág. 348-349
  10. 10. 10 Todos los derechos reservados. - Pág. 10 un número limitado de Estados. Durante siglos solamente la se conoció la figura de mediador o árbitro, típico de un estado que ya no es polémico sino agonista pero aún no ha dado un salto cualitativo hacia un estado pacífico. Lo más cercano es la Corte Internacional de Justicia, aunque no tiene poder coercitivo para el cumplimiento de sus decisiones. Señala que hasta en la Sociedad de las Naciones y las Naciones Unidas los tipo de acuerdos entre Estados eran de tipo autocráticos. Respecto a la “variable de hegemonía” señala que la democracia internacional es un proceso trunco, porque se ha detenido en un nivel societario y no ha llegado al nivel político. En ese sentido destaca que las relaciones reales de poder que determinan los movimientos globales se establecen entre las grandes potencias, en el momento en que escribe era entre dos potencias basadas en el equilibrio del terror que según la definición hobbesiana de naturaleza humana se basa en el miedo recíproco. El proceso de democratización se ve trabado por lo que denomina “la anarquía entre iguales” y el “despotismo entre desiguales”. Actualmente, conviven modelos yuxtapuestos donde el nuevo no logra reemplazar al viejo porque no consolida un poder fuerte común y el viejo a su vez autoridad al nuevo. Establece que es difícil saber cual prevalecerá. Pese a ello le número de estados democrático va en aumento. Es posible señalar un sistema internacional doble, compuesto por dos órdenes idealmente incompatibles pero que coexisten en la práctica. Coexistentes uno del otro actúan de forma independiente. El principal efecto del fallido proceso de democratización del orden internacional es que la única manera de resolver los conflictos es el recurso de la violencia recíproca donde en última instancia se termina viendo el rol de los más fuertes y el peso de la hegemonía. Finalmente el autor señala que "... los Estados podrán ser todos democráticos sólo dentro de una sociedad internacional cabalmente democrática; sin embargo, esta última supone que todos los Estados que la conforman sean democráticos. Así, el cumplimiento de un proceso es obstaculizado por el incumplimiento del otro".24 Conclusión Parcial Del trabajo de Bobbio se concluye que al considerar la naturaleza conflictiva y la necesidad de regular la misma por lo cual trabaja con los conceptos de pacto de no agresión y pacto democrático. Reconoce que se ha avanzado en respecto al establecimiento de normas y reglas de conducta pero dada la falta de autoridad superior con poder coercitivo las mimas quedan en el planto de la propia 24Bobbio, Norberto en Fernández Santillán, José (comp.) “Norberto Bobbio: el Filósofo y la Política”, ob.cit. Pág. 359.
  11. 11. 11 Todos los derechos reservados. - Pág. 11 voluntad de los Estados lo cual hace que todos los avenes que se puedan dar solamente queden en el plano de los pactos de no agresión en el cual se prohíbe el uso de la fuerza pero no se establecen mecanismos reales de convivencia. . En este sentido también señala que el proceso de democratización del sistema ha quedado trunco porque aún con el establecimiento de pactos de no agresión la violencia se sigue siendo un recurso usado para la solución de conflicto. Stanley Hoffman El autor comienza haciendo un análisis sobre el surgimiento de relaciones internacionales como disciplina en Estados Unidos. Para el momento que escribe señala que era reciente el intento de estudiar la problemática entre conflicto y cooperación. Haciendo un estudio histórico establece que en el siglo XIX la sociología y ciencia política se emanciparon de la historia política y social, de la filosofía política y del derecho público. Respecto a las relaciones internacionales menciona la definición de Raymond Aron quien las define como “la actividad especializada de diplomáticos y soldados”. Y en ese sentido Hoffmann destaca que “había por cierto un país en el cual la política exterior estaba bajo controles y equilibrios internos, no conocía ninguna casta académica y sentía poco respeto por las reglas y rituales del pequeño y privilegiado grupo de iniciados de Europa: los Estados Unidos de América”25 que se mantenía distante del quehacer cotidiano de otros actores. Señala que el siglo XX trajo la democratización de la política exterior, la primera guerra mundial marcó el fin del viejo orden mundial que da lugar a los principios idealistas de Wilson y se enfrenta a los principios realistas de la época encabezados por Carr26 quien en su libro “Twenty Year Crisis” intenta hacer el primer trabajo científico sobre las relaciones internacionales. En términos del autor “el desarrollo de las relaciones internacionales como disciplina en los Estados Unidos resulta de la convergencia de tres factores Predisposición de los intelectuales,, circunstancias políticas y oportunidades institucionales” 27 Con esto hace referencia a que el final de la segunda guerra mundial se da una explosión de las ciencias sociales en general lo cual se encontró muy vinculado con la llegada de estudiosos inmigrados producto de la guerra que llegaban a los Estados Unidos con ideas de estudio y avances que le da a la ciencia un carácter más universal producto de las diferentes experiencias. 25 Hoffmann, Stanley, “Jano y Minerva. Ensayos sobre la guerra y la paz”,Ed. GEL., capítulos 1 y 5, Bs. As., 1991. Pág. 18 26 Hoffmann, Stanley, “Jano y Minerva. Ensayos sobre la guerra y la paz”, ob.cit.. Pág. 20 27 Hoffmann, Stanley, “Jano y Minerva. Ensayos sobre la guerra y la paz”, ob.cit.. Pág. 21
  12. 12. 12 Todos los derechos reservados. - Pág. 12 La convergencia de los factores se vio alentada por la existencia de “factores institucionales que actuaron como multiplicadores de la conexión política que no han existido y menos simultáneamente en otros lugares” 28. En primer lugar destaca el lazo más directo y visible entre el mundo académico y el mundo del poder haciendo que los intelectuales que no se queden al margen del poder sino que logran estar en lo que denomina “las cocinas del poder”. En segundo factor institucional es la red de fundaciones que alimentarios la investigación de las relaciones internacionales después de la guerra. El tercer factor fueron las universidades que tenían dos virtudes: por un lado eran flexibles a causa de su propia variedad que aseguraba competencia y especialización y también contaban con amplios departamentos de ciencia política que servían como matices para la disciplina. Respecto a los principales avances, el autor destaca el concepto de sistema internacional, las reglas del juego y el intento por estudiar las raíces políticas, la originalidad y los efectos de la interdependencia económica. No obstante estos avances y logros, las relaciones internacionales como disciplina han encontrado varios escollos en especial los relacionados al proceder científico y metodológico. En ese sentido Hoffmann plantea el problema de la teoría en cuanto a la problemática de formular leyes que den cuenta del comportamiento de los Estados. En segundo término la fragmentación en cada nivel de análisis y por último la fragmentación funcional. Por último Hoffman señala que la disciplina debe tomar una triple distancia. En primer término debe alejarse de lo contemporáneo hacia el pasado, de la perspectiva de una superpotencia altamente conservadora hacia la de los débiles y lo revolucionario, alejarse de la imposible búsqueda de estabilidad y retomar el camino de los grandes interrogantes. Respecto a la variable de sistema internacional Hoffmann se pregunta por el “orden internacional” 29 y en ese sentido señala que para estudiar éste concepto se deben hacer tres observaciones: 1. Lo que caracteriza al orden mundial es la anarquía, es decir la ausencia de un poder central por encima de las unidades. Es también la ausencia o debilidad de normas comunes lo cual lleva a preguntar si puede haber anarquía y orden al mismo tiempo. 2. El problema del orden depende de la naturaleza de las unidades. En ese sentido, destaca tres tipos de estructuras: A. Imperio: es una estructura vertical de un pueblo impuesto sobre otros. B. Feudalismo: una fragmentación del poder público. C. Unidades soberanas: no tiene ni poder central ni valores comunes. 28 Hoffmann, Stanley, “Jano y Minerva. Ensayos sobre la guerra y la paz”, ob.cit.. Pág. 25-26 29 Hoffmann, Stanley, “Jano y Minerva. Ensayos sobre la guerra y la paz”, ob.cit.. Pág. 94-95
  13. 13. 13 Todos los derechos reservados. - Pág. 13 3. Hay mucha literatura sobre medio interestatal pero no sobre la sociedad transnacional. Esto se debe principalmente a tres razones: A. El alcance de la sociedad transnacional depende del alcance de los medios de comunicación. B. Depende del sistema económico de las unidades. C. La sociedad transnacional opera en un marco y de acuerdo con reglas determinadas por el estado o estados preponderantes, es una autonomía condicional y limitada. Diferencia orden internacional de social, al cual define como normas, prácticas y procesos que aseguran la satisfacción de las necesidades fundamentales del grupo social en cuestión. Es una definición más general. Cuando se habla sobre el medio internacional se refiere a dos realidades: 1. Medio interestatal: relaciones que existen entre varias unidades que actúan sobre la escena mundial como las poseedoras del poder público y la expresión de deseos y aspiraciones de los individuos y grupos que la componen. 2. Sociedad transnacional: relaciones formadas a través de las fronteras de esas unidades, entre los individuos y los grupos. Tomando a Bull que diferencia: - Orden internacional (interestatal): tiene que ver solo con las necesidades esenciales de los estados. A. Preservación de su propia existencia B. La seguridad. - Orden mundial: permite que las necesidades básicas de la humanidad fueran resultas, tales como al supervivencia y la provisión del mínimo necesario para la existencia de los hombres. Teniendo esto en cuenta, se establece que el orden internacional puede existir aún si el orden mundial no existe. A diferencia del orden interno, en el medio interestatal las relaciones sociales resultan de la mezcla de sociedad limitada y la anarquía que es producto de una falta de autoridad superior. Con lo cual se está en un terreno de autoayuda con la posibilidad de recurrir al uso de la fuerza. De esto surgen tres problemas referidos a la política, ética y ley.
