División Asiática del Pacífico Norte
2º
trimestre 2015
2 MISIÓN NIÑOS · DIVISIÓN ASIÁTICA DEL PACÍFICO NORTE
E
d
D
in
re
x
te
m
fi
2
D
n
ja
R
d
e
g
d
m
g
d
p
e
te
ñ
te
R
tr
v
a
...
3MISIÓN NIÑOS · DIVISIÓN ASIÁTICA DEL PACÍFICO NORTE
Estimado director
de la Escuela sabática:
Este trimestre nos centrare...
MISIÓN NIÑOS · DIVISIÓN ASIÁTICA DEL PACÍFICO NORTE4
cionales, visite nuestro portal en inglés en
www.AdventistMission.org...
MISIÓN NIÑOS · DIVISIÓN ASIÁTICA DEL PACÍFICO NORTE 5
Corea del Sur	 4 de abril
La iglesia de los panecillos
–¿Qué sucede,...
6 MISIÓN NIÑOS · DIVISIÓN ASIÁTICA DEL PACÍFICO NORTE
La familia Shin hablaba a aquellos jóve-
nes acerca de Dios. Además,...
7MISIÓN NIÑOS · DIVISIÓN ASIÁTICA DEL PACÍFICO NORTE
se
o
e-
a
o
l-
e-
a
a-
i-
a-
a
l,
o
a-
a-
o-
de
ó,
s.
e-
o-
y
r-
a
ar...
8 MISIÓN NIÑOS · DIVISIÓN ASIÁTICA DEL PACÍFICO NORTE
En ocasiones, algunos cristianos ob-
servadores del domingo leen el ...
9MISIÓN NIÑOS · DIVISIÓN ASIÁTICA DEL PACÍFICO NORTE
os
e
a
a-
m-
ar
o
é
.
e-
u-
o
u
l-
el
e-
o
a-
i-
y
as
e
m-
es
n
Mongo...
10 MISIÓN NIÑOS · DIVISIÓN ASIÁTICA DEL PACÍFICO NORTE
la iglesia eran realmente amables y buena
gente. Todos oraron por e...
11MISIÓN NIÑOS · DIVISIÓN ASIÁTICA DEL PACÍFICO NORTE
es
p-
a
d-
y
a-
a.
el
a-
e
l.
as
Mongolia	 25 de abril
Música para D...
12 MISIÓN NIÑOS · DIVISIÓN ASIÁTICA DEL PACÍFICO NORTE
“Mi hermano menor es demasiado
chico para acompañarme a la iglesia....
13MISIÓN NIÑOS · DIVISIÓN ASIÁTICA DEL PACÍFICO NORTE
Mongolia 	 2 de mayo
La vida nos enseña
MOOK
Mook tiene ocho años de...
14 MISIÓN NIÑOS · DIVISIÓN ASIÁTICA DEL PACÍFICO NORTE
Ja
L
e
K
p
c
D
es
p
p
m
fo
LA
g
o
c
a
se
E
P
c
a
m
sa
le
cuela adve...
15MISIÓN NIÑOS · DIVISIÓN ASIÁTICA DEL PACÍFICO NORTE
Japón	 9 de mayo
La escuela
es nuestro campo misionero
KEN, KAYCEE, ...
16 MISIÓN NIÑOS · DIVISIÓN ASIÁTICA DEL PACÍFICO NORTE
muy costoso.
DIOS PROVEE UN MEDIO
El verano pasado, durante el reti...
17MISIÓN NIÑOS · DIVISIÓN ASIÁTICA DEL PACÍFICO NORTE
él
de
n
e-
u
d.
a
y
o
de
a
a
r-
u-
o-
a-
as
y
as
Japón	 16 de mayo
L...
18 MISIÓN NIÑOS · DIVISIÓN ASIÁTICA DEL PACÍFICO NORTE
CÁPSULA INFORMATIVA
• Japón es uno de los países más difíciles para...
19MISIÓN NIÑOS · DIVISIÓN ASIÁTICA DEL PACÍFICO NORTE
a-
a
os
a
e
n-
or
el
China	 23 de mayo
¿Qué pasa con el ídolo?
AH TA...
20 MISIÓN NIÑOS · DIVISIÓN ASIÁTICA DEL PACÍFICO NORTE
conociera a Dios. La mamá decidió ha-
cerse cristiana.
El padre de ...
21MISIÓN NIÑOS · DIVISIÓN ASIÁTICA DEL PACÍFICO NORTE
o-
s-
u
ó
y
n
o-
es
r-
r-
n
e
u-
e-
i-
a
a
e
a
n
os
as
a
]
China	 30...
22 MISIÓN NIÑOS · DIVISIÓN ASIÁTICA DEL PACÍFICO NORTE
Lin les dijo también a sus amigos que
Dios creó a Adán y a Eva, y q...
23MISIÓN NIÑOS · DIVISIÓN ASIÁTICA DEL PACÍFICO NORTE
g
China	 6 de junio
Encuentros divinos
LA SEÑORA TANG Y EL SEÑOR ZHA...
24 MISIÓN NIÑOS · DIVISIÓN ASIÁTICA DEL PACÍFICO NORTE
Al llegar al lugar de reunión de los ad-
ventistas el sábado siguie...
25MISIÓN NIÑOS · DIVISIÓN ASIÁTICA DEL PACÍFICO NORTE
a
o,
n
os
a
n
el
o-
a
a-
n
a
n-
a
e
n-
a
s.
a-
g
s-
a,
ei
e-
a
a
a
a...
26 MISIÓN NIÑOS · DIVISIÓN ASIÁTICA DEL PACÍFICO NORTE
tanto dinero. Al día siguiente, un repor-
tero del periódico local ...
27MISIÓN NIÑOS · DIVISIÓN ASIÁTICA DEL PACÍFICO NORTE
i-
o
e
s,
s.
´:
o
l;
y
e
Taiwán 	 20 de junio
La invitación
JIEN-YU
...
28 MISIÓN NIÑOS · DIVISIÓN ASIÁTICA DEL PACÍFICO NORTE
cuando la maestra devolvió los cua-
dernos a los alumnos, Jien-Yu a...
29MISIÓN NIÑOS · DIVISIÓN ASIÁTICA DEL PACÍFICO NORTE
PARTICIPANTES Y RECURSOS
Presenten banderas grandes de Chi-
na, Japó...
30 MISIÓN NIÑOS · DIVISIÓN ASIÁTICA DEL PACÍFICO NORTE
suscite un ejército de jóvenes que com-
parta su fe, en Japón.
Narr...
31MISIÓN NIÑOS · DIVISIÓN ASIÁTICA DEL PACÍFICO NORTE
a
r-
e
l-
a.
o-
er
á-
r-
a
a
a-
ús
o-
n-
e
d-
as
er
e-
e
e-
a
n
n
Ni...
Informativo Misión Niños | Segundo trimestre 2015 |  División Asiática del Pacífico Norte
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Informativo Misión Niños | Segundo trimestre 2015 | División Asiática del Pacífico Norte

1.813 visualizaciones

Publicado el

Informativo Misión Niños | Segundo trimestre 2015 | División Asiática del Pacífico Norte

Publicado en: Educación
0 comentarios
1 recomendación
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
1.813
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
944
Acciones
Compartido
0
Descargas
8
Comentarios
0
Recomendaciones
1
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Informativo Misión Niños | Segundo trimestre 2015 | División Asiática del Pacífico Norte

  1. 1. División Asiática del Pacífico Norte 2º trimestre 2015
  2. 2. 2 MISIÓN NIÑOS · DIVISIÓN ASIÁTICA DEL PACÍFICO NORTE E d D in re x te m fi 2 D n ja R d e g d m g d p e te ñ te R tr v a to O Contenido COREA DEL SUR 5 La iglesia de los panecillos .................................................... 4 de abril 7 El hombre de la mochila .................................................... 11 de abril MONGOLIA 9 El gozo de Binderya .......................................................... 18 de abril 11 Música para Dios ............................................................... 25 de abril 13 La vida nos enseña ............................................................ 2 de mayo JAPÓN 15 La escuela es nuestro campo misionero ............................... 9 de mayo 17 La búsqueda de Helio ...................................................... 16 de mayo CHINA 19 ¿Qué pasa con el ídolo? ................................................... 23 de mayo 21 Del lado de Jesús ............................................................ 30 de mayo 23 Encuentros divinos .............................................................. 6 de junio TAIWÁN 25 Dos hermanos honrados ................................................... 13 de junio 27 La invitación .................................................................... 20 de junio RECURSOS 29 Programa de decimotercer sábado .................................... 27 de junio 31 Proyectos para el próximo trimestre
  3. 3. 3MISIÓN NIÑOS · DIVISIÓN ASIÁTICA DEL PACÍFICO NORTE Estimado director de la Escuela sabática: Este trimestre nos centraremos en la División Asiática del Pacífico Norte, que incluye los países de China, Japón, Co- rea, Mongolia, y la isla deTaiwán. Apro- ximadamente 1.600 millones de habitan- tes viven en este territorio, donde hay menos de 650.000 adventistas. Eso signi- fica que aproximadamente uno de cada 2.440 habitantes es adventista. DIVIRTIÉNDONOS CON EL IDIOMA En diferentes páginas de este misio- nero aparecen palabras y frases en chino, japonés, coreano y mongol. RECURSO PARA LAS OFRENDAS El proyecto especial de los niños ayu- dará a proveer libros para los niños de la escuela adventista de Ulán Bator, Mon- golia. Imprima o dibuje un sencillo mapa del mundo. Prepare dibujos o fotos en miniatura de un libro. Cada semana, se- gún vayan alcanzando el blanco de ofren- das, coloque uno de los libritos que pre- paró en el mapa, cerca de Mongolia. Se espera que para el final del trimestre us- ted tenga toda una colección de peque- ños “libros” en el mapa de todo el territorio. RECUERDE • El DVD sobre las misiones de este trimestre presenta varios relatos de la Di- visión Asiática del Pacífico Norte. Pídale al director de la Escuela Sabática de adul- tos que permita a los niños ver el DVD. O usted puede también bajar gratuita- mente los programas Mission Spotlight de: www.missionspotlight.org [en inglés]. • Decore el salón con fotos de perso- nas y de paisajes de este territorio sacados de revistas o de publicaciones de turismo. Imprima copias de las banderas de los países de la División Asiática del Pacífico Norte (disponibles en la red), y luego in- vite a los niños a colorearlas. Utilícelas como parte de la decoración de este trimestre. • Actividades adicionales. Para obte- ner recetas, juegos y rompecabezas adi- Consejero: Carlyle Bayne. Director: Pablo Marcelo Claverie. Redactor de la edición castellana: Ekel Collins. MISIÓN ADVENTISTA. NIÑOS (Informe Misionero Mundial) es una publicación trimestral editada por su propietaria, la Asociación Casa Editora Sudamericana, para el Depto. de Escuela Sabática de las divisiones Sudamericana e Inte- ramericana de la Iglesia Adventista del Séptimo Día. Impresa mediante el sistema offset, en talleres propios de Av. San Martín 4555, B1604CDG Florida Oeste, Buenos Aires, República Argentina. Domicilio legal: Uriarte 2429, C1425FNI, Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Segundo trimestre del año 2015 (abril-junio de 2015). Año 106, nº 2 –107456– REGISTRO NACIONAL DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL Nº 5189013 CORREO ARGENTINO Suc. Florida (B) y Central (B) IMPRESO EN LA ARGENTINA FRANQUEO A PAGAR Cuenta Nº 10272
  4. 4. MISIÓN NIÑOS · DIVISIÓN ASIÁTICA DEL PACÍFICO NORTE4 cionales, visite nuestro portal en inglés en www.AdventistMission.org. Haga clic en “Resources” y luego en “Children’s Ma- gazine”, “Activities”. Seleccione el trimes- tre actual. Gracias a todos por su ayuda para co- nectar, mediante Misión, a los niños y los jóvenes de su Escuela Sabática con sus hermanos y sus hermanas alrededor del mundo. TUS OFRENDAS EN ACCIÓN Gracias a su generosa ofrenda de deci- motercer sábado de hace algunos años, miles de niños de la División del Pacífico Sur están recibiendo su propio ejemplar de la Biblia. Utilizando los fondos reco- lectados durante el segundo trimestre de 2012, esta División adquirió 32.000 Bi- blias para niños en inglés, y 1.000 en francés. Las Biblias fueron dedicadas y luego distribuidas a los niños que residen en aldeas remotas de las islas del sur del Pacífico. Los niños se alegraron al recibir ese maravilloso regalo. ¡Gracias por sus aportes! C L tó o d to d E se re to S m el er c A o a d y in m d ¡s OPORTUNIDADES La ofrenda del decimotercer sábado ayudará a construir o establecer: • Cuatro salones de clase y una biblioteca en la escuela adventista de Mongolia. • Un centro de evangelización internacio- nal para los inmigrantes que residen en Japón. • Un centro de formación evangelizadora para jóvenes en Corea del Sur. • Iglesias en hogares de 16 grandes ciuda- des de China. • Tres centros de influencia en Taiwán. • PROYECTO PARA LOS NIÑOS. Libros para la biblioteca de la escuela de Mongolia.
