• I 
Para el 8 de noviembre de 2014 
Fe que obra 
PARA ESTA SEMANA: Santiago 2:14-26; Romanos 3:27, 28; Tito 2:14; 2 Corin...
SER UNA NUEVA PERSONA EN JESÚS 
El libro de Santiago es una carta a los hijos de Dios que vivían fuera de los límites de P...
LUNES 
03 
Noviembre 
t = 
----------1— 
A 
FE, AMOR Y OBRAS 
"¿Tú crees que hay un solo Dios? ¡Magnífico! También los dem...
UNA VIDA QUE VALE LA PENA SER VIVIDA 
"La fe que no obra por el amor y no purifica el alma, no justificará a ningún hombre...
MIÉRCOLES 
05 
Noviembre 
A 
r>£ 
LA FE PERFECCIONADA POR OBRAS 
Un día, entendí una verdad paradójica que me ha ayudado m...
¡SOLO SI CREES! 
La Biblia nos enseña claramente qué valores debieran motivar nuestra conducta. Nuestra salvación depende ...
VIERNES 
07 
Noviembre 
RECUERDA 
¿Qué piensas que la gente notaba en Jesús cuando ¡nteractuaba con otro > ¿Cómo quieres q...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Lección 6 | Joven | Fe que obra | Escuela Sabática Cuarto trimestre 2014

547 visualizaciones

Publicado el

Lección 6 | Joven | Fe que obra | Escuela Sabática Cuarto trimestre 2014
http://escuelasabatica.es/

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
547
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
249
Acciones
Compartido
0
Descargas
2
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Lección 6 | Joven | Fe que obra | Escuela Sabática Cuarto trimestre 2014

  1. 1. • I Para el 8 de noviembre de 2014 Fe que obra PARA ESTA SEMANA: Santiago 2:14-26; Romanos 3:27, 28; Tito 2:14; 2 Corintios 4:2; Romanos 4:1-5; Josué 2:1-21. TEXTO CLAVE: "Pues como el cuerpo sin el espíritu está muerto, así también la fe sin obras está muerta" (Sant. 2:26). n verano, junto con mi familia, visitamos un parque temático. ■ había tres toboganes. El primero era cerrado y lleno de curvas; el segundo tenía una gran joroba en el medio y el tercero era una caída recta de seis pisos de altura, a casi 90 kilómetros por hora. Hice un trato con mi hijo de trece años, de que nos deslizaríamos por ese tobogán los dos juntos. Para algunos, esto no es gran cosa; pero para mí lo era, ya que no soy muy amante de las alturas. ¿Estaba seguro de que el diseño del tobogán me mantendría a salvo, mientras me convertía en un misil humano mojado? ¿Cómo sabrías? ¿Me creerías si te dijera que estaba seguro de que saldría ileso? ¿O debo "correr el riesgo", para que me creas? Seguramente, conoces el antiguo dicho que reza: "Las acciones dicen más que las palabras". El vínculo y la acción pueden parecer algo obvio, pero, a pesar de eso, Dios inspiró a Santiago a incluir este principio de vida en su carta a los creyentes. "Pues como el cuerpo sin el espíritu está muerto, así también la fe sin obras está muerta" (Sant. 2:26). Entonces, ¿cuál es la conclusión? Nuestras acciones muestran nuestra fe. Otra manera de decirlo es que la fe es visible. Encuentro este concepto implícito en la forma en que Mateo, Marcos y Lucas utilizaron la misma frase en sus historias sobre los hombres que bajaron al paralítico por el techo de la casa, para que Jesús pudiera sanarlo. Ellos escribieron: "Al ver Jesús la fe de ellos [...]" (Mat. 9:2). Al estudiar la lección de esta semana, que podamos crecer en nuestro entendimiento y en nuestra experiencia de fe... Y, de paso, en Silverwood, esta "gallina" voló. Yo quiero hacer lo mismo en mi viaje con Jesús. SÁBADO PREVIEW Noviembre Entre las muchas opciones en la sección acuática del parque, 40 / Lección para jóvenes