  14. 14. 14 Todos los derechos reservados. - Pág. 14 El autor establece que “en la ciencia social contemporánea se pueden distinguir tres niveles de análisis en el estudio del orden internacional”30. El primero de es un nivel básico descriptivo, referido a prácticas e instituciones. El segundo refiere a una teoría general donde el paradigma sigue siendo la escuela realista. El tercer nivel es sobre la teoría de los sistemas interestatales, respecto a las teorías sistémicas planta tres características: A. Todas hacen distinción entre la estructura del sistema y los procesos. B. Todas dan alguna tipología, sistema bipolar, multipolar, etc. C. Ninguna de las teorías ofrece una concepción satisfactoria del cambio. D. Todas las teorías postulan que el orden depende de la configuración del poder de los estados y de las prácticas de los mismos. Respecto a la reflexión sobre el orden encontramos dos modelos, “Modelo de paz precaria u orden perturbado” y el “Modelo de estado de guerra”. Respecto a la variable de hegemonía, el autor habla del orden de las potencias y en ese sentido diferencia tres dimensiones del sistema internacional31: 1. Horizontal: concerniente a las relaciones de los actores principales 2. Vertical: relación entre el fuerte y débil A. Imperio: cinco pilares ( fuerza, diplomacia, burocracias, garantía de la paz y recompensas económicas para los vasallos confiables) B. Feudalismo C. Imperio suave 3. Funcional: dos aspecto A. Estratégico diplomático, objetivo la independencia y expansión territorial B. Orden económico y transnacional, al momento de escribir aun no había una síntesis del poder, finanzas y comercio como ahora. En relación a la variable de sistema internacional señala que es el primer sistema a nivel mundial que el campo diplomático se extiende a lo largo del planeta. Para el momento que escribe ve un sistema bipolar, donde solo dos estados con la capacidad de destrucción masiva y furiosamente 30 Hoffmann, Stanley, “Jano y Minerva. Ensayos sobre la guerra y la paz”, ob.cit.. Pág. 98-99 31 Hoffmann, Stanley, “Jano y Minerva. Ensayos sobre la guerra y la paz”, ob.cit.. Pág. 102-103
  15. 15. 15 Todos los derechos reservados. - Pág. 15 heterogéneo. Pero con una notable flexibilidad, es decir capacidad para absorber los cambios y una moderación en tanto la usencia de confrontaciones armadas entre los principales rivales. Considera un orden horizontal basado en la disuasión nuclear. Señala la existencia de un orden normativo que por arriba preserva la paz global preparándose para la guerra atómica y por la multiplicación de armas que espera no tener que usar. Respecto a la variable de cambio lo ve relacionado la heterogenidad en donde más allá del sistema bipolar en ese momento se podía vislumbrar. En línea con ellos respecto a la variable de crisis menciona que respecto el orden económico mundial desde fines de década del 60 por la crisis del sistema monetario mundial y la del petróleo. La incorporación de los temas económicos en el momento en que escribe muestra el inicio del cambio que se estaba dando en el estudio de las relaciones internacionales haciendo estudios que no solamente se basaran en el poder militar. Conclusión Parcial El hecho de que las relaciones internacionales como disciplina hayan nacido en Estados Unidos y no en otro sitio dice mucho de las características que tiene. Cuando coinciden el momento y la oportunidad las cosas suceden y así fue como pasó. En análisis de Hoffman queda claro cuáles deben son los puntos a superar y que justamente tienen mucho que ver con el origen en sí mismo. No es raro ver que la principal teoría de las relaciones internacionales como es el realismo centre su estudio en los actores con capacidad de modificar las reglas del juego del sistema como lo son las potencias, entendiendo el momento histórico que atravesaba Estados Unidos se ve claramente como la disciplina en muchos casos trató de dar cuenta de un momento histórico no vivido antes como fue el ascenso a potencia mundial. Hoffman también se pregunta por el orden mundial lo caracteriza como anarquico, es decir la ausencia de un poder central por encima de las unidades. Es también la ausencia o debilidad de normas comunes lo cual lleva a preguntar si puede haber anarquía y orden al mismo tiempo. También señala que es horizontal y que se encuentra basado en la disuasión nuclear. Para concluir se puede señalar que el hecho de que las relaciones internacionales como disciplina hayan nacido en Estados Unidos y no en otro sitio dice mucho de las características que tiene. Cuando coinciden el momento y la oportunidad las cosas suceden y así fue como pasó. Hedley Bull
  16. 16. 16 Todos los derechos reservados. - Pág. 16 El autor comienza reflexionando sobre el concepto de orden en general y señala que decir que algo sigue un orden es hacer referencia a que sigue un determinado patrón en sus relaciones. Toma a San Agustín quien describe al orden como una buena disposición de partes discrepantes, cada una en el lugar adecuado. Es un orden entendido en términos finalistas porque uno se podría preguntar bueno o adecuado para quien. En ese sentido Bull señala que tanto en la Revolución Francesa, como en el Antiguo Régimen o en la actualidad tanto el sistema política occidental como el de países socialistas implica una disposición de partes discrepantes que es buena o las adecuada para distintos conjuntos de valores fines. En términos de San Agustín32 el orden se relaciona con los fines, y se pueden menciona tres principales: a)La vida b) Cumplimiento de las promesas y c) Asegurar la posesión de las cosas. El orden en la vida social está íntimamente relacionado con el comportamiento y normas de derecho. Estos fines o valores no significan que sean los únicos o que en situaciones especiales puedan primar unos sobre otros. Por su parte el orden internacional es definido como la pauta de actividad acorde con los fines elementales o primarios de la sociedad de estados, es decir de la sociedad internacional. El punto de partida de las relaciones internacionales son los estados o comunidades políticas con un gobierno propio que afirman su soberanía sobre un determinado territorio y sobre un segmento concreto o la población mundial. Sobre el territorio, los estados afirman su soberanía interna, es decir la supremacía sobre ellos por encima de cualquier otra autoridad. También existe la soberanía externa que se define como independencia frente autoridades externas. Respecto a la variable de sistema internacional señala que el Sistema de estados se forma cuando dos o más estados tienen suficiente contacto entre ellos y tienen suficiente impacto mutuo, por su parte la sociedad de Estados se da cuando comparten valores comunes ya se de forma total o parcial.33 Las interacciones entre estados puede ser: “directas” cuando dos estados son vecinos o compiten por lo mismo, o “indirectas” cuando son consecuencias de los contactos que cada uno de ellos tienen con terceros. Retoma la conceptualización Martin Wight34, quien distingue dos tipos de sistemas: 32 Bull, Hedley, “The Anarchical Society”, Columbia University Press, New York, 1977. 4-5 33 Bull, Hedley, “The Anarchical Society”, ob.cit Pág.13. 34 Bull, Hedley, “The Anarchical Society”, ob.cit Pág.10-11
  17. 17. 17 Todos los derechos reservados. - Pág. 17 1. Sistema internacional de Estados: son soberanos aunque no quita que en algún momento uno pueda predominar por sobre el resto. 2. Sistema de vasallaje en torno a un estado soberano: uno de los Estados mantiene la hegemonía o supremacía sobre el resto. Sin embargo Bull establece que solamente la primera opción puede ser tomada como un sistema internacional de Estados. Wight también distingue entre Sistema de estados primarios: formado por estados y Sistema de estados secundarios: formado por sistema de estados. El autor toma la definición de Heeren, quien define al sistema de estados como la unión de varios estados contiguos, similares entre si en cuanto a sus costumbres sociales, religión y su grado de desarrollo social unidos por la reciprocidad de intereses. En ese sentido, se destaca que considera que un sistema de estados implica intereses y valores colectivos que se apoyan en una cultura y una civilización común. Para Bull, la definición de sistema de estados de Heeren está más cerca de su definición de sociedad internacional. En ese sentido establece que la sociedad de estados o sociedad internacional existe cuando un grupo de estados, conscientes de sus intereses y valores comunes formas una sociedad en el sentido de que se consideran unidos por una serie de normas comunes que regulan sus relaciones y que colaboran en el funcionamiento de instituciones comunes. Respecto a la variable de sistema internacional también señala que una sociedad internacional presupone la existencia de un sistema internacional pero puede existir un sistema internacional sin que haya una sociedad internacional. En tanto al orden internacional señala que siguiendo la definición que establece la disposición de actividades en relación a fines primarios, elementales o universales, señala que los mismos son: 1. Fin de la conservación del propio sistema y de la propia sociedad de estados. 2. Preservar la independencia o soberanía externa de cada uno de los estados. El principal objetivo que cada estado busca en la sociedad de estados es el reconocimiento. 3. La paz, entendida como ausencia de guerra entre los estados miembros y establecida como condición normal de sus relaciones que solamente se verá interrumpida en situaciones excepcionales. Bull, no apunta a paz como permanente y universal. 4. Restricción de la violencia que cause daño o muerte.