  5. 5. MISIÓN NIÑOS · DIVISIÓN ASIÁTICA DEL PACÍFICO NORTE 5 Corea del Sur 4 de abril La iglesia de los panecillos –¿Qué sucede, Bo Hwa? ¿Por qué lloras? – pregun- tó la Sra. Shin a su hija un sábado de mañana. –Estoy triste –dijo Bo Hwa con lágrimas en los ojos–. El sábado es un día muy, pero muy triste. ¡No deseo ir a la iglesia! No hay nadie de mi edad, me sien- to muy sola. Durante la semana, Bo Hwa asistía a la escuela, donde tenía muchos amigos. Pero los sábados, ella era la única adolescente de su iglesia. EL PLAN DE LOS PANECILLOS Después de orar, a la Sra. Shin se le ocurrió un plan. Todos los días por la mañana, ella se levantaría muy temprano para hornear dos mil hotteoks, que es un popular panecillo co- reano con un relleno azucarado. Ella tomó sus panecillos y comenzó a ofrecerlos en un pues- to de ventas que estableció precisamente al frente de la escuela superior de la localidad. La Sra. Shin ofrecía sus panecillos a los hambrientos alumnos a lo largo del día. Pero hizo algo más: se amistó con ellos. –¿Cómo te va? –les preguntaba. Para muchos de sus jóvenes clientes, esa era la primera vez que alguien se interesaba en ellos. Los jóvenes comenzaron a confiar en la Sra. Shin y a contarle sus problemas. Muchos eran miembros de familias que enfrentan grandes dificultades. Algunos de los alumnos, in- cluso, se habían independizado de sus familiares. AYUDANDO A LOS DEMÁS Una vez que la Sra. Shin se hacía amiga de ellos, los invitaba a hacer algo en favor de otros. –¿Qué harás este sábado por la tarde? –les preguntaba a sus clientes. –Nada –contestaban los chicos por lo general. –¿No te gustaría acompañarme a visitar a algunos ancianos, para llevarles un poco de alegría? –preguntaba. –¡Claro que sí! –contestaban. La Sra. Shin conocía a varios ancianos que vivían en el vecindario y que no tenían a na- die que se preocupara por ellos.Todos los sábados por la tarde, el Sr. y la Sra. Shin, Bo Hwa y muchos de sus nuevos amigos visitaban a esas personas, y las animaban. Luego, la Sra. Shin invitaba a los estudiantes a su casa para que comieran y compartieran momentos con su fa- milia. Los chicos disfrutaban de la comida y se sentían como en casa. Ellos se daban cuenta de que los esposos Shin y Bo Hwa se preocupaban genuinamente por ellos, y que Bo Hwa ¡se sentía muy bien al contar con tantos amigos!
  6. 6. 6 MISIÓN NIÑOS · DIVISIÓN ASIÁTICA DEL PACÍFICO NORTE La familia Shin hablaba a aquellos jóve- nes acerca de Dios. Además, les enseñaban a cantar canciones cristianas, estudiaban la Bi- blia con ellos y les mostraban cómo orar. La Sra. Shin, además de vender paneci- llos durante la semana, visitaba a los jóvenes en sus casas. En algunas ocasiones, los Shin invitaron a algunos de los chicos que no la estaban pasando muy bien a que fueran a vi- vir con ellos. Después de un tiempo, la pe- queña casa de los Shin resultó demasiado pequeña. Oraron, y pronto Dios proveyó una oportunidad para que se mudaran a una casa más grande, y así pudieran cuidar de más jóvenes. LA IGLESIA DE LOS PANECILLOS Después de algún tiempo, muchos de los alumnos que visitaban la casa de los Shin aceptaron a Jesús y expresaron su deseo de ser bautizados. ¡Eran tantos que se podía or- ganizar una nueva iglesia, toda de jóvenes! Ellos necesitaban un templo, por lo que co- menzaron a orar al respecto. Un día, el her- mano Shin vio una vieja casa en venta. Su oración fue: “Señor, por favor, si nos das ese lugar, vamos a convertirlo en un templo para tu honra y gloria”. Dios respondió aquella oración, y se re- colectaron cinco mil dólares para comprar la casa. El grupo trabajó unido, convirtiendo el edificio en un lugar apropiado para el cul- to. Pero, necesitaban un pastor para su nue- va iglesia. A pesar de que el hermano Shin ya tenía 45 años, les dijo a los jóvenes que esta- ba dispuesto a estudiarTeología en una uni- versidad, si ellos así lo decidían. Fue acepta- do en la Universidad de Sahmyook, una institución adventista que está cerca de Seúl, la capital de Corea del Sur. El hermano Shin, Bo Hwa y tres de los jóvenes “adopta- dos” completaron sus estudios universita- rios, todo pagado con el dinero que la seño- ra Shin había ganado ¡mediante la venta de sus panecillos! Desde que esta iglesia juvenil se inició, más de 400 personas han sido bautizadas. Ellos han presentado 39 programas evange- lizadores y han realizado varios viajes misio- neros a Camboya, Hong Kong, Filipinas y Taiwán. Parte de la ofrenda del decimoter- cer sábado ayudará a que esta iglesia tenga un lugar más grande para adorar y preparar a otros jóvenes para la misión. [Actividad]: Cantando en coreano Sí, Cristo me ama Ye su sa dang a shi mun Kau ruk a shin mar ilr se U di tu ren yak a na Ye su kuan se man to da Coro Nalr sa dang a shim (repita tres veces) Son gyong e su sho ne C E E d b b te q c b m e U sa e d d c te E tr e H in m re m re CÁPSULA INFORMATIVA •Para el año 1912, había cerca de 1.400 miembros en 26 iglesias en los países que hoy conforman la División Asiática del Pacífico Norte. Para esa misma fecha, había un total de 95 misioneros y colportores en China, Ja- pón y Corea. •En la actualidad, unos 650.000 adventistas se congregan en más de 6.000 iglesias y grupos en China, Japón, Mongolia y Corea del Sur. No sabemos cuántos adventistas viven en Corea del Norte. A pesar del crecimiento de la feligresía adventista, en esta región únicamen- te uno de cada 2.500 habitantes es miembro de nuestra iglesia.