  2. 2. SER UNA NUEVA PERSONA EN JESÚS El libro de Santiago es una carta a los hijos de Dios que vivían fuera de los límites de Palestina. Santiago no habla de la justificación o la salvación por fe y obras: habla de una fe viva, una fe que obra. "¡Qué tonto eres! ¿Quieres convencerte de que la fe sin obras es estéril?" (Sant. 2:20). El enemigo está decidido a ponernos de su parte, y su estrategia es hacernos creer que podemos lograr nuestra propia salvación. Sin embargo, Jesús dejó en claro aue no tenemos poder para salvarnos, cuando afirmó: "Yo soy el camino, la verdad y la vida -le contestó Jesús- Nadie llega al Padre sino por mí" (Juan 14:6). Y Pedro mencionó que "de hecho, en ningún otro hay salvación, porque no hay bajo el cielo otro nombre dado a los hombres mediante el cual podamos ser salvos" (Hech. 4:12). Sí; no tenemos poder para salvarnos porque no podemos cumplir la Ley de Dios. Si nos fuera posible cumplir la Ley, Cristo no hubiese tenido que venir a la Tierra a mostrarnos cómo vivir; ni habría tenido que morir. La única manera de reclamar santidad es confiando en su justicia. Solo podemos ser salvos al aceptar su muerte por nosotros. Cuando somos salvos, el Espíritu Santo vive en nuestro corazón, y nos ayuda a desarrollar un carácter como el de Jesús y a hacer lo correcto de acuerdo con la santa Ley de Dios. Así es como desarrollamos el fruto del carácter de Cristo (Gál. 5:22, 23). Y así llegamos a ser "hechura de Dios, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios dispuso de antemano a fin de que las pongamos en práctica" (Efe. 2:10). Siguiendo el ejemplo de la arcilla en las manos del alfarero, debemos entregarnos a Cristo, porque él es el único que puede salvarnos. Permite que el Espíritu Santo fortalezca tu fe y te motive para hacer buenas obras. DOMINGO 02 Noviembre :blia en mano "Hermanos míos, ¿de qué aprovechará si alguno dice que tiene fe, y no tiene obras? ¿Podrá la fe salvarlo? (Sant. 2:14). ¿Cómo entendemos este versículo en el contexto de la salvación solo por la fe? (Lee Sant. 2:15-17; compara con Rom. 3:27, 28; Efe. 2:8,9.). ¿Cómo podemos aprender a expresar mejor nuestra fe mediante obras, y así protegernos del engaño de que nuestras obras nos salvan? Lección para jóvenes / 41
  3. 3. LUNES 03 Noviembre t = ----------1— A FE, AMOR Y OBRAS "¿Tú crees que hay un solo Dios? ¡Magnífico! También los demonios lo creen, y tiemblan" (Sant. 2:19). ¿Alguna vez has pensando en la fe de los demonios? Cuando Cristo expulsaba demonios, ellos lo escuchaban. Cuando los discípulos intentaron hacer lo mismo en el nombre de Cristo, tuvieron éxito. Hasta Satanás trabajó al servicio de Dios antes de rebelarse. ¿Qué significado tiene para nuestra fe que hasta los demonios reconozcan la presencia de Cristo y obedezcan sus órdenes? ¿Cómo debería ser, entonces, nuestra expresión de fe? ¿Qué tipo de fe necesitamos, para estar entre los discípulos de Cristo? Santiago señala una respuesta en la historia de Abraham. Dios le prometió, de manera repetida, que lo haría padre de muchas naciones. Pero, el pacto parecía vacío, ya que Abraham y Sarai seguían esperando por el ansiado hijo. Finalmente, el nacimiento de Isaac, el hijo legítimo de Abraham y Sarai, proclamó el cumplimiento del pacto divino. Es por esto que la orden del Señor de dar muerte a Isaac no era solo un llamado a matar al amado hijo de Abraham, sino también una amenaza directa al pacto que había sido cumplido de manera milagrosa. Sin embargo, él estuvo dispuesto a obedecer incluso cuando parecía que el Señor lo estaba abandonando. Abraham no