  18. 18. 18 Todos los derechos reservados. - Pág. 18 5. El fin de mantener las promesas hechas que se encuentra reflejado en el principio del pacta sun servanda. 6. El respeto al principio de posesión, esto se ve reflejado en el reconocimiento mutuo de la propiedad de los estados y en el reconocimiento de la soberanía por medio de la cual los estados aceptan la jurisdicción de cada uno. El concepto orden mundial lo define como patrones o disposiciones de la actividad humana que cumplen con lo que para la humanidad en su conjunto son los fines elementales o primarios de la vida social. El orden internacional es un orden entre estados, pero los estados no son más que grupos de individuos estos pueden formar grupos que no tienen nada que ver con los estados. Con lo cual a las problemáticas planteadas por la cuestión de orden se les suman las dadas por el orden de la humanidad. En ese sentido señala que el orden mundial no es igual que orden internacional porque el orden en la humanidad en su conjunto es algo más amplio que el orden entre los estados. Es más fundamental y mas primordial e incluso tiene prioridad moral. Menciona que en la historia de la humanidad anterior al siglo XIX no ha existido un sistema político que abarque al mundo entero. La gran sociedad formada por el conjunto de la humanidad a la que referían estudiosos del derecho natural era una sociedad hipotética que solamente existía a los ojos de Dios. Sin embargo, desde finales del siglo XIX y principio del XX, ha surgido por primera vez un sistema político genuinamente global. El orden a escala global ha dejado de ser simplemente la suma de varios sistemas políticos que generan orden a escala local, en el sentido de si el orden mundial era o no solamente una reproducción de lo que sucedía al interior de las unidades. El actual sistema político mundial adopta la forma de sistema de estados o al menos en muchos de sus aspectos. El orden mundial podría en principio ser alcanzado a través de otras formas de organización de política universal que incluyera el análisis no solamente el orden entre los estados sino hacia el interior de cada uno así como el orden dentro del sistema político mundial del cual el sistema de estados es solo una parte. Respecto a su pregunta sobre si existe o no el orden en la política mundial, destaca que este podría llegar a consistir en el mantenimiento de los fines elementales de la vida social de una sociedad concreta o de la gran sociedad formada por el conjunto de la humanidad. El orden forma parte de la historia de las relaciones internacionales, no solo de un sistema de estados sino también de una sociedad internacional.
  19. 19. 19 Todos los derechos reservados. - Pág. 19 Respecto a la idea de sociedad internacional señala que a lo largo de la historia han existido tres corrientes de pensamiento fundamentales35: 1. Hobbesiana o realista: considera la política internacional como un estado de guerra de todos contra todos. Como un ámbito de conflicto en el que cada estada está enfrentado a los demás. 2. Kantiana o universalista: señala que la naturaleza esencial de la política internacional no reside en el conflicto sino en los vínculos sociales transnacionales que unen a los individuos que son ciudadanos de los diferentes estados. 3. Grociana o internacionalista: se sitúa en el medio de las otras dos corrientes. Señala que los estados no solamente están implicados en luchas sino que los conflictos se encuentran limitados por normas e instituciones comunes. Al igual que la premisa hobbesiana reconoce al estado como la principal unidad de la sociedad internacional. Para ellos el comercio es el mejor ejemplo de actividad internacional. Bull se pregunta sobre la sociedad internacional, y como primer punto destaca que el concepto de lo social siempre ha estado presente en el sistema internacional actual y lo sigue estando. Para el autor el actual sistema internacional representa tres elementos claves para su comprensión: la guerra y la lucha de poder de los Estados, en segundo término se señala la solidaridad y el conflicto transnacional y por último la cooperación y el intercambio regulado entre Estados. Señala que a través del tiempo siempre alguno de estos elementos ha predominado. Sostiene que aunque en ocasiones el concepto de sociedad internacional puede ser cuestionado o precario siempre de una forma u otra ha estado presente, incluso con las grandes guerras porque tras su fin le siguieron periodos de paz. Incluso señala como ejemplo la Guerra Frían en donde establece que aún en el peor enfrentamiento entre las super potencias no se llegaron a cuestionar el reconocimiento mutuo o a quebrar la Organización de las Naciones Unidas. Por otro lado Bull analiza que sucede con la anarquía en el sistema internacional y si bien reconoce que no existe una autoridad suprema por encima de los Estados esto no quita que pueda existir una sociedad. En ese sentido señala que es erróneo hacer una analogía entre lo que sucede con los Estados respecto a la autoridad y lo que sucede en el sistema internacional. En ese sentido señala que en primer término el actual sistema internacional no es idéntico al estado de naturaleza que define Hobbes porque a su entender la ausencia de un gobierno mundial no impide el desarrollo de 35 Bull, Hedley, “The Anarchical Society”, ob.cit Pág.24-27
  20. 20. 20 Todos los derechos reservados. - Pág. 20 las relaciones y da como ejemplo el comercio y la industria. El segundo punto señala que es falsa la idea de que la única fuente de orden sea la autoridad y en ese sentido destaca la presencia de otros factores como el interés recíproco o el sentimiento de comunidad entre otros. Señala que la analogía es incorrecta porque no se puede comparar la anarquía doméstica Estados con humanos porque la anarquía resulta mucho mas tolerable entre los Estados. Por último se destaca del autor que a su entender el orden dado en la moderna sociedad internacional es precario e imperfecto y que pensar que la "…sociedad moderna internacional ha proporcionado algún grado de orden no significa que el orden en la política mundial pueda ser logrado más efectivamente por estructuras de un tipo diferente."36 Conclusión Parcial Bull hace un extenso análisis sobre los conceptos de orden, sociedad y anarquía. Parte de ciertos supuestos que le permiten demostrar que la anarquía por sí misma no refuta la idea de sociedad internacional. Eso no lo convierte en un utópico o idealista, es consciente de las problemáticas y limitaciones del sistema internacional pero considera que deben leer en un cuadro de matices de opciones. En ese sentido se señala que no niega la existencia de conflicto, de guerras o enfrentamientos pero también destaca existen otras prácticas e interacciones como el interés común o la cooperación que hacen que el sistema internacional aún en anarquía no sea la sociedad que describe Hobbes. Stephen Krasner Krasner hace un estudio sobre el concepto de soberanía y las interacciones en la política mundial partiendo de cuatro tipos de soberanías: interna, interdependiente, legal internacional y westfaliana. Si bien trabaja sobre las cuatro definiciones, el objetivo de su estudio se concentra sobre la soberanía legal internacional y la westfaliana. Parte del supuesto ontológico de que los gobernantes, no los estados ni tampoco el sistema internacional son los que eligen las políticas, reglas e instituciones. Que respeten o no la soberanía en especial, la legal internacional y la westfaliana forma parte de las dediciones que se hayan tomado. El autor, parte de suponer que los gobernantes quieren mantenerse en el poder y que cuando están en el poder, desean favorecer desean favorecer la seguridad, la prosperidad y los valores de sus electores. 36 Bull, Hedley, “The Anarchical Society”, ob.cit Pág.52.