  7. 7. 7MISIÓN NIÑOS · DIVISIÓN ASIÁTICA DEL PACÍFICO NORTE se o e- a o l- e- a a- i- a- a l, o a- a- o- de ó, s. e- o- y r- a ar Corea del Sur 11 de abril El hombre de la mochila EL HERMANO SONG El hermano Song vive en el área metropolitana de Seúl, la capital de Corea del Sur. Viviendo y tra- bajando en una ciudad tan grande, él se pregunta- ba cómo podría llevar a tantos millones de habitan- tes la vital noticia de que Jesús viene pronto, y de lo que podemos hacer para estar preparados. Reflexionó y oró al respecto, y decidió que era muy importante que la gente cono- ciera el sábado, ya que eso la ayudará a estar lista para la pronta venida de Jesús. Tam- bién deseaba que conocieran el mensaje de los tres ángeles de Apocalipsis 14. “Yo quería que la gente conociera la verdad, así que mi plan era que en forma in- mediata descubrieran el sábado, que es el corazón del mensaje de los tres ángeles”, dice el señor Song. UNA GRAN IDEA De pronto, una gran idea le vino a la mente. Se puso en contacto con una empre- sa de publicidad, y luego diseñó una mochila con un banderín publicitario que decía, en grandes letras amarillas sobre un fondo azul: “Día del Señor = Sábado = Séptimo día”. Mientras pensaba en esa forma especial de evangelismo, el hermano Song recordó dos ejemplos bíblicos: 1) Jonás, que fue enviado a caminar por las calles de una gran ciudad proclamando la necesidad de arrepentirse, y 2) los hijos de Israel, que fueron testigos mudos mientras marchaban alrededor de Jericó. ENCUENTROS SORPRESIVOS El hermano Song lleva su mochila a diario mientras va en bicicleta o en metro a su trabajo. También lleva la mochila cuando sale a pasear por el parque. “Cuando la gente ve el mensaje que llevo en la espalda, siente curiosidad y lo lee en voz alta –dice–. Algunos lo comentan y yo les digo que el sábado es importante. Hay muchas maneras de difundir ese mensaje, pero esta es mi estrategia”. Cuando comenzó a usar la mochila con el mensaje del sábado, el hermano Song se inquietaba al pensar que la gente podría enojarse con él, o que tal vez lo juzgarían de- masiado duramente. Hoy en día, él se siente feliz al ver que muchos se muestran inte- resados en aprender más sobre el mensaje que lleva en la espalda. “Un día, cuando tomé el metro, un hombre me siguió. Finalmente se me acercó y me dijo: ‘Sé que esa es la verdad. ¿Hay alguna iglesia que guarde el sábado como día de reposo?’ ”
  8. 8. 8 MISIÓN NIÑOS · DIVISIÓN ASIÁTICA DEL PACÍFICO NORTE En ocasiones, algunos cristianos ob- servadores del domingo leen el mensaje que porta el hermano Song: “Día del Se- ñor = Sábado”, y exclaman: “¡Yo no sabía eso!” Un sábado en la tarde cuando el her- mano Song estaba paseando por el par- que, dos parejas se entusiasmaron al leer el mensaje de la mochila. “¡Oh, usted debe de ser miembro de la Iglesia Adven- tista! –exclamaron–. Hace mucho que no vamos a una iglesia, ¿dónde está? ¡Hemos estado buscándola!” Los niños también disfrutan al ver al hermano Song con su mochila. A ellos les encanta seguirlo, cuando sus padres les dan permiso. En algunas ocasiones el her- mano les permite llevar su mochila. ¡A los niños les gusta mucho llevar el banderín con el mensaje del sábado! LOS ÁNGELES ME ACOMPAÑAN Testificar es a veces difícil para los adultos. “No soy lo bastante valiente como para llevar este mensaje a la espalda por mi cuenta. Necesito actuar correcta- mente porque soy portador de este im- portante mensaje. Mi mente debe estar en paz. Oro y medito, y luego me siento lleno del poder del Espíritu Santo. Yo sé que los ángeles de Dios están a mi lado”. Ahora otras personas también quie- ren mochilas con mensajes. No hace mu- cho un anciano de la iglesia del hermano Song le pidió una copia del mensaje de su mochila. “Sentí que tenía que hacer al- gún tipo de evangelismo también –dijo el anciano–. Y creo que este método es bue- no para mí”. Ya su letrero ha comenzado a llamar la atención. “Me siento muy feliz, –dice el herma- no Song–. Estoy buscando ovejas perdi- das. Mi estrategia es: un rápido vistazo, y el mensaje se registra para siempre en las mentes de quienes lo leen. Cada vez que la gente me pide más información, com- parto algo de literatura con ellos. Esto es solo el comienzo, ¿quién sabe cuáles serán los resultados?” M E b q m si D p si m L e y p d te d L p d q p p a fu a L q y PREGUNTAS Y ACTIVIDADES • ¿Crees que el banderín que el hermano Song lleva en su mochila es una buena idea? ¿Por qué sí o por qué no? • ¿Por qué crees que a los niños les gusta el mensaje del hermano Song sobre el sábado? • ¿Qué diría el mensaje de tu mochila, en caso de tener una así? Diseña tu propio mensaje. Toma una hoja de pa- pel y dóblala verticalmente. Desdóblala y corta el papel por la mitad, a lo largo de la línea del doblez. Utilizando varios colores, diseña tu pro- pio letrero que lleve un importante mensaje que crees que la gente debe conocer. Recuerda utili- zar pocas palabras que sean lo suficientemente grandes como para que la gente pueda leerlas con facilidad.
  9. 9. 9MISIÓN NIÑOS · DIVISIÓN ASIÁTICA DEL PACÍFICO NORTE os e a a- m- ar o é . e- u- o u l- el e- o a- i- y as e m- es n Mongolia 18 de abril El gozo de Binderya Binderya permanecía sentada en una de las bancas de la iglesia, cantando mientras esperaba que su mamá terminara de trapear el piso. La mamá de Binderya es la persona que limpia la igle- sia. Ella afirma que esa es su forma de adorar a Dios. Binderya a menudo ayuda a su madre a lim- piar. “Me gusta ayudar a mi mamá a limpiar la igle- sia –dice–; así es como le agradezco a Dios por ser el Rey de mi vida”. Binderya y su mamá no siempre han sido adventistas. LA NUEVA AMIGA DE BINDERYA Cuando Binderya y su familia se mudaron a Ulán Bator, la capital de Mongolia, ella conoció a una niña llamada Anojín. Las dos muchachas se hicieron pronto amigas, y Anojín invitó a Binderya a que visitara la iglesia adventista. “Nunca había estado en una iglesia cristiana –dice Binderya–, pero me gustó el programa. Me gustó especialmente aprender a cantar canciones acerca de Jesús. Traté de aprender los himnos para luego cantárselos a mi mamá al volver a casa. Yo no en- tendía quién era Dios en aquel momento, pero los cantos me alegraron, y sentía deseos de cantar todo el tiempo”. LA SORPRESA DE PAPÁ El papá de Binderya a menudo tenía que ausentarse de la casa durante varios días, por causa de su trabajo. Un día, cuando él regresó, Binderya le dijo que estaba asistien- do a la iglesia adventista con su amiga. Él se alegró con la noticia y le pidió a su hija que lo llevara a la iglesia con ella. La joven se sorprendió, ¡pero se sintió muy feliz! “Yo había invitado a mi mamá para que me acompañara a la iglesia, pero ella tiene problemas de audición y nunca quiso ir. Pensaba que la gente no la trataría bien por su problema. Pero ella se nos unía a papá y a mí cuando orábamos todas las noches”. Binderya continuó invitando a su mamá para que los acompañara a ella y a su papá a la iglesia, pero la mamá no iba a causa de su timidez. Algunos miembros de la iglesia fueron a visitar a la mamá de Binderya a su casa. Ellos también la invitaron para que asistiera a la iglesia, pero la mamá dudaba. LA ENFERMEDAD DE PAPÁ Un día el papá de Binderya se enfermó gravemente. El médico no estaba seguro de que sobreviviera. La mamá se dio cuenta de que ella no sabía cómo orar por su esposo, y comenzó a asistir a la iglesia con Binderya. Entonces, descubrió que los miembros de
  10. 10. 10 MISIÓN NIÑOS · DIVISIÓN ASIÁTICA DEL PACÍFICO NORTE la iglesia eran realmente amables y buena gente. Todos oraron por el papá de Bin- derya. En poco tiempo, la mamá le entre- gó su corazón a Dios. Después de algún tiempo, el papá de Binderya se restableció por completo y ahora toda la familia adora a Dios. COMPARTIENDO EL AMOR DE DIOS CON LOS DEMÁS “Estoy muy contenta de que mi ami- ga me invitara a la iglesia, porque ahora toda mi familia es feliz con Jesús –dice Binderya–. Mi papá también invita a la gente a la iglesia: a los que encuentra en el autobús, en las tiendas, o dondequiera que esté. Yo invito a mis amigos para que me acompañen a la iglesia, pero hasta ahora no lo han hecho. Algunos dicen que el cristianismo es una religión extran- jera. Yo los sigo invitando y hablándoles de Dios. Sé que un día alguien va a acep- tar mi invitación”. Este trimestre, nuestras ofrendas para las misiones ayudarán a que la escuela ad- ventista de Mongolia añada varias aulas y una biblioteca. Muchos niños y sus pa- dres conocen a Dios gracias a esta escuela. Por favor, recuerda traer tu ofrenda del decimotercer sábado. ¡Gracias! [Actividad]: Hablando en mongol A continuación aparecen algunas pa- labras y frases en mongol. Las vocales se pronuncian en forma parecida al español. Las sílabas tónicas aparecen en letras mayúsculas. Frase Pronunciación Feliz sábado sha-ba-TIIN mind Hola san-no ¡Gracias! bai-ER-la Por nada dzu-GER Sí tiim No uu-GWII Adiós bai-ER-te M M H m n d u la g n U q a H fu ir n ti ra a le E re e p e ro D CÁPSULA INFORMATIVA • Los primeros misioneros adventistas que llega- ron a Mongolia eran rusos. Ellos comenzaron a trabajar allí en 1926, pero el comunismo llegó a Mongolia unos pocos años después, y la obra se detuvo. • En 1991, algunos misioneros adventistas entraron de nuevo a Mongolia, y dos años después se bautizaron los primeros adven- tistas. En la actualidad, hay más de 1.600 adventistas en Mongolia que adoran en 10 iglesias y grupos pequeños. La mayor parte de los creyentes son jóvenes. • Hace varios años, la ofrenda del decimotercer sábado ayudó a que varias congregaciones adquirieran edificios para ser usados como templos, o a que ampliaran edificaciones ya existentes para así acomodar a sus crecientes congregaciones.
  11. 11. 11MISIÓN NIÑOS · DIVISIÓN ASIÁTICA DEL PACÍFICO NORTE es p- a d- y a- a. el a- e l. as Mongolia 25 de abril Música para Dios HONGRA “Hongra –dijo la abuelita cariñosamente–, la música que estás escuchando no es apropiada para niños. El ritmo es muy movido, y esa letra te pon- drá ideas incorrectas en la mente”. Hongra apenas tenía cinco años. Ella vive en un país llamado Mongolia, con sus padres y con su abuela. A Hongra le gusta mucho la música y había encontrado una estación de música rock. Ella comenzó a bailar, si- guiendo el ritmo de la música, y pronto estaba repitiendo la letra de la canción. Algu- nas ideas eran bastante fuertes, y eso le preocupaba a su abuelita. “Pero me gusta la música”, le contestó Hongra a la abuela. UNA INVITACIÓN A UN NUEVO MUNDO “Acompáñame a la iglesia –le dijo su abuelita–. Allí escucharás música maravillosa que llenará tu corazón de cosas buenas”. Hongra acompañó a su abuela, aunque nunca antes había visitado una iglesia. “Cuando entré a la iglesia, escuché a la gente cantando alabanzas a Dios –dice Hongra–. ¡Me encantó la música! Yo no sabía las canciones, así que me sentí un poco fuera de lugar. Pero ya he aprendido a cantar junto con los demás niños. Ahora quiero ir a la iglesia cada sábado. Es como una nueva forma de vivir y de pensar. “Mi abuela y yo asistimos a la iglesia adventista más grande de la ciudad. Muchos niños de mi edad también asisten a esa iglesia y algunos son nuevos. Eso me hace sen- tir más tranquila. En realidad, me gusta mucho y pienso que estoy en un mundo ma- ravilloso”. Los padres de Hongra no asisten a la iglesia, pero están contentos de que ella acompañe a su abuelita todos los sábados. Algunas veces la familia escucha a Hongra leer la Biblia. Eso hace que Hongra se sienta feliz. ENSEÑANZAS IMPORTANTES Hongra nos dice que ya lleva cinco años asistiendo a la iglesia. “Creo que Dios realmente ha cambiado mi vida. Entiendo que la música que una vez me gustaba no era buena, y que Dios quiere que escuchemos cosas mejores. También he aprendido a perdonar. Cuando mi hermano pequeño rompió mi hermosa taza, me sentí tentada a enojarme con él. Pero oré, y descubrí que Dios alejó la ira de mí. Mis padres se sintie- ron impresionados cuando vieron que, a pesar de que estaba dolida, no estaba enojada. Dios me ayudó a ser bondadosa.