tenía una creencia superficial en la existencia de Dios; no obedecía a Dios por miedo, como los demonios. Él dedicó todo su corazón, toda su mente y toda su alma a servir al Señor, a través de sus acciones motivadas por la fe. La obra del Señor (Sant. 5:19, 20) La fe genuina en el Señor despierta al creyente a la acción. Sabemos que la obra del Señor en este mundo es ayudar a la humanidad en esta disputa con el pecado, y hacer posible nuestro destino en su Reino. Santiago 5 describe un corazón purificado como uno en el que la fe y las obras trabajan armoniosamente para ayudar a la gente a aceptar a Cristo. En 1 Pedro 1:22, Pablo manifiesta esta fórmula al representar a personas que, a través de la obediencia a la verdad, tienen corazones puros y amantes. Luego de esta descripción de cómo la fe y las obras producen un corazón amante, da esta prescripción para la vida: "ámense de todo corazón los unos a los otros". Sí; la obra del Señor es el amor. Biblia en mano ..................................................——— ................ y Lee Santiago 2:18. ¿Cuál es el punto principal que presenta Santiago? ¿Cómo mostramos nuestra fe por nuestras obras? j Considera la actitud de Pablo hacia las obras en Efesios 2:10; 1 Tesalonicenses 1:3; 1 Timoteo 5:25 y Tito 2:14. ¿Por qué las obras son tan importantes? j ¿Por qué debe motivarnos la buena noticia de que no podemos ganarnos el cielo con las obras, para hacer todas las buenas obras que podamos por causa de nuestro amor a Dios? 42 / Lección para jóvenes
  4. 4. UNA VIDA QUE VALE LA PENA SER VIVIDA "La fe que no obra por el amor y no purifica el alma, no justificará a ningún hombre. 'Vosotros veis', dice el apóstol, 'que el hombre es justificado por las obras, y no solamente por la fe" (Sant. 2:24). Abraham creyó en Dios. ¿Cómo sabemos que creyó? Sus obras hablaban del carácter de su fe; y su fe le fue contada por justicia. Necesitamos la fe de Abraham para iluminar las tinieblas que nos rodean y que impiden que resplandezca la luz del amor de Dios y el crecimiento espiritual. Nuestra fe debe ser prolífica en buenas obras, porque la fe sin obras es muerta" (FV 117). "La fe genuina se manifestará en buenas obras, pues las buenas obras son frutos de la fe. Cuando Dios actúa en el corazón y el hombre entrega su voluntad a Dios y coopera con Dios, efectúa en la vida lo que Dios realiza mediante el Espíritu Santo, y hay armonía entre el propósito del corazón y la práctica de la vida. Debe renunciarse a cada pecado como a lo aborrecible que crucificó al Señor de la vida y de la gloria, y el creyente debe tener una experiencia progresiva al hacer continuamente las obras de Cristo. La bendición de la justificación se retiene mediante la entrega continua de la voluntad y la obediencia continua" (MS 1:464). "Los que son justificados por la fe deben tener un corazón que se mantenga en la senda del Señor. Una evidencia de que el hombre no está justificado por la fe es que sus obras no se correspondan con su profesión. Santiago dice: '¿No ves que la fe actuó juntamente con sus obras, y que la fe se perfeccionó por las obras?' (Sant. 2:22)" (Ibíd. 1:465). "La verdadera fe se manifiesta en una vida santa: 'Puesto que Dios nos ha salvado, obremos de un modo digno de su aprobación. ¿Eres rico? Sirvan tus bienes a los pobres. ¿Eres pobre? Tu labor sirva a los ricos. Si tu trabajo no es útil más que para ti mismo, el servicio que pretendes hacer a Dios no es más que mentira' " (CS 141). Biblia en mano .............................................................. / Lee 2 Corintios 4:2; 1 Timoteo 2:4; Santiago 5:19 y 20; 1 Pedro 1:22 y 1 Juan 3:18 y 19. ¿Qué nos dicen estos versículos acerca de cuán importante es conocer la verdad? / ¿Qué advertencia se nos da en Santiago 2:19 acerca de un falso concepto de lo que es la fe verdadera? Lección para jóvenes / 43 MARTES 04 Noviembre f A az