  21. 21. 21 Todos los derechos reservados. - Pág. 21 Respecto a la “variable sistema internacional” Krasner lo describe como un ámbito en el que la lógica de las consecuencias domina la lógica de la pertinencia, entendiendo que la “lógica de las consecuencias esperadas contempla la acción política y sus resultados (incluidas las instituciones), como producto de una conducta calculada racional diseñada para maximizar un conjunto dado de preferencias inexplicadas” a diferencia de “la lógica de la pertinencia que entiende la acción política como producto de principios, roles e identidades que estipulan la conducta pertinente”.37 El sistema internacional se caracteriza por las asimetrías de poder donde no existe autoridad que actúe como juez. Respecto a la “variable de hegemonía” el autor señala que los actores cumplen diferentes roles y las normas y reglas internacionales pueden ser contradictorias. En ese sentido destaca que los roles internos suelen pesar más que los internacionales porque hay un apego mayor hacia la lógica de la pertinencia interna. Los Estados más poderosos pueden examinar y elegir entre diferentes reglas, seleccionando la que mejor se adapte a sus objetivos instrumentales como sucedió con las potencias europeas durante la colonización. Para entender mejor esta dinámica es necesario considerar las cuatro definiciones que da de soberanía. En primer término, se señala que a este la define como un concepto de territorio, reconocimiento, autonomía y control. 1. Soberanía interna38: Se refiere a la organización formal de la autoridad dentro del estado y a la capacidad de las autoridades políticas para ejercer un control efectivo dentro de las fronteras del propio estado. Las entidades políticas pueden organizarse de diferentes maneras, la autoridad puede concentrarse en manos de una sola persona, o dividirse en instituciones. La eficacia de las autoridades en sus fronteras internas puede variar sin que por ello se vea afectada la soberanía legal internacional o westfaliana. 2. Soberanía interdependiente39: Se relaciona con la capacidad de las autoridades públicas de regular el flujo de información, ideas, bienes, gentes, sustancias contaminantes, capitales, etc a través de las fronteras del Estado en cuestión. Cuando un Estado no logra controlar lo que pasa por sus fronteras no significa necesariamente que está afectada la soberanía interna aunque en muchos casos puede estarlo. Por otro lado tampoco afecta a la legal internacional aunque en la práctica puede afectar a la westfaliana. 37 El autor toma las definiciones de “lógica de las consecuencia esperadas” y “lógica de la pertenencia” de los trabajos de James March y Johan Olsen. 38 Krasner, Stephen, “Soberanía, una hipocresía organizada”, Ed Paidós, Bs.As., 2001.Pág. 23-25 39 Krasner, Stephen, “Soberanía, una hipocresía organizada”, Ob.Cit. Pág. 25-29
  22. 22. 22 Todos los derechos reservados. - Pág. 22 Estos dos tipos de soberanía se relacionan con a autoridad y control, y no necesariamente inciden sobre el reconocimiento internacional o con las exclusión de actores externos. Por su proceder puede conducir a comprometer su soberanía westfaliana. 3. Soberanía legal internacional40: hace referencia con las prácticas que se relacionan con el reconocimiento mutuo. Por lo general se da entre unidades territoriales que poseen independencia jurídica formal. El reconocimiento se extiende a entidades, Estados con territorio y autonomía jurídica formal. El hecho de reconocer o retirar el reconocimiento puede ser un acto de debilitamiento o apoyo a un determinado gobierno. El reconocimiento habilita a la firma de tratados, el no reconocimiento no supone el corte de las relaciones comerciales e incluso diplomáticas pero introduce un elemento de incertidumbre ante el resto de los actores.) 4. Soberanía westfaliana41: Trata de aquellas organizaciones políticas basadas en la exclusión de protagonistas externos en las estructuras de autoridad de un territorio dado. En ese sentido se destacan dos principios para garantizar la vida política: territorialidad y exclusión de actores externos de las estructuras de autoridad interna. La soberanía westfaliana se viola cuando los actores externos influyen o determinan las estructuras de autoridad interna. Afecta directamente a la autoridad y puede darse por medio de la coerción como de forma voluntaria. La intervención viola la soberanía westfaliana y la legal intervención de allí la importancia del principio de no intervención. Por otro lado, las invitaciones solamente violan la soberanía westfaliana. Krasner en su estudio también trabaja las distintas modalidades de compromiso que existen y las vincula con los conceptos de soberanía, en ese sentido señala los siguientes tipos de compromisos42: 1. Convenio: se comprometen a aceptar ciertas reglas independientemente de lo que otros haga. Están únicamente relacionados con los intereses que pueden ser materiales o ideológicos. Al igual que las convenciones están relacionados con la soberanía westfaliana porque en algunos puntos la puede socavar cuando se invita a actores externos a que tengan cierta incidencia sobre asuntos internos. 40 Krasner, Stephen, “Soberanía, una hipocresía organizada”, Ob.Cit. Pág.. 28-36 41 Krasner, Stephen, “Soberanía, una hipocresía organizada”, Ob.Cit. Pág. 36-43 42 Krasner, Stephen, “Soberanía, una hipocresía organizada”, Ob.Cit. Pág. 43-63
  23. 23. 23 Todos los derechos reservados. - Pág. 23 2. Contratos: se comprometen con determinadas políticas a cambio de recibir ciertos beneficios explícitos. Para que se pueda dar un contrato debe existir la posibilidad de cooperación. La aceptación siempre es voluntaria. Puede entrar en contradicción con la soberanía westfaliana si altera algún principio interno. 3. Coerción: Aparece cuando los gobernantes de un Estado amenazan con imponer sanciones a otro Estado a menos que estos comprometan su soberanía interna. los deja en peor situación aunque posean algún margen. Los casos más evidentes de coerción son las sanciones económicas. 4. Imposición: Se da cuando se obliga a un Estado a hacer algo que de otra manera no lo haría, los gobernantes que padece la acción no puede ofrecer resistencia. La coerción e imposición, se relacionan con la autonomía y violan la soberanía legal internacional y la westfaliana. La modalidad por medio de la cual se violan las normas depende de la configuración del poder y de los sistemas. La imposición da a lugar cuando existen diferentes intereses y una asimetría de poder. Ambos implican una situación de asimetría de poder. Respecto a la soberanía westfaliana señala que ha sido violada tanto por convenios y contratos como por coerción e imposición. En cuanto a la soberanía legal internacional, las violaciones se han dado especialmente por medio de contratos y convenios. Ciertos de gobernantes han reconocido ciertas entidades carentes de autonomía jurídica formal e incluso de territorio. Teniendo en cuenta las cuatro definiciones de soberanía y las modalidades de compromiso respecto a “variable de cambio” se puede señalar que el mismo podría estar dado si se logra que los actores se guíen por la lógica de la pertinencia, es de decir por el respeto de las normas y reglas de las cuales forman parte pero que en ocasiones prefieren violar porque obtienen un mejor beneficio desde a lógica de las consecuencias. Respecto a la variable “crisis” se la podría vincular con la característica de incoherencia de las normas que en muchos casos se da porque las propias reglas pierden coherencia con lo cual da un mayor espacio para que los actores actúen de determinada forma, al no haber ningún tipo de control más que el mutuo compromiso hace que lo pactado sea endeble. Para concluir se señala que el autor se centra sobre la soberanía legal internacional y la westfaliana, y en especial sobre esta última. Señala que ambas son un ejemplo de hipocresía organizada y poseen el sentido de la lógica de la pertinencia pero en ocasiones esta lógica entra en contradicción con la lógica de las consecuencias.