  12. 12. 12 MISIÓN NIÑOS · DIVISIÓN ASIÁTICA DEL PACÍFICO NORTE “Mi hermano menor es demasiado chico para acompañarme a la iglesia. Por eso le cuento historias de la Biblia y le en- seño coritos que he aprendido en la igle- sia. Quiero que él conozca a Dios, aun- que sé que para él es difícil sentarse a escuchar”. ALABANDO A DIOS “Dios cambió mi vida a través de la música. Él me enseñó que su música es mucho mejor que la del mundo. Deseo cantarle siempre. Dios se alegra de recibir nuestros cantos de alabanza, si somos sin- ceros al alabarlo”. Niños y niñas, podemos alabar a Dios al cantar, al hablarles a los demás acerca de Jesús y al dar nuestras ofrendas para las misiones cada sábado. ¿Cómo alabarás a Dios hoy? [Actividad]: Hablando en mongol Frase Pronunciación Uno nig Dos oy-YER Tres gor-O Cuatro DO-ruu Cinco tao Seis dzor-GA Siete dau-LA Ocho naam Nueve yuus Diez a-RAO M L M g ñ a M L su c ti m q d D c a sa e p la V b se ro d E CÁPSULA INFORMATIVA • Más de 1.600 adventistas viven en Mongo- lia. Algunos adoran en una iglesia tradicional, mientras que otros se reúnen en casas, o en lugares alquilados. Pero, en cualquier lugar que estén, Dios los acompaña. • La mayor parte de los creyentes de Mongolia son jóvenes. Muchos están asistiendo a uni- versidades en la capital, Ulán Bator. • La iglesia necesita formar a sus jóvenes para que sean buenos líderes el día de mañana. Parte de la ofrenda del decimotercer sábado de este trimestre ayudará a añadir aulas y una biblioteca a la escuela adventista de Mongolia.
  13. 13. 13MISIÓN NIÑOS · DIVISIÓN ASIÁTICA DEL PACÍFICO NORTE Mongolia 2 de mayo La vida nos enseña MOOK Mook tiene ocho años de edad y está en tercer grado de la escuela primaria. Desde que era peque- ño, su mamá le ha enseñado acerca de Dios. “Me alegro mucho de conocer a Jesús. Muchos niños de Mongolia no saben quién es Jesús”, dice Mook. LA NUEVA ESCUELA DE MOOK Cuando Mook tuvo edad para ir a la escuela, creyó que iba a asistir a la misma de su hermano. Le asustaba un poco pensar que estaría en un aula con otros niños que no conocía. Pero, un sábado, el pastor habló de una nueva escuela, de una escuela adven- tista. Mook no estaba seguro de qué era una escuela adventista. Después del culto, la mamá de Mook le preguntó al pastor acerca de la nueva escuela. El pastor le explicó que la iglesia iba a abrir su propia escuela. –Los alumnos estudiarán los mismos temas que en la escuela pública. Pero los apren- derán desde un punto de vista cristiano. Estudiarán la Biblia y aprenderán acerca de Dios. Ellos no competirán entre sí en las clases, sino que aprenderán a ser amables unos con otros y se ayudarán mutuamente con sus estudios. Debido a que los docentes son adventistas, a los niños no se les enseñarán cosas que los cristianos no creen. –¿Dónde estará la nueva escuela? –preguntó la mamá. –Estará aquí mismo, en la iglesia –respondió el pastor–. Tendremos que usar los salones de la iglesia hasta que encontremos un edificio apropiado para nuestra escuela. En el rostro de la mamá se vio una sonrisa, y Mook se dio cuenta de que ella estaba pensando enviarlo a la nueva escuela de la iglesia. La mamá de Mook lo ha enviado a la nueva escuela adventista, y Mook se siente muy contento por eso. VENCIENDO LA TIMIDEZ Mook nos dice: “Yo era muy tímido y no me sentía a gusto cuando tenía que ha- blar con la gente. Pero mis maestros me animan a hablar en clase. Espero que pronto sea capaz de hablar con los niños del edificio de departamentos donde vivimos. Quie- ro hablarles de Jesús e invitarlos a la Escuela Sabática. Les hablé a mis primos acerca de Jesús cuando estuvimos juntos durante el verano”. ENSEÑANZAS IMPORTANTES Mook ha aprendido mucho acerca de Dios desde que comenzó a estudiar en la es-
  14. 14. 14 MISIÓN NIÑOS · DIVISIÓN ASIÁTICA DEL PACÍFICO NORTE Ja L e K p c D es p p m fo LA g o c a se E P c a m sa le cuela adventista. Ha aprendido que él puede orar acerca de todo lo que le preo- cupa. Él ora por su papá, que no asiste a la iglesia con la familia. “Sé que mis oraciones tendrán un im- pacto en la vida de mi padre. Lo mejor de asistir a la escuela adventista es que me siento seguro allí. Mi maestro es amable y me ayuda con mis lecciones. Además, los niños somos todos amigos. Espero que más niños puedan asistir a la escuela ad- ventista de Mongolia y aprendan a amar a Jesús como yo lo he hecho”. Niños y niñas, nuestras ofrendas mi- sioneras están ayudando a que niños y adultos en Mongolia conozcan a Jesús de diferentes maneras. Vamos a hacer nues- tra parte al traer nuestras ofrendas misio- neras cada semana. Algún día, cuando Jesús nos lleve al cielo con él, nos reuniremos con los ni- ños que conocieron a Jesús gracias a que nosotros aportamos nuestras ofrendas misioneras. [Actividad]: Cantando en mongol Sí, Cristo me ama ye-suus na-dat ar-ta-da bii-bisch na-dat il-sen-de ja-ong o-duudt tuu niich-te ye-suus uuch-te biit-uuch-kwii Coro: ta-na dat ar-ta (repetir dos veces) gech bii-bisch il-sen-de me-nii ge-miik o-chal-sang ye-suus na-dat ar-ta-da muung-iin se ong a-ran-da ye-suus na-maag a-rok-na CÁPSULA INFORMATIVA • Muchos de los habitantes de Mongolia son budistas. Los demás no profesan ninguna re- ligión. Los budistas no adoran dioses, pero a menudo se inclinan y oran ante la imagen de Buda en algún templo. Ellos creen que deben vivir una vida correcta, para que después de que mueran puedan nacer de nuevo en una mejor vida. • Los cristianos creen que Jesús murió por todos y que, si lo seguimos, él nos permitirá vivir con él para siempre. Los budistas creen que deben ganar un lugar en una vida mejor.
  15. 15. 15MISIÓN NIÑOS · DIVISIÓN ASIÁTICA DEL PACÍFICO NORTE Japón 9 de mayo La escuela es nuestro campo misionero KEN, KAYCEE, MARK Hola, me llamo Ken. Mis padres son de Filipinas, pero mi hermano Mark, mi hermana Kaycee y yo na- cimos y crecimos en Japón. DESAFÍOS Y BENDICIONES Vivimos en Tokio, una de las ciudades más grandes del mundo. No tenemos ninguna escuela adventista cerca de nuestro hogar, por lo que yo asisto a una escuela pública. Todas las escuelas públicas de Tokio imparten clases los sábados. Sin embargo, se nos permite asistir a la Escuela Sabática, en su lugar. Nuestro profesor de Escuela Sabática com- pleta un formulario que dice que hemos asistido y estudiado nuestras lecciones; de esa for- ma, se nos excusa de asistir a la escuela los sábados. No obstante, cuando entremos al séptimo curso ya no se darán más excusas. La única forma en que podremos guardar el sábado será asistiendo a una escuela adventista. LAS BENDICIONES DEL SÁBADO Nosotros queremos guardar el sábado, deseamos asistir a la Escuela Sabática y a los pro- gramas de las tardes que la iglesia prepara. ¿Por qué es tan especial el sábado para nosotros? Primero, porque no tenemos que pre- ocuparnos por tareas escolares; por eso, podemos concentrarnos en pasar el día con Dios y con nuestra familia. Segundo, porque es la única ocasión en que podemos ver a nuestros amigos adventistas. Debido a que asistimos a diferentes escuelas, no nos vemos durante la semana; solo los sábados. EL DESAFÍO DE LA FE Somos los únicos adventistas, y probablemente los únicos cristianos, de nuestra escuela. Pasamos los días en contacto con compañeros y maestros que no conocen a Jesús. Nuestros compañeros de clase no entienden nuestra fe y en ocasiones es difícil explicarles por qué amamos a un Dios que no podemos ver. Sabemos que Dios creó los cielos y la Tierra, y que nos hizo a su imagen, pero nuestros maestros enseñan la teoría de la evolución. Es difícil explicarles a nuestros amigos que nada saben al respecto lo que conocemos como la verdad. Nuestra familia discutió formas para compartir nuestras creencias, y decidimos regalar- les a nuestros maestros y a nuestros amigos Biblias y algún material impreso, pero eso es
  16. 16. 16 MISIÓN NIÑOS · DIVISIÓN ASIÁTICA DEL PACÍFICO NORTE muy costoso. DIOS PROVEE UN MEDIO El verano pasado, durante el retiro de nuestra iglesia, recibimos Biblias en japonés para regalar a nuestros amigos. Mi herma- no, mi hermana y yo tomamos diez Biblias, además de algunos ejemplares de El camino a Cristo, para regalar a nuestros maestros y a nuestros amigos, con el fin de que ellos lean acerca del Dios que nos creó y que nos ama. Mi hermana le dio una Biblia a su amiga Mayuko. Ella le dijo que en cierta ocasión asistió a una iglesia cristiana y escuchó algo acerca de Jesús. A ella le alegró recibir una Biblia. Mi hermano Mark lleva su Biblia a la es- cuela y la lee cuando concluyen sus clases. Su profesora observó eso y reconoció lo im- portante que era la Biblia para Mark. Cuan- do Mark olvidó su Biblia en la escuela un viernes, la profesora lo llamó para decirle en qué lugar estaba. Mark le entregó a su maestra una de sus Biblias en japonés y a menudo le pregunta si la está leyendo, para asegurarse de que co- nozca a Dios. UNA ALARMA PERDIDA Mark apenas tiene ocho años, pero él verdaderamente comparte su fe. Todos los alumnos de la escuela de Mark llevan una alarma electrónica en un collar. Si algún alumno cree que está en pe- ligro, puede activar la alarma. Un día, Mark perdió su alarma, y su profesora se preocupó por su seguridad. Mark sacó su Biblia y le dijo a su profesora ¡que Dios lo cuidaría! Su profesora sonrió y lo animó a que mantuviera su Biblia a mano hasta recibir su nueva alarma. OPORTUNIDADES PARA TESTIFICAR En ocasiones, nuestros compañeros de clase nos preguntan por qué no adoramos a sus dioses, y por qué motivos no asistimos a la escuela los sábados. Utilizamos esas opor- tunidades para hablarles de Dios y de lo mu- cho que se preocupa por nosotros. Japón no es un país cristiano, y muy po- cos adventistas viven en esa nación. Por fa- vor, oren a fin de que Dios utilice nuestras ofrendas para compartir su amor. [Actividad]: Hablando en japonés A continuación hay algunas palabras y frases en japonés. Recuerda que las sílabas tónicas aparecen en mayúsculas. Frases Pronunciación Bienvenido YO-ko-so Hola ko-NI-chii-ua Buenos días o-AI-yo go-ZAI-mas Por favor DO-zo Gracias a-ri-GA-to No hay de qué DO-ii-ta-shii-ma-shii-te Sí AI No II-ye’ Adiós sai-o-NA-ra Ja L se em ro n si su gu m n L v lo b d d su h S fa c q c a U e q d p su CÁPSULA INFORMATIVA • Japón está situado en el norte del Océano Pacífico, frente a las costas de Rusia y de la península de Corea. Japón tiene 377.835 km2 de superficie. Cuenta con 4 islas mayores y unas 4.000 islas más pequeñas. • Tokio, la capital de Japón, tiene más de 37 millones de habitantes, lo que hace de ella la ciudad más poblada del mundo. • En Japón hay más de 50.000 personas que tienen cien años o más. • En Japón hay más mascotas que niños.