  5. 5. MIÉRCOLES 05 Noviembre A r>£ LA FE PERFECCIONADA POR OBRAS Un día, entendí una verdad paradójica que me ha ayudado mucho a entenderme a mí misma y a explicarle a otros quién es Dios. La pregunta es: cuando dos versículos bíblicos parecen contradecirse, ¿cuál es verdad? He descubierto que la respuesta es ambos. Dios nunca dice algo que no sea cierto. Entonces, ¿por qué tenemos debates como "salvación por fe versus salvación por obras"? ¿Cuál es verdad? ¡Ambos! Eso es exactamente lo que dice Santiago 2:26. Necesitamos tanto la fe como las obras para cumplir el plan de Dios para nuestras vidas, porque la fe sin obras no es realmente fe. ¿Cómo aplicamos esto a nuestras vidas? Dios nos creó para que realicemos buenas obras; y quiere que seamos hacedores, y no solo oyentes. Pero, para ser hacedores y oyentes, primero debemos tener una fe completa en él. ¡ Ese es el punto! Nuestro Señor ve el final desde el principio. Conoce los caminos que se nos presentarán y las direcciones en las que elegiremos caminar durante nuestras vidas. Cuando nos sometemos completamente a Cristo, la obra que él ha planificado para nosotros será una consecuencia natural de esa entrega. El Espíritu Santo nos dará el poder y la inspiración para hacer de nuestras buenas obras una experiencia diaria de adoración a Dios. ¡Ahora, pongámonos a trabajar! Puedes estudiar, pasar tus materias y llegar a ser increíblemente sabio en el campo que has elegido, pero si no buscas trabajo luego de graduarte, ¿de qué te sirve todo el conocimiento que lograste? Este es el ejercicio de la fe y las obras. Descansa en la base de tu fe en el Señor, pero luego ponte a trabajar en su servicio. ¡No te rebeles! Nunca permitas que tus obras sean autocomplacientes. ¡Ser activo se siente genial! Tus buenas obras te pueden reportar reconocimiento o incluso fama, pero ahí yace la tentación de vanagloriarse y enorgullecerse de lo que hemos hecho. Nunca pierdas de vista que tus buenas obras son resultado de un esfuerzo conjunto entre tú y el Señor. Cuando alguien te elogia por lo que has hecho, recuerda dar el crédito a Aquel que te guía. Biblia en mano ..... / Lee Santiago 2:21 al 24, y compáralo con Romanos 4:1 al 5 y 22 al 24. ¿Cómo se describe la fe de Abraham, y sobre qué se basa la justificación? y ¿Cuál es tu experiencia con la forma en que las obras (o la falta de ellas) ¡mpactan tu fe? 44 / Lección para jóvenes
  6. 6. ¡SOLO SI CREES! La Biblia nos enseña claramente qué valores debieran motivar nuestra conducta. Nuestra salvación depende de nuestro arrepentimiento y Noviembre nuestra fe en Cristo. Cuando Santiago vivía, algunas personas predicaban que la fe era lo único necesario para ser salvo. Pero Santiago conocía la verdad, ya que escribió: "Pero alguno dirá: Tú tienes fe, y yo tengo obras. Muéstrame tu fe sin tus obras, y yo te mostraré mi fe por mis obras" (Sant. 2:18). "Mostrar fe aparte de las obras es imposible, porque la fe, como un principio y una actitud de la mente, siempre revela su naturaleza en el comportamiento externo. El que no manifiesta buenas obras demuestra, por lo mismo, su carencia de fe genuina" (CBA 7:538). "Considera la parábola de la bomba. Un día, mientras