  24. 24. 24 Todos los derechos reservados. - Pág. 24 Dada la ausencia de instituciones que puedan hacer valer su autoridad y la presencia de asimetría de poder los gobernantes pueden apostar por una lógica de las consecuencias y rechazar la lógica de la pertinencia. Respecto a la soberanía westfaliana, ha sido violada tanto por convenios y contratos como por coerción e imposición. En cuanto a la soberanía legal internacional, las violaciones se han dado especialmente por medio de contratos y convenios. Ciertos de gobernantes han reconocido ciertas entidades carentes de autonomía jurídica formal e incluso de territorio. Aunque se reconoce que la soberanía legal internacional aporta un mayor abanico de posibilidades el autor señala que en definitiva ninguna de las dos ha logrado construir un equilibrio perfecto ni se deben dar por supuestas. Del sistema internacional concluye que todos los contextos sociales en los cuales opera el ser humano, este es el más complejo y debilitado institucionalmente. Carece de jerarquías con autoridad suficiente y son fuera muchos casos los gobernantes. Por último se señala que ante un poder asimétrico, en ocasiones las normas son incoherentes con lo cual la hipocresía organizada es la norma. Conclusión Parcial El autor se centra sobre la soberanía legal internacional y la westfaliana, y en especial sobre esta última. Señala que ambas son un ejemplo de hipocresía organizada y poseen el sentido de la lógica de la pertinencia pero en ocasiones esta lógica entra en contradicción con la lógica de las consecuencias. Dada la ausencia de instituciones que puedan hacer valer su autoridad y la presencia de asimetría de poder los gobernantes pueden apostar por una lógica de las consecuencias y rechazar la lógica de la pertinencia. Respecto a la soberanía westfaliana, ha sido violada tanto por convenios y contratos como por coerción e imposición. En cuanto a la soberanía legal internacional, las violaciones se han dado especialmente por medio de contratos y convenios. Ciertos de gobernantes han reconocido ciertas entidades carentes de autonomía jurídica formal e incluso de territorio. Aunque se reconoce que la soberanía legal internacional aporta un mayor abanico de posibilidades el autor señala que en definitiva ninguna de las dos ha logrado construir un equilibrio perfecto ni se deben dar por supuestas. Del sistema internacional concluye que todos los contextos sociales en los cuales opera el ser humano, este es el más complejo y debilitado institucionalmente. Carece de jerarquías con autoridad
  25. 25. 25 Todos los derechos reservados. - Pág. 25 suficiente y son fuera muchos casos los gobernantes. Por último se señala que ante un poder asimétrico, en ocasiones las normas son incoherentes con lo cual la hipocresía organizada es la norma. Fluvio Attiná Comienza reflexionando que la disciplina de las relaciones internacionales se encuentra en un momento en el que todo debe ser repasado, resisteamtizado y en caso de ser necesario rechazado. Señala que todas las ciencias sociales y políticas tienen algo que decir sobre el proceso de globalización porque afecta a la totalidad del planeta y a los Estados que los ensambla entre si y los unifica en un sistema político global. Respecto a la variable de “sistema internacional” establece que en la concepción tradicional de las relaciones internacionales el sistema carece de organización política pero en la concepción actual “…el sistema posee un conjunto de reglas e instituciones que organizan y otorgan continuidad y regularidad a las formas en que los Estados y otros sujetos significativos del sistema regulan sus relaciones y disciplinan el uso de los bienes y valores comunes”43lo cual no significa bajo ningún punto de vista que exista una autoridad única de gobierno ni un marco unitario de instituciones soberanos que ostenten todo el poder coercitivo porque en definitiva el cumplimiento de las reglas y normas siempre queda a voluntad de los Estados. Existen múltiples formas de concebir estas reglas con lo cual el autor señala la coexistencia de paradigmas, entendidos como la concepción general de la esencia de toda una realidad hasta el punto de que conforma la base originaria de la teoría y ésta es concebida como una representación simplificada de una parte de la realidad. Señala que un la existencia de varios paradigmas no significa que uno prevalezca sobre otro, porque a su entender la ciencia de la política internacional es un conjunto de paradigmas, teorías, enfoques y metodologías. Respecto a esto establece que las orientaciones con las que se enfrentan los seres humanos pueden reducirse a dos grandes paradigmas. Por un lado se encuentran quienes entienden la política como una serie de interacciones orientadas hacia la cooperación y basadas en el intercambio, las transacciones y la negociación para establecer sus posiciones sobre el uso de los bienes colectivos. Por otro lado se encuentran quienes entienden la política como una seria de interacciones conflictivas basadas en el antagonismo entre valores e ideologías incompatibles. 43 Attiná, Fulvio, “El sistema Político Global”, Paidós, Barcelona ,2001. Pág. 31
  26. 26. 26 Todos los derechos reservados. - Pág. 26 Respecto al entendimiento de la política como “interacción cooperativa-competitiva”44 establece que su contenido se relaciona con las transacciones y negociaciones, para ello se conciben a las instituciones como instrumentos de integración y unificación social. Se entiende al Gobierno como el conjunto de instituciones fundadas sobre un contrato para la tutela de bienes y derechos porque su principal objetivo es mantener un orden distributivo consensuado. Respecto al entendimiento de la política como “interacción conflictiva” 45 su contenido apunta a los conflictos antagónicos basados en valores e ideologías totalizantes. En ese sentido se señala que la “variable hegemonía” es entendida en términos de que las instituciones son agencias coercitivas y de control social, el Gobierno es entendido como un órgano creado por una minoría para dominar sobre la mayoría en pos de conseguir el principal objetivo que es definido en términos de ejercitar el poder institucional. En relación al enfoque el autor señala que existen tres formas predominantes de simplificación de la realidad: el “enfoque estatocéntrico o del actor”, el “enfoque estructuralista o del sistema” y el “enfoque estructuracionista”. El primero se basa en la voluntad y característica de los Estados y los otros sujetos de la política internacional. El enfoque del sistema se basa en el carácter estructural de las relaciones fundamentales y el último enfoque plantea la superación de los dos primeros y es producto de la conciencia de su complementariedad. En ese sentido se destaca la existencia de dos grandes concepciones generales o paradigmas y tres enfoques metodológicos que según sea su combinación dará lugar a diferentes teorías. En el paradigma del conflicto y de la desigualdad se considera que las reglas y las instituciones están fuertemente determinadas por las diferencias de poder entre los actores, quienes poseen desigualdad de recursos y capacidades lo cual genera inseguridad y lleva a la búsqueda de poder para la seguridad individual. Las teorías realistas y neorrealistas se encuadran dentro de esta concepción. El realismo se identifica con la teoría política del poder y para trabajar los principales conceptos el autor menciona los trabajos de Morgenthau y Wight46 quienes establecen que el sistema internacional está compuesto por sujetos soberanos y desiguales y “…cada Estado puede sobrevivir y realizar sus intereses únicamente si funciona como garante de sí mismo”47. En ese sentido se destaca que “Los Estados, por otra parte, son asociaciones de seres humanos cuya naturaleza es malvada y agresiva. Por esta razón, la política internacional se caracteriza por la 44 Attiná, Fulvio, “El sistema Político Global”, Ob.Cit Pág.33 45 Attiná, Fulvio, “El sistema Político Global”, Ob.Cit Pág Pág.33 46 Attiná, Fulvio, “El sistema Político Global”, Ob.Cit Pág 42 47 Attiná, Fulvio, “El sistema Político Global”, Ob.Cit Pág 42
  27. 27. 27 Todos los derechos reservados. - Pág. 27 búsqueda del poder ya que sólo con el poder militar el Estado puede sobrevivir y realizar sus intereses. El poder y los intereses nacionales, por lo tanto, son los datos esenciales de las relaciones internacionales”48. Estos autores al igual que Aron49 adoptaron una metodología estatocéntrica o del actor que sólo daba importancia a las características y objetivos de los actores. A diferencia de ellos se encuentra Waltz50 quien definió la estructura del sistema internacional en términos de distribución de poder y de cálculo económico-racional. En ese sentido se señala que en cualquier sistema social todo el poder existente se puede concentrar en gran medida en las manos de pocos sujetos o bien puede ser disperso entre varios sujetos. Respecto al sistema internacional se señala que se basa en la dispersión del poder y en la autodefensa de los sujetos, es estructuralmente anárquico pero no carece de orden porque existen roles de autoridad vinculado a los Estados que poseen mayor poder militar. Las grandes potencias determinan las disposiciones históricas de la estructura sistémica y cada cambio de la distribución del poder provoca un cambio de las disposiciones y de los roles determinantes de la estructura. Dentro del paradigma del conflicto el autor identifica las teorías de la hegemonía y de la interdependencia. Establece que la potencia hegemónica concentra el poder económico, militar e ideológico, controla los aspectos político-territoriales de todo el sistema y la división internacional del trabajo. También aprovecha de los beneficios de su posición y proporciona bienes públicos. Dentro de este paradigma la “variable de posibilidad de cambio” se da cuando la potencia entra en decadencia y caen los beneficios marginales, hay sobrecarga de tareas y se presentan desafíos de los rivales, esta situación lleva a una guerra general de la cual emerge una nueva potencia hegemónica. 51 Se señala la teoría de Gilpin para marcar el rol preponderante que las teorías hegemónicas le otorgan a las guerras que producen cambios políticos radicales en un sistema basado no solamente en el poder militar del vencedor sino también en el poder económico que posee. Dentro de este paradigma el autor también menciona los aportes de Modelski52 quien se ocupa del sistema político global formado por el conjunto de instituciones y por los instrumentos para la gestión y el control de los problemas, de las relaciones y de los procesos que operan más allá en el ámbito de los sistemas 48 Attiná, Fulvio, “El sistema Político Global”, Ob.Cit Pág 41 -42 49 Attiná, Fulvio, “El sistema Político Global”, Ob.Cit Pág. 44 50 Attiná, Fulvio, “El sistema Político Global”, Ob.Cit Pág 44-47 51 Attiná, Fulvio, “El sistema Político Global”, Ob.Cit Pág 62 52 Attiná, Fulvio, “El sistema Político Global”, Ob.Cit Pág 51-53