  17. 17. 17MISIÓN NIÑOS · DIVISIÓN ASIÁTICA DEL PACÍFICO NORTE él de n e- u d. a y o de a a r- u- o- a- as y as Japón 16 de mayo La búsqueda de Helio Hace aproximadamente cien años, algunos japone- ses comenzaron a emigrar a Sudamérica, en busca de empleo y de una vida mejor. Esos japoneses permanecie- ron en Sudamérica, y con el paso de los años otros japo- neses se les unieron. En la actualidad hay muchos bra- sileños, ecuatorianos y habitantes de otros países sudamericanos que son descendientes de japoneses. Al- gunas de esas personas están regresando a Japón, la tierra de sus antepasados. Helio es uno de muchos inmigrantes sudamericanos que ha vuelto a Japón. Él comparte su historia con nosotros. LA BÚSQUEDA DE HELIO Mi padre llegó al Brasil dese Japón. Él era budista. Los antepasados de mi madre vinieron también de Japón, pero ella nació en el Brasil y sus padres eran católicos, por lo que ella creció asistiendo a la Iglesia Católica. El hogar en que yo crecí era una com- binación de cristianismo y budismo. Cuando yo tenía catorce años, mi padre se enfermó gravemente de tuberculosis. Él deseaba restablecerse, y comenzó a orar a diario, pero de todas formas murió. Papá tenía una pequeña relojería, y después de su muerte yo tuve que hacerme cargo del negocio. La pérdida de mi padre, y luego la responsabilidad de ganar dinero para el sustento de mi familia, me fue difícil. Comencé a leer la Biblia, y encontré un texto que ha sido clave para mí. En Juan 14:6, Jesús dice: “Yo soy el camino, la verdad y la vida. Solamente por mí se puede llegar al Padre”. Continuamente pensaba en ese texto. Trabajaba mucho y me cansaba mucho, pero debía seguir trabajando para que mi familia tuviera lo suficiente para comer. Eso lo hice durante muchos años, mientras crecía. Doce años después de la muerte de mi padre, decidí mudarme a Japón. Pensé que las cosas irían mejor aquí, pero ¡todo fue peor! La espalda comenzó a dolerme mu- cho y acudí a numerosos médicos en busca de ayuda. Pero parecía que nadie podía ayudarme. UNA NUEVA DIRECCIÓN Me sentía muy triste y no sabía qué hacer con mi vida. Hasta que un día conocí, en la fábrica donde trabajaba, a un hombre llamado Silvio. Enseguida pude reconocer que él era una buena persona y que siempre estaba alegre, aunque a menudo sufría de dolores a causa de un grave accidente que había tenido. Yo sabía lo que era tener dolor, por eso admiraba a Silvio, que siempre estaba contento aun en medio de sus sufrimientos.
  18. 18. 18 MISIÓN NIÑOS · DIVISIÓN ASIÁTICA DEL PACÍFICO NORTE CÁPSULA INFORMATIVA • Japón es uno de los países más difíciles para predicar el evangelio de Jesús. La cultura japo- nesa no ayuda a que la gente esté dispuesta a compartir su fe con los demás. • Los japoneses son personas muy apegadas a las tradiciones, y por motivos de honor familiar se sienten obligados a observar las tradiciones religiosas de sus antepasados. Sin embargo, no son muy religiosos. En Japón, 4 de cada 100 personas son cristianas, y tan solo una de cada 8.361 es adventista. Para aquella época, yo era miembro de una agrupación espiritual japonesa lla- mada Mahikari. Creíamos en un “dios del universo” y en un “dios de la tierra”. Cada vez que me inclinaba ante aquellos ídolos, me venía a la mente el texto de Juan 14:6, y me preguntaba dónde estaba Jesucristo. Silvio era adventista del séptimo día, y a los pocos meses de conocernos me in- vitó a visitar su iglesia. Nos hicimos bue- nos amigos. Silvio me habló de Jesús y de la forma en que él podría cambiar mi vida. Debido a las cosas maravillosas que Silvio compartió conmigo, yo sentí el de- seo de conocer más acerca del adventis- mo. Comencé a asistir a la iglesia los sá- bados con Silvio, y a recibir estudios bíblicos de parte del pastor. En poco tiempo, fui bautizado. Me siento feliz de haber conocido a Silvio, de que él me ha- blara de Jesús, ¡y de que me invitara a su iglesia! Hay muchas personas provenientes de Sudamérica que, al igual que en mi caso, han venido a Japón en busca de una vida mejor. Esas personas necesitan cono- cer a Jesús, como lo hice yo. Estamos tra- tando de encontrarlos y de invitarlos a nuestra iglesia, donde hay muchos otros japoneses de origen sudamericano. Uno de los proyectos de la ofrenda del decimotercer sábado de este trimestre es la construcción de un centro de evan- gelización aquí, en Japón. ¡Gracias por ayudarnos al dar su generosa ofrenda el decimotercer sábado! C ¿ A c C U p a ta E le se y y ta n p e C n Je si p a si E P
  19. 19. 19MISIÓN NIÑOS · DIVISIÓN ASIÁTICA DEL PACÍFICO NORTE a- a os a e n- or el China 23 de mayo ¿Qué pasa con el ídolo? AH TAN Esta historia nos habla de Ah Tan, una mucha- cha de diez años que vive con su familia en el sur de China. [Localice China en un mapa.] UN ÍDOLO LLAMADO GUAN YIN Parecía que toda la familia de Ah Tan estaba enferma. El papá sufría de dolorosas piedras en los riñones, y la mamá se sentía débil y mareada. Cuando Ah Tan comenzó a tener mucha fiebre, su mamá tuvo que llevarla al médico. Cada visita al médico cos- taba el salario de un día de trabajo. La familia de Ah Tan tenía en su casa la imagen de un ídolo llamado Guan Yin. Ese era el único dios que Ah Tan conocía. La familia le presentaba ofrendas al ídolo y le oraba pidiendo que les diera salud. Sin embargo, los miembros de aquella familia seguían enfermándose. Un día, la mamá de Ah Tan encontró un volante en la puerta de su casa. Lo tomó y lo leyó. Hablaba de Jesús. Decía que Jesús es bueno y que nos ama, que es el único y verdadero Dios. La mamá habló con Ah Tan acerca de lo que decía aquella hoja de papel. Ah Tan tampoco había oído hablar de Jesús. Ella no sabía que un dios puede ser bueno y amar- nos. La mamá se preguntaba también si Guan Yin merecía la adoración de ellos. Des- pués de todo, el ídolo no había sanado a la familia cuando se lo pidieron. Quizá Jesús era más poderoso que Guan Yin. CONOCIENDO A JESÚS La madre decidió que quería saber más de Jesús. Habló con su esposo acerca de aquel nuevo Dios, y él le dijo que debía investigar más acerca de ese Dios llamado Jesús. Una vecina de Ah Tan era cristiana, así que la mamá fue a preguntarle cosas sobre Jesús. La vecina invitó a la mamá de Ah Tan a que la acompañara a la iglesia el sábado siguiente. La mamá aceptó, y asistió con su vecina a una humilde iglesia adventista. Mientras escuchaba el sermón, la madre de Ah Tan comenzó a sentirse mal. Se puso en pie y salió de la iglesia. Luego se fue caminando a su casa. Para cuando llegó a su casa, se sentía mejor. La semana siguiente volvió a acompañar a su vecina a la igle- sia, y de nuevo se sintió mal. Pero, tan pronto como salió de la iglesia, se sintió mejor. Eso le sucedió varias veces. Pero la mamá de Ah Tan no se daba por vencida. Ella quería conocer más a Dios. Pronto se dio cuenta de que Satanás estaba haciendo que se sintiera mal para que no
  20. 20. 20 MISIÓN NIÑOS · DIVISIÓN ASIÁTICA DEL PACÍFICO NORTE conociera a Dios. La mamá decidió ha- cerse cristiana. El padre de Ah Tan comenzó a acom- pañar a su esposa a la iglesia. Cuando los demás creyentes se enteraron de los proble- mas de salud de aquella familia, comenza- ron a orar por ellos. Después de un tiempo, el papá y la mamá de Ah Tan no sufrieron más de debilidad ni de dolores. Incluso Ah Tan, que no asistía a la iglesia, dejó de sufrir de aquellas misteriosas fiebres. ¿QUÉ PASA CON EL ÍDOLO? La mamá deseaba ser bautizada, pero primero tenía que destruir la imagen del ídolo Guan Yin. Cuando Ah Tan se ente- ró, dijo: –Mamá, ¡no lo hagas! No debes des- truir el ídolo. ¡Es muy caro! ¿No puedes venderlo? La mamá le explicó que si no des- truían el ídolo no podían esperar que Je- sús contestara sus oraciones: –Sabemos que Guan Yin no tiene po- der alguno. Ah Tan pensó en eso, y finalmente es- tuvo de acuerdo con la idea de que su mamá destruyera el ídolo. Ella observó cuando sus padres rompieron la imagen y la tiraron a la basura. AH TAN APRENDE A AMAR A JESÚS Ah Tan decidió estudiar la Biblia con sus padres y se sintió muy feliz de cono- cer al único Dios verdadero. Sus padres también se alegraron de conocer la ver- dad acerca de Dios. Unos meses más tar- de, los miembros de la iglesia pasaron una tarde en el campo, en un lugar donde había un estanque. Allí, Ah Tan fue bau- tizada. Debido a que el Gobierno no de- sea que los niños y los jóvenes sean bauti- zados, ella no les contó a sus amigos de la escuela acerca de su bautismo. Ella desea animar a los niños de todo lugar para que crean en Dios y confíen en él de manera que Satanás no los pueda vencer. Oremos por los miles de niños en China que necesitan saber que Jesús los ama. Recordemos traer nuestras ofrendas para que más niños puedan aprender a amar a Jesús. [Concluya con una oración.] C D L e se q m e C p p n D a L y lo é n E q y CÁPSULA INFORMATIVA • China tiene unos 1.400 millones de habitan- tes. Uno de cada 5 habitantes de la Tierra vive en China, el país más poblado del mun- do. Algo más de 400 mil chinos, 1 de cada 3.400 habitantes, es adventista. • Las religiones tradicionales de China son el confucionismo, el taoísmo y el budismo. La gente a menudo observa las tradiciones de esas tres religiones. En 1949, el Gobierno comunista prohibió oficialmente todas las re- ligiones organizadas. • Hay relativamente pocos cristianos en China. Muchos de ellos fueron llevados a la cárcel durante los años más difíciles del Gobierno comunista.