predicaba un sermón, un pastor recibió el mensaje de que alguien había plantado una bomba en la iglesia. Entonces dijo a todos que la bomba detonaría en cinco minutos. Todos dijeron que le creían y que se ¡rían inmediatamente. Cinco minutos después era evidente, por los hechos, que quienes estaban todavía en el edificio, sentados y riendo, obviamente, no creían; aquellos que se fueron del edificio, evidentemente, creyeron. Una persona decidió, por su experiencia en la milicia, que encontraría y desactivaría la bomba. Quienes estaban afuera, sin saber esto, concluyeron que él no creía porque no actuó como ellos. El punto es que este hombre era un creyente porque, de lo contrario, no hubiera actuado. "En conclusión, podemos afirmar que la salvación comienza en el momento en que se cree. La creencia verdadera producirá frutos de algún tipo, que pueden ser vistos en la gente. Debemos mirar ese fruto, no lo que la persona no ha hecho o no debería estar haciendo".1 Los cristianos verdaderos no abandonarán los preceptos divinos. Ellos buscarán hacer lo que el Espíritu Santo, que habita en ellos, les dice. Porque lo aman, guardarán sus Mandamientos. Biblia en mano ...—..........................................-... y "Asimismo también Rahab la ramera, ¿no fue justificada por obras, cuando recibió a los mensajeros y los envió por otro camino?” (Sant. 2:25). Lee Josué 2:1 al 21. ¿Cómo entendemos este ejemplo, otra vez en el contexto de la salvación solo por la fe? y Lee Santiago 2:26. ¿Cómo resume este texto la relación entre la fe y las obras? y ¿Una ramera salvada por fe? Si ese fuera el único ejemplo de salvación por fe que tuviéramos, ¿qué falsa conclusión podríamos obtener de él? No obstante, ¿qué esperanza puedes obtener de la historia de ella para ti mismo? JUEVES 06 ' "Salvation by Faith Alone" [La salvación por la fe sola], recuperado el 5 de marzo de 2014 en http://biblefacts.org/bible/salfaith.html Lección para jóvenes / 45
  7. 7. VIERNES 07 Noviembre RECUERDA ¿Qué piensas que la gente notaba en Jesús cuando ¡nteractuaba con otro > ¿Cómo quieres que sea tu camino con Jesús? Cuando la gente te mira, ¿qué quieres que vean o noten en ti? ¿Verán una fe sin obras, es decir, una fe compuesta solamente de lo que se debe hacer o no hacer? ¿O verán una fe vibrante con buenas obras, que el Espíritu Santo inspira en ti? Tus respuestas a estar preguntas determinarán si tu fe está muerta o viva. CONSIDERA » Lee Isafas 58:6 al 11 o Miqueas 6:8 cada día durante una semana. ¿Qué nuevas ideas te vienen a la mente cada vez que lees el texto que elegiste? ¿Qué buenas obras te inspira este texto a realizar? » Investiga en Internet sobre los beneficios que tiene para la salud el hacer buenas obras. » Observa el amanecer cada dfa durante una semana. Al hacerlo, ora para que Dios te muestre cómo puedes ayudar a alguien durante ese día. » Ayuda a una pareja de ancianos o a un padre soltero con sus tareas hogareñas. » Escribe notas o envía una tarjeta a miembros de iglesia que estén en el hospital o en alguna institución de cuidados especiales. AMPLÍA Lucas 13:10 al 15; Gálatas 6:1 y 2. El camino a Cristo, “El trabajo y la vida", pp. 76-83. Colaboraron esta semana: Michael Demma, Bonney Lake, Washington, EE UU.; Edwin Santhe, Lilongwe, Malawi; Craig Mattson, Lake Tapps, Washington, EE.UU.; M. Lizzette Mattson de Harper, Lake Tapps, Washington, EE.UU.; Chrystal Clemens, Puyallup, Washington, EE.UU.; Sambani Mondiwa, Lilongwe, Malawi; Lyn Brewer, Nueva York, EE.UU. n c 46 / Lección para jóvenes

×