  28. 28. 28 Todos los derechos reservados. - Pág. 28 locales ds e los Estados. El análisis de Modelski establece que la existencia de múltiples factores relevantes que hacen a la desigualdad. Señala que para mantener el rol de potencia global un Estado debe tener capacidad no sólo militar y económico-financiera sino también capacidad tecnológica e industrial que le permita controlar la gestión de los regímenes que componen la interdependencia global. Se señala la existencia de visiones que el dan una gran importancia al rol económico como sucede con el debate sobre el imperialismo. El mismo como corriente se desarrolló después de la segunda revolución industrial entre el final del siglo XIX y el inicio del XX.53 Tras la caída de los regímenes coloniales este debate adoptó nuevos conceptos como neocolonislismo, neoimperialismo, dependencia, entre otros para adaptarse a las nuevas tendencias de crecimiento de la producción e internacionalización del capital. Para algunas teorías dentro de esta corriente como la de la dependencia el an{alisis centro- periferia y el análisis sistema-mundo la estratificación es mayor que en el pasado y ha asumido una naturaleza estructural estable. Por su parte Keohane y Nye54 “… parten de que el Estado contemporáneo acepta el rol clave de al interdependencia en el campo económico y se esfuerzan por desarrollar sus propios aparatos organizativos para transformar en factores de poder su capacidad de influir en ésta”55. La interdependencia compleja refiere a la existencia de una pluralidad de canales de relación entre los Estados y sus sociedades que se relacionan entre sí por medio de varios sujetos. Destacan que las relaciones internaciones son relaciones transnacionales porque incluyen las relaciones entre sujetos no estatales o privados. En este contexto la relevancia de temas de agenda va cambiando dependiendo de la situación dada, todo Estado es sensible a que algunos costos puedan afectar su autonomía. Uno de los principales aportes de los autores es “…la idea de que en el sistema internacional contemporáneo la organización que nace de la desigualdad entre los Estados tiene un carácter nuevo y específico”56. La segunda orientación o paradigma se basa en la igualdad y la política de cooperación, respecto a esto se puede señalar que la igual soberanía de los Estados es un factor fundamental de la sociedad de Estados que pesa sobre la organización política a la cual no consideran impuesta por los más fuertes porque destacan la aceptación por parte de los sujetos igualmente soberanos de estar juntos respetando reglas. 53 Attiná, Fulvio, “El sistema Político Global”, Ob.Cit Pág. 65 54 Attiná, Fulvio, “El sistema Político Global”, Ob.Cit Pág 68 55 Attiná, Fulvio, “El sistema Político Global”, Ob.Cit Pág 62 56 Attiná, Fulvio, “El sistema Político Global”, Ob.Cit Pág 63
  29. 29. 29 Todos los derechos reservados. - Pág. 29 En este paradigma la “variable sistema internacional” “…es considerada como resultado de la convergencia de tres factores: a) el interés y la voluntad común de los Estados a la hora de respetar las características fundamentales de la vida socia que garantizan la supervivencia de sujetos igualmente soberanos; b) las reglas de coexistencia que prescriben los comportamientos necesarios para conservar la vida en social; c) las instituciones políticas que contribuyen de la eficacia de dichas reglas” 57 Para Bull las instituciones “son el derecho internacional, el sistema de grandes potencias o equilibrio de poder, la guerra, las relaciones diplomáticas y las organizaciones internacionales”58. Dentro de esta visión se destaca la existencia de “teorías pluralistas” de la cual se menciona el trabajo de Mitrany59 quien supone que la organización funcional del sistema mundial proviene del crecimiento de las transacciones internacionales y transnacionales que lleva a la creación de organizaciones internacionales que reorganizan las transacciones. También se destaca la presencia de las “teorías de la democracia internacional” que en el último decenio se ha ocupado de la crisis de la democracia interna provocada por los procesos de globalización, las formas posibles de democratización del sistema de Estados y del sistema global en su totalidad, las primeras experiencias institucionales de democracia más allá de la dimensión del Estado nacional, y la reducción de la violencia de los conflictos internacionales y la consolidación de la paz en grupos limitados de estados merced a la consolidación de la democracia interna. Se destacan los trabajos de Falk y Held. El primero apunta a que para cambiar el sistema de gobernación deshumanizante es necesario que se desfunda el sentido de pertenencia a una sociedad civil global, el respeto por la diversidad cultural y la solidaridad en la lucha contra la violencia. Respecto a esto hace referencia a un sistema de gobernación humano del mundo. Por su parte Held60 señala que en la actualidad la interconexión entre estados y organizaciones internacionales ha roto la lógica de la democracia liberal representativa por ello propone como solución la democracia cosmopolita destacando la importancia de crear Parlamentos regionales, desarrollar referendos internacionales y hasta la creación de un Parlamento mundial. Finalmente se destaca la teoría evolucionista que nuevamente presenta Modelski que si bien se lo mencionó dentro del paradigma conflictivo se lo puede ubicar aquí también por su aporte de un “modelo procesual (o secuencial)”61 del cambio. Establece cuatro presupuestos fundamentales: 1. El sistema político 57 Attiná, Fulvio, “El sistema Político Global”, Ob.Cit Pág 68 58 Attiná, Fulvio, “El sistema Político Global”, Ob.Cit Pág 68 59 Attiná, Fulvio, “El sistema Político Global”, Ob.Cit Pág. 72 60 Attiná, Fulvio, “El sistema Político Global”, Ob.Cit Pág 83-85 61 Attiná, Fulvio, “El sistema Político Global”, Ob.Cit Pág 91
  30. 30. 30 Todos los derechos reservados. - Pág. 30 global es un grupo de estrategias con instrucciones, agendas, que son puestas en funcionamiento por diferentes sujetos y están destinadas a la gestión colectiva de los problemas globales. 2. El sistema global es un sistema complejo en evolución, que a diferencia de los sistemas ordenados o caóticos estos cambian para adaptase a las nuevas condiciones. 3. La evolución política es un proceso de aprendizaje basado en mecanismos de variación, cooperación, selección y amplificación. 4. La política global evoluciona junto con la economía global, la comunidad global y la opinión global. La teoría del Modelski afirma que las cuatro fases de un ciclo extenso de política global (formación de agenda, formación de coalición, macrodecisión y ejecución) se reproducen en cada una de las cuatro fases de la evolución de la política mundial. Conclusión Parcial Ente las principales líneas de reflexión del autor se destaca su análisis sobre el sistema internacional al cual concibe como carente de autoridad única de gobierno pero con un conjunto de reglas e instituciones que regulan y organizan las relaciones entre los Estados. Sobre este punto se destaca su aporte sobre la coexistencia de paradigmas que pueden interpretar la concepción de dichas reglas que según su naturaleza puede ser: un paradigma conflictivo que parte de considerar la diferencia de poder entre los actores concebidos con desigualdad de recursos y capacidades que genera inseguridad y la búsqueda individual de poder. El otro paradigma es el cooperativo, basado en la igualdad y política de cooperación que hace aceptar a los Estados las reglas sin que nadie las imponga porque surgen del interés y de la voluntad común. Dentro de cada paradigma se existen diferentes teorías que conciben la realidad internacional desde distintos postulados. El autor termina señalando que el objetivo de haber hecho un largo recorrido por diferentes teorías fue "…poner de manifiesto tanto la decadencia de las relaciones internacionales y el ascenso de la política global, como la regeneración de las Relaciones Internacionales (como ciencia y como disciplina) que analiza esa decadencia y ese ascenso". Todo saber se convierte en ciencia y disciplina corre el riesgo de transformarse en rehén de sus cánones del pasado. Las Relaciones Internacionales no son una excepción”.62 Kepa Sodupe Es un autor de origen vasco que comienza reflexionando sobre el estado de las relaciones internacionales a comienzo del siglo XXI y respecto a ello señala que en poco más de un decenio la 62 Attiná, Fulvio, “El sistema Político Global”, Ob.Cit Pág 255.