  21. 21. 21MISIÓN NIÑOS · DIVISIÓN ASIÁTICA DEL PACÍFICO NORTE o- s- u ó y n o- es r- r- n e u- e- i- a a e a n os as a ] China 30 de mayo Del lado de Jesús LIN Lin vive en China. Ella tiene once años y está en el quinto curso de la escuela primaria. Quiere ser maestra cuando crezca, y una muestra de ello es que ya ha enseñado a leer a Chee, su hermana menor. A Lin le gustaría viajar a otro país para visitar una iglesia un sábado, pero por ahora eso no es posible. COMPARTIENDO SU FE Es difícil para los niños de China compartir su fe en Jesús con sus amigos. Muchos padres no desean que sus hijos sean cristianos. Sin embargo, Lin ha aprendido a com- partir su amor por Jesús de manera discreta. En cierta ocasión, los alumnos de su curso estaban presentando un examen. Algu- nos de los compañeros de Lin llevaban cadenas en el cuello, con imágenes de ídolos. Durante la prueba, los niños a veces tocaban la imagen del ídolo, para pedirle que los ayudara a aprobar el examen. Una de las compañeras de clase de Lin le preguntó por qué ella no llevaba cadena. Lin le explicó que ella no adoraba ídolos. –Entonces, ¿qué adoras? –le preguntó la amiga. Lin le dijo que era cristiana y que adoraba al Dios vivo, al Dios que hizo los cielos y la Tierra. Además, le explicó que Dios lo había creado todo: el mundo, las estrellas, los árboles, el mar, y a todos los animales. Le dijo que Jesús es el Hijo de Dios, y que él vino a vivir en la Tierra para que la gente pudiera ver cómo es Dios y saber que Dios nos ama. –Él está vivo, escucha nuestras oraciones y las contesta, porque nos ama. EL MAESTRO DE CIENCIAS Unos días después, el maestro de ciencias de Lin preguntó a la clase: –¿Quiénes de ustedes creen en Dios? Lin y otro alumno se pusieron en pie. El maestro continuó diciendo: –No necesitamos dioses, ¡porque contamos con la teoría de la evolución! Aquel día, algunos de los compañeros de Lin le preguntaron después de clase por qué se había puesto en pie. –Miren a su alrededor. ¿Cómo podrían surgir por casualidad tantos árboles, flores y aves? Dios creó el mundo; no dejó nada al azar.
  22. 22. 22 MISIÓN NIÑOS · DIVISIÓN ASIÁTICA DEL PACÍFICO NORTE Lin les dijo también a sus amigos que Dios creó a Adán y a Eva, y que los colo- có en un hermoso huerto. Luego les dijo que no comieran de la fruta prohibida, pero ellos desobedecieron. Desde enton- ces, entraron en el mundo el pecado y la muerte. Lin es una buena misionera. Ella no siente temor de dar la cara por su fe. Tampoco se siente mal cuando alguien se ríe de ella. Lin espera que otros niños también se interesen en conocer a Jesús, ya que ella les testificó acerca de su fe. Este trimestre, nuestra ofrenda de de- cimotercer sábado ayudará a adquirir apartamentos en 16 grandes ciudades de China donde no hay adventistas del sép- timo día. Esos departamentos servirán como casas-iglesias, donde los nuevos creyentes adventistas podrán adorar. Gra- cias por ayudar a la gente de China tra- yendo sus ofrendas para las misiones. [Actividad]: Cantando en chino Sí, Cristo me ama Iay-suu ai uau uau yur dou Iin yo sheng jiing gow suu uau Yo shii-ou ai tong ta muu iaung Ta mun ruu-en rau yuu gung chi-ung. Coro: Yu yay su ai uau, yu yay su ai uau, yu yay su ai uau, yo sheng ying gou su uau. C E L d c h a T ll d n d B d T si E c ta c b q E a u v en
  23. 23. 23MISIÓN NIÑOS · DIVISIÓN ASIÁTICA DEL PACÍFICO NORTE g China 6 de junio Encuentros divinos LA SEÑORA TANG Y EL SEÑOR ZHANG La señora Tang y su hijo de seis años iban camino del mercado para comprar comida. A menudo iban a comprar a aquel lugar. El niño se entretenía viendo las hortalizas que estaban a la venta, a la vez que observaba a la gente regateando para obtener buenos precios. Aquel día, mientras caminaban hacia el mercado tomados de la mano, la señora Tang y su hijo no esperaban que sucediera nada especial. Pero ¡qué gran sorpresa se llevarían! La señora Tang creía en Dios, y se reunía con algunos creyentes cristianos todos los domingos. Pero se cuidaba de llevar a su hijo a las reuniones, debido a que el Gobier- no no veía con buenos ojos que los niños aprendieran acerca de Dios. Mientras se dirigían al mercado por una de las calles de la ciudad, dos caballeros de buen porte se les acercaron, y luego se detuvieron. –¿Sabe usted que guardar el domingo no es bíblico? –dijo uno de ellos, levantando una Biblia y mostrándole a la sorprendida señora Tang varios textos que hablaban del sábado. El otro hombre la estimuló a que comprobara por sí misma lo que le estaban diciendo. –Usted puede buscar en Internet y comprobar cuál es el verdadero día de reposo. Luego, los dos caballeros concluyeron su breve presentación diciéndole a la señora Tang que “Jesús vino a este mundo”, y que la “iglesia del sábado” es “realmente la igle- sia de Dios”.Y, tan pronto como habían llegado, desaparecieron entre el gentío. ENCONTRANDO LA IGLESIA Sorprendidos por aquel breve e inesperado encuentro, la señora Tang y su hijo continuaron camino al mercado, donde compraron rápidamente las cosas que necesi- taban y se apresuraron a volver a casa. Una vez de regreso en su hogar, la señora Tang comenzó a buscar en Internet respuestas a los interrogantes que los desconocidos ha- bían planteado. La sorprendida señora Tang encontró una excelente página en chino que tenía claras respuestas acerca de si el sábado era el verdadero día de reposo de Dios. El portal también ofrecía algunos sencillos estudios bíblicos. Al ver que la página era auspiciada por un ministerio adventista llamado Amazing Facts, se preguntó si habría una iglesia adventista en las inmediaciones, que ella pudiera visitar. Después de buscar un poco, la señora Tang se alegró al encontrar un grupo de ad- ventistas que se reunía en un departamento de su ciudad. Debe de haber algo especial en este grupo, pensó.
  24. 24. 24 MISIÓN NIÑOS · DIVISIÓN ASIÁTICA DEL PACÍFICO NORTE Al llegar al lugar de reunión de los ad- ventistas el sábado siguiente, la señora Tang buscó a los dos hombres que habían hablado con ella en la calle, pero no los vio. De hecho, ella jamás los vio de nuevo. La señora Tang continúa reuniéndose con los adventistas y cree que ella ha en- contrado su hogar espiritual. “Esta iglesia enseña lo que dice la Biblia – afirma–. Es muy diferente de la iglesia que conozco. Creo que los adventistas enseñan la ver- dad y que Jesús vuelve pronto”. EL ENCUENTRO DE ZHANG WEI Todo el mundo respetaba al señor Zhang. Él estuvo en el ejército chino, y luego fue alcalde de su pueblo. Un día, sin embargo, decidió mudarse a una ciu- dad grande para ganar más dinero. En cierta ocasión, mientras caminaba por una calle de la ciudad, oyó algo inusual: una música que venía de la planta baja de un gran edificio de departamentos. Al mi- rar a través de las ventanas, pudo ver que había gente cantando. Pronto alguien se acercó al señor Zhang y lo invitó a entrar en el departa- mento. El señor Zhang se sentía un poco inseguro, aunque con curiosidad de aprender más, por lo que entró en la ca- sa-iglesia adventista. Al darse cuenta de que varias personas tenían Biblias, se in- teresó en aquel libro. Con alegría, los ad- ventistas compartieron con el señor Zhang algunos de sus textos favoritos de la Biblia y oraron con él. Zhang continuó regresando a la casa- iglesia adventista. Un día surgió el tema de la vida sana, incluyendo la alimenta- ción. Al explicar las leyes bíblicas de las carnes limpias y las inmundas, los creyen- tes le dijeron a Zhang que el cerdo era una carne inapropiada para el consumo, y que a menudo dichos animales estaban infestados de parásitos. Pensando que los adventistas estaban equivocados acerca de eso, el señor Zhang decidió hacer un pequeño experimento. EL EXPERIMENTO CON UN CERDO Muchas personas trabajaban en el mismo lugar que el señor Zhang, y el co- cinero de la compañía a veces compraba un cerdo entero para alimentar a los tra- bajadores. Un día, cuando había cerdo en el menú, el señor Zhang fue a la cocina para ver si el cerdo era realmente “inmun- do”. Asegurándose de que nadie estuviera mirando, el señor Zhang rápidamente tomó un cuchillo y abrió el animal. En- contró que la carne de aquel cerdo estaba repleta de gusanos de la cabeza a las patas. Sorprendido y disgustado, decidió que ja- más volvería a comer carne de cerdo. En poco tiempo, el señor Zhang aceptó todas las verdades bíblicas que es- taba aprendiendo en la Iglesia Adventista, y fue bautizado. Después de su bautismo Zhang Wei regresó a su pueblo natal, donde estable- ció una casa-iglesia adventista con una sola persona: ¡él mismo! Luego empezó a compartir lo que había aprendido de la Biblia con otras personas, y pronto la iglesia creció. Hoy en día, el municipio donde vive Zhang Wei cuenta con seis iglesias adventistas, y en tres municipios vecinos hay iglesias gracias a las oraciones y al poderoso testimonio de Zhang Wei. Este trimestre, parte de la ofrenda del decimotercer sábado ayudará a establecer más iglesias-hogar en China. ¡Muchas gracias por su generoso apoyo! Ta D D u u T lo ñ a su D c c m E a a p d p m a q U c m m y
  25. 25. 25MISIÓN NIÑOS · DIVISIÓN ASIÁTICA DEL PACÍFICO NORTE a o, n os a n el o- a a- n a n- a e n- a s. a- g s- a, ei e- a a a a o is os es . el er as Taiwán 13 de junio Dos hermanos honrados DUH Y YU Duh y Yu son hermanos. Viven con su padre en un pequeño departamento de un solo cuarto en una gran ciudad de Taiwán. [En un mapa, localice Taiwán, frente a las costas de China.] La madre de los niños murió cuando los hermanos eran peque- ños. Su padre se siente mal porque no tiene un trabajo fijo para brindarles lo necesario a sus hijos. A menudo, los niños van a la escuela con hambre. Pero los chicos aman a su padre y no quieren vivir con otra persona. A los chicos les va bien en la escuela porque, después de que las clases concluyen, Duh y Yu van a un centro ubicado en la iglesia adventista, en la misma calle de la es- cuela. Allí hay maestros voluntarios que ayudan a los niños con sus tareas y les propor- cionan una comida caliente. Yu nos dice: “Me gusta venir al centro. Nos divertimos jugando cuando termina- mos las tareas, y la comida es buena”. EL PROGRAMA DEL SÁBADO Duh y Yu no vienen de un hogar adventista. Pero el sábado, los niños del centro asisten a la iglesia. “Me gusta aprender acerca de Dios. Y también nos dan almuerzo”, añade con una sonrisa. Los hermanos se quedan en la iglesia durante toda la tarde, para adorar y participar de las actividades de los Conquistadores. Después de la puesta de sol, tienen un período de juegos. Los hermanos disfrutan del Club de Conquistadores y se sienten orgullosos de los premios que han ganado. Aunque su padre no es cristiano, con mucho gusto les per- mite asistir a los programas de la iglesia, porque sabe que los niños están aprendiendo a ser buenos ciudadanos. Las costumbres que han adquirido en la iglesia y en los Con- quistadores han tenido un gran impacto en los chicos. UNA BOLSA CON DINERO El año pasado, Duh y Yu estaban caminando hacia la biblioteca junto a dos mu- chachas del centro. De repente, Duh encontró una pequeña bolsa de tela llena de monedas. –No es nuestra –dijo uno de los niños, por lo que llevaron el dinero a la comisaría más cercana. Un policía escuchó la historia de los niños. Él anotó sus nombres y sus direcciones, y a continuación abrió la bolsa, para contar el dinero. Los niños jamás habían visto
  26. 26. 26 MISIÓN NIÑOS · DIVISIÓN ASIÁTICA DEL PACÍFICO NORTE tanto dinero. Al día siguiente, un repor- tero del periódico local entrevistó a los niños con relación al dinero que habían encontrado. –Aprendimos acerca de la honradez en la iglesia y en el Club de Conquistado- res –le dijo Duh al periodista–. En la igle- sia se nos enseñó que Jesús es nuestro ejemplo, y deseamos ser como él. Nadie reclamó el dinero, por lo que el policía lo entregó a la escuela de los ni- ños, para ayudar a pagar sus gastos escolares. AYUDANDO A LOS DEMÁS Aunque los dos hermanitos son pobres, ellos piensan en otros que tienen menos que ellos. Cuando Yu crezca, quiere trabajar en un programa extraescolar como el que tiene su iglesia. Nuestra ofrenda de decimo- tercer sábado de este trimestre contribuirá a apoyar los programas extraescolares en Tai- wán, así como un centro para personas de edad avanzada. ¡Gracias por sus ofrendas para las misiones! [Actividad]: Hablando chino mandarín El idioma oficial de Taiwán es el chi- no mandarín. Las palabras de más abajo están escritas fonéticamente. El chino se habla utilizando uno de cuatro tonos, que se señalan con los siguientes signos. 1) ¯ : el tono permanece invariable; 2) ´: el tono se eleva hacia el final; 3) -: el tono baja en el medio y luego se eleva al final; y 4) `: el tono desciende al final. Si no hay marca alguna sobre una sílaba, esta se pronunciará en forma suave. Frases Pronunciación Hola nii´ jao- Bienvenido huan¯ yiin´ Por favor chiing- Gracias shi-e` shi-e` Adiós dzai` yii-en` Ta L JI m q n w a q Y ta E d a p v m p b U re a e CÁPSULA INFORMATIVA • Taiwán es una pequeña isla que tiene muchos habitantes. Más de 23 millones de personas viven en Taiwán; la mayor parte, en las tierras bajas cerca de la costa occidental. Taipei es la ciudad más grande y también la capital. Duh y Yu viven en Taichung, la segunda ciudad en importancia, ubicada en el centro de la isla. • Únicamente la mitad de la población de Tai- wán profesa alguna religión. La mayor parte de ellos son budistas. Entre los chinos que vi- ven en Taiwán, tan solo uno de cada 25.000 es adventista. La mayor parte de los adven- tistas son miembros de tribus que residen en las montañas, en las afueras de las ciudades.
  27. 27. 27MISIÓN NIÑOS · DIVISIÓN ASIÁTICA DEL PACÍFICO NORTE i- o e s, s. ´: o l; y e Taiwán 20 de junio La invitación JIEN-YU ¿Qué sucede cuando tratamos de ser buenos misioneros pero la gente no responde de la manera que deseamos? Esta es una historia acerca de un niño que no se dio por vencido. Jien-Yu vive en la isla de Taiwán. [Localice Tai- wán en un mapa, frente a la costa de China.] Él, su mamá, su abuela y su hermanita adoran en la iglesia adventista que se encuentra al lado de su casa. Un día, el pastor anunció que la iglesia celebraría una serie evangelizadora, por lo que pidió a todos que invitaran a sus amigos y sus familiares para que asistieran. Jien- Yu decidió invitar a su maestra. Al día siguiente, Jien-Yu se acercó al escritorio de ella: –Profesora, nuestra iglesia va a celebrar unas reuniones evangelizadoras, y me gus- taría que usted asista –le dijo. Además, le entregó una invitación impresa. La profesora miró la invitación y dijo: –Sí, voy a asistir si me es posible. Gracias. Jien-Yu sonrió y regresó a su pupitre. ESPERANDO A LA MAESTRA Los programas evangelizadores comenzaron un domingo por la noche. Todo el fin de semana, Jien-Yu oró para que su maestra asistiera. El domingo por la tarde, Jien-Yu ayudó al pastor a colocar sillas en el patio de la iglesia. Se aseguró de que todo el equi- po eléctrico estuviera bien conectado. Luego revisó el patio. ¡Todo estaba listo! Jien-Yu vio a muchas personas entrar en el patio, pero no vio a su maestra. Cuando llegó el momento de comenzar el servicio de canto, se unió a sus amigos en la parte delantera, para dirigir el canto. Mientras cantaba, buscó a su maestra, pero no la vio. Ella no ha- bía llegado. Jien-Yu se sintió decepcionado. UN MENSAJE PARA LA MAESTRA Al día siguiente, ya en la escuela, decidió escribirle una nota en su cuaderno de ta- reas, invitándola de nuevo a asistir a las reuniones. “Querida maestra, anoche tuvimos nuestra primera reunión en la iglesia. Yo ayudé a dirigir el servicio de canto, pero no la vi. Me sentí triste. Las reuniones continúan esta semana. Espero que pueda venir”. Jien-Yu entregó su cuaderno de tareas para que la maestra lo corrigiera. Esa tarde,
  28. 28. 28 MISIÓN NIÑOS · DIVISIÓN ASIÁTICA DEL PACÍFICO NORTE cuando la maestra devolvió los cua- dernos a los alumnos, Jien-Yu abrió el suyo y vio la nota que había escrito a su maestra. Debajo de ella había una nota para él: “Lamento no haber asis- tido anoche. Tuvimos una reunión hasta muy tarde”. Jien-Yu le escribió otra nota a su maestra. “Querida maestra. No im- porta que se haya perdido la reunión de ayer. Tenemos reuniones toda esta semana. Espero que pueda venir”. Jien-Yu terminó su tarea y luego se apresuró a ir a la iglesia para ayudar en los preparativos de la reunión de la noche. Una vez más dirigió el servicio de canto y esperó la llegada de su maestra. Pero no la vio. La esperó du- rante el sermón, pero al terminar la reunión ella no había llegado. A la mañana siguiente, Jien-Yu le entregó de nuevo su cuaderno de tareas con la nota que había escrito el día anterior. Y, cuando la maestra le devolvió el cuaderno esa misma tarde, Jien-Yu encontró otro mensaje de ella: “Gra- cias por tu comprensión. Te deseo que hagas bien tu parte esta noche”. Esa noche, mientras Jien-Yu ayu- daba a dirigir los cantos, vio cuando su maestra entraba y se sentaba en la parte de atrás. ¡Por fin había llegado! Ahora cantaba con más energía. Des- pués de la reunión, Jien-Yu se apresu- ró para darle las gracias a su maestra por haber asistido, pero ella ya se ha- bía marchado. Al día siguiente, cuando la maes- tra de Jien-Yu le devolvió el cuaderno de tareas, encontró otra nota de ella. Decía: “Llegué a la reunión de ano- che. Fue maravillosa, y tú lo hiciste muy bien”. Jien-Yu sonrió para sus adentros. Esa tarde, Jien-Yu le escribió una última nota a su maestra. “Querida profesora: Me siento muy feliz de que haya venido a la reunión de anoche. Si tiene tiempo, por favor venga y escu- che de nuevo. Tendremos un refrige- rio después de la reunión. Por favor, venga”. Cada noche Jien-Yu esperó la lle- gada de su maestra a la reunión. Pero ella no regresó. Jien-Yu se alegró de haberla invitado, a pesar de que no asistió más que una noche y no le en- tregó su corazón a Jesús. Jien-Yu ora por su maestra a menudo. Sabe que tal vez un día ella recordará su invita- ción y aceptará a Jesús. Mientras tan- to, Jien-Yu trata de ser un buen alum- no para que su maestra pueda ver que él es un seguidor de Jesús y para que también desee conocer a Jesús. Puedes ser un misionero al igual que Jien-Yu. Puedes invitar a alguien a la Escuela Sabática, o a una reunión especial de la iglesia. Y, al ser amable, atento y obediente, puedes mostrarles a los demás que Jesús es tu amigo. CÁPSULA INFORMATIVA Taiwán es una pequeña isla situada cerca de la costa de China. Muchas de las personas que viven allí emigraron de China. El idioma oficial es el chino mandarín. La mayor parte de los cristianos, y de los adventistas, son miembros de tribus aborígenes. Ellos repre- sentan apenas el 2% de la población. La mayor parte de ellos proviene de las zonas montañosas de Taiwán.
  29. 29. 29MISIÓN NIÑOS · DIVISIÓN ASIÁTICA DEL PACÍFICO NORTE PARTICIPANTES Y RECURSOS Presenten banderas grandes de Chi- na, Japón, Mongolia, Corea del Norte, Corea del Sur yTaiwán. Pida a seis niños de Jardín de Infantes que lleven la bande- ra hasta la plataforma; uno o dos prima- rios, o menores, para que lean las partes de los narradores; seis primarios, para presentar los proyectos. Si usted no cuen- ta con suficientes niños para tomar estas partes, pida que dos narradores se alter- nen asumiendo las partes de los niños. Narrador nº 1 La División Asiática del Pacífico Norte está formada por seis países. Cada uno presenta sus propios desa- fíos para llevar a cabo la obra de Dios. Narrador nº 2 [Niño lleva la bandera de China a la plataforma y se para a un lado.] China, la nación más poblada del planeta, con cerca de 1.400 millones de habitantes, está abriendo sus fron- teras al mundo. Un poco más de 400.000 chinos, uno de cada 3.400 habitantes, es adventista. Oren a fin de que Dios utilice a sus hijos para iluminar las lámparas de la fe a lo an- cho de esa gran nación. Narrador nº 1 [Segundo niño lleva la bandera de Japón a la plataforma y se para al lado del primer niño.] Japón es un país rico, pero sus habitantes no saben que Jesús murió por ellos. La Iglesia Adventista en Japón tiene algo más de 15.000 miembros: un adventista por cada 8.300 habitantes. La mayor parte de los creyentes son de edad avanzada, y tan solo se bautizan unas pocas perso- nas cada año. Oremos para que Dios Si su División va a presentar el programa del decimotercer sábado para los adultos, practique el canto “Cristo me ama” en mongol, coreano y chino (ver páginas anteriores); recuerde a los padres acerca del programa y aliente a los niños a que lleven su ofrenda de decimotercer sábado. Si su División no se une a los adultos, usted podría implementar el programa que aparece a continua- ción, o una variante de él. Recuerde a los niños que traigan su ofrenda de decimotercer sábado. Dígales que es un regalo de parte de ellos para Jesús y para los niños que él ama en todas partes del mundo. Haga de la ofren- da un gran acontecimiento de la Escuela Sabática. Informe a los niños cuánto han traído para las mi- siones durante el trimestre. Cuente el dinero entre- gado durante el decimotercer sábado y mencione el total. Elógielos por lo que han hecho y hágales saber que su ofrenda tendrá un gran impacto para ayudar a los niños en el norte de Asia. 27 de junio Programa del decimotercer sábado
  30. 30. 30 MISIÓN NIÑOS · DIVISIÓN ASIÁTICA DEL PACÍFICO NORTE suscite un ejército de jóvenes que com- parta su fe, en Japón. Narrador nº 2 [Niño nº 3 lleva la bandera de Mongolia hasta la plataforma.] Los primeros nuevos creyentes, después de muchas generaciones, fueron bautizados en Mongolia hace apenas unos veinte años. La mayor parte de los 1.600 creyentes del país son jóvenes que están deseosos de com- partir su fe con los demás. Oremos para que crezca su fe y su liderazgo, en una de las cul- turas más antiguas del mundo. Narrador nº 1 [Niño nº 4 lleva la bandera de Corea del Norte a la plataforma.] Nadie sabe cuántos cristianos, ni cuántos adventistas, viven en Corea del Norte. Sin embargo, algunos que han po- dido salir de este país políticamente ce- rrado al exterior son una muestra de espe- ranza. Oremos para que las puertas de Corea del Norte se abran de manera que el evangelio inunde y alimente los ham- brientos corazones con el Pan de vida. Narrador nº 2 [Niño nº 5 lleva la bandera de Corea del Sur a la plataforma.] Corea del Sur es la nación más “cristia- na” de esta División. No obstante, apenas una tercera parte de la población de Corea del Sur profesa ser cristiana, y aproximada- mente 1 de cada 250 es adventista. Pero, a pesar de los más decididos esfuerzos para evangelizar a las masas, los adventistas no son bien vistos. Oremos por nuestros her- manos y hermanas en Corea del Sur. Narrador nº 1 [Niño nº 6 lleva la bandera deTaiwán a la plataforma.] Taiwán es una pequeña isla situada cerca de la costa de China. La mayor par- te de los adventistas son descendientes de las tribus aborígenes y residen principal- mente en la parte montañosa de la isla. Oremos para que Dios toque los corazo- nes de estas personas que necesitan saber que Jesús murió por ellas. Narrador nº 2 Nuestra ofrenda del decimotercer sá- bado ayudará a estimular a nuestros her- manos y hermanas de la División Asiática del Pacífico Norte. Una parte de nuestra ofrenda de hoy ayudará a proveer herra- mientas vitales para llevar a otros a Jesús y a fortalecer a los que ya creen en él. Niño nº 1 [Niño con la bandera japonesa da un paso al frente y levanta su bandera.] Un centro evangelizador internacio- nal para alcanzar a los muchos inmigran- tes de Sudamérica que llegan a Japón. Niño nº 2 [Niño con la bandera mongol da un paso al frente y levanta su bandera.] La construcción de cuatro salones de clases y una biblioteca para la escuela ad- ventista de Ulán Bator. Muchas familias aprenden de Jesús gracias a esta escuela. Niño nº 3 [Niño con la bandera de Corea del Sur da un paso al frente y levanta su bandera.] Parte de la ofrenda del decimotercer sábado de hoy ayudará a un grupo espe- cial de jóvenes de Corea del Sur para que tengan un centro de evangelización juve- nil. Estos jóvenes ayudaron a iniciar la “Iglesia de los panecillos” y ahora están dispuestos a capacitar a más jóvenes con el fin de que ganen a otros para Jesús. p o za c p te n q p d d d sé u si [N p e h h ti v
  31. 31. 31MISIÓN NIÑOS · DIVISIÓN ASIÁTICA DEL PACÍFICO NORTE a r- e l- a. o- er á- r- a a a- ús o- n- e d- as er e- e e- a n n Niño nº 4 [Niño con la bandera de Taiwán da un paso al frente y levanta su bandera.] Hace unos años, parte de nuestra ofrenda del decimotercer sábado fue utili- zada para establecer un estudio de graba- ción en Taiwán, donde se preparan los programas en chino mandarín para radio y televisión. Hoy en día, una parte se desti- nará a apoyar tres centros de influencia que ayudarán a los niños y a los ancianos. Niño nº 5 [Niño con la bandera de China da un paso al frente y levanta su bandera.] Este trimestre, nuestra ofrenda del decimotercer sábado ayudará a adquirir departamentos en 16 grandes ciudades de China donde no hay adventistas del séptimo día. Estos departamentos serán utilizados como casas culto o casas-igle- sias, para nuevos creyentes. Niño nº 6 [Niño con la bandera de Corea del Norte da un paso al frente y levanta su bandera.] No sabemos cuántos cristianos viven en Corea del Norte. Pero sabemos que los hay. Sabemos, a través de personas que han vivido allí, que algunos de esos cris- tianos son adventistas del séptimo día. La vida es muy difícil para ellos. Oremos para que Dios proteja y bendiga a sus hi- jos en ese país donde el cristianismo es una religión extranjera. Narrador nº 1 Podemos ayudar a quienes viven en los países de la División Asiática del Pací- fico Norte. Cuando damos nuestras ofrendas para las misiones y cuando ora- mos, eso ayuda a las personas que cono- cen a Jesús para que puedan compartir el amor de Dios con sus amigos. Parte de nuestra ofrenda del decimotercer sábado ayudará a los jóvenes que asisten a la “Iglesia de los panecillos” en Corea del Sur [señale Corea del Sur en el mapa]; a los niños y a los ancianos en Taiwán [señale la isla de Taiwán]; a los jóvenes de la es- cuela adventista de Mongolia [señale Mongolia]; a los inmigrantes de América del Sur que viven en Japón [señale Japón]; y para las muchas, muchas personas de China que necesitan conocer a Jesús [mueva su mano a través de China]. Va- mos a hacer nuestra parte hoy para com- partir el amor de Dios con nuestros her- manos y hermanas de la División Asiática del Pacífico Norte. [Ofrenda.] FUTUROS PROYECTOS DE DECIMOTERCER SÁBADO El próximo trimestre, la División Asiática del Pacífico Sur será resaltada. Algunos proyectos especiales incluyen una escuela adventista internacional en Dili, Timor Oriental; una iglesia en el Colegio Adventista Lakpahana, en Sri Lanka; un edificio para la Escuela Adventista de Enfermería de Gazipur, Bangladés. El proyecto de los niños consistirá en proveer pupitres para los niños y una nueva escuela en Timor Oriental.

×