  31. 31. 31 Todos los derechos reservados. - Pág. 31 disciplina ha cambiado mucho y al momento de escribir se encuentra en el denominado “cuarto debate”63. Hace un repaso breve sobre los debates en la disciplina, el “primer debate” enfrentó a idealistas y realistas en la década del 20 y 30. El “segundo debate” opuso a tradicionalistas y behavoristas entre 1950 y 1970. Y el “tercer debate”, denominado inter-paradigmático dividió a la comunidad científica en tres diferentes grupos con visiones distintas. Por su parte, el “cuarto debate” confrontó a racionalistas y reflectivistas emergiendo con fuerza en los años 90. Trasmite con fuerza la idea de ruptura. Para Halliday “en el desarrollo de las Relaciones Internacionales se vio interferido por tres “círculos concéntricos”: la discusión dentro de la propia disciplina, el impacto de los acontecimientos en el mundo y la influencia de las nuevas ideas provenientes de otras ciencias sociales”64. Por su parte, “el cuarto debate tiene que ver con cuestiones ontológicas y espitemológicas”65. Los enfoques reflectivistas atacan la filosofía positivista predominante dando importancia a la relfexividad teórica marcando la necesidad de reflexionar sobre el proceso de teorización. Los reflectivistas tratan de construir su alternativa al statu quo disciplinar sobre dos pilares; uno se relaciona con la polémica entre el individualismo y el holismo y el otro apunta a la discusión entre idealismo y materialismo. Dentro del reflectivismo encontramos la teoría crítica, el feminismo y posmodernismo. A diferencia del constructivismo acentúan sobre la denuncia del orden establecido y las posibilidades de transformación social. El constructivismo por su parte supone una ruptura con el positivismo buscando el sentido a las acciones humanas y tomando en consideración el conjunto de significados intersubjetivos existentes en una sociedad. El conocimiento pasa a depender de las circunstancias culturales e históricas. Conclusión Parcial Uno de los principales aportes del autor es la reflexión que realiza sobre el cuarto debate, del cual concluye que se centra sobre cuestiones ontológicas y epistemológicas. Tras hace un recorrido sobre los tres debates anteriores señala que éste último debate confrontó a los racionalistas y reflectivistas quienes tratan de construir una alternativa al statu quo de la disciplina. Richard Falk 63 Kepa, Sodupe, “La Teoría de las Relaciones Internacionales a comienzos del Siglo XXI”, Ed. Servicio Editorial Universitario del País Vasco, Guipúzcoa, 2003. Pág.15 64 Kepa, Sodupe, “La Teoría de las Relaciones Internacionales a comienzos del Siglo XXI”, Ob.Cit. Pág.17 65 19 Kepa, Sodupe, “La Teoría de las Relaciones Internacionales a comienzos del Siglo XXI”, Ob.Cit. Pág.17
  32. 32. 32 Todos los derechos reservados. - Pág. 32 Comienza mencionando que la que denomina globalización depredadora ha erosionado el contrato social previo entre el Estado y la sociedad a lo largo del último siglo, con lo cual señala la necesidad de reescribir ese contrato. Establece el concepto de “globalización desde abajo” para hacer mención a “…la totalidad de los esfuerzos de la sociedad civil global por restablecer ciertos logros sociales y políticos obtenidos en las fases tardías de la era industrial, y por moverse conscientemente hacia adelante mediante la instauración de los elementos constitutivos de una democracia cosmopolita como modelo político para un mundo en inevitable globalización”66. Plantea hacer un estudio desde el momento histórico de predominio del neoliberalismo y del Consenso de Washington que se dio Se basará en el estudio de “ las interacciones entre el poder del capital global y los gobiernos que operan en el nivel del Estado soberano." Establece que los Estados pueden hacer importantes aportaciones a la gobernabilidad global si tendrían de nuevo la potestad de ejercer una soberanía responsable capaz de materializar un equilibrio evolutivo entre la globalización desde arriba y la globalización desde abajo. En ese sentido entiende a “la solidaridad humana como condición previa a la gobernabilidad global”67. Respecto a la “variable sistema internacional” reconoce que “El Estado sigue siendo el actor predominante a escala global, pero la agregación de Estados – lo que ha sido denominado un “sistema de Estados- - no controla ya de forma consistente el proceso político global a su criterio el sistema de Estados está agotado en tanto no controla de forma consciente en proceso político global”68. Plantea que la globalización ha triunfado en un mundo de Estados que considera anacrónicos en algunos aspectos cruciales y en ese sentido su principal objetivo es analizar el cambio en el sistema y encontrar los caminos para un sistema de gobernación humana. Respecto a la “variable de cambios” señala la existencia de una pérdida de enfoque territorial por parte del Estado que se ve reflejado por la manipulación de los mercados financieros, el flujo de ideas e información, los emigrantes, la cultura popular, el crimen organizado, entre otros. Ante esta situación establece tres posibles respuestas. La primera de ellas apunta a un contrato social global a nivel estatal que atienda las necesidades humanas básicas y ofrezca uniformidad reguladora. En segundo lugar apunta a las tendencias relacionadas con los valores del orden mundial, las fuerzas transnacionales dedicadas a los derechos humanos, el medio ambiente, es decir lo que el autor ha dado en llamar “la globalización desde abajo” capacitada de contrarrestar la influencia de la 66 Falk, Richard, “La Globalización depredadora”, S.XXI, Madrid, 2002. Pág.4 67 Falk, Richard, “La Globalización depredadora”, Ob.Cit. Pág. 5 68 Falk, Richard, “La Globalización depredadora”, Ob.Cit. Pág. 50
  33. 33. 33 Todos los derechos reservados. - Pág. 33 globalización desde arriba. Y como tercer punto destaca el inevitable impulso hacia la ley y la gobernabilidad a los niveles regionales y globales como resultado de la interconexión de la actividad humana69. Conclusión Parcial Las principales conclusiones de Falk se refieren a la conceptualización que realiza sobre el cuadro de situación que plantea la globalización. En ese sentido se destaca el estudio que hace sobre cambios en el sistema y la posibilidad de encontrar alternativas para un sistema de gobernación humana. Del estudio sobre las interacciones entre el poder del capital global y los gobiernos que operan en el nivel del Estado se puede concluir que su tendencia a equiparar conceptos como es el caso de capital global con economía global, o bienestar humano con seguridad hace que su estudio no sea muy específico y por el contrario lo vuelve confuso. Esto tal vez podría ser parte de una estrategia que nos mantiene en alerta sobre la importancia de no confundir el entusiasmo por lo nuevo con la claridad de los conceptos. Scott Burchill y Terry Nardin Ambos autores analizan las diversas concepciones de las teorías de las relaciones internacionales. Por su parte Buchill comienza reflexionando sobre la fundación de la disciplina y en ese sentido señala que durante siglos los historiadores, abogados internacionales y filósofos políticos han escrito sobre las relaciones internacionales pero su separación como disciplina no llegó hasta el fin de la Primera Guerra Mundial y con el desarrollo del tiempo se han ido dando diferentes aportes dependiendo del contexto y de la necesidad de generar conocimiento. Respecto a los debates contemporáneos Burchill y Nardin realizan una síntesis de la naturaleza de la teoría. Respecto a la “variable sistema internacional” el autor señala en primer término los aportes generados por la teoría de Waltz; las teorías behavoristas de Hollis y Smith; los aportes dados por los estudios de Wight que se basan en la lucha de poder y la naturaleza de la sociedad internacional y también la posibilidad de una comunidad mundial. Se señalan las teorías que toman datos y utilizan como información empírica tal es el caso de la ausencia de guerra entre estados liberales y la tesis de la paz democrática de Doyle70. Otras teorías que se destacan son la de Butterfield y Wight quienes trabajan el concepto de equilibrio de poder; teorías críticas que 69 Falk, Richard, “La Globalización depredadora”, Ob.Cit. Pág.67-68 70 Nardin, Ferry”Internacional Political Theory” y Burchill, Scott y Linklatter, Andrew;”Introduction” en “Theories of International Relations”, Ed.Palgrave Macmillan, London, 2009. Pág.19
  34. 34. 34 Todos los derechos reservados. - Pág. 34 conceptualizan sobre las formas de dominación; teorías que analizan las formas de organización o sobre la defensa de derechos humanos o justicia social global. Respecto a la “variable de hegemonía” se señala la importancia de conocer determinadas preocupaciones de la disciplina vinculada a las características de los actores dominantes, relaciones de dominación o distribución del poder militar, también temáticas vinculadas a conceptos éticos, temáticas relacionadas con la filosofía de las ciencias sociales y aspectos de la multidisciplinariedad71 Por último es importante señalar que como “variable de posibilidades y mecanismos de cambio” Nardin trabaja sobre la conceptualización de la justicia internacional y global porque a su entender la teoría conecta el mainstream teórico de las relaciones internacionales con "...preguntas morales, con los temas políticos presentados por la globalización, y con la historia del pensamiento internacional, incluyendo a los pueblos no occidentales."72 Conclusión Parcial Se concluye que la reflexión que hacen los autores sobre el recorrido histórico de las relaciones internacionales como disciplina establecen d que hasta el final de la Primera Guerra Mundial los estudios internacionales no lograron separarse de otras disciplinas como Historia, Derecho y Filosofía. Estudian distintas teorías que conceptualizan sobre las relaciones internacionales. También trabajan sobre ciertos conceptos que dan cuenta de las interacciones como las características de los actores, relaciones de dominación, distribución de poder, entre otros. Finalmente se concluye la importancia que plantea Nardin de estudiar la justicia internacional y global. Edgardo Lander Filósofo venezolano que en su artículo “Ciencias sociales: saberes coloniales y erurocéntricos” establece la dificultad para formular alternativas teóricas y políticas la primacía del mercado 71 Nardin, Ferry”Internacional Political Theory” y Burchill, Scott y Linklatter, Andrew;”Introduction” en “Theories of International Relations”,, Ob.Cit. Pág.15 72 Nardin, Ferry”Internacional Political Theory” y Burchill, Scott y Linklatter, Andrew;”Introduction” en “Theories of International Relations”,, Ob.Cit.
  35. 35. 35 Todos los derechos reservados. - Pág. 35 defendida por el neoliberalismo porque a este fenómeno lo entiende no solamente económico sino como una concepción total.73 Sobre la “variable de cambio” se puede hacer referencia a lo que el autor denomina una primera separación de la tradición occidental que es de origen religioso. Es “la separación judeo-cristiana entre Dios (lo sagrado), el hombre (lo humano) y la naturaleza”74. Tras la Ilustración se dan otras separaciones de la que se señala “la ruptura otológica entre cuerpo y mente, entre la razón y el mundo”75. El autor toma las palabras de Habermas quien establece que el proyecto de modernidad formulado por los filósofos del iluminismo del siglo XVIII estuvo basado en el desarrollo de una ciencia objetiva, una moral universal, una ley y un arte autónomo y regulados por lógicas propias. Estas separaciones se articulan para dar fundamento a la diferenciación establecida a partir del colonialismo entre el occidental o europeo concebido como moderno y los “otros” entendidos como el resto de los pueblos y culturas del planeta. 76 Como otra “variable de cambio” el autor señala que la conquista española supuso el momento fundante de dos procesos que articulan la historia posterior, la modernidad y la organización colonial del mundo. Esta construcción tiene como supuesto básico la experiencia europea. Destaca a Locke y Hegel como grandes influyentes de este paradigma que construye la noción de universalidad a partir de la experiencia particular o parroquial de la historia europea de la cual no participan todos los pueblos como por ejemplo los indígenas a quienes no se consideraban merecedores de derecho alguno tanto privado como público. Por otro lado, el autor hace mención a los cambios producidos durante los siglos XVIII y XIX que llevaron a la consolidación de las relaciones de producción capitalistas y el modo de vida liberal que convivió con la dimensión colonial/ imperial de conquista o sometimiento hasta que adquirió el carácter natural de la vida social. En este contexto de consolidación de modelo junto a la resistencia que se le presentó al mismo pero logró derrotar, se da la constitución de las disciplina. Establece que “esta cosmovisión tiene como eje articulador central la idea de modernidad noción que captura complejamente cuatro dimensiones básicas: 1) La visión universal de la historia asociada a la idea del progreso (a partir de la cual se construye la clasificación y jerarquización de todos los pueblos y continentes, y experiencias históricas) 2) la “naturalización” tanto de las relaciones sociales como de 73 Lander Edgardo, “La colonialidad del saber. Eurocentrismo y Ciencias Sociales”, Clacso-Unesco, Bs.As. 2002.Pág.11 74Lander Edgardo, “La colonialidad del saber. Eurocentrismo y Ciencias Sociales”, Ob.Cit. Pág. 14 75 1 Lander Edgardo, “La colonialidad del saber. Eurocentrismo y Ciencias Sociales”, Ob.Cit. Pág 4-15 76 Lander Edgardo, “La colonialidad del saber. Eurocentrismo y Ciencias Sociales”, Ob.Cit. Pág 16
  36. 36. 36 Todos los derechos reservados. - Pág. 36 la “naturaleza humana” de la sociedad liberal-capitalista, 3) la naturalización u ontologicación de las múltiples separaciones propias de esa sociedad y 4) La necesaria superioridad de los saberes que produce esa sociedad (“ciencia”) sobre otro saber”77. El autor señala que la consolidación de la disciplina es una construcción eurocéntrica que organiza la totalidad del tiempo y espacio a toda la humanidad desde su propia experiencia colocando su especificidad histórico-cultural como patrón de referencia superior y universal. Por otro lado plantea la posición del pensamiento social de América Latina señalando una amplia gama de búsquedas alternativas del conocer, cuestionando el carácter conolinal/eurocéntrico de los saberes sociales. Conclusión Parcial El autor destaca la dificultad que implica construir alternativas teóricas y políticas a la primacía del mercado establecido por el neoliberalismo. Se destaca el recorrido histórico que propone como método de estudio para analizar las distintas separaciones del conocimiento de otras corrientes para llegar a concluir que la consolidación de la disciplina es una construcción eurocéntrica. Señala que esto es producto de los cambios establecidos a partir de la consolidación de las relacione de producción capitalistas y el modo de vida liberal de los Siglos XVII y XIX. Finalmente como cierre señala que desde América Latina se buscan alternativas del conocimiento cuestionando el carácter colonial y eurocéntrico. Enrique Dusell En su artículo “Europa, modernidad y eurocentrismo” hace un análisis sobre cada uno de los conceptos. Sobre la modernidad analiza dos conceptos, “el primero es eurocéntrico, provinciano y regional”78 que pone a la modernidad como una salida hacia la razón que abre a la humanidad un nuevo desarrollo del ser humano. Este proceso encuentra su espacio temporal en la Europa del siglo XVIII.79 El autor propone una segunda visión80 de la modernidad que consistiría en definir como determinación fundamental del mundo moderno el hecho de ser (sus Estados, ejércitos, economía, filosofía) centro de la Historia Mundial. Señala que el error del eurocentrismo de la Modernidad es haber confundido la universalidad abstracta con la mundialidad concreta hegemonizada por Europa como centro. 77 Lander Edgardo, “La colonialidad del saber. Eurocentrismo y Ciencias Sociales”, Ob.Cit. Pág 22 78 Lander Edgardo, “La colonialidad del saber. Eurocentrismo y Ciencias Sociales”, Ob.Cit. Pág 45 79Enrique Dussel Europa, modernidad y eurocentrismo", en "La colonialidad del saber: eurocentrismo y ciencias sociales. Perspectivas Latinoamericanas", Edgardo Lander Compilador, CLACSO, Buenos Aires, Argentina.-Pág. 45 80 Enrique Dussel Europa, modernidad y eurocentrismo", en "La colonialidad del saber: eurocentrismo y ciencias sociales. Perspectivas Latinoamericanas", Edgardo Lander Compilador, Ob.Cit. Pág.48
  37. 37. 37 Todos los derechos reservados. - Pág. 37 Conclusión Parcial Por medio de un análisis situado del conocimiento el autor estudio los conceptos de modernidad y eurocentrismo de lo cual concluye la importancia de proponer una segunda visión de la modernidad que subsane los errores de haber confundido la universalidad abstracta con la mundialidad concreta hegemonizada por Europa como centro. Jean-Baptiste Duroselle El autor comienza reflexionando sobre las ciencias humanas y naturales señalando la necesidad de la primera en adquirir ciertas propiedades relacionadas con la capacidad de proceder desde la observación, experimentación, cálculo en pos de encontrar constantes y leyes propio de las ciencias naturales. Fue influenciado por el surgimiento de la "Escuela de los Anales"81 que dio un aporte a las ciencias sociales desde el cruce con la sociología y la historia. Destaca que las ciencias humanas no deben seguir el modelo de las ciencias naturales puesto que deben encontrar su propio método. Señala que “la verdad científica cualquiera sea su objeto es racional. Por tanto tenemos que estudiar racionalmente al hombre; pero éste es una mezcla de racional e irracional”82. Para el autor el estudio científico de las relaciones internacionales se debe fundar sobre la materia proporcionada por la historia. Tras ello reflexiona sobre dos conceptos: “fenómeno” y “acontecimiento”. Al primero lo describe como “el objeto de la ciencia en general. Lo percibimos, directa o indirectamente, por nuestros sentidos (por medio de máquinas, de contadores que transforman alguna cosa imperceptible en signos visibles o sonoros)”83 Por su parte al acontecimiento lo define como “un fenómeno, porque también es objeto de estudio científico. Pero está fechado y por tanto es único”84 que guarda relación con el hombre porque algo que suceda no se convertirá en acontecimiento hasta que no sea percibido por un hombre. La sucesión de cierta categoría de acontecimientos determinada por la mente humana.85 En ese sentido destaca que lo que cuenta no son solamente los acontecimientos actuales sino también la evolución, la cadena, indispensable para comprobar las continuidades, las creaciones, la existencia eventual de regularidades. Con esto se refiere al problema de lo cuantitativo y cualitativo sobre lo cual establece que el historiador o teórico de las relaciones internacionales debe cuantificar para lo cual menciona ciertas reglas: en primer lugar señala que “se 81 Jean Baptiste Duroselle “Todo Imperio perecerá” FCE, México, 1998. 82 Duroselle, Jean Baptiste, “Todo Imperio perecerá”, Ob.Cit..Pág.20 83 Duroselle, Jean Baptiste, “Todo Imperio perecerá”, Ob.Cit..Pág.17 84 1 Duroselle, Jean Baptiste, “Todo Imperio perecerá”, Ob.Cit..Pág.7 85 Duroselle, Jean Baptiste, “Todo Imperio perecerá”, Ob.Cit..Pág.17